La vida cotidiana en la América colonial

La vida cotidiana en la América colonial

La vida en la América colonial era difícil y, a menudo, breve, pero los colonos aprovecharon al máximo su situación con la esperanza de una vida mejor para ellos y sus familias. Los primeros colonos ingleses, acostumbrados a comprar lo que necesitaban, descubrieron que ahora debían importar artículos de la madre patria, fabricarlos o prescindir de ellos.

Incluso los que llegaron más tarde, a menos que fueran de la clase alta, encontraron el Nuevo Mundo desafiante ya que la mayoría de la gente tuvo que trabajar duro solo para sobrevivir. Al mismo tiempo que literalmente estaban creando pueblos y ciudades a partir de la naturaleza, estaban lidiando con ataques periódicos de tribus nativas americanas que habían sido desplazadas y también necesitaban estar en guardia contra ladrones o incluso miembros de sus propios hogares (sirvientes o esclavos). quién podría hacerles daño.

Además de esto, estaban las innumerables amenazas sobrenaturales a la vida y la salud inventadas por el diablo y su legión de espíritus malignos que podrían surgir en cualquier momento, así como peligros naturales como diversas enfermedades, plantas venenosas, ataques de animales salvajes y muchos otros. peligros involucrados en la vida hogareña simple; El simple hecho de cocinar una comida diaria podría provocar quemaduras en una olla de estofado de hierro fundido, las casas de madera y paja iluminadas por velas podían incendiarse y las escaleras atadas con cordeles podrían romperse.

Aun así, estos desafíos no disuadieron a los miles de ingleses (sin contar condenados, huérfanos y otros enviados involuntariamente) de dejar sus hogares y viajar al Nuevo Mundo con la esperanza de mejorar sus vidas. La estricta jerarquía social de Inglaterra, que casi siempre mantenía a uno en la clase social en la que uno nació, se relajó significativamente en las colonias, y a un antiguo sirviente, hombre o mujer, se le ofreció la posibilidad de una vida mucho mejor, incluso la de un terrateniente si pudieran sobrevivir. Entre 1630-1640, llegaron más de 20.000 colonos, y aún más los siguieron, persiguiendo el sueño americano antes de que el concepto se articulara por completo.

Jamestown se estableció primero en 1607, luego la colonia de Plymouth en 1620, la bahía de Massachusetts en 1630, y así sucesivamente. Para 1763, los ingleses habían colonizado toda la costa este de la parte baja de América del Norte desde la actual Maine hasta Florida y estos asentamientos se dividieron en tres regiones:

  • Colonias de Nueva Inglaterra
  • Colonias medias
  • Colonias del Sur

Virginia y Maryland, ambas colonias del sur, también se conocían como colonias de Chesapeake. Aunque la vida cotidiana en estas regiones difería debido al clima, el suelo y los tipos de peligros que presentaban, algunas creencias fundamentales y la vida cotidiana eran relativamente uniformes en todas partes y, entre ellas, estaba la religión y la creencia en la influencia muy real, ya que bueno o malo - de fuerzas sobrenaturales en la vida de uno.

¿Historia de amor?

¡Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico!

Religión y superstición

Los colonos, ya fueran los llamados peregrinos de Plymouth o los anglicanos de Jamestown, eran cristianos profundamente religiosos que consideraban la Biblia como la Palabra de Dios y entendían que se suponía que debían vivir sus vidas de acuerdo con sus restricciones. La creencia en la realidad de una deidad sobrenatural, ángeles y espíritus malignos fomentó el desarrollo de supersticiones extrabíblicas que se ajustaban a la visión cristiana.

La conformidad con las normas sociales se esperaba en cada colonia y cualquier aspecto de la vida de una persona que pareciera fuera de lo común justificaba sospechas.

Los nativos americanos se identificaron casi instantáneamente con las fuerzas oscuras. Incluso Edward Winslow (l. 1595-1655) de la colonia de Plymouth, quien alentó las relaciones amistosas con los nativos, afirmó que adoraban al diablo. Se pensaba que los nativos podían lanzar hechizos, secar cosechas, herir o curar a voluntad, recurriendo al poder de los espíritus malignos del mismo diablo. Sin embargo, los compañeros colonos también podían aprovechar este poder, por lo que debían ser vigilados atentamente. Se sospechaba que una mujer que podía caminar por los polvorientos caminos de un pueblo de Nueva Inglaterra y llegar a su destino luciendo más o menos tan ordenada y limpia como cuando había dejado su casa era una bruja, al igual que un hombre que parecía inusualmente fuerte, productivo, o rentable podría ser.

Se esperaba la conformidad con las normas sociales en cada colonia, incluso en la liberal Providence Colony, que daba la bienvenida a personas de todas las religiones y nacionalidades, o en las provincias de Nueva York y Pensilvania, que hacían lo mismo, y cualquier aspecto de la vida de una persona que pareciera fuera de lo común. sospecha justificada. El ejemplo más famoso de esto, por supuesto, son los juicios de brujas de Salem de 1692-1693 en Massachusetts, que resultaron en más de 200 acusados ​​y 20 ejecutados en la horca, pero la brujería se consideraba una amenaza palpable en todas las colonias, y la brujería Los juicios se llevaron a cabo antes y mucho después del infame evento de Salem. Aunque los grupos marginados, principalmente mujeres, eran los blancos más frecuentes de acusación, cualquier persona de cualquier clase social podía ser sospechosa o acusada de confraternizar con el diablo.

