Reseña: Volumen 43 - Historia militar

Reseña: Volumen 43 - Historia militar

Para almirantes de sillón, aficionados a la historia y entusiastas navales en todas partes, "A Naval Miscellany" es una colección indispensable y entretenida de hechos, anécdotas, listas, curiosidades e historias fascinantes y poco conocidas de nuestro pasado naval. Se incluyen héroes olvidados, errores increíbles, trivialidades sorprendentes e historias extrañas pero verdaderas. ¿Quiénes fueron los héroes navales del mundo antiguo y los peores almirantes del mundo? ¿Cuánto se le pagaba a un guardiamarina en el siglo XVIII? ¿Cuáles son los orígenes de las chabolas marinas? ¿Dónde están hoy las bases navales más grandes del mundo? ¿Y cómo flota un barco? ¡Todo está aquí en este pequeño libro que asombrará e iluminará incluso al estudiante más ávido de historia naval!

Alex de Quesada revela la historia completa de la Guardia Costera de los EE. UU. Durante la Segunda Guerra Mundial en este título de élite. En particular, el libro llama la atención sobre la historia poco conocida de cómo la Guardia Costera de los EE. UU. Dirigió varias lanchas de desembarco durante el Día D en 1944, además de proporcionar patrullas anti-submarinos cruciales durante los años de guerra. Varios militares de la Guardia Costera se perdieron en estas dos campañas, y su innegable contribución al esfuerzo bélico de Estados Unidos merece un mayor reconocimiento. La Guardia Costera también proporcionó aviadores y artilleros a la Marina Mercante y servicios de seguridad portuaria tripulados. Todos estos roles están completamente explicados e ilustrados con fotografías raras y obras de arte especialmente encargadas.

Durante el siglo XIX, Gran Bretaña entró en tres guerras brutales con Afganistán, en cada una de las cuales los británicos intentaron y fracasaron por hacerse con el control de un territorio belicoso e impenetrable. Las dos primeras guerras (1839-42 y 1878-81) fueron guerras del Gran Juego; los intentos del Imperio Británico de combatir la creciente influencia rusa cerca de las fronteras de la India. El tercero, que se libró en 1919, fue una guerra santa declarada por Afganistán contra la India británica, en la que más de 100.000 afganos respondieron al llamado y reunieron una fuerza que resultaría demasiado grande para el ejército imperial británico. Cada una de las tres guerras estuvo plagada de desastres militares, largos asedios y costosos enfrentamientos para los británicos, y la historia ha demostrado que los afganos son un enemigo formidable y su país invencible. Este libro revela la historia de estas tres guerras anglo-afganas, las luchas por el poder imperial que llevaron al conflicto y las tortuosas experiencias de los hombres sobre el terreno. El libro concluye con una breve descripción de los antecedentes del conflicto actual en Afganistán y esboza los paralelos históricos.

Desde su asiento en Xanadu, el gran emperador mongol de China, Kubla Khan, había planeado durante mucho tiempo una invasión de Japón. Sin embargo, fue solo con la adquisición de Corea, que el Khan obtuvo los recursos marítimos necesarios para una operación anfibia tan importante. Escrito por el experto en guerra oriental Stephen Turnbull, este libro cuenta la dramática historia de las dos invasiones mongoles de Japón que enfrentaron a los amos de las estepas contra los nobles samuráis. Usando mapas detallados, ilustraciones y obras de arte recientemente encargadas, Turnbull traza la historia de estas grandes campañas, que incluyeron numerosas incursiones sangrientas en las islas japonesas, y terminaron con el famoso kami kaze, el viento divino, que destruyó la flota mongola y viviría. en la conciencia japonesa y dar forma a su pensamiento militar durante los siglos venideros.


Los guardabosques de América del Norte sirvieron en las guerras de los siglos XVII y XVIII entre colonos y tribus nativas americanas. Los soldados regulares no estaban acostumbrados a la guerra fronteriza, por lo que se desarrollaron compañías de guardabosques. Los guardabosques eran soldados a tiempo completo empleados por los gobiernos coloniales para patrullar entre las fortificaciones fronterizas fijas en el reconocimiento, proporcionando una alerta temprana de las incursiones. En las operaciones ofensivas, eran exploradores y guías, ubicando aldeas y otros objetivos para las fuerzas de tarea extraídas de la milicia u otras tropas coloniales. [ cita necesaria ]

El padre del rango estadounidense es el coronel Benjamin Church (c. 1639-1718). [2] Fue el capitán de la primera fuerza de Rangers en América (1676). [3] Church fue comisionado por el gobernador de la colonia de Plymouth, Josiah Winslow, para formar la primera compañía de guardabosques para King Philip's War. Más tarde empleó a la compañía para asaltar Acadia durante la Guerra del Rey William y la Guerra de la Reina Ana.

Benjamin Church diseñó su fuerza principalmente para emular los patrones de guerra de los nativos americanos. Con este fin, se esforzó por aprender de Nativos americanos como luchar igual que Nativos americanos. [2] Los estadounidenses se convirtieron en guardabosques exclusivamente bajo la tutela de los aliados indios. (Hasta el final del período colonial, los guardabosques dependían de los indios como aliados y maestros). [4] Church desarrolló una unidad especial de tiempo completo mezclando colonos blancos, seleccionados por sus habilidades fronterizas, con nativos americanos aliados para llevar a cabo ataques ofensivos contra nativos americanos hostiles en un terreno donde las unidades de la milicia normales eran ineficaces.

Under Church sirvió al padre y abuelo de dos famosos guardabosques del siglo XVIII: John Lovewell y John Gorham, respectivamente. [5] Rogers 'Rangers fue establecido en 1751 [6] por el Mayor Robert Rogers, quien organizó nueve compañías de Rangers en las colonias americanas. Estas primeras unidades de infantería ligera estadounidenses organizadas durante la guerra francesa e india se llamaban "Rangers" y a menudo se las considera el lugar de nacimiento espiritual de los modernos Rangers del ejército.

Las tropas provinciales fueron reclutadas por los gobernadores coloniales y las legislaturas para operaciones extendidas durante las guerras francesa e india. Las tropas provinciales se diferenciaban de la milicia en que eran una organización militar de tiempo completo que realizaba operaciones extendidas. Se diferenciaron del ejército británico regular en que fueron reclutados solo para una temporada de campaña en ese momento. Estas fuerzas se reclutaron a menudo mediante un sistema de cuotas aplicado a la milicia. Los funcionarios fueron nombrados por los gobiernos provinciales. Durante el siglo XVIII, el servicio de la milicia se consideró cada vez más como una prerrogativa de los bien establecidos sociales y económicos, mientras que las tropas provinciales llegaron a ser reclutadas entre miembros diferentes y menos arraigados de la comunidad. [7] [8] [9] [10] [11] [12] [13] [14] [15] [16]

Las primeras fuerzas provinciales en la Norteamérica británica se organizaron en la década de 1670, cuando varios gobiernos coloniales reclutaron compañías de guardabosques por un año de servicio pagado para proteger sus fronteras (ver más arriba). [17] Las principales operaciones durante la Guerra del Rey William fueron realizadas por tropas provinciales de la Bahía de Massachusetts. Durante la Guerra de la Reina Ana, las tropas provinciales de la bahía de Massachusetts, Connecticut y New Hampshire constituían el grueso de las fuerzas inglesas. [18] Durante la Guerra del Rey Jorge, las fuerzas terrestres que tomaron Louisbourg fueron abastecidas en su totalidad por Massachusetts, Connecticut, New Hampshire y Rhode Island. [19] Durante la Guerra Francesa e India, el gobierno británico en Londres asumió un papel cada vez más destacado, relegando a las tropas provinciales a un papel no combativo, en gran parte como pioneros y tropas de transporte, mientras que la mayor parte de la lucha fue realizada por los regulares. Armada británica. Sin embargo, las contribuciones de Connecticut, la bahía de Massachusetts, New Hampshire y Rhode Island fueron fundamentales. [20]

El comienzo del ejército de los Estados Unidos radica en los gobiernos locales que crearon milicias que inscribieron a casi todos los hombres blancos libres. La milicia no se empleó como fuerza de combate en operaciones importantes fuera de la jurisdicción local. En cambio, la colonia solicitó (y pagó) voluntarios que sirvieran en las tropas de guardabosques y otras tropas provinciales (ver arriba), muchos de los cuales también eran miembros de la milicia. La amenaza indígena local terminó en 1725 en la mayoría de los lugares, después de lo cual el sistema de milicias se utilizó poco a excepción de los roles ceremoniales locales. [21]

El sistema de milicias revivió al final de la era colonial, a medida que se acercaba la Revolución Americana se acumulaban armas y se iniciaba un entrenamiento intensivo. La milicia jugó un papel de lucha importante en la Revolución, especialmente al expulsar a los británicos de Boston en 1776 y capturar la fuerza de invasión británica en Saratoga en 1777. Sin embargo, la mayor parte de la lucha estuvo a cargo del Ejército Continental, compuesto por soldados regulares. [21]

Las acciones militares en las colonias fueron el resultado de conflictos con los nativos americanos en el período de la colonización por los colonos, como la Guerra Pequot de 1637, la Guerra del Rey Felipe en 1675, la Guerra de Susquehannock en 1675–77, [22] y la Guerra Yamasee en 1715. La Guerra del Padre Rale (1722-1725) ocurrió en Maine y Nueva Escocia. También se produjeron levantamientos de esclavos, como la Rebelión de Stono en 1739. Finalmente, estuvo la Guerra del Padre Le Loutre, que también involucró a los acadianos, en el período previo a la Guerra de Francia e India. [ cita necesaria ]

La Guerra de Kieft fue un conflicto entre colonos holandeses e indios en la colonia de Nueva Holanda desde 1643 hasta 1645. La lucha incluyó incursiones y contraataques. Fue sangrienta en proporción a la población, más de 1.600 nativos fueron asesinados en un momento en que la población europea de Nueva Amsterdam era de solo 250.

