Conrad von Hotzendorff

Conrad von Hotzendorff

Conrad von Hotzendorff nació en 1852. Amigo íntimo del archiduque Franz Ferdinand, en 1906 se convirtió en jefe de personal del ejército austrohúngaro. Hotzendorff era un firme partidario de una política exterior agresiva y, después de ataques sorpresa favorecidos contra Serbia e Italia.

Las demandas de Hotzendorff de una invasión de Italia en 1911 llevaron a su destitución. Sin embargo, fue llamado en diciembre de 1912 y estaba en su lugar para exigir una declaración de guerra a Serbia en julio de 1914.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, sus primeras campañas contra Rusia no tuvieron éxito. Un crítico ha afirmado que sus "operaciones terrestres se caracterizaron por el optimismo, la imaginación y la audacia, rara vez calificadas por las realidades militares. Hotzendorff convenció a Erich von Falkenhayn de que organizara la invasión de Serbia por las Potencias Centrales. Sin embargo, solo desempeñó un papel menor en esta campaña.

A la muerte de Franz Josef el 21 de noviembre de 1916, Karl I se convirtió en Emperador de Austria y Rey de Hungría. A diferencia de su jefe de gabinete, Karl estaba a favor de un acuerdo de paz negociado. También quería un control más personal sobre las fuerzas austrohúngaras y en marzo de 1917 despidió a Hotzendorff y lo reemplazó con Arz von Straussenberg.

Hotzendorff aceptó el mando del ejército austro-húngaro en Italia, pero después de más derrotas fue llamado del frente y se retiró. Conrad von Hotzendorff murió en 1925.

Desde el 26 de abril al 6 de mayo de 1917 sobrevolando Francia, el Capitán Ball participó en 26 combates en el transcurso de los cuales destruyó 11 aviones enemigos, derribó dos fuera de control y obligó a varios otros a aterrizar. Volando solo, en una ocasión luchó contra seis máquinas hostiles, dos veces luchó contra cinco y una vez contra cuatro. Cuando lideraba otros dos aviones británicos, atacó una formación enemiga de ocho; en cada una de estas ocasiones derribó al menos un avión enemigo, y varias veces su avión resultó gravemente dañado. Al regresar con un avión averiado, siempre había que evitar que saliera inmediatamente en otro.


Información sobre el conde Franz Conrad von Hotzendorf


El conde Francis Conrad von Hotzendorf (alemán: Franz Graf Conrad von Hotzendorf - el apellido correcto es Conrad) (11 de noviembre de 1852-25 de agosto de 1925) fue un soldado austríaco y Jefe del Estado Mayor del Ejército Austro-Húngaro en el estallido de la Primera Guerra Mundial.

Vida temprana y carrera militar

Conrad nació en Penzing, un suburbio de Viena. Su padre era un coronel húsar retirado, originario del sur de Moravia. Su madre era hija del célebre artista vienés Kxübler. El bisabuelo de Conrad había sido elevado a la nobleza en 1816 añadiendo "von Hotzendorf", el apellido de su esposa del Palatinado, como predicado.

Conrad se educó en la Theresianische Militx rakademie y a los 19 años recibió una comisión como teniente en una unidad de Jx ger. Después de graduarse de la Kriegsschule en 1876, se trasladó al Cuerpo de Estado Mayor. En 1878-1879, estos deberes lo llevaron a Bosnia y Herzegovina, cuando esas dos provincias turcas fueron asignadas a la administración militar de Austria-Hungría. También fue miembro del personal durante la insurrección en Dalmacia, en 1882.

En el otoño de 1888, comenzó un nuevo nombramiento como profesor de táctica en la Kriegsschule (academia militar) de Viena, cargo para el que se preparó recorriendo los campos de batalla de la guerra franco-prusiana.

Regreso al mando y jefe de personal

Conrad solicitó la transferencia de nuevo al mando en 1892 y se hizo cargo de un regimiento de infantería. Más tarde, ese mismo año, comandó la 55ª Brigada de Infantería en Trieste y fue ascendido a general de división. Después de actuar contra un importante levantamiento italiano en la ciudad en 1902, fue nombrado Feldmarschalleutnant y tomó el mando de la 8.a División de Infantería en Innsbruck en 1903.

En el momento de su nombramiento como jefe de personal de las fuerzas armadas austrohúngaras en noviembre de 1906, se había ganado una reputación como profesor y escritor. Como otros oficiales austrohúngaros de su generación, tenía poca experiencia en combate directo, pero había estudiado y escrito extensamente sobre teoría y táctica. Sus trabajos publicados sobre tácticas de infantería se vendieron bien y se imprimieron en varias ediciones. Fue un incansable activista por la modernización de las fuerzas armadas.

Foto - Franz Conrad von Hotzendorf.

Conrad fue uno de los principales defensores de la guerra con Serbia en respuesta al asesinato del archiduque Franz Ferdinand.

Conrad a menudo proponía planes grandiosos y poco realistas, sin tener en cuenta las realidades del terreno y el clima. Los planes que elaboró ​​subestimaron con frecuencia el poder del enemigo. Por ejemplo, el ejército serbio demostró ser mucho más efectivo de lo que esperaba (ver Campaña Serbia (Primera Guerra Mundial) para más detalles). Además, sus primeras ofensivas contra Rusia fueron notables por su falta de efecto combinada con un enorme costo humano. Sus errores llevaron al desastroso primer año de guerra que paralizó las capacidades militares austrohúngaras. La derrota más desastrosa se produjo en 1916, en la ofensiva de Brusilov por parte de Rusia. Las fuerzas austrohúngaras bajo el mando de Conrad perdieron casi 1,5 millones de hombres y nunca más fueron capaces de montar una ofensiva sin la ayuda alemana. La mayoría de las victorias de Austria solo fueron posibles en conjunción con los ejércitos alemanes, de los que el ejército austrohúngaro se volvió cada vez más dependiente.

Por otro lado, el historiador británico Cyril Falls sostiene que Conrad fue probablemente el mejor estratega de la guerra y que sus planes fueron brillantes en su concepción. Los generales alemanes en el este basaron la mayor parte de sus exitosas operaciones ofensivas en los planes de Conrad. Para sus admiradores era un "genio militar", uno de esos admiradores fue el general y teórico soviético Boris Shaposhnikov en su libro Mozg Armii, en el que Conrad fue presentado como un modelo para un buen Jefe del Estado Mayor. Por otro lado, "Franz Conrad von Hotzendorf nunca admitió su parte de responsabilidad por el inicio de la Primera Guerra Mundial o la derrota de Austria-Hungría. Afirmó haber sido" solo un experto militar "sin voz en las decisiones clave . "

Tras la ascensión del emperador Carlos al trono en noviembre de 1916, Conrad fue elevado al rango de mariscal de campo, uno de los tres únicos hombres en Austria-Hungría que ostentaba ese rango en ese momento. Aunque todavía era el heredero aparente, el nuevo emperador le había informado a Franz Josef que la "mala gestión" en el alto mando del ejército no se podía aclarar hasta que Conrad fuera reemplazado, pero admitió que encontrar a alguien que asumiera su papel no sería fácil. Sin embargo, bajo el nuevo emperador, los poderes de Conrad se fueron erosionando gradualmente. En diciembre, Karl asumió el mando supremo del ejército y el control operativo de todas las unidades de combate del ejército y la marina. El 1 de marzo de 1917, Karl despidió a Conrad, quien luego solicitó la jubilación. El emperador le pidió personalmente que permaneciera en servicio activo, y cuando Conrad aceptó, fue puesto al mando del Grupo de Ejércitos del Tirol del Sur.

