Arte rupestre raro en un misterioso dolmen descubierto en el Golán

Arte rupestre raro en un misterioso dolmen descubierto en el Golán

Se ha descubierto que una tumba megalítica en los Altos del Golán contiene grabados rupestres únicos. El arte rupestre del dolmen puede dar una idea de la misteriosa cultura que habitó el área y construyó numerosos dólmenes hace entre 4.000 y 4.500 años.

Representaciones zoomorfas ocultas a simple vista

El arte rupestre fue descubierto en el dolmen hace unos dos años por un guardaparque durante una de sus caminatas diarias, según el arqueólogo Uri Berger, que trabaja con la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA). Cuando la IAA llegó para examinar su descubrimiento, Berger dice que "miraron dentro y vimos que no son solo líneas talladas o algunas manchas en la pared, esto es arte rupestre". Las tallas se han ocultado a la vista, y los investigadores las han pasado por alto desde que la gente comenzó a estudiar realmente el sitio hace 200 años.

El antiguo arte rupestre representa siete animales con cuernos. France 24 informa que un grupo de tres de los animales mira hacia el este, otro grupo de tres mira hacia el oeste y uno de cada uno de esos grupos, que los arqueólogos creen que son representaciones de un macho y una hembra, están uno frente al otro. El último de los animales con cuernos está tallado en otro panel, pero se enfrenta a los otros seis. Los diseños zoomorfos son los primeros descubiertos en la región.

El reciente estudio de arte rupestre se ha publicado en la revista Arqueología asiática.

Una tumba significativa en los Altos del Golán

Pero ese dolmen ciertamente no es el primer descubrimiento interesante en el sitio en los Altos del Golán. En 2017, otra tumba de la Edad del Bronce, construida hace unos 4000 años, fue noticia internacional. Esa tumba es el signo de los primeros agricultores que dejaron su huella en toda la fértil región, dicen los arqueólogos. Es uno de los más grandes descubiertos en el Medio Oriente y el remate de basalto que lo cubre, que también tiene grabados arte rupestre, pesa alrededor de 50 toneladas.

El dolmen de 4.000 años. Crédito fotográfico: Gonen Sharon, Tel Hai College

Las formas grabadas en la tumba de 2017 representan una línea recta que va hacia el centro de un arco. Cerca de quince de esos grabados estaban documentados en el techo del dolmen, distribuidos en una especie de arco a lo largo del techo. No existen paralelos para estas formas en los dibujos rupestres grabados del Medio Oriente, y su significado sigue siendo un misterio ", dijo Berger.

Los grabados que quedaron expuestos en el interior de la cámara construida. Crédito fotográfico: Gonen Sharon, Tel Hai College.

La tumba se cubrió con un imponente montón de piedras y tierra, un llamado túmulo, de unos 20 metros de diámetro. Una de las cámaras interiores de la tumba, donde se descubrió el arte rupestre, tenía un área de dos por tres metros y la investigación de la tumba de cámara única reveló un entierro secundario múltiple de adultos y niños (la práctica de permitir que los cuerpos se descompongan en un lugar, luego recolectando los huesos y enterrándolos en otro lugar).

Dentro de la tumba, los excavadores también descubrieron cuentas de colores y otros artículos personales del difunto. Este fue un hallazgo afortunado ya que muchos de los dólmenes han sido objeto de saqueos. Como ha dicho Gonen Sharon, profesor de arqueología en la universidad Tel-Hai en Israel, "Es muy raro encontrar algo, y esos hallazgos están muy dispersos".

Cuentas de colores que fueron descubiertas en la excavación arqueológica dentro del dolmen. Crédito fotográfico: Shmuel Magal, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

La imponente tumba monumental con losas gigantes de basalto que los antiguos constructores utilizaron para construir este monumento a sus "muertos especiales" es evidencia de una sociedad sofisticada que tenía un complejo sistema gubernamental y económico que ejecutaba proyectos de ingeniería monumentales pero no dejaba atrás ningún otro arqueológico. evidencia, explicaron los arqueólogos de la IAA.

“El gigantesco dolmen del Kibbutz Shamir es sin duda un indicio de construcción pública”, dice el profesor Sharon, “que requirió una cantidad significativa de mano de obra durante un período de tiempo considerable. Durante ese tiempo, todas esas personas tuvieron que ser alojadas y alimentadas. La construcción de una construcción tan enorme requería conocimientos de ingeniería y arquitectura que los pequeños grupos nómadas no suelen poseer. Y lo que es más importante, aquí se requería un sistema de gobierno fuerte que pudiera reunir una gran cantidad de mano de obra, proporcionar el personal y, sobre todo, dirigir la implementación y el control de un proyecto grande y prolongado ".

La vista desde el interior del dolmen.

Un lugar de rocas

La roca domina el paisaje de la Alta Galilea y el Golán. En muchos lugares, enormes pavimentos de piedra basáltica salpicados de enormes rocas se extienden hasta donde alcanza la vista. Toda la zona del Golán, de hecho, es un gran depósito de piedra basáltica. Gran parte de este "misterioso paisaje lunar inquietante" tiene un suelo muy rico en minerales y fértil.

El viento y la lluvia han esculpido los pavimentos o losas de piedra de basalto en formas y formas maravillosas, dando al Golán una belleza dramática y cruda propia. Pero no fue la belleza única del paisaje del Golán lo que atrajo por primera vez a las personas que se establecieron aquí hace miles de años. Estaban más interesados ​​en la notable capacidad del Golán para proporcionar pasto a su ganado durante todo el año.

La gran extensión de piedra de basalto actúa como un gran calentador de almacenamiento, absorbiendo calor en verano y emitiéndolo lentamente en invierno. Los inviernos suaves y el suelo fértil y volcánico crearon un entorno agrícola muy atractivo para los primeros pobladores.

