Orville Browning

Orville Browning

Orville Browning nació en Kentucky en 1806. Después de asistir a Augusta College, estudió derecho y fue admitido en el colegio de abogados en 1831. Ese año se mudó a Quincy, Illinois, donde trabajó como abogado.

Browning se unió al Partido Whig y fue elegido al Senado de Illinois en 1836. Ocho años más tarde fue elegido a la Cámara de Representantes, pero fue derrotado por Stephen A. Douglas en 1844. Los intentos en 1850 y 1852 también terminaron en fracaso. Browning se opuso a la Ley Kansas-Nebraska y en 1854 se unió al Partido Republicano.

Al estallar la Guerra Civil estadounidense, Browning apoyó una política agresiva hacia la Confederación. Se enfrentó a Abraham Lincoln por su trato al general de división John C. Fremont. El 30 de agosto de 1861, Fremont, el comandante del Ejército de la Unión en St. Louis, proclamó que todos los esclavos de propiedad de los confederados en Missouri eran libres. Lincoln le pidió a Fremont que modificara su orden y liberara solo a los esclavos propiedad de los habitantes de Missouri que trabajaban activamente para el sur. Cuando Fremont se negó, fue despedido y reemplazado por el conservador general Henry Halleck. En una carta al presidente, Browning argumentó que la proclamación de Fremont "no se ocupa en absoluto de los ciudadanos sino de los enemigos públicos".

Browning estaba ansioso por ser nombrado miembro de la Corte Suprema. Esto podría explicar el creciente conservadurismo de Browning durante la Guerra Civil estadounidense. Se convirtió en un partidario del gobierno defendiendo su política de detenciones arbitrarias e hizo una serie de discursos atacando a los republicanos radicales. A pesar de este nuevo enfoque, Abraham Lincoln se negó a nominar a Browning. En 1864, Browning se negó a hacer campaña a favor de Lincoln, pero no sabía cómo votó.

En 1866, el presidente Andrew Johnson nombró a Browning como su Secretario del Interior. Permaneció en el cargo hasta que Johnson perdió el poder en 1869. Más tarde, ese mismo año, Browning se convirtió en abogado especial para el ferrocarril de Chicago, Burlington y Quincy. Orville Browning murió en 1881.


Browning nació el 10 de febrero de 1806 en Cynthiana, Kentucky. Era un veterano de la Guerra del Halcón Negro. Browning fue un delegado Whig a la convención anti-Nebraska celebrada en Bloomington, Illinois, en mayo de 1856. Esta convención sentó las bases del Partido Republicano.

Browning fue designado para ocupar el escaño en el Senado de Estados Unidos de Stephen A. Douglas después de la prematura muerte de Douglas. La candidatura de Browning para la reelección como Senador de Illinois fracasó en 1862, dejando a Abraham Lincoln sin amigos personales en el Congreso. Se rumoreaba que Lincoln estaba considerando nombrar a Browning Secretario del Interior para reemplazar a Caleb Blood Smith, pero no se convirtió en Secretario del Interior hasta la administración de Johnson.

El presidente Andrew Johnson lo nombró Secretario del Interior en servicio desde 1866 hasta 1869. Browning inició una práctica de cabildeo y derecho privado en Washington, DC, después de la guerra, asociándose con Thomas Ewing Sr. y su hijo, Thomas Ewing Jr .. Browning murió 10 de agosto de 1881 y está enterrado en Woodland Cemetery, Quincy, Illinois.

En 1844, Browning defendió con éxito a cinco hombres que habían sido acusados ​​del asesinato de Joseph Smith, Jr., fundador del movimiento de los Santos de los Últimos Días.


Carta a la Sra. Orville Browning

Sin disculparme[sic] por ser egoísta, haré la historia de gran parte de mi propia vida, como ha transcurrido desde que te vi, el tema de esta carta. Y, por cierto, ahora descubro, que, para darte una completa e inteligible [sic] relato de las cosas que he hecho y sufrido ya que Te vi, necesariamente tendré que relatar algo de lo que pasó antes de.

Entonces, en el otoño de 1836, una señora casada que conocía y que era una gran amiga mía, que estaba a punto de visitar a su padre y a otros parientes residentes en Kentucky, me propuso que el a su regreso, llevaría consigo a una hermana suya, con la condición de que yo me comprometiera a convertirme en su cuñado con la prontitud conveniente [sic] Yo, por supuesto, acepté la propuesta porque sabes que no podría haberlo hecho de otra manera, si hubiera sido realmente contrario a ella, pero en privado, entre tú y yo, estaba desconcertantemente satisfecho con el proyecto. Había visto a dicha hermana unos tres años antes, la consideraba inteligente y agradable, y no veía ninguna objeción a seguir adelante con la vida de la mano de ella. Pasó el tiempo, la dama emprendió su viaje y, a su debido tiempo, regresó con la hermana en compañía. Esto me disgustó un poco porque me pareció que su llegada tan fácilmente mostraba que estaba un poco dispuesta, pero pensándolo bien, ocurrió. [sic] a mí, para que su hermana casada pudiera convencerla de que viniera, sin que yo hubiera tenido nada que ver jamás? habiendo sido mencionado a ella, por lo que llegué a la conclusión de que si no se presentaba ninguna otra objeción, consentiría en renunciar a esta. Todo esto se me ocurrió en mi audiencia de su llegada al barrio porque, recuérdese, todavía no había visto ella, excepto unos tres años antes, como se mencionó anteriormente.

En unos días tuvimos una entrevista, y aunque la había visto antes, no se veía como mi imaginación [sic] la había imaginado. Sabía que era demasiado grande, pero ahora parecía una pareja justa para Falstaff.Sabía que la llamaban & # 8220old maid & # 8221 y no tenía ninguna duda de la verdad de al menos la mitad de la denominación. [sic] pero ahora, cuando la contemplé, no pude por mi vida evitar pensar en mi madre y esto, no por los rasgos marchitos, porque su piel estaba demasiado llena de grasa para permitir que se contrajera en arrugas, sino por su falta de dientes, el clima -Apariencia derrotada en general, y a partir de una especie de noción que corrió por mi cabeza, que nada podría haber comenzado en el tamaño de la infancia, y alcanzar su tamaño actual en menos de treinta y cinco o cuarenta años y, en resumen, no estaba del todo satisfecho con ella. ¿Pero qué podía hacer yo? & # 8211 Le había dicho a su hermana que la tomaría para bien o para mal y me hice un punto de honor y conciencia en todas las cosas, para cumplir mi palabra, especialmente si otros habían sido inducidos a actuar en consecuencia, que en En este caso, dudaba que no lo hubieran hecho, porque ahora estaba bastante convencido de que ningún otro hombre en la tierra la aceptaría, y de ahí la conclusión de que estaban empeñados en obligarme a cumplir mi trato. Bueno, pensé, lo he dicho, y, sean las consecuencias, no será culpa mía si no lo hago. Inmediatamente decidí considerarla mi esposa y hecho esto, todas mis facultades de descubrimiento fueron puestas a prueba, en busca de perfecciones en ella, que pudieran contrarrestar sus defectos. Traté de imaginar [sic] era hermosa, lo cual, salvo por su desafortunada corpulencia, era realmente cierto. Aparte de esto, ninguna mujer que haya visto tiene un rostro más fino. También traté de convencerme a mí mismo de que la mente era mucho más valiosa que la persona y, en esto, ella no era inferior, como pude descubrir, a cualquiera que hubiera conocido.

Poco después de esto, sin intentar llegar a ningún entendimiento positivo con ella, partí hacia Vandalia, donde y cuando me vio por primera vez. Durante mi estadía allí, tuve cartas de ella, en las que no cambié mi opinión ni de su intelecto ni de su intención sino que por el contrario, la confirmó en ambas.

Durante todo este tiempo, aunque estaba fijo & # 8220 firme como la roca repelente de oleadas & # 8221 en mi resolución, descubrí que me estaba arrepintiendo continuamente de la imprudencia que me había llevado a hacerlo. A lo largo de la vida no he estado en esclavitud, ni real ni imaginaria, de la servidumbre de la que tanto deseaba ser libre. Después de mi regreso a casa, no vi nada que cambiara mi opinión sobre ella en particular. Ella era la misma y yo también. Ahora pasaba mi tiempo entre planear [sic] cómo podría llevarme bien en la vida después de que mi contemplado cambio de circunstancias debería haber tenido lugar y cómo podría posponer el día malo por un tiempo, que realmente temía tanto, tal vez más, que un irlandés [sic] hace el cabestro.

Después de todo mi sufrimiento sobre este tema profundamente interesante, aquí estoy, completamente inesperadamente, completamente fuera del & # 8220scrape & # 8221 y ahora quiero saber, si pueden adivinar cómo salí de él. Queda claro en todo el sentido del término ninguna violación de palabra, honor o conciencia. No creo que pueda adivinarlo, por lo que podría decírselo de inmediato. Como dicen los abogados, se hizo de la siguiente manera, towit. Después de haber retrasado el asunto tanto como pensé que podía hacerlo por honor, lo que, por cierto, me había llevado al último otoño, concluí que bien podría llevarlo a la consumación. [sic] sin más demora y así reuní mi resolución, y le hice la propuesta directamente pero, impactante de relatar, ella respondió: No. Al principio supuse que lo hacía por una afectación de modestia, que pensé que le hacía mal. bajo las peculiares circunstancias de su caso, pero en mi renovación de la acusación, encontré que ella repelió[sic] con mayor firmeza que antes. Lo intenté una y otra vez, pero con el mismo éxito, o más bien con la misma falta de éxito.

Finalmente me vi obligado a renunciar, ante lo que inesperadamente me sentí mortificado casi más allá de lo soportable. Me pareció que me mortificaba de mil maneras diferentes. Mi vanidad estaba profundamente herida por los reflejos, que durante tanto tiempo había sido demasiado estúpido para descubrir sus intenciones, y al mismo tiempo nunca dudé que las entendía perfectamente y también, que ella a quien me había enseñado a creer que nadie más lo habría hecho. , en realidad me había rechazado con toda mi grandeza imaginaria y, para colmo, entonces, por primera vez, comencé a sospechar que estaba realmente un poco enamorado de ella. Pero déjalo ir todo. Intentaré vivirlo. Otras han sido engañadas por las chicas, pero esto nunca puede decirse de mí con la verdad. En este instinto, me hice el ridículo de la manera más enfática. Ahora he llegado a la conclusión de que nunca más pensaré en casarme y, por esta razón, nunca podré estar satisfecho con alguien que sea lo bastante tonto como para tenerme.

Cuando reciba esto, escríbame una larga historia sobre algo que me divierta. Dé mis respetos al Sr. Browning.


