Cómo la Freedom Rider Diane Nash arriesgó su vida para desegregar el sur

Cómo la Freedom Rider Diane Nash arriesgó su vida para desegregar el sur

"Diane, te has metido con el grupo equivocado".

Esas fueron las palabras que la activista de derechos civiles Diane Nash escuchó cuando su abuela se enteró de que estaba involucrada en el movimiento de derechos civiles en 1960. Imagínense la sorpresa de su abuela cuando descubrió que Nash no solo estaba involucrado, sino que lideraba la carga del Manifestaciones de estudiantes de Nashville. Más tarde, de hecho, ayudaría a coordinar los Freedom Rides.

La respuesta de la familia de Nash fue una que muchos otros expresarían a lo largo de su viaje: miedo. Y con la violencia y la discriminación desenfrenadas en todo el país en las décadas de 1950 y 1960, es fácil ver por qué.

Nash nació en 1938 y se crió en Chicago, lejos de las fuertes divisiones raciales que veían a los afroamericanos tratados como ciudadanos de segunda clase bajo las leyes de Jim Crow en el sur. No fue hasta que se inscribió en la históricamente Black Fisk University en Nashville, Tennessee, en 1959, que se enfrentó cara a cara con una discriminación abierta.

“Había carteles que decían blanco, solo blanco, de color. [La] biblioteca fue segregada, la biblioteca pública. Parques, piscinas, hoteles, moteles ”, recuerda. “Estaba en un período en el que estaba interesado en expandirme: ir a lugares nuevos, ver cosas nuevas, conocer gente nueva. Así que me sentí muy confinado e incómodo ".

Entre las muchas instalaciones que no estaban disponibles para Nash y sus compañeros, estaban los restaurantes que servían a los clientes negros solo en "comida para llevar", lo que significaba que no se les permitía sentarse y comer adentro. En cambio, los clientes negros se vieron obligados a comer en las aceras y callejones de Nashville durante la hora del almuerzo.

Nash no pudo adherirse a estas reglas. A sus ojos, eso estaría de acuerdo con las leyes injustas. Pero antes de que pudiera tomar una posición en contra de estos restaurantes, esencialmente protestando contra el gobierno mismo, necesitaba un plan de acción. Ingrese a Jim Lawson, un activista que había estudiado el movimiento noviolento de Gandhi en la India, y enseñó talleres sobre el progreso y el cambio a través de la no violencia en una iglesia metodista cerca de la universidad.

La primavera después de que se inscribió en Fisk, cuando apenas tenía 22 años, Nash se convirtió en líder del Comité Central de Estudiantes de Nashville, que organizaba sentadas en restaurantes discriminatorios en toda la ciudad. Frente a una comunidad furiosa que hizo todo lo que estaba a su alcance para eliminar a los estudiantes, Nash se encontró con los escenarios aterradores para los que se había preparado durante los talleres de Lawson.

Antes de su primera sentada, en febrero de 1960, Nash estaba preocupado por ser arrestado. Ella había expresado su preocupación en los talleres, diciendo que ayudaría con las llamadas telefónicas y la organización, pero al final, no iría a la cárcel. "Pero cuando llegó el momento, fui", dice, de las docenas de arrestos que enfrentaría en un futuro no muy lejano.

El éxito de las sentadas del 10 de mayo de ese año convertiría a Nashville en la primera ciudad del sur en eliminar la segregación de los mostradores de almuerzo en el país. Pero eso fue solo el comienzo para la joven activista.

El mismo año, Nash viajó a Raleigh, Carolina del Norte, para reunirse con otros estudiantes progresistas del Sur y formar el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC). La organización trabajaría con otras organizaciones importantes dentro del Movimiento de Derechos Civiles, incluida la Asociación Nacional para el Adelanto de las Personas de Color (NAACP) y el Congreso de Igualdad Racial (CORE).

En 1961, el Comité Central de Estudiantes de Nashville recibió un aviso de CORE de que estaban comenzando los Freedom Rides, una protesta no violenta para eliminar la segregación de los viajes y las terminales de autobuses interestatales que comenzaron en Washington, DC, antes de atravesar los estados del sur. Los estudiantes activistas se ofrecieron a ayudar en todo lo que pudieran. No pasaría mucho tiempo antes de que se les pidiera que cumplieran con esa solicitud.

INTERACTIVO: Siga el viaje de los Freedom Riders contra la segregación durante la era de los derechos civiles

Mientras los Freedom Rides iban de un estado a otro, los participantes se encontraron en un peligro cada vez mayor por parte de comunidades enfurecidas que se oponían con vehemencia a la idea de la integración. La agresión llegó a un punto crítico cuando los Freedom Rides llegaron a Alabama. Los autobuses fueron quemados y los activistas golpeados el 14 de mayo de 1961, lo que los obligó a retirarse a Nueva Orleans. A partir de ahí, dependía de Nash llevar la antorcha con un nuevo grupo de Freedom Riders.

“Reconocimos que si el Paseo por la Libertad terminara en ese momento, después de toda esa violencia, los racistas blancos del sur pensarían que podían detener un proyecto infligiéndole suficiente violencia”, dice. "Y no hubiéramos podido tener ningún tipo de movimiento por el derecho al voto, por los autobuses, los alojamientos públicos o cualquier otra cosa después de eso, sin que mataran a muchas personas primero".

Así que Nash y sus compañeros continuaron los Freedom Rides, a pesar de las objeciones de muchas personas poderosas, incluido el Fiscal General Robert Kennedy. Kennedy había dado instrucciones a su asistente, John Seigenthaler, de hablar directamente con Nash en un intento de cancelar los Freedom Rides. Con tanto derramamiento de sangre en Alabama, instó a la presidenta a retroceder ante la violencia que sin duda les esperaba en el camino.

“La gente entendió muy bien lo que podía pasar”, dice Nash, quien le explicó a Seigenthaler que los participantes de los Freedom Rides le habían entregado sobres sellados con sus testamentos, en caso de que murieran. "Afortunadamente, pude devolver todos esos sobres sellados".

Los Freedom Rides concluyeron en el otoño de 1961 con otra victoria más para el Movimiento de Derechos Civiles; la Comisión de Comercio Interestatal declaró ilegales los viajes y terminales de autobuses separados, a partir del 1 de noviembre. Sin embargo, la fuerza de Nash se pondría a prueba nuevamente cuando se enfrentara a la policía más tarde ese año. Y esta vez, estaba embarazada.

En 1961, Nash fue arrestado por “contribuir a la delincuencia de menores” después de alentar a los jóvenes a luchar por autobuses no segregados en Mississippi. En ese momento, vivía con su esposo, James Bevel, en Jackson. La pareja, que se conoció a través del activismo, había estado difundiendo un mensaje de no violencia dentro de la comunidad.

El abogado de Nash le había advertido erróneamente que no necesitaba comparecer ante el tribunal, lo que resultó en una orden de arresto. Con seis meses de embarazo en ese momento, Nash acudió a los tribunales para entregarse a las autoridades. Ella enfrentaba una sentencia de prisión de dos años.

“Cuando me entregué, me senté en el asiento delantero de la sala del tribunal y el alguacil me dijo que me moviera hacia atrás y pensé 'yo [podría estar aquí] durante dos años, no me voy a mudar a ningún lado'”, dice. "Así que me acusaron de desacato al tribunal por negarme a pasar a la parte de atrás".

La sentencia por desacato al tribunal duró 10 días. Mientras estaba en la cárcel, lo único que tenía en mente a Nash era su hijo por nacer. Estaba decidida a hacer todo lo posible para que su hijo entrara en un mundo que fuera igual para todos los estadounidenses, independientemente de la raza.

Después de cumplir su sentencia por desacato, el juez se negó a escuchar el otro caso de Nash. Nash cree que el gobierno federal intervino su línea telefónica y escuchó cuando ella le dijo a las organizaciones del Movimiento de Derechos Civiles que estaba embarazada y que iba a la cárcel por hasta dos años. Inmediatamente después de las horribles imágenes de los Jinetes de la Libertad ensangrentados y golpeados que se habían extendido por todas partes, supusieron que Mississippi no quería encontrarse, una vez más, en el centro de un debate político nacional.

Como resultado, el gobierno redujo la sentencia de Nash por "contribuir a la delincuencia de menores" sin abordarlo formalmente. Esto dejó a Nash en una situación difícil. No quería que el sistema de justicia prejuicioso contra el que había estado luchando pensara que estaba en deuda con él. Después de todo, estaba lista y dispuesta a cumplir su condena completa.

“Cuando llegué a casa, le escribí al juez Moore una carta de acuse de recibo certificada. Le dije: 'En caso de que cambie de opinión y me quiera, aquí es donde puede comunicarse conmigo' ”, recuerda Nash. Y aunque el juez nunca aceptó la oferta, Nash siempre estuvo dispuesto a hacer lo necesario para dejar una marca. Para cambiar el mundo, dice riendo, "a veces tienes que ser malo".

LEER MÁS: Cronología del movimiento por los derechos civiles


Cómo la Freedom Rider Diane Nash arriesgó su vida para desegregar el sur - HISTORIA

¿Te gusta esta galería?
Compártelo:

Y si te gustó esta publicación, asegúrate de revisar estas publicaciones populares:

¿Te gusta esta galería?
Compártelo:

Los Freedom Riders eran un grupo mixto de afroamericanos y blancos que viajaban entre ciudades del sur profundo para probar las leyes federales que prohíben la segregación en el transporte público interestatal. Si bien era ilegal tener asientos segregados por raza en los autobuses y en las paradas de autobús después de la aprobación de la ley, en realidad la ley se ignoró en su mayoría.

El viaje de 20 días entre Washington, D.C., a Jackson, Mississippi llamó la atención de la nación después de que los Freedom Riders fueran atacados y golpeados por racistas pro-segregacionistas.

En un sentido más amplio, estos viajes en autobús interestatal eran más que asegurar un asiento para pasajeros negros. Era un símbolo de la creciente resistencia de los afroamericanos y aliados contra el fuego odioso del racismo sistémico de la nación.


Viajeros por la libertad de Nashville: los estudiantes de HBCU arriesgaron todo para poner fin a la segregación

Frederick Leonard se para frente al mural de Derechos Civiles en el histórico Palacio de Justicia de Metro. (Foto: John Partipilo)

El 27 de febrero de 1960, John Lewis, entonces estudiante del American Baptist College, se unió a otros estudiantes universitarios en Nashville mientras se sentaban en el mostrador del almuerzo "solo para blancos" en Woolworth's, en el corazón del centro de la ciudad, para comenzar su trabajo integrando el tiendas de la ciudad.

Los estudiantes de las HBCU, incluida la Universidad Estatal de Tennessee, la Universidad Fisk, la Facultad de Medicina Meharry y la ABC, arriesgaron su reputación dentro de sus familias, su educación (en muchos casos, fueron expulsados) y sus vidas. Pocos se hicieron famosos, pero todos asumieron riesgos.

Activistas de derechos civiles conocidos como Freedom Riders desembarcan de su autobús (marcado como Dallas), en ruta desde Montgomery, Alabama, a Jackson, Mississippi, mientras buscan reforzar la integración utilizando & # 8216white only & # 8217 salas de espera en las estaciones de autobuses, 26th. Mayo de 1961. (Foto de Daily Express / Archive Photos / Hulton Archive / Getty Images)

Fue parte del impulso histórico para derribar los muros de la segregación racial en los lugares públicos y los viajes interestatales que obligaron a Tennessee y al resto de la nación a cambiar.

Ahora, décadas después de las sentadas de Nashville, las filas de activistas sobrevivientes que estaban en la línea del frente y los Freedom Rides que siguieron se han reducido considerablemente. Lewis, el venerado activista de derechos civiles que dirigió el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) y congresista de Georgia desde hace mucho tiempo, murió en julio. También lo hizo el Rev. C.T. Vivian, quien estudió en el American Baptist College y trabajó junto al reverendo Martin Luther King Jr.

Aunque no muy conocido más allá de Nashville, pero igual de impactantes en la comunidad fueron Kwame Lillard, un organizador de sentadas de Nashville y un incondicional político que murió en diciembre, y Matthew Walker Jr., un líder de las sentadas que también participó en Freedom Rides, que murió en 2016.

A lo largo de los años se han realizado esfuerzos para reconocer sus sacrificios. El estado de Tennessee ha otorgado títulos de doctorado honoris causa a varios estudiantes que fueron expulsados ​​de la escuela debido a su participación. El año pasado se programó una conmemoración del 60 aniversario del movimiento de sentadas, pero se canceló debido a la pandemia de coronavirus. Entre los aspectos más destacados anticipados se encontraba una reunión de los participantes supervivientes.

Los militares vigilan un autobús en ruta desde Montgomery, Alabama, mientras los activistas de los derechos civiles conocidos como Freedom Riders se dirigen a Jackson, Mississippi, el 26 de mayo de 1961. (Foto de Express / Archive Photos / Getty Images)

“Todo eso se vino abajo debido a COVID”, dijo King Hollands, quien ayudó a integrar una escuela secundaria católica a fines de la década de 1950. "No estoy seguro de que alguna vez tengamos otra oportunidad".

El verano pasado, el fotoperiodista John Partipilo concibió la idea de documentar a los siete participantes restantes en Nashville de los Freedom Rides, inspirado por su amistad con uno de esos siete, Kwame Leo Lillard. No hay monumentos a los siete hombres y mujeres. Sus nombres no son muy conocidos y, con la excepción de Lillard, no ocuparon cargos públicos ni se convirtieron en nombres conocidos.

Pero como adolescentes y adultos jóvenes, cambiaron Estados Unidos. Mostraron a los blancos de todo el país cómo era la dignidad.

