Una peregrinación de pensamiento: la divina comedia de Dante Alighieri

Una peregrinación de pensamiento: la divina comedia de Dante Alighieri

La obra más leída del político y escritor florentino Dante Alighieri, el Divina Comedia dicta una historia de los tres reinos del más allá tal como lo creían los italianos de la Edad Media. Dividido en tres partes, Infierno, Purgatorio, y Paradiso son cantos individuales —definidos como una versión de un poema épico que se suele cantar— que constituyen los componentes del texto general. Como volumen, el Divina Comedia se considera comúnmente una obra de poesía religiosa, sin embargo, Dante Alighieri no se avergüenza de revelar su profundo conocimiento de la ciencia contemporánea, la astronomía y la filosofía dentro del tomo. Es en parte debido a su amplia gama de influencias utilizadas, así como a su estilo lírico, que el Divina Comedia fue impulsado al escenario de obras maestras literarias.

La divina comedia y el concepto cristiano del más allá

los Divina Comedia es considerado por la mayoría de los estudiosos como una alegoría de los diferentes estados de la vida después de la muerte para un alma al morir. En Infierno, Dante discute el concepto cristiano del infierno, el lugar donde aquellos que cometieron pecados y crímenes sufren por el resto de la eternidad bajo el vicioso pulgar de Satanás.

Titanes y otros gigantes están encarcelados en el infierno en esta ilustración de Gustave Doré de la Divina Comedia de Dante. ( )

Purgatorio revela a aquellos que consideraron la posibilidad de cometer delitos pero nunca pudieron pasar del motivo a la acción. Por tanto, las personas que descansan aquí no son ni castigadas ni alabadas, sino que se les da la oportunidad de aprender y arrepentirse de sus pensamientos al recibir labores a través de las cuales pueden superar sus juicios terrenales.

  • Crimen y castigo: condenaciones eternas tal como las transmitieron los dioses griegos antiguos
  • El enigmático y esquivo Virgilio
  • Los Pozos Masónicos de Iniciación de la Quinta da Regaleira

Ilustración para el Purgatorio de Dante de Gustave Doré. ( )

Finalmente, Paraíso es el reino al que se envían los buenos, los puros y los virtuosos, cerca del recinto de Dios y de la Santísima Trinidad, que representa la culminación del trabajo duro y la fe inquebrantable de un buen cristiano.

El paraíso de Dante como lo describe Gustave Dore. Dante y Beatrice contemplan el cielo más alto, el Empyrean. ( )

Algunas de las virtudes y personajes presentes en la Divina Comedia

Cada una de estas tres vidas después de la muerte se compone de nueve círculos, terrazas o esferas, respectivamente, y una cámara interior final, lo que indica la importancia del número diez en la visión cristiana. Dentro de cada círculo están los que cometen una determinada acción o los más fieles de una determinada virtud, cuyos ejemplos van desde las creencias mitológicas de los griegos, como lo muestra la visión de Helena de Troya en el reino lujurioso del Infierno, hasta el final. a la vida de Dante, donde conoce a algunas personas que una vez conoció, como su amigo Ugolino (Nino) Viscounti que reside en el Purgatorio porque no cometió pecados, pero ignoró su fe para asegurar el bienestar de su país.

El conde Ugolino y sus hijos en prisión, visitados por el hambre (siglo XVI) Pierino da Vinci. ( )

Los viajes de Dante: un camino hacia la redención

Si mira el mundo desde una vista lateral, parece que Dante eligió escribir su texto desde cero, comenzando en los infiernos del infierno, luego haciendo la transición al purgatorio y finalmente ganando el cielo mismo. Sin embargo, el viaje a través del infierno comienza en la parte superior y se abre camino hacia abajo, moviéndose físicamente a través del centro de la tierra para llegar al centro de todos los pecados y pecadores.

El purgatorio, por el contrario, está diseñado en la mente del autor como una montaña que debe ser superada para llegar al Paraíso Terrenal, también llamado Jardín del Edén, que se encuentra en el cenit de la montaña.

  • El descubrimiento de los guardianes de la puerta al infierno
  • La maravilla de la ingeniería del Pozzo di San Patrizio
  • La leyenda de Oisín y la legendaria isla de Tír na nÓg: una historia de paraíso, amor y pérdida
  • Monte Meru: infierno y paraíso en una montaña

El cielo se muestra en los cielos mismos, las esferas correspondientes a planetas y estrellas astronómicas, un final adecuado para el viaje por el reino terrenal que uno debe tomar para incluso verlo. Por lo tanto, los viajes de Dante están destinados a representar a un cristiano en el camino de la redención, entendiendo los pecados del mundo y las consecuencias que aguardan cuando se llega a la muerte.

Interpretación artística de la geografía de la Divina Comedia: la entrada al infierno está cerca de Florencia con círculos que descienden al centro de la Tierra. Más tarde, cuando Dante desciende, también sube a las costas del Monte Purgatorio, que se encuentran en el hemisferio sur. Luego pasa a la primera esfera del cielo, que está en lo más alto (1922), Albert Ritter. ( )

La Divina Comedia: Gran Final de Dante

A pesar de la tumultuosa vida política de Dante Alighieri y las demás obras literarias que ocuparon gran parte de su vida en el exilio, es el Divina Comedia por lo que se hizo conocido. Es un ejemplo detallado de las creencias en el más allá de las de una educación italiana medieval, así como un registro alegórico de las preocupaciones sobre los estados de las esferas política y religiosa de los contemporáneos italianos de Dante.

Completado solo un año antes de su muerte en 1321, el Divina Comedia es el gran final de trece largos años de la vida de Dante: observar el mundo que lo rodea y contemplar lo que le esperaba al otro lado.


El libro de autoayuda definitivo: la 'Divina comedia' de Dante

El objetivo de Dante era "sacar a los que viven en esta vida del estado de miseria y llevarlos al estado de felicidad". Arriba, 'Retrato de Dante Alighieri' de Attilio Roncaldier

En la noche del Viernes Santo, un hombre que huye de una sentencia de muerte se despierta en un bosque oscuro, perdido, aterrorizado y asediado por animales salvajes. Pasa una semana de Pascua infernal caminando a través de una cueva lúgubre, escalando una montaña agotadora y tomando lo que podríamos llamar el camino más largo a casa.

Sin embargo, todo le sale bien. El viajero regresa de su terrible experiencia como un hombre mejor, decidido a ayudar a otros a aprender de su experiencia. Escribe un libro sobre su viaje al infierno y de regreso, y es un éxito de ventas instantáneo, lo que lo hace amado y famoso.

Durante 700 años, esa apasionante historia de aventuras, "La Divina Comedia" de Dante Alighieri, ha deslumbrado a los lectores e incluso ha cambiado la vida de algunos de ellos. ¿Cómo puedo saber? Porque el poema de Dante sobre su fantástico viaje de Pascua prácticamente me salvó la vida durante el año pasado.

Todo el mundo sabe que "La Divina Comedia" es una de las mayores obras literarias de todos los tiempos. Lo que no todo el mundo sabe es que también es el libro de autoayuda más asombroso jamás escrito.

Suena trillado, casi hasta el punto de la blasfemia, llamar a "La Divina Comedia" un libro de autoayuda, pero así lo ve el propio Dante. En una carta a su patrón, Can Grande della Scala, el poeta dijo que el objetivo de su trilogía - "Infierno", "Purgatorio" y "Paraíso" - es "sacar a los que viven en esta vida del estado de miseria y conducir ellos al estado de bienaventuranza ".

La Comedia hace esto invitando al lector a reflexionar sobre sus propios defectos, mostrándole cómo arreglar las cosas y recuperar el sentido de la dirección y, en última instancia, cómo vivir en amor y armonía con Dios y los demás.

Esta gloriosa catedral medieval en verso surgió de los escombros de la vida de Dante. Había sido un poeta consumado y un importante líder cívico en Florencia en el apogeo de los poderes de esa ciudad. Pero terminó en el lado perdedor de una feroz lucha política con el Papa y, en 1302, huyó en lugar de aceptar una sentencia de muerte. Lo perdió todo y pasó el resto de su vida como refugiado.

La Comedia, que Dante escribió en el exilio, cuenta la historia de su muerte simbólica, renacimiento y ascensión a un estado superior del ser. Se establece el fin de semana de Pascua para enfatizar su conexión alegórica con la historia de Cristo, pero Dante también se basa en fuentes clásicas, especialmente la "Eneida" de Virgilio, así como la historia del Éxodo de la Biblia.

La obra maestra de Dante es una historia arquetípica de viaje y búsqueda heroica. Su mensaje se dirige a los lectores, fieles o infieles, que buscan conocimiento moral y un sentido de esperanza y dirección. En su día, vale la pena recordarlo, el poema fue un éxito de taquilla de la cultura pop. Dante lo escribió no en el latín habitual, sino en el dialecto florentino para hacerlo más accesible. No estaba escribiendo para eruditos y entendidos sino para los plebeyos. Y fue un éxito. Según la historiadora Barbara Tuchman, "En vida de Dante, sus versos fueron cantados por herreros y arrieros".

¿Quien sabe? Yo no. Siempre pensé que "La Divina Comedia" era uno de esos Grandes Libros elevados, del tamaño de un tope, más admirados que leídos. Su reputación intimidante es probablemente la razón por la que pocas personas caminan con Dante a través de los fuegos del Infierno, escalan con él la montaña de siete pisos del Purgatorio y se lanzan con él a través de las estrellas hasta el Paraíso.

Qué pena. Nunca descubrirán la belleza sorprendentemente accesible de los versos de Dante en la traducción moderna. Tampoco comprenderán cuán útil puede ser su poema para la gente moderna que se encuentra atrapada en una crisis personal de la que parece no tener escapatoria. La búsqueda de liberación de Dante lo impulsa en un peregrinaje impulsado por un propósito del caos al orden, de la desesperación a la esperanza, de la oscuridad a la luz y de la prisión del yo a la libertad del autodominio.

Dante también me mostró cómo hacerlo. A mitad de mi propia vida, mi viaje me llevó de regreso a mi ciudad natal, donde, tras la muerte de mi hermana, esperaba comenzar de nuevo con mi familia. La historia de la lucha llena de gracia de mi hermana Ruthie contra el cáncer y el amor por nuestra ciudad natal que la acompañó hasta el final cambió mi corazón y ayudó a sanar las heridas de los traumas de la adolescencia que me habían alejado.

Pero las cosas no salieron como esperaba o esperaba. Para el otoño pasado, me encontré luchando contra la depresión, la confusión y la fatiga crónica, causada, según mis médicos, por un estrés profundo e implacable. Mi reumatólogo me dijo que era mejor que encontrara algún camino hacia la paz interior o mi salud se destruiría.

El ensayo del sábado

  • El nuevo ABC de los negocios(4/11/14)
  • El rompecabezas del desempleo: ¿Adónde se han ido todos los trabajadores? (4/4/14)
  • Reglas para una vida feliz(3/30/14)
  • El caso del nacionalismo(3/21/14)
  • El futuro de los implantes cerebrales (3/14/14)
  • Sheryl Sandberg y Anna Maria Chávez en 'Bossy', la otra palabra B(3/8/14)
  • El trabajo después de Steve Jobs: Tim Cook y Apple(2/28/14)
  • Manifiesto de masculinidad de Dave Barry(2/21/14)

Mis guías fueron mi sacerdote, mi terapeuta y, sorprendentemente, Dante Alighieri. Matando el tiempo en una librería un día, leí el primer canto de "Inferno", en el que el asustado y desorientado Dante vuelve en sí en el bosque oscuro, todos los caminos bloqueados por animales salvajes.

Sí, pensé, eso es exactamente lo que se siente. Seguí leyendo y no paré. Varios meses después, después de mucha oración introspectiva, asesorar y completar los tres libros de "La Divina Comedia", estaba libre y en camino hacia la recuperación. Y me quedé asombrado por el poder de este poema de 700 años para restaurarme.

Esto sorprenderá a los lectores que piensan en "La Divina Comedia" sólo como el "Infierno" y piensan en el "Infierno" sólo como un escaparate de torturas sádicas. Eso es bastante sangriento, pero nada de su horripilancia es gratuito. Más bien, los ingeniosos castigos que Dante inventa para los condenados revelan la naturaleza intrínseca de sus pecados y del pecado mismo, que, como dice el poeta, hace que "la razón sea esclava del apetito".

En el viaje en espiral hacia el infierno, Dante aprende que todo pecado es una función del deseo desordenado, una distorsión del amor. Los condenados amaban las cosas malas o amaban las cosas buenas, como la comida y el sexo, de manera incorrecta. Habitan para siempre en el abismo porque usaron el libre albedrío que Dios les dio, la cualidad que nos hace más humanos, para elegir el pecado sobre la justicia.

Los dramáticos encuentros del peregrino en el "Infierno" —con sombras atormentadas como la adúltera Francesca, la orgullosa Farinata y el engañador de lengua plateada Ulises— no ofrecen una moral simplista. En cambio, son una exploración profunda de las mentiras que nos decimos a nosotros mismos para justificar nuestros deseos y ocultar nuestros actos y motivos de nosotros mismos.

Esto abre los ojos del peregrino Dante a sus propios pecados y las formas en que ceder a ellos lo apartó del camino recto de la vida. Los primeros pasos hacia la libertad requieren reconocer honestamente que uno está esclavizado y la propia responsabilidad por esa esclavitud.

La segunda etapa del viaje comienza en la mañana de Pascua, al pie del monte Purgatorio. Dante y su guía, el poeta romano Virgilio, salen tambaleándose del Infierno y comienzan a subir a la cima. Si "Inferno" se trata de reconocer y comprender el pecado de uno, "Purgatory" se trata de arrepentirse de él, de purificar la voluntad de uno para volverse apto para el Paraíso.

Como todas las almas redimidas que comienzan el ascenso, Dante se ciñe con una caña que simboliza la humildad. Esta es una verdad que todo aficionado a los 12 pasos conoce: solos, somos impotentes ante nuestras adicciones.

Pero no somos del todo impotentes. En la Terraza de la Ira, donde los penitentes deben purgarse, en medio de un asfixiante humo negro, de su tendencia a la ira, el peregrino se encuentra con una sombra llamada Marco, a quien le pide que le explique por qué el mundo está en tan mal estado. Marco suspira profundamente y señala las malas decisiones que toma la gente. "Todavía posees una luz para separar el bien del mal, y tienes libre albedrío", dice Marco. "Por tanto, si el mundo que te rodea se extravía, en ti está la causa y en ti deja que se busque".

Con estas líneas, el poeta nos dice que dejemos de culpar a otras personas de nuestros problemas. Mientras respiremos, lo tenemos dentro de nosotros mismos para cambiar.

El cambio es difícil y doloroso. Pero los penitentes del Purgatorio soportan sus purificaciones con gozo porque saben que, en última instancia, están destinados al cielo. "Hablo de dolor", dice un glotón arrepentido, ahora demacrado, "pero debería decir consuelo". El santo sufrimiento de estos ascetas los une con el ejemplo y el sacrificio de Cristo, que les da la fuerza para soportarlo.

Virgilio, el guía de Dante, que representa lo mejor de la razón humana sin la ayuda de la fe, puede llevar al peregrino a la cima de la montaña, pero no puede cruzar al Paraíso. Esa tarea recae en Beatrice, la mujer a quien Dante había adorado en vida y en cuyo hermoso rostro el joven Dante vio un destello de lo divino.

Cuando se encuentra con Beatrice en la cima, Dante confiesa que después de su muerte, aprendió que debía poner su corazón en lo eterno, en un amor que no puede perecer. Pero olvidó esta sabiduría y se propuso como objetivo la búsqueda de lo que Beatrice llama "falsas imágenes del bien". Esta confesión y su dolor abyecto abren la puerta a la purificación total de Dante, haciéndolo lo suficientemente fuerte como para soportar el peso de la gloria del cielo.

"Paradise", que rastrea el ascenso de Dante con Beatrice a través de las alturas del cielo, es el más metafísico y difícil de los tres libros de "La Divina Comedia". Ofrece una visión de la Tierra Prometida después de las agonías del desierto purgatorio.

Alegóricamente, "Paraíso" muestra cómo podemos vivir cuando vivimos en el amor, en paz con Dios y con nuestro prójimo, nuestros deseos no negados sino cumplidos en un orden armonioso. Describe en pasajes entusiastas cómo ser llenos de la luz y el amor de Dios, cómo abrazar la gratitud sin importar nuestra condición y cómo decir, con la monja Piccarda Donati en un canto temprano, "En su voluntad está nuestra paz".

El efecto que todo esto tuvo en mí fue dramático. Sin que yo me diera cuenta de lo que estaba sucediendo, "La Divina Comedia" me llevó a examinar sistemáticamente mi propia conciencia ya reflexionar sobre cómo yo también había perseguido falsas imágenes del bien.

Un retrato de Dante de finales del siglo XVI. Esperaba que su poema llevara a los lectores "al estado de dicha".

Aprendí cómo había fallado en mi vocación de escritor. Mi afán por perseguir nuevas ideas antes de dominar las viejas era una forma de glotonería intelectual. Las tendencias adictas al trabajo que consideré un signo de mi fuerte ética profesional eran, paradójicamente, una tapadera para mi pereza. Cuanto más tiempo pasaba escribiendo, menos tiempo tenía para las tareas mundanas necesarias para una vida ordenada.

Lo más importante de todo, la lectura de Dante descubrió el pecado más responsable de mi crisis inmediata. La familia y el hogar deberían haber sido para mí iconos del bien, es decir, ventanas a lo divino, pero sin quererlo, los había amado demasiado, viéndolos como bienes absolutos, convirtiéndolos en ídolos. Tenían que derribarlos, o al menos ponerlos en el lugar que les correspondía, si quería ser libre.

Y "La Divina Comedia" me convenció de que mis fallas y circunstancias no me habían atrapado sin remedio. Tenía razón, tenía libre albedrío, contaba con la ayuda de buenas personas y contaba con la ayuda de Dios, si tan sólo me humillara para pedirla.

¿Por qué necesitaba a Dante para obtener este conocimiento? Después de todo, mi confesor tenía mucho que decir sobre la esclavitud de los ídolos falsos y sobre cómo la humildad y la oración pueden desatar el poder de Dios para ayudarnos a superarlo. Y en nuestra primera reunión, mi terapeuta me dijo que no podía controlar a otras personas o eventos, pero, mediante el ejercicio de mi libre albedrío, podía controlar mi respuesta a ellos. Ninguna de las lecciones básicas de la Comedia era exactamente nueva para mí.

Pero cuando se plasmaron en este brillante poema, estas verdades inflamaron mi imaginación moral como nunca antes. Para mí, la Comedia se convirtió en un icono a través del cual la luz serena de lo divino traspasó la turbulenta oscuridad de mi corazón. Como escribió el estudioso de Dante Charles Williams sobre el arte del poeta supremo: "Mil predicadores han dicho todo lo que dice Dante y han dejado a sus oyentes descontentos ¿por qué Dante se contenta? Porque una imagen de profundidad está ahí".

Esa imagen es lo que los teólogos cristianos llaman una "teofanía", una manifestación de Dios. De pie en mi pequeña iglesia rural el pasado mes de enero en la Fiesta de la Teofanía, el impacto del poeta en mi vida se hizo evidente. Nada externo había cambiado, pero todo lo que había en mi corazón sí. Estaba asentado.Por primera vez desde que regresé a mi ciudad natal, sentí que había regresado a casa.

¿Puede Dante hacer esto por los demás? A decir verdad, es imposible para mí, como cristiano creyente (no católico), separar mi receptividad al poema de la visión teológica central que tanto Dante como yo compartimos.

Pero la Comedia no habría sobrevivido tanto si fuera solo un elaborado ejercicio de moralidad y teología escolástica. La Comedia palpita de vida y atestigua en sus líneas luminosas y vívidos cuadros el poder del amor, la inmortalidad de la esperanza y la promesa de libertad para quienes tienen el valor de dar el primer paso de peregrino.

