¿Cuál es la naturaleza de las preguntas que pueden responderse mediante fuentes y métodos históricos?

¿Cuál es la naturaleza de las preguntas que pueden responderse mediante fuentes y métodos históricos?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cuál es la naturaleza de las preguntas que pueden responderse mediante fuentes y métodos históricos?

  • Preste atención a las cualidades de las fuentes que inspiran la naturaleza de las preguntas históricas válidas.
  • Preste atención a las cualidades de los métodos que inspiran la naturaleza de las preguntas históricas válidas.

¿Existen terceras fuentes para la naturaleza de las preguntas históricas válidas?


Las fuentes y métodos históricos están destinados a responder preguntas contextuales sobre el significado y la naturaleza del comportamiento humano y la experiencia a lo largo del tiempo sobre la base del registro documental del pasado.

Las preguntas deben ser oportunas: deben abordar el cambio y la continuidad. Deben hacer frente a la situación a tiempo.

Las preguntas deben abordar el registro documental del pasado: la historia es fundamentalmente una búsqueda textual. Incluso cuando los historiadores construyen, por ejemplo, series de salarios-precios en la historia económica, dependen de los registros textuales del pasado. Esta pregunta puede volverse problemática cuando los registros documentales del pasado son de origen reciente (por ejemplo: evidencia proporcionada por arqueólogos).

Las preguntas deben referirse a las prácticas y comportamientos humanos: si bien podemos observar evidencia para los climatólogos o botánicos a partir del registro documental del pasado, estas actividades luego se convierten en biología o ecología. La historia misma se ocupa del mundo humano de significados y experiencias. Muchas cosas que pueden parecer inicialmente no tener significado o experiencia humana (construcción de botes) en realidad lo son: la ciencia, el oficio y la práctica de construir botes es un esfuerzo intensamente social y motivado por el significado.

Las preguntas deben abordar el contexto y el significado: los historiadores suelen responder preguntas sobre el significado, más que sobre el volumen. Aunque puede haber respuestas disponibles para preguntas como "¿Cuántos soldados había en una división en Alemania?" un historiador tratará de responder: "¿Por qué los alemanes eligieron cierta estructura de división?" Como tal, muchas cosas que las personas desean saber sobre el pasado no pueden ser respondidas por los historiadores, ya que las preguntas no son significativas o contextuales: una práctica puede ser irrelevante, o las fuentes pueden no registrar la práctica de una manera (o en absoluto). ) que permite contextualizarlo.

Esto se debe a que los historiadores se ocupan del registro documental del pasado, que tiende a ser documentos que la gente se preocupó por preservar (o no pretendió destruir deliberadamente). Estos registros tienden a referirse al significado de las prácticas sociales humanas. Además, a medida que los historiadores leen el significado de los textos, los métodos de lectura del significado producen limitaciones en las preguntas que se pueden responder. El uso de la empatía o de las estadísticas económicas históricas reduce el número de significados producibles.

En tercer lugar, esto se debe a que la mayoría de la gente quiere preguntas de significado y contexto sobre el pasado. "¿Cómo fue ser…?" en lugar de "¿Cuántos clavos en una bota clavada en la encimera en promedio en la Florencia del siglo XIV?" y las agencias de financiación apoyan la primera pregunta, pero no la segunda.


Historia: evaluación del valor histórico y la importancia de las fuentes

Al juzgar la importancia de una fuente para informar lo que sucedió en el pasado, los estudiantes a menudo no toman en cuenta la influencia del contexto, las percepciones contemporáneas y la retrospectiva al evaluar la interpretación que ofrece la fuente.

Esta lección tiene como objetivo ayudar a los estudiantes a evaluar críticamente una variedad de fuentes en términos de su importancia (es decir, su valor y utilidad para los historiadores). En la actividad se pide a los estudiantes que utilicen el conocimiento contextual para llegar a juicios fundamentados sobre la importancia de cada fuente para iluminar la pregunta, teniendo en cuenta

  • la fecha de autoría, audiencia, perspectiva y motivos de cada fuente
  • que las fuentes pueden ser significativas en ese momento o tener un significado que los historiadores les atribuyan posteriormente
  • que el grado de importancia es una cuestión de interpretación, a menudo relacionada con los sistemas de valores del período en el que se produjo la interpretación.

Lanzamiento

Los estudiantes se dividen en pequeños grupos y se les presenta una selección de diferentes fuentes de conmemoración de la crisis del gobierno autónomo, por ejemplo:

  • Un poema de Rudyard Kipling llamado "Ulster 1912" que conmemora el Pacto del Ulster
  • Un panel que conmemora la exposición de la autonomía de una década de aniversarios en el ayuntamiento de Belfast o recuerdos de la autonomía en el sitio de eBay
  • Un mural en la pared que conmemora la Fuerza de Voluntarios del Ulster o el Levantamiento de Pascua de 1916.
  • Un podcast (YouTube) de una conferencia de historiadores modernos sobre la conmemoración de eventos significativos durante la década de los aniversarios.
  • Una selección de opiniones de otros historiadores modernos sobre el gobierno autónomo

(Visite la sección de recursos del sitio web para obtener más ejemplos de fuentes)

Los estudiantes examinan las fuentes y discuten

  • ¿Qué tipo de fuentes son estas?
  • ¿Qué se conmemora?
  • ¿Cuál es el trasfondo contextual?
  • ¿Cuáles son los mensajes clave de las fuentes?
  • ¿De qué manera estos mensajes / propósitos pueden relacionarse con eventos contemporáneos?

Ocupaciones

Cada grupo comenzará a examinar la confiabilidad / motivación de las fuentes utilizando dos conjuntos de criterios

Los estudiantes comenzarán examinando cada fuente utilizando un conjunto de criterios llamados DAAMIT.

A - Audiencia

  • ¿Cuál fue el propósito / motivo del autor?
  • ¿Fue para entretener / informar / persuadir / engañar?
  • ¿Cómo pudieron estos motivos haber influido en la interpretación / perspectiva ofrecida por la fuente?
  • ¿Qué podría querer el autor que sucediera como resultado de este trabajo?

