La extraordinaria historia de un papa, un pirata y el tesoro de un obispo muerto

La extraordinaria historia de un papa, un pirata y el tesoro de un obispo muerto


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los documentos publicados de los archivos del Vaticano en 2014 revelaron una increíble historia de ataques piratas y corrupción que involucran a 14 th obispo del siglo XX, cuya acumulación de tesoros de toda la vida fue abordada por piratas en el camino a Aviñón, Francia, donde tenía su sede el Papa Inocencio VI. Uno de los barcos piratas encalló y los piratas, así como una parte del tesoro, fueron capturados. El Papa tomó el tesoro y lo usó como obsequio para la realeza y para pagar a los soldados, cortesanos y demás personal.

Según Live Science, el cuento medieval se registró y almacenó en los archivos del Vaticano y se publicó en un libro titulado "El botín del Papa y los piratas, 1357: el dossier legal completo de los archivos del Vaticano" (The Ames Foundation, 2014 ), editado por Daniel Williman, profesor emérito de la Universidad de Binghamton, y Karen Ann Corsano, académica privada.

Según el relato histórico, un obispo francés llamado Thibaud de Castillon adquirió un tesoro a través de "actividades comerciales" en el Mediterráneo y el Atlántico, incluidos varios tipos de comercio especulativo y negocios poco fiables. Si bien no se requería que el obispo hiciera un voto de pobreza, se consideraba pecado mortal prestar dinero con un interés alto y obtener ganancias a través de inversiones comerciales deshonestas.

"Gobernó y explotó el obispado a través de un vicario general durante tres años mientras gestionaba una colaboración comercial con los importantes comerciantes de Montpellier", escribieron Williman y Corsano en su libro. Para sortear su 'pecado mortal', De Castillon hizo "torpes esfuerzos pretender que su riqueza en efectivo y sus ganancias en realidad pertenecían a sus agentes ", y la administración papal parecía contenta con hacer la vista gorda, ya que tenían la intención de tomar toda su riqueza como botín cuando muriera, explicaron Williman y Corsano.

Tras la muerte de Castillon en 1357 d.C., un barco llamado São Vicente, cargado con la acumulación de tesoros de toda la vida de Castillon, que incluyen oro, plata, anillos, tapices, joyas, platos finos y altares, zarpó de Lisboa (en la actualidad Lisboa) en Portugal, a Aviñón en Francia. El Papa Inocencio VI (reinado 1352-1362) se basó en Aviñón debido a la agitación política en Italia en ese momento.

Los piratas que robaron el tesoro de un obispo muerto a bordo del barco São Vicente en el siglo XIV probablemente usaron una galera de sotile. Aquí se muestra un modelo de galera de la Orden de los Caballeros de San Juan (Caballeros hospitalarios), Malta. Crédito: Myriam Thyes

Sin embargo, el São Vicente fue atacado por dos barcos piratas mientras navegaba cerca de la ciudad de Cartagena, en la actual España. Uno de los barcos fue capitaneado por un pirata llamado Botafoc ("ráfaga de fuego"), mientras que el otro fue comandado por Martin Yanes.

“El barco de Botafoc estaba armado hasta los dientes”, escribió Live Science. “Los registros indican que su tripulación llevaba alfanjes (espadas con hojas curvas utilizadas por marineros y piratas) y picas de guerra, y su cocina tenía al menos siete ballestas, que eran dispositivos grandes con forma de ballesta capaces de lanzar 9 pulgadas (23 centímetros) balas de piedra a gran velocidad ".

La tripulación del São Vicente no tuvo más remedio que entregar el tesoro de Castillon a los dos barcos piratas. Mientras que el barco dirigido por Martin Yanes parece haber hecho una escapada limpia con una gran cantidad de tesoros, el barco de Botafoc encalló cerca de la ciudad de Aigues-Mortes en Francia, y los piratas fueron capturados por la guarnición local. La tripulación fue ahorcada rápidamente, mientras que Botafoc y algunos de sus oficiales fueron enviados a prisión para esperar su destino.

Colgar era la forma habitual en que se ejecutaba a los piratas. Fuente de imagen

Williman y Corsano escribieron que Botafoc "depositó una gran cantidad de monedas de oro" con el obispo residente, lo que pareció haberlo salvado a él y a sus oficiales de la soga del verdugo, ya que los dejaron salir con una multa.

En cuanto al barco pirata varado, los pescadores locales se apresuraron a llevarse los artículos mientras las autoridades locales se distraían con los piratas, y el 11 th Febrero de 1357, un secretario de un juez local hizo un inventario de los bienes restantes.

"Aparte de la vela del barco, cordaje, remos, armamento y aparejos, el secretario del juez en la playa enumeró una gran cantidad de ropa y telas en lotes extraños, pero también artículos como libros y vestimentas eclesiásticas", escribieron Williman y Corsano. Estos bienes fueron enviados rápidamente al Papa Inocencio VI para usarlos como obsequios para la realeza y para pagar a sus soldados y personal.

El cuento es solo un relato que se almacenó en los Archivos Secretos del Vaticano, que se estima que contiene unos 84 kilómetros de estanterías llenas de documentos estatales, correspondencia, libros de cuentas papales y muchos otros documentos que la iglesia ha acumulado a lo largo de los siglos. De vez en cuando, el Vaticano publica documentos para que el público los vea, pero hay millones más que nunca se han visto, excepto por unos pocos.

Imagen de portada: Una de las áreas de almacenamiento de los Archivos, conocida como Scaffali in Ferro, que contiene 13 kilómetros de estanterías en dos pisos. Crédito: Marco Ansaloni


La extraordinaria historia de un papa, un pirata y el tesoro de un obispo muerto - Historia

CARTA APOSTÓLICA
LUMEN ORIENTAL
DEL SUPREMO PONTIFA
JUAN PABLO II
A LOS OBISPOS, CLERO Y FIELES
PARA MARCAR EL CENTENARIO
DE ORIENTALIUM DIGNITAS
DEL PAPA LEO XIII

Venerables hermanos,
Queridos hijos e hijas de la Iglesia

1. La luz de Oriente ha iluminado la Iglesia universal, desde el momento en que & quota sol naciente & quot apareció sobre nosotros (Lk 1:78): Jesucristo, nuestro Señor, a quien todos los cristianos invocan como Redentor del hombre y esperanza del mundo.

Esa luz inspiró a mi predecesor, el Papa León XIII, a escribir la Carta Apostólica Orientalium Dignitas en la que buscaba salvaguardar el significado de las tradiciones orientales para toda la Iglesia. (1)

Con motivo del centenario de ese acontecimiento y de las iniciativas que el Pontífice pretendía en ese momento como una ayuda para restaurar la unidad con todos los cristianos de Oriente, deseo enviar a la Iglesia católica un llamamiento similar, que se ha enriquecido con el conocimiento y intercambio que ha tenido lugar durante el siglo pasado.

Dado que, de hecho, creemos que la venerable y antigua tradición de las Iglesias orientales es parte integrante de la herencia de la Iglesia de Cristo, la primera necesidad de los católicos es familiarizarse con esa tradición, para alimentarse de ella y para Fomentar el proceso de unidad de la mejor manera posible para cada uno.

Nuestros hermanos y hermanas católicos orientales son muy conscientes de ser los portadores vivos de esta tradición, junto con nuestros hermanos y hermanas ortodoxos. Los miembros de la Iglesia católica de tradición latina también deben conocer plenamente este tesoro y sentir así, con el Papa, un anhelo apasionado de que la plena manifestación de la catolicidad de la Iglesia sea restaurada en la Iglesia y en el mundo, no expresada por una sola tradición, y menos aún por una comunidad en oposición a la otra y que también nosotros podamos disfrutar plenamente de la herencia divinamente revelada e indivisa de la Iglesia universal (2) que se conserva y crece en la vida de las Iglesias de Oriente como en los de Occidente.

2. Mi mirada se vuelve hacia el Orientale Lumen que brilla desde Jerusalén (cf. Es 60:1 Rvdo 21:10), la ciudad donde la Palabra de Dios, hecha hombre para nuestra salvación, un judío 'descendió de David según la carne' (ROM 1:3 2 Tim 2: 8), murió y resucitó. En esa ciudad santa, cuando llegó el día de Pentecostés y `` estaban todos juntos en un solo lugar (Hechos 2: 1), el Paráclito fue enviado sobre María y los discípulos. Desde allí la Buena Nueva se difundió por todo el mundo porque, llenos del Espíritu Santo, `` hablaron la palabra de Dios con denuedo '' (Hechos 4:31). Desde allí, desde la madre de todas las Iglesias, (3) se predicó el Evangelio a todas las naciones, muchas de las cuales se jactan de haber tenido a uno de los Apóstoles como primer testimonio del Señor. (4) En esa ciudad la más variada las culturas y tradiciones fueron acogidas en nombre del único Dios (cf. Hechos 2: 9 - 1 1). Al acudir a él con nostalgia y gratitud, encontramos la fuerza y ​​el entusiasmo para intensificar la búsqueda de la armonía en esa genuina pluralidad de formas que sigue siendo el ideal de la Iglesia (5).

3. Un Papa, hijo de un pueblo eslavo, se siente particularmente conmovido por la llamada de aquellos pueblos a los que fueron los dos santos hermanos Cirilo y Metodio. Fueron un ejemplo glorioso de apóstoles de la unidad que supieron anunciar a Cristo en su búsqueda de la comunión entre Oriente y Occidente en medio de las dificultades que a veces enfrentaban a los dos mundos. Varias veces he reflexionado sobre el ejemplo de su actividad, (6) también dirigiéndome a los que son sus hijos en la fe y la cultura.

Estas consideraciones deben ahora ampliarse para abarcar a todas las Iglesias orientales, en la variedad de sus diferentes tradiciones. Mi pensamiento se dirige a nuestros hermanos y hermanas de las Iglesias orientales, con el deseo de que juntos busquemos la fuerza de una respuesta a las preguntas que el hombre se hace hoy en todas partes del mundo. Me propongo dirigirme a su herencia de fe y de vida, consciente de que no puede haber dudas acerca de seguir el camino de la unidad, que es irreversible como el llamado del Señor a la unidad es irreversible. `` Queridos hermanos, tenemos esta tarea común: debemos decir juntos desde Oriente y Occidente: ¡Ne evacuetur Crux! (cf.1 Cor 1:17). La cruz de Cristo no debe ser vaciada de su poder porque si la cruz de Cristo se vacía de su poder, el hombre ya no tiene raíces, ya no tiene perspectivas: ¡está destruido! Este es el grito de finales del siglo XX. Es el grito de Roma, de Moscú, de Constantinopla. Es el grito de toda la cristiandad: de América, de África, de Asia, de todos. Es el grito de la nueva evangelización ''. (7)

Pienso en las Iglesias orientales, como lo hicieron muchos otros Papas en el pasado, conscientes de que el mandato de preservar la unidad de la Iglesia y de buscar incansablemente la unidad de los cristianos allí donde fuera herida estaba dirigido a ellas. Ya nos une un vínculo particularmente estrecho. Casi todo lo tenemos en común (8) y, sobre todo, tenemos en común el verdadero anhelo de unidad.

4. El grito de los hombres y mujeres de hoy que buscan un sentido para sus vidas llega a todas las Iglesias de Oriente y Occidente. En este grito percibimos la invocación de quien busca al Padre olvidado y perdido (cf. Lk 15:18 - 20 Jn 14: 8). Las mujeres y los hombres de hoy nos piden que les mostremos a Cristo, que conoce al Padre y lo ha revelado (cf. Jn 8:55 14: 8-11). Dejando que el mundo nos haga sus preguntas, escuchando con humildad y ternura, en plena solidaridad con quienes las expresan, estamos llamados a manifestar de palabra y hecho hoy las inmensas riquezas que nuestras Iglesias conservan en las arcas de sus tradiciones. Aprendemos del mismo Señor, que se detenía en el camino para estar con la gente, que los escuchaba y se compadecía cuando los veía & quot; como ovejas sin pastor & quot (Monte 9:36 cf. Mk 6:34). De él debemos aprender la mirada amorosa con la que reconcilió a los hombres con el Padre y consigo mismos, comunicándoles ese poder que es el único que puede curar a toda la persona.

Este llamamiento pide a las Iglesias de Oriente y Occidente que se concentren en lo esencial: “No podemos acercarnos a Cristo, Señor de la historia, tan divididos como lamentablemente en el transcurso del segundo milenio. Estas divisiones deben dar paso al acercamiento y la armonía, las heridas en el camino de la unidad cristiana deben ser curadas ''. (9)

Más allá de nuestras propias debilidades, debemos volvernos a él, el único Maestro, participando de su muerte para purificarnos de ese apego celoso a los sentimientos y recuerdos, no de las grandes cosas que Dios ha hecho por nosotros, sino de los asuntos humanos. de un pasado que todavía nos pesa en el corazón. Que el Espíritu aclare nuestra mirada para que juntos podamos acercarnos al hombre contemporáneo que espera la buena noticia. Si hacemos una vida armoniosa, iluminadora, dando respuesta a las expectativas y sufrimientos del mundo, contribuiremos verdaderamente a una proclamación más eficaz del Evangelio entre la gente de nuestro tiempo.

CONOCIENDO EL ORIENTE CRISTIANO
UNA EXPERIENCIA DE FE

5. "En el estudio de la verdad revelada, Oriente y Occidente han utilizado diferentes métodos y enfoques para comprender y confesar las cosas divinas. No es de extrañar, entonces, que en ocasiones una tradición se haya acercado más a una apreciación plena de algunos aspectos de un misterio de revelación que la otra, o los haya expresado mejor. En tales casos, estas diversas formulaciones teológicas a menudo deben considerarse complementarias en lugar de contradictorias ''. (10)

Reflexionando sobre las preguntas, aspiraciones y experiencias que he mencionado, mi pensamiento se dirige a la herencia cristiana de Oriente. No pretendo describir esa herencia ni interpretarla: escucho a las Iglesias de Oriente, que sé que son intérpretes vivientes del tesoro de la tradición que conservan. Al contemplarlo, aparecen ante mis ojos elementos de gran significado para una comprensión más completa y profunda de la experiencia cristiana. Estos elementos son capaces de dar una respuesta cristiana más completa a las expectativas de los hombres y mujeres de hoy. De hecho, en comparación con cualquier otra cultura, el Oriente cristiano tiene un papel único y privilegiado como escenario original donde nació la Iglesia. La tradición cristiana de Oriente implica una forma de acoger, comprender y vivir la fe en el Señor Jesús. En este sentido, está muy cerca de la tradición cristiana de Occidente, que nace y se nutre de la misma fe. Sin embargo, se distingue legítima y admirablemente de estos últimos, ya que los cristianos orientales tienen su propia forma de percibir y comprender y, por tanto, una forma original de vivir su relación con el Salvador. Aquí, con respeto y temor, quiero acercarme al acto de culto que expresan estas Iglesias, más que identificar este o aquel punto teológico específico que ha surgido a lo largo de los siglos en los polémicos debates entre Oriente y Occidente.

Desde sus inicios, el Oriente cristiano ha demostrado contener una gran cantidad de formas capaces de asumir los rasgos característicos de cada cultura individual, con el respeto supremo por cada comunidad particular. Solo podemos agradecer a Dios con profunda emoción la maravillosa variedad con la que ha permitido que se forme un mosaico tan rico y compuesto de diferentes teselas.

6. Ciertos rasgos de la tradición espiritual y teológica, comunes a las diversas Iglesias de Oriente, marcan su sensibilidad hacia las formas que adopta la transmisión del Evangelio en tierras occidentales. El Concilio Vaticano II los resumió así: “Todos saben con qué amor los cristianos orientales celebran la sagrada liturgia, especialmente el misterio eucarístico, fuente de la vida de la Iglesia y prenda de la gloria futura. En este misterio los fieles, unidos a sus obispos, tienen acceso a Dios Padre a través del Hijo, Verbo hecho carne que sufrió y fue glorificado, en la efusión del Espíritu Santo. Y así, convertidos en 'partícipes de la naturaleza divina' (2 Pt 1: 4) entran en comunión con la Santísima Trinidad ''. (11)

Estas características describen la perspectiva oriental del cristiano. Su objetivo es la participación en la naturaleza divina a través de la comunión con el misterio de la Santísima Trinidad. En este punto de vista se perfila la `` monarquía '' del Padre y el concepto de salvación según el plan divino, tal como lo presenta la teología oriental después de San Ireneo de Lyon y que se extendió entre los Padres Capadocios. (12)

La participación en la vida trinitaria se realiza a través de la liturgia y de manera especial a través de la Eucaristía, misterio de comunión con el cuerpo glorificado de Cristo, semilla de la inmortalidad. (13) En la divinización y particularmente en los sacramentos, la teología oriental atribuye un carácter muy Papel especial del Espíritu Santo: por la fuerza del Espíritu que habita en el hombre ya comienza la deificación en la tierra, la criatura se transfigura y se inaugura el reino de Dios.

La enseñanza de los Padres Capadocios sobre la divinización pasó a la tradición de todas las Iglesias orientales y es parte de su herencia común. Esto se puede resumir en el pensamiento ya expresado por san Ireneo a fines del siglo II: Dios pasó al hombre para que el hombre pasara a Dios. (14) Esta teología de la divinización sigue siendo uno de los logros particularmente queridos por los cristianos orientales. pensamiento. (15)

En este camino de la divinización, los que han sido hechos `` casi como Cristo '' por la gracia y por el compromiso con el camino del bien van delante de nosotros: los mártires y los santos. (16) Y la Virgen María ocupa un lugar completamente especial entre ellos. De ella brotó el vástago de Isaí (cf. Es 11: 1). Su figura no es sólo la Madre que nos espera, sino la Purísima, que -cumplimiento de tantas prefiguraciones del Antiguo Testamento- es icono de la Iglesia, símbolo y anticipación de la humanidad transfigurada por la gracia, modelo e infalible. esperanza para todos los que encaminan sus pasos hacia la Jerusalén celestial. (17)

Aunque enfatiza fuertemente el realismo trinitario y su desarrollo en la vida sacramental, Oriente asocia la fe en la unidad de la naturaleza divina con el hecho de que la esencia divina es incognoscible. Los Padres de Oriente siempre afirman que es imposible saber qué es Dios, solo se puede saber que es, ya que se reveló en la historia de la salvación como Padre, Hijo y Espíritu Santo (18).

Este sentido de la inexpresable realidad divina se refleja en la celebración litúrgica, donde el sentido del misterio es sentido con tanta fuerza por todos los fieles del Oriente cristiano.

Además, en Oriente se encuentran las riquezas de esas tradiciones espirituales que se expresan especialmente en la vida monástica. Desde los tiempos gloriosos de los santos Padres floreció en Oriente la espiritualidad monástica, que luego fluyó hacia el mundo occidental, y allí proporcionó una fuente de la que surgió la vida monástica latina y, a menudo, ha tomado un nuevo vigor desde entonces. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente que los católicos se sirvan más a menudo de las riquezas espirituales de los Padres orientales que elevan al hombre íntegro a la contemplación de los misterios divinos ''. (19)

Evangelio, iglesias y cultura

7.Como he señalado en otras ocasiones, uno de los primeros grandes valores encarnados particularmente en el Oriente cristiano es la atención a los pueblos y sus culturas, para que la Palabra de Dios y su alabanza resuene en todos los idiomas. Reflexioné sobre este tema en la carta encíclica Slavorum Apostoli, donde noté que Cirilo y Metodio 'deseaban ser similares en todos los aspectos a aquellos a quienes les llevaban el Evangelio, deseaban formar parte de esos pueblos y compartir su suerte en todo & quot (20) & quot; era una cuestión de un nuevo método de catequesis. & quot (21)

Al hacerlo, expresaron una actitud generalizada en el Oriente cristiano: `` Al encarnar el Evangelio en la cultura nativa de los pueblos que evangelizaban, los santos Cirilo y Metodio fueron especialmente meritorios para la formación y desarrollo de esa misma cultura, o más bien de muchas culturas. '' (22) Combinaban el respeto y la consideración por las culturas individuales con una pasión por la universalidad de la Iglesia, que se esforzaron incansablemente por lograr. La actitud de los dos hermanos de Tesalónica es representativa en la antigüedad cristiana de un estilo típico de muchas iglesias: la revelación se proclama satisfactoriamente y se hace plenamente comprensible cuando Cristo habla las lenguas de los distintos pueblos, y ellos pueden leer las Escrituras y cantar la liturgia en su propio lenguaje con sus propias expresiones, como si repitieran las maravillas de Pentecostés.

En un momento en que se reconoce cada vez más que el derecho de cada pueblo a expresarse de acuerdo con su propia herencia de cultura y pensamiento es fundamental, la experiencia de las Iglesias de Oriente individuales se nos ofrece como un ejemplo autorizado de inculturación exitosa.

De este modelo aprendemos que si queremos evitar la recurrencia tanto del particularismo como del nacionalismo exagerado, debemos darnos cuenta de que el anuncio del Evangelio debe estar profundamente arraigado en lo que es distintivo de cada cultura y abierto a la convergencia en una universalidad, que implica un intercambio en aras del enriquecimiento mutuo.

Entre la memoria y la expectativa

8. Hoy nos sentimos a menudo prisioneros del presente. Es como si el hombre hubiera perdido la percepción de pertenencia a una historia que le precede y le sigue. Este esfuerzo por situarse entre el pasado y el futuro, con corazón agradecido por los beneficios recibidos y por los esperados, es ofrecido por las Iglesias orientales en particular, con un claro sentido de continuidad que toma el nombre de Tradición y de expectativa escatológica.

La tradición es la herencia de la Iglesia de Cristo. Este es un recuerdo vivo del Resucitado encontrado y atestiguado por los Apóstoles que transmitieron su recuerdo vivo a sus sucesores en una línea ininterrumpida, garantizada por la sucesión apostólica mediante la imposición de manos, hasta los obispos de hoy. Esto se articula en el patrimonio histórico y cultural de cada Iglesia, moldeado por el testimonio de los mártires, padres y santos, así como por la fe viva de todos los cristianos a lo largo de los siglos hasta nuestros días. No es una repetición inmutable de fórmulas, sino una herencia que conserva su núcleo kerygmático vivo original. Es la Tradición la que preserva a la Iglesia del peligro de reunir sólo opiniones cambiantes, y garantiza su certeza y continuidad.

Cuando los usos y costumbres propios de cada Iglesia se consideran absolutamente inmutables, existe el riesgo seguro de que la Tradición pierda ese rasgo de una realidad viva que crece y se desarrolla, y que el Espíritu garantiza precisamente porque tiene algo que decir a los pueblos de cada edad. A medida que la Escritura es cada vez más comprendida por quienes la leen, (23) todos los demás elementos de la herencia viva de la Iglesia son cada vez más comprendidos por los creyentes y se enriquecen con nuevas aportaciones, en fidelidad y continuidad. (24) Sólo una asimilación religiosa, en el La obediencia de la fe, de lo que la Iglesia llama & quot; Tradición & quot; permitirá que la Tradición se encarne en diferentes situaciones y condiciones culturales e históricas. (25) La Tradición nunca es pura nostalgia por cosas o formas pasadas, ni arrepentimiento por los privilegios perdidos, sino la memoria viva de la Esposa, mantenida eternamente joven por el Amor que habita en ella.

Si la Tradición nos pone en continuidad con el pasado, la expectativa escatológica nos abre al futuro de Dios. Cada Iglesia debe luchar contra la tentación de hacer un absoluto de lo que hace, y así celebrarse o abandonarse al dolor. Pero el tiempo pertenece a Dios, y todo lo que ocurre en el tiempo nunca puede identificarse con la plenitud del Reino, que es siempre un don gratuito. El Señor Jesús vino a morir por nosotros y resucitó de entre los muertos, mientras que la creación, salvada por la esperanza, todavía sufre dolores de parto (cf. ROM 8:22). El mismo Señor volverá para entregar el cosmos al Padre (cf.1 Cor 15:28). La Iglesia invoca este regreso, y el monje y los religiosos son sus testigos privilegiados.

Oriente expresa de manera viva la realidad de la tradición y la expectativa. Toda su liturgia, en particular, es una conmemoración de la salvación y una invocación del regreso del Señor. Y si la Tradición enseña a las Iglesias la fidelidad a lo que les engendra, la expectativa escatológica las impulsa a ser lo que aún no han llegado a ser plenamente, lo que el Señor quiere que sean, y así buscar siempre nuevos caminos de fidelidad, superando el pesimismo porque están luchando por la esperanza de Dios que no defrauda.