Fotografía aérea de una tumba megalítica de 4.000 años de antigüedad.

Primeros constructores en el Golán

Las generaciones pasadas, como los primeros agricultores, dejaron su huella en todo el paisaje del Golán. Hay miles de dólmenes (se han documentado 5.600 dólmenes en el Golán además de aproximadamente 400 en Galilea). Dan testimonio de la existencia de un sistema de gobierno importante y establecido en la región durante la Edad del Bronce Medio (2350 hasta 2000 aC).

Como no se habían encontrado asentamientos ni edificios monumentales importantes para estas "edades oscuras", se pensaba que la civilización había vuelto a la de una sociedad tribal nómada que habitaba aldeas rurales, sin un sistema de gobierno central.

  • ¿Qué tienen de especial los Altos del Golán? ¡Estos 5 fabulosos descubrimientos arqueológicos recientes para empezar!
  • Antigua ciudad de Betsaida, supuesta casa de Jesús y los apóstoles, descubierta en el Golán
  • Osario de Santiago el Justo: ¿la primera evidencia arqueológica de la existencia de Jesús de Nazaret?

El dolmen de 4.000 años. Crédito fotográfico: Gonen Sharon, Tel Hai College

"El hecho de que no veamos ciudades y grandes asentamientos y edificios monumentales no significa que no existiera nada en ese momento", señala Sharon. "El imperio más grande en la historia del mundo es el Imperio Mongol y no dejó rastros en la arqueología. Eran como beduinos, nómadas. Para que los dólmenes se hubieran construido, necesitaban suficiente gente para hacerlo, necesitaban alimentarlos, necesitaban dominio arquitectónico y conocimiento tecnológico, y planificación. El dolmen es monumental y da fe de una cultura más significativa de lo que habíamos pensado ". Ella concluye.

Un gran misterio rodea a estos pueblos antiguos. ¿Quiénes eran exactamente? ¿Qué creyeron ellos? ¿Construyeron los enigmáticos dólmenes como una marca en memoria de sus muertos, o fueron apartados como un lugar sagrado para algunos rituales religiosos especiales? Nadie lo sabe realmente.


El arte rupestre antiguo fue creado por una cultura misteriosa

Investigadores de la Autoridad de Antigüedades de Israel y del Tel-Hai College han encontrado arte rupestre antiguo creado por una cultura misteriosa.

Alrededor de los Altos del Golán y el área de Galilea en Israel, se han descubierto varias estructuras rocosas que se remontan a miles de años. Sin embargo, se conoce muy poca información sobre quién creó estas estructuras que se llaman dólmenes que son tumbas funerarias megalíticas gigantes con una enorme piedra plana que se coloca encima de las que están en posición vertical. Miles de estas estructuras megalíticas se construyeron en la parte norte de Israel y la región más amplia entre 4.000 y 4.500 años atrás durante la Era del Bronce Intermedio.

El arte rupestre que los investigadores descubrieron en cuatro dólmenes incluía formas geométricas, animales y un rostro humano. (Aquí se puede ver una imagen y un video). El profesor Gonen Sharon, director del Programa de Maestría en Estudios de Galilea en Tel-Hai y coautor del artículo, explicó esto con más detalle: “Hace varios años, un panel de grabados de arte rupestre se descubrió en la pared interior de un enorme dolmen en un campo que rodea al Kibbutz Shamir ".

(No los dólmenes mencionados en este artículo).

De hecho, el dolmen que se encontró cerca del Kibbutz Shamir es el más grande que se haya encontrado en el Medio Oriente. Otro dato interesante es que 14 tridentes (lanzas de tres puntas) fueron tallados en la piedra de su techo.

Sharon continuó diciendo: “Esta fue la primera vez que se documentó arte rupestre en el contexto de los dólmenes en el Medio Oriente. Tras este descubrimiento, iniciamos un proyecto de investigación para localizar y documentar el arte del dolmen en toda la Tierra de Israel. Examinamos docenas de dólmenes en la Alta Galilea y el Golán en un intento de descubrir el mundo de esta misteriosa cultura que existía hace más de 4000 años, y solo dejamos atrás dólmenes como evidencia de su rica cultura ".

Un dolmen que se encontró en la Reserva Natural de Yehudiya contenía imágenes de siete animales con cuernos que fueron dibujados en las paredes de la cámara funeraria. Tres de los animales miraban hacia el este y tres hacia el oeste. Dos de los animales, probablemente un macho y una hembra, estaban uno frente al otro. El séptimo animal con cuernos se dibujó en la parte interior de uno de los paneles y estaba frente a los otros seis animales. “Está claro que la forma en que están posicionados significó algo para el artista”, afirmó Uri Berger, otro coautor del artículo.

Otro ejemplo de dolmen (no los mencionados en este artículo).

Los investigadores son optimistas de que las formas geométricas, los animales y los dibujos de rostros humanos que se descubrieron en Kiryat Shmona les ayudarán a encontrar más información sobre la misteriosa cultura que los creó.

Berger finalizó afirmando: “Hasta la fecha, se identificaron muchos dólmenes en Israel y en países vecinos, pero no sabíamos casi nada de la civilización de estos superconstructores más allá de los restos de las enormes estructuras que dejaron como evidencia de su existencia en la región." “Los grabados en la roca abren una ventana, por primera vez, a la cultura detrás de la construcción de estos dólmenes”.


El antiguo arte rupestre del Golán arroja luz sobre una cultura misteriosa

GOLAN HEIGHTS (AFP) - El descubrimiento casual de líneas talladas en las rocas de una tumba antigua en lo que ahora son los Altos del Golán ocupados por Israel podría ofrecer una nueva perspectiva de una cultura enigmática que prosperó hace miles de años.