Durante la Cuaresma, guié a los lectores de mi blog en una peregrinación a través del "Purgatorio", un canto al día. Para mi deleite, varios de ellos escribieron después para decir cuánto Dante había cambiado sus vidas. Un lector escribió para decir que dejó un hábito de fumar de tres décadas mientras leía "Purgatorio" durante la Cuaresma, diciendo que el poema la ayudó a pensar en su adicción como algo de lo que podría liberarse, con la ayuda de Dios.

"Tuve la sensación de un escozor enloquecedor y un hormigueo en la piel durante la fase de abstinencia de la nicotina cuando intenté dejar de fumar antes", dijo, "pero leer a Dante me ayudó a imaginar la sensación como un fuego purificador".

Michelle Togut, una lectora judía de Greensboro, Carolina del Norte, me dijo que estaba sorprendida de lo contemporáneo que parecía el poeta italiano medieval. "Para un trabajo sobre lo que supuestamente sucede después de que mueres, el poema de Dante trata mucho sobre la vida y cómo elegimos vivirla", dijo. "Se trata de rechazar a nuestros ídolos y mirarnos detenidamente a nosotros mismos para romper con los comportamientos destructivos que nos alejan tanto de Di-s como de la buena vida".

Las aplicaciones prácticas de la sabiduría de Dante no pueden separarse del placer de leer sus versos, y esto explica gran parte del poder transformador de la Comedia. Para Dante, la belleza proporciona señales en el camino del buscador hacia la verdad. Las experiencias del florentino errante con la belleza, especialmente la de la angelical Beatriz, le enseñaron que nuestros amores nos llevan al cielo o al infierno, según seamos capaces de satisfacerlos dentro del orden divino.

Por eso "La Divina Comedia" es un icono, no un ídolo: su belleza pertenece al cielo. Pero también puede llevarse a los corazones y mentes de esos viajeros desconsolados que lo leen como una guía y lo sostienen en alto como una linterna, enviado a través de los siglos de un alma perdida a otra, iluminando el camino de salida del bosque oscuro que, tarde o temprano, nos atrapa a todos.

El Sr. Dreher es un editor senior de The American Conservative, donde aparecieron por primera vez partes de este ensayo. Su libro más reciente, "The Little Way Of Ruthie Leming" (Grand Central), fue publicado en rústica esta semana.

Copyright © 2020 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8


¿Qué círculo del infierno? El viaje textual a través de Dante & # 8217s Inferno

Para complementar la exposición actual en la Biblioteca UCC, Dante Alighieri Inferno: una suite de litografías de Liam Ó Broin, Colecciones Especiales ha organizado una selección de material de las colecciones y en préstamo del Departamento de Italiano. El material de las vitrinas de la exposición procede de las siguientes colecciones: Antiguos libros impresos, Colección Ó Riordáin, Cork University Press y Colección X.

Dante y el departamento de italiano

El primer caso expositivo nos presenta los vínculos que el Departamento de Italiano ha tenido con Dante a lo largo de los años.

La profesora Mary Ryan fue profesora de lenguas romances en la UCC desde 1919 & # 8211 1938. Fue la primera profesora en Irlanda y Gran Bretaña. En exhibición está su copia de La Divina commedia di Dante Alighieri con comentario de Scartazzini (Milán: Hoepli: 1896). Este libro fue comprado por el profesor Ryan en Florencia en 1897. El libro está abierto para mostrar su firma.

Mary Ryan & # 8217s firma en su copia de La Divina commedia di Dante Alighieri

En sus escritos, James Joyce utilizó una edición anterior (1891) de la edición Scartazzini que poseía el profesor Ryan. Además hay una fotografía del profesor Ryan.

Busto de Dante. Prestado por el Dr. Daragh O & # 8217Connell

Hay tres imágenes diferentes de Dante en diferentes formatos, un busto de Dante y una placa independiente, un lauro dantesco. El busto ha sido amablemente prestado por el Dr. Daragh O & # 8217Connell. La placa fue entregada al Prof. O & # 8217Brien hace algunos años para conferencias dictadas en Ravenna sobre Dante y la literatura irlandesa. La profesora Catherine O & # 8217Brien trabajó anteriormente en la UCC durante muchos años. Por último, una imagen de Dante y Beatrice reunidos en el puente de Florencia. Esta imagen había pertenecido a la profesora Ethna Byrne Costigan. La profesora Byrne Costigan fue nombrada profesora de lenguas romances en la UCC tras la jubilación del profesor Ryan en 1938 y permaneció en este puesto hasta 1969. La profesora Byrne Costigan tiene colecciones tanto en las colecciones especiales como en el servicio de archivos de la biblioteca de la UCC.

O & # 8217Connell, Daragh y Jennifer Petrie, eds. Naturaleza y arte en Dante: ensayos literarios y teológicos

Además, hay dos publicaciones del Departamento de Italiano. La primera es: Daragh O & # 8217Connell & amp Jennifer Petrie & # 8217s publicación reciente: Naturaleza y Arte en Dante: Ensayos literarios y teológicos. La colección editada de O'Connell & amp Petrie explora el uso del arte por parte de Dante Los pronunciamientos de Dante sobre su propia práctica estética la combinación de arte visual, poesía, drama y poesía musical, y la figura del arte del símil del héroe cristiano Dante y su relevancia para el más amplio implicaciones de la metáfora del poema como barco. Además hay ensayos con un enfoque más teológico: los conceptos interrelacionados de naturaleza, arte y creación divina en el contexto del pensamiento medieval arte divino en los bajorrelieves de Purgatorio x, y el significado de la lengua vernácula para Dante como la forma de lenguaje más encarnada y expresiva y, por lo tanto, más plenamente humana.

El último artículo con enlaces al Departamento de Italiano es el libro de Piero Cali # 8217, Alegoría y visión en Dante y Langland. Esto fue publicado por Cork University Press en 1971. El Dr. Cali había llegado a Cork como el primer profesor del Departamento de Italiano. Tanto él como el profesor Byrne Costigan fundaron la Sociedad Dante Alighieri en Cork. El profesor Byrne Costigan fue presidente de la Sociedad desde 1956 hasta 1969.

En este caso también hay una imagen de Dante encontrándose con Virgilio.

Dante conoce a Virgilio. Alinari, Vittorio, cura a. La Divina commedia: novamente illustrata da artisti italiani.

Esta imagen está en La Divina commedia: novamente illustrata da artisti italiani, comisariada por Vittorio Alinari. El libro es parte de un conjunto de tres volúmenes, un volumen para cada sección de la Commedia. El volumen I se publicó en 1902 y contiene el Infierno. El volumen II contiene el Purgatorio y el volumen III contiene el Paradiso, ambos publicados en 1903. Las ilustraciones van acompañadas del texto en italiano. Este volumen está encuadernado al estilo de Queen's College Cork (QCC) con un sello de QCC en la página de título, un ex libris de QCC en las guardas frontales y el logotipo de QCC estampado en oro en el lomo. Este volumen está medio encuadernado en cuero rojo con herramientas de oro en el lomo y tablas de mármol.

Dante: el texto

La segunda vitrina contiene textos en irlandés, inglés e italiano, así como dibujos originales.

Ediciones de Inferno en diferentes idiomas

Pádraig de Brún & # 8217s edición bilingüe de Dante & # 8217s Infierno: Coiméide dhiaga Dante: Leabhar I. En una página está el texto en italiano y en la página opuesta la traducción al irlandés. de Brún utiliza características que no son propias del irlandés, pero que son características del estilo de Dante. Estos incluyen inversión y símiles extendidos. El poema debe leerse como una unidad; no hay notas al pie de página en cada página, sino que hay notas al final del texto. Junto a la obra de De Brún se encuentra la traducción moderna de Carson. En 2004, el poeta y novelista de Belfast Ciarán Carson tradujo a Dante Aligheri & # 8217s Infierno. Carson inserta arcaísmos de baladas irlandesas del siglo XVIII en el texto. Ha elegido trabajar dentro de la terza rima de Dante, que es una diabólica triple rima.

Special Collections tiene el privilegio de tener la primera traducción al inglés de La Divina Commedia de Dante Alighieri: compuesta por el Infierno - Purgatorio - y Paradiso. Esto fue escrito por Henry Boyd en 1802. Boyd (1748 / 9-1832) fue un traductor y clérigo de la Iglesia de Irlanda, nacido en Dromore, Co. Antrim. Su traducción fue la primera edición completa del Divine Comedia se publicaría en inglés y fue importante para & # 8220 ayudar a restablecer una audiencia para Dante, cuya reputación había sufrido un declive en el siglo anterior & # 8221 (Diccionario Oxford de biografía nacional). Boyd tenía la intención de hacer que el trabajo fuera accesible a una audiencia contemporánea y las opciones editoriales y el estilo de verso traducido que adoptó para ayudar a lograr esta accesibilidad han sido criticados por comentaristas posteriores. Sin embargo, sin ellos, su trabajo probablemente no habría tenido el impacto que tuvo. A su traducción, Boyd agregó extensos ensayos y notas, así como una traducción de Leonardi Bruni & # 8217s Vida de Dante. Dedicó el trabajo al vizconde de Charleville, a quien durante años había servido como capellán.

Los volúmenes están medio encuadernados en rojo marruecos y tela negra. El volumen 3 contiene un índice de los personajes más notables del poema. El lenguaje es notablemente diferente al de Carson y las características de la impresión son evidentes en las palabras clave al pie de la página que alertan a la carpeta sobre la siguiente página.

Junto a la traducción de Boyd & # 8217 hay una edición italiana de mediados del siglo XIX. Este es Giannini & # 8217s Commento di Francesco da Buti sopra La divina comedia di Dante Allighieri. Giannini proporciona un comentario canto por canto. Los volúmenes están medio encuadernados en cuero con escudo labrado en oro (QCC) sobre lomo y tablas jaspeadas. Hay un ex libris (QCC) en las guardas frontales y un sello (QCC) en la portada.

Tanto la traducción de Boyd como el volumen de Giannini muestran las primeras líneas de Dante Alighieri Infierno.

Canto XXXII: Líneas 124 - Líneas 129
y Canto XXXIV: Líneas 25 - 31. Mandelbaum, Allen, trad. La divina comedia de Dante Alighieri.

El último volumen de la exposición muestra ilustraciones para líneas específicas de Canto XXXII y Canto XXXIV que se dan en la figura de la izquierda. Barry Moser, el conocido grabador, produjo 90 dibujos a lápiz y aguada para acompañar el trabajo en el volumen de Mandelbaum. Allen Mandelbaum fue uno de los principales traductores de poesía italiana y clásica. Mandelbaum también tradujo Virgil & # 8217s El Aenid, Homer & # 8217s Odisea y Ovid & # 8217s Metamorfosis.

Agradecimientos

Busto de Dante. Prestado por el Dr. Daragh O & # 8217Connell.

Dante se encuentra con Beatrice en el puente de Florencia. Cedido por la profesora Catherine O & # 8217Brien, antes de la UCC.

Placa de pie, un lauro dantesco. Cedido por la profesora Catherine O & # 8217Brien, antes de la UCC.

Scartazinni, G.A., comentario. La Divina commedia di Dante Alighieri. Milán: Hoepli, 1896. Cedido por la Prof. Catherine O & # 8217Brien, antes de la UCC.

Dante Alighieri y Ciarán Carson. El infierno de Dante Alighieri: una nueva traducción. Londres: Granta, 2002. Cedido por Crónán Ó Doibhlin.

Dante Alighieri y Pádraig De Brún, trad. Coiméide dhiaga Dante: Leabhar I. Baile Átha Cliath [Dublín]: Mac An Ghoill, 1963.


Toda la historia de la literatura y la teología occidentales es el forraje de Dante para probar y mezclar como una especie de artista de hip-hop del siglo XIV.

Los prejuicios de Dante informan mucho sobre cómo vemos el infierno, el purgatorio y el cielo. Y mezcla la teología cristiana y el mito grecorromano pagano como si ambos fueran simultáneamente verdaderos; o más bien, para usar otro término de la escritura contemporánea de ciencia ficción / fantasía, "retcons" el mito grecorromano para que sus personajes, incluidos los dioses , puede coexistir con el cristianismo de una manera que tenga sentido lógico. Caronte, la figura mitológica griega que transporta almas al inframundo, ahora transporta a los condenados al infierno. El mismo Satanás se conoce como Dis, otro nombre de Plutón, el dios del inframundo.

La visión de Dante del infierno ha inspirado a innumerables artistas, desde Botticelli hasta los diseñadores de videojuegos detrás de una adaptación de 2010 de Inferno para Playstation y Xbox (Crédito: Alamy)

Y la historia del mundo real también se coloca junto a la divinidad: ¿a quién devora eternamente Satanás? Judas, el traidor de Cristo, en una de sus tres bocas, sí. Pero Bruto y Casio, los traidores de Julio César, están en sus otras dos bocas. De hecho, Dante está sugiriendo que Julio César pudo haber tenido el mismo nivel de importancia que Jesús. Toda la historia de la literatura y la teología occidentales es forraje de Dante para probar y mezclar como una especie de artista de hip-hop del siglo XIV.

El poeta y pintor Gabriel Charles Dante Rossetti cambió su nombre por el de Dante Gabriel Rossetti en honor al poeta, y pintó a Beatrice, la mujer ideal de Dante (Crédito: Alamy)

Todas estas referencias a la historia, el mito y las escrituras terminan siendo munición retórica para que Dante comente sobre la política de su época, la forma en que algunos de nosotros podríamos invocar, digamos, gifs instantáneamente reconocibles de películas o programas de televisión para dar sentido a lo que está sucediendo en nuestro mundo ahora. De repente, mientras está en el cielo, el emperador bizantino Justiniano aparece y agrega sus dos florines sobre el rey francés Carlos de Valois, que estaba tratando de socavar el Sacro Imperio Romano Germánico prestando fuerza militar al papado: “Que el joven Carlos no piense en el Señor / Cambiará su escudo de armas de águila / Por ramilletes de azucenas, ni que una espada de juguete / Y escudo de masilla funcionarán como amuletos de la suerte ”. Eso, a través de la traducción de 2013 de Clive James, fue un puntaje personal que Dante también resolvió, ya que las fuerzas que se habían alineado con Charles lo habían exiliado de Florencia; durante casi los últimos 20 años de su vida, estuvo excluido de su amada ciudad.

La Divina Comedia no era popular en el mundo de habla inglesa hasta que el poeta William Blake, quien hizo muchas ilustraciones para ella como esta, la abogó firmemente por ella (Crédito: Alamy)

Y vaya, hay más ajustes de puntaje en La Divina Comedia que en cada episodio de todas las series de Real Housewives juntas. Su deseo por Pisa es el ahogamiento de "todas sus almas". En el mismo canto, agrega, también a través de James, "Ah, genovés, tú que conoces todas las cuerdas / De la corrupción profunda pero no conoces la primera / Cosa de la buena costumbre, ¿cómo no eres arrojado / Fuera de este mundo?" Del mítico Rey Midas dice: "Y ahora para siempre todos los hombres luchan por respirar riéndose de él". Nunca ha habido un maestro más astuto del insulto.

Dante y Virgilio de William Bouguereau de 1850 muestra cuán vívida y rica en imágenes es la narración de Dante (Crédito: Alamy)

Tampoco ha habido nunca una imaginación más sintonizada con formas inventivas de castigo. Los barradores, el término para los políticos que están abiertos a aceptar sobornos, están atrapados en un tono candente porque tenían los dedos pegajosos cuando estaban vivos. Caifás, el sumo sacerdote que ayudó a condenar a Cristo, está crucificado. Al conde Ugolino de Pisa se le permite roer para siempre el cuello del arzobispo Ruggieri, el hombre que lo condenó a él y a sus hijos a morir de hambre.

El giro de las esferas

Se trata de imágenes impresionantes, pero aún más poderosas por el idioma en el que Dante eligió transmitirlas: no el latín, el idioma de todas las obras literarias serias en Italia hasta ese momento, sino el toscano florentino. A principios del siglo XIV, Italia, un mosaico de ciudades estado con varias potencias imperiales externas que compiten por la influencia, también era un mosaico de diferentes idiomas. Escribir en el dialecto florentino de la lengua toscana podría haber limitado el atractivo de La Divina Comedia. Pero la obra resultó tan popular, tan interminablemente leída, que los alfabetizados en Italia se adaptaron o se esforzaron por aprender el toscano florentino para poder apreciarlo en la propia lengua de Dante. (Ayudó que también incorporó, cuando fue apropiado, elementos de otros dialectos locales, así como expresiones latinas, para ampliar su atractivo).

La popularización de Dante de la lengua toscana florentina ayudó a hacer de Florencia el epicentro del Renacimiento, y su imagen está en este fresco de la galería de los Uffizi (Crédito: Alamy)

El toscano florentino se convirtió en la lengua franca de Italia como resultado de La Divina Comedia, lo que ayudó a establecer Florencia como el centro creativo del Renacimiento. También se convirtió en el idioma en el que escribirían los descendientes literarios de Dante, Boccaccio y Petrarca, que finalmente se conoció como italiano. A través de la fuerza de sus palabras, Dante ayudó a crear la idea misma del idioma italiano que se habla hoy.

Las representaciones de Dante se encuentran en toda Italia, como con esta estatua en Verona, pero Florencia no lo perdonó por los presuntos crímenes que lo exiliaron hasta 2008 (Crédito: Alamy)

Escribir en lengua vernácula y ayudar a crear una nueva lengua vernácula para gran parte de Italia permitió que las ideas de Dante se arraigaran ampliamente y ayudó a sentar las bases para las revoluciones intelectuales que vendrían en el Renacimiento, la Reforma y la Ilustración. Dos siglos más tarde, los líderes protestantes defenderían que leer la Biblia en su propia lengua vernácula significaba que podía darle su propio entendimiento individual, socavando la idea de que la salvación es posible solo a través de la Iglesia Romana, algo que el mismo Dante ya había hecho inventando elementos. de la cosmología que presenta en La Divina Comedia.

"No hay mayor dolor que la felicidad recordada en tiempos de miseria": esta línea de Francesca, pintada por Ary Scheffer, canaliza el dolor que Dante sintió en el exilio (Crédito: Alamy)

Tenía la presunción de completar lo que omite la Biblia. Y, preparando el escenario para el Renacimiento y su renacimiento del aprendizaje clásico, la idea de Dante del infierno se basa en la visión de Aristóteles de que la razón es lo más importante en la vida, que sería la idea posterior en el protestantismo de que la razón de un individuo es su camino hacia la salvación. .Cada círculo del infierno, y los siete pecados capitales que se les asignan junto con algunas otras categorías, se clasifican en función de fallas de la razón (los delitos menores, en los que los impulsos primarios abruman el intelecto, como la lujuria, la glotonería, la codicia y la pereza). o asaltos directos y conscientes a la razón (como el fraude y la malicia, que son los crímenes más atroces del infierno y para los que los condenados se colocan en los círculos más bajos y oscuros).

Más allá de la sugerencia de Dante de que la fe en Cristo a través de la razón es la clave de la salvación, no los sacramentos de la Iglesia, es difícil pensar en una obra literaria tan poderosamente condenatoria de tantos aspectos del catolicismo romano que existe antes de La Divina Comedia. Deplora la venta de indulgencias de la Iglesia e imagina a muchos papas condenados al infierno, con una línea completa de pontífices del siglo XIII y principios del XIV condenados a arder en una llama eterna por el crimen de simonía (la compra o venta de privilegios eclesiásticos) hasta que el Papa que los sigue muere y toma su lugar en el abrasador. Dante también tiene una perspectiva sorprendentemente global, bastante justa para los no cristianos. Alabó al general sarraceno Saladino, a quien imagina ocupando simplemente un lugar en el Limbo, el lugar donde viven los justos que no tuvieron fe en Cristo en su vida. Incluso hay una sugerencia de que puede haber excepciones para aquellos que no conocían a Cristo pero eran justos, permitiéndoles ascender al cielo.

La Divina Comedia es un punto de apoyo en la historia occidental. Reúne expresiones literarias y teológicas, paganas y cristianas, que le precedieron y, al mismo tiempo, contiene el ADN del mundo moderno por venir. Puede que no tenga el significado de la vida, pero es la propia teoría de todo de la literatura occidental.

