La guerra naval obtiene una nueva arma

La guerra naval obtiene una nueva arma

Italia ataca a la flota británica en Souda Bay, Creta, utilizando ojivas desmontables para hundir un crucero británico. Esta fue la primera vez que se emplearon torpedos tripulados en la guerra naval, añadiendo una nueva arma a los arsenales de las armadas del mundo.

El torpedo tripulado, también conocido como "Carro", fue único. Utilizados principalmente para atacar a los barcos enemigos que aún se encuentran en el puerto, los carros necesitaban "pilotos" para "conducirlos" hacia sus objetivos. Sentado a horcajadas sobre el torpedo en un vehículo que los transportaría a ambos, el piloto guiaría el misil lo más cerca posible del objetivo y luego conduciría el vehículo de regreso, generalmente a un submarino. El Carro fue una enorme ventaja; antes de su desarrollo, el arma más cercana al Chariot era el japonés Kaiten–Un torpedo humano o bomba suicida, que tenía evidentes inconvenientes.

El primer uso exitoso del Chariot fue por la marina italiana, aunque se refirieron a su versión como Maiali, o "cerdos". El 26 de marzo, seis lanchas italianas, comandadas por el comandante naval italiano, teniente Luigi Faggioni, entraron en la bahía de Souda en Creta y colocaron su Maiali junto a un convoy británico en el puerto de allí. El crucero York fue tan severamente dañado por la explosión que tuvo que ser varado.

El torpedo tripulado demostró ser el arma más eficaz en el arsenal naval italiano, utilizado con éxito contra los británicos nuevamente en diciembre de 1941 en Alejandría, Egipto. Torpedos italianos hundieron los acorazados británicos Reina Elizabeth y Valiente, así como un camión cisterna. También se utilizaron contra buques mercantes en Gibraltar y en otros lugares.

Sin embargo, los británicos se vengaron de los italianos hundiendo el nuevo crucero italiano Ulpio Traiano en el puerto de Palermo, Sicilia, a principios de enero de 1943. Un transatlántico de 8.500 toneladas también resultó dañado en el mismo ataque.

Después de la rendición italiana, Gran Bretaña, y más tarde Alemania, continuaron utilizando el torpedo tripulado. De hecho, Alemania logró hundir dos dragaminas británicos frente a la playa de Normandía en julio de 1944, utilizando su Neger torpedos.

LEER MÁS: ¿Cómo terminó la Segunda Guerra Mundial?


Siendo las actividades de la batalla en sí, las tácticas se conciben y ejecutan en el centro literal y metafórico de la violencia de la guerra. La ciencia táctica es una descripción ordenada de estas actividades, y el arte táctico es la habilidad requerida para llevarlas a cabo en combate.

Debe decirse que, para lograr la victoria, la fuerza de voluntad y el coraje deben acompañar siempre al arte y la ciencia táctica y, a menudo, dominar el resultado de la batalla. Estas cualidades no son tácticas, pero están relacionadas con la táctica en la forma en que una decisión acertada se relaciona con la resolución con la que se implementa. No hay mejor ejemplo que Horatio Nelson. En la Batalla del Nilo (1 al 2 de agosto de 1798), no solo fueron brillantes las decisiones tácticas del almirante Nelson, sino que también había imbuido a sus capitanes de su pensamiento de tal manera que, cuando vieron la oportunidad de sorprender al atacar el lado desconectado del Flota francesa, se apresuraron a apoderarse de ella y obtener una ventaja decisiva. Sin embargo, sus decisiones solo establecieron la base de esa gran victoria, porque los franceses lucharon con desesperación, y fue necesaria una dura lucha de los británicos, inspirados por el liderazgo carismático de Nelson, para cumplir la promesa de la victoria.

De manera similar, la nueva tecnología no es táctica, pero puede tener un efecto decisivo tanto para alterar el aspecto de la batalla como para afectar su resultado. Las armadas ponen especial énfasis en los buques de guerra y los aviones. Bien se dice que en tierra los hombres son servidos por sus armas mientras que en el mar las armas son servidas por hombres. Para que sus lectores no estén demasiado enamorados del ímpetu y el espíritu de lucha, el contralmirante Bradley Allen Fiske usó un ejemplo revelador en La Marina como máquina de combate (1916). Señaló que en la Guerra Civil Americana el acorazado Confederado Virginia, con 10 cañones, derrotó cómodamente a las balandras de guerra de la Unión Congreso y Cumberland, que portaba un total de 74 armas. Un día después, la Unión Monitor, portando dos cañones en una torreta, luchó contra el Virginia a un punto muerto. El coraje y la determinación eran impotentes contra el progreso y la armadura.

El estratega naval estadounidense Alfred Thayer Mahan hizo quizás demasiada influencia sobre las tácticas del progreso tecnológico. En su seminal La influencia del poder del mar en la historia, 1660-1783 (1890), escribió que, debido a los nuevos sistemas de lucha, "de vez en cuando, la estructura de la táctica tiene que ser derribada por completo, pero los cimientos de la estrategia hasta ahora permanecen, como si estuvieran colocados sobre una roca". Mahan apreció la utilidad de la historia naval para el descubrimiento de constantes estratégicas, es decir, principios de estrategia que han permanecido válidos a lo largo del cambio tecnológico. Los tácticos, por otro lado, también son conscientes de las constantes tácticas, especialmente las siguientes: el poder de la fuerza concentrada (rara vez en la historia un táctico naval ha retenido una reserva) el valor especial de la sorpresa la necesidad permanente de cohesión provocada por el sonido la doctrina de mando y combate el objetivo consumado de atacar con eficacia primero y el papel único que juega el tiempo y la puntualidad.