Orville Brown

A lo largo de la larga y, a veces, confusa historia de la lucha libre profesional, los nombres merecedores a menudo se escapan por las grietas de la memoria colectiva del deporte. Aunque sin duda alguna fue una de las mayores estrellas de su época, Orville Brown, el once veces campeón mundial de la Midwest Wrestling Association y el primer campeón mundial de peso pesado de la NWA, a veces se pasa por alto cuando los historiadores relatan el gran linaje del título de la National Wrestling Alliance. Dicho esto, el rudo granjero de Kansas convertido en campeón de lucha libre merece absolutamente el reconocimiento de la historia, por varias razones, y dejó una marca indeleble en los primeros años de la lucha libre profesional.

Orville Brown nació en la pequeña ciudad del medio oeste de Sharon, Kansas, el 10 de marzo de 1908. La vida no fue fácil para el joven Brown, quien creció sin padre y, cuando su madre falleció, quedó huérfana a la tierna edad de 11 años. Educación se convirtió en secundario para ganarse la vida y pronto abandonó la escuela para trabajar a tiempo completo en la granja. Durante este tiempo, el adolescente Brown se convirtió en un talentoso vaquero, compitiendo en & # 8212 y ganando & # 8212 eventos de rodeo en Kansas y las áreas vecinas. Aunque el deporte de montar bronco y bulldog no era tan lucrativo como lo sería en años posteriores, los ingresos adicionales que obtenía como vaquero de rodeo le ayudaron mucho y cuando cumplió los dieciocho años, Orville Brown había acumulado una gran reputación. en el deporte. Sin embargo, su tamaño cada vez mayor se convirtió en un obstáculo para su éxito continuo en los rodeos y, finalmente, llevó a Brown a retirarse del juego y volver a la vida como agricultor y herrero.

La lucha libre en la frontera era una forma de vida para los hombres de principios del siglo XX en estados rurales y accidentados como Iowa, Kansas, Illinois y Missouri. Poco sofisticado, violento y libre de reglas restrictivas, & # 8220catch wrestling & # 8221 reflejaba a los hombres del Medio Oeste que eran sus principales practicantes y cada pueblo, grande o pequeño, tenía docenas de luchadores locales habilidosos y peligrosos que, después de un duro día de trabajo trabajo, se reunirían para enfrentarse entre sí por el dinero del premio. Orville Brown ciertamente encajaba en este molde y a principios de 1931, cuando todavía tenía poco más de veinte años, entró en contacto con un promotor / entrenador local llamado Ernest Brown (sin pariente) que vio potencial en el musculoso 6 & # 82171 & # 8243 230 lb .herrero. Pronto convenció a Orville de que tenía las herramientas físicas necesarias para ganarse la vida como luchador profesional y comenzó a prepararlo para una carrera en la profesión. Después de un período prolongado de entrenamiento, Brown tuvo su primer combate profesional en octubre de 1931, que ganó, y comenzó a luchar regularmente en toda la región. En poco tiempo, acumuló un impresionante récord de victorias / derrotas y finalmente quedó invicto en sus primeros 72 partidos, muchos de los cuales fueron concursos legítimos. Fue mientras competía en Kansas que Abe Coleman, quien era una celebridad de la lucha libre muy conocida en ese momento, vio a Brown y se hizo amigo del impresionante joven luchador. Así como Ernest Brown había visto potencial en Orville, Coleman también lo hizo e informó al poderoso promotor de St. Louis, Tom Packs, que había encontrado una nueva estrella en ciernes. En 1933, Brown estaba siendo fichado en Packs & # 8217 territorio prestigioso y le estaba yendo bastante bien frente a la promoción & # 8217s competencia más experimentada. Convencido de que Brown tenía el tamaño, la habilidad y la actitud necesarios para convertirse en una estrella importante, Packs envió a su nuevo protegido a la costa este para continuar su entrenamiento y ganar más experiencia. Bajo la capaz dirección del veterano matman George Zaharias, el talentoso joven Brown aprendió y mejoró, comenzando desde la parte inferior de las cartas y subiendo.

Orville Brown y su hijo Richard

Mientras competía en el área de Baltimore, Brown comenzó a enfrentarse a una competencia más avanzada, incluidos oponentes conocidos como Zaharias, Everett Marshall, Karl Sarpolis y Jim Browning, entre otros. También fue durante este período de tiempo que finalmente sufrió su primera derrota, el 3 de noviembre de 1933, contra el ex campeón mundial Dick Shikat. Sin inmutarse por la derrota, Brown continuó luchando y mejorando mientras derrotaba a una serie de estrellas regionales de nivel medio. Para la primavera de 1934 había regresado al Medio Oeste y había tenido su primera serie de combates en la ciudad de la que eventualmente se convertiría en sinónimo, Kansas City, Kansas. Fue allí donde logró la mayor victoria de su joven carrera cuando, el 14 de mayo de 1934, derrotó al futuro campeón mundial Everett Marshall, que a su vez organizó una pelea con el principal contendiente Ray Steele. Celebrado el 28 de mayo de 1934, continuaría perdiendo su partido con el Steele más experimentado, sin embargo, al hacer una buena actuación para sí mismo, Brown no perdió nada de su impulso ante los ojos de los casamenteros o fanáticos. Brown, un rostro de bebé popular, fue promovido como un ex-vaquero rudo y un hombre de familia sólido, lo cual era cierto, y recibió una gran cobertura positiva en la prensa nacional.

Pronto, Orville Brown había luchado en suficientes territorios para obtener la influencia de taquilla necesaria para recibir una oportunidad en el campeonato mundial y se enfrentó al actual campeón Jim Londos en varias ocasiones durante 1935. Su encuentro el 12 de abril en Detroit atrajo a más de 13.000 espectadores y recaudó 21.217 dólares, cifras muy impresionantes para la época. Luchando hasta un empate de noventa minutos, se programó una revancha para el 5 de junio, nuevamente en Detroit, en Navin Field. Esa pelea atrajo a otra gran multitud de 11,572 con una entrada de $ 16,213, sin embargo, esta vez Brown fue derrotado por el campeón después de 73 minutos de acción reñida. A partir de ese momento, sin embargo, Orville Brown fue visto como una legítima estrella de la lucha libre nacional que se enfrentó solo a la mejor competencia. A pesar de que su racha invicta ya no era un factor y ocasionalmente perdía un partido aquí y allá, Brown ganó (o fue a un empate con) tantos, compitiendo contra nombres importantes como Dick Shikat, John Pesek, Frank Sexton, Ray. Steele y Ed & # 8220Strangler & # 8221 Lewis, que consolidó firmemente su posición como un nombre importante dentro del negocio.

Cuando la década de 1930 se convirtió en la de 1940, Brown forjó una amistad en la costa este con Bobby Bruns, un luchador que se convertiría en uno de los principales protagonistas de su carrera. Si bien parecían ser rivales acérrimos que se peleaban por todo el país, lejos del centro de atención, Bruns y Brown eran amigos cercanos y, con el tiempo, socios comerciales desde hace mucho tiempo. Entre 1940-1948, Bruns y Brown intercambiaron el prestigioso campeonato mundial de la Asociación de Lucha Libre del Medio Oeste no menos de cuatro veces. En total, Orville Brown celebró el M.W.A. Título mundial en once ocasiones diferentes, enfrentándose y derrotando a retadores como Bruns, Sky Hi Lee, Fred Blassie, el ángel sueco, Ed Lewis, Joe Cox, Ray Eckert, Ronnie Etchison, Lord Albert Mills y muchos otros. Durante este período de tiempo, también formó una relación de trabajo con el notorio promotor Jack Pfefer, que desempeñaría un papel en la carrera de Brown una vez que se uniera a George Simpson y tomara el control del territorio de Kansas City. El territorio, que también incluía Topeka, Wichita y St. Joseph, Missouri, era una de las regiones más lucrativas del país en ese momento y, cuando se enfrentó a una guerra de promoción, Brown pidió a Pfefer y a sus conexiones de talentos de la costa este que superaran. su oposición. Mientras tanto, en 1947, un grupo de inversores que incluía a los promotores canadienses Frank Tunney, Eddie Quinn, Lou Thesz, Bobby Managolf y Bill Longson compraron la promoción de St. Louis a Tom Packs, quien se jubilaba. Entonces tuvo lugar una guerra territorial en St. Louis entre este grupo y la promoción menos establecida de Sam Muchnick, quien fue (al menos temporalmente) ayudado por Jack Pfefer. Durante muchos meses, la batalla fue bastante pareja, aunque el grupo liderado por Thesz tenía una ventaja. Entonces, cuando la promotora de Des Moines, Pinkie George, le presentó a Muchnick la idea de formar una coalición de varios promotores del Medio Oeste, tuvo mucho sentido. George (Iowa), Muchnick (St. Louis), Tony Stecher (Minneapolis), Max Clayton (Omaha) y Orville Brown (Kansas City) se reunieron en Waterloo, Iowa en 1948 para discutir una asociación y nació la National Wrestling Alliance. El 14 de julio de 1948, todos los promotores acordaron nombrar a Orville Brown como el primer campeón mundial de peso pesado de la NWA e inmediatamente se dispuso a establecer el nuevo campeonato, viajando a las regiones de cada miembro y defendiendo el título contra los principales retadores, que incluían hombres como Bill Longson, Bronko Nagurski, Don Eagle, Ali Baba y muchos otros.

Brown & # 8217s mayor rival durante el primer año de su carrera por el título de la NWA fue el extravagante & # 8220Nature Boy & # 8221 Buddy Rogers. Después de que Muchnick lo trajo a St. Louis, Rogers demostró ser un gran atractivo en Gateway City y, en última instancia, el factor decisivo en la guerra de lucha de Muchnick y St. Louis con Thesz.Rogers pasó a recibir varios combates por el título contra Brown, en ciudades como Wichita, Cleveland, Hollywood y Kansas City, y los dos cabezas de cartel atrajeron a grandes multitudes dondequiera que lucharan. Aunque Brown siempre salió del ring con su campeonato intacto, generalmente no fue el resultado de victorias pinfall y muchos de sus encuentros resultaron en empates en el tiempo límite, decisiones de conteo o descalificaciones que mantuvieron a ambos hombres fuertes a los ojos de los jugadores. aficionados.

Una vez que la guerra promocional de Muchnick & # 8217 con Thesz terminó y las dos partes comenzaron a trabajar juntas, se pusieron en marcha planes para que Brown y Thesz participaran en una larga serie de partidos, con ambos hombres obteniendo victorias por el título el uno sobre el otro. Los dos matmen del Medio Oeste se habían enfrentado en años anteriores, luchando por tres empates de límite de tiempo entre sí. Sin embargo, cuando estaban programados para luchar por el campeonato de la NWA, sería necesario un claro ganador. Se presentó un plan en el que Brown ganaría su primer encuentro por el campeonato, programado para el Día de Acción de Gracias el 25 de noviembre de 1949, y ganaría las revanchas posteriores en los diversos territorios de la NWA. Luego, en algún momento durante 1950, Thesz derrotaría a Brown por el título y los dos volverían a participar en una nueva serie de revanchas, con Thesz defendiendo el campeonato con éxito. Después de eso, se acordó que los miembros de la NWA decidirían quién continuaría llevando el cinturón, según lo que fuera mejor para la Alianza en su conjunto.