A finales de la primavera de 1918, el fracaso de las ofensivas austrohúngaras contra los italianos, con costosos y sangrientos ataques dirigidos tanto por Conrad como por Boroević, provocó la condena de la dirección imperial. Para complicar aún más la imagen de Conrad, estaba su identificación con aquellos en el gobierno que tenían la intención de continuar la guerra. En esta atmósfera, Conrad, descrito como un "hombre roto", fue despedido el 15 de julio, quizás en un esfuerzo por desviar nuevas críticas.

En 1918 fue nombrado Graf o Conde, habiendo sido barón.

Conrad se casó con Wilhelmine le Beau en 1886, con quien tuvo cuatro hijos. Más tarde se casaría con Virginia von Reininghaus en 1915, en contra de los deseos de sus hijos.

Política, política y teoría

En materia militar, Conrad enfatizó la importancia de la infantería agresiva y bien entrenada y la ofensiva estratégica y táctica.

Conrad era algo así como un darwinista social y creía que una batalla entre las civilizaciones alemana y eslava era inevitable. El poder de la élite magiara dentro de Austria-Hungría le preocupaba, ya que creía que debilitaba y diluía lo que consideraba un imperio esencialmente alemán. También le preocupaban las ambiciones italianas en los Balcanes. Sin embargo, su mayor ambición era una guerra preventiva contra Serbia para neutralizar la amenaza que creía que representaban y, al mismo tiempo, cambiar el equilibrio político dentro de Austria-Hungría contra los magiares incorporando más eslavos. Según Hew Strachan, "Hotzendorf propuso por primera vez una guerra preventiva contra Serbia en 1906, y lo hizo de nuevo en 1908-9, en 1912-13, en octubre de 1913 y en mayo de 1914: entre el 1 de enero de 1913 y el 1 de enero de 1914 propuso un Guerra de Serbia veinticinco veces ".

El puesto del ejército alemán en Oberammergau, Baviera, construido en 1937, se llama Conrad von Hotzendorf Kaserne.
Aparece en la tragedia de Karl Kraus Los últimos días de la humanidad en el acto 1 escena 24.
Tiene un papel destacado en la histórica aventura de Dennis Wheatley, The Second Seal.

Con respecto a los nombres personales: Graf es un título, traducido como Count, no un nombre o segundo nombre. La forma femenina es Grx fin.

Este sitio es el mejor para: todo lo relacionado con aviones, aviones de guerra, pájaros de guerra, películas de aviones, películas de aviones, pájaros de guerra, videos de aviones, videos de aviones e historia de la aviación. Una lista de todos los videos de aviones.

Copyright A Wrench in the Works Entertainment Inc. Todos los derechos reservados.


Quién es quién - Conrad von Hotzendorf

El Conde General Franz Conrad von Hotzendorf (1852-1925) se desempeñó como Jefe de Estado Mayor y Comandante en Jefe de Austria desde 1906 hasta 1917.

Un hombre muy enérgico y con visión de futuro en su enfoque de la reforma militar, Conrad trabajó duro desde 1906 para transformar y modernizar el ejército austríaco, defendiendo novedades como la inteligencia de señales y el reconocimiento aéreo.

Políticamente, sin embargo, Conrad fue menos astuto. Extremadamente confiado en las habilidades tanto de él como de sus ejércitos, Conrad proponía regularmente las llamadas guerras 'preventivas' o sorpresivas dirigidas contra los supuestos enemigos del imperio austrohúngaro, generalmente Italia y Serbia, las realidades de la guerra y sus consecuencias a menudo se le escapaban. , especialmente en los Balcanes.

En 1911, la demanda de Conrad de una guerra con Italia (durante la guerra ítalo-turca) resultó en su destitución, aunque fue llamado en diciembre del año siguiente y estaba dispuesto a exigir nuevamente la guerra contra Serbia en el apogeo de la crisis de julio de 1914. , esta vez prevaleciendo con el apoyo del Ministro de Relaciones Exteriores, Conde Leopold von Berchtold. El propio Conrad había sido amigo y socio del archiduque Francisco Fernando asesinado.

Aunque era ampliamente considerado en ese momento como un estratega notable, su reputación no se ha mantenido bien a lo largo del tiempo. La movilización de Austria-Hungría en julio de 1914 estuvo mal gestionada y el ejército estaba lejos de estar preparado en los frentes serbio o ruso. Esto no fue de ninguna manera una falta menor y fue en gran parte responsable de la serie inicial de lamentables derrotas del ejército a manos de los serbios.

Habiendo enviado al principio sus fuerzas a los Balcanes, contando con la lenta movilización rusa, se vio obligado a redirigir rápidamente las fuerzas a Galicia una vez que se dio cuenta de que los rusos se estaban movilizando mucho más rápido de lo esperado, el resultado fue un caos logístico con tropas varadas en algún punto intermedio.

De manera similar, subestimó la determinación y la preparación serbias, agravando nuevamente los fracasos militares en 1914. Preocupada principalmente por la guerra contra Italia, la defensa austriaca contra la ofensiva de Brusilov de junio de 1916, que en un principio fue tremendamente exitosa, fue lastimosamente débil. Brusilov casi logró demoler el ejército austríaco, y fue responsable de 1,5 millones de víctimas y prisioneros austríacos (de los cuales hubo unos 400.000).

Aunque Conrad se atribuyó el mérito de la ofensiva austro-alemana de 1915, en realidad los austriacos habían subordinado en gran medida la estructura de mando a sus aliados alemanes.

La falta de éxito de Conrad al comandar sus ejércitos en ambos frentes derribó efectivamente el imperio austrohúngaro. Con el ascenso de Carlos I como emperador de Austria-Hungría tras la muerte de Franz-Josef en noviembre de 1916, el control de Conrad sobre el poder comenzó a ceder.

El nuevo emperador favoreció una paz negociada con las potencias de la Entente, en la que estaba muy en desacuerdo con su Jefe de Estado Mayor. También deseoso de establecer un mayor control sobre sus fuerzas armadas, Karl I despidió a Conrad en marzo de 1917 y decidió reemplazarlo por Arz von Straussenberg.

Al aceptar en cambio el mando del ejército en Italia, Conrado se vio privado de este también tras una sucesión de derrotas, y fue llamado a Viena. Se retiró poco después, publicando posteriormente sus memorias en varios volúmenes (Mis comienzos 1878-82 y Mi servicio 1906-18).

Conrad von Hotzendorf murió en Mergentheim, Alemania, el 25 de agosto de 1925 a la edad de 72 años.

Haga clic aquí para escuchar a Conrad von Hotzendorf anunciar una de sus órdenes militares del día en 1916 (MP3 284KB).

Sábado, 22 de agosto de 2009 Michael Duffy

Tanto la flota británica como la alemana tenían alrededor de 45 submarinos disponibles en el momento de la Batalla de Jutlandia, pero ninguno se puso en uso.

- ¿Sabías?


2 respuestas 2

"Conrad" no es un nombre de pila. "Conrad" es su primer apellido. Franz es su nombre de pila, junto con Xaver Josef.