Clases sociales

Aunque la jerarquía social era más relajada en las colonias, todavía existía y descendía de arriba abajo:

  • Los terratenientes de clase alta
  • Comerciantes y clérigos
  • Agricultores, artesanos y obreros
  • Sirvientes
  • Nativos americanos
  • Esclavos

Las personas de diferentes clases eran identificadas por la ropa y los accesorios que podían pagar, y en varias colonias se aprobaron leyes que prohibían a los de las clases bajas vestirse como superiores sociales; hacerlo merecía una multa o incluso un tiempo en las existencias. La clase alta era la nobleza terrateniente que poseía grandes plantaciones en las Colonias del Sur o extensas propiedades / granjas en las Colonias de Inglaterra Media y Nueva. Solo los hombres blancos terratenientes de clase alta mayores de 21 años tenían derecho a votar, servir en el gobierno y hacer leyes, aunque también se permitía a muchos comerciantes o clérigos acomodados.

Los comerciantes y clérigos fueron los siguientes en la orden, algunos de los cuales también eran terratenientes. Los clérigos no solo eran escribas y abogados, sino también ministros, algunos de los cuales eran bastante ricos mientras que otros luchaban por sobrevivir. Los maestros también se contaban como clérigos pero, fuera de Nueva Inglaterra, no eran muy respetados. Los puritanos de Nueva Inglaterra dieron gran valor a la alfabetización, fundaron la Universidad de Harvard y otras instituciones, debido a su creencia de que todos deberían poder leer la Biblia, pero pocas de las otras colonias siguieron su ejemplo.

Agricultores, artesanos y obreros eran propietarios de pequeñas granjas, negocios (cerveceros, barriles, velas, confección, carpinteros, etc.) o eran trabajadores calificados o no calificados. Debajo de ellos estaban los sirvientes contratados, personas que habían firmado un contrato para trabajar de cuatro a siete años para alguien a cambio de un pasaje a las colonias, comida y refugio. Al final de su servicio, se les entregó una parcela de tierra, herramientas y un arma de fuego. Un sirviente contratado, al menos en los primeros años de las colonias, podía ascender de la clase baja para unirse a la élite.

La esclavitud racializada y de bienes muebles no se afianzó hasta después de 1640 y no se institucionalizó hasta la década de 1660.

Los nativos americanos eran considerados forasteros, y esto era más o menos cierto incluso para los llamados "indios de oración": nativos que se habían convertido al cristianismo, se habían establecido en pueblos cercanos a las colonias inglesas, se vestían con ropa inglesa y aprendían el idioma inglés. Después de la masacre de indios de 1622 en Virginia, durante la cual las tribus de la Confederación Powhatan mataron a 347 colonos en Virginia en un ataque sorpresa, los nativos fueron vistos con sospecha. Los colonos, de hecho, justificaron las atrocidades cometidas posteriormente contra los nativos americanos citando la masacre de 1622 y las guerras anglo-Powhatan que la siguieron.

Debajo de los nativos americanos estaban los esclavos africanos (aunque muchos nativos americanos también fueron esclavizados). Los primeros africanos occidentales llegaron a Virginia en Jamestown en 1619 pero, al principio, fueron tratados más como sirvientes contratados. La esclavitud racializada y de bienes muebles no se afianzó hasta después de 1640 y no se institucionalizó hasta la década de 1660. Los esclavos africanos se consideraban propiedad, se les otorgaban solo los derechos que sus dueños consideraban prudentes, y solo podían ser liberados en determinadas circunstancias, como salvar la vida de su amo o de un miembro de la familia, informar sobre otros esclavos que planeaban una insurrección o fuga, o sobre la situación del amo. muerte, pero la libertad quedaba a discreción del amo, y era difícil, especialmente en las Colonias del Sur, para un esclavo liberado ascender en la jerarquía social.

Hogares y educación

Las casas coloniales también reflejan el estatus social de uno. Las primeras casas de Jamestown y Plymouth eran edificios con armazón de madera aislados con adobe y barro (palos, paja y barro) con techos de paja. Un marco de madera, a menudo de árboles jóvenes amarrados, se levantaba con palos horizontales atados entre los árboles jóvenes y luego con palos verticales entretejidos entre ellos. Los espacios entre los árboles jóvenes se rellenaron con una mezcla de barro, paja y tierra (barro) para formar paredes y aislar la casa.

La mayoría de las casas eran de una sola habitación (a veces con un desván) con una chimenea en un extremo, pisos de tierra y ventanas abiertas, ya que el vidrio era muy caro. Para evitar la lluvia y los insectos, se utilizaron cortinas de papel o tela y se colgaron varias hierbas, como la milenrama, como repelente de insectos. Los adultos dormían en camas de listones de madera y paja y los niños en esteras en el suelo. Este estilo de hogar continuó siendo estándar para la clase baja en las áreas rurales durante el Período Colonial.

Ciudades, como Boston, rápidamente prohibieron el techo de paja para evitar la propagación del fuego. Las casas de la ciudad eran casas con armazón de madera con mortaja y vigas de espiga, pisos de madera y, a menudo, dos pisos de altura con el dormitorio en el piso superior y el inferior para la cocina, los sirvientes y un salón delantero para recibir invitados. Estos a menudo tenían ventanas de vidrio emplomado y varias chimeneas. Con el tiempo, algunos de los más caros estaban hechos de piedra o ladrillo cocido al horno.

Las casas de plantación eran a menudo (pero no siempre) mansiones con varias habitaciones y chimeneas, salones espaciosos y cuartos de servicio en el tercer piso y / o en el sótano. Tenían ventanas de vidrio, ornamentación, un extenso paisaje que los rodeaba, y serían construidos con cualquier material que el propietario pidiera.