A través de fotografías de Partipilo y sus propias palabras en entrevistas con las periodistas Anita Wadhwani y Dulce Torres Guzman, compartimos sus historias.

Desde que Partipilo inició el proyecto, fotografiando a los siete Freedom Riders en sus hogares y en la Sala de Derechos Civiles del Nashville Public Rider, su número ha disminuido. Lillard murió poco antes de Navidad.

King Hollands en la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca de Nashville. Hollands estaba anticipando una reunión de 60 años de Freedom Riders en 2020, pero COVID-19 impidió que el evento ocurriera. (Foto: John Partipilo)

King Hollands: un integrador temprano

Antes de participar en los movimientos de sentadas en 1960 que eventualmente llevaron a la desegregación en Nashville, King Hollands, entonces un estudiante de física en la Universidad de Fisk, vio cómo los estudiantes internacionales se sentaban libremente en restaurantes y mostradores de almuerzo en toda la ciudad.

“Tuvimos a todos estos estudiantes internacionales en Fisk, en Vanderbilt, en American Baptist College”, dijo. “Pudieron ir a restaurantes locales. Los estudiantes estadounidenses también irían si llevaran atuendos internacionales ".

Una infancia que pasó viajando con sus padres y hermanos por todo el país y una casa con frecuencia llena de visitantes de todo el país que se detenían para ver a su padre, un ministro de la Iglesia de Dios en Cristo, le dio a Hollands una perspectiva más amplia sobre la raza de la que aprendió en católico. escuela en el Sur segregado. Luego, en 1954, después del Brown v Board of Education de la Corte Suprema, Hollands aterrizó en la primera clase de 14 estudiantes negros para integrar la escuela secundaria Father Ryan.

En febrero de 1960, Hollands pasó dos semanas en la cárcel después de su arresto por sentarse en el mostrador del almuerzo en una tienda de Woolworth en el centro de Nashville. Tres meses después, Nashville eliminó la segregación de los restaurantes.

Hollands todavía tiene la taza de metal que los carceleros usaban para servirle sopa de papa débil en sus comidas.

King Hollands posa frente a la casa propiedad del abogado de derechos civiles de Nashville, Alexander Looby. La casa de Looby, cerca de Fisk University y Meharry Medical College, fue bombardeada en abril de 1960 por segregacionistas. (Foto: John Partipilo)

La lección que a Hollands le gustaría que la gente aprendiera de esa época es que el cambio no surgió del activismo espontáneo. Fueron necesarios meses de formación, educación y planificación. Se basó en movimientos que habían venido antes.

"No fue un destello en la sartén", dijo. “El movimiento ya estaba aquí. El movimiento de la sentada vino después de eso ".

Mientras Hollands y sus compañeros de estudios se dirigían a Woolworth's ese día de febrero, la multitud les escupió, gritó y, en algunos casos, intentó atacarlos. Estaban preparados.

“Solo los estudiantes que habían pasado por la formación podían participar”, dijo. “Aquellos que no lo hicieron, o sintieron que no podían no reaccionar, también tuvieron un papel. Se quedaron afuera. Ellos observaron ".

Él ve paralelos con el movimiento Black Lives Matter en la actualidad.

“Aunque hubo protestas espontáneas por George Floyd, ahí está la planificación. El movimiento de sentadas también contó con el apoyo de los blancos. Eso fue importante. Lo ves con Black Lives Matter. Y está el énfasis en la importancia de votar ".

No hay mejor ejemplo de eso, dijo Hollands, que Stacey Abrams, la exrepresentante del estado de Georgia, cuyos esfuerzos para luchar contra la supresión de votantes y convertir a los votantes en ese estado tienen el mérito de ayudar a elegir a dos senadores demócratas en 2020.

“Este es el tipo de liderazgo y planificación que forma parte del nuevo movimiento”, dijo.

Hollands, ahora de 79 años, ya no está involucrado en el activismo. Es un cuidador a tiempo completo de un miembro de la familia en casa.

Pero durante décadas ha sido parte de un grupo informal de veteranos de derechos civiles de Nashville que, antes del año pasado, se reunía regularmente.

“COVID no lo ha hecho posible”, dijo. "Probablemente soy uno de los más jóvenes del grupo. No somos expertos en tecnología, por lo que no utilizamos el zoom. No tenemos las herramientas. Por eso es tan importante la gente joven. Podemos ofrecer nuestra experiencia. Pero ahora les toca a ellos. Somos los viejos ".

Frankie Henry sentado para el fotoperiodista John Partipilo dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville.

Frankie Henry: marcado después de 60 años

Frankie Henry se involucró en el movimiento de derechos civiles por accidente.

El 27 de febrero de 1960, Henry era estudiante de primer año en la Universidad Estatal de Tennessee y acababa de dejar su club de claqué. Soñaba con ser una Pepperette, el grupo de claqué de la universidad, y tenía sus zapatos de claqué colgados del hombro cuando una mujer de piel clara se le acercó en una estación de autobuses del centro de Nashville y le preguntó si Henry podía acompañarla.

“Me pregunté, '¿qué quiere esta chica blanca de mí?'”, Dijo.

Mientras caminaban por The Arcade, una franja de tiendas cerradas en el centro de Nashville, Henry notó que varios estudiantes negros estaban sentados en mostradores exclusivos para blancos.

"Se van a meter en problemas", comentó Henry, y luego la mujer comenzó a explicar que los estudiantes estaban en medio de un movimiento en toda la ciudad para protestar contra la segregación. Luego, la mujer interrogó a Henry.

"¿Eres de Nashville?" preguntó la mujer.

“Dije 'sí'”, respondió Henry.

"¿Puedes sentarte con nosotros?" preguntó la mujer.

Ella finalmente cedió y se sentó en un restaurante con la misteriosa mujer. Henry se enteró más tarde de que la mujer era Diane Nash, líder del ala estudiantil del movimiento de derechos civiles. Nash no había podido protestar con éxito contra la segregación, ya que a menudo la confundían con una mujer blanca.

Mientras estaban sentados en el restaurante, la camarera iba y venía sin saludar a Henry, pero trayendo café para Nash. Luego, las mujeres comenzaron a discutir el movimiento para acabar con la segregación y la práctica de protestas no violentas.

"Seguimos las enseñanzas de Martin Luther King Jr.", dijo Nash.

La conversación de las mujeres finalmente se interrumpió cuando la camarera regresó y confrontó a Nash sobre por qué estaba sentada con una "palabra con n".

"Sigo diciendo que no servimos la palabra n aquí", le dijo la camarera a Nash.

"Pero usted me sirvió, y soy un negro", respondió Nash.

Henry se sorprendió porque esa fue la primera vez que supo que Nash era un afroamericano. Luego, las mujeres caminaron por la Quinta Avenida, pasando por McLellan's y Woolworth's, para encontrarse con otros manifestantes. Ahora, en otro restaurante, Henry continuó hablando del movimiento de derechos civiles cuando, de repente, una mujer blanca apagó un cigarrillo encendido en el brazo de Henry.

“Ella me miró y yo la miré y miré hacia abajo y ella todavía tenía [el cigarrillo] allí. Estaba pensando, solo tengo 19 años ".

"Me dije a mí mismo que este es mi primer día en la sentada y lo siento mucho, pero voy a tener que poner fin a este movimiento porque no puedo soportarlo", dijo Henry.

Henry cerró el puño y estaba a punto de golpear a la mujer infractora cuando notó que un manifestante sacudía la cabeza y le pedía en silencio que no recurriera a la violencia.

Luego, la mujer blanca intentó prenderle fuego al poncho de Henry, y cuando los manifestantes intentaron salir del restaurante, fueron arrestados y llevados a la cárcel. Sus padres aprendieron desde las 6 p.m. noticias sobre el arresto de su hija, y trataron de rescatarla. Pero Henry tomó la decisión de quedarse.

"Dije que no me iré hasta que el resto de ellos se vayan. No hemos hecho nada malo. No sabía en ese momento que iban a probarnos uno por uno y estaría allí durante dos semanas ", dijo.

Durante ese tiempo, los manifestantes durmieron en literas de acero frío sin colchones ni mantas. Entre los 80 estaba John Lewis, entonces otro estudiante que se convertiría en congresista. Encerrados, se comunicaron entre sí mediante el uso de compactos reflectantes. Pasaron el tiempo cantando, cantando y hablando sobre el movimiento mientras se inclinaban hacia el juicio uno por uno.

Frankie Henry, fotografiada en su casa, se involucró inadvertidamente en el Movimiento cuando Diane Nash la presionó para que prestara servicio. (Foto: John Partipilo)

Cuando Henry fue liberado, le dieron malas calificaciones por las clases perdidas en la universidad.

“Enviaron mis calificaciones por correo y me dijeron que nunca más podría asistir a una institución financiada por el estado porque mis calificaciones eran demasiado bajas”, dijo Henry.

Más tarde se enteró de que la gente había atacado la casa de sus padres porque el periódico Tennessean había publicado su nombre, pero a pesar de sus propias preocupaciones sobre poner en peligro a su familia, su padre aún apoyaba su futura participación en el movimiento. Él le dijo que ella hizo lo correcto.

Finalmente regresó al estado de Tennessee en 1966, pero se vio obligada a tomar cursos de primer año nuevamente. La educación de Henry se había retrasado casi una década, ya que se graduó en 1970 en lugar de 1962.

Pasó las siguientes décadas enseñando y se jubiló en 2006. Durante su carrera, viajó a diferentes escuelas en Tennessee para contar su historia y enseñar sobre la historia de los negros. A menudo le pedían autógrafos y, en una ocasión, se encontró enseñando a descendientes de personas que se habían enfrentado a ella durante el movimiento de derechos civiles, incluido el bisnieto del director a quien se le había ordenado que le diera malas calificaciones.

Todavía tiene la cicatriz de la quemadura del cigarrillo.

Ernest “Rip” Patton recuerda sus días en el Movimiento de Derechos Civiles de la década de 1960 mientras caminaba por la Biblioteca Pública de Nashville. (Foto: John Partipilo)

Ernest "Rip" Patton Jr .: un tambor mayor por la justicia

Ernest "Rip" Patton Jr. era un baterista en la banda de marcha en el estado de Tennessee cuando se unió a la rama recién formada del Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) en 1960.

Ernest "Rip" Patton dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville. (Foto: John Partipilo)

En febrero de ese año, participó en sentadas en los mostradores de almuerzo del centro de Nashville con sus compañeros de estudios en una protesta no violenta contra la segregación, un esfuerzo que logró integrar las empresas del centro de la ciudad más tarde ese año. En mayo de 1961, Patton abordó un autobús Greyhound en Nashville que se dirigía a Jackson, Mississippi, para desafiar los viajes interestatales segregados.

Patton y sus compañeros Freedom Riders fueron arrestados en la estación de autobuses de Jackson y enviados a Parchman Farm, la penitenciaría estatal de Mississippi, conocida por sus brutales condiciones.

Fue expulsado del estado de Tennessee por su activismo. Nunca regresó. Pero casi 50 años después, en 2008, la universidad le otorgó un doctorado honoris causa.

Patton, que ahora tiene 80 años, trabajaba como músico de jazz y conductor de camión, y desde entonces ha hablado extensamente sobre sus experiencias.

En 2011, apareció en una entrevista televisada con Oprah Winfrey describiendo lo que enfrentaban los estudiantes dentro de la prisión de Parchman.

“Cantamos mucho”, dijo. “No les gustó el canto. Y cada vez que amenazaban con hacer algo, cantábamos ".

Patton, su voz de barítono profundo, comenzó a cantar: “Puedes tomar nuestro colchón, oh sí”, en una melodía que hacía eco de la música espiritual, repitiendo el verso varias veces. La audiencia y Oprah se unieron a él.

Cerca de su casa de Nashville, Etta Simpson Ray reflexiona sobre el Movimiento de Derechos Civiles. (Foto: John Partipilo)

Dr. Etta Simpson Ray: enfrentó la ira, el arresto, el silencio

El Dr. Etta Simpson Ray fue uno de los 14 estudiantes de la Universidad Estatal de Tennessee, entonces llamada Universidad Estatal de Tennessee A & ampI, que abordó un autobús en 1961 que se dirigió a Birmingham y luego a Montgomery, Alabama, como parte de los Freedom Rides para eliminar la segregación de los viajes interestatales.

Etta Simpson Ray sostiene una copia del libro de su amigo y líder de los derechos civiles Bernard Layfayette. (Foto: John Partipilo)

Había un silencio al respecto, ya que todo Nashville no quería hablar de ello. Fue como ... sucedió, se acabó. - La Dra. Etta Simpson Ray sobre no discutir su activismo durante décadas después de la década de 1960.

Al igual que otros participantes, Ray asistió a sesiones de capacitación sobre resistencia noviolenta organizadas por el capítulo de Nashville del Comité Coordinador Estudiantil Noviolento.

En Birmingham, fueron recibidos por una turba enfurecida, luego la policía los condujo a la estación de autobuses donde pasaron la noche sin luces, agua, teléfono o uso de baños. Al día siguiente los llevaron a Montgomery, donde se encontraron de nuevo con una turba. Ray se unió a un Freedom Ride posterior a Jackson, Miss., Donde fue arrestada y enviada a la prisión estatal de Parchman por un corto tiempo antes de hacer la fianza. Junto con otros estudiantes que participaron en Freedom Rides, Ray regresó a Nashville solo para ser expulsado de la universidad.