Las 5 armas de guerra más letales de la Marina de los EE. UU.

Estados Unidos gobierna las olas por una razón: cinco, para ser exactos.

La Armada de los Estados Unidos es la armada más grande y avanzada del mundo, con todo, desde portaaviones y aviones de patrulla marítima hasta submarinos, destructores y helicópteros no tripulados.

Entonces, cuando su editor le pide que elija los cinco sistemas de armas más letales de la Marina, su desafío más difícil es tratar de reducirlo a solo cinco selecciones. Para este artículo pasé por alto las plataformas más grandes, como los portaaviones y los barcos de asalto anfibios. Sin duda, esas son en realidad las armas más letales en el arsenal de la Armada, sin embargo, todo el mundo las conoce y, como grandes plataformas, en realidad son la suma de muchas más pequeñas.

En cambio, quería resaltar las plataformas que eran sobresalientes de alguna manera en particular, con énfasis en la mayor rentabilidad. También quería extender la selección, es fácil incluir simplemente barcos de superficie y submarinos, ignorando aviones y ciertas misiones.

Antes de continuar, vale la pena señalar que la Armada se encuentra actualmente en la cúspide de una revolución tecnológica, con nuevos barcos, cazas, radares, láseres, cañones de riel y sistemas no tripulados en el horizonte. En diez años, una repetición de esta lista puede verse muy diferente.

Destructor de misiles guiados clase Arleigh Burke:

Nombrados en honor al legendario almirante de la Segunda Guerra Mundial, los destructores de clase Arleigh Burke son algunos de los barcos más equilibrados y capaces de cualquier armada moderna. La clase Burke es la columna vertebral de la flota, con unos 62 buques que comprenden más de una quinta parte de todos los buques de la Armada.

El corazón de los sistemas de combate de Burke está en su sistema de radar Aegis, que es capaz de dirigir una variedad de misiles de defensa aérea contra objetivos entrantes. Aegis puede coordinar la defensa de todo un grupo de superficie naval, y con la nueva Capacidad de Compromiso Cooperativo, los Burkes pueden disparar a objetivos a distancias extendidas utilizando datos de objetivos de plataformas como el E-2D Hawkeye.

La clase Burke también es capaz de lanzar misiles de defensa aérea Evolved Sea Sparrow contra objetivos de corto y medio alcance, y misiles SM-2 y SM-6 contra objetivos aéreos de largo alcance. Muchos destructores también tienen una capacidad de defensa contra misiles balísticos y pueden lanzar misiles SM-3 especializados para el combate de misiles balísticos.

Para la guerra antisubmarina, la clase tiene un sistema de sonar SQQ-89 incorporado, con un sistema de sonar remolcado programado para futuras actualizaciones. El barco monta seis torpedos antisubmarinos Mk.46. Los helicópteros antisubmarinos MH-60R embarcados en el barco proporcionan capacidad antisubmarina de largo alcance, aunque solo las versiones posteriores de la clase Burke se construyeron con hangares.

Para un barco moderno, la clase Burke está fuertemente armada con armas convencionales. Un cañón de 127 milímetros y 5 pulgadas está montado en la proa, capaz de realizar bombardeos contra barcos, en tierra e incluso una función antiaérea limitada. Se agregaron dos cañones de 25 mm y cuatro ametralladoras calibre .50 después del ataque suicida al USS Cole en 1999. Por último, cada barco tiene dos sistemas de armas cercanas Phalanx 1B diseñados para derribar misiles entrantes, pero capaces de disparar en helicópteros. , Vehículos aéreos no tripulados y pequeñas embarcaciones.

Un área en la que la clase Burke se queda corta es en su capacidad para enfrentarse a barcos enemigos. Los barcos son anémicos en su capacidad antibuque, y solo los barcos más antiguos incluso lanzan 8 misiles antibuque Harpoon envejecidos. Esto ha sido por diseño, ya que no ha existido una amenaza de superficie creíble y la Armada se ha concentrado en la misión Guerra Global contra el Terrorismo. Misiles como el Norwegian Naval Strike Missile y el Lockheed Martin Long Range Anti-Ship Missile están en desarrollo y son muy prometedores como futuros misiles anti-buque de la flota.

Es probable que los barcos sean la clase más larga en producción jamás lanzada por la Marina de los EE. UU. La propia Arleigh Burke se encargó en 1991, y se espera que la producción continúe durante otros quince años. Eso significaría casi 40 años de producción casi continua para un solo tipo de destructor.

Avión de ataque electrónico Growler EA-18G:

Basado en el exitoso F / A-18F Super Hornet, el EA-18 Growler es un avión de guerra electrónica con el rendimiento de un caza. A diferencia de su predecesor, el EA-6B Prowler, el Growler es capaz de ser utilizado de forma más agresiva, marcando el ritmo de los cazabombarderos de alto rendimiento en misiones peligrosas.

El Growler es básicamente un Super Hornet de dos asientos, con un 90 por ciento de características comunes entre los dos aviones. El cañón interno M61 del Super Hornet se eliminó para acomodar un sistema de interferencia de comunicaciones AN / ALQ-227, y las cápsulas de interferencia de radar AN / ALQ-99 están instaladas en las estaciones de armas del avión.

Growler tiene tres capacidades clave. En primer lugar, puede realizar misiones de Supresión de Defensa Aérea Enemiga en apoyo de drones o UAV. Growler puede bloquear las comunicaciones y los radares enemigos en tierra y atacar activamente los radares con misiles HARM anti-radar.