La educación siguió este mismo modelo en el sentido de que los hijos de los ricos eran enviados a la escuela en Inglaterra o recibían tutoría privada, mientras que los de las clases bajas eran analfabetos, recibían enseñanza de sus padres o asistían a una escuela de una sola habitación presidida por un maestro financiado por la comunidad. Las Colonias Media y Sur no tenían escuelas públicas; sólo las Colonias de Nueva Inglaterra exigían educación pública. Se esperaba que los padres contribuyeran con todo lo que pudieran, ya fueran libros, dinero, escritorios o leña para la estufa central de la escuela, y el maestro a menudo se alojaba en las casas de los padres de forma rotatoria.

Aunque los colonos de Nueva Inglaterra enfatizaron la importancia de la educación para todos, todavía sentían que los hombres necesitaban más que las mujeres, ya que se esperaba que se dedicaran a algún tipo de negocio, mientras que las niñas debían casarse, criar hijos y cuidar el hogar. A las niñas se les enseñó lo básico de escritura y matemáticas y, para la clase alta, a tocar un instrumento musical, cantar y bailar. A los niños se les enseñó historia, geografía, escritura, matemáticas y también se les instruyó en el oficio de su padre. La religión cristiana era estándar para cualquier curso de educación, masculino o femenino, pero la forma en que se interpretaba y enseñaba dependía de la colonia.

Familia, ropa, comida y ocio

La familia era la unidad fundamental de la comunidad y se fomentaba el matrimonio. La mayoría de los hombres se casaban entre los 20 y los 20 años, mientras que las niñas podían casarse a los 15 años. Los hombres superaban en número a las mujeres en las colonias que dieron lugar al programa Jamestown Brides entre 1620-1624, que envió a mujeres jóvenes de Inglaterra a Jamestown para casarse. A las mujeres se les aseguró una "pareja próspera", ya que tenían la opción de elegir entre muchos hombres solteros y el costo prohibitivo de 150 libras de tabaco (aproximadamente $ 5,000.00 en la moneda actual) para reembolsar a la empresa que enviaba a las mujeres solo a los colonos masculinos más ricos. podría permitirse participar.

Las familias coloniales solían ser numerosas y no era inusual que una mujer tuviera entre 10 y 15 hijos en su vida. En las comunidades rurales, los niños se convirtieron en la fuerza laboral y, por lo tanto, cuanto más se tenía, más rentable era la granja o el negocio. Los miembros de la familia extendida a menudo vivían cerca unos de otros o bajo un mismo techo y, dado que las mujeres frecuentemente morían durante el parto y el viudo se volvía a casar rápidamente, también había hijastros en el hogar además de tías, tíos y abuelos.

Todas estas manos contribuían a las tareas del hogar, así como a cualquier negocio que manejara el jefe de familia. Las mujeres y las niñas tejían, cosían y reparaban ropa que podía ser de lana o algodón de colores brillantes, ropa sombría para el día de reposo o camisas y mantos de piel de animal. Los zapatos, especialmente para hombres, a menudo eran mocasines inspirados en los de los nativos americanos. La ropa de las mujeres era más elaborada que la de los hombres y podía consistir en varias capas de ropa interior.

Se esperaba que los niños trabajaran, no jugaran, y los de la mayoría de las clases ya estaban contribuyendo de alguna manera, incluso solo ayudando a recolectar leña, antes de los cinco años de edad. Aún así, los niños tenían juguetes y juegos. Las niñas jugaban con muñecas, a veces hechas de paja y telas desechadas, y los niños con soldados, animales y armas en miniatura. Algunos de los juegos que se jugaban eran la etiqueta, el bluff del ciego y un juego de pelota conocido como stoolball (similar al cricket inglés), mientras que en invierno los trineos eran populares.

Los machos adultos disfrutaban de juegos como bolos, billar, juegos de mesa, cartas y la caza como deporte. Las mujeres participaron en 'abejas' y 'travesuras', las cuales fueron reuniones para alguna actividad central como coser un vestido de novia o una colcha, conservar frutas y verduras, jardinería o alguna actividad cívica como mejorar un parque local. Las 'abejas' para cocinar eran reuniones de mujeres para preparar una gran comida, a menudo junto con la construcción de un granero por parte de los hombres de la comunidad.

La dieta colonial, especialmente en Nueva Inglaterra, se basaba en el maíz, que se podía convertir en pan de maíz, pudín de maíz, sopa de maíz y magdalenas. Ciervos salvajes, conejos, ardillas, pájaros y otros animales de caza complementaron la dieta de uno, así como la fruta fresca: manzanas en Nueva Inglaterra y las Colonias del Medio y melocotones en el sur. La batata se consideraba una adición especialmente bienvenida a una comida, aunque se pensaba que creaba hábito, y no se esperaba que cualquiera que comiera batatas a diario viviera más allá de los siete años de su primera prueba. Se pensaba que las verduras, en general, fomentaban la enfermedad a menos que se cocinaran bien, pero los agricultores aún las plantaban, las comían y mostraban lo mejor de su cosecha en los festivales comunitarios.

Los festivales eran ocasiones para la relajación y la celebración y generalmente tomaban la forma de una feria local del condado. Las mujeres compitieron en concursos por el mejor pastel o conservas o por acolchado, mientras que los hombres participaron en concursos de tiro con arco y puntería, luchas y combates de boxeo, y compitieron por el mejor ganado o la calabaza o calabacín más grande. Los niños de todas las edades disfrutaron de paseos a caballo en la feria, premios por trepar a un poste engrasado o atrapar un cerdo, concursos de cazado de cerdos, fósforos para comer pasteles y una abundancia de comida después de una buena cosecha, razón por la cual la mayoría de las ferias se realizaron en finales del verano o principios del otoño después de la cosecha.