Debemos mostrar a las personas la belleza de la memoria, el poder que nos viene del Espíritu y nos hace testigos porque somos hijos de testigos debemos hacerles gustar las cosas maravillosas que el Espíritu ha obrado en la historia debemos mostrar que es precisamente la Tradición. que los ha preservado, dando así esperanza a aquellos que, incluso sin ver sus esfuerzos por hacer el bien coronados por el éxito, saben que alguien más los llevará a la plenitud, por lo tanto, el hombre se sentirá menos solo, menos encerrado en el estrecho rincón de su propio individuo. logro.

El monaquismo como modelo de vida bautismal

9. Quisiera ahora contemplar el vasto panorama del cristianismo oriental desde un punto de vista específico que permite vislumbrar muchos de sus rasgos: el monaquismo.

En Oriente, el monaquismo ha conservado una gran unidad. No experimentó el desarrollo de diferentes tipos de vida apostólica como en Occidente. Las diversas expresiones de la vida monástica, desde la estrictamente cenobítica, como la concibieron Pacomio o Basilio, hasta la rigurosamente eremítica, como Antonio o Macario de Egipto, corresponden más a diferentes etapas del camino espiritual que a la elección entre diferentes estados de vida. . En cualquier caso, cualquiera que sea la forma que adopten, todas se basan en el monaquismo.

Además, en Oriente, el monaquismo no se veía meramente como una condición separada, propia de una categoría precisa de cristianos, sino como un punto de referencia para todos los bautizados, según los dones ofrecidos a cada uno por el Señor, se presentaba como un síntesis simbólica del cristianismo.

Cuando la llamada de Dios es total, como en la vida monástica, entonces la persona puede alcanzar el punto más alto que la sensibilidad, la cultura y la espiritualidad son capaces de expresar. Esto es aún más cierto para las Iglesias orientales, para las cuales el monaquismo fue una experiencia esencial y aún hoy se ve florecer en ellas, una vez que la persecución ha terminado y los corazones pueden elevarse libremente al cielo. El monasterio es el lugar profético donde la creación se convierte en alabanza de Dios y el precepto de la caridad concretamente vivida se convierte en el ideal de la convivencia humana es donde el ser humano busca a Dios sin limitación ni impedimento, convirtiéndose en un punto de referencia para todas las personas, llevándolas en su corazón y ayudándoles a buscar a Dios.

También me gustaría mencionar el espléndido testimonio de las monjas en el Oriente cristiano. Este testimonio ha ofrecido un ejemplo de valorización plena en la Iglesia de lo específicamente femenino, rompiendo incluso la mentalidad de la época. Durante las recientes persecuciones, especialmente en los países de Europa del Este, cuando muchos monasterios masculinos fueron cerrados por la fuerza, el monaquismo femenino mantuvo encendida la antorcha de la vida monástica. El carisma de la monja, con sus propias características específicas, es signo visible de esa maternidad de Dios a la que a menudo se refiere la Sagrada Escritura.

Por tanto, miraré al monaquismo para identificar aquellos valores que siento hoy muy importantes para expresar la contribución del Oriente cristiano al camino de la Iglesia de Cristo hacia el Reino. Si bien estos aspectos a veces no son exclusivos del monaquismo ni de la herencia oriental, con frecuencia han adquirido una connotación particular en sí mismos. Además, no buscamos aprovechar la exclusividad, sino el enriquecimiento mutuo en lo que el único Espíritu ha inspirado en la única Iglesia de Cristo.

El monaquismo ha sido siempre el alma misma de las Iglesias orientales: los primeros monjes cristianos nacieron en Oriente y la vida monástica fue parte integrante de la luz oriental transmitida a Occidente por los grandes Padres de la Iglesia indivisa (26).

Los fuertes rasgos comunes que unen la experiencia monástica de Oriente y Occidente lo convierten en un maravilloso puente de comunión, donde la unidad, tal como se vive, brilla aún más de lo que puede aparecer en el diálogo entre las Iglesias.

Entre Palabra y Eucaristía

10. El monaquismo muestra de manera especial que la vida está suspendida entre dos polos: la Palabra de Dios y la Eucaristía. Esto significa que, incluso en sus formas eremíticas, es siempre una respuesta personal a una llamada individual y, al mismo tiempo, un evento eclesial y comunitario.

El punto de partida para el monje es la Palabra de Dios, una Palabra que llama, que invita, que convoca personalmente, como sucedió con los Apóstoles. Cuando una persona es tocada por la Palabra nace la obediencia, es decir, la escucha que cambia la vida. Todos los días el monje se alimenta del pan de la Palabra. Privado de ella, está como muerto y no le queda nada que comunicar a sus hermanos porque el Verbo es Cristo, a quien el monje está llamado a conformarse.

Incluso mientras canta con sus hermanos la oración que santifica el tiempo, continúa asimilando la Palabra. El riquísimo himno litúrgico, del que todas las Iglesias del Oriente cristiano pueden estar justamente orgullosas, no es sino la continuación de la Palabra que se lee, se comprende, se asimila y finalmente se canta: esos himnos son en gran parte sublimes paráfrasis del texto bíblico, filtrado y personalizado a través de la experiencia del individuo y de la comunidad.

Ante el abismo de la divina misericordia, el monje sólo puede proclamar la conciencia de su propia pobreza radical, que se convierte inmediatamente en una súplica de ayuda y un grito de alegría por una salvación aún más generosa, ya que desde el abismo de su propia miseria. tal salvación es impensable. (27) Por eso la petición de perdón y la glorificación de Dios forman una parte sustancial de la oración litúrgica. El cristiano se maravilla ante esta paradoja, la última de una serie infinita, toda magnificada con gratitud en el lenguaje de la liturgia: lo inmenso acepta la limitación, una virgen da a luz por la muerte, el que es vida vence a la muerte para siempre en las alturas de cielo, un cuerpo humano está sentado a la diestra del Padre.

La Eucaristía es la culminación de esta experiencia de oración, el otro polo indisolublemente ligado al Verbo, como el lugar donde el Verbo se hace Carne y Sangre, una experiencia celestial donde esto se convierte en un evento.

En la Eucaristía se revela la naturaleza interior de la Iglesia, una comunidad de los convocados a la sinaxis para celebrar el don de Aquel que ofrece y ofrece: participando en los Santos Misterios, se convierten en 'parientes' (28) de Cristo, anticipándose a la experiencia. de divinización en el vínculo ahora inseparable que une a la divinidad y la humanidad en Cristo.

Pero la Eucaristía es también lo que anticipa la relación de los hombres y las cosas con la Jerusalén celestial. De esta manera revela completamente su naturaleza escatológica: como signo vivo de esta espera, el monje continúa y lleva a cumplimiento en la liturgia la invocación de la Iglesia, la Esposa que implora el regreso del Esposo en un maranatha repetido constantemente, no solo en palabras, pero con toda su vida.

Una liturgia para todo el hombre y para todo el cosmos

11. En la experiencia litúrgica, Cristo Señor es la luz que ilumina el camino y revela la transparencia del cosmos, precisamente como en la Escritura. Los acontecimientos del pasado encuentran en Cristo su significado y plenitud, y la creación se revela como lo que es: un todo complejo que encuentra su perfección, su propósito solo en la liturgia. Por eso la liturgia es el cielo en la tierra, y en ella el Verbo que se hizo carne infunde a la materia una potencialidad salvífica que se manifiesta plenamente en los sacramentos: allí la creación comunica a cada individuo el poder conferido por Cristo. Así el Señor, sumergido en el Jordán, transmite a las aguas un poder que las capacita para convertirse en el baño del renacimiento bautismal. (29)

En este marco, la oración litúrgica en Oriente muestra una gran aptitud para involucrar a la persona humana en su totalidad: el misterio se canta en la altura de su contenido, pero también en la calidez de los sentimientos que despierta en el corazón de los redimidos. humanidad. En el acto sagrado, incluso la corporalidad está llamada a la alabanza, y la belleza, que en Oriente es uno de los nombres más amados que expresa la armonía divina y el modelo de la humanidad transfigurada, (30) aparece en todas partes: en la forma de la iglesia, en los sonidos, en los colores, en las luces, en los aromas. La larga duración de las celebraciones, las repetidas invocaciones, todo expresa una paulatina identificación con el misterio celebrado con toda la persona. Así, la oración de la Iglesia se convierte ya en participación de la liturgia celestial, en anticipación de la bienaventuranza final.

Este involucramiento total de la persona en sus aspectos racionales y emocionales, en & quotecstasy & quot y en inmanencia, es de gran interés y una manera maravillosa de entender el significado de las realidades creadas: estas no son ni un absoluto ni una guarida de pecado e iniquidad. En la liturgia, las cosas revelan su propia naturaleza como un regalo ofrecido por el Creador a la humanidad: & quot; Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí, fue muy bueno & quot (Gen 1:31). Aunque todo esto está marcado por la tragedia del pecado, que pesa la materia y oscurece su claridad, ésta se redime en la Encarnación y se vuelve plenamente `` teofórica '', es decir, capaz de ponernos en contacto con el Padre. Esta propiedad es más evidente en los santos misterios, los sacramentos de la Iglesia.

El cristianismo no rechaza la materia. Más bien, la corporalidad se considera en todo su valor en el acto litúrgico, mediante el cual el cuerpo humano se revela en su naturaleza interior como templo del Espíritu y se une al Señor Jesús, que tomó él mismo un cuerpo para la salvación del mundo. Esto no significa, sin embargo, una exaltación absoluta de todo lo físico, pues conocemos bien el caos que el pecado introdujo en la armonía del ser humano. La liturgia revela que el cuerpo, a través del misterio de la Cruz, está en proceso de transfiguración, neumatización: en el monte Tabor Cristo mostró su cuerpo radiante, como el Padre quiere que vuelva a ser.

La realidad cósmica también está llamada a dar gracias porque todo el universo está llamado a recapitular en Cristo Señor. Este concepto expresa una enseñanza equilibrada y maravillosa sobre la dignidad, el respeto y el propósito de la creación y del cuerpo humano en particular. Con el rechazo de todo dualismo y de todo culto al placer como fin en sí mismo, el cuerpo se convierte en un lugar iluminado por la gracia y, por tanto, plenamente humano.

Para quienes buscan una relación verdaderamente significativa con ellos mismos y con el cosmos, tan a menudo desfigurado por el egoísmo y la codicia, la liturgia revela el camino hacia la armonía del hombre nuevo y lo invita a respetar el potencial eucarístico del mundo creado. Ese mundo está destinado a ser asumido en la Eucaristía del Señor, en su Pascua, presente en el sacrificio del altar.

Una mirada clara al autodescubrimiento

12. El monje vuelve su mirada hacia Cristo, Dios y hombre. En el rostro desfigurado de Cristo, el hombre de dolor, ve el anuncio profético del rostro transfigurado de Cristo resucitado. A la mirada contemplativa, Cristo se revela como lo hizo a las mujeres de Jerusalén, que habían subido a contemplar el misterioso espectáculo del Calvario. Formado en esta escuela, el monje se acostumbra a contemplar a Cristo en los recovecos ocultos de la creación y en la historia de la humanidad, que luego se entiende desde el punto de vista de la identificación con el Cristo total.

Esta mirada progresivamente conforme a Cristo aprende así el desapego de lo externo, del tumulto de los sentidos, de todo lo que aleja al hombre de esa libertad que le permite ser asido por el Espíritu. Caminando por este camino, se reconcilia con Cristo en un proceso constante de conversión: en la conciencia de su propio pecado y de su distanciamiento del Señor que se convierte en remordimiento del corazón, símbolo de su propio bautismo en el agua saludable de las lágrimas en el silencio y quietud interior, que se busca y se da, donde aprende a hacer latir su corazón en armonía con el ritmo del Espíritu, eliminando toda duplicidad y ambigüedad. Este proceso de volverse cada vez más moderado y parco, más transparente para sí mismo, puede llevarlo a caer en el orgullo y la intransigencia si llega a creer que estos son los frutos de sus propios esfuerzos ascéticos. El discernimiento espiritual en continua purificación lo vuelve entonces humilde y manso, consciente de que sólo puede percibir algunos aspectos de esa verdad que lo llena, porque es el don del Esposo, que es el único que es plenitud y felicidad.

Al que busca el sentido de la vida, Oriente ofrece esta escuela que le enseña a conocerse a sí mismo y a ser libre y amado por ese Jesús que dice: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo daré". descansas & quot (Monte 11:28). Dice a los que buscan la curación interior que sigan buscando: si su intención es recta y su camino es honesto, al final el rostro del Padre se dejará reconocer, grabado como está en el fondo del corazón humano.

Un padre en el espíritu

13. El camino de un monje no suele estar marcado únicamente por el esfuerzo personal. Se dirige a un padre espiritual al que se abandona con confianza filial, en la certeza de que la paternidad tierna y exigente de Dios se manifiesta en él.Esta figura confiere al monaquismo oriental una extraordinaria flexibilidad: a través de la intervención del padre espiritual, el camino de cada monje se personaliza fuertemente en los tiempos, ritmos y formas de búsqueda de Dios. Precisamente porque el padre espiritual es el eslabón armonizador, al monaquismo se le permite la mayor variedad de expresiones cenobíticas y eremíticas. El monaquismo en Oriente ha sabido así colmar las expectativas de cada Iglesia en los distintos períodos de su historia (31).

En esta búsqueda, Oriente en particular enseña que hay hermanos y hermanas a quienes el Espíritu ha concedido el don de la guía espiritual. Son preciosos puntos de referencia, porque ven las cosas con la mirada amorosa con la que Dios nos mira. No se trata de renunciar a la propia libertad para ser cuidado por otros. Es beneficiarse del conocimiento del corazón, que es un verdadero carisma, para ser ayudados, suave y firmemente, a encontrar el camino de la verdad. Nuestro mundo necesita desesperadamente tales guías espirituales. Con frecuencia los ha rechazado, porque parecían carecer de credibilidad o su ejemplo parecía desactualizado y poco atractivo para las sensibilidades actuales. Sin embargo, le está costando encontrar nuevos, por lo que sufre de miedo e incertidumbre, sin modelos ni puntos de referencia. El que es un padre en el espíritu, si realmente lo es, y el pueblo de Dios siempre ha demostrado su capacidad para reconocerlo, no hará a los demás iguales a él, sino que los ayudará a encontrar el camino hacia el Reino.

Por supuesto, también se ha concedido a Occidente el maravilloso don de la vida monástica masculina y femenina, que salvaguarda el don de la guía en el Espíritu y exige el reconocimiento apropiado. En este contexto y dondequiera que la gracia haya inspirado estos preciosos medios de crecimiento interior, que los responsables fomenten este don y lo utilicen con provecho, y que todos se sirvan de él. Así experimentarán el gran consuelo y apoyo de la paternidad en el Espíritu en su camino de fe. (32)

Comunion y servicio

14. Precisamente en el desprendimiento gradual de las cosas mundanas que se interponen en el camino de la comunión con su Señor, el monje encuentra en el mundo un lugar donde se reflejan la belleza del Creador y el amor del Redentor. En sus oraciones, el monje pronuncia una epiklesis del Espíritu sobre el mundo y está seguro de que será escuchado, porque esto es una participación en la propia oración de Cristo. Así siente nacer en sí mismo un profundo amor por la humanidad, ese amor que tantas veces celebra la oración oriental como atributo de Dios, amigo de los hombres que no dudó en ofrecer a su Hijo para que el mundo se salve. En esta actitud, el monje a veces puede contemplar ese mundo ya transfigurado por la acción deificante de Cristo, que murió y resucitó.

Cualquiera sea el camino que el Espíritu le depare, el monje es siempre esencialmente el hombre de comunión. Desde la antigüedad, este nombre también ha indicado el estilo monástico de vida cenobítica. El monaquismo nos muestra cómo no hay verdadera vocación que no nazca de la Iglesia y para la Iglesia. Así lo atestigua la experiencia de tantos monjes que, dentro de sus celdas, rezan con una pasión extraordinaria, no solo por la persona humana sino por toda criatura, en un incesante clamor, para que todos se conviertan en la corriente salvadora del amor de Cristo. . Este camino de liberación interior en la apertura al Otro hace del monje un hombre de caridad. En la escuela del apóstol Pablo, que mostró que el amor es el cumplimiento de la ley (cf. ROM 13:10), la comunión monástica oriental siempre se ha preocupado de garantizar la superioridad del amor sobre toda ley.

Esta comunión se revela ante todo en el servicio a los hermanos en la vida monástica, pero también a la comunidad eclesial, en formas que varían en el tiempo y el lugar, desde la asistencia social hasta la predicación itinerante. Las Iglesias orientales han vivido este empeño con gran generosidad, comenzando por la evangelización, el servicio más elevado que el cristiano puede ofrecer a su hermano, seguido de muchas otras formas de servicio espiritual y ministerial. En efecto, se puede decir que el monaquismo en la antigüedad - y en diversas épocas también en épocas posteriores - ha sido el medio privilegiado para la evangelización de los pueblos.

Una persona en relación

15. La vida del monje es evidencia de la unidad que existe en Oriente entre espiritualidad y teología: el cristiano, y el monje en particular, más que buscar verdades abstractas, sabe que solo su Señor es Verdad y Vida, pero también sabe que él es el Camino (cf. Jn 14, 6) para alcanzar tanto el conocimiento como la participación son, pues, una sola realidad: de la persona al Dios que son tres Personas a través de la Encarnación del Verbo de Dios.

Oriente nos ayuda a expresar el sentido cristiano de la persona humana con una riqueza de elementos. Se centra en la Encarnación, de la que la creación misma saca luz. En Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, se revela la plenitud de la vocación humana. Para que el hombre se convierta en Dios, la Palabra asumió humanidad. El hombre, que experimenta constantemente el sabor amargo de sus limitaciones y de su pecado, no se abandona entonces a la recriminación ni a la angustia, porque sabe que en sí mismo actúa el poder de la divinidad. La humanidad fue asumida por Cristo sin separarse de su naturaleza divina y sin confusión, (33) y el hombre no se queda solo para intentar, de mil maneras a menudo frustradas, una ascensión imposible al cielo. Hay un tabernáculo de gloria, que es la persona santísima de Jesús el Señor, donde lo divino y lo humano se encuentran en un abrazo que nunca podrá separarse. El Verbo se hizo carne, como nosotros en todo menos en el pecado. Él vierte la divinidad en el corazón enfermo de la humanidad y, al imbuirlo del Espíritu del Padre, le permite convertirse en Dios por medio de la gracia.

Pero si esto nos ha revelado al Hijo, entonces nos es dado acercarnos al misterio del Padre, principio de comunión en el amor. La Santísima Trinidad se nos aparece entonces como una comunidad de amor: conocer a un Dios así significa sentir la urgente necesidad de que él hable al mundo, se comunique y la historia de la salvación no es más que la historia del amor de Dios por la criatura que ha amado y elegido, queriendo que sea & citar según el icono del Icono & quot - como lo expresa la intuición de los Padres Orientales (34) - es decir, moldeada a la imagen de la Imagen, que es el Hijo, traído a la comunión perfecta por parte del santificador, el Espíritu de amor. Incluso cuando el hombre peca, este Dios lo busca y lo ama, para que la relación no se rompa y el amor continúe fluyendo. Y Dios ama al hombre en el misterio del Hijo, que se dejó morir en la Cruz por un mundo que no lo reconoció, pero que ha sido resucitado por el Padre como garantía eterna de que nadie puede destruir el amor. porque todo el que participa de él es tocado por la gloria de Dios: es este hombre transformado por el amor al que los discípulos contemplaron en el Tabor, el hombre que todos estamos llamados a ser.

Un silencio de adoración

16. Sin embargo, este misterio está continuamente velado, envuelto en el silencio, (35) para que no se cree un ídolo en lugar de Dios. Sólo en una progresiva purificación del conocimiento de la comunión, el hombre y Dios se encontrarán y reconocerán en un abrazo eterno su inagotable connaturalidad de amor.

Así nace lo que se llama el apofatismo del Oriente cristiano: cuanto más crece el hombre en el conocimiento de Dios, más lo percibe como un misterio inaccesible, cuya esencia no se puede captar. Esto no debe confundirse con un misticismo oscuro en el que el hombre se pierde en realidades enigmáticas e impersonales. Por el contrario, los cristianos de Oriente se vuelven a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, personas vivientes tiernamente presentes, a las que pronuncian una doxología litúrgica solemne y humilde, majestuosa y sencilla. Pero perciben que se acerca a esta presencia sobre todo dejándose enseñar un silencio de adoración, porque en la culminación del conocimiento y la experiencia de Dios está su trascendencia absoluta. Esto se logra mediante la asimilación devota de las Escrituras y la liturgia más que mediante la meditación sistemática.

En la acogida humilde de los límites de la criatura ante la trascendencia infinita de un Dios que no deja de revelarse como Dios - Amor, Padre de nuestro Señor Jesucristo en el gozo del Espíritu Santo, veo expresada la actitud de oración y la método teológico que Oriente prefiere y sigue ofreciendo a todos los creyentes en Cristo.

Debemos confesar que todos tenemos necesidad de este silencio, lleno de la presencia del adorado: en teología, para explotar plenamente en la oración la propia alma sapiencial y espiritual, para que no olvidemos nunca que ver a Dios es venir. montaña abajo con un rostro tan radiante que nos vemos obligados a cubrirlo con un velo (cf. Ex 34:33), y que nuestras reuniones puedan dejar lugar a la presencia de Dios y evitar la auto-celebración en la predicación, para no engañarnos a nosotros mismos que basta con amontonar palabra sobre palabra para atraer a las personas a la experiencia de Dios en el compromiso, por lo que que nos negaremos a estar encerrados en una lucha sin amor y sin perdón. Esto es lo que necesita el hombre hoy, muchas veces es incapaz de callar por miedo a encontrarse a sí mismo, a sentir el vacío que se pregunta por el significado del hombre que se ensordece con el ruido. Todos, creyentes y no creyentes, necesitamos aprender un silencio que permita al Otro hablar cuando y como quiera, y nos permita entender sus palabras.

DEL CONOCIMIENTO AL ENCUENTRO

17. Han pasado treinta años desde que los obispos de la Iglesia católica, reunidos en concilio en presencia de muchos hermanos de otras iglesias y comunidades eclesiales, escucharon la voz del Espíritu que arrojaba luz sobre verdades profundas sobre la naturaleza de la Iglesia. , mostrando que todos los creyentes en Cristo estaban mucho más cerca de lo que podían imaginar, todos en camino hacia el único Señor, todos sostenidos y apoyados por su gracia. En ese momento surgió una invitación cada vez más apremiante a la unidad.

Desde entonces, se ha cubierto mucho terreno en el conocimiento recíproco. Esto ha aumentado nuestro respeto y nos ha permitido con frecuencia orar juntos al único Señor y orar unos por otros, en un camino de amor que ya es una peregrinación de unidad.

Después de los importantes pasos dados por el Papa Pablo VI, he deseado que se continúe el camino del conocimiento mutuo en la caridad. Puedo dar testimonio del profundo amor que me ha dado el encuentro fraterno con tantos jefes y representantes de iglesias y comunidades eclesiales en los últimos años. Juntos hemos compartido nuestras preocupaciones y expectativas, juntos hemos pedido la unión entre nuestras iglesias y la paz para el mundo. Juntos nos hemos sentido más responsables del bien común, no solo como individuos, sino en nombre de los cristianos cuyos pastores el Señor nos ha hecho. A veces, los llamamientos urgentes de otras iglesias, amenazados o golpeados por la violencia y el abuso, han llegado a esta sede de Roma. Ha buscado abrir su corazón a todos ellos. Tan pronto como ha podido, el obispo de Roma ha alzado la voz por ellos, para que las personas de buena voluntad escuchen el grito de nuestros sufrientes hermanos y hermanas.

“Entre los pecados que requieren un mayor compromiso de arrepentimiento y conversión, ciertamente deben contarse los que han sido perjudiciales para la unidad querida por Dios para su Pueblo. En el transcurso de los mil años que ahora se acercan a su fin, incluso más que en el primer milenio, la comunión eclesial ha sido dolorosamente herida, 'un hecho por el que, con bastante frecuencia, los hombres de ambos lados eran culpables' (36). las heridas contradicen abiertamente la voluntad de Cristo y son motivo de escándalo para el mundo. Estos pecados del pasado, lamentablemente, todavía nos agobian y siguen siendo tentaciones siempre presentes. Es necesario enmendarlos y suplicar sinceramente el perdón de Cristo. '' (37)

El pecado de nuestra separación es muy grave: siento la necesidad de aumentar nuestra común apertura al Espíritu que nos llama a la conversión, a acoger y reconocer a los demás con respeto fraterno, a hacer gestos frescos, valientes, capaces de disipar cualquier tentación de volverse. espalda. Sentimos la necesidad de ir más allá del grado de comunión que hemos alcanzado.