Pero, el 31 de octubre de 1949, todos esos planes llegaron a un final abrupto e inesperado. Después de una defensa del título en Des Moines contra su enemigo en pantalla y compañero fuera de la pantalla, Bobby Bruns, los dos se dirigían a casa en Brown & # 8217s Cadillac cuando la tragedia golpeó. Sin que Brown lo supiera, un semirremolque se había detenido en la carretera frente a ellos y cuando llegaron a una colina conduciendo a alta velocidad, sucedió lo inevitable y el vehículo de Brown se estrelló de frente contra el camión, con resultados desastrosos. Bruns fue el más afortunado de los dos, que escapó del accidente con un hombro roto y graves daños en los brazos. Brown, sin embargo, apenas escapó de la decapitación. El marco del remolque arrancó el techo de su vehículo y Brown recibió un golpe casi fatal en la cabeza que resultó en daño cerebral para el campeón de la NWA. Afortunadamente, ambos hombres sobrevivieron y, con rehabilitación y tiempo, se recuperaron hasta cierto punto. Dicho esto, ninguno volvió a ser lo mismo y los negocios en el área sufrieron mucho cuando la prensa se enteró del hecho de que los dos & # 8220enemigos & # 8221 viajaban juntos en el mismo automóvil en el momento del accidente.

Después de un año de rehabilitación, Brown intentó regresar al ring. Aunque trabajó muy duro para recuperar el uso de sus extremidades semi-paralizadas y había hecho un tremendo progreso en ese sentido, el daño causado a su cerebro resultó en una pérdida de habilidades motoras que simplemente no pudo superar. Si bien, afortunadamente, pudo continuar con sus deberes como promotor, así como dominar las tareas cotidianas como caminar, conducir, cazar, etc., las complejas habilidades necesarias para desempeñarse dentro de un ring estaban más allá de sus capacidades y Brown fue rápidamente obligado a abandonar su sueño de regresar a la lucha libre. En cuanto a su campeonato mundial de la NWA, Brown se vio obligado obviamente a renunciar al título. El 27 de noviembre de 1949, la Alianza otorgó el cinturón a Brown & # 8217s # 1 contendiente, Lou Thesz, quien, con el tiempo, pasaría a transformar al recién nacido -Creó el título mundial en el campeonato más prestigioso del deporte.

Orville Brown es miembro del Salón de la Fama de la Lucha Libre Profesional (2005)


-> Browning, Orville Hickman, 1806-1881

De Quincy, Illinois se desempeñó como senador estatal, 1836-1841 y representante estatal, 1842-1843, delegado a la convención anti-Nebraska en Bloomington, Ill. En 1856 y a la Convención Nacional Republicana en 1860, designado al Senado de los EE. UU. Para llenar El asiento de Stephen A. Douglas cuando murió y fue nombrado Secretario del Interior por el presidente Johnson. Formó un bufete de abogados en Washington, DC en 1863 y ejerció allí hasta 1866. Regresó a Quincy, Ill. En 1869 para ejercer allí.

De la descripción de Papers, 1843-1888. (Biblioteca Presidencial Abraham Lincoln). ID de registro de WorldCat: 56434052

Quincy, Illinois, abogado sirvió en Black Hawk War, congresista estatal de 1832, 1836-1844 ayudó a organizar el partido republicano nombrado senador de los Estados Unidos para llenar el mandato pendiente de Stephen A. Douglas, 1861-1863 secretario del interior, 1866-1869.

De la descripción de Letter: Springfield, Ills., A C [harles] Gibson, St. Louis, Missouri, 8 de febrero de 1860 (Biblioteca Presidencial Abraham Lincoln). ID de registro de WorldCat: 27819143

De la descripción de la Carta: Cámara del Senado, [Washington, DC], a C [aleb] B. Smith, 22 de febrero de 1862 (Biblioteca Presidencial Abraham Lincoln). ID de registro de WorldCat: 27819147

De la descripción del documento legal: Quincy, Illinois, 23 de junio de 1838 (Biblioteca Presidencial Abraham Lincoln). ID de registro de WorldCat: 27819193

De la descripción de Letter: Washington, D.C., a Annie Jonas, Quincy, Ills., 2 de junio de 1864 (Biblioteca Presidencial Abraham Lincoln). ID de registro de WorldCat: 27819160

De la descripción de Letter: Quincy, [Ill.], A [Almeron] Wheat y [Frederick] Marcy, Quincy, [Ill.], 21 de febrero de 1874 (Biblioteca Presidencial Abraham Lincoln). ID de registro de WorldCat: 27819188


Una vista histórica de la Escuela para Sordos de Illinois

Comenzó hace años en un paseo en barco de vapor por el poderoso río Mississippi. En 1838, el senador Orville H. Browning de Quincy hizo ese transporte acuático, y se encontró con un hombre sordo educado de Kentucky en el camino. Se cuenta que Browning tenía curiosidad por saber cómo este sordo recibió tal educación, ya que solo había cinco instituciones en ese momento que brindaban educación a los ciudadanos sordos. Este compañero de viaje causó tal impresión en el senador que presentó un proyecto de ley en el Senado de Illinois para crear lo que se convertiría en la Escuela para Sordos de Jacksonville (ISD). Este proyecto de ley se presentó el miércoles 13 de febrero de 1839 como un acto para establecer el Asilo de Illinois para la educación de sordos y mudos. Solo 10 días después, se aprobó el proyecto de ley. El gobernador Thomas Carlin firmó el proyecto de ley de Browning el 23 de febrero de 1839. Cabe señalar que Abraham Lincoln fue uno de los que votó afirmativamente como representante, apoyando el proyecto de ley.

El gobernador Carlin luego seleccionó una Junta de Fideicomisarios para administrar la escuela y determinar los primeros pasos hacia su concepción. El miembro de la junta, el Dr. Julian M. Sturtevant, abordó esta tarea enviando a Thomas Hopkins Gallaudet una carta con 13 preguntas para obtener la opinión de Gallaudet sobre cómo iniciar la escuela. Gallaudet fue cofundador y director de la primera institución para la educación de sordos en América del Norte, la Escuela Americana para Sordos. ¡Las correspondencias originales con Gallaudet se encontraron en el Centro de Medios de ISD! El Dr. Mickey Jones (ahora retirado de ISD después de servir 19 años como Director del Centro de Evaluación) dice: “Quizás hace 12 años, fui al Centro de Medios y busqué cosas que no se habían visto en 50 años. " Fue en ese momento que el Dr. Jones descubrió no solo las cartas de Gallaudet, sino que también encontró una gran cubierta llena de cartas que datan de 1838 a 1850, que incluían dos piezas de correo solicitando el consejo del senador Browning para el Superintendente John de la Escuela para Sordos de Kentucky. Jacobs.

Finalmente, la junta había reunido suficiente orientación y estaba lista para construir. Los ciudadanos de Jacksonville y sus alrededores recolectaron $ 979.50 en 1842 para comprar siete acres de tierra para uso del Asilo de Illinois para la Educación de Sordos y Mudos. “En abril (de 1842) la Junta anunció licitaciones para la construcción de un edificio de ladrillos, con cimientos de piedra, de 86 pies de largo, 56 pies de ancho, 3 pisos y un ático de alto, para contener 32 habitaciones. Se esperaba que el costo fuera de menos de $ 12,000 ”. (Fuente: Revista de la Sociedad Histórica del Estado de Illinois, diciembre de 1942) Surgieron complicaciones y el primer edificio de la escuela, que ahora es el ala sur (más tarde reconstruida) del edificio principal de ISD, no se completó hasta 1845.

La Junta había elegido a Thomas Officer como primer superintendente y las puertas se abrieron el 26 de enero de 1846 a cuatro niños. El oficial era el superintendente / maestro / director - “Él era todo el programa”, dice el Dr. Jones. Al inicio del segundo cuatrimestre, se habían incorporado 14 estudiantes. La escuela estaba creciendo. En 1855, la escuela tenía 107 estudiantes matriculados. Sin embargo, hubo un conflicto de creencias. El Dr. Jones describe vagamente el conflicto como si la junta tomara decisiones con base política, mientras que el Superintendente luchó por tener maestros que pudieran firmar y mejorar la escuela. El resultado final fue que en la primavera de 1856, solo quedaban 22 estudiantes y la junta había expulsado al oficial, que había dimitido oficialmente el 16 de octubre de 1855.

Philip G. Gillett, de Indianápolis, fue nombrado segundo superintendente el 26 de abril de 1856. Tenía solo 24 años e inicialmente se sumó a los complejos problemas de la escuela, ya que "la ciudad le tenía miedo a este niño sin barba", expresó el Dr. Jones con algo de diversión. Pero pronto la escuela adquirió una nueva pizarra y "todo volvió a encarrilarse". La primera maestra, Elizabeth Lawrence, fue contratada en el otoño. Se erigieron siete nuevos edificios durante el mandato de Gillett, se amplió el plan de estudios y Gillett "puso orden en el caos". El joven Gillett terminó dirigiendo la escuela durante 37 años, y en el momento de su partida la matrícula había ascendido a casi 500 estudiantes con 42 maestros en el personal.

A lo largo de los años, la administración cambió, el campus cambió, los estudiantes cambiaron e incluso el nombre cambió a Institución de Illinois para la educación de sordos y mudos en 1849, y finalmente a Escuela de Illinois para sordos en 1903. ISD es rico en mucha más historia de la que está escrita aquí. La escuela ciertamente ha evolucionado con el tiempo y el rostro del estudiante ha cambiado con los tiempos. La Escuela para Sordos de Illinois se ha convertido en un hogar y un recurso para los estudiantes sordos o con problemas de audición.

(NOTA: Un agradecimiento especial al Dr. Mickey Jones. El Dr. Mickey Jones está retirado de la Escuela para Sordos de Illinois después de servir 19 años como Director del Centro de Evaluación, pero su fascinación por aprender sobre la historia de la escuela ha lo mantuvo no solo conectado con la escuela, sino que también lo ha convertido en un gran recurso sobre el tema. A lo largo de los años, ha recopilado o redescubierto gran parte de la historia utilizada en la redacción de este artículo).