Los británicos lucharon contra los españoles en la Guerra de Jenkins 'Ear, 1739-1748. Después de 1742, la guerra se fusionó con la Guerra de Sucesión de Austria, que involucró a la mayoría de las potencias de Europa. Georgia rechazó una invasión española de Georgia en 1742, y continuaron algunos combates fronterizos esporádicos. La guerra se fusionó con la Guerra del Rey Jorge, que terminó con el Tratado de Aix-la-Chapelle en 1748.

A partir de 1689, las colonias también se vieron envueltas con frecuencia en una serie de cuatro guerras importantes entre Inglaterra (más tarde Gran Bretaña) y Francia por el control de América del Norte, la más importante de las cuales fue la Guerra de la Reina Ana, en la que los británicos ganaron la Acadia francesa (Nova Scotia) y la guerra final entre Francia e India (1754-1763), cuando Francia perdió todo Canadá. Esta guerra final dio a miles de colonos experiencia militar, incluido George Washington, que utilizaron durante la Revolución Americana.

Gran Bretaña y Francia lucharon en una serie de cuatro guerras francesas e indias, seguidas de otra guerra en 1778 cuando Francia se unió a los estadounidenses en la Revolución Americana. Los colonos franceses en Nueva Francia fueron superados en número 15-1 por las 13 colonias americanas, [23] por lo que los franceses dependieron en gran medida de los aliados indios.

Las guerras fueron largas y sangrientas, causando un inmenso sufrimiento a todos los involucrados. A la larga, los indios fueron los mayores perdedores, muchos estaban del lado perdedor, ya que España y Francia fueron derrotadas y, por lo tanto, no pudieron brindarles más apoyo. Los colonos fronterizos se vieron expuestos a incursiones indias repentinas, muchos fueron asesinados o capturados, y aún más se vieron obligados a retirarse de la frontera. Una forma rentable de actividad en tiempos de guerra en la que participaron los colonos fue el corso: la piratería legalizada contra los barcos mercantes enemigos. Otro era cazar indios enemigos con el propósito de arrancarles el cuero cabelludo y reclamar la recompensa en efectivo ofrecida por los gobiernos coloniales. [24]

Guerra del rey Guillermo: 1689–1697 Editar

La Guerra del Rey Guillermo (1689-1697) (también conocida como la "Guerra de los Nueve Años") [25] fue una fase del conflicto anglo-francés más grande que se produjo en la India y en América del Norte. Nueva Francia y la Confederación Wabanaki unieron fuerzas para lanzar varias incursiones contra los asentamientos de Nueva Inglaterra al sur del actual Maine, cuya frontera Nueva Francia definía como el río Kennebec en el sur de Maine. [26]

Sir William Phips se trasladó con su milicia de Nueva Inglaterra en 1690 para tomar las fortalezas francesas en Port Royal y en Quebec, este último comandado por Comte de Frontenac, el gobernador de Nueva Francia. Phips conquistó la capital de Acadia y varias otras comunidades de la colonia (por ejemplo, la batalla de Chedabucto). (El actual Maine y New Brunswick seguían siendo territorios en disputa entre Nueva Inglaterra y Nueva Francia.) El ultimátum escrito de Phips exigiendo la rendición de Fontenac en Quebec llevó a Frontenac a decir que su respuesta vendría sólo "de la boca de mis cañones y mosquetes".

La milicia de Nueva Inglaterra tuvo que contar con las formidables defensas naturales de Quebec, su número superior de soldados y la llegada del invierno, y Phips finalmente navegó de regreso a Boston con su fuerza hambrienta, asolada por la viruela y desmoralizada. Su fracaso muestra un creciente reconocimiento de la necesidad de replicar las técnicas de combate europeas y de acercarse a la política de guerra en Londres para lograr el éxito militar. [27]

Los iroqueses sufrieron mucho en la Guerra del Rey William y fueron incorporados a la red comercial francesa, junto con otros indios occidentales. El trato de los colonos a las tribus indias después de la guerra del rey Felipe condujo directamente a la participación de la tribu Wabanaki en la guerra. Conservó un poder significativo en relación con los colonos, a diferencia de las tribus del sur de Nueva Inglaterra, y rechazó los intentos de ejercer autoridad sobre ellos. Los tratados celebrados durante 1678-1684 incluían concesiones a la soberanía india, pero esas concesiones se ignoraron en gran medida en la práctica. [ cita necesaria ] La expansión de los asentamientos alimentó las tensiones y llevó a las amenazas indias de una repetición de la violencia de la Guerra del Rey Felipe y ofreció una oportunidad a los franceses, quienes formaron varias alianzas nuevas. La falta de estabilidad y autoridad evidenciada por el encarcelamiento del gobernador Andros en 1689 combinada con los agravios existentes y el estímulo francés llevó a los ataques de Wabanaki a los asentamientos en la costa noreste, un patrón que se repitió hasta la retirada de los franceses en 1763 [28].

La guerra de la reina Ana Editar

La Guerra de la Reina Ana (1702-1713) fue el lado colonial de la Guerra de Sucesión española, que se libró principalmente en Europa por cuestiones europeas. El conflicto también involucró a varias tribus de indios americanos y España, que estaba aliada con Francia. [29]

El gobernador de Carolina, James Moore, dirigió un ataque fallido en 1702 contra San Agustín, la capital de la Florida española, y dirigió una de varias expediciones de incursión en 1704-6 que acabó con gran parte de la población indígena de Florida. Thomas Nairne, el agente indio de la provincia de Carolina, planeó una expedición de la milicia Carolinan y sus aliados indios para destruir el asentamiento francés en Mobile y el asentamiento español en Pensacola. La expedición nunca se materializó, pero los carolinos proporcionaron armas de fuego a sus aliados, que los tallapoosas usaron en su sitio de Pensacola. Estos guerreros demostraron su eficacia en la combinación de tácticas nativas y armas europeas, pero los colonos no pudieron compensarlos adecuadamente y subestimaron seriamente su importancia como clave para el equilibrio de poder en el interior sureste. En consecuencia, los Tallapoosa y otras tribus habían cambiado su lealtad al otro lado en 1716 y se prepararon para usar lo que habían aprendido contra los asentamientos de Carolina del Sur. [30]

La Confederación francesa y Wabanaki intentaron frustrar la expansión de Nueva Inglaterra en Acadia, cuya frontera Nueva Francia definía como el río Kennebec en el sur de Maine. [26] Con este fin, ejecutaron redadas contra objetivos en Massachusetts (incluido el actual Maine), comenzando con la Campaña de la Costa Noreste.

En 1704, las fuerzas francesas e indias atacaron varias aldeas y Deerfield, Massachusetts, estaba preparada para un ataque. El ataque se produjo durante la noche del 28 de febrero de 1704 gran parte de la aldea fue incendiada, muchos murieron y otros fueron llevados cautivos. Diecisiete de los cautivos murieron en el camino a Canadá, ya que resultaron heridos y no pudieron mantener el ritmo, y el hambre cobró vidas adicionales.

El mayor Benjamin Church tomó represalias al asaltar Acadia (ver Incursión en Grand Pre) y capturó prisioneros para pedir rescate, siendo el cautivo acadiense más famoso Noel Doiron. Finalmente, 53 cautivos de Nueva Inglaterra regresaron a casa, incluido uno de los objetivos de los invasores, el reverendo John Williams. Sus relatos de la experiencia lo hicieron famoso en todas las colonias. [31] Carolina del Sur era especialmente vulnerable, y Charleston rechazó un intento de incursión de las flotas francesa y española en el verano de 1706.

