Thomas Braden

Thomas Braden

Thomas Wardell Braden, hijo de un agente de seguros, nació en Greene, Iowa, el 22 de febrero de 1917. Braden se graduó en Ciencias Políticas en el Dartmouth College en 1940. Se emocionó tanto con el estallido de la Segunda Guerra Mundial que se unió a los británicos. Ejército. Fue asignado al 8º Ejército, 7ª División Blindada y entró en acción en el norte de África e Italia.

Braden fue reclutado para el Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE) y en 1944, junto con Stewart Alsop, fue a trabajar con Allen Dulles en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS). En una entrevista que le dio a John Ranelagh (La agencia: el auge y la decadencia de la CIA), Braden admite que en 1944 presentó a Kim Philby a Dulles. Después de la guerra, Braden coescribió con Alsop una historia del OSS llamada Sub Rosa: El O.S.S. y espionaje estadounidense (1946).

Braden se mudó a Washington, donde se asoció con un grupo de periodistas, políticos y funcionarios del gobierno que se conoció como Georgetown Set. Esto incluyó a Frank Wisner, George Kennan, Dean Acheson, Richard Bissell, Desmond FitzGerald, Joseph Alsop, Stewart Alsop, Tracy Barnes, Philip Graham, David Bruce, Clark Clifford, Walt Rostow, Eugene Rostow, Chip Bohlen, Cord Meyer, Richard Helms, Desmond FitzGerald, Frank Wisner, James Angleton, William Averill Harriman, John McCloy, Felix Frankfurter, John Sherman Cooper, James Reston, Allen W. Dulles y Paul Nitze. La mayoría de los hombres llevaban a sus esposas a estas reuniones. Los miembros de lo que más tarde se llamó Georgetown Ladies 'Social Club incluían a Katharine Graham, Mary Pinchot Meyer, Sally Reston, Polly Wisner, Joan Braden, Lorraine Cooper, Evangeline Bruce, Avis Bohlen, Janet Barnes, Tish Alsop, Cynthia Helms, Marietta FitzGerald, Phyllis Nitze y Annie Bissell.

Allen Dulles se unió a la CIA como subdirector de operaciones en diciembre de 1950 y trajo a Braden como su asistente. Como señala Frances Stonor Saunders en ¿Quién pagó el flautista: la CIA y la Guerra Fría Cultural? (1999): "Allen Dulles se incorporó a la CIA en diciembre de 1950 como Director Adjunto de Operaciones. Este era un puesto de inmenso alcance, que le daba a Dulles la responsabilidad de recopilar inteligencia y supervisar la división de Frank Wisner, la Oficina de Coordinación de Políticas. Uno de sus El primer acto fue reclutar a Tom Braden, uno de sus oficiales de OSS más apuestos, un hombre que había cultivado muchos contactos de alto nivel desde su regreso a la vida civil. una composición de John Wayne, Gary Cooper y Frank Sinatra ".

Con el nombre en clave "Homer D. Hoskins", Braden inicialmente no tenía cartera, nominalmente asignado a Frank Wisner y la Oficina de Coordinación de Políticas (OPC), pero en realidad trabajaba directamente para Dulles. Se le dio la responsabilidad de estudiar la propaganda soviética. Informó: "Si la otra parte puede usar ideas camufladas como locales en lugar de apoyadas o estimuladas por los soviéticos, entonces deberíamos poder usar ideas camufladas como ideas locales".

Braden sugirió a Allen Dulles que se le debería permitir establecer la División de Organizaciones Internacionales (IOD) para contrarrestar la propaganda soviética. Dulles estuvo de acuerdo y se nombró a Cord Meyer como su adjunto. El IOD ayudó a establecer grupos de fachada anticomunistas en Europa Occidental. El IOD se dedicó a infiltrar asociaciones académicas, comerciales y políticas. El objetivo era controlar a los radicales potenciales y conducirlos hacia la derecha. Braden afirmó más tarde que tales medidas eran necesarias a principios de la década de 1950 porque la Unión Soviética operaba grupos de fachada "inmensamente poderosos" en Europa.