En segundo lugar, Growler puede realizar interferencias y escolta contra las defensas aéreas en tierra, las plataformas de alerta temprana aerotransportadas enemigas y los cazas enemigos. Growler puede seguir el ritmo de los cazas que realizan un barrido aéreo y mantener codificados los radares y las comunicaciones del enemigo. En tercer lugar, Growler también es capaz de realizar lo que se denomina "Ataque electrónico no tradicional", una capacidad algo misteriosa que supuestamente le permite "integrarse con las defensas terrestres".

Además de esas capacidades, Growler también puede autoprotegerse, lo que permite que los combatientes que de otro modo lo escoltarían se utilicen en otro lugar. Growler es tan rápido y maniobrable como un F / A-18F, y puede transportar misiles aire-aire AMRAAM para uso defensivo. A pesar de su designación de guerra electrónica, todavía está equipado con un radar AESA multimodo APG-79 y un sistema de señalización montado en el casco para el combate aire-aire.

Se han entregado cien Growlers hasta mayo de 2014 y se han aprobado otros 15 aviones como parte del presupuesto de defensa del Congreso de 2015.

Submarino de ataque clase Virginia:

Uno de los programas de armas más exitosos del período posterior a la Guerra Fría, el submarino de ataque clase Virginia combina uno de los submarinos de ataque nuclear más avanzados con un programa de construcción naval asequible. Están previstas al menos 33 unidades.

Cada clase de Virginia tiene 377 pies de largo y 34 pies de diámetro y pesa 7,800 toneladas sumergidas. Cada uno tiene 12 tubos de lanzamiento verticales para misiles Tomahawk., Así como cuatro tubos de torpedos de 533 mm capaces de lanzar torpedos, minas y vehículos submarinos no tripulados Mk 48 ADCAP orientados hacia el objetivo. Los submarinos de la clase también están equipados con cámaras de bloqueo para buceadores y pueden transportar mini submarinos SEAL.

Además de su misión de ataque, los submarinos de Virginia también son plataformas de vigilancia útiles. Cada uno tiene un amplio conjunto de sonares con sonares de bulbo, vela y mentón que cubren el hemisferio frontal, matrices de sonares en los flancos y una matriz remolcada para detectar objetos en la estela del submarino. La nave está equipada con sensores de medidas de apoyo electrónico para la detección de señales enemigas y sensores optrónicos. Estos sensores se pueden aumentar con datos de UUV y fuerzas especiales. Luego, la inteligencia se puede transmitir a la superficie y más allá a través de transmisores de datos de alta velocidad.

La clase de Virginia también es un éxito desde la perspectiva de los costos. La clase Seawolf que la precedió fue un desastre financiero: se planearon 29 submarinos, pero los primeros tres barcos promediaron $ 4.4 mil millones cada uno y los planes para más submarinos fueron cancelados.

Las Virginias, por otro lado, han ganado un promedio de poco menos de $ 2 mil millones cada una. Aún mejor, en 2011 se estaban entregando antes de tiempo y por debajo del presupuesto. El USS Mississippi fue encargado un año antes y $ 60 millones por debajo del presupuesto. En mayo, la Marina de los EE. UU. Ordenó diez submarinos a General Dynamics Electric Boat y Huntington Ingalls por $ 17.6 mil millones, lo que hizo que el costo por unidad fuera una ganga de $ 1.76 mil millones. Según el acuerdo, cada astillero produciría un submarino al año durante cinco años, lo que garantizaría que dos submarinos se unieran a la flota anualmente.

Submarino de misiles de crucero clase Ohio:

Los cuatro submarinos de misiles guiados (SSGN) del Ohio-clase: Ohio, Michigan, Florida, y Georgia - son cuatro de los barcos más fuertemente armados del mundo. Cada uno está equipado con 154 misiles de crucero y puede transportar hasta cuatro pelotones de Navy SEAL.

Construidos originalmente como submarinos de misiles balísticos, cada submarino llevaba 24 misiles balísticos lanzados desde submarinos D-5 Trident con punta nuclear. Según los términos del tratado START II, ​​Estados Unidos se quedó con cuatro cascos de submarinos de misiles balísticos en exceso. En lugar de desmantelarlos, la Marina de los EE. UU. Pagó $ 4 mil millones para convertirlos y transportar misiles de crucero de ataque terrestre Tomahawk armados convencionalmente.

Veintidós de los silos de misiles Trident se convirtieron para contener cada uno siete misiles Tomahawk. El resultado es una plataforma sigilosa de misiles de crucero capaz de disparar 154 misiles Tomahawk, una capacidad única que aumenta enormemente la potencia de fuego de la Marina de los EE. UU.

La carga precisa de cada submarino está clasificada, pero incluye una mezcla de misiles Block III Tomahawk y Block IV Tomahawk. Tomahawk Block III / C tiene una sola ojiva convencional de 1,000 libras y un alcance de 1,000 millas. El Bloque III / D tiene una carga útil de 166 minibombas de racimo y un alcance de 800 millas. Cada misil presenta múltiples métodos de navegación y puede guiarse a sí mismo hacia el objetivo mediante el sistema de navegación inercial, la correspondencia de contorno del terreno, el correlador de área de correspondencia de escena digital y el GPS.

Tomahawk Block IV / E agrega la capacidad de cada misil para realizar reconocimiento, evaluación de daños de bombas y retargeting. El misil puede enviar una imagen del área de batalla en orden, holgazanear mientras se elaboran los datos del nuevo objetivo y luego sustituir el antiguo por un nuevo objetivo. El misil también es significativamente más barato que los Tomahawks anteriores.


El probador de armas del Pentágono actualiza el nuevo misil antibuque de largo alcance de la Marina

WASHINGTON - El nuevo misil antibuque de largo alcance de la Marina de los EE. UU. Debe pasar por pruebas más rigurosas y realistas, según el informe anual de 2020 del director de prueba y evaluación operativa.