Los corsarios franceses infligieron graves pérdidas a las industrias pesquera y marítima de Nueva Inglaterra. El corsario finalmente se frenó en 1710 cuando Gran Bretaña brindó apoyo militar a sus colonos estadounidenses, lo que resultó en la conquista británica de Acadia (que se convirtió en la península de Nueva Escocia), la base principal utilizada por los corsarios. [32] La guerra terminó con una victoria británica en 1713. Por el Tratado de Utrecht, Gran Bretaña ganó Acadia, la isla de Terranova, la región de la Bahía de Hudson y la isla caribeña de St. Kitts. Francia estaba obligada a reconocer la influencia británica en la región de los Grandes Lagos.

Después de la Guerra de la Reina Ana, las relaciones se deterioraron entre Carolina y las poblaciones indígenas cercanas, lo que resultó en la Guerra Yamasee de 1715. La Guerra del Padre Rale unos años más tarde, cambió el poder en el noreste.

La guerra del padre Rale Editar

Sin embargo, la guerra continuó en Acadia. La Guerra del Padre Rale (1722-1725), también conocida como Guerra de Dummer, fue una serie de batallas entre Nueva Inglaterra y la Confederación Wabanaki, que se aliaron con Nueva Francia. Después de la conquista de Acadia por Nueva Inglaterra en 1710, la parte continental de Nueva Escocia estaba bajo el control de Nueva Inglaterra, pero tanto el actual New Brunswick como prácticamente todo el actual Maine siguieron siendo territorio en disputa entre Nueva Inglaterra y Nueva Francia. Nueva Francia estableció misiones católicas entre las tres aldeas nativas más grandes para asegurar su derecho a la región: una en el río Kennebec (Norridgewock), una más al norte en el río Penobscot (Penobscot) y una en el río St. John ( Medoctec). [33] [34]

La guerra comenzó en dos frentes cuando Nueva Inglaterra se expandió a través de Maine y cuando Nueva Inglaterra estableció un asentamiento en Canso, Nueva Escocia. Maine cayó ante los habitantes de Nueva Inglaterra con la derrota del padre Sébastien Rale en Norridgewock y la posterior retirada de los indios de los ríos Kennebec y Penobscot a St. Francis y Becancour, Quebec. [35]

Guerra del Rey Jorge Editar

La Guerra del Rey Jorge (1744-1748) fue la fase norteamericana de la Guerra de Sucesión de Austria. En 1745, las fuerzas navales y terrestres de Massachusetts capturaron la base estratégica francesa en la isla del Cabo Bretón en el Asedio de Louisbourg. Durante la guerra, los franceses hicieron cuatro intentos de recuperar Acadia al capturar la capital Annapolis Royal, siendo el intento más famoso la fallida expedición Duc d'Anville. Recuperaron la fortaleza Louisbourg en el tratado de paz.

Los franceses lideraron a los aliados indios en numerosas redadas, como la del 28 de noviembre de 1745 que destruyó el pueblo de Saratoga, Nueva York, matando y capturando a más de un centenar de sus habitantes. La guerra se fusionó con la Guerra del oído de Jenkins contra España y terminó con el Tratado de Aix-la-Chapelle en 1748.

La guerra del padre Le Loutre Editar

Dentro de Acadia y Nueva Escocia, la Guerra del padre Le Loutre (1749-1755) comenzó cuando los británicos fundaron Halifax. Durante la Guerra del Padre Le Loutre, Nueva Francia estableció tres fuertes a lo largo de la frontera del actual Nuevo Brunswick para protegerlo de un ataque de Nueva Inglaterra desde Nueva Escocia. La guerra continuó hasta la victoria británica en Fort Beausejour, que desalojó al padre Le Loutre de la región, poniendo fin a su alianza con Maliseet, Acadians y Mi'kmaq. [36]

Guerra francesa e india: 1754-1763 Editar

Las tropas provinciales, a diferencia de las milicias, fueron reclutadas por los trece gobiernos coloniales en respuesta a las cuotas anuales establecidas por los comandantes en jefe británicos. Estas tropas prestaron servicio en la mayoría de las campañas y el empleo en toda América del Norte durante la Guerra de los Siete Años.

Pensilvania Editar

La guerra comenzó en 1754 cuando la milicia de Virginia dirigida por el coronel George Washington avanzó hacia el territorio controlado por los franceses cerca de la actual Pittsburgh. Washington fue capturado en Fort Necessity después de tender una emboscada a una compañía francesa y liberado. Regresó con los 2100 regulares británicos y colonos estadounidenses bajo el mando del general británico Edward Braddock, que fue destruido decisivamente en la batalla de Monongahela en julio de 1755. [37] [38]

Acadia / Nueva Escocia Editar

A pesar de la conquista británica de Acadia en 1710, Acadia / Nueva Escocia permaneció dominada por acadianos católicos y mi'kmaq. Los británicos no hicieron un esfuerzo militar concertado para controlar la región hasta 1749 cuando fundaron Halifax, lo que provocó la guerra del padre Le Loutre. La guerra francesa e india se extendió a la región con una victoria británica en la batalla de Fort Beauséjour (1755). Inmediatamente después de esta batalla, las fuerzas británicas y de Nueva Inglaterra participaron en numerosas campañas militares destinadas a asegurar su control de la región. [ cita necesaria ]

Nueva York Editar

Provincia Superior de Nueva York: 8 de septiembre de 1755 y el comandante William Johnson liderando la 'Batalla del lago George' (antes conocido como Lac du Saint Sacrement) Batalla del lago George.

Los defensores británicos en Fort William Henry (en el extremo sur del lago George) fueron rodeados por una abrumadora fuerza francesa y sus aliados indios de muchas tribus en agosto de 1757. Los británicos se rindieron a los franceses después de que se les ofrecieron términos que incluían protección contra los indios. No obstante, las costumbres de los guerreros indios permitieron la esclavitud de algunos soldados enemigos capturados y el cuero cabelludo de otros, e ignoraron los esfuerzos franceses para evitar la masacre. Mataron o capturaron a centenares de miembros de la fuerza rendida, incluidos mujeres y niños. Algunos de los que se les cortó el cuero cabelludo tenían viruela, y los cueros cabelludos fueron llevados a numerosos pueblos indígenas como trofeos, donde provocaron una epidemia que mató a miles de indígenas. [ cita necesaria ]

A principios de julio de 1758, el general británico James Abercromby con una fuerza de más de 15.000 atacó al general Louis-Joseph de Montcalm y su guarnición de 3.500 tropas francesas y canadienses en Fort Carillon, que dominaba el lago Champlain. Los británicos tenían 44 cañones, el más pesado pesaba más de 5,000 libras. El fuerte fue posteriormente llamado Ticonderoga por los británicos y controlaba el acceso al Canadá francés. La fuerza de Abercromby incluía a 5.825 regulares británicos de abrigo rojo, incluidos los Royal Highlanders. Tenía 9.000 soldados coloniales de Massachusetts, Connecticut, Nueva York, Rhode Island, Nueva Hampshire y Nueva Jersey. Unos 400 guerreros Mohawk se unieron. El ataque de Abercromby se desorganizó y sufrió la peor derrota británica de la guerra, con más de 2.000 muertos. Se retiró y la campaña terminó en fracaso. [ cita necesaria ]

Louisbourg Modificar

Mientras tanto, Lord Jeffery Amherst capturó la gran fortaleza francesa de Louisbourg en la isla del Cabo Bretón (ahora parte de Nueva Escocia). La gran fuerza naval británica de Amherst de más de 170 barcos y 13,000 hombres fue atacada furiosamente por los defensores franceses hasta que el general británico James Wolfe encontró un lugar seguro para desembarcar fuera de la vista de los franceses. El asedio finalmente exitoso duró siete semanas. Con la caída de Louisbourg, los acadianos pronto fueron expulsados ​​de Acadia a lugares como Francia y Luisiana. [ cita necesaria ]

Canadá Editar

En Londres, el primer ministro William Pitt nombró a Amherst como su nuevo comandante en jefe de América del Norte para 1759. La victoria de Louisbourg abrió el río San Lorenzo a los británicos, y Amherst ideó un ataque de tres frentes contra el Canadá francés: un empujón por el San Lorenzo para atacar Quebec, otra invasión hacia el norte desde Albany a través de los lagos George y Champlain, y presión contra los franceses en el oeste en Fort Niagara. La batalla de 1759 por la ciudad de Quebec se libró en las llanuras de Abraham y decidió el futuro de Canadá, ya que las fuerzas británicas al mando del general James Wolfe derrotaron al ejército francés del general Louis-Joseph Montcalm. Ambos generales murieron.

Edición heredada

Anderson (2006) sugiere que la guerra jugó un papel desencadenante fundamental en la Revolución Americana. Él cree que Estados Unidos logró convertirse en una nación gracias a la influencia de esta guerra, y sugiere que tal vez debería conocerse como "la guerra que hizo América".