Crimen y castigo

Para aquellos que se excedieron en la feria, o en cualquier otro lugar, y rompieron con las normas sociales aceptadas, siguió un castigo rápido y, con mayor frecuencia, tomó la forma de humillación pública. La embriaguez pública y la ruptura del sábado (trabajar en domingo o no asistir a la iglesia), por ejemplo, se castigaba con un cierto tiempo en el cepo (tirantes de madera en la plaza del pueblo que aseguraban las manos y el cuello (y a veces los pies)) durante el cual otros pueden arrojar frutas y verduras podridas o pequeñas piedras a la persona mientras se burlan de ellos.

La falsificación, el robo, el robo con allanamiento de morada, el adulterio y el asalto pueden ser castigados con azotes públicos, cepo, una combinación de los dos, marcar, desfigurar, romper una mano, brazo, pierna, encarcelamiento o destierro. Se desalentó el tiempo en la cárcel porque a la comunidad le costaba dinero alimentar al convicto y, mientras estaba encarcelado, no podía mantener a su familia.

La violación, el asesinato y la brujería se castigaban con la muerte, pero, lamentablemente, la violación era difícil de probar y los hombres, especialmente los de clase alta, por lo general pagaban una pequeña multa o eran exonerados. La primera ejecución registrada por asesinato fue la de John Billington (l. C. 1580-1630) de Plymouth Colony, uno de los muguete pasajeros, que fue ahorcado. Los condenados por brujería casi siempre eran ahorcados, pero los colonos idearon muchos métodos imaginativos y dolorosos de muerte, como ahogar, quemar y presionar a alguien hasta la muerte con pesas.

Conclusión

Entre c. 1614, cuando la cosecha de tabaco en Jamestown se había convertido en la primera cosecha comercial exitosa de las colonias, hasta c. En 1763, cuando los colonos ingleses derrotaron a los franceses en la guerra francesa e india, se desarrolló una cultura completamente nueva que se basó en el concepto de esfuerzo individual, fuerza de carácter y adhesión a la visión cristiana que conducía al éxito. La promesa de la América colonial era que cualquiera podía convertirse en lo que quisiera si trabajaba lo suficiente para lograrlo.

El cristianismo protestante, que enfatizó la importancia del trabajo duro para glorificar a Dios, fue un recurso motivador y sustentador para los colonos desde el principio, pero adquirió aún más importancia en la década de 1730 durante el Primer Gran Despertar cuando se popularizó el concepto de 'piedad universal'. . Todos, se afirmó, podían ser tocados por el Espíritu Santo, nadie estaba más allá del alcance de Dios, y cada individuo era precioso a los ojos de Dios. Esta visión teológica encajó bien con la cultura del individualismo recién formada y, con el tiempo, alentó al movimiento radical a romper con el dominio inglés y formar la nueva nación de los Estados Unidos de América.


La vida cotidiana en la América colonial - Historia

La vida de las mujeres durante la época colonial era diferente a la actual. Se esperaba que las mujeres se casaran, tuvieran hijos, trabajaran en el hogar y obedecieran a sus maridos. A pesar de las limitaciones impuestas a las mujeres, estas jugaron un papel importante en el crecimiento y supervivencia de las colonias americanas. En muchos sentidos, fue el arduo trabajo agotador de las mujeres sobre lo que se construyó Estados Unidos.


Una mujer girando
Fuente: Una breve historia de los Estados Unidos

La mayoría de las mujeres recibió muy poca educación formal. Aunque algunos aprendieron a leer y escribir, muchos eran analfabetos. Por lo general, las niñas aprendieron de su madre las habilidades necesarias para administrar un hogar. Se pensaba que una mujer no necesitaba una educación ya que se suponía que debía trabajar en el hogar.

Mantener el hogar

El trabajo principal de la mujer durante la época colonial era administrar el hogar. Ellos eran responsables de criar a los niños, cocinar, coser ropa, tejer telas y mantener la casa en orden.

Las mujeres trabajaron muy duro durante la época colonial. Siempre había algo que hacer para mantener la casa, ya fuera preparar comidas, remendar ropa, hacer cestas, lavar la ropa, conservar la comida para el invierno, cuidar el ganado, hacer velas, teñir telas o trabajar en el jardín. Las mujeres trabajaban de sol a sol todos los días.

Reglas y estatus legal

Las mujeres coloniales tenían pocos derechos legales o libertades. Se esperaba que obedecieran al hombre en su vida, ya fuera su padre, hermano o esposo. A las mujeres no se les permitió votar ni ocupar cargos públicos.

La identidad legal de una mujer casada estaba representada por su esposo. Podían ser golpeadas por sus maridos e incluso devueltas a la fuerza con sus maridos si intentaban huir. Las mujeres casadas no podían hacer testamento ni poseer bienes.

Las viudas y las mujeres solteras tenían más derechos que las casadas. Se les permitió comprar y vender propiedades, hacer un testamento y firmar un contrato. Las viudas recibieron un tercio de la propiedad de su esposo cuando murió. A veces, las viudas se hicieron cargo del negocio del marido.