18. Cada día tengo un deseo creciente de repasar la historia de las Iglesias para escribir, por fin, una historia de nuestra unidad y así volver al tiempo en que, después de la muerte y resurrección del Señor Jesús, el Evangelio se difundió a las más variadas culturas y se inició un fructífero intercambio que aún hoy se manifiesta en las liturgias de las Iglesias. A pesar de las dificultades y diferencias, las cartas de los Apóstoles (cf.2 Cor 9, 11-14) y de los Padres (38) muestran vínculos muy estrechos y fraternos entre las Iglesias en plena comunión de fe, respetando sus rasgos específicos y su identidad. La experiencia común del martirio y la meditación sobre los actos de los mártires de cada Iglesia, compartiendo la doctrina de tantos santos maestros de la fe, en profundo intercambio y participación, fortalecen este maravilloso sentimiento de unidad. (39) El desarrollo de Las diferentes experiencias de la vida eclesial no impidieron a los cristianos, a través de las relaciones mutuas, seguir sintiendo la certeza de que se encontraban en casa en cualquier Iglesia, porque la alabanza al único Padre, por Cristo en el Espíritu Santo, surgió de todos ellos, de una manera maravillosa. variedad de idiomas y melodías, todos se reunieron para celebrar la Eucaristía, el corazón y modelo de la comunidad en lo que respecta no solo a la espiritualidad y la vida moral, sino también a la estructura misma de la Iglesia, en la variedad de ministerios y servicios bajo el liderazgo del Obispo , sucesor de los Apóstoles. (40) Los primeros concilios son un testimonio elocuente de esta unidad perdurable en la diversidad. (41)

Incluso cuando se reforzaron ciertos malentendidos dogmáticos, a menudo magnificados por la influencia de factores políticos y culturales, que llevaron a tristes consecuencias en las relaciones entre las Iglesias, el esfuerzo por reclamar y promover la unidad de la Iglesia se mantuvo vivo. Cuando se inició el diálogo ecuménico, el Espíritu Santo nos permitió fortalecernos en nuestra fe común, una perfecta continuación del kerigma apostólico, y por ello damos gracias a Dios de todo corazón. (42) Aunque en los primeros siglos del cristianismo Los conflictos de época ya estaban comenzando a surgir lentamente dentro del cuerpo de la Iglesia, no podemos olvidar que la unidad entre Roma y Constantinopla se mantuvo durante todo el primer milenio, a pesar de las dificultades. Cada vez hemos aprendido más que no fue tanto un episodio histórico ni una mera cuestión de preeminencia lo que rompió el tejido de la unidad, sino un alejamiento progresivo, de modo que la diversidad del otro ya no se percibió como un tesoro común, sino como incompatibilidad. Incluso cuando el segundo milenio experimentó un endurecimiento de las polémicas y la separación, con un aumento de la ignorancia y los prejuicios mutuos, no cesaron, no obstante, los encuentros constructivos entre líderes eclesiásticos deseosos de intensificar las relaciones y fomentar los intercambios, ni tampoco cesaron los santos esfuerzos de los hombres y mujeres que, reconociendo el enfrentamiento de un grupo contra otro como un pecado grave, y enamoradas de la unidad y la caridad, intentaron de muchas formas promover la búsqueda de la comunión mediante la oración, el estudio y la reflexión, y la interacción abierta y cordial. (43) Todo este loable trabajo debía converger en las reflexiones del Concilio Vaticano II y ser simbolizado en la abrogación de las excomuniones recíprocas de 1054 por el Papa Pablo VI y el Patriarca Ecuménico Atenágoras I. (44)

19. El camino de la caridad está experimentando nuevos momentos de dificultad a raíz de los recientes acontecimientos que han afectado a Europa Central y Oriental. Los hermanos y hermanas cristianos que juntos han sufrido persecución se miran unos a otros con sospecha y temor justo cuando aparecen las perspectivas y esperanzas de una mayor libertad: ¿no es éste un nuevo y grave riesgo de pecado que todos debemos hacer todo lo posible por superar? Queremos que los pueblos que buscan al Dios del amor puedan encontrarlo más fácilmente, en lugar de volverse a escandalizar por nuestras heridas y conflictos. Cuando, el Viernes Santo de 1994, Su Santidad Bartolomé I, Patriarca de Constantinopla, ofreció a la Iglesia de Roma sus meditaciones sobre el Vía Crucis, recordé esta comunión en la reciente experiencia del martirio: & quot. Estamos unidos en estos mártires de Roma, de la "Colina de las Cruces", las Islas Solovets y tantos otros campos de exterminio. Estamos unidos en el contexto de estos mártires, no podemos dejar de estar unidos. '' (45)

Por tanto, es urgente tomar conciencia de esta responsabilidad tan grave: hoy podemos cooperar en el anuncio del Reino o podemos convertirnos en sostenedores de nuevas divisiones. Que el Señor abra nuestros corazones, convierta nuestras mentes e inspire en nosotros pasos concretos y valientes, capaces si es necesario de romper con clichés, resignación fácil o estancamiento. Si los que quieren ser los primeros están llamados a ser servidores de todos, entonces la primacía del amor se verá crecer a partir de la valentía de esta caridad. Ruego al Señor que inspire, ante todo en mí y en los obispos de la Iglesia católica, acciones concretas como testimonio de esta certeza interior. La naturaleza más profunda de la Iglesia lo exige. Cada vez que celebramos la Eucaristía, el sacramento de la comunión, encontramos en el Cuerpo y la Sangre que compartimos el sacramento y la llamada a nuestra unidad. (46) ¿Cómo podemos ser plenamente creíbles si estamos divididos ante la Eucaristía, si no podemos? ¿Vivir nuestra participación en el mismo Señor que estamos llamados a anunciar al mundo? Ante nuestra recíproca exclusión de la Eucaristía, sentimos nuestra pobreza y la necesidad de hacer todo lo posible para que llegue el día en que compartamos el mismo pan y la misma copa. (47) Entonces la Eucaristía volverá a ser percibido plenamente como una profecía del Reino, y estas palabras de una oración eucarística muy antigua resonarán con toda la verdad: `` Así como este pan partido, una vez esparcido en las colinas y recogido, se convirtió en uno, así vuestra Iglesia sea recogida de los confines de la tierra en tu reino. '' (48)

Experiencias de unidad

20. Aniversarios especialmente significativos nos animan a dirigir nuestro pensamiento con afecto y reverencia a las Iglesias orientales. En primer lugar, como se ha dicho, el centenario de la Carta Apostólica Orientalium Dignitas.Desde entonces se inició un camino que ha llevado, entre otras cosas, en 1917 a la creación de la Congregación para las Iglesias Orientales (49) y la fundación del Pontificio Instituto Oriental (50) por el Papa Benedicto XV. Posteriormente, el 5 de junio de 1960, Juan XXIII fundó la Secretaría para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. (51) Recientemente, el 18 de octubre de 1990, promulgué el Código de Cánones de las Iglesias Orientales, (52) con el fin de salvaguardar y promover las características específicas de la herencia oriental.

Son signos de una actitud que la Iglesia de Roma siempre ha sentido parte integrante del mandato confiado por Jesucristo al apóstol Pedro: confirmar a sus hermanos en la fe y la unidad (cf. Lk 22:32). Los intentos del pasado tuvieron sus límites, derivados de la mentalidad de la época y la comprensión misma de las verdades sobre la Iglesia. Pero aquí quisiera reafirmar que este compromiso tiene sus raíces en la convicción de que Pedro (cf. Monte 19, 17-19) quiere ponerse al servicio de una Iglesia unida en la caridad. “La tarea de Peter es buscar constantemente formas que ayuden a preservar la unidad. Por tanto, no debe crear obstáculos, sino abrir caminos. Tampoco se contradice en modo alguno con el deber que le ha confiado Cristo: `` Fortalece a tus hermanos en la fe '' (cf. Lk 22:32). Es significativo que Cristo dijera estas palabras precisamente en el momento en que Pedro estaba a punto de negarlo. Era como si el mismo Maestro quisiera decirle a Pedro: 'Recuerda que eres débil, que tú también necesitas una conversión sin fin. Solo puedes fortalecer a los demás en la medida en que seas consciente de tu propia debilidad. Os encomiendo como responsabilidad vuestra la verdad, la gran verdad de Dios, destinada a la salvación del hombre, pero esta verdad no se puede predicar ni poner en práctica si no es amando. Veritatem facere in caritate (Vivir la verdad en el amor cf. Eph 4:15) esto es lo que siempre es necesario. '' (53) Hoy sabemos que la unidad se puede lograr a través del amor de Dios solo si las Iglesias lo quieren juntas, en pleno respeto de las tradiciones de cada uno y por la necesaria autonomía. Sabemos que esto sólo puede tener lugar sobre la base del amor de las Iglesias que se sienten cada vez más llamadas a manifestar la única Iglesia de Cristo, nacida de un Bautismo y de una Eucaristía, y que quieren ser hermanas (54). ocasión para decir: "La Iglesia de Cristo es una. Si existen divisiones, eso es una cosa que deben superarse, pero la Iglesia es una, la Iglesia de Cristo entre Oriente y Occidente solo puede ser una, una y unida ''. (55)

Por supuesto, en la perspectiva actual, parece que la verdadera unión es posible solo en el respeto total de la dignidad del otro sin afirmar que toda la gama de usos y costumbres en la Iglesia latina es más completa o más adecuada para mostrar la plenitud de la doctrina correcta y nuevamente. , que esta unión debe ir precedida de una conciencia de comunión que impregne a toda la Iglesia y no se limite a un acuerdo entre líderes. Hoy somos conscientes -y esto se ha reafirmado con frecuencia- que la unidad se logrará cómo y cuando el Señor quiera, y que requerirá el aporte de la sensibilidad y la creatividad del amor, quizás incluso más allá de las formas ya probadas en la historia (56). )

21. Las Iglesias orientales, que entraron en plena comunión con Roma, quisieron ser expresión de esta preocupación, según el grado de madurez de la conciencia eclesial de la época. (57) Al entrar en la comunión católica, no pretendieron en absoluto a negar su fidelidad a la propia tradición, de la que han sido testigos a lo largo de los siglos con heroísmo y, a menudo, derramando su sangre. Y si alguna vez, en sus relaciones con las Iglesias ortodoxas, han surgido malentendidos y abierta oposición, todos sabemos que debemos implorar sin cesar la misericordia divina y un corazón nuevo capaz de reconciliarse por encima de cualquier agravio sufrido o infligido.

Se ha subrayado varias veces que la unión plena de las Iglesias orientales católicas con la Iglesia de Roma, que ya se ha logrado, no debe implicar una menor conciencia de su propia autenticidad y originalidad. (58) Dondequiera que esto haya ocurrido, el Concilio Vaticano II ha Los instó a redescubrir su identidad plena, porque tienen "el derecho y el deber de gobernarse a sí mismos de acuerdo con sus propias disciplinas especiales". Porque estos están garantizados por la tradición antigua, y parecen adaptarse mejor a las costumbres de sus fieles y al bien de sus almas. '' (59) Estas Iglesias llevan una herida trágica, porque todavía se mantienen alejados de la plena comunión con los orientales. Iglesias ortodoxas a pesar de compartir la herencia de sus padres. Una conversión constante y compartida es indispensable para que avancen decidida y enérgicamente hacia el entendimiento mutuo. Y también se requiere de la Iglesia latina la conversión, para que respete y aprecie plenamente la dignidad de los cristianos orientales, y acepte con gratitud los tesoros espirituales de los que son portadoras las Iglesias orientales católicas, en beneficio de toda la comunión católica (60). para que muestre concretamente, mucho más que en el pasado, cuánto estima y admira el Oriente cristiano y cuán esencial considera su contribución a la plena realización de la universalidad de la Iglesia.

Encontrarse, conocerse, trabajar juntos

22. Tengo un gran deseo de que las palabras que san Pablo dirigió desde Oriente a los fieles de la Iglesia de Roma resuenen hoy en los labios de los cristianos de Occidente con respecto a sus hermanos y hermanas de las Iglesias orientales: "Primero, Doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo por todos ustedes, porque su fe es proclamada en todo el mundo & quot (ROM 1: 8). El Apóstol de los Gentiles expresó entonces de inmediato y con entusiasmo su intención: `` Porque anhelo verte, para poder impartirte algún don espiritual que te fortalezca, es decir, que nos animemos mutuamente la fe de los demás, tanto la tuya como la tuya. mía & quotROM 1:11 - 12). Aquí se retrata maravillosamente la dinámica de nuestro encuentro: el conocimiento de los tesoros de la fe ajena, que acabo de intentar describir, produce espontáneamente el aliciente para un nuevo y más íntimo encuentro entre hermanos y hermanas, que será un verdadero y verdadero. sincero intercambio mutuo. Es un aliciente que el Espíritu inspira constantemente en la Iglesia y que se hace más insistente precisamente en los momentos de mayor dificultad.

23. También soy consciente de que en este momento ciertas tensiones entre la Iglesia de Roma y algunas de las Iglesias orientales dificultan el camino de la estima recíproca de cara a la futura comunión. Varias veces esta Sede de Roma se ha preocupado de emitir directrices que favorezcan el progreso común de todas las Iglesias en un momento tan importante para la vida del mundo, especialmente en Europa del Este, donde los dramáticos acontecimientos de la historia reciente han impedido a menudo a las Iglesias del Este. de cumplir debidamente el mandato de evangelización que, sin embargo, sentían intensamente. (61) Situaciones de mayor libertad les ofrecen hoy nuevas oportunidades, aunque los medios de que disponen son limitados por las difíciles circunstancias de los países donde actúan. Quiero afirmar enérgicamente que las comunidades de Occidente están dispuestas a fomentar en todos los sentidos -y muchas ya están trabajando en esta línea- la intensificación de este ministerio de la "diaconía", poniendo a disposición de tales Iglesias la experiencia adquirida en los años en que la caridad se ejercía más libremente. Ay de nosotros si la abundancia de unos produjera la humillación de otros o una rivalidad estéril y escandalosa. Por su parte, las comunidades occidentales tendrán ante todo el deber de compartir, cuando sea posible, los proyectos de servicio con sus hermanos y hermanas de las Iglesias orientales, o ayudar a llevar a buen término todo lo que estos últimos están haciendo para ayudar a su pueblo. En cualquier caso, en territorios donde ambos están presentes, las comunidades occidentales nunca mostrarán una actitud que pueda parecer irrespetuosa ante los agotadores esfuerzos que están realizando las Iglesias orientales, esfuerzos que son tanto más a su favor, dada la precariedad de los recursos. disponible para ellos.

Extender gestos de caridad común unos a otros y conjuntamente a los necesitados aparecerá como un acto de impacto inmediato. Evitar esto o incluso dar testimonio de lo contrario, hará pensar a todos los que nos observan que todo compromiso de acercamiento en la caridad entre las Iglesias es una mera afirmación abstracta, sin convicción ni concreción.

Siento que el llamado del Señor a trabajar en todos los sentidos para asegurar que todos los creyentes en Cristo testifiquen juntos de su propia fe es fundamental, especialmente en los territorios donde los hijos de la Iglesia Católica - Latina y Oriental - y los hijos de las Iglesias Ortodoxas. viven juntos en grandes cantidades. Después de su común martirio sufrido por Cristo bajo la opresión de los regímenes ateos, ha llegado el momento de sufrir, si es necesario, para no fallar nunca en el testimonio de caridad entre los cristianos, porque aunque hubiéramos dado nuestro cuerpo para ser quemado pero no lo hubiéramos hecho. caridad, no serviría de nada (cf.1 Cor 13: 3) Debemos orar intensamente para que el Señor ablande nuestra mente y nuestro corazón, y nos conceda paciencia y mansedumbre.

24. Creo que una forma importante de crecer en el entendimiento mutuo y la unidad consiste precisamente en mejorar nuestro conocimiento mutuo. Los hijos de la Iglesia católica ya conocen los caminos indicados por la Santa Sede para lograrlo: conocer la liturgia de las Iglesias orientales (62) para profundizar en el conocimiento de las tradiciones espirituales de los Padres y Doctores del Oriente cristiano, (63 ) seguir el ejemplo de las Iglesias orientales para la inculturación del mensaje del Evangelio para combatir las tensiones entre latinos y orientales y fomentar el diálogo entre católicos y ortodoxos para formar en instituciones especializadas teólogos, liturgistas, historiadores y canonistas para el Oriente cristiano, que A su vez, puede difundir el conocimiento de las Iglesias orientales para ofrecer una enseñanza adecuada sobre estos temas en los seminarios y facultades teológicas, especialmente a los futuros sacerdotes. (64) Estas siguen siendo recomendaciones muy sólidas en las que pretendo insistir con especial fuerza.

25. Además de los conocimientos, creo que es muy importante conocernos con regularidad. En este sentido, espero que los monasterios hagan un esfuerzo particular, precisamente por el papel único que juega la vida monástica dentro de las Iglesias y por los múltiples aspectos unificadores de la experiencia monástica y, por tanto, de la conciencia espiritual, en Oriente y en el oeste. Otra forma de encuentro consiste en dar la bienvenida a profesores y estudiantes ortodoxos a las Universidades Pontificias y otras instituciones académicas católicas. Continuaremos haciendo todo lo posible para extender esta bienvenida a una escala más amplia. Que Dios bendiga también la fundación y desarrollo de lugares diseñados precisamente para ofrecer hospitalidad a nuestros hermanos de Oriente, incluidos los lugares de esta ciudad de Roma donde se conserva la memoria viva y compartida de los líderes de los Apóstoles y de tantos mártires.

Es importante que las reuniones y los intercambios involucren a las comunidades de la Iglesia en las formas y formas más amplias. Sabemos, por ejemplo, lo positivas que pueden ser las actividades interparroquiales como el "hermanamiento" para el enriquecimiento cultural y espiritual mutuo, y también para el ejercicio de la caridad.

Juzgo muy positivamente las iniciativas de peregrinaciones conjuntas a lugares donde la santidad se expresa particularmente al recordar a los hombres y mujeres que en todos los tiempos han enriquecido a la Iglesia con el sacrificio de su vida. En esta dirección sería también un acto muy significativo llegar a un reconocimiento común de la santidad de aquellos cristianos que, en las últimas décadas, especialmente en los países de Europa del Este, han derramado su sangre por la única fe en Cristo.

26. Un pensamiento particular se dirige a las tierras de la diáspora donde muchos fieles de las Iglesias orientales que han abandonado sus países de origen viven en un ambiente principalmente latino. Estos lugares, donde el contacto pacífico es más fácil en una sociedad pluralista, podrían ser un entorno ideal para mejorar e intensificar la cooperación entre las Iglesias en la formación de futuros sacerdotes y en proyectos pastorales y caritativos, también en beneficio de los países de origen de los orientales.

En particular, insto a los Ordinarios latinos de estos países a que estudien con atención, comprendan a fondo y apliquen fielmente los principios emitidos por esta Santa Sede sobre la cooperación ecuménica (65) y la pastoral de los fieles de las Iglesias orientales católicas, especialmente cuando carecen de los suyos propios. jerarquía.

Invito a los obispos católicos orientales y al clero a colaborar estrechamente con los Ordinarios latinos para un apostolado eficaz y no fragmentado, especialmente cuando su jurisdicción abarca inmensos territorios donde la ausencia de cooperación significa, en efecto, aislamiento. Los obispos católicos orientales no descuidarán ningún medio de fomentar un clima de fraternidad, sincera estima mutua y cooperación con sus hermanos en las Iglesias con las que todavía no estamos unidos en plena comunión, especialmente con los que pertenecen a la misma tradición eclesial.

Donde en Occidente no hay sacerdotes orientales que cuiden a los fieles de las Iglesias católicas orientales, los Ordinarios latinos y sus colaboradores deberían procurar que los fieles crezcan en la conciencia y el conocimiento de su propia tradición, y deberían ser invitados a cooperar. activamente en el crecimiento de la comunidad cristiana aportando su contribución particular.

27. En cuanto al monaquismo, considerando su importancia en el cristianismo oriental, queremos que vuelva a florecer en las Iglesias orientales católicas y que se apoye a todos aquellos que se sientan llamados a trabajar por su revitalización (66). De hecho, en Oriente existe un vínculo intrínseco entre la oración litúrgica, la tradición espiritual y la vida monástica. Precisamente por eso, una renovación bien formada y motivada de la vida monástica podría significar también para ellos una verdadera fecundidad eclesial. Tampoco debe pensarse que ello mermaría la eficacia de la pastoral que, de hecho, se verá reforzada por una espiritualidad tan vigorosa y, por tanto, encontrará una vez más su lugar ideal. Esta esperanza también concierne a los territorios de la diáspora oriental, donde la presencia de monasterios orientales daría mayor estabilidad a las Iglesias orientales en esos países y haría una valiosa contribución a la vida religiosa de los cristianos occidentales.

Viajando juntos hacia el & quotOrientale Lumen & quot

28. Al dirigir esta carta, mi pensamiento se dirige a mis amados hermanos y hermanas los Patriarcas, Obispos, Sacerdotes y Diáconos, los Monjes y Monjas, los hombres y mujeres de las Iglesias Orientales.

En el umbral del tercer milenio todos oímos en nuestras Vedas el grito de los oprimidos por el peso de las graves amenazas, pero que, quizás sin darse cuenta, anhelan saber qué pretendía Dios en su amor. Estas personas sienten que un rayo de luz, si es bienvenido, es capaz de disipar las sombras que cubren el horizonte de la ternura del Padre.

María, "Madre de la estrella que nunca se pone", (67) "amanecer del día místico", (68), "salida del sol de gloria", (69) nos muestra el Orientale Lumen.

Todos los días en Oriente vuelve a salir el sol de la esperanza, la luz que devuelve la vida al género humano. De Oriente, según una hermosa imagen, vendrá de nuevo nuestro Salvador (cf. Monte 24:27).

Para nosotros, los hombres y mujeres de Oriente son un símbolo del Señor que vuelve. No podemos olvidarlos, no solo porque los amamos como hermanos y hermanas redimidos por el mismo Señor, sino también porque una santa nostalgia por los siglos vividos en plena comunión de fe y caridad nos urge y nos reprocha nuestros pecados y nuestra mutua. Malentendidos: hemos privado al mundo de un testimonio común que, quizás, podría haber evitado tantas tragedias e incluso cambiado el curso de la historia.

Somos dolorosamente conscientes de que todavía no podemos compartir la misma Eucaristía. Ahora que el milenio se acerca a su fin y nuestra mirada se vuelve hacia el sol naciente, con gratitud encontramos a estos hombres y mujeres ante nuestros ojos y en nuestro corazón.

El eco del Evangelio, las palabras que no defraudan, sigue resonando con fuerza, debilitado sólo por nuestra separación: Cristo clama pero al hombre le cuesta oír su voz porque no hablamos unánimes. Escuchamos juntos el clamor de quienes quieren escuchar la Palabra de Dios entera. Las palabras de Occidente necesitan las palabras de Oriente, para que la palabra de Dios pueda revelar cada vez más claramente sus insondables riquezas. Nuestras palabras se encontrarán para siempre en la Jerusalén celestial, pero pedimos y deseamos que este encuentro sea anticipado en la santa Iglesia que todavía está en camino hacia la plenitud del Reino.

Que Dios acorte el tiempo y la distancia. Que Cristo, el Orientale Lumen, pronto, muy pronto, nos conceda descubrir que, de hecho, a pesar de tantos siglos de distancia, estábamos muy cerca, porque juntos - quizás sin saberlo - caminamos hacia el único Señor, y así el uno hacia el otro.

Que los pueblos del tercer milenio puedan disfrutar de este descubrimiento, finalmente logrado por una palabra armoniosa y, por tanto, plenamente creíble, proclamada por hermanos y hermanas que se aman y agradecen las riquezas que intercambian. Así nos ofreceremos a Dios con las manos puras de la reconciliación, y los pueblos del mundo tendrán una razón más bien fundada para creer y esperar.

Con estos deseos imparto mi Bendición a todos.

Desde el Vaticano, el 2 de mayo, memoria litúrgica de San Atanasio, Obispo y Doctor de la Iglesia, en el año 1995, decimoséptimo de mi Pontificado.


10 lugares reales para buscar tesoros enterrados legendarios

NUEVA YORK (MainStreet) & # x97 Es posible encontrar tesoros enterrados en lugares remotos si estás dispuesto a reunir el valor para intentarlo. Una pareja de California encontró recientemente una recompensa de $ 10 millones al azar mientras paseaba a su perro, así que imagina cómo mejorarían tus posibilidades si realmente supieras dónde buscar.

¿Y quién podría resistir la tentación de dar la vuelta a esa última pala de tierra, inhalar hongos mortales y sacar algo perdido para la humanidad durante cientos de años? Además, te vuelves ridículamente rico en el proceso. Para quien quiera unirse Calle principal En la infructuosa búsqueda de riquezas obscenas e instantáneas, aquí hay diez tesoros perdidos que podemos comenzar a buscar mañana.