La masacre de Fort William Henry ha moldeado las actitudes culturales estadounidenses hacia los indios. Fue sólo uno de los muchos episodios de derramamiento de sangre indiscriminado, toma de cautivos y relaciones trastornadas entre indios y colonos estadounidenses. Incluso en Pensilvania, una colonia que nunca había conocido una guerra india antes de 1755, el resentimiento contra los indios se convirtió en algo así como un sentimiento mayoritario en 1764. La mayoría de los grupos indios se pusieron del lado de los británicos en la Guerra Revolucionaria, y la animosidad solo creció. [39]

El novelista estadounidense James Fenimore Cooper escribió El último de los mohicanos en 1826, una novela muy leída que fue adaptada para varias películas de Hollywood. Cooper se refiere a los peligrosos "salvajes" y muestra su disposición a matar. El libro crea una impresión duradera de la falta de confianza y peligrosidad de los indios en general, según Michael Hilger. Un tema de larga data en la cultura popular estadounidense ha retratado a los indios como salvajes en busca de venganza que buscan arrancar el cuero cabelludo a sus enemigos. [40]

La victoria de Wolfe sobre Montcalm fue un momento decisivo en la configuración de la autoimagen de los canadienses angloparlantes, mientras que el Canadá francófono se ha negado a permitir conmemoraciones. [41]

En 1760, el comandante británico Lord Amherst terminó abruptamente la distribución de obsequios de artículos de hierro, armas y municiones a los indios, una práctica francesa de la que los indios se habían vuelto dependientes. El jefe Pontiac (1720-1769) fue un jefe de la tribu de Ottawa que asumió el liderazgo en el área de Detroit. Otros jefes de la confederación de tribus dispersas dirigieron ataques contra todos los fuertes británicos en el área de los Grandes Lagos en la primavera de 1763. Ocho puestos de avanzada fueron invadidos , y las líneas de suministro británicas se cortaron a través del lago Erie. Los asedios de los indios fracasaron en Fort Detroit y Fort Pitt. En este punto, llegaron noticias de la completa capitulación francesa y la retirada de América del Norte, y la iniciativa india colapsó rápidamente. Pocas unidades militares estadounidenses participaron, ya que los regulares británicos se encargaron de la acción. La Corona británica emitió una proclamación en octubre de 1763 prohibiendo a los colonos estadounidenses entrar en territorio indio al oeste de los Apalaches, con la esperanza de minimizar el conflicto futuro y trazando planes para un estado satélite indio en la región de los Grandes Lagos. [42]

Al expulsar a los franceses de América del Norte, la victoria británica hizo imposible que los iroqueses y otros grupos nativos enfrentaran a las potencias europeas rivales entre sí. Los indios que se habían aliado con Francia se dieron cuenta de su débil posición cuando Amherst canceló la entrega de regalos. Reaccionaron rápidamente a los cambios abruptos de Gran Bretaña en los términos de intercambio y la suspensión de la entrega de obsequios diplomáticos, lanzando una ofensiva destinada a expulsar a las tropas británicas de sus fuertes y enviando grupos de asalto que causaron pánico cuando los refugiados estadounidenses huyeron hacia el este. La coalición india obligó a las autoridades británicas a rescindir las políticas ofensivas y renovar los obsequios. En 1764, las diversas tribus llegaron a un acuerdo con Gran Bretaña y los líderes indios se dieron cuenta de que su capacidad para organizarse y librar la guerra no era tan poderosa como antes. Sin una potencia europea competidora para armarlos y abastecerlos, simplemente no podrían seguir luchando una vez que se quedaran sin pólvora y suministros. [43]

La Proclamación de 1763 enfureció a los colonos estadounidenses ansiosos por moverse hacia el oeste, la ignoraron en gran medida y vieron al gobierno británico como un aliado de los indios y un obstáculo para sus objetivos. Como sostiene Dixon (2007), "Frustrados por la incapacidad de su gobierno para enfrentarse a los indios, los colonos del interior concluyeron que la mejor manera de garantizar la seguridad era confiar en sus propios dispositivos". Tales acciones eventualmente los empujaron a un conflicto directo con el gobierno británico y finalmente demostraron ser una de las principales fuerzas que llevaron al apoyo fuera del país a la Revolución Americana. [44]


140 ° Regimiento de Infantería

Reunido en: 13 de septiembre de 1862
Reunido: 3 de junio de 1865

Lo siguiente está tomado de Nueva York en la Guerra de Rebelión, 3ª ed. Frederick Phisterer. Albany: Compañía J. B. Lyon, 1912.
El 8 de agosto de 1862, el capitán Hiram Smith recibió la autoridad para reclutar este regimiento, se organizó en Rochester con Patrick H. O'Rorke como coronel, y allí se incorporó al servicio de los Estados Unidos durante tres años el 13 de septiembre de 1862. 26 de junio De 1863, los hombres de tres años del 13º de Infantería, y el 6 de octubre de 1864, los miembros del 44º de Infantería, no reunidos con sus regimientos, fueron trasladados a ella. El 3 de junio de 1865, los hombres que no debían ser reclutados con él fueron trasladados a la 5ª Infantería de Veteranos.
Las empresas fueron contratadas principalmente: A en Brockport B, C, E, F y K en Rochester D en Rochester, Brighton, Gates, Penfield y West Webster G en Rochester y Churchville H en Rochester, Brockport y Fairport y I en Chili, Grecia , Penfield, Rochester, Ogden, Henrietta y Parma.
El regimiento abandonó el Estado el 19 de septiembre de 1862 sirvió en la Brigada Provisional, División Casey, defensas de Washington, desde septiembre de 1862 en la 2a Brigada, 2a División, 12o Cuerpo, a partir de octubre de 1862 en la 3a Brigada, 2da División, 5.o Cuerpo, desde noviembre de 1862 en la 1.a Brigada, 1.a División, 5.o Cuerpo, desde marzo de 1864 en la 1.a Brigada, 2.a División, 5.o Cuerpo, desde el 6 de junio de 1864 y, bajo el mando del Coronel WS Grantsyne, fue dado de baja honorablemente y reclutado el 3 de junio de 1865, cerca de Alexandria, Virginia.
Durante su servicio el regimiento perdió por muerte, muerto en combate, 4 oficiales, 86 alistados de heridas recibidas en combate, 4 oficiales, 46 alistados por enfermedad y otras causas, 2 oficiales, 169 alistados en total 10 oficiales, 301 alistados En total, 311 de los cuales 1 oficial, 78 alistados, murieron en manos del enemigo.

Lo siguiente está tomado de El ejército de la Unión: una historia de los asuntos militares en los estados leales, 1861-65 - registros de los regimientos del ejército de la Unión - ciclopedia de batallas - memorias de comandantes y soldados. Madison, WI: Pub federal. Co., 1908. volumen II.
Ciento cuarenta de infantería. & MdashCols., Patrick H. O & # 39Rorke, George Ryan, Elwell S. Otis, William S. Grantsyne Teniente-Coronel., Louis Ernest, Isaiah F. Force, Elwell S. Otis, William S. Grant-syne, W. James Clark Mays., Milo L. Starks, Benjamin F. Harman, William J. Clark, Willard Abbott, Isaiah F. Force. El 140, el & quot; Caballo de carreras de Rochester & quot; fue reclutado en el condado de Monroe, organizado en Rochester, y allí se incorporó al servicio de los EE. UU. El 13 de septiembre de 1862 durante tres años. En junio de 1863, recibió por transferencia a los hombres de tres años del 13 N. Y., y en octubre de 1864, a los veteranos y reclutas del 44. El regimiento abandonó el estado el 19 de septiembre de 1862, se dirigió a Washington y se unió al Ejército del Potomac en noviembre, siendo asignado a la 3ª brigada (Warren) de la 2ª división (Sykes) del 5º cuerpo. Con este mando fue atacado por primera vez en la batalla de Fredericksburg, donde perdió algunos hombres heridos y desaparecidos. El quinto cuerpo sólo participó parcialmente en Chancellorsville, aunque el I40 perdió 21 muertos, heridos y desaparecidos en esa desastrosa batalla. Al describir a este valiente y combativo regimiento, el coronel Fox dice: `` El coronel O '' Rorke fue asesinado en Gettysburg mientras dirigía a sus hombres a la acción en Little Round Top, donde su pronta acción ayudó en gran medida a tomar esa importante posición, y el regimiento perdió allí 26 muertos, 89 heridos y 18 desaparecidos. El 140 estaba entonces en la división de Ayres, la división de regulares. En 1864, los regulares fueron puestos en brigada en un comando bajo el mando de Ayres, y la 140ª fue colocada en la misma brigada que la división fue comandada por el general Charles Griffin. Pero en junio de 1864, el regimiento fue transferido a la 1ª Brigada de Ayres (2ª) división. This brigade was commanded in turn by Col. Gregory, Gen. Joseph Hayes, Col. Otis, and Gen. Winthrop. The latter officer fell mortally wounded at Five Forks. The regiment was in the hottest of the fighting at the Wilderness and suffered severely there, losing 23 killed, 118 wounded and 114 captured or missing total, 255. Three days later it was engaged in the first of the series of battles at Spbttsylvania, in which action Col. Ryan and Maj. Starks were killed. At Spottsylvania the casualties in the regiment were 12 killed and 48 wounded and at the Weldon railroad, 4 killed, 19 wounded and 51 captured or missing. The regiment was composed of exceptionally good material the men were a neat, clean lot, and in their handsome Zouave costume attracted favorable attention wherever they appeared." The 140th took part in nearly all the great engagements of the Army of the Potomac from Fredericks-burg to the close of the war. It was actively engaged at Chancellorsville, Gettysburg, Wilderness, Spottsylvania, Bethesda Church, siege of Petersburg, Weldon railroad, Poplar Spring Church, Hatcher's run, White Oak road and Five Forks, It was present at Fredericksburg, Bristoe Station, Rappahannock Station, in the Mine Run campaign, North Anna, Totopotomy, White Oak swamp and Appomattox. Other important losses incurred besides those above detailed were, 60 wounded and missing at Bethesda Church 22 killed, wounded and missing in the first assault on Petersburg 23 killed and wounded at Hatcher's run and 57 killed, wounded and missing during the final Appomattox campaign. Col. O'Rorke, when he was killed at Gettysburg, was mounted on a rock at Little Round Top, cheering on his men. He graduated at the head of his class at West Point in 1861 and was only 25 years of age when killed. The regiment was mustered out June 3, 1865, near Alexandria, Va., under Col. Grantsyne. Its total enrollment during service was 1,707, of whom 533 were killed and wounded 8 officers and 141 men were killed and died of wounds 2 officers and 168 men died of disease and other causes total deaths, 319, of whom 77 died in Confederate prisons.