Las mujeres esclavas tenían la vida más dura de cualquier persona en la sociedad colonial. No solo eran esclavas, sino que también eran mujeres, lo que no les otorgaba ningún derecho. No solo se esperaba que las esclavas que trabajaban en el campo trabajaran todo el día en el campo, sino que también criaran hijos (para obtener más esclavos) y se ocuparan de la casa de su propia familia.

Las esposas de los ricos propietarios de plantaciones y comerciantes tenían vidas muy diferentes a las de la esposa del granjero promedio. Todavía tenían pocos derechos legales, pero no tenían que trabajar tan duro. La mayoría de las familias ricas tenían varios esclavos domésticos para hacer el trabajo de la casa. Las mujeres adineradas eran responsables de administrar la ayuda y asegurarse de que la casa se mantuviera adecuadamente.

Las mujeres de la ciudad pudieron llevar vidas diferentes a las de la granja. En la ciudad, las mujeres pudieron socializar con otras mujeres fuera de su hogar y familia. A veces también trabajaban en trabajos fuera del hogar, como costureras, posaderos, parteras o enfermeras.


Historia colonial: agricultura y vida cotidiana

Hoy, podemos ir a la tienda y comprar alimentos en el supermercado, ir al centro comercial y comprar ropa, luego volver a casa y encender nuestros televisores para entretenernos. Imagínese cómo sería la vida sin electricidad, carreteras pavimentadas, supermercados o agua corriente y tendrá una idea de cómo era la vida en la América colonial. La vida en las colonias americanas era muy diferente a la vida actual. La comida se cultivaba a mano, la ropa se fabricaba en casa con materiales locales y el tiempo libre era escaso.

La vida colonial estadounidense giraba en torno a las tareas del hogar y todos tenían que hacer su parte. La familia colonial típica estaba formada por una madre, un padre y cuatro o más hijos. Los hombres supervisaban la agricultura, la cría de ganado y la caza con sus hijos. Mientras los hombres trabajaban en el campo. las mujeres eran las encargadas de cuidar la finca. Las tareas típicas de las mujeres incluían cocinar, limpiar, cuidar huertos y hierbas, remendar ropa y criar a los hijos, habilidades que transmitían a sus hijas. La educación de los niños también fue diferente. La escolarización no era obligatoria en muchas de las colonias y la educación formal solo se impartía en el nivel elemental.

La agricultura en la América colonial difería según la ubicación. El suelo pobre y rocoso combinado con inviernos largos y duros que redujeron la temporada de crecimiento dificultó la agricultura en Nueva Inglaterra. La mayoría de los agricultores del norte cultivaban sus cultivos en pequeñas parcelas familiares, dependiendo de cultivos como el maíz, los frijoles y la calabaza para sustentar a sus familias, y solo una pequeña parte iba a los mercados en busca de crédito o divisas. Para ampliar sus reservas de alimentos, los colonos de Nueva Inglaterra cazaban, criaban ganado, pescaban y recolectaban frutas y nueces.

Por el contrario, los colonos de las colonias centrales de Delaware, Pensilvania, Nueva York y Nueva Jersey tuvieron menos dificultades para cultivar debido a un mejor suelo y climas moderados. Estas condiciones les permitieron plantar más de un cultivo por temporada de crecimiento. Además del maíz cultivado en el norte, las colonias intermedias cultivaban cereales como centeno, cebada, avena y trigo en cantidades suficientemente grandes para mantener a las familias y venderse en el mercado. La harina hecha de granos se comercializaba en todas las colonias y se enviaba de regreso a Inglaterra. Colectivamente, las colonias medias se conocieron como la canasta de pan de los primeros años de América.

Las colonias del sur de Georgia, Carolina del Norte y del Sur, Virginia y Maryland, al igual que las colonias del medio, no fueron colonizadas por quienes buscaban la libertad religiosa, sino que las colonias del sur fueron pobladas principalmente por quienes buscaban oportunidades económicas. Un buen suelo y una larga temporada de cultivo permitieron a los agricultores del sur desarrollar grandes plantaciones dedicadas al crecimiento de cultivos comerciales individuales. Los cultivos comerciales se cultivaron para el comercio, no para la alimentación. En gran parte de las colonias del sur, el tabaco era el cultivo preferido, seguido del algodón, el arroz y el índigo.

No importa dónde se cultivaron los cultivos, la agricultura en el período colonial era un trabajo duro. No existía maquinaria pesada. Los colonos cultivaron campos usando herramientas simples como azadones con hojas de hierro, mientras que aquellos lo suficientemente ricos como para poseer caballos usaban arados. La aireación del suelo se hacía con grandes rodillos de púas tirados por caballos o bueyes que podían pesar más de mil libras. Una vez que se labró y aireó la tierra y se plantaron las semillas, los agricultores coloniales todavía tenían mucho trabajo por delante. Las primeras técnicas de riego consistían en inundar los campos de fuentes de agua dulce o regar a mano, y los lechos de las plantas se desyerban constantemente para evitar que las hierbas no deseadas echen raíces. La cosecha también se hizo a mano utilizando herramientas manuales como guadañas, ganchos de cosecha y cunas de grano. En el caso de los cereales, la cosecha fue solo el comienzo. Una vez recolectadas, las semillas secas tenían que ser retiradas de la paja inútil usando mayales o cestas de aventar.

El edificio más importante fuera de la casa de campo en la América colonial fue el granero. Los graneros en la América colonial se usaban para almacenar herramientas, cultivos y ganado. Aunque más pequeño que un granero, el cobertizo también fue una dependencia importante en la América colonial. Un solo cobertizo podría usarse para almacenar herramientas o convertirse, según sea necesario, para usarse como ahumadero para conservar carnes o como refrigerador primitivo en invierno.