Citando "múltiples fallas de hardware y software" en la primera iteración del misil LRASM, el informe DOT & ampE pide a la Marina que someta el nuevo LRASM 1.1 a un riguroso proceso de prueba en condiciones de combate realistas para garantizar que "demostrará la capacidad de la misión en condiciones operacionalmente realistas entornos ".

El LRASM es un arma que ha generado mucho entusiasmo entre los líderes de la Armada. Tiene un alcance publicado de unas 300 millas náuticas, es resistente a los atascos y está diseñado para localizar objetivos con sensores a bordo en lugar de depender de la guía de otra fuente, como los sensores de un dron u otro barco. El misil también es difícil de detectar.

El misil fue probado en un bombardero B-1B Lancer en 2018 y un F / A-18 Super Hornet el año siguiente. También se realizó una prueba de fuego durante el ejercicio Valiant Shield de la Armada en septiembre, que este año involucró al portaaviones con sede en Japón Ronald Reagan y al buque de asalto anfibio America.

Lockheed Martin, que fabrica el misil, lo demostró con éxito desde un sistema de lanzamiento vertical, lo que significa que en algún momento el misil podría ser un arma de superficie a superficie si la Marina así lo decide.

La Marina está planeando un segundo incremento del LRASM, que se competirá en el período 2028-2030. Mientras tanto, el servicio está resolviendo los errores de LRASM 1.0 en LRASM 1.1.

El informe recomienda que la Armada someta el LRASM 1.1 a una prueba y evaluación operativa inicial pronto al "estresar el sistema mediante el uso del conjunto completo de condiciones operativas esperadas".


La Edad de Oro del Islam (600 a 1600 d.C.) rescata los avances de las civilizaciones clásicas tras la caída del Imperio Romano.

La tecnología de las armas de fuego se desarrolla rápidamente y los soldados egipcios son los primeros en utilizar cañones de mano y otras armas pequeñas en la batalla de Ain Jalut en 1260.

Sin embargo, la ciencia islámica declina a partir del siglo XVII.

La batalla de Agincourt marca el cenit de la tecnología medieval de arco largo. Un ejército inglés con una alta proporción de arqueros diezma a un ejército francés de cinco a diez veces más grande.


10 armas extrañas de la historia militar de EE. UU.

Desde el legendario M1 Garand hasta los rifles M4 y M16 actuales, los rifles de infantería estándar han sido los íconos omnipresentes de las tropas que los llevaban. Pero a lo largo de las guerras estadounidenses, se han puesto en servicio algunas armas pequeñas decididamente atípicas cuando una situación o circunstancia particular requiere un arma única.

1. Ametralladora Stinger

Esta arma de la Segunda Guerra Mundial no se originó en los diseñadores de armas estadounidenses o en las juntas de artillería militar, sino en las mentes creativas de unos pocos infantes de marina de la 5.ª División de Infantería de Marina. Usando versiones recuperadas, la versión montada en avión de la ametralladora Browning M1919 llamada ANM2 (en la foto de arriba), el Stinger se construyó con una culata de carabina M1, un gatillo simple, un bípode de rifle automático Browning y un cargador de caja improvisado de 100 rondas. Debido a que se basó en el ANM2, la velocidad de disparo del Stinger fue de más de 1200 disparos por minuto, tres veces la del M1919 normal. Fue una potencia de fuego realmente devastadora en un paquete portátil de infantería. Un infante de marina, Cpl. Tony Stein, demostraría la eficacia del Stinger durante los desembarcos de Iwo Jima el 19 de febrero de 1945.

Durante el asalto anfibio inicial, Stein usó su Stinger sin ayuda para reprimir y asaltar múltiples fortines enemigos. Stein se quitó las botas y el casco para moverse más rápido y realizó ocho viajes de ida y vuelta por la playa, recogiendo más municiones y evacuando a los heridos. Por sus acciones con el Stinger, Stein recibió la Medalla de Honor, que recibió póstumamente después de ser asesinado en acción el 1 de marzo.

El Stinger era un arma rara que solo se fabricaron seis, y no existen ejemplos sobrevivientes en la actualidad. Pero fue un testimonio del ingenio de las tropas alistadas astutas y creativas que querían obtener nuevas capacidades de sus armas pequeñas. El Stinger también presagió el concepto de ametralladora de propósito medio o general, ejemplificado hoy en armas como la ametralladora M240 de 7,62 x 51 mm.

2. Carabina M3

Si bien puede parecer un accesorio de ciencia ficción de Buck Rogers, este sistema de armas se adelantó a su tiempo. Se originó como un prototipo a finales de la Segunda Guerra Mundial. Provisionalmente llamado T3, el sistema constaba de las primeras versiones de un visor de intensificación de imagen y un iluminador infrarrojo montado en una carabina M2 hecha a medida y alimentado por una batería de mochila externa. Varios T3 sirvieron durante la invasión de Okinawa, infligiendo un número significativo de bajas a las fuerzas japonesas y fueron efectivos contra las infiltraciones nocturnas de las líneas estadounidenses. Después de la guerra, se desarrolló una versión mejorada que podía montarse en carabinas estándar M1 y M2 utilizando un kit de conversión. Tipo clasificado el M3, también lucía ópticas mejoradas, aumentando el rango de visión a 125 yardas. Los M3 también se usaron en la Guerra de Corea, pero el M3 nunca fue popular entre las tropas: el paquete de baterías pesado, la electrónica frágil y la bala calibre .30 de poca potencia no vendieron a las tropas a la idea de convertir un rifle de seis libras en un 34. -pound monstruo. Pero el M3 demostró el potencial de un arma de combate nocturno, preparando el escenario para los sistemas de óptica térmica e infrarrojos actuales.