El mariscal de campo, con nombre completo Franz Xaver Josef (desde 1910 barón, 1918/19 hasta el recuento de la abolición de la nobleza) Conrad von Hötzendorf, ya fue mencionado durante su vida como & quotConrad von Hötzendorf & quot o principalmente solo como & quotConrad & quot, lo que dio la impresión de que este era su primer nombre. Por lo tanto, el siguiente comunicado de prensa apareció en 1914:

Las partes estimadas nos piden que llamemos la atención sobre el hecho de que el apellido del jefe de nuestro estado mayor es "Conrad", que G. d. I. v. I. Freiherr v. Conrad siempre firmó sólo "Conrad" y nunca se llamó a sí mismo con su predicado de nobleza.

En la Libreta de direcciones de Viena 1921/22 figuraba como Franz Conrad (con una lista de premios recibidos por él, entre ellos dos doctorados honoris causa).

En su totalidad, los austríacos, con su habilidad para los títulos, se habrían dirigido a él al principio como & quot; Edler Conrad von Hötzendorf & quot; de hecho, sin usar ningún nombre de pila, y luego, por supuesto, insertando su rango militar cuando se unió al ejército y luego ajustando ambos según su ascenso. las filas según sea necesario.

Su abuelo y su padre ya se llamaban Edler (título) Conrad von Hötzendorf, ya que el título aristocrático era heredable desde 1815 en adelante. El propio Conrad fue `` promovido '' en la nobleza en 1910 para Freiherr (

barón) y luego en 1918 a Graf (

contar), antes de ser reducido a Franz Conrad en 1919.

Crear un nuevo nombre para un nuevo noble de esta manera era en realidad el procedimiento habitual para Briefadel y Schwertadel:

En Austria hasta 1918 era costumbre complementar el nombre del nuevo aristócrata con el nombre de su asiento de nobleza recién adquirido o un nuevo edificio que lleva su nombre (por ejemplo, Sigmund Gerstl zu Gerstburg) o, si no tenía uno, con un (pseudo-) nombre de lugar (por ejemplo, "Hofmann von Hofmannsthal"), como todavía es habitual en Gran Bretaña para las elevaciones no heredables a un señorío en la actualidad.

Estando en el ejército, optó por la forma corta lacónica, simplemente & quotConrad & quot, como en esta postal de 1916:

AUTÓGRAFO CONRAD VON HÖTZENDORF, Franz Graf. Österreichischer Feldmarschall, Chef des Generalstabes der Armee, Kanzler des Militär-Maria Theresien-Ordens (1852-1925).
Feldpostkarte mit eigh. Unterschrift vom 25. XI. 1916 como Generaloberst. Truppenstempel Cat.No. 545

O al repartir autógrafos a sus fans:

El FM significa mariscal de campo. Algo que aparentemente parecía disfrutar mucho. Técnicamente, después de la abolición de la nobleza austríaca, solo fue despojado del título Graf y el von, convirtiéndolo en & quotFranz Xaver Josef Conrad-Hötzendorf & quot. Pero él quería aparecer solo como el mariscal de campo de Franz Conrad en la guía telefónica:


Conrad Von Hetzendorf, el general que exigió la guerra a Serbia 25 veces en un año

En un momento en el que (con motivo del centenario desde que terminó la Primera Guerra Mundial) nos enfrentamos casi a diario a intentos de reinterpretar y revisar el papel de Serbia en el estallido de la Gran Guerra, todo con el fin de dejar de lado hechos bien establecidos de quién y para qué. Cuando comenzó la guerra, es la historia de Su majestad la que nos recuerda al Jefe de Estado Mayor del ejército austrohúngaro, que estaba obsesionado con la idea de que el imperio austrohúngaro sólo se puede preservar si ataca y conquista Serbia.

Las relaciones entre Serbia y Austro-Hungría fueron tensas desde el momento en que el Congreso de Berlín otorgó al imperio negro-amarillo el derecho a realizar la ocupación de la tierra serbia de Bosnia y Herzegovina (1878). , pero solo desde principios del siglo XX podemos hablar de pésimas relaciones entre los dos países, que estaban al borde de la guerra, y muchas veces "condimentados" con amenazas y movilizaciones bélicas.

La situación se deterioró rápidamente después de que la Monarquía se anexó a Bosnia-Herzegovina (1908-1909), pero también después de la actitud abierta que tuvo la Monarquía: en lo que respecta a los Balcanes y los serbios, no terminará con Bosnia. El primer reclutamiento militar para la guerra en Serbia, Austria-Hungría, se realizó en la primavera de 1909, y otro en el invierno de 1912, en abril de 1913. y nuevamente en el otoño.

Conrad von Hetzendorf: "¡Austria debería hacer la guerra a Serbia!" El general que exigió formalmente 25 permisos para atacar Serbia en un año (1913).

Los créditos para esta demostración de fuerza van al Jefe de Estado Mayor del ejército austro-húngaro Conrad von Hetzendorf (Conde General Franz Conrad von Hötzendorf (1852-1925). Desde enero de 1913 hasta junio de 1914 (es decir, antes del asesinato de Sarajevo) exigió formalmente 25 veces permiso para atacar Serbia y así confirmar a la monarquía como una superpotencia, con el fin de evitar la desintegración de la monarquía. Fon Hetzendorf era un oficial favorito del archiduque Franz Ferdinand, él personalmente lo ascendió a jefe de personal. Conrad propuso regularmente los llamados 'preventivos' o guerras sorpresa dirigidas contra los supuestos enemigos de la monarquía austro-húngara, rara vez Italia y permanentemente Serbia. Para tener una idea de qué tipo de hombre era el Jefe de Estado Mayor, el Conde General Franz Conrad von Hötzendorf, echemos un vistazo a dónde se ha evidenciado y describió - Rebecca West y su libro 'Black Lamb and Grey Falcon'.

Conrad era un hombre sin razón ni gracia, que se veía a sí mismo como un gran soldado y estadista, por lo que se consideraba capaz de hacer planes para la política exterior del país. Konrad estaba obsesionado con la idea de que debía preservar Austria-Hungría tomando medidas ofensivas contra Serbia ”, escribe Rebecca West.

Algunos otros libros de historia sugieren que el Jefe de Estado Mayor del ejército austríaco Conrad von Hötzendorf tenía una extraña relación emocional que esperaba regularizar al regresar a Austria como un héroe de guerra. Pero el nuevo libro "Sleepwalkers", de Christopher Clark, un relato muy elaborado de la historia anterior a la guerra, cuenta toda la historia:

& # 8220Empezó con una cena en 1907. Conrad estaba sentado junto a la esposa de alguien. En ese momento tenía unos 55 años. Su esposa había muerto en 1905, lo que le provocó una depresión grave. Al parecer, disfrutó de la conversación, porque una semana después se presentó en la casa de la señora y anunció que tenía la intención de casarse con ella. Ella respondió que tenía siete compromisos, por ejemplo, un esposo y seis hijos. Dijo que si ella no le daba esperanzas, si lo rechazaba por completo, él renunciaría a su trabajo y se retiraría de la vida pública y nunca más se lo volvería a ver.

Se comprometieron. Continuaría como estaba, pero consideraría un cambio si las cosas cambiaran en el futuro. De hecho, empezaron una aventura poco tiempo después. Sin embargo, él quería que ella se divorciara y pensó que regresar como un héroe de guerra podría regularizar esta situación, de alguna manera, por lo que un divorcio sería socialmente aceptable. "

Pero hay más al respecto: ¡las 3000 cartas que le escribió a la mujer! Tras su muerte en 1915 a los 73 años, y sin que su amante lo supiera, se encontraron en su apartamento unas 3000 cartas dirigidas a ella. Algunas tenían 60 páginas, a veces las escribía varias veces al día. El autor de "Sleepwalkers" dice que eran "reclamos repetitivos y obsesivos de adoración para siempre, una y otra vez, con énfasis en su depresión, desesperación y dependencia de ella para cualquier alivio de todo esto". Repetitivos y obsesivos también fueron los continuos llamamientos de Conrad a la guerra contra Serbia. Conrad pidió una guerra preventiva contra Serbia 25 veces solo en 1913. El emperador Josef lo despidió por esta extraña obsesión durante 1911, porque constantemente acosaba al ministro de Relaciones Exteriores Aehrenthal por hacer la guerra a Serbia. Estaba muy orgulloso de no desviarse nunca y siempre comenzaba sus cartas afirmando que nunca había cambiado de opinión: ¡Austria debería hacer la guerra a Serbia!