140th Regiment NY Volunteer Infantry | Regimental Color | Guerra civil

In September 1862 the 140th Regiment NY Volunteer Infantry received this painted silk regimental color from a group of young ladies from Rochester.…


Colonial and Revolutionary War (Virginia)

Check the online catalog under the subject headings Virginia–History–Colonial period, ca. 1600-1775 y Virginia–History–Revolution, 1775-1783 for more publications on these eras.

Reprint of 1929 edition. Compiled from the land bounties filed in the Virginia Land Office for land grants issued in Kentucky and Ohio as reward for military service in the Revolutionary War. The claims of heirs as well as soldiers are listed therefore some family relationships can be traced. Index for vols. 1-2 in vol. 2, for vol. 3 in vol. 3.

Also available as v. 2 of Virginia colonial records. Regiment rosters, land bounty certificate lists, militia officers, and miscellaneous lists of militia men serving in the wars from 1651 to 1776. Comprehensive index.

Abstracts of Revolutionary War pension applications. Information includes name of soldier, summary of service, list of supportive documents registered with the applications, and number and date of certificate issued. Index in each volume.

Briefly identifies each soldier and gives the source of the service record. Key to sources: p. xiii.

Describes the services of each company in the war. List of officers, by county lists of pensioners. Índice.

Reprint of the 3d ed. of 1894. Index of Virginia revolutionary soldiers given by W.T.R. Saffell in the third edition of his work published in Baltimore in 1894 index to officers in the 1st, 2nd, 3rd, 4th, 5th, 6th, and 11th Virginia regiments as given in volume I. of Palmer’s Calendar of Virginia state papers …”: p. 39-43.

Abstracts of pension applications, including supportive depositions. Information about the family usually included. Index in each volume.

Includes “Roster of the Virginia Navy of the Revolution”: pp. 187-271.

A reprint with additions of the genealogical sections initiated in the second issue of the magazine, Sons of the revolution in the state of Virginia. Includes genealogies of colonial and revolutionary Virginians.

Extracted from documents accompanying Virginia General Assembly, House of Delegates, Journal, 1833-1834. Lists name of soldier, rank, line and time of service, number of acres granted, and date of warrant.

Part 1: list of members of the Virginia chapter of the DAR, with reference to each member’s patriot ancestor(s). Part 2: A list of ancestors officially recognized by the DAR as patriots. Each entry includes the patriot’s birth and death dates place, date, and rank of Revolutionary service and reference to DAR members.


UNCENSORED HISTORY: Dark Chapters Of History: Images Of War, History , WW2

The bombing of Dresden was a great tragedy none can deny. It is not so much this or the other means of making war that is immoral or inhumane. What is immoral is war itself. Once full-scale war has broken out it can never be humanized or civilized, and if one side attempted to do so it would be most likely to be defeated. That to me is the lesson of Dresden.


In Europe, the American Eighth Air Force conducted its raids in daylight. USAAF leaders firmly held to the claim of "precision" bombing of military targets for much of the war, and dismissed claims they were simply bombing cities. However the Eighth received the first H2X radar sets in December 1943. Within two weeks of the arrival of these first six sets, the Eighth command gave permission for them to area bomb a city using H2X and would continue to authorize, on average, about one such attack a week until the end of the war in Europe.

In reality, the day bombing was "precision bombing" only in the sense that most bombs fell somewhere near a specific designated target such as a railway yard. Conventionally, the air forces designated as "the target area" a circle having a radius of 1000 feet around the aiming point of attack. Survey studies show, In the fall of 1944, only seven per cent of all bombs dropped by the Eighth Air Force hit within 1,000 feet of their aim point.

-----------------------
WAS THE ALLIED BOMBING OF GERMANY SUCCESSFUL?

Peter Hinchliffe OBE
Comando de bombardero
-----------------------------


Fuente
-Richard G Davis American Bombardment Policy against Germany, 1942-1945, Air Power Review, Volume 6 Number 3, pp. 49󈞪. (see p. 54 (PDF 63). http://www.raf.mod.uk/rafcms/mediafi. 62250E094B.pdf
-United States Strategic Bombing Survey

During the Second World War, the Allied aerial forces performed air raids civilian populations in Europe and over Japan. These actions were not only defined crimes in retrospect, but were also viewed as such by the leaders of the Axis Powers during the war itself, despite the fact they themselves did likewise. On June 6, 1944, at a conference of top Nazi leaders in Klessheim, the German Minister of Foreign Affairs Joachim von Ribbentrop tried to introduce a resolution to define air raids on civilians as acts of terror, but his motion was rejected.

Source Trial of German Major War Criminals, vol. 10, pp. 382-383.

Nearing the end of the War, shelter accommodation was available for only about eight million German people. The remainder sheltered in basements, and casualties in these places of refuge were heavy.


The Bombing of Dresden was a military bombing by the United States Army Air Force (USAAF) & the British Royal Air Force (RAF) as part of the allied forces, between 13 February and 15 February 1945 in the Second World War. In four raids, 1,300 heavy bombers dropped more than 3,900 tons of high-explosive bombs and incendiary devices on the city, the Baroque capital of the German state of Saxony. The resulting firestorm destroyed 15 square miles (39 square kilometres) of the city centre.


Dresden after the American and British bombers had done their job

As the flames subsided, the residents of Dresden discovered that 24,866 out of the 28,410 houses in the inner city were destroyed - an area of total destruction extending over eleven square miles. As for the death toll, German authorities gave up trying to work out the precise total after some 35,000 bodies had been recognized, labeled, and buried while hundreds of cellars and air raid shelters remained unopened.

There was far too great a risk for the spread of disease to allow the proper identification of the dead. So, a massive funeral pyre was constructed in the Altmarkt where thousands more were burned.


Mass cremation of German civilians killed

'Bomber Command was the only weapon we possessed. Bomber Command was available and had to be used every day and every night, weather permitting. Had that force been available and Churchill had got up and said, in the House of Commons, "Well, we have this large bomber force available, but I'm afraid we mustn't use it because as it operates at night we can't be sure of hitting specific targets, and women and children may get killed", the British people would have been outraged and they would have said, "Not attack them because civilians might get killed? Have you gone mad? Hitler's been killing civilians all over Europe, including England." If Churchill had said that he wouldn't have survived as Prime Minister. Morality is a thing you can indulge in an environment of peace and security, but you can't make moral judgements in war, when it's a question of national survival.'


Sobre nosotros

Marine Military Academy is a college-preparatory boarding school for young men in grades 7-12 with an optional postgraduate year. Since 1965, MMA is the only private school in the world based on the traditions and values of the U.S. Marine Corps. Located in Harlingen, Texas, MMA has been home to thousands of young men from across the world and is home to the historic Iwo Jima Monument.