En los años siguientes en Nashville, las acciones heroicas de los estudiantes durante el movimiento de derechos civiles no fueron reconocidas en gran medida, dijo Ray durante una entrevista con Versify, un podcast de la estación de radio pública de Nashville WPLN y la organización literaria sin fines de lucro, The Porch, el año pasado. No habló mucho sobre su experiencia, incluso con la familia, durante décadas, dijo.

"Hubo un silencio al respecto, ya que todo Nashville no quería hablar de eso", dijo en la transmisión. “Fue como - sucedió. Se acabó."

En 2008, 47 años después, Ray y sus compañeros de estudios expulsados ​​recibieron un doctorado honoris causa de la Universidad Estatal de Tennessee.

Frederick Leonard se para frente al mural de Derechos Civiles en el histórico Palacio de Justicia de Metro. (Foto: John Partipilo)

Frederick Leonard: un momento como este

Sesenta años después de su encarcelamiento como uno de los Viajeros de la Libertad originales que abordó un autobús en Nashville decidido a eliminar la segregación del Sur Profundo, los pensamientos de Frederick Leonard se dirigieron a un hombre negro que solo recuerda como "PeeWee".

En la famosa prisión de Parchman Farm en Mississippi, donde Leonard y su compañero de celda Stokely Carmichael fueron condenados a 60 días por el delito de entrar en la sección blanca de una estación de autobuses en 1961, Leonard se unía a otros Freedom Riders encarcelados para cantar mientras se alejaba al ralentí. dias.

En represalia, los guardias de prisión blancos agregaron laxantes a su comida y luego cerraron el agua para que los inodoros no corrieran, dijo. Les quitaron los colchones, dejándolos sin nada donde dormir más que un armazón de alambre o un piso duro.

Después de la segunda o tercera vez que los guardias intentaron apoderarse de los colchones, Leonard se aferró al suyo y no lo soltó.

"Me arrastraron a mí y al colchón por el bloque de celdas", recuerda Leonard. "Un tipo negro, muy musculoso, también era un prisionero, pero yo no lo conocía. Me suplicó que lo dejara ir ".

"Los guardias decían: 'Cógelo, Pipí, cógelo'".

Leonard notó que PeeWee estaba de pie con lágrimas en los ojos.

"Fue realmente algo", dijo Leonard en una entrevista telefónica en febrero. “Este grandullón negro empezó a llorar. Luego empezó a golpearme. No quería hacer eso. Pude ver que realmente le dolía ".

"Siempre he querido hablar con PeeWee", dijo Leonard. "Me he preguntado si todavía estaría vivo. Le diría lo mismo que le habría dicho entonces. "Sé que te dolió más a ti que a mí".

Sin saber el nombre real de PeeWee, Leonard nunca ha podido encontrarlo, aunque desearía haberlo hecho.

Leonard fue uno de los muchos activistas de derechos civiles blancos y negros que abordaron los autobuses de Nashville a Birmingham, Jackson y otros lugares para protestar contra los baños y los mostradores de almuerzo segregados en las estaciones de autobuses de Jim Crow South.

En cierto modo, hemos hecho un giro de 360. Vosotros volvéis a tener encarcelamiento masivo, leyes de supresión de votantes y segregación escolar. Miro esto como, ¿terminará esto alguna vez? - Frederick Leonard

Era 1961 y el primer año de Leonard en el estado de Tennessee, donde fue asesorado por íconos de los derechos civiles como el reverendo Kelly Miller Smith, John Lewis y Jim Lawson. Le inculcaron la necesidad de una desobediencia civil no violenta.

"Ellos enseñaron a Jesucristo y Mahatma Gandhi", dijo. “También me convencieron de que si me defendía, podrían matarme. Por supuesto, sabía que podríamos morir de todos modos. Simplemente me convencieron de que no quieres dañar a la gente ".

Leonard no siempre estuvo convencido de que la acción noviolenta fuera la mejor herramienta para poner fin a la segregación en el sur de la era de los sesenta.

En 1960, Leonard era un estudiante de último año de secundaria de 17 años en la Escuela Howard en Chattanooga leyendo relatos de periódicos sobre sentadas en los mostradores de almuerzo en Carolina del Norte y Nashville. Sin líderes universitarios o ministros que los guiaran, Leonard y alrededor de 30 de sus compañeros negros caminaron hasta tres tiendas de variedades de Chattanooga y se sentaron en mostradores de almuerzo separados después de la escuela. Cuando fueron agarrados por la parte de atrás de sus camisas y arrancados de los mostradores, Leonard se defendió.

Guiado por mentores en TSU, Leonard dijo que su pensamiento comenzó a cambiar.

La naturaleza de Frederick Leonard vaciló entre las enseñanzas no violentas del reverendo Martin Luther King, Jr. y el reverendo James Lawson y el deseo de luchar. (Foto: John Partipilo)

Leonard creció en Chattanooga con escuelas, piscinas y fuentes de agua segregadas, pero realmente no entendió el racismo subyacente a esas realidades hasta que fue un adolescente.

Recordó que cuando tenía 11 años y un vecino compró un televisor, el primero en su barrio, se quedó estupefacto. ¿Cómo era posible que pudiera ver a personas transmitiendo desde Nueva York y luego cambiar de canal y ver a personas de otra ciudad en esa pequeña pantalla?

“Esa es la misma confusión que sentí cuando me di cuenta de que la gente nos odiaba porque teníamos un color de piel diferente. Realmente era una persona confundida cuando descubrí que la gente nos odiaba por nuestro color de piel. Crecer en la segregación no se sintió como un gran problema ".

Después de su liberación de Parchman después de cumplir 44 de 60 días, para entonces la prisión tenía un número creciente de Freedom Riders que viajaban desde el noreste y otros lugares y se quedaban sin espacio, Leonard pensó mucho en lo que había experimentado. No estaba convencido de que la no violencia fuera la respuesta. Carmichael, un activista que se hizo conocido por su llamado al "poder negro", citaría a Malcolm X.

"Stokely diría '¿por qué estamos de rodillas orando mientras los hombres blancos son violentos?"

En 1961, Leonard conspiró con media docena de otros activistas para quemar una tienda de Nashville propiedad de blancos en la esquina de 40th Street y Clifton Avenue que, según dijo, extendió crédito a sus clientes negros y luego presentó facturas por más de lo que debían.

La policía frustró el ataque cuando Leonard y otros jóvenes llegaron en una camioneta con cócteles Molotov en la parte trasera.

Después de su arresto y los procedimientos judiciales que siguieron, Leonard y su entonces esposa se mudaron a Detroit para comenzar una nueva vida. Para entonces ya tenían un bebé. Leonard se puso a trabajar en la planta de Chrysler antes de regresar a Nashville. Fundó su propia empresa de venta de púas afro en un edificio de Jefferson Street en lo que ahora es un próspero barrio de Germantown. La compañía tuvo éxito, vendiendo selecciones a farmacias de todo el noreste.

Desearía haberse aferrado al edificio para sacar provecho de la gentrificación que ha convertido el área en bienes raíces residenciales de alto valor, en gran parte ocupados por residentes no negros.

Hoy en día, camina la mayoría de los días, a veces 10 millas por día, y ve a "los locos" en las noticias de CNN y MSNBC, maravillándose del desafío del expresidente Donald Trump a los votos legales emitidos en las elecciones presidenciales.

"Pensé que nunca viviría para ver una época como esta", dijo, incluso a los 78 años su voz era fuerte y creciente. “Nunca pensé que llegaría un momento en el que los verías intentar privar de sus derechos a los blancos. En Georgia, mucha gente blanca votó por Biden ”.

"En cierto modo, hemos hecho un 360", dijo. “Hay encarcelamiento masivo, leyes de supresión de votantes y segregación escolar nuevamente. Miro esto como, ¿terminará esto alguna vez? ¿Nunca llegaremos a ser el país que deberíamos ser hasta que dejemos de luchar en la Guerra Civil?

“El cambio vendrá. No creo que viva para verlo. En un momento, pensé que lo haría. No lo sé ahora. No sé."

Leonard ha dejado de lado desde hace mucho tiempo lo que él llama sus ideas juveniles de que la gente nació odiándolo porque es negro. El racismo ya no es un misterio para él, dijo. Se aprende, se enseña y se elige.

"Pero", dijo, "para ser honesto, todavía estoy confundido acerca de la televisión".

Mary Jean Smith fuera de su casa en el norte de Nashville. Otro Freedom Riders, Alan Cason, le dio a Smith el rosal con el que posa. Cason murió en marzo de 2020 y Smith no pudo ser contactado para una entrevista. (Foto: John Partipilo) El difunto Kwame Leo Lillard durante su última visita con el fotoperiodista John Partipilo, dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville.

Kwame Leo Lillard: Descanse en el poder

Kwame Lillard nació en Florida pero se mudó a Nashville con su familia a una edad temprana, convirtiéndose en una parte integral del tejido de la ciudad. Se graduó de Pearl High School en el norte de Nashville antes de asistir al estado de Tennessee y unirse al movimiento de derechos civiles.

Lillard fue un crítico abierto de un plan para enrutar la I-40 a través del norte de Nashville, una ruta que eventualmente dividió en dos el próspero distrito comercial negro de la ciudad a lo largo y cerca de Jefferson Street. Fue elegido para el Distrito 5 del Concejo Metropolitano en 1987 y sirvió dos mandatos como vocero de su comunidad. Lillard sirvió como mentor para muchos de los actuales líderes negros y funcionarios electos de Nashville y nunca dejó de hablar en contra de causas injustas, incluida una posible estación de policía que estaba programada para ubicarse en Jefferson Street.

Lillard levanta el puño ante el mural Freedom Riders en Jefferson Street en el norte de Nashville.

Fundó la Alianza Cultural Afroamericana, organizó el Festival Callejero Afroamericano y anualmente celebró una ceremonia en honor a las Tropas de Color de los Estados Unidos del Ejército de la Unión.

Lilliard murió en diciembre.

Tennessee Lookout es parte de States Newsroom, una red de medios de comunicación que incluye el Examinador de Wisconsin y cuentan con el apoyo de subvenciones y una coalición de donantes como una organización benéfica pública 501c (3). Tennessee Lookout mantiene la independencia editorial. Comuníquese con la editora Holly McCall si tiene preguntas: [email & # 160protected] Siga Tennessee Lookout en Facebook y Twitter.


Diane Nash no tuvo miedo en la batalla para eliminar la segregación de los mostradores de almuerzo y los autobuses.

Una de las activistas más veneradas y temibles del movimiento de derechos civiles estaba a menos de la mitad de la universidad cuando dejó en claro que tomaría el sur de Estados Unidos por asalto.

Diane Nash tenía apenas 21 años cuando se unió al movimiento por primera vez.

Originaria de Chicago, nació en una familia católica de clase media, según el portal digital del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos. Comenzó su educación universitaria en la Universidad Howard en Washington, D.C., antes de transferirse en 1959 a la Universidad Fisk en Nashville, Tennessee.

Nash dijo que fue entonces cuando vio por primera vez lo más feo del sur: la segregación, según SNCC. Ella no lo había entendido completamente hasta ese momento.

“Empecé a sentirme muy confinada y realmente me resentí”, dijo. “Cada vez que obedecía una regla de segregación, sentía que de alguna manera estaba de acuerdo en que era demasiado inferior para atravesar la puerta principal o usar las instalaciones que usaría el público común”.

La estudiante de Fisk buscó una manera de combatir la segregación, lo que la llevó a la puerta de la iglesia cercana donde el reverendo James Lawson enseñó métodos de protesta no violentos y sin represalias. Lawson había estado cultivando un grupo de activistas que incluía a James Bevel, John Lewis y Bernard Lafayette. Nash se convirtió en creyente.

Lafayette, ahora un distinguido académico residente en la Escuela de Teología Candler en la Universidad de Emory, era un estudiante de 20 años en el American Baptist Theological Seminary cuando conoció a Nash. Dijo que rápidamente emergió como líder y se convirtió en la portavoz de medios del grupo de Lawson.

"Ella siempre fue muy tranquila, clara y articulada", dijo Lafayette, y agregó que Nash navegó hábilmente alrededor de los egos del grupo dominado por hombres."Ella no trató de dominar nada. Pero ella realmente nos impresionó con sus habilidades de liderazgo. Una de las cosas en las que era muy buena era manejar los conflictos dentro del grupo ".

A partir de 1960, Nash se enfrentó a la lucha por eliminar la segregación de los mostradores de almuerzo en Nashville.

En un comunicado, Nash dijo que "ayudó a dirigir a casi 4.000 personas en una marcha hacia el Ayuntamiento de Nashville para confrontar al alcalde sobre la escalada de violencia contra los manifestantes".

“Durante ese enfrentamiento, Nash le preguntó provocativamente al alcalde en los escalones del Ayuntamiento: '¿Cree que está mal discriminar a una persona únicamente por su raza o color?'”.

En unas semanas, Nashville se convirtió en la primera ciudad del sur en eliminar la segregación de los mostradores de almuerzo, según el comunicado de Nash.

Junto con Ruby Doris Smith, Charles Sherrod y Charles Jones, fundó el Comité Coordinador Estudiantil No Violento en 1960 y continuó su trabajo eliminando la segregación de los mostradores de almuerzos del Sur.

En febrero de 1961, el pequeño grupo se sentó en un mostrador en Rock Hill, Carolina del Sur, para apoyar a nueve estudiantes que habían sido arrestados.

Nash y SNCC, como "Rock Hill Nine", se negaron a fianza cuando fueron arrestados.

"Los activistas del SNCC creían que pagar multas solo respaldaría la injusticia y la injusticia de sus arrestos", dijo el portal digital de la organización.

La intensidad del trabajo de Nash aumentó cuando se involucró en los "Freedom Rides".