Braden supervisó la financiación de grupos como la Asociación Nacional de Estudiantes, el Congreso de Libertad Cultural, los Trabajadores de las Comunicaciones de América, el Gremio de Periódicos Estadounidenses y la Asociación Nacional de Educación. Según Braden, la CIA estaba invirtiendo alrededor de $ 900,000 al año en el Congreso de Libertad Cultural. Parte de este dinero se utilizó para publicar su revista, Encuentro.

Braden y el IOD también trabajaron en estrecha colaboración con líderes anticomunistas del movimiento sindical como George Meany del Congreso de la Organización Industrial y la Federación Estadounidense del Trabajo. Esto se utilizó para luchar contra el comunismo en sus propias filas. Como dijo Braden: "La CIA podía hacer exactamente lo que quisiera. Podía comprar ejércitos. Podía comprar bombas. Fue una de las primeras multinacionales mundiales".

La política de financiación de organizaciones no comunistas metió en problemas al IOD en 1952. Joseph McCarthy descubrió lo que estaba sucediendo pero, según Roy Cohn, uno de sus ayudantes, consideró que la CIA otorgaba grandes subsidios a las organizaciones procomunistas ". Frances Stonor Saunders ha argumentado que "este fue un momento crítico: el anticomunismo no oficial de McCarthy estaba a punto de interrumpir, quizás hundir, la red más elaborada y eficaz de la CIA de frentes de izquierda no comunistas". Como Kai Bird ha señalado: "A irónicamente, muchas de estas operaciones encubiertas se pusieron en peligro debido a McCarthy, quien amenazó en un momento con revelar su tapadera porque, desde su perspectiva, se trataba de una agencia estadounidense, la CIA, que estaba confabulada con los zurdos ".

En noviembre de 1954, Braden dejó la CIA. Cord Meyer lo reemplazó como jefe de la División de Organizaciones Internacionales. Braden se convirtió en el nuevo propietario del periódico, El Blade Tribune en California. También se convirtió en un popular columnista de periódicos y trabajó como comentarista político en radio y televisión. La esposa de Braden, Joan Braden, además de ser madre de ocho hijos, fue ejecutiva de relaciones públicas, redactora de revistas, entrevistadora de televisión y asistente de John F. Kennedy.

Según Warren Hinckle y William Turner (Secretos mortales), en 1963, Braden aconsejó a Robert Kennedy: "¿Por qué no te embarcas en una cruzada para enterarte del asesinato de tu hermano?". Kennedy negó con la cabeza y dijo que era demasiado horrible para pensar en ello y que decidió simplemente aceptar los hallazgos de la Comisión Warren.

A finales de 1966, Desmond FitzGerald, Dirección de Planes, descubrió que Murallas, una publicación de izquierda, planeaba publicar un artículo que la División de Organizaciones Internacionales había estado financiando en secreto a la Asociación Nacional de Estudiantes. FitzGerald ordenó a Edgar Applewhite que organizara una campaña contra la revista. Applewhite luego le dijo a Evan Thomas para su libro, Los mejores hombres: "Tuve todo tipo de trucos sucios para dañar su circulación y financiamiento. La gente que maneja Ramparts era vulnerable al chantaje. Teníamos cosas horribles en mente, algunas de las cuales nos llevamos". Esta campaña de trucos sucios no logró detener la publicación de la revista en marzo de 1967. El artículo, escrito por Sol Stern, se titulaba NSA and the CIA. Además de informar sobre la financiación de la CIA de la Asociación Nacional de Estudiantes, expuso todo el sistema de organizaciones de fachada anticomunistas en Europa, Asia y América del Sur.

Stewart Alsop, telefoneó a Braden y le pidió que escribiera un artículo para el Publicación del sábado por la noche en respuesta a lo que Stern había escrito. El artículo, titulado Me alegro de que la CIA sea inmoral, apareció el 20 de mayo de 1967. Braden defendió las actividades de la unidad de la División de Organizaciones Internacionales de la CIA. Braden admitió que durante más de 10 años, la CIA había subvencionado Encuentro a través del Congreso por la Libertad Cultural, que también financió, y que uno de su personal era un agente de la CIA.