3. Ametralladora RPD modificada por SOG

La ametralladora RPD se asocia normalmente con los primeros militares soviéticos y varios arsenales del tercer mundo. Sin embargo, las armas recibieron algunas modificaciones poco convencionales de una unidad estadounidense poco convencional. Durante la Guerra de Vietnam, el Comando de Asistencia Militar, Vietnam estableció un grupo de operaciones especiales "negro" bajo la designación inocua de Estudio y Observación. La nueva unidad consistía en las Fuerzas Especiales del Ejército, los SEAL de la Armada y el personal de Reconocimiento de la Fuerza Marina. En 1965 y 1966, esta unidad recibió permiso para iniciar operaciones transfronterizas en Laos y Camboya, con el objetivo de observar e interceptar operaciones lógicas en la ruta de Ho Chi Minh. Dada la naturaleza encubierta de sus misiones, los operadores SOG a menudo llevaban armas fuera de los EE. UU. Al campo.

El RPD era una máquina operada por pistón de gas desarrollada al final de la Segunda Guerra Mundial por el diseñador de armas pequeñas soviético Vasily Degtyaryov. Estaba alojado en el mismo rifle intermedio de 7,62 x 39 mm que el famoso AK-47. Dado su lugar en manos de Vietcong y Vietnam del Norte, el RPD era adecuado para las necesidades poco convencionales de SOG, pero fue un paso más allá. Los operadores de SOG cortaron el cañón del RPD hasta el final del tubo de gas y acortaron el stock, lo que redujo la longitud total a solo 31 pulgadas. SOG también modificó el cargador de batería del RPD para contener 125 rondas en lugar de las 100 habituales, además de agregar un trozo de linóleo para amortiguar el traqueteo dentro del tambor. Estas modificaciones crearon una ametralladora compacta, pero aún controlable, que solo pesaba 12 libras. Para un equipo de reconocimiento SOG pequeño y superado en número que intentaba romper el contacto con las fuerzas perseguidoras, el RPD personalizado era la última palabra en potencia de fuego portátil.

4. Lanzagranadas de China Lake

La guerra de Vietnam vio varias evoluciones en los lanzagranadas. El M79 reemplazó a los lanzadores de tipo espiga de boca de rifle viejos, y el lanzador XM148 montado debajo del cañón entró en prueba. Pero algunas unidades de operaciones especiales todavía estaban satisfechas. Los equipos SEAL que operan en Vietnam utilizaron tanto el M79 como el XM418, pero encontraron que faltaba la capacidad de disparo único. Un lanzador alimentado por cargador resultó poco confiable. Los SEAL pidieron un arma mejor.

Lo que obtuvieron fue un cruce entre un lanzagranadas y una escopeta, el usuario introdujo nuevas rondas en la recámara como una escopeta de acción de bombeo. El arma, que nunca recibió una designación oficial, recibió su nombre del Centro de Armas Navales de China Lake, donde se desarrolló. El lago China llevaba tres cartuchos de granadas de 40 mm en el cargador tubular estilo escopeta, más uno en la recámara. Con China Lake, los equipos SEAL podían lanzar múltiples granadas de fragmentación en cuestión de segundos, muy adecuadas para realizar emboscadas y destruir posiciones de combate enemigas. A pesar de su calidad, el lago China nunca evolucionó más allá de la fase experimental, los lanzagranadas estilo revólver ofrecían más capacidad de munición que el diseño de escopeta. Pero el papel del lago China perdura en armas como el lanzagranadas múltiple M32, que proporciona una lluvia de explosivos en un momento y un aviso de incógnito.

5. Sistemas de armas modulares Stoner 63

Este sistema de armas provino del legendario diseñador de armas estadounidense Eugene Stoner, creador del rifle Armalite AR-15 original, que luego fue adoptado por los militares como el M16. El siguiente proyecto de Stoner después de dejar Armalite fue un sistema de armas modular desarrollado con Cadillac Gage: un arma de calibre 7,62 y # 21551 mm que podría configurarse como un rifle, carabina o ametralladora. Cuando Stoner y su equipo de diseño vieron la creciente popularidad del calibre 5,56 x 45 mm, se alejaron del cartucho más pesado de 7,62 mm.

El sistema Stoner 63 presentaba una variedad de subconjuntos diferentes, que permitían una variedad de configuraciones. Se disponía de un rifle de tamaño completo, una carabina compacta e incluso una ametralladora para vehículos que disparaba un solenoide. Pero la versión más popular del Stoner 63 fue la ametralladora ligera. Las unidades de operaciones especiales como los SEAL y el Marine Force Reconnaissance apreciaron el peso liviano del 63: era 11 libras más liviano que la ametralladora M60 estándar. El calibre de 5,56 mm del arma también era significativamente más controlable que las rondas más pesadas de 7,62 del M60.

La familia Stoner 63 llamó la atención de la Infantería de Marina, que realizó pruebas con las diversas configuraciones desde 1963 hasta 1967. Obtuvo críticas positivas en entornos de entrenamiento de campo de entrenamiento y se desempeñó bien en pruebas de combate limitadas. Pero el Ejército no estuvo de acuerdo, y el Comando de Armas del Ejército eligió quedarse con el M16.

Si bien los SEAL apreciaban el arma, su complicado montaje y sus exigentes requisitos de mantenimiento significaban que nunca obtendría una amplia aceptación fuera de los círculos de operaciones especiales. Pero su diseño modular fue un enfoque revolucionario para el diseño de armas pequeñas, uno que irónicamente se ejemplificaría mejor en las versiones mejoradas del trabajo anterior de Stoner & aposs en el AR-15. Pero incluso las versiones modernas del AR todavía no ofrecen lo que hacía el Stoner 63 en la década de 1960.