¡¡Sorprendentemente, el Emperador lo volvió a contratar después de 18 meses !! Austria debe haber tenido una grave escasez de personas capacitadas: el ministro de Relaciones Exteriores, el conde Berchtold, sirvió solo a regañadientes.

En el primer memorando dirigido al emperador Franz Jozef en 1907 (siete años antes de la Primera Guerra Mundial), Fon Hetzendorf escribió que & # 8220 tenemos que aprovechar la primera oportunidad para atacar antes de que este oponente más vulnerable (Serbia) obtenga suficientes armas. lo que podría resultar en la desintegración de la Monarquía ".

Sólo esta frase es un contraargumento suficiente para quienes estén dispuestos a (ab) utilizar el centenario del estallido de la Primera Guerra Mundial para distorsionar la historia. Porque pidió la destrucción de Serbia, estado eslavo en ascenso, casi una década antes del asesinato de Sarajevo. Estaba obsesionado con Serbia.

Conde Franz Conrad von Hotzendorf (1852-1925), Jefe del Estado Mayor del Ejército Austro-Húngaro al estallar la Primera Guerra Mundial. Visto aquí con su jefe de personal, el general Muller. Fecha: circa 1914

Después del primer memorando (1907). En los próximos siete años, la obsesión del Jefe del Estado Mayor austrohúngaro por Serbia se ha convertido en una manía. Escribió una y otra vez e instó al emperador a atacar Serbia. En el Memorando fechado el 28 de octubre de 1912, Fon Hetzendorf propone que Serbia “debe perder su independencia y debe verse obligada a entregar su destino a los Habsburgo. Ese es el núcleo de la solución austriaca para los Balcanes ".

Según Fon Hetzendorf, Serbia debería haberse fragmentado en el área de Raška (o Sandžak, como la llamaban los otomanos) y el oeste de Serbia, que debería pertenecer al área de Austria Nis y Pirot a Bulgaria y las partes orientales de Serbia, entre los ríos Morava y Timok, a Rumania.

Lo sorprendente es la cantidad de documentos que Fon Hetzendorf envió al rey, al príncipe heredero y al gobierno austrohúngaro, que, sin excepción, pedían un ataque y la destrucción de Serbia.

Tal comportamiento del primer hombre en el ejército austrohúngaro estaba en línea con una política de larga data del partido militar austriaco, una sociedad informal y basada en intereses que consistía en el estado mayor general austrohúngaro del ejército, el partido social cristiano. , el ala radical de la Iglesia Católica Romana y la camarilla alrededor del Archiduque Franz Ferdinand.

Todo esto indica que Fon Hetzendorf era mucho más de Jefe de Estado Mayor: era un belicista y una de las personas más responsables de que Europa y el mundo se deslizaran hacia la Gran Guerra.


Conrad Von Hotzendorf & # 039s incompetencia.

Nunca he entendido por qué, en lugar de desplegar la mayoría de sus fuerzas para enfrentar el peligro más potente, el ejército ruso al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Conrad se embarcó en una operación contra los serbios, una fuerza que era poco probable que hubiera asumido operaciones ofensivas contra Suelo austro-húngaro. Una vez que los rusos comenzaron su ofensiva, se vio obligado a sortear un plan incompetente y mal organizado para transferir tropas del teatro serbio contra los rusos, lo que posiblemente condujo al fracaso de su campaña en Serbia. Los intentos posteriores de reanudar las hostilidades solo minaron a las fuerzas austrohúngaras de cada vez más mano de obra y cuando la nación finalmente fue sometida, se requirió una fuerza significativa para ocuparla.

¿Hay alguna razón en particular por la cual, en lugar de concentrar sus fuerzas contra Rusia mientras simplemente empleaba una política de contención de Serbia, desvió tremendos recursos para aplastar a la nación mientras simultáneamente luchaba contra los rusos dividiendo así el ejército y sus recursos? Además, seguramente estaba al tanto de la falta de Austria-Hungría de una red ferroviaria desarrollada, lo que hacía que el despliegue de tropas fuera aún más inconveniente.

Pastillero ciudad

Underlankers

Funakison

MarshallBudyonny

MarshallBudyonny

Ciertamente los socavó al dividir sus recursos y el enfoque del alto mando. Me pregunto si una fuerza concentrada de la fuerza total de Austria-Hungría podría haber sometido a Serbia a martillazos.

Por cierto, ¿la transferencia y la necesidad de abastecer dos frentes separados causaron terribles problemas logísticos que socavaron el esfuerzo de guerra?

Underlankers

Ciertamente los socavó al dividir sus recursos y el enfoque del alto mando. Me pregunto si una fuerza concentrada de la fuerza total de Austria-Hungría podría haber sometido a Serbia a martillazos.

Por cierto, ¿la transferencia y la necesidad de abastecer dos frentes separados causaron terribles problemas logísticos que socavaron el esfuerzo de guerra?

Funakison

Baltis

Estoy de acuerdo, pero creo que es aún más profundo. La misma razón (o excusa si lo prefiere) de la guerra fue el asesinato de Fernando por los serbios. Si bien entendemos que Mano Negra y el gobierno serbio no eran lo mismo, la guerra estalló bajo la acusación de que el gobierno serbio estaba muy detrás del asesinato. Creo que Austria-Hungría estaba bastante obligada a perseguir a los serbios. realidad política para justificar la guerra y mantener a su gente detrás de ella. Ambos bandos en la Primera Guerra Mundial trabajaron muy duro para capturar el terreno moral en las etapas iniciales de la guerra. No estoy seguro de que en última instancia haya hecho mucha diferencia, pero todos creían que necesitaban esa justificación moral y esa capacidad para vilipendiar al enemigo.

Y hubo un par de errores de cálculo. La subestimación del ejército de Serbia es ciertamente una, pero también se cometió un segundo error de cálculo. Rusia pudo movilizarse mucho más rápido de lo que nadie creía posible. Los alemanes también fueron tomados por sorpresa por la rapidez con la que se movilizó Rusia. Quizás lo que hizo tan impresionante a Tannenberg fue la posición precaria en la que se encontraban los alemanes debido a ese mismo error de cálculo.


Opciones de acceso

2 von Hötzendorf, Franz Conrad, Aus meiner Dienstzeit, 1906-1918 (5 vols., Viena: Rikola, 1921-1925). Google Académico

3 Ibíd., Vol. I, págs. 27 y 59 y Vol. II, págs. 378–379.

4 Ibíd., Vol. Yo, p. 27. Si bien Conrad estaba justificado al considerar el irredentismo y las aspiraciones nacionalistas de Serbia como amenazas para Austria-Hungría, lo que está abierto a críticas es su análisis de los dos problemas y sus propuestas para resolverlos.