La vida diaria de las colonias americanas: la producción de lino, lino y mi línea de sangre en las colonias

Philipsburg Manor, Sleepy Hollow, North Tarrytown, condado de Westchester, Nueva York

William Atterbury, mi tocayo nació en Inglaterra alrededor de 1700-1710, y era un trabajador que vivía en Londres, en algún lugar de la zona de la iglesia de St. James y la abadía de Westminster. Hacia finales de 1731, o principios de 1732, William se echó a perder y fue mordido por robar cinco yardas de Linsey Woolsey & # 8211 una tela hecha de lino y lana, y arrojado a la prisión de Newgate. El 31 de enero de 1732, William fue declarado culpable y sentenciado a ser transportado a las colonias americanas, donde pasaría siete años como trabajador como parte de su sentencia. William salió del asunto bastante bien, ahorrando lo suficiente para poseer su propia plantación en Maryland, antes de mudarse a Virginia, y engendrar al menos nueve hijos.

Entonces, en cierto sentido criminal, tengo lino en mi sangre.

Tengo otras líneas que atraviesan mi ascendencia y provienen de Irlanda del Norte, donde el símbolo nacional es la planta del lino, de la que se fabrica el lino. Aunque es más práctico que tradicional, mi tela favorita es el lino, ya que ahora estoy atrapado en el medio oeste, donde el calor y la humedad me obligan a tomar la decisión de vestir a la moda o de vestir según el clima. Elijo ser arrugado como elijo lino.

Coincidentemente, de todas las fotos que tomé, la de arriba probablemente sea mi favorita, ya que es un retrato de una joven dando una demostración en la producción de Flax en Philipsburg Manor, en Sleepy Hollow, Nueva York. En Philipsburg Manor, puede desarrollar una comprensión bastante profunda del proceso, desde el cultivo hasta el hilado. Pero lo que más me gusta de la fotografía es la naturaleza atemporal de la dama. Podría ser en la América colonial o en Europa en la Edad Media. Ésa es la historia del lino.

Se ha encontrado lino hilado que data de alrededor del 30.000 a. C. en la República de Georgia. Fue grande en el antiguo Egipto, Etiopía, perfeccionado, dirían algunos (los irlandeses) en Irlanda, y llevado a las colonias americanas por inversores que buscaban un cultivo comercial en el nuevo mundo. Pero en esa capacidad fue un fracaso. En resumen, es demasiado trabajo, al igual que gran parte de la producción de telas. La producción a gran escala de fibras de tela, antes de finales del siglo XIX, dependía en gran medida de la mano de obra barata. Lo que a menudo significaba trabajo esclavo.

Los colonos de Jamestown, Virginia, estaban promoviendo la idea del lino como cultivo comercial ya en 1619, y los puritanos tenían una noción similar cuando llegaron a Massachusetts en 1620. Aunque nunca se popularizó como cultivo comercial, el papel del lino en la vida diaria de las colonias fue increíblemente importante. Ser capaz de cultivar, cosechar y producir su propia tela significaba que dependía mucho menos de Inglaterra. Cuanto menos tenía que comprar, significaba que necesitaba menos dinero y podía hacer más transacciones mediante el trueque, que al menos al principio no estaba sujeto a impuestos.

El lino es anual, lo que significa que debe plantarse cada año y crece hasta un metro de altura. El tallo leñoso es la parte valiosa, que cuando se seca, se ahueca y se convierte en el ingrediente crudo del lino. El lino tiene la mayor resistencia a la tracción de todas las fibras naturales (aparte del ramio), absorbe el sudor y luego se seca rápidamente, manteniendo el cuerpo fresco. Además, las fibras hechas de lino son hasta un 20% más resistentes cuando están húmedas y el alto contenido de cera proporciona una gran longevidad. Además de verse condenadamente bien. No es raro encontrar ropa de cama y manteles en uso continuo durante un siglo o más, y aún en buenas condiciones.

El hecho de que el lino crezca bien en climas más fríos significó que podría producirse en las colonias del norte, mientras que en el sur se convirtió en algodón, que era más adecuado para el clima más cálido.

Por lo general, la planta estaba en el suelo a fines de abril y lista para la cosecha a fines de julio o agosto. Los tallos de lino se recogen a mano, se secan y luego se ponen a cubierto. Una vez que llegó la cosecha para el otoño, y su trabajo pasó de la agricultura a la doméstica, las vainas de semillas y las hojas se eliminaron por ondulación, que comienza golpeando los tallos contra algún objeto duro y luego pasándolo a través de un peine de madera o hierro. Luego se sacaron los tallos al exterior y se dejaron que se pudrieran un poco en la hierba cubierta de rocío, que separó las fibras del tallo. La cooperación del clima fue esencial, ya que el clima frío y seco ralentizó este proceso, conocido como enrutamiento.

Intérprete abucheando a lino en Philipsburg Manor

Cuando se descompuso uniformemente, los tallos se ataron en gavillas y se almacenaron en el granero hasta el invierno. Luego vino el aderezo, que consiste en quitar la parte leñosa del tallo. Los tallos fueron golpeados un poco más, luego doblados, lo que rompió los trozos leñosos. Luego fue estirado y golpeado nuevamente, esta vez con cuchillos de madera, lo que generalmente hacía que los trozos de tallos leñosos restantes, conocidos como shives, se cayeran. Luego, las fibras se pasaron a través de una variedad de peines, cada uno más fino que el anterior, hasta que tuvo fibras listas para hilar.

