Datos básicos sobre la guerra contra las drogas

Datos básicos sobre la guerra contra las drogas


La guerra actual contra las drogas, un breve: con una breve historia, los resultados de las pruebas y los hechos incluidos


Hoy vamos a estar abordando las políticas de control de drogas y los hechos involucrados en esto. Como muchos de ustedes saben, las drogas y sus efectos son un gran contribuyente al crimen en general en los Estados Unidos hoy en día. Es nuestro deber como aplicación de la ley prevenir cuando sea posible y hacer cumplir la ley cuando la prevención falla. Para abordar mejor nuestros deberes, debemos ser capaces de buscar posibles fallas en el sistema y trabajar para cambiarlas por beneficios. En la actualidad, existen muchos casos de política pública en los Estados Unidos que se han formado sobre la base de opiniones defectuosas generalmente aceptadas o una peor política basada en puntos de vista moralistas que no se han reflejado en los hechos. Una de estas políticas es la prohibición de las drogas y el consumo de drogas. Actualmente en los Estados Unidos se está librando una "guerra" contra las drogas y, según el presidente Reagan y su esposa Nancy, era el momento de "decir no" para las drogas. Por supuesto, las personas médicas, científicas y sociológicas saben que esto no es tan simple como estos políticos querían que fuera. Sin embargo, la guerra contra las drogas no comenzó en la década de 1980, comenzó mucho antes en este país, a pesar de que la guerra pública contra las drogas comenzó en la década de 1980. Con el advenimiento de las nuevas drogas de "diseño" llegaron nuevas oleadas de delincuencia, y Reagan comenzó la guerra con fuerza. Los políticos actuales llevan alto el manto con respecto a las drogas y la política de control de drogas de los Estados Unidos, muchos están orgullosos de su postura y continúan manteniéndola independientemente del costo potencial en vidas y el dinero gastado.

Ya en 1914 y la Harrison Narcotic Act (Harrison Narcotics Tax Act, 1914) que prohibió el uso de cocaína, el gobierno de los Estados Unidos basó su legislación con respecto a las drogas en reacciones morales defectuosas a algo de lo que podría haber obtenido buenos ingresos fiscales. La cocaína se introdujo en los Estados Unidos en forma de "tónicos", jarabes para la tos e incluso como una bebida con sabor llamada "Coca Cola". La cocaína fue una de las drogas preferidas por muchos europeos y personas de clase alta en todo el mundo durante mucho tiempo. En realidad, muchos médicos y farmacéuticos lo promocionaron como un tratamiento beneficioso no peligroso desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XX. Incluso después de su ilegalización debido a la Ley de Estupefacientes de Harrison, las personas del extremo superior de la sociedad tendían a usarlo y todavía lo hacen. Una droga que vino de la cocaína fue el crack, un derivado y una versión diluida de la verdadera cocaína. En el momento en que el crack salió a la calle con fuerza a principios de la década de 1980, muchos vieron la devastación que provocó los intentos de los "cárteles" de la droga de apoderarse de sus acciones. Por supuesto, si esta droga fuera legal, no habría habido ninguna razón para las olas delictivas en primer lugar, sin embargo, gracias a la Ley de Narcóticos de Harrison, varias otras leyes pasaron por encima de esta, y muchas otras drogas eran ilegales. Otra droga eran las anfetaminas conocidas en el mundo moderno como metanfetaminas, o cristal, metanfetamina cristalina, etc. Esta droga se formuló por primera vez a fines del siglo XIX y fue utilizada por personal médico y científico para ayudarlos a "seguir adelante". El ejército pronto la tomó y eventualmente se "transformó" en la droga que ahora conocemos como Crystal Meth. Otro tema importante para el lado legal de la guerra contra las drogas fue el PCP y la marihuana.

La marihuana es la droga más interesante de todas las plantas en las que crece y se puede usar para muchas cosas que actualmente usamos productos a base de petróleo. Uno de los mayores mitos con respecto a la marihuana es que es una droga de entrada. Se ha demostrado que esto es falso, "La marihuana no hace que las personas consuman drogas duras. Lo que la teoría de la puerta de enlace presenta como una explicación causal es una asociación estadística entre las drogas comunes y las infrecuentes, una asociación que cambia con el tiempo a medida que las diferentes drogas aumentan y disminuyen. en prevalencia ". (Morral, McCaffery, Paddock 2002) Hay varios otros estudios que también muestran que la marihuana es menos dañina que los cigarrillos en porciones moderadas. Uno de esos estudios muestra la siguiente información: "No ha habido informes de cáncer de pulmón relacionados únicamente con la marihuana, y en un gran estudio presentado a la American Thoracic Society en 2006" (Center on Addiction and Substance Abuse 1995) Otro concepto erróneo común sobre la marihuana es que es extremadamente dañina para la salud de una persona. Según "En 1995, basándose en treinta años de investigación científica, los editores de la revista médica británica Lancet concluyeron," fumar cannabis, incluso a largo plazo, no es perjudicial para la salud ". (Desglamorizar el cannabis 1995) Otra parte son los beneficios médicos de la marihuana, "Se ha demostrado que la marihuana es eficaz para reducir las náuseas inducidas por la quimioterapia contra el cáncer, estimular el apetito en pacientes con sida y reducir la presión intraocular en personas con glaucoma" (Vinciguerra, Moore, Brennan 1988) y es buena para los pacientes con trastornos neurológicos. (Incluye dolor de nervios) "También hay evidencia apreciable de que la marihuana reduce la espasticidad muscular en pacientes con trastornos neurológicos" (Baker, Pryce, Croxford 2000). Ahora, según el gobierno de los Estados Unidos, cada uno de estos "mitos" está siendo citado como un hecho, lamentablemente la gente cree que nuestro gobierno y los políticos que hacen las políticas públicas nunca se equivocan. Cuando se trata de usos médicos, el gobierno dice lo siguiente "no an Los datos reales o humanos respaldan la seguridad o eficacia de la marihuana fumada para uso médico general ". (Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, 2009) Cuando se trata del daño (o la falta del mismo) causado por la marihuana, el gobierno declara lo siguiente:" La marihuana tiene un alto potencial de abuso y puede generar adicción. El uso frecuente de marihuana conduce a la tolerancia a los efectos psicoactivos y los fumadores lo compensan fumando con más frecuencia o buscando marihuana de mayor potencia ". (Oficina de Política Nacional de Control de Drogas, 2009) Esta declaración contradice directamente los hechos médicos reales asociados con la marihuana. Hay varios otros mitos comunes con respecto a la marihuana y tan importante, ya que es proporcionar todos los hechos, lo mencionado anteriormente será suficiente por el momento. Sin embargo, como puede ver, la política pública se está alejando de la evidencia basada en hechos y utilizando viejos "mitos" en su lugar. .