La serie Historias de BBC Culture que dieron forma al mundo analiza poemas épicos, obras de teatro y novelas de todo el mundo que han influido en la historia y han cambiado la mentalidad. Una encuesta de escritores y críticos, 100 historias que dieron forma al mundo, se publicó en mayo.

Si desea comentar sobre esta historia o cualquier otra cosa que haya visto en BBC Culture, diríjase a nuestro Facebook página o envíenos un mensaje en Gorjeo.


Una nueva narración dramatizada del poema épico de Milton sobre la caída del hombre, con Milton como narrador, adaptado por uno de los principales poetas y pensadores de nuestra generación: Michael Symmons Roberts. paraíso perdido se publicó por primera vez en 1667 y cuenta la historia del complot de Satanás para provocar la caída del hombre tentando a Adán y Eva en el Jardín del Edén. Esta nueva adaptación comienza en medio de la acción y sigue las hazañas de un héroe (o antihéroe) que se enfrenta a la guerra y lo sobrenatural y expresa los ideales y tradiciones de un pueblo. El mismo Milton es el narrador ciego, lamentando la pérdida de su esposa, cuya vista empeora a medida que se desarrolla el drama.


El Camino del Peregrino

Que bien esta para que el alma cristiana contemple la ciudad que es como un cielo en la tierra, llena de los huesos sagrados y las reliquias de los mártires, y bañada con la sangre preciosa de estos testigos para que la verdad mire la imagen de nuestro Salvador, venerable para todos el mundo . . . vagar de sepulcro en sepulcro rico en recuerdos de los santos, vagar a voluntad por las Basílicas de los Apóstoles sin más compañía que buenos pensamientos ”.

Con estas palabras el poeta italiano Francesco Petrarch describió el valor de hacer una peregrinación a Roma, que hizo en 1350. Dante Alighieri había hecho el mismo viaje en 1300. Las peregrinaciones capturaron la energía y la imaginación de millones de cristianos medievales, un encanto que se refleja en las numerosas referencias peregrinas en el Divina Comedia.

De cruzadas a jubileos

Al principio, las peregrinaciones se centraron en Jerusalén. Estos viajes sirvieron para unificar al pueblo de Dios desde el reinado del rey David. Después del establecimiento de la iglesia, las peregrinaciones cristianas a Jerusalén continuaron hasta finales del siglo XIII.

Las peregrinaciones cambiaron durante las Cruzadas, cuando muchos viajeros tuvieron que armarse para protegerse. Luego, en 1291 Acre, el último bastión cristiano en Tierra Santa, cayó en manos de los musulmanes, lo que hizo que viajar a Jerusalén fuera peligroso.

La pérdida de contacto con la patria del cristianismo fue traumática. El Papa Bonifacio VIII respondió en 1300 estableciendo la primera peregrinación jubilar a Roma. “Jubileo” se refiere a la tradición del Antiguo Testamento de celebrar un Jubileo cada cincuenta años durante el cual se liberaban esclavos, se cancelaban las deudas y la tierra se revertía a sus dueños originales.

Bonifacio había preparado bien su capital para los visitantes. Fue uno de una serie de papas que recrearon Roma como una ciudad floreciente que atrajo a numerosos artistas para trabajar en sus iglesias y palacios. Entonces, cuando la caída de Acre hizo que a los cristianos les resultara difícil visitar la Vía Dolorosa y seguir los pasos de Cristo, edificios como San Juan de Letrán y la Basílica de San Pedro se alzaron como alternativas listas.

La peregrinación jubilar aumentó enormemente el prestigio de Roma como destino. Como prometía un poema anónimo inglés del siglo XIV, Las estaciones de Roma:

Para hacer una caminata romana aún más atractiva, Bonifacio ofreció a los peregrinos indulgencias nunca antes escuchadas. El autor de las Stacions calculó que los peregrinos verdaderamente devotos podían acumular 32.000 años de perdón por el pecado, incluidos siete años por cada escalón que subieran o bajaran las escaleras en St. Peter's.

Los peregrinos inundaron Roma en tal número que se abrió una nueva puerta en las murallas de la ciudad. Los viajeros en busca de conocimientos, bendiciones e indulgencias vinieron de toda Europa, las Islas Británicas y partes de Asia. Llegaron en barco, animal y a pie. Algunos registros históricos indican casi dos millones de visitantes, lo que habría sido casi 50 veces la población normal de la ciudad.

Los posaderos no fueron los únicos que se beneficiaron del tráfico. Un comerciante habló de dos clérigos "parados día y noche junto al altar de San Pablo literalmente rastrillando las ofrendas de los peregrinos". Tales historias llevaron a acusaciones de que el Papa estaba usando a los peregrinos, vendiendo indulgencias para enriquecerse y financiar guerras. Técnicamente, sin embargo, las ofrendas eran voluntarias y no influían en el hecho de que a un peregrino se le concediera una indulgencia.

La vida de un peregrino

Los peregrinos medievales partieron por diversas razones. Algunos buscaban indulgencias o la cura de una enfermedad. Para otros, la peregrinación era un acto de penitencia o el cumplimiento de un voto. Otros viajaron para dar gracias por una bendición o para cosechar beneficios para otra persona, una especie de peregrinaje por poder.

Los primeros peregrinos a menudo vestían un hábito de cilicio, generalmente con capucha. Llevaban comida y dinero en un bolso de cuero suave que colgaban de sus cinturones estilo fajín. Los peregrinos también generalmente llevaban un bastón con punta de metal. Algunos peregrinos recibieron a su personal como parte de una elaborada ceremonia de bendición, comisionándolos para su viaje.

Poco a poco, las túnicas de peregrino adquirieron un significado simbólico. Los peregrinos que regresaban y que habían visitado destinos famosos solían llevar símbolos o insignias en la ropa: recuerdos naturales como conchas de peregrino, hojas de palmera o llaves de Roma. Estos trofeos eran muy valorados y los peregrinos desprevenidos podían ser despojados de sus provisiones y premios.

Los peregrinos no eran los únicos que tenían que preocuparse por el hurto. Los lugares de peregrinación compitieron por los restos de los santos y muchos fueron robados. El comercio de reliquias en el mercado negro se convirtió en un problema, que es una de las razones por las que el Vaticano no respalda oficialmente la legitimidad de ninguna reliquia. Sería imposible verificarlos todos.

Antes y después de la época de Dante, los escépticos cuestionaron el valor de las peregrinaciones. En el siglo VII, un misionero inglés en Alemania le escribió a Cuthbert, arzobispo de Durham, acusándole de que algunos hombres y mujeres viajaban al extranjero “con el propósito de vivir licenciosamente, sin las restricciones que encontrarían en casa, o son tentados por los vicios de las ciudades de Francia y Lombardía para caer del camino de la virtud ".

Un intérprete anónimo en el siglo XVI de Thomas More Diálogo sobre la adoración de imágenes Afirmó que muchos peregrinos a Canterbury "vienen sin devoción alguna, sino solo por buena compañía para balbucear hacia allá, y beber allí, y luego bailar y tambalearse hacia casa".

El siglo XIV de Geoffrey Chaucer cuentos de Canterbury También sugiere que una peregrinación es una oportunidad para pasar un buen rato. Dante, sin embargo, se puso del lado de la mayoría que aplaudió los beneficios espirituales de hacer una peregrinación santa.

Pasajes de peregrinos

Como el Comedia se desarrolla, Dante cuenta la historia del viaje de un peregrino a través del infierno, el purgatorio y el cielo durante la Semana Santa de 1300. Las primeras líneas del poema describen al peregrino como "a mitad de camino en la vida", probablemente refiriéndose al trigésimo quinto cumpleaños de Dante en el primavera de 1300. La edad de 35 años sería la mitad de la esperanza de vida bíblica de "sesenta y diez años".

En el canto dieciocho de Inferno, Dante compara una procesión en el octavo círculo del infierno con el patrón de tráfico romano durante el Jubileo:

Si, como sostienen algunos historiadores, Dante no participó en la peregrinación del Jubileo de 1300, debe haber estado muy familiarizado con ella para haber descrito detalles tan intrincados.

En el segundo canto de Purgatorio, Dante describe a los recién llegados de una sala de espera en el río Tíber. El músico Casella, querido amigo del poeta, llega mucho tiempo después de su muerte. Cuando Dante le pregunta el motivo de la demora, Casella responde que a menudo se le negó el pasaje, pero la declaración de indulgencias de Boniface le permitió salir de la sala de espera y comenzar a purificar su alma.

En el trigésimo primer canto de Paradiso, Dante describe a un peregrino croata en San Pedro que se ve muy afectado al ver el velo de Cristo. Según la leyenda, Verónica (no es un nombre real, sino una combinación de palabras que significan "ícono verdadero") ofreció a Cristo un velo mientras llevaba la cruz al Calvario. Se dice que este velo lleva la huella del rostro de Cristo. La capacidad del velo inspirar asombro en los peregrinos supuestamente influyó en Bonifacio para conceder la indulgencia del centenario.

Para Dante, como para muchos creyentes antes y después de él, toda la vida es una peregrinación. Algunos cristianos, como los que participaron en el Jubileo 2000, aún realizan viajes físicos. Otros aplican el concepto de peregrino a su caminar diario de fe. De cualquier manera, la idea tiene un atractivo eterno. CH

Por Jeanetta R. Chrystie

[Christian History publicó originalmente este artículo en Christian History Issue # 70 en 2001]


El Código Dante

Las señales son principalmente formaciones rocosas esparcidas dentro y alrededor del desfiladero. Además del Águila, Gianazza señala el Rostro de Cristo, el Trono de Beatriz, el Pez, el Pezón, el Casco y el León. Algunas de las formas son naturales, me dice. Otros fueron arrancados de la roca por manos humanas hace mucho tiempo. Entrecerrando los ojos, puedo ver la cola bifurcada y el cuerpo jorobado del Pez. Más allá, el pezón se eleva orgullosamente desde una colina redondeada con forma de pecho. El perfil barbudo del Salvador sobresale de un acantilado manchado de líquenes que se cierne sobre la orilla este del río, frente al Trono vacío a través del agua gris y arremolinada. Aguas abajo, las fauces del León emergen de un promontorio sobre el Casco, que evoca los modelos griegos sin visera que Aquiles y sus camaradas llevaban en los campos de Troya.

Según Gianazza, un italiano intenso y enjuto de cincuenta y tantos años que se parece un poco al actor Ben Kingsley, las rocas se asientan precisamente donde los versos medievales decían que lo harían. Señalan el lugar donde está enterrado el secreto. Ha medido las distancias entre las rocas una y otra vez, utilizando una cinta de topógrafo y un pequeño dispositivo GPS diseñado para ayudar a los golfistas a medir la longitud de sus recorridos. Todas las rocas se alinean. Todo se computa. Este año, seguramente, se revelará la verdad.

[embed_gallery gid = 145 type = "simple"]

Gianazza es un ex ingeniero de software que vive en Monza, Italia, y trabaja a tiempo completo en su búsqueda. Cada julio, dirige un equipo de exploradores italianos e islandeses de regreso a esta ventosa extensión sin árboles de tundra subártica, aproximadamente a 110 millas al noreste de Reykjav & iacutek. El desfiladero se encuentra entre glaciares y volcanes nevados frente a la ruta Kj & oumllur, un antiguo camino de tierra que atraviesa las tierras altas de norte a sur. Los exploradores llevan equipo de radar terrestre, taladros eléctricos, palas y una creencia inquebrantable de que uno de los secretos más importantes de la historia se encuentra debajo de sus pies, allí para el hallazgo, si solo Gianazza puede leer las señales correctamente y excavar en el lugar correcto. Llevan parkas rojas de la expedición a juego adornadas con un parche ovalado que muestra el mapa de Islandia, el logotipo de la empresa inmobiliaria italiana que ayudó a patrocinar la expedición de este año y una dirección web críptica: danteiniceland.com. Al inspeccionarlo más de cerca, empiezo a distinguir el perfil de un hombre: una nariz larga y en forma de gancho y unos labios finos fruncidos sobre un mentón prominente, en el contorno de los fiordos irregulares de la costa este de Islandia. De la corona de laurel que le rodea la frente, dos grandes hojas sobresalen del Atlántico Norte.

Los fanáticos del arte renacentista notarán que este boceto evoca el famoso retrato de Botticelli de 1495 de Dante Alighieri, el autor medieval de La Divina Comedia. En esta piedra angular de la literatura italiana, Dante describe su mítico viaje por el infierno, el purgatorio y el paraíso, guiado primero por la sombra del poeta romano Virgilio y luego por el fantasma de Beatrice Portinari, la niña que Dante amaba en la infancia pero nunca se casó. Entre otras cosas, La Divina Comedia es una alegoría del sufrimiento y la redención cristianos, una historia de amor romántico, un relato velado del exilio político de Dante de su amada Florencia y un manifiesto cultural que estableció la lengua italiana como una alternativa literaria legítima al latín. No hay referencias obvias a Islandia en La Divina Comedia, un poema épico de más de 14.000 líneas cuyo manuscrito original nunca se ha encontrado, ni en ninguna de las otras obras de Dante. En ninguna parte de los diversos relatos de la vida de Dante se menciona que alguna vez visitó Islandia. ¿Por qué estamos aquí?

Estamos aquí porque Gianazza ha pasado la última década tratando de probar su teoría de que La Divina Comedia no es una historia mítica sobre el más allá, sino más bien un relato fáctico, aunque codificado, de un viaje secreto a Islandia que Dante hizo a principios del siglo XIII. ¿Por qué Dante iba desde el exilio en la soleada Rávena hasta una isla fría y brumosa poblada por granjeros escandinavos y su ganado, y no se lo contaba a nadie? Gianazza cree que Dante estaba siguiendo los pasos de los guerreros cristianos medievales llamados los Caballeros Templarios. Plantea la hipótesis de que estos caballeros habían visitado Islandia un siglo antes con un tesoro secreto que ocultaban en una cámara subterránea en el desfiladero de J & oumlkulfall.

Los Templarios eligieron Islandia como su escondite, cree Gianazza, porque era uno de los lugares más distantes y oscuros conocidos por los europeos medievales, quienes a veces lo identificaban con la Ultima Thule congelada y semimítica de la geografía clásica. Los Templarios calcularon las coordenadas exactas de la cámara e identificaron puntos de referencia para orientar a los futuros visitantes. Años más tarde, Dante adquirió el conocimiento secreto, hizo una peregrinación al sitio y luego codificó las direcciones en su gran epopeya para que las generaciones futuras pudieran seguir sus pasos. Como Dante antes que él, Gianazza está buscando lo que algunos podrían llamar el Santo Grial, un término que evita. Habiendo descifrado el código de Dante, espera encontrar los primeros textos cristianos y tal vez incluso el manuscrito original perdido de La Divina Comedia, todos sellados con plomo para protegerlos del clima húmedo de Islandia. Gianazza lanzó su búsqueda varios años antes de que Dan Brown publicara El codigo Da Vinci, pero de alguna manera es una versión más cautelosa y real del simbólogo Robert Langdon, el héroe del thriller más vendido de Brown.

Hasta que llegó Gianazza, Islandia nunca había aparecido en las diversas leyendas sobre los Templarios y el Grial. Pero en muchos sentidos es el escenario perfecto para su inesperada búsqueda. La extrañeza es un hecho cotidiano en esta pequeña isla sísmicamente activa cerca del Círculo Polar Ártico. Puede escucharlo en la música pop sobrenatural de Bj & oumlrk y Sigur R & oacutes y verlo en el extraño paisaje de campos de lava y pastos de ovejas salpicados de géiseres y volcanes activos. Las sagas medievales islandesas relatan las aventuras de personajes históricos que parecen bastante prosaicos hasta que lees sobre sus antepasados ​​trol y sus sueños proféticos. Muchos islandeses modernos descienden de las antiguas familias de la saga. Y a pesar de que viven en un estado de bienestar escandinavo bullicioso y económicamente vibrante, muchos de ellos creen que los elfos y otras criaturas mágicas viven entre ellos, según encuestas recientes. Se sabe que el departamento de carreteras enruta nuevas carreteras alrededor de rocas que se cree que son residencias élficas. En este contexto, no hay nada particularmente sorprendente en la idea de que una banda de caballeros medievales haya enterrado algo importante en el desfiladero de J & oumlkulfall.

Gianazza trabajó para IBM en Italia durante la primera parte de su carrera y luego dirigió una exitosa empresa de arrendamiento de computadoras en Milán. Monza, donde él y su esposa viven ahora, es una ciudad conocida principalmente por su circuito de Fórmula Uno. Sus dos hijos adultos viven cerca, en Milán. Después de vender su negocio en 1997, Gianazza se encontró con tiempo y dinero en sus manos. Siempre interesado en los acertijos matemáticos, comenzó su investigación cuando leyó un libro de historia del arte que especulaba sobre posibles códigos secretos en la pintura de Botticelli de 1492. Alegoría de la primavera. Después de estudiar la pintura, decidió que las manos levantadas de las figuras danzantes en la pintura estaban ordenadas en un código que correspondía a las posiciones de los planetas en una fecha particular: 14 de marzo de 1319. También notó que otras pinturas de Botticelli contenían referencias. a Dante y La Divina Comedia, al igual que obras contemporáneas de Leonardo (incluida la Mona Lisa) y posteriores de Rafael. Intrigado, Gianazza se sumergió en un estudio detallado de La Divina Comedia y concluyó que una referencia astronómica al equinoccio de primavera en el canto de apertura correspondía a la misma fecha que había deducido de los bailarines de Botticelli.

Gianazza no es la primera persona en participar en especulaciones conspirativas sobre los Templarios, aunque la conexión con Islandia es ciertamente una variación creativa del tema. Los Pobres Compañeros de Soldado de Cristo y del Templo de Salomón, comúnmente conocidos como los Caballeros Templarios, eran una orden militar fundada alrededor de 1119 para proteger a los peregrinos cristianos contra las depredaciones musulmanas durante el largo y peligroso viaje desde Europa a Tierra Santa. Durante los dos siglos siguientes, los Templarios se convirtieron en un ejército permanente de caballeros feroces y bien armados que a menudo formaban la vanguardia de los diversos ejércitos cruzados que lucharon por conquistar Jerusalén. Debido a que los Templarios eran una organización benéfica popular en la Europa medieval, acumularon propiedades y riquezas sustanciales. También desarrollaron una red financiera para los peregrinos que funcionaban como cajeros automáticos: los activos depositados en las oficinas de Templar en Europa se podían utilizar como crédito de la red Templar en el Medio Oriente.

Hace setecientos años, la orden templaria fue brutalmente reprimida por el rey Felipe IV de Francia, quien, no por casualidad, debía mucho dinero a los templarios. Las teorías de la conspiración templaria han circulado desde entonces. Según el más popular, los Templarios habían traído reliquias sagradas a Europa desde su sede en el Monte del Templo en Jerusalén, incluido el Arca de la Alianza y quizás incluso el Santo Grial. La existencia de estas reliquias de alguna manera amenazó a los papas católicos y sus aliados reales, quienes finalmente tildaron a los templarios de herejes. Después de que la orden fue disuelta y sus líderes quemados en la hoguera, los Templarios sobrevivientes se llevaron su secreto a la clandestinidad. Debido a que el secreto era peligroso, nunca se anunció ni se publicó. En cambio, fue transmitido furtivamente de generación en generación, de caballero en caballero y finalmente a Dante, que era & mdash, por lo que Gianazza cree & mdash, un templario secreto. Después de Dante, el conocimiento pasó a pintores del Renacimiento como Botticelli, Leonardo da Vinci y Rafael, quienes lo pintaron en sus lienzos.

Y ahora le toca a Gianazza decodificar el mensaje y encontrar el secreto oculto al que se refiere.

La primera mañana de la expedición, los italianos llegaron tarde a desayunar. Habían conducido toda la noche desde Reykjav & iacutek, después de un vuelo épico desde Milán que se desvió a Glasgow y Londres, donde pasaron la noche y se vieron obligados a pagar una segunda tarifa por exceso de equipaje por todo su equipo. Gianazza sonrió levemente cuando bromeé diciendo que el Vaticano podría haber tenido algo que ver en sus contratiempos, pero pronto se puso manos a la obra.