6. Subfusil Colt RO635

Esta arma hizo una breve aparición durante la Operación Causa Justa, la invasión estadounidense de Panamá en 1989 para derrocar a Manuel Noriega. Exteriormente similar a la familia de rifles M16, el Colt RO635 utiliza un mecanismo operativo de retroceso en lugar del sistema de impacto directo de gas de sus hermanos de 5,56 mm. Introducido en 1982 y con recámara para el popular calibre de pistola estándar de la OTAN de 9 y # 21519 mm, el RO635 acepta cargadores modificados similares a los de la ametralladora israelí Uzi. En comparación con las otras ametralladoras de la época, la RO635 es más precisa en el disparo completamente automático debido a su diseño de cerrojo cerrado. El arma fue adoptada en cantidades limitadas por la Infantería de Marina en 1985, y miembros del Equipo de Seguridad Antiterrorista de la Flota de la Marina la llevaron durante el combate en Panamá.

A pesar de su uso limitado, el RO635 demostró que el diseño del AR-15 podía adaptarse a otros roles y calibres, aprovechando la buena ergonomía de la plataforma y los controles de fuego fáciles de manipular. También presagió la gran influencia que tendría el rifle estilo AR en los diseños futuros con armas civiles y militares desarrollándose en calibres y configuraciones alternativos al tiempo que imitaba los mismos elementos de diseño básicos del AR-15 original.

7. Pistola HK MK23 Mod 0

Esta pistola alemana fue el producto del programa Offensive Handgun Weapon System, o OHWS. En la década de 1990, el Comando de Operaciones Especiales deseaba que todas sus unidades subordinadas usaran armas pequeñas comunes. Las pistolas estaban en la pizarra para mejorar y la competencia OHWS se lanzó en 1991. La competencia especificó una pistola calibre .45 Automatic Colt Pistol (ACP) capaz de disparar rondas de alta presión de 185 granos “+ P”. También se proporcionaría un supresor y un módulo de puntería láser, ya que la nueva pistola se usaría como arma principal en ciertas funciones de operaciones especiales. El fabricante de armas alemán Heckler & # 038 Koch ganó con su entrada, que fue adoptada en 1996 como Mark 23 Mod 0.

El Mark 23 ciertamente cumplió con todos los requisitos del programa OHWS. Fue confiable, con un promedio de alrededor de 6,000 rondas antes de fallar en las pruebas. Se jactaba de una precisión de nivel de coincidencia. El sistema de montaje en riel para el módulo de puntería láser y la luz fue innovador para la época.

Pero el Mark 23 quizás fue diseñado en exceso. El arma a menudo se llamaba burlonamente la "primera pistola del mundo servida por la tripulación", debido a su gran tamaño en comparación con otras pistolas de combate de la época. El arma se volvería más icónica en manos de personajes de películas y videojuegos en lugar de operadores especiales. Si bien la Mark 23 puede no haber sido la mejor opción para SOCOM, la tendencia de las pistolas .45 ACP continúa en 2011, SOCOM compró la Heckler & # 038 Koch HK45 Compact para reemplazar la Mark 23.

8. Kit de receptor de combate cuerpo a cuerpo

Más kit de conversión que sistema de armas independiente, el Receptor de Batalla Close Quarters sigue siendo un paso importante en el desarrollo de la familia de armas M16. Diseñado para funcionar con el receptor inferior de la carabina M4, el CQBR consta de un conjunto de receptor superior con un cañón de 10,3 pulgadas. Esto es aproximadamente cuatro pulgadas más corto que la longitud estándar del cañón M4, lo que lo convierte en un arma compacta. Los barriles cortos causan problemas con los sistemas de impacto de gas estilo M16, por lo que se realizaron modificaciones al bloque de gas del CQBR para garantizar un funcionamiento confiable. El montaje también contó con el sistema estándar de fijación de rieles Knight & aposs Armament Company. El CQBR fue diseñado por el Centro de Guerra de Superficie Naval, División de Grúas para cumplir con un requisito de Guerra Especial Naval para un arma de 5,56 mm que pudiera maniobrar a través de los estrechos límites de los barcos que son abordados y capturados por equipos SEAL.

El desarrollo de la CQBR marcó un cambio radical en las armas de corta distancia. Al resolver varios de los problemas iniciales que sufrían las variantes anteriores del M16 de cañón corto, el CQBR llevó a la disminución de la popularidad de las ametralladoras. Las unidades de operaciones especiales ahora podrían tener una carabina corta del mismo tamaño que una ametralladora del calibre de una pistola, todo mientras disparaban la munición mucho más potente de 5,56 mm. El kit CQBR se transformó en un arma prefabricada completa con la Mark 18, que permanece en uso con accesorios mejorados del programa Special Operations Peculiar Modification Block II.

9. FN Herstal Mark 17

Este rifle de 7,62 mm trae un concepto de la Guerra Fría al siglo XXI. El Mark 17 proviene de la familia de armas de FN Herstal que fue seleccionada por SOCOM como parte del programa de fusiles de asalto de combate de las Fuerzas de Operaciones Especiales en 2004. Los dos elementos principales de la familia SCAR son el SCAR-Light de 5,56 mm y el SCAR de 7,62 mm. Pesado. Ambos fueron adoptados inicialmente por SOCOM como Mark 16 y Mark 17 respectivamente. Pero en 2010, SOCOM anunció que cancelaría pedidos del Mark 16 a favor del Mark 17.