La Corte Suprema de los Estados Unidos había dictaminado que la segregación de los viajes interestatales violaba la Ley de Comercio Interestatal.

Pero el fallo fue ignorado en gran medida.

Tom Gaither, entonces líder del Congreso de Igualdad Racial (CORE), propuso probar el cumplimiento de la decisión judicial al organizar a los afroamericanos para que viajen en un autobús Greyhound desde Washington, DC a Nueva Orleans.

El autobús que transportaba a los "Freedom Riders" no llegó a Nueva Orleans. El 14 de mayo, tres días antes de que llegaran a su destino final, los Freedom Riders fueron recibidos por una multitud de miembros del Klan en Anniston, Alabama.

El KKK bombardeó el autobús y cortó sus neumáticos. Los miembros del Klan mantuvieron las puertas cerradas para mantener dentro a los Freedom Riders mientras el autobús ardía. Pero escaparon por una ventana trasera abierta justo antes de que el autobús explotara.

El mundo estaba mirando, y Nash y otros activistas decidieron que los paseos debían continuar.

"Los estudiantes [de Nashville] han decidido que no podemos dejar que la violencia se supere", dijo Nash. "Venimos a Birmingham para continuar el viaje de la libertad".

Nash dijo que ella y otros 10 estudiantes escribieron sus testamentos la noche antes de abordar un autobús que se dirigía a Birmingham.

“Para mí estaba claro que, si permitíamos que la Marcha por la Libertad se detuviera en ese punto, justo después de que se había infligido tanta violencia, se habría enviado el mensaje de que todo lo que tienes que hacer para detener una campaña noviolenta es infligir violencia masiva ", Dijo Nash en el documental de 2010" Freedom Riders ".

La violencia contra los Freedom Riders continuaría, y Nash y cientos de personas más serían arrestadas antes de que finalmente se retiraran los letreros "blancos" y "de colores" de las terminales de autobuses y trenes.

Después de los Freedom Rides, Nash abandonó la escuela para convertirse en organizador de tiempo completo de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur, encabezada por el reverendo Martin Luther King Jr. Ella y Bevel, entonces su esposo, recibieron el Premio Rosa Parks de King en 1965.

A lo largo de febrero, destacaremos a un pionero afroamericano diferente en la sección Vida todos los días, excepto los viernes. Las historias se publicarán en la sección de Metro ese día.


Nashville & # 8217s Freedom Riders: los estudiantes de HBCU arriesgaron todo para poner fin a la segregación

El 27 de febrero de 1960, John Lewis, entonces estudiante del American Baptist College, se unió a otros estudiantes universitarios en Nashville mientras se sentaban en el mostrador del almuerzo "solo para blancos" en Woolworth & # 8217 en el corazón del centro de la ciudad para comenzar su trabajo. integrando las tiendas de la ciudad.

Los estudiantes de las HBCU, incluida la Universidad Estatal de Tennessee, la Universidad Fisk, la Facultad de Medicina Meharry y la ABC, arriesgaron su reputación dentro de sus familias, su educación (en muchos casos, fueron expulsados) y sus vidas. Pocos se hicieron famosos, pero todos asumieron riesgos.

Fue parte del impulso histórico para derribar los muros de la segregación racial en los lugares públicos y los viajes interestatales que obligaron a Tennessee y al resto de la nación a cambiar.

Ahora, décadas después de las sentadas de Nashville, las filas de activistas sobrevivientes que estaban en la línea del frente y los Freedom Rides que siguieron se han reducido considerablemente. Lewis, el venerado activista de derechos civiles que dirigió el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) y congresista de Georgia desde hace mucho tiempo, murió en julio. También lo hizo el Rev. C.T. Vivian, quien estudió en el American Baptist College y trabajó junto al reverendo Martin Luther King Jr.

Activistas de derechos civiles conocidos como Freedom Riders desembarcan de su autobús (marcado como Dallas), en ruta desde Montgomery, Alabama, a Jackson, Mississippi, mientras buscan reforzar la integración utilizando & # 8216white only & # 8217 salas de espera en las estaciones de autobuses, 26th. Mayo de 1961. (Foto de Daily Express / Archive Photos / Hulton Archive / Getty Images)

Aunque no muy conocido más allá de Nashville, pero igual de impactantes en la comunidad fueron Kwame Lillard, un organizador de sentadas de Nashville y un incondicional político que murió en diciembre, y Matthew Walker Jr., un líder de las sentadas que también participó en Freedom Rides, que murió en 2016.

A lo largo de los años se han realizado esfuerzos para reconocer sus sacrificios. El estado de Tennessee ha otorgado títulos de doctorado honoris causa a varios estudiantes que fueron expulsados ​​de la escuela debido a su participación. El año pasado se programó una conmemoración del 60 aniversario del movimiento de sentadas, pero se canceló debido a la pandemia de coronavirus. Entre los aspectos más destacados anticipados se encontraba una reunión de los participantes supervivientes.

& # 8220Todo eso se vino abajo debido a COVID, & # 8221, dijo King Hollands, quien ayudó a integrar una escuela secundaria católica a fines de la década de 1950. & # 8220I & # 8217 No estoy seguro de que & # 8217 tendremos otra oportunidad. & # 8221

El verano pasado, el fotoperiodista John Partipilo concibió la idea de documentar a los siete participantes restantes en Nashville de los Freedom Rides, inspirado por su amistad con uno de esos siete, Kwame Leo Lillard. No hay monumentos a los siete hombres y mujeres. Sus nombres no son ampliamente conocidos y, con la excepción de Lillard, no ocuparon cargos públicos y no se convirtieron en nombres familiares.

Los militares vigilan un autobús en ruta desde Montgomery, Alabama, mientras los activistas de los derechos civiles conocidos como Freedom Riders se dirigen a Jackson, Mississippi, el 26 de mayo de 1961. (Foto de Express / Archive Photos / Getty Images)

Pero como adolescentes y adultos jóvenes, cambiaron Estados Unidos. Mostraron a los blancos de todo el país cómo era la dignidad.

A través de fotografías de Partipilo y sus propias palabras en entrevistas con las periodistas Anita Wadhwani y Dulce Torres Guzman, compartimos sus historias.

Desde que Partipilo inició el proyecto, fotografiando a los siete Freedom Riders en sus hogares y en la Sala de Derechos Civiles del Nashville Public Rider, su número ha disminuido. Lillard murió poco antes de Navidad.

King Hollands: un integrador temprano

King Hollands en la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca de Nashville. Hollands estaba anticipando una reunión de 60 años de Freedom Riders en 2020, pero COVID-19 impidió que el evento ocurriera. (Foto: John Partipilo)

Antes de participar en los movimientos de sentadas en 1960 que eventualmente llevaron a la desegregación en Nashville, King Hollands, entonces un estudiante de física en la Universidad de Fisk, vio cómo los estudiantes internacionales se sentaban libremente en restaurantes y mostradores de almuerzo en toda la ciudad.

& # 8220Tuvimos a todos estos estudiantes internacionales en Fisk, en Vanderbilt, en el American Baptist College & # 8221, dijo. & # 8220 Pudieron ir a restaurantes locales. Los estudiantes estadounidenses también irían si usaran atuendos internacionales. & # 8221

Una infancia que pasó viajando con sus padres y hermanos por todo el país y una casa con frecuencia llena de visitantes de todo el país que se detenían para ver a su padre, un ministro de la Iglesia de Dios en Cristo, le dio a Hollands una perspectiva más amplia sobre la raza de la que aprendió en católico. escuela en el Sur segregado. Luego, en 1954, después de la Corte Suprema & # 8217s Brown contra la Junta de Educación, Hollands aterrizó en la primera clase de 14 estudiantes negros para integrar la escuela secundaria Father Ryan.

En febrero de 1960, Hollands pasó dos semanas en la cárcel después de su arresto por sentarse en el mostrador del almuerzo en una tienda del centro de Nashville Woolworth & # 8217s. Tres meses después, Nashville eliminó la segregación de los restaurantes.

Hollands todavía tiene la taza de metal que los carceleros usaban para servirle sopa de papa débil en sus comidas.

La lección que a Hollands le gustaría que la gente aprendiera de esa época es que el cambio no surgió del activismo espontáneo. Fueron necesarios meses de formación, educación y planificación. Se basó en movimientos que habían venido antes.

& # 8220No fue & # 8217t un destello en la sartén, & # 8221, dijo. & # 8220 El movimiento ya estaba aquí. El movimiento de sentada vino después de eso. & # 8221

Mientras Hollands y sus compañeros de estudios se dirigían a Woolworth & # 8217s ese día de febrero, la multitud les escupió, gritó y, en algunos casos, intentó atacarlos. Estaban preparados.

& # 8220Sólo los estudiantes que habían pasado por la formación podían participar & # 8221, dijo. & # 8220Aquellos que no & # 8217t - o sintieron que no podían & # 8217t no reaccionar, también tuvieron un papel. Se quedaron afuera. Ellos observaron. & # 8221

Él ve paralelos con el movimiento Black Lives Matter en la actualidad.

King Hollands posa frente a la casa propiedad del abogado de derechos civiles de Nashville, Alexander Looby. La casa de Looby & # 8217, cerca de Fisk University y Meharry Medical College, fue bombardeada en abril de 1960 por segregacionistas. (Foto: John Partipilo)

& # 8220A pesar de que hubo protestas espontáneas sobre George Floyd, hay & # 8217 planes allí. El movimiento de sentadas también contó con el apoyo de los blancos. Eso fue importante. Lo ves con Black Lives Matter. Y hay & # 8217s el énfasis en la importancia de votar. & # 8221

No hay mejor ejemplo de eso, dijo Hollands, que Stacey Abrams, la exrepresentante del estado de Georgia cuyos esfuerzos para luchar contra la supresión de votantes y convertir a los votantes en ese estado tienen el mérito de ayudar a elegir a dos senadores demócratas en 2020.

& # 8220 Este es el tipo de liderazgo y planificación que & # 8217 es parte del nuevo movimiento & # 8221, dijo.

Hollands, ahora de 79 años, ya no está involucrado en el activismo. Es un cuidador a tiempo completo de un miembro de la familia en casa.

Pero durante décadas ha sido parte de un grupo informal de veteranos de derechos civiles de Nashville que, antes del año pasado, se reunía regularmente.

& # 8220COVID no lo ha hecho posible, & # 8221, dijo. & # 8220I & # 8217m probablemente uno de los más jóvenes del grupo. No somos expertos en tecnología, así que no utilizamos el zoom. No tenemos las herramientas. Esa es la razón por la que los jóvenes son tan importantes. Podemos ofrecer nuestra experiencia. Pero ahora depende de ellos. Somos los viejos. & # 8221

Frankie Henry: marcado después de 60 años

Frankie Henry sentado para el fotoperiodista John Partipilo dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville.

Frankie Henry se involucró en el movimiento de derechos civiles por accidente.

El 27 de febrero de 1960, Henry era estudiante de primer año en la Universidad Estatal de Tennessee y acababa de dejar su club de claqué. Soñaba con ser una Pepperette, el grupo de claqué de la universidad, y tenía sus zapatos de claqué colgados del hombro cuando una mujer de piel clara se le acercó en una estación de autobuses del centro de Nashville y le preguntó si Henry podía acompañarla.

“Me pregunté, '¿qué quiere esta chica blanca de mí?'”, Dijo.

Mientras caminaban por The Arcade, una franja de tiendas cerradas en el centro de Nashville, Henry notó que varios estudiantes negros estaban sentados en mostradores exclusivos para blancos.

"Se van a meter en problemas", comentó Henry, y luego la mujer comenzó a explicar que los estudiantes estaban en medio de un movimiento en toda la ciudad para protestar contra la segregación. Luego, la mujer interrogó a Henry.

"¿Eres de Nashville?" preguntó la mujer.

“Dije 'sí'”, respondió Henry.

"¿Puedes sentarte con nosotros?" preguntó la mujer.

Ella finalmente cedió y se sentó en un restaurante con la misteriosa mujer. Henry se enteró más tarde de que la mujer era Diane Nash, líder del ala estudiantil del movimiento de derechos civiles. Nash no había podido protestar con éxito contra la segregación, ya que a menudo la confundían con una mujer blanca.

Mientras estaban sentados en el restaurante, la camarera iba y venía sin saludar a Henry, pero trayendo café para Nash. Luego, las mujeres comenzaron a discutir el movimiento para acabar con la segregación y la práctica de protestas no violentas.

"Seguimos las enseñanzas de Martin Luther King Jr.", dijo Nash.

La conversación de las mujeres finalmente se interrumpió cuando la camarera regresó y confrontó a Nash sobre por qué estaba sentada con una "palabra con n".

"Sigo diciendo que no servimos la palabra n aquí", le dijo la camarera a Nash.

"Pero usted me sirvió, y soy un negro", respondió Nash.

Henry se sorprendió porque esa fue la primera vez que supo que Nash era un afroamericano. Luego, las mujeres caminaron por la Quinta Avenida, pasando por McLellan's y Woolworth's, para encontrarse con otros manifestantes. Ahora, en otro restaurante, Henry continuó hablando del movimiento de derechos civiles cuando, de repente, una mujer blanca apagó un cigarrillo encendido en el brazo de Henry.

“Ella me miró y yo la miré y miré hacia abajo y ella todavía tenía [el cigarrillo] allí. Estaba pensando, solo tengo 19 años ".

"Me dije a mí mismo que este es mi primer día en la sentada y lo siento mucho, pero voy a tener que poner fin a este movimiento porque no puedo soportarlo", dijo Henry.

Henry cerró el puño y estaba a punto de golpear a la mujer infractora cuando notó que un manifestante sacudía la cabeza y le pedía en silencio que no recurriera a la violencia.