"He demostrado matemáticamente que el lugar es el adecuado", dijo, señalando con fluidez a sus siete colegas voluntarios, todos con sus parkas rojas del equipo y reunidos alrededor de una mesa en el comedor de un albergue de montaña. (No les pagaron, pero Gianazza cubrió sus gastos). Los exploradores italianos incluían a Pio Romano Grasso, un amigo devoto de Gianazza que trabajaba con él en IBM y ahora es dueño de Key Value Real Estate, la compañía inmobiliaria italiana que copatrocinó la expedición Mario Ferguglia, un geólogo de Turín y Domenico Frontera, un joven apuesto y atlético que era el miembro más joven de la expedición en al menos tres décadas y había llegado a hacer cualquier trabajo pesado que pudiera ser necesario. "Me gusta mucho Dante Alighieri", respondió Frontera cuando le pregunté por qué se había unido a la expedición. Sus padres, que dirigen una pequeña empresa que fabrica cremas medicinales para la piel, son amigos de Gianazza y su esposa. Frontera leyó el libro de 2006 de Gianazza I Custodi del Messaggio ("Guardianes del Mensaje") hace unos años, se sintió intrigado y pidió unirse al equipo. Los miembros islandeses incluían a Thorarinn Thorarinsson, un arquitecto y urbanista jubilado que estudia la historia medieval de la isla como pasatiempo, y otros tres hombres que ayudaron con la conducción y la logística. Todos escucharon atentamente mientras Gianazza hablaba.

"Dante se refiere al Pez, y nosotros hemos encontrado al Pez. Él se refiere al Águila, y nosotros hemos encontrado al Águila. Se refiere a la Puerta del Paraíso. ¡Estamos buscando la Puerta del Paraíso!" Todos asintieron. "Ahora debemos medir la distancia desde el ojo del Águila hasta el Trono", continuó Gianazza. "Debe ser de 100 a 100,5 codos romanos. Si la distancia es la correcta, debemos cavar en el pequeño lugar".

Con eso, todos nos subimos a enormes jeeps islandeses, SUV modificados con suspensiones elevadas y neumáticos de gran tamaño que pueden sortear el desafiante terreno de las tierras altas. Aparcamos en la Piedra del Pez, que definitivamente se veía a pescado y aparentemente correspondía a un acróstico al revés para la palabra italiana pesce (pescado), formado por las letras iniciales de cinco líneas en la sección climática Paradiso de la Comedia. Con el escáner de radar y otro equipo, caminamos por la pared occidental del desfiladero a través de un sendero empinado frecuentado por ovejas.

Nunca ha aparecido ninguna evidencia de las diversas leyendas templarias, razón por la cual los eruditos las ven como tales: fábulas populares que aún florecen en los rincones oscuros de Internet y en ficciones taquilleras como En busca del arca perdida, Péndulo de Foucault, y El codigo Da Vinci. Gianazza se suscribe a una versión más intelectual pero no menos conspirativa de la vieja historia sobre los Templarios y el Grial. En su libro sostiene que el Grial no era un cáliz físico sino más bien "un núcleo primitivo del mensaje de Cristo, un 'cuerpo' doctrinal original transmitido en secreto a lo largo de los siglos". Más recientemente, ha especulado que este "núcleo primitivo" podría haber sido una colección de enseñanzas esotéricas de los primeros años del cristianismo, antes de que el emperador romano Constantino promulgara la primera versión ortodoxa de la fe.

Fue entonces cuando comenzó el problema, en opinión de Gianazza. En los siglos posteriores a la muerte de Constantino, la Iglesia Católica adquirió la autoridad exclusiva para distinguir la verdad de la herejía. Los Templarios fueron eliminados porque de alguna manera habían aprendido la verdad sobre el cristianismo primitivo, una verdad que amenazaba la primacía de los papas medievales. Aunque Gianazza fue criado como católico, no practica ninguna religión y expresa poco interés en lo sobrenatural. También es reacio a especular sobre la naturaleza exacta del secreto enterrado. "Dante quiere dar a las generaciones futuras la verdad de nuestra historia", me dijo. "Si lo hubiera dicho directamente, lo habrían ejecutado, y La Divina Comedia habría sido destruido. Pero no hablo de eso. Yo digo: 'Quiero ir a Islandia, encontrar los documentos antiguos y leer'. "

Aplicando una técnica numerológica arcana que implica traducir números de línea y referencias textuales en coordenadas de mapas, Gianazza se convenció de que el Anfiteatro de los Benditos, donde Dante encuentra a Beatriz sentada en un trono en el Paraíso al final del Comedia, debe referirse a una ubicación física. Basado en las coordenadas de latitud y longitud que había inferido del texto de Dante, decidió que el lugar debía ser Islandia. Supuso que Dante debía haber visitado Islandia en 1319, dos años antes de la muerte del poeta, a la edad de 56 años. Cuando Gianazza visitó Islandia por primera vez hace una década, navegó hasta las coordenadas ocultas del mapa de Dante y encontró un anfiteatro natural en la garganta de J & oumlkulfall. , con una roca en forma de trono en su centro.

En ese viaje también conoció a Thorarinsson y le preguntó si había alguna evidencia de que los templarios hubieran visitado Islandia en el año 1217, como predijo su teoría. Bingo: Según Thorarinsson, una de las crónicas islandesas medievales contiene una referencia críptica a 80 caballeros uniformados del este que se presentaron en el Althing de 1217, o parlamento, en Thingvellir, donde los jefes de la isla y sus seguidores se reunían cada año para aprobar leyes. y resolver disputas. Thorarinsson se unió rápidamente a la expedición. Desde entonces, Gianazza ha realizado ocho viajes al desfiladero, con la esperanza de encontrar la cámara templaria oculta. "Me conocen como el loco italiano que viene a Islandia y hace agujeros", dijo con ironía.

Ahora, con una ráfaga de viento, los exploradores rompieron su cinta topográfica y midieron la distancia entre el ojo del Águila y el asiento inclinado del trono. Consternación: La cinta mostraba 44,75 metros, o 20 centímetros más que la medida esperada de 100,5 codos romanos, convertidos al sistema métrico. Sin embargo, el viento soplaba con rachas, lo que dificultaba obtener una lectura precisa. Esa noche, cuando el viento se calmó, Frontera y Romano regresaron al desfiladero y volvieron a medir la distancia. Esta vez fue correcto, y disfrutamos de una cena festiva de pescado islandés al horno en puré de papas, con pan de centeno y cerveza.

Para excavar en el desfiladero, Gianazza necesitaba la cooperación del gobierno local, que regula estrictamente todos los trabajos de excavación en la isla. Durante mis tres días en el desfiladero, el equipo de Gianazza fue supervisado por un arqueólogo local llamado Bjarni Einarsson, un serio especialista medieval de cincuenta y tantos años que pasa la mayor parte de su tiempo excavando granjas vikingas alrededor de la isla. Varias pasadas con el escáner de tierra revelaron una plataforma de roca subterránea aproximadamente a la mitad de la pendiente empinada que conduce desde Eagle's Eye hasta el río, por lo que Gianazza le pidió a Einarsson que cavara una zanja de prueba en ese lugar. Con un cigarro apretado entre los dientes, Einarsson comenzó cortando cuadrados de césped con una pala y pasándoselos con cuidado a Frontera, quien apiló los turves en una pila cercana. Luego, Einarsson cavó una zanja de unos seis pies de largo, dos pies de ancho y tres pies de profundidad.

Se detenía con frecuencia para sondear el suelo con una paleta pequeña, en busca de motas de ceniza volcánica, o tefra, que pudieran indicar la última vez que se había alterado el suelo. Einarsson concluyó rápidamente que el suelo había estado intacto durante al menos mil años, descartándolo como un posible sitio para la cámara templaria. Entonces todos nos pusimos manos a la obra para rellenar la zanja con piedras. Mientras caminaba con dificultad de un lado a otro, juntando montones de rocas volcánicas irregulares y arrojándolas a la trinchera, pensé en el argumento de John Maynard Keynes de que los gobiernos deberían luchar contra las recesiones gastando dinero, incluso si eso significa pagar a los hombres para que caven agujeros y los llenen de nuevo. de nuevo. Cuando la trinchera estuvo finalmente llena, Einarsson volvió a colocar suavemente los turves, en sus posiciones originales. En unos meses volverían a crecer juntos y habría pocas señales de que alguien hubiera excavado allí.

En la cena, Einarsson y un colega de la oficina de antigüedades de Islandia escucharon cortésmente mientras Gianazza pronunciaba un apasionado discurso de financiación estatal para apoyar su investigación. Gianazza ha financiado la mayor parte de los costos de la expedición durante la última década, con la ayuda de sus amigos. Un año recibió una gran subvención de un instituto de investigación geológica en Italia que estaba interesado en sus esfuerzos para mapear y fechar los estratos volcánicos debajo del desfiladero. La subvención le permitió alquilar un helicóptero y realizar un reconocimiento aéreo del desfiladero. Pero ese dinero se acabó hace mucho, y cada expedición le cuesta a Gianazza alrededor de $ 15,000. No ha trabajado desde que vendió su negocio de computadoras hace más de una década. Aunque posee una propiedad de alquiler en Monza, dice que se le está acabando el dinero.

"Ni siquiera puedo permitirme comprar un coche para mi hijo", dijo con amargura. "Necesito apoyo institucional". Argumentó que el gobierno islandés debería financiar la investigación porque podría desenterrar valiosos artefactos que pertenecerían a Islandia. "Bill Gates compró uno de los cuadernos de Leonardo" y mdash el Codex Leicester & mdash "por $ 30 millones", dijo. "Nadie sabe dónde está el manuscrito original de La Divina Comedia es. El valor de estos documentos antiguos es enorme, tanto cultural como monetariamente ".

Gianazza y su equipo permanecieron en las tierras altas durante dos días más y cavaron una zanja adicional, que también resultó infructuosa. Esto me pareció apropiado, dadas las extrañas circunstancias de la vida futura de Dante Alighieri. En los siglos posteriores a su muerte, la fama literaria de Dante se extendió y, finalmente, los florentinos lamentaron su decisión de exiliarlo. A principios del siglo XIX construyeron una gran tumba para sus restos en la Basílica de Santa Croce, coronada por una estatua del poeta sentado malhumorado en su sarcófago, barbilla en mano. Esa tumba permanece vacía hasta el día de hoy, porque las autoridades de Rávena nunca han acordado devolver los restos de Dante a Florencia. Pensé en su tumba vacía mientras observaba al equipo de Gianazza cavar agujeros vacíos en el costado de la garganta de J & oumlkulfall, generalmente con una lluvia ligera.

Gianazza no sabe si volverá a Islandia el próximo año. Parece cansado de buscar con un presupuesto ajustado, y puede que no sea el único que se sienta así. Cuando le pregunté cómo veía la signora Gianazza la búsqueda de su marido durante una década de la cámara de los Templarios, respondió con un elocuente encogimiento de hombros italiano. Preferiría, dice, quedarse en Monza y continuar con su investigación sobre Dante mientras el gobierno islandés paga a arqueólogos profesionales como Einarsson para que realicen la excavación.

Eso podría ser una posibilidad remota. Al final de la semana seguí el camión de Einarsson en el descenso desde las tierras altas hacia Reykjav & iacutek. Dejar el desfiladero fue como despertar de un sueño. Nos detuvimos en un café al borde de la carretera cerca de Thingvellir, el sitio del parlamento donde supuestamente aparecieron los 80 caballeros templarios en 1217. Con capuchino y pastel de zanahoria en una soleada terraza al aire libre, le pregunté a Einarsson qué pensaba de las teorías de Gianazza. Dio una calada a su puro y luego se encogió de hombros. "Es una historia muy hermosa", dijo.


Dante digital

Paradiso El 11 comienza con un apóstrofe a las preocupaciones sin sentido de los mortales de las que ahora se ha liberado a Dante. En el apóstrofe, Dante enumera las preocupaciones sin sentido que se apoderan de las almas de los hombres:

Este pasaje enumera todas las formas de logro profesional a las que un hombre podría entonces aspirar (una lista que ha cambiado notablemente poco, lo que ha cambiado es la pertenencia a la casta de aspirantes): la ley, la medicina, el sacerdocio, el gobierno, los negocios y la política. La lista se enmarca negativamente desde el principio, al colocarse bajo la rúbrica “insensata cura de’ mortali ”(cuidados insensatos de los mortales). Además, un giro negativo entra en el catálogo de profesiones cuando llegamos a la palabra “rubare” (saquear) en el versículo 7 y continúa en los dos versículos siguientes, que describen las delicias de la carne y la indolencia.

No obstante, a pesar del encuadre negativo, la apertura de Paradiso 11, de hecho, proporciona un resumen de las diversas profesiones disponibles para la élite masculina educada de la época de Dante. De esta manera, el poeta ofrece un fascinante contraste con Paradiso 8, donde el logro profesional se ve no negativamente, como un cuidado mortal del que liberarse, sino positivamente, como el pegamento de la vida de la polis. En Paradiso 8 el contexto es aristotélico, y Carlo Martello se refiere explícitamente a Aristóteles Política. "¿Sería peor para el hombre en la tierra si no fuera ciudadano?" en Paradiso 8.115-16 es una pregunta que se remonta a Aristóteles, Política I.1.2: “homo natura civile animal est” (“El hombre es por naturaleza un animal social”). En Paradiso 8, la pregunta que sigue es: ¿puede el hombre ser ciudadano si no existen diferentes formas de vivir en sociedad, requiriendo diferentes talentos y deberes? La respuesta es que necesitamos diferencia en el ámbito social, y por eso los hombres nacen con diferentes disposiciones y talentos:

Paradiso 8 ofrece una celebración de diferentes tipos de logros profesionales, mientras Paradiso 11 ve las mismas aspiraciones profesionales como preocupaciones onerosas y celebra la liberación del peregrino de todos esos cuidados. Sin embargo, hay una aspiración de que Paradiso 11 verán con bondad, y esa es la aspiración de vivir una vida de pobreza militante al modo de San Francisco de Asís. A esa aspiración ya ese estilo de vida transita ahora este canto, en forma de homenaje hagiográfico a San Francisco ya su “matrimonio” con la Señora Pobreza. La metáfora de Francisco como el novio de la Pobreza, su esposa, gobierna la historia de su vida, como lo cuenta Dante en Paradiso 11.

El relato de la vida de San Francisco es parte del quiasmo narrativo general que gobierna el cielo del sol, como en el siguiente cuadro:

Paradiso 11 ofrece un gran homenaje a San Francisco, amante de la pobreza y fundador de la orden franciscana, mientras Paradiso 12 ofrece un gran homenaje a Santo Domingo, erudito guerrero y fundador de la orden dominica. Ni Francisco ni Domingo están presentes en el cielo del sol. Más bien, dos miembros renombrados y ejemplares de las órdenes que fundaron, Santo Tomás el Dominico y San Buenaventura el Franciscano, están presentes y cada uno habla al peregrino. De la manera quiástica que es típica del discurso circularizado de este cielo, Santo Tomás el Dominicano celebrará la vida de San Francisco y condenará la degeneración de los dominicos (en Paradiso 11), y San Buenaventura el Franciscano celebrará la vida de Santo Domingo y condenará la fractura de los franciscanos (en Paradiso 12).

La "trama" avanza, como es típico en Paradiso, a través de la articulación de las incertidumbres o "dudas" del peregrino ("dubbio" en italiano). La hiper-alfabetización de este cielo, como se discutió en el Capítulo 9 de La comedia indivina, es evidente a partir de la presentación de Santo Tomás de las preguntas del peregrino en forma de citas textuales de su propio discurso anterior (de Tomás) como se registra en Paradiso 10.

De Dante Dubbi toman la forma de confusión sobre dos declaraciones oscuras del discurso anterior de Santo Tomás. La primera pregunta se refiere al significado de la frase críptica "U’ ben s’impingua "(donde engordan bien) de Paradiso 10.96, aquí repetido literalmente en Paradiso 11.25. La segunda pregunta se refiere al significado de "Non surse il secondo" (Nunca subió un segundo) de Paradiso 10.114:

El segundo dubbio como se expresó anteriormente, “Non nacque il secondo” (Nunca nació un segundo [Par. 11.26]), es una ligera variación de Paradiso 10.114, donde encontramos “surse” en lugar de “nacque”: “a veder tanto non surse il secondo” (un segundo nunca se levantó con tanta visión). El segundo dubbio no se abordará hasta Paradiso 13, así que lo dejaremos a un lado y abordaremos "U’ ben s’impingua "(donde engordan bien).

Las respuestas del Paradiso con frecuencia van bastante lejos en la prehistoria antes de enfocarse en la pregunta objetivo. En este caso la respuesta a la primera dubbio toma la forma de una historia de las dos grandes órdenes fundadas en el siglo XIII, los franciscanos y los dominicos. Debemos tener en cuenta que, cuando Dante escribe, estas dos órdenes son todavía nuevas entre las grandes órdenes religiosas: la orden franciscana fue fundada en 1209, año en el que San Francisco obtuvo del Papa Inocencio III una aprobación tácita de su gobierno el La Orden de Predicadores (también conocida como la orden dominicana) fue aprobada en 1216.

Las dos grandes órdenes mendicantes, fundadas reciente y contemporáneamente, fueron importantes rivales en el tejido de la vida urbana en la época de Dante. Pensamos en Florencia: a un lado del Duomo está Santa Maria Novella, la iglesia de los dominicos, y al otro lado está la Santa Croce, la iglesia de los franciscanos. El cielo del sol ofrece un testimonio de la importancia de estos órdenes en términos culturales, una importancia que hace que Dante responda extensamente a sus historias. Santo Tomás explica que Dios ordenó a dos santos para apoyar a su iglesia. Al abordar el tema de la igualdad de estos dos santos, S.Tomás dice que hablará de Francisco, entendiendo, sin embargo, que alabar a uno de los dos grandes santos equivale a alabar a ambos:

Capítulo 9 de La comedia indivina analiza los temas metanarrativos de este cielo, que se dedican a problematizar la narrativa y el lenguaje: los canti de este cielo exploran la imposibilidad del tropo “hablar de uno es hablar de ambos”. Debido a la temporalidad ineludible de la narrativa, no es posible hablar de los dos santos simultáneamente o en el mismo idioma, deben ser elogiados secuencialmente y en un idioma diferente. Dante asigna tropos retóricos en la vida de Francisco y la vida de Domingo de acuerdo con un complejo sistema compensatorio de "frenos y contrapesos":

Si la perífrasis geográfica que presenta el lugar de nacimiento de Francisco apunta hacia el este, "Orïente", la perífrasis de Domingo apunta hacia el oeste si hay un juego de palabras etimológico con respecto a Asís en el canto 11, el canto 12 se refiere a las etimologías de los nombres de Domingo, su padre y su madre si El lugar de nacimiento de Francisco es un sol naciente, un "orto" (11.55), Domingo es el cultivador del jardín de Cristo, el "orto" de Cristo (12.72, 104). Este mismo principio de equilibrio informa las metáforas que gobiernan la vite : si Francisco es retratado principalmente como un amante y un esposo, y si pensamos en su vida en términos del matrimonio místico con la pobreza, sin embargo, el bautismo de Domingo se caracteriza como un desposorio de fe y él es “l & # 8217amoroso drudo / de la fede cristiana ”(“ el amante amoroso de la fe cristiana ”[12.55-56]) si la vida de Francisco se inspira en la de Cristo, sin embargo, la primera triple rima del poema sobre“ Cristo ”pertenece a la vida de Domingo (12.71, 73, 75) . Al escribir la vida de Domingo, Dante parece haber tenido la intención de recoger los componentes retóricos y metafóricos de la vida de Francisco: si Francisco es un “archimandrita” (11,99), un príncipe de pastores en una locución griega eclesiástica, Domingo es no sólo “nostro patrïarca” (11.121), término que muestra la misma procedencia lingüística, sino también un “pastor” (11.131), cuyas ovejas se desvían del redil. Aunque pensamos en Domingo como el más militar y en Francisco como el más amoroso, de hecho Francisco es un campione así como Domingo, y Domingo es un amante al igual que Francisco. Incluso las imágenes agrícolas de Domingo como el guardián de la viña de Cristo y como un torrente enviado para arrancar las malas hierbas heréticas son anticipadas por el regreso de Francisco “al frutto de l'italica erba” (a la cosecha de los campos italianos [11.105]) y repetido en la imagen de los franciscanos como cizaña que será excluida de la papelera. (La comedia indivina, pag. 199)

A continuación se muestra un cuadro que desglosa los elogios a Francisco y a Domingo (este cuadro es la p. 217 de La comedia indivina), mostrando cuán cuidadosamente Dante orquesta el equilibrio retórico de los dos santos. También hay dos contornos del cielo del sol, que muestran la compleja interacción de estos elementos: las presentaciones de los dos círculos de almas, las preguntas del peregrino y las respuestas, las hagiografías seguidas de las críticas.