Review: Volume 43 - Military History - History

  • Susan B. Anthony - On Women's Right to Vote (1873)
  • Tony Blair - To the Irish Parliament (1998)
  • Napoleon Bonaparte - Farewell to the Old Guard (1814)
  • George Bush - Announcing War Against Iraq (1991)
  • George W. Bush - After September 11th (2001)
  • Jimmy Carter - Tribute to Hubert Humphrey (1977)
  • Jimmy Carter - "A Crisis of Confidence" (1979)
  • Neville Chamberlain - On the Nazi Invasion of Poland (1939)
  • Winston Churchill - Blood, Toil, Tears and Sweat (1940)
  • Winston Churchill - Their Finest Hour (1940)
  • Winston Churchill - "Iron Curtain" (1946)
  • Bill Clinton - "I Have Sinned" (1998)
  • Bill Clinton - "I Am Profoundly Sorry" (1998)
  • Edouard Daladier - Nazis' Aim is Slavery (1940)
  • Frederick Douglass - The Hypocrisy of American Slavery (1852)
  • Edward VIII - Abdicates the throne of England (1936)
  • Dwight D. Eisenhower - On the Military-Industrial Complex (1961)
  • Elizabeth I of England - Against the Spanish Armada (1588)
  • William Faulkner - On Accepting the Nobel Prize (1950)
  • Gerald R. Ford - On Taking Office (1974)
  • Gerald R. Ford - Pardoning Richard Nixon (1974)
  • Gerald R. Ford - "A War That is Finished" (1975)
  • St. Francis of Assisi - Sermon to the Birds (1220)
  • Cardinal Clemens von Galen - Against Nazi Euthanasia (1941)
  • Giuseppe Garibaldi - Encourages His Soldiers (1860)
  • William Lloyd Garrison - On the Death of John Brown (1859)
  • Lou Gehrig - Farewell to Yankee Fans (1939)
  • Richard Gephardt - "Life Imitates Farce" (1998)
  • Al Gore - Concedes the 2000 Election (2000)
  • Patrick Henry - Liberty or Death (1775)
  • Harold Ickes - What is an American? (1941)
  • Lyndon B. Johnson - We Shall Overcome (1965)
  • Lyndon B. Johnson - Decides Not to Seek Re-election (1968)
  • Chief Joseph of the Nez Perce - On Surrender to US Army (1877)
  • John F. Kennedy - Inaugural Address (1961)
  • John F. Kennedy - "We choose to go to the Moon" (1962)
  • John F. Kennedy - Cuban Missile Crisis (1962)
  • John F. Kennedy - "Ich bin ein Berliner" (1963)
  • Robert F. Kennedy - On the Death of Martin Luther King (1968)
  • Edward M. Kennedy - "The Cause Endures" (1980)
  • Edward M. Kennedy - Tribute to John F. Kennedy Jr. (1999)
  • Abraham Lincoln - The Gettysburg Address (1863)
  • Abraham Lincoln - Second Inaugural Address (1865)
  • Nelson Mandela - "I am Prepared to Die" (1964)
  • George C. Marshall - The Marshall Plan (1947)
  • Vyacheslav Molotov - On the Nazi Invasion of the Soviet Union (1941)
  • Richard M. Nixon - "Checkers" (1952)
  • Richard M. Nixon - Resigning the Presidency (1974)
  • Richard M. Nixon - White House Farewell (1974)
  • Daniel O'Connell - Justice for Ireland (1836)
  • William Lyon Phelps - The Pleasure of Books (1933)
  • Pope John Paul II - At Israel's Holocaust Memorial (2000)
  • Pope Benedict XVI - "In This Place of Horror" (2006)
  • Ronald Reagan - Address to British Parliament (1982)
  • Ronald Reagan - On the 40th Anniversary of D-Day (1984)
  • Ronald Reagan - On the Challenger Disaster (1986)
  • Ronald Reagan - "Tear Down this Wall" (1987)
  • Maximilien Robespierre - Festival of the Supreme Being (1794)
  • Franklin D. Roosevelt - First Inaugural Address (1933)
  • Franklin D. Roosevelt - Third Inaugural Address (1941)
  • Franklin D. Roosevelt - For a Declaration of War (1941)
  • Franklin D. Roosevelt - D-Day Prayer (1944)
  • Gerhard Schröder - "I Express My Shame" (2005)
  • Elizabeth Cady Stanton - The Destructive Male (1868)
  • George Graham Vest - Tribute to Dogs (c1855)
  • George Washington - Prevents the Revolt of his Officers (1783)
  • Elie Wiesel - The Perils of Indifference (1999)
  • Woodrow Wilson - The Fourteen Points (1918)

Copyright © 1996-2021 The History Place™ All Rights Reserved

Condiciones de uso: Solo se permite la reutilización de texto, gráficos, fotos, clips de audio, otros archivos electrónicos o materiales de The History Place, en el hogar / escuela privada, no comercial, sin uso de Internet.


Review: Volume 43 - Military History - History

Faculty of Humanities and Social Sciences

University of Ruhuna

Department of History and Archaeology

The Department of History was one of six departments established in the Faculty of Humanities and Social Sciences when the University came into being in 1978. Archaeology was introduced in 1998, consequently renaming it as the Department of History and Archaeology. The department offers Special and General Degree Programs in both disciplines.

Quick Info

Field Training Programs in Archaeology

Third year Special Degree Program students just returned after concluding an intense Field Training Program in Archaeological Excavation at Ilukkumbura cave site in Balangoda.

Department of History and Archaeology
University of Ruhuna
Matara
Sri Lanka

Tel : +94 412222681/82 Ext: 3401
Fax : +94 412227010
Email : [email protected]

Vision

Misión

Head's Message

Gamage, G.C.L. (Dr.)

Welcome to the Department of History and Archaeology!

We offer Degree Programs in two sister disciplines, History and Archaeology, which feed each other giving students and staff a unique opportunity to interact and debate on related but distinct issues. These Degree Programs are offered both Sinhala and English mediums and designed to produce graduates with a broader and critical understating of the past.

Department provides maximum contributions to enhance external degree programs and post – graduate educations.

In-course internship training programs are integrated to Special Degree Programs in both disciples in order to enhance the employability of our graduates. Being a field-oriented discipline, Archaeology Special Degree Program has compulsory field training courses in addition to museum and laboratory training in the department. The Department houses an Archaeological Museum, Archaeological Filed Unit cum Conservation Lab and a Reference Library. Avalokana is the bi-annual journal of the Department where both staff and students can publish their research work.

We have an excellent academic environment within the department where our students grow as competent graduates who can take up challenges with confidence.


Imperial Period

In the imperial legion, beginning with Augustus, the organization is thought to have been:

  • 10 squads (contubernia - a tent group of generally 8 men) = a century, each commanded by a centurion = 80 men [note that the size of a century had diverged from its original, literal meaning of 100]
  • 6 centuries = a cohort = 480 men
  • 10 cohorts = a legion = 4800 men.

Roth says the Historia Augusta, an unreliable historical source from the late 4th century A.D., may be right in its figure of 5000 for imperial legion size, which works if you add the 200 cavalry figure to the product above of 4800 men.

There is some evidence that in the first century the size of the first cohort was doubled:

* M. Alexander Speidel ("Roman Army Pay Scales," by M. Alexander Speidel La revista de estudios romanos Vol. 82, (1992), pp. 87-106.) says the term turma was only used for the auxiliaries:


Albert, J. W. , and P. A. Guadal . 1941. The journal of Lieutenant J. W. Albert, from Bent’s Fort to St. Louis in 1845. Panhandle-Plains Historical Society, Canyon, Texas. Mapa.

Arnold, L. W. 1942. Notes on the life history of the sand pocket mouse. Jour. Mam.23: 339–341.

Bartlett, J. R. 1854a. Personal narrative of explorations and incidents in Texas, New Mexico, California, Sonora and Chihuahua. Vol. I.

-----. 1854b. Personal narrative of explorations and incidents in Texas, New Mexico, California, Sonora and Chihuahua. Vol. II.

Bauer, H. L. 1936. Moisture relations in the chaparral of the Santa Monica Mountains, California. Ecol. Monog.6: 404–454.

Bayer, A. W. 1938. An account of the plant ecology of the coast-belt and midlands of Zululand. Ana. Natal Mus.8: 371–455.

Bell, H. M. , and E. J. Dyksterhuis . 1943. Fighting the mesquite and cedar invasion on Texas ranges. Soil Cons.9: 111–114.

Benson, Lyman . 1941. The mesquites and screwbeans of the United States. Am. Jour. Bot.28: 748–754.

Bentley, H. L. 1898. Grasses and forage plants of Central Texas. U. S. Dept. Agr., Div. Agros. Toro. 10.

Bews, J. W. 1912. The vegetation of Natal. Ana. Natal Mus.2: 253–331.

Bogusch, E. R. 1950. A bibliography on mesquite. Texas Jour. Sci.2: 528–538.

