¿Rara vez se reconoce la influencia cultural e histórica visigoda en España?

¿Rara vez se reconoce la influencia cultural e histórica visigoda en España?

Al observar la historia temprana de España, las culturas, como los fenicios, los romanos y los moros, a menudo se analizan con gran detalle. Aunque los visigodos también fueron una presencia histórica dentro de España poco después del colapso del Imperio Romano, así como a lo largo de la Edad Media. Muchas de las enormes catedrales de España fueron diseñadas en estilo arquitectónico gótico; incluso algunos edificios árabes dentro de España tienen una sutil influencia arquitectónica gótica. Entonces, ¿la influencia cultural e histórica visigoda / germánica dentro de España ha sido rara vez o entre paréntesis reconocida?


Para responder a la pregunta del título, sí se reconoce (fuente: me enseñaron al respecto en la escuela) pero los datos al respecto son breves (lo cual está bien, ya que no duraron tanto tiempo y dejaron muy poca influencia, con pocos restos. )1.

Ahora, parece estar confundiendo a los visigodos (que gobernaron España hasta 711) y a otros godos en general con la Arquitectura gótica que apareció mucho, mucho más tarde, y en un momento en que los godos ya no existían como un pueblo / cultura diferente. La arquitectura visigoda tenía un estilo propio (español), influenciado por la arquitectura bizantina y que parece muy cercano a lo que más tarde se convertiría en el estilo románico, el gótico se desarrolló mucho más tarde.

Tenga en cuenta que, del estilo de Wikipedia, la "arquitectura gótica" era un peyorativo (en comparación con la arquitectura clásica renacentista temática), y no significa una relación directa.


1Como nota al margen, cómics antiguos como "Zipi y Zape" utilizaban "la lista completa de reyes visigodos" (los 33, en menos de dos siglos) uno de los temas escolares más difíciles de aprender / temidos. Afortunadamente, cuando llegué a la escuela, la enseñanza era menos memorística, esa lista había desaparecido hace mucho y solo se mencionaron un puñado de reyes relevantes.


España

Identificación. El nombre España es de origen incierto porque deriva la Hispania del Imperio Romano. Las regiones importantes dentro de la nación moderna son el País Vasco (País Vasco), el área catalán-valenciano-balear y Galicia, cada una de las cuales tiene su propia lengua y una fuerte identidad regional. Otros son Andalucía y Canarias Aragón Asturias Castilla Extremadura León Murcia y Navarra, cuyas identidades regionales son fuertes pero cuya lengua, si bien en algunos lugares dialéctica, es mutuamente inteligible con el castellano oficial. El territorio nacional se divide en cincuenta provincias, que datan de 1833 y se agrupan en diecisiete comunidades autónomas, o comunidades autónomas.

Ubicación y geografía. España ocupa alrededor del 85 por ciento de la península ibérica, con Portugal en su frontera occidental. Otras entidades de Iberia son el Principado de Andorra en los Pirineos y Gibraltar, que se encuentra bajo soberanía británica y está ubicado en la costa sur. La cordillera de los Pirineos separa España de Francia. El Océano Atlántico baña la costa norte de España, el extremo noroeste adyacente a Portugal y la zona suroeste entre la frontera portuguesa y el Estrecho de Gibraltar. España está separada del norte de África por el sur por el estrecho de Gibraltar y el mar Mediterráneo, que también baña toda la costa este de España. Las Islas Baleares se encuentran en el Mediterráneo y las Islas Canarias en el Atlántico, frente a las costas de África. España también posee dos ciudades, Ceuta y Melilla, en la costa mediterránea de Marruecos.

El perímetro de España es montañoso, las montañas generalmente se elevan desde llanuras costeras relativamente estrechas. El interior del país, aunque atravesado por varias cadenas montañosas, es una meseta alta o meseta, generalmente dividido en mesetas norte y sur.

Tales distinciones geográficas generales como norte / sur, costera / interior, montaña / tierras bajas / meseta y Mediterráneo / Atlántico se ven abrumadas por la variedad de geografías locales que existen dentro de todas las regiones naturales e históricas más grandes. La gran diversidad local florece en el terreno español y es parte de la esencia de España. La gente de aldeas, aldeas, pueblos y ciudades —las unidades políticas básicas de la población española— y, a veces, incluso los barrios ( barrios ) tienen identidades locales que están arraigadas no solo en las diferencias de la geografía y el microclima locales, sino también en las diferencias culturales percibidas que se concretan en el folclore y los usos simbólicos. En toda la España rural, a pesar de la fuerza del localismo, también existe una percepción de cultura compartida en las zonas rurales llamada comarcas. La comarca es una unidad puramente cultural y económica, sin identidad política ni oficial alguna. En lo que se conoce como comunidades de mercado en otras partes del mundo, las aldeas o pueblos de una comarca española frecuentan los mismos mercados y ferias, adoran en los mismos santuarios regionales en tiempos de necesidad compartida (como la sequía), visten vestimentas tradicionales similares, hablan el idioma de manera similar, se casan entre sí y celebran algunos de los mismos festivales en lugares comúnmente considerados centrales o importantes.

La comarca es una comunidad de relaciones concretas. Las identidades regionales más grandes se caracterizan más fácilmente como imaginadas, pero emergen de una tradición de diferencia local y adquieren algo de su fuerza a partir de esa tradición. El reconocimiento de la diferencia entre los españoles está entretejido en el tejido mismo de la identidad española. La mayoría de los españoles comienzan cualquier discusión sobre su país con una recitación de la diversidad de España, y esto es generalmente una cuestión de orgullo. La apuesta de los españoles por lo imprescindible de España

Las poblaciones menos propensas a sentirse españolas son catalanes y vascos, aunque estas grandes y complejas poblaciones regionales no son de ninguna manera unánimes en sus puntos de vista. La lengua vasca no está relacionada con ninguna lengua viva o extinta conocida, este hecho es la piedra de toque principal de un sentido vasco de separación. Si bien se pueden cuestionar muchas otras medidas de diferencia, el separatismo vasco, donde está respaldado, se alimenta de la experiencia de la represión política en el siglo XX en particular. Nunca ha existido un Estado vasco independiente aparte de España o Francia.

Cataluña ha tenido una mayor autonomía en el pasado y ha tenido, en diferentes momentos, lazos tan estrechos con el suroeste de Francia como con España. La lengua catalana, como el castellano, es una lengua romance, sin la misteriosa distinción que tiene el euskera. Pero otras medidas de diferencia, además de una lengua separada, distinguen a Cataluña del resto de España. Entre ellos se encuentra la inclinación profundamente comercial y mercantil de Cataluña, que ha sido la base del desarrollo económico y el poder catalán tanto en el pasado como en el presente. Quizás debido a este poder, Cataluña ha sufrido durante más tiempo la represión periódica a manos del estado central castellano que cualquier otra de las regiones de la España moderna, lo que subyace a un movimiento separatista destacado en la Cataluña contemporánea.

El estado ahora conocido como español ha estado dominado durante mucho tiempo por Castilla, la región que cubre gran parte de la meseta española y el matrimonio de cuya futura reina, Isabel, con Fernando de Aragón en 1469 trajo consigo la consolidación de los poderes que subyacen en el desarrollo de la moderna. España. Este creciente poder pronto se vería reforzado por el monopolio de la Corona (frente a otras regiones y el resto de Europa) sobre todo lo acumulado del descubrimiento del Nuevo Mundo por Cristóbal Colón, que ocurrió bajo el patrocinio de la Corona.

Madrid, ya en ese momento una antigua ciudad castellana, fue seleccionada como capital de España en 1561, en sustitución de la antigua casa de la corte, Valladolid. El motivo de este movimiento fue la centralidad de Madrid: se encuentra en el centro geográfico de España y, por lo tanto, encarna el poder central de la Corona y otorga a la corte una centralidad geográfica en relación con su reino en su conjunto. En la plaza conocida como Puerta del Sol en el corazón de Madrid se encuentra no solo el símbolo legendario de Madrid: un oso esculpido debajo de un madroño ( madroño ) —Pero también un cartel que apunta en todas direcciones a varias de las capitales de provincia de España, una declaración más de la centralidad de Madrid. La Puerta del Sol está en el kilómetro cero del sistema de carreteras de España.

Demografía. La población de España de 39.852.651 a principios de 1999 representó un ligero descenso con respecto a los niveles anteriores en la década. La población había aumentado significativamente en todas las décadas anteriores del siglo XX, pasando de menos de diecinueve millones en 1900. La tasa de natalidad en España, que en 1999 era la más baja del mundo, ha sido motivo de preocupación oficial. La mayor parte de la población de España se encuentra en las provincias castellanas (incluida Madrid), las provincias andaluzas y las otras regiones más pequeñas de habla y cultura castellana generalizada. Las provincias catalana y valenciana (incluidas las principales ciudades de Barcelona y Valencia), junto con las Islas Baleares, representan alrededor del 30 por ciento de la población, Galicia alrededor del 7 por ciento y el País Vasco alrededor del 5 por ciento. Sin embargo, estos no son números de hablantes de las lenguas minoritarias, ya que las provincias catalana, gallega y vasca albergan poblaciones y comunidades de habla diversas.

Afiliación lingüística. El idioma nacional de España es el español o castellano, una lengua romance derivada del latín implantado en Iberia tras la conquista de Roma a finales del siglo III. A.E.C. Dos de las lenguas minoritarias de la nación, el gallego y el catalán, son también lenguas romances, derivadas del latín en sus respectivas regiones, al igual que el castellano (en adelante, "español"). Estas lenguas romances suplantaron a las tribales anteriores que, a excepción del vasco, no han sobrevivido. El euskera se hablaba en España antes de la colonización por Roma y se ha mantenido en uso hasta el siglo XXI. Como se señaló anteriormente, es único entre los idiomas conocidos.

Prácticamente todos en la nación hoy hablan español, la mayoría como primer idioma pero algunos como segundo idioma. Las regiones con lenguas nativas distintas del español también son internamente las más diversas desde el punto de vista lingüístico de las regiones de España. En ellos, las personas que no hablan español ni siquiera como segundo idioma son previsiblemente mayores y viven en áreas remotas. La mayoría de los adultos con una educación incluso modesta se forman en español, especialmente porque el uso oficial de las lenguas catalana y vasca ha sufrido la represión de intereses centristas tan recientemente como el régimen de Francisco Franco (1939-1975), así como en períodos anteriores. Ninguno de los idiomas regionales ha sido de uso oficial fuera de su región de origen y sus hablantes han utilizado el español en intercambios a nivel nacional y en el comercio a gran escala a lo largo de los tiempos modernos.

Bajo el gobierno democrático que siguió a la muerte de Franco en 1975, el gallego, el vasco y el catalán han pasado a ser de uso oficial en sus respectivas regiones y, por lo tanto, están experimentando un renacimiento en casa y un mayor reconocimiento en el resto de la nación. Los nombres propios, los nombres de lugares y los nombres de las calles ya no se traducen automáticamente al español. La naturaleza única del euskera siempre ha traído nombres personales, familiares y de lugares a la conciencia general, pero las palabras en gallego y catalán se habían traducido fácilmente en español y sus versiones nativas no se anunciaban. Esto ya no es así. Ahora hay pruebas —como ocurre desde hace mucho tiempo en Cataluña— de que los hablantes de las lenguas regionales están aumentando en número. En Cataluña, donde el catalán es hablado por catalanes de arriba a abajo de la estructura social y tanto en las zonas urbanas como rurales, los inmigrantes y sus hijos se convierten en hablantes de catalán, cayendo incluso el castellano al segundo lugar entre los jóvenes. En el País Vasco, la facilidad de uso del euskera está aumentando entre los propios vascos a medida que la lengua recupera su estatus de uso oficial. Lo mismo ocurre en Galicia en círculos cuya lengua preferida hasta hace poco podría haber sido el español. Es de esperar que un importante renacimiento literario acompañe a estos desarrollos.

En aquellas partes de España en las que el español es el único idioma, los patrones dialécticos pueden seguir siendo significativos. Como ocurre con el monolingüismo en euskera, catalán o gallego, el habla profundamente dialéctica varía con la edad, la escolaridad formal y la lejanía de los principales centros de población. Sin embargo, en algunas regiones, Asturias es una de ellas, ha habido un resurgimiento de las formas lingüísticas tradicionales y estas son un foco de orgullo local y conciencia histórica. Asturias, que en tiempos premodernos cubría un área más amplia del norte atlántico que la actual provincia de Asturias, fue una de las principales sedes del levantamiento cristiano temprano contra el Islam, que se estableció en el sur de España en 711. C.E. Los acontecimientos de la historia asturiana son, pues, emblemáticos de la persistencia y resurgimiento de la nación cristiana española, heredera del trono español que ostenta el título de Príncipe de Asturias. El dialecto asturiano pertenece al antiguo leonés ( Antiguo Leonés ) zona dialectal este dialecto fue hablado y escrito por los reyes de los primeros reinos cristianos del norte (Asturias, León, Castilla) y es ancestral del español moderno. Así, el dialecto asturiano, como la propia provincia, es emblemático del nacimiento de la nación moderna.

Simbolismo. Las diferentes regiones de España, o entidades más pequeñas dentro de ellas, se representan ricamente a través de referencias a leyendas locales y referencias clásicas personalizadas a lugares y su carácter. Islam. Ejemplos ya citados aquí son la asociación de Madrid con un sitio en el que se encontraron juntos un oso y un madroño, de Asturias con relatos de resistencia cristiana local a principios del período islámico, y del País Vasco con una lengua prerromana y un desafiante resistencia a Roma. Muchas de estas imágenes son estables en el tiempo, otras menos a medida que surgen nuevas piedras de toque de identidad.

El simbolismo actual a nivel nacional respeta el mosaico de representaciones de identidad más locales y une las regiones de España en una bandera que lleva las flores de lis de la Corona de los Borbones y las armas o emblemas de los diversos reinos históricos que cubrieron la actual nación en su totalidad. Los colores, amarillo y rojo, de lo que se convertiría en la bandera nacional se adoptaron por primera vez en 1785 por su alta visibilidad en el mar. La presencia de un águila, ya sea de dos o de una sola cabeza, ha sido históricamente variable. También lo tiene la leyenda (debajo de las columnas coronadas que representan los pilares de Hércules) basada en el antiguo lema Comité ejecutivo nacional más ultra ("nada más allá") que ahora dice más ultra en reconocimiento al descubrimiento de nuevas tierras por parte de España. La presencia de un símbolo de la corona, por supuesto, ha estado ausente en los períodos republicanos. Por tanto, la bandera nacional es bastante reciente —sólo se ha exhibido en edificios públicos desde 1908— y su iconografía está muy manipulada, al igual que la de las monedas del reino. Muchos símbolos regionales y locales se han mantenido más estables en el tiempo. Esto en sí mismo sugiere la profundidad del localismo y el regionalismo y la seriedad de darles el peso debido para simbolizar la nación en su conjunto. En algunos casos, la iconografía o el lenguaje de la monarquía y el uso del adjetivo "real" ( verdadero ) tiene prioridad sobre el término "nacional". El himno nacional se llama Marcha real, o Royal March, y no tiene palabras al menos un intento de adjuntar palabras se encontró con la apatía pública.