5 Ibíd., Vol. I, págs. 27, 60 y 503–510 vol. II, págs. 15 y 378 y Vol. IV, págs. 117-122. Véase también Österreich-Ungarns Aussenpolitik von der bosnischen Krise 1908 bis zum Kriegsausbruch 1914, editado por Ludwig, Bittner et al. . (8 vols., Viena: Österreichischer Bundesverlag, 1930) (en adelante citado como “Osterreich- Ungarns Aussenpolitik”), vol. II, núm. 1660. Google Académico

6 Conrad, Aus meiner Dienstzeit, vol. Yo, p. 42 y Vol. II, págs. 218 - 245 Google Scholar. Véase también Pribram, Alfred F., “Der Konflikt Conrad-Aehrenthal”, Österreichische Rundschau, vol. LXIV (1920), págs. 93-118 Google Scholar y Luigi, Albertini. Los orígenes de la guerra de 1914 (3 vols., Londres: Oxford University Press, 1952-1957), vol. I, págs. 349 - 352. Google Académico

7 Conrad, Aus meiner Dienstzeit, vol. I, págs. 58, 65 y 173 Vol. II, pág. 375 y Vol. IV, págs. 9, 171 y 383. Google Académico

8 En parte, esto fue el resultado de un esfuerzo consciente por parte del autor. En una nota al final del Volumen III (p. 704) Conrad declaró que su propósito era solo presentar evidencia fáctica y permitir que el lector saque sus propias conclusiones.

9 Ver, por ejemplo, von Urbanski, August, Conrad von Hötzendorf: Soldat und Mensch (Viena: Ulrich Moser, 1938) Google Scholar, y los siguientes artículos: von Wittlich, Alfred, "Feldmarschall Conrad und die Aussenpolitik Österreich-Ungarns", Berliner Monatshefte, vol. X (febrero de 1932), págs. 116 - 136 Google Scholar y Moritz, Auffenberg-Komarow, “Conrad von Hötzendorf”, Neue Österreichische Biographie, vol. III (Viena: Amalthea, 1926), págs. 34 - 42.

10 Véase Oskar, Regele, Feldmarschall Conrad: Auftrag und Erfiillung, 1906-1918 (Viena: Herold. 1955). Google Scholar

11 de mayo, Arthur J., The Hapsburg Monarchy (Cambridge: Harvard University Press, 1952), pág. 458 Google Scholar Hans, Uebersberger, Österreich zwischen Russland und Serbien (Graz. Böhlau, 1958), pág. 40 Google Scholar von Wegerer, Alfred, Der Ausbruch des Weltkrieges (2 vols., Berlín: Hanseatische Verlagsanstalt, 1939), vol. Yo, p. 51 Google Scholar von Sosnosky, Theodor, “Las memorias de Conrad von Hötzendorf”, Contemporary Review, vol. CXXTV (1923), págs. 60 - 66. Google Académico

12 En el Tratado de Berlín de 1878, Austria-Hungría adquirió el derecho de ocupar y administrar las dos provincias turcas de Bosnia y Herzegovina. La anexión de estas dos provincias en gran parte habitadas por serbios por Austria-Hungría en octubre de 1908 desencadenó una grave crisis diplomática que duró hasta finales de abril de 1909. Serbia se opuso especialmente a la incorporación de las dos provincias a la monarquía y, por poco tiempo, parecía probable una guerra austro-húngara-serbia. Véase Schmitt, Bernadotte E., The Annexation of Bosnia (Cambridge: Cambridge University Press, 1938).

13 La guerra italo-turca surgió de las ambiciones imperialistas italianas en el norte de África y como consecuencia del deseo de Italia de adquirir Trípoli. Véase Albertini, Los orígenes de la guerra de 1914, vol. I, págs. 340 - 363. Google Académico

14 Conrad creía que, dado que las relaciones entre los estados se basaban en un conflicto incesante, la guerra era inevitable. Dado que cada estado era un agresor potencial, el objetivo de la política militar y diplomática era evitar que un enemigo determinara cuándo y dónde debía librarse la guerra. Cualquier guerra o cualquier política diplomática era preventiva en el sentido de que buscaba evitar que un enemigo obtuviera una ventaja. Por tanto, la clasificación de las guerras en categorías ofensivas y defensivas era ilógica. En opinión de Conrad, todas las guerras eran defensivas. Conrad, Aus meiner Dienstzeit, vol. IV, págs. 125 - 130 Google Scholar. Véase también Regele, Feldmarschall Conrad, págs. 108 - 123 Google Scholar, para una discusión de los puntos de vista de Conrad sobre una guerra preventiva.

15 Baemreither, Joseph M., Fragments of a Political Diary, editado por Joseph, Redlich (Nueva York: Macmillan, 1930), págs. 149-150.

16 Österreich-Ungarns Aussenpolitik, vol. III, núm. 2644. Véase también ante, n. 12.Google Académico

17 Österreich-Ungarns Aussenpolitik, vol. III, No. 2809. Google Académico

18 See, for example, “ Graf Aehrenthal und der Krieg ,” Die Reichspost , October 12, 1911 .Google Scholar

19 On the Conrad-Aehrenthal dispute see ante. n. 6.

20 Albertini , , The Origins of the War of 1914 , Vol. I , p. 351 .Google Scholar

21 Mérey , to his father, December 26, 1911 , Staats-Archiv, Nachlast Mérey . Access to the Mérey Nachlass is unrestricted.Google Scholar

22 Conrnd , , Aus meiner Dienstzeit . Vol. I , pp. 66 – 68 .Google Scholar

23 It is significant that during the course of the Sanjak railroad project dispute in January, 1908, Aehrenthal asked Italy only for benevolent neutrality, while he requested direct diplomatic support in Constantinople from England and France. It is obvious that he did not want to test the durability of the Italian alliance by asking for direct support. Since Austria-Hungary had no direct connection with England and France, he felt that he had nothing to lose in asking for their active diplomatic support. See Wilhelm , Carlgren , Iwolsky und Aehrenthal vor der bosnischen Annexionskrise ( Uppsala : Almquist , 1955 ), pp. 212 – 215 Google Scholar . In contrast, Conrad insisted on binding Italy to the Triple Alliance by putting pressure on her to accept concrete political and military agreements. See Conrad , , Aus meiner Dienstzeit , Vol. III , pp. 85 – 86 Google Scholar . On the Sanjak railroad project, see May , Arthur J. , “ The Novibazar Railroad Project ,” The Journal of Modern History , Vol. X ( 1938 ), pp. 496 – 527 CrossRefGoogle Scholar and Solomon , Wank , Aehrenthal W the Policy of Action (unpublished Ph. D. dissertation, Columbia University , 961), pp. 216 – 246 .Google Scholar

24 Aehrenthal , to Mérey , , May 16, 1910 , Staats-Archiv, Politisches Archiv, lasz . X ( Italien ), Karton 145 , Instructions 1231 .Google Scholar

25 While the archduke and many members of his entourage were pronounced Italophobes, Francis Ferdinand was opposed to a preventive war against Italy. See Rudolf , Kiszling , Erzherzog Franz Ferdinand von Österreich-Este ( Vienna : Böhlau , 1955 ), p. 323 .Google Scholar

26 Mérey to his father, June 11, 1912, Staats-Archiv, Nachlass Mérey. Mérey's letter also contains an incisive critique of Berchtold, as well as a comparison between Berchtold and Aehrenthal. For an almost complete text of Mérey's letter, see Solomon , Wank , “ The Appointment of Count Berchtold as Austro- Hungarian Foreign Minister ,” Journal of Central European Affairs , Vol. XXIII (July, 1963 ), pp. 147 – 148 .Google Scholar