Carta a Orville Browning (22 de septiembre de 1861)

Equivocada en principio, la proclamación de Frémont fue desastrosa en la práctica. & # 8216Sin duda la cosa era popular en algunos sectores, & # 8217 Lincoln le dijo a Browning, & # 8216, y lo habría sido más si hubiera sido una declaración general de emancipación. La Legislatura de Kentucky no cedería hasta que esa proclamación fuera modificada y el General Anderson me telegrafió que, tras la noticia de que el General Frémont había emitido escrituras de manumisión, toda una compañía de nuestros Voluntarios arrojaron sus armas y se disolvieron. Estaba tan seguro, como para pensar que era probable, que las mismas armas que habíamos proporcionado a Kentucky se volverían contra nosotros. & # 8217 El presidente se apresuró a agregar que Browning & # 8216 no debe entender que tomé mi curso sobre la proclamación debido a Kentucky. . Tomé el mismo terreno en una carta privada al general Frémont antes de tener noticias de Kentucky ''. & # 8221

& # 8220 Sin embargo, cuando Lincoln se convirtió en presidente, aseguró a los sureños que no tenía ninguna intención de interferir con la esclavitud en sus estados. Cuando estalló la guerra, tranquilizó a los dueños de esclavos leales a este respecto y revocó las órdenes de los generales de la Unión de emancipar a los esclavos de los confederados en Missouri y en los estados del Atlántico sur. Esta fue una guerra por la Unión, no por la libertad, dijo Lincoln una y otra vez, a Greeley en agosto de 1862, por ejemplo: & # 8216 Si pudiera salvar la Unión sin liberar a ningún esclavo, lo haría. & # 8217 En una carta a su viejo amigo el senador Orville Browning de Illinois el 22 de septiembre de 1861 — irónicamente, exactamente un año antes de emitir la Proclamación de Emancipación preliminar — Lincoln reprendió a Browning por su apoyo a la orden del general John C. Frémont & # 8217 que pretendía liberar a los esclavos de los confederados en Misuri. & # 8216 Usted dice que es el único medio de salvar al gobierno. Por el contrario, es en sí misma la rendición del gobierno. & # 8217 Si se deja en pie, empujaría a los estados esclavistas fronterizos a la Confederación. & # 8216 Todo esto en nuestra contra, y el trabajo en nuestras manos es demasiado grande para nosotros. También aceptaríamos la separación de inmediato, incluida la rendición de esta capital. & # 8217 Para mantener a los estados fronterizos, así como a los demócratas del norte, en la coalición luchando para reprimir la rebelión, Lincoln continuó resistiendo las presiones antiesclavistas para una emancipación. política hasta bien entrado el segundo año de la guerra. & # 8221

& # 8212 James M. McPherson, & # 8220 El erizo y los zorros, & # 8221 El diario de la Asociación Abraham Lincoln 12, 1991.


Sectarismo en Knox College

Durante las décadas de 1840 y 1850, los congregacionalistas y presbiterianos afiliados a Knox College debatieron con frecuencia diferencias religiosas diminutas entre sus dos sectas. Esta disputa en curso culminó en una disputa personal entre el segundo presidente del Colegio, el Congregacionalista Jonathan Blanchard, y su fundador, el presbiteriano George Washington Gale, por el control denominacional de la administración del Colegio.

A principios de 1845, el fundador y fideicomisario de Knox College, George Washington Gale dirigió a la Junta de Fideicomisarios del Colegio en pedir la renuncia del Reverendo Hiram Huntington Kellogg de la oficina del Presidente del Colegio. Kellogg había sido uno de los principales defensores de los planes de Gale de establecer una universidad religiosa en Occidente, sirviendo en el comité exploratorio responsable de la logística del asentamiento de Galesburg y como miembro del consejo de administración de la universidad antes de su selección como su primer presidente. Aparentemente, el despido de Kellogg se debió a varios años de coacción financiera para el Colegio bajo su dirección. De hecho, la renuncia de Kellogg se vio afectada por consideraciones políticas y religiosas más allá de su eficacia como recaudador de fondos. Personalmente, Gale se había agravado con el progresivamente vocal congregacionalismo de Kellogg, que veía como una invasión a la administración tradicionalmente presbiteriana del Colegio.

La renuncia de Kellogg marcó la inauguración formal de un cisma sectario entre los congregacionalistas y los presbiterianos afiliados a Knox College. Los congregacionalistas creían que los presbiterianos, representados dentro de la comunidad por Gale, estaban moralmente obligados a dejar de afiliarse a su órgano de gobierno nacional, la Asamblea nacional, sobre la base de que estaba compuesto, en parte, por iglesias del sur que respaldaban la esclavitud. La controversia llegó a un punto crítico durante la presidencia del sucesor de Kellogg, Jonathan Blanchard, quien personalmente agitó contra el presbiterianismo y su incondicional, George Washington Gale.

Los colonos de Galesburg eran una combinación de congregacionalistas y presbiterianos. En la casa de los colonos del condado de Whitesboro, Nueva York, las dos denominaciones funcionaban como una sola debido al "Plan de la Unión", un arreglo que organizaba las dos congregaciones bajo un solo ministro. Gale optó por no seguir este arreglo en lo que respecta a su empresa en Galesburg. Sintió que la jerarquía de la Iglesia Presbiteriana resultaría más beneficiosa para el Colegio y, por lo tanto, deberían asumir el papel predominante en los asuntos del Colegio. Los fideicomisarios Silvanus Ferris y Nehemiah Losey apoyaron la decisión de Gale, afirmando que el Colegio debería estar "bajo la influencia y dirección principalmente - pero no exclusivamente - de esa denominación [presbiterianismo]". Sin embargo, poco después de la fundación de Galesburg, la Asamblea Presbiteriana nacional fue sacudida por disensiones internas, lo que representó un desafío significativo para la estabilidad de la iglesia.

Un contingente de iglesias del norte boicoteó la Asamblea Nacional Presbiteriana de 1838, afectando una brecha filosóficamente arraigada dentro de la iglesia nacional. La causa subyacente de esta división fue la organización de la propia iglesia nacional. Las iglesias presbiterianas estaban subordinadas a un sínodo regional, que se remitía a una asamblea nacional que incluía a las iglesias del norte y del sur. La asamblea nacional, en un esfuerzo por apaciguar a sus miembros del sur, se abstuvo de condenar la práctica de la esclavitud a pesar de las objeciones vehementes y de principios de un número significativo de las congregaciones del norte. Para estos presbiterianos, incluidos George Washington Gale y los colonos de Galesburg, la política de la asamblea nacional sobre la esclavitud no era defendible como doctrina moral. Se fueron con la Asamblea, pero no se desviaron del presbiterianismo, sino que formaron una facción separada conocida como los presbiterianos de la "nueva escuela". La comunión continua de los presbiterianos de la Nueva Escuela con la Iglesia Presbiteriana molestó a algunos de los feligreses más idealistas, como Jonathan Blanchard e Hiram Kellogg, que se convirtieron al congregacionalismo, lo que proporcionó más autonomía local.

Al igual que Kellogg, Jonathan Blanchard fue ordenado ministro presbiteriano, pero su fuerte objeción moral a la esclavitud lo llevó a identificarse como congregacionalista después de la división en la Asamblea Presbiteriana. Educado en Middlebury College, donde recibió una licenciatura en 1832, Blanchard realizó estudios de posgrado en Andover en 1834 y en el Seminario Teológico Lane de Cincinnati en 1837. Mientras estaba en Lane, Blanchard participó activamente en la cultura abolicionista de la universidad, predicando en iglesias negras y dando conferencias en frente a la Sociedad de Damas Anti-Esclavitud de la ciudad. Después de sus estudios allí, Blanchard comenzó un pastorado en la Sexta Iglesia Presbiteriana de Cincinnati, obteniendo una audiencia de la que posteriormente se establecería como un abolicionista de renombre nacional en los años siguientes. Blanchard creía que la esclavitud "estaba desafiando a Dios" y abogó por su abolición inmediata. Fuertes convicciones sobre el mal inherente a la esclavitud lo caracterizaron durante toda su vida. Blanchard no censuró sus opiniones, radicales en ese momento, a pesar de las considerables críticas que recibió por ellas. El abolicionismo fue ampliamente detestado en la América antebellum, ridiculizado tanto por los opositores como por los defensores de la esclavitud. Era una realidad de la que Blanchard era muy consciente, ya que durante su estadía en Cincinnati Blanchard fue testigo de "tres días y tres noches en el poder de una mafia" que apuntó a las imprentas abolicionistas para su destrucción.

La estatura de Blanchard atrajo a Gale en su búsqueda de un candidato para cubrir la vacante de Kellogg. Con el respaldo de despedida de Kellogg, Gale y la junta directiva extendieron una invitación a Blanchard para que se convirtiera en el segundo presidente de la universidad, y él aceptó.Como Earnest Calkins describe la contratación, "Fue [el presbiterianismo de Blachard] tanto como su eminencia e influencia lo que hizo que Gale estuviera tan ansioso por tenerlo como presidente del colegio". Pero si Gale había anticipado a un presidente presbiteriano, Blanchard no cumplió con sus expectativas. La piedad de Blanchard pivotó en el tema de la esclavitud, que se extendió para abarcar su desaprobación no solo de su práctica, sino también de su aprobación tácita, que es como llegó a interpretar la renuencia de los presbiterianos de la Nueva Escuela a disociarse de la Iglesia Presbiteriana.

La total falta de tolerancia de Blanchard hacia la esclavitud y toda asociación con ella lo predispuso hacia los congregacionalistas del Colegio. A diferencia del presbiterianismo, las iglesias congregacionalistas estaban gobernadas de manera autónoma, lo que significaba que las iglesias individuales podían dictar sus propias respuestas al problema de la esclavitud. El apoyo de Blanchard a los congregacionalistas exacerbó las tensiones con los presbiterianos y provocó que Blanchard se enfrentara personalmente con George Washington Gale, que había llegado a resentirse con los congregacionalistas y Blanchard individualmente. El temperamento de los dos hombres acentuó sus diferencias religiosas. Blanchard era fogoso e intransigente, dispuesto a agitar por sus creencias morales. Gale estaba más que dispuesto a afrontar su desafío. Gale interpretó la crítica de los presbiterianos sobre el tema de la esclavitud como una amenaza a su influencia dentro del Colegio, y usó su influencia para frenar el Congregacionalismo dentro del Colegio.

La primera señal abierta de lucha entre las dos sectas se produjo tres años después del nombramiento de Blanchard en 1849. En un esfuerzo por asegurar el control presbiteriano de la junta de fideicomisarios del Colegio, Gale nominó a su hijo, Washington Selden Gale, y a un abogado comprensivo, Orville H. Browning, para su elección a la junta. Anteriormente había habido un equilibrio numérico entre presbiterianos y congregacionalistas en la junta, pero la elección de Orville Gale y Brown comprometió este equilibrio. Blanchard, entendiendo las implicaciones de las elecciones, renunció para protestar por la toma de poder explícita de los presbiterianos, solo para retirar su renuncia cuando las elecciones fueron impugnadas con éxito. En una contraprotesta, los presbiterianos abandonaron el proceso para protestar por la anulación de las elecciones de sus candidatos, solo para luego que los congregacionalistas, con un quórum mínimo, elijan a seis nuevos miembros en su ausencia. Ante la imposibilidad de llegar a un entendimiento, las dos partes tuvieron que recurrir a los cauces legales para resolver las disputadas elecciones, momento en el cual la segunda vuelta electoral también fue declarada nula por un juez de circuito.