Algunos de los símbolos y eventos nacionales más convincentes y extendidos son los que tienen sus raíces en el calendario religioso. El santo patrón de España es Santiago, el apóstol Santiago el Mayor, con su santuario en Santiago de Compostela en Galicia, foco de peregrinaciones medievales que conectaban la España cristiana con el resto de la Europa cristiana. La fiesta de Santiago el 25 de julio es fiesta nacional, al igual que la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre, que también es el Día de la Madre de España. Otros días festivos nacionales incluyen Navidad, Año Nuevo, Epifanía y Pascua. La fiesta de San José, el 19 de marzo, es el Día del Padre. La antigua fiesta folclórica de la víspera del solsticio de verano, el 21 de junio, se combina con la fiesta de San Juan (San Juan) el 24 de junio y es también el onomástico actual del rey. Nuestro Día de la Raza, el 12 de octubre, es el Día de Hispanidad, también fiesta nacional.

También hay figuras laicas que trascienden el lugar y se han convertido en un icono del conjunto de España. Los más importantes son el toro, del complejo de tradiciones taurinas de toda España, y las figuras de Don Quijote y Sancho Panza, de la novela de Miguel de Cervantes de 1605. Comparten un lugar en la conciencia de los españoles junto a la Sagrada Familia, emblemas de localidad (incluidos los santos celebrados localmente) y un profundo sentido de participación en una historia que ha diferenciado a España del resto de Europa.


Cultura de Portugal

Religión en Portugal

Los católicos romanos representan alrededor del 85% de la población, pero solo alrededor del 20% de ellos asisten regularmente a misa y toman los sacramentos. El 15% restante es una mezcla de comunidades agnósticas, anglicanas, ateas, judías, musulmanas y protestantes, junto con otras religiones que se han introducido a través de la inmigración a lo largo de los años.

Convenciones sociales en Portugal

Portugal es una fascinante mezcla de cultura y folclore, dependiendo de la parte del país que visite. Tradicional ranchos folcl & oacutericos el folclore, que a menudo se ilustra con danzas y canciones, tiende a dominar los pueblos y aldeas más pequeños, y el arte y el teatro son más importantes en los pueblos y ciudades más grandes.

Los portugueses son gente cálida y hospitalaria que se deleita con exposiciones, películas, artesanías, conciertos, obras de teatro, cafés y cultura gastronómica y también centros comerciales (¡para combatir el calor del verano!). La temporada de fiestas de verano es una experiencia particularmente agradable, con el fútbol y las corridas de toros, además de las tradicionales actividades religiosas que atienden a la mayoría de la población católica.

La ropa informal es ampliamente aceptable, pero no debe usar ropa de playa en las ciudades. Está prohibido fumar en los espacios públicos cerrados desde 2008 y la prohibición incluye cines, teatros, autobuses y la mayoría de los restaurantes.


Los reinos germánicos de Europa occidental en el siglo V

El desarrollo histórico más importante del siglo V en Occidente fue el surgimiento de los reinos germánicos, que envolvieron las antiguas provincias occidentales del imperio: los principales grupos fueron los visigodos en el suroeste de la Galia y España, los borgoñones en el alto valle del Ródano, los francos merovingios del norte y centro de la Galia, y los godos orientales, con base en Panonia durante el tercer cuarto del siglo, que tomarían el control de Italia bajo Teodorico. Además, el panorama étnico y político incluía a los suevos en el noroeste de España, los sajones, que estaban activos en el Canal de la Mancha y en la costa atlántica europea, los turingios y escirianos al este del Rin y en la cuenca superior del Danubio, así como reliquias sólidas de la sociedad provincial romana. en la Galia, como el grupo que se formó alrededor de Aegidius y Syagrius en el distrito de Soissons, la antigua aristocracia terrateniente de Provenza, que produjo un emperador romano en la persona de Avitus y el sombrío Bagaudae, atestiguado en las áreas occidentales de Bretaña y en el norte de España. , que pueden haber sido campesinos insurgentes o seguidores armados de terratenientes regionales.

Los grupos principales, al organizar fuerzas armadas bajo líderes reconocidos, pudieron afirmar su condición de reinos independientes, basados ​​en la ocupación permanente del territorio dentro de las antiguas diócesis romanas de Galia y España. La legitimidad de cada reino dependía no solo de su autoridad política y militar innata, sino también de su relación con los emperadores romanos, de quienes todos reclamaban reconocimiento. Institucionalmente, los reinos del siglo V combinaron las prácticas tribales germánicas con las de la sociedad provincial romana. El más importante de ellos fue la retención, generalmente en forma modificada, de las prácticas legales romanas, que se incorporaron en nuevos códigos legales escritos. En su mayor parte, los reyes alemanes gobernaron a sus súbditos con métodos y herramientas romanas. Las poblaciones de estos reinos se mezclaron. La mayoría eran evidentemente los habitantes indígenas de las provincias romanas, de todas las clases y posiciones, desde los más simples campesinos hasta los grandes terratenientes, que forzosamente reconocieron en los reyes tribales germánicos un nuevo grupo de autoridades para reemplazar a sus antiguos gobernadores romanos. Los gobernantes tribales necesitaban tierras para ellos y sus seguidores. La naturaleza de este asentamiento de tierras (véanse las págs. 211 y ndash2) es oscura y controvertida, aunque es fundamental para comprender cómo funcionaban estos reinos en términos económicos y sociales.

Este cambio revolucionario en el entorno político de las provincias occidentales desestabilizó las estructuras de poder existentes. Los centros urbanos, que habían sido los principales puntos focales de la autoridad romana, declinaron, particularmente en el norte y centro de la Galia, y cedieron terreno al poder basado en las propiedades rurales. La tendencia a retener la riqueza en el campo en lugar de concentrarla en los centros urbanos siempre ha sido un aspecto importante de la sociedad gala. Mientras tanto, el liderazgo cívico a nivel local era cada vez más un asunto de la iglesia y sus obispos. Estos desempeñaron un papel de liderazgo en la defensa de sus comunidades, interviniendo para proteger a la población local de los recién llegados y mediando entre los pueblos romano y alemán. La religión, sin embargo, siguió siendo un medio importante de diferenciación entre los romanos y la mayoría de los grupos germánicos. La población cristiana romana de las provincias occidentales había sido casi universalmente católica y trinitaria desde los años pioneros de mediados del siglo IV. Los pueblos tribales germánicos eran en su mayoría arrianos. La polarización religiosa, aunque rara vez es una fuente de fricción abierta (como lo fue en el África vándalo), siguió siendo, sin embargo, una estrategia crucial que ayudó a perpetuar la distinción entre las poblaciones antiguas y las nuevas (véase la p. 319). La lealtad religiosa también ayudó a definir la postura de grupos germánicos específicos hacia el Imperio Romano. Así, cuando el rey franco Clodoveo adoptó el cristianismo hacia fines del siglo V, el obispo Remigius de Reims lo bautizó como católico (véanse las págs. 227 y ndash8). Esto lo alineó como un aliado potencial de los emperadores romanos orientales y marcó su oposición a los visigodos arrianos. De la misma manera, la mayoría de los borgoñones se declararon católicos como parte de su estrategia para alinearse en la medida de lo posible con los intereses romanos durante sus luchas de poder con sus vecinos.


¿Rara vez se reconoce la influencia cultural e histórica visigoda en España? - Historia

los Pueblo vasco (Vasco: Euskaldunak) son un pueblo indígena que habita áreas adyacentes de España y Francia.

Por lo tanto, su historia está interconectada con la historia de España y Francia y también con la historia de muchos otros países pasados ​​y presentes, particularmente en Europa y América.

Origen de los vascos

Primeras referencias históricas


Ubicación de las tribus antiguas
Rojo: vasco y otras tribus preindoeuropeas
Azul: tribus celtas

En el siglo I d.C., Estrabón escribió que las partes norteñas de lo que hoy es Navarra (Nafarroa en euskera) y Aragón estaban habitadas por los vascones. A pesar de la evidente conexión etimológica entre los vascones y la denominación moderna vasca, no hay pruebas de que los vascones fueran los antepasados ​​de los vascos modernos o hablaran la lengua que ha evolucionado hacia el vasco moderno, aunque esto está fuertemente sugerido tanto por la toponimia históricamente consistente de los vascos. área y por algunos nombres personales en lápidas que datan de la época romana.

Tres pueblos distintos habitaban el territorio de la actual Comunidad Autónoma Vasca: los Varduli, Caristii y Autrigones. Las fuentes históricas no indican si estas tribus estaban relacionadas con los vascones y / o los aquitani.

Recientes hallazgos arqueológicos en Iruña-Veleia (Araba) han sacado a la luz algunos textos vascos tempranos [1], [2]. De lo contrario, la zona donde mejor se atestigua una lengua relacionada con el euskera desde un período antiguo es Gascuña, al norte del actual País Vasco, cuyos antiguos habitantes, los aquitani, pudieron haber hablado una lengua relacionada con el euskera. (La lengua aquitana extinta no debe confundirse con la gascón, la lengua romance que se habla en Aquitania desde la Edad Media).

Durante la Edad Media el nombre Vascones y sus derivados (incluido el euskera) se amplió para abarcar a toda la población vascoparlante del actual País Vasco.


Prehistoria: la visión dominante


Aunque se sabe poco sobre la prehistoria de los vascos antes del período de ocupación romana debido a la dificultad para identificar evidencias de rasgos culturales específicos, la opinión generalizada hoy es que el área vasca muestra signos de continuidad arqueológica desde el período auriñaciense.

Muchos yacimientos arqueológicos vascos, incluidas las viviendas cueva como Santimami e, proporcionan evidencia de continuidad desde la época de Auriñaciense hasta la Edad del Hierro, poco antes de la ocupación romana. Por lo tanto, no se puede descartar la posibilidad de que al menos algunas de las mismas personas hayan continuado habitando el área durante treinta milenios.

Una alta concentración de Rh- (un rasgo típico europeo) entre los vascos, que tienen el nivel más alto en todo el mundo, ya se había tomado como sugerente de la antigüedad y la falta de mezcla del acervo genético vasco antes del advenimiento de la genética moderna, lo que ha confirmado esta vista. En la década de 1990, Luigi Luca Cavalli-Sforza publicó sus hallazgos según los cuales se demostró que uno de los principales componentes autosómicos europeos, el PC 5, era un rasgo típicamente vasco que se creía que había retrocedido debido a la migración de los pueblos orientales durante el Neolítico y la Edad de los Metales. . [1] [2]

Otros estudios genéticos sobre haplogrupos de ADN del cromosoma Y [3] y microsatélites del cromosoma X [4] también parecen apuntar a que los vascos son los descendientes más directos de los europeos occidentales prehistóricos. poblaciones, ya que también son descendientes directos de un mismo Pueblo. Sin embargo, el ADN mitocondrial ha arrojado algunas dudas sobre esta teoría [5] [6]

Algunos estudiosos han interpretado las etimologías de las palabras vascas para cuchillo y hacha, que contienen una raíz que significa 'piedra', como evidencia de que el euskera se remonta a la edad de piedra [7].


Las siguientes teorías alternativas sobre los orígenes prehistóricos de los vascos han tenido seguidores en algún momento, pero son rechazadas por muchos estudiosos y no representan la opinión de consenso:

Los vascos como pobladores del Neolítico: Según esta teoría, un precursor del euskera pudo haber llegado hace unos 6.000 años con el avance de la agricultura. La única evidencia arqueológica que podría apoyar en parte esta hipótesis sería la de la zona del valle del Ebro. La genética también brinda poco apoyo.
Los vascos llegaron junto con los indoeuropeos: ligados a una hipótesis lingüística no probada que incluye el euskera y algunas lenguas caucásicas en una única superfamilia.

Incluso si existiera tal conexión vasco-caucásica, tendría que ser demasiado profunda para ser relevante para las migraciones indoeuropeas. Aparte de una presencia celta en el valle del Ebro durante la cultura Urnfield, la arqueología ofrece poco apoyo a esta hipótesis. El euskera muestra pocos préstamos celtas u otros indoeuropeos, distintos de los transmitidos por el latín o el romance en tiempos históricos.


Los vascos como subgrupo ibérico: Basado en el uso ocasional del alfabeto ibérico por parte de los primeros vascos y en la descripción que hace Julio César de los aquitanos como íberos.

También se han citado similitudes aparentes entre la lengua ibérica no descifrada y el euskera, pero esto no tiene en cuenta el hecho de que los intentos hasta ahora de descifrar el ibérico utilizando el euskera como referencia han fracasado.

El País Vasco en tiempos prehistóricos

Mapa de la región franco-cantábrica, mostrando las principales cuevas con arte mural.

Hace unos 35.000 años, las tierras que ahora son el País Vasco, junto con áreas vecinas como Aquitania y los Pirineos) que pueden haber sido culturalmente vascas en el pasado, fueron colonizadas por Homo sapiens, que desplazó gradualmente a la población neandertal anterior de la región. Al llegar de Europa Central, los colonos trajeron consigo la cultura auriñaciense.

En esta etapa el País Vasco formaba parte de la provincia arqueológica franco-cantábrica que se extendía desde Asturias hasta la Provenza. En toda esta región, que experimentó desarrollos culturales similares con algunas variaciones locales, la cultura auriñaciense fue reemplazada sucesivamente por las culturas gravetiana, solutrense y magdaleniense. A excepción de los auriñacienses, todos parecen tener su origen en la región franco-cantábrica, lo que sugiere que no habrá más oleadas de inmigración en la zona durante el Paleolítico.

Dentro del actual País Vasco, el asentamiento se limitaba casi exclusivamente a la zona atlántica, probablemente por razones climáticas. Los sitios vascos importantes incluyen los siguientes:

  • Santimami e (Bizkaia): Restos gravetienses, solutrenses y magdalenienses, arte mural

  • Bolinkoba (Bizkaia): Gravetiense y Solutrense

  • Ermitia (Gipuzkoa): solutrense y magdaleniense

  • Amalda (Gipuzkoa): gravetiana y solutrense

  • Koskobilo (Gipuzkoa): Aurignaciano y Solutrense

  • Aitzbitarte (Gipuzkoa): Aurignaciano, Gravetiense, Solutrense y Magdaleniense

  • Isturitz (Baja Navarra): Gravetiense, Solutrense y Magdaleniense, arte mural

  • Gatzarria (Zuberoa): Aurignaciano y Gravetiense

Epipaleolítico y Neolítico


Al final de la Edad del Hielo, la cultura magdaleniense dio paso a la cultura aziliana. Los cazadores pasaron de animales grandes a presas más pequeñas, y la pesca y la recolección de mariscos se convirtieron en actividades económicas importantes. La parte sur del País Vasco se colonizó por primera vez en este período.

Poco a poco, la tecnología neolítica comenzó a filtrarse desde las costas mediterráneas, primero en forma de piezas cerámicas aisladas (Zatoia, Marizulo) y luego con la introducción del pastoreo. Como en la mayor parte de la Europa atlántica, esta transición avanzó lentamente.

En el valle del Ebro se encuentran yacimientos más íntegramente neolíticos. La clasificación antropométrica de los restos sugiere la posibilidad de alguna colonización mediterránea aquí. Una situación similar se encuentra en Aquitania, donde los colonos pueden haber llegado a través del Garona.

En la segunda mitad del IV milenio antes de Cristo, la cultura megalítica apareció en toda la zona. Los entierros se vuelven colectivos (posiblemente implicando familias o clanes) y predomina el dolmen, mientras que las cuevas también se emplean en algunos lugares.

A diferencia de los dólmenes de la cuenca mediterránea que prefieren los corredores, en la zona atlántica son invariablemente cámaras simples.

Cromlech de Okabe (Baja Navarra)

El uso de cobre y oro, y luego otros metales, no se inició en el País Vasco hasta c. 2500. Con la llegada de la metalurgia, hacen su aparición los primeros asentamientos urbanos. Una de las localidades más destacadas por su extensión y continuidad fue La Hoya en el sur de Araba, que pudo haber servido de enlace, y posiblemente de centro comercial, entre Portugal (cultura Vila Nova de São Pedro) y Languedoc (Treilles). grupo). Al mismo tiempo, se mantuvieron en uso cuevas y refugios naturales, particularmente en la región atlántica.