I - Información

  • ¿Qué forma toma la fuente? (poema / canción escrita)?
  • ¿Qué información proporciona?
  • ¿De dónde se extrae la información? Por ejemplo: ¿Es la observación de primera mano?
  • ¿Qué otras fuentes de información se utilizaron para producirlo?
  • ¿Se produce de una manera que esperaríamos que se produjera una fuente de este tipo?
  • ¿Qué tan confiable es probablemente?
  • ¿Cuál es la perspectiva y el tono que ofrece la fuente?
  • ¿Qué conocimiento aporta esto a los puntos de vista y puntos de vista del autor?
  • ¿Qué tan confiable es probablemente a la luz de consideraciones previas?

Los profesores pueden querer ayudar a los alumnos a investigar:

  • ¿Cuáles son las palabras clave en la fuente? ¿Qué quieren decir?
  • ¿Qué ideas clave está tratando de comunicar el autor?
  • ¿El autor proporciona evidencia para apoyar estas ideas?
  • ¿Qué suposiciones y valores subyacentes reflejan las fuentes?
  • ¿Qué problemas plantean las fuentes?
  • ¿Puede relacionar estos temas con el contexto histórico?

Los estudiantes comparten información y comparan respuestas, destacando similitudes y diferencias.

Luego, los estudiantes usan un segundo conjunto de criterios (las Cinco "R") para evaluar el valor de cada fuente para los historiadores.

  • Remarkable & # 8211 el evento / desarrollo en la fuente fue comentado por personas en ese momento y / o desde
  • Rrecordó & # 8211 el evento / desarrollo en la fuente fue importante en algún momento de la historia dentro de la memoria colectiva de un grupo o grupos
  • RA las personas esonantes & # 8211 les gusta hacer analogías con el evento, es posible conectarse con experiencias, creencias o situaciones a través del tiempo y el espacio.
  • Rresultando en un cambio & # 8211 El evento tuvo consecuencias para el futuro
  • Rrevelando & # 8211 de algún otro aspecto del pasado

Después de utilizar ambos conjuntos de criterios, cada grupo clasifica las fuentes según las cuales, en su opinión, son más y menos valiosas para los historiadores y por qué. Se les debe animar a que consideren también:

  • ¿Si las fuentes más significativas son las únicas de valor?
  • ¿Qué podrían decirnos las otras fuentes?
  • ¿Qué tan típica es esta fuente para este período?
  • ¿Qué tan ampliamente circuló esta fuente?
  • ¿Qué evidencia respalda sus conclusiones?

A la luz de todas estas preguntas, ¿qué importancia tiene la fuente en términos de la percepción que ofrece sobre eventos, acciones, motivos y valores en ese momento y posteriormente?

Hacer juicios sobre el valor relativo de las fuentes.

Se puede utilizar una estrategia de "subasta de fuentes" (Diana Laffan 2009) para ayudar a los estudiantes a decidir cuál de las fuentes sería más valiosa para los historiadores al investigar la conmemoración de la autonomía.


Acerca de este artículo

Una prueba de historia a menudo hará una pregunta sobre una fuente histórica, como un hecho, una cita o una imagen. Para responder una de estas preguntas, sea directo y vaya directo al grano comenzando con una oración que aborde el mensaje. Para fundamentar un punto, respalde su respuesta con pruebas de la fuente, ya sea utilizando una cita directa o un hecho para proporcionar contexto. Utilice primero su evidencia más sólida, luego agregue puntos menores que respalden su respuesta general. Luego, puede explicar por qué la fuente es importante o valiosa para demostrar su comprensión de los hechos. Para obtener sugerencias de nuestro coautor de Educación sobre cómo aprovechar el tiempo cuando respondes una pregunta fuente en la historia, ¡sigue leyendo!


Contenido

La crítica de la fuente (o evaluación de la información) es el proceso de evaluar las cualidades de una fuente de información, como su validez, confiabilidad y relevancia para el tema que se investiga.

Gilbert J. Garraghan y Jean Delanglez dividen la crítica de la fuente en seis preguntas: [1]

  1. Cuando ¿Se produjo la fuente, escrita o no escrita (fecha)?
  2. Dónde ¿Fue producido (localización)?
  3. Por quién fue producido (autoría)?
  4. De qué material preexistente fue producido (análisis)?
  5. En que forma original fue producido (integridad)?
  6. Cual es el valor probatorio de su contenido (credibilidad)?

Los cuatro primeros se conocen como crítica superior al quinto, crítica menor y, en conjunto, crítica externa. La sexta y última indagación sobre una fuente se llama crítica interna. En conjunto, esta investigación se conoce como crítica de la fuente.

R. J. Shafer sobre la crítica externa: "A veces se dice que su función es negativa, simplemente salvándonos de usar evidencia falsa mientras que la crítica interna tiene la función positiva de decirnos cómo usar evidencia autenticada". [2]

Al señalar que pocos documentos se aceptan como completamente confiables, Louis Gottschalk establece la regla general, "para cada detalle de un documento, el proceso de establecer la credibilidad debe llevarse a cabo por separado, independientemente de la credibilidad general del autor". La confiabilidad de un autor en general puede establecer una probabilidad de fondo para la consideración de cada declaración, pero cada pieza de evidencia extraída debe sopesarse individualmente.

Procedimientos para fuentes contradictorias Editar

Bernheim (1889) y Langlois & amp Seignobos (1898) propusieron un procedimiento de siete pasos para la crítica de fuentes en la historia: [3]

  1. Si todas las fuentes están de acuerdo sobre un evento, los historiadores pueden considerarlo probado.
  2. Sin embargo, la mayoría no gobierna, incluso si la mayoría de las fuentes relacionan los eventos de una manera, esa versión no prevalecerá a menos que pase la prueba del análisis textual crítico.
  3. La fuente cuyo relato puede ser confirmado por referencia a autoridades externas en algunas de sus partes puede ser confiable en su totalidad si es imposible de manera similar confirmar todo el texto.
  4. Cuando dos fuentes no están de acuerdo en un punto en particular, el historiador preferirá la fuente con más "autoridad", es decir, la fuente creada por el experto o por el testigo ocular.
  5. En general, se prefiere a los testigos presenciales, especialmente en circunstancias en las que el observador ordinario podría haber informado con precisión de lo que sucedió y, más específicamente, cuando se trata de hechos conocidos por la mayoría de los contemporáneos.
  6. Si dos fuentes creadas independientemente están de acuerdo en un asunto, la confiabilidad de cada una aumenta considerablemente.
  7. Cuando dos fuentes no están de acuerdo y no hay otro medio de evaluación, los historiadores toman la fuente que parece concordar mejor con el sentido común.

Las descripciones posteriores del método histórico, que se describen a continuación, han intentado superar la credulidad incorporada en el primer paso formulado por los historiógrafos del siglo XIX al enunciar principios no solo mediante los cuales se pueden armonizar diferentes informes, sino mediante los cuales una declaración encontrada en una fuente puede ser considerado poco fiable o fiable por sí solo.

Principios básicos para determinar la confiabilidad Editar

Los siguientes principios básicos de la crítica de fuentes fueron formulados por dos historiadores escandinavos, Olden-Jørgensen (1998) y Thurén (1997): [4]

  • Las fuentes humanas pueden ser reliquias como una huella digital o narrativas como una declaración o una carta. Las reliquias son fuentes más creíbles que las narrativas.
  • Cualquier fuente determinada puede estar falsificada o dañada. Los fuertes indicios de la originalidad de la fuente aumentan su fiabilidad.
  • Cuanto más cerca está una fuente del evento que pretende describir, más se puede confiar en que dará una descripción histórica precisa de lo que realmente sucedió.
  • Un testigo ocular es más confiable que el testimonio de segunda mano, que es más confiable que los rumores en una mayor distancia, y así sucesivamente.
  • Si varios independiente fuentes contienen el mismo mensaje, la credibilidad del mensaje aumenta considerablemente.
  • La tendencia de una fuente es su motivación para proporcionar algún tipo de sesgo. Las tendencias deben minimizarse o complementarse con motivaciones opuestas.
  • Si se puede demostrar que el testigo o la fuente no tiene un interés directo en crear sesgos, aumenta la credibilidad del mensaje.

Pruebas de testigos presenciales Editar

R. J. Shafer ofrece esta lista de verificación para evaluar el testimonio de testigos presenciales: [5]

  1. ¿El significado real de la declaración es diferente de su significado literal? ¿Las palabras que se usan en los sentidos no se emplean hoy en día? ¿La declaración tiene la intención de ser irónica (es decir, significa algo diferente a lo que dice)?
  2. ¿Qué tan bien pudo el autor observar lo que informa? ¿Fueron sus sentidos iguales a la observación? ¿Su ubicación física era adecuada para la vista, el oído y el tacto? ¿Tenía la capacidad social adecuada para observar: entendía el idioma, tenía otra experiencia requerida (por ejemplo, derecho, militar) no estaba siendo intimidado por su esposa o la policía secreta?
  3. Cómo ¿informó el autor ?, y cuál fue su capacidad para hacerlo?
    1. Respecto a su capacidad para informar, ¿estaba sesgado? ¿Tuvo el tiempo adecuado para informar? ¿Lugar adecuado para informar? ¿Instrumentos de grabación adecuados?
    2. Cuando ¿Informó en relación con su observación? ¿Pronto? ¿Mucho más tarde? Cincuenta años es mucho más tarde, ya que la mayoría de los testigos han muerto y los que quedan pueden haber olvidado el material relevante.
    3. ¿Cuál fue el autor intención en la presentación de informes? Para quién ¿él informó? ¿Es probable que esa audiencia requiera o sugiera distorsión al autor?
    4. ¿Hay pistas adicionales sobre la veracidad pretendida? ¿Fue indiferente sobre el tema informado, por lo que probablemente no pretendía distorsionarlo? ¿Hizo declaraciones perjudiciales para sí mismo, por lo que probablemente no pretendía distorsionar? ¿Dio información incidental o casual, casi con certeza que no tenía la intención de inducir a error?

    Louis Gottschalk agrega una consideración adicional: "Incluso cuando el hecho en cuestión puede no ser bien conocido, ciertos tipos de declaraciones son tanto incidental como probable hasta tal punto que el error o la falsedad parecen poco probables. Si una inscripción antigua en un camino nos dice que cierto procónsul construyó ese camino mientras Augusto era princeps, se puede dudar sin más corroboración de que ese procónsul realmente construyó el camino, pero sería más difícil dudar de que el camino se construyó durante el principado. de Augusto. Si un anuncio informa a los lectores que `` El café A y B se puede comprar en cualquier tienda de comestibles confiable al precio inusual de cincuenta centavos la libra '', todas las inferencias del anuncio pueden ser puestas en duda sin corroboración, excepto que hay una marca de café en el mercado. el mercado llamado 'Café A y B' ". [6]

    Testigos indirectos Editar

    Garraghan dice que la mayor parte de la información proviene de "testigos indirectos", personas que no estuvieron presentes en la escena pero que se enteraron de los hechos por otra persona. [7] Gottschalk dice que un historiador a veces puede usar evidencia de oídas cuando no hay textos primarios disponibles. Escribe: "En los casos en que utiliza testigos secundarios, pregunta: (1) ¿En qué testimonio primario basa el testigo secundario sus declaraciones? (2) ¿El testigo secundario informó con precisión el testimonio primario en su totalidad? (3) Si No, ¿en qué detalles informó con precisión el testimonio principal? Las respuestas satisfactorias a la segunda y tercera preguntas pueden proporcionar al historiador la totalidad o la esencia del testimonio primario sobre el cual el testigo secundario puede ser su único medio de conocimiento. En los casos, la fuente secundaria es la fuente 'original' del historiador, en el sentido de ser el 'origen' de su conocimiento. En la medida en que esta fuente 'original' es un informe exacto de testimonio primario, prueba su credibilidad como lo haría con la del testimonio primario en sí mismo ". Gottschalk agrega: "Por lo tanto, el historiador no descartaría la evidencia de oídas, como lo haría un tribunal de justicia simplemente porque es de oídas". [8]

    Tradición oral Editar

    Gilbert Garraghan sostiene que la tradición oral puede aceptarse si satisface dos "condiciones generales" o seis "condiciones particulares", como se indica a continuación: [9]

    1. Condiciones generales declaradas.
      1. La tradición debe ser apoyada por una serie ininterrumpida de testigos, desde el primer y inmediato relator del hecho hasta el testigo vivo mediato de quien lo tomamos, o hasta el que fue el primero en consignarlo por escrito.
      2. Debe haber varias series paralelas e independientes de testigos que testifiquen sobre el hecho en cuestión.
      1. La tradición debe informar sobre un hecho público de importancia, tal como necesariamente sería conocido directamente por un gran número de personas.
      2. La tradición debe haber sido creída en general, al menos durante un período de tiempo definido.
      3. Durante ese período definido debe haber pasado sin protestas, incluso de personas interesadas en negarlo.
      4. La tradición debe tener una duración relativamente limitada. [En otra parte, Garraghan sugiere un límite máximo de 150 años, al menos en culturas que sobresalen en el recuerdo oral.]
      5. El espíritu crítico debe haberse desarrollado suficientemente mientras duró la tradición, y los medios necesarios de investigación crítica deben haber estado a la mano.
      6. Las personas de mentalidad crítica que seguramente habrían desafiado la tradición, si la hubieran considerado falsa, no deben haber hecho tal desafío.

      Pueden existir otros métodos para verificar la tradición oral, como la comparación con la evidencia de restos arqueológicos.

      La evidencia más reciente sobre la posible confiabilidad o falta de confiabilidad de la tradición oral ha surgido del trabajo de campo en África Occidental y Europa del Este. [10]

      Fuentes anónimas Editar

      Los historiadores permiten el uso de textos anónimos para establecer hechos históricos. [11]

      Una vez que se han evaluado las piezas individuales de información en contexto, se pueden formar y establecer hipótesis mediante el razonamiento histórico.

      Argumento a la mejor explicación Editar

      C. Behan McCullagh establece siete condiciones para un argumento exitoso de la mejor explicación: [12]

      1. El enunciado, junto con otros enunciados que ya se consideran verdaderos, debe implicar aún otros enunciados que describan datos presentes y observables. (De ahora en adelante llamaremos al primer enunciado 'la hipótesis' y a los enunciados que describen datos observables, 'enunciados de observación').
      2. La hipótesis debe ser de mayor alcance explicativo que cualquier otra hipótesis incompatible sobre el mismo tema, es decir, debe implicar una mayor variedad de enunciados de observación.
      3. La hipótesis debe ser de mayor poder explicativo que cualquier otra hipótesis incompatible sobre el mismo tema, es decir, debe hacer que los enunciados de observación que implica sean más probables que cualquier otro.
      4. La hipótesis debe ser más plausible que cualquier otra hipótesis incompatible sobre el mismo tema, es decir, debe estar implícita en algún grado por una mayor variedad de verdades aceptadas que cualquier otra, y estar implícita con más fuerza que cualquier otra y su negación probable debe estar implícita en menos creencias, y implícito con menos fuerza que cualquier otro.
      5. La hipótesis debe ser menos ad hoc que cualquier otra hipótesis incompatible sobre el mismo tema, es decir, debe incluir menos suposiciones nuevas sobre el pasado que no estén ya implícitas en alguna medida en las creencias existentes.
      6. Debe ser Desconfirmado por menos creencias aceptadas que cualquier otra hipótesis incompatible sobre el mismo tema, es decir, cuando se combina con verdades aceptadas, debe implicar menos enunciados de observación y otros enunciados que se crean falsos.
      7. Debe superar otras hipótesis incompatibles sobre el mismo tema en tanto, en las características 2 a 6, que hay pocas posibilidades de que una hipótesis incompatible, después de una investigación adicional, la supere pronto en estos aspectos.

      McCullagh resume, "si el alcance y la fuerza de una explicación son muy grandes, de modo que explique una gran cantidad y variedad de hechos, muchos más que cualquier explicación competitiva, entonces es probable que sea verdad". [13]

      Inferencia estadística Editar

      McCullagh establece esta forma de argumentación de la siguiente manera: [14]

      1. Hay probabilidad (del grado pag1) que todo lo que es una A es una B.
      2. Es probable (hasta el grado pag2) que esta es una A.
      3. Por lo tanto, (en relación con estas premisas) es probable (en la medida en que pag1 × pag2) que esta es una B.

      McCullagh da este ejemplo: [15]

      1. En miles de casos, las letras V.S.L.M. que aparece al final de una inscripción en latín en una lápida significa Votum Solvit Libens Merito.
      2. Según todas las apariencias, las letras V.S.L.M. están en esta lápida al final de una inscripción en latín.
      3. Por lo tanto, estas letras en esta lápida representan Votum Solvit Libens Merito.

      Se trata de un silogismo en forma probabilística, haciendo uso de una generalización formada por inducción a partir de numerosos ejemplos (como primera premisa).

      Argumento de la analogía Editar

      La estructura del argumento es la siguiente: [16]

      1. Una cosa (objeto, evento o estado de cosas) tiene propiedades pag1 . . . pagnorte y pagnorte + 1.
      2. Otra cosa tiene propiedades pag1 . . . pagnorte.
      3. Entonces este último tiene propiedad pagnorte + 1.

      McCullagh dice que un argumento por analogía, si es sólido, es un "silogismo estadístico encubierto" o mejor expresado como un argumento para la mejor explicación. Es un silogismo estadístico cuando está "establecido por un número suficiente y variedad de instancias de la generalización"; de lo contrario, el argumento puede no ser válido porque las propiedades 1 a n no están relacionadas con la propiedad. norte + 1, a menos que la propiedad norte + 1 es la mejor explicación de las propiedades 1 a norte. La analogía, por lo tanto, es indiscutible solo cuando se usa para sugerir hipótesis, no como un argumento concluyente.


      La historia es una forma de organizar y explicar el pasado. No se puede llegar a conocer la historia simplemente aprendiendo visiones generales del pasado, ni simplemente aprendiendo las habilidades de la historia en términos de análisis de fuentes históricas. Aprender historia significa aprender a participar en el proceso de investigación histórica.

      Involucrarse en la investigación histórica, con el fin de desarrollar una comprensión de la imagen amplia del pasado, es un proceso cíclico que comienza con la solicitud de guías preguntas históricas. Estas preguntas se investigan localizando y analizando rastros del pasado y mdash fuentes historicas. Es vital reconocer que estos registros y reliquias, fuentes históricas primarias y secundarias, son:

      restos y rastros del pasado, y que no tenemos acceso a todos los registros, reliquias o artefactos del pasado

      productos de tiempos y contextos muy diferentes a los de hoy, y debemos hacer todo lo posible para tratar de comprender a las personas, lugares y tiempos que produjeron estas fuentes y

      no siempre se desarrollan para servir como evidencia intencional del pasado, pero aún pueden analizarse en un intento de extraer inferencias y afirmaciones creíbles y valiosas sobre el pasado para ayudar a responder preguntas históricas (Lee, 2005, p. 58).

      El proceso sistemático y sofisticado de analizar estas fuentes históricas a la luz de preguntas orientadoras da como resultado evidencia histórica. Esta evidencia histórica, que a veces puede ser compleja y contradictoria, se utiliza luego para construir afirmaciones / narrativas creíbles sobre el pasado, o en otras palabras, interpretaciones históricas, que buscan dar respuesta a las preguntas históricas rectoras. Estas interpretaciones a menudo abren nuevas vías para el desarrollo de más interrogantes y misterios históricos por explorar.


      Referencias

      Barthes, R. (2005). Crítica y verdad. Traducido y editado por K. P. Keueman. Londres: Continuum International Publishing Group.

      Beatty, J. (2011). La historia perdida de 1914: cómo la Gran Guerra no fue inevitable. Londres: Bloomsbury.

      Becuwe, S., Blancheton, D. y Charles, L. (2012). El declive del poder comercial francés durante la primera globalización (18501913) (págs. 2012-2022). Cahiers du Gretha: Universidad de Burdeos.

      Belich, J. (2009). Reabastecimiento de la tierra: la revolución de los colonos y el surgimiento del mundo angular 1783-1939. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Bell, A. R. y Dale, R. S. (2011). El negocio de la romería medieval. Empresa y Sociedad, 12(3), 601–627.

      Berlín, I. (1960). Historia y teoría. El concepto de historia científica. Historia y Teoría, 1(1), 1–31.

      Bloch, M. (1954). El oficio del historiador. Traducido por Peter Putman. Manchester: Manchester University Press.

      Boole, G. (2003). [1854] Una investigación de las leyes del pensamiento, en las que se basan las teorías matemáticas de la lógica y las probabilidades.. Amherst: Prometheus Books.

      Brown, P. (2012). A través del ojo de una aguja: la riqueza, la caída de Roma y la creación del cristianismo en Occidente 350–550 d. C.. Princeton: Prensa de la Universidad de Princeton.

      Buckley, P. J. y Artisien, P. (1987). Inversión directa norte-sur en las comunidades europeas: el impacto en el empleo de la inversión directa de las multinacionales británicas, francesas y alemanas en Grecia, Portugal y España. Basingstoke: Macmillan.

      Buckley, P. J., Casson, M. C. y Gulamhussen, M. A. (2002). Internacionalización: opciones reales, gestión del conocimiento y el enfoque de Uppsala. En V. Havila, M. Forsgren y H. Hakansson (Eds.), Perspectivas críticas sobre la internacionalización (págs. 229-261). Oxford: Elsevier.

      Buckley, P. J., Devinney, T. M. y Louviere, J. J. (2007). ¿Se comportan los gerentes de la manera que sugiere la teoría? Un examen basado en la teoría de la elección de la toma de decisiones sobre la ubicación de la inversión extranjera directa. Revista de estudios empresariales internacionales, 38(7), 1069–1094.

      Buckley, P J., Newbould, G. D. y Thurwell, J. (1978). Internacionalización: la experiencia de empresas más pequeñas en el extranjero. Londres: Associated Business Press / Nueva York: Halsted Press.

      Buckley, P. J., Pass, C. L. y Prescott, K. (1992). Al servicio de los mercados internacionales: estrategias competitivas de las empresas. Oxford: Basil Blackwell.

      Buckley, P. J. y Pearce, R. D. (1991). Aspectos internacionales de las actividades económicas del Reino Unido: revisiones de fuentes estadísticas del Reino Unido. Revista No 44, Volumen XXVI Real Sociedad de Estadística / Consejo de Investigaciones Económicas y Sociales. Londres: Chapman y Hall.

      Burgelman, R. A. (2011). Puente entre historia y reduccionismo: un papel clave para la investigación cualitativa longitudinal. Revista de estudios empresariales internacionales, 42(5), 591–601.

      Butterfield, H. (1965). La interpretación Whig de la historia. Nueva York: W. W. Norton & amp Company Inc. (Original de 1931).

      Cairncross, A. (1953). Inversión nacional y extranjera. Cambridge: Cambridge University Press.

      Cannadine, D. (2013). El pasado indiviso: la historia más allá de nuestras diferencias. Londres: Allen Lane.

      Casson, M. (2009). El primer sistema ferroviario del mundo. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Chandler, A. D. (1962). Estrategia y estructura: capítulos de la historia de la empresa industrial estadounidense. Cambridge: MIT Press.

      Chandler, A. D. (1984). Historia empresarial comparativa. En D. C. Coleman y P. Mathias (Eds.), Empresa e historia: ensayos en honor a Charles Wilson (págs. 473–503). Cambridge: Cambridge University Press.

      Chitu, L., Eichengreen, B. y Mehl, A. J. (2013). Historia, gravedad y finanzas internacionales. Documento de trabajo de la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas 18697, Washington D.C.

      Clark, C. (2012). Los sonámbulos: cómo Europa fue a la guerra en 1914. Londres: Allen Lane.

      Clark, P. y Rowlinson, M. (2004). El tratamiento de la historia en los estudios de organización: ¿hacia un "giro histórico"? Historia empresarial, 43(3), 331–352.

      Collier, D., Brady, H. E. y Seawright, J. (2010). Fuentes de apalancamiento en la inferencia causal: hacia una visión alternativa de la metodología. En H. E. Brady y D. Collier (Eds.), Repensar la investigación social: diversas herramientas, estándares compartidos (2ª ed., Págs. 229-266). Nueva York: Rowman y Lillefield.

      Cowley, R. (Ed.). (1999). ¿Y si?. Nueva York: G.P. Hijos de Putnam.

      Deaton, A. (2009). Instrumentos de desarrollo: Aleatorización en los trópicos y búsqueda de las esquivas claves del desarrollo económico. La conferencia de Keynes. Londres: Academia Británica.

      Decker, S. (2013). El silencio del archivo: el poscolonialismo y la práctica de la reconstrucción histórica a partir de la evidencia de archivo. Gestión e historia organizacional, 8(2), 155–173.

      Derrida, J. (1994). Espectros de Marx. Traducido por Peggy Kamuf. Nueva York: Routledge.

      Diebolt, C. (2012). La voz cliométrica. Association Française de Cliométrie. Documento de trabajo No. 12.

      Dunning, T. (2012). Experimentos naturales en las ciencias sociales. Cambridge: Cambridge University Press.

      Durand, R. y Vaara, E. (2009). Causalidad, contrafactuales y ventaja competitiva. Revista de Gestión Estratégica, 30(12), 1245–1264.

      Easterlin, R. A. (2013). Las secciones transversales son historia. Documento de debate de IZA No. 7341.

      Evans, L. J. (2014). Pasados ​​alterados: contrafactuales en la historia. Londres: Little, Brown.

      Ferguson, N. (Ed.). (1997). Historia virtual: alternativas y contrafactuales. Londres: Picador.

      Fogel, R. W. (1964). Ferrocarriles y crecimiento económico estadounidense: ensayos de historia econométrica. Baltimore, Maryland: Prensa de Johns Hopkins.

      Foucault, M. (1965). Locura y civilización. Traducido por R. Howard. Nueva York: Pantheon.

      Freedman, D., Pisani, R. y Purves, R. (2007). Estadísticas (4ª ed.). Nueva York: W. W. Norton Inc.

      Gaddis, J. L. (2002). El paisaje de la historia: cómo los historiadores mapean el pasado. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Gottschalk, L. (1950). Comprender la historia: una introducción al método histórico. Nueva York: Alfred A Knopf.

      Gramsci, A. (1973). Selecciones de los cuadernos de la cárcel. Editado por Q. Hoare y G. Nowell Smith. Nueva York: Editores internacionales.

      Granger, C. W. J. (1988). Causalidad, cointegración y control. Revista de Control y Dinámica Económica, 12(2), 551–559.

      Granger, C. W. J. y Newbold, P. (1974). Regresiones espurias en econometría. Revista de Econometría, 2(2), 111–120.

      Green, W. A. ​​(1993). Historia, historiadores y dinámica del cambio. Westport: Praeger.

      Gregory, B. S. (2012). La reforma involuntaria: cómo una revolución religiosa secularizó la sociedad. Cambridge: Belking Press de la Universidad de Harvard.

      Grimmer-Solem, E. (2003). El auge de la economía histórica y la reforma social en Alemania 1864-1894. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Haggerty, S. (2012). "¿Simplemente por dinero?" Cultura empresarial en el Atlántico británico 1750-1815. Liverpool: Prensa de la Universidad de Liverpool.

      Hannah, L. (2007). El "divorcio" de la propiedad del control a partir de 1900: recalibrando las tendencias globales imaginadas. Historia empresarial, 49(4), 404–438.

      Hofstede, G. (1991). Culturas y organizaciones: software de la mente. Londres: McGraw Hill.

      Hofstede, G. (1997). Culturas y organizaciones: software de la mente. Nueva York: McGraw-Hill.

      Hofstede, G. (2001). Consecuencias de la cultura: comparación de valores, comportamientos, instituciones y organizaciones de distintas naciones (2a ed.). Nueva York: Sage Publications.

      Hood, N. y Young, S. (1979). La economía de los negocios internacionales. Londres: Longman.

      Hufbauer, G. C. y Adler, F. (1968). Inversión manufacturera de EE. UU. Y balanza de pagos. Washington, DC: Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

      Hymer, S. H. (1976). Las operaciones internacionales de las empresas nacionales: estudio de la inversión extranjera directa. Cambridge: MIT Press.

      Jackson, J. E. y Kollman, K. (2010). Una formulación de la trayectoria dependiente con un ejemplo empírico. Revista trimestral de ciencia política, 5(3), 257–289.

      Johanson, J. y Vahlne, J. E. (1977). The internationalization process of the firm: A model of knowledge development and increasing foreign market commitments. Journal of International Business Studies, 8(1), 23–32.

      Johanson, J., & Vahlne, J. E. (2009). The Uppsala internationalization process model revisited: From liability of foreignness to liability of outsidership. Journal of International Business Studies, 40(9), 1411–1431.

      Jones, G. (1998). Company history and business history in the 1990s. University of Reading discussion papers in economics and management (series A), p. 383.

      Jones, G. (2000). Merchants to multinationals. British trading companies in the nineteenth and twentieth centuries. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Jones, G., & Khanna, T. (2006). Bringing history (back) into international business. Journal of International Business Studies, 37(4), 453–468.

      Jones, G., & Zeitlin, J. (Eds.). (2007). The Oxford handbook of business history. Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Judge, W. Q., Fainshmidt, S., & Brown, J. L. (2014). Which model of capitalism best delivers both wealth and equality? Journal of International Business Studies, 45(4), 363–386.

      Kipping, M., Wadhwani, R. D., & Bucheli, M. (2014). Analyzing and interpreting historical sources: A basic methodology. In M. Bucheli & R. D. Wadhwani (Eds.), Organizations in time: History, theory, methods (pp. 305–329). Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Kobrak, C., & Schneider, A. (2011). Varieties of business history: Subject and methods for the twenty-first century. Business History, 53(3), 401–424.

      Kogut, B. (2009). Methodological contributions in international business and the direction of academic research activity. In A. Rugman (Ed.), The Oxford handbook of international business (2nd ed., pp. 711–739). Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.

      Kogut, B., & Kulatilaka, N. (2001). Capabilities as real options. Organization Science, 12(6), 744–758.

      Kogut, B., & Parkinson, D. (1998). Adoption of the multidivisional structure: Analysing history from the start. Industrial and Corporate Change, 7(2), 249–273.

      Kogut, B., & Zander, U. (2000). Did socialism fail to innovate? A natural experiment of the two Zeiss companies. American Sociological Review, 65(2), 169–190.

      Laidler, D. (2012). Today’s standards and yesterday’s economics—two short occasional essays—eliminating history from economic thought and Mark Blaug on the quantity theory. Economic Policy Research Institute working paper series 2012–6, University of Western Ontario.

      Lebow, R. N. (2012). Counterfactual thought experiments: A necessary teaching tool. The History Teacher, 40(2), 153–176.

      Lebow, R. N. (2014). Archduke Franz Ferdinand lives!. Nueva York: Palgrave Macmillan.

      Leunig, T. (2010). Social savings. Journal of Economic Surveys, 24(5), 775–800.

      Ludden, D. (Ed.). (2001). Reading subaltern studies: Critical history, contested meaning and the globalization of South Asia. London: Anthem Press.

      MacKay, R. B. (2007). ‘What if’: Synthesising debates and advancing prospects of using virtual history in management and organization theory. Management & Organizational History, 2(4), 295–314.

      Mahoney, J. (2004). Comparative-historical methodology. Annual Review of Sociology, 30, 81–101.

      Maielli, G., & Booth, C. (2008). Counterfactual history, management and organizations: Reflections and new directions. Management & Organizational History, 3(1), 49–61.

      Moss, M. (1997). Archives, the historian and the future. In M. Bentley (Ed.), Companion to historiography (pp. 960–973). London: Routledge.

      Nickell, S. (1981). Biases in dynamic models with fixed effects. Econometrica: Journal of the Econometric Society, 49(6), 1417–1426.

      O’Rourke, K., & Williamson, G. (1999). Globalization and history: The evolution of a nineteenth-century Atlantic economy. Cambridge: MIT Press.

      Oz, O. (2004). Using Boolean—and fuzzy-logic-based methods to analyse multiple case study evidence in management research. Journal of Management Inquiry, 13(2), 166–179.

      Paavilainen-Mäntymäki, E., & Welch, C. (2013). How to escape an unprocessual legacy? A viewpoint from international business research. In M. E. Hassett & E. Paavilainen-Mäntymäki (Eds.), Handbook of longitudinal research methods in organisation and business studies (pp. 229–248). Cheltenham: Edward Elgar.

      Page, S. E. (2006). Path dependence. Quarterly Journal of Political Science, 1(1), 87–115.

      Penrose, E. T. (1959). The theory of the growth of the firm. Oxford: Basil Blackwell.

      Pettigrew, A. M. (1997). What is processual analysis? Scandinavian Journal of Management, 13(4), 337–348.

      Ragin, C. C. (1987). The comparative method: Moving beyond qualitative and quantitative strategies. Berkeley: Prensa de la Universidad de California.

      Reddaway, W. B., et al. (1968). Effects of UK direct investment overseas: Final report. Cambridge: Cambridge University Press.

      Rowlinson, M., Toms, S., & Wilson, J. F. (2007). Competing perspectives on the ‘managerial revolution’: from ‘managerialist’ to ‘anti-managerialist’. Business History, 49(4), 464–482.

      Saka-Helmhout, A. (2011). Comparative historical analysis in international management research. In R. Piekkari & C. Welch (Eds.), Rethinking the case study in international business and management research (pp. 383–407). Cheltenham: Edward Elgar.

      Schwarzkopf, S. (2012). Why business historians need a constructive theory of the archive. Business Archives, 105(November), 1–9.

      Shaver, J. M. (1998). Accounting for endogeneity when assessing strategy performance: Does entry mode choice affect FDI survival? Management Science, 44(4), 571–585.

      Simiand, F. J. (1903). Méthode historique et sciences socials. Revue de Synthèse Historique, 6, 1–22.

      Skocpol, T., & Somers, M. (1980). The uses of comparative history in macrosocial inquiry. Comparative Studies in Society and History, 22(2), 174–197.

      Snyder, T. (2010). Bloodlands: Europe between Stalin and Hitler. London: The Bodley Head.

      Steuer, M.D. et al. (1973). The impact of foreign direct investment on the U.K. London: HMSO.

      Stinchcombe, A. L. (1965). Social structure and organisations. In J. G. March (Ed.), Handbook of organizations (pp. 142–193). Chicago: Rand-McNally.

      Tilley, C. (1983). Big structure, large processes, huge comparisons. New York: Russell Sage Foundation.

      Toms, S., & Beck, M. (2007). The limitations of economic counterfactuals: The case of the Lancashire textile industry. Management & Organizational History, 2(4), 315–330.

      Welch, C., & Paavilainen-Mäntymäki, E. (2014). Putting process (back) in: Research on the internationalization process of the firm. International Journal of Management Reviews, 16(1), 2–23.

      Whittington, R. (2007). Introduction: Comparative perspectives on the managerial revolution. Business History, 49(4), 399–403.

      Wilkins, M., & Hill, F. E. (2011). American business abroad: Ford on six continents. Cambridge: Cambridge University Press (Original edition 1964 Wayne State University Press).

      Yin, R. K. (2014). Case study research: Design and methods (5th ed.). Thousand Oaks: Sage Publications.

      Zaheer, S. (1995). Overcoming the liability of foreignness. Academy of Management Journal, 38(2), 341–363.

      Zeitlin, J. (2007). The historical alternatives approach. In G. Jones & J. Zeitlin (Eds.), The Oxford handbook of business history (pp. 120–140). Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford.