Cuando se trata de delitos, el gobierno federal tiene muy claro que creen que los delitos relacionados con las drogas están mal, como la mayoría de los ciudadanos respetuosos de la ley estarán de acuerdo. Sin embargo, lo que comúnmente no se menciona es que consumir drogas no necesariamente causa crimen tanto como las drogas en sí mismas son ilegales. Según el gobierno de los Estados Unidos, "los delitos relacionados con las drogas y los estilos de vida relacionados con el consumo de drogas son los principales factores que contribuyen al problema delictivo en los Estados Unidos" (Drug-Related Crime, 2000). en los Estados Unidos está relacionado con las drogas. Desafortunadamente, nuestros designados políticos tienden a enfocarlo desde el ángulo equivocado, "El gasto del gobierno relacionado con el tabaquismo y el abuso de alcohol y drogas ilegales alcanzó los $ 468 mil millones en 2005, lo que representa más de una décima parte de los gastos combinados federales, estatales y locales. a todos los efectos, según un nuevo estudio ". (Eckholm, 2009) Actualmente en los Estados Unidos según la Oficina Federal de Investigaciones "En 1973, hubo 328,670 arrestos registrados en los Reportes Uniformes del Crimen (UCR) del FBI por violaciones a la ley de drogas. En 2007, ese número aumentó a 1,841,182 arrestos por violaciones a la ley de drogas registradas en la UCR. También en 2006, se reportaron 597,447 arrestos por todos los delitos violentos y 1,610,088 arrestos por todos los delitos contra la propiedad, de un total de 14,209,365 arrestos por todos los delitos ". (FBI Uniform Crime Reports 2008) Estas cifras representan casi el 4% de la población total en los Estados Unidos y más del 25% de los delitos cometidos en los Estados Unidos. Nos guste o no, una "guerra" contra las drogas puede no ser la mejor solución a este problema. Sobre todo teniendo en cuenta que, las tasas de delincuencia se dispararon tras las enormes medidas enérgicas contra las drogas y los usuarios de drogas, directamente después de la administración Reagan. Actualmente, en los Estados Unidos, gastamos más dinero "luchando" en esta guerra que ha aumentado el crimen y la adicción que en nuestras escuelas, atención médica y programas sociales combinados en lugar de buscar tratar la adicción y detener el crimen, nuestros políticos han aumentado ambos.

Las posibles implicaciones a largo plazo de las políticas actuales de lucha contra las drogas son de mayor alcance de lo que creemos actualmente. Si bien es imposible predecir el futuro, uno podría asumir razonablemente que en el caso de la actual guerra de las "drogas" estamos fracasando miserablemente. El futuro verá cambios importantes que se producirán durante un período de tiempo más largo. Veremos la despenalización y eventualmente la legalización con impuestos. Aunque esto puede tardar varios años en implementarse, sucederá. Es mi recomendación que los distritos y los estados individuales comiencen a tomar en cuenta los hechos relacionados con esto y se nieguen a encarcelar a los infractores de drogas simples. El tratamiento es una opción válida y mucho mejor en muchos casos. La rehabilitación es posible y necesaria en muchos casos para los infractores por drogas. Actualmente este país tiene un exceso de presos y una gran parte de ellos está directamente relacionado con las drogas. Para reducir aún más la delincuencia y evitar que vuelva a ocurrir, la rehabilitación debe abordarse dentro del sistema. Es necesario abordar este tema como profesionales y no como moralistas. Todos podemos estar de acuerdo en que nuestro sistema de valores personales nos impulsa. Sin embargo, también podemos ver que cuando ignoramos los hechos y abordamos temas controvertidos como este con nuestro sombrero moral puesto frente a nuestro sombrero lógico, de hecho nos estamos asegurando de que nunca avanzaremos y de hecho reduciremos el crimen. Debería ser el objetivo de los Estados y de las fuerzas del orden locales reducir la delincuencia atacando los problemas reales y rehabilitando a los que pueden serlo.

La rehabilitación es un tema controvertido y, lamentablemente, no hay suficientes datos duros para avanzar a gran escala, es necesario crear estos datos. Propongo que comencemos procedimientos de prueba rigurosos dentro de nuestra población carcelaria actual, utilizando el monitoreo y los programas de Doce Pasos al principio. Si tomamos un porcentaje de los delincuentes menores relacionados con las drogas y en lugar de encarcelarlos, les colocamos dispositivos de monitoreo, hay algunas buenas pulseras de monitoreo que ofrecen la capacidad del delincuente para trabajar y realizar tareas mientras está bajo la guía de sus respectivos oficiales de libertad condicional. Uno de esos dispositivos de monitoreo es el siguiente: "El Monitor de Abuso de Alcohol y Otras Drogas de Abuso de SleepTime 24/7 permite monitorear el abuso de alcohol y otras drogas las 24 horas del día, los siete días de la semana". (StreeTime Technologies, 2009) La segunda parte del programa incluiría asegurarse de que estén asistiendo a un programa de doce pasos o, en algunos casos, enviarlos a una clínica de secado. Esto se puede hacer revocando sus licencias, emitiendo identificaciones estatales y llevándolos a las reuniones del programa. Otros cambios pueden ser la reubicación, la búsqueda de empleo, etc. Todos estos deben abordarse y se debe introducir un SOP (Procedimientos operativos estándar).