Según Frances Stonor Saunders, autora de ¿Quién pagó el flautista: la CIA y la Guerra Fría Cultural? (1999): "El efecto del artículo de Braden fue hundir la asociación encubierta de la CIA con la izquierda no comunista de una vez por todas". Otro agente de la CIA, John Hunt, señaló: "Tom Braden era un hombre de compañía ... si realmente actuara de manera independiente, habría tenido mucho que temer. Mi creencia es que él era un instrumento en algún lugar de aquellos que querían para deshacerse de la NCL (Izquierda No Comunista). No busque un pistolero solitario - eso es una locura, tal como lo es con el asesinato de Kennedy ... Creo que hubo una decisión operativa para hacer estallar el Congreso y el otros programas fuera del agua ".

Braden también confesó que las actividades de la CIA debían mantenerse en secreto para el Congreso. Como señaló en el artículo: "A principios de la década de 1950, cuando la guerra fría estaba realmente caliente, la idea de que el Congreso hubiera aprobado muchos de nuestros proyectos era tan probable como la aprobación de Medicare por parte de la Sociedad John Birch".

El 5 de abril de 1975, Tom Braden publicó un artículo, ¿Qué le pasa a la CIA? en La revisión del sábado. Braden argumentó: "El poder, la arrogancia y el síndrome de adentro hacia afuera son lo que está mal en la CIA y, hasta cierto punto, las fallas son herramientas ocupacionales e incluso necesarias para el trabajo. Pero los eventos de la Guerra Fría y la coincidencia de Allen El hecho de que Dulles tuviera poderes discrecionales tan enormes aumentó los riesgos laborales hasta que se convirtieron en fallas, y las fallas crearon una monstruosidad. El síndrome de adentro-afuera le ocultó la verdad a Adlai Stevenson, por lo que se vio obligado a hacer un espectáculo de sí mismo en la cancha de los Estados Unidos. Naciones al negar que Estados Unidos tuvo algo que ver con la invasión de Cuba. El mismo síndrome ha convertido en un hombre triste y preocupado a Richard Helms. Es una lástima lo que le pasó a la CIA. analizar la inteligencia, unos cientos de espías en posiciones clave y unos cientos de operadores listos para llevar a cabo tareas raras de derring-do. En cambio, se convirtió en un monstruo gigantesco, poseyendo adecuadamente en todo el mundo, ejecutando ai aviones, periódicos, emisoras de radio, bancos, ejércitos y armadas, tentando a los sucesivos secretarios de Estado y dando al menos a un presidente una idea brillante; Dado que existía la maquinaria para el engaño, ¿por qué no utilizarla? "

Dos meses después, Tom Braden concedió una entrevista televisiva al programa de televisión del Reino Unido, Mundo en acción: el ascenso y la caída de la CIA. Incluía lo siguiente: "Si el director de la CIA quisiera extender un regalo, digamos, a alguien en Europa, un líder laborista, supongamos que solo pensara, este hombre puede usar cincuenta mil dólares, está trabajando bien y haciendo un buen trabajo ... podía dárselo y nunca tener que rendir cuentas a nadie ... Los periodistas eran un objetivo, los sindicatos un objetivo particular, esa fue una de las actividades en las que los comunistas gastaron más dinero ".

En 1975, Braden publicó la novela autobiográfica, Ocho es suficiente. El libro trata sobre un columnista de un periódico, su esposa y sus ocho hijos. El libro fue adaptado a la serie de televisión del mismo nombre que se desarrolló de 1977 a 1981.

Braden también copresidió el Programa Buchanan-Braden, un programa de radio diario de tres horas con el conservador Patrick Buchanan, y pronunció comentarios diarios en la cadena de radio NBC de 1978 a 1984. Más tarde también trabajó con Buchanan en el programa de CNN. Fuego cruzado.

Aunque se promovió el papel de Braden en los programas como representante de la izquierda política, algunos críticos han cuestionado esta etiqueta. El crítico de medios Jeff Cohen argumentó en No soy un izquierdista, pero interpreto a uno en la televisión: "Toma Fuego cruzado, iniciado por CNN en 1982 como el único foro nocturno en la televisión nacional que pretende ofrecer una batalla ideológica entre coanfitriones de izquierda y derecha. El coanfitrión de Crossfire "a la izquierda" durante los primeros siete años fue un centrista infelizmente ineficaz, Tom Braden, un tipo que hace que Alan Colmes parezca un fanático de la ultraizquierda. A los ojos de CNN, Braden aparentemente se ganó sus credenciales izquierdistas por haber sido un funcionario de alto nivel de la CIA, irónicamente, a cargo de operaciones encubiertas contra la izquierda política de Europa Occidental ". Timothy Leary le dijo a un reportero que mirar Fuego cruzado era como "ver al ala izquierda de la CIA debatir al ala derecha de la CIA". Braden dejó el programa en 1989.