27 For a remarkably disinterested and penetrating interpretative study of the origins, development, and disruption of the Triple Alliance and of Austro- Hungarian-Italian relations since 1882 by an Austrian historian, see Fritz , Fellner , Der Dreibund: Europäische Diplomatie vor dem ersten Weltkrieg ( Vienna : Verlag für Geschichte und Politik , 1960 ).Google Scholar

28 For the text of the Triple Alliance, see Pribram , Alfred F. , The Secret Treaties of Austria-Hungary, 1879–1914 ( 2 vols., Cambridge : Harvard University Press , 1920 - 1921 ), Vol. I, pp. 65 f.Google Scholar

29 In Article 7 Austria-Hungary and Italy pledged themselves to uphold the status quo in the Balkans, the Ottoman coasts, and the Aegean Sea. A modification of the status quo by a permanent or temporary occupation of any part of this region was to take place only after a previous agreement based upon the principle of reciprocal compensation for any advantages, territorial or otherwise, had been made. See ibid., Vol. I. pp. 108–109. During the Italo-Turkish war, Aehrenthal informed Italy that military operations alone in the areas specified in Article 7 would be considered a modification of the status quo and justify Austro-Hungarian claims for compensation. See ante, n. 12. This established a precedent which was used by Italy in 1914. Such an interpretation of Article 7 would seem to have been shortsighted in view of the possibility of war between Austria-Hungary and Serbia. Fellner maintains that Aehrenthal's move was related to the concurrent negotiations for the renewal of the Triple Alliance and that he was really putting pressure on Italy to persuade her to agree to the removal of Article 7 from the alliance treaty, thereby regaining freedom of action for his own Balkan policv. The negotiations were interrupted before Aehrenthal died. When they were resumed, Berchtold adhered to a narrow interpretation of the article, neither making nor accepting any proposals for a revision of the Triple Alliance agreement. See Fellner , , Der Dreibund , pp. 77 – 79 and 81 – 83 .Google Scholar

30 Conrad , , Aus meiner Dienstzeit , Vol. IV , pp. 170 and 183.Google Scholar


Sisällysluettelo

Franz Conrad von Hötzendorf syntyi 11. marraskuuta 1852 Penzingissä lähellä Wieniä. Hän aloitti 11-vuotiaana opintonsa kadettikoulussa Hainburgissa ja opiskeli sen jälkeen vuosina 1867–1871 Teresian sotilasakatemiassa Wiener Neustadtissa. Hänet nimitettiin luutnantiksi valmistumisensa jälkeen. [1]

Conrad von Hötzendorf vietti kolme vuotta 11. kevyen jalkaväkipataljoonan palveluksessa ja siirtyi sitten opiskelemaan Kriegsschule-sotakorkeakouluun Wieniin. Vuonna 1876 hänestä tuli esikuntaupseeri. Itävalta-Unkari miehitti vuonna 1878 Bosnian operaatiossa, jossa myös Conrad von Hötzendorf kunnostautui. Hän otti vuonna 1882 osaa eteläisessä Dalmatiassa syttyneen kapinan kukistamiseen ja siirtyi vuonna 1888 taktiikan opettajaksi Kriegsschuleen. Hän kirjoitti vuoteen 1892 asti kestäneen kouluttajan toimensa aikana laajalti sotilaallisista aiheista. Häntä pidettiinkin julkaisujensa vuoksi merkittävänä sotilaallisena ajattelijana. [1]

Toukokuussa 1893 Conrad von Hötzendorf ylennettiin everstiksi ja sai 1. jalkaväkirykmentin komentajuuden. Hänet ylennettiin toukokuussa 1899 kenraalimajuriksi, ja hänestä tuli 55. jalkaväkiprikaatin komentaja. Ylennys sotamarsalkkaluutnantiksi seurasi 1. marraskuuta 1903, jolloin hän sai 8. jalkaväkidivisioonan komentajuuden. [1]

Esikuntapäälliköksi Muokkaa

Conrad von Hötzendorf nimitettiin Itävalta-Unkarin pääesikunnan päälliköksi 18. marraskuuta 1906 [2] arkkiherttua Frans Ferdinandin suosituksesta. Conrad von Hötzendorf katsoi Serbian ja Italian havittelevan Itävalta-Unkarin alueita ja kannatti ennaltaehkäisevää sotaa kumpaakin vastaan. [3] Kun Italian–Turkin sota syttyi vuonna 1911, Conrad von Hötzendorf yritti painostaa ulkoministeri Alois von Aehrenthalia, jotta Itävalta-Unkari julistaisi sodan Italialle, mutta von Aerenthal ei ollut siihen halukas. [4] Hän yritti myös saada taistelulaiva SMS Szent Istvánin rakentamiseen varatun summan muutetuksi lainaksi armeijalle, joka hänen mukaansa tarvitsi sitä kipeästi. Hänen ja von Aerenthalin välisten erimielisyyksien seurauksena hänet erotettiin esikuntapäällikön tehtävästä marraskuussa 1911. [2] [5]

Erottamisensa jälkeen Conrad von Hötzendorf toimi armeijan tarkastajana. Hänet kuitenkin nimitettiin uudelleen esikuntapäälliköksi 12. joulukuuta 1912. [4] [2] [5]

Frans Ferdinandin murhasta seuranneen niin sanotun heinäkuun kriisin aikana vuonna 1914 Conrad von Hötzendorf vaati jälleen sodan aloittamista Serbiaa vastaan. [4] Tällä kertaa hän sai ulkoministeri Leopold von Berchtoldin tuella tahtonsa läpi. Conrad von Hötzendorf oli kehittänyt Itävalta-Unkarin armeijaa kaukonäköisesti ja tukenut muun muassa uudenaikaisten tiedustelumenetelmien käyttöönottoa, kuten Emil Uzelacin komentamia ilmajoukkoja. [6] Tämä osoittautui kuitenkin riittämättömäksi. Liikekannallepano heinäkuussa 1914 toteutettiin monimutkaisesti ja ristiriitaisia määräyksiä noudattaen [4] , eikä armeija tosiasiassa ollut valmis 28. heinäkuuta alkaneeseen sotaan. [7]

Ensimmäinen maailmansota Muokkaa

Conrad von Hötzendorfin suunnitelmana oli hyökätä sodan syttyessä sekä Serbiaa että Venäjää vastaan. Serbia piti lyödä nopealla hyökkäyssodalla. Itävaltalaiset valtasivat Belgradin kahdesti syksyllä 1914, mutta joutuivat vetäytymään kummallakin kerralla serbien tehtyä vastahyökkäyksen. Itärintamalla Conrad von Hötzendorf luotti joukkoihinsa liikaa ja käski ne hyökkämään. Hän ei kuitenkaan käskenyt valmistella hyökkäyksiä riittävästi tykistötulella eikä vaatinut ylläpitämään yhtenäistä rintamalinjaa. Venäläiset olivat yhtä hyvin varustettuja kun itävaltalaiset, mutta heillä oli ylivoima. Itävaltalaiset kärsivät suuret tappiot hyökkäyksissään ja joutuivat saarrostuksen uhkaamaksi. He joutuivat perääntymään. Näin sodan alku ei ollut lupaava itävaltalaisille. Syyskuun 1914 puoleenväliin mennessä Itävalta oli kärsinyt yhteensä yli 300 000 miehen tappiot haavoittuneina ja kaatuneina sekä 100 000 vangiksi jäänyttä. Erityisesti alemmat upseerit ja aliupseerit kärsivät pahoja tappioita, eikä menetyksiä pystytty korvaamaan sodan aikana. [8]