Voy a traer la cartera y el sombrero fedora.

# 1. La habitación de ámbar
Visto por última vez: Kaliningrado, Rusia

La Sala de Ámbar era una habitación decorada íntegramente con paneles de ámbar, pan de oro y espejos. Fue construido por el maestro escultor Andreas Schluter para el Palacio de Catalina cerca de San Petersburgo hace unos 300 años.

Con más de seis toneladas de ámbar puro, sin mencionar la extraordinaria habilidad y belleza invertidas en esta habitación, alguna vez fue conocida como la Octava Maravilla del Mundo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los soldados alemanes ocupantes saquearon la habitación, la desarmaron y enviaron todo de regreso al castillo de Konigsberg, ahora conocido como Kaliningrado. Eso y un episodio donde la Sala de Ámbar se desvaneció en la historia. Los funcionarios nazis comenzaron a evacuar el tesoro antes de que los ejércitos aliados pudieran apoderarse de él, pero nadie sabe qué sucedió después. Los testigos afirmaron haberlo visto en cajas, y los rumores han colocado piezas de la Sala de Ámbar en la mayor parte de Europa. Sin embargo, el castillo de Konigsberg fue la última vez que alguien vio la habitación intacta o incluso supo dónde estaba.

# 2. El tesoro de la isla del Coco
Visto por última vez: Lima, Perú

La leyenda de la Isla del Coco comienza hace doscientos años en la Lima ocupada.

Durante cientos de años, España saqueó el Imperio Inca, recolectando sus riquezas en Lima bajo la autoridad de la Iglesia Católica. Cuando la revolución comenzó a extenderse por Sudamérica en 1820, el gobernador decidió enviar este oro de regreso a España, cargándolo en el bergantín Mary Dear al cuidado del Capitán William Thompson.

Una vez en el mar, Thompson y su tripulación se levantaron y asesinaron a los soldados y al clero enviados para custodiar el tesoro, luego lo enterraron en la Isla del Coco frente a la costa de la actual Costa Rica.Planearon regresar por el oro cuando las tensiones se despejaran, pero fueron capturados antes de que pudieran hacerlo. Las autoridades españolas ejecutaron a todos los miembros de la tripulación de Mary Dear & aposs por piratería, y solo perdonaron a Thompson y su primer oficial a cambio de la promesa de llevarlos de regreso al tesoro robado.

Eso nunca sucedió. Cuando los buscadores llegaron a la isla del Coco, Thompson y su primer oficial escaparon a la jungla. Ninguno de los dos fue visto nunca más, y el tesoro nunca fue encontrado. Hasta el día de hoy permanece escondido, enterrado en algún lugar de una isla de Costa Rica.

# 3. La ciudad de Paititi
Visto por última vez: Brasil occidental

En algún lugar profundo de la jungla, al este de los Andes, hay una ciudad llamada Paititi esperando ser encontrada. Según las historias, esta ciudad fue una de las mayores capitales del Imperio Inca, nunca descubierta por Occidente a pesar de cientos de años de exploración y guerra.

La leyenda de Paititi comenzó con un misionero italiano llamado Andrés López, un jesuita que dejó diarios del año 1600. En ellos describió una gran ciudad inca en medio de la selva tropical resplandeciente de oro, plata y joyas. Los lugareños, dijo, llamaban a esta ciudad Paititi, aunque pocos la habían visitado.

Los informes de Lopez & aposs comenzaron la historia de Paititi, pero no terminaron allí. A lo largo de los años, otras fuentes han desarrollado la leyenda, afirmando que la ciudad fue fundada por el héroe Inca Inkarri, quien la construyó como refugio de los invasores españoles. Aunque algunas personas afirman que se ha descubierto Paititi, la fortaleza descubierta en 2008 no coincide con las descripciones históricas de Paititi o con la poca geografía que tenemos sobre el refugio inca. Por ahora, Lopez & aposs city of gold sigue siendo un misterio perdido en la jungla.

# 4. El tesoro de los caballeros templarios
Visto por última vez: Francia

Los Caballeros Templarios fueron una de las grandes órdenes fundadas durante las Cruzadas. Durante casi 200 años lucharon como una de las facciones más poderosas de la Europa medieval hasta que, casi de la noche a la mañana, fueron aniquilados. La historia de cómo un rey francés, profundamente endeudado, unió fuerzas con el Papa para aplastar a este grupo de monjes guerreros es una de las mejores de la historia.

Pero estamos interesados ​​en su tesoro. Como era de esperar para un grupo que se extendía desde Londres hasta Jerusalén, los Caballeros Templarios tenían una inmensa riqueza. La leyenda dice que antes de que llegara el rey Felipe de Francia, los agentes templarios lograron contrabandear sus tesoros para su custodia. Los agentes corrieron mientras los caballeros templarios luchaban con los ejércitos de Phillip y aposs. Se escaparon mientras esos caballeros morían y escondieron el tesoro de los Templarios. algun lado.

Eso y un problema donde el rastro se enfría. Algunos informes afirman que los agentes enviaron su fideicomiso a Escocia, mientras que otros lo creen y se oculta en el Rennes-le-Ch & # xE2teau en el sur de Francia. Algunas personas incluso piensan que el oro templario está en el fondo de un pozo en Nueva Escocia. Lo único que sabemos (sobre todo porque queremos) es que hay un problema en alguna parte. Esperando.

# 5. La tumba de Genghis Khan
Visto por última vez: Mongolia

En un río en el recinto Kandehuo en Mongolia, los devotos construyeron un mausoleo para Genghis Khan. Es un templo enorme dedicado a la adoración de su espíritu. El mausoleo tiene un ataúd, pero lo que no tiene es Genghis Khan.

Su tumba se ha perdido durante casi mil años.

Antes de que Khan muriera, ordenó que nadie marcara ni siquiera supiera la ubicación de su tumba. Según la leyenda, una vez que los trabajadores completaron la tumba, Khan y un guardia personal de los jefes mataron a los esclavos y soldados que la construyeron. Enterraron todos los cuerpos en la tumba de Khan & aposs, y luego desviaron un río para inundar el sitio de su tumba y sellar a Genghis Khan lejos del mundo para siempre.

Las civilizaciones han pasado casi mil años buscando esta tumba en Asia central. Tanto si Khan fue enterrado con tesoros como si no, el descubrimiento por sí solo haría historia.

# 6. Barbanegra y aposs Gold
Visto por última vez: Carolina del Norte

Aquí y contamos lo que todos sabemos sobre Edward Teach, el renombrado pirata conocido como Capitán Barbanegra. Hace unos 300 años, zarpó, asaltando barcos y asentamientos en México, el Caribe y la costa sureste de América del Norte. Durante menos de un año, fue capitán de su barco más famoso, el Queen Anne & aposs Revenge, pero en ese tiempo tuvo tanto éxito que el barco en sí se convirtió en una leyenda antes de que Teach finalmente encallara en Carolina del Norte.

En 1718, Barbanegra fue asesinado por un grupo de soldados y marineros de Virginia, lo que puso fin a sus días de piratería pero nunca recuperó su botín. Las leyendas se han extendido sobre el tesoro de Blackbeard & aposs casi desde el día en que murió, ya que la gente ha especulado sobre lo que sucedió con las ganancias ilícitas de los piratas y aposs. Los rumores sobre el oro de Blackbeard y aposs se han extendido desde las islas desiertas del Caribe hasta el Money Pit de Nueva Escocia, pero la teoría más popular es que Blackbeard enterró su tesoro donde murió su barco: en Carolina del Norte, esperando el regreso del capitán.

O bien, todas podrían ser historias inspiradas por Robert Lewis Stevenson.

# 7. El tesoro del pergamino de cobre
Visto por última vez: Israel antiguo

En la Gran Cisterna que está en el Patio del Peristilo, en el caño de su piso, escondido en un agujero frente a la abertura superior: novecientos talentos.

Esta es la ubicación de uno de los tesoros de Pergamino de cobre y apóstoles. Hay 63 más de donde vino eso, si puedes entender lo que significan.

Cuando un pastor descubrió los Rollos del Mar Muerto, marcaron uno de los hallazgos arqueológicos más grandes de la humanidad y uno de los más grandes. Sin embargo, un pergamino era diferente. Estaba hecho de cobre batido en lugar de pergamino y papiro como el resto, y en lugar de historia y literatura, este pergamino enumeraba los escondites de tesoros esparcidos y escondidos por Tierra Santa.

El Pergamino de Cobre mantiene sus artefactos a salvo. No está hecho simplemente de un material diferente, fue escrito en un estilo y lenguaje diferente del resto de los Rollos del Mar Muerto. La mayor parte de su vocabulario no existe y apóstol existe en la Biblia e intercala letras griegas entre las hebreas mientras dirige a los buscadores a atesorar las ruinas de fortalezas enterradas que se derrumbaron hace 2.500 años.

# 8. La Ciudad Blanca - La Ciudad Blanca
Visto por última vez: Honduras

Las leyendas de las ciudades doradas han atraído a los aventureros a América del Sur y Central, inspirando a la gente a enfrentarse a las junglas, las serpientes y Michael Douglas en su búsqueda de un lugar donde, contra todo pronóstico, las calles están pavimentadas con oro. De vez en cuando, esta búsqueda incluso tiene sentido porque, como Paititi, existe una posibilidad de que La Ciudad Blanca realmente exista.

Durante siglos, los viajeros y exploradores de las selvas hondureñas han contado historias de la Ciudad Blanca de Oro, una capital fabulosa construida con piedras relucientes donde los nobles comían platos de oro y erigían enormes estatuas con joyas. En el siglo XVI, el propio obispo regional escribió sobre vislumbrar esta ciudad a través del dosel de la jungla, y cientos de años después, Charles Lindbergh informaría haber visto las ruinas de una gran ciudad blanca mientras volaba sobre la jungla, solo para perderla. de nuevo.

En 2012, arrojando combustible a la llama, los científicos utilizaron mapas aéreos para descubrir una rareza topográfica en las profundidades de la jungla hondureña: ruinas por descubrir. Ya sea que sea una ciudad de oro o no, hay algo por ahí.

# 9. Atlantis
Visto por última vez: las islas Cícladas, Grecia

Aquí y apostar lo que pasa con la Atlántida: no fue necesariamente inventado. ¿Platón y aposs utópico, imperio submarino? Ficción. ¿Un reino místico debajo del Atlántico donde la gente obtiene poder de los cristales (por alguna razón)? Tanta ficción. ¿Sin embargo, una sociedad avanzada que se hundió bajo el mar hace mucho tiempo? Para eso, tendrás que dejarme llevarte a la isla de Santorini y al final de los minoicos.

Hoy en día, Santorini es una isla turística en forma de media luna en el mar Egeo con una caldera volcánica humeante en medio de su bahía. Sin embargo, hace miles de años, tenía mucha más tierra y una sociedad avanzada que prosperaba en los límites de Creta y la civilización minoica apostada. Entonces el volcán entró en erupción. Esta erupción no solo fue lo suficientemente poderosa como para acabar con los minoicos casi por completo, sino que también abrió un agujero en la isla, enterrando grandes secciones de la antigua Santorini bajo el mar.

Sabemos que algunos pueblos de la antigua Santorini mostraron signos de gran progreso, indicios de plomería, tecnología e ideas mucho más allá de la Edad del Bronce. También sabemos que la costa de Santorini, donde se habrían construido sus mayores ciudades, fue tragada por el mar. No es una locura creer que, bajo esa agua, hay una ciudad mucho más allá de cualquier cosa que los griegos hubieran conocido.

# 10 El pozo del dinero de Oak Island
Visto por última vez: Oak Island, Nueva Escocia

En buena conciencia, puedo recomendar y apostar por completo el Money Pit, porque no sabemos y apostamos nada en él. Sin embargo, tampoco puedo dejar el pozo fuera de la lista, porque vamos: alguien cavó un pozo de más de 70 metros de profundidad, lo alineó con trampas brutalmente inteligentes y lo regó con el maldito Océano Atlántico. ¿Se supone que debemos creer que hicieron todo esto en un desafío del siglo XVIII?

Recuerde mis palabras, hay algo en el fondo de ese agujero. Simplemente no sabemos qué es todavía.


Entusiasmo europeo: un éxito de ventas para los fieles hambrientos

En los países donde se ha lanzado, el Catecismo de la Iglesia católica ha sido un verdadero éxito de ventas: se han vendido 700.000 copias en Francia y 500.000 en Italia, donde durante muchas semanas la editorial (la Vatican Press, que no está organizada para distribuir textos en tal cantidad) no pudo responder a la demanda. En España, también, el Catecismo se ha vendido muy bien, aunque su ausencia en los periódicos y en las listas de bestsellers # 8217 muestra lo poco fiables que son esas listas.

A este verdadero & # 8220plebiscito & # 8221 del pueblo cristiano se refirió el cardenal Ratzinger en una conferencia al clero de Milán el pasado 24 de marzo: Catecismo & # 8217s La recepción superó sus expectativas más optimistas. También se recibieron reacciones muy positivas de las comunidades protestante y ortodoxa (a cuyas tradiciones Catecismo dedica una gran cantidad de espacio), que han dicho de la nueva Catecismo que pueden aceptarlo casi por completo.

La publicación de este catecismo es, por tanto, un acontecimiento eclesial de importancia primordial. Juan Pablo II lo considera uno de los actos más importantes de su papado, lo resumió en su encuentro en el Vaticano el 20 de marzo, con los obispos de Indiana, Illinois y Wisconsin: & # 8220 considero que su publicación está entre las principales frutos del Concilio Vaticano II y uno de los eventos más importantes de mi pontificado. & # 8221 En otra parte, el Papa ha enfatizado la conexión muy estrecha entre este catecismo y el Concilio Vaticano II, incluso si técnicamente no se puede llamar el & # 8220Concil & # 8217s Catecismo, & # 8221, de hecho, es uno de sus frutos, destinado a ser grabado con más fuerza en el pueblo cristiano. La constitución apostólica Fidei Depositum, con el que el Papa ordenó la publicación de la Catecismo, se ha dedicado verdaderamente a unir el Catecismo con la renovación de la vida eclesial tan deseada desde el Vaticano II.

En los años transcurridos desde el Concilio, como recordó el cardenal Ratzinger en la conferencia de Milán, surgieron solicitudes de un nuevo resumen de la Fe, pero esta propuesta se consideró prematura. La Iglesia estaba en un estado demasiado agitado para poder producir una obra duradera. Sin embargo, la situación actual de la Iglesia ha permitido finalmente preparar este instrumento con mayor serenidad.

En octubre de 1985, el Sínodo Extraordinario de Obispos, que se reunió para reflexionar sobre los efectos del Concilio Vaticano II 20 años después de su clausura, declaró en su informe final la necesidad de desarrollar & # 8220 un catecismo o resumen de toda la doctrina católica & # 8221 referente tanto a la fe como a la moral, que podría ser un punto de referencia para los catecismos elaborados en todo el mundo. El Papa adoptó esta petición, declarando en el mismo discurso durante la clausura del Sínodo que correspondía plenamente a una necesidad real de la Iglesia. Así, en 1986 se formó una comisión de 12 cardenales y obispos con la misión de orientar y monitorear los resultados de los siete obispos diocesanos que, en la preparación de la Catecismo, creó nueve borradores sucesivos.

El proyecto de la Catecismo fue sometido a un examen muy largo por parte de todos los obispos católicos e instituciones de teología y catecismo. Hubo 938 respuestas derivadas de esta revisión, que contenían alrededor de 24.000 sugerencias. En el sínodo de los obispos de 1990, el cardenal Ratzinger reveló que de estas 938 respuestas, el 73 por ciento consideró la revisión propuesta & # 8220 buena & # 8221 o & # 8220 muy buena, & # 8221 18 por ciento & # 8220 satisfactoria con reservas & # 8221 6 por ciento & # 8220negativo, & # 8221 y 2,7 ​​por ciento & # 8220 inaceptable. & # 8221 La mayoría de las modificaciones propuestas se referían a las partes sobre moral y oración. Como resultado, estas dos partes se modificaron ampliamente en el último borrador, mientras que las dos primeras (sobre el Credo y los Sacramentos) permanecieron sustancialmente sin cambios.

El largo proyecto de compilación del Catecismo y la vasta consulta que precedió al borrador del texto definitivo, fue el resultado de un trabajo verdaderamente colegiado. El Papa enfatizó este aspecto en Fidei Depositum: & # 8220 Uno tiene motivos para afirmar que este catecismo es fruto de una colaboración de todo el episcopado de la Iglesia católica, que ha recibido generosamente mi invitación a asumir su parte de responsabilidad en una iniciativa íntimamente ligada a la vida eclesial. Tal respuesta despierta en mí un profundo sentimiento de alegría, porque la concordia de muchas voces expresa verdaderamente lo que se puede llamar la & # 8216sinfonía & # 8217 de la Fe. La finalización de la Catecismo refleja así la naturaleza colegiada del episcopado y es un testimonio de la catolicidad de la Iglesia. & # 8221

Para comprender el significado histórico de este catecismo, hay que darse cuenta de que el anterior catecismo universal de la Iglesia católica surgió en 1566, como expresión del Concilio de Trento. En un momento, era urgente reforzar el conocimiento de la Fe frente a la Reforma Protestante. Es conocido como Catecismo Romano, o el de San Pío V, estaba dirigido principalmente a los sacerdotes como instrumentos para la formación de los fieles, su recopilación duró tres años.

En el siglo XX se ha generalizado el Catecismo de Pío X, que el Papa prescribió para la diócesis de Roma en 1905. Fue una obra sencilla, compuesta de preguntas y respuestas, y siguiendo el modelo de un catecismo utilizado en la diócesis de Milán. Su difusión fue notablemente rápida, porque se presentó como un excelente instrumento de catequesis, pero gracias a su accesibilidad y claridad no pretendió ser un catecismo para la Iglesia universal.

El Concilio Vaticano II trajo un gran deseo de una revisión del catecismo, lamentablemente, los resultados de este deseo no siempre correspondieron a sus intenciones. La intención de hacer que el mensaje cristiano fuera más relevante para la gente influyó en las ediciones nacionales de los catecismos, que en ocasiones omitieron aspectos importantes de la doctrina cristiana, o confundieron la necesidad de un lenguaje universalmente accesible con el uso de categorías filosóficas de moda. Había una gran preocupación por la forma, sin quizás una garantía adecuada del contenido y la integridad del mensaje propuesto.

La corriente Catecismo fue escrito para no ser adoptado universalmente, pero se ofrece como modelo indispensable y referencia para las ediciones nacionales adaptadas a diferentes grupos de personas: niños, jóvenes, adultos, etc. Las sinopsis al final de cada capítulo serán útiles para la lectores de este catecismo y para los editores de compendios nacionales. Se pretende que sea un catecismo mayor con los obispos y los editores de catecismos como audiencia principal, pero se ofrece a todo el pueblo cristiano y, como se señaló, las cifras de ventas demuestran que ha sido bien recibido.

Uno de los problemas a los que se enfrenta esta edición del Catecismo fue el método de exposición. Se seleccionó y utilizó un método deductivo en una forma que ofrecía una afirmación segura de los contenidos de la Fe. Se hace alguna referencia a cuestiones contemporáneas, aunque se evitan problemas demasiado específicos de acuerdo con la Catecismo & # 8217s finalidad didáctica. Este trabajo contiene la Fe de la Iglesia, no las opiniones de los teólogos. Por ello evita el subjetivismo en su lenguaje y en su lugar utiliza formulaciones como & # 8220La Iglesia cree que & # 8230 & # 8221 y & # 8220 Afirmamos que & # 8230. & # 8221 Este medio de exposición evita dedicar espacio al subjetivismo imperante, según cuyo acceso a la verdad misma no es posible, sino que todas las cosas dependen esencialmente del sujeto que juzga. los Catecismo & # 8217s El estilo es mesurado y los editores han logrado su objetivo de una exposición completa y ordenada de la doctrina católica. El texto se ha enriquecido con breves citas de los Padres de la Iglesia, la liturgia y los santos que ofrecen al lector hermosas joyas de meditación y los misterios que presentan, iluminando el texto y revelando la riqueza del tesoro de la espiritualidad cristiana. y la tradición secular de la Iglesia. No hubo deseo de originalidad, sino de claridad y fidelidad, sostenida por la convicción de que es la profundidad y la sencillez de la ortodoxia lo que cautiva.

El esquema de este catecismo sigue la división clásica en cuatro partes encontradas anteriormente en el Catecismo Romano: exposición del Credo, los sacramentos y la liturgia, la moral y las oraciones, divisiones que fueron abandonadas en algunos catecismos recientes. Las cuatro partes están ligadas entre sí: el misterio cristiano, objeto de la fe (primera parte), celebrado y comunicado en los actos litúrgicos (segunda parte), está presente para iluminar y guiar a los hijos de Dios en sus acciones. (tercera parte), que es el fundamento de nuestra oración (cuarta parte).

Una de las críticas dirigidas a este esquema es que difícilmente es & # 8220 cristócéntrico & # 8221 a cuál de los Catecismo & # 8217s Los editores, Alessandro Maggiolini, obispo de Como, respondió en una entrevista: Hacer esta crítica es como culpar al Credo Apostólico y al Credo Niceno-Constantinopolitano por no ser cristocéntrico.El Credo es trinitocéntrico. & # 8217 Y por eso, es cristocéntrico: de hecho, no aprehendemos la Trinidad misma si no es a través de Jesucristo que nos envió el Espíritu Santo y formó Su Iglesia. En la primera parte presentamos el Credo. En el segundo decíamos que es Cristo quien obra en la liturgia, porque sobre todo está presente y actúa en todos los sacramentos. En la tercera parte dijimos que es Cristo, el hombre perfecto, a quien alcanza la santidad. Por no hablar de la cuarta parte, donde toda la oración se explica a partir de Cristo, modelo del que ora, maestro de la oración. ¿Qué más quieren? & # 8221

Una segunda crítica que se ha dirigido a la Catecismo es que no ilumina adecuadamente la & # 8220 jerarquía de la verdad & # 8221, según la cual las verdades esenciales se distinguen de las secundarias. Maggiolini & # 8217s responde: & # 8220¿Qué significa & # 8216 jerarquía de la verdad & # 8217? Para mí se puede entender de dos formas. El primero me parece incorrecto: que hay una jerarquía de verdad porque algunas cosas son solemnemente del Magisterio, y otras se muestran pero no definidas. En la otra forma de concebir la jerarquía de la verdad, se capta un centro y las verdades son más o menos importantes según lo cerca que estén de ese centro. Si elige el primer camino, algunas exposiciones del pensamiento cristiano ordenado se vuelven imposibles. Que Jesucristo es el Salvador de los hombres porque los libera del pecado y les da la gracia no está definido por ningún concilio. La Iglesia no ha considerado necesario definir esto. Que Dios existe no está definido por ningún consejo. & # 8221

Christophe von Schoenborn, obispo auxiliar de Viena y secretario de redacción de la Catecismo, también se refirió a este problema, que parece ser uno de los más espinosos. En efecto, hay verdades que son menos centrales, observa Schoenborn (por ejemplo, el artículo de fe que habla del descenso de Cristo a los muertos), pero que son verdades en pleno sentido y tienen el mismo grado de certeza que el verdad de que Cristo es tanto verdaderamente Dios como verdaderamente hombre. No obstante, la distinción entre verdades definidas de la fe, opiniones teológicas comunes, afirmaciones del Magisterio ordinario de los obispos, etc., se aclara en el Catecismo.

En un párrafo en Fidei Depositum en el & # 8220 valor doctrinal & # 8221 del Catecismo, Juan Pablo II afirma que esta & # 8220 es una exposición de la fe de la Iglesia y la doctrina católica, atestiguada e iluminada por la Sagrada Escritura, desde la Tradición Apostólica y la Doctrina Católica y el Magisterio de la Iglesia. Lo reconozco como un instrumento válido y legítimo al servicio de la comunidad eclesial y como un medio seguro de instrucción de la Fe & # 8230. Por tanto, pido a los pastores de la Iglesia y a los fieles que acojan este catecismo con espíritu de comunión y lo utilicen con asiduidad en el cumplimiento de su misión de anunciar la fe y convocar la vida evangélica. Este catecismo se les da porque les sirve como un texto de referencia seguro y auténtico para la enseñanza de la doctrina católica, y especialmente para la elaboración de los catecismos locales. Aún así, lo ofrezco a todos los fieles que deseen profundizar en su conocimiento de las inagotables riquezas de la salvación. & # 8221

La novedad de este tipo de documentos es que la primera recopilación, a partir de la cual se realizarán las distintas traducciones, fue la francesa. El texto oficial en latín aparecerá en breve y se beneficiará de la madurez y experiencia adquirida a través de las diferentes traducciones. El estreno tuvo lugar en París el pasado mes de noviembre, precediendo semanas a la presentación oficial de la Catecismo en Roma el 8 de diciembre. Quizás esto causó alguna leve discordia, pero en lugares como Italia también tuvo el efecto de duplicar el impacto en los medios de comunicación del lanzamiento de la nueva Catecismo, porque recibió el doble de publicidad.