Thomas Braden murió en Denver, Colorado, el 3 de abril de 2009.

En el escritorio frente a mí, mientras escribo estas líneas, hay un papel amarillo arrugado y descolorido. Lleva la siguiente inscripción a lápiz: "Recibido de Warren G. Haskins, $ 15,000. (Firmado) Norris A. Grambo".

Fui a buscar este periódico el día en que los periódicos revelaron el "escándalo" de las conexiones de la Agencia Central de Inteligencia con estudiantes y líderes sindicales estadounidenses. Fue una búsqueda melancólica, y cuando terminó, me encontré sintiéndome triste.

Porque yo era Warren G. Haskins. Norris A. Grambo era Irving Brown, de la Federación Estadounidense del Trabajo. Los $ 15.000 eran de las bóvedas de la CIA, y el trozo de papel amarillo es el último recuerdo que poseo de una vasta y secreta operación cuya muerte ha sido provocada por hombres mezquinos y resentidos.

Fue idea mía darle los $ 15,000 a Irving Brown. Lo necesitaba para pagar a sus escuadrones de mano dura en los puertos mediterráneos, de modo que los suministros estadounidenses pudieran descargarse contra la oposición de los trabajadores portuarios comunistas. También fue mi idea dar dinero en efectivo, junto con consejos, a otros líderes sindicales, a estudiantes, profesores y otras personas que pudieran ayudar a Estados Unidos en su batalla con los frentes comunistas.

Fue idea mía. Durante 17 años había pensado que era una buena idea. Sin embargo, aquí estaba en los periódicos, enterrado bajo la censura. Walter Lippmann, Joseph Kraft. Editoriales. Indignacion. Choque.

"¿Qué salió mal?" Me dije a mí mismo mientras miraba el papel amarillo. "¿Hubo algo malo conmigo y con los demás en 1950? ¿Pensamos que estábamos ayudando a nuestro país, cuando en realidad deberíamos haber sido llevados antes que Walter Lippmann?

"¿Y qué me pasa ahora? Porque todavía creo que fue y es una buena idea, una idea imperativa. ¿Estoy loco? ¿O es el editor de Los New York Times ¿Quién está diciendo tonterías? "

Y así me senté tristemente en medio del polvo de papeles viejos, y después de un tiempo decidí algo. Decidí que si alguna vez supe una verdad en mi vida, sabría la verdad de la guerra fría, y sabría lo que hizo la Agencia Central de Inteligencia en la guerra fría, y nunca había leído una concatenación de tonterías tontas y mal informadas como esta. Ahora he estado leyendo sobre la CIA.

¿Fueron "inmorales" los pagos encubiertos de la CIA? Seguramente no puede ser "inmoral" asegurarse de que los suministros de su país destinados a ser entregados a amigos no sean quemados, robados o arrojados al mar.

¿Son "vergonzosos" los esfuerzos de la CIA por recopilar inteligencia en cualquier lugar que pueda? Seguramente no es "vergonzoso" preguntarle a alguien si aprendió algo mientras estuvo en el extranjero que pueda ayudar a su país.

Las personas que hacen estos cargos deben ser ingenuas. Algunos de ellos deben ser peores. Algunos deben estar fingiendo ser ingenuos.

Tomemos como ejemplo a Victor Reuther, asistente de su hermano Walter, presidente de United Automobile Workers. Según Drew Pearson, Victor Reuther se quejó de que la Federación Estadounidense del Trabajo obtuvo dinero de la CIA y lo gastó con "técnicas encubiertas". Víctor Reuther debería avergonzarse de sí mismo. A petición suya, fui a Detroit una mañana y le di a Walter 50.000 dólares en billetes de 50 dólares. Víctor gastó el dinero, principalmente en Alemania Occidental, para reforzar los sindicatos allí. Intentó "técnicas encubiertas" para evitar que averiguara cómo lo gastaba. Pero tenía mis propias "técnicas encubiertas". En mi opinión y en la de mis compañeros de la CIA, lo gastó con una sabiduría menos que perfecta, porque los sindicatos alemanes a los que eligió ayudar no estaban muy escasos de dinero y ya eran anticomunistas. El dinero de la CIA que gastó Víctor habría sido mucho más beneficioso cuando los sindicatos estaban atando puertos por orden de los líderes comunistas.