A medida que la situación en el Patronato y dentro del Colegio se volvió más polarizada Galesburg como comunidad sintió los efectos de la contienda religiosa. En 1851, Gale y los presbiterianos se retiraron de la Old First Church, que había albergado tanto a los congregacionalistas como a los presbiterianos, y formaron la Primera Iglesia Presbiteriana exclusivamente para los presbiterianos de Galesburg. Los primeros periódicos de Galesburg sirvieron como otra salida para la lucha sectaria. El Knox Intelligencer apoyó a Gale, mientras que el Northwestern Gazetteer respaldó a Blanchard. Ambos artículos, sin embargo, expresaron su preocupación por la viabilidad futura del Colegio a la luz de las crecientes tensiones religiosas, y se mostraron complacidos cuando se alcanzó un "compromiso" entre los miembros de la junta a raíz de la las ilegales elecciones de 1849. El compromiso, que tomó la forma de un acuerdo informal de caballeros, fue diseñado para mantener un equilibrio permanente en la junta, un equilibrio de poder entre ambas sectas para minimizar la política partidista.

En 1853, el fideicomisario Flavel Bascom, un congregacionalista, propuso adoptar oficialmente el principio del compromiso dentro del lenguaje de una resolución, pero la moción fue presentada. Al año siguiente, en 1854, Orville Browning, un presbiteriano, aprobó con éxito una resolución similar. En Galesburg, la evidencia de que la división sectaria se estaba agrandando llegó con la formación de otra nueva iglesia, cuando cuarenta y siete feligreses, expulsados ​​de la Antigua Primera Iglesia en 1855, formaron una nueva Iglesia Congregacional, más tarde conocida como la "Iglesia de Ladrillo". . " Los feligreses de Brick Church, en refutación, solicitaron los servicios del franco congregacionalista Edward Beecher, el hermano de Harriet Beecher Stowe, para servir como ministro y representante.

En junio de 1856, la elección de un nuevo miembro presbiteriano para la junta dio mayoría a los presbiterianos de Gale, y en junio de 1857, con el aumento de las tensiones en la ciudad, todo el civismo se derrumbó. El compromiso sólo perduró mientras la Junta estuviera compuesta por igual de congregacionalistas y presbiterianos, pero las diferencias filosóficas subyacentes entre los miembros de la junta de las dos denominaciones habían permanecido enconadas. Con la ventaja, se nombró un comité presidido por el presbiteriano Orville Browning para tomar medidas decisivas sobre las "diferencias" entre Blanchard y Gale, y el 24 de junio, el comité solicitó la renuncia tanto de Jonathan Blanchard como presidente como de George Washington Gale como profesor. de Belles-Lettres, cargo secundario que ocupó además de su cargo de consejero. Una estrecha votación de 11 a 10 patrocinó la solicitud de la junta y, en respuesta, ambos hombres dimitieron.

La solicitud de la Junta fingió un trato igual al pedir las renuncias mutuas de ambos hombres, pero permitió que Gale mantuviera su puesto como administrador del Colegio mientras cortaba por completo los lazos de Blanchard con la escuela. Este hecho, que no pasó desapercibido para muchos, provocó una protesta pública tanto de los estudiantes como de la gente del pueblo. Varios estudiantes se trasladaron lejos de Knox después del despido de Blanchard, y todos menos uno de los miembros de la clase que se graduaron se negaron a pronunciar sus discursos en los ejercicios de graduación de 1857 en un acto de conmovedora protesta. Los estudiantes de Knox fueron tan críticos con el despido de Blanchard que la junta se vio obligada a retener a Blanchard como presidente por un año más para apaciguarlos.

Blanchard permaneció un año más y luego renunció, luego se mudó a Wheaton, Illinois, y fundó Wheaton College. Sin embargo, esto no sofocó inmediatamente la lucha sectaria. Incluso con la ausencia del portavoz de los Congregacionalistas, la polémica en torno a su destitución y la búsqueda de su reemplazo extendió el discurso religioso. Los fideicomisarios finalmente reemplazaron a Blanchard con el presbiteriano Harvey Curtis, pero su nombramiento fue el último que se decidió religiosamente. Reconociendo el daño que el sectarismo había hecho al Colegio, los fideicomisarios decidieron en 1862 que "la elección de maestros, profesores y fideicomisarios debe ser controlada por una referencia al bien de esta institución en lugar de la denominación que lleva tal elección puede suponerse. tengo."

El sectarismo cobró un alto precio en el colegio y tuvo una influencia significativa en su futuro. El mandato de Blanchard en el cargo fue muy exitoso y su despido dejó a la escuela sin un ejecutivo talentoso. La administración del presidente Harvey Curtis no asumió el papel activista en los asuntos sociales que tenían Kellogg y Blanchard, y la reputación de la universidad y la ciudad como un paraíso abolicionista disminuyó en los años siguientes. Sin embargo, la consecuencia de mayor alcance del sectarismo del Colegio durante las décadas de 1840 y 1850 fue un cambio gradual hacia el secularismo. La decisión de la Junta de Fideicomisarios de 1862 de "evitar todas las contiendas y rivalidades denominacionales" cambió la forma en que se veía la religión dentro del Colegio. En 1868, la Junta de Fideicomisarios eligió por unanimidad al Reverendo Gulliver, un congregacionalista, como presidente. Aunque no sería hasta después de la Segunda Guerra Mundial que Knox abandonó oficialmente su afiliación religiosa, el cisma sectario redujo el futuro papel de la religión en el College. La ausencia de conflicto religioso aseguró que la universidad pudiera avanzar en lugar de arriesgarse a la fragmentación.

Grant Forssberg '09

Bibliografía

Fuentes de archivo:

"Una circular. Para los estudiantes de Knox College en los diferentes departamentos", Serie de historia local, Recuadro 2, Colecciones especiales y archivos de la Biblioteca Seymour "Cisma", Knox College, Galesburg, IL.

Declaración jurada de Silvanus Ferris, Geo. W. Gale y N.H. Losey con respecto a la orientación religiosa de Knox College, Serie de historia local, Recuadro 2, Colecciones especiales y archivos de la Biblioteca Seymour "Cisma", Knox College, Galesburg, IL.

Blanchard, Jonathan. "Mi obra de vida", serie de presidentes, Jonathan Blanchard, biografías, colecciones especiales y archivos de la biblioteca Seymour, Knox College, Galesburg, IL.

Élder, Lucius W. "Los problemas cismáticos de 1857", The Knox Student, enero de 1927, págs. 10-11.

"Hon. O.H. Browning y sus relaciones con C.B. & amp Q y Knox College", Register Mail, 1850-1851, Trustee Series, Orville H. Browning, Colecciones especiales y archivos de Knox College, Galesburg, IL.

"Carta de O.H. Browning a W.S. Gale fechada el 12 de julio de 1849", Serie de Fideicomisarios, Orville H. Browning, Colecciones y Archivos Especiales de la Biblioteca Seymour, Galesburg, IL.

"Reunión de los Fideicomisarios de Knox College, 23 de junio de 1868", Serie de Historia Local, Recuadro 2, "Cartas originales del cisma" Colecciones especiales y archivos de la Biblioteca Seymour, Knox College, Galesburg, IL.

Samuel Guild Wright Diary, Box 1, MSS # 98, Seymour Library Special Collections and Archives, Knox College, Galesburg, IL "Reunión de la Junta de Fideicomisarios de Knox College", 29 de abril de 1849, Knox College Special Collections and Archives, Galesburg , ILLINOIS.

Calkins, Ernest Elmo. Rompieron la pradera Nueva York: Charles Scribner's Sons, 1937

Muelder, Hermann R. Fighters for Freedom: A History of Anti-Slavery Activities of Men and Women Associated with Knox College, Nueva York: Columbia University Press, 1959

Muelder, Hermann. Misioneros y Muckrakers: Los primeros cien años de Knox College. Urbana y Chicago: University of Illinois Press, 1984.


Las escuelas y bibliotecas pueden acceder a imágenes de alta resolución mediante suscripción a American History, 1493-1943. Verifique si su escuela o biblioteca ya tiene una suscripción. O haga clic aquí para obtener más información. También puede solicitarnos un pdf de la imagen aquí.

Gilder Lehrman Colección #: GLC05788.01 Autor / Creador: Smet, Pierre-Jean de (1801-1873) Lugar de escritura: St. Louis, Missouri Tipo: Carta autógrafa firmada Fecha: 10 de septiembre de 1867 Paginación: 3 p. 24,8 x 20 cm.

Escribe al Secretario del Interior Browning una descripción detallada de las actividades diplomáticas entre las tribus indias en el país del río Missouri durante las guerras sioux de la década de 1860. Describe sus gastos y desembolsos durante su visita a los indios. Habla de su visita con la tribu Tanton del alto Missouri, a quien describe como "en una condición próspera". Describe visitas con varias otras maniobras diplomáticas relacionadas con el establecimiento de reservas. Escrito en la Universidad de St. Louis.


(Cierre esta ventana emergente para permanecer en esta página)
El juicio por conspiración de Carthage: una cuenta
de Douglas O. Linder (2010)

Nauvoo, Illinois, como se ve al otro lado del río Mississippi desde Iowa en la década de 1840

Uno de los crímenes más importantes en la historia de Estados Unidos ocurrió un día de verano en 1844 cuando una turba irrumpió en una cárcel en Carthage, Illinois y asesinó a dos de sus ocupantes, Joseph Smith, Jr. y su hermano, Hyrum. El asesinato de José Smith, el carismático profeta fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la religión local más importante de Estados Unidos, provocó un cisma entre los mormones y el viaje al oeste de Utah de Brigham Young y sus seguidores. La historia de los asesinatos de 1844 (o "martirios", como se les llama a menudo en los relatos SUD) y el juicio que siguió es mucho menos conocido de lo que merece ser, en gran parte debido a la hipersensibilidad de los escritores de libros de texto estadounidenses en todos los aspectos. asuntos religiosos. Eventos tan cruciales en la historia de la Iglesia Mormona, que hoy cuenta con una membresía mundial de más de 14 millones y ejerce una influencia importante en los debates sobre temas morales que van desde el matrimonio entre personas del mismo sexo hasta el juego y la eutanasia, merecen una comprensión más amplia.


Los primeros años de la década de 1840 fueron una época de creciente tensión entre los colonos mormones y no mormones en el condado de Hancock, Illinois. En abril de 1839, José Smith, que había escapado de una cárcel de Missouri donde estaba detenido por cargos de traición estatal, llegó al noroeste de Illinois, cerca de las orillas del río Mississippi, para unirse a los mormones que habían comenzado a ubicarse allí en gran número. Pronto, se estableció la nueva ciudad de Nauvoo y se convirtió en un imán para los mormones del este de EE. UU., Canadá y Europa. En 1844, Nauvoo, con una población de 12.000 habitantes, rivalizó con Chicago por el título de la ciudad más grande del estado de Illinois.