En un pequeño claro de la reserva natural de Yehudiya, entre malas hierbas amarillas y la sombra de eucaliptos, enormes rocas y losas de basalto oscuro forman una pequeña cámara techada que se abre hacia el este.

La estructura megalítica es uno de los miles de los llamados dólmenes esparcidos por el norte de Israel y la región más amplia, tumbas funerarias erigidas hace unos 4.000-4.500 años en la Era del Bronce Intermedio.

Hoy, en la meseta capturada en 1967 de Siria, con los soldados israelíes asegurando la frontera a solo 14 millas de distancia, los científicos buscan arrojar luz sobre el pasado lejano de la región.

La identidad y creencias de quienes construyeron los monumentos siguen siendo en gran parte desconocidas. Pero un hallazgo fortuito reciente de arte rupestre podría cambiar eso.

Hace unos dos años, & # 8220 cuando uno de los guardabosques aquí en el parque hizo su caminata diaria, miró dentro y vio algo tallado en las paredes & # 8221, recordó Uri Berger, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El guardabosques se puso en contacto con la IAA, y "cuando miramos dentro, vimos que no se trataba solo de líneas talladas o algunas manchas en la pared, esto es arte rupestre", dijo Berger.

Las líneas forman las formas de seis animales con cuernos de diferentes tamaños, tres mirando hacia el este y tres hacia el oeste, con dos de ellos, probablemente un macho y una hembra, uno frente al otro.

Otro animal con cuernos está tallado en el interior de un panel, frente a los otros seis.

Las representaciones zoomorfas, ocultas a plena vista desde que se inició el estudio de los dólmenes hace 200 años, fueron las primeras en ser descubiertas en la región y un gran avance para Berger y su socio de investigación, Gonen Sharon.

& # 8216 Formas extrañas & # 8217

Sharon, profesora de arqueología en la universidad Tel-Hai en el norte de Israel, es responsable de un descubrimiento histórico anterior.

Justo al norte de la reserva natural, en las afueras del kibutz Shamir, en el norte de Galilea, Sharon estaba de excursión con sus hijos en 2012 en un campo con unos 400 dólmenes repartidos por él.

Arrastrándose a la sombra del monumento más grande, Sharon se sentó, miró el enorme techo de losa de la cúpula y dijo que notó & # 8220 formas extrañas & # 8221 que no parecían formaciones naturales.

& # 8220Parecía que alguien los hizo, & # 8221, recordó.

Se descubrió que las marcas eran una serie de tallas hechas por el hombre que se asemejaban a tridentes.

& # 8220 Resultó que esta fue la primera obra de arte realizada en el contexto de dólmenes en el Medio Oriente, & # 8221 Sharon.

Las tallas de Shamir, desapercibidas para generaciones de investigadores, revitalizaron el estudio arqueológico de la zona.

Uno de los sitios visitados fue dentro de una zona industrial cerca de Kiryat Shmona, una ciudad al noroeste de Shamir, donde tres pequeñas estructuras megalíticas que sobrevivieron a la zona y el desarrollo # 8217s hace unas décadas están rodeadas por círculos de piedras.

En la piedra angular relativamente redondeada del dolmen más grande allí, dos conjuntos de líneas cortas paralelas están talladas en cada lado de la roca, con una línea más larga tallada debajo que crea la imagen de ojos cerrados y una boca haciendo muecas hacia el cielo.

& # 8220Las ranuras no & # 8217t parecen ser funcionales & # 8221, dijo Sharon. & # 8220 Para nosotros parecen una cara. & # 8221

& # 8216Letra del pasado & # 8217

Los monumentos de piedra han & # 8220 alterado el paisaje & # 8221 del norte de Israel, dijo Berger.

Pero su prominencia también los ha convertido en blanco de robos de antigüedades, que en gran parte despojaron restos que podrían proporcionar pistas a sus creadores.

De vez en cuando se encuentran pequeños trozos de cerámica, puntas de lanza y dagas de metal, trozos de joyería y cuentas y algunos huesos en los sitios, dijo Sharon. & # 8220Pero es & # 8217 muy raro encontrar & # 8221 algo, y esos hallazgos están muy dispersos.

& # 8220 Sabemos muy poco de la cultura real de las personas que los construyeron. & # 8221

Con el descubrimiento del arte tallado en las piedras, & # 8220 podemos decir algo que es mucho más de lo que sabíamos durante 200 años & # 8221, dijo Berger.

Los hallazgos de arte rupestre, publicados en un artículo reciente de Sharon y Berger en la revista Asian Archaeology, muestran los dibujos de animales en esta antigua cultura por primera vez y presentan el patrón más amplio de presentación visual en la región.

Berger dijo que los dibujos plantean nuevas preguntas sobre las personas que los crearon.

& # 8220 ¿Por qué esos animales? ¿Por qué en estos dólmenes y no en otros? ¿Qué hizo a este especial? & # 8221

La lenta pero constante acumulación de hallazgos artísticos acerca a los académicos & # 8220 cada vez más cerca & # 8221 a los sujetos de su investigación & # 8220, a la civilización que & # 8217 está buscando conocer & # 8221, dijo Berger.

Para Sharon, & # 8220 esto es como una carta del pasado que comienza a sugerir cuál era el mundo de la cultura y el simbolismo más allá de la mera construcción y colocación de piedras muy grandes & # 8221.


Un raro y misterioso dolmen antiguo descubierto en Galilea

Arqueólogos del Tel Hai College, la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad Hebrea de Jerusalén han publicado un artículo en la revista científica. Más uno que describe el descubrimiento de un misterioso dolmen (una gran estructura de piedra similar a una mesa) que se estima tiene más de 4.000 años.