Al utilizar el enfoque anterior, podemos beneficiarnos de una menor cantidad de infractores reincidentes, sería necesario hacer un seguimiento y rastrear a aquellos que ingresan al programa para ver si hay cambios identificables en el comportamiento y las acciones. Obviamente, esto requerirá la participación y la asistencia de la comunidad, sin embargo, al final, podríamos beneficiarnos de una reducción significativa de la delincuencia, así como de una mayor productividad y efectos a largo plazo asociados con las familias y el círculo de influencia que ejerce cada delincuente. Nuestro objetivo debería ser ver un nuevo estándar acerca del control de drogas y las políticas de aplicación actuales en su lugar. La Justicia Penal con el propósito de preservar la justicia y hacer cumplir cuando sea necesario para hacerlo de manera efectiva, debemos comenzar a abordar algunos de estos temas desde puntos de vista alternativos.

En conclusión, hemos aprendido algo de la historia relacionada con la actual "guerra contra las drogas", así como también hechos relacionados con el uso y las tasas de criminalidad. El objetivo del autor era presentar un punto de vista equilibrado y ofrecer una alternativa a los enfoques actuales de aplicación de la ley en lo que respecta a los delitos relacionados con las drogas. Si bien existen leyes vigentes que regulan gran parte de esto, es posible abordar esto también desde un nivel estatal o local. Es la esperanza del autor que abordemos la reducción de los delitos relacionados con las drogas desde una perspectiva que ofrezca tratamiento y rehabilitación. Al comprender las causas del delito y tratarlo, podremos reducirlo mucho más con implicaciones de mucho mayor alcance.

(Nota: puede ver cada artículo como una página larga si se registra como miembro defensor, o superior).


La historia oculta del racismo en la guerra contra las drogas

La primera ley antidrogas en nuestro país fue una ley local en San Francisco aprobada en 1875. Prohibió fumar opio y estaba dirigida a los chinos porque fumar opio era un hábito peculiarmente chino. Se creía que los hombres chinos estaban atrayendo a las mujeres blancas para que tuvieran relaciones sexuales en los fumaderos de opio. En 1909, el Congreso convirtió el consumo de opio en un delito federal mediante la promulgación de la Ley contra el opio. Reforzó el racismo chino al hacer una excepción para beber e inyectarse tinturas de opiáceos que eran populares entre los blancos.

Las regulaciones sobre la cocaína también fueron provocadas por prejuicios raciales. El consumo de cocaína se asoció con los negros del mismo modo que el consumo de opio se asoció con los chinos. Los artículos de los periódicos mostraban titulares con carga racial que vinculaban la cocaína con el comportamiento violento y antisocial de los negros. A 1914 New York Times artículo proclamado: "Los 'demonios' de la cocaína negra son una nueva amenaza sureña: los asesinatos y la locura aumentan entre los negros de clase baja porque han empezado a 'olfatear'". Un artículo de Literary Digest del mismo año afirmaba que "la mayoría de los ataques contra las mujeres en el sur son el resultado directo del cerebro negro enloquecido por la cocaína ". No es de extrañar que 1914 también fuera el año en que el Congreso aprobó la Ley de Impuestos de Harrison, que prohíbe efectivamente el opio y la cocaína.

La prohibición de la marihuana también tenía fundamentos racistas. Esta vez fueron los mexicanos. Así como la cocaína se asoció con la violencia negra y el comportamiento irracional, en las ciudades fronterizas del suroeste la marihuana se consideraba, a principios de la década de 1920, como una causa de la anarquía mexicana. Un capitán de la policía de Texas sugirió que la marihuana les dio a los mexicanos una fuerza sobrehumana para cometer actos de violencia:

Bajo la marihuana, los mexicanos [se vuelven] muy violentos, especialmente cuando se enojan y atacarán a un oficial incluso si le apuntan con un arma. Parecen no tener miedo. También he notado que bajo la influencia de esta hierba tienen una fuerza enorme y se necesitarán varios hombres para manejar a un hombre, mientras que, en circunstancias normales, un hombre podría manejarlo con facilidad.

La Coalición Estadounidense, un grupo antiinmigrante, afirmó tan recientemente como en 1980: "La marihuana, quizás ahora el más insidioso de los narcóticos, es un subproducto directo de la inmigración mexicana sin restricciones".

Las consecuencias raciales de nuestras leyes sobre drogas han persistido. En su artículo, La discriminación inherente a la guerra contra las drogas en Estados Unidos, Kathleen R. Sandy informó en 2003 que los estadounidenses negros constituían aproximadamente el 12 por ciento de la población de nuestro país y el 13 por ciento de los consumidores de drogas. Sin embargo, representaron el 33 por ciento de todos los arrestos relacionados con las drogas, el 62 por ciento de las condenas relacionadas con las drogas y el 70 por ciento de los encarcelamientos relacionados con las drogas.

La represión concertada del país contra las drogas, y la imposición de castigos cada vez más severos por uso, importación y distribución ilícitos, probablemente deba su génesis al nombramiento en 1930 de Harry Anslinger como comisionado de la recién creada Oficina de Estupefacientes de los Estados Unidos. Comenzó una campaña mediática para clasificar la marihuana como una droga peligrosa. Por ejemplo, escribió un importante artículo titulado "Marihuana, la asesina de la juventud". Estaba plagado de acusaciones de que la marihuana era responsable de alentar el asesinato, el suicidio y la locura. La campaña de Anslinger fue un éxito rotundo. Antes de que asumiera el cargo, solo cuatro estados habían promulgado prohibiciones contra el uso no médico de la marihuana: California (1915), Texas (1919), Luisiana (1924) y Nueva York (1927), pero en 1937 46 de los 48 países de la nación en ese momento. los estados habían prohibido la marihuana.

Desde entonces, el Congreso ha promulgado una serie de leyes antidrogas integrales con sanciones estrictas. Por ejemplo, hoy uno puede ser condenado a cadena perpetua por distribuir un kilogramo de heroína, 40 años por distribuir 100 gramos y 20 años por distribuir cualquier cantidad. Sin embargo, esto no ha detenido el apetito del país por las drogas ilícitas a pesar de la continua "guerra contra las drogas" de todas las administraciones desde que el presidente Nixon estableció la Agencia Antidrogas en 1972, que ha crecido a lo largo de los años hasta una plantilla de casi 10.000 empleados y un presupuesto. de $ 2 mil millones.

Según datos de la Encuesta Nacional de Hogares sobre el Uso de Drogas y la Salud de 2010, casi 120 millones de estadounidenses de 12 años o más, aproximadamente el 47 por ciento de esa población, reportaron el uso de drogas ilícitas al menos una vez en su vida 15.3 por ciento admitió haber usado una droga ilegal en el año anterior y el 8,9 por ciento, aproximadamente 23 millones de personas, lo hizo durante el mes anterior. Los New York Times Recientemente informó que uno de cada 15 estudiantes de secundaria fuma marihuana casi a diario.