La creciente influencia económica y política de los mormones en el condado de Hancock no sentó bien a todos los residentes del condado. En 1841, Thomas C. Sharp de Varsovia, Illinois, organizó un partido político antimormón y comenzó a publicar editoriales morbosas en su periódico Varsovia Signal atacando la concentración de poder de José Smith, la creación de una fuerza militar mormona llamada La Legión de Nauvoo y la tierra de los mormones. especulación. Dentro de la población mormona también hubo disensión, con el exlíder de la iglesia John C. Bennett publicando acusaciones de que Smith y otros funcionarios de la iglesia estaban practicando la poligamia.

El conflicto se intensificó aún más en 1843 después del arresto de José Smith por los agentes de Illinois que intentaron enviar a Smith de regreso a Misuri para enfrentar los cargos pendientes allí. Tras el rescate de Smith por parte de la Legión de Nauvoo, el Concejo Municipal de Nauvoo, dominado por los mormones, adoptó una ordenanza que autorizaba la revisión por parte del alcalde de todos los procesos legales que se emitían desde fuera de la ciudad. La acción del ayuntamiento enardeció el sentimiento anti-mormón, y Sharp y otros se quejaron de que Smith "estaba por encima de la ley".

En la primavera de 1844, las tensiones finalmente se desbordaron en violencia. En mayo, un grupo de unos 300 mormones disidentes encabezados por el ex consejero mormón William Law comenzó a celebrar reuniones para expresar su indignación por la práctica de la poligamia y el creciente poder teocrático de Smith en Nauvoo. Entre las acciones defendidas por el grupo estaba la derogación de la Carta de Nauvoo, el documento estatal que faculta a Nauvoo para ejercer la autoridad legal. El 7 de junio, William Law y seis asociados publicaron el que sería el primer y único número del Nauvoo Expositor, un periódico creado para exponer las "abominaciones y prostituciones" de Smith y otros altos funcionarios de la iglesia.



La publicación del Nauvoo Expositor motivó una reunión de emergencia del Concejo Municipal de Nauvoo para considerar si se debería tomar alguna medida contra lo que la mayoría de los miembros del concejo municipal consideraban un periódico difamatorio e incendiario. El 10 de junio, el Consejo adoptó una ordenanza ("Ordenanza sobre difamaciones") que declaraba al Expositor como una molestia pública. Inmediatamente después de la acción del Consejo, el alcalde de Nauvoo, José Smith, emitió una orden autorizando la destrucción de las publicaciones, el equipo de prensa y el tipo del periódico: "Por la presente se le ordena destruir la imprenta de donde emite el Nauvoo Expositor, y poner el tipo de dicho establecimiento de imprenta en la calle, y quemar todos los expositores y folletos difamatorios que se encuentren dentro de dicho establecimiento ". Aproximadamente a las ocho de la noche, se cumplió la orden de Smith.

La destrucción del Nauvoo Expositor convirtió en un frenesí los sentimientos anti-mormones en el condado de Hancock. En Carthage, los ciudadanos se reunieron y adoptaron una resolución en la que expresaban su indignación con la orden de Smith y con una decisión del Tribunal Municipal de Nauvoo que desestimaba una orden de arresto contra Smith, por el cargo de incitación a un motín, que había sido emitida el día anterior por un juez del condado de Hancock. . La resolución criticó a "los líderes mormones malvados y abominables" que estaban detrás de la destrucción del periódico y advirtió que "una guerra de exterminio" podría ser necesaria. En respuesta a la resolución emitida desde Carthage, Smith le escribió al gobernador Thomas Ford invitándolo a venir a Nauvoo para ayudar a resolver la creciente controversia y se reunió con la Legión de Nauvoo para darles instrucciones de resistir si una turba de antimormones atacaba la ciudad. El gobernador Ford declinó la invitación. En la ciudad circularon rumores de un inminente asalto a Nauvoo.


Cuatro días después de dar un discurso final a la Legión de Nauvoo en el que Smith declaró: "Estoy dispuesto a sacrificar mi vida por tu preservación", él, su hermano Hyrum y un pequeño grupo de seguidores cruzaron el río Mississippi hacia Iowa, su primera parada. en un viaje planificado que los llevaría a un lugar seguro en las Montañas Rocosas. Sin embargo, al día siguiente, Smith abortó su viaje y regresó a Nauvoo después de convencerse de que su rendición a las autoridades de Illinois era la única esperanza para evitar que una turba antimormona atacara Nauvoo.
Según el relato de Willard Richards, Smith dijo a sus compañeros: "Voy como un cordero al matadero, pero estoy tan tranquilo como una mañana de verano. Tengo una conciencia libre de ofensa hacia Dios y hacia todos los hombres. Si me quitan la vida, moriré inocente ". El 25 de junio, después de reunirse con el gobernador Ford en Carthage, Joseph e Hyrum acordaron someterse voluntariamente al arresto bajo el cargo de incitar a un motín en el edificio que alberga el Nauvoo Expositor. Más tarde ese mismo día, se agregó un segundo cargo - ¡traición! - y el Juez de Paz Robert Smith ordenó que los dos Smith fueran retenidos sin fianza en la Cárcel de Carthage hasta que se pudiera llevar a cabo una audiencia, programada para el 29 de junio.


En la tarde del 27 de junio, los temores de Smith se hicieron realidad. Uno de sus compañeros de celda mormones, John Taylor, proporcionó un relato de testigo ocular:

El hermano José, al acercarse a Hyrum, e inclinándose sobre él, exclamó: "¡Oh, mi pobre y querido hermano Hyrum!" Él, sin embargo, se levantó instantáneamente, y con paso firme y rápido, y una expresión de semblante determinada, se acercó a la puerta y sacó el revólver de seis tiros que había dejado el hermano Wheelock de su bolsillo, abrió la puerta ligeramente y rompió la pistola seis. tiempos sucesivos. Sin embargo, solo se descargaron tres de los barriles. Después comprendí que dos o tres resultaron heridos por estas descargas, dos de los cuales, según me informan, murieron. El despido del hermano Joseph hizo que nuestros asaltantes se detuvieran un momento. Sin embargo, muy poco después empujaron la puerta para abrirla un poco, sobresalieron y descargaron sus armas dentro de la habitación, cuando las detuve con mi bastón, dando otra dirección a las bolas.

Ciertamente fue una escena terrible. Chorros de fuego tan espesos como mi brazo pasaron a mi lado mientras estos hombres disparaban, y, desarmados como estábamos, parecía una muerte segura. Recuerdo sentir que había llegado mi momento, pero no sé cuándo, en alguna posición crítica, estaba más tranquilo, sereno, enérgico y actuaba con más prontitud y decisión. Ciertamente, estaba lejos de ser agradable estar tan cerca de las bocas de esas armas de fuego mientras eructaban sus llamas líquidas y bolas mortales. Mientras me dedicaba a parar las armas, el hermano Joseph dijo: "Así es, hermano Taylor, deténgalas lo mejor que pueda". Estas fueron las últimas palabras que le escuché decir en la tierra. Lo primero que noté fue un grito de que había saltado por la ventana. Siguió un cese de los disparos, la multitud se apresuró a bajar las escaleras y el Dr.Richards se acercó a la ventana.

Los Carthage Grays, la milicia local, llegaron a la cárcel justo cuando miembros de la mafia, con sus rostros ennegrecidos, huían del lugar. No se intentó detener a ninguno de los hombres que huían.

En Nauvoo, "las mismas calles parecían estar de duelo", según un residente mormón. Los líderes de la ciudad pidieron calma. El 1 de julio, el Concejo Municipal de Nauvoo adoptó una resolución instando a los ciudadanos privados a no buscar "venganza privada de los asesinos del general José Smith". Mientras tanto, editorializando en su Warsaw Signal, Thomas Sharp calificó los asesinatos como una respuesta lamentable pero justificada a la amenaza que los Smith representaban para la libertad.

Con el sentimiento en el condado sobre la cuestión de enjuiciar a los asesinos de los hermanos Smith decididamente mezclados, la decisión final dependió de las elecciones de agosto de 1844 para ocupar las oficinas del condado de Hancock. Cuando se contaron los votos finales, los candidatos respaldados por los mormones asumieron el cargo, incluido Minor Deming, quien se convirtió en el nuevo sheriff del condado de Hancock. Poco después de su victoria electoral, Deming declaró que de 200 a 300 personas estaban involucradas en los asesinatos de Smith y que su oficina iniciaría una investigación con miras a enjuiciar a los principales responsables de los asesinatos. Cuando el gobernador Ford y una fuerza militar de 450 hombres llegaron al condado el mes siguiente, muchos de los más implicados en los asesinatos decidieron que era el momento adecuado para huir a Missouri.

El 22 de septiembre, el abogado Murray McConnell, un agente especial designado por el gobernador, llegó a Nauvoo y comenzó a recibir testimonio de testigos. Entre los que McConnell escuchó se encontraba John Taylor, quien implicó a Levi Williams, comandante del 59. ° Regimiento de la Milicia de Illinois, y al editor de la Señal de Varsovia, Thomas Sharp. Otro testimonio sugirió la culpabilidad de varios disidentes prominentes, incluido el editor de Nauvoo Expositor, William Law, y Robert y Charles Foster. Se emitieron órdenes de arresto para estos y varios otros hombres. Cuando los intentos iniciales de asegurar los arrestos fracasaron, el gobernador Ford otorgó recompensas de $ 200 cada uno por los arrestos de tres de los hombres considerados los más responsables, Sharp, Williams y Joseph Jackson, quienes, en una carta, habían confesado su papel en el complot.

Con los hombres más buscados a salvo en el lado de Missouri del Mississippi, los funcionarios de Illinois se vieron obligados a negociar con los fugitivos. Solo después de que el gobernador Ford hizo varias concesiones clave, como la promesa de una fianza razonable y ninguna resistencia estatal a una moción para un cambio de sede, Levi Williams y Thomas Sharp acordaron cruzar el río y rendirse. El gobernador Ford, fuertemente criticado en algunos sectores por celebrar "un tratado" con los asesinos acusados, explicó que los "prejuicios antimormones" de los hombres bajo su mando le dejaban pocas opciones y que el acuerdo brindaba la mejor esperanza para "reivindicar el honor violado y la promesa rota del estado".

En octubre, un gran jurado dictó acusaciones contra nueve hombres por conspiración para asesinar a Joseph y Hyrum Smith. Los tres hombres acusados ​​más estrechamente relacionados con los tiroteos reales huyeron del condado y nunca fueron arrestados. Un testigo ocular de los asesinatos, Jeremiah Willey, dijo que John Wills, Gallaher (un hombre cuyo nombre de pila no figura en el registro histórico) y William Voras estaban entre los hombres que irrumpieron en la sala de la cárcel. Willey informó que Gallaher le disparó a José Smith en la espalda mientras corría hacia la ventana. Wills, Gallaher y Voras recibieron heridas cuando José Smith les disparó a través de la puerta de la celda. Al final, solo cinco de los nueve acusados ​​enfrentarían juicio: Levi Williams, Thomas Sharp, Mark Aldrich, Jacob Davis y William Grover. De acuerdo con un acuerdo alcanzado por la acusación y la defensa, ese juicio no comenzaría hasta el término del tribunal de mayo de 1845.