Antes de Catecismo fue lanzado, los periódicos estaban más preocupados por la sección de moral, en busca de una primicia sobre & # 8220 nuevos pecados. & # 8221 Los temas que provocaron hipótesis y anticipación fueron sobre todo el dolor de la muerte, el problema de la & # 8220just war & # 8221 , la cuestión de los impuestos y el Sexto Mandamiento. Estos temas fueron tratados por los medios de comunicación con gran superficialidad y, a menudo, con muy poco conocimiento de la doctrina de la Iglesia. Pero cada nube tiene su lado positivo: este juego de anticipación, primicia y polémica ayudó a colocar este catecismo en la vanguardia de la discusión pública. Una novedad de este catecismo es la cantidad de espacio dedicado a la doctrina social de la Iglesia en el apartado de moral, con un capítulo sobre las relaciones entre el hombre y la sociedad en el tratamiento del Séptimo Mandamiento. El cardenal Ratzinger se refirió al interés de los medios de comunicación de masas en los temas morales durante la presentación oficial de la Catecismo en Roma. La pasión con la que se debatieron hasta ahora antes de su lanzamiento fue, según Ratzinger, una señal de que los problemas que cubre realmente afectan a la gente. El problema de lo que debemos hacer como seres humanos, de cómo debemos construir nuestra vida para que nosotros y el mundo crezcamos con justicia, es el problema de todas las edades, así como el de hoy. los Catecismo trata estas cuestiones y, por tanto, es un libro que interesa propiamente a todos porque no sólo sugiere una opinión privada, sino que más bien formula la respuesta de la experiencia comunitaria y secular de la Iglesia: & # 8220 Catecismo ¿Verdaderamente un libro de moral? & # 8230 Es esto, y algo más. Se trata del ser humano, pero con la convicción de que la cuestión del hombre no puede separarse de la cuestión de Dios & # 8230. Por tanto, las prescripciones morales que el Catecismo La oferta no debe separarse de lo que dice sobre Dios y la historia de Dios con nosotros. los Catecismo debe leerse como una unidad. Las páginas sobre moralidad se malinterpretan si se separan de su contexto, es decir, la profesión de fe, la doctrina de los sacramentos. & # 8221

Entre los frutos más esperados de este catecismo estará un nuevo celo misionero en toda la Iglesia. El tiempo de disputar y debatir todo ad nauseum se acabó. los Catecismo quiere ser instrumento de esa unidad sobre lo esencial que, junto con la libertad más amplia sobre lo no esencial, es una de las condiciones previas para la nueva evangelización de la que habla el Papa desde hace algún tiempo. Fue la Fe vivida y la claridad sobre lo esencial, y no la perfección de las cuestiones pastorales complejas, lo que creó en la Iglesia primitiva el entusiasmo evangélico que en pocas décadas provocó la conversión del mundo pagano en la antigüedad. Hoy, también, es con una fe más profundamente conocida y plenamente vivida que la Iglesia puede experimentar un rejuvenecimiento.


De Pío XII al Vaticano II: la historia oculta de una época clave de la Iglesia

En esta entrevista, Inside the Vatican conversa con P. Charles Theodore Murr, autor de La Madrina: Madre Pascalina: Un Tour de Force femenino (2017). P. Murr es un exsecretario de Cardenal Edouard Gagnon y trabajó en el Vaticano en la década de 1970. Durante este tiempo, Murr se hizo amigo Madre Pascalina Lehnert, ama de llaves del Papa Pío XII durante 41 años, desde su época como Nuncio Papal en Alemania hasta su muerte como Papa en 1958. La Madrina relata muchos de sus encuentros en la década de 1970, con temas que van desde serias noticias y problemas de la Iglesia hasta un desenfadado y humorística asistencia a una representación teatral de The Pirates of Penzance. P. Murr se sienta con Inside the Vatican y nos da una mirada a su vida, la vida de la Madre Pascalina, y una vista panorámica de los eventos que sucedieron dentro del Vaticano.

Esta es la primera parte de una entrevista de dos partes. La parte 2 se puede encontrar aquí.

P. Murr, gracias por sentarse con Dentro del Vaticano para esta entrevista sobre tu libro La madrina: Madre Pascalina: un Tour de Force femenino. Antes de entrar en el libro, ¿te importaría contarnos un poco sobre ti?

FR. CHARLES THEODORE MURR: Saint Paul, Minnesota es mi lugar de nacimiento. Nací en 1950, el mayor de siete hermanos. Asistí a escuelas primarias y secundarias en Minnesota y a la universidad en Wisconsin, con especialización en lenguas romances.

¿Cuándo ingresó al seminario y quién diría que fue su mayor influencia para que considerara el sacerdocio?

MURR: El rector del Pontificio Colegio Mexicano en Roma me admitió como estudiante laico en 1972, cuando tenía 22 años. Estaba en Roma para estudiar filosofía clásica, especialmente lógica aristotélica, y latín e italiano, y absorber cada pedacito de Europa. cultura que pude asimilar.

Fue Don Mario Marini, un minutante [una especie de secretario] de la Secretaría de Estado del Vaticano, que me invitó a ser sacerdote. Este gran mentor personal y ejemplo sobresaliente de un sacerdote dejó muy claro, una tarde de 1975, que estaba vocación convertirme en sacerdote. Respondí positivamente. El arzobispo Francisco Javier Nuno y Guerrero de Guadalajara, el primer obispo de San Juan de los Lagos, me invitó a ser ordenado sacerdote para San Juan. Continué mis estudios en la Universidad Gregoriana y fui ordenado en Roma el 13 de mayo de 1977, en la Basílica de los Santos Juan y Pablo, Monte Celio. Más tarde, trabajé en la Arquidiócesis de Nueva York por invitación del Cardenal O'Connor.¹

La Madrina: Madre Pascalina, Un Tour de Force Femenino del P. Charles Theodore Murr, está disponible a través de Amazon. También fue traducido recientemente al italiano y al español. Esas ediciones también están disponibles en Amazon.

¿Qué influencia tuvieron sus estudios en Roma sobre usted y su sacerdocio?

MURR: Roma tuvo una tremenda influencia en mí. Mucho antes de que me presentaran formalmente a Roma a los 17 años, la Ciudad Eterna era una parte integral de mí. Yo era una persona educada y orgullosa de serromano Católico. Con raíces francesas, bávaras e irlandesas, católico se usaba a menudo como un adjetivo distintivo. Cuando más tarde caminé por las calles de Roma y, después de la universidad, volví a estudiar a los 21, asimilé todo lo que pude, rápidamente hice amigos romanos y aprendí italiano.

Cuando estudiaba en Roma, ¿quiénes fueron algunas de las personas más notables con las que llegó a conocer o entablar amistad?

MURR: Entre los personajes más notables estaban, por supuesto, monseñor Mario Marini, y los entonces cardenales Edouard Gagnon y Giovanni Benelli. Gagnon era de Montreal, Canadá y el rector del Canadian College.² Benelli era de Toscana y trabajaba en la Secretaría de Estado como sostituto (suplente) .³ Luego estaba la Madre Pascalina Lehnert, CSC. Fue la mujer más impresionante que conocí durante esos diez años. Ambos estimamos mucho a una persona impresionante: Eugenio Pacelli, Papa Pío XII.

/> Sí, hablemos ahora de Madre Pascalina. ¿Cómo llegaste a conocerla?

MURR: Mi primer encuentro con Madre Pascalina fue en el otoño de 1974, en Roma. Tenía 24 años. Fue después de las caóticas secuelas de [mi] haber sido atacada por "Wolf", su pastor alemán. Inmediatamente sintió pena por mí. A pesar de una sotana muy rota, quizás por eso, nuestra amistad tuvo un comienzo muy positivo.

Un joven padre Murr y madre Pascalina

Cuéntenos un poco sobre su vida y su persona.

MURR: Josefine era su nombre de bautismo. Nació el 25 de agosto de 1894 en la granja familiar en Ebersberg, Baviera, la séptima de los 12 hijos de Georg y Maria Lehnert. Las religiosas “de antaño” se tomaban muy en serio sus vocaciones. El "llamado" fue la invitación personal de Cristo a ser completamente suyo para unirse a él en un matrimonio espiritual. Cuando una joven ingresó a la vida religiosa, o, como dicen, “ingresó al convento” - lo que hizo Josefine a los 15 años - dejó el mundo atrás, se le dio un nuevo nombre - si se quiere, una nueva identidad en Cristo Jesús - y, rara vez, o nunca, volvió a hacer referencia a su vida pasada. Como novicia en la Congregación de la Santa Cruz, Josefine Lehnert ahora sería conocida como Hermana Pascalina (del latín para Pascua: Pascha). En cuanto a su personalidad, era una mujer sensata. Sencillo, la mayor parte del tiempo. Ella no toleraría mentiras o críticas falsas al Papa Pío XII como que "odiaba a los judíos" o que "secretamente se puso del lado de los nazis en la Segunda Guerra Mundial". Se indignó y se apresuró a defender al Papa con hechos y cifras. Incluso en la vejez, siguió siendo una pensadora aguda y clara. En nuestra amistad de 8 años, siempre la encontré cariñosa, maternal, desinteresada, preocupada por los demás, piadosa, una mujer de fe verdadera y profunda, católica hasta la médula.

Algunas personas se refieren a la Hermana Pascalina como “Madre” Pascalina - ¿Qué forma es correcta o ambas son precisas?

Oficialmente, es y siempre ha sido "Hermana". Extraoficialmente, sin embargo, pero absolutamente fiel a la forma romana, llamada Romanità- cuando el cardenal Eugenio Pacelli se convirtió en Papa Pío XII en 1939, su secretaria personal, la hermana M. Pascalina Lehnert, fue inmediatamente "ascendida" a "Reverenda Madre”Por la mayoría de los miembros de la Curia del Vaticano. Era una muestra de respeto muy latina, muy romana. Cuando ella protestó por la impropiedad de su nuevo título al Papa Pío, él se rió y bromeó diciendo que ella debería considerarlo lo más cercano que la Iglesia (o él) podría hacer para convertirla en Monseñor.

La hermana Pascalina es mencionada y retratada desfavorablemente en la notoria polémica de John Cornwell, Papa de Hitler. ¿Has leído este libro y qué diría Madre en respuesta tanto a su retrato de ella como a su ataque sin límites contra el Venerable Pío XII?

MURR: No me sorprende en lo más mínimo enterarme de la descripción desfavorable que hizo Cornwell de la hermana Pascalina Lehnert en su libro. Creo que cualquiera lo suficientemente bajo como para llamar al único hombre en la tierra que hizo más que nadie en toda la historia de la humanidad para salvar al pueblo judío del exterminio, "el Papa de Hitler", sería lo suficientemente desvergonzado como para despreciar a Dios mismo. Admito de buena gana que nunca he leído el libro del señor Cornwell, ni tengo la intención de leerlo. Sin embargo, he leído El mito del Papa de Hitler por David Dalin, y por lo tanto tener una buena idea de lo que alega Cornwell en su propio libro.

He escuchado todas las críticas al Papa Pío XII desde la obra de Hochhuth El diputado salió en 1964, hasta hace poco, cuando otro descontento tuvo la temeridad de compartir “el hecho conocido” de que, cuando era joven, Eugenio Pacelli hacía trampa en el polo. Trato de tener en cuenta la advertencia de Fulton J. Sheen: "Qué un hombre dice que no es tan importante como por qué él lo dice ". Con el tiempo, quizás los motivos más reales y personales de Cornwell para difamar al Papa Pío XII se harán evidentes, es decir, además de su obvio anticatolicismo.

¿Qué diría la hermana Pascalina sobre la opinión de Cornwell sobre ella? Ni una palabra. Tal vez un ligero giro de ojos, pero ni una palabra. Parte del "secreto de su éxito" fue su humildad. La verdadera humildad te permite conocer la verdad de ti mismo y una vez que lo sabes, prácticamente lo tienes hecho. De hecho, en el caso de Madre Pascalina - ironía de las ironías - su humildad la haría “orgullosa” de soportar otro insulto en defensa de su santa amiga.

El difunto periodista Paul Murphy publicó el libro de 1983 La Popessasobre la hermana Pascalina. La Dra. Martha Schad, biógrafa de la Hermana Pascalina, pensó que La Popessa era un "cuento de hadas" espeluznante. ¿Cuál es su opinión al respecto?

MURR: Para clasificar el libro de Paul Murphy, La Popessa, como un "cuento de hadas espeluznante" muestra un gran grado de moderación y amabilidad, incluso misericordia, por parte del Dr. Schad. En 1983, estaba en el aeropuerto JFK de camino a Roma cuando entré en un quiosco. ¡Justo enfrente de mí había montones de libros con la foto de Madre Pascalina en ellos! Madre Pascalina, la misma mujer con la que estaría sentada y visitando poco después de llegar a Roma. Naturalmente, compré una copia y, aunque era una de las peores ficciones que había leído en mi vida, la terminé antes de aterrizar en Leonardo Da Vinci. Dos días después conocí a Madre en Pastor Angelicus. Ella me preguntó: “¿Has visto mi libro? ¡Se acaba de publicar! " Recuerdo que me sorprendió. "¿Estás contento con ese libro?" Le pregunté: "Lo leí en el avión y & # 8230"

Ella supo de inmediato, por la expresión de mi rostro y el tono de mi voz, que no estábamos hablando del mismo libro. "No, no, no", exclamó, "¡el libro en el que he estado trabajando durante años sobre el Santo Padre!" y, sin perder el ritmo, hizo un gesto con la mano y dijo: "No es que basura [libro]!" Explicó que algunos meses antes, el Sr. Murphy había pedido verla con falsos pretextos. Cuando, después de unos minutos incómodos, se dio cuenta de esto, lo despidió sin ceremonias. Luego, mi madre procedió a decirme lo eufórica que estaba con Ich durfte ihm dienen: Erinnerungen an Papst Pius XII, su nuevo libro!

/> William Doino Jr., un experto en Pío XII, escribió una reseña de las memorias de la hermana Pascalina titulada "La Popessa habla". ⁴ ¿Ha leído sus memorias, el artículo de Doino o ambos?

MURR: Doino hace una espléndida presentación del libro de Madre Pascalina Su humilde sirviente. Para aquellos cuyo alemán no está del todo a la altura - yo mismo entre ellos - esta traducción inglesa largamente esperada de las memorias alemanas [1983] es notable tanto en contenido como en estilo. No sé si el Sr. Doino alguna vez tuvo la oportunidad de conocer a Madre en persona, pero ciertamente parece conocerla y representarla bien.

¿Qué le dijo Sor Pascalina sobre el Papa Pío XII que la mayoría de la gente no sepa? Sabemos que fue entrevistada por los responsables de la Causa de Pío XII y ella apoyó su canonización. ¿Qué diría ella en respuesta a quienes dicen que él fue un Papa profundamente imperfecto y no un santo ni un héroe? ¿Alguna vez le reveló alguna acción concreta que tomó Pío XII para rescatar a los judíos perseguidos?

MURR: En pocas palabras: conocer a la Madre Pascalina era conocer a Su Santidad, el Papa Pío XII. La admiración en el tono de su voz mientras relataba tal o cual historia sobre él, el brillo en sus ojos mientras describía sus bondades y virtudes, la sonrisa en su rostro cuando compartía una de sus muchas ocurrencias y anécdotas humorísticas, y el amor y respeto por él que manifestó cuando, en más de una ocasión, compartió su colección de fotografías del pontífice, en particular fotos de él sonriendo. Qué sonrisa tan cálida y acogedora tuvo el Papa para derretir el corazón de un ateo.Lo que estoy tratando de decir es que el amor y la admiración de la Madre Pascalina por el Papa Pío "suavizaron" la imagen bastante estricta y profesional que tenía de él. Su auténtico amor y devoción por él lo “humanizó” para mí, lo hizo más accesible para mí, especialmente en la oración. Los santos, después de todo, son amigos de Dios y nuestros amigos están con nosotros para acercarnos a Dios, el principio y el final de toda amistad y de todo amor.

A aquellos que descartarían al Papa Pío XII como “profundamente imperfecto y sin santo ni héroe”, la Madre Pascalina respondería casi con certeza (con palabras similares a estas): “Sólo alguien que no conocía al Santo Padre en absoluto, alguien que se negaba obstinadamente a ver la brillantez de su pontificado, examinar los desafíos casi insuperables que asumió a diario, y los logros no reconocidos que ganó para la humanidad, entre ellos el salvar cientos de miles de vidas judías, mantendrían una opinión tan ignorante de él. . "

Abajo a la izquierda, un joven Padre Murr con el Papa Pablo VI (1963-1978). Abajo a la derecha, un P. un poco mayor. Murr con el Papa Juan Pablo II (1978-2005)


Sábado 26 de julio de 2014

Black Hawk, parte 12

NOMBRE
Halcón negro, Parte 12

PUBLICADO POR PRIMERA VEZ
Tornado Número 15

Este número de Tornado también destacado El planeta enojado, La mente de Wolfie Smith, Paseo de Wagner, El toque sin ley, Víctor Drago, Tormenta, Capitán Klep y Museo Negro de Villanos de Victor Drago, con una portada de Massimo Belardinelli.

REIMPRESAS
Black Hawk: el gladiador intergaláctico.

SINOPSIS
Black Hawk y sus hombres intentan escapar del Londinium ocupado por los rebeldes.

INFORMACIÓN
Tras la salida romana de Londinium, las tropas rebeldes se volvieron contra los británicos romanizados.

Halcón negro
Él y sus hombres están atrapados en Londinium y rodeados por fuerzas rebeldes británicas. Black Hawk ordena a sus hombres que envuelvan pesadas cadenas alrededor de un arco romano, se enfrenta a los rebeldes solo y los lleva de regreso al arco donde sus hombres los tiran hacia abajo. Mueven su posición, pero quedan atrapados nuevamente por una barricada rebelde. Black Hawk considera un escape por agua.

OTROS PERSONAJES
EL HALCÓN
Ella se cierne sobre Barabba y Pocus escondidos.

BARABBA y amp POCUS
Él y Pocus se esconden en un baño romano al aire libre en lugar de pelear. El halcón lo revela. Esto inspira a Black Hawk a escapar por el agua.

FALLECIDOS
Al menos un par de docenas. Vemos a cinco rebeldes británicos enterrados en la mampostería que cae del arco y un número desconocido de británicos romanizados se ahogan cuando su barco se hunde.

PEORES LÍNEAS
Black Hawk: "Querían ver caer a Roman London, británicos, ¡ahora lo tienen!"

FRASES MEMORABLES
Los británicos aplastados gritan un "¡Aieeeeeeeeee!", Black Hawk usa el nombre de Zeus en vano.

CONTINUIDAD Y AMPLIFICADORES CROSSOVERS
Ninguno.

INFLUENCIAS Y REFERENCIAS AMP
Desconocido.

CREDITOS
Guión: G.F. Día
Artista: Azpiri
Letras: Desconocido

REVISIÓN
Esta tira logra muy poco en términos de historia, pero ajusta el personaje de Barabba de un cobarde conspirador a un cobarde de comedia.


Contenido

De acuerdo a Respeto por la vida humana por nacer: la enseñanza constante de la Iglesia, un documento publicado por el Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, la Iglesia Católica ha condenado el aborto provocado como inmoral desde el siglo primero. [13] Sin embargo, esta afirmación ha sido cuestionada por varios historiadores, incluidos John Connery, [14] Ann Hibner Koblitz, [15] Angus McLaren, [16] John Noonan, [17] y John Riddle. [18] [19]

Los primeros escritos cristianos que rechazan el aborto son los Didache, los Epístola de Bernabé, los Apocalipsis de Pedro, [20] y las obras de escritores tempranos como Tertuliano, Atenágoras de Atenas, [21] Clemente de Alejandría y Basilio de Cesarea. [22] La legislación de la Iglesia más antigua no hacía una distinción entre fetos "formados" y "no formados", como se hizo en la versión griega de la Septuaginta de Éxodo 21: 22-23. Esta posición se puede encontrar en los escritos de los primeros Padres de la Iglesia como como Basilio de Cesarea y canónigos del consejo de la Iglesia primitiva (Elvira, Ancyra). [23] [24]

En los siglos IV y V, algunos escritores como Gregorio de Nisa y Máximo el Confesor sostuvieron que la vida humana ya comenzaba en la concepción, otros como Lactancio, siguiendo el punto de vista de Aristóteles, hablaron más bien del alma que fue "infundida" en el cuerpo después de la concepción. cuarenta días o más, y aquellos como Jerónimo y Agustín de Hipona dejaron el misterio del momento de la infusión a Dios. [23]

Agustín de Hipona "condenó enérgicamente la práctica del aborto inducido" como un crimen, en cualquier etapa del embarazo, aunque aceptó la distinción entre fetos "formados" y "no formados" mencionada en la traducción de la Septuaginta de Éxodo 21: 22-23, y No calificó como asesinato el aborto de un feto "no formado" porque pensaba que no se podía decir con certeza si el feto ya había recibido un alma. [25] La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos considera que las reflexiones de Agustín sobre el aborto tienen poco valor en la actualidad debido a las limitaciones de la ciencia de la embriología en ese momento. [13]

Escritores posteriores como Juan Crisóstomo y Cesáreo de Arles, así como concilios eclesiásticos posteriores (por ejemplo, Lérida y Braga II), también condenaron el aborto como "gravemente incorrecto", sin hacer una distinción entre fetos "formados" y "no formados" ni definir con precisión en qué etapa del embarazo comenzó la vida humana. [23] [24]

El cambio de creencias sobre el momento en que el embrión gana un alma humana ha llevado a cambios en el derecho canónico en la clasificación del pecado del aborto. [26] En particular, varios historiadores han escrito que antes del siglo XIX no se consideraba un aborto lo que llamamos "aborto temprano": el aborto antes de "avivamiento" o "animar". [19]: 158 [27] [28] [29] Algunos historiadores sostienen que ciertos católicos no veían nada malo en compilar listas de hierbas abortivas conocidas y descubrir otras nuevas. En el siglo XIII, el médico y clérigo Pedro de España escribió un libro titulado Tesauro Pauperum (literalmente Tesoro de los pobres) que contiene una larga lista de abortivos en etapa temprana, que incluyen ruda, poleo y otras mentas. [17]: 205–211 Algunos creen que Pedro de España se convirtió en el Papa Juan XXI en 1276. De manera similar, los escritos medicinales de Hildegard de Bingen incluían abortivos como el tanaceto. [19]: 105

Algunos teólogos prominentes, como John Chrysostom y Thomas Sanchez, creían que el aborto posterior a la aceleración era menos pecaminoso que la anticoncepción deliberada. [16]: 161 [30]: 172,180 John Chrysostom creía que el aborto en etapa tardía no era tan malo como matar deliberadamente a una persona que ya había nacido, mientras que la anticoncepción era definitivamente peor que el asesinato, según él. [17]: 98–99

Los teólogos católicos han luchado durante mucho tiempo con la cuestión de si uno puede ser verdaderamente perdonado por un pecado que confiesa mientras todavía está involucrado en la práctica pecaminosa o si tiene la intención de reanudar la acción tan pronto como se haya obtenido la absolución. Cuando una mujer confiesa haber tenido un aborto, puede hacer un acto sincero de contrición si cree que nunca volverá a cometer el pecado. "Solo sucedió una vez" es un estribillo frecuente (aunque no necesariamente exacto) cuando se produce un embarazo no deseado. El uso diario de anticonceptivos, por otro lado, es imposible de racionalizar para uno mismo de esta manera, por lo que es un pecado que, para muchos católicos, no puede ser borrado satisfactoriamente.