La alfarería no decorada se prolongó desde el Neolítico hasta la llegada de la cultura Bell Beaker con su característico estilo alfarero, que se concentra principalmente en los alrededores del Valle del Ebro. La construcción de estructuras megalíticas continuó hasta la Edad del Bronce Final.

En Aquitania hubo una presencia notable de la cultura artenaciana, una cultura de arqueros que se extendió rápidamente por el oeste de Francia y Bélgica desde su tierra natal cerca del Garona c. 2400.

En la Edad del Bronce Final, partes del sur del País Vasco quedaron bajo la influencia de la cultura pastoril Cogotas I de la meseta ibérica.


En la Edad del Hierro, un pueblo indoeuropeo, probablemente celta, se instaló en territorios adyacentes a la región vasca y comenzó a ejercer influencia. Los portadores de la cultura tardía de Urnfield siguieron el Ebro río arriba hasta la franja sur del País Vasco, lo que llevó a la incorporación de la cultura Hallstatt.

En el País Vasco, los asentamientos ahora aparecen principalmente en puntos de difícil acceso, probablemente por razones defensivas, y tenían elaborados sistemas de defensa. Durante esta fase, la agricultura aparentemente se volvió más importante que la cría de animales.

Puede ser durante este período que aparezcan nuevas estructuras megalíticas, el (círculo de piedra) o cromlech y el megalito o menhir.


Los romanos llegaron por primera vez al noroeste de la Península Ibérica, incluida la región vasca, bajo Pompeyo en el siglo I a.C., pero el dominio romano no se consolidó hasta la época del emperador Augusto. Su laxitud se adaptaba bien a los vascos, permitiéndoles mantener sus leyes y liderazgo tradicionales. No hay mucha evidencia de romanización, y la supervivencia de la lengua vasca separada a menudo se ha atribuido al hecho de que el País Vasco, como región pobre, fue poco desarrollado por los romanos.

Sin embargo, hubo una importante presencia romana en la guarnición de Pompaelo (actual Pamplona, ​​Iru ea en euskera), ciudad al sur de los Pirineos fundada por Pompeyo y que lleva su nombre. La conquista de la zona más al oeste siguió a una feroz campaña romana contra el Cantábrico (ver Guerras cántabras). De este período de guarniciones existen restos arqueológicos que protegen rutas comerciales a lo largo del río Ebro, y a lo largo de una calzada romana entre Asturica y Burdigala.

Muchos vascos se unieron a las legiones romanas y, a menudo, se desplegaron lejos para proteger el Imperio. Una unidad de Varduli estuvo estacionada en el Muro de Adriano en el norte de Gran Bretaña durante muchos años, y se ganó el título de fida (fiel) por algunos servicios ahora olvidados al emperador. Al parecer, los romanos establecieron alianzas (foedera, singular foedus) con muchas tribus locales, lo que les permitió una autonomía casi total dentro del Imperio. [8]

Livio menciona la división natural entre el Ager y el Saltus Vasconum, es decir, entre los campos de la cuenca del Ebro y las montañas del norte. Los historiadores están de acuerdo en que la romanización fue significativa en la época fértil, pero casi nula en el Saltus, donde las ciudades romanas eran escasas y generalmente pequeñas. [9]

Las Bagaudae [10] parecen haber tenido un gran impacto en la historia vasca a finales del Imperio. A finales del siglo IV y durante todo el siglo V, la región vasca desde el Garona hasta el Ebro escapó del control romano en medio de revueltas. Varias villas romanas (Li dena, Ramalete) fueron quemadas hasta los cimientos. La proliferación de mentas se interpreta como evidencia de un interior de limas alrededor de Vasconia, donde se acuñaban monedas con el propósito de pagar a las tropas. [11] Después de la caída del Imperio, continuó la lucha contra los aliados visigodos de Roma.

El ducado de Vasconia

En 407, las tropas vascas bajo el mando romano derrotaron a los vándalos, alanos y suevos en los Pirineos, [cita requerida] pero en el otoño de 409 estas tribus cruzaron las tierras vascas hacia Hispania sin resistencia. [12] En 418 Roma cedió las provincias de Aquitania y Tarraconensis a los visigodos, como foederati, probablemente con el fin de defender Novempopulana de las incursiones vascas. [12]

Si bien los visigodos parecen haber reclamado el territorio vasco desde una fecha temprana, todas las crónicas apuntan a su fracaso sistemático a la hora de someterlo, puntuado sólo por esporádicos éxitos militares. Los años entre 435 y 450 vieron una sucesión de enfrentamientos entre rebeldes vascos y tropas romano-góticas, siendo las mejor documentadas las batallas de Toulouse, Araceli y Turiasum [10].

En 449, sin embargo, los suevos bajo su rey Rechiar atacaron a los vascos, probablemente con la intención de conquistar todo el valle del Ebro, pero finalmente no lograron nada. [12] Después de 466 los visigodos cruzaron los Pirineos, probablemente en Roncesvalles, en un esfuerzo por someter el alto valle del Ebro y ocupar Pamplona y Zaragoza, pero como la crónica de Hidacio, la única fuente española de la época, termina en 469, los hechos reales de el enfrentamiento visigodo con los vascos es oscuro. [13]

Los francos desplazaron a los visigodos de Aquitania en 507, colocando a los vascos entre los dos reinos en guerra. En 581 más o menos, tanto los francos como los visigodos atacaron Vasconia (Wasconia en Gregorio de Tours), pero ninguno con éxito. En 587 los francos lanzaron un segundo ataque contra los vascos, pero fueron derrotados en las llanuras de Aquitania, lo que implica que el asentamiento o la conquista vasca había comenzado al norte de los Pirineos. [13]

Poco después, los francos y los godos crearon sus respectivas marchas: el Ducado de Cantabria en el sur y el Ducado de Vasconia en el norte. [Cita requerida] Después de más combates, el Ducado de Vasconia se consolidó como una entidad política independiente entre 660 y 678. Una unión personal con el Ducado de Aquitania aseguró varias décadas de paz sólo interrumpidas por ocasionales campañas visigodas.

La invasión musulmana de 711 y el surgimiento de la dinastía carolingia plantearon nuevas amenazas para este estado y finalmente llevaron a su caída y desintegración.

La sumisión de Vasconia a los francos se vio interrumpida por frecuentes estallidos de resistencia, la más conocida de las cuales hoy es la primera batalla de Roncevaux (Orreaga en euskera, Roncesvalles en español). El estado vasco-musulmán de Banu Qasi (que significa & quotheirs of Cassius & quot en árabe), fundado c. 800 cerca de Tudela (Tutera en vasco), ayudó a mantener la paz entre los vascos y Al Andalus.

Después de la muerte de Carlomagno, su hijo Luis el Piadoso provocó una nueva rebelión liderada por Gartzia Semeno. Un pariente de este último, Enecco Arista (el vasco Eneko Aritza, es decir, Eneko el Roble), tomó el poder en Pamplona c. 824 con la derrota de los francos por los pamploneses y Banu Qasi en la tercera batalla de Roncevaux. [14]

El Reino de Pamplone a principios del siglo X

El Reino de Pamplona, ​​como se conoció a este estado vasco recién formado, consolidó sus fronteras francas y musulmanas antes de dirigir su atención a sus vecinos occidentales. En 905, la Crónica Albeldense afirma que el territorio gobernado por Pamplona incluía a N jera y posiblemente la provincia de Araba (denominada Arba). [15]

Bajo Sancho III el Grande (1000-1035), Pamplona controlaba todo el sur del País Vasco, de hecho, su poder se extendía desde Burgos y Santander hasta el norte de Aragón. A través del matrimonio, Sancho también se convirtió en conde de Castilla en funciones y mantuvo un protectorado sobre Gascuña y León.

Tras la muerte de Sancho III, Castilla y Aragón se convirtieron en reinos separados gobernados por sus hijos, responsables de la primera partición de Pamplona. Sin embargo, el reino fue restaurado en 1157 bajo García Ramárez el Restaurador, quien luchó contra Castilla por el control de la mitad occidental del reino. Un tratado de paz firmado en 1179 cedió La Rioja y la parte nororiental de la actual Castilla Vieja a la corona castellana. A cambio, este pacto reconocía que Araba, Bizkaia y Gipuzkoa pertenecían a Navarra.

En 1199, mientras el rey de Navarra Sancho VI el Sabio se encontraba en una embajada en Tlemcen, Castilla invadió y anexó el País Vasco occidental, dejando a Navarra sin salida al mar.

Castilla dividió este territorio en las tres provincias modernas, pero permitió que estas conservaran un alto grado de autogobierno y sus derechos navarros tradicionales, encapsulados en cartas especiales llamadas fueros, que todos los reyes castellanos (y más tarde españoles) han jurado defender desde entonces. bajo juramento.

Sitios de pesca vascos en Canadá en los siglos XVI y XVII

Los vascos jugaron un papel importante en las primeras aventuras europeas en el Océano Atlántico. El documento más antiguo que menciona el uso de aceite de ballena o grasa de ballena por los vascos data de 670. En 1059, se registra que los balleneros de Lapurdi presentaron el aceite de la primera ballena que capturaron al vizconde. Al parecer, los vascos eran reacios al sabor de la carne de ballena, pero hicieron negocios con éxito vendiéndola, y la grasa, a los franceses, castellanos y flamencos. Los balleneros vascos utilizaban lanchas o traineras que remaban en las cercanías de la costa o desde un barco más grande.

La caza de ballenas y la pesca del bacalao son probablemente responsables del temprano contacto vasco con el Mar del Norte y Terranova. La fecha más mencionada para la primera llegada de los marineros vascos a Terranova es 1372. Las fuentes históricas también documentan la presencia de pescadores vascos en Islandia desde 1412.

En Europa, el timón parece haber sido un invento vasco, a juzgar por tres barcos con mástiles representados en un fresco del siglo XII en Estella (Navarra Lizarra en euskera), y también sellos conservados en archivos históricos navarros y parisinos que muestran embarcaciones similares.

La primera mención del uso de un timón se denominó gobierno "la Navarraise" o "la Bayonnaise". [16]


El País Vasco en la Baja Edad Media fue devastado por amargas guerras partidistas entre las familias gobernantes locales. En Navarra estos conflictos se polarizaron en una violenta lucha entre los partidos de Agramont y Beaumont. En Bizkaia, las dos principales facciones beligerantes se llamaron Oinaz y Gamboa. (Cf. los güelfos y gibelinos en Italia).

Las altas estructuras defensivas ("torres") construidas por familias nobles locales, pocas de las cuales sobreviven hoy, fueron arrasadas con frecuencia por incendios, a veces por decreto real.

De la época del Renacimiento al siglo XIX

Braudel, Fernand, La perspectiva del mundo, 1984


A medida que la Edad Media se acercaba a su fin, las tierras habitadas por los vascos fueron asignadas a Francia y España. La mayor parte de la población vasca acabó en España y la situación resultante continúa hasta el día de hoy.

Sin embargo, los vascos de las actuales provincias españolas de Navarra, Guipúzcoa, Vizcaya y lava y de la parte de Navarra que se parcelaba en Francia lograron mantener un alto grado de autogobierno dentro de sus respectivas provincias, prácticamente funcionando. como estados-nación separados. los fueros reconoció leyes, impuestos y tribunales separados en cada provincia.

Los vascos que servían bajo la bandera española se convirtieron en marineros de renombre, y enseñaron a los holandeses a utilizar el arpón para la caza de ballenas a finales del siglo XVI. Muchos marineros vascos en barcos españoles fueron de los primeros europeos en llegar a América del Norte. Muchos de los primeros colonos europeos en Canadá y Estados Unidos eran de origen vasco.

De vuelta en el País Vasco, la Reforma Protestante hizo algunos avances y fue apoyada por Reina Juana de Albret de Baja Navarra. La impresión de libros en euskera, mayoritariamente de temática cristiana, fue introducida en el siglo XVI por la burguesía vascoparlante en los alrededores de Bayona, en el norte del País Vasco. Sin embargo, los protestantes fueron perseguidos por la Inquisición española. En el noreste, el rey navarro protestante se convirtió al catolicismo romano y se convirtió en el rey Enrique IV de Francia.

El autogobierno en el País Vasco norte llegó a un abrupto final cuando la Revolución Francesa centralizó el gobierno y abolió los privilegios locales que habían sido otorgados por el antiguo régimen. Si bien este desarrollo empujó a algunos vascos a posiciones contrarrevolucionarias, otros participaron activamente en el proceso, y el revolucionario vasco Garat elaboró ​​un proyecto constitucional vasco.

Este problema llevó al País Vasco a la Guerra de las Convenciones de 1793, cuando todos los territorios vascos fueron nominalmente franceses durante un tiempo. Cuando el ejército napoleónico invadió España algunos años más tarde, encontró pocas dificultades para mantener las provincias vascas del sur leales al ocupante. Debido a esta falta de resistencia (ver Batalla de Vitoria), el sur del País Vasco fue la última parte de España controlada por los franceses hasta la quema de San Sebastián el 31 de agosto de 1813.

La España política en 1854, tras la Primera Guerra Carlista

En España, irónicamente, el fueros fueron defendidos por los carlistas tradicionalistas y nominalmente absolutistas durante las guerras civiles del siglo XIX, en oposición a las fuerzas constitucionales victoriosas. Las provincias vascas del sur, incluida Navarra, fueron la columna vertebral de las revueltas que buscaban coronar a Carlos, el heredero masculino del trono español que había prometido defender la Sistema Foral Vascoy su descendencia después de él.

Temiendo perder su autogobierno o fueros bajo una constitución liberal moderna, los vascos en España se apresuraron a unirse al ejército tradicionalista, que fue financiado en gran parte por los gobiernos de las provincias vascas. El ejército isabelino opuesto contaba con el apoyo vital de las fuerzas británicas, francesas (en particular de la legión argelina) y portuguesas, y el respaldo de estos gobiernos. La legión irlandesa (Tercio) fue prácticamente aniquilada por los vascos en la batalla de Oriamendi.

A medida que aumentaban las diferencias entre los partidos apostólico (oficial) y navarro (con sede en el País Vasco) dentro del campo carlista en el curso de la Primera Guerra Carlista, este último firmó un armisticio, cuyos términos incluían una promesa de los españoles de respetar a los vascos. -Gobierno. El incumplimiento de esta promesa por parte de España desembocó en la Segunda Guerra Carlista, que concluyó de manera similar. El resultado final fue que las provincias vascas, incluida Navarra, perdieron la mayor parte de su autonomía, manteniendo el control sobre los impuestos a través de la Ley Paccionada. De hecho, todavía conservan este poder en la forma de los llamados conciertos fiscales entre las provincias vascas y el gobierno español en Madrid.

Así, las guerras que trajeron nuevas libertades a gran parte de España resultaron en la abolición de la mayoría (aunque no todas) de las libertades tradicionales vascas. Aunque las provincias vascas de España tienen hoy una mayor autonomía que otros territorios del continente, todavía tienen mucha menos libertad que sus antepasados ​​bajo el actual régimen español.

Por otro lado, una consecuencia del traslado de la frontera aduanera española desde el límite sur del País Vasco a la frontera hispano-francesa fue la inclusión de las provincias vascas de España en un nuevo mercado español, cuyo proteccionismo favoreció el nacimiento y crecimiento de la industria vasca.