Cuando se trata de condenas, el principal culpable son las drogas. Aproximadamente la mitad de los aproximadamente 220.000 delincuentes en las cárceles federales los han traído a nuestro país, los han distribuido aquí o se han asociado con esta actividad ilícita. Esto significa que probablemente la mitad de los $ 6,8 mil millones del presupuesto de la Oficina de Prisiones se consume al encarcelar a los criminales drogadictos. La mitad de la población carcelaria está allí debido a las drogas, lo que nos cuesta miles de millones de dólares al año para mantenerlos en la cárcel.

Frederic Block ha ejercido la abogacía durante 34 años. Fue nombrado juez del tribunal federal de distrito en 1994 por el presidente Clinton. Block es el autor de Desvestido: una mirada al interior de la vida y el trabajo de un juez federal de primera instancia.


Drogas y pandillas Hechos rápidos

Centro Nacional de Inteligencia sobre Drogas
un componente de la
Departamento de Justicia de EE. UU.

¿Cuál es la relación entre las drogas y las pandillas?

Las pandillas callejeras, las pandillas de motociclistas fuera de la ley (OMG) y las pandillas carcelarias son los principales distribuidores de drogas ilegales en las calles de los Estados Unidos. Las pandillas también introducen drogas de contrabando en los Estados Unidos y producen y transportan drogas dentro del país.

Los pandilleros callejeros convierten la cocaína en polvo en cocaína crack y producen la mayor parte del PCP disponible en los Estados Unidos. Las pandillas, principalmente las OMG, también producen marihuana y metanfetamina. Además, las pandillas participan cada vez más en el contrabando de grandes cantidades de cocaína y marihuana y cantidades menores de heroína, metanfetamina y MDMA (también conocida como éxtasis) hacia los Estados Unidos desde fuentes extranjeras de suministro. Las pandillas transportan y distribuyen principalmente cocaína en polvo, crack, heroína, marihuana, metanfetamina, MDMA y PCP en los Estados Unidos.

Ubicadas en todo el país, las pandillas callejeras varían en tamaño, composición y estructura. Las grandes pandillas callejeras afiliadas a nivel nacional representan la mayor amenaza porque contrabandean, producen, transportan y distribuyen grandes cantidades de drogas ilícitas por todo el país y son extremadamente violentas. Las pandillas callejeras locales en áreas rurales, suburbanas y urbanas representan una amenaza baja pero creciente. Las pandillas callejeras locales transportan y distribuyen drogas en áreas muy específicas. Estas pandillas suelen imitar a las pandillas nacionales más grandes y poderosas para ganarse el respeto de sus rivales.

Algunas pandillas recaudan millones de dólares al mes vendiendo drogas ilegales, traficando armas, operando redes de prostitución y vendiendo propiedad robada. Las pandillas blanquean los ingresos mediante la inversión en bienes raíces, estudios de grabación, tiendas de motocicletas y empresas de construcción. También operan varios negocios basados ​​en efectivo, como barberías, tiendas de música, restaurantes, servicios de catering, salones de tatuajes y clubes de striptease, con el fin de mezclar las ganancias de las drogas con los fondos generados a través del comercio legítimo.

Hasta arriba

¿Cuál es el alcance de la operación de pandillas y el crimen en los Estados Unidos?

Hay al menos 21,500 pandillas y más de 731,000 pandilleros activos en los Estados Unidos. Las pandillas realizan actividades delictivas en los 50 estados y territorios de EE. UU. Aunque la mayor parte de la actividad de las pandillas se concentra en las principales áreas urbanas, las pandillas también están proliferando en las áreas rurales y suburbanas del país a medida que los miembros de las pandillas huyen de la creciente presión policial en las áreas urbanas o buscan mercados de drogas más lucrativos. Esta proliferación en áreas no urbanas está cada vez más acompañada de violencia y amenaza a la sociedad en general.

Según una encuesta del Departamento de Justicia de 2001, el 20 por ciento de los estudiantes de 12 a 18 años informaron que las pandillas callejeras habían estado presentes en su escuela durante los 6 meses anteriores. Más de una cuarta parte (28%) de los estudiantes de las escuelas urbanas informaron de la presencia de pandillas callejeras, y el 18% de los estudiantes de las escuelas suburbanas y el 13% de las escuelas rurales informaron de la presencia de pandillas callejeras. Las escuelas públicas reportaron un porcentaje mucho más alto de presencia de pandillas que las escuelas privadas.

Hasta arriba

¿Cuáles son los peligros asociados con la actividad de las pandillas?

Las grandes pandillas callejeras emplean la violencia para controlar y expandir las actividades de distribución de drogas, apuntando a las bandas rivales y a los traficantes que descuidan o se niegan a pagar las tarifas de extorsión. Los miembros también utilizan la violencia para asegurarse de que los miembros se adhieran al código de conducta de la pandilla o para evitar que un miembro se vaya. En noviembre de 2004, un pandillero de 19 años en Fort Worth, Texas, fue sentenciado a 30 años de prisión por dispararle fatalmente a un amigo de la infancia que quería dejar su pandilla callejera local.

Las autoridades de todo el país informan que las pandillas son responsables de la mayoría de los delitos violentos graves en las principales ciudades de Estados Unidos. Las pandillas participan en una variedad de actividades delictivas que incluyen asalto, robo, tiroteo desde vehículos, extorsión, homicidio, fraude de identificación, lavado de dinero, operaciones de prostitución, robo, venta de propiedad robada y tráfico de armas.

¿Cuáles son algunas señales de que los jóvenes pueden estar involucrados en actividades de pandillas?

Los cambios en el comportamiento, como faltar a la escuela, salir con diferentes amigos o, en ciertos lugares, pintar grafitis con aerosol y usar señales con las manos con amigos pueden indicar afiliación a una pandilla.