Creencia en la animación retrasada Editar

Siguiendo el punto de vista de Aristóteles, algunos "importantes pensadores católicos" de la historia de la Iglesia primitiva sostenían comúnmente que un ser humano no llegaba a existir como tal inmediatamente después de la concepción, sino solo unas semanas después. El aborto se consideraba un pecado, pero no un asesinato, hasta que el embrión estaba animado por un alma humana. [31] En Sobre la concepción virginal y el pecado original 7, Anselmo de Canterbury (1033-1109) dijo que "ningún intelecto humano acepta la opinión de que un bebé tiene el alma racional desde el momento de la concepción". [21] Unas décadas después de la muerte de Anselmo, una colección católica de derecho canónico, en el Decretum Gratiani, afirmó que "no es un asesino el que provoca el aborto antes de que el alma esté en el cuerpo". [21]

Incluso cuando la ley de la Iglesia, de acuerdo con la teoría del ensalmo tardío, asignó diferentes penas a los abortos anteriores y posteriores, algunos comentaristas consideraron el aborto en cualquier etapa como un mal grave. [32] Así, Tomás de Aquino, quien aceptó la teoría aristotélica de que un alma humana se infundía solo después de 40 días para un feto masculino, 90 días para una mujer, vio el aborto de un feto sin alma como siempre poco ético, [33] un delito grave, [34] un pecado grave, una fechoría y contraria a la naturaleza. Escribió: "Este pecado, aunque grave y contable entre las fechorías y contra la naturaleza, es algo menos que un homicidio. Tampoco puede ser juzgado como irregular [35] a menos que se procure el aborto de un feto ya formado". [21] [36] [37]

Consecuencias jurídicas Editar

La mayoría de los penitenciales tempranos imponían penitencias iguales por el aborto, ya fuera a término o temprano, pero otros distinguían entre los dos. Los penitenciales posteriores normalmente se distinguían, imponiendo penitencias más pesadas para los abortos tardíos. [38] En comparación, las relaciones sexuales anales y orales fueron tratadas con mucha más dureza, al igual que el homicidio intencional. [14]: 67–74 [17]: 155–165 [30]: 135–213

Aunque el Decretum Gratiani, que siguió siendo la base del derecho canónico católico hasta que fue reemplazado por el Código de Derecho Canónico de 1917, que distingue entre abortos tempranos y tardíos, esa distinción canónica fue abolida por un período de tres años por la bula del Papa Sixto V, Effraenatam, [a] de 28 de octubre de 1588. Se decretó diversas penas contra los autores de todas las formas de aborto sin distinción. Calificando el aborto como asesinato, decretó que quienes procuraran el aborto de un feto, "ya sea animado o inanimado, formado o no formado" deben sufrir los mismos castigos que "los verdaderos asesinos y asesinos que han cometido asesinato real y realmente". Además de decretar esos castigos para los súbditos de los Estados Pontificios, cuyo gobernante civil era, el Papa Sixto también infligió a los perpetradores el castigo espiritual de la excomunión automática (sección 7). [39] El sucesor de Sixto, el Papa Gregorio XIV, reconociendo que la ley no estaba produciendo los efectos esperados, la retiró en 1591 mediante la publicación de nuevas regulaciones por su constitución apostólica. Sedes Apostolica [b] (publicado el 31 de mayo de 1591), que limita los castigos al aborto de un feto "formado": [39] [40] "Cuando el aborto no era 'una cuestión de homicidio o de un feto animado,' Gregory lo pensó ' más útil 'para volver a las penas menos severas [por el aborto temprano] de los santos cánones y las leyes profanas: los que abortan un inanimatus [desalmado] no será culpable de verdadero homicidio porque no han matado a un ser humano, en realidad los clérigos involucrados en abortos habrán cometido un pecado mortal pero no incurrirán en irregularidades "[41].

Con su toro de 1869 Apostolicae Sedis moderationi, El Papa Pío IX rescindió la excepción de feto aún no animado de Gregorio XIV con respecto a la pena espiritual de excomunión, declarando que aquellos que procuraron un aborto efectivo incurrieron en excomunión reservada a obispos u ordinarios. [42] A partir de ese momento, esta sanción se incurrió automáticamente a través del aborto en cualquier etapa del embarazo. [43]

En otro aspecto, el derecho canónico católico continuó incluso después de 1869 para mantener una distinción entre el aborto de un feto formado y de un feto no formado. Como se indicó anteriormente en una cita de Tomás de Aquino, alguien que provocó el aborto de un feto acelerado fue considerado "irregular", lo que significa que fue descalificado para recibir o ejercer el Orden Sagrado. El Papa Sixto V extendió esta pena incluso al aborto prematuro (sección 2 de su bula Effraenatam), pero Gregorio XIV lo restringió nuevamente. Pío IX no se pronunció al respecto, con el resultado de que la pena de irregularidad todavía se limitaba al aborto tardío en el momento del artículo "Aborto" en la Enciclopedia Católica de 1907. [44] [ verificación fallida ] El Código de Derecho Canónico de 1917 finalmente eliminó la distinción. [45]

En resumen, con la excepción del período de tres años 1588-1591, el derecho canónico católico no prohibió el aborto temprano hasta 1869. [17]: 362-364

Discusiones sobre posibles circunstancias justificativas Editar

En la Edad Media, muchos comentaristas de la Iglesia condenaron todos los abortos, pero se informa que el dominicano Juan de Nápoles del siglo XIV fue el primero en hacer una declaración explícita de que si el propósito era salvar la vida de la madre, el aborto estaba realmente permitido, siempre que el alma no había sido alcanzado. [46] Este punto de vista encontró tanto el apoyo como el rechazo de otros teólogos. En el siglo XVI, mientras Tomás Sánchez lo aceptaba, Antoninus de Corbuba hizo la distinción que a partir de entonces se hizo generalmente aceptada entre los teólogos católicos, a saber, que la matanza directa del feto era inaceptable, pero que el tratamiento para curar a la madre debería administrarse incluso si indirectamente resultaría en la muerte del feto. [46]

Cuando, en el siglo XVII, Francisco Torreblanca aprobó los abortos destinados simplemente a salvar el buen nombre de la mujer, el Santo Oficio (lo que ahora se llama la Congregación para la Doctrina de la Fe), en ese momento encabezado por el Papa Inocencio XI, condenó la propuesta. que "es lícito procurar el aborto antes de la estimulación del feto, no sea que una niña, detectada como embarazada, sea asesinada o difamada". [47] [48]

Aunque a veces se dice que Alphonsus Liguori del siglo XVIII argumentó que, debido a la incertidumbre sobre cuándo el alma entraba en el feto, el aborto, aunque en general era moralmente incorrecto, era aceptable en circunstancias como cuando la vida de la madre estaba en peligro [49]. afirmó claramente que nunca es correcto tomar una medicina que en sí misma esté dirigida a matar a un feto, aunque sí es lícito (al menos según la opinión teológica general) darle a una madre en enfermedad extrema una medicina cuyo resultado directo es salvar su vida, incluso cuando indirectamente resulta en la expulsión del feto. [50] Si bien Liguori mencionó la distinción que se hizo entonces entre fetos animados e inanimados, explicó que no había acuerdo sobre cuándo se infunde el alma, y ​​muchos sostienen que sucede en el momento de la concepción, y dijo que la Iglesia siguió amablemente la Dictamen de 40 días al aplicar las penas de irregularidad y excomunión solo a quienes deliberadamente procuraron el aborto de un feto animado. [51]

Una carta de desaprobación publicada en el New York Historial médico en 1895 dijo que el jesuita Augustine Lehmkuhl consideraba lícita la craneotomía cuando se usaba para salvar la vida de la madre. [52] El origen del informe fue un artículo en una revista médica alemana denunciado como falso en el Revista Eclesiástica Estadounidense del mismo año, que decía que si bien Lehmkuhl había admitido en una etapa anterior de la discusión dudas y avanzado ideas tentativas, más tarde adoptó una opinión en total concordancia con la decisión negativa pronunciada en 1884 y 1889 por la Sagrada Penitenciaría [53]. que en 1869 se había abstenido de pronunciarse. [54] Según Mackler, Lehmkuhl había aceptado como teoría defendible la licitud de sacar incluso un feto animado del útero como no necesariamente matarlo, pero había rechazado los ataques directos al feto como la craneotomía. [55]

La craneotomía fue así prohibida en 1884 y nuevamente en 1889. [53] En 1895 la Santa Sede excluyó la inducción de un parto prematuro no viable y en 1889 estableció el principio de que cualquier muerte directa del feto o de la madre es incorrecta en 1902 descartó la extracción directa de un embrión ectópico para salvar la vida de la madre, pero no prohibió la extracción de la trompa de Falopio infectada, provocando así un aborto indirecto (ver más abajo). [54]

En 1930, el Papa Pío XI descartó lo que llamó "el asesinato directo de inocentes" como medio de salvar a la madre. Y el Concilio Vaticano II declaró: "La vida debe ser protegida con sumo cuidado desde el momento de la concepción: el aborto y el infanticidio son delitos abominables". [56]

Aborto involuntario Editar

El principio del doble efecto se cita con frecuencia en relación con el aborto. Un médico que cree que el aborto siempre es moralmente incorrecto puede, no obstante, extirpar el útero o las trompas de Falopio de una mujer embarazada, sabiendo que el procedimiento causará la muerte del embrión o del feto, en los casos en los que la mujer seguramente morirá sin el procedimiento (ejemplos citados incluyen cáncer de útero agresivo y embarazo ectópico). En estos casos, el efecto pretendido es salvar la vida de la mujer, no interrumpir el embarazo, y la muerte del embrión o del feto es un efecto secundario. La muerte del feto es una consecuencia indeseable pero inevitable. [57] [58]

Embarazo ectópico Editar

Un embarazo ectópico es uno de los pocos casos en los que se permite la muerte previsible de un embrión, ya que se cataloga como un aborto indirecto. Este punto de vista también fue defendido por Pío XII en un discurso de 1953 a la Asociación Italiana de Urología. [59]

Usando el Principio Tomista de Totalidad (remoción de una parte patológica para preservar la vida de la persona) y la Doctrina del Doble Efecto, la única acción moral en un embarazo ectópico donde la vida de una mujer está directamente amenazada es la remoción del tubo que contiene el embrión humano (salpingectomía). La muerte del embrión humano no es intencionada, aunque está prevista. [60]

El uso de metotrexato y salpingectomía sigue siendo controvertido en la comunidad médica católica y la Iglesia no ha adoptado una postura oficial sobre estas intervenciones. La Asociación Católica de Salud de los Estados Unidos, que emite pautas para los hospitales y sistemas de salud católicos allí, permite que se utilicen ambos procedimientos. El argumento de que estos métodos equivalen a un aborto indirecto gira en torno a la idea de que la extirpación de la trompa de Falopio o, en el caso del metotrexato, la destrucción química de las células trofoblásticas (las que pasan a formar la placenta), no constituye un acto directo sobre el embrión en desarrollo. Sin embargo, los hospitales y los médicos individuales pueden optar por prohibir estos procedimientos si interpretan personalmente estos actos como un aborto directo.[61] [62] A pesar de la falta de un pronunciamiento oficial de la Iglesia sobre estos tratamientos, en una encuesta de 2012 de 1.800 obstetras / ginecólogos que trabajan en hospitales religiosos, solo el 2.9% de los encuestados informaron sentirse limitados en sus opciones de tratamiento por parte de sus empleadores. , lo que sugiere que, en la práctica, los médicos y las instituciones sanitarias generalmente optan por tratar los embarazos ectópicos. [63] [64]

Embriones Editar

La Iglesia considera que la destrucción de cualquier embrión es equivalente al aborto y, por lo tanto, se opone a la investigación con células madre embrionarias. [sesenta y cinco]

Sanciones Editar

Los católicos que procuran un aborto completo están sujetos a una latae sententiae excomunión. [2] Eso significa que la excomunión no es impuesta por una autoridad o juicio (como con un ferendae sententiae pena) más bien, estando expresamente establecido por el derecho canónico, se incurre en ipso facto cuando se comete el delito (un latae sententiae multa). [66] El derecho canónico establece que en determinadas circunstancias "el acusado no está obligado por latae sententiae sanción "entre las diez circunstancias enumeradas se encuentran la comisión de un acto antijurídico por alguien que aún no ha cumplido los dieciséis años, o por alguien que sin negligencia no conoce la existencia de la sanción, o por alguien" que fue coaccionado por miedo grave, aunque sólo sea relativamente grave, o por necesidad o inconveniente grave ". [67] [68]

De acuerdo con un memorando de 2004 del Cardenal Joseph Ratzinger, los políticos católicos que constantemente hacen campaña y votan por leyes permisivas sobre el aborto deben ser informados por su sacerdote de las enseñanzas de la Iglesia y advertirles que se abstengan de recibir la Eucaristía o se arriesgan a que se les niegue hasta que pongan fin a dicha actividad. [69] Esta posición se basa en el Canon 915 del Código de Derecho Canónico de 1983 y también ha sido apoyada, a título personal, por el Arzobispo Raymond Leo Cardinal Burke, ex Prefecto de la Signatura Apostólica. [70] El Papa Francisco reafirmó esta posición en marzo de 2013, cuando afirmó que "[las personas] no pueden recibir la Sagrada Comunión y al mismo tiempo actuar con hechos o palabras contra los mandamientos, particularmente cuando el aborto, la eutanasia y otros delitos graves contra la vida y la familia. Esta responsabilidad pesa particularmente sobre los legisladores, jefes de gobierno y profesionales de la salud ". [71]

Perdón a las mujeres que abortan Editar

Además de indicar en su derecho canónico que la excomunión automática no se aplica a las mujeres que abortan por temor grave o por graves inconvenientes, la Iglesia Católica, sin hacer tales distinciones, asegura la posibilidad del perdón a las mujeres que han tenido un aborto. El Papa Juan Pablo II escribió:

Ahora me gustaría decir una palabra especial a las mujeres que han tenido un aborto. La Iglesia es consciente de los muchos factores que pueden haber influido en tu decisión, y no duda de que en muchos casos fue una decisión dolorosa e incluso demoledora. Es posible que la herida de su corazón aún no haya sanado. Ciertamente, lo que sucedió estuvo y sigue siendo terriblemente malo. Pero no cedas al desánimo y no pierdas la esperanza. Intente más bien entender lo que sucedió y afrontarlo con honestidad. Si aún no lo han hecho, entréguense con humildad y confianza al arrepentimiento. El Padre de las misericordias está dispuesto a daros su perdón y su paz en el Sacramento de la Reconciliación. [72]

Con motivo del Jubileo Extraordinario de la Misericordia en 2015, el Papa Francisco anunció que todos los sacerdotes (durante el año del Jubileo, que finaliza el 20 de noviembre de 2016) podrán en el Sacramento de la Penitencia remitir la pena de excomunión por aborto, que había sido reservado a los obispos y ciertos sacerdotes que recibieron tal mandato por parte de su obispo. [73] Esta política se hizo permanente mediante una carta apostólica titulada Misericordia et misera (Misericordia y Miseria), el cual fue emitido el 21 de noviembre de 2016. [74] [75]

Declaraciones recientes de la posición de la Iglesia Editar

La Iglesia enseña que "la vida humana debe ser respetada y protegida absolutamente desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, un ser humano debe ser reconocido como poseedor de los derechos de una persona, entre los cuales se encuentra el derecho inviolable de todo inocente. ser a la vida ". [1] Esto se deriva del hecho de que el probabilismo no se puede utilizar cuando la vida humana mayo estar en juego [76] [77] el Catecismo católico enseña que el embrión debe ser tratado desde la concepción "como" (latín: tamquam, "como si") una persona humana. [78] Y "moralmente significativa es la gran proporción de embriones perdidos antes y durante el proceso de implantación", [77] estimado en un 70 por ciento que no duran los primeros cinco días. [79]

Después de una cierta etapa de desarrollo intrauterino, es perfectamente evidente que la vida fetal es completamente humana. Aunque algunos podrían especular sobre cuándo se alcanza esa etapa, no hay forma de llegar a este conocimiento por ningún criterio conocido y mientras sea probable que la vida embrionaria sea humana desde el primer momento de su existencia, la terminación intencional (es inmoral).

El magisterio moderno ha evitado cuidadosamente confundir "ser humano" con "persona humana", y evita la conclusión de que todo ser humano embrionario es una persona, lo que plantearía la cuestión del "ánimo" y el destino inmoral. [81]

Desde el siglo I, la Iglesia ha afirmado que todo aborto provocado es un mal moral, una enseñanza que el Catecismo de la Iglesia Católica declara que "no ha cambiado y permanece inmutable". [82]

La Iglesia enseña que el derecho inalienable a la vida de todo ser humano inocente es un elemento constitutivo de la sociedad civil y su legislación. En otras palabras, está en deuda con la sociedad proteger legalmente la vida de los no nacidos. [83]

Los teólogos católicos remontan el pensamiento católico sobre el aborto a las primeras enseñanzas cristianas como la Didache, los Epístola de Bernabé y el Apocalipsis de Pedro. [20] En contraste, los filósofos católicos Daniel Dombrowski y Robert Deltete analizaron la historia teológica de la Iglesia y el "desarrollo de la ciencia" en Una defensa breve, liberal y católica del aborto para argumentar que una posición a favor del derecho al aborto es "defendiblemente católica". [84]

Aunque la jerarquía de la iglesia hace campaña contra el aborto y su legalización en todas las circunstancias, incluidas las amenazas a la vida o la salud de una mujer y el embarazo por violación, muchos católicos no están de acuerdo con esta posición, según varias encuestas de puntos de vista católicos occidentales.

Estados Unidos Editar

La mayoría de los católicos estadounidenses tienen puntos de vista que difieren de la doctrina oficial de la Iglesia sobre el aborto, aunque también tienen más posturas contra el aborto que el público en general. [85] Según una encuesta de 1995 realizada por Lake Research y Tarrance Group, el 64% de los católicos estadounidenses dicen que desaprueban la afirmación de que "el aborto es moralmente incorrecto en todos los casos". [86] Según una encuesta de 2016 del Pew Research Center, el 51% de los católicos estadounidenses dicen que "tener un aborto es moralmente incorrecto". [87] Las encuestas realizadas por varias organizaciones de votación indican que entre el 16% y el 22% de los votantes católicos estadounidenses están de acuerdo con la política de la Iglesia de que el aborto debe ser ilegal en todos los casos, el resto de los encuestados ocuparon posiciones que iban desde el apoyo a los abortos legales en ciertos circunstancias restringidas a una aceptación incondicional del aborto en todos los casos. [6] [7] [8] [88] Según una encuesta de 2009 del Pew Research Center, el 47% de los católicos estadounidenses cree que el aborto debería ser legal en "todos o la mayoría de los casos", mientras que el 42% de los católicos estadounidenses cree que el aborto debería ser ilegal en "todos o la mayoría de los casos". [10] Cuando se planteó la cuestión binaria de si el aborto era aceptable o inaceptable, en lugar de una cuestión de si debería permitirse o no en todos o en la mayoría de los casos, según las encuestas realizadas en 2006-2008 por Gallup, el 40% de los estadounidenses Los católicos dijeron que era aceptable, aproximadamente el mismo porcentaje que los no católicos. [11] Según el Reportero católico nacional, alrededor del 58% de las mujeres católicas estadounidenses sienten que no tienen que seguir las enseñanzas del obispo sobre el aborto. [89]

Sin embargo, los resultados en los Estados Unidos difieren significativamente cuando las encuestas distinguen entre católicos practicantes y / o que asisten a la iglesia y católicos no practicantes. Aquellos que asisten a la iglesia semanalmente tienen más probabilidades de oponerse al aborto. [8] [10] [11] [12] Según una encuesta del Instituto de Opinión Pública del Colegio Marista publicado en 2008, el 36% de los católicos practicantes, definidos como aquellos que asisten a la iglesia al menos dos veces al mes, se consideran "pro-elección "mientras que el 65% de los católicos no practicantes se consideran a sí mismos" pro-elección ", [90] Según las encuestas realizadas en 2006-2008 por Gallup, el 24% de los católicos practicantes, definidos en esta encuesta como aquellos que asisten a la iglesia" semanalmente o casi cada semana ", creen que el aborto es moralmente aceptable. [11]

Se dice que los "católicos latinos" en los Estados Unidos tienen más probabilidades de oponerse al aborto que los "católicos blancos". [12]

Algunas razones para disentir de la posición de la iglesia sobre la legalidad del aborto, además de encontrar el aborto moralmente aceptable, incluyen "Personalmente me opongo al aborto, pero creo que la Iglesia está concentrando demasiado sus energías en el aborto en lugar de en la acción social" [ 91] o "No deseo imponer mis puntos de vista a los demás". [92] [93] [94] [95]

Según una encuesta realizada por Zogby International, el 29% de los votantes católicos eligen a su candidato basándose únicamente en la posición del candidato sobre el aborto, la mayoría de estos vota por candidatos antiaborto El 44% cree que un "buen católico" no puede votar por un político que apoya el aborto derechos, mientras que el 53% cree que se puede. [6]

Según el informe de 2011 del Public Religion Research Institute, el 68% de los católicos estadounidenses creen que todavía se puede ser un "buen católico" aunque no esté de acuerdo con la posición de la iglesia sobre el aborto, aproximadamente tantos como miembros de otros grupos religiosos. [12] Sobre este fenómeno de larga data de varios católicos que no están de acuerdo con la posición oficial de la Iglesia sobre el aborto, el Papa Juan Pablo II comentó: "A veces se afirma que disentir del Magisterio es totalmente compatible con ser un" buen católico "y no supone ningún obstáculo para la recepción de los sacramentos. Este es un grave error ". En lo que el Los Angeles Times llamado una advertencia clave, agregó: "Nunca ha sido fácil aceptar la enseñanza del Evangelio en su totalidad, y nunca lo será". [96] [97] Muchos, sin embargo, sugieren que este es el problema, que algunos de los defensores más fuertes contra el aborto parecen no preocuparse por los problemas sociales críticos en el espectro completo de la enseñanza moral de la Iglesia. [98] El cardenal estadounidense Bernardin y el papa Francisco han sido destacados defensores de este enfoque de "ropa sin costuras". [99] Los obispos estadounidenses han pedido a los católicos que sopesen todas las amenazas a la vida y la dignidad humana antes de votar: [100] la etiqueta "mal intrínseco" puede llevar a una simplificación excesiva de los problemas. [101] En su columna de la revista jesuita America, El profesor John F. Kavanaugh, S.J., observó: [102]

La mayoría de las personas abiertas a los hechos reconocen que una vida humana ha comenzado al final del primer trimestre de un embarazo. Es en este punto que se puede llegar a un terreno común para proteger la vida humana por nacer. Existe voluntad política para garantizar dicha protección, pero mientras las posiciones extremas prevalezcan, no se tomarán medidas.