El raro hallazgo se realizó en un gran campo de dólmenes adyacente al Kibbutz Shamir en la Alta Galilea. Este dolmen en particular es único por sus enormes dimensiones, la estructura que lo rodea y especialmente las artísticas decoraciones grabadas en su techo.

El dolmen fue descubierto durante una visita al sitio por el Prof. Gonen Sharon del Programa de Estudios de Galilea en Tel Hai. Es solo una de las más de 400 enormes estructuras de piedra que datan de la Edad del Bronce intermedia y que se encuentran en el campo de dolmen alrededor del Kibbutz Shamir.

Cuando Sharon entró en la cámara construida debajo del dolmen más grande, se sorprendió al descubrir dibujos rupestres grabados en su techo.

El descubrimiento de los grabados dio lugar a un proyecto de investigación del dolmen y sus alrededores, que produjo nuevas revelaciones sobre el fenómeno del dolmen en Israel. Miles de dólmenes se encuentran esparcidos por Oriente Medio, desde Turquía hasta Yemen.

"Este es el primer arte jamás documentado en un dolmen en el Medio Oriente", dijo Uri Berger, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel y socio en el estudio.

Piedra de 50 toneladas

Las formas grabadas representan una línea recta que va al centro de un arco. Alrededor de 15 de estos grabados se documentaron en el techo del dolmen, distribuidos en una especie de arco a lo largo del techo. No existen paralelos para estas formas en los dibujos rupestres grabados del Medio Oriente, y se desconoce su significado.

El panel fue escaneado en el campo por el Laboratorio de Arqueología Computarizada de la Universidad Hebrea. Utilizando una técnica innovadora, se produjo un modelo tridimensional del grabado.

“El escaneo tridimensional nos permitió identificar grabados que de otro modo no se podrían ver a simple vista”, explicó el profesor Lior Grossman, director del laboratorio.

La cámara dentro del dolmen donde se encontraron los grabados en su techo mide dos por tres metros y la piedra que lo cubre pesa aproximadamente 50 toneladas, lo que la convierte en una de las piedras más grandes jamás utilizadas en la construcción de dólmenes en el Medio Oriente.

El dolmen estaba encerrado dentro de un enorme montón de piedras (túmulo) de unos 20 metros de diámetro, y se estima que sus piedras pesan un mínimo de 400 toneladas. Dentro del montón de piedras se vieron al menos cuatro dólmenes más pequeños que estaban colocados al pie del dolmen decorado. Esta es la primera vez que se identifica un dolmen tan jerárquico en Oriente Medio.

El enorme dolmen del Kibbutz Shamir es solo una de los cientos de enormes estructuras densamente dispersas en esta región. Los arqueólogos dicen que da testimonio de la existencia de un sistema gubernamental importante y establecido en la región durante la "Edad Media" de la Edad del Bronce.

“El gigantesco dolmen del Kibbutz Shamir es sin duda un indicio de construcción pública que requirió una cantidad significativa de mano de obra durante un período de tiempo considerable”, dijo Sharon.

“Durante ese tiempo, todas esas personas tuvieron que ser alojadas y alimentadas. La construcción de una construcción tan enorme requería conocimientos de ingeniería y arquitectura que los pequeños grupos nómadas no suelen poseer. Y lo que es aún más importante, aquí se requería un sistema de gobierno fuerte que pudiera reunir una gran cantidad de mano de obra, proporcionar el personal y, sobre todo, dirigir la implementación y el control de un proyecto grande y largo ”.

El campo de dolmen en Kibbutz Shamir fue inspeccionado por primera vez por el difunto Moshe Kagan en la década de 1950. En el campo se identificaron más de 400 estructuras enormes con vistas al valle de Hula.

Las circunstancias que rodearon la construcción de los dólmenes, la tecnología utilizada y la cultura de las personas que los construyeron siguen siendo uno de los grandes misterios de la arqueología de Israel.


El descubrimiento casual de líneas talladas en los cantos rodados de una tumba antigua en lo que ahora son los Altos del Golán ocupados por Israel podría ofrecer una nueva perspectiva de una cultura enigmática que prosperó hace miles de años.

Uri Berger, arqueólogo regional de la Autoridad de Antigüedades de Israel, muestra grabados en una roca con imágenes de animales dentro de un dolmen de la Edad del Bronce intermedia, en los Altos del Golán anexados por Israel.

En un pequeño claro en la reserva natural de Yehudiya, entre maleza amarilla y sombreada por eucaliptos, enormes rocas y losas de basalto oscuro forman una pequeña cámara techada que se abre hacia el este.

La estructura megalítica es uno de los miles de los llamados dólmenes esparcidos por el norte de Israel y la región más amplia, tumbas funerarias erigidas hace unos 4.000-4.500 años en la Era del Bronce Intermedio.

Esta estructura megalítica es uno de los miles de dólmenes esparcidos por el norte de Israel y la región, tumbas funerarias erigidas hace unos 4000-4500 años en la Era del Bronce Intermedio.

Hoy, en la meseta capturada en 1967 de Siria, con los soldados israelíes asegurando la frontera a solo 23 kilómetros (14 millas) de distancia, los científicos buscan arrojar luz sobre el pasado lejano de la región. La identidad y las creencias de quienes construyeron los monumentos siguen siendo en gran parte desconocidas. Pero un hallazgo fortuito reciente de arte rupestre podría cambiar eso.

Hace unos dos años, & # 8220 cuando uno de los guardabosques aquí en el parque hizo su caminata diaria, miró dentro y vio algo tallado en las paredes & # 8221, recordó Uri Berger, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El guardabosques se puso en contacto con la IAA, y "cuando miramos dentro, vimos que no se trataba solo de líneas talladas o algunas manchas en la pared, esto es arte rupestre", dijo Berger. Las líneas forman las formas de seis animales con cuernos de diferentes tamaños, tres mirando hacia el este y tres hacia el oeste, con dos de ellos & # 8212 probablemente un macho y una hembra & # 8212 directamente uno frente al otro.