La vida de San Francisco analiza los principales hitos de la vida del santo, destacando siempre su apasionada historia de amor con Lady Poverty. La hagiografía de Francisco va seguida de una coda sobre la decadencia de la orden dominica, que finalmente se dirigirá directamente a los peregrinos dubbio ("U’ ben s’impingua "en Par. 10,96 y Par. 11,25). La respuesta a la incertidumbre de Dante: los dominicanos solían "engordar" cuando eran buenas ovejas, antes de que comenzaran a extraviarse.


Dante digital

Ahora que hemos sido "congiunti con la prima stella" (Par. 2.30) y estamos en el cielo de la luna, estamos listos para experimentar nuestro primer encuentro con un alma bendita. En este canto Dante se encontrará con Piccarda Donati. Es la hermana de Forese Donati, la vieja amiga de Florencia con quien Dante tuvo una interacción nostálgica en la terraza de la glotonería del Purgatorio.

Forese murió en 1296. Para Piccarda tenemos información menos precisa. Nació a mediados del siglo XIII y murió a finales del siglo XIII. La intimidad de Dante con Forese es tal que, cuando se encuentra con Forese en la terraza de la gula en el Purgatorio, le pregunta a su amigo por el paradero de su hermana:

Piccarda es "ya en triunfo en el alto Olimpo ”(Purg. 24.15) porque, como su hermano Forese, su muerte es muy reciente. Su posición como alma bendita en el Paraíso presagia un ascenso muy rápido a la montaña del Purgatorio.

A pesar de su rápido ascenso a través del Purgatorio, la ubicación de Piccarda en el Paraíso parece (literalmente) inferior. Parece haber cielos más bajos y más altos en el Paraíso, cielos que, por lo tanto, están más lejos y más cerca de Dios, y nos encontramos con Piccarda en el cielo más bajo (también el cielo más lento, porque los cielos se mueven más rápidamente a medida que se acercan a Dios y a Dios). el Empíreo). Parece indiscutiblemente el caso de que si uno está en "la spera più tarda" (la esfera más lenta [Par. 3.51]), como Piccarda describe su hogar, uno está en la propiedad celestial menos valiosa.

Beatrice le explica al peregrino que estas almas están "relegadas" aquí - una fuerte elección de verbo que no hace nada para minimizar nuestro sentido en desarrollo de un orden inferior de bienaventuranza - debido a votos incumplidos:

El verbo relegar se define en el Hoepli Dizionario así: “Obbligare qualcuno ad allontanarsi dal luogo dove abitualmente vive per andare in un altro luogo lontano e sgradito esiliare, confinare” (obligar a alguien a alejarse de su lugar habitual a un lugar lejano y poco atractivo para el exilio).

Aprenderemos en Paradiso 9 que los tres primeros cielos están ensombrecidos por la tierra, y el resultado es que las almas de estos cielos se caracterizan negativamente: los que no cumplieron sus votos (luna), los que vivieron con demasiada ambición terrenal (Mercurio), y aquellos con una inclinación demasiado grande hacia eros (Venus).

El lenguaje de Piccarda enfatiza su humildad, lo que llevó a Dante-peregrino a hacer una pregunta ingenua pero de suma importancia. Es una pregunta importante porque reenfoca la paradoja del Uno y los Muchos que gobierna el Paradiso, como se articula en su apertura terzina: la gloria del motor de todas las cosas penetra en un “Uni-verso” que es por definición Uno y, sin embargo, esa gloria penetra diferencialmente, “in una parte più e meno altrove” (en una parte más y en otra menos [Par. 1.3]).

Así que ahora Dante-peregrino le pregunta a Piccarda si siente infelicidad por estar tan lejos de Dios, en lo más bajo de los cielos. ¿Quiere un lugar más alto donde pueda ver más? ¿Y dónde podría ser más "amiga" de Dios? La simplicidad infantil del lenguaje del peregrino solo se suma a la potencia de la pregunta, una pregunta que saca a la superficie toda nuestra preocupación tácita por la continuación de la injusticia en el ámbito de la justicia misma.

La ambivalencia acerca de la posición de uno en una jerarquía es una característica de la naturaleza humana y, en consecuencia, es una característica de las discusiones sobre el Paraíso. El poeta del inglés medio Perla muestra su preocupación por el rango en el cielo en su uso recurrente de los adverbios “más” y “menos”, que recuerda a los “più” y “meno” de Dante: “Entonces, cuanto menos, más remuneración, / Y siempre iguales, menos, más ”(10.5)“ 'De más y menos', respondió ella directamente, / 'En el Reino de Dios, ningún riesgo existe' ”(11.1 trad. Marie Borroff, Perla [Nueva York: Norton, 1977]).

Dante plantea explícitamente el tema de la envidia entre los santos del Paraíso en su tratado filosófico. Convivio, explicando que no hay envidia porque cada alma alcanza el límite de su bienaventuranza personal: “E questa è la ragione per che li Santi non hanno tra loro invidia, però che ciascuno aggiugne lo fine del suo desiderio, lo quale desiderio è colla bontà della natura misurato ”(Esta es la razón por la que los santos no se envidian unos a otros, porque cada uno alcanza el fin de su deseo, que es proporcional a la naturaleza de su bondad [Conv. 3.15.10]). Las imaginaciones modernas del cielo, según Carol Zaleski, han eliminado el problema: “Sin embargo, para muchas personas de nuestros días, la pluralidad de los cielos parece haber perdido por fin su razón de ser, la noción misma de clasificar las almas ofende los instintos democráticos” (Viajes de otros mundos, 60 ver Lectura coordinada).

Si hoy en día “la misma noción de jerarquizar las almas ofende los instintos democráticos”, cabe señalar que Dante plantea su pregunta a Piccarda precisamente como una forma de dramatizar la posibilidad de ofenderse por la clasificación de las almas de menor a mayor. La pregunta del peregrino le da a Piccarda la oportunidad de explicar que el cielo es un lugar donde el deseo de uno siempre se satisface, donde el deseo no puede exceder la medida de lo que uno tiene, y donde siempre está alineado con la voluntad del poder trascendente. En otras palabras, las almas del Paraíso están completamente felices con la gracia que se les concede:

Dante-poet escribe este diálogo como un modelo de ambivalencia, en el sentido etimológico de permitir que dos posiciones diferentes se materialicen y reciban igual valor. Está tratando de dramatizar las dos puntas de su paradoja como se delinean en Paradiso 1.1-3: la diferencia irreductible de las almas - el hecho de que son "vere sustanze" (sustancias verdaderas) como dice Piccarda en Paradiso 3.29 - sólo se puede expresar a través de la jerarquía y, sin embargo, el concepto de jerarquía está en aparente contradicción con los conceptos de unidad y similitud.

Esta contradicción se expresa con fuerza en el resumen del narrador de lo que aprendió de Piccarda, donde el latinismo crudo "etsi" - "aunque" - pivota la sintaxis y el pensamiento de la unidad a la diferencia:

En La comedia indivina Comento lo anterior terzina por lo tanto:

En todas partes del cielo está el paraíso, es decir, todos los lugares celestiales son igualmente buenos; sin embargo, al mismo tiempo, la gracia no se distribuye por igual. Esta es una noción que podemos aceptar solo si dejamos de pensar en términos de espacio, de lo contrario, nos encontramos con el problema de que todos los bienes raíces celestiales se valoran por igual a pesar de no recibir los mismos bienes y servicios. Además, si la gracia no se distribuye d’un modo (una frase que se duplica en el Paradiso por igualmente), entonces debe ser distribuido forzosamente più e meno. Y así volvemos a la paradoja del ParadisoEl primer terceto, que Dante no tanto intenta resolver como someter a escrutinio, examinándolo primero desde una perspectiva y luego desde otra. Dado que el problema del uno y de los muchos no es uno que Dante pueda, de hecho, "resolver", podemos notar, no obstante, que nuestro poeta parece deleitarse más con él que querer cubrirlo. (pág. 183)

La última parte de Paradiso 3 contiene la conmovedora historia de Piccarda de haber sido secuestrada violentamente del claustro por los hombres de su hermano Corso Donati. Por tanto, su historia no es una historia de simple violencia, sino de violencia política florentina. Corso era el líder de la facción política de Neri (la facción que exilió a Dante) que quería darle a su hermana en matrimonio dinástico para promover su búsqueda de alianza y poder político. Piccarda también presenta a la emperatriz Costanza, madre de Federico II, quien como ella se había unido a la orden de Santa Chiara pero se vio obligada a partir por una vocación dinástica aún mayor.

Hay mucho en esta historia que se hace eco de la historia de Francesca, especialmente en que ambas mujeres experimentaron el destino típico de las mujeres de clase alta: se convirtieron en peones en los matrimonios dinásticos. Francesca cometió adulterio con el hermano de su marido y su matrimonio terminó en uxoricidio, al igual que el matrimonio de Pia dei Tolomei en Purgatorio 5. Observamos el tema común aquí, y sentimos el interés de Dante en denunciar la injusticia del matrimonio dinástico y las muchas formas en que la práctica victimiza a las mujeres. Sobre este tema, vea mi ensayo "Dante Alighieri" en Mujeres y género en la Europa medieval: una enciclopedia, citado en Lectura coordinada.

Piccarda se refiere al "dulce claustro" del que fue secuestrada por hombres violentos: "Uomini poi, a mal più ch'a bene usi, / fuor mi rapiron de la dolce chiostra" (Entonces los hombres estaban más acostumbrados a la malicia que al bien yo - violentamente - desde mi dulce claustro [Par. 3.106-7]). Su lenguaje no es una anomalía cultural que los historiadores nos enseñan que el claustro era para muchas mujeres de clase alta una alternativa deseable al matrimonio.

Piccarda describe que se vio obligada, obligada contra su voluntad, a abandonar el claustro. La compulsión que experimentó será un tema principal del próximo canto.

Lectura coordinada

Cita recomendada

Barolini, Teodolinda. "Paradiso 3: Celestial Real Estate ". Comentario Baroliniano, Digital Dante. Nueva York, NY: Bibliotecas de la Universidad de Columbia, 2014. https://digitaldante.columbia.edu/dante/divine-comedy/paradiso/paradiso-3/
& lt número de párrafo & gt

1 Quel sol che pria d’amor mi scaldò ’l petto,
2 di bella verità m’avea scoverto,
3 provando e riprovando, il dolce aspetto

4 e io, per confessar corretto e certo
5 me stesso, tanto quanto si convenne
6 leva ’il capo a proferer più erto

7 ma visïone apparve che ritenne
8 a sé me tanto stretchto, per vedersi,
9 che di mia confession non mi sovvenne.

10 Quali per vetri trasparenti e tersi,
11 sobre por acque nitide e tranquille,
12 non sì profonde che i fondi sien persi,

13 tornan d'i nostri visi le postille
14 debili sì, che perla in bianca fronte
15 non vien men forte a le nostre pupille

16 tali vid ’io più facce a parlar pronte
17 per ch'io dentro a l'error contrario corsi
18 a quel ch’accese amor tra l’omo e ’l fonte.

19 Sùbito sì com ’io di lor m’accorsi,
20 quelle stimando specchiati sembianti,
21 por veder di cui fosser, li occhi torsi

22 e nulla vidi, e ritorsili avanti
23 dritti nel lume de la dolce guida,
24 che, sorridendo, ardea ne li occhi santi.

25 «Non ti maravigliar perch’ io sorrida »,
26 mi dise, «appresso il tuo püeril coto,
27 poi sopra ’l vero ancor lo piè non fida,

28 ma te rivolve, come suole, a vòto:
29 vere sustanze son ciò che tu vedi,
30 qui rilegate por manco di voto.

31 Però parla con esse e odi e credi
32 ché la verace luce che le appaga
33 da sé non lascia lor torcer li piedi ».

34 E io a l’ombra che parea più vaga
35 di ragionar, drizza'mi, e cominciai,
36 cuasi com ’uom cui troppa voglia smaga:

37 «O ben creato spirito, che a’ rai
38 di vita etterna la dolcezza senti
39 che, non gustata, non s’intende mai,

40 grazïoso mi fia se mi contenti
41 del nome tuo e de la vostra sorte ».
42 Ond ’ella, pronta e con occhi ridenti:

43 «La nostra carità non serra porte
44 a giusta voglia, se non come quella
45 che vuol símil a sé tutta sua corte.

46 I ’fui nel mondo vergine sorella
47 e se la mente tua ben sé riguarda,
48 non mi ti celerà l'esser più bella,

49 ma riconoscerai ch’i ’son Piccarda,
50 che, posta qui con questi altri beati,
51 beata sono en la spera più tarda.

52 Li nostri attatti, che solo infiammati
53 son nel piacer de lo Spirito Santo,
54 letizian del suo ordine formati.

55 E questa sorte che par giù cotanto,
56 però n’è data, perché fuor negletti
57 li nostri voti, e vòti en alcun canto ».

58 Ond ’io a lei:« Ne ’mirabili aspetti
59 vostri risplende non so che divino
60 che vi trasmuta da ’primi concetti:

61 però non fui a rimembrar festino
62 ma o m’aiuta ciò che tu mi dici,
63 sì che raffigurar m’è più latino.

64 Ma dimmi: voi che siete qui felici,
65 disiderate voi più alto loco
66 per più vedere e per più farvi amici? ».

67 Con quelle altr ’ombre pria sorrise un poco
68 da indi mi rispuose tanto lieta,
69 ch’arder parea d’amor nel primo foco:

70 «Frate, la nostra volontà quïeta
71 virtù di carità, che fa volerne
72 sol quel ch’avemo, e d’altro non ci asseta.

73 Se disïassimo esser più superne,
74 foran discordi li nostri disiri
75 dal voler di colui che qui ne cerne

76 che vedrai non capere in questi giri,
77 s'essere en carità è qui necesario,
78 e se la sua natura ben rimiri.

79 Anzi è formale ad esto beato esse
80 tenersi dentro a la divina voglia,
81 per ch'una fansi nostre voglie stesse

82 sì che, come noi sem di soglia in soglia
83 por questo regno, a tutto il regno piace
84 com ’a lo re che’ n suo voler ne ’nvoglia.

85 E ’n la sua volontade è nostra pace:
86 ell ’è quel mare al qual tutto si move
87 ciò ch'ella crïa o che natura face ».

88 Chiaro mi fu allor come ogne dove
89 en cielo è paradiso, etsi la grazia
90 del sommo ben d’un modo non vi piove.

91 Ma sì com ’elli avvien, s’un cibo sazia
92 e d’un altro rimane ancor la gola,
93 che quel si chere e di quel si ringrazia,

94 così fec ’io con atto e con parola,
95 por apprender da lei qual fu la tela
96 onde non trasse infino a co la spuola.

97 «Perfetta vita e alto merto inciela
98 donna più sù », mi dise,« a la cui norma
99 nel vostro mondo giù si veste e vela,

100 perché fino al morir si vegghi e dorma
101 con quello sposo ch’ogne voto accetta
102 che caritate una conformación suo piacer.

103 Dal mondo, por seguirla, giovinetta
104 fuggi'mi, e nel suo abito mi chiusi
105 e promisi la via de la sua setta.

106 Uomini poi, a mal più ch’a bene usi,
107 fuor mi rapiron de la dolce chiostra:
108 Iddio si sa qual poi mia vita fusi.

109 E quest ’altro splendor che ti si mostra
110 da la mia destra parte e che s’accende
111 di tutto il lume de la spera nostra,

112 ciò ch’io dico di me, di sé intende
113 sorella fu, e così le fu tolta
114 di capo l’ombra de le sacre bende.

115 Ma poi che pur al mondo fu rivolta
116 contra suo grado e contra buona usanza,
117 non fu dal vel del cor già mai disciolta.

118 Quest ’è la luce de la gran Costanza
119 che del secondo vento di Soave
120 generò ’l terzo e l’ultima possanza».

121 Così parlommi, e poi cominciò 'Cra,
122 Maria ’ cantando, e cantando vanio
123 come per acqua cupa cosa grave.

124 La vista mia, che tanto lei seguio
125 quanto possibil fu, poi che la perse,
126 volsesi al segno di maggior disio,

127 e a Beatrice tutta si converse
128 ma quella folgorò nel mïo sguardo
129 sì che da prima il viso non sofferse

130 e ciò mi fece a dimandar più tardo.

Ese sol que primero calentó mi pecho con amor
ahora me había revelado, refutando, probando,
el rostro dulce de la verdad, su hermosura

y yo, para declararme
corregido y convencido, levanto la cabeza
tan alto como requería mi confesionario.

Pero una nueva visión se me mostró
el agarre en el que me sujetaba era tan rápido
que no me acordé de confesar.

Así como, volviendo a través de transparente, limpio
vidrio, o por aguas tranquilas y cristalinas
(tan superficial que apenas pueden reflexionar),

la imagen reflejada de nuestros rostros se encuentra
nuestros alumnos sin mayor fuerza que esa
tiene una perla cuando se muestra en una frente blanca:

tan débil, las muchas caras que vi afiladas
para hablar así, mi error fue contrario
a lo que llevó al hombre a amar la fuente.

Tan pronto como los noté, pensando
que lo que vi eran meros reflejos,
Me di la vuelta para ver quiénes podrían ser

y no vi nada y dejé mi vista
Vuélvete a encontrar la luz de mi querido guía,
quien, mientras sonreía, brillaba en sus ojos santos.

& # 8220 No hay necesidad de preguntarse si sonrío, & # 8221
ella dijo, & # 8220 porque razonas como un niño
Tus pasos aún no descansan sobre la verdad

tu mente te desvía hacia el vacío:
lo que estás viendo son verdaderas sustancias,
colocados aquí porque sus votos no se cumplieron.

Por lo tanto, hable y escuche confiando en lo que dirán:
la luz veraz en la que encuentran su paz
no permitirá que sus pasos se desvíen. & # 8221

Luego me volví hacia la sombra que parecía más ansiosa
a hablar, y comencé como lo haría un hombre
desconcertado por un deseo demasiado intenso:

& # 8220 Oh espíritu nacido del bien, tú que sientes,
bajo los rayos de la vida eterna,
esa dulzura que no se puede conocer a menos que

se experimenta, sería gracioso
de ustedes para hacerme saber su nombre y destino. & # 8221
Ante esto, sin vacilar, con ojos sonrientes:

& # 8220Nuestra caridad nunca cerrará sus puertas
en contra de la voluntad nuestro amor es como el amor
que haría que toda Su corte fuera como Él mismo.

Dentro del mundo yo era monja, virgen
y si tu mente atiende y recuerda,
mi mayor belleza aquí no me ocultará,

y me reconocerás como Piccarda,
quien, colocado aquí con los demás benditos,
Soy bendecido dentro de la más lenta de las esferas.

Nuestros sentimientos, que solo sirven a la llama
ese es el placer del Espíritu Santo,
deleitarse en que se ajusten a su orden.

Y estamos dentro de una esfera
así de bajo, porque hemos descuidado los votos,
de modo que en algún aspecto éramos deficientes. & # 8221

Y yo a ella: & # 8220 dentro de tu maravillosa
apariencia hay algo divino que brilla,
transformando la apariencia que una vez mostró:

por lo tanto, mi reconocimiento fue lento
pero lo que ahora me has dicho es de ayuda
Puedo identificarte mucho más claramente.