Reino Unido Editar

Una encuesta de 2010 indicó que uno de cada catorce católicos británicos acepta la enseñanza de la Iglesia de que el aborto no debe permitirse en ninguna circunstancia. [9] Una encuesta de 2016 encontró que los católicos en Irlanda del Norte eran mucho más conservadores en sus puntos de vista sobre el aborto que la gente en Gran Bretaña. [103]

Polonia Editar

En Polonia, donde el 85% de la población es católica, [104] una encuesta de Pew Research de 2017 encontró que el 8% de los encuestados polacos creían que el aborto debería ser legal en todos los casos y el 33% que debería ser legal en la mayoría de los casos. Por otro lado, el 38% cree que debería ser ilegal en la mayoría de los casos y el 13% que debería ser ilegal en todos los casos. [105]

Australia Editar

Según una encuesta, el 72% de los católicos australianos dice que la decisión de tener un aborto "debe dejarse en manos de las mujeres y sus médicos". [106]

Italia Editar

Según la organización de encuestas italiana Eurispes, entre el 18,6% y el 83,2% de los católicos italianos creen que el aborto es aceptable, según las circunstancias. El porcentaje más alto, 83,2%, está a favor de la interrupción voluntaria del embarazo en caso de que la vida de la madre esté en peligro. [107]

Bélgica Editar

Antes de 1990, Bélgica seguía siendo uno de los pocos países europeos donde el aborto era ilegal. Sin embargo, los abortos se permitían extraoficialmente (e incluso se reembolsaban con cargo a los "fondos de enfermedad") siempre que estuvieran registrados como "legrado". Se estimó que cada año se realizaban 20.000 abortos (en comparación con 100.000 nacimientos). [108]

A principios de 1990, a pesar de la oposición de los partidos cristianos, una coalición de los partidos socialista y liberal aprobó una ley para liberalizar parcialmente la ley del aborto en Bélgica. Los obispos belgas apelaron a la población en general con una declaración pública que exponía su oposición doctrinal y pastoral a la ley. Advirtieron a los católicos belgas que cualquiera que cooperara "efectiva y directamente" en la obtención de abortos se estaba "excluyendo de la comunidad eclesiástica". Motivado por la firme postura de los obispos belgas, el rey Baudoin notificó al Primer Ministro el 30 de marzo que no podía firmar la ley sin violar su conciencia de católico. [109] Dado que la legislación no tendría fuerza de ley sin la firma del rey, su negativa a firmar amenazaba con precipitar una crisis constitucional. [110] Sin embargo, el problema se resolvió mediante un acuerdo entre el rey y el primer ministro Martens por el cual el gobierno belga declaró al rey incapaz de gobernar, asumió su autoridad y promulgó la ley, después de lo cual el Parlamento votó para reinstalar al rey en el Día siguiente. [108] [111] [112] [113] [114] [115] El Vaticano describió la acción del rey como una "elección noble y valiente" dictada por una "conciencia moral muy fuerte". [116] Otros han sugerido que la acción de Baudoin fue "poco más que un gesto", ya que fue reinstalado como rey solo 44 horas después de su destitución. [109]

Brasil Editar

En marzo de 2009, el arzobispo José Cardoso Sobrinho dijo que al asegurar el aborto de una niña de nueve años que había sido violada por su padrastro, su madre y los médicos involucrados fueron excomulgados. latae sententiae. [117] [118] Esta declaración del Arzobispo generó críticas no solo de los grupos de derechos de las mujeres y del gobierno brasileño, sino también del Arzobispo Rino Fisichella, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, quien dijo que era injusto, [119] y otros eclesiásticos. En vista de las interpretaciones que se le dieron al artículo del Arzobispo Fisichella, la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió una aclaración reiterando que "la enseñanza de la Iglesia sobre el aborto provocado no ha cambiado ni puede cambiar". [120] La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil declaró errónea la declaración del Arzobispo, ya que de acuerdo con el derecho canónico, cuando actuó bajo presión y para salvar la vida de su hija, la madre de la niña ciertamente no había incurrido en la excomunión automática y hubo pruebas insuficientes para declarar que alguno de los médicos involucrados lo había hecho. [121]

Inglaterra Editar

En septiembre de 2013, el arzobispo Peter Smith, vicepresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Inglaterra y Gales, condenó la decisión de la Fiscalía de la Corona de no proceder contra dos médicos que aceptaron una solicitud para realizar un aborto como medio de selección de sexo. , un procedimiento que es ilegal en Gran Bretaña y que el arzobispo Smith describió como una expresión de lo que llamó la injusticia que el aborto es para el niño no deseado. [122] [123]

India Editar

La Madre Teresa se opuso al aborto, y en la charla que dio en Noruega al recibir el Premio Nobel de la Paz de 1979, llamó al aborto "el mayor destructor de la paz en la actualidad". [124] [125] Afirmó además que, "Cualquier país que acepta el aborto no está enseñando a su gente a amar, sino a usar la violencia para conseguir lo que quieren". [126] [127] [128] [129]

Irlanda Editar

En octubre de 2012, Savita Halappanavar murió en el Hospital Universitario de Galway en Irlanda, después de sufrir un aborto espontáneo que provocó sepsis (envenenamiento de la sangre), insuficiencia orgánica múltiple y su muerte. La ley irlandesa le negó el aborto porque el feto tenía latidos y, por lo tanto, no se podía hacer nada. Una comadrona le explicó, en un comentario por el que luego se disculpó: "Este es un país católico". Posteriormente se llevaron a cabo protestas generalizadas en Irlanda e India, y se hizo un llamamiento para reexaminar las leyes irlandesas sobre el aborto. [130] [131] [132] [133] El 25 de mayo de 2018, el electorado irlandés votó por una mayoría del 66,4% para derogar la Octava Enmienda que prohibía el aborto en casi todas las circunstancias, permitiendo así al gobierno legislar sobre el aborto. Una encuesta a boca de urna realizada por RTE sugirió que casi el 70% de los que votaron a favor se consideraban católicos. La nueva ley creada por el Parlamento irlandés permitió el aborto en las primeras doce semanas de embarazo (con una excepción al límite de tiempo si la vida de la mujer está en riesgo). Los servicios de aborto comenzaron el 1 de enero de 2019.

Italia Editar

En declaraciones a un grupo de activistas antiaborto del Congreso del Movimiento por la Vida de Italia, el Papa Francisco los llamó buenos samaritanos y los animó a "proteger a las personas más vulnerables, que tienen derecho a nacer en vida". Llamó a los niños un regalo y enfatizó la dignidad de la mujer. Dijo que estaban haciendo "un trabajo importante a favor de la vida desde la concepción hasta su final natural". [134]

Polonia Editar

Se cree ampliamente que la Iglesia católica en Polonia es la principal fuente de oposición a la liberalización de las leyes sobre el aborto y la reintroducción de la educación sexual en las escuelas polacas de acuerdo con las normas europeas. Sin embargo, los estudios de investigación han demostrado que los católicos polacos tienen una amplia gama de opiniones sobre el sexo y el matrimonio. Muchos polacos, incluidos los católicos devotos, se quejan de que la Iglesia católica hace demandas que muy pocos católicos quieren y pueden satisfacer. [135]

Antes de la transición a la democracia, el gobierno de Polonia presidía algunas de las tasas de aborto más altas de Europa, con aproximadamente 1,5 millones de procedimientos realizados por año. Las encuestas de 1991, después del colapso del pasado régimen comunista en Polonia, encontraron que alrededor del 60% de los polacos apoyaba las leyes de aborto no restrictivas. [136]

Dicho esto, los grupos ultraconservadores siguen siendo prominentes en la política polaca y a menudo usan nociones de identidad nacional polaco-católica para alentar el fraccionalismo y apoyar una agenda que incluye el debilitamiento de las instituciones democráticas como el poder judicial y la prensa libre, así como el apoyo a las restricciones a las decisiones reproductivas. haciendo. [137]

Estados Unidos Editar

Una organización de defensa llamada Catholics for Choice fue fundada en 1973 para apoyar la disponibilidad del aborto, afirmando que esta posición es compatible con las enseñanzas católicas, particularmente con la "primacía de la conciencia" y la importancia del laicado en la configuración de la ley de la iglesia. [138] En octubre de 1984, CFC (entonces Católicos por el libre albedrío) colocó un anuncio, firmado por más de cien católicos prominentes, incluidas monjas, en el New York Times. El anuncio, llamado Una declaración católica sobre el pluralismo y el aborto, refutaba las afirmaciones de la jerarquía de la Iglesia de que todos los católicos se oponían al derecho al aborto y decía que "el aborto directo. A veces puede ser una elección moral". El Vaticano inició medidas disciplinarias contra algunas de las monjas que firmaron la declaración, lo que generó controversia entre los católicos estadounidenses, y el conflicto intracatólico sobre el tema del aborto siguió siendo noticia durante al menos dos años en Estados Unidos. [139] El obispo Fabian Bruskewitz excomulgó a los católicos en su jurisdicción que estaban asociados con esta organización en 1996, [140] y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos declaró en 2000 que "[CFC] no es una organización católica, no habla por el Iglesia católica, y de hecho promueve posiciones contrarias a la enseñanza de la Iglesia tal como la articulan la Santa Sede y la USCCB ". [141]

Posición de la Iglesia Editar

Catecismo de la Iglesia Católica [83]

Dado que la Iglesia Católica considera que el aborto provocado es un grave error, considera que es un deber reducir su aceptación por parte del público y en la legislación civil. Si bien considera que los católicos no deben favorecer el aborto directo en ningún campo, según Frank K. Flinn, la Iglesia reconoce que los católicos pueden aceptar compromisos que, si bien permiten los abortos directos, reducen su incidencia, por ejemplo, restringiendo algunas formas o promulgando remedios. frente a las condiciones que las originan. Flinn dice que se puede dar apoyo a una plataforma política que contenga una cláusula a favor del aborto, pero también elementos que realmente reducirán el número de abortos, en lugar de una plataforma antiaborto que conducirá a su aumento. [142]

En 2004, el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, declaró: "Un católico sería culpable de cooperación formal en el mal, y tan indigno de presentarse a sí mismo para la sagrada Comunión, si votara deliberadamente por un candidato precisamente por la posición permisiva del candidato sobre el aborto y / o la eutanasia. Cuando un católico no comparte la posición de un candidato a favor del aborto y / o la eutanasia, pero vota por ese candidato por otras razones, se considera cooperación material remota, que puede permitirse en presencia de razones proporcionadas ". [143]

El trato de la Iglesia a los políticos que favorecen el derecho al aborto Editar

Han surgido muchas controversias entre la Iglesia y los políticos católicos que apoyan el derecho al aborto. En la mayoría de los casos, los funcionarios de la Iglesia han amenazado con negarles la comunión a estos políticos. En algunos casos, los funcionarios han manifestado que los políticos deben abstenerse de recibir la comunión en otros, se ha sugerido la posibilidad de excomunión. [144]

Algunos miembros del personal médico, incluidos muchos católicos, tienen fuertes objeciones morales o religiosas a los abortos y no desean realizar o ayudar en los abortos. [145] [146] La Iglesia Católica ha argumentado que los derechos de "libertad de conciencia" de dicho personal deben protegerse legalmente. Por ejemplo, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos apoya tal legislación de "libertad de conciencia" argumentando que todos los proveedores de atención médica deben tener la libertad de brindar atención a los pacientes sin violar sus "convicciones morales y religiosas más arraigadas". [147] [148] La Conferencia Católica de Virginia expresó su apoyo a los farmacéuticos que consideran que en conciencia no pueden estar de guardia durante una venta de anticonceptivos de emergencia, que creen que es lo mismo que el aborto. [149]

En respuesta a tales preocupaciones, muchos estados de los Estados Unidos han promulgado leyes de "libertad de conciencia" que protegen el derecho del personal médico a negarse a participar en procedimientos como el aborto. [149] En 2008, hacia el final de la segunda administración Bush, el gobierno federal de EE. UU. Emitió una nueva regla que aseguraba que los trabajadores de la salud tendrían derecho a "negarse a participar en abortos, esterilizaciones o cualquier servicio de salud o actividad de investigación financiada por el gobierno federal. por motivos religiosos o éticos ". La nueva regla fue bien recibida por las organizaciones antiaborto, incluida la Iglesia Católica, sin embargo, los defensores del derecho al aborto criticaron la nueva reglamentación argumentando que "restringiría el acceso no solo al aborto sino también a la anticoncepción, el tratamiento de la infertilidad, el suicidio asistido y la investigación con células madre". " La administración entrante de Obama propuso derogar esta regla. [150]

Se ha intentado obligar a los hospitales católicos a aceptar la obligación de realizar abortos de emergencia en los casos en que la vida de la mujer embarazada esté en riesgo [151]. Sin embargo, los hospitales que acceden a realizar abortos en contradicción con las enseñanzas de la Iglesia pueden perder su calificación oficial de "católicos". ". [152] [153] Las autoridades de la Iglesia también han amonestado a los hospitales católicos que, siguiendo los estándares médicos, derivan a pacientes fuera del hospital para abortar o anticonceptivos, o que realizan pruebas para detectar deformidades fetales. [154]

Un hospital católico se dedica a ayudar a las mujeres que desean detener un aborto después de que el proceso ha comenzado. [155] [156]

En noviembre de 2009, cuando la hermana Margaret McBride, como miembro de la junta de ética de un hospital católico, permitió que los médicos practicaran un aborto para salvar la vida de una madre que sufría de hipertensión pulmonar, el obispo Thomas J. Olmsted determinó que había incurrido en un latae sententiae excomunión, sobre la base de que el aborto directo no puede justificarse. [157] [158] [159]

En diciembre de 2011 [actualización], el hospital declaró que McBride se había reconciliado con la Iglesia y estaba en buena posición con su instituto religioso y el hospital. [160]


Por el amor del latín

Páginas del "Nuevo Misal Romano (en latín e inglés)" del Rev. F. X. Lasance (Benziger Brothers, 1937)

Cuando vi el aviso de la publicación de este libro, me di cuenta de que confundí el apellido del autor con "Spadaro", ¡con una "d" en lugar de una "t"! ¿Había tenido una conversión el infame jesuita Antonio Spadaro? ¿O este libro iba a ser un trabajo de hacha tanto en la forma extraordinaria de la Misa como en el idioma latino? Solté un suspiro de alivio al descubrir mi error: el padre Spataro es el secretario de la Pontificia Academia de Latín. ¡Uf!

Ahora, en aras de la plena divulgación: primero, he enseñado latín desde que era un seminarista universitario de segundo año y he tenido una historia de amor con el idioma desde que aprendí por primera vez las partes de la misa del monaguillo a la edad de ocho años. En segundo lugar, aunque no soy un aficionado comprometido de la llamada forma extraordinaria, la celebro cuando se me pide que lo haga y, además, creo firmemente que la llamada forma ordinaria de la Misa tal como la tenemos lo que imaginaron los Padres del Concilio Vaticano II.

La obra tiene una importante introducción (24 páginas) sobre la historia del latín y su “realidad multifacética” de Patrick Owens, un latinista consumado que se sentó a los pies del principal latinista de nuestra época, el padre Reginald Foster. Owens no se limita a cantar alabanzas al idioma, sino que también ofrece "las causas de [su] disminución" y destaca la influencia negativa de la autoproclamada Ilustración. Esta sección es una especie de "mini-versión" de Nicholas Ostler Ad infinitum: una biografía del latín y solo vale el precio del libro.

El resto del volumen es una recopilación de conferencias del Padre Spataro, originalmente entregadas en italiano pero presentadas aquí en una traducción muy fina. Por lo tanto, como cabría esperar, hay mucha repetición, que es la naturaleza misma de un trabajo de este tipo. Una de las repeticiones más irritantes es el casi incesante tamborileo del autor, ya sea alabando al Papa Francisco o llamándolo a su lado como aliado de la Misa tridentina y el latín. Sin duda, el cardenal Bergoglio fue sumamente generoso con la Sociedad de San Pío X en Buenos Aires, y sigue siendo Papa. Sin embargo, la afabilidad de Francisco hacia los "tradicionalistas" en plena comunión con la Iglesia se ha notado en la ruptura más que en la observancia. ¿Es necesario mencionar sus frecuentes coqueteos con posiciones teológicas extremadamente problemáticas? Spataro se refiere con aprobación al "magisterio del Papa actual" (38) y afirma que Francisco "parece despertar el entusiasmo" (47), dicho sorprendentemente, a la luz del hecho de que incluso las estadísticas publicadas por el Vaticano muestran una caída masiva en los que se presentan a los eventos papales durante los últimos seis años. Al mismo tiempo, puede escribir:

Desafortunadamente, en los últimos años, con una rapidez que debería suscitar serias preguntas y preocupaciones, la Iglesia se ha visto absorta en cuestiones de naturaleza sociológica, todas que afectan más o menos la enseñanza moral de la Iglesia. Los pastores han hecho muchas propuestas dudosas, incluso de los que tienen serias responsabilidades eclesiales, francamente incompatibles con el Evangelio. (118f)

Los "cardenales dubia" sabrían sobre "propuestas dudosas". ¿Quién vendría a la mente como actor principal en el escenario que Spataro critica a cualquier lector objetivo, que no sea el Papa Francisco? Por lo tanto, los constantes himnos a Francisco son ciertamente irritantes y sugieren un grado no pequeño de falsedad. De hecho, "protesta demasiado".

Spataro no usa la terminología oficial de "forma extraordinaria" con mucha frecuencia, prefiriendo "Misa tridentina" o "usus antiquior"(Uso anterior) o"vetus ordo"(Orden antiguo) felizmente, no la llama" la Misa tradicional ", expresión que sugiere que la forma ordinaria no es" tradicional ". De hecho, toda misa celebrada válidamente es "tradicional" por su intención y ejecución.

Los capítulos 4 y 5 son los más útiles. Spataro nos informa que hay un esfuerzo organizado “para alentar a las Naciones Unidas a declarar el latín y las lenguas griegas antiguas como‘ patrimonio inmaterial de la humanidad ’” (63), lo cual fue una buena noticia para mí. Explica que “si estos idiomas se pierden o se descuidan, todos se empobrecen culturalmente, lo que equivale a decir que la humanidad de todos se empobrece”. Continúa planteando lo que debería ser una pregunta retórica: "¿Quién podría negar que las raíces históricas y el tesoro inagotable de la memoria común de Europa residen principalmente en las civilizaciones griega y latina?" (64). ¿No fue éste uno de los puntos que el Papa Juan Pablo II hizo constantemente en el período previo a la formación de la Unión Europea, estrechamente vinculado a su énfasis fundamental en las raíces cristianas de Europa, uno cuidadosamente omitido de los documentos fundacionales de la Unión Europea? ¿UE? ¿No está esto también en el centro de la discusión sobre cómo debería ser la catedral restaurada de Notre Dame?

Nuestro autor presenta otro dato interesante: "Los primeros ejemplos del uso literario del latín, el extremadamente antiguo carmina, eran textos rituales ”(66). De ahí una maravillosa conexión con la preservación del idioma a través de la Sagrada Liturgia. Cita con aprobación la posición del padre Michael Lang de que una de las razones por las que el latín es "sagrado" es porque "es inmutable" (67). De hecho, este fue uno de los argumentos del Papa Juan XXIII en su constitución apostólica de 1961 "muertos al llegar", Veterum Sapientia: “El idioma latino es fijo e inmutable. Hace tiempo que dejó de verse afectado por esas alteraciones en el significado de las palabras que son el resultado normal del uso popular diario ". Al presionar para que se recurra a una lengua "sacra", Spataro trae a su lado al exsecretario de la Congregación para el Culto Divino, Malcolm Cardinal Ranjith, quien señala que en el hinduismo, el budismo y el islam se recurre a formas antiguas de lenguas que ya no son comunes. uso, concluyendo que “el uso de un lenguaje sagrado nos ayuda a vivir el sentido de lo trascendente” (71). O, como me respondió un católico carismático cuando le pregunté por qué ora en lenguas, "es importante para mí hablar con Dios en un idioma en el que nunca he maldecido a otro hombre".

Bajo la rúbrica de “universalidad” o “supranacionalismo”, el padre Spataro es práctico y académico. Así leemos que “el latín posee el carácter de universalidad sincrónica”, con lo que él se refiere a su accesibilidad a través de las fronteras lingüísticas en el momento presente. Sin embargo, señala que "esta propiedad se deriva de su universalidad diacrónica". Explica: “Quiero decir que dentro y fuera de la Iglesia el latín se ha empleado durante siglos como lingua franca por excelencia de las personas educadas y en contextos que exigen una comunicación libre de las formas lingüísticas nacionales ”(77). Todo un bocado, pero muy cierto, no obstante.

Cuando el impulso de la vernáculación de la liturgia más allá de los límites marcados por Sacrosanctum Concilium estaba en pleno apogeo, los bromas de la izquierda comentaron sarcásticamente que lo mejor del latín en la misa era que "podías ir a cualquier parte del mundo y no saber lo que significa". En el mundo altamente móvil que habitamos actualmente, un lenguaje universal para la oración es más relevante que nunca. Además, ¿qué vamos a hacer con la balcanización de las comunidades parroquiales, algunas de las cuales tienen cinco misas de fin de semana en cuatro o cinco idiomas diferentes, con el resultado de que esos grupos lingüísticos distintos se convierten en islas en sí mismos y por lo que las celebraciones comunes de la Sagrada Liturgia están bien? -casi imposible?

El sociólogo jesuita del siglo XIX, Luigi Taparelli, pronunció lo que consideró una perogrullada cuando dijo: "una Iglesia que abarca a todos los pueblos del mundo necesita un lenguaje universal". Continuó: “En el plano humano, la Iglesia necesita un lenguaje universal, inmutable e intelectual, que la salve de una elección perjudicial para su unidad” (78). Con el destierro del latín de la academia eclesiástica, por ejemplo, las universidades pontificias de Roma obligan a los estudiantes de todo el mundo a usar el italiano, un idioma que es muy poco probable que utilicen una vez que terminen sus estudios. Cuando el latín estaba en su lugar, todos los participantes tenían la misma ventaja o desventaja.

Nuestro autor sella su apología para el latín al señalar su belleza: “Está lleno de majestad y nobleza. El latín es artístico ”(84). Anticipándose a un desafío de “a quién le importa”, él mismo se plantea la pregunta: “¿Por qué mencioné esta propiedad de la lengua latina? Porque la verdad, a la que los textos del Magisterio pretenden conducirnos y que quieren demostrar, está intrínsecamente ligada al misterio de la belleza ”(85). los El teólogo de la belleza, Hans Urs von Balthasar, declararía sin temor a la contradicción:

Ya no nos atrevemos a creer en la belleza y hacemos de ella una mera apariencia para poder disponer de ella con mayor facilidad. Nuestra situación actual muestra que la belleza exige para sí al menos tanto coraje y decisión como la verdad y la bondad, y no se dejará separar y excluir de sus dos hermanas sin llevarlas consigo en un acto de misteriosa venganza. Podemos estar seguros de que quien se burla de su nombre como si fuera el adorno de un pasado burgués, lo admita o no, ya no podrá rezar y pronto ya no podrá amar.

En el sexto capítulo, encontramos la figura de Benedicto XVI, a quien Spataro llama “doctor de la Iglesia”, en “anticipación”, como él mismo dice. Su entusiasmo por Benedicto XVI como reformador litúrgico no me resuena. Yo diría que, como Joseph Ratzinger el teólogo, hizo más por "la reforma de la reforma". Mientras era Papa, mostró con el ejemplo cómo pensaba que debía celebrarse la Santa Misa, además de la promulgación de Summorum Pontificum, no hizo nada para consagrar su visión litúrgica en la ley, aunque tuvo casi siete años para hacerlo.

A diferencia de algunos devotos de la Misa tridentina, Spataro no se siente obligado a culpar al Vaticano II por el lío litúrgico que hemos soportado durante medio siglo. Al contrario, observa: “Varias prácticas y orientaciones que siguieron a la reforma litúrgica después del Concilio Vaticano II - pero no causado por el Concilio - han obedecido esta lógica antropocéntrica ”(94, énfasis agregado).

Retomando la visión del Papa Benedicto, expresada en Summorum Pontificum, el escribe:

. . . los Vetus Ordo es un schola liturgica que, cuando se coloca al lado del Novus Ordo, se convierte en un educador sensible que saca todo el potencial positivo contenido en el Misal de Pablo VI. De la misma manera, el Novus Ordo puede mejorar la celebración de la Vetus Ordo enriqueciéndolo con algunas sensibilidades propias de la forma ordinaria del rito romano. (94)

Debo advertir al padre Spataro que cuando expresé una esperanza similar a su segunda sugerencia (ver mi ensayo del CWR del 31 de enero de 2017 & # 8220 Cómo la forma ordinaria de la Misa puede & # 8216enrich & # 8217 la forma extraordinaria & # 8221), estaba rotundamente castigado en numerosos sitios web "tradicionales"! En cuanto a este tema de lo que Benedicto llamó “enriquecimiento mutuo”, vale la pena recordar a los sacerdotes y liturgistas que no está dentro de nuestra provincia hacer ese “enriquecimiento mutuo”, es decir, que no podemos importar lícitamente rúbricas de un rito a otro. .En otras palabras, sería tan incorrecto que un sacerdote insertara múltiples genuflexiones en la forma ordinaria de la Misa como lo sería que otro sacerdote imponga el leccionario contemporáneo sobre la forma extraordinaria de la Misa.

Bajo el título de “el miserable fracaso de la iniciación cristiana”, el autor llama nuestra atención sobre algunas estadísticas impactantes de la ignorancia italiana de la doctrina católica básica. Aunque los italianos que se identifican a sí mismos como católicos todavía constituyen la gran mayoría de la nación, nos enteramos de que un estudio sociológico en 2014 reveló que “el 50% de la población no puede distinguir entre Jesús y Moisés y que el 60% no conoce casi ninguno de los mandamientos además de el séptimo, 'No robarás' ”! (98). Sospecho que ni siquiera Estados Unidos estaría tan mal.

Él usa ese dato para argumentar que si la forma extraordinaria de la liturgia estuviera en su lugar, las cosas serían diferentes. Llamar a la Misa Tridentina “un catecismo para nuestro tiempo”, para sugerir que proporcionaría o podría proporcionar una catequesis completa, es ingenuo en el mejor de los casos. Basta mirar el pésimo estado del catolicismo en América Latina donde, durante cinco siglos, la Misa Tridentina estuvo en plena vigencia para contemplar el fenómeno de un pueblo que, en su mayor parte, estaba “sacramentalizado” pero pobremente evangelizado y catequizado. De ahí que las supersticiones prevalecientes los hagan presa fácil para las incursiones de las sectas fundamentalistas. Y ahora los promotores del próximo Sínodo del Amazonas quieren difundir la ignorancia teniendo un sacerdocio igualmente ignorante, extraído de los llamados "Viri probati" que nunca asistirá a un seminario! Históricamente, muchas de las iglesias orientales afirmaron que la liturgia enseñaba la fe, Corte Tout. Sin embargo, habiendo sido párroco de una parroquia bizantina, puedo asegurar todo eso, aunque la liturgia es un locus theologicus, no reemplaza una catequesis completa y que lo abarca todo. Por eso los Padres de Trento enseñaron que el primero La responsabilidad de un sacerdote no era la celebración de los ritos de la Iglesia, sino la predicación y la enseñanza.

Spataro comenta acertadamente que el periodismo secular es “lamentablemente la única fuente de la que el católico común recibe noticias sobre la Iglesia” (103). Una vez más, esto no es un fracaso de la liturgia, es un fracaso de la catequesis.