Además, las personas que pertenecen a pandillas a menudo se visten de la misma manera con ropa del mismo color, pañuelos o incluso subiéndose las perneras de los pantalones de una determinada manera. Algunos pandilleros usan ciertas etiquetas de diseñador para mostrar su afiliación a la pandilla. Los miembros de las pandillas suelen tener tatuajes. Además, debido a que la violencia de las pandillas con frecuencia se glorifica en la música rap, los jóvenes involucrados en las pandillas a menudo tratan de imitar la vestimenta y las acciones de los artistas del rap.

Finalmente, debido a que el abuso de sustancias es a menudo una característica de los pandilleros, los jóvenes involucrados en actividades de pandillas pueden mostrar signos de uso de drogas o alcohol.

Otros productos de interés:

  • 2C-T-7
  • 5-MeO-AMT
  • AMT
  • BZP
  • Crack de cocaína
  • Metanfetamina cristalina
  • Abuso de drogas y enfermedad mental
  • Agresión sexual facilitada por las drogas
  • Parafernalia de drogas
  • Drogas e Internet
  • DXM
  • Fentanilo
  • astuto
  • Freír
  • GHB y análogos
  • Heroína
  • Inhalantes
  • Jimsonweed
  • Ketamina
  • Khat
  • LSD
  • Marijuana
  • MDMA
  • Metadona
  • Metanfetamina
  • Identificación y peligros del laboratorio de metanfetamina
  • OxyContin
  • PCP
  • Cocaína en polvo
  • Medicamentos con receta
  • Psilocibina
  • Ritalin
  • Rohipnol
  • salvia Divinorum
  • Soma
  • Esteroides
  • Adolescentes y drogas
  • Triple C
  • Yaba
  • Huffing - El abuso de inhalantes
  • Abuso de medicamentos recetados y juventud
  • Drogas, juventud e Internet

Contáctenos

Nuestras direcciones:

Centro Nacional de Inteligencia sobre Drogas
319 Washington Street, quinto piso
Johnstown, PA 15901-1622
Teléfono: 814-532-4601
FAX: 814-532-4690

Oficina de enlace de NDIC en Washington
8201 Greensboro Drive, Suite 1001
McLean, VA 22102-3840
Teléfono: 703-556-8970
FAX: 703-556-7807

¿Cuál podría ser el castigo?

En 1970, el presidente Richard Nixon, promulgó la Ley de Sustancias Controladas (CSA). Su objetivo era consolidar todas las leyes anteriores (que se contaban por cientos) que se referían a las drogas ilegales y las sustancias controladas en una sola ley. Es obligatorio que las leyes estatales cumplan con la Ley de Sustancias Controladas, pero pueden ser más limitadas o más estrictas que la ley federal. No pueden socavar ni contradecir la ley federal. Como hemos visto con la marihuana, por ejemplo, a menudo este no es el caso.

La CSA es una política de drogas federal que regula la fabricación y distribución de sustancias controladas. Estos incluyen narcóticos, depresores, alucinógenos y estimulantes. Los medicamentos se clasifican en 5 programas. Esto hace que sea relativamente sencillo agregar un nuevo medicamento al programa o cambiar la clasificación de un medicamento sin promulgar una nueva legislación. También facilita que las legislaturas estatales desarrollen pautas de sentencia para las cinco categorías en lugar de para cada fármaco individual.

Los criterios sobre dónde colocar una droga incluyen qué tan adictiva es la sustancia y si tiene algún beneficio médico. La Lista 1 contiene las drogas más adictivas y conlleva las sanciones más severas, mientras que las drogas de la Lista 5 no son muy propensas a ser adictivas y conllevan castigos mucho más leves. Los horarios son los siguientes:

  • Horario 1 & # 8211 Éxtasis, LSD y heroína. La marihuana todavía se considera una droga de la Lista 1 a pesar de sus usos médicos demostrados. La marihuana es el único medicamento recetado con esta clasificación.
  • Schedule 2 y # 8211 Cocaína, morfina, Demerol, OxyContin, Percocet y Dilaudid
  • Horario 3 y # 8211 Esteroides anabólicos, Vicodin, Tylenol con codeína y Marinol
  • Schedule 4 & # 8211 Ambien, Xanax, Soma, Klonopin, medicamentos para dormir y Valium
  • Schedule 5 & # 8211 Lyrica y supresores de la tos que contienen bajas concentraciones de codeína

Las sanciones por posesión de drogas dependen en gran medida del programa al que pertenezca la droga en cuestión. La sanción federal por traficar menos de 50 kg de marihuana (una droga de la Lista 1) es un delito mayor y conlleva una sentencia de prisión de hasta 5 años y una multa de hasta 250.000 dólares por la primera infracción. Una persona que está en posesión de una droga de la Lista 5 probablemente será acusada de un delito menor de primer grado y pasará menos de un año en la cárcel.

La Administración de Control de Drogas (DEA) también fue creada por el presidente Richard Nixon en 1973 como la agencia responsable de hacer cumplir la ley de Sustancias Controladas, así como de regular el uso de sustancias controladas. La DEA monitorea la producción, distribución, importación y exportación de drogas. También trabaja con la policía estatal para reducir el tráfico de drogas y la violencia relacionada con las pandillas.

Dependiendo del estado en el que uno sea condenado por posesión de drogas, existe una gama muy variable de sanciones impuestas. En California, que tiene algunas de las pautas de sentencia más ligeras, los infractores por primera vez serán multados entre $ 40 y $ 500, y pueden ser condenados a cumplir entre 15 y 180 días de cárcel. En el otro extremo del espectro, Kentucky, que tiene las pautas más estrictas, impondrá una multa de hasta $ 20,000 y una sentencia de prisión de 2 a 10 años.

Tanto las pautas de sentencia federal como las estatales se rigen por la clase de droga (a qué programa pertenece), la cantidad de droga que se poseía y el número de condenas anteriores.

Independientemente del estado, la simple posesión de drogas ilegales conlleva las penas más leves, mientras que la intención de distribuir drogas o producirlas (ya sea por fabricación o cultivo) conlleva penas más severas.