————— 1951. Climatic limits affecting distribution of mesquite (Prosopis juliflora) in Texas. Texas Jour. Sci.3: 554–558.

————— 1952. Brush invasion in the Rio Grande plain of Texas. Texas Jour. Sci.4: 85–91.

Bourne, A. 1820. On the prairies and barrens of the West. Am. Jour. Sci.2: 30–34.

Bowman, I. 1914. Forest Physiography—Physiography of the United States and principles of soils in relation to forestry.

Bracht, Viktor . 1848. Texas im Jahre 1848. [Trans. from the German by C. F. Schmidt]. 1931.

Branscomb, B. L. 1956. Shrub invasion of a southern New Mexico desert grassland range. M. S. Thesis, Univ. Ariz. 43 pp.

Bray, W. L. 1901. The ecological relations of the vegetation of western Texas. Bot. Gaz.32: 99–123, 195–217, 262–291.

-----. 1904a. Forest resources of Texas. U. S. Dept. Agr., For. Toro. 47. 71 pp.

-----. 1904b. The timber of the Edwards Plateau of Texas its relation to climate, water supply, and soil. U. S. Bur. For., Bull. 49.

-----. 1906. Distribution and adaptation of the vegetation of Texas. Toro. Univ. Tex. 82, Sci. Ser. 10.

Brown, A. L. 1950. Shrub invasion of southern Arizona desert grassland. Jour. Range Mgt.3: 172–177.

Browne, J. Ross 1950. A tour through Arizona, 1864 or, adventures in the Apache country. Arizona Silhouettes, Tucson, Arizona.

Bryan, Kirk . 1925. Date of channel trenching (arroyo cutting) in the arid Southwest. Science (n.s.)62: 338–344.

Buechner, H. K. 1944. The range vegetation of Kerr County, Texas, in relation to livestock and white-tailed deer. Am. Mid. Nat.31: 698–743.

Busse, W. 1908. Die Periodischen Grasbrände im tropischen Afrika, ihr Einfluss auf die Vegetation und ihre Bedeuting für Landeskultur. Mitt deutsch. Schutzgebieten2: 113–139. 21, H. 2.

Campbell, R. S. 1929. Vegetative succession in the Prosopis sand dunes of southern New Mexico. Ecology10: 392–398.

————— and E. H. Bomberger . 1934. The occurrence ofGutierrezia sarothrae sobreBouteloua eriopoda ranges in southern New Mexico. Ecology15: 49–61.

Castaneda, Pedrode . 1907. Account of the expedition to Cibola.En: Hodge, F. W., [ed]. Spanish explorers in the southern United States, 1528–1543.

Catlin, George . 1926. North American Indians their manners, customs and conditions . 1832–1839. [Assembled by John Grant]. Vol. 2.

Christy, M. 1892. Why are the prairies treeless? Proc. Royal Geog. Soc. & Mont. Rec. Geog.14: 78–100.

Clarke, A. B. 1852. Travels in Mexico and California.

Clements, F. E. 1920. Plant indicators. The relation of plant communities to process and practice. Carnegie Inst. Wash.

————— 1934. The relict method in dynamic ecology. Jour Ecol.22: 39–68.

----- and V. E. Shelford . 1939. Bio-ecology.

Cook, O. F. 1908. Change of vegetation on the south Texas prairies. U. S. Dept. Agr., Bur. Plant Ind., Cir. 14.

Cooke, P. St. George . 1938. Journal of the march of the Mormon Battalion, 1846–47.En: Bieber, R. P. and A. B. Bender. [editors]. Exploring Southwestern Trails 1846–54. Southwest Historical Ser., Vol. 7.

Cooper, W. S. 1922. The broad-sclerophyll vegetation of California. Carnegie Inst. Wash., Pub. 319

Cox, Wm. T. 1936. Do droughts explain the prairies? Am. Para.42: 556–557.

Cully, Matt . 1952. The Santa Rita Experimental Range. Sur oeste. Para. & Range Exp. Sta. 8 pp. [mimeo.]

Dameron, W. H. 1939. Prickly pear eradication and control. Texas Agr. Ex. Sta., Bull. 575.

Dana, J. D. 1865. On the origin of prairies. Am. Jour. Sci. & Arts. II.40: 293–304.

Darrow, R. A. 1944. Arizona range resources and their utilization. I. Cochise County. Univ. Ariz. Agr. Exp. Sta., Tech. Toro.103: 311–366. Mapa.

Dorroh, J. H. Jr. 1946. Certain hydrologic and climatic characteristics of the Southwest. Univ. New Mex., Pub. Eng. 1.

Emory, W. H. 1848. Notes of a military reconnaissance from Ft. Leavenworth in Missouri, to San Diego, in California. Senate Ex. Doc. No. 41, 30th Cong., 1st Session.

Fisher, C. E. 1947. Present information on the mesquite problem. Texas Agr. Expt. Stat., Prog. Rep. 1056. [Processed].

Foreman, Grant . 1939. Marcy and the goldseekers.

Foster, J. H. 1917. The spread of timbered areas in central Texas. Jour. Para.15: 442–445.

-----, H. B. Krausz , and A. H. Leidigh . 1917. General survey of Texas woodlands, including a study of the commercial possibilities of mesquite. A. and M. Coll. Texas, Bull. 3.

Froebel, Julius . 1859. Seven years travel in Central America, northern Mexico and the far west of the United States.

Galpin, E. E. 1926. Botanical survey of the Springbok Flats. Bot. Survey Mem. No. 12. Union So. Afr. Govt.

Gardner, J. L. 1951. Vegetation of the creosotebush area of the Rio Grande Valley in New Mexico. Ecol. Mon.21: 379–403.

Gleason, H. A. 1922. The vegetational history of the middle west. Ana. Assoc. Am. Geog.12: 39–85.

Glendening, G. E. , and H. A. Paulsen , Jr. 1950. Recovery and viability of mesquite seeds fed to sheep receiving 2, 4-D in drinking water. Bot. Gaz.111: 486–491.

————— 1952. Some quantitative data on the increase of mesquite and cactus on a desert grassland range in southern Arizona. Ecology33: 319–328.

----- and H. A. Paulsen, Jr. 1955. Reproduction and establishment of velvet mesquite as related to invasion of semidesert grasslands. U. S. Dept. Agr., Tech. Toro. 1127.

Gray, A. B. 1856. Survey of a route for the Southern Pacific Railroad on the 32nd parallel for the Texas Western R. R. Co.

Gregg, Josiah . 1844. Commerce of the prairies: or, The journal of a Santa Fe trader.

Griffith, David . 1910. A protected stock range in Arizona. U. S. Dept. Agri., Plant Ind., Bull. 177. 28 pp.

Hanson, H. C. 1939. Fire in land use and management. Amer. Midl. Nat.21: 415–434.

Haskett, Bert . 1935. Early history of the cattle industry in Arizona. Ariz. Hist. Rev.6: 3–42.

Henkel, J. S. 1928. The relation of vegetation to water supply in South Rhodesia. Entonces. Afr. Jour. Sci.25: 38–51.

Hill, R. R. 1928. The war against the desert. Jour. Para.26: 91–93.

Hinton, Richard J. 1878. The handbook to Arizona.

Horne, Cecil . 1941. Mesquite eradication research at Texas Tech. Sheep and Goat Raiser22: 24.

Humphrey, R. R. 1949. Fire as a means of controlling velvet mesquite, burroweed and cholla on southern Arizona ranges. Jour. Range Mgt.2: 173–182.

————— 1953. The desert grassland, past and present. Jour. Range Mgt.6: 159–164.

International Boundary Commission (U. S. & Mexico) . 1899. Report of the Boundary Commission upon the survey and re-marking of the boundary between the United States and Mexico west of the Rio Grande 1891–1896.

Jaeger, F. 1911. Das Hoekland der Reisenkrater. Mitt. II. D. deutsch. Schultzgeb. Erganz 5.

Jardine, J. T. , and C. L. Forsling . 1922. Range and cattle management during drought. U. S. Dept. Agr., Bull. 1031.

Jepson, W. L. 1910. The silva of California.

Johnson, R. H. 1931. The natural regions of Texas. Univ. Texas, Bull. 3113.

Kearney, T. H. and R. H. Peebles . 1951. Arizona flora.

Kendall, Geo. W. 1856. A narrative of the Texan Santa Fe expedition. Vol I. 7th Ed.

Kolbe, Peter . 1727. Beschrijving Van de Kaap de Goede Hoop.

Lutz, H. J. 1934. Ecological relations in the pitch pine barrens of southern New Jersey. Yale Univ., School For., Bull. 38. 80 pp. Illus.

Malin, J. C. 1953. Soil, animal and plant relations of the grassland, historically reconsidered. Sci. Mo.76: 207–220.

Marcy, R. B. 1866. Thirty years of life on the border.