Luego, la mujer blanca intentó prenderle fuego al poncho de Henry, y cuando los manifestantes intentaron salir del restaurante, fueron arrestados y llevados a la cárcel. Sus padres aprendieron desde las 6 p.m. noticias sobre el arresto de su hija, y trataron de rescatarla. Pero Henry tomó la decisión de quedarse.

"Dije que no me iré hasta que el resto de ellos se vayan. No hemos hecho nada malo. No sabía en ese momento que iban a probarnos uno por uno y estaría allí durante dos semanas ", dijo.

Durante ese tiempo, los manifestantes durmieron en literas de acero frío sin colchones ni mantas. Entre los 80 estaba John Lewis, entonces otro estudiante que se convertiría en congresista. Encerrados, se comunicaron entre sí mediante el uso de compactos reflectantes. Pasaron el tiempo cantando, cantando y hablando sobre el movimiento mientras se enfrentaban a la prueba uno por uno.

Frankie Henry, fotografiada en su casa, se involucró inadvertidamente en el Movimiento cuando Diane Nash la presionó para que prestara servicio. (Foto: John Partipilo)

Cuando Henry fue liberado, le dieron malas calificaciones por las clases perdidas en la universidad.

“Enviaron mis calificaciones por correo y me dijeron que nunca más podría asistir a una institución financiada por el estado porque mis calificaciones eran demasiado bajas”, dijo Henry.

Más tarde se enteró de que la gente había atacado la casa de sus padres porque el periódico Tennessean había publicado su nombre, pero a pesar de sus propias preocupaciones sobre poner en peligro a su familia, su padre aún apoyaba su futura participación en el movimiento. Él le dijo que ella hizo lo correcto.

Finalmente regresó al estado de Tennessee en 1966, pero se vio obligada a tomar cursos de primer año nuevamente. La educación de Henry se había retrasado casi una década, ya que se graduó en 1970 en lugar de 1962.

Pasó las siguientes décadas enseñando y se jubiló en 2006. Durante su carrera, viajó a diferentes escuelas en Tennessee para contar su historia y enseñar sobre la historia de los negros. A menudo le pedían autógrafos y, en una ocasión, se encontró enseñando a descendientes de personas que se habían enfrentado a ella durante el movimiento de derechos civiles, incluido el bisnieto del director a quien se le había ordenado que le diera malas calificaciones.

Todavía tiene la cicatriz de la quemadura del cigarrillo.

Ernest & # 8220Rip & # 8221 Patton Jr .: un tambor mayor por la justicia

Ernest & # 8220Rip & # 8221 Patton recuerda sus días en el Movimiento de Derechos Civiles de la década de 1960 mientras caminaba por la Biblioteca Pública de Nashville. (Foto: John Partipilo)

Ernest "Rip" Patton Jr. era un baterista en la banda de marcha en el estado de Tennessee cuando se unió a la rama recién formada del Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) en 1960.

En febrero de ese año, participó en sentadas en los mostradores de almuerzo del centro de Nashville con sus compañeros de estudios en una protesta no violenta contra la segregación, un esfuerzo que logró integrar las empresas del centro de la ciudad más tarde ese año. En mayo de 1961, Patton abordó un autobús Greyhound en Nashville que se dirigía a Jackson, Mississippi, para desafiar los viajes interestatales segregados.

Patton y sus compañeros Freedom Riders fueron arrestados en la estación de autobuses de Jackson y enviados a Parchman Farm, la penitenciaría estatal de Mississippi, conocida por sus brutales condiciones.

Ernest & # 8220Rip & # 8221 Patton dentro de la Biblioteca Pública de Nashville & # 8217s Civil Rights Room. (Foto: John Partipilo)

Fue expulsado del estado de Tennessee por su activismo. Nunca regresó. Pero casi 50 años después, en 2008, la universidad le otorgó un doctorado honoris causa.

Patton, que ahora tiene 80 años, trabajaba como músico de jazz y conductor de camión, y desde entonces ha hablado extensamente sobre sus experiencias.

En 2011, apareció en una entrevista televisada con Oprah Winfrey describiendo lo que enfrentaban los estudiantes dentro de la prisión de Parchman.

“Cantamos mucho”, dijo. “No les gustó el canto. Y cada vez que amenazaban con hacer algo, cantábamos ".

Patton, su voz de barítono profundo, comenzó a cantar: “Puedes tomar nuestro colchón, oh sí”, en una melodía que hacía eco de la música espiritual, repitiendo el verso varias veces. La audiencia y Oprah se unieron a él.

Dr. Etta Simpson Ray: enfrentó la ira, el arresto, el silencio

El Dr. Etta Simpson Ray fue uno de los 14 estudiantes de la Universidad Estatal de Tennessee, entonces llamada Universidad Estatal de Tennessee A & ampI, que abordó un autobús en 1961 que se dirigió a Birmingham y luego a Montgomery, Alabama, como parte de los Freedom Rides para eliminar la segregación de los viajes interestatales.

Había una tranquilidad al respecto, ya que todo Nashville no quería hablar de eso. Fue como ... sucedió, se acabó. - La Dra. Etta Simpson Ray sobre no discutir su activismo durante décadas después de la década de 1960.

Al igual que otros participantes, Ray asistió a sesiones de capacitación sobre resistencia noviolenta organizadas por el capítulo de Nashville del Comité Coordinador Estudiantil Noviolento.

En Birmingham, fueron recibidos por una turba enfurecida, luego la policía los condujo a la estación de autobuses donde pasaron la noche sin luces, agua, teléfono o uso de baños. Al día siguiente los llevaron a Montgomery, donde se encontraron de nuevo con una turba. Ray se unió a un Freedom Ride posterior a Jackson, Miss., Donde fue arrestada y enviada a la prisión estatal de Parchman por un corto tiempo antes de hacer la fianza. Junto con otros estudiantes que participaron en Freedom Rides, Ray regresó a Nashville solo para ser expulsado de la universidad.

Etta Simpson Ray sostiene una copia del libro de su amigo y líder de los derechos civiles Bernard Layfayette. (Foto: John Partipilo)

En los años siguientes en Nashville, las acciones heroicas de los estudiantes durante el movimiento por los derechos civiles no fueron reconocidas en gran medida, dijo Ray durante una entrevista con Versify, un podcast de la estación de radio pública de Nashville WPLN y la organización literaria sin fines de lucro, The Porch, el año pasado. Ella no habló mucho sobre su experiencia, incluso con la familia, durante décadas, dijo.

"Hubo un silencio al respecto, ya que todo Nashville no quería hablar de eso", dijo en la transmisión. “Fue como - sucedió. Se acabó."

En 2008, 47 años después, Ray y sus compañeros de estudios expulsados ​​recibieron un doctorado honoris causa de la Universidad Estatal de Tennessee.

Frederick Leonard: un momento como este

Frederick Leonard se para frente al mural de Derechos Civiles en el histórico Palacio de Justicia de Metro. (Foto: John Partipilo)

Sesenta años después de su encarcelamiento como uno de los Viajeros de la Libertad originales que abordó un autobús en Nashville decidido a eliminar la segregación del Sur Profundo, los pensamientos de Frederick Leonard se dirigieron a un hombre negro que solo recuerda como "PeeWee".

En la famosa prisión de Parchman Farm en Mississippi, donde Leonard y su compañero de celda Stokely Carmichael fueron condenados a 60 días por el delito de entrar en la sección blanca de una estación de autobuses en 1961, Leonard se unía a otros Freedom Riders encarcelados para cantar mientras se alejaba al ralentí. dias.

En represalia, los guardias de prisión blancos agregaron laxantes a su comida y luego cerraron el agua para que los inodoros no corrieran, dijo. Les quitaron los colchones, dejándolos sin nada donde dormir más que un armazón de alambre o un piso duro.

Después de la segunda o tercera vez que los guardias intentaron apoderarse de los colchones, Leonard se aferró al suyo y no lo soltó.

"Me arrastraron a mí y al colchón por el bloque de celdas", recuerda Leonard. "Un tipo negro, muy musculoso, también era un prisionero, pero yo no lo conocía. Me suplicó que lo dejara ir ".

"Los guardias decían: 'Cógelo, Pipí, cógelo'".

Leonard notó que PeeWee estaba de pie con lágrimas en los ojos.

"Fue realmente algo", dijo Leonard en una entrevista telefónica en febrero. “Este grandullón negro empezó a llorar. Luego empezó a golpearme. No quería hacer eso. Pude ver que realmente le dolía ".

"Siempre he querido hablar con PeeWee", dijo Leonard. "Me he preguntado si todavía estaría vivo. Le diría lo mismo que le habría dicho entonces. "Sé que te dolió más a ti que a mí".

Sin saber el nombre real de PeeWee, Leonard nunca ha podido encontrarlo, aunque desearía haberlo hecho.

Leonard fue uno de los muchos activistas de derechos civiles blancos y negros que abordaron los autobuses de Nashville a Birmingham, Jackson y otros lugares para protestar contra los baños y los mostradores de almuerzo segregados en las estaciones de autobuses de Jim Crow South.

En cierto modo, hemos hecho un 360. Hay encarcelamiento masivo, leyes de supresión de votantes y segregación escolar nuevamente. Miro esto como, ¿terminará esto alguna vez? - Frederick Leonard

Era 1961 y el primer año de Leonard en el estado de Tennessee, donde fue asesorado por íconos de los derechos civiles como el reverendo Kelly Miller Smith, John Lewis y Jim Lawson. Le inculcaron la necesidad de una desobediencia civil no violenta.

"Ellos enseñaron a Jesucristo y Mahatma Gandhi", dijo. “También me convencieron de que si me defendía, podrían matarme. Por supuesto, sabía que podríamos morir de todos modos. Simplemente me convencieron de que no quieres dañar a la gente ".

Leonard no siempre estuvo convencido de que la acción noviolenta fuera la mejor herramienta para poner fin a la segregación en el sur de la era de los sesenta.

En 1960, Leonard era un estudiante de último año de secundaria de 17 años en la Escuela Howard en Chattanooga leyendo relatos de periódicos sobre sentadas en los mostradores de almuerzo en Carolina del Norte y Nashville. Sin líderes universitarios o ministros que los guiaran, Leonard y alrededor de 30 de sus compañeros negros caminaron hasta tres tiendas de variedades de Chattanooga y se sentaron en mostradores de almuerzo separados después de la escuela. Cuando fueron agarrados por la parte de atrás de sus camisas y arrancados de los mostradores, Leonard se defendió.

Guiado por mentores en TSU, Leonard dijo que su pensamiento comenzó a cambiar.

Leonard creció en Chattanooga con escuelas, piscinas y fuentes de agua segregadas, pero realmente no entendió el racismo subyacente a esas realidades hasta que fue un adolescente.

Recordó que cuando tenía 11 años y un vecino compró un televisor, el primero en su barrio, se quedó estupefacto. ¿Cómo era posible que pudiera ver a personas transmitiendo desde Nueva York y luego cambiar de canal y ver a personas de otra ciudad en esa pequeña pantalla?

“Esa es la misma confusión que sentí cuando me di cuenta de que la gente nos odiaba porque teníamos un color de piel diferente. Realmente era una persona confundida cuando descubrí que la gente nos odiaba por nuestro color de piel. Crecer en la segregación no se sintió como un gran problema ".

Después de su liberación de Parchman después de cumplir 44 de 60 días, para entonces la prisión tenía un número creciente de Freedom Riders que viajaban desde el noreste y otros lugares y se quedaban sin espacio, Leonard pensó mucho en lo que había experimentado. No estaba convencido de que la no violencia fuera la respuesta. Carmichael, un activista que se hizo conocido por su llamado al & # 8220poder negro & # 8221, citaba a Malcolm X.

"Stokely diría '¿por qué estamos de rodillas orando mientras los hombres blancos son violentos?"

En 1961, Leonard conspiró con media docena de otros activistas para quemar una tienda de Nashville propiedad de blancos en la esquina de 40th Street y Clifton Avenue que, según dijo, extendió crédito a sus clientes negros y luego presentó facturas por más de lo que debían.

La policía frustró el ataque cuando Leonard y otros jóvenes llegaron en una camioneta con cócteles Molotov en la parte trasera.

La naturaleza de Frederick Leonard vaciló entre las enseñanzas no violentas del reverendo Martin Luther King, Jr. y el reverendo James Lawson y el deseo de luchar. (Foto: John Partipilo)

Después de su arresto y los procedimientos judiciales que siguieron, Leonard y su entonces esposa se mudaron a Detroit para comenzar una nueva vida. Para entonces ya tenían un bebé. Leonard se puso a trabajar en la planta de Chrysler antes de regresar a Nashville. Fundó su propia empresa de venta de púas afro en un edificio de Jefferson Street en lo que ahora es un próspero barrio de Germantown. La compañía tuvo éxito, vendiendo selecciones a farmacias de todo el noreste.

Desearía haberse aferrado al edificio para sacar provecho de la gentrificación que ha convertido el área en bienes raíces residenciales de alto valor, en gran parte ocupados por residentes no negros.

Hoy en día, camina la mayoría de los días, a veces 10 millas por día, y ve a "los locos" en las noticias de CNN y MSNBC, maravillándose del desafío del expresidente Donald Trump a los votos legales emitidos en las elecciones presidenciales.

"Pensé que nunca viviría para ver una época como esta", dijo, incluso a los 78 años su voz era fuerte y creciente. “Nunca pensé que llegaría un momento en el que los verías intentar privar de sus derechos a los blancos. En Georgia, mucha gente blanca votó por Biden ”.