En cuanto a la teoría propuesta por los redactores de que debería haber habido una fundación gubernamental dedicada a ayudar a las buenas causas acordadas por el Congreso, esto puede parecer sólido, pero no funcionaría ni por un minuto. ¿Alguien realmente piensa que los congresistas fomentarían una gira por el extranjero de un artista que tiene o ha tenido conexiones de izquierda? E imagine las refriegas que estallarían cuando los congresistas se disputaran el dinero para subsidiar las organizaciones en sus distritos de origen.

A principios de la década de 1950, cuando la guerra fría estaba realmente caliente, la idea de que el Congreso hubiera aprobado muchos de nuestros proyectos era tan probable como la aprobación de Medicare por parte de la Sociedad John Birch. Recuerdo, por ejemplo, la vez que traté de traer a mi viejo amigo Paul-Henri Spaak de Bélgica a los Estados Unidos para ayudar en una de las operaciones de la CIA.

Paul-Henri Spaak fue y es un hombre muy sabio. Había servido a su país como ministro de Relaciones Exteriores y primer ministro. El director de la CIA, Allen Dulles, mencionó el viaje proyectado de Spaak hasta el entonces líder de la mayoría del Senado, William F. Knowland, de California. Creo que el Sr. Dulles pensó que al senador le gustaría conocer al Sr. Spaak. Estoy seguro de que no estaba preparado para la reacción de Knowland:

"Vaya", dijo el senador, "el hombre es socialista".

"Sí", respondió Dulles, "y el líder de su partido. Pero tú no conoces Europa como yo, Bill. En muchos países europeos, un socialista equivale aproximadamente a un republicano". Knowland respondió: "No me importa. No vamos a traer ningún socialista aquí".

El hecho, por supuesto, es que en gran parte de Europa en la década de 1950, los socialistas, las personas que se llamaban a sí mismos "de izquierda" -las mismas personas que muchos estadounidenses pensaban que no eran mejores que los comunistas- eran las únicas personas a las que les importaba un comino luchar contra el comunismo.

Pero comencemos por el principio.

Cuando fui a Washington en 1950 como asistente de Allen W. Dulles, entonces subdirector del jefe de la CIA, Walter Bedell Smith, la agencia tenía tres años. Había sido organizado. como el Departamento de Estado, en líneas geográficas, con una División del Lejano Oriente, una División de Europa Occidental, etc. Me pareció que esta organización no era capaz de defender a los Estados Unidos contra un arma nueva y extraordinariamente exitosa. El arma era el frente comunista internacional. Había siete de estos frentes, todos inmensamente poderosos:

1. La Asociación Internacional de Abogados Demócratas había encontrado "pruebas documentadas" de que las fuerzas estadounidenses en Corea estaban arrojando botes de mosquitos envenenados en las ciudades de Corea del Norte y estaban siguiendo un "procedimiento sistemático de torturar a civiles, individualmente y en masa".

2. El Consejo Mundial de la Paz había llevado a cabo una operación exitosa llamada Apelación de Paz de Estocolmo, una petición firmada por más de dos millones de estadounidenses. La mayoría de ellos, espero, ignoraban el programa del consejo: "El movimiento por la paz. Se ha propuesto frustrar los planes agresivos de los imperialistas estadounidenses e ingleses ... El heroico ejército soviético es el poderoso centinela de la paz".

3. La Federación Democrática Internacional de Mujeres estaba preparando una conferencia en Viena de delegadas de 40 países que resolvieron: "Nuestros niños no pueden estar seguros hasta que los guerreros estadounidenses sean silenciados". La reunión costó a los rusos seis millones de dólares.

4. La Unión Internacional de Estudiantes contó con la participación activa de casi todas las organizaciones estudiantiles del mundo.Con un costo estimado de 50 millones de dólares al año, hizo hincapié en el futuro desesperado de los jóvenes en cualquier forma de sociedad, excepto en la dedicada a la paz y la libertad, como en Rusia.