Otro animal con cuernos está tallado en el interior de un panel, frente a los otros seis. Las representaciones zoomorfas, ocultas a plena vista desde que comenzó el estudio de los dólmenes hace 200 años, fueron las primeras en ser descubiertas en la región y un gran avance para Berger y su socio de investigación, Gonen Sharon.

Sharon, profesora de arqueología en la universidad Tel-Hai en el norte de Israel, es responsable de un descubrimiento histórico anterior. Justo al norte de la reserva natural, en las afueras del Kibbutz Shamir, en el norte de Galilea, Sharon estaba caminando con sus hijos en 2012 en un campo con unos 400 dólmenes repartidos por él.

Uri Berger, arqueólogo regional de la Autoridad de Antigüedades de Israel, se encuentra en medio de una estructura antigua cerca del Kibbutz Shamir en el área de la Alta Galilea en el norte de Israel.

Arrastrándose a la sombra del monumento más grande, Sharon se sentó, miró el enorme techo de losa de la cúpula y dijo que notó & # 8220 formas extrañas & # 8221 que no parecían formaciones naturales.

& # 8220Parecía que alguien los hizo, & # 8221, recordó.

Se descubrió que las marcas eran una serie de tallas hechas por el hombre que se asemejaban a tridentes.

& # 8220 Resultó que esta fue la primera obra de arte realizada en el contexto de dólmenes en el Medio Oriente & # 8221, dijo Sharon. Las tallas de Shamir, desapercibidas para generaciones de investigadores, revitalizaron el estudio arqueológico en la zona.

Uno de los sitios visitados fue dentro de una zona industrial cerca de Kiryat Shmona, una ciudad al noroeste de Shamir, donde tres pequeñas estructuras megalíticas que sobrevivieron al desarrollo de la zona y # 8217 hace unas décadas están rodeadas por círculos de piedras.

En la piedra angular relativamente redondeada del dolmen más grande allí, dos conjuntos de líneas cortas paralelas están talladas en cada lado de la roca, con una línea más larga tallada debajo que crea la imagen de ojos cerrados y una boca haciendo muecas hacia el cielo.

& # 8220Las ranuras no & # 8217t parecen ser funcionales & # 8221, dijo Sharon. & # 8220 Para nosotros, parecen una cara. & # 8221

Los monumentos de piedra han & # 8220 alterado el paisaje & # 8221 del norte de Israel, dijo Berger. Pero su prominencia también los ha convertido en blanco de robos de antigüedades, que en gran parte despojaron restos que podrían proporcionar pistas a sus creadores. De vez en cuando se encuentran pequeños trozos de cerámica, puntas de lanza y dagas de metal, trozos de joyería y cuentas y algunos huesos en los sitios, dijo Sharon. & # 8220Pero es & # 8217 muy raro encontrar & # 8221 algo, y esos hallazgos están muy dispersos.

& # 8220 Sabemos muy poco de la cultura real de las personas que los construyeron. & # 8221

Con el descubrimiento del arte tallado en las piedras, & # 8220 podemos decir algo que es mucho más de lo que sabíamos durante 200 años & # 8221, dijo Berger.

Los hallazgos de arte rupestre & # 8212 publicados en un artículo reciente de Sharon y Berger en la revista Asian Archaeology & # 8212 muestran los dibujos de animales en esta antigua cultura por primera vez y presentan el patrón más amplio de presentación visual en la región. Berger dijo que los dibujos plantean nuevas preguntas sobre las personas que los crearon.

& # 8220 ¿Por qué esos animales? ¿Por qué en estos dólmenes y no en otros? ¿Qué hizo a este especial? & # 8221

La lenta pero constante acumulación de hallazgos artísticos acerca a los estudiosos & # 8220 cada vez más cerca & # 8221 a los sujetos de su investigación & # 8220, a la civilización que & # 8217 está buscando conocer & # 8221, dijo Berger.

Para Sharon, & # 8220 esto es como una carta del pasado que comienza a sugerir cuál era el mundo de la cultura y el simbolismo más allá de la mera construcción y erección de piedras muy grandes & # 8221.


FOTOS: Un raro y misterioso dolmen antiguo de más de 4.000 años descubierto en Galil

Arqueólogos del Tel Hai College, la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad Hebrea de Jerusalén han descubierto recientemente un misterioso dolmen (una gran estructura de piedra con forma de mesa) de más de 4.000 años de antigüedad en un gran campo de dólmenes, adyacente al Kibbutz Shamir en Upper Galil. . Lo que hace que este dolmen sea tan único son sus enormes dimensiones, la estructura que lo rodea y lo más importante las decoraciones artísticas grabadas en su techo. El estudio fue publicado el pasado fin de semana (2/3) en la revista científica PLOS One.

El dolmen fue descubierto durante una visita fortuita al sitio por el profesor Gonen Sharon del Programa de Estudios Galil en el Tel Hai College. Es solo una de las más de 400 enormes estructuras de piedra que datan de la Edad del Bronce Intermedia (hace más de cuatro mil años) que se encuentran en el campo de dolmen alrededor del Kibbutz Shamir. Cuando el profesor Sharon entró en la cámara construida debajo del dolmen más grande, se sorprendió al descubrir dibujos rupestres grabados en su techo.