Muchos estados han creado tribunales de drogas para los acusados ​​de delitos graves de drogas. Este sistema se desarrolló para ayudar a aliviar el sobrecargado sistema penitenciario en el que casi el 75% de los presos fueron encarcelados por delitos relacionados con las drogas. El propósito de estos tribunales es rehabilitar a los usuarios habituales de drogas y a los delincuentes y mantenerlos fuera de prisión. En lugar de ir a juicio, un acusado de drogas que accede a la corte de drogas pasa tiempo en un programa de rehabilitación de drogas (o alcohol), se somete a pruebas de drogas al azar y se presenta ante la corte de drogas de forma regular. Los acusados ​​que no se adhieran a este programa pueden ser arrestados y enviados a juicio. Los jueces que presiden un tribunal de drogas tienen un gran control sobre el funcionamiento del tribunal y lo que manda a los acusados.


La guerra contra las drogas

La "guerra contra las drogas" se refiere a la reciente tendencia en los sistemas políticos y militares de los Estados Unidos de realizar esfuerzos radicales de prohibición para poner fin el tráfico de drogas. El primer uso del término guerra para describir estas políticas ocurrió cuando el presidente Richard Nixon pronunció un discurso el 18 de junio de 1971 en una conferencia de prensa para el Congreso de Prevención y Control del Abuso de Drogas, en el que se refirió al abuso de drogas como "enemigo público número uno". Sin embargo, Nixon no fue el primer presidente de los Estados Unidos en apoyar políticas estrictas de control de drogas, sus acciones fueron una continuación de las políticas existentes.

Uno de los aspectos más importantes de la guerra contra las drogas de Estados Unidos se remonta a 1952, cuando el Congreso aprobó la Ley Boggs. Esta ley estableció la política estadounidense de sentencia mínima obligatoria. Con mínimos obligatorios, los tribunales están obligados a condenar a los infractores por primera vez con una sentencia mínima dependiendo de la droga. los Ley Boggs se refería específicamente a la posesión de cannabis, y muchos de sus elementos fueron posteriormente derogados. los Ley contra el abuso de drogas de 1986 fortaleció el sistema de condenas mínimas obligatorias y agregó disposiciones para otros tipos de drogas. Las sentencias mínimas obligatorias han sido criticadas por ser inflexibles e injustas y han contribuido a la tendencia general de hacinamiento en las cárceles de Estados Unidos. Según la Oficina Federal de Prisiones, el 49,8% de los reclusos, unas 100.000 personas, se encuentran actualmente encarcelados por delitos de drogas. Menos del 30% de los reclusos son delincuentes violentos.

Aunque ha habido leyes de prohibición de las drogas en los Estados Unidos desde 1860, la Guerra contra las Drogas está fuertemente asociada con Presidente Ronald Reagan. En 1986, Reagan promulgó la ley Ley contra el abuso de drogas, que, además de fortalecer las políticas obligatorias de sentencia mínima, asignó $ 1.7 mil millones para financiar la guerra contra las drogas, y también cambió el programa federal de liberación supervisada de un enfoque de rehabilitación a uno punitivo. los programa de liberación supervisada se refiere a las medidas que deben tomar los internos cuando son puestos en libertad condicional. Estos programas generalmente consisten en pruebas de drogas regulares y reuniones con consejeros de libertad condicional. Históricamente, estos sistemas se implementaron para ayudar a los adictos a las drogas en recuperación a mantener el rumbo una vez que salían de la cárcel. Sin embargo, el cambio a un enfoque punitivo reflejó el deseo de castigar a los involucrados en drogas ilegales, en lugar de ayudarlos a recuperarse y volver a encarrilar sus vidas. Durante la presidencia de Reagan, la Primera Dama, Nancy Reagan comenzó una campaña llamada 'Solo di no', que se centró en educar a los jóvenes sobre los peligros del abuso de drogas y sobre las diferentes formas en que pueden decir "no" a las drogas.

Uno de los aspectos más notables de la guerra contra las drogas es su aparente focalización en las comunidades minoritarias y de menores ingresos. With the passing of the Anti-Drug Abuse Act of 1986, possession of 28 grams of crack cocaine warrants a five year mandatory minimum sentence for a first-time offender. In order to get the same sentence for possession of powder form cocaine, someone would have to have 500 grams. While some argue that crack cocaine is more addictive and therefore deserves a higher sentence, some medical experts dispute this by stating that there is no pharmacological difference between the two forms of cocaine. Many people assert that, because crack cocaine is statistically linked to impoverished Black communities while powder cocaine use is most common among affluent White communities, the legal disparity between powder and crack cocaine is potentially rooted in racist beliefs. While both forms of the drug are harmful and addictive, the drastic differences between the mandatory minimum sentences reflects a devotion to punish drug offenders at all costs, rather than on working to find a solution that would land less people in prison. In 2010, President Barack Obama signed into law the Fair Sentencing Act, which reduced the sentencing disparity between crack and powder cocaine.


10 Facts about Mexico’s Drug War

ATLANTA, Georgia – Mexico’s war on drugs has been raging for over seven years with devastating results. Thousands are dead, chaos reigns in the streets, and its citizens live in the fearful shadow of the powerful drug cartels. Unfortunately, the brutal violence, as well as the power of the cartels, has not decreased.

There seems to be plenty of blame to go around for the current state of violence in Mexico. For example, there is no question that America’s hunger for illegal drugs puts money directly into the pockets of violent cartels allowing their operations to continue, while Mexico, for decades, was complacent with the presence of cartels at almost every level of society.

In addition to cartel violence, Mexican citizens find themselves suffering under a militarized police force that commits frequent human rights abuses. Despite knowledge these abuses exist, the legal mechanisms designed to prevent such abuse are known for their weakness and corruption. Accounts have surfaced of forced confessions, beating, electrocutions, and medical examiners downplaying injuries from torture in reports to authorities.

Out of the 3,671 investigations that have been initiated by prosecutors only 15 soldiers have been prosecuted.

To spread awareness regarding the devastation wrought by the drug war, here are 10 important facts.

1. Drugs make up 3-4% of Mexico’s $1.5 trillion GDP.

2. The Committee to Protect Journalists has ranked Mexico as the 8 th deadliest country for reporters.

3. The Bureau of Alcohol, Tobacco, and Firearms states that 90% of weapons confiscated in Mexico come from the United States.

4. The cartels reap $19 billion to $29 billion from U.S. drug sales alone.

5. Mexico has one of the highest rates of kidnapping in the world. An average of 70 people per month are abducted.

6. In 2012, Joaquin Guzman, leader of the Sinaloa cartel, made Forbes list of billionaires. Sinaloa controls up to 25 percent of the drugs that enter the United States through Mexico. The annual revenues produced by Sinaloa are over $3 billion.