La razón de este cambio fue una cuestión de roles. La Mark 16 de 5,56 mm, aunque no es un arma mala por ningún tramo de la imaginación, no ofreció una diferencia dramática en el rendimiento en comparación con la carabina M4 que se suponía que suplantaría. Por otro lado, el Mark 17 trajo un concepto antiguo a la era moderna: el rifle de batalla. Al comienzo de la Guerra Fría, muchos rifles de infantería todavía contenían munición de rifle de potencia completa, como la ronda de 7,62 x 51 mm. Estas armas fueron reemplazadas por el desarrollo de armas de calibre intermedio como el M16. Pero una vez que Estados Unidos se encontró luchando en Afganistán después del 11 de septiembre, quedó claro que los rifles de 7,62 mm se adaptaban mejor a los rangos extremos que se encuentran en el teatro. Los rifles M14 sobrantes se volvieron a poner en servicio con algunas actualizaciones modernas como medida provisional, pero no fue suficiente. The Mark 17 fulfills the battle rifle role with modern AR-style fire controls, a rail systems, and better ergonomics than the old M14.

The SCAR family continues development with SOCOM, as the Mark 17 has been upgraded to be a common receiver capable of switching between calibers. FN Herstal developed a modified version of the Mark 16 for the Marine Corps Infantry Automatic Rifle competition, but lost to Heckler & Koch’s entry. The weapon was also considered during the Army’s aborted Individual carbine competition that was looking to replace the M4 in service.

10. XM25 Punisher Airburst Launcher

An advanced weapon, the XM25 rose from the ashes of a failed rifle program. It was originally designed as part of the XM29 Objective Individual Combat Weapon, an attempt to make a computerized assault rifle coupled with an 20 mm airburst grenade launcher. The program was canceled in 2005, but the airburst concept lived on. Enlarging to 25 mm grenade rounds, the XM25 Counter Defilade Target Engagement System began operational testing in 2010.

The bullupu-style XM25 feeds from a five-round magazine. It uses a laser rangefinder to determine when to detonate the round to engage the designated target. The airburst function makes it simple to engage target behind cover or inside structures. The XM25 earned a reputation for lethality in Afghanistan, with troops nicknaming it the “Punisher”.

After some delays due to safety malfunctions, the XM25 is now undergoing qualification trials with the Army. If all goes well, troops could be carrying one of the most advanced small arms ever designed as soon as 2017.


Naval warfare gets new weapon - Mar 26, 1941 - HISTORY.com

TSgt Joe C.

On this day, Italy attacks the British fleet at Suda Bay, Crete, using detachable warheads to sink a British cruiser. This was the first time manned torpedoes had been employed in naval warfare, adding a new weapon to the world’s navies’ arsenals.

The manned torpedo, also known as the “Chariot,” was unique. Primarily used to attack enemy ships still in harbor, the Chariots needed “pilots” to “drive” them to their targets. Sitting astride the torpedo on a vehicle that would transport them both, the pilot would guide the missile as close to the target as possible, then ride the vehicle back, usually to a submarine. The Chariot was an enormous advantage before its development, the closest weapon to the Chariot was the Japanese Kaiten–a human torpedo, or suicide bomb, which had obvious drawbacks.

The first successful use of the Chariot was by the Italian navy, although they referred to their version as Maiali, or “Pigs.” On March 26, six Italian motorboats, commanded by Italian naval commander Lt. Luigi Faggioni, entered Suda Bay in Crete and planted their Maiali along a British convoy in harbor there. The cruiser York was so severely damaged by the blast that it had to be beached.

The manned torpedo proved to be the most effective weapon in the Italian naval arsenal, used successfully against the British again in December 1941 at Alexandria, Egypt. Italian torpedoes sank the British battleships Queen Elizabeth and Valiant, as well as one tanker. They were also used against merchant ships at Gibraltar and elsewhere.

The British avenged themselves against the Italians, though, by sinking the new Italian cruiser Ulpio Traiano in the port of Palermo, Sicily, in early January 1943. An 8,500-ton ocean liner was also damaged in the same attack.

After the Italian surrender, Britain, and later Germany, continued to use the manned torpedo. In fact, Germany succeeded in sinking two British minesweepers off Normandy Beach in July 1944, using their Neger torpedoes.


From Minneapolis to St. Louis

The military tested how a biological or chemical weapon would spread throughout the country by spraying bacteria as well as various chemical powders — including an especially controversial one called zinc cadmium sulfide. Low flying airplanes would take off, sometimes near the Canadian border, "and they would fly down through the Midwest," dropping their payloads over cities, says Cole.

These sprays were tested on the ground too, with machines that would release clouds from city rooftops or intersections to see how they spread.

In the book, Cole cites military reports that documented various Minneapolis tests, including one where chemicals spread through a school. The clouds were clearly visible.

To prevent suspicion, the military pretended that they were testing a way to mask the whole city in order to protect it. They told city officials that "the tests involved efforts to measure ability to lay smoke screens about the city" to "hide" it in case of nuclear attack, according to Cole's account.

The potential toxicity of that controversial compound zinc cadmium sulfide is debated. One component, cadmium, is highly toxic and can cause cancer. Some reports suggest a possibility that the zinc cadmium sulfide could perhaps degrade into cadmium, but a 1997 report from the National Research Council concluded that the Army's secret tests "did not expose residents of the United States and Canada to chemical levels considered harmful." However, the same report noted that research on the chemical used was sparse, mostly based on very limited animal studies.

These air tests were conducted around the country as part of Operation Large Area Coverage.

"There was evidence that the powder after it was released would be then located a day or two later as far away as 1,200 miles," Cole says. "There was a sense that you could really blanket the country with a similar agent."