Pero dime: aunque eres feliz aqu,
Desear un lugar más alto para poder
ver más y estar aún más cerca de Él? & # 8221

Junto con sus compañeros de sombra ella sonrió
al principio luego me respondió con tal
alegría, como quien arde de amor & # 8217s primera llama:

& # 8220 Hermano, el poder del amor apacigua nuestro
así será, solo anhelamos lo que tenemos
no tenemos sed de mayor bienaventuranza.

¿Deberíamos desear una esfera más alta que la nuestra,
entonces nuestros deseos estarían en discordia con
la voluntad de Aquel que nos ha asignado aquí,

pero no verás tal discordia en estas esferas
vivir en el amor es, aquí, necesidad,
si piensas en la naturaleza del amor con cuidado.

La esencia de esta vida bendita consiste
de acuerdo con los límites de la voluntad de Dios,
a través del cual nuestras voluntades se convierten en una sola voluntad

de modo que, a medida que nos alineamos de un paso a otro
en todo este reino, todo este reino quiere
lo que agradará al Rey cuya voluntad es gobernar.

Y en su voluntad está nuestra paz: ese mar
a los que se mueven todos los seres, los seres que Él
crea o la naturaleza hace, tal es Su voluntad. & # 8221

Entonces me quedó claro cómo cada lugar
en el cielo está en el paraíso, aunque la gracia
no llueve igualmente del Bien Alto.

Pero así como, cuando nuestra hambre ha sido saciada
con una comida, todavía anhelamos probar la otra.
aunque agradecidos por el primero, anhelamos el segundo:

yo también en mis palabras y en mis gestos,
pidiendo aprender de ella qué era la web
de la cual su lanzadera no había llegado al final.

& # 8220 Una vida perfecta, & # 8221 ella dijo, & # 8220 y su gran mérito
en el cielo, arriba, una mujer cuya
la regla gobierna a aquellos que, en su mundo, usarían

monjas & # 8217 visten y velo, para que, hasta su muerte,
se despiertan y duermen con ese Esposo que acepta
todos los votos que el amor se ajusta a Su complacencia.

Todavía joven, huí del mundo para seguirla.
y, en su orden & # 8217s hábito, adjunté
yo mismo y prometí mi vida a su gobierno.

Entonces los hombres están más acostumbrados a la malicia que al bien
me sacó violentamente de mi dulce claustro:
Dios sabe en qué se convirtió mi vida después de eso.

Este otro resplandor que se muestra
a ti a mi diestra, se encendió un resplandor
por toda la luz que llena nuestro cielo, ella

ha entendido lo que he dicho: ella era
una hermana, y de su cabeza también, a la fuerza,
la sombra del velo sagrado fue tomada.

Pero aunque ella había sido devuelta al mundo
contra su voluntad, contra toda práctica honesta,
el velo que cubría su corazón nunca se desató.

Este es el esplendor de la gran Costanza,
quien de los suevos & # 8217 segunda ráfaga engendró
el que era su tercer y último poder. & # 8221

Dicho esto, ella luego comenzó a cantar & # 8220Ave
Maria & # 8221 y, mientras cantaba, desapareció como
algo pesado se desvanecerá en aguas profundas.

Mi vista, que la siguió todo el tiempo
pudo, una vez que estuvo fuera de la vista,
regresó a donde yacía su mayor anhelo,

y estaba totalmente inclinado a Beatrice
pero luego me golpeó los ojos con tanto brillo
que yo, al principio, no pude soportar su fuerza

y eso me hizo retrasar mi interrogatorio.

ESE Sol, que primero con amor me calentó el pecho,
De la hermosa verdad me había descubierto,
Probando y reprendiendo, el aspecto dulce.

Y que me confiese convencido
Y confiado, en la medida en que correspondía,
Levanté más la cabeza para hablar.

Pero apareció una visión, que me retiró
Tan cerca para ser visto
Que mi confesión no la recordaba.

Como a través de vidrio transparente y pulido,
O aguas cristalinas y tranquilas,
Pero no tan profundo como para que se pierda su lecho,

Vuelve otra vez los contornos de nuestras caras
Tan débil, que una perla en la frente blanca
Viene no menos rápido a nuestros ojos

Tal vi que muchos rostros se apresuraron a hablar,
De modo que corrí por error enfrente
A lo que encendió el amor & # 8216twixt hombre y fuente.

Tan pronto como me di cuenta de ellos,
Estimándolos como semblantes reflejados,
Para ver de quienes eran, volví mis ojos,

Y nada vio, y una vez más los giró hacia adelante
Directo a la luz de mi dulce Guía,
Quien sonreía se encendía en sus ojos santos.

& # 8220 No te maravilles & # 8221, me dijo, & # 8221 porque
Sonrío ante esta tu pueril presunción,
Ya que en la verdad aún no confía en su pie,

Pero te convierte, como & # 8217tis, en el vacío.
Las verdaderas sustancias son las que ves,
Aquí relegado por incumplimiento de algún voto.

Por tanto, habla con ellos, escucha y cree
Porque la luz verdadera, que les da paz,
Les permite no apartar los pies. & # 8221

Y yo a la sombra que parecía más deseosa
Hablar me dirigió, y comencé,
Como alguien a quien desconcierta una ansiedad demasiado grande:

& # 8220O espíritu bien creado, que en los rayos
De la vida eterna sabe la dulzura
Que se comprende ne & # 8217er sin probar.

Agradecido & # 8217 será conmigo, si me contentas
Tanto con tu nombre como con tu destino. & # 8221
De lo cual ella prontamente y con ojos risueños:

& # 8220 Nuestra caridad nunca cierra las puertas
Contra un deseo justo, excepto como uno
¿Quién quiere que toda su corte sea como ella?

Yo era una hermana virgen en el mundo
Y si tu mente me contempla bien,
El ser más hermoso no me ocultará de ti,

Pero reconocerás que soy Piccarda,
Quien, estacionado aquí entre estos otros bienaventurados,
Yo mismo soy bendecido en la esfera más lenta.

Todos nuestros afectos, que solo encendieron
Están en el agrado del Espíritu Santo,
Regocíjate de ser de su orden formado

Y esta asignación, que parece tan baja,
Por eso nos es dado, porque nuestros votos
Han sido descuidados y, en parte, nulos. & # 8221

De donde yo a ella: & # 8220 En tus aspectos milagrosos
Allí brilla no sé qué de lo divino,
Lo cual te transforma desde nuestras primeras concepciones.

Por tanto, no me apresuré a recordar
Pero lo que me dices ahora me ayuda tanto,
Que la reconfiguración me es más fácil.

Pero dime, vosotros que en este lugar sois felices,
¿Deseas un lugar más alto?
¿Para ver más o hacerse más amigos? & # 8221

Primero con esos otros tonos ella sonrió un poco
Después me respondió tan lleno de alegría,
Parecía arder en el primer fuego del amor:

& # 8220 Hermano, nuestra voluntad se calma por virtud
De caridad, que nos hace desear solos
Por lo que tenemos, ni nos da sed de más.

Si a ser más exaltados aspiramos,
Discordantes serían nuestras aspiraciones
A la voluntad de Aquel que aquí nos recluye

Que verás no encuentra lugar en estos círculos,
Si aquí es necesario ser caritativo,
Y si miras bien en su naturaleza

No, & # 8217 es esencial para esta bendita existencia
Para mantenerse dentro de la voluntad divina,
Por lo que nuestros mismos deseos se convierten en uno

De modo que, como estamos en la estación por encima de la estación
A lo largo de este reino, para todo el reino & # 8217tis agradable,
En cuanto al Rey, que hace su voluntad la nuestra.

Y su voluntad es nuestra paz este es el mar
A lo que se está moviendo hacia adelante en absoluto
Crea y todo lo que hace la naturaleza. & # 8221

Entonces me quedó claro cómo en todas partes
En el cielo está el paraíso, aunque la gracia
De bien supremo no llueve en una medida

Pero como sucede, si un alimento se sacia,
Y por otro aún queda el anhelo,
Te lo pedimos y lo declino con agradecimiento,

E & # 8217en así lo hice con gesto y con palabra,
Para aprender de ella cuál era la red en la que
Ella no manejó la lanzadera hasta el final.

& # 8220 Una vida perfecta y un mérito en lo alto del cielo
Una dama de nosotros, & # 8221 dijo ella, & # 8220 por cuya regla
Abajo en tu mundo se visten y se velo,

Para que hasta la muerte velen y duerman
Al lado de ese Esposo que todos los votos aceptan
Que la caridad se amolda a su placer.

Para seguirla, en la niñez del mundo
Huí, y en su hábito me encerré,
Y me comprometió con el camino de su secta.

Entonces los hombres más acostumbrados al mal
Que al bien, del dulce claustro me arrancó
Dios sabe en qué se convirtió después mi vida.

Este otro esplendor que te revela
En mi lado derecho, y se enciende
Con toda la iluminación de nuestra esfera,

Lo que yo digo se aplica a ella
Una monja era ella, y también de su cabeza
Era ta & # 8217en la sombra del sagrado wimple.

Pero cuando ella también estaba al mundo regresó
En contra de sus deseos y en contra del buen uso,
Del velo del corazón nunca fue despojado.

De la gran Costanza esta es la refulgencia,
Que desde el segundo viento de Suabia
Produjo el tercer y último puissance. & # 8221

Así me habló, y luego comenzó
_ & # 8221Ave Maria & # 8221_ cantando y cantando
Desapareció, como a través de aguas profundas algo pesado.

Mi vista que la siguió tanto tiempo
Como era posible, cuando la había perdido
Se volvió hacia la marca de más deseo,

Y completamente a Beatrice revirtió
Pero ella, tales relámpagos, brillaron en mis ojos,
Que al principio mi vista no lo soportó

Y esto en cuestionarme más atrasado me hizo.

Ese sol que primero calentó mi pecho con amor
ahora me había revelado, refutando, probando,
el rostro dulce de la verdad, su hermosura

y yo, para declararme
corregido y convencido, levanto la cabeza
tan alto como requería mi confesionario.

Pero una nueva visión se me mostró
el agarre en el que me sujetaba era tan rápido
que no me acordé de confesar.

Así como, volviendo a través de transparente, limpio
vidrio, o por aguas tranquilas y cristalinas
(tan superficial que apenas pueden reflexionar),

la imagen reflejada de nuestros rostros se encuentra
nuestros alumnos sin mayor fuerza que esa
tiene una perla cuando se muestra en una frente blanca:

tan débil, las muchas caras que vi afiladas
para hablar así, mi error fue contrario
a lo que llevó al hombre a amar la fuente.

Tan pronto como los noté, pensando
que lo que vi eran meros reflejos,
Me di la vuelta para ver quiénes podrían ser

y no vi nada y dejé mi vista
Vuélvete a encontrar la luz de mi querido guía,
quien, mientras sonreía, brillaba en sus ojos santos.

& # 8220 No hay necesidad de preguntarse si sonrío, & # 8221
ella dijo, & # 8220 porque razonas como un niño
Tus pasos aún no descansan sobre la verdad

tu mente te desvía hacia el vacío:
lo que estás viendo son verdaderas sustancias,
colocados aquí porque sus votos no se cumplieron.

Por lo tanto, hable y escuche confiando en lo que dirán:
la luz veraz en la que encuentran su paz
no permitirá que sus pasos se desvíen. & # 8221

Luego me volví hacia la sombra que parecía más ansiosa
a hablar, y comencé como lo haría un hombre
desconcertado por un deseo demasiado intenso:

& # 8220 Oh espíritu nacido del bien, tú que sientes,
bajo los rayos de la vida eterna,
esa dulzura que no se puede conocer a menos que

se experimenta, sería gracioso
de ustedes para hacerme saber su nombre y destino. & # 8221
Ante esto, sin vacilar, con ojos sonrientes:

& # 8220Nuestra caridad nunca cerrará sus puertas
en contra de la voluntad nuestro amor es como el amor
que haría que toda Su corte fuera como Él mismo.

Dentro del mundo yo era monja, virgen
y si tu mente atiende y recuerda,
mi mayor belleza aquí no me ocultará,

y me reconocerás como Piccarda,
quien, colocado aquí con los demás bienaventurados,
Soy bendecido dentro de la más lenta de las esferas.

Nuestros sentimientos, que solo sirven a la llama
ese es el placer del Espíritu Santo,
deleitarse en que se ajusten a su orden.

Y estamos dentro de una esfera
así de bajo, porque hemos descuidado los votos,
de modo que en algún aspecto éramos deficientes. & # 8221

Y yo a ella: & # 8220 dentro de tu maravillosa
apariencia hay algo divino que brilla,
transformando la apariencia que una vez mostró:

por lo tanto, mi reconocimiento fue lento
pero lo que ahora me has dicho es de ayuda
Puedo identificarte mucho más claramente.

Pero dime: aunque eres feliz aqu,
Desear un lugar más alto para poder
ver más y estar aún más cerca de Él? & # 8221

Junto con sus compañeros de sombra ella sonrió
al principio luego me respondió con tal
alegría, como quien arde de amor & # 8217s primera llama:

& # 8220 Hermano, el poder del amor apacigua nuestro
así será, solo anhelamos lo que tenemos
no tenemos sed de mayor bienaventuranza.

¿Deberíamos desear una esfera más alta que la nuestra,
entonces nuestros deseos estarían en discordia con
la voluntad de Aquel que nos ha asignado aquí,

pero no verás tal discordia en estas esferas
vivir en el amor es, aquí, necesidad,
si piensas en la naturaleza del amor con cuidado.

La esencia de esta vida bendita consiste
de acuerdo con los límites de la voluntad de Dios,
a través del cual nuestras voluntades se convierten en una sola voluntad

de modo que, a medida que nos alineamos de un paso a otro
en todo este reino, todo este reino quiere
lo que agradará al Rey cuya voluntad es gobernar.

Y en su voluntad está nuestra paz: ese mar
a los que se mueven todos los seres, los seres que Él
crea o la naturaleza hace, tal es Su voluntad. & # 8221

Entonces me quedó claro cómo cada lugar
en el cielo está en el paraíso, aunque la gracia
no llueve igualmente del Bien Alto.

Pero así como, cuando nuestra hambre ha sido saciada
con una comida, todavía anhelamos probar la otra.
aunque agradecidos por el primero, anhelamos el segundo:

yo también en mis palabras y en mis gestos,
pidiendo aprender de ella qué era la web
de la cual su lanzadera no había llegado al final.

& # 8220 Una vida perfecta, & # 8221 ella dijo, & # 8220 y su gran mérito
en el cielo, arriba, una mujer cuya
la regla gobierna a aquellos que, en su mundo, usarían

monjas & # 8217 visten y velo, para que, hasta su muerte,
se despiertan y duermen con ese Esposo que acepta
todos los votos que el amor se ajusta a Su complacencia.

Todavía joven, huí del mundo para seguirla.
y, en su orden & # 8217s hábito, adjunté
yo mismo y prometí mi vida a su gobierno.

Entonces los hombres están más acostumbrados a la malicia que al bien
me sacó violentamente de mi dulce claustro:
Dios sabe en qué se convirtió mi vida después de eso.

Este otro resplandor que se muestra
a ti a mi diestra, se encendió un resplandor
por toda la luz que llena nuestro cielo, ella

ha entendido lo que he dicho: ella era
una hermana, y de su cabeza también, a la fuerza,
la sombra del velo sagrado fue tomada.

Pero aunque ella había sido devuelta al mundo
contra su voluntad, contra toda práctica honesta,
el velo que cubría su corazón nunca se desató.

Este es el esplendor de la gran Costanza,
que de los suevos y # 8217 segunda ráfaga engendró
el que era su tercer y último poder. & # 8221

Dicho esto, ella luego comenzó a cantar & # 8220Ave
Maria & # 8221 y, mientras cantaba, desapareció como
algo pesado se desvanecerá en aguas profundas.

Mi vista, que la siguió todo el tiempo
pudo, una vez que estuvo fuera de la vista,
regresó a donde yacía su mayor anhelo,

y estaba totalmente inclinado a Beatrice
pero luego me golpeó los ojos con tanto brillo
que yo, al principio, no pude soportar su fuerza

y eso me hizo retrasar mi interrogatorio.

ESE Sol, que primero con amor me calentó el pecho,
De la hermosa verdad me había descubierto,
Probando y reprendiendo, el aspecto dulce.

Y que me confiese convencido
Y confiado, en la medida en que correspondía,
Levanté más la cabeza para hablar.

Pero apareció una visión, que me retiró
Tan cerca para ser visto
Que mi confesión no la recordaba.

Como a través de vidrio transparente y pulido,
O aguas cristalinas y tranquilas,
Pero no tan profundo como para que se pierda su lecho,

Vuelve otra vez los contornos de nuestras caras
Tan débil, que una perla en la frente blanca
Viene no menos rápido a nuestros ojos

Tal vi que muchos rostros se apresuraron a hablar,
De modo que corrí por error enfrente
A lo que encendió el amor & # 8216twixt hombre y fuente.

Tan pronto como me di cuenta de ellos,
Estimándolos como semblantes reflejados,
Para ver de quienes eran, volví mis ojos,

Y nada vio, y una vez más los giró hacia adelante
Directo a la luz de mi dulce Guía,
Quien sonreía se encendía en sus ojos santos.

& # 8220 No te maravilles & # 8221, me dijo, & # 8221 porque
Sonrío ante esta tu pueril presunción,
Ya que en la verdad aún no confía en su pie,

Pero te convierte, como & # 8217tis, en el vacío.
Las verdaderas sustancias son las que ves,
Aquí relegado por incumplimiento de algún voto.

Por tanto, habla con ellos, escucha y cree
Porque la luz verdadera, que les da paz,
Les permite no apartar los pies. & # 8221

Y yo a la sombra que parecía más deseosa
Hablar me dirigió, y comencé,
Como alguien a quien desconcierta una ansiedad demasiado grande:

& # 8220O espíritu bien creado, que en los rayos
De la vida eterna sabe la dulzura
Que se comprende ne & # 8217er sin probar.

Agradecido & # 8217 será conmigo, si me contentas
Tanto con tu nombre como con tu destino. & # 8221
De lo cual ella prontamente y con ojos risueños:

& # 8220 Nuestra caridad nunca cierra las puertas
Contra un deseo justo, excepto como uno
¿Quién quiere que toda su corte sea como ella?

Yo era una hermana virgen en el mundo
Y si tu mente me contempla bien,
El ser más hermoso no me ocultará de ti,

Pero reconocerás que soy Piccarda,
Quien, estacionado aquí entre estos otros bienaventurados,
Yo mismo soy bendecido en la esfera más lenta.

Todos nuestros afectos, que solo encendieron
Están en el agrado del Espíritu Santo,
Regocíjate de ser de su orden formado

Y esta asignación, que parece tan baja,
Por eso nos es dado, porque nuestros votos
Han sido descuidados y, en parte, nulos. & # 8221

De donde yo a ella: & # 8220 En tus aspectos milagrosos
Allí brilla no sé qué de lo divino,
Lo cual te transforma desde nuestras primeras concepciones.

Por tanto, no me apresuré a recordar
Pero lo que me dices ahora me ayuda tanto,
Que la reconfiguración me es más fácil.

Pero dime, vosotros que en este lugar sois felices,
¿Deseas un lugar más alto?
¿Para ver más o hacerse más amigos? & # 8221

Primero con esos otros tonos ella sonrió un poco
Después me respondió tan lleno de alegría,
Parecía arder en el primer fuego del amor:

& # 8220 Hermano, nuestra voluntad se calma por virtud
De caridad, que nos hace desear solos
Por lo que tenemos, ni nos da sed de más.

Si a ser más exaltados aspiramos,
Discordantes serían nuestras aspiraciones
A la voluntad de Aquel que aquí nos recluye

Que verás no encuentra lugar en estos círculos,
Si aquí es necesario ser caritativo,
Y si miras bien en su naturaleza

No, & # 8217 es esencial para esta bendita existencia
Para mantenerse dentro de la voluntad divina,
Por lo que nuestros mismos deseos se convierten en uno

De modo que, como estamos en la estación por encima de la estación
A lo largo de este reino, para todo el reino & # 8217tis agradable,
En cuanto al Rey, que hace su voluntad la nuestra.