Los muchos puntos sutiles del trabajo se ven empañados por varios errores o declaraciones exageradas, generalmente hechas de manera apodíctica, que pueden hacer que uno responda: "Quod gratis asseritur, gratis negatur" (para aquellos que no están en sintonía con el lingua franca, “Lo que se afirma gratuitamente puede negarse gratuitamente”). Entonces, para algunos ejemplos:

• “. . . Es un hecho objetivo que los fieles laicos que aman la Misa Tridentina encuentran, de la manera más evidente, abundantes recursos espirituales para ser esposos fieles, padres fértiles, educadores responsables, ciudadanos honestos, creyentes obedientes, vecinos caritativos y penitentes que se confiesan con frecuencia. ”(31 y sig.). ¿Dice quién? ¿De dónde viene el "hecho objetivo"? Habiendo escuchado las confesiones de tales personas durante años, la única diferencia que encuentro entre las confesiones de los católicos de forma ordinaria y las de los católicos de forma extraordinaria es la frecuencia de sus confesiones.

• “La Misa Tridentina asegura que el sacerdote recite hermosas oraciones mientras se viste, antes de salir de la sacristía y cuando está de pie ante el altar. Entra en una dimensión del tiempo donde ya no hay razón para moverse apresuradamente ”(33f). Si fuera así, habría que preguntarse por qué San Alfonso de Ligorio tuvo que incluir el ofrecimiento de misa en menos de quince minutos dentro de su catálogo de pecados mortales.

• “El Papa León XIII ordenó que [el Arcángel Miguel] fuera invocado al final de cada Misa” (35). No es verdad. Las “Oraciones Leoninas” se recitan solo después de la Misa Baja.

• Lamenta la eliminación del Indulgentiam oración como parte del Acto Penitencial, tal vez sin saber que una de las razones dadas para su eliminación fue la preocupación de que no pocos de los fieles habían llegado a verla como la absolución de todos pecados, no sólo pecados veniales. Spataro luego da un salto cualitativo al sugerir que el Papa Francisco apoyaría esa oración ya que él "¡nos ha dicho repetidamente que Dios es bueno, indulgente, misericordioso!" (41). ¡Puaj!

• Con razón condena al tipo de celebrante “la charlatanería Cathy” que hace comentarios a lo largo de la Misa (42). Sin embargo, no parece saber que con el Misal Romano de 2002 se eliminan las posibilidades de proclamar algo “en estas o similares palabras”. Por supuesto, eso no significa que los celebrantes no lo sigan haciendo, lamentablemente. Al mismo tiempo, Spataro tampoco parece saber que el Concilio de Trento realmente animó a los sacerdotes a ofrecer un comentario continuo a lo largo de la Misa como un medio de catequesis litúrgica. Afortunadamente, eso nunca despegó realmente, al menos no hasta la era posterior al Vaticano II.

• Muy amablemente, hace una declaración de la que "Rad-Trads" retrocedería: "No pretendo afirmar que el Vetus Ordo Missae tiene un derecho exclusivo a la gracia y que la forma ordinaria no es un dispensador abundante de ella ”(46). Sin embargo, continúa afirmando que la forma ordinaria "interpreta participatio actuosa en términos de una pluralidad de gestos, y así expresa en su ritual una cierta agencia humana ”. De donde viene eso? ¿Qué documento? ¿Qué rúbrica? De hecho, numerosas declaraciones de la Santa Sede rechazan categóricamente tal interpretación, lamentablemente, la praxis puede desviarse de la teología y la ley, pero ese es un problema de aplicación.

• Curiosamente, defiende el rezo del Rosario durante la Misa (56) y aparentemente piensa que el corporal ya no es necesario en la forma ordinaria (57).

• Descuidadamente, le da crédito a la escribiendo de la Vulgata a San Jerónimo (68) cuando, como sabemos, Jerónimo fue su traductor.

Este volumen tan delgado tiene mucho que ofrecer. Sin embargo, creo que el padre Spataro ha cometido alguna injusticia al vincular demasiado estrechamente la misa tridentina y la lengua latina. Lo que quiero decir es esto: hay partidarios de la misa tridentina que quieren que se celebre en lengua vernácula, mientras que hay devotos del latín que no desean la misa tridentina y prefieren una misa latina en la forma ordinaria. Se puede defender tanto la Misa tridentina como el latín, sin hacer una unión innecesaria y artificial de las dos.

Muy temprano en el pontificado de Juan Pablo, publicó su carta apostólica, Dominicae Cenae (también era un documento DOA, lamentablemente). Sin embargo, en una frase sucinta, resume lo que creo que se encuentra en el corazón del trabajo en consideración: “La Iglesia Romana tiene obligaciones especiales hacia el latín, el espléndido idioma de la antigua Roma, y ​​debe manifestarlas siempre que se presente la ocasión. ”(N. 10).

En Alabanza a la Misa Tridentina y al Latín, Lengua de la Iglesia
Por el P. Roberto Spataro
Traducido por Zachary Thomas
Prólogo del cardenal Raymond Burke
Introducción de Patrick M. Owens
Angelico Press, 2019
Tapa blanda, 123 páginas

Si valora las noticias y los puntos de vista que ofrece Catholic World Report, considere hacer una donación para apoyar nuestros esfuerzos. Su contribución nos ayudará a seguir haciendo que CWR esté disponible para todos los lectores en todo el mundo de forma gratuita, sin una suscripción. ¡Gracias por tu generosidad!

Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo donar a CWR. Haga clic aquí para suscribirse a nuestro boletín.


Contenido

La historia y la caracterización de Popeye varían según el medio. Originalmente, Popeye tuvo "suerte" al frotar la cabeza de Whiffle Hen en 1932, en cambio, estaba obteniendo "fuerza" al comer espinacas. [58] Swee'Pea es el pupilo de Popeye en las historietas, pero a menudo se lo representa como perteneciente a Olive Oyl en las caricaturas.

No hay un sentido absoluto de continuidad en las historias, aunque ciertos elementos de la trama y la presentación permanecen en su mayoría constantes, incluidas las contradicciones intencionadas en las capacidades de Popeye. Popeye parece carente de modales y sin educación, sin embargo, a menudo encuentra soluciones a problemas que parecen insuperables para la policía o la comunidad científica. Ha demostrado una destreza investigadora similar a la de Sherlock Holmes, ingenio científico y argumentos diplomáticos exitosos. En los dibujos animados, su pipa también demuestra ser muy versátil. Entre otras cosas, ha servido como antorcha de corte, motor a reacción, hélice, periscopio, instrumento musical y un silbato con el que produce su marca registrada. También come espinacas a través de su pipa, a veces chupando la lata junto con el contenido. Desde la década de 1970, rara vez se representa a Popeye usando su pipa para fumar tabaco. [52]

Las hazañas de Popeye también se ven reforzadas por algunos elementos recurrentes de la trama. Uno es el triángulo amoroso entre Popeye, Olive y Bluto, y las interminables maquinaciones de Bluto para reclamar a Olive a expensas de Popeye. Otro es su perseverancia casi santa para superar cualquier obstáculo para complacer a Olive, quien a menudo (aunque temporalmente) renuncia a Popeye por Bluto.

Teatro dedal fue la tercera tira publicada del dibujante Segar cuando apareció por primera vez en la New York Journal el 19 de diciembre de 1919. El propietario del periódico, William Randolph Hearst, también era propietario de King Features Syndicate, que distribuía la tira. Teatro dedal fue pensado como un reemplazo para Películas enanas por Ed Wheelan (Wheelan renunció recientemente a King Features). [59] No atrajo a una gran audiencia al principio, y al final de su primera década apareció en solo media docena de periódicos.

En sus primeros años, la tira presentaba personajes que representaban varias historias y escenarios en estilo teatral (de ahí el nombre de la tira). Podría clasificarse como un cómic de broma al día en esos días. [59]

Teatro dedal Los primeros personajes principales fueron la delgada Olive Oyl y su novio Harold Hamgravy. Después de que la tira se alejó de su enfoque inicial, se instaló en un estilo de comedia y aventuras con Olive, Hamgravy y el hermano emprendedor de Olive, Castor Oyl. Los padres de Olive, Cole y Nana Oyl, también hicieron apariciones frecuentes. [51]

Popeye apareció por primera vez en la tira el 17 de enero de 1929, como personaje secundario. Inicialmente fue contratado por Castor Oyl y Ham para tripular un barco para un viaje a Dice Island, la ubicación de un casino propiedad del jugador corrupto Fadewell. Castor tenía la intención de romper el banco en el casino usando la inmejorable buena suerte conferida al acariciar los pelos de la cabeza de Bernice the Whiffle Hen. [60] Semanas más tarde, en el viaje de regreso, Popeye recibió muchos disparos de Jack Snork, un títere de Fadewell, pero sobrevivió frotando la cabeza de Bernice. Después de la aventura, Popeye dejó la tira, pero, debido a la reacción del lector, fue rápidamente devuelto. [52] [59]

El personaje de Popeye se hizo tan popular que se le dio un papel más importante y, como resultado, la tira fue retomada por muchos más periódicos. Las tiras iniciales presentaban a Olive como menos que impresionada con Popeye, pero finalmente dejó Hamgravy para convertirse en la novia de Popeye y Hamgravy dejó la tira como un habitual. Sin embargo, a lo largo de los años, a menudo ha mostrado una actitud voluble hacia el marinero. Castor Oyl siguió ideando planes para hacerse rico rápidamente y reclutó a Popeye en sus desventuras. Finalmente, se estableció como detective y luego compró un rancho en el oeste. Castor rara vez ha aparecido en los últimos años. [ cita necesaria ]

En 1933, Popeye recibió por correo a un niño expósito al que adoptó y lo llamó Swee'Pea. Otros personajes habituales de la tira eran J. Wellington Wimpy, un granuja amante de las hamburguesas que "con mucho gusto te pagaría el martes por una hamburguesa hoy" (también era de voz suave y cobarde a los bombarderos de Vickers Wellington que eran apodados "Wimpys" por el personaje). George W. Geezil, un zapatero local que hablaba con un acento muy afectado y habitualmente intentaba asesinar o desear la muerte a Wimpy y Eugene the Jeep, un animal amarillo, vagamente parecido a un perro, de África con poderes mágicos. Además, la tira presentaba a Sea Hag, un terrible pirata, así como a la última bruja en la Tierra; su hermana aún más terrible, excepto Alice the Goon, una criatura monstruosa que entró en la tira como la secuaz de Sea Hag y continuó como Swee '. La niñera de Pea y Toar, un hombre de las cavernas. [53] [51]

La tira de Segar era bastante diferente de las caricaturas que siguieron. Las historias eran más complejas, con muchos personajes que nunca aparecían en los dibujos animados (King Blozo, por ejemplo). El uso de espinacas era raro y Bluto solo hizo una aparición. Segar firmó algunas de sus primeras tiras cómicas de Popeye con un cigarro, siendo su apellido un homófono de "cigarro" (pronunciado SEE-gar). El historiador de cómics Brian Walker declaró: "Segar ofreció una combinación magistral de comedia, fantasía, sátira y suspenso en Thimble Theatre protagonizada por Popeye". [53]

Teatro dedal se convirtió en una de las tiras más populares de King Features durante la década de 1930. Una encuesta de lectores adultos de historietas en la edición de abril de 1937 de Fortuna revista votada Popeye su segunda tira cómica favorita (después Pequeña huérfana Annie). [53] En 1938, Teatro dedal se publicaba en 500 periódicos y se vendían más de 600 productos con licencia "Popeye". [53] El éxito de la tira significó que Segar ganaba $ 100,000 al año en el momento de su muerte. [53] Tras un eventual cambio de nombre a Popeye en la década de 1970, el cómic sigue siendo una de las tiras más antiguas en sindicación en la actualidad. Después de que Mussolini llegó al poder en Italia, prohibió todas las tiras cómicas estadounidenses, pero Popeye era tan popular que los italianos lo obligaron a recuperarlo. [ cita necesaria ] La tira continuó después de la muerte de Segar en 1938, una serie de artistas interpretaron la obra. En la década de 1950, una cinta derivada, Popeye el marino, fue establecido.

Toppers Editar

Teatro dedal tenía varias tiras de adornos en la página del domingo durante su ejecución, el adorno principal, Sappo, funcionó durante 21 años, desde el 28 de febrero de 1926 hasta el 18 de mayo de 1947. (Sappo fue un renacimiento de una tira diaria anterior de Segar llamada Los cinco quince, también conocido como Sappo el viajero, que duró desde el 9 de febrero de 1921 hasta el 17 de febrero de 1925.) Durante siete semanas en 1936, Segar reemplazó Sappo con Pete y Pansy - Solo para niños (27 de septiembre - 8 de noviembre de 1936). [61]

También había una serie de tiras de panel superior que corrían junto a Sappo Segar dibujó una de ellas, Club de dibujos animados de Popeye (8 de abril de 1934-5 de mayo de 1935). El resto fue producido por Joe Musial y Bud Sagendorf: Película de Wiggle Line (11 de septiembre - 13 de noviembre de 1938), Quien del zoológico de Wimpy (20 de noviembre de 1938-1 de diciembre de 1940), Tienda de juegos (8 de diciembre de 1940-18 de julio de 1943), Ejército y Marina de Popeye (25 de julio al 12 de septiembre de 1943), Jeep modelo (19 de septiembre de 1943-2 de abril de 1944), y Yo vida de Popeye (9 de abril de 1944-?). [61]

Artistas después de Segar Edit

Después de la muerte de Segar en 1938, se contrataron muchos artistas diferentes para dibujar la tira. Tom Sims, hijo de un capitán de barco del canal del río Coosa, continuó escribiendo Teatro dedal tiras y estableció el Popeye el marino escindir. Doc Winner y Bela Zaboly, [62] sucesivamente, manejaron la obra de arte durante la carrera de Sims. Finalmente, Ralph Stein intervino para escribir la tira hasta que Bud Sagendorf se hizo cargo de la serie en 1959.

Sagendorf escribió y dibujó la tira diaria hasta 1986, y continuó escribiendo y dibujando la tira dominical hasta su muerte en 1994. [61] Sagendorf, quien había sido asistente de Segar, hizo un esfuerzo definitivo para retener gran parte del estilo clásico de Segar, aunque su el arte se percibe instantáneamente. Sagendorf continuó usando muchos personajes oscuros de los años de Segar, especialmente O. G. Wotasnozzle y King Blozo. Los nuevos personajes de Sagendorf, como Thung, también tenían una cualidad muy parecida a la de Segar. [63] Lo que diferenciaba a Sagendorf de Segar más que nada era su sentido del ritmo. Cuando las líneas argumentales se movían muy rápidamente con Segar, a veces se necesitaba una semana entera de las tiras diarias de Sagendorf para que la trama avanzara, incluso una pequeña cantidad.

De 1986 a 1992, la tira diaria fue escrita y dibujada por Bobby London, quien, tras cierta polémica, fue despedido de la tira por una historia que podría llevarse a satirizar el aborto. [64] Las tiras de London pusieron a Popeye y sus amigos en situaciones actualizadas, pero mantuvieron el espíritu del original de Segar. Una historia clásica, titulada "El regreso de Bluto", mostraba al marinero luchando contra todas las versiones del matón barbudo de las tiras cómicas, los cómics y las películas animadas. La edición dominical de la tira cómica está actualmente dibujada por Hy Eisman, quien asumió el cargo en 1994. La tira diaria comenzó con reposiciones de las tiras de Sagendorf después del despido de London y continúa haciéndolo hoy.

El 1 de enero de 2009, 70 años después de la muerte de su creador, el personaje de Popeye de Segar (aunque no las diversas películas, programas de televisión, temas musicales y otros medios basados ​​en él) se convirtió en dominio público [65] en la mayoría de los países, pero sigue siendo bajo copyright en los EE. UU. Porque Segar era un empleado de King Features Syndicate cuando creó el personaje de Popeye para la compañía. Teatro dedal strip, Popeye se considera un trabajo por encargo según la ley de derechos de autor de EE. UU. Las obras por encargo están protegidas durante 95 años desde su publicación o 120 años desde su creación, lo que sea más corto. Desde que Popeye hizo su primera aparición en enero de 1929, y todos los derechos de autor de EE. UU. Expiran el 31 de diciembre del año en que finaliza el período, Popeye ingresará al dominio público en los EE. UU. El 1 de enero de 2025, asumiendo que no hay enmiendas a la ley de derechos de autor de EE. UU. Antes de eso. fecha. [66]

Reimpresiones Editar

  • Popeye el marino, Nostalgia Press, 1971, reimprime tres historias diarias de 1936.
  • Teatro dedal, Hyperion Press, 1977, ISBN0-88355-663-4, reimpresiones diarias desde el 10 de septiembre de 1928, faltan 11 diarios que se incluyen en las reimpresiones de Fantagraphics.
  • Popeye: Los primeros cincuenta años por Bud Sagendorf, Workman Publishing, 1979 0-89480-066-3, la única reimpresión de Popeye a todo color.
  • El completo E. C. Segar Popeye, Fantagraphics, 1980, reimprime todos los domingos de Segar con Popeye en cuatro volúmenes, todos los diarios de Segar con Popeye en siete volúmenes, faltan cuatro diarios que se incluyen en la reimpresión de Hyperion, 20-22 de noviembre de 1928, 22 de agosto de 1929.
  • Popeye: La colección del 60 aniversario, Hawk Books Limited, 1989, 0-948248-86-6 con reimpresiones, una selección de tiras e historias de la primera tira de periódico en 1929 en adelante, junto con artículos sobre Popeye en cómics, libros, coleccionables, etc.
  • Popeye de E. C. Segar, entre 2006 y 2011, Fantagraphics Books publicó seis volúmenes de tapa dura de gran tamaño, reimprimiendo todos los diarios y domingos (en color, junto con Sappo) con Popeye, además de varios extras.
    • Vol. 1: I Yam Lo que I Yam - cubre 1928-30 (22 de noviembre de 2006, 978-1-56097-779-7)
    • Vol. 2: Bueno, ¡arrójame! - cubre 1930–32 (19 de diciembre de 2007, 978-1-56097-874-9)
    • Vol. 3: ¡Luchemos tú y él! - cubre 1932–33 (15 de noviembre de 2008, 978-1-56097-962-3)
    • Vol. 4: Isla Saqueo - cubre 1933–35 (22 de diciembre de 2009, 978-1-60699-169-5)
    • Vol. 5: ¿Qué es un Jeep? - cubre 1935–37 (21 de marzo de 2011, 978-1-60699-404-7)
    • Vol. 6: Me Li'l Swee'Pea - cubre 1937–38 (15 de noviembre de 2011, 978-1-60699-483-2)

    Ha habido varios cómics de Popeye, de Dell, King Comics, Gold Key Comics, Charlton Comics y otros, originalmente escritos e ilustrados por Bud Sagendorf. En los cómics de Dell, Popeye se convirtió en una especie de luchador contra el crimen, frustrando las organizaciones malvadas y las actividades criminales de Bluto. Los nuevos villanos incluían a los numerosos enanos Misermite, que eran todos idénticos.

    Popeye apareció en los británicos Cómic de TV convirtiéndose en la historia de portada en 1960 con historias escritas y dibujadas por "Chick" Henderson. Bluto fue conocido como Brutus y fue el único némesis de Popeye durante toda la carrera.

    Una variedad de artistas han creado Popeye Historias de cómics desde entonces, por ejemplo, George Wildman dibujó historias de Popeye para Charlton Comics desde 1969 hasta finales de la década de 1970. La serie Gold Key fue ilustrada por Wildman y escrita por Bill Pearson, con algunos números escritos por Nick Cuti.

    En 1988, Ocean Comics lanzó el Popeye especial escrito por Ron Fortier con arte de Ben Dunn. La historia presentaba la historia de origen de Popeye, incluido su nombre de pila "Ugly Kidd" [67] e intentaba contar más una historia de aventuras alegre en lugar de utilizar el humor típico de las historietas. La historia también presentó un estilo de arte más realista y fue editada por Bill Pearson, quien también escribió y escribió la historia, así como la portada. [68] Un segundo número, del mismo equipo creativo, siguió en 1988. El segundo número introdujo la idea de que Bluto y Brutus eran en realidad hermanos gemelos y no la misma persona, [69] una idea también utilizada en la tira cómica de diciembre. 28 de 2008 y 5 de abril de 2009. [70] [71] En 1999, para celebrar el 70 aniversario de Popeye, Ocean Comics revisó la franquicia con un cómic de una sola vez, titulado La boda de Popeye y Olive Oyl, escrito por Peter David. El cómic reunió a una gran parte de los elencos tanto de la tira cómica como de los cortos animados, y Popeye y Olive Oyl finalmente se casaron después de décadas de noviazgo. Sin embargo, este matrimonio no se ha reflejado en todos los medios desde que se publicó el cómic.

    En 1989, una serie especial de cortometrajes Popeye Se incluyeron libros de historietas en cajas especialmente marcadas de Instant Quaker Oatmeal, y Popeye también apareció en tres comerciales de televisión de Quaker Oatmeal, [72] que mostraban un loro con el lema "¡Popeye quiere un cuáquero!" Las tramas eran similares a las de las películas: Popeye pierde Olive Oyl o Swee'Pea por un antagonista musculoso, come algo estimulante y procede a salvar el día. En este caso, sin embargo, el elixir vigorizante no era su espinaca habitual, sino uno de los cuatro sabores de Quaker Oatmeal [72] (se mostraba un sabor diferente con cada mini-cómic). Los cómics terminaron con el marinero diciendo: "¡Soy Popeye, el hombre cuáquero!", Lo que ofendió a los miembros de la Sociedad Religiosa de Amigos o Cuáqueros. [73] Los miembros de este grupo religioso (que no tiene relación con la empresa de cereales) son pacifistas y no creen en el uso de la violencia para resolver conflictos. Para Popeye, llamarse a sí mismo un "hombre cuáquero" después de golpear a alguien era ofensivo para los cuáqueros y se consideraba una tergiversación de su fe y creencias religiosas. [73] Además, la sumisión de Olive Oyl iba en contra del énfasis de los cuáqueros en los derechos de las mujeres. La compañía Quaker Oatmeal se disculpó y eliminó la referencia a "Popeye the Quaker Man" de los comerciales y futuras impresiones de cómics. [73]

    En 2012, el escritor Roger Langridge se asoció con los dibujantes Bruce Ozella, Ken Wheaton y Tom Neely (entre otros) para revivir el espíritu de Segar en la miniserie de cómics de 12 números de IDW. Popeye, Critic PS Hayes revisó:

    Langridge escribe una historia con un lote de diálogo (en comparación con un cómic promedio) y todo es necesario, divertido y entretenido. Bruce Ozella dibuja el Popeye perfecto. No solo Popeye, sino todo el mundo de Popeye. Todo se ve como debería, caricaturesco y ridículo. Además, aporta una cantidad inusual de detalles a algo que realmente no lo necesita. Jurará que está viendo un viejo número de Popeye en Whitman Comics, solo que es mejor. Ozella es un gran narrador de historias y, aunque el tema está repleto de diálogos, los paneles nunca se ven abarrotados en absoluto. [74]

    A finales de 2012, IDW comenzó a reimprimir los cómics originales de Sagendorf Popeye de las décadas de 1940 y 1950 bajo el título de Popeye clásico.

    En enero de 2019, en celebración de sus 90 años de carácter, King Feature Syndicate lanzó el webcomic Club de dibujos animados de Popeye. En una serie de cómics en formato Sundays, una amplia variedad de artistas representaron a los personajes en sus propios estilos en un cómic cada uno, incluidos Alex Hallatt, Erica Henderson, Tom Neely, Roger Langridge, Larry deSouza, Robert Sikoryak, Jeffrey Brown, Jim Engel. , Liniers, Jay Fosgitt, Carol Lay y Randy Milholland. [75] Al final del año, Milholland Club de dibujos animados comic fue declarado el cómic número uno del año en el sitio web de King Features, Comics Kingdom. [76] Desde febrero hasta abril de 2020, Club de dibujos animados publicó cinco cómics adicionales de Milholland. [77] [78] [79] [80] [81]

    Del 28 de mayo al 6 de julio de 2020, Club de dibujos animados de Popeye publicaba cómics diarios de Randy Milholland, [82] convirtiendo a Milholland en la primera persona en escribir una actualización diaria Popeye cómic para King Features desde 1994.


    Ver el vídeo: Un papa pirata


Comentarios:

  1. Siodhachan

    ¿Se encuentran análogos?

  2. Oluwatosin

    Está de acuerdo, es una excelente idea

  3. Fontane

    Hay algunas más caras

  4. Roselyn

    No es así.

  5. Thang

    la pregunta muy útil



Escribe un mensaje