"En cierto modo, hemos hecho un 360", dijo. “Hay encarcelamiento masivo, leyes de supresión de votantes y segregación escolar nuevamente. Miro esto como, ¿terminará esto alguna vez? ¿Nunca llegaremos a ser el país que deberíamos ser hasta que dejemos de luchar en la Guerra Civil?

“El cambio vendrá. No creo que viva para verlo. En un momento, pensé que lo haría. No lo sé ahora. No sé."

Leonard ha dejado de lado desde hace mucho tiempo lo que él llama sus ideas juveniles de que la gente nació odiándolo porque es negro. El racismo ya no es un misterio para él, dijo. Se aprende, se enseña y se elige.

"Pero", dijo, "para ser honesto, todavía estoy confundido acerca de la televisión".

Mary Jean Smith fuera de su casa en el norte de Nashville. Otro Freedom Riders, Alan Cason, le dio a Smith el rosal con el que posa. Cason murió en marzo de 2020 y Smith no pudo ser contactado para una entrevista. (Foto: John Partipilo)

Kwame Leo Lillard: Descanse en el poder

El difunto Kwame Leo Lillard durante su última visita con el fotoperiodista John Partipilo, dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville.

Kwame Lillard nació en Florida, pero se mudó a Nashville con su familia a una edad temprana, convirtiéndose en una parte integral del tejido de la ciudad. Se graduó de North Nashville & # 8217s Pearl High School antes de asistir al estado de Tennessee y unirse al movimiento de derechos civiles.

Lillard fue un crítico abierto de un plan para enrutar la I-40 a través del norte de Nashville, una ruta que eventualmente dividió en dos la ciudad y el próspero distrito de negocios negro a lo largo y cerca de Jefferson Street. Fue elegido miembro del Distrito 5 del Consejo Metropolitano # 8217 en 1987 y sirvió dos mandatos como vocero de su comunidad. Lillard sirvió como mentor para muchos de los actuales líderes negros y funcionarios electos de Nashville & # 8217 y nunca dejó de hablar en contra de causas injustas, incluida una posible estación de policía que estaba programada para ubicarse en Jefferson Street.

Fundó la Alianza Cultural Afroamericana, organizó el Festival Callejero Afroamericano y anualmente celebró una ceremonia en honor a las Tropas de Color de los Estados Unidos del Ejército de la Unión.

Lilliard murió en diciembre.

(En la foto de la historia y # 8217, Lillard levanta el puño ante el mural de Freedom Riders en Jefferson Street en el norte de Nashville).


Descubra lo que está sucediendo en Nashville con actualizaciones gratuitas en tiempo real de Patch.

Los estudiantes de las HBCU, incluida la Universidad Estatal de Tennessee, la Universidad Fisk, la Facultad de Medicina Meharry y la ABC, arriesgaron su reputación dentro de sus familias, su educación (en muchos casos, fueron expulsados) y sus vidas. Pocos se hicieron famosos, pero todos asumieron riesgos.

Fue parte del impulso histórico para derribar los muros de la segregación racial en los lugares públicos y los viajes interestatales que obligaron a Tennessee y al resto de la nación a cambiar.


Nashville & # 8217s Freedom Riders: Recordando a los estudiantes de HBCU en la primera línea de la segregación

El Movimiento de Derechos Civiles no sería lo que era sin los estudiantes de HBCU. Estos estudiantes, provenientes de Tennessee State University, Fisk University, American Baptist College y más, sacrificaron no solo sus vidas, sino también las vidas de sus familias, sus calificaciones y sus carreras. Una historia reciente, originalmente titulada & # 8220Nashville & # 8217s Freedom Riders: Los estudiantes de HBCU arriesgaron todo para poner fin a la segregación & # 8221 busca contar las historias de los creadores de historia tardíos y aún vivos que lo pusieron todo en juego por todos nosotros. La historia a continuación se publicó originalmente en el Wisconsin Examiner y fue escrita por John Partipilo, Anita Wadhwani y Dulce Torres Guzman.

Frederick Leonard se para frente al mural de Derechos Civiles en el histórico Palacio de Justicia de Metro. (Foto: John Partipilo)

El 27 de febrero de 1960, John Lewis, entonces estudiante del American Baptist College, se unió a otros estudiantes universitarios en Nashville mientras se sentaban en el mostrador del almuerzo "solo para blancos" en Woolworth's, en el corazón del centro de la ciudad, para comenzar su trabajo integrando el tiendas de la ciudad.

Los estudiantes de las HBCU, incluida la Universidad Estatal de Tennessee, la Universidad Fisk, la Facultad de Medicina Meharry y la ABC, arriesgaron su reputación dentro de sus familias, su educación (en muchos casos, fueron expulsados) y sus vidas. Pocos se hicieron famosos, pero todos asumieron riesgos.

Activistas de derechos civiles conocidos como Freedom Riders desembarcan de su autobús (marcado como Dallas), en ruta desde Montgomery, Alabama, a Jackson, Mississippi, mientras buscan reforzar la integración utilizando salas de espera 'solo para blancos' en las estaciones de autobuses, 26 de mayo de 1961 (Foto de Daily Express / Archive Photos / Hulton Archive / Getty Images)

Fue parte del impulso histórico para derribar los muros de la segregación racial en los lugares públicos y los viajes interestatales que obligaron a Tennessee y al resto de la nación a cambiar.

Ahora, décadas después de las sentadas de Nashville, las filas de activistas sobrevivientes que estaban en la línea del frente y los Freedom Rides que siguieron se han reducido considerablemente. Lewis, el venerado activista de derechos civiles que dirigió el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) y congresista de Georgia desde hace mucho tiempo, murió en julio. También lo hizo el Rev. C.T. Vivian, quien estudió en el American Baptist College y trabajó junto al reverendo Martin Luther King Jr.

Aunque no muy conocido más allá de Nashville, pero igual de impactantes en la comunidad fueron Kwame Lillard, un organizador de sentadas de Nashville y un incondicional político que murió en diciembre, y Matthew Walker Jr., un líder de las sentadas que también participó en Freedom Rides, que murió en 2016.

A lo largo de los años se han realizado esfuerzos para reconocer sus sacrificios. El estado de Tennessee ha otorgado títulos de doctorado honoris causa a varios estudiantes que fueron expulsados ​​de la escuela debido a su participación. El año pasado se programó una conmemoración del 60 aniversario del movimiento de sentadas, pero se canceló debido a la pandemia de coronavirus. Entre los aspectos más destacados anticipados se encontraba una reunión de los participantes supervivientes.

Los militares vigilan un autobús en ruta desde Montgomery, Alabama, mientras los activistas de los derechos civiles conocidos como Freedom Riders se dirigen a Jackson, Mississippi, el 26 de mayo de 1961. (Foto de Express / Archive Photos / Getty Images)

“Todo eso se vino abajo debido a COVID”, dijo King Hollands, quien ayudó a integrar una escuela secundaria católica a fines de la década de 1950. "No estoy seguro de que alguna vez tengamos otra oportunidad".

El verano pasado, el fotoperiodista John Partipilo concibió la idea de documentar a los siete participantes restantes en Nashville de los Freedom Rides, inspirado por su amistad con uno de esos siete, Kwame Leo Lillard. No hay monumentos a los siete hombres y mujeres. Sus nombres no son muy conocidos y, con la excepción de Lillard, no ocuparon cargos públicos ni se convirtieron en nombres conocidos.

Pero como adolescentes y adultos jóvenes, cambiaron Estados Unidos. Mostraron a los blancos de todo el país cómo era la dignidad.

A través de fotografías de Partipilo y sus propias palabras en entrevistas con las periodistas Anita Wadhwani y Dulce Torres Guzman, compartimos sus historias.

Desde que Partipilo inició el proyecto, fotografiando a los siete Freedom Riders en sus hogares y en la Sala de Derechos Civiles del Nashville Public Rider, su número ha disminuido. Lillard murió poco antes de Navidad.

King Hollands en la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca de Nashville. Hollands estaba anticipando una reunión de 60 años de Freedom Riders en 2020, pero COVID-19 impidió que el evento ocurriera. (Foto: John Partipilo)

King Hollands: un integrador temprano

Antes de participar en los movimientos de sentadas en 1960 que eventualmente llevaron a la desegregación en Nashville, King Hollands, entonces un estudiante de física en la Universidad de Fisk, vio cómo los estudiantes internacionales se sentaban libremente en restaurantes y mostradores de almuerzo en toda la ciudad.

“Tuvimos a todos estos estudiantes internacionales en Fisk, en Vanderbilt, en American Baptist College”, dijo. “Pudieron ir a restaurantes locales. Los estudiantes estadounidenses también irían si llevaran atuendos internacionales ".

Una infancia que pasó viajando con sus padres y hermanos por todo el país y una casa con frecuencia llena de visitantes de todo el país que se detenían para ver a su padre, un ministro de la Iglesia de Dios en Cristo, le dio a Hollands una perspectiva más amplia sobre la raza de la que aprendió en católico. escuela en el Sur segregado. Luego, en 1954, después del Brown v Board of Education de la Corte Suprema, Hollands aterrizó en la primera clase de 14 estudiantes negros para integrar la escuela secundaria Father Ryan.

En febrero de 1960, Hollands pasó dos semanas en la cárcel después de su arresto por sentarse en el mostrador del almuerzo en una tienda de Woolworth en el centro de Nashville. Tres meses después, Nashville eliminó la segregación de los restaurantes.

Hollands todavía tiene la taza de metal que los carceleros usaban para servirle sopa de papa débil en sus comidas.

King Hollands posa frente a la casa propiedad del abogado de derechos civiles de Nashville, Alexander Looby. La casa de Looby, cerca de Fisk University y Meharry Medical College, fue bombardeada en abril de 1960 por segregacionistas. (Foto: John Partipilo)

La lección que a Hollands le gustaría que la gente aprendiera de esa época es que el cambio no surgió del activismo espontáneo. Fueron necesarios meses de formación, educación y planificación. Se basó en movimientos que habían venido antes.

"No fue un destello en la sartén", dijo. “El movimiento ya estaba aquí. El movimiento de la sentada vino después de eso ".

Mientras Hollands y sus compañeros de estudios se dirigían a Woolworth's ese día de febrero, la multitud les escupió, gritó y, en algunos casos, intentó atacarlos. Estaban preparados.

“Solo los estudiantes que habían pasado por la formación podían participar”, dijo. “Aquellos que no lo hicieron, o sintieron que no podían no reaccionar, también tuvieron un papel. Se quedaron afuera. Ellos observaron ".

Él ve paralelos con el movimiento Black Lives Matter en la actualidad.

“Aunque hubo protestas espontáneas por George Floyd, ahí está la planificación. El movimiento de sentadas también contó con el apoyo de los blancos. Eso fue importante. Lo ves con Black Lives Matter. Y está el énfasis en la importancia de votar ".

No hay mejor ejemplo de eso, dijo Hollands, que Stacey Abrams, la exrepresentante del estado de Georgia, cuyos esfuerzos para luchar contra la supresión de votantes y convertir a los votantes en ese estado tienen el mérito de ayudar a elegir a dos senadores demócratas en 2020.

“Este es el tipo de liderazgo y planificación que forma parte del nuevo movimiento”, dijo.

Hollands, ahora de 79 años, ya no está involucrado en el activismo. Es un cuidador a tiempo completo de un miembro de la familia en casa.

Pero durante décadas ha sido parte de un grupo informal de veteranos de derechos civiles de Nashville que, antes del año pasado, se reunía regularmente.

“COVID no lo ha hecho posible”, dijo. "Probablemente soy uno de los más jóvenes del grupo. No somos expertos en tecnología, por lo que no utilizamos el zoom. No tenemos las herramientas. Por eso es tan importante la gente joven. Podemos ofrecer nuestra experiencia. Pero ahora les toca a ellos. Somos los viejos ".

Frankie Henry, fotografiada en su casa, se involucró inadvertidamente en el Movimiento cuando Diane Nash la presionó para que prestara servicio. (Foto: John Partipilo)

Frankie Henry: marcado después de 60 años

Frankie Henry se involucró en el movimiento de derechos civiles por accidente.

El 27 de febrero de 1960, Henry era estudiante de primer año en la Universidad Estatal de Tennessee y acababa de dejar su club de claqué. Soñaba con ser una Pepperette, el grupo de claqué de la universidad, y tenía sus zapatos de claqué colgados del hombro cuando una mujer de piel clara se le acercó en una estación de autobuses del centro de Nashville y le preguntó si Henry podía acompañarla.

“Me pregunté, '¿qué quiere esta chica blanca de mí?'”, Dijo.

Mientras caminaban por The Arcade, una franja de tiendas cerradas en el centro de Nashville, Henry notó que varios estudiantes negros estaban sentados en mostradores exclusivos para blancos.

"Se van a meter en problemas", comentó Henry, y luego la mujer comenzó a explicar que los estudiantes estaban en medio de un movimiento en toda la ciudad para protestar contra la segregación. Luego, la mujer interrogó a Henry.

"¿Eres de Nashville?" preguntó la mujer.

“Dije 'sí'”, respondió Henry.

"¿Puedes sentarte con nosotros?" preguntó la mujer.

Ella finalmente cedió y se sentó en un restaurante con la misteriosa mujer. Henry se enteró más tarde de que la mujer era Diane Nash, líder del ala estudiantil del movimiento de derechos civiles. Nash no había podido protestar con éxito contra la segregación, ya que a menudo la confundían con una mujer blanca.

Frankie Henry sentado para el fotoperiodista John Partipilo dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville.

Mientras estaban sentados en el restaurante, la camarera iba y venía sin saludar a Henry, pero trayendo café para Nash. Luego, las mujeres comenzaron a discutir el movimiento para acabar con la segregación y la práctica de protestas no violentas.