El mineral de hierro de alta calidad, principalmente del oeste de Bizkaia, que anteriormente se trabajaba en pequeñas forjas tradicionales en el oeste del País Vasco, ahora se exporta a Gran Bretaña para su procesamiento industrial. Luego, dado el impulso de las nuevas condiciones del mercado, Bizkaia adquirió sus propios altos hornos modernos, abriendo las puertas a la industrialización local e incluso a una minería más pesada.

El gran número de trabajadores que ambos requerían procedía inicialmente de la campiña vasca y del campesinado de las vecinas Castilla y Rioja, pero la inmigración empezó a fluir cada vez más desde las regiones empobrecidas más remotas de Galicia y Andalucía. El País Vasco, hasta entonces fuente de emigrantes a Francia, España y América, se enfrentó por primera vez en la historia reciente a la perspectiva de una afluencia masiva de extranjeros con diferentes lenguas y culturas como efecto colateral de la industrialización. La mayoría de estos inmigrantes hablaban español, prácticamente todos eran muy pobres.

En este período Bizkaia alcanzó una de las tasas de mortalidad más altas de Europa. Mientras que las miserables condiciones de vida y de trabajo del nuevo proletariado estaban proporcionando un caldo de cultivo natural para las nuevas ideologías y movimientos políticos socialistas y anarquistas característicos de finales del siglo XIX, el final del siglo también vio el nacimiento de una nueva rama de nacionalismo vasco y fundación, en 1895, del Partido Nacionalista Vasco.

El PNV, que perseguía el objetivo de la independencia o el autogobierno de un estado vasco (Euzkadi), representaba una ideología que combinaba las ideas demócratas cristianas con el aborrecimiento hacia los inmigrantes españoles a quienes percibían como una amenaza para la integridad étnica, cultural y lingüística de la población. La raza vasca al mismo tiempo que sirve como canal para la importación de ideas novedosas, izquierdistas (y "no vascas").

Principios del siglo XX


En 1931, la recién formada república española otorgó el autogobierno a Cataluña, que tenía un fuerte movimiento nacionalista y una vigorosa identidad lingüística y cultural. Los vascos tuvieron que esperar varios años más, de hecho hasta que comenzó la Guerra Civil española, para que se les concedieran tardíamente derechos similares.

Los nacionalistas vascos y los izquierdistas de Bizkaia y Gipuzkoa se pusieron del lado de los republicanos españoles, pero muchos en Navarra, un bastión carlista, apoyaron a las fuerzas insurgentes del general Francisco Franco. (Estos últimos se conocían en España como & quotNacionales & quot; generalmente traducidos en inglés como & quot; Nacionalistas & quot; lo que puede ser muy engañoso en el contexto vasco). Una de las mayores atrocidades de esta guerra, inmortalizada por el emblemático mural de Picasso, fue el bombardeo de Gernika por aviones alemanes, localidad vizcaína de gran importancia histórica y simbólica, a instancias de Franco.

En 1937, las tropas del nuevo Gobierno Autónomo Vasco se rindieron a los aliados fascistas italianos de Franco en Santoña con la condición de que se respetara la vida de los soldados vascos (Acuerdo de Santoña). [17]


Terminada la guerra, el nuevo dictador inició su impulso para consolidar a España como un estado-nación monolítico. El régimen de Franco aprobó duras leyes contra todas las minorías en el estado español, incluidos los vascos, con el objetivo de acabar con sus culturas e idiomas. Llamando a Vizcaya y Guipúzcoa "provincias traidoras", abolió lo que quedaba de su autonomía. A Navarre y lava se les permitió conservar una pequeña fuerza policial local y prerrogativas fiscales limitadas.

Dos acontecimientos durante la dictadura de Franco (1939-1975) afectaron profundamente la vida en el País Vasco en este período y después. Una fue una nueva ola de inmigración de las zonas más pobres de España a Vizcaya y Guipúzcoa durante los años sesenta y setenta en respuesta a la creciente industrialización de la región. La imposición resultante de la lengua española y los valores culturales y las actitudes generalizadas del chovinismo político español representaron obstáculos adicionales para los intentos vascos de resistir la ofensiva del régimen español para acabar con las expresiones de una identidad vasca distintiva.

En segundo lugar, la persecución española provocó una fuerte reacción violenta en el País Vasco a partir de los años sesenta, especialmente en la forma de un nuevo movimiento separatista, Basque Country And Freedom /Euskadi Ta Askatasuna, más conocida por sus siglas en euskera ETA, que finalmente recurrió al uso de las armas como forma de protesta. Pero ETA era sólo un componente de un amplio movimiento social, cultural, político y lingüístico que rechazaba la dominación española pero también criticaba duramente la inercia de los propios nacionalistas conservadores del País Vasco (organizados en el PNV).

Hasta el día de hoy, la dialéctica entre estas dos orientaciones políticas, la abertzale (patriota o nacionalista) La izquierda y el PNV, dominan la parte nacionalista del espectro político vasco, el resto del cual está ocupado por partidos españoles.


El régimen autoritario de Franco continuó hasta su muerte en 1975, tras lo cual una nueva constitución española dispuso la unión de tres provincias, Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, bajo la apariencia de la Comunidad Autónoma Vasca, mientras que Navarra, a la que no se le permitió optar a la BAC, se convirtió en una región autónoma separada.

Entre 1979 y 1983, el gobierno español otorgó a la Comunidad Autónoma Vasca poderes limitados de autogobierno (& cuotautonomía & quot), incluido su propio parlamento electo, fuerza policial, sistema escolar y control fiscal. Estos eran parte del "paquete" de autogobierno que el gobierno español acordó entregar a los vascos, pero veinticinco años en Madrid aún tiene que entregar otros poderes prometidos que formaron parte del acuerdo.

Estos cambios, que han sido repetidamente rechazados por la Izquierda Abertzale, no satisfacían las aspiraciones nacionales de muchos vascos, ni traían la paz al País Vasco. España todavía ejerce una gran influencia en la vida vasca, algunos ámbitos de los cuales, como las autoridades portuarias, las aduanas, el empleo, las fuerzas armadas y las relaciones exteriores, quedan enteramente bajo la jurisdicción del gobierno central.

El aparato estatal central, incluidos políticos, policía, ejército y cárceles, ha seguido persiguiendo a miembros y simpatizantes de la abertzale movimiento y obstaculizar los intentos de los vascos de construir sus propias estructuras políticas y de articular y defender un proyecto de soberanía nacional, principalmente debido a la actividad terrorista de grupos violentos presuntamente relacionados con el abertzale izquierda. Estimulado por este conflicto, desde la muerte de Franco también han continuado diversas formas de activismo independentista vasco, persiguiendo objetivos apoyados por parte de la población.

Este activismo incluye a los partidos democráticos que buscan una solución pacífica al conflicto, pero que el gobierno central los prohíbe repetidamente por disturbios callejeros violentos y ataques terroristas.

Collins, Roger. "Los vascos en Aquitania y Navarra: problemas del gobierno fronterizo". Guerra y sociedad en la Edad Media: ensayos en honor a J. O. Prestwich. edd. J. Gillingham y J. C. Holt. Cambridge: Boydell Press, 1984. Reimpreso en Law, Culture and Regionalism in Early Medieval Spain. Variorum, 1992. ISBN 0-86078-308-1.


La fallida globalización de las drogas psicodélicas en el mundo moderno temprano

Este artículo reevalúa lo que se ha llamado "el rompecabezas de la distribución": ¿por qué algunas drogas emergieron rápidamente como bienes de consumo global en la era del Columbian Exchange, mientras que otras permanecieron restringidas a los centros regionales de uso? Sostengo aquí que el concepto moderno temprano de trasplante nos permite abordar el rompecabezas de la distribución desde una perspectiva novedosa. Los primeros intoxicantes modernos no eran productos desagregados que flotaban libremente. Su consumo y comercio tuvo lugar dentro de una constelación mayor de códigos sociales, prácticas culturales, ecologías y entornos construidos. Los compuestos psicodélicos como el peyote y la ayahuasca sirven aquí como estudios de caso para examinar cómo la globalización de las drogas involucró mucho más que el transporte de las propias sustancias. A pesar de su centralidad en numerosas sociedades a lo largo de las Américas precolombinas, el 'ensamblaje' más amplio de culturas materiales, supuestos culturales y significados religiosos que se acumularon en torno a estas sustancias les dificultó seguir los mismos caminos que las drogas comercializadas como el cacao o el tabaco. .

¿Por qué algunas drogas, como el tabaco, se movieron fácilmente a través de las barreras culturales y geográficas en la era moderna temprana, mientras que otras, como el peyote, la ayahuasca y las setas de psilocibina, permanecieron confinadas a regiones específicas? ¿Qué fue lo que convirtió a algunas sustancias en productos básicos mundiales, pero no a otras? Esta "gran divergencia de las drogas" en los siglos XVII y XVIII, para adaptar una frase de la historia económica, aún no se ha explicado completamente. Nota al pie 1

El mejor intento hasta la fecha proviene del historiador David Courtwright, quien llama a esta pregunta "el rompecabezas de la distribución".Nota a pie de página 2 Courtwright señala la importancia del "momento oportuno, la suerte, las finanzas, la política, la organización, la predilección cultural, la preferencia de la élite e incluso las alianzas maritales" para determinar por qué y cuándo se globalizaron determinadas drogas. Nota a pie de página 3 Sobre todo, hace hincapié en el papel que desempeñan los prejuicios de los primeros consumidores de drogas de la Europa moderna. La descripción de Courtwright de las Américas como un "Edén psicodélico" encapsula tanto la fascinación como el miedo que los primeros europeos de la modernidad ejercieron sobre las drogas del Nuevo Mundo.

Las primeras descripciones europeas de sustancias ahora clasificadas como drogas psicodélicas o "enteógenos", como el peyote, la psilocibina y la ayahuasca, reconocieron fácilmente su poder. Muchos también los denunciaron como supuestos instrumentos del diablo. Juan de Zumárraga, el primer obispo de México, sentó un precedente duradero cuando supervisó el juicio en 1537 de un hombre nahua llamado Andrés Mixcoatl, quien había sido acusado de adivinar con un 'hongo pequeño, que es una cosa demoníaca'. . El consumo de este hongo, según las investigaciones de uno de los asociados de Zumárraga, permitió al consumidor 'perder el sentido y ver visiones demoníacas ... se dice que se puede ver si van a morir pronto o si serán ricos o pobres o si alguna desgracia les sobreviene '. Nota al pie 4 Del mismo modo, el misionero jesuita Pablo Maroni describió a la ayahuasca como potencialmente peligrosa ('muy efectiva para privar a uno de los sentidos, o incluso de la vida') y como parte de un conjunto más amplio de prácticas supuestamente utilizadas por los chamanes amazónicos para 'consultar a los demonio'. Por otro lado, Maroni también señaló que el fármaco "se usaba para curar enfermedades comunes, principalmente dolores de cabeza". Nota a pie de página 5

En resumen, los europeos aplicaron los conocimientos "demonológicos" de las drogas del Nuevo Mundo de formas muy selectivas. La erudición contemporánea sobre el peyote y la ayahuasca, por ejemplo, tiende a enfatizar el impacto de las prohibiciones legales y religiosas, como el decreto de la Inquisición de 1620 que prohibió oficialmente el uso del peyote en la Nueva España. Nota a pie de página 6 Sin embargo, vale la pena recordar que el tabaco se además repetidamente prohibido durante el mismo período, desde Persia (1627) hasta Rusia (1634) y el Imperio Otomano (1633). Nota a pie de página 7 Lo mismo se aplica a las afirmaciones de influencia satánica: ya en la segunda mitad del siglo XVII, un cronista español escribió sobre sacerdotes aztecas que usaban una preparación de tabaco para volverse 'dementes' y 'perder la comprensión, a fin de para entender al diablo '. Nota a pie de página 8 A largo plazo, cuentas como estas hicieron poco para disuadir a los consumidores de tabaco en Europa y más allá. No basta con explicar esta divergencia con el argumento de que los enteógenos siguieron un camino diferente al del tabaco debido a sus propiedades biológicas inherentes. El entorno, el entorno y la vía de administración alteran profundamente la forma en que los seres humanos experimentan una droga. Nota a pie de página 9 Como resultado, debemos tener cuidado de imponer expectativas contemporáneas sobre culturas pasadas de consumo de drogas.

Es tentador suponer que los estados alterados producidos por el tabaco, por ejemplo, fueron considerados en el período moderno temprano como más benignos o atractivos que los estados producidos por plantas psicodélicas. Sin embargo, no hay nada en el tabaco que, a nivel biológico, lo haga intrínsecamente más "recreativo" que la psilocibina. De hecho, el LD de la nicotina50 (la cantidad de una sustancia que se proyecta que matará el 50 por ciento de una muestra de prueba) se ha descubierto desde entonces que es mucho más baja que la de la psilocibina. Una revisión de la literatura reciente estimó que el LD50 para la nicotina correspondió a la cantidad encontrada en aproximadamente cuarenta y dos cigarrillos estándar. Por el contrario, una estimación de la LD de psilocibina50 llegó a una cantidad 1.000 veces mayor que la cantidad necesaria para producir efectos psicoactivos notables. Nota a pie de página 10 Es cierto que, en la actualidad, el consumo de tabaco se asocia con vías de administración convenientes y legales (como los cigarrillos), mientras que el consumo de drogas psicodélicas se asocia con "viajes" intensivos, psicológicamente desestabilizadores y físicamente exigentes de varias horas. Sin embargo, en otras épocas y lugares, el tabaco, especialmente las especies de tabaco de alta potencia Nicotiana rustica - También se ha utilizado como droga sacramental tomada en altas dosis para inducir estados visionarios. Nota a pie de página 11 Incluso el médico español Nicolás Monardes, uno de los comentaristas europeos más entusiastas del tabaco, advirtió que cuando se tomaba la droga 'para emborracharse' (para emborracharse) provocó peligrosas "fantasías y visiones" que "el diablo ... teniendo conocimiento de las virtudes de estas hierbas" explotó para "engañar" a los usuarios. Nota a pie de página 12 Por el contrario, una descripción española temprana del cactus peyote mexicano (que contiene mescalina, un poderoso compuesto alucinógeno) no hace referencia a sus efectos alucinógenos. En cambio, esta cuenta solo menciona que el peyote puede ayudar a tratar la rigidez del cuello. Nota al pie 13

Sostengo aquí que el concepto moderno temprano de trasplante nos permite abordar el rompecabezas de la distribución desde una perspectiva novedosa. En su sentido literal, el trasplante se refiere a la transferencia de cultivos de un lugar a otro. Pero fue utilizado de manera más amplia por los primeros europeos modernos, que podrían hablar del trasplante de una enfermedad o de una propiedad curativa. El trasplante podría, por ejemplo, describir el movimiento de "virtudes" latentes entre una momia egipcia y aquellos que consumieron esa momia como droga (mumia). Nota a pie de página 14 Un tratado de 1653 sobre "sympatheticall mumie" explicaba: "Trasplante no es más que una propagación mutua de una cosa a otra ... por un Magneticall virtud'. Nota a pie de página 15 Esta comprensión más amplia del trasplante como una fuerza similar al magnetismo proporcionó una forma importante de teorizar la acción de los intoxicantes en la mente como una transferencia de fuerzas invisibles entre dos cuerpos separados en el espacio y el tiempo. Y así como las "virtudes" podían trasplantarse, también podían trasplantarse las sociedades humanas. Nota a pie de página 16 El jurista francés Jean Bodin comparó a los humanos con cultivos trasplantados que responden de manera compleja al entorno del lugar al que son llevados. Imaginando un grupo de colonos "trasplantados a otro país", especuló que "la gente volverá pronto a su disposición natural". Bodin los comparó con "plantas que obtienen su alimento de la tierra". Nota al pie 17

En resumen, trasplantar un fármaco a principios de la Edad Moderna no era un simple acto de transferencia de material. Implicaba el movimiento de un mayor conjunto del conocimiento médico y ambiental, la cultura material y las normas sociales. (En arqueología, un ensamblaje es un 'grupo de artefactos que se repiten juntos en un momento y lugar particulares, y que representan la suma de las actividades humanas' aquí, uso el término para denotar los artefactos materiales y las prácticas culturales que se acumularon alrededor de una droga determinada. Nota a pie de página 18) Prestar atención a esta agrupación más amplia de prácticas y técnicas, que a menudo eran al menos tan importantes para el trasplante exitoso de un fármaco como la sustancia misma, puede ayudar a explicar mejor la globalización diferencial de los primeros fármacos modernos.