Dos hechos complicarían enormemente un caso ya difícil para la fiscalía. El primero y más importante fue la decisión de los mormones de no participar en el juicio por temor a sufrir el mismo destino que sus líderes caídos. En un editorial de Nauvoo Neighbor, una publicación mormona, el testigo ocular de los asesinatos, John Taylor, instó a sus compañeros Santos de los Últimos Días a negarse a testificar porque "los funcionarios estatales no eran dignos de confianza cuando se trataba de protegerlos". Como resultado de esta preocupación generalizada y la falta de voluntad de los fiscales para obligar a los testigos reacios a participar, la fiscalía perdió su testimonio potencialmente más importante. El segundo acontecimiento que socavó el caso de la fiscalía fue la publicación, solo un par de semanas antes del juicio, de un folleto de 24 páginas que detalla los asesinatos de Joseph y Hyrum Smith. El folleto fue escrito y vendido por William M. Daniels, el hombre al que la acusación contaba como su testigo estrella.

Desafortunadamente para la acusación, el relato publicado de Daniels sobre los asesinatos proporcionó un material excelente para los abogados defensores que planeaban el interrogatorio de Daniels. Especialmente útiles para la causa de la defensa fueron varias afirmaciones en el folleto de Daniels que parecían estar en desacuerdo tanto con otros relatos del asalto a la cárcel como con el sentido común.
Por ejemplo, Daniels, casi el único entre los testigos, hizo que José Smith sobreviviera a su caída desde la ventana de la cárcel del segundo piso y adoptara un semblante parecido al de Cristo:

Cuando el presidente Smith estuvo apoyado contra la acera y comenzó a recuperarse de los efectos de la caída, el coronel Williams ordenó a cuatro hombres que le dispararan. En consecuencia, cuatro hombres. preparado para ejecutar la orden. Mientras hacían los preparativos, y se les acercaron los mosquetes a la cara, los ojos del presidente Smith se posaron sobre ellos con una resignación tranquila y silenciosa. No traicionó ningún sentimiento de agitación y la expresión de su rostro parecía presagiar que su única oración era: & # 8220O, Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

En el relato de Daniels, después de que los cuatro hombres llevaron a cabo la orden de ejecución de Williams, una columna de luz descendió de los cielos para salvar al profeta de una mutilación inminente. (Ningún otro testigo informó haber visto tal pilar, y los historiadores mormones han llegado a la conclusión de que el pilar fue una invención de Daniels). Como Daniels describió la escena:

El rufián. ahora aseguró un cuchillo bowie con el propósito de cortar la cabeza de su cuerpo. Levantó el cuchillo y estaba en actitud de golpear, cuando una luz, tan repentina y poderosa, brotó de los cielos sobre la escena sangrienta, (pasando su vívida cadena entre José y sus asesinos), que fueron golpeados con terror y terror. lleno de consternación. Esta luz, en su apariencia y potencia, desconcierta todos los poderes de descripción. El brazo del rufián, que sostenía el cuchillo, cayó impotente, los mosquetes de los cuatro, que dispararon, cayeron al suelo, y todos quedaron como estatuas de mármol, sin poder mover ni un solo miembro de sus cuerpos.


En el relato del testigo William Daniels, una columna de luz evita la mutilación de José Smith

¿Insistiría Daniels en el juicio en que las porciones increíbles de su relato eran precisas y, por lo tanto, se enfrentaría al ridículo, o admitiría embellecimiento o mentiras descaradas? Cualquiera de las dos perspectivas tenía que ser una preocupación importante para el fiscal y el ex fiscal general del estado, Josiah Lamborn.

En la mañana del 21 de mayo de 1845, en un juzgado de ladrillo de dos pisos en Carthage, se convocó el caso People v Levi Williams. Enjuiciados ante el juez Richard M. Young fueron cinco residentes del condado de Hancock acusados ​​de conspirar para asesinar a Joseph e Hyrum Smith abiertamente. Fueron defendidos por un equipo de abogados que incluía a Orville H. Browning, llamado "quizás el orador más capaz del estado". Irónicamente, Browning había representado a José Smith en su exitoso esfuerzo por luchar contra la extradición a Misuri. Junto a Browning en la mesa de la defensa estaban el coronel William A. Richardson, Calvin A. Warren y Archibald Williams.

El primer día del juicio, la defensa jugó su carta clave. Movió que el panel de jurados potenciales elegidos por los comisionados del condado dominado por los mormones sea destituido por prejuicios contra los acusados ​​y sean reemplazados por un nuevo panel elegido por un panel de elisors designado por el tribunal. La novedad de la propuesta de la defensa, y la falta de jurisprudencia que la respalde, resultaron obstáculos superables para el juez Young, quien concedió la moción. Se seleccionó rápidamente una nueva serie de posibles jurados entre los espectadores de la corte. Solo cuatro de los noventa y seis hombres elegidos para el panel eran mormones. La decisión del juez Young solo sirvió para reforzar el sentimiento general entre la población mormona del condado de que el sistema de justicia estaba en su contra y que no deberían tener nada que ver con el juicio.

En su argumento de apertura ante el jurado de doce hombres no mormones, el fiscal Josiah Lamborn llamó a los cinco acusados ​​"los impulsores e instigadores de esa turba que cometió el crimen". Lamborn declaró: "La culpa de este crimen se cierne sobre ti como una plaga y una maldición que está destruyendo tu carácter y royendo la raíz de tu prosperidad". No puede existir, dijo, "no hay igualdad de derechos, no hay patriotismo" cuando se "permite que exista el asesinato por turba".

El día de los asesinatos en Carthage, el testigo John Peyton marchó hacia Nauvoo con otros miembros de la milicia de Varsovia. Le contó a los miembros del jurado lo que sucedió después de que la milicia llegara a "las barracas del ferrocarril", un hito a unas seis millas de Varsovia. Peyton testificó que el coronel Levi Williams despidió a las tres compañías de la milicia (una liderada por Grover, una por Davis y una tercera de la ciudad de Green Plains) en las chabolas y luego "golpeó" a los voluntarios para que fueran a Carthage. Peyton dijo que el comandante del batallón Mark Aldrich les dijo a los hombres que había llegado el momento de "hacer algo para detener" la toma de poder de los mormones en el condado de Hancock. Sin embargo, Peyton se negó a decir que alguno de los acusados ​​incitó específicamente al asesinato de los Smith. "No sabría decir cuál era su intención", respondió Peyton en respuesta a una pregunta de Lamborn. El testigo declaró que, después de los discursos de Williams y Aldrich, alrededor de un centenar de hombres armados (incluidos Williams, Aldrich, Thomas Sharp y William Grover) partieron hacia Carthage, diez millas al este. El acusado Jacob Davis, dijo Peyton, no se unió a la marcha y, en cambio, se dirigió a su casa. Siguiendo a Peyton al estrado, George Walker le dijo al jurado que Jacob Davis, al explicar a otros en ese momento por qué se dirigió a casa y no a Carthage, dijo: "Me condenaría si fuera a matar a un hombre que estaba confinado en prisión ".

La fiscalía se arriesgó al llamar al activista anti-mormón Franklin Worrell. Worrell supuestamente había advertido a un mormón que visitó la cárcel el día antes de los asesinatos: "Hemos tenido demasiados problemas para traer al Viejo Joe aquí para dejarlo escapar con vida, y a menos que quieras morir con él, será mejor que te vayas antes de la puesta del sol". Como era de esperar, Worrell no admitiría tal consejo en el estrado de los testigos, pero sí testificó que vio a los hombres disfrazarse "mojándose las manos en polvo y luego poniéndose las manos en la cara". Describió cómo la turba se acercó a la cárcel y cómo "se apresuraron hacia la puerta". Worrell testificó que había "tanto ruido o humo que no pude ver ni escuchar nada de lo que se dijo o hizo". Cometiendo lo que era obviamente perjurio, Peyton afirmó que "no vio a ninguno de los acusados ​​en la cárcel". El testigo hostil demostró para la acusación solo lo que ya se había concedido, que una turba mató a José y a Hyrum Smith, pero no hizo nada para incriminar a ninguno de los cinco acusados. Después de escuchar a algunos otros testigos, Lamborn llamó a Worrell al estrado para preguntarle: "¿Sabes si los Carthage Grays esa noche cargaron sus armas con cartuchos de fogueo?" Dos abogados defensores se levantaron de inmediato para aconsejar a Worrell que no respondiera la pregunta. Young ofreció que Worrell podría negarse a responder si sentía que al hacerlo podría incriminarse a sí mismo, una sugerencia que Worrell aceptó. La implicación obvia de la afirmación de Worrell del privilegio contra la autoincriminación es que al menos algunos de los guardias de Carthage participaron voluntariamente en el complot para matar a los Smith.

Los siguientes tres testigos de cargo, miembros de los Carthage Grays a quienes se les asignó el deber de guardia, colocaron a Aldrich, Williams y Sharp en Carthage justo antes del asalto de las cinco en punto a la cárcel. Los testigos describieron una escena caótica alrededor de la cárcel y luego la caída de José Smith desde la ventana del segundo piso. Cuando las tropas llegaron a la cárcel, según los testigos, los Smith estaban muertos y la turba se batía en retirada apresurada. Ninguno de los tres testigos informó haber escuchado conversaciones que vincularan específicamente a los acusados ​​con los asesinatos reales.

Quizás el testigo más esperado por el estado fue William Daniels, de veinticuatro años, un converso reciente al mormonismo y autor del folleto sobre el asesinato de José Smith que incluía varios elementos sensacionales. En el relato que Daniels dio al jurado, Thomas Sharp habló en las barracas de "la necesidad de matar a los Smith para deshacerse de los mormones". Poco después del discurso de Sharp, Daniels testificó, los voluntarios dispuestos a matar a los Smith dieron un paso al frente. El primer voluntario fue el acusado William Grover, quien estaba tan entusiasmado con el esfuerzo que dijo que "vendría solo" si fuera necesario para hacer el trabajo. Daniels le dijo al jurado que de sesenta a cien reunidos partieron a pie hacia Carthage. Lo hicieron, testificó Daniels, sabiendo que los guardias de la cárcel llevarían armas con cartuchos de fogueo. Daniels dijo que inmediatamente antes de que se lanzara el ataque a la cárcel, Williams gritó: "Entren, muchachos, no hay peligro". Daniels reiteró su creencia de que José Smith ya no recibió un disparo cuando se cayó de la ventana del segundo piso y que se hicieron "tres o cuatro" tiros después de la caída.