Itävallan itärintamalla tekemän perääntymisen yhteydessä Przemyśliin jäi piiritetyksi suurehko määrä itävaltalaisjoukkoja, joiden vapauttaminen oli Conradin tavoitteena tammikuussa 1915. Venäläiset pysäyttivät tammi–maaliskuussa kaksi itävaltalaisten hyökkäystä. Przemyśl antautui 23. maaliskuuta, ja 120 000 miestä jäi sotavangiksi. Näiden joukossa oli myös yhdeksän kenraalia. Vankien lisäksi Conradin armeija kärsi 400 000 miehen tappiot. Erityisesti kokeneemmat upseerit ja aliupseerit kärsivät pahoja tappioita. Tästä eteenpäin Itävallan armeijalla ei ollut enää kykyä käydä itsenäistä hyökkäyssotaa. Conrad von Hötzendorf ei kuitenkaan vaikuta havainneen tätä tosiasiaa. [9]

Heinäkuusta 1914 huhtikuuhun 1915 Itävalta-Unkarin kokonaistappiot olivat noin kaksi miljoonaa miestä. Lisäksi oli tiedossa, että Italia neuvotteli ympärysvaltojen kanssa sotaan liittymisestä. Tässä vaiheessa Conrad von Hötzendorf vihjasi mahdollisuudesta neuvotella rauhasta. Pitääkseen Itävallan sodassa Saksa joutui siirtämään joukkojaan länsirintamalta itärintamalle. [10] Syksyllä 1915 saksalaiset löivät itävaltalaisten ja bulgarialaisten tukemana serbit. [11] Saksan tuen avulla itärintamalla käyty sotakin kääntyi menestyksekkääksi. [3]

Italia julisti sodan Itävalta-Unkarille 23. toukokuuta 1915, mutta rintama juuttui Alpeille. [12] Conrad von Hötzendorf suunnitteli Italiaa vastaan hyökkäyksen, jonka tavoitteena oli toukokuussa 1916 edetä aina Venetsiaan asti ja pakottaa Italia ulos sodasta. Hyökkäys oli alussa menestys: 40 000 italialaista jäi vangiksi, mutta hyökkäys pysähtyi ennen kuin itävaltalaiset etenivät Venetsian tasangolle. [13] Osasyynä tähän oli joukkojen siirtäminen takaisin uhattuna olleelle Venäjän-vastaiselle rintamalle. [3] Itävalta-Unkarin armeija menetti käytännössä itsenäisyytensä, kun Brusilovin hyökkäyksen jälkimainingeissa se alistettiin Saksan sotilasjohdon alaisuuteen. Tämä ärsytti Conrad von Hötzendorfia, joka alkoi puhua ”Ludendorffin ajasta” viittauksena saksalaiskenraali Erich Ludendorffiin. [14]

Conrad von Hötzendorf ylennettiin kenraalieverstiksi 23. kesäkuuta 1915 ja sotamarsalkaksi 25. marraskuuta 1916. Uusi keisari Kaarle I erotti hänet esikuntapäällikkön tehtävästä 1. maaliskuuta 1917 [4] [15] ja nimitti uudeksi esikuntapäälliköksi kenraali Arthur Arz von Straussenburgin. [7] Conrad von Hötzendorf toimi tämän jälkeen armeijaryhmän komentajana Italian rintamalla kesään 1918 saakka [3] , minkä jälkeen Kaarle I siirsi hänet nimelliseen tehtävään kuninkaallisen henkivartiokaartin päälliköksi. [dieciséis]

Myöhempi elämä Muokkaa

Ensimmäisen maailmansodan päätyttyä Conrad von Hötzendorf asettui Innsbruckiin, mistä muutti vuonna 1922 Wieniin. [16] Hän kirjoitti muistelmateokset Mein Anfang 1878–82 (”Alkuni”, 1925) ja Aus meiner Dienstzeit 1906–18 (”Palvelusajaltani”, viitenä osana 1921–1925). [3] Hän kirjoitti joulukuussa 1924, että olisi ollut parempi, että Itävalta-Unkarin valtio olisi kuollut keisari Frans Joosefin mukana jo vuonna 1916, sen sijaan että oli sinnitellyt kaksi vuotta pidempään. [14]

Conrad von Hötzendorf kuoli Bad Mergentheimissa Württembergissä Saksassa 25. elokuuta 1925. [16] Hänet haudattiin surumarssin jälkeen Wienin Hietzingin hautausmaalle. [2]

Conrad von Hötzendorf oli sotilaalliselta osaamiseltaan taktiikan asiantuntija, eikä hän ollut strategista ajattelua vaativassa esikuntapäällikön tehtävässä erityisen kyvykäs. [4] Hänen ajattelunsa kulmakiviin kuului idea hyvin koulutetusta ja hyökkäysmielialassa olevasta jalkaväestä, joka voisi hänen mukaansa tuhota linnoittautuneen vihollisen itsenäisesti. Näin hän jätti hyvin vähän tilaa tykistön merkitykselle sodankäynnissä. [dieciséis]

Poliittisilta kannoiltaan Hötzendorf oli äärioikealla. Slaaveihin ja juutalaisiin hän suhtautui voimakkaan kielteisesti. [dieciséis]

Conrad von Hötzendorf avioitui vuonna 1886 Wilhelmine le Beaun kanssa. Avioliitosta syntyi neljä poikaa, jotka olivat Konrad, Erwin, Herbert ja Egon. [2]

Le Beaun kuoleman jälkeen Conrad von Hötzendorf oli vuodesta 1907 suhteessa 28-vuotiaan kuuden lapsen äidin Virginia von Reininghausin kanssa, mikä aiheutti juoruilua. Conrad von Hötzendorf ja von Reininghaus avioituivat lopulta vuonna 1915. Conrad von Hötzendorfin pojat vastustivat avioliittoa kiihkeästi. [2] [4]


The Scandalous Love Affair That Started World War I

In the midst of a crumbling Austro-Hungarian Empire, General Franz Conrad von Hoetzendorf’s romantic obsessions may have fueled the flames of war.

After the first five months of World War I, the Austro-Hungarian forces, under the leadership, if that is the right word, of General Conrad von Hoetzendorf, suffered stupefying losses--189,000 dead, 490,000 wounded, and 278,000 missing and prisoners of war. Among those who fell was Hoetzendorf’s favorite son, Herbert, who was killed near Lviv in modern-day Ukraine in a botched battle planned by his father. A year later, in a letter to Virginia von Reininghaus, Conrad is still overcome by grief: “Erwin (his other son) and I can still not talk about Herbert because our words are suffocating in tears!” At the end of the letter, however, he reverts to his dearest subject—his longing for Virginia: “Could I just be with you! I am not well, our separation . . . farewell for today, be hotly and intimately kissed! Yours, Franz.” A few weeks later in 1915, in a conversation with a fellow officer, Conrad exclaimed in complete despair: “If this woman is not finally making a decision whether to become my wife, I am not sure what will become of me!”