Aunque es bastante laborioso, como puede ver, los costos podrían compensarse recolectando las semillas de lino durante el proceso, que luego podrían venderse. La cantidad de material que una familia necesitaba para su propio uso determinaba la cantidad de lino que se cosechaba para obtener fibras, o cuánto quedaba en reposo por más tiempo, lo que hacía que las semillas fueran más valiosas.

El lino se puede usar para una variedad de propósitos, incluidos ropa de cama, sacos, cuerdas y, por supuesto, velas. El lino era la tela para climas más cálidos, mientras que la lana era para climas más fríos. Con una cosecha de lino y unas pocas ovejas, una familia podría satisfacer su necesidad de tela e incluso obtener un poco de ganancia.

As time went on, cheaper fabrics became more readily available, so it became less necessary to depend on your own resources for cloth. Much of the work in producing linen was done by the women of the household, unless it was a more prosperous family, in which case it likely would have be handled, as at Philipsburg Manor, by slaves. People tend to think of slavery as a southern abomination, but it’s worth noting that in 1703, 43 percent of New York households owned slaves. Coinciding with the invention of the cotton gin in the south, and cheaper prices on cotton fabrics, more of the northern states started abolishing slavery near the end of the 18th century, following the American Revolution.

Ironically, linen which was once a common fabric for the lower classes, is now one of the more expensive materials, thrown over for disposable clothes meant to be worn for a season or two and then passed off in rummage sales or the local Goodwill. The five yards of fabric stolen by my namesake which brought my family here, was only worth about three shillings. But in countries and regions where old ways still live on, such as rural Ireland, where people value time differently than we do, you still find people with pretty small incomes wearing fine linen, and as they’ve done throughout history, selling the surplus to make ends meet.


Colonial Life Lesson Plan

Objetivo:
Students will read and analyze passages and photographs in order to learn about everyday life on colonial Virginia.

Standards of Learning:
Virginia SOL: VS1.e VS4.e US1.5c English 4.5 English 5.6, 5.7

Procedimiento:
Students will work in cooperative groups to determine the roles of various colonial Virginians.

Paso 1: Ask the students what jobs they have at home. Discuss their jobs and those of their parents and other family members. Ask the students how these jobs might be different from those in colonial Virginia. Ask them how they think everyday life was different for whites and enslaved African Americans in colonial Virginia.

Paso 2: Begin the lesson by telling students that most people in colonial Virginia at the time of the American Revolution lived on small farms. Divide the class into four groups. Explain to each group that they will read and analyze a different Student Handout about the role of one of the following groups: men, women, children, or enslaved people in colonial Virginia. Tell them that each group will then report their findings to the class.

Paso 3: Distribute a different Student Handout to each group, along with a copy of the Graphic Organizer – What was everyday life like in colonial Virginia? Instruct student to read their passage and look at the photographs. Suggest that students highlight key words pertaining to the roles of their assigned group as they read the passage. Have each group discuss among themselves the roles of their group and record them in the appropriate section of the graphic organizer.

Paso 4: Have each group select a member of their group to present findings to the rest of the class. Instruct all students to add information on the other groups to their graphic organizer as their classmates report.

Paso 5: Use the question How was everyday life different for whites and enslaved African Americans in colonial Virginia? to summarize the students’ findings.

Summary Activity:
Have students write a journal entry comparing life in colonial Virginia to life in Virginia today.

Other Helpful Resources:

These books cover a wide time frame and geographical region:
McGovern, Ann. If You Lived in Colonial Times. New York: Scholastic, 1992


Daily Life of the American Colonies: Spoons

Spoon Rack and Spoons. Philipsburg Manor, Sleepy Hollow, New York

Colonial era spoons were often made of pewter, as goods made from pewter were shipped to colonial America by the tons. It was a material of the middle to lower upper classes, with wood and tin being the plates and furnishings of the lower classes. By the revolution, people realized they were being poisoned by it, as pewter contains lead. So the lead was replaced with antimony and pewter continued its reign among cutlery till about 1825, when the price dropped on silver and china and incomes rose to meet it.

Philipsburg Manor, as one can tell by the name, was the home of the gentry, first Dutch and then English. Located along the Hudson River in Westchester county New York, you’ve probably read about it without even realizing it. The mill pond which Ichabod Crane walks with his dates in Washington Irving’s The Legend of Sleepy Hollow, is still there, with a working mill at Philipsburg Manor. The Old Dutch Church of Sleepy Hollow, where Washington Irving first found his inspiration for his tale was built by the lord of the manor. And the bridge where Ichabod Crane and the headless horseman conclude their chase through Sleepy Hollow, once spanned the Pocantico River within eyesight of the manor house at Philipsburg Manor.

So it would be quite natural for the Philipse family to have an admirable collection of spoons, which they would have taken great pride in showing off. Whether pewter or silver, there wouldn’t be anyone in this backwater who could boast of such riches. Today, our spoons are delegated to the silverware drawer, which isn’t quite accurate, as our real silver is usually hidden away in a chest someplace, only to be taken out at Easter, Thanksgiving and Christmas.

In short, items which were once luxuries over time become commodities. But what you don’t find in a commodity is character. Today one might look at the spoon holder at Philipsburg Manor and think, “yeah, bunch of old tarnished spoons.” It’s likely they didn’t look a whole lot better in colonial days, but then again, things didn’t have to be perfect in those times. Sometimes objects were valued for what they represented, not necessarily for their beauty or utility. What we take for granted today, was once treasured. My advice is next time you cook supper, open up the silverware chest and live a little.