Y su voluntad es nuestra paz este es el mar
A lo que se está moviendo hacia adelante en absoluto
Crea y todo lo que hace la naturaleza. & # 8221

Entonces me quedó claro cómo en todas partes
En el cielo está el paraíso, aunque la gracia
De bien supremo no llueve en una medida

Pero como sucede, si un alimento se sacia,
Y por otro aún queda el anhelo,
Te lo pedimos y lo declino con agradecimiento,

E & # 8217en así lo hice con gesto y con palabra,
Para aprender de ella cuál era la red en la que
Ella no manejó la lanzadera hasta el final.

& # 8220 Una vida perfecta y un mérito en lo alto del cielo
Una dama de nosotros, & # 8221 dijo ella, & # 8220 por cuya regla
Abajo en tu mundo se visten y se velo,

Para que hasta la muerte velen y duerman
Al lado de ese Esposo que todos los votos aceptan
Que la caridad se amolda a su placer.

Para seguirla, en la niñez del mundo
Huí, y en su hábito me encerré,
Y me comprometió con el camino de su secta.

Entonces los hombres más acostumbrados al mal
Que al bien, del dulce claustro me arrancó
Dios sabe en qué se convirtió después mi vida.

Este otro esplendor que te revela
En mi lado derecho, y se enciende
Con toda la iluminación de nuestra esfera,

Lo que yo digo se aplica a ella
Una monja era ella, y también de su cabeza
Era ta & # 8217en la sombra del sagrado wimple.

Pero cuando ella también estaba al mundo regresó
En contra de sus deseos y en contra del buen uso,
Del velo del corazón nunca fue despojado.

De la gran Costanza esta es la refulgencia,
Que desde el segundo viento de Suabia
Produjo el tercer y último puissance. & # 8221

Así me habló, y luego comenzó
_ & # 8221Ave Maria & # 8221_ cantando y cantando
Desapareció, como a través de aguas profundas algo pesado.

Mi vista que la siguió tanto tiempo
Como era posible, cuando la había perdido
Se volvió hacia la marca de más deseo,

Y completamente a Beatrice revirtió
Pero ella, tales relámpagos, brillaron en mis ojos,
Que al principio mi vista no lo soportó

Y esto en cuestionarme más atrasado me hizo.

Dante y Beatrice conocen a Piccarda, la hermana de Forese Donati, quien explica que todas las almas en el Paraíso están felices de asumir los lugares que les corresponden en el orden de Dios. También les presenta a la emperatriz Constanza de Sicilia.


Carta apostólica del Papa sobre Dante Alighieri

ESPLENDOR DE LUZ ETERNA, el Verbo de Dios se hizo carne de la Virgen María cuando, al mensaje del ángel, respondió: “He aquí la esclava del Señor” (cf. Lk 1:38). La fiesta litúrgica que celebra este inefable misterio ocupó un lugar especial en la vida y obra del supremo poeta Dante Alighieri, profeta de la esperanza y testigo del anhelo innato del infinito presente en el corazón humano. En esta solemnidad de la Anunciación del Señor, sumo de buena gana mi voz al gran coro de quienes honran su memoria en el año que marca el séptimo centenario de su muerte.

En Florencia, que calculó el tiempo ab Incarnatione, El 25 de marzo fue el primer día del año calendario. Por su cercanía al equinoccio de primavera y a la celebración de los misterios pascuales por parte de la Iglesia, la fiesta de la Anunciación también se asoció con la creación del mundo y el amanecer de la nueva creación mediante la redención conquistada por Cristo en la cruz. Nos invita así a contemplar, a la luz del Verbo hecho carne, el designio amoroso que es el corazón y la inspiración de la obra más famosa de Dante, la Divina Comedia, en cuyo canto final san Bernardo celebra el acontecimiento de la Encarnación en los memorables versos. :

Anteriormente, en el Purgatorio, Dante había representado la escena de la Anunciación esculpida en un peñasco rocoso (X, 34-37, 40-45)

En este aniversario, la voz de la Iglesia difícilmente puede estar ausente de la conmemoración universal del hombre y poeta Dante Alighieri. Mejor que la mayoría, Dante supo expresar con belleza poética la profundidad del misterio de Dios y del amor. Su poema, una de las máximas expresiones del genio humano, fue fruto de una inspiración nueva y más profunda, a la que el poeta se refirió al llamarlo:

Con esta Carta Apostólica, deseo unirme a mis predecesores que honraron y ensalzaron al poeta Dante, particularmente en los aniversarios de su nacimiento o muerte, y proponerlo nuevamente a la consideración de la Iglesia, el gran cuerpo de fieles eruditos literarios. , teólogos y artistas. Revisaré brevemente esas intervenciones, concentrándome en los Papas del siglo pasado y sus declaraciones más significativas.

1. Los Papas del siglo pasado y Dante Alighieri

Hace cien años, en 1921, Benedicto XV conmemoró el sexto centenario de la muerte del poeta publicando una Encíclica [1] que hacía amplia referencia a intervenciones anteriores de los Papas, en particular León XIII y San Pío X, y fomentando la restauración de la Iglesia de San Pedro el Mayor de Rávena, conocida popularmente como San Francisco, donde se celebró el funeral de Dante y se enterraron sus restos. El Papa agradeció las múltiples iniciativas emprendidas para celebrar el aniversario y defendió el derecho de la Iglesia, “que para él era madre”, a asumir un papel protagonista en esas conmemoraciones, honrando a Dante como uno de sus hijos [2]. Previamente, en una carta al arzobispo Pasquale Morganti de Rávena, Benedicto XV había aprobado el programa de las celebraciones del centenario, añadiendo que “hay también una razón especial por la que consideramos que su solemne aniversario debe celebrarse con agradecida memoria y amplia participación: el hecho de que Alighieri es nuestro ... En efecto, ¿quién puede negar que nuestro Dante alimentó y avivó la llama de su genio y dones poéticos inspirándose en la fe católica, hasta tal punto que celebró los sublimes misterios de la religión en un poema? casi divino? ”[3]

En un período histórico marcado por la hostilidad hacia la Iglesia, el Papa Benedicto XVI reafirmó la fidelidad del poeta a la Iglesia, "la unión íntima de Dante con esta Cátedra de Pedro". De hecho, señaló que la obra del poeta, si bien era una expresión de la "grandeza y agudeza de su genio", se inspiraba precisamente en la fe cristiana. Por eso, prosiguió el Papa, “admiramos en él no sólo el colmo supremo del genio, sino también la amplitud del tema que la santa religión ofrecía para su poesía”. Al ensalzar a Dante, Benedicto respondió indirectamente a quienes negaban o criticaban la inspiración religiosa de su obra. “Se respira en Alighieri la devoción de que nosotros también sentimos que su fe resuena con la nuestra… Esa es su gran gloria, ser un poeta cristiano, haber cantado con notas casi divinas esos ideales cristianos que tan apasionadamente contempló en todo su esplendor y belleza. ”. La obra de Dante, afirmó el Papa, muestra de manera elocuente y eficaz "cuán falso es decir que la obediencia de mente y corazón a Dios es un obstáculo para el genio, que en cambio estimula y eleva". Por eso, prosiguió el Papa, “las enseñanzas que nos legó Dante en todas sus obras, pero especialmente en su triple poema”, pueden servir “como guía más preciosa para los hombres y mujeres de nuestro tiempo”, en particular para los estudiantes. y eruditos, ya que “al componer su poema, Dante no tenía otro propósito que sacar a los mortales del estado de miseria, es decir, del estado de pecado, y conducirlos al estado de felicidad, que es de la gracia divina”.

En 1965, con motivo del séptimo centenario del nacimiento de Dante, san Pablo VI intervino en varias ocasiones. El 19 de septiembre de ese año, donó una cruz de oro para adornar el santuario en Rávena que conserva la tumba de Dante, que anteriormente carecía de "tal signo de religión y esperanza" [4]. El 14 de noviembre envió una corona de laurel de oro a Florencia, para ser montada en el Baptisterio de San Juan. Finalmente, al concluir el Concilio Ecuménico Vaticano II, quiso presentar a los Padres conciliares una edición artística de la Divina Comedia. Sin embargo, sobre todo, el Papa Pablo honró la memoria del gran poeta con una Carta Apostólica, Altissimi Cantus, [5] en el que reafirmó el fuerte vínculo que une a la Iglesia y Dante Alighieri. “Puede que haya quienes se pregunten por qué la Iglesia católica, por voluntad de su Cabeza visible, se preocupa tanto por cultivar la memoria y celebrar la gloria del poeta florentino. Nuestra respuesta es sencilla: por derecho especial, ¡Dante es nuestro! La nuestra, es decir, de la fe católica, porque irradiaba amor a Cristo nuestro, porque amaba profundamente a la Iglesia y cantaba sus glorias y también las nuestras, porque reconocía y veneraba en el Romano Pontífice al Vicario de Cristo ”. .

Pero este derecho, agregó el Papa, lejos de justificar un cierto triunfalismo, también conlleva una obligación: “Dante es nuestro, bien podemos insistir, pero lo decimos no para tratarlo como un trofeo para nuestra propia glorificación, sino para recordarlo. de nuestro deber, al honrarlo, de explorar los tesoros inestimables del pensamiento y el sentimiento cristianos presentes en su obra. Porque estamos convencidos de que sólo apreciando mejor el espíritu religioso del poeta soberano podremos llegar a comprender y saborear más plenamente sus maravillosas riquezas espirituales ”. Esta obligación tampoco exime a la Iglesia de aceptar también las críticas proféticas del poeta a los encargados de anunciar el Evangelio y representar, no a sí mismos, sino a Cristo. “La Iglesia no duda en reconocer que Dante hablaba mordazmente de más de un Papa, y tenía duras reprimendas para las instituciones eclesiásticas y para quienes eran representantes y ministros de la Iglesia”. De todos modos, está claro que “actitudes tan ardientes nunca sacudieron su firme fe católica y su afecto filial por la Santa Iglesia”.

Pablo VI pasó a ilustrar lo que hace de la Comedia una fuente de enriquecimiento espiritual accesible a todos. “El poema de Dante es universal: en su inmenso alcance, abarca el cielo y la tierra, la eternidad y el tiempo, los misterios divinos y los acontecimientos humanos, la doctrina sagrada y las enseñanzas extraídas de la luz de la razón, los frutos de la experiencia personal y los anales de la historia”. Sobre todo, destacó el propósito intrínseco de los escritos de Dante, y la Divina Comedia en particular, un propósito no siempre claramente apreciado o debidamente reconocido. “El objetivo de la Divina Comedia es principalmente práctico y transformador. Busca no solo ser una poesía bella y moralmente elevada, sino efectuar un cambio radical, llevando a hombres y mujeres del caos a la sabiduría, del pecado a la santidad, de la pobreza a la felicidad, de la contemplación aterradora del infierno a la contemplación beatífica del cielo. ”.

Escribiendo en un momento de grave tensión internacional, el Papa buscó constantemente defender el ideal de paz y encontró en la obra de Dante un medio precioso para alentar y sostener ese ideal. “La paz de los individuos, las familias, las naciones y la comunidad humana, esta paz interna y externa, privada y pública, esta tranquilidad del orden se ve perturbada y sacudida porque se pisotea la piedad y la justicia. Para restaurar el orden y la salvación, la fe y la razón, Beatriz y Virgilio, la Cruz y el Águila, la Iglesia y el Imperio están llamados a operar en armonía ”. En este sentido, habló del poema de Dante como un himno a la paz. “La Divina Comedia es un poema de paz: el Infierno un canto fúnebre por la paz perdida para siempre, el Purgatorio un himno melancólico de esperanza por la paz, y el Paradiso un himno triunfante de paz plena y eternamente poseída ”.

Así, prosiguió el Papa, la Comedia es “un poema de superación social a través de la consecución de una libertad liberada de la esclavitud del mal y dirigida al conocimiento y amor de Dios” y expresión de un auténtico humanismo. “En Dante se reconocen y exaltan todos los valores humanos, intelectuales, morales, emocionales, culturales y cívicos. Cabe señalar, sin embargo, que este aprecio y estima fueron el fruto de su experiencia cada vez más profunda de lo divino, a medida que su contemplación se fue purificando paulatinamente de elementos terrenales ”. Por lo tanto, con razón, ¿podría describirse la comedia como Adivinar, y Dante llamó el "poeta supremo" y, en las palabras iniciales de la misma Carta Apostólica, "el señor del canto sublime".

Al elogiar las extraordinarias dotes artísticas y literarias de Dante, Pablo VI también reafirmó un principio familiar. “La teología y la filosofía están intrínsecamente relacionadas con la belleza: a sus enseñanzas, la belleza presta su propia vestidura y adorno. A través de la música y las artes figurativas y plásticas, la belleza abre un camino que hace accesibles sus elevadas enseñanzas a muchos otros. Muchas personas no comprenden fácilmente las disquisiciones eruditas y los razonamientos sutiles, pero también tienen hambre del pan de la verdad. Atraídos por la belleza, llegan a reconocer y apreciar la luz de la verdad y la plenitud que trae. Esto es lo que el señor del canto sublime comprendió y logró para él: la belleza se convirtió en la esclava del bien y la verdad, y el bien en algo bello ”. Citando una línea de la Comedia, el Papa Pablo concluyó con la exhortación: "¡Todo honor sea para el poeta preeminente!" (Inf. IV, 80).

San Juan Pablo II se refirió a menudo a Dante en sus discursos. Aquí, solo mencionaría el del 30 de mayo de 1985, con motivo de la inauguración de la exposición. Dante en el Vaticano. Como Pablo VI, destacó el genio artístico de Dante, hablando de la obra del poeta como "una visión de la realidad que habla de la vida por venir y del misterio de Dios con el vigor del pensamiento teológico transformado por el esplendor combinado del arte y la poesía". El Papa Juan Pablo II reflexionó en particular sobre una palabra clave de la Comedia: “Trasumanare: pasar más allá de lo humano. Este fue el último esfuerzo de Dante: asegurar que la carga de lo humano no destruya lo divino dentro de nosotros, ni que la grandeza de lo divino cancele el valor de lo humano. Por eso el poeta interpretó acertadamente su propia historia personal y la de toda la humanidad en clave teológica ”.

Benedicto XVI habló con frecuencia del viaje de Dante y de su poesía extrajo puntos de reflexión y meditación. Por ejemplo, al hablar del tema de su primera encíclica Deus Caritas Est, partió precisamente de la visión de Dios de Dante, en quien “la luz y el amor son lo mismo”, para enfatizar la novedad que se encuentra en la obra de Dante. “Dante percibe algo completamente nuevo… la luz eterna se muestra en tres círculos a los que Dante se dirige usando esos lacónicos versos que nos son familiares:

De hecho, aún más impresionante que esta revelación de Dios como círculo trinitario de conocimiento y amor, es su discernimiento de un rostro humano, el rostro de Jesucristo, en el círculo central de esa luz. Dios tiene, pues, rostro humano y, podríamos añadir, corazón humano ”[6]. El Papa subrayó la originalidad de la visión de Dante, que dio expresión poética a la novedad de la experiencia cristiana, nacida del misterio de la encarnación: “la novedad de un amor que movió a Dios a asumir un rostro humano, y más aún, a asumir carne y sangre, toda nuestra humanidad ”. [7]

En mi primera Encíclica Lumen Fidei, [8] Describí la luz de la fe usando una imagen extraída del Paradiso, que habla de esa luz como una "chispa, que luego se dilata en llama viva, y, como una estrella en el cielo, brilla en mí" (Par. XXIV, 145-147).

Luego conmemoré el 750 aniversario del nacimiento de Dante con un mensaje, en el que expresé mi esperanza de que "la figura de Alighieri y su obra sean nuevamente comprendidas y apreciadas". Propongo leer la Comedia como “un viaje épico, es más, una verdadera peregrinación, personal e interior, pero también comunitaria, eclesial, social e histórica”, en la medida en que “representa el paradigma de todo auténtico camino por el que la humanidad está llamada a dejar atrás”. lo que el poeta llama 'la era que nos enorgullece' (Par. XXII, 151), para alcanzar un nuevo estado de armonía, paz y felicidad ”[9]. Dante puede así hablar a los hombres y mujeres de nuestro tiempo como “profeta de la esperanza, heraldo de la posibilidad de redención, liberación y cambio profundo para cada individuo y para la humanidad en su conjunto” [10].

Más recientemente, el 10 de octubre de 2020, dirigiéndome a una delegación de la Arquidiócesis de Ravenna-Cervia para la inauguración del Año de Dante, anuncié mi intención de emitir la presente Carta. Observé que la obra de Dante también puede enriquecer la mente y el corazón de todos aquellos, especialmente los jóvenes que, una vez introducidos en su poesía “de una manera que les es accesible, inevitablemente sienten, por un lado, una gran distancia del autor y su mundo, y por otro, una resonancia notable con su propia experiencia ”. [11]

2. La vida de Dante Alighieri: un paradigma de la condición humana

Con la presente Carta Apostólica, también yo quisiera considerar la vida y obra del gran poeta y explorar su “resonancia” con nuestra propia experiencia. También deseo reafirmar su actualidad e importancia perennes, y apreciar las advertencias e ideas duraderas que contiene para la humanidad en su conjunto, no simplemente para los creyentes. El trabajo de Dante es una parte integral de nuestra cultura y nos lleva de regreso a las raíces cristianas de Europa y Occidente. Encarna ese patrimonio de ideales y valores que la Iglesia y la sociedad civil continúan proponiendo como base de un orden social humano en el que todos pueden y deben ver a los demás como hermanos y hermanas. Sin entrar en los complejos aspectos personales, políticos y judiciales de la biografía de Dante, quisiera mencionar brevemente algunos hechos de su vida que lo hacen aparecer notablemente cercano a muchos de nuestros contemporáneos y que siguen siendo fundamentales para comprender su obra.

Dante nació en 1265 en Florencia y se casó con Gemma Donati, quien le dio cuatro hijos. Siguió profundamente apegado a su ciudad natal, a pesar de las disputas políticas que con el tiempo le hicieron enfrentarse a ella. Al final quiso volver a Florencia, no solo por el continuo afecto que sentía por su lugar de nacimiento, sino sobre todo para ser coronado poeta en el lugar donde había recibido el bautismo y el don de la fe (cf. Par. XXV, 1-9). En los encabezados de algunos de sus Letras (III, V, VI y VII) Dante se refiere a sí mismo como “florentinus et exul inmeritus”, Mientras que en la dirigida a Cangrande della Scala (XIII) se autodenomina“florentinus natione non moribus”.

Dante, un Guelph blanco, se vio envuelto en el conflicto entre Guelphs y Ghibellines, y entre Guelphs blancos y negros. Ocupó importantes cargos públicos, incluido un período como Prior, pero en 1302, como resultado de los disturbios políticos, fue exiliado durante dos años, se le prohibió ocupar cargos públicos y fue condenado a pagar una multa. Dante rechazó la decisión por injusta, lo que solo agravó su castigo: exilio perpetuo, confiscación de sus bienes y sentencia de muerte si regresaba a Florencia. Este fue el comienzo del doloroso exilio de Dante y sus infructuosos esfuerzos por regresar a su ciudad natal, por la que había luchado apasionadamente.

Se convirtió así en un exiliado, un "peregrino pensativo" reducido a un estado de "pobreza extrema" (Convivio, I, III, 5). Esto lo llevó a buscar refugio y protección con varias familias nobles, incluidos los Scaligers de Verona y los Malaspina de Lunigiana. Las palabras pronunciadas por Cacciaguida, el antepasado del poeta, capturan algo de la amargura y desesperación de su nueva situación:

En 1315, tras negarse a aceptar las humillantes condiciones de amnistía que le habrían permitido regresar a Florencia, Dante fue nuevamente condenado a muerte, esta vez junto a sus hijos adolescentes. Su último lugar de exilio fue Ravenna, donde fue recibido hospitalariamente por Guido Novello da Polenta. Allí murió la noche del 13 al 14 de septiembre de 1321, a la edad de cincuenta y seis años, a su regreso de una misión en Venecia. Su tumba se colocó originalmente en el muro exterior del antiguo claustro franciscano de San Pedro el Mayor, luego se trasladó en 1865 al santuario adyacente del siglo XVIII que aún hoy sigue siendo el objetivo de innumerables visitantes y admiradores del gran poeta, el padre de Italia. Lenguaje y literatura.