The Chief of Staff of the Austro-Hungarian Army, the highest ranking soldier of the Austro-Hungarian Empire, responsible for the lives of millions of soldiers and the survival of one of the oldest European powers at that time, appeared to have an unusual priority--winning the heart of a woman, a married Italian aristocrat named Virginia (“Gina”) von Reininghaus, while the old world around him was plunging into the abyss. In the midst of the slaughter in Central Europe, a love-crazed and heartbroken Conrad, branded the ‘architect of the apocalypse’ by one biographer, still managed to compose one letter a day, often two or three, to his inamorata between 1907 and 1915 he would end up composing more than 3,000 letters to her—some more than sixty pages in length. This tumultuous relationship played the most important role in Conrad’s life and may have vicariously contributed to his prewar obsession with launching a preventive war against Italy and Serbia. Indeed, it may have contributed to the outbreak of the First World War, given Austria’s pivotal role in the conflict.

En su libro, The Sleepwalkers, Christopher Clark states:

It would be difficult to overstate the importance of this relationship it was at the center of Conrad’s life throughout the years from 1907 to the outbreak of the war, eclipsing all other concerns, including the military and political questions that came to his desk.

It is an irony of history that the most important soldier in an already oscillating and directionless empire, owing to its exposed geographical location and multiethnic makeup, was himself in the critical years leading up to 1914 vacillating between fatalism and despair because he was besotted with Reininghaus.

The two first met in 1900 in Trieste, where Hoetzendorf was commanding an army brigade, but it was an encounter during a dinner in Vienna seven years later in 1907, where they both were seated next to each other, that lead to the beginning of his infatuation with her. Conrad’s first wife, Wilhelmine, had died of cancer in April 1905 in Innsbruck, and he only reluctantly forced himself to attend the soiree. However, after dinner he told his aide-de-camp: “I have to leave Vienna immediately . . . From now on this woman will be my destiny.” At that time, Virginia was married to a wealthy Austrian businessman from Graz and the mother of six children.

Despite Virginia’s marriage, a few days after the dinner Conrad appeared at her residence declaring his love: “I am namelessly in love with you and want you to become my wife!” She rejected him. After the rebuff, in a letter he sent from Berlin, he threatened to resign his army post: “If I don’t know where I stand with you, I shall resign my position, and you will never see me again!” As with military matters, he proved to be just as uncompromising in his pursuit of her.

Hoetzendorf had enjoyed a brilliant military career. Born in Vienna on November 11, 1852, into a military family—his father, Vincent, was a retired Colonel, who in 1813, along with his Chevauleger-Regiment had escorted Napoleon for parts of the way on his exile to Elba—he quickly ascended the promotion ladder as a general staff officer, and participated in the military occupation of Bosnia-Herzegovina in 1878-79, his only real combat experience. From 1888-92, he taught at the prestigious Kriegsschule (War School), the highest academic institution within the military. The instruction manual for infantry combat, which he wrote at the Kriegsschule, was in use up until the First World War. Later on he commanded the elite Infantry Regiment Nr.1 Kaiser, an infantry brigade in Trieste, and created Austria’s Alpine Corps, the Kaiserschuetzen, in Tyrolia, while serving as a division commander in the Alps. In 1906, mostly due to the intervention of Archduke Franz-Ferdinand, who saw him as a useful pawn in his quest for influence, Conrad became the chief of staff of the entire imperial and royal army, a position that moved him to the epicenter of power in the Dual Monarchy.

During his tenure as chief of staff he instigated various reforms, and pushed for an increase in military spending. Between 1906 and 1913 military expenditure in the empire rose from 2.5 percent to 3.5 percent, but this increase was negligible in comparison to 5.1 percent in Russia, 5.1 percent in Italy, and 4.9 percent in Germany, and many reforms were stalled due to lack of funding and the domestic political standoff between the multifarious and feuding nationalities of the empire. Conrad was also open to new technologies. For example, he championed the creation of an air force with 250 planes, before other European militaries saw the value in air power. However, his quest for more modern equipment and better training was overshadowed by his lack of self-reflection and the absence of a reassessment of his own strategy and tactics, which were principally based on frontal infantry assaults and strategic offensives. In the age of the machine gun, this presaged disastrous results for the army during the war. He also expanded the influence of the general staff and actively sought to influence foreign policy. His authority reached a point where Conrad was allowed to represent the emperor himself on matters of military diplomacy vis-à-vis civilian ministers.

Like many officers in the armies of Europe, he followed a radical interpretation of Social Darwinism, which, permeated by a culture of pessimism, made war almost a certainty. Hostilities were supposed to stem the decay of society with its modern obsessions of individualism, hedonism and economic pursuit. The officers in the Austro-Hungarian Army were especially prone to such reactionary modes of thought. Conrad was not only no exception to this sort of thinking, he actively promoted it in the officer corps. During his tenure at the Kriegsschule he defined the warlike exploit as a “constitutional act in the life of nations.”

Conrad’s belief in deterministic belligerency, as well as the geostrategic position of the monarchy, transformed him into a proponent of preventive war against Italy and Serbia in order to avoid warfare on multiple fronts. He believed that a confrontation with Russia was inevitable and constituted the biggest danger to the survival of the Dual Monarchy. Consequently, he advocated punishing or annexing both Italy and Serbia, Russia’s potential allies, so as to be able to focus on the Czarist Empire in the future. The aggressiveness of Conrad’s demands for preventive war led to open clashes with the Austro-Hungarian Foreign Minister Aehrenthal and eventually to Conrad’s dismissal as Chief of Staff in 1911. However, after the death of Aehrenthal in 1912, he was quickly reinstated and lost no time in telling the new Foreign Minister Berchtold: “I keep on coming back to the argument that we have to risk a great war or war with Serbia.”

Oddly enough, Reininghaus was also playing a role in his deliberations on preventive war: Conrad thought he could only win her love and marry her should he return victoriously from a glorious campaign. In the recently published biography, Des Kaisers Falke (The Emperor’s Hawk), the authors of the book state: “[Conrad] went to war hoping that he could marry her upon a victorious return in the case of defeat, he feared he would lose her forever.” Thus, evoking the mythological coupling of Ares and Aphrodite, the general was caught in his own erotic net:

Times are serious and the coming year will in all likelihood bring war. Should I perish in it you are relieved of me. Should I return laden with failure, then I shall disappear in the nothingness of solitude, if I can bear this strike at all. Should I, however, what I shyly dare to hope—return crowned by success—then, Gina, I shall break all bonds, in order to conquer “You” the greatest happiness of my life, you as my dear wife. But what if things turn out different and everything drags on in lazy peace, Gina, what then? In your hands, I lay my fate, solely in your hands …


Conrad von Hotzendorf

Conrad von Hotzendorff was born in 1852. A close friend of Archduke Franz Ferdinand, in 1906 he became chief of staff to the Austro-Hungarian Army. Hotzendorff was a strong supporter of an aggressive foreign policy and after favoured surprise attacks on Serbia and Italy.

Hotzendorff's demands for an invasion of Italy in 1911 led to his dismissal. However, he was recalled in December 1912 and was in place to demand a declaration of war on Serbia in July 1914.

On the outbreak of the First World War, his early campaigns against the Russia were unsuccessful. One critic has claimed that his "ground operations was characterized by optimism, imagination and boldness, seldom qualified by military realities. Hotzendorff convinced Erich von Falkenhayn to organize the Central Powers invasion of Serbia. However, he only played a minor role in this campaign.

On the death of Franz Josef on 21st November, 1916, Karl I became the Emperor of Austria and King of Hungary. Unlike his chief of staff Karl favoured a negotiated peace settlement. He also wanted more personal control over the Austro-Hungarian forces and in March 1917 he sacked Hotzendorff and replaced him with Arz von Straussenberg.

Hotzendorff accepted command of the Austro-Hungarian Army in Italy but after further defeats he was recalled from the front-line and retired. Conrad von Hotzendorff died in 1925.