El descubrimiento de los grabados dio lugar a un proyecto de investigación del dolmen y sus alrededores que produjo nuevas revelaciones sobre el fenómeno del dolmen en Israel. “Este es el primer arte jamás documentado en un dolmen en el Medio Oriente”, dijo Uri Berger, arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel y socio en el estudio. “Las formas grabadas representan una línea recta que va hacia el centro de un arco. Cerca de quince de estos grabados estaban documentados en el techo del dolmen, distribuidos en una especie de arco a lo largo del techo. No existen paralelos para estas formas en los dibujos rupestres grabados de Oriente Medio, y su significado sigue siendo un misterio. El panel que representa el arte fue escaneado en el campo por el Laboratorio de Arqueología Computarizada de la Universidad Hebrea. Mediante una técnica innovadora, se produjo un modelo tridimensional del grabado. “El escaneo tridimensional nos permitió identificar grabados que de otra manera no se podrían ver a simple vista”, explicó el profesor Lior Grossman, director del laboratorio.

La cámara dentro del dolmen donde se encontraron los grabados en su techo es grande, mide 2 × 3 metros, y la piedra que lo cubre también es enorme, ¡con un peso estimado de cincuenta toneladas como mínimo! Esta es una de las piedras más grandes jamás utilizadas en la construcción de dólmenes en el Medio Oriente. El dolmen estaba encerrado dentro de un enorme montón de piedras (túmulo) c. 20 metros de diámetro, y se estima que sus piedras pesan un mínimo de 400 toneladas. Dentro del montón de piedras se identificaron al menos cuatro dólmenes más pequeños que se colocaron al pie del dolmen decorado. En otras palabras, lo que tenemos aquí es una enorme estructura monumental construida jerárquicamente (con una celda principal y celdas secundarias). Esta es la primera vez que se identifica un dolmen tan jerárquico en Oriente Medio.

El enorme dolmen del Kibbutz Shamir es solo una de los cientos de enormes estructuras densamente dispersas en esta región. Da testimonio de la existencia de un sistema de gobierno importante y establecido en la región durante la “Edad Media” de la Edad del Bronce. Los arqueólogos tienden a interpretar el pasado basándose en hallazgos materiales. La ausencia de ciudades, grandes asentamientos y edificios monumentales atestigua el colapso de los sistemas gubernamentales y económicos durante un & # 8220 período oscuro & # 8221 en la historia. Los dólmenes cuentan una historia diferente sobre el período: una historia sobre una sociedad que tenía un complejo sistema gubernamental y económico que ejecutaba proyectos de ingeniería monumentales pero no dejaba ninguna otra evidencia arqueológica.

“El gigantesco dolmen del Kibbutz Shamir es sin duda un indicio de construcción pública”, dice el profesor Sharon, “que requirió una cantidad significativa de mano de obra durante un período de tiempo considerable. Durante ese tiempo, todas esas personas tuvieron que ser alojadas y alimentadas. La construcción de una construcción tan enorme requería conocimientos de ingeniería y arquitectura que los pequeños grupos nómadas no suelen poseer. Y lo que es aún más importante, aquí se requería un sistema de gobierno fuerte que pudiera reunir una gran cantidad de mano de obra, proporcionar el personal y, sobre todo, dirigir la implementación y el control de un proyecto grande y largo & # 8221.

A pesar de todo esto, las circunstancias que rodearon la construcción de los dólmenes, la tecnología involucrada en ella y la cultura de las personas que los construyeron siguen siendo uno de los grandes misterios de la arqueología de Israel.

¿Qué es un dolmen? Un dolmen (mesa de piedra) es una estructura megalítica (mega = grande, litos = piedra) de miles de años de antigüedad construida con piedras enormes. La forma básica del dolmen se asemeja a una mesa, y la mayoría de ellos están rodeados por un montón de piedras. Los dólmenes se conocen en otras partes del mundo, desde Irlanda hasta Corea. Miles de dólmenes se encuentran dispersos por Oriente Medio, desde Turquía hasta Yemen. En los Altos del Golán se identificaron miles de dólmenes de diferentes tipos que se encuentran dispersos en concentraciones (campos de dólmenes) en la meseta. Aunque son muy comunes y se destacan de manera bastante prominente en el paisaje del antiguo Israel, el misterio que rodea la edad de los dólmenes y su propósito aún no se ha resuelto.

El campo Dolmen en Kibbutz Shamir: el campo fue inspeccionado por primera vez por el difunto Moshe Kagan en la década de 1950. En el campo se identificaron más de 400 estructuras enormes con vistas al valle de Hula.

1-4. El dolmen de 4.000 años. Crédito fotográfico: Gonen Sharon, Tel Hai College.

5. Fotografía aérea. Crédito fotográfico: Shmuel Magal, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

6. De izquierda a derecha: el profesor Gonen Sharon del Tel Hai College y Uri Berger de la Autoridad de Antigüedades de Israel. Crédito fotográfico: Shmuel Magal, cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

7. The view from inside the dolmen. Photographic credit: Shmuel Magal, courtesy of the Israel Antiquities Authority.

8. The engravings that were exposed on the inside of the built chamber. Photographic credit: Gonen Sharon, Tel Hai College.

9. A three-dimensional model of the engravings: Computerized Archaeology Laboratory of the Hebrew University of Jerusalem.

10. Colored beads that were uncovered in the archaeological excavation inside the dolmen. Photographic credit: Shmuel Magal, courtesy of the Israel Antiquities Authority.


Rare Rock Art in Mysterious Dolmen Discovered in the Golan - History

Uri Berger, a regional archaeologist for the Israel Antiquities Authority, displays engravings in a rock bearing images of animals inside a dolmen from the intermediate Bronze age, in the Israeli-annexed Golan Heights on July 13, 2020. This megalithic structure is one of the thousands of dolmens scattered around northern Israel and the region, burial tombs erected some 4000-4500 years ago in the Intermediate Bronze Era. Menahem Kahana / AFP.

GOLAN HEIGHTS (AFP) .- The chance discovery of lines carved into the boulders of an ancient tomb in what is now the Israeli-occupied Golan Heights could offer new insight into an enigmatic culture that thrived thousands of years ago.