Mehrhoff, L. A., Jr. 1955. Vegetation changes on a southern Arizona grassland range—An analysis of causes. M. S. thesis, Univ. Ariz. 48 pp. [Processed].

Michaux, F. A. 1805. Travels to the West of the Alleghany Mountains, etc.En: Thwaites, R. G. (Ed.) 1909. Early western travels 1748–1846. Vol. III.

Norris, J. J. 1950 The effect of rodents, rabbits and cattle on two vegetation types in semidesert range land. New Mex. Agr. Exp. Sta., Bull. 353.

Nunez, Cabeza de Vaca . 1905. The journey of Alvar Nuñez Cabeza de Vaca and his companions from Florida to the Pacific. 1528–1536. [Edited with an introduction by A. F. Bandelier].

Obst, C. K. 1923. Das abflusslose Rumpfschollenland im Nordostlichen Deutsch-Ost-Afrika. Teil II, Mitt. Geogr. Ges., 35.

Parke, J. G. 1857. Report of explorations for railroad routes. Pacific Railroad Report Vol. 7 Part 1 of general report. Sen. Ex. Doc. No. 78. 33rd Cong. 2nd Sess.

Parker, K. W. 1938. Effect of jackrabbits on the rate of recovery of deteriorated rangeland. New Mex. Agr. Exp. Stat., Press Bull. 839. 3 pp. [mimeo].

-----. and S. C. Martin . 1952. The mesquite problem on southern Arizona ranges. U. S. Dept., Cir. 908.

Parry, C. C. 1859.En: Emory, W. H., Report of the United States and Mexican Boundary survey. House Exec. Doc. No. 135. Vol. 2, Pt. 1.

Phillips, J. F. V. 1926.Virgilia capensis, Lamk. A contribtion to its ecology. Entonces. Afr. Jour. Sci.23: 435–454.

————— 1930. Fire: its influence on biotic communities and physical factors in south and east Africa. Entonces. Afr. Jour. Sci.27: 352–367.

————— 1931. A sketch of the floral regions of Tanganyika Territory. Trans. Roy. Soc. Entonces. Afr.19: 363–372.

————— 1935a. Some problems presented by South African grasses and grass communities. Jour. Entonces. Afr. Bot.1: 47–63.

————— 1935b. Succession, development, the climax and the complex organism: an analysis of concepts. Jour. Ecol.23: 210–246.

Price, W. A. , and G. Gunter . 1942. Certain recent geological and biological changes in south Texas, with consideration of probable causes. Proc. & Trans. Tex. Acad. Sci.26: 138–156.

Reynolds, H. G. , and G. E. Glendening . 1949. Merriam kangaroo rat a factor in mesquite propagation on southern Arizona range lands. Jour. Range Mgt.2: 193–197.

————— 1950. Relation of kangaroo rats to range vegetation in southern Arizona. Ecology31: 456–463.

————— and J. W. Bohning . 1956. Effects of burning on a desert grass-shrub range in southern Arizona. Ecology37: 769–777.

Sampson, H. C. 1921. An ecological survey of the prairie vegetation of Illinois. Ill. Dept. Reg. & Educ., Div. Nat. Hist., Bull.13 (16): 523–577.

Sauer, C. O. 1950. Grassland climax, fire, and man. Jour. Range Mgt.3: 16–21.

Schaffner, J. H. 1926. Observations on the grasslands of the Central United States. Ohio State Univ. Studies No. 178.

Schmieder, O. 1927. The Pampa—A natural or culturally induced grassland? Univ. Calif., Pub. in Geog.2: 255–270.

Schulman, Edmund . 1945. Tree-ring hydrology of the Colorado River Basin. Univ. Ariz., Lab. Tree-ring Res., Bull. 2.

-----. 1955. Unpublished data on tree-ring indices in the southwest.

-----. 1956. Dendroclimatic changes in semi-arid America.

Shantz, H. L. 1911. Natural vegetation as an indicator of the capabilities of land for crop production in the Great Plains area. U. S. Dept. Agr., Bur. Plant Ind., Bull. 201.

----- and Raphaei Zon . 1924. Atlas of American Agriculture. Natural vegetation.

Shimek, B. 1911. The prairies. Iowa State Univ., Bull. [New Series]35: 169–240.

Show, S. B. , and E. I. Kotok . 1929. Cover type and fire control in the national forests of northern California. United States Department of Agriculture. Toro. 1945.

Shreve, Forest . 1917. A map of the vegetation of the United States. Geog. Rev.3: 119–125. Mapa.

-----. 1951. Vegetation of the Sonoran Desert. Carnegie Inst. Wash., Pub. 591.

Smith, H. V. 1956. The climate of Arizona. Ariz. Agr. Exp. Sta., Bull. 279.

Smith, J. G. 1899. Grazing problems in the southwest and how to meet them. United States Department of Agriculture Div. Agros., Bull. dieciséis.

Staples, R. R. 1930. Studies in veld management. Union So. Afr., Dept. Agr., Sci. Toro. 91.

Stewart, O. C. 1951. Burning and natural vegetation in the United States. Geog. Rev.41: 317–320.

————— 1953. Why the great plains are treeless. Colo. Quart.2: 40–50.

-----. 1954. The forgotten side of ethno-geography. Reprint from method and perspective in Anthropology. pp. 221–310. Univ. Minn. Press.

————— 1955a. Forest and grass burning in the mountain west. Southwestern Lore21: 5–8.

————— 1955b. Why were the prairies treeless? Southwestern Lore20: 59–64.

Taylor, W. P. 1934. Significance of extreme or intermittent conditions in distribution of species and management of natural resources, with a restatement of Liebig’s law of minimum. Ecology15: 374–379.

Tharp, B. C. 1952. Texas range grasses.

Thompson, J. W. 1942. A history of livestock raising in the United States, 1607–1860. United States Department of Agriculture, Agr. Hist. Ser. 5.

Thornber, J. J. 1907. Ariz. Agr. Exp. Sta., 18th Ann. Rep.

-----. 1910. The grazing ranges of Arizona. Ariz. Agr. Exp. Sta., Bull. sesenta y cinco.

Timmons, F. L. 1942. The dissemination of prickly pear seed by jackrabbits. Jour. Am. Soc. Agron.34: 513–520.

U. S. Congress . 1850. Senate Ex. Doc. No. 64, 31st Cong., 1st Session. [Includes R. B. Marcy’s route from Fort Smith to Santa Fe, the report of Lieut. J. H. Simpson of an expedition into the Navajo Country, and the report of W. H. C. Whiting’s reconnaissances of the Western Frontier of Texas].

U. S. Dept. Agriculture . 1941. Climate and man. Yearbook of agriculture.

U. S. Forest Service . 1952. Annual report of the Southwestern Forest and Range Experiment Station Calendar year 1952. [Mimeo].

Upson, Arthur, W. J. Cribbs , and E. B. Stanley . 1937. Occurrence of shrubs on range areas in southeastern Arizona. A condensed report of the results of a cooperative survey by the Ariz. Agr. Expt. Sta., SW Forest and Range Expt. Sta., Agr. Adjustment Administ. and Bureau of Agr. Econ. Issued by Ariz. Agr. Expt. Sta. March 1953.

Vorhies, C. T. , and W. P. Taylor . 1933. Life history and ecology of jackrabbits,Lepus alleni and Lepus californicus , ssp. in relation to grazing in Arizona. Ariz. Agr. Exp. Sta., Tech. Toro. 49.

Wagoner, J. J. 1952. History of the cattle industry in southern Arizona. Univ. Ariz., Soc. Sci. Toro. 20.

Weaver, J. E. , and F. E. Clements. 1929. Plant ecology.

Webster’s Unabridged Dictionary . Second Ed. 1954.

Wells, R. W. 1819. On the origin of prairies. Am. Jour. Sci.1: 331–336.

West, O. 1951. The vegetation of Weenen County. Union So. Afr., Dept. Agr. Bot. Surv., Mem. 23.

Whitfield, C. J. , and H. L. Anderson . 1938. Secondary succession in the desert plains grassland. Ecology19: 171–180.

—————, and E. L. Beutner . 1938. Natural vegetation in the desert plains grassland. Ecology19: 26–37.

Wislizenus, A. 1848. Memoir of a tour to northern Mexico, connected with Col. Doniphan’s expedition, in 1846 and 1847. Sen. Misc. Doc. No. 26, 30th Cong., 1st Sess.

Wooton, E. O. 1915. Factors affecting range management in New Mexico. United States Department of Agriculture Bull. 211.

-----. 1916. Carrying capacity of grazing ranges in southern Arizona. United States Department of Agriculture Bull. 367.

Young, V. A., F. R. Anderwald and W. G. McCully . 1948. Brush problems on Texas ranges. Tex. Agr. Exp., Stat., Misc. Pub. 21.