5. La Federación Mundial de la Juventud Democrática hizo un llamamiento a los jóvenes no intelectuales. En 1951, 25.000 jóvenes fueron llevados a Berlín de todo el mundo para ser arengados (sobre todo sobre las atrocidades estadounidenses). El costo estimado: $ 50 millones.

6. La Organización Internacional de Periodistas fue fundada en Copenhague en 1946 por una mayoría no comunista. Un año después, los comunistas se hicieron cargo. En 1950 era un partidario activo de todas las causas comunistas.

7. La Federación Sindical Mundial controlaba los dos sindicatos más poderosos de Francia e Italia y recibía sus órdenes directamente de la inteligencia soviética. Sin embargo, pudo enmascarar su lealtad comunista con tanto éxito que la C.I.O. perteneció a él por un tiempo.

Con todo, estimó la CIA, la Unión Soviética gastaba anualmente 250 millones de dólares en sus diversos frentes. Valieron cada centavo. Considere lo que habían logrado.

Primero, habían robado las grandes palabras. Años después de dejar la CIA, el difunto embajador de las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, me contó cómo se había indignado cuando los delegados de países subdesarrollados, jóvenes que habían alcanzado la madurez durante la guerra fría, asumían que cualquiera que estuviera a favor de la "paz" y "Libertad" y "Justicia" también deben ser para el comunismo.

En segundo lugar, por la constante repetición de las promesas gemelas de la revolución rusa -las promesas de una sociedad sin clases y de una humanidad transformada- los frentes habían lanzado un hechizo peculiar sobre algunos de los intelectuales, artistas, escritores y científicos del mundo, muchos de los cuales se comportaban bien. como personas disciplinadas en la fiesta.

En tercer lugar, millones de personas que no habrían apoyado conscientemente los intereses de la Unión Soviética se habían unido a organizaciones dedicadas ostensiblemente a buenas causas, pero que eran de propiedad secreta y operadas por y para el Kremlin.

Qué extraño, pensé para mis adentros mientras observaba estos acontecimientos, que los comunistas, que temen unirse a cualquier cosa que no sea el Partido Comunista, deberían ganar aliados de masas a través de la guerra organizativa mientras nosotros, los estadounidenses, que nos unimos a todo, estábamos aquí sentados sin hablar.

Y así fue como tuve una charla con Allen Dulles. Era tarde y su secretaria se había ido. Le dije que pensaba que la CIA debería enfrentarse a los rusos penetrando una batería de frentes internacionales. Le dije que pensaba que debería ser una operación mundial con una única sede.

"¿Sabes?", Dijo, recostándose en su silla y encendiendo su pipa, "creo que puedes tener algo ahí. No tengo ninguna duda de que estamos perdiendo la guerra fría. ¿Por qué no lo retomas?" ¿abajo?"

Casi tres meses después volví a su oficina, esta vez para renunciar. En la mañana de ese día hubo una reunión para la cual mis asistentes y yo nos preparamos cuidadosamente. Habíamos estado estudiando los movimientos del frente ruso y preparando una contraofensiva. Sabíamos que los hombres que dirigían las divisiones de área de la CIA estaban celosos de su poder. Pero pensamos que teníamos la lógica de nuestro lado. Y seguramente la lógica atraería a Frank Wisner.

Frank Wisner, en mi opinión, fue un auténtico héroe estadounidense. Un héroe de guerra. Un héroe de la guerra fría. Murió por su propia mano en 1965. Pero había sido aplastado mucho antes por el peligroso detalle relacionado con las operaciones de la guerra fría. En este punto de mi historia, sin embargo, todavía era alegre, casi con un encanto juvenil, tranquilo pero enroscado, un vallista bajo de Mississippi constreñido por un chaleco.

Tenía uno de esos títulos deliberadamente oscuros de la CIA: Director de Coordinación de Políticas. Pero todo el mundo sabía que había dirigido la CIA desde la muerte del OSS en tiempo de guerra, pasarla por una sucesión de madrigueras de conejos escondidas en la burocracia del Departamento de Estado, dirigirla cuando a nadie más que a Frank Wisner le importaba si el país tenía un servicio de inteligencia. . Ahora que estaba claro que Bedