Angus Calder

Angus Calder

Angus Calder, hijo de Ritchie Calder, nació en Londres el 5 de febrero de 1942. Después de leer literatura inglesa en la Universidad de Cambridge, escribió un doctorado en la Universidad de Sussex sobre política en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

Calder se casó con Jenni Daiches, la hija de David Daiches, en 1963. La pareja tuvo tres hijos.

En 1969, Calder publicó su libro sobre el frente interno titulado La guerra popular: Gran Bretaña 1939-1945. Como señaló Ian Campbell, este "fue el primer trabajo sustancial que cuestionó la sabiduría convencional sobre la Gran Bretaña en tiempos de guerra". El libro ganó el premio John Llewellyn Rhys en 1970.

En 1971, Calder se mudó a Escocia y se convirtió en tutor de la Open University con sede en Edimburgo. Durante los siguientes años publicó Rusia descubierta: ficción del siglo XIX desde Pushkin hasta Chéjov (1976) y Imperio revolucionario (1981). Después de divorciarse de su primera esposa, estuvo brevemente casado con Kate Kyle. El mito del bombardeo apareció en 1992.

Calder, quien se convirtió en lector de estudios culturales en la Open University, se jubiló en 1993. En sus últimos años sufrió de alcoholismo. Otros libros de Calder incluyen Culturas giratorias (1994) Hora de matar: la experiencia de un soldado en la guerra en Occidente, 1939-45 (1997), Escocia de la mente (2002), Dioses, mestizos y demonios (2004) y Desastres y héroes: Sobre la guerra, la memoria y la representación (2004).

Angus Calder murió de cáncer de pulmón el 5 de junio de 2008.

Angus Calder, que murió a los 66 años de cáncer de pulmón, fue un escritor extraordinariamente versátil —historiador, poeta y ensayista— y una figura conmovedora en la escena escocesa. Ganó notoriedad con la publicación, en 1969, de su primer libro, The People's War: Britain 1939-1945. Un estudio pionero del frente interno, desapasionado y, a veces, irónico al modificar los mitos persistentes de la propaganda bélica, ganó el premio John Llewellyn Rees y se ha mantenido impreso desde entonces.

No fue sino hasta 1981 que apareció otro trabajo importante, Revolutionary Empire, un relato profundamente investigado de la expansión imperial británica que fue tendencioso sin límites, como lo fue The Myth of the Blitz (1992). Sin embargo, tanto el celo de Calder por la lectura amplia como su forma de vida trabajaron en contra de la producción de libros más importantes, aunque en 2004 produjo dos fascinantes colecciones tardías de humor negro, Dioses, mestizos y demonios: 101 Vidas y desastres breves pero esenciales y Héroes: sobre la guerra, la memoria y la representación. En cambio, su amplitud de conocimientos y su intensa, aunque espasmódica, concentración fomentaron su dominio positivo del ensayo.

La bebida había provocado la ruptura de su matrimonio en 1982. Sin embargo, dentro y fuera de episodios recurrentes de bebida seguidos de abstinencia espasmódica, apareció un número notable de excelentes ensayos. Cuando uno pensaba que estaba fuera de combate, se levantaba de nuevo y se imprimía. Editó selecciones notables de Hugh MacDiarmid, Walter Scott, ficción rusa del siglo XIX, los poemas de Burns y de Robert Louis Stevenson y, con Paul Addison, Time to Kill: The Soldier's Experience of the War in the West 1939-45. Publicó versos a lo largo de su vida, ganando el premio Eric Gregory de poesía en 1967, pero publicó su primer volumen de poemas, Waking in Waikato, en 1995. Fue coeditor del Journal of Commonwealth Literature de 1981 a 1987.

Por lo tanto, se establecieron los dos ejes de los intereses de investigación y publicación de Angus Calder: historias bien investigadas y sólidamente basadas, y estudios detallados de figuras literarias de la Escocia del siglo XX. Entre sus historias, la magistral The People's War: Britain 1939-1945 (1969) fue la primera obra sustancial que cuestionó la sabiduría convencional sobre la Gran Bretaña en tiempos de guerra, y le valió el premio Mail on Sunday / John Llewellyn Rhys al año siguiente de su publicación. El tema revisionista continuó con Revolutionary Empire (1981) y The Myth of the Blitz (1991).

Sus estudios literarios incluyeron Revolving Culture: notes from the Scottish Republic (1994), y una colección editada de la prosa de Hugh MacDiarmid, The Raucle Tongue: seleccionados ensayos, periodismo y entrevistas (en tres volúmenes, 1997-98), este último, como muchos de sus obras, editadas en colaboración.

Estos son simplemente puntos altos: la bibliografía muy extensa de libros didácticos, introducciones y colecciones, pasando por alto su propia escritura creativa y cinco volúmenes de poesía, apunta al otro gran impulso de su vida, su larga participación en la Open University en Escocia, donde inspiró y nutrió las carreras de una generación.

Otro título, Rusia descubrió: la ficción del siglo XIX de Pushkin a Chéjov (1976) es (como puedo testificar por su uso en la enseñanza universitaria durante muchos años) ejemplar de las fuertes cualidades de Calder: lucidez de organización, la capacidad de conectarse a través de barreras. de lenguaje y trasfondo para iluminar el texto, y una fuerza en la construcción general que es particularmente visible en su sustancial escritura histórica. El Mito del Blitz en particular es capaz de dar una imagen vívida de una sociedad compleja bajo estrés a una generación nacida demasiado tarde para haberla experimentado.

Una fortaleza particular de la escritura de Calder fue su participación en la historia oral, registrando las experiencias de aquellos que habían vivido eventos como el Blitz y lo habían visto en lugares más incómodamente cercanos que los historiadores. Como todos sus escritos históricos, su descripción de la vida londinense en este momento extremo se caracterizó por la lucidez: no se entrometió en los acontecimientos, sino que los hizo vívidamente vivos para el lector.


Angus Calder: historiador que desmintió los mitos de la Segunda Guerra Mundial (Obit.)

Era un sótano húmedo en el Londres de los sesenta, amontonado con hojas escritas de papel fino de guerra que se desmoronaba. La mayoría de la gente lo habría encontrado como un lugar desolado. Sin embargo, para el joven Angus Calder, que deambulaba por la habitación eligiendo documentos al azar, era la cueva de la historia de Aladdin. Aquí estaba un relato de primera mano del bombardeo de Londres. Había descripciones de lo que la gente realmente sentía sobre el racionamiento, sobre los evacuados, sobre el "tío Joe" Stalin.

Esa habitación húmeda contenía los cientos de informes escritos durante la Segunda Guerra Mundial por hombres y mujeres comunes y corrientes para el grupo de investigación Mass Observation. Habían estado descuidados durante años. Calder, que murió a los 66 años, los utilizaría como base para sus libros pioneros The People's War: Britain 1939-1945, publicados en 1969, y más tarde, en 1991, The Myth of the Blitz. Su trabajo desafió la apreciada visión de un Reino Unido valiente que llegó sonriendo a través del bombardeo con personas de todas las clases unidas por el humor, la tolerancia y el espíritu voluntario.

Es cierto que Calder encontró fortaleza y coraje en todos los niveles de la sociedad. Sin embargo, como demostró en sus libros vívidamente escritos y meticulosamente investigados, la Gran Bretaña en tiempos de guerra también vio disturbios industriales, antisemitismo, aumento de la delincuencia (el apagón era ideal para el robo) y una creciente división entre ricos y pobres. "Las fuerzas de la riqueza, la burocracia y los privilegios", escribió Calder, que era un socialista apasionado, "sobrevivieron con pocos inconvenientes". Detalla, por ejemplo, la indignación de los hogares de clase media cuando se les pidió que acogieran a los evacuados infestados de alimañas de los barrios marginales. Un consejo rural incluso rechazó a los evacuados alegando que las casas grandes no se podían utilizar porque “el problema de los sirvientes es grave y sería injusto dejar a los niños en ellas”.

Además de historiador, Angus Calder fue un poeta, crítico, ensayista y docente que hizo un gran aporte a la literatura. Sin embargo, The People's War, escrita cuando todavía tenía veintitantos años, fue la primera en dar las opiniones de la gente común y la primera en cuestionar los mitos establecidos sobre la guerra. Influyó en personas desde Sir David Hare, el dramaturgo, hasta Gordon Brown, el primer ministro, que conoció a Calder cuando ambos eran historiadores y partidarios del Partido Laborista en Edimburgo.


Angus Calder - Historia


Castillo de Cawdor por The Internet Guide to Scotland

La información y los datos reportados en esta historia fueron compilados por él de muchas fuentes (ver más abajo).

  • Una hija, Helen, se casó con SHAW MACKINTOSH.
  • Según "Scottish Nation" de Anderson durante la década de 1300, Thomas, un valiente caballero, supuestamente el thane de CALDER, murió luchando del lado de la facción Cumyn contra el regente, Andrew de Moravia, con Robert Cumyn y William Cumyn asesinados. al mismo tiempo.
  • La tradición menciona a un hijo, Hutcheon o Hugh CALDER, que en 1452 asistió a Alejandro, conde de Huntly, teniente del rey, en su expedición contra los condes de Crawford de Finhaven y Douglas, luego en rebelión, y Huntly habiendo derrotado a las fuerzas de estos dos. condes en la batalla de Brechin. Hutcheon, demasiado ansioso en la persecución, fue hecho prisionero por el enemigo y llevado a Finhaven, adonde Crawford se había retirado. Alarmado durante la cena con la noticia de la llegada de Huntly, huyó con tal precipitación que Hutcheon y varios otros prisioneros escaparon. Hutcheon se llevó la copa de plata de la que bebió Crawford y se la entregó a Huntly en Brechin como prueba segura de la huida de Crawford, por cuyo servicio (según la Historia de la familia de Gordon), Huntly, a su regreso a casa, prestó él las tierras de Asswanly, condado de Banff, y George Duke of Gordon le dio a su sucesor una enorme copa de plata dorada, en la que se grabó la historia de la transacción.
  • Su segundo hijo, Robert, fundó la familia en Muirtoune en Moray, Escocia y en la tierra de Aswanly, condado de Banff, en 1440. Robert tuvo dos hijos, el menor James CALDER, se estableció en Elgin y tuvo un hijo que parece han estado en el negocio allí desde 1607 hasta 1636. Su hijo, Thomas CALDER, compró en 1639 las tierras de Sheriffiniln, cerca de Elgin. Fue rector de Elgin en 1665 y en 1669 completó la construcción de la mansión familiar allí. Su hijo mayor, Sir James CALDER, laird de Muirtoune, fue nombrado baronet de Escocia y Nueva Escocia, nombrado caballero el 5 de noviembre de 1686. Por su esposa, Grizzel, hija de Sir Robert Innes, Baronet, de Innes, tuvo un hijo, Sir Thomas, el segundo baronet y varios otros niños. Su nieto, Sir James CALDER, el tercer baronet, se casó con Alice, hija del almirante Robert Hughes, con quien tuvo dos hijos y una hija, este último se casó con el almirante Roddam de Roddam, condado de Northumberland. Fue sucedido por su hijo mayor, Sir Henry CALDER, un general de división del ejército, cuyo hijo, Sir Henry Roddam CALDER, fue el quinto baronet. Sir Robert CALDER (n. 2 de julio de 1745, Elgin, Escocia), segundo hijo de Sir Thomas CALDER de Muirton y tío de este último, fue un distinguido almirante.
  • Una hija m. JOHN HAY de LOCKLOY.
  • Un hijo, Alejandro fue, con varios otros caballeros escoceses, para ayudar a Carlos VII, de Francia contra los ingleses, y de él desciende la familia de De la Chapagna en Toulouse.

12. WILLIAM CALDER - 6º Thane de CAWDOR:
Hijo de Donald, triunfó en 1442 y d. 1468. William, bajo el nombre de William de CALDER, fue testigo en un acta de confirmación otorgada por Alejandro conde de Ross a Sir Walter Innes, de las tierras de Aberkerder, fechada el 22 de febrero de 1438. Un precepto fechado el 17 de agosto de 1442, por Alexander de Yle, conde de Ross y señor de las islas, incorporó a William de Calder el thanage de CALDER, oficinas del sheriff y alguacil de Nairn, incluidas las tierras de Beath, Banchar y la mitad de Raite y Milk. En 1450 fue con William, el conde de Douglas, al Jubileo en Roma. El 6 de agosto de 1454, se otorgó una licencia real a Thane William por cartas del rey James para fortificar el actual castillo de CAWDOR "con muros, fosos y rastrillos de hierro, para equiparlo con torretas y otros armamentos y aparatos defensivos, y para nombrar agentes de policía , conserjes y carceleros a su castillo, siempre que el rey y sus sucesores tengan libre entrada y salida hacia y desde el castillo ".

  • Un hijo William, heredero de Thaneship, se menciona entre los barones presentes en el parlamento en 1469 y 1471, y en 1469 sirvió en el tribunal que condenó a Alexander Boyd por alta traición. El thanedom y otras tierras pertenecientes a William fueron erigidas en una baronía libre a su favor en el año 1476 y declaradas dentro del condado de Nairn, aunque están situadas en diferentes condados.
  • Un hijo, John, se convirtió en Rector de Duthil y más tarde Precentor y Chantor de Ross. Fue una persona destacada en el distrito. John era un eclesiástico, pero adquirió considerables propiedades en Nairn y en otros lugares.

13. WILLIAM CALDER - Séptimo Thane de CAWDOR:
Murió en 1503. Se casó por primera vez en 1458 con Margaret (Mariot) Sutherland (hija de Alexander Sutherland, cuya esposa era hija de Donald, señor de las islas) del antiguo castillo de Dunbeath en la costa de Caithness en Moray Firth. Tuvo cinco hijos: William (el mayor), John, Andrew, Alexander y Hutcheon. El 6 de noviembre de 1467, compró las tierras de Invermarkie, obteniendo una carta de John, conde de Ross. En 1471 compró a Andrew Leslie, de Spey con consentimiento del obispo de Moray, el Miln de Nairn con desván y pertrechos. Después de la muerte de Margaret, se casó con Janet Keith de Inverugie, viuda de Alan Kinnaird de Culbin. Recibió una carta de la Corona en Edimburgo, el 29 de mayo de 1476, otorgándole todas sus tierras en un solo thanage de CAWDOR, las Baronías de Clunies y Beath Belmakeith, la mitad de Rait Moy, Dunmaglass, los dos kinikells, Kindess, Invermarkie, Mulchoich, Drummarnie , Ferntosh y otras tierras que se encuentran en los condados de Inverness y Forres. También recibió el cargo de alguacil hereditario permanente y el guardián del castillo del rey en Nairn para él y sus herederos.

  • Un hijo, William, que era cojo y débil de cuerpo, renunció a su primogenitura, se dedicó por completo al servicio de Dios y se convirtió en el vicario de Barevan, ahora parroquia de CALDER.
  • Un hijo, John, el 29 de abril de 1488 se convirtió en sucesor masculino del thanage CAWDOR en lugar de William.
  • Un hijo Hugh (Hutcheon), alguacil de Nairn por carta de la Corona en 1510, incluida la policía del castillo del rey en Nairn, m. la hija del Laird de Culbin - no tuvo hijos, 5 hijas: una hija Muriel m. John Bayne, Burgess of Elgin, otra hija, Janet m. Morrison, burguesía de Nairn. Hugh y su hermano Alexander persiguieron a los Campbell de Inverliver por secuestrar a Muriel.
  • Un hijo Andrew.
  • Un hijo, Alejandro de Clunas, el más joven, m. Elizabeth Rose el 6 de mayo de 1515 en Auldearn. Sus descendientes se convirtieron en inquilinos de Hilltown of Raite.
  • La hija mayor, Marjory m. Alexander Fraser de Philorth, "Hermano Dios y Hermana Dios", por Dispensación del Papa.
  • Tres años más tarde, una segunda hija, Marion en 1483 se casó con Hugh (Hutcheon) Allanson MacIntosh, nieto del Laird de MacIntosh. Eran "parientes de las dos cuartas partes" y también requerían la dispensa papal.
  • Una tercera hija, Margaret m. William Dallas, un vecino cercano y heredero de Bathgate.
  • Una hija, Jonet nació y murió pronto.
  • Varios meses después de la muerte de Thane John, nació Muriel y se convirtió en la única heredera de la propiedad CALDER.

15. MURIEL CALDER - Noveno Thane (Thaness) de CAWDOR:
Según un Estatuto de 1573, Muriel, que entonces tenía 79 años, nació en 1494. Cuando John CALDER (el último de los Thanes de CALDER) murió, el thanedom pasó a su bebé, Muriel. Según Lord CAWDOR (1993), Muriel, la hija de John e Isobel Rose (del castillo de Kilravock) CALDER, heredó la propiedad y una opulenta fortuna. Kilravock proyectaba casarla con su nieto y la llevó a su madre ya ella a su familia. Archibald Campbell, segundo conde de Argyll se enteró del plan de Kilravock y se las arregló para traerla a la familia de Argyll. Pronto encontró la oportunidad de efectuar la unión. El joven Kilravock en 1492 se unió a Duncan, Laird de MacIntosh para saquear las tierras de Alexander Urquhart de Cromarty y Cromarty lo procesó penalmente. Argyll, que era juez general en Escocia, consiguió que Kilravock se asociara y fuera despedido con una multa de 800 merks. Para obtener este favor, Kilravock acordó entregar a Muriel a Argyll. Argyll y Hugh Rose de Kilravock, el tío de Muriel, fueron nombrados tutores dativos y pupilos de su matrimonio por el rey James IV por concesión real el 16 de enero de 1495. Muriel se mantuvo en la Casa de Kilravock, y Argyll le dio un vínculo de manutención y amistad a Kilravock el 1 de febrero de 1499.

El abuelo paterno de Muriel, William CALDER, séptimo Thane de CAWDOR, siendo perseguido en un proceso criminal, no pudo evitar que el Conde de Argyll obtuviera del Rey la Tutela de la nieta de Thane William, Muriel. Tras recibir la tutela y el matrimonio de la Corona, como dice la tradición, en el otoño de 1505, el conde de Argyll (en ese momento el hombre más influyente de Escocia) envió una expedición de 60 miembros del clan al mando de Campbell de Inverliver para secuestrar al infante. Muriel a Inveraray, Argyll con el pretexto de educarla en el sur. Los tíos de Muriel, Hugh y Alexander CALDER, que lideraban una gran fuerza, superaron al grupo Campbell cerca de Dartulich en Strathnairn y se produjo una batalla, pero uno de los hijos de Inverliever escapó con Muriel mientras los demás mantenían a los CALDERS bajo control.

Muriel fue heredera de la propiedad de su padre el 3 de marzo de 1502. En 1510 (la tradición dice que a la edad de 12 años, sin embargo, si las fechas de 1494 son correctas, habría tenido 16 años) se casó con Sir John Campbell. 3er hijo del 2º Conde de Argyll. Muriel renunció y contrató un estatuto para ella y su esposo con fecha 22 de febrero de 1511, erigiendo todas las tierras en un Thanage y Baronía libres de CALDER. En diciembre de 1524 se instalaron en el castillo de CAWDOR.

Los tíos de Muriel eran William CALDER (vicario de Barevan), Hugh CALDER (sheriff de Nairn), Andrew CALDER y Alexander CALDER (sheriff de Clunas). Eran hostiles hacia la intrusión de Campbell. Hugh CALDER junto con su hermano, Alexander y sus hombres pronto sitiaron el castillo. Durante la hostilidad, ocho de los hijos de Inverliver murieron.

Sir John Campbell, esposo de Muriel, realizó numerosas adquisiciones en 1528, incluida la compra a Hugh CALDER de las oficinas del alguacil y alguacil de Nairn.

John CALDER, el precentor de Ross y tío de Hugh y Alexander CALDER acudió en ayuda de los CALDER para ayudar a mantener la antigua línea familiar. William CALDER, el vicario de Barevan, reclamó las tierras de Little Urchany y aseguró, con la ayuda de su tío John CALDER el Precentor (en 1506), las tierras de CALDER en el burgo de Nairn. Luego intercedió en nombre de Hugh, el próximo mayor, a quien destinó para su heredero. Andrew CALDER ya estaba muerto. John indujo a su sobrino William el Vicario a renunciar a su cargo de alguacil en favor de su hermano Hugh CALDER, del cual se le otorgó un estatuto de la Corona en 1510. El CALDER más joven, Alejandro, estaba por ser provisto y su tío John le encontró una esposa en 1515. También le dio la mitad oeste de Easter Brackla.

Sin embargo, una carta de la Corona unió todas las posesiones de CAWDOR en un thanage y baronía libre a favor de Sir John Campbell y Muriel CALDER. Pronto la línea de Old CAWDOR (CALDER) vaciló y se desmoronó dejando a Sir John en posesión del castillo de CAWDOR y todas las tierras de la finca CALDER. Esto le dio al Clan Campbell un punto de apoyo en el norte.

Sir John Campbell de CAWDOR, fallecido en la primavera de 1546, fue el antepasado directo del actual Conde de CAWDOR.

La viuda de Sir John Campbell, Muriel, le sobrevivió por casi 30 años. Su hijo mayor estaba muerto. Entonces, a su muerte en 1575, Thanedom pasó a su nieto, John Campbell. Más tarde vendió parte de su propiedad a Lord Lovat para comprar Islay, una isla frente a la costa oeste de Escocia, justo debajo del Firth of Lorn. El 4 de febrero de 1591 fue asesinado por un vecino. Entre 1660 y 1670, el castillo fue propiedad de Sir Hugh Campbell. La tierra permaneció en posesión de sus descendientes hasta 1726, cuando fue comprada por Duncan Campbell de Shawfield.

  • Archibald (hijo mayor), John de Argyll, Donald de Argyll, Duncan de Highland Boath, Alexander de Fleenasmore & amp Raite, Katherine (hija mayor), Janet (la más joven, m. Ross de Balnagown).

Derechos de autor del artículo: Bill Caddell según las fuentes a continuación.
Para obtener más información sobre Caddells y Calders, envíe un correo electrónico a Bill directamente a: & # 98 & # 99 & # 97 & # 100 & # 100 & # 101 & # 108 & # 108 & # 64 & # 99 & # 104 & # 97 & # 114 & # 116 & # 101 & # 114 & # 46 & # 110 y # 101 y # 116

Dirige una lista de correo a través de ROOTSWEB para los apellidos: CADDELL, CADDEL, CADELL, CALDER y variaciones (CADDLE, CADLE, CADWELL, CAUDELL, CAUDILL, CATTELL, etc.). Para suscribirse envíe un correo electrónico dirigido a [email protected]
En el cuerpo del correo electrónico, escriba solo la palabra suscribirse. Deje la línea de asunto en blanco. Para publicar mensajes en la lista de correo para que otras personas los lean, envíe su mensaje a [email protected]
La información sobre esta y otras listas de correo de apellidos está disponible en Rootsweb.

Para obtener más información sobre la historia de Muriel Calder, es posible que le interese la novela de Kathryn Lynn Davis, que incluye un relato ficticio de parte de su vida, en particular el romance con John en el castillo de Kilchurn. Niño del temor se puede comprar en línea como un libro de bolsillo económico en Amazon.com

La información y los datos reportados en este historial se recopilaron de muchas fuentes, incluidas las siguientes:


Historia

A mediados de los setenta, a dos millas bajo tierra, nació la idea de Calder. Nuestro fundador, Ian Calder-Potts, estaba trabajando en la mina Western Deep Levels de Sudáfrica, una de las minas más profundas del mundo. Sus experiencias allí confirmaron la necesidad de equipos de bombeo de alta presión que funcionen de manera segura y confiable en algunos de los entornos más inhóspitos, técnicamente desafiantes y potencialmente peligrosos de la Tierra.

Ian llevó a su familia a Worcester, en el corazón del Reino Unido, y estableció Calder en Gregory's Bank Industrial Estate, ahora una urbanización. Encontrar clientes potenciales fue relativamente fácil, pero encontrar empresas realmente preparadas para realizar pedidos con un proveedor desconocido resultó mucho más desafiante. En un mercado abarrotado de 17 competidores (la mayoría de los cuales no obtenían ganancias), Ian tuvo que encontrar una manera de diferenciar a la empresa. El mercado tradicional de bombas de alta presión tenía una oferta excesiva, pero este mercado era la ruta más rápida para generar facturación.

Cuando nuestros primeros clientes descubrieron que éramos fieles a nuestra palabra, cumpliendo nuestra promesa de "seguridad y confiabilidad", con una caída dramática resultante en sus costos de funcionamiento y un funcionamiento continuo garantizado sin problemas, ganamos algunos amigos. Han seguido muchos más.

A medida que la empresa crecía, nos enfocamos en nuevas oportunidades, particularmente en áreas que involucraban procesos difíciles e innovadores. Una nueva tecnología que surgió fue la reinyección de recortes (CRI) & # 8211, la inyección de piedra triturada y material de desecho de roca en un pozo de petróleo profundo, un método ecológico para eliminar los desechos de perforación de petróleo y gas.

Aprovechando nuestro éxito en el sector energético, buscamos aplicaciones que tuvieran estándares industriales y de consumo muy exigentes. Esto impulsó la diversificación de productos y las disciplinas que nuestro equipo aprendió al abastecer a mercados tan exigentes que nos sirven bien en todos los demás sectores, desde la acuicultura hasta la automoción y la refinación hasta el mantenimiento de carreteras. Esta diversificación fue en gran parte responsable del crecimiento de la empresa al inicio del nuevo milenio.

En 2009, establecimos una base en Arabia Saudita con nuestro socio HOEIT para suministrar nuestro equipo de chorro de agua de alta presión a los mercados emergentes en la región del CCG. Nuestra participación en el mercado de Oriente Medio ha crecido de manera constante y hemos entregado muchas máquinas de chorro de agua junto con los últimos accesorios de chorro de agua y PPE. Todas las máquinas suministradas cuentan con el respaldo de nuestro equipo de Servicios de ciclo de vida que brindan capacitación, repuestos y soporte de servicio desde su base en Al-Khobar, KSA.

Nuestro traslado a las nuevas instalaciones en 2011 estaba retrasado. Gregory's Bank nos había servido bien, pero lo superamos, y el grupo de edificios no respaldaba nuestro mayor programa de construcción. Invertimos mucho en las nuevas instalaciones, ya que habían estado vacías durante algún tiempo y estaban en un estado deteriorado. La inversión incluyó dos bahías de prueba de última generación con VFD internos de 500 y 1.800 kW, generadores y un sistema de refrigeración de fluido de prueba.

En 2015, Calder Ltd fue comprada por PG Flow Solutions. Ambas empresas contaban con una dilatada experiencia en el sector energético, y la colaboración entre empresas en los proyectos nos aportó importantes ventajas tanto en la experiencia que podíamos ofrecer como en los beneficios económicos que podíamos trasladar al cliente. Tras una reorganización del grupo en 2020, Calder y PG se convirtieron en empresas hermanas junto con CFlow bajo el paraguas de EnFlow.

Desde la jubilación de Ian, la empresa ha seguido haciendo lo que mejor sabemos hacer: diseñar y fabricar las mejores máquinas para los trabajos más duros. El espíritu sobre el que se construyó nuestra empresa sigue siendo tan importante hoy como lo era hace 40 años.


La guerra popular: Gran Bretaña 1939-1945

La Segunda Guerra Mundial fue, para Gran Bretaña, una "guerra total", ningún sector de la sociedad permaneció al margen del servicio militar obligatorio, los ataques aéreos, la crisis del transporte marítimo y la economía de guerra.

En esta narrativa completa y fascinante, Angus Calder presenta no solo los grandes eventos y las figuras principales, sino también las rarezas y banalidades de la vida cotidiana en el frente interno y, en particular, el papel desempeñado por la gente común: guardias antiaéreos y guardias del hogar, trabajadores de fábricas. y agricultores, amas de casa y pacifistas. Sobre todo, este importante trabajo revisionista revela cómo, en esos seis años, el pueblo británico estuvo más cerca de descartar sus convenciones sociales que en ningún otro momento desde la república de Cromwell.

Ganador del premio John Llewellyn Rhys en 1970, La guerra popular se basa en testimonios orales y una masa de documentación social desatendida para cuestionar la imagen popularizada de la unidad nacional en la lucha por la victoria.

Отзывы - Написать отзыв

Revisión de LibraryThing

Un comienzo para la discusión de la vida en el frente interno. Los norteamericanos, como yo, solo podemos acercarnos a la experiencia de un ataque aéreo constante y la rutina diaria del racionamiento de prácticamente. Читать весь отзыв

Revisión de LibraryThing

Un asombroso compendio de hechos e informes de la lucha de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial, organizado en su mayoría cronológicamente, subdividido de tal manera que se visitan las raíces de las dificultades y obstáculos. Читать весь отзыв


Notas

  1. Benedict Anderson, Comunidades imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo (Londres, 1982) .Volver a (1)
  2. Linda Colley, Británicos: forjando la nación 1707–1837 (New Haven, CT) .Volver a (2)
  3. Angus Calder, El mito del bombardeo (Londres, 1991) .Volver a (3)
  4. Sonya O. Rose, "El sexo, la ciudadanía y la nación en la Gran Bretaña de la Segunda Guerra Mundial", Reseña histórica americana, 103, 4 (octubre de 1998), 1147–76. Regresar a (4)
  5. Chloe Ward, "Algo del espíritu de Stalingrado": las mujeres británicas, sus hermanas soviéticas, la propaganda y la política en la Segunda Guerra Mundial ", Historia británica del siglo XX, 25, 3 (2014), 435–60. Volver a (5)
  6. Laura Beers, Red Ellen: La vida de Ellen Wilkinson, socialista, feminista, internacionalista (Cambridge, MA, 2016), págs. 392–5. Regresar a (6)
  7. Alan Allport, Demobbed: Regreso a casa después de la Segunda Guerra Mundial (New Haven, CT, 2010) Campo Geoffrey, Sangre, sudor y trabajo duro: reconfiguración de la clase trabajadora británica, 1939-1945 (Oxford, 2014) Martin Francis, The Flyer: Cultura británica y la Royal Air Force, 1939-1945 (Oxford, 2009) .Volver a (7)

El autor acepta con gusto la reseña y agradece a Laura Beers por su generosa evaluación del libro.


Un hijo amado: historia de la familia Calder

Recientemente he estado en correspondencia con Lisa Clifford, quien muy amablemente me permitió compartir la siguiente historia y fotografías con ustedes. Originalmente se puso en contacto conmigo después de ver la tumba de Alistar Douglas Calder en el cementerio Black Range (Nungarra) en el sitio web de Historia Familiar Outback.

Lisa me cuenta que es la nieta menor de Neil y Mary Calder, siendo la hija de 62 años de su segunda hija menor, Doris Marion Clifford, quien nació en 1921 y murió en 2015 a los 94 años. La madre de Lisa sobrevivió a sus hermanos, todos los cuales vivieron hasta la vejez. Su padre Neil Calder nació en Escocia en 1867 y murió en Geraldton en 1945 y Mary (nee Priestly) nació en Victoria en 1875 y murió en Perth en 1968.

Neil y Mary Jane Calder nee Priestly en su matrimonio en Mt Jackson WA en 1905.

Westralian Worker & # 8211 Perth & # 8211 22 de septiembre de 1905, página 1

BODAS CAMPANAS CALDER: SACERDOTAL.

Se celebró una boda muy bonita en el Instituto Mineros & # 8217, Mt. Jackson, el lunes 4 de septiembre, siendo el clérigo oficiante el Rev. Sr. Davoren, Ministro de la Iglesia de Inglaterra, Cruz del Sur. Las partes contratantes fueron el Sr. Neil Calder, jefe de turno de la mina de oro Mt. Jackson, y la señorita Mary Priestly, propietaria de la pensión Mt. Jackson. La novia, que fue regalada por su hermano, lucía encantadora con un vestido de seda color crema muy atractivo, aliviado con una inserción de hilo de color y encaje a juego, velo y corona de azahares, llevando un ramo muy bonito de eternos blancos. Las damas de honor eran las señoritas Rosie y Mary Duff, que iban vestidas de seda blanca, adornadas con encajes e inserciones, con sombreros a juego.

Arriba hay una foto muy conmovedora del pequeño y querido Alistar Douglas Calder con su falda escocesa. Alistair fue el primer hijo de la pareja. Nacido en Perth en noviembre de 1905, murió en Birrigrin, Black Range el 2 de marzo de 1907, a la edad de 14 meses. La fotografía debió haber sido tomada poco antes de su muerte. De hecho, debe haber sido muy querido para ellos, ya que su tumba es de lo más impresionante, y solo hay otra lápida en el cementerio. El certificado de defunción de Alistar muestra que murió por causas naturales. La madre de Lisa entendió que pudo haber muerto de convulsiones, sin embargo, hubo una serie de enfermedades infantiles que mataron a muchos bebés y niños pequeños en ese momento.

Tumba de Alistar Douglas Calder - Cementerio Black Range

Siempreviva en la tumba de Alistar Douglas Calder

Placa en la tumba de Alistar Douglas Calder

Lisa me dice que recientemente se enteró de dónde se conocieron sus abuelos cuando investigaba sobre Trove y se sorprendió al leer que tenían una gran boda comunitaria con un pastel de 4 niveles. Después de dejar Birrigrin, Neil y Mary finalmente se dedicaron a la agricultura en Naraling, WA, donde criaron a sus hijos en unas circunstancias rurales muy difíciles. Esas circunstancias se describen en los muchos artículos sobre Trove donde se menciona a su abuelo. Muestran a una persona muy cívica, que no solo pidió mejores condiciones para los agricultores en el área de Chapman Valley, sino que también fue uno de los "Airdens Martyrs" que defendió los derechos de los agricultores en Escocia y fue encarcelado durante 6 semanas en Inverness por haciéndolo. ¡Definitivamente caminó su charla!

Geraldton Guardian and Express 14 de noviembre de 1945, página 5

OBITUARIO
TARDE SR. NEIL CALDER
UN GRANJERO POPULAR DE NARALING

Después de una enfermedad que duró solo unas pocas semanas, la muerte ocurrió en el Hospital St. John of God en Geraldton el último domingo por la tarde del Sr. Neil Calder, quien era un granjero extremadamente popular en Naraling. El caballero fallecido, que tenía setenta y nueve años, nació en Bonar Bridge en Sutherlandshire, Escocia, y tuvo una variada e interesante carrera como marinero, minero, atleta y agricultor. He went to sea at the early age of thirteen years, and after four years of adventure, he spent about eight years working on gold and silver mines in America. He then returned to his native highlands, in which poor crofters. were being evicted in wholesale style. As a young man, the late Mr. Calder took a prominent part in leading an agitation against those ruthless land-grabbers, and mainly through his efforts, the Highland Land League was formed and still exists.

He then decided to go to Australia and landed at Albany in 1892, and being attracted by the gold boom at that time he walked from Northam to Kalgoorlie with seven other young men. From the goldfields town he then walked to Lake Way (now Wilnna), and sometime later he returned to Kalgoorlie, in which town he became quite a popular figure. Being a fluent speaker of the Gaelic and a lover of bagpipe music, he started a branch of the Caledonian Society, of which he was elected chief. After being appointed as manager of the Berrigan Gold Mines, he was married at Mt. Jackson in 1905 to Miss Mary Priesley of Victoria. Six years later he took up land at Naraling, and he very successfully farmed this property on the Bowes Estate. In the field of athletics the late Mr. Calder, during his eight years in America, annexed many prizes in long-distance pedestrian events, and at Maryborough Victoria, he won the shot-putting championship. Whilst at Kalgoorlie he also won the drill driving championship of the goldfields.

During his residence at Naraling, he displayed an active interest in the affairs of the Primary Producers’ Association, and at one period of his life in the district, he was a member of the Upper Chapman Road Board. In addition to a bereaved widow, the late Sir. Calder is survived by a family of seven comprising two sons and five daughters, and also five grandchildren. The youngest son (William) is at present serving with the A.I.F. in New Guinea, and the youngest daughter (Doris) is a member of the W.A.A.A.F. and is now on leave from Queensland. The funeral took place yesterday.

KALGOORIE CALEDONIAN SOCIETY COUNCIL.

Kalgoorlie Western Argus – 25 November 1902, page 19

Back – Hector McKenzie – James Davidson. – James Harper – John Davidson.
Middle – Robert Harper Past Chief – Joseph Skurry Chieftain – Neil Calder Chief – Andrew Hogg Chieftain – Dugald Mcleod Secretary – Robert Crichton Treasurer –

Front -Angus Matheson – Thomas Jas McAllan
Photo by J. J. Dwyer


Revolving Culture: Notes from the Scottish Republic

Echoing Beatrice Webb—that “people in the labor movement could be divided between `As'—`anarchists'—and `Bs'—`bureaucrats'”—Angus Calder wonders if historians too might not similarly be classified, between “preservers of continuity” and those who “idolise intransigents” (p. 29). In that case, Calder himself should be classified as a `C': a contrarian. Identifying strongly with the community of non-English English writers (such as C.L.R. James) and also with the working-class Lawrence, Calder is an articulate, wise, and trenchant observer of Scotland and its place in the world.

A boring first chapter, offering a potted and unremarkable history of Scotland, made me devalue this book and begin reading it too late in my Edinburgh stay to do it justice. This is a pity both ways: the beginning is sure to lose the author some of the readers who would most benefit from his analyses, while the greater loss is mine, because Calder is a sharp mind who has been in the midst of much recent Scottish literary culture. The rest of the book is a collection of essays from the 1990s that cover Scotland's political and literary faces.

Once we move past that initial history, we find that even on standard historical matters Calder has the capacity to surprise. He doesn't at all seem to mind the fraudulent nature of Macpherson's Ossian works, and he contextualizes the likes of Walter Scott and Andrew Fletcher of Saltoun to endow their much-analyzed actions in a fresh, warmly sympathetic light. He is naturally strong on literature, and his character sketch of Naomi Mitchison is especially memorable. Indeed, the book's very subtitle— Notes from a Scottish Republic —sets an expectation, but Calder is too smart to trap himself in cliche at the same time, he doesn't hesitate to reach into Scots for a particularly appropriate word, giving the book a curiously bilingual feel.

Overall, this is a collection with depth and texture, and it rewards multiple readings.


Calder Case

The Calder case (1973) — named for politician and Nisga’a chief Frank Calder, who brought the case before the courts — reviewed the existence of Aboriginal title (i.e., ownership) claimed over lands historically occupied by the Nisga’a peoples of northwestern British Columbia. While the case was lost, the Supreme Court of Canada’s ruling nevertheless recognized for the first time that Aboriginal title has a place in Canadian law. The Calder case (also known as Calder et al. v. Attorney General of British Columbia) is considered the foundation for the Nisga’a Treaty in 2000 — the first modern land claim in British Columbia that gave the Nisga’a people self-government.

British Columbia cabinet minister Frank Calder talking to the media in Ottawa on 8 February 1973.

Fondo

White settlement in British Columbia throughout the 1800s and early 1900s pushed many Indigenous peoples, including the Nisga’a, off of their traditional territories and onto reserves, without, in most cases, their consent or a treaty offering them goods or money in return for access to their lands. The Nisga’a therefore claimed that their rights to traditional lands — which had been established by the Royal Proclamation in 1763 — had been ignored.

In 1887, Nisga’a chiefs took their demands for rights recognition to the premier of British Columbia in Victoria. Unimpressed by the outcome of the meeting, the Nisga’a formed their first land committee in 1890 to resolve the ongoing dispute. The Nisga’a Land Committee’s first action was in 1913, when it petitioned the Privy Council in England, asking it to negotiate a treaty with the Nisga’a, award them self-government and find a resolution to the dispute over land title. Despite their efforts, the Privy Council never heard their petition.

Born in 1915, shortly after the Nisga’a Land Committee had submitted their demands to the Privy Council,Frank Calder— the son of a Nisga’a hereditary chief — grew up hearing about the disputes over Aboriginal title. However, Indigenous peoples’ right to organize politically about these disputes and to hire legal counsel to resolve land claims was prohibited in 1927 by the Government of Canada. It was therefore illegal for the Nisga’a to pursue their claim. This did not stop them, however. Calder, in particular, became important to the resolution of this issue.

After going to school, first to the Coqualeetza Residential School, and later to go the University of British Columbia (where he became the first Status Indian to go to that university), Calder went into politics. He also became the first Indigenous person elected to the BC legislature in 1949. It was shortly after his election that Calder began working towards reopening his people’s land claim dispute with the province.

In 1955, Calder served as president of the newly created Nisga’a Tribal Council — a modern version of the old Nisga’a Land Committee. It was no longer illegal for Indigenous peoples to organize politically and to pursue land claims, but the process wasn’t any easier. In 1969, Prime Minister Pierre Elliot Trudeau’s White Paper denied the concept that Indigenous people had inherent rights, including land title rights, and attempted to eliminate any special status for Indians. While the White Paper ultimately failed due to the strong opposition of many Indigenous peoples, the Nisga’a continued their fight in the courts.

Calder asked lawyer Thomas Berger to represent his people in a court case against the provincial government about the land question. In 1967, the Calder case was launched, and went to trial two years later.

Court Case and Ruling

En el Calder case, the Nisga’a Tribal Council asked the Supreme Court of British Columbia to recognize that their title to lands in and around the Nass River Valley had “never been lawfully extinguished.” The case was dismissed at trial. The Nisga’a Tribal Council then took the case to the Court of Appeal of British Columbia, but that court dismissed it as well.

The next course of action was to take their case to the Supreme Court of Canada. On 31 January 1973, the court released its judgement. Six out of seven judges ruled that Aboriginal title existed in Canadian law. However, six of the judges were split evenly on the validity of the Nisga’a claim: three argued that Nisga’a title had been extinguished by land laws made before British Columbia entered Confederation the other three disagreed, declaring that the right was never extinguished (i.e., surrendered) by statute or treaty, which is what the Nisga’a had argued. The seventh judge, Justice Pigeon, tipped the balance against the Nisga’a on a procedural point — that the Nisga’a had failed to obtain permission to sue the Government of British Columbia from the attorney general. Therefore, the Nisga’a lost based on a technicality, but the case served as a catalyst for change, concerning the recognition of Indigenous rights in Canadian law.

Outcomes and Significance

los Calder case had some important implications on Canadian law. The most significant outcome was the Supreme Court’s recognition of Aboriginal title as a legal right based on occupation of traditional territories. The Supreme Court’s ruling was contrary to the 1969 White Paper and earlier rulings by the British Columbia Court.

Como resultado de la Calder case, the federal government released a policy on comprehensive land claims in August 1973 and started negotiation with the Nisga’a Tribal Council in 1976. In 1989, the two parties signed a framework agreement that outlined the process, topics and scope of the negotiations. The BC government joined the negotiations in 1990 and signed a new framework agreement with the federal government and the Nisga’a Tribal Council. Negotiations continued, and in 1996, the three parties announced they had come to an agreement-in-principle—the second-last step in the modern treaty process. For the next two years, the three parties negotiated a final agreement, which became the Nisga’a Treaty. It was approved and signed on 27 April 1999. However, it wasn’t until after British Columbia and the federal government passed legislation to ratify the treaty in the spring of 2000 that the Nisga’a achieved self-government. The deal put the nation in control of about 2,000 km 2 of their ancestral territory. The Nisga’a Treaty is the first modern-day treaty in BC, and it served as a model for many First Nations seeking self-government and modern treaties in Canada.

Calder also influenced the inclusion of Aboriginal rights in section 35 of the Constitution Act, 1982. Court cases about Aboriginal rights that followed Calder were similarly influenced by the 1973 judgement. En R. v. Van der Peet (1996), the Supreme Court of Canada affirmed the “special” and “constitutional status” of the Indigenous peoples in Canada. The 1997 Delgamuukw v. British Columbia case further explored the definition, content and extent of Aboriginal title, first brought up in the Calder caso.


Alexander Calder

Sculptor, world renowned for his stabiles and mobiles begun in the 1930 s. Calder’s vision was broad and groundbreaking, and his output was prodigious—ranging from small figurines to large, architecturally related sculptures, from whimsical toys to stage sets.

Joan Stahl American Artists in Photographic Portraits from the Peter A. Juley & Son Collection (Washington, D.C. and Mineola, New York: National Museum of American Art and Dover Publications, Inc., 1995 )

Alexander Calder was born in Philadelphia in 1898 , the son of the distinguished academic sculptor A. Stirling Calder. Trained as a mechanical engineer, he turned to art, attending the Art Students League in New York City. There he took classes with George Luks, Guy Pène du Bois, Boardman Robinson, and John Sloan and subsequently he established himself as an illustrator and caricaturist in New York.

While in Paris in 1926 , he took up sculpture. After working on wood pieces, he began to make circus figures composed of twisted wire, wheels, string, and cloth. His miniature circus captured the attention of the avant-garde in Paris, where he met and was influenced by a number of artists.

Impressed by the work of Juan Miró, Jean Arp, and Fernand Léger, he created his first abstract stabiles in 1930 . These works also owe much to the rectilinear designs of Piet Mondrian. From these early works and his interest in movement, Calder developed handcranked, motorized, and then wind-powered constructions that were dubbed ​ “ mobiles” by the French artist Marcel Duchamp. These sculptures, usually painted in bold basic colors, turn, bob, and rotate, in a constantly changing relationship to the space around them.

National Museum of American Art ( CD-ROM ) (New York and Washington D.C.: MacMillan Digital in cooperation with the National Museum of American Art, 1996 )

Crosscurrents: Modern Art from the Sam Rose and Julie Walters Collection

In eighty-eight striking paintings and sculptures, Crosscurrents captures modernism as it moved from early abstractions by O’Keeffe, to Picasso and Pollock in midcentury, to pop riffs on contemporary culture by Roy Lichtenstein, Wayne Thiebaud, and Tom Wesselmann—all illustrating the com


Ver el vídeo: The Peoples War part 30 of 120? read-through with Dad - #DadAndSonIsolation