      Primary Source Research

      When you analyze a primary source, you are undertaking the most important job of the historian. There is no better way to understand past events than by examining the sources that people from that period left behind (e.g., whether journals, newspaper articles, letters, court case records, novels, artworks, music or autobiographies).

      Each historian, including you, will approach a source with a different set of experiences and skills, and will therefore interpret the document differently. While there is no one right interpretation, interpretations should still be supported by evidence and analysis. If you do not do a careful and thorough analysis, you might arrive at a wrong interpretation.

      In order to analyze a primary source you need information about two things: the document itself and the era from which it comes. You can base your knowledge on class materials and other credible sources. You'll also need to analyze the document itself. The following questions may be helpful for your analysis of the document as an artifact and as a source of historical evidence.

      Initial Analysis

      1. What is the physical nature of your source? This is particularly important if you are dealing with an original source (i.e., an actual old letter, rather than a transcribed and published version of the same letter). What can you learn from the form of the source? (Was it written on fancy paper in elegant handwriting, written on scrap-paper, scribbled in pencil?) What does this tell you?
      2. What is the source's purpose? What was the author's message or argument? What were they trying to get across? Is the message explicit? Are there implicit messages as well?
      3. How does the author try to convey their message? What methods do they use?
      4. What do you know about the author? This might include, for example, race, ethnicity, sex, class, occupation, religion, age, region, or political beliefs? Does any of this matter? ¿Cómo?
      5. Who was or is the intended audience? Was this source meant for one person's eyes, or for the public? How does that affect the source?
      6. What can a careful reading of the text/artifact tell you? How do language and word choice work? Are important metaphors or symbols used? What about the silences--what does the author choose NOT to talk about?

      Evaluating the Source as Historical Evidence

      You'll also want to evaluate how credible the source is and what it tells you about the given historical moment.

      1. Is it prescriptive--telling you what people thought should happen--or descriptive--telling you what people thought did happen?
      2. Does it describe ideology and/or behavior?
      3. Does it tell you about the beliefs/actions of the elite, or of "ordinary" people? From whose perspective?
      4. What historical questions can you answer using this source? What are the benefits of using this kind of source?
      5. What questions can this source NOT help you answer? What are the limitations of this type of source?
      6. If we have read other historians' interpretations of this source or sources like this one, how does your analysis fit with theirs? In your opinion, does this source support or challenge their argument?

      Remember, you cannot address each and every one of these questions in your presentation or in your paper, and I wouldn't want you to. You need to be selective.

      Crédito: Thank you to Carleton College's History Department for permission to adapt their resource "How to Analyze a Primary Source." (Minor additions or changes made to the original text). Original text created by Molly Ladd-Taylor, Annette Igra, Rachel Seidman, and others.


      Answering the Question

      So, you are confident that you have understood the question and have carried out a preliminary analysis. It is now time to bring them both together and formulate your answer.

      The temptation when you are writing under timed conditions is just to start in the hope that somehow, you will produce an answer worthy of a good mark. Examiners, when marking papers, are looking for answers that demonstrate clearly that you have engaged and understood the source and can demonstrate and understand its relevance to the period in question. Time spent planning your answer at this stage can make this an achievable goal and help to focus your answer, resisting the temptation to go off-topic and prevent you from forgetting a key fact that could alter your grade. How you plan your answer, whether by producing a mind map or just noting keywords is up to you. Even if you should run out of time, the presence of a plan would give the examiner some indication of where your answer was heading and you may be awarded points as a result.

      One of the most common problems experienced by students when answering a source-based history question is knowing how to start. What should the introductory passage say? The best way to overcome this is to incorporate the question into your answer. Por ejemplo:

      Pregunta
      ‘Source A opposes Kaiser Wilhelm II. How do you know?’
      First sentence:
      The opposition to Kaiser Wilhelm II is evident in Source A through…

      In approaching the question this way you are demonstrating to the examiner your understanding of what is expected of you and at the same time provide a focus for your writing, making it less likely that you will go off-topic.

      Your first paragraph should then be followed by incorporating the strongest evidence you have to support your argument backed by direct reference to the source. Much of source-based analysis is interpretative. If you can support the points you make throughout your answer by referencing the text and by demonstrating both its value and relevance to the period and themes you have studied, you can avoid the fate of the unsupported, generalised source-based answer scoring the lower grades.

      The following is a model answer provided by the AQA examination board. The student was required to analyse and evaluate a cartoon of Edward Jenner giving the smallpox inoculation to patients at St. Pancras Hospital, in terms of how useful it would be to a historian studying vaccination:

      Source A
      Source A shows society’s negative reaction to Edward Jenner’s discovery of the smallpox vaccination. The cows sprouting from people’s bodies are a representation of the unnatural effects people believed they would develop if they got vaccinated.
      This is useful because it is a reminder that although the discovery is significant today, it was rejected by a lot of people around the time it was found. The origin of this source states that it was drawn in 1802 by James Gillray only three years after Jenner’s discovery. As the vaccination was still relatively new in 1802 many people did not trust it, especially as Jenner had no way of explaining the effects of his work as germs had yet to be discovered. Therefore, the person drawing this may have set out for it to be portrayed negatively so that people may revert to more common treatments such as inoculation. This would stop many doctors going out of business as they weren’t familiar with Jenner’s practise and didn’t trust it. The purpose of this source is to shine a negative light on Jenner’s vaccination so that people would not rely on his methods of treatment. At this time inoculation was something widely practised by many doctors throughout Britain. This is useful as it can give us a further explanation as to why his discovery did not take off as quickly as we would presume. This being because if Jenner’s vaccination became popular enough, many doctors would lose money from performing inoculations, hence them spreading rumours such as those seen here. The source is a cartoon and this impacts on its utility as cartoons tend to be exaggerated and for comedic effect thus decreasing their utility to historians. They must be used in combination with a variety of other source types.

      The examiner’s commentary to this answer discusses the student’s complex evaluation of the source. How the student demonstrated and utilised sustained judgement and specific textual and historical knowledge, whilst also recognising its purpose and value as a source. It achieved a level 4 grading.


      Ver el vídeo: Dual Nature of Radiation and Matter NEET important questions. class 12 chapter 11