La era de lo que Alfred Crosby llamó el "intercambio colombino" ha sido reconocida durante mucho tiempo como un momento decisivo en la historia de las drogas, la medicina y el cambio ecológico. Nota a pie de página 19 Sin duda, cultivos clave como el maíz, la papa y el tabaco se habían trasplantado a distancias considerables dentro de las Américas premodernas, mucho antes de la llegada de Colón. Nota a pie de página 20 Pero el período posterior a 1492 trajo consigo un nuevo potencial para transferencias verdaderamente globales, lo que resultó en una transformación total de los ecosistemas a lo largo del cinturón tropical. Nota al pie 21

Como hemos visto, los primeros europeos modernos utilizaron el término "trasplante" (o sus afines) para describir técnicas prácticas de Moviente cultivos de drogas de un lugar físico a otro, pero también emplearon el término para describir el efectos de las drogas en la mente o el cuerpo. Se podría trasplantar una planta de quina llevando sus semillas de una región a otra y cultivando las plántulas resultantes. Asimismo, sus virtudes también podrían trasplantarse, de manera invisible e inmaterial, a través de los poderes de la "simpatía". En 1721, el autor portugués Rafael Bluteau definió trasplante en gran parte en relación con este segundo sentido de la palabra. Describió "el trasplante de una enfermedad ... de un cuerpo a otro, que ocurre magnéticamente, transmitiendo por el aire una porción de los espíritus vitales". Nota al pie 22 Este significado empleó el sentido original de la palabra, derivado del latín trasplantar (trans-, a través y plantare, para plantar), como metáfora para comprender cómo las enfermedades y las "virtudes" pueden transferirse de un cuerpo a otro. Tales trasplantes dependían no solo de la proximidad física, sino de alguna forma más nebulosa de afinidad. Como advirtió el médico español Francisco Suárez de Ribera, "no se debe buscar el trasplante en una planta, o un animal, de un enemigo, o [uno] que sea contrario a la naturaleza". En otro lugar, Ribera describió la "curación por trasplante" como "la introducción de una enfermedad en alguna planta, mineral, animal o parte de ella, de tal manera que la esencia mórbida permanece y el paciente se cura". Nota al pie 23

El concepto de una transferencia invisible de virtudes también sirvió de base a los primeros entendimientos modernos de la intoxicación. La categoría de "intoxicante" podría extenderse más allá de lo puramente material: los estados psicoactivos podrían ser inducidos por conjunciones astrológicas, por "malos aires" o por la transferencia de alguna esencia invisible latente dentro de otra sustancia. Por ejemplo, la entrada del diccionario de Bluteau afirmaba que beber "la sangre de un animal" podría producir "un trasplante de ideas ... comunicando a quien bebe de ella el comportamiento y los modales de dicho animal". Esto no fue solo una transferencia de comportamientos externos ("se dice que quienes beben la sangre del gato caminan sobre cercas y persiguen a los ratones") sino de "los poderes de la imaginación". Nota al pie 24 En otras palabras, las sustancias psicoactivas no solo se trasplantaron físicamente para crear nuevos cultivares y nuevas regiones de cultivo. Su esencia psicoactiva también podría trasplantarse a la mente de los consumidores, alterando las "ideas" e "imaginación" de quienes "experimentaron (experimentar) este trasplante ».

La noción de trasplante de intoxicación implicaba, por tanto, más que el acto físico de llevar una planta de un lugar a otro y propagarla en un suelo nuevo. Depende del estado mental del consumidor, así como de su composición constitucional específica, y de una serie de otros factores relacionados con el lugar, el momento y el contexto de consumo. En este sentido, el concepto europeo moderno temprano de trasplante puede verse como una consecuencia de la teoría humoral medieval, con su énfasis en los paralelos e interacciones entre el microcosmos de sustancias dentro del cuerpo y el macrocosmos de fuerzas en el universo. Pero también surgió de transferencias ecológicas y epidémicas del intercambio colombino. El acto de sacar una droga psicoactiva de su región de cultivo nativa y consumirla en otro lugar estaba plagado de posibilidades farmacológicas y de peligro. Hacer que una droga pareciera 'segura' y, por lo tanto, mercantilizable, dependía no solo de sus características inherentes, sino también del grado en que el 'ensamblaje' de una droga determinada: las tecnologías de consumo, los espacios en los que se producía el consumo y el conocimiento contextual. sobre su preparación y uso - podría trasplantarse a nuevos entornos de tal manera que se evite volverse "contrario a la naturaleza".

Esto no significa que, para que una droga se globalice, tenga que ir acompañada de todo su contexto original. En el caso del tabaco, por ejemplo, la tecnología del tabaquismo parece haber sido en gran parte (aunque quizás no del todo) desconocida en la Europa precolombina. El tabaco pronto se integró en una vertiginosa variedad de nuevos contextos sociales y técnicas médicas. Nota al pie 25 Sin embargo, como ha demostrado Marcy Norton, el tabaco retuvo algunos de su contexto cultural y social incluso mientras cruzaba el Atlántico. Continuó asociándose con la hospitalidad y los huéspedes, y las virtudes médicas asociadas con el tabaco en la medicina azteca parecen haber influido en los primeros relatos de médicos europeos como Nicolás Monardes y Francisco Hernández. Nota a pie de página 26 Aunque el tabaco se trasplantó de manera imperfecta en el mejor de los casos, logró conservar al menos parte del contexto que lo había rodeado en el uso precolombino. Una pipa ofrecida en señal de amistad, una bocanada para secar los humores: ambos probablemente serían familiares para los primeros consumidores modernos, independientemente de si hablaban napolitano o náhuatl.

¿De qué formas específicas, entonces, el concepto moderno temprano de trasplante nos da un nuevo ángulo sobre las explicaciones más antiguas de la gran divergencia de las drogas? El caso de la coca (término general para varias plantas que contienen cocaína del Eritroxilaceas familia) puede dar un ejemplo.

Algunos han argumentado que un obstáculo clave que impedía que la coca se convirtiera en un producto básico mundial como el tabaco o el café era un factor material ineludible: se dice que las hojas de coca pierden su potencia cuando se transportan largas distancias, especialmente en las difíciles condiciones de la bodega de un barco tropical. Nota a pie de página 27 Pero los primeros boticarios y filósofos de la naturaleza eran muy conscientes de esta característica de algunas plantas, concebidas como una incapacidad para transferir efectivamente todas las virtudes de una planta de un continente a otro. Nota 28 El médico Duarte Madeira Arraiz, por ejemplo, se basó en su observación de "frutos que han sido traídos de las Indias a Europa" y "semillas de nuestros jardines transmutadas (trãsmudada) a Brasil ”que“ se debilitan ”debido al largo viaje. Arraiz usó estos casos como evidencia para su teoría de que lo que él llamó las "semillas" contagiosas de la sífilis, de la misma manera, "se había debilitado cada vez más, cuando las personas que padecían la enfermedad que viajaban a través del Atlántico las llevaban de un lugar a otro". Nota al pie 29

Los primeros expertos médicos modernos tampoco ignoraban las posibles soluciones para la pérdida de virtudes causada por el almacenamiento o el trasplante de medicamentos. Por ejemplo, una simple extracción de un botánico en una solución de etanol (usando licores fácilmente disponibles como ron o aguardiente) puede convertir muchos alcaloides en una forma más estable que conserva los alcaloides psicoactivos. Los primeros boticarios modernos no conceptualizaron este proceso utilizando terminología moderna, pero eran muy conscientes de los usos prácticos de las bebidas alcohólicas como método para preservar la potencia de las drogas. Era común que los boticarios de los siglos XVII y XVIII usaran alcohol de alta graduación para crear tinturas que preservaran las virtudes médicas de las drogas de lugares remotos, como la nuez moscada o el opio. Un texto representativo alentó el uso de bebidas alcohólicas "para mantener las tinturas de todas esas raíces y cortezas, que se dice que están bien secas" porque "una tintura contendrá más o menos de la virtud de cada una de estas". Nota al pie 30

Quizás el uso más destacado de esta técnica implicó la preservación de la corteza antipalúdica conocida como quina o quina. Esta corteza creció en una zona ecológica similar (los valles montañosos de los Andes) a la coca. También se sabía que la quina perdía potencia durante los largos viajes en barco si no se procesaba adecuadamente mediante tinturas en licores o vino, una práctica que rápidamente se generalizó. Nota a pie de página 31 Surge entonces la pregunta: si los primeros narcotraficantes y boticarios de la era moderna pudieron superar esta barrera para trasplantar intactas las "virtudes" de la quina, ¿por qué no hicieron lo mismo con la coca? Al final, la explicación del fracaso de la mercantilización de un fármaco rara vez, o nunca, puede atribuirse a alguna propiedad biológica unitaria de ese fármaco.

Una explicación relacionada no depende de la dificultad de transportar una sustancia a largas distancias, sino de los desafíos de cultivarla en diferentes climas. Las plantas de coca generalmente requieren regiones de cultivo a gran altitud, lo que dificulta el trasplante de cultivos a gran escala. Por el contrario, las hojas de tabaco conservan su potencia en condiciones difíciles y Nicotiana tabacum es capaz de crecer en muchas zonas climáticas. Como sabemos por el trabajo existente sobre los intentos de transportar especímenes botánicos a través de los océanos, la casualidad de la biología de las plantas y, en particular, la tolerancia de una planta a los extremos climáticos, puede desempeñar un papel importante en la distribución global de un cultivo. Nota a pie de página 32 Pero aquí nuevamente, los primeros individuos modernos tenían un conjunto bien desarrollado de técnicas y herramientas a su disposición. Las naranjas se perfeccionaron en la Europa del siglo XVII, lo que permitió que las plantas de cítricos prosperasen durante los inviernos nevados. Incluso el gusano de seda notoriamente melindroso fue trasplantado con éxito a Virginia a mediados del siglo XVII después de un comienzo difícil a principios de siglo, un hecho que interesó mucho a los administradores imperiales portugueses que confiaban en que las especias indias podrían, igualmente, trasplantarse al Nuevo Mundo. Nota al pie 33 Y aunque algunos comentaristas protestaron contra la afluencia resultante de drogas y medicinas "extranjeras", otros abogaron por el arte de trasplantar cultivos que no solo eran no nativos, sino climáticamente inadecuados. 'No se puede negar', escribió el dramaturgo español Tirso de Molina en 1624, 'que los árboles son de más utilidad cuando se trasplantan ... los frutos, las drogas, las medicinas, los metales y las mercancías en sus propias provincias y naturales [lugares] son ​​menos estimados que los [lugares] ajenos ». Nota al pie 34

En otras palabras, no es suficiente suponer que los europeos rechazaron ciertos intoxicantes por preocupaciones sobre su origen extranjero o por las dificultades materiales de trasplantarlos o enviarlos. Los cactus que contienen mescalina, como el peyote o San Pedro, son relativamente fáciles de cultivar y trasplantar. Nota a pie de página 35 También se distribuyen ampliamente en un área de distribución creciente que se extiende desde Texas hasta Perú, y se utilizaron ampliamente tanto en las sociedades andinas como en las mesoamericanas. Entonces, ¿por qué los cactus alucinógenos y otras drogas psicodélicas no formaban parte del Columbian Exchange?

David Courtwright especula que los alucinógenos del Nuevo Mundo no tuvieron éxito con los consumidores europeos porque "no estaban interesados ​​en explosiones inestables hacia el mundo de los espíritus".Nota 36 Sin embargo, como hemos visto, los primeros europeos modernos parecen haber estado bastante interesados ​​en los relatos del 'trasplante' de las 'ideas' de un animal a la mente de un ser humano, o la comunicación de fuerzas profundamente alteradoras de la mente en una distancia mediante amuletos, sigilos, maldiciones o incluso canibalismo medicinal. Se pensaba que estas prácticas de trasplante inducían profundas transformaciones mentales y físicas, y estaban estrechamente ligadas a la comprensión mística y espiritual de las drogas y su relación con la salud humana. Nota al pie 37 Mientras tanto, los libros que salían de las imprentas a lo largo de la Europa moderna temprana abundaban con relatos de experiencias espirituales trascendentes escritos por monjes, monjas y laicos convencidos de que habían experimentado visiones apocalípticas o realizado hazañas extrañas y milagrosas, como las del místico peruano que afirmó para poder 'bilocalizar' a Japón y México. Nota a pie de página 38 Un relato particularmente extravagante, del escultor florentino Benvenuto Cellini, describió lacónicamente el papel de Cellini en ayudar a un "nigromante" a convocar a "demonios" en el Coliseo Romano por medio de "drogas de olor fétido". Nota al pie 39 Verdadero, estas Los "despegues en el mundo de los espíritus" tuvieron lugar, al menos nominalmente, dentro de un contexto cristiano, y la mayor parte del uso de alucinógenos por parte de los indígenas estadounidenses no sucedió. Una vez más, sin embargo, los casos del tabaco y el chocolate muestran la facilidad con que sustancias que habían sido sacramentos rituales precolombinos podían incorporarse a los modos de vida cristianos, incluida la práctica espiritual. Nota al pie 40

Aunque el escenario y el escenario son poderosos moldeadores de los efectos percibidos de una droga, ciertamente es cierto que los rasgos biológicos de los compuestos psicoactivos también juegan un papel. Nota a pie de página 41 Quizás, entonces, el problema no era tanto que los europeos estuvieran asustados por la intoxicación o por estados visionarios, quizás los efectos distintivos de las drogas psicodélicas eran simplemente tan radicalmente desconocidos, a nivel experiencial, que no podían integrarse. en una concepción europea de formas aceptables de intoxicación. Nota al pie 42

Aunque creo que una explicación en este sentido puede explicar parte del problema, todavía deja mucho sin explicar. Como ha señalado Emma Spary, las afirmaciones sobre las propiedades inherentes de las drogas tienden a desmoronarse cuando se ven a través de una lente historicista. Nota a pie de página 43 Como hemos visto, el tabaco, una sustancia que ahora se considera que tiene propiedades psicoactivas relativamente suaves, fue atacado inicialmente como un potente intoxicante y una herramienta de Satanás (más famoso por nada menos que una autoridad menor que el rey James VI y I de Escocia e Inglaterra). . Nota a pie de página 44 Y no podemos suponer que los primeros europeos modernos, en su conjunto, temían formas desconocidas de psicoactividad. Algunos consumidores del siglo XVII, al menos, parecen haber sido receptivos a nuevos opiáceos como las gotas de Sydenham, el café negro fangoso al estilo turco o el tabaco fuerte que se toma no solo como humo sino como un potente rapé o incluso mediante enemas.

En resumen, los consumidores de todo el mundo moderno temprano a menudo parecen tener abrazado nuevas formas de intoxicación en el siglo XVII. Y el "sabor" subjetivo de esa intoxicación no se puede conocer por completo a través de la aplicación histórica retroactiva de la farmacología o la biología.