7. In 2008, the U.S. created the Merida Initiative to provide assistance in the drug war. It consisted of sending $1.4 billion of aid to Mexico, Central America, Haiti and the Dominican Republic. In 2010, the partnership was extended and renamed Beyond Merida.

8. The drug industry is estimated to employ at least half a million people.

9. From 2006 to 2012, President Felipe Calderón deployed 50,000 troops confront the cartels.

10. Over 47,000 people have been killed since the war began in 2006.

Several options have been put forward to address the drug war from a policymaking perspective. Decriminalization remains the most popular prescription advocated by many officials in both the U.S. and Mexico.

Three former Latin American presidents have publicly stated they wish to see a “paradigm shift” toward decriminalization, which is seen by many as the most effective way to eventually curb demand and violence related to drugs.

Others contend that decriminalization would help support the cartels export market, and instead favor enforcement against violent dealers while also trying to reduce demand.

President Felipe Calderón’s successor, Enrique Peña Nieto, intends to continue the fight against the cartels. However, he has stated he intends to shift policies toward reducing violence instead of apprehending cartel members and drugs.


18 Facts About America’s Long and Costly War on Drugs

US troops parachute into Panama during Operation Just Cause, an invasion to arrest Manuel Noriega. US Air Force

12. Operation Just Cause and the arrest of Manuel Noriega

In 1971 the DEA attempted to indict Manuel Noriega of Panama, only to the thwarted by the Central Intelligence Agency. The CIA had allowed Noriega to conduct his drug trade activities for years because of his support of the Contras in Nicaragua. The CIA, under its director at the time, George H. W. Bush, funded Noriega and looked the other way as the Panamanian dictator shipped illegal drugs to markets which included the United States. In 1986 a CIA pilot and former Marine named Eugene Hasenfus was shot down in Nicaragua during a flight in which he had been delivering weapons covertly for the CIA to the Contras. Ronald Reagan denied that Hasenfus had any connection with the United States government, but papers discovered in the wreckage of the aircraft he had been flying revealed otherwise, including the links between the CIA and Noriega.

With Noriega then a liability to the American government, and an embarrassment to both Reagan and his vice-president, the same George Bush, the DEA was encouraged to indict Noriega, and with the indictment in hand the United States sent 25,000 troops to Panama to secure his arrest and overthrow his government. Hasenfus was indicted by the Sandinista government in Nicaragua, convicted, imprisoned, and pardoned in December. Noriega was tried in Miami for drug trafficking, racketeering, and money laundering, convicted, and sentenced to 40 years in federal prison. During his trial evidence reflecting his relationship with the CIA and George Bush was not allowed to be presented. Noriega was later extradited for trial in France, again convicted, and returned to the United States to serve his sentence.


Alarming Facts about The War on Drugs

The United States has a larger percentage of its population in prison than any country on Earth. Over 1.7 million human beings languish behind bars. Well over sixty percent of federal prisoners , and a significant fraction of state and local prisoners, are non-violent drug offenders, mostly first time offenders. Due to the War on Drugs, we have become the world's leading jailer. 1 out of 35 Americans is under the control of the Criminal Justice System. If present incarceration rates hold steady, 1 out of 20 Americans, 1 out of 11 men, and 1 out of 4 Black men in this country today can expect to spend some part of their life in prison.

Sources: Bureau ofJustice Statistics, Nation's Probation and Parole Population ReachedAlmost 3.9 Million Last Year, (press release), Washington D.C.: U.S.Department of Justice (1997, August 14).
Bonczar, T.P. & Beck, A.J., Lifetime Likelihood of Going to Stateor Federal Prison, Washington D.C.: Bureau of Justice Statistics,U.S. Department of Justice (1997, March), p. 1.
Currie, E., Crime and Punishment in America, New York, NY:Metropolitan Books, Henry Holt and Company, Inc. (1998), p. 3.

American Apartheid

One out of three young African American (ages 18 to 35) men in the United States are in prison or on some form of supervised release. The drug war is clearly a race war. Our country has more African American men in prison than in college.We call ourselves the Land of the Free, yet we have a four times higher percentage of Black men in prison than South Africa at the height of apartheid, an official national policy of institutionalized racism.

Sources: Substance Abuseand Mental Health Services Administration, National Household Survey on Drug Abuse: Population Estimates 1996, Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration (1997), p. 19,Table 2D
Bureau of Justice Statistics, Sourcebook of Criminal Justice Statistics 1996, Washington D.C.: U.S. Government Printing Office(1997), p. 382, Table 4.10, and p. 533, Table6.36
Bureau of Justice Statistics, Prisoners in 1996, Washington D.C.: U.S. Government Printing Office (1997), p. 10, Table13.

Prison Orphans

One out of nine school-age children has one or both parents in prison. At the present exponential increase in incarceration, this number will be one out of four alarmingly soon. We are breeding an entire generation of embittered and disenfranchised prison orphans. We are losing an entire generation of young people.

Sources: Califano,Joseph, Behind Bars: Substance Abuse and America's Prison Population,Forward by Joseph Califano. The National Center on Addiction and Substance Abuse at Columbia University (1998).

Violent vs. Non-Violent Crimes:Prison Sentences

The average sentence for a first time, non-violent drug offender is longer than the average sentence for rape, child molestation, bank robbery or manslaughter. As our prisons rapidly fill to bursting, rapists and murderers are being given early release to make room for no parole drug offenders. While law enforcement continues to go after relatively easy drug violation arrests, every major city in this country has a record number of unsolved homicides.

Sources: Families Against Mandatory Minimums (FAMM).
The Consequences of Mandatory Minimums, Federal Judicial Center Report, 1994.
The Lindesmith Center Ethan Nadlemann, Director

500,000 Deaths from Legal Drugs

Every year, 8,000 to 14,000 people die from illegal drugs in this country. Every year, over 500,000 people die from legal drugs (Tobacco, liquor and prescriptions). This is roughly a fifty to one ratio. Alcohol alone is involved in seven times more violent crimes than all illegal substances combined. Yet our Government continues to hugely subsidize alcohol and tobacco, while demonizing those who would exercise a different choice.