Naval Ordnance Station Louisville

Naval Ordnance Station Louisville ("NOSL") is a major employer of Louisville, Kentucky, near Standiford Field. For over fifty years, starting in late 1941, it provided maintenance and equipment for the United States Navy. Since the end of the Cold War Naval Ordnance was the main hub for repair and replace of major guns and equipment on battleships along with work for NASA, after which most of it has been turned over to private companies, and the complex is currently named the Greater Louisville Technology Park.

The area for Naval Ordnance was chosen due to being so far inland, that it would be difficult for enemies to strike it. Construction began on January 29, 1941, ten months prior to the Attack on Pearl Harbor and America's official entry into World War II. It was officially commissioned on October 1, 1941. [1]

During World War II, Westinghouse Electric Corporation held the work contract for the facility, even though it was (and still is) a private company. At its height it would employ 4200 workers at one time. It specialized in torpedo tubes and gun mounts. In February 1946 operational control reverted to the Navy, and the number of workers declined to 500. In 1948 it spiked to 850, and then decreased to only 100 in 1950. The Korean War caused employment at NOSL to increase to 1800. [1] [2]

During the Cold War, it would mostly repair naval equipment, but would also provide general support, research and development of gun weapon systems, and construct ordnance for the Navy. By the 1990s, it was the only facility that the Navy had that could give its surface weapon systems complete engineering, technical support services, and major overhauling. It was the only facility approved to give the Phalanx CIWS engineering and overhauling. [1] [2]

In 1990, NOSL was on a list for base closures, but the Gulf War caused the facility to remain open, hiring 107 permanent workers. [3] Immediately after the conclusion of Operation: Desert Storm, it was decided for NOSL to merge some activities with Indiana's Crane Naval facility, allowing it to remain open. [4] On June 27, 1993, it survived another base-closure movement, despite efforts by a private contractor in Minnesota. [5]

United Defense and Hughes Missile Systems was given control of the facility on August 15, 1996. A collection of private companies, it would serve as a contractor for the Navy. The facility's name officially changed to "Greater Louisville Technology Park", but would continue to be called "Naval Ordnance" by locals. It was the first former military facility to continue to supply contracted military supplies, but at a much reduced rate than it had during the World War II/Cold War era. The workforce in the 1990s started at 1850, but was reduced to 870, which included 200 workers of non-military articles. 500,000 square feet (46,000 m 2 ) of the facility, one-third of its total, was not in use, and much of the rest were burdened by state and local ordinance codes it was previously immune to, as its many 1940s and 1950s buildings could be considered environmental hazards. The name "Naval Surface Warfare Center Port Huemene Division Louisville Detachment" was given to what was left of the official government presence on the site. [1] [2]

In 2005, the United States Department of Defense made plans concerning the facility's function, to either consolidate operations for either the 179th Airlift Wing or the 118th Airlift Wing's C-130Hs. Another plan was to take Louisville's "gun and ammunition Research and Development & Acquisition" to New Jersey, which would cost the Louisville economy up to 506 jobs by 2011. [2] USS Louisville's (CA 28) ship's bell is on display at the Navy Operational Support Center in Louisville, Kentucky.

The facility has had trouble attracting new employers, as the environmental studies each employer would have to pay for before they could start business there makes it unattractive. [6]


Naval warfare gets new weapon - HISTORY

World War I introduced many advances in science and technology into modern warfare. These advances changed the nature of warfare including battle strategies and tactics. Scientists and inventors on both sides worked throughout the war to improve weapon technology in order to give their side an edge in the fight.

World War I was the first war where the airplane was used. Initially, airplanes were used to observe enemy troops. However, by the end of the war they were used to drop bombs on troops and cities. They also had mounted machine guns that were used to shoot down other planes.


German Albatros by a German official photographer

Tanks were first introduced in World War I. These armored vehicles were used to cross "No Man's Land" between the trenches. They had mounted machine guns and cannon. The first tanks were unreliable and hard to steer, however, they became more effective by the end of the war.


A tank during the Battle of the Somme
by Ernest Brooks

Much of the war along the western front was fought using trench warfare. Both sides dug long lines of trenches that helped to protect the soldiers from gunfire and artillery. The area between enemy trenches was called No Man's Land. Trench warfare caused a stalemate between the two sides for many years. Neither side gained ground, but both sides lost millions of soldiers.

Changes in Naval Warfare

The most dangerous ships during World War I were large metal-armored battleships called dreadnoughts. These ships had powerful long-range guns, allowing them to attack other ships and land targets from a long distance. The main naval battle in World War I was the Battle of Jutland. Besides this battle, Allied naval ships were used to blockade Germany to prevent supplies and food from reaching the country.

World War I also introduced submarines as a naval weapon in warfare. Germany used submarines to sneak up on ships and sink them with torpedoes. They even attacked Allied passenger ships such as the Lusitania.

  • Artillery - Large guns, called artillery, were improved during World War I including anti-aircraft guns to shoot down enemy planes. The majority of the casualties in the war were inflicted using artillery. Some large artillery guns could launch shells nearly 80 miles.
  • Machine gun - The machine gun was improved during the war. It was made much lighter and easier to move around.
  • Flame throwers - Flame throwers were used by the German Army on the western front in order to force the enemy out of their trenches.
  • Chemical weapons - World War I also introduced chemical weapons to warfare. Germany first used chlorine gas to poison unsuspecting Allied troops. Later, the more dangerous mustard gas was developed and used by both sides. By the end of the war, troops were equipped with gas masks and the weapon was less effective.


Vickers machine gun crew with gas masks
by John Warwick Brooke