A great time to visit Philipsburg Manor is October, where storyteller Jonathan Kruk tells the Legend of Sleepy Hollow by candlelight in the Old Dutch Church. For a review, click here

You might find these interesting

Philipsburg Manor, Sleepy Hollow, North Tarrytown, Westchester County, New York William Atterbury, my namesake was&hellip

I'm no stranger to taverns, and if I lived in the days of colonial America,&hellip

Old Bethpage Village Restoration, Old Bethpage, Nassau County, Long Island, New York Modern technology sounds&hellip

Top: Medicine box beside Washington Irving's deathbed When you're touring a historic home museum, keep&hellip

View of the Burial Ground from the Old Dutch Church Which Inspired Washington Irving's Story,&hellip

Some things we took for granted, and among them was drying clothes on a clothes&hellip


Women and Children in Colonial America

Though experiences varied, women and children in colonial America had many responsibilities and activities, mostly domestic, and few rights in the general society.

Estudios Sociales, Historia de Estados Unidos

Dutch Family New York 1700s

The freedoms and responsibilities afforded to white American women and children in the colonial era varied depending on their socioeconomic background. Here, a Dutch colonial family from a relatively privileged background is illustrated sitting around their tea table in the New York colony of the 1700s.

Photograph of woodcut by North Wind Picture Archives

In colonial America, the experiences of women and children varied widely, among ethnic and social groups, and from colony to colony. They had fewer rights than women and children do today, yet they had many responsibilities and activities that contributed to their families and communities.

The first European women who came to the Southern colonies were indentured servants, arriving in the Jamestown colony in the early 1600s. Though the &ldquoideal&rdquo European family was headed by a man who presided over his family and business while his wife only worked inside the home, this model did not work well in the early Southern colonies. Merely surviving was difficult, so all hands were needed to ensure that the colony could continue. As a result, the social structure flattened a bit, with land-owning men and women doing the same work of farming and building settlements (alongside their servants and those they had enslaved, who were working on the same projects). As the Southern colonies became more established, society reverted to the European model, and white women began focusing on running the household, and managing servants and those they had enslaved. This was not true in every colony, however. The people who founded the northern colonies, like the Puritans, adhered to strict religious rules, and brought their European gender roles into the new world from the very start.

Regardless of the colony in which they lived, white women in colonial America had many responsibilities. They oversaw managing the household, including baking, sewing, educating the children, producing soap and candles, and more. In the 18 th century, social classes began evolving, and a new &ldquomiddling&rdquo class arose. Sometimes women in that class would help their husbands in their careers as tavern owners, tradesmen, or businessmen. However, white women still had few rights. They could not vote, and they lost all their property in marriage (though women had some property rights). Childbearing in colonial times was dangerous, and women and children often died during childbirth.

White children in colonial America also had many responsibilities. In most colonies, they were taught to read by their parents, usually so they could study the Bible (the Christian holy book). Boys learned additional skills so they could go into business, farming, or trade, while girls learned household skills which varied depending on the family&rsquos social status. For example, a girl from a higher class&mdasha privileged socioeconomic background&mdashwould learn etiquette and manners, hosting guests, and dancing, while a girl from a lower class&mdasha resource-poor background&mdashwould learn practical skills like soap-making. There was also time for play in middling and high-class families. Children played with board games, puzzles, and cards, and did activities like rolling hoops and playing an early version of bowling. Overall, the main goal of parents in colonial America was to prepare their children for adulthood.

The freedoms and responsibilities afforded to white American women and children in the colonial era varied depending on their socioeconomic background. Here, a Dutch colonial family from a relatively privileged background is illustrated sitting around their tea table in the New York colony of the 1700s.


Social Differences Of The European Way Of Life In Colonial America

Although undoubtedly influenced by England, the American Colonies formed their own unique way of life. One aspect much like England is the layout of the town and its house, especially in Salem, was rather haphazard with streets and alleys crossing at irregular angles. Unlike Europe, property ownership was not the only way to ensure a fortune, a considerable number of Americans found New Money through their occupation. The upset of wealth standards also led to the development of different and more


A “tradition in literature” is what a writer does with a story that is handed down. Tradition in Literature” does not just mean inherits, but it refers to “what a writer does with what is inherited or handed down. Literature reflects on what is the current issue happening in the world.

How did the coming of Christianity change life in England? Christianity was brought over peacefully by Roman cleric St. The Normans brought French to England. They also brought feudalism, a form of government in which the king is on top, the nobles and freemen are next, and the surfs work the land.


What Was a Typical Day Like in Colonial Life?

On a typical day in American Colonial life, the man of the house worked outside while his wife performed household duties. Children either did chores or received an education. Daily life varied based on the area, the time of the year and the family.

Most colonists lived on a farm, so they woke up at sunrise to take advantage of the daylight. They ate a quick breakfast together, then began their duties.

The man's usual job was managing the farm and fields. During the spring, he'd plant, and in the fall, he'd harvest. He did most work by hand, although he also may have used oxen or horses. If he had slaves, he'd manage them. The woman's jobs included making meals, preparing clothes and storing food for winter. They also took care of any young children the couple had.

Boys helped their father, while girls helped their mother, so they could learn the appropriate skills for adulthood. Public schools weren't available in many areas, but in areas where they were, children went to be educated. Education was considered more important for boys than girls, because boys would have to manage their own farms as adults. Therefore, boys usually attended school longer than girls. If school wasn't available, the father or a local minister would teach the boys.


Ver el vídeo: La época colonial hasta 1760 Cap. 2