El concepto de "alimentos farmacéuticos" de Sidney Mintz nos ayuda a pensar en un punto potencial de divergencia entre las drogas del Nuevo Mundo que se globalizaron rápidamente en el siglo XVII (cacao y tabaco) y las que no lo hicieron. Nota a pie de página 45 Aunque el chocolate y el tabaco pasaron por fases tempranas como medicinas esotéricas vendidas por boticarios, no pasó mucho tiempo antes de que se convirtieran en productos básicos de la vida cotidiana en la Eurasia del siglo XVII. Nota a pie de página 46 No se puede decir lo mismo de los enteógenos del Nuevo Mundo.

El grado en que los enteógenos se concibieron como sustancias extrañas no categorizables en lugar de productos alimenticios accesibles es evidente en los primeros relatos europeos de la ayahuasca, una preparación de plantas amazónicas que contiene el potente alucinógeno dimetiltriptamina (DMT). En 1681, el jesuita español Juan Lucero describió a un curandero de Xíbaro al que llamó "brujo mayor". Este hombre vivía en una casa especial donde, según cuenta Lucero, realizaba "continuas invocaciones, oraciones y oraciones consagradas al diablo". Nota a pie de página 47 Esto incluía "beber el jugo de varias hierbas, cuyo efecto natural es intoxicar a un hombre con tal vértigo en la cabeza que cae al suelo". Nota 48 Lucero probablemente se refería a la ayahuasca o datura, ya que Pablo Maroni, un misionero jesuita posterior en la misma región amazónica, escribió que 'para realizar la adivinación, algunos beben el jugo de una flor de datura blanca con la figura de una campana, mientras otros beben una vina vulgarmente llamada ayahuasca". Tanto Lucero como Maroni enfatizaron los roles multifacéticos de estos enteógenos amazónicos, que podían curar, envenenar o servir como herramientas para "aquellos que quieren profetizar", una actividad que, para Maroni y sus compañeros, era inseparable de la influencia de Satanás.

El relato de Maroni sobre los consumidores de ayahuasca en las profundidades del Amazonas se centraba en el extraño estado de trastorno sensorial que se decía que producía la droga, que supuestamente implicaba "estar privado de los sentidos de la boca al fondo ... incluso durante dos o tres días". Maroni relacionó esta pérdida de control sobre la mente y el cuerpo con un complejo mayor de prácticas mágicas, y señaló que "los adivinos" atribuyen "todas las muertes que ocurren comúnmente a los efectos de algún hechizo". Nota a pie de página 49 Otro jesuita del Amazonas del siglo XVIII, el padre Veigl, describió "Hayac hausca"Como una poción profundamente desorientadora que" deja a uno completamente impotente, arrastrándolo a un ensueño prolongado en el que sueñan sueños maravillosos, que no buscan, al verlos en visiones ". El relato extenso y comparativamente neutral de Veigl de los efectos de la droga ofrece una pista de que puede haberlo probado él mismo: su descripción de "sueños maravillosos" y "ensoñación" es notablemente ambigua. Sin embargo, aún asoció la ayahuasca con una forma de intoxicación profunda, desestabilizadora y desconocida, algo más parecido a un veneno que a una medicina o comida. Nota al pie 50

En muchos aspectos, estos misioneros del siglo XVIII simplemente estaban representando un drama que ya se había representado más de un siglo antes en el México posterior a la conquista. Como se señaló anteriormente, una de las primeras referencias al peyote (atribuida a un ermitaño llamado Gregorio López, que estuvo activo en la ciudad de México en la década de 1590) recomendó el uso de 'peyote molido con pimento' ('peyote molido con pimienta') para los dolores en el estómago. cuello. Nota a pie de página 51 El interés inicial en la planta fue como un medicamento potencial, no como un tóxico peligroso. En la década de 1570, el médico y naturalista Francisco Hernández identificó dos variedades de peyote (peyotl) en uso entre los pueblos chichemecas al norte del Valle de México, ambos tipos, escribió, tenían valor médico además de usos adivinatorios. Nota al pie 52 Aunque Hernández sabía que el peyote era psicoactivo, se centró más en sus usos prácticos como medicina y herramienta adivinatoria que en sus efectos embriagadores:

Se dice que la planta, cuando se machaca, cura los dolores de las articulaciones. Se dice que tiene propiedades milagrosas (si se puede creer lo que se dice comúnmente entre los indios) y los que lo comen son capaces de adivinar y predecir cosas: por ejemplo, si al día siguiente el enemigo se precipitará contra él. o si es buena idea quedarse quieto, o si alguien les ha robado algún objeto u otro, y otras cosas de este tipo, que los chichimecas creen que se aprende de esta medicina. Nota a pie de página 53

Asimismo, en su discusión de un enteógeno relacionado, ololiuhqui (las semillas de una especie de gloria de la mañana, Ipomoea corymbosa, que contienen un compuesto relacionado con el LSD), Hernández relacionó la droga con 'sabiduría y prudencia, y por eso, la planta se llama sabia (sapientum) ". Nota al pie 54 Es notable que para un comentarista relativamente temprano como Hernández, quien basó su relato en viajes realizados entre 1570 y 1577, las funciones adivinatorias o sacramentales de los enteógenos no necesariamente superaban su potencial como medicinas valiosas.

Sin embargo, otros cronistas españoles tempranos que escribieron sobre peyote, psilocibina o ololiuhqui estableció vínculos directos con Satanás, y fue su interpretación la que finalmente ganó. Toribio de Benavente Motolinia, uno de los primeros misioneros franciscanos en Nueva España, describió los efectos de los hongos psilocibina utilizados por los aztecas y chichimeca como "la forma más cruel de embriaguez" que permitió a algunos mexica que estaba observando

vieron mil visiones, especialmente serpientes, y como estaban todos fuera de sus sentidos, les pareció que los gusanos se los estaban comiendo vivos, y así, medio furiosos, salieron corriendo de la casa, deseando que alguien los matara ... Estos hongos se llaman en su idioma Teonanacatl, que puede traducirse como "Carne de los dioses", o más bien del diablo al que adoran. Nota a pie de página 55

Varios juicios de la Inquisición a lo largo del siglo XVII se centraron en acusaciones de superstición y brujería relacionadas con el uso de peyote o psilocibina. Para el verano de 1620, se había publicado un edicto inquisitorial en todas las ciudades de la Nueva España que prohibía oficialmente el uso de "peyote y otras hierbas ... [que] causan imágenes, fantasías y representaciones ... en las que se basan las adivinaciones". Nota a pie de página 56 Sin embargo, durante décadas después de esta prohibición, los inquisidores en la Ciudad de México continuaron procesando a curanderos, generalmente mujeres indígenas, por el uso continuo de enteógenos en 'profecía' o 'brujería', un rastro de papel que deja en claro que la supresión de enteógenos en Nueva España, al igual que con los diversos esfuerzos contemporáneos para suprimir el tabaco en otras partes del mundo, estaba lejos de ser completo. Nota de pie de página 57 En una admisión tácita del fracaso de la prohibición de 1620, se emitió un edicto con una redacción similar y se publicó una vez más en 1692. Nota de pie de página 58

La redacción cuidadosa de estas prohibiciones demuestra la continua ambigüedad de los enteógenos en la Nueva España durante todo el período colonial. Como ha señalado David Tavárez, las autoridades católicas del Nuevo Mundo "podrían ser tolerantes con el uso ritual de ciertas plantas por parte de especialistas nativos y no propugnaron la demonización total de tales prácticas". Nota a pie de página 59 En lugar de condenas generales, trazaron cuidadosas divisiones entre el uso médico de nuevas drogas (incluidos los enteógenos) y su `` abuso '' en el contexto de la espiritualidad no cristiana o de una serie de fechorías que los primeros profesionales médicos europeos encontrarían más. familiar, como sobrecarga, falsificación y charlatanería en general. Por ejemplo, una carta de 1619 enviada por la Inquisición de Nueva España al Consejo Supremo de la Inquisición en Madrid durante el período previo a la prohibición original del peyote reconocía que el peyote era 'medicinal para los indios, aunque fuerte' y describía la droga más en términos de una sustancia que podría ser abusado, en lugar de como algo inherentemente demoníaco. La redacción dejaba espacio para una reutilización del peyote y medicamentos relacionados por parte de las autoridades médicas: "Tomándolo de la forma en que lo usan los indios, [el peyote] aliena los sentidos y crea representaciones de visiones y fantasmas, de los cuales los indios idólatras aprovechan -o el Diablo los inspira- para predecir robos, eventos ocultos y otras cosas futuras. 'Nota 60 La misma carta agrega que el abuso' (abuso) de la droga era común entre "todo tipo de personas: españoles, negros, mestizos, mulatos ... aquí nada se usa y es más frecuente". Finalmente, la carta también aclaró que el peyote que estaba siendo "abusado" de esta manera objetable se estaba preparando en forma de polvo "tomado con vino u otros licores" (toman el peyote hecho polvo, con vino u otros licores). Nota a pie de página 61

Vale la pena recordar, a este respecto, que las primeras autoridades católicas modernas y los ancianos nahuas probablemente habrían estado de acuerdo en su condena del "abuso" del peyote y su uso irrestricto junto con las bebidas alcohólicas. Para los nahuas y otras sociedades mesoamericanas, los enteógenos se tejieron a través de la sociedad de formas extraordinariamente complejas, apareciendo no solo como medicinas o drogas recreativas, sino como elementos clave en la práctica religiosa, la demostración del poder político, el diagnóstico médico y el razonamiento moral. los tícitl, o médico / curandero de los aztecas, era una figura cuyo conocimiento se refería a "tanto el mundo sobrenatural como el físico", incluida una subcategoría de curandero: el dolor, "Alguien que bebe medicamentos", que se especializa en diagnosticar enfermedades mediante el uso de enteógenos y en asesorar a los pacientes sobre cuándo y "con qué propósito" deben consumir dichas sustancias. Nota a pie de página 62 Fuera de este contexto médico prescrito, sin embargo, los nahuas podrían ser casi tan moralistas sobre el uso de enteógenos como lo eran los inquisidores españoles. Lo que Sherry Fields llama una preocupación por el "equilibrio corporal" y un "ideal de moderación" en la medicina azteca se manifestó en las restricciones en contra de volverse "enamorado" o "trastornado" debido al consumo de bebidas alcohólicas u otros intoxicantes. Nota al pie 63

Tales creencias no diferían de las del cronista español Bernardino de Sahagún, quien desaprobaba el uso de enteógenos entre los chichimecas porque creía que producía una embriaguez impropia, "al igual que los hongos malignos que se llaman nanacatl y que también emborrachan a uno como el vino ”. Nota 64 En otra parte, Sahagún escribió que el peyote se usaba "para tener visiones espantosas o risibles durante este tiempo en que se emborrachan durante dos o tres días". Nota a pie de página 65 Al carecer de un correlato viable con los efectos alucinógenos de drogas como el peyote y la psilocibina, Sahagún no tenía palabras para describir el estado mental de los chichimecas más que "borracho" (borracho). Aquí, también, una ambigüedad estaba en el centro de su condena. No dio a entender que las "visiones" producidas por la droga fueran una resultado del estado de embriaguez eran simplemente otro efecto que acompañado eso. Para los primeros comentaristas como Sahagún o Francisco Hernández, y para los inquisidores involucrados en la proscripción de 1620, parece haber sido difícil asimilar los múltiples roles de estas extrañas sustancias, que se consumían como alimentos, producían borracheras como el vino, curaban dolencias específicas como medicinas, ofrecían conocimientos prácticos en forma de visiones, y potencialmente también servían como herramientas de Satanás.

Para resumir: los enteógenos fueron algunas veces asociado con Satanás en la América moderna temprana. Sin embargo, otras fuentes europeas elogiaron sus virtudes médicas y su utilidad práctica, utilizando descriptores como "maravilloso" y "sabio". En otros relatos, se decía que producían una profunda "embriaguez", un estado "ridículo" que podría haber sido objeto de una condena moralista, pero que estaba lejos de ser desconocido para muchos de los primeros europeos modernos (por decirlo suavemente). Dada esta gama de respuestas notablemente diversa, parece poco probable que el sesgo cultural por sí solo pueda explicar por qué los enteógenos no se integraron en los patrones de consumo europeos, mientras que otras drogas extranjeras del período sí lo hicieron.

Al evaluar las objeciones culturales o religiosas al uso de un intoxicante nuevo, es importante recordar el papel de la contingencia y el azar. A pesar de su inclinación a ver al diablo acechando en el "Edén psicodélico" de las Américas tropicales, los misioneros ibéricos no se oponían necesariamente a los nuevos intoxicantes como categoría. De hecho, los misioneros portugueses y españoles fueron acusados ​​a veces de ser también dispuestos a abrazar drogas exóticas, como las piedras de serpiente de Mombasa en África Oriental que los jesuitas en Roma presentaban como curas casi milagrosas para el veneno, la cura para la fiebre indígena peruana que llegó a ser conocida como 'corteza de jesuita' o las novedosas recetas de láudano, como las gotas de Sydenham, que abundan en la farmacopea alojada en los archivos de la Compañía de Jesús. Nota al pie 66

Decidir si una droga era trasplantable dependía de una larga cadena de factores en gran parte arbitrarios, que dependían no solo de las características biológicas inherentes de una sustancia o de un sesgo cultural, sino también de un conjunto más amplio de creencias, técnicas y contextos materiales. No todos empujaron en la misma dirección. De hecho, el médico portugués Duarte Madeira Arrais llegó a especular que incluso el Árbol de la Vida dentro del Jardín del Edén había sido un tipo de intoxicante tropical. La investigación de Arrais sobre la naturaleza física del árbol edénico concluyó que funcionaba "como alimento y como medicamento". Nota a pie de página 67 Creía que sus virtudes médicas estaban conectadas tanto a sus propiedades anti-venenosas ("alexifármicas") como a su capacidad para "aturdir el sentido ... como lo hacen los medicamentos narcóticos". Nota a pie de página 68 Un oficial de caballería portugués de 1720 estacionado en Angola y el Congo llamado Francisco de Buytrago bien puede haber sido influenciado por esta especulación para declarar que había descubierto una nueva droga "milagrosa". Buytrago afirmó que un árbol angoleño al que llamó Arvore da Vida (Árbol de la vida) tenía la capacidad de expulsar demonios de endemoninhados (personas poseídas) y aliviar las alucinaciones. Aunque describió esta corteza de árbol como una especie de anti-intoxicante, admitió que también tenía la capacidad de provocar "visiones" y "transportar" a quienes la consumían. Nota a pie de página 69

Sin embargo, la corteza de los árboles africanos de Buytrago no logró dejar su huella en la emporia europea por la misma razón que los enteógenos del Nuevo Mundo: había un problema de trasplante. La adopción de los consumidores europeos por las drogas del Nuevo Mundo como el tabaco o el chocolate y su rechazo al peyote y la psilocibina dependían de más que de los efectos biológicos de las drogas o de prejuicios religiosos. También involucró la "trasplantabilidad" diferencial de los ensamblajes que rodean el uso de un fármaco específico en un espacio específico. El uso de enteógenos precolombinos era solo una parte de un complejo más amplio de creencias y prácticas relacionadas con la afirmación del poder político y espiritual. Entre los aztecas, por ejemplo, los hongos de psilocibina parecen haberse consumido a menudo junto con el chocolate en fiestas ritualizadas que implicaban una actuación altamente codificada de la autoridad religiosa.Nota al pie 70 Los juicios de la Inquisición de usuarios de peyote contienen destellos de este conjunto más amplio de prácticas, creencias y drogas, por ejemplo, al vincular el uso de enteógenos con una afirmación más amplia de poder espiritual e identidad comunitaria a través de la identificación con dioses aztecas como Tezcatlipoca. Nota a pie de página 71 Como dice Serge Gruzinski, Nueva España era una "sociedad alucinada" en la que el uso de enteógenos ayudó tanto a construir un pasado precolonial compartido como a estructurar las formaciones sociales emergentes de un presente mestizo. Nota al pie 72

Además, el uso de enteógenos en las Américas indígenas tuvo lugar en un contexto espacial y material distintivo que era extremadamente difícil de replicar, reflejado en todo, desde la arquitectura de templos y palacios hasta la forma de los vasos utilizados para consumir y preparar drogas sacramentales. Tales prácticas no solo estaban arraigadas en una historia comunitaria profunda y bien recordada, sino que, en algunos casos, las drogas estaban literalmente fundacional a estas historias. Nota a pie de página 73 En la arquitectura monumental de la cultura Chavín, en el Perú actual, los arqueólogos han documentado una serie fascinantemente elaborada de cámaras y pasillos, que incluyen frecuentes representaciones iconográficas de un cactus alucinógeno, el San Pedro, que contiene el mismo compuesto que el peyote ( mescalina). Nota 74 Este "complejo psicotrópico", se ha argumentado, fue construido para facilitar el uso ritual del San Pedro entre las élites religiosas y políticas mediante la manipulación de ambientes espaciales y acústicos para aumentar los efectos sensoriales del cactus. Nota a pie de página 75 El resultado fue lo que un académico ha llamado un "contexto ritual altamente planificado" para la "manipulación de la mente humana a través del paisaje, la arquitectura, las imágenes, el sonido, la luz y el uso de drogas psicoactivas". Nota a pie de página 76 Conjuntos intrincados como estos, que involucran no solo el uso de drogas, sino también la memoria comunitaria, la cultura material y el entorno construido, eran imposibles de duplicar en nuevos entornos.