Lamborn, anticipando que la defensa usaría el folleto de Daniels como pieza central de su contrainterrogatorio, preguntó al testigo si él era en realidad el autor. Daniels respondió: "Lyman Omar Littlefield es el autor", y agregó: "Supongo que lo entendió por lo que le dije; le conté la historia muchas veces". Lamborn sabía que la "columna de luz" que salvó a José Smith de una mutilación inminente requeriría algunas explicaciones, por lo que tomó la iniciativa. "Explícanoslo", instó Lamborn a su testigo. "Estaba representado en el libro de manera bastante diferente de lo que era", respondió Daniels. El fiscal sugirió que la luz podría haber sido "el reflejo de un mosquete", pero Daniels se resistió a las conclusiones: "No digo qué podría haber sido". Cualquiera que sea su fuente, Daniels le dijo al jurado: "Estaba considerablemente emocionado".

El eficaz contrainterrogatorio de Orville Browning aprovechó tanto las inconsistencias como las inverosimilitudes en los diversos relatos que Daniels había dado sobre los asesinatos. Sus preguntas le recordaron al jurado que, según su propio relato, Daniels tenía conocimiento previo del complot, pero no tomó ninguna medida para advertir a los Smith o las autoridades que podrían haber evitado los asesinatos. Browning consiguió que Daniels dijera: "Los hechos en el libro son tan correctos como podría decirles", una admisión que socavó los esfuerzos de la fiscalía por vincular el relato del folleto a Lyman Littlefield en lugar de a su testigo. Browning obtuvo un testimonio que contradecía el relato del folleto en varios detalles. Por ejemplo, mientras que el folleto informa que José Smith hirió de muerte a tres hombres, en el estrado Daniels solo testificó que vio a tres miembros de la turba heridos en el ataque.

Browning guardó su munición más pesada para su cuestionamiento del relato de Daniels / Littlefield sobre la aparición de un pilar de luz milagroso justo cuando un rufián estaba listo para cortar la cabeza de Smith con un cuchillo bowie:

Browning luego leyó del relato de Littlefield / Daniels, con su descripción de un asaltante asustado y paralizado que empuñaba un cuchillo. Daniels respondió diciendo a los miembros del jurado que le dijo a Littlefield después de la publicación del libro que contenía varios errores. Minutos después, Browning le preguntó a Daniels si alguna vez le había dicho a alguien "que había escrito un libro y esperaba ganar una gran suma de dinero con él". Daniels respondió: "No sé si lo hice o no".

Eliza Jane Graham, una mujer mormona de 33 años de Nauvoo, parecía nerviosa cuando testificó sobre lo que vio en Warsaw House, una posada administrada por su tía y donde trabajaba como empleada. Graham dijo a los miembros del jurado que al anochecer de la noche de los asesinatos, Thomas Sharp y otro hombre aparecieron en la Casa Varsovia. Sharp pidió un vaso de agua y anunció: "Hemos terminado los líderes de la Iglesia Mormona". Más tarde esa noche, según Graham, Davis y Grover aparecieron en la taberna y discutieron abiertamente el asesinato de los Smith. Grover incluso se jactó de haber sido el verdadero asesino del "Viejo Jo", como llamó a José Smith. Browning utilizó su contrainterrogatorio de Graham para plantear dudas sobre su capacidad para recordar las palabras exactas de una conversación del año anterior y para sugerir que, como mormona, podría tener interés en incriminar a los acusados.

El último testigo de importancia real presentado por la acusación fue Benjamin Brackenbury, de dieciocho años, que pasó el día de los asesinatos trabajando como conductor de un carro de equipajes en la milicia de Varsovia. Brackenbury testificó que mientras los voluntarios marchaban hacia Carthage fueron recibidos por un mensajero enviado por los Carthage Grey, quien informó a los hombres: "Ahora es el momento de apresurarse: el gobernador se ha ido a Nauvoo y no hay nadie más que Carthage puede poner la dependencia ". Brackenbury, el único entre los testigos del estado, colocó a los cinco acusados ​​cerca de Carthage poco antes de los asesinatos. En el momento en que sonaron los disparos desde la cárcel, Brackenbury estaba estacionado a un cuarto de milla de distancia en su carro. Observó cómo los hombres corrían hacia atrás desde la dirección de la cárcel. "Dijeron que habían matado a los Smith", testificó Brackenbury. Cuando se le preguntó si Grover estaba entre los hombres que regresaban de la cárcel, Brackenbury respondió: "Sí, dijo que había matado a Smith, que Smith era un hombre malditamente fornido y que entró en la habitación donde estaba Smith y que Smith lo había golpeado". dos veces en la cara ". Brackenbury confirmó un testimonio anterior de que tres miembros de la mafia, Wills, Voras y Gallaher, habían resultado heridos durante el asalto. La cruz de Browning hizo que Brackenbury admitiera que "tenía algo de beber ese día y había tomado lo suficiente para hacerme sentir bien". Browning anotó puntos con la concesión del testigo: "Debería haber recordado mejor las cosas si no me hubiera sentido tan [bien]". Brackenbury tampoco ayudó a la fiscalía cuando describió su ocupación actual como "holgazana".

El caso de la defensa y los argumentos finales

En el transcurso de un solo día, la defensa presentó a sus dieciséis testigos. Ningún acusado testificó y no se llamó a ningún testigo para ofrecer coartadas. En cambio, la defensa centró sus esfuerzos en acusar a los tres testigos clave presentados por la fiscalía: Daniels, Graham y Brackenbury.El ex presidente del gran jurado James Reynolds, por ejemplo, fue llamado para testificar que el testimonio de Brackenbury ante el gran jurado el otoño anterior difería en varios detalles de su testimonio en el juicio. Tres testigos declararon que Daniels les había dicho la noche de los asesinatos que participó en el asalto real a la cárcel, algo que negó en su testimonio en el juicio. Charles Andrews, el cuñado de Daniels, dijo a los miembros del jurado que Daniels se había jactado de que podría obtener $ 1000 del estado por testificar en el juicio. Otros cuatro testigos dijeron que escucharon historias similares de Daniels sobre un acuerdo de pago por hablar. El último testigo de la defensa fue Ann Fleming, propietaria de la Casa Varsovia donde trabajaba Eliza Graham. Fleming contradijo el testimonio de Graham de que Sharp había pedido un vaso de agua y anunció que los Smith estaban muertos. Ella testificó que no recordaba haber visto ni a Sharp ni a Grover en su taberna esa noche. En esa nota alta, la defensa descansó.

Un miércoles por la noche, con una sola vela iluminando los rostros de los doce miembros del jurado, Josiah Lamborn comenzó su argumento final a favor del estado ofreciendo una serie de concesiones sorprendentes. Admitió que William Daniels, generalmente considerado el testigo estrella del estado, "ha hecho declaraciones que deberían impugnar su evidencia ante cualquier tribunal". Como resultado, dijo Lamborn, "por lo tanto excluye la evidencia de Daniels de la consideración del jurado". Luego rechazó la evidencia de Benjamin Brackenbury: "Brackenbury estaba borracho, es un holgazán y cometió perjurio ante el gran jurado". Finalmente, y lo más sorprendente, descartó la evidencia del último de sus tres testigos clave, Eliza Graham. Aunque dijo que era "sinceramente de la opinión de que ella decía la verdad", el testimonio de varios testigos contradictorios lo convenció de que debía "entregarla". Entonces Lamborn comenzó a abandonar casos completos contra algunos de los acusados. Lamborn dijo que aunque "no tenía ni una partícula" de duda de que Davis era miembro de la conspiración del asesinato, "no hay evidencia legal para condenarlo". Lo mismo ocurrió con Grover, aunque Lamborn dijo: "Realmente creo que estaba en la cárcel con una pistola". Se desconoce la causa de las impactantes concesiones de Lamborn, pero la especulación ha variado desde el temor por su propia vida (la multitud en la sala del tribunal estaba abrumadoramente a favor de la defensa) hasta un esfuerzo por ganar puntos del jurado por su imparcialidad y la promesa de una recompensa. por acusados ​​absueltos o sus partidarios. Después de descartar la mayor parte de su caso, Lamborn cojeó durante una hora más o menos, sugiriendo que todavía podría haber pruebas suficientes para condenar a cada uno de los tres acusados ​​restantes, Sharp, Aldrich y Williams.


Después del cierre anémico de Lamborn, la defensa probablemente podría haber renunciado a ofrecer lo suyo. No obstante, tres miembros del equipo de la defensa se pusieron de pie para presentar sus argumentos. Calvin Warren dijo a los miembros del jurado: "Si estos hombres son culpables, entonces todos los hombres, mujeres y niños del condado son culpables. La misma evidencia que se ha dado contra los acusados ​​podría haberse presentado contra cientos de otros". Onias Skinner usó su tiempo con el jurado para atacar a los testigos de la acusación. Les recordó las "declaraciones absurdas y embrutecedoras. [Que] enviaron sucesivas sensaciones de júbilo y disgusto a través de esta audiencia y conmocionaron al jurado ya todos los espectadores por su total depravación y degradación". Skinner procedió a argumentar que las pruebas no respaldaban la conclusión de que existía una conspiración para asesinar a los Smith, y que los asesinatos reales podrían haber sido cometidos por hombres con los que los acusados ​​no tenían ninguna conexión. Finalmente, Orville Browning se levantó para denunciar "la cruzada iniciada contra estos acusados" y sugerir al jurado que con sus absoluciones "restablecerán la paz" en el condado y evitarán "una sangrienta y terrible guerra" que podría resultar de su decisión de condenar.

A las 11:30 del 30 de mayo de 1845, el jurado inició sus deliberaciones. Dos horas después, el jurado informó su veredicto: absolutos para los cinco acusados.

Pocos mormones en Nauvoo se sorprendieron con la decisión del jurado. Brigham Young escribió en su diario que el veredicto fue tal como él "había anticipado". Una historia sobre el juicio en el Vecino de Nauvoo señaló que nunca se esperan condenas en los "casos de mártires". El resultado del juicio, en gran medida, reivindicó la predicción que hizo Browning en su argumento final: restauró una medida de paz en el condado de Hancock.

En el otoño, un jurado también absolvió a un grupo de mormones acusados ​​de la destrucción del Nauvoo Expositor. En su Historia de Illinois, el gobernador Thomas Ford, reflexionando sobre los dos juicios de 1845, escribió: "Nadie sería condenado por ningún delito en Hancock y esto puso fin a la administración de la ley penal en ese condado distraído".

En febrero de 1846, Brigham Young anunció a sus seguidores mormones en Nauvoo que había llegado el momento de comenzar su tan esperado éxodo, y carros llenos de Santos de los Últimos Días cruzaron el Mississippi cubierto de hielo, la primera etapa de un viaje hacia el oeste que finalmente los llevó a Salt Lake City.


Ver el vídeo: The Krill Suspect Ed u0026 Gordon. Season 1 Ep. 6. THE ORVILLE