In a small clearing in the Yehudiya nature reserve, between yellow weeds and shaded by eucalyptus trees, huge dark basalt boulders and slabs form a small roofed chamber that opens to the east.

The megalithic structure is one of the thousands of so-called dolmens scattered around northern Israel and the wider region, burial tombs erected some 4,000-4,500 years ago in the Intermediate Bronze Era.

Today, on the plateau captured in 1967 from Syria, with Israeli soldiers securing the frontier just 23 kilometres (14 miles) away, scientists seek to shed light on the region's distant past.

The identity and beliefs of those who built the monuments remain largely unknown. But a recent serendipitous finding of rock art might change that.

About two years ago, "when one of the rangers here in the park walked her daily walk, she looked inside and saw something carved in the walls," recalled Uri Berger, an archaeologist with the Israel Antiquities Authority.

The ranger contacted the IAA, and "when we looked inside we saw this is not just lines carved or some stains on the wall, this is rock art," Berger said.

The lines form the shapes of six horned animals of varying sizes, three facing east and three facing west, with two of them -- likely a male and female -- directly facing each other.

Another horned animal is carved into the interior of one panel, facing the other six.

The zoomorphic depictions, hidden in plain sight since study of the dolmens began 200 years ago, were the first to be discovered in the region and a major development for Berger and his research partner, Gonen Sharon.

'Weird shapes'
Sharon, an archaeology professor at the Tel-Hai college in northern Israel, is responsible for a previous landmark discovery.

Just north of the nature reserve, outside the northern Galilee kibbutz Shamir, Sharon was hiking with his children in 2012 on a field with some 400 dolmens spread across it.

Crawling into the shade of the largest monument, Sharon sat down, looked up at the huge slab roof of the dome and said he noticed "weird shapes" that didn't look like natural formations.

"It looked like someone made them," he recalled.

The markings were found to be a series of man-made carvings resembling tridents.

"It turned out this was the first artwork done in the context of dolmens in the Middle East," Sharon said.

The Shamir carvings, unnoticed by generations of researchers, reinvigorated archeological study in the area.

One of the sites revisited was inside an industrial zone near Kiryat Shmona, a town northwest of Shamir, where three small megalithic structures that survived the zone's development a few decades ago are surrounded by circles of stones.

On the relatively rounded capstone of the largest dolmen there, two sets of short parallel lines are carved into each side of the rock, with a longer line carved below creating the image of closed eyes and a grimacing mouth facing the sky.

"The grooves don't seem to be functional," said Sharon. "To us they look like a face."

'Letter from the past'
The stone monuments have "altered the landscape" of northern Israel, said Berger.

But their prominence has also made them targets for antiquities theft, which largely stripped remains that could provide clues to their creators.

Small pieces of ceramics, metal spearheads and daggers, bits of jewellery and beads and some bones are found at the sites from time to time, Sharon said. "But it's very rare to find" anything, and such finds are very scattered.

"We know very little of the actual culture of the people who built them."

With the discovery of the art carved into the stones, "we can say something that is much more than what we knew for 200 years," said Berger.

The rock art findings -- published in a recent article by Sharon and Berger in the journal Asian Archaeology -- display the animal drawings in this ancient culture for the first time, and present the larger pattern of visual presentation in the region.

Berger said the drawings raise new questions about the people who created them.

"Why those animals? Why in these dolmens and not others? What made this one special?"

The slow but steady accumulation of artistic finds brings scholars "closer and closer" to the subjects of their research, "to the civilisation you're looking to know about," Berger said.

To Sharon, "this is like a letter from the past starting to suggest what was the world of culture and symbolism beyond just building and erecting very large stones."


Ancient Golan rock art sheds light on mysterious culture

The chance discovery of lines carved into the boulders of an ancient tomb in what is now the Israeli-occupied Golan Heights could offer new insight into an enigmatic culture that thrived thousands of years ago.

In a small clearing in the Yehudiya nature reserve, between yellow weeds and shaded by eucalyptus trees, huge dark basalt boulders and slabs form a small roofed chamber that opens to the east.

The megalithic structure is one of the thousands of so-called dolmens scattered around northern Israel and the wider region, burial tombs erected some 4,000-4,500 years ago in the Intermediate Bronze Era.

Today, on the plateau captured in 1967 from Syria, with Israeli soldiers securing the frontier just 23 kilometres (14 miles) away, scientists seek to shed light on the region’s distant past.

The identity and beliefs of those who built the monuments remain largely unknown. But a recent serendipitous finding of rock art might change that.

About two years ago, “when one of the rangers here in the park walked her daily walk, she looked inside and saw something carved in the walls,” recalled Uri Berger, an archaeologist with the Israel Antiquities Authority.

The ranger contacted the IAA, and “when we looked inside we saw this is not just lines carved or some stains on the wall, this is rock art,” Berger said.

The lines form the shapes of six horned animals of varying sizes, three facing east and three facing west, with two of them — likely a male and female — directly facing each other.

Another horned animal is carved into the interior of one panel, facing the other six. The zoomorphic depictions, hidden in plain sight since study of the dolmens began 200 years ago, were the first to be discovered in the region and a major development for Berger and his research partner, Gonen Sharon.

‘Weird shapes’

Sharon, an archaeology professor at the Tel-Hai college in northern Israel, is responsible for a previous landmark discovery.

Just north of the nature reserve, outside the northern Galilee kibbutz Shamir, Sharon was hiking with his children in 2012 on a field with some 400 dolmens spread across it.

Crawling into the shade of the largest monument, Sharon sat down, looked up at the huge slab roof of the dome and said he noticed “weird shapes” that didn’t look like natural formations.

“It looked like someone made them,” he recalled.

The markings were found to be a series of man-made carvings resembling tridents.