En el exilio, el amor de Dante por Florencia, traicionado por los "inicuos florentinos" (Ep. VI, 1), se transformó en una nostalgia agridulce. Su profunda decepción por el colapso de sus ideales políticos y civiles, junto con sus lúgubres vagabundeos de ciudad en ciudad en busca de refugio y apoyo no están ausentes de su obra literaria y poética, de hecho, constituyen su propia fuente e inspiración. Cuando Dante describe a los peregrinos que parten hacia los lugares sagrados, insinúa su propio estado de ánimo y sus sentimientos más íntimos: “Oh peregrinos que andan absortos en sus pensamientos. "(Vita Nuova, 29 [XL (XLI), 9], v.1). Este motivo se repite con frecuencia, como en el verso del Purgatorio:

También podemos ver la conmovedora melancolía de Dante el peregrino y exiliado en sus célebres versos del octavo canto de la Purgatorio:

Dante, ponderando su vida de exilio, incertidumbre radical, fragilidad y constante movimiento de un lugar a otro, sublimó y transformó su experiencia personal, convirtiéndola en un paradigma de la condición humana, entendida como un viaje --espiritual y físico-- que continúa hasta su finalización. alcanza su meta. Aquí pasan a primer plano dos temas fundamentales de toda la obra de Dante, a saber, que todo viaje existencial comienza con un deseo innato en el corazón humano y que este deseo se realiza en la felicidad otorgada por la visión del Amor que es Dios.

A pesar de todos los acontecimientos trágicos, dolorosos y angustiosos que vivió, el gran poeta nunca se rindió ni sucumbió. Se negó a reprimir el anhelo de plenitud y felicidad de su corazón o a resignarse a la injusticia, la hipocresía, la soberbia de los poderosos o el egoísmo que convierte nuestro mundo en "la era que nos enorgullece" (Par. XXII, 151).

3. La misión del poeta como profeta de la esperanza

Repasando los acontecimientos de su vida sobre todo a la luz de la fe, Dante descubre su vocación y misión personal. De ahí, paradójicamente, salió ya no un aparente fracaso, un pecador, desilusionado y desmoralizado, sino un profeta de la esperanza. En la Carta a Cangrande della Scala, describió con notable claridad el objetivo de la obra de su vida, que ya no se persigue a través de la actividad política o militar, sino a través de la poesía, el arte de la palabra que, hablando a todos, tiene el poder de cambiar. la vida de cada uno. “Debemos decir brevemente que el propósito de todo nuestro trabajo y sus partes individuales es sacar de su estado de miseria a quienes viven esta vida y llevarlos a un estado de felicidad” (XIII, 39 [15]). En este sentido, se pretendía inspirar un viaje de liberación de toda forma de miseria y depravación humana (la “oscuridad del bosque”), mientras que al mismo tiempo apuntaba hacia el objetivo final de ese viaje: la felicidad, entendida ambas como la plenitud. de vida en el tiempo y en la historia, y como eterna bienaventuranza en Dios.

Dante se convirtió así en heraldo, profeta y testigo de este doble fin, este audaz programa de vida, y como tal fue confirmado en su misión por Beatriz:

Su antepasado Cacciaguida también lo insta a no flaquear en su misión. Después de que el poeta describe brevemente su viaje en los tres reinos de la otra vida y reconoce las terribles consecuencias de proclamar verdades incómodas o dolorosas, su ilustre antepasado responde:

San Pedro también anima a Dante a embarcarse con valentía en su misión profética. El Apóstol, tras una amarga invectiva contra Bonifacio VIII, le dice al poeta:

La misión profética de Dante implicó, por tanto, denunciar y criticar a los creyentes, ya sean papas o fieles ordinarios, que traicionan a Cristo y convierten a la Iglesia en un medio para promover sus propios intereses, ignorando el espíritu de las Bienaventuranzas y el deber de caridad hacia los indefensos y pobres. y, en cambio, idolatra el poder y las riquezas:

Sin embargo, incluso cuando denuncia la corrupción en partes de la Iglesia, Dante también se convierte, a través de las palabras de San Pedro Damián, San Benito y San Pedro, en un defensor de su profunda renovación e implora a la providencia de Dios que lo lleve a cabo:

Dante el exiliado, el peregrino, impotente pero confirmado por la profunda experiencia interior que había cambiado su vida, renació como resultado de la visión que, desde las profundidades del infierno, desde la última degradación de nuestra humanidad, lo elevó a la mismísima. visión de Dios. Surgió así como el heraldo de una nueva existencia, el profeta de una nueva humanidad sedienta de paz y felicidad.

4. Dante como poeta del deseo humano

Dante lee las profundidades del corazón humano. En todos, incluso en las figuras más abyectas y perturbadoras, puede discernir una chispa del deseo de alcanzar alguna medida de felicidad y plenitud. Se detiene y escucha a las almas que encuentra, conversa con ellas y las cuestiona, y así se identifica con ellas y comparte sus tormentos o su dicha. A partir de su propia situación personal, Dante se convierte en el intérprete del deseo humano universal de seguir el camino de la vida hasta su destino último, donde se revelará la plenitud de la verdad y las respuestas al sentido de la vida y, en palabras de San Agustín, [12] nuestro corazón encuentra su descanso y paz en Dios.

En el Convivio, Dante analiza el dinamismo del deseo: “El deseo último de todo ser, y el primero que le otorga la naturaleza, es el deseo de volver a su causa primera. Y dado que Dios es la primera causa de nuestras almas ... el alma desea ante todo volver a él. Como un peregrino que recorre un camino desconocido y cree que cada casa que ve es el albergue, y al descubrir que no lo es, traslada esta creencia a la siguiente casa que ve, y a la siguiente, y a la siguiente, hasta que por fin llega a ella. el albergue, así es con nuestras almas. Tan pronto como emprende el camino nuevo y sin recorrer de esta vida, el alma busca incesantemente su bien supremo, por eso, siempre que ve algo aparentemente bueno, lo considera el bien supremo ”(IV, XII, 14-15).

El viaje de Dante, especialmente como aparece en la Divina Comedia, fue verdaderamente un viaje de deseo, de una profunda determinación interior para cambiar su vida, para descubrir la felicidad y mostrar el camino a otros que, como él, se encuentran en un “bosque”. oscuro ”después de perder“ el camino correcto ”. Es significativo que, al comienzo mismo de este viaje, su guía, el gran poeta latino Virgilio, señale su objetivo y lo insta a no sucumbir al miedo o la fatiga:

5. El poeta de la misericordia de Dios y la libertad humana

El camino que presenta Dante no es ilusorio ni utópico, es realista y al alcance de todos, pues la misericordia de Dios ofrece siempre la posibilidad de cambio, conversión, nueva conciencia de sí mismo y descubrimiento del camino hacia la verdadera felicidad. A este respecto, son significativos varios episodios e individuos en el Comedia que muestran que nadie en la tierra está excluido de este camino. Está el emperador Trajano, un pagano que, sin embargo, está en el cielo. Dante justifica su presencia así:

El gesto de caridad de Trajano hacia una "viuda pobre" (45), o la "lágrima pequeña" de arrepentimiento derramada en el momento de la muerte por Buonconte di Montefeltro (Purgar. V, 107), no solo son signos de la infinita misericordia de Dios, sino que también confirman que el ser humano permanece siempre libre para elegir qué camino seguir y qué destino abrazar.

También es significativo el rey Manfredo, colocado por Dante en el Purgatorio, quien así describe su muerte y el juicio de Dios:

Aquí casi podemos vislumbrar al padre de la parábola evangélica que acoge con los brazos abiertos el regreso de su hijo pródigo (cf. Lk 15:11-32).

Dante defiende la dignidad y la libertad de cada ser humano como base para las decisiones en la vida y para la fe misma. Nuestro destino eterno, como sugiere Dante al contar las historias de tantos individuos, grandes y pequeños, depende de nuestras decisiones libres. Incluso nuestras acciones ordinarias y aparentemente insignificantes tienen un significado que trasciende el tiempo: poseen una dimensión eterna. El mayor de los dones de Dios es la libertad que nos permite alcanzar nuestro objetivo final, como nos dice Beatrice:

Estas no son declaraciones retóricas vagas, ya que surgen de la vida de hombres y mujeres que conocieron el costo de la libertad:

La libertad, nos recuerda Dante, no es un fin en sí mismo, es una condición para elevarse constantemente. Su viaje a través de los tres reinos ilustra vívidamente este ascenso, que finalmente llega al cielo y la experiencia de la dicha absoluta. El "deseo profundo" (Par. XXII, 61) despertado por la libertad no se sacia hasta que alcanza su objetivo, la visión final y la bienaventuranza que trae:

El deseo se convierte así en oración, súplica, intercesión y canto que acompaña y marca el camino de Dante, así como la oración litúrgica marca las horas y los momentos del día. La paráfrasis del poeta del Nuestro Padre (cf. Purgar. XI, 1-21) entrelaza el texto del Evangelio con todas las dificultades y sufrimientos de la experiencia diaria:

La libertad de quien cree en Dios como Padre misericordioso sólo se le puede ofrecer en oración. Esto tampoco resta en lo más mínimo esa libertad, solo la fortalece.

6. La imagen del hombre en la visión de Dios

A lo largo del camino de la Comedia, como señaló el Papa Benedicto XVI, la interacción de la libertad y el deseo no implica, como podría pensarse, una disminución de nuestra humanidad concreta o una especie de autoalienación; no destruye ni desconoce nuestra historicidad. En el Paradiso, Dante representa a los bienaventurados - las “estolas blancas” (XXX, 129) - en su forma corporal, retratando sus afectos y emociones, sus miradas y sus gestos en una palabra, nos muestra la humanidad en su máxima perfección de alma y cuerpo, prefigurando la resurrección de la carne. San Bernardo, que acompaña a Dante en el último tramo del viaje, le señala al poeta la presencia de niños pequeños en la rosa de los bienaventurados, le dice que los mire y escuche sus voces:

Es conmovedor pensar que la luminosa presencia de los bienaventurados en toda su humanidad está motivada no solo por el cariño a sus seres queridos, sino sobre todo por el deseo explícito de volver a ver sus cuerpos, sus rasgos terrenales:

Finalmente, en el centro de la visión final, en su encuentro con el misterio de la Santísima Trinidad, Dante vislumbra un rostro humano, el rostro de Cristo, el Verbo eterno hecho carne en el seno de María:

Solo en el visio Dei ¿Nuestro deseo humano alcanza su cumplimiento y nuestro arduo viaje llega a su fin?

El misterio de la Encarnación, que celebramos hoy, es el verdadero corazón e inspiración de todo el poema. Pues efectuó lo que los Padres de la Iglesia llaman nuestra "divinización", la admirabile commercium, el prodigioso intercambio por el cual Dios entra en nuestra historia haciéndose carne, y la humanidad, en su carne, puede entrar en el reino de lo divino, simbolizado por la rosa de los bienaventurados. Nuestra humanidad, en su concreción, con nuestros gestos y palabras cotidianos, con nuestra inteligencia y afectos, con nuestros cuerpos y emociones, es llevada a Dios, en quien encuentra la verdadera felicidad y la máxima realización, meta de todo su caminar. Dante había deseado y esperado este objetivo al comienzo de la Paradiso:

7. Las tres mujeres de la comedia: Mary, Beatrice y Lucy

Al celebrar el misterio de la Encarnación, fuente de salvación y alegría para toda la humanidad, Dante no puede dejar de cantar las alabanzas de María, la Virgen Madre que, por ella fíat, su aceptación plena y total del plan de Dios, permitió que la Palabra se hiciera carne. En la obra de Dante encontramos un espléndido tratado de mariología. Con un lirismo sublime, particularmente en la oración de San Bernardo, el poeta sintetiza la reflexión teológica sobre la figura de María y su participación en el misterio de Dios:

El oxímoron inicial y la posterior avalancha de contrastes celebran la singularidad de María y su singular belleza.

San Bernardo, señalando al beato vestido con la rosa mística, invita a Dante a contemplar a María, que dio rostro humano al Verbo Encarnado:

El misterio de la Encarnación es nuevamente evocado por la presencia del Arcángel Gabriel. Dante cuestiona a San Bernardo:

A lo que Bernard responde:

Las referencias a María abundan en la Divina Comedia. En el Purgatorio, en cada paso del camino encarna las virtudes opuestas a los vicios es la lucero del alba que ayuda al poeta a salir del bosque oscuro y a buscar el monte de Dios la invocación de su nombre,

prepara al peregrino para el encuentro con Cristo y el misterio de Dios.

Dante nunca está solo en su viaje. Se deja guiar, primero por Virgilio, símbolo de la razón humana, y luego por Beatriz y San Bernardo. Ahora, por intercesión de María, puede elevarse a nuestra patria celestial y saborear en su plenitud la alegría que había sido su deseo de toda la vida:

“Y destila todavía
Dentro de mi corazón nace la dulzura de ella ”(Par. XXXIII, 62-63).

No nos salvamos solos, parece repetir el poeta, consciente de su necesidad:

El viaje debe realizarse en compañía de otro, que pueda apoyarnos y guiarnos con sabiduría y prudencia.

Aquí vemos cuán significativa es la presencia de mujeres en el poema. Al comienzo del arduo viaje de Dante, Virgilio, su primer guía, consuela y anima a Dante a perseverar porque tres mujeres interceden por él y guiarán sus pasos: María, la Madre de Dios, en representación de la caridad Beatriz, en representación de la esperanza y Santa Lucía, representando la fe. Beatrice se presenta en los conmovedores versos:

El amor aparece así como el único medio de nuestra salvación, el amor divino que transfigura el amor humano. Beatriz habla a su vez de la intercesión de otra mujer, la Virgen María:

Lucy entonces interviene, dirigiéndose a Beatrice:

Dante reconoce que solo uno movido por el amor puede realmente apoyarnos en el camino y llevarnos a la salvación, a la vida renovada y, por lo tanto, a la felicidad.

8. Francisco, esposo de Lady Poverty

En la rosa blanca pura de los bienaventurados, con María como su centro radiante, Dante coloca a varios santos cuya vida y misión describe. Los presenta como hombres y mujeres que, en los hechos concretos de la vida y a pesar de muchas pruebas, lograron el propósito último de su vida y vocación. Aquí mencionaré sólo a San Francisco de Asís, como se describe en el Canto XI de la Paradiso, la esfera de los sabios.

San Francisco y Dante tenían mucho en común. Francisco, con sus seguidores, salió del claustro y salió entre la gente, en los pequeños pueblos y las calles de las ciudades, predicándoles y visitando sus hogares. Dante tomó la decisión, inusual para esa época, de componer su gran poema sobre el más allá en la lengua vernácula, y poblar su historia con personajes famosos y oscuros, pero iguales en dignidad a los gobernantes de este mundo. Otro rasgo común a los dos fue su sensibilidad a la belleza y el valor de la creación como reflejo e impronta de su Creador. Difícilmente podemos dejar de escuchar en la paráfrasis de Dante del Nuestro Padre un eco de San Francisco Cántico del sol:

En el Canto XI del Paradiso, esta comparación se vuelve aún más pronunciada. La santidad y la sabiduría de Francisco se destacan precisamente porque Dante, mirando desde el cielo a la tierra, ve la cruda vulgaridad de quien confía en los bienes terrenales:

Toda la historia de San Francisco, su “vida admirable”, giró en torno a su relación privilegiada con la Señora Pobreza:

El canto de san Francisco recuerda los momentos destacados de su vida, sus pruebas y, finalmente, el momento en que su configuración con Cristo, pobre y crucificado, encuentra su última confirmación divina en la recepción de los estigmas:

9. Aceptación del testimonio de Dante Alighieri

Al concluir esta breve mirada a la obra de Dante Alighieri, una mina casi inagotable de conocimiento, experiencia y pensamiento en todos los campos de la investigación humana, se nos invita a reflexionar sobre su importancia. La riqueza de personajes, historias, símbolos e imágenes evocadoras que el poeta nos presenta sin duda despierta nuestra admiración, asombro y gratitud. En Dante casi podemos vislumbrar un precursor de nuestra cultura multimedia, en la que palabra e imagen, símbolo y sonido, poesía y danza convergen para transmitir un solo mensaje. Es comprensible, entonces, que su poema haya inspirado la creación de innumerables obras de arte en todos los géneros.

Pero la obra del poeta supremo también plantea preguntas provocativas para nuestro tiempo. ¿Qué nos puede comunicar hoy en día? ¿Todavía tiene algo que decirnos u ofrecernos? ¿Su mensaje es relevante o útil para nosotros? ¿Puede todavía desafiarnos?

Dante hoy, si podemos presumir de hablar por él, no quiere simplemente ser leído, comentado, estudiado y analizado. Más bien, pide ser escuchado e incluso imitado, nos invita a convertirnos en sus compañeros de camino. También hoy quiere mostrarnos el camino hacia la felicidad, el camino correcto para vivir una vida plenamente humana, emergiendo del bosque oscuro en el que perdemos el rumbo y el sentido de nuestro verdadero valor. El viaje de Dante y su visión de la vida más allá de la muerte no son solo una historia para contar, son más que el relato de una experiencia personal, por excepcional que sea.

Si Dante cuenta su historia admirablemente, usando este lenguaje, es porque tiene un mensaje importante que transmitir, uno destinado a tocar nuestros corazones y mentes, transformarnos y cambiarnos incluso ahora, en esta vida presente. Un mensaje que puede y debe hacernos apreciar plenamente quiénes somos y el significado de nuestras luchas diarias por alcanzar la felicidad, la realización y nuestro fin último, nuestra verdadera patria, donde estaremos en plena comunión con Dios, Amor infinito y eterno. Dante fue un hombre de su tiempo, con sensibilidades distintas a la nuestra en ciertos ámbitos, pero su humanismo sigue siendo actual y relevante, un referente seguro de lo que esperamos lograr en nuestros días.

Es oportuno, entonces, que el presente aniversario sirva de aliciente para que la obra de Dante sea más conocida y apreciada, accesible y atractiva, no solo para estudiantes y académicos, sino para todos aquellos que buscan respuestas a sus preguntas más profundas y desean vivir su vida. en plenitud, emprendiendo con determinación su propio camino de vida y fe, con gratitud por el don y la responsabilidad de la libertad.

Expreso mi profundo agradecimiento, entonces, a aquellos maestros que comunican apasionadamente el mensaje de Dante y presentan a otros las riquezas culturales, religiosas y morales contenidas en sus obras. Sin embargo, esta gran herencia clama por ser accesible más allá de los pasillos de las escuelas y universidades.

Insto a las comunidades cristianas, especialmente en las ciudades asociadas a la vida de Dante, las instituciones académicas y las asociaciones culturales a promover iniciativas destinadas a dar a conocer mejor su mensaje en toda su plenitud.

De manera especial, animo a los artistas a dar voz, rostro y corazón, forma, color y sonido a la poesía de Dante siguiendo el camino de la belleza que tan magistralmente recorrió. Y así comunicar las verdades más profundas y proclamar, en el lenguaje de su arte, un mensaje de paz, libertad y fraternidad.

En este particular momento de la historia, empañado por situaciones de profunda inhumanidad y desconfianza y perspectivas de futuro, la figura de Dante, profeta de la esperanza y testigo del deseo humano de felicidad, aún puede brindarnos palabras y ejemplos que animarnos en nuestro viaje. Dante puede ayudarnos a avanzar con serenidad y valentía en la peregrinación de vida y fe que cada uno de nosotros está llamado a hacer, hasta que nuestro corazón encuentre la verdadera paz y la verdadera alegría, hasta llegar a la meta última de toda la humanidad:

Desde el Vaticano, el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor, en el año 2021, noveno de mi Pontificado.


Ver el vídeo: DANTE ALIGHIERI - La Divina Comedia homepage bienvenida