Sources: Califano,Joseph, Behind Bars: Substance Abuse and America's Prison Population, Forward by Joseph Califano. The National Center on Addiction and Substance Abuse at Columbia University (1998).

Treatment, Not Punishment

It's been empirically shown that education and treatment is seven times more cost effective than arrest and incarceration for substance addiction, yet we continue to spend more tax dollars on prisons than treatment. In this 'Land of Liberty', we spend more money on prisons than on schools. We are clearly addicted to mass punishment of consensual 'crimes' on a staggering scale. The sheer magnitude of all the human misery generated in our government's war on it's own people is truly terrifying.

Sources: Rydell, C.P.& Everingham, S.S., Controlling Cocaine, Prepared for the Office of National Drug Control Policy and the United States Army, SantaMonica, CA: Drug Policy Research Center, RAND (1994).
The Lindesmith Center Ethan Nadlemann, Director

98% Conviction Rate?

Federal prosecutors reportedly have a 98% conviction rate, and federal appellate courts reject 98% of appeals. The American Bar Association says this number should be closer to 60-70%. Does this mean that over 30% of those jailed are technically or literally innocent? (Do we really trust our government to do anything with 98% efficiency?) The nearly limitless and clearly unconstitutional powers that have been handed to the U.S. Attorneys by Congress is mind blowing in the extreme. The Bill of Rights is rapidly becoming a fond memory.

Sources: TheConsequences of Mandatory Minimums, Federal Judicial Center Report,1994.
H.R. 3396, The Citizens Protection Act of1998, sponsored by Rep. Joseph McDade.
The NationalAssociation of Criminal Defense Lawyers (NACDL).
Punch and Jurists: The Cutting Edge Guide to Criminal Law
The American Bar Association (ABA).

Shot or Beheaded?

If Newt Gingrich has his way, you can be given the death penalty for 'trafficking' in two ounces of marijuana. Former 'Drug Czar' William Bennett (author of 'The Book ofVirtues'!) has advocated the public beheading of convicted drug offenders. LA Police Chief Daryl Gates has publicly stated that casual drug users should be taken from the court room and summarily executed. We are rapidly approaching a totalitarian police state, where absolute power flows directly from wealth, and any deviation from the officially mandated status quo can mean incarceration,torture or even death.

Source: H.R. 41: TheDrug Importer Death Penalty Act of 1997, by Rep. Newt Gingrich.
Ain't Nobodies Business If You Do, by PeterMcWilliams. (Prelude Press)

Prohibition And Violent Crimes

The prohibition of alcohol in the early part of this century financed the birth of the present day criminal underground. The prohibition of drugs has given incredible power to the inner city street gangs, and put hundreds of millions of dollars into their hands. A generation ago, they fought with knives and brass knuckles. Now they have submachine guns and high explosives. We have turned our cities into war zones.

Source: Drug Crazy, byMike Gray, [Random House, 240 pages, $23.95 Publication date June15, 1998]
The Lindesmith Center Ethan Nadlemann, Director

Consensual

Because drug crimes are consensual, with no citizens filing charges, the Government has had to get very creative to motivate suspects to testify against each other in trial. Known criminals are routinely paid hundreds of thousands of dollars, and offered virtual immunity, luxurious perks, and drastically reduced sentences for their information and testimony. Our prisons are full to bursting with innocent victims. More and more, Federal prosecutors are acquiring almost unlimited powers in the courtroom. They set sentences they dictate trial protocol they have turned purchased betrayal of family and friends into a high art form. Judges in Federal trials are fast becoming mere automations.

Sources: TheConsequences of Mandatory Minimums, Federal Judicial Center Report,1994.
H.R. 3396, The Citizens Protection Act of1998, sponsored by Rep. Joseph McDade.
Ain't Nobodies Business If You Do, by Peter McWilliams. (PreludePress)

(Rich Bargains)Poor Prison Terms

I have reviewed and studied literally hundreds of cases in preparation for this project, and I keep seeing the same alarming trend. The drug kingpins and professional criminals continually plea-bargain their way to freedom, or leave the country with all their wealth, while the low level offenders and innocent patsies, with no information to trade for leniency, and no resources for an adequate defense, are sentenced to insanely long terms. We are warring on the afflicted and the vulnerable.

Sources: Families Against Mandatory Minimums (FAMM).
The Consequences of Mandatory Minimums, Federal Judicial Center Report, 1994.
H.R. 3396 - Citizens Protection Act of 1998 -A bill to establish standards of conduct for Department of Justice employees, and to establish a review board to monitor compliance with such standards.

Just Say No

In thirty years of The War On Drugs, our government hasn't managed to accomplish even a small reduction in drug dealing and abuse, yet we have spent almost a trillion dollars. That is a huge fraction of the total national debt. All we've done is fill up our prisons at a terrifying rate, and pay homage to meaningless, mean-spirited rhetoric, like Zero Tolerance and Just Say No and Tough on Crime. By current estimates, we need to build a complete new Federal prison every two weeks just to keep up with the demand. At the present exponential rate of incarceration, we will have half of our population in prison within fifty years. Is this how we want to greet the new millennium? We will rip this nation to pieces.

Sources: Families Against Mandatory Minimums (FAMM).
The Lindesmith Center Ethan Nadlemann, Director

International Drug Trade

It has been estimated that almost 10% of international trade is in profits from illicit substances. Some third world countries count narco-dollars as a significant fraction of their gross national product. While the drug war destroys countless lives among the working and peasant classes, the privileged elite grows wealthy beyond imagining. There is a strong economic incentive to keep the war going ad infinitem. While our elected officials pay lip service to 'a drug free America', the CIA is routinely involved with massive international drug-trafficking to finance its covert operations.


How You Can Help

“Where life is precious, life is precious.” – Ruth Wilson Gilmore

We need to re-imagine how we respond to crime in this country. The Fair Fight Initiative is engaged in that effort through litigation, advocacy, and awareness campaigns that uncover injustices in our prisons and jails. The organization also provides support to victims of law enforcement violence so they can effectively pursue justice.

Please consider donating to the Fair Fight Initiative to support a society that truly values all human life.

Fair Fight Mission: Through litigation and community advocacy, Fair Fight Initiative exposes mistreatment in the law enforcement system and works to end mass incarceration.