“It turned out this was the first artwork done in the context of dolmens in the Middle East,” Sharon said.

The Shamir carvings, unnoticed by generations of researchers, reinvigorated archeological study in the area.

One of the sites revisited was inside an industrial zone near Kiryat Shmona, a town northwest of Shamir, where three small megalithic structures that survived the zone’s development a few decades ago are surrounded by circles of stones.

On the relatively rounded capstone of the largest dolmen there, two sets of short parallel lines are carved into each side of the rock, with a longer line carved below creating the image of closed eyes and a grimacing mouth facing the sky.

“The grooves don’t seem to be functional,” said Sharon. “To us they look like a face.”

‘Letter from the past’

The stone monuments have “altered the landscape” of northern Israel, said Berger.

But their prominence has also made them targets for antiquities theft, which largely stripped remains that could provide clues to their creators.

Small pieces of ceramics, metal spearheads and daggers, bits of jewellery and beads and some bones are found at the sites from time to time, Sharon said. “But it’s very rare to find” anything, and such finds are very scattered.

“We know very little of the actual culture of the people who built them.”

With the discovery of the art carved into the stones, “we can say something that is much more than what we knew for 200 years,” said Berger.

The rock art findings — published in a recent article by Sharon and Berger in the journal Asian Archaeology — display the animal drawings in this ancient culture for the first time, and present the larger pattern of visual presentation in the region.

Berger said the drawings raise new questions about the people who created them.

“Why those animals? Why in these dolmens and not others? What made this one special?”

The slow but steady accumulation of artistic finds brings scholars “closer and closer” to the subjects of their research, “to the civilisation you’re looking to know about,” Berger said. To Sharon, “this is like a letter from the past starting to suggest what was the world of culture and symbolism beyond just building and erecting very large stones.”


Uri Berger (R), a regional archaeologist for the Israel Antiquities Authority, and Gonen Sharon, a professor of archaeology at northern Israel's Tel-Hai college, display ancient engravings inside a dolmen

Golan Heights (AFP) - The chance discovery of lines carved into the boulders of an ancient tomb in what is now the Israeli-occupied Golan Heights could offer new insight into an enigmatic culture that thrived thousands of years ago.

In a small clearing in the Yehudiya nature reserve, between yellow weeds and shaded by eucalyptus trees, huge dark basalt boulders and slabs form a small roofed chamber that opens to the east.

The megalithic structure is one of the thousands of so-called dolmens scattered around northern Israel and the wider region, burial tombs erected some 4,000-4,500 years ago in the Intermediate Bronze Era.

Today, on the plateau captured in 1967 from Syria, with Israeli soldiers securing the frontier just 23 kilometres (14 miles) away, scientists seek to shed light on the region's distant past.

The identity and beliefs of those who built the monuments remain largely unknown. But a recent serendipitous finding of rock art might change that.

About two years ago, "when one of the rangers here in the park walked her daily walk, she looked inside and saw something carved in the walls," recalled Uri Berger, an archaeologist with the Israel Antiquities Authority.

The ranger contacted the IAA, and "when we looked inside we saw this is not just lines carved or some stains on the wall, this is rock art," Berger said.

The lines form the shapes of six horned animals of varying sizes, three facing east and three facing west, with two of them -- likely a male and female -- directly facing each other.

Another horned animal is carved into the interior of one panel, facing the other six.

The zoomorphic depictions, hidden in plain sight since study of the dolmens began 200 years ago, were the first to be discovered in the region and a major development for Berger and his research partner, Gonen Sharon.

Sharon, an archaeology professor at the Tel-Hai college in northern Israel, is responsible for a previous landmark discovery.

Just north of the nature reserve, outside the northern Galilee kibbutz Shamir, Sharon was hiking with his children in 2012 on a field with some 400 dolmens spread across it.

Crawling into the shade of the largest monument, Sharon sat down, looked up at the huge slab roof of the dome and said he noticed "weird shapes" that didn't look like natural formations.

"It looked like someone made them," he recalled.

The markings were found to be a series of man-made carvings resembling tridents.

"It turned out this was the first artwork done in the context of dolmens in the Middle East," Sharon said.

The Shamir carvings, unnoticed by generations of researchers, reinvigorated archeological study in the area.

One of the sites revisited was inside an industrial zone near Kiryat Shmona, a town northwest of Shamir, where three small megalithic structures that survived the zone's development a few decades ago are surrounded by circles of stones.

On the relatively rounded capstone of the largest dolmen there, two sets of short parallel lines are carved into each side of the rock, with a longer line carved below creating the image of closed eyes and a grimacing mouth facing the sky.

"The grooves don't seem to be functional," said Sharon. "To us they look like a face."

The stone monuments have "altered the landscape" of northern Israel, said Berger.

But their prominence has also made them targets for antiquities theft, which largely stripped remains that could provide clues to their creators.

Small pieces of ceramics, metal spearheads and daggers, bits of jewellery and beads and some bones are found at the sites from time to time, Sharon said. "But it's very rare to find" anything, and such finds are very scattered.

"We know very little of the actual culture of the people who built them."

With the discovery of the art carved into the stones, "we can say something that is much more than what we knew for 200 years," said Berger.

The rock art findings -- published in a recent article by Sharon and Berger in the journal Asian Archaeology -- display the animal drawings in this ancient culture for the first time, and present the larger pattern of visual presentation in the region.

Berger said the drawings raise new questions about the people who created them.

"Why those animals? Why in these dolmens and not others? What made this one special?"

The slow but steady accumulation of artistic finds brings scholars "closer and closer" to the subjects of their research, "to the civilisation you're looking to know about," Berger said.

To Sharon, "this is like a letter from the past starting to suggest what was the world of culture and symbolism beyond just building and erecting very large stones."