"Seguimos las enseñanzas de Martin Luther King Jr.", dijo Nash.

La conversación de las mujeres finalmente se interrumpió cuando la camarera regresó y confrontó a Nash sobre por qué estaba sentada con una "palabra con n".

"Sigo diciendo que no servimos la palabra n aquí", le dijo la camarera a Nash.

"Pero usted me sirvió, y soy un negro", respondió Nash.

Henry se sorprendió porque esa fue la primera vez que supo que Nash era un afroamericano. Luego, las mujeres caminaron por la Quinta Avenida, pasando por McLellan's y Woolworth's, para encontrarse con otros manifestantes. Ahora, en otro restaurante, Henry continuó hablando del movimiento de derechos civiles cuando, de repente, una mujer blanca apagó un cigarrillo encendido en el brazo de Henry.

“Ella me miró y yo la miré y miré hacia abajo y ella todavía tenía [el cigarrillo] allí. Estaba pensando, solo tengo 19 años ".

"Me dije a mí mismo que este es mi primer día en la sentada y lo siento mucho, pero voy a tener que poner fin a este movimiento porque no puedo soportarlo", dijo Henry.

Henry cerró el puño y estaba a punto de golpear a la mujer infractora cuando notó que un manifestante sacudía la cabeza y le pedía en silencio que no recurriera a la violencia.

Luego, la mujer blanca intentó prenderle fuego al poncho de Henry, y cuando los manifestantes intentaron salir del restaurante, fueron arrestados y llevados a la cárcel. Sus padres aprendieron desde las 6 p.m. noticias sobre el arresto de su hija, y trataron de rescatarla. Pero Henry tomó la decisión de quedarse.

"Dije que no me iré hasta que el resto de ellos se vayan. No hemos hecho nada malo. No sabía en ese momento que iban a probarnos uno por uno y estaría allí durante dos semanas ", dijo.

Durante ese tiempo, los manifestantes durmieron en literas de acero frío sin colchones ni mantas. Entre los 80 estaba John Lewis, entonces otro estudiante que se convertiría en congresista. Encerrados, se comunicaron entre sí mediante el uso de compactos reflectantes. Pasaron el tiempo cantando, cantando y hablando sobre el movimiento mientras se inclinaban hacia el juicio uno por uno.

Cuando Henry fue liberado, le dieron malas calificaciones por las clases perdidas en la universidad.

“Enviaron mis calificaciones por correo y me dijeron que nunca más podría asistir a una institución financiada por el estado porque mis calificaciones eran demasiado bajas”, dijo Henry.

Más tarde se enteró de que la gente había atacado la casa de sus padres porque el periódico Tennessean había publicado su nombre, pero a pesar de sus propias preocupaciones sobre poner en peligro a su familia, su padre aún apoyaba su futura participación en el movimiento. Él le dijo que ella hizo lo correcto.

Finalmente regresó al estado de Tennessee en 1966, pero se vio obligada a tomar cursos de primer año nuevamente. La educación de Henry se había retrasado casi una década, ya que se graduó en 1970 en lugar de 1962.

Pasó las siguientes décadas enseñando y se jubiló en 2006. Durante su carrera, viajó a diferentes escuelas en Tennessee para contar su historia y enseñar sobre la historia de los negros. A menudo le pedían autógrafos y, en una ocasión, se encontró enseñando a descendientes de personas que se habían enfrentado a ella durante el movimiento de derechos civiles, incluido el bisnieto del director a quien se le había ordenado que le diera malas calificaciones.

Todavía tiene la cicatriz de la quemadura del cigarrillo.

Ernest “Rip” Patton recuerda sus días en el Movimiento de Derechos Civiles de la década de 1960 mientras caminaba por la Biblioteca Pública de Nashville. (Foto: John Partipilo)

Ernest "Rip" Patton Jr .: un tambor mayor por la justicia

Ernest "Rip" Patton Jr. era un baterista en la banda de marcha en el estado de Tennessee cuando se unió a la rama recién formada del Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) en 1960.

En febrero de ese año, participó en sentadas en los mostradores de almuerzo del centro de Nashville con sus compañeros de estudios en una protesta no violenta contra la segregación, un esfuerzo que logró integrar las empresas del centro de la ciudad más tarde ese año. En mayo de 1961, Patton abordó un autobús Greyhound en Nashville que se dirigía a Jackson, Mississippi, para desafiar los viajes interestatales segregados.

Patton y sus compañeros Freedom Riders fueron arrestados en la estación de autobuses de Jackson y enviados a Parchman Farm, la penitenciaría estatal de Mississippi, conocida por sus brutales condiciones.

Fue expulsado del estado de Tennessee por su activismo. Nunca regresó. Pero casi 50 años después, en 2008, la universidad le otorgó un doctorado honoris causa.

Ernest "Rip" Patton dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville. (Foto: John Partipilo)

Patton, que ahora tiene 80 años, trabajaba como músico de jazz y conductor de camión, y desde entonces ha hablado extensamente sobre sus experiencias.

En 2011, apareció en una entrevista televisada con Oprah Winfrey describiendo lo que enfrentaban los estudiantes dentro de la prisión de Parchman.

“Cantamos mucho”, dijo. “No les gustó el canto. Y cada vez que amenazaban con hacer algo, cantábamos ".

Patton, su voz de barítono profundo, comenzó a cantar: “Puedes tomar nuestro colchón, oh sí”, en una melodía que hacía eco de la música espiritual, repitiendo el verso varias veces. La audiencia y Oprah se unieron a él.

Cerca de su casa de Nashville, Etta Simpson Ray reflexiona sobre el Movimiento de Derechos Civiles. (Foto: John Partipilo)

Dr. Etta Simpson Ray: enfrentó la ira, el arresto, el silencio

El Dr. Etta Simpson Ray fue uno de los 14 estudiantes de la Universidad Estatal de Tennessee, entonces llamada Universidad Estatal de Tennessee A & ampI, que abordó un autobús en 1961 que se dirigió a Birmingham y luego a Montgomery, Alabama, como parte de los Freedom Rides para eliminar la segregación de los viajes interestatales.

Hubo una tranquilidad al respecto, ya que todo Nashville no quería hablar de eso. Fue como ... sucedió, se acabó. - La Dra. Etta Simpson Ray sobre no discutir su activismo durante décadas después de la década de 1960.

Al igual que otros participantes, Ray asistió a sesiones de capacitación sobre resistencia noviolenta organizadas por el capítulo de Nashville del Comité Coordinador Estudiantil Noviolento.

Etta Simpson Ray sostiene una copia del libro de su amigo y líder de los derechos civiles Bernard Layfayette. (Foto: John Partipilo)

En Birmingham, fueron recibidos por una turba enfurecida, luego la policía los condujo a la estación de autobuses donde pasaron la noche sin luces, agua, teléfono o uso de baños. Al día siguiente los llevaron a Montgomery, donde se encontraron de nuevo con una turba. Ray se unió a un Freedom Ride posterior a Jackson, Miss., Donde fue arrestada y enviada a la prisión estatal de Parchman por un corto tiempo antes de hacer la fianza. Junto con otros estudiantes que participaron en Freedom Rides, Ray regresó a Nashville solo para ser expulsado de la universidad.

En los años siguientes en Nashville, las acciones heroicas de los estudiantes durante el movimiento de derechos civiles no fueron reconocidas en gran medida, dijo Ray durante una entrevista con Versify, un podcast de la estación de radio pública de Nashville WPLN y la organización literaria sin fines de lucro, The Porch, el año pasado. No habló mucho sobre su experiencia, incluso con la familia, durante décadas, dijo.

"Hubo un silencio al respecto, ya que todo Nashville no quería hablar de eso", dijo en la transmisión. “Fue como - sucedió. Se acabó."

En 2008, 47 años después, Ray y sus compañeros de estudios expulsados ​​recibieron un doctorado honoris causa de la Universidad Estatal de Tennessee.

Frederick Leonard se para frente al mural de Derechos Civiles en el histórico Palacio de Justicia de Metro. (Foto: John Partipilo)

Frederick Leonard: un momento como este

Sesenta años después de su encarcelamiento como uno de los Viajeros de la Libertad originales que abordó un autobús en Nashville decidido a eliminar la segregación del Sur Profundo, los pensamientos de Frederick Leonard se dirigieron a un hombre negro que solo recuerda como "PeeWee".

En la famosa prisión de Parchman Farm en Mississippi, donde Leonard y su compañero de celda Stokely Carmichael fueron condenados a 60 días por el delito de entrar en la sección blanca de una estación de autobuses en 1961, Leonard se unía a otros Freedom Riders encarcelados para cantar mientras se alejaba al ralentí. dias.

En represalia, los guardias de prisión blancos agregaron laxantes a su comida y luego cerraron el agua para que los inodoros no corrieran, dijo. Les quitaron los colchones, dejándolos sin nada donde dormir más que un armazón de alambre o un piso duro.

Después de la segunda o tercera vez que los guardias intentaron apoderarse de los colchones, Leonard se aferró al suyo y no lo soltó.

"Me arrastraron a mí y al colchón por el bloque de celdas", recuerda Leonard. "Un tipo negro, muy musculoso, también era un prisionero, pero yo no lo conocía. Me suplicó que lo dejara ir ".

"Los guardias decían: 'Cógelo, Pipí, cógelo'".

Leonard notó que PeeWee estaba de pie con lágrimas en los ojos.

"Fue realmente algo", dijo Leonard en una entrevista telefónica en febrero. “Este grandullón negro empezó a llorar. Luego empezó a golpearme. No quería hacer eso. Pude ver que realmente le dolía ".

"Siempre he querido hablar con PeeWee", dijo Leonard. "Me he preguntado si todavía estaría vivo. Le diría lo mismo que le habría dicho entonces. "Sé que te dolió más a ti que a mí".

Sin saber el nombre real de PeeWee, Leonard nunca ha podido encontrarlo, aunque desearía haberlo hecho.

Leonard fue uno de los muchos activistas de derechos civiles blancos y negros que abordaron los autobuses de Nashville a Birmingham, Jackson y otros lugares para protestar contra los baños y los mostradores de almuerzo segregados en las estaciones de autobuses de Jim Crow South.

En cierto modo, hemos hecho un 360. Vuelve a tener encarcelamiento masivo, leyes de supresión de votantes y segregación escolar. Miro esto como, ¿terminará esto alguna vez? - Frederick Leonard

Era 1961 y el primer año de Leonard en el estado de Tennessee, donde fue asesorado por íconos de los derechos civiles como el reverendo Kelly Miller Smith, John Lewis y Jim Lawson. Le inculcaron la necesidad de una desobediencia civil no violenta.

"Ellos enseñaron a Jesucristo y Mahatma Gandhi", dijo. “También me convencieron de que si me defendía, podrían matarme. Por supuesto, sabía que podríamos morir de todos modos. Simplemente me convencieron de que no quieres dañar a la gente ".

Leonard no siempre estuvo convencido de que la acción noviolenta fuera la mejor herramienta para poner fin a la segregación en el sur de la era de los sesenta.

En 1960, Leonard era un estudiante de último año de secundaria de 17 años en la Escuela Howard en Chattanooga leyendo relatos de periódicos sobre sentadas en los mostradores de almuerzo en Carolina del Norte y Nashville. Sin líderes universitarios o ministros que los guiaran, Leonard y alrededor de 30 de sus compañeros negros caminaron hasta tres tiendas de variedades de Chattanooga y se sentaron en mostradores de almuerzo separados después de la escuela. Cuando fueron agarrados por la parte de atrás de sus camisas y arrancados de los mostradores, Leonard se defendió.

Guiado por mentores en TSU, Leonard dijo que su pensamiento comenzó a cambiar.

La naturaleza de Frederick Leonard vaciló entre las enseñanzas no violentas del reverendo Martin Luther King, Jr. y el reverendo James Lawson y el deseo de luchar. (Foto: John Partipilo)

Leonard creció en Chattanooga con escuelas, piscinas y fuentes de agua segregadas, pero realmente no entendió el racismo subyacente a esas realidades hasta que fue un adolescente.

Recordó que cuando tenía 11 años y un vecino compró un televisor, el primero en su barrio, se quedó estupefacto. ¿Cómo era posible que pudiera ver a personas transmitiendo desde Nueva York y luego cambiar de canal y ver a personas de otra ciudad en esa pequeña pantalla?

“Esa es la misma confusión que sentí cuando me di cuenta de que la gente nos odiaba porque teníamos un color de piel diferente. Realmente era una persona confundida cuando descubrí que la gente nos odiaba por nuestro color de piel. Crecer en la segregación no se sintió como un gran problema ".

Después de su liberación de Parchman después de cumplir 44 de 60 días, para entonces la prisión tenía un número creciente de Freedom Riders que viajaban desde el noreste y otros lugares y se quedaban sin espacio, Leonard pensó mucho en lo que había experimentado. No estaba convencido de que la no violencia fuera la respuesta. Carmichael, un activista que se hizo conocido por su llamado al "poder negro", citaría a Malcolm X.

"Stokely diría '¿por qué estamos de rodillas orando mientras los hombres blancos son violentos?"

En 1961, Leonard conspiró con media docena de otros activistas para quemar una tienda de Nashville propiedad de blancos en la esquina de 40th Street y Clifton Avenue que, según dijo, extendió crédito a sus clientes negros y luego presentó facturas por más de lo que debían.

La policía frustró el ataque cuando Leonard y otros jóvenes llegaron en una camioneta con cócteles Molotov en la parte trasera.

Después de su arresto y los procedimientos judiciales que siguieron, Leonard y su entonces esposa se mudaron a Detroit para comenzar una nueva vida. Para entonces ya tenían un bebé. Leonard se puso a trabajar en la planta de Chrysler antes de regresar a Nashville. Fundó su propia empresa de venta de púas afro en un edificio de Jefferson Street en lo que ahora es un próspero barrio de Germantown. La compañía tuvo éxito, vendiendo selecciones a farmacias de todo el noreste.

Desearía haberse aferrado al edificio para sacar provecho de la gentrificación que ha convertido el área en bienes raíces residenciales de alto valor, en gran parte ocupados por residentes no negros.

Hoy en día, camina la mayoría de los días, a veces 10 millas por día, y ve a "los locos" en las noticias de CNN y MSNBC, maravillándose del desafío del expresidente Donald Trump a los votos legales emitidos en las elecciones presidenciales.

"Pensé que nunca viviría para ver una época como esta", dijo, incluso a los 78 años su voz era fuerte y creciente. “Nunca pensé que llegaría un momento en el que los verías intentar privar de sus derechos a los blancos. En Georgia, mucha gente blanca votó por Biden ”.

"En cierto modo, hemos hecho un 360", dijo. “Hay encarcelamiento masivo, leyes de supresión de votantes y segregación escolar nuevamente. Miro esto como, ¿terminará esto alguna vez? ¿Nunca llegaremos a ser el país que deberíamos ser hasta que dejemos de luchar en la Guerra Civil?

“El cambio vendrá. No creo que viva para verlo. En un momento, pensé que lo haría. No lo sé ahora. No sé."

Leonard ha dejado de lado desde hace mucho tiempo lo que él llama sus ideas juveniles de que la gente nació odiándolo porque es negro. El racismo ya no es un misterio para él, dijo. Se aprende, se enseña y se elige.

"Pero", dijo, "para ser honesto, todavía estoy confundido acerca de la televisión".

Mary Jean Smith fuera de su casa en el norte de Nashville. Otro Freedom Riders, Alan Cason, le dio a Smith el rosal con el que posa. Cason murió en marzo de 2020 y Smith no pudo ser contactado para una entrevista. (Foto: John Partipilo)

Kwame Leo Lillard: Descanse en el poder

Kwame Lillard nació en Florida pero se mudó a Nashville con su familia a una edad temprana, convirtiéndose en una parte integral del tejido de la ciudad. Se graduó de Pearl High School en el norte de Nashville antes de asistir al estado de Tennessee y unirse al movimiento de derechos civiles.

Lillard fue un crítico abierto de un plan para enrutar la I-40 a través del norte de Nashville, una ruta que eventualmente dividió en dos el próspero distrito comercial negro de la ciudad a lo largo y cerca de Jefferson Street. Fue elegido para el Distrito 5 del Concejo Metropolitano en 1987 y sirvió dos mandatos como vocero de su comunidad. Lillard sirvió como mentor para muchos de los actuales líderes negros y funcionarios electos de Nashville y nunca dejó de hablar en contra de causas injustas, incluida una posible estación de policía que estaba programada para ubicarse en Jefferson Street.

El difunto Kwame Leo Lillard durante su última visita con el fotoperiodista John Partipilo, dentro de la Sala de Derechos Civiles de la Biblioteca Pública de Nashville.

Diane Nash

"Sherrod solía decir: 'Si solo pudiéramos encontrar a una persona, la clave es encontrar una persona más que tú y luego las cosas comenzarán a funcionar'. Diane Nash Bevel fue responsable de la organización de muchos de nosotros, incluidos yo mismo." & # 8211 James Forman

Diane Nash surgió del movimiento de sentadas en Nashville, Tennessee y se convirtió en una de las líderes estudiantiles y organizadoras más estimadas de la época. Nacida en una familia católica de clase media en Chicago, Nash no entendía realmente qué era la segregación hasta que se inscribió en la Universidad de Fisk. Cuando llegó a Nashville, “comencé a sentirme muy confinada y realmente me molestaba. Cada vez que obedecía una regla de segregación, sentía que de alguna manera estaba de acuerdo en que era demasiado inferior para atravesar la puerta principal o usar las instalaciones que usaría el público común ". Comenzó a buscar una organización que luchara contra la segregación y descubrió los talleres de noviolencia que el reverendo James Lawson estaba llevando a cabo a unas cuadras del campus. Allí, Nash "recibió una educación realmente buena y excelente en la no violencia y cómo practicarla" y se convirtió en un creyente inquebrantable de la no violencia como forma de vida.

Durante las sentadas en Nashville en la primavera de 1960, Nash y otros miembros del Movimiento Estudiantil de Nashville también buscaron negociar con los dueños de restaurantes para eliminar la segregación de los mostradores de almuerzo. Un boicot a las tiendas del centro por parte de los residentes negros de Nashville ayudó a atraer a los dueños blancos a la mesa. Cuando los propietarios admitieron que tenían miedo de que los clientes blancos los boicotearan si eliminaban la segregación, el grupo de Nashville los tomó en serio. Nash y otros reclutaron a “algunas damas blancas de mediana edad que tenían un aspecto muy digno” que aceptaron sentarse en los mostradores de almuerzo recientemente desagregados durante tres semanas. "Cuando consideras a tu oponente como un ser humano en lugar de como alguien con quien pelear", explicó Nash, "realmente puedes resolver los problemas". La acción evitó un boicot por parte de los clientes blancos, y uno de los dueños del restaurante incluso se convirtió en un aliado de la campaña de eliminación de la segregación del Movimiento Estudiantil de Nashville.

Nash fue uno de los miembros fundadores de SNCC, y pocos fueron más militantes que ella. El 6 de febrero de 1961, Nash y sus compañeros líderes del SNCC Ruby Doris Smith, Charles Sherrod y Charles Jones se sentaron en Rock Hill, Carolina del Sur para apoyar a los nueve estudiantes de "Rock Hill Nine", encarcelados después de una sentada en el mostrador del almuerzo. Como los nueve, los cuatro rechazaron la fianza. Los activistas del SNCC creían que pagar multas solo respaldaría la injusticia y el mal de sus arrestos.

Cuando la violencia detuvo el primer Freedom Ride en Alabama poco después, Diane Nash insistió en que los paseos continuaran. "Los estudiantes han decidido que no podemos dejar que la violencia se supere", le dijo al líder del movimiento, el reverendo Fred Shuttlesworth, "Vamos a ir a Birmingham para continuar el Freedom Ride". Más tarde dirigió todos los viajes desde Birmingham a Jackson en 1961.

Diane Nash y otros líderes de sentadas en Nashville, Tennessee, 1960, crmvet.org

Ese julio, Nash fue arrestado por realizar talleres no violentos para jóvenes negros en Jackson. Nash le dijo al juez que cumpliría la totalidad de su sentencia de dos años. En ese momento, se había casado con un colega del movimiento de Nashville, James Bevel, y estaba embarazada de su primer hijo. Nash cumplió diez días por desacato al tribunal, pero el juez nunca siguió con la sentencia más larga. "Creo que simplemente decidieron que era probable que hubiera más problemas de los que esperaban".

Trabajador de campo, estratega y organizador, Nash ayudó a organizar la campaña de desegregación de Birmingham de 1963 y trabajó junto al Dr. Martin Luther King Jr. y SCLC durante la Campaña de derechos de voto de Selma.

Fuentes

Taylor Branch, Parting the Waters: América en los años del rey, 1954 & # 8211 1963 (Nueva York: Simon & # 038 Schuster, 1988).

Clayborne Carson, En lucha: SNCC y el despertar negro de la década de 1960 (Cambridge: Harvard University Press, 1995).

Clayborne Carson, et al., The Eyes on the Prize Lector de derechos civiles: documentos, discursos y relatos de primera mano de la lucha negra por la libertad (Nueva York: Penguin Books, 1991).

Charles E. Cobb, Jr., En el camino hacia la libertad: una visita guiada del movimiento por los derechos civiles (Chapel Hill, Carolina del Norte: Algonquin Books of Chapel Hill, 2008).

Cheryl Lynn Greenberg, ed., Un círculo de confianza: recordando SNCC (New Brunswick, Nueva Jersey: Rutgers University Press, 1998).

Diane Nash, & # 8220 Ellos son los que se escaparon, & # 8221 Hands on the Freedom Plough: cuentas personales de mujeres en SNCC, editado por Faith S. Holsaert, et al. (Urbana: Prensa de la Universidad de Illinois, 2012).

Lynne Olson, Las hijas de la libertad: las heroínas no cantadas del movimiento por los derechos civiles de 1830 a 1970 (Nueva York: Scribner, 2001).


Diane Nash [30:05], Pt. B "La comunidad redentora: Las sentadas, los paseos por la libertad y el nacimiento de SNCC", Conferencia No nos moverá, 1988, Trinity College


"Pierda. Detiene el intento en la cárcel de una futura madre ". La voz del estudiante, Junio ​​de 1962, WHS


Carta de Robert Talbert a Diane Nash Bevel, 19 de junio de 1962, Amzie Moore Papers, WHS


Carta de Diane Nash a Betsy, 17 de enero de 1963, Amzie Moore Papers, WHS

Haga clic aquí para ver el documento
Propuesta de acción en Montgomery, septiembre de 1963, crmvet.org

Entrevista con Diane Nash por Blackside, Inc., 12 de noviembre de 1985, Ojos en el premio, Colección Henry Hampton, Universidad de Washington


Diane Nash

Actividades de derechos civiles: 19560 se convirtió en miembro fundador del Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC), 1960, participó en sentadas no violentas en los mostradores de almuerzos del centro de Nashville que condujeron a la eliminación de la segregación de los mostradores de almuerzos el 10 de mayo de 1960, arrestado en febrero de 1961 por sentarse en los mostradores del almuerzo, conocido como "Rock Hill Nine". -Ayudó a encontrar el Comité Coordinador Estudiantil No Violento en abril de 1960 en Raleigh, Carolina del Norte -Coordinó y participó en los Freedom Riders de 1961 con la esperanza de romper las Leyes de Jim Crow y para eliminar la segregación del sur - Se convirtió en instructora, estratega y organizadora de tiempo completo para la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC) - Se casó con James Bevel en 1961 y se mudó a Mississippi y organizó registros de votantes y ayudó a eliminar la segregación de las escuelas. su esposo y ella fueron arrestados alrededor de una docena de veces - El esposo y Nash ganaron el premio Rosa Parks - Ayudaron en el movimiento Selma Right to vote que condujo a la Ley de Derechos Electorales en 1965 - En 1966 participó en el Movimiento por la Paz de Vietnam: en la década de 1970 luchó por los derechos de las mujeres y continúa hablando hasta el día de hoy

La libertad, por definición, es que las personas se den cuenta de que son sus propios líderes.

Información biográfica Fecha de nacimiento: 15 de mayo de 1938, Chicago, Illinois (76 años) Cónyuge: James Bevel m. 1961 (1935 - 2008) Niños: Douglass Bevel y Sherri Bevel Educación: Hyde Park High School, Fisk University y Howard University

Nash ayudó a llevar la igualdad a todas las personas de todas las razas en el sur con Freedom Rides y Dinner Sit-Ins. Ella ha ayudado a la gente a ver que todas las razas son iguales.

Life Timeline-Nacido el 15 de mayo de 1938 en Chicago -M ,. James Bevel en 1961 - Fue a la Universidad de Howard 1956 - Se mudó a Jackson, Mississippi - Transferido a la Universidad de Fisk 1957 - Trabajó en la escuela y como votante - Elegido presidente de los derechos de Student Central con el Comité de SCLC - Concedió el premio Rosa Parks en 1965 - 13 de febrero de 1960 , comenzó a -Ayudó a participar en Selma participó en el movimiento por el derecho al voto de las sentadas en la cena- 10 de mayo de 1960, ayudó a los funcionarios -66, se unió al movimiento de los mostradores de almuerzo de desegregación de la paz de Vietnam -Organizó y participó en 1961 -1980 luchó por los derechos de las mujeres Rides -Ahora en chicago hablando sobre cambio social

Nash y algunos otros activistas de derechos civiles están sentados en un mostrador de cena solo para blancos.


Legado y años posteriores

Después del Movimiento de Derechos Civiles, Nash regresó a su ciudad natal de Chicago, donde todavía vive hoy. Trabajó en el sector inmobiliario y ha participado en activismo relacionado con la vivienda justa y el pacifismo por igual.

Con la excepción de Rosa Parks, los líderes de derechos civiles masculinos han recibido la mayor parte del crédito por las luchas por la libertad de las décadas de 1950 y 1960. En las décadas posteriores, sin embargo, se ha prestado más atención a mujeres líderes como Ella Baker, Fannie Lou Hamer y Diane Nash.

En 2003, Nash ganó el Premio Estadounidense Distinguido de la Biblioteca y Fundación John F. Kennedy. Al año siguiente, recibió el Premio LBJ al Liderazgo en Derechos Civiles de la Biblioteca y Museo Lyndon Baines Johnson. Y en 2008, ganó el Premio a la Libertad del Museo Nacional de Derechos Civiles. Tanto la Universidad Fisk como la Universidad de Notre Dame le han otorgado títulos honoríficos.

Las contribuciones de Nash a los derechos civiles también se han plasmado en películas. Aparece en los documentales "Eyes on the Prize" y "Freedom Riders", y en la película biográfica de derechos civiles de 2014 "Selma", en la que es interpretada por la actriz Tessa Thompson. También es el foco del libro del historiador David Halberstam "Diane Nash: El fuego del movimiento por los derechos civiles".


Ver el vídeo: Diane Nash Full Interview - King in the Wilderness