Por el contrario, los ensamblajes de chocolate o tabaco eran relativamente fáciles de trasplantar, en parte porque un rasgo característico de estas drogas era su `` gastronomía '', expresada en su papel como acompañamiento social de la comida y la sociabilidad y en la práctica moderna temprana de mezclar ambos tipos de tabaco. y chocolate con edulcorantes universalmente deseados como azúcar y melaza. Nota a pie de página 77 Los conjuntos de peyote, psilocibina o ayahuasca se basaron en un conocimiento celosamente guardado y mantenido por profesionales especializados. Dependían de una memoria social colectiva y un entorno construido preexistente, y proyectaban una agrupación de ideas - acerca de la profecía, el orden cosmológico y el poder espiritual - que eran mucho menos transferibles que las preocupaciones relativamente universales (en torno a la sociabilidad, el consumo de lujo y la dieta) asociadas con el tabaco y el chocolate. A lo largo de su tradicional zona de cultivo, desde el Pacífico Noroeste hasta Chile y Brasil, el consumo de tabaco se asoció con la acogida de los huéspedes. Servía como una herramienta que suavizaba las interacciones sociales y, como tal, era relativamente familiar para cualquier sociedad que tuviera tradiciones que implicaban ofertas recíprocas de drogas o alimentos como muestras de sociabilidad (es decir, prácticamente todas). Nota a pie de página 78 Hablando de manera más especulativa, quizás el uso de enteógenos estaba más profundamente arraigado en lo que podríamos llamar un entorno epistemológicamente cerrado, que opera en el centro de una sociedad que mira hacia adentro, no a lo largo de sus bordes que miran hacia afuera.

Pero si los enteógenos rara vez se abrieron camino en los círculos de las élites europeas o en los mercados de los comerciantes de larga distancia, esto no significa que su uso haya desaparecido alguna vez. Una cultura vernácula de intoxicación corría en paralelo a los mundos de élite de los comerciantes de drogas, los médicos y los filósofos naturales de todo el mundo. Las primeras distinciones modernas entre qué medicamentos eran trasplantables y cuáles no se fosilizarían más tarde en los límites legales que dividían las drogas aceptables (globalizadas) de las ilícitas (regionales).

En el siglo XIX, los intentos de "purificar" químicamente drogas regionales como el peyote o la coca de su contexto indígena dieron como resultado la creación de sustancias artificiales mucho más potentes, como la mescalina y la cocaína. El trabajo científico se centró en la tarea de mejorar la potencia de estos productos farmacológicos, en lugar de explorar las posibilidades de los enteógenos que habían permanecido incrustados en culturas de uso localizadas y continuas. Es una ironía que, de alguna manera, pueda verse como un modelo para la historia más amplia de las drogas y la farmacia: una historia de dislocaciones culturales, de falta de comunicación y de esfuerzos bien intencionados que producen consecuencias que nunca podrían haberse predicho.

Hoy en día, los enteógenos que no fueron completamente "trasplantados" durante un período anterior de globalización han sido empujados al reino de lo ilícito o etiquetado de manera simplista como "medicinas tradicionales". Otras sustancias, como el tabaco, que se convirtieron en exitosos trasplantes modernos tempranos, se reconfiguraron como productos básicos familiares a nivel mundial. En el fondo, esta distinción se basa en una ilusión: todos Los intoxicantes naturales con un largo historial de consumo humano son, en cierto nivel, "tradicionales", al igual que todas las sustancias que se cosechan, preparan y envasan para la venta o el intercambio, en algún nivel, se comercializan. Pero las distinciones históricas fortuitas desde hace mucho tiempo se han endurecido hasta convertirse en diferencias categóricas. Los legados de los primeros trasplantes modernos, y sus fracasos, continúan dando forma a cómo se experimenta la intoxicación en la actualidad.


El mundo islámico y Occidente: recuperando la historia común

Sabiduría del Este: La Casa de la Sabiduría - la biblioteca real en Abbasid Bagdad (arriba) el mapa del mundo de Al-Idrisi, mirando hacia el sur

OXFORD: En los últimos años se ha hablado mucho de los peligros del Islam en Occidente y su incompatibilidad percibida con las sociedades occidentales. Según las estadísticas, estimadas sobre la base del país de origen y de los migrantes de primera y segunda generación, los musulmanes representan el grupo de inmigrantes "no indígenas" más grande de Europa. Los grupos más grandes se encuentran en Francia, con aproximadamente 5 millones en Alemania, entre 3,8 y 4,3 millones y el Reino Unido, 1,6 millones, seguidos por los Países Bajos e Italia, 1,1 millones cada uno, así como Bulgaria y España.

La tendencia en toda Europa a etiquetar a los inmigrantes en términos religiosos ha llevado a una "culturalización" de los problemas sociales y la subsecuente referencia a un "problema musulmán". A finales de 2010, por ejemplo, se celebró en Francia la primera conferencia sobre la islamización de Europa, advirtiendo contra la creciente presencia del Islam en Europa, esta última definida como una civilización con raíces grecolatinas.

Pero, ¿es la herencia civilizacional europea realmente grecolatina? La historiografía europea dominante ciertamente nos haría creer que sí, haciendo hincapié en legados como la influencia de la filosofía griega, la cristiandad latina o el alfabeto latino. La realidad es más compleja.

El Islam en Europa tiende a ser visto no solo como una presencia reciente, sino también extranjera y amenazante. Este popular malla percepción es el resultado de mil años de olvido deliberado. De hecho, Europa y el mundo árabe-islámico se han codeado durante siglos y sus historias están indisolublemente unidas. El conocimiento, las técnicas y las instituciones se abrieron paso de Oriente a Occidente. A medida que Europa se sumergió en la Edad Media, el mundo árabe-islámico experimentó sus ilustres centros de aprendizaje de la Edad de Oro en Bagdad, El Cairo, Palermo, Córdoba, Granada, Sevilla y Toledo atrajeron a académicos de todas partes, que no solo estudiaron las obras de los Antiguos, sino que también desarrollaron cuerpos de ciencia y filosofía árabe-islámica. Este flujo de ideas y prácticas hacia el oeste moldeó profundamente el desarrollo de Europa.

Sin embargo, estos encuentros positivos ya no forman parte de la memoria colectiva de Occidente. Dentro de la narrativa dominante del ascenso de Occidente, el resurgimiento del conocimiento griego antiguo después de la Edad Media fue clave para allanar el camino para el Renacimiento, la Revolución Científica y la Ilustración. Este camino progresivo se atribuye a cualidades descritas como exclusivamente europeas como la curiosidad intelectual, el racionalismo o la ética del trabajo protestante. El discurso dominante del ascenso de Europa lo describe como trazando su propio curso sin basarse en los logros de otros dominios o civilizaciones geoculturales. Las deudas con otros rara vez se reconocen.

A pesar de estas explicaciones eurocéntricas distorsionantes, también ha habido intentos académicos de cuestionar la historiografía europea dominante iluminando el papel que jugó Oriente en el ascenso de Occidente. Estos trabajos demuestran cómo el contacto con el mundo árabe-islámico ayudó a impulsar la expansión del sistema comercial europeo junto con una investigación religiosa, científica y artística racional. Descubrir esta herencia compartida puede ayudar a sentar las bases de una memoria colectiva que combate el discurso sobre el peligro del Islam para Europa y Occidente.

La historia demuestra cómo los logros revolucionarios se basan invariablemente en las contribuciones de otros. Así como el mundo árabe-islámico se construyó sobre los cimientos de avances anteriores y tomó prestado de otros dominios geoculturales, también lo hizo Europa. Las transmisiones de la ciencia y la tecnología a la Europa medieval desde el mundo árabe-islámico allanaron el camino para la Revolución científica europea, cuyo mayor impacto tuvo en las matemáticas, la astronomía, la química y la medicina. La Ilustración también fue influenciada por una fuerte tradición en el mundo árabe-islámico de razonamiento que alentó el juicio individual y contribuyó a la filosofía racionalista en Europa. La combinación de razón y observación en la adquisición de conocimiento científico, a diferencia de la tradición helenística de observación por sí sola, avanzó el conocimiento científico europeo.

La contribución del mundo árabe-islámico al surgimiento de Occidente también se extiende a elementos materiales e institucionales. Las actividades comerciales e industriales en el Cercano Oriente y la India contribuyeron mucho a impulsar la revolución industrial y el surgimiento del capitalismo en Europa. Esto, a su vez, cuestiona la creencia generalizada de que el capitalismo surgió en Europa debido a valores específicos y éticos relacionados con el protestantismo y el racionalismo. Incluso el racionalismo, que sustenta el surgimiento de un estado de derecho en Europa, puede tener algunos orígenes en las instituciones legales islámicas, cuya transmisión se remonta al siglo XII. Esto implica que el surgimiento de un estado impersonal y racional puede no tener sus orígenes enteramente en Europa como se piensa comúnmente.

El ascenso de Europa debe verse como parte de una historia global. En lugar de pensar en términos de civilizaciones separadas, es más fructífero pensar en una civilización humana a la que contribuyen diferentes dominios geoculturales, como un océano en el que fluyen muchos ríos. Concebir la civilización en estos términos hace visibles las contribuciones de otros. También fomenta el reconocimiento de las deudas que todos tenemos con los demás y reduce la arrogancia cultural.

Descubrir los muchos intercambios positivos que ocurrieron entre Europa y el mundo árabe-islámico tiene implicaciones inmediatas para las relaciones transculturales contemporáneas. Una vez que se rompe esta dura oposición, se vuelve más difícil categorizar al Este en general y al mundo árabe-islámico en particular como periférico y subordinado. Oriente ya no parece tan tranquilizadoramente inferior, antagónico o ajeno a Occidente. Esto nos obliga a revisar la noción de "predicamento árabe" que ha generado tanto pensamiento fatalista.

Una mirada más holística a la historia es instructiva en otros aspectos. Identificar nuestros puntos en común, que en parte implica rastrear nuestros encuentros e intercambios pasados, es fundamental para promover la seguridad transcultural moderna. La conciencia de este proceso enriquecedor de fertilización intercultural debe promoverse entre el público en general y no simplemente en los círculos académicos restringidos. Aquí, la educación es clave. Promover esta conciencia ayudaría a construir una memoria colectiva en Europa de que los árabes y los musulmanes están presentes, no solo en relación con la confrontación, sino también en relación con los momentos culminantes de la historia de Europa.

Estados Unidos ha tenido más éxito en la asimilación de personas de diferentes culturas que Europa. Esto se debe a que Estados Unidos no pidió a los inmigrantes que eligieran entre sus marcos étnicos / culturales / religiosos y su "estadounidenseidad". Los países de acogida tienen derecho a exigir lealtad a la seguridad del Estado y el imperio de la ley de sus nuevos inmigrantes, pero deben permitirles que se asimilen a su propio ritmo con la ayuda de la oportunidad, la inclusión, la confianza y el respeto. Empujar a las comunidades de inmigrantes a deshacerse de los marcos culturales solo anima a estas comunidades a adoptar posturas defensivas contraproducentes. Estados Unidos asimiló las comunidades de inmigrantes con éxito porque les dio el tiempo necesario para hacerlo, y Europa debe hacer lo mismo.

En conclusión, una mayor conciencia de nuestras conexiones y deudas recíprocas no es suficiente para garantizar la seguridad transcultural. Esto también dependerá de permitir el surgimiento de paradigmas de buena gobernanza endógenos fuera de Occidente. Si bien la gente de todo el mundo parece abrazar los ideales democráticos, el punto final deseado de tales luchas no tiene por qué ser una réplica exacta de la democracia liberal occidental. La imposición de modelos de gobernanza y la interferencia externa será insostenible a largo plazo y solo socavará la confianza y la seguridad transcultural. Por lo tanto, no solo necesitamos volver a visitar la historia, sino también mirar el curso de la historia con nuevos lentes para garantizar relaciones pacíficas y de respeto mutuo entre Occidente y el mundo árabe-islámico.

Nayef Al-Rodhan es filósofo, neurocientífico y geoestraga. Es miembro senior del St. Antony's College, Universidad de Oxford, Reino Unido, y miembro senior y director del Centro de Geopolítica de la Globalización y Seguridad Transnacional en el Centro de Política de Seguridad de Ginebra, Ginebra, Suiza. También es autor de The Role of the Arab-Islamic World in the Rise of the West: Implications for Contemporary Trans-Cultural Relations (Nueva York: Palgrave Macmillan, 2012).


Leonard Kip Rhinelander y Alice Jones

El juicio de matrimonio y divorcio de Kip Rhinelander y Alice Jones llevó las tensiones raciales de una nación a los tribunales, examinando cómo una persona es etiquetada como "de color" y "blanca" en términos legales. Rhinelander era una alta sociedad blanca nacida en una familia prominente de Nueva York. Jones era la hija birracial de una pareja de clase trabajadora. En 1921, los dos se conocieron en Stamford, Connecticut, en una clínica donde Kip estaba trabajando con sus problemas de ansiedad y tartamudeo. La pareja tuvo una historia de amor de tres años antes de casarse en 1924. Debido a la alta posición de los habitantes de Renania en la sociedad, su matrimonio se incluyó en la lista de Registro Social de Nueva York. Alice se convirtió en la primera mujer negra en aparecer en sus páginas y los medios de comunicación entraron en acción.

Los titulares de inmediato anunciaron la noticia del matrimonio. La familia de Kip rápidamente siguió esto con una demanda de que se divorciara de su esposa, y finalmente sucumbió a su voluntad. El juicio de divorcio se centró en la afirmación de Kip de que Jones se había hecho pasar por una mujer blanca. Bajo los ojos de un jurado compuesto exclusivamente por hombres y blancos, el foco del juicio fue si Rhinelander debía haber sabido razonablemente de la herencia mixta de Jones. En un movimiento que solo puede describirse como tremendamente degradante, se ordenó a Jones que se quitara la ropa para que el jurado pudiera determinar si debía ser considerada "de color". Fallaron a favor de Jones y se negó la anulación. A los herederos de Kip se les ordenó pagar una asignación anual a Alice por el resto de su vida. Los dos nunca se reunieron.


Leonor de Aquitania: una mujer más allá de su tiempo

Matrimonio de Leonor y Luis VII y Luis partiendo para la cruzada, siglo XV, Chroniques de St. Denis (imagen de dominio público)

Por Emmanuel Zilber & # 8211

Eleanor de Aquitania (ca. 1124-1204) desafió a tantos hombres imponiendo status quo & # 8220reglas & # 8221, pero no solo por ser la esposa de dos reyes y madre de tres reyes. ¿Cuántos hombres famosos deben tanto a sus esposas o madres? Recordamos al rey Ricardo I el Corazón de León, pero rara vez reconocemos a su madre Eleanor, que se habría llamado a sí misma Aliénor, aunque en inglés usamos principalmente su nombre en inglés. [1]

Durante los siglos XII y XIII, la mayoría de las mujeres eran percibidas como inferiores a los hombres a los ojos de los hombres. Las mujeres eran consideradas indeseables por poseer tierras, ya que la dinastía familiar perdería su territorio una vez que las mujeres se casaran, y se las veía solo como herramientas para la política: individuos que podían casarse y asegurar alianzas con el patriarca de otra familia. Eleanor, sin embargo, es recordada en la historia como una de las más grandes líderes, mecenas de las artes y matriarcas de la Edad Media, así como una figura histórica enormemente significativa en la cronología de la historia.

Mapa de Francia (incluidos ducados y condados) en el siglo XII. (imagen de dominio público)

Leonor de Aquitania nació de Guillermo X, duque de Aquitania y conde de Poitiers. Aquitania era una región codiciada: una vasta propiedad inmobiliaria que Francia había estado tratando de mantener dentro de su hegemonía, aunque & # 8220France & # 8221 en ese momento era principalmente un conjunto suelto de ducados (como Aquitania) o condados bajo la realeza nominal de los Capetos. En 1137, murió Guillermo X de Aquitania, y todas sus posesiones fueron para su única hija, Eleanor, una joven de sólo quince años. Tras la muerte de su padre, se casó con el rey de Francia, Luis VII ese año (1137). A una edad tan joven, Eleanor se vio envuelta en el juego de alto riesgo de la política real y las maniobras cortesanas. Sin embargo, su matrimonio de 15 años con Luis VII no fue feliz, y acordaron una anulación en 1152. Seis meses después de la anulación, Leonor se casó con Enrique II, duque de Normandía y conde de Anjou, donde ella se levantaría con él para poder como futuro rey y reina de Inglaterra. Aquitania también creció y se desarrolló durante este tiempo, convirtiéndose en un centro legendario de poesía, romance y amor cortés, donde Leonor podría convertirse en patrona de trovadores. Durante su tiempo como Reina, también manipuló muchos eventos diferentes, llegando incluso a organizar una rebelión con sus hijos contra Enrique II. Por lo tanto, Leonor de Aquitania no solo dejó un tremendo legado cultural, sino que también ejerció y maniobró un poder político significativo en Francia e Inglaterra hasta tal punto que se definió a sí misma como una reina no común, sino como una de las líderes más fuertes y sabias de su tiempo. .

Efigie de Leonor de Aquitania, iglesia de la abadía de Fontrevaud, Anjou (imagen de dominio público)

Si bien Leonor de Aquitania nunca gobernó oficialmente un reino, ejercía tanto poder e influencia como un rey, especialmente en su ausencia. Al casarse primero con el rey de Francia, Leonor pudo aprender los caminos de la política y navegar por una corte real. Aunque todavía era joven y no podía asesorar públicamente a su primer marido, Luis VII, se desempeñó como asesora privada. Si el matrimonio no duró mucho, ¿fue más probable porque ella no tuvo un hijo? Sin embargo, la sociedad real le trajo influencia, poder y reconocimiento en el mundo. Al casarse con Henry, pudo poseer tierras que iban desde España hasta Escocia. Ninguna reina presidía normalmente una tierra tan vasta, pero los deberes de Leonor de Aquitania se convirtieron en algo más que una simple aparición pública. Ella se dignificó como una líder sabia, logrando ayudar en la administración y la estrategia de gobernar el Imperio Angevino para ella y sus hijos. Jean Markale señala que “Eleanor […] poseía una aguda inteligencia que exhibía en cada momento de su vida […] era una mujer poderosa, la poseedora de la soberanía sobre un gran dominio y perfectamente consciente del papel político que podía desempeñar”. [2]

Eleanor, desde una edad temprana, fue colocada en una posición de poder, y con su belleza e inteligencia, Eleanor pudo usar ese poder en su máximo potencial. Marion Meade también explica: "Aunque nunca gobernó un reino por derecho propio, ejerció más influencia que muchos monarcas, lo que demuestra lo que una mujer valiente y decidida podría lograr a pesar de las fuerzas misóginas dentro de la iglesia y la sociedad & # 8230 Su influencia en la historia del siglo XII". y la cultura superó a la de cualquier otra mujer de su tiempo ". [3]

Leonor de Aquitania, Retrato de donante en el Salterio de Leonor de Aquitania, ca. 1185, Koninklijke Bibliotheek, La Haya, Países Bajos (Cortesía de Koninlijke Bibliotheek)

Durante las ausencias de Henry, presidía los tribunales de Westminster y Normandy, además de emitir órdenes y documentos para la administración del Reino. Ella le concedió a su hijo favorito, Richard, el ducado de Aquitania, pero a menudo era la persona que buscaba como guía y ayuda. Según Alison Weir, tras su coronación como duque, coronó estratégicamente a Richard con una corona, utilizada cuando ella misma fue coronada reina de Inglaterra, dejando en claro sutilmente que Eleanor todavía tenía el control de Aquitania y de su hijo como regente. Ella demostró su aguda habilidad política no más que en el intento de rebelión de sus hijos. Enrique el Joven, el mayor de sus hijos, se había cansado de su falta de poder y soberanía, y se preparó para luchar contra su padre, Enrique II, por el control del Imperio Angevino. Enrique el Joven, sin embargo, necesitaba aliados de su lado para luchar contra su poderoso padre. Eleanor, que recibió a Richard y a su hijo menor, Geoffrey, instó a sus hijos a unirse a su hermano en su causa. Las teorías sobre por qué convenció a sus hijos de unirse a la guerra contra Henry abundan, aunque la mayoría coincide en que la decisión se basó en el poder que podía ceder. Según Weir, Eleanor empleó una estrategia o reunió una coalición para ayudar a Enrique el Joven. Convenció hábilmente a sus hijos para que se unieran a la causa, utilizó los agravios o los señores regionales para unirse contra Enrique II y aprovechó las ambiciones de su ex marido, el rey Luis VII de Francia, de aumentar la fuerza de los ejércitos de sus hijos. Enrique II se enteró rápidamente de las conspiraciones de Leonor y la encarceló. Sin ella, el esfuerzo de guerra se vino abajo, y aunque los hijos fueron perdonados por su traición, Eleanor fue hecha prisionera por el resto de la vida de Enrique II. Una vez que Henry murió, fue liberada de su encierro y se desempeñó como asesora integral del ahora rey Ricardo I Corazón de León.

Efigie de Ricardo I Corazón de León, Abadía de Fontrevaud, Anjou (imagen de dominio público)

Mientras Ricardo estaba en la Tercera Cruzada (1189-92), Leonor se ocupó de los asuntos de Inglaterra: cabalgó de región en región exigiendo que todos los señores juraran lealtad a Ricardo. Roger de Wendover (registrado en Alison Weir) escribió: "Ella arregló los asuntos en el reino de acuerdo a su propio placer, y los nobles recibieron instrucciones de obedecerla en todos los aspectos". Ella emitió leyes que iban desde medidas sobre maíz y líquidos hasta nuevos estándares de acuñación, y la Reina del Sur se transformó en una figura popular en Inglaterra. Aunque Richard, en uno de sus intentos de tomar Tierra Santa, nombró a Hugh de Puiset y William Longchamp como cancilleres oficiales, como escribe Weir, Puiset y Longchamp miraron a Eleanor en busca de consejo y la obedecieron como si ella fuera la líder del Reino. El tiempo de Richard en Inglaterra fue escaso, solo cumplió tres de cada diez de sus años en sus dominios, y como tal, Leonor se quedó para defenderse de las hostilidades invasoras de Felipe II de Francia. En un caso, el rey de Francia engañó al hijo de Leonor, John, ofreciéndole tierra y poder si conspiraba contra el rey Ricardo. Eleanor se enteró de inmediato de tal intriga y rápidamente dejó el intento de traición, una vez más viajando por el reino de Richard y ordenando la lealtad de sus señores. Gran parte de los últimos años de vida de Leonor se dedicó a gobernar el Imperio angevino, su habilidad y sabiduría dan crédito a su perspicacia política ejemplar y al poder que ninguna reina tuvo durante su tiempo. Una verdadera & # 8220 mujer trabajadora & # 8221 del mundo medieval, algunas reinas castigadas psicologizadoras modernas tempranas como Leonor de Aquitania por su falta de participación con su descendencia & # 8221, pero esta teorización temprana de la infancia medieval contradice el consenso predominante y claramente no retiene el agua dada su defensa de ellos. [4]

Sigilium de Aliénor, Duquesa d & # 8217Aquitaine y Condesa de Anjou (imagen dominio público)

Durante el reinado de Leonor en Aquitania, supuestamente triunfó sobre muchos logros artísticos y literarios. Aunque la "Corte del Amor" existió, el consenso histórico está de acuerdo en que los logros literarios y artísticos en Poitiers son muy probablemente exagerados y deberían describirse más de cerca como "leyenda" que como un hecho. Si bien los mayores logros pueden haber sido la ficción, de hecho hay algo de verdad en el patrocinio de Eleanor y los "juicios" de los trovadores. Jean Markale escribe: "Durante su vida y después, rápidamente se convirtió en una heroína del romance cortesano, un símbolo particularmente colorido de las mujeres ideales del siglo XII". Si bien algunos relatos de logros literarios y artísticos existentes en Aquitania se remontan a Guillermo IX, Leonor pudo regresar a su corte y servir como la patrona más visible del romance, la poesía y el arte. Como coincide Meade, “si no era el gobierno que Henry esperaba instalar [en Aquitania], era uno que reflejaba a Eleanor y sus concepciones del estado ideal: música y poesía, amor y risa, libertad, justicia y un mínimo de de orden. En los [once] años sesenta y setenta, todos los caminos de Aquitania conducen a Poitiers y al palacio ducal, donde se estaban produciendo hechos que intrigaron a los aquitanos y asombraron al resto de Europa ”. Eleanor solía sentarse y escuchar las peleas de amantes, actuando como jurado con varios otros miembros de su corte. La corte escucharía sus preguntas sobre el amor y dictaminaría sobre asuntos de romance. Se dice que se escucharon alrededor de veintiún casos, el más famoso gira en torno a si el verdadero amor puede existir para el matrimonio. La corte del amor de Leonor tuvo importantes implicaciones culturales en la naturaleza y el concepto del amor y el romance durante la Edad Media, dando forma al pensamiento contemporáneo sobre el tema. El patrocinio de Leonor convirtió a Poitiers en un centro de poesía, música, arte y literatura, aunque hasta el punto en que todavía se discute. Independientemente, la reputación de Eleanor por su influencia cortesana está prácticamente intacta y esta influencia inminente la ha transformado en un legado cultural que vale la pena examinar. Probablemente valga la pena reconocer su forma de moldear las reglas de la caballería.

En el momento de su muerte en 1204 a los 80 años, Leonor de Aquitania fue reconocida como una de las mujeres más impresionantes de la historia medieval, desafió el papel tradicional de las reinas y se distinguió como una figura digna de admirar. Ayudó a su ciudad en la transformación de un centro de cultura y arte, obtuvo logros literarios y poéticos, y controló un imperio territorial muy fuerte. Eleanor logró mucho más que muchas reinas de su tiempo: era dura, inteligente, hermosa y poderosa. Sus habilidades y sabiduría la convirtieron en una de las figuras más veneradas de su tiempo. Los hombres poderosos a menudo acudían a ella y buscaban su ayuda cuando sus hijos estaban ausentes o eran demasiado tercos para escuchar a los consejeros. Leonor de Aquitania tuvo un tremendo poder político en dos países medievales, además de dejar un importante legado cultural.

[1] Alison Weir. Leonor de Aquitania: una vida. Nueva York: Ballantine Books (Jonathan Cape, 1999), Prefacio, iv, y en otros lugares.

[2] Jean Markale. Leonor de Aquitania: reina de los trovadores. Tradiciones internas, 2007.

[3] Marion Meade. Leonor de Aquitania: una biografía. Libros de pingüinos, 1991.

[4] Lisa Hilton. Queens Consort: Inglaterra y reinas medievales n. ° 8217. Weidenfeld y Nicholson, 2008, 6.


Bibliografía

Archetti, Eduardo. Masculinidades: Fútbol, ​​Polo y el Tango en Argentina, 1999.

Bethel, Leslie, ed. Argentina desde la independencia, 1993.

Quema, Jimmy. La tierra que perdió a sus héroes: Argentina, Malvinas y Alfonsín, 1987.

Crawley, Edward. Una casa dividida: Argentina, 1880-1984, 1984.

Escolar, Marcelo, Silvina Quintero Palacios y Carlos Reboratti. "Identidad Geográfica y Representación Patriótica en Argentina". En David Hooson, ed. Geografía e Identidad Nacional, págs. 346-366, 1994.

Femenia, Nora. Identidad nacional en tiempos de crisis: los guiones de la guerra Malvinas-Malvinas, 1996.

Foster, David William. La redemocratización de la cultura argentina, 1983 y años posteriores, 1989.

——. Buenos Aires: perspectivas de la ciudad y la producción cultural, 1998.

——, Melissa Fitch Lockhart y Darrell B. Lockhart. Cultura y costumbres de Argentina, 1998.

Goodrich, Diana Sorenson. Facundo y la construcción de las culturas argentinas, 1993.

Guy, Donna. Sexo y peligro en Buenos Aires: prostitución, familia y nación en Argentina, 1991.

Keeling, David J. Argentina contemporánea: una perspectiva geográfica, 1997.

Ludmer, Josefina. El Género Gauchesco: Un Tratado Sobre la Patria, 1988.

Masiello, Francine. Entre civilización y barbarie: mujer, nación y cultura literaria en la Argentina moderna, 1992.

Rock, David. Argentina 1516-1982, desde la colonización española hasta la Guerra de Malvinas, 1985.

Rowe, William y Vivian Schelling. Memoria y modernidad: cultura popular en América Latina, 1993.

Sarmiento, Domingo F. La vida en la República Argentina en la época de los tiranos o, civilización y barbarie, 1845, rev. 1961.

Savigliano, Marta. El tango y la economía política de la pasión, 1995.

Shumway, Nicolas. La Invención de Argentina, 1991.

Sikkink, Kathryn. Ideas e instituciones: desarrollismo en Brasil y Argentina, 1991.

Slatta, Richard. Gauchos y la frontera que se desvanece, 1983.

Solberg, Carl. Inmigración y nacionalismo: Argentina y Chile, 1890-1914, 1970.

Waissman, Carlos. Reversión del desarrollo en Argentina: políticas contrarrevolucionarias de posguerra y sus consecuencias estructurales, 1987.


Ver el vídeo: HISTORIA DE ESPAÑA 71 La España visigoda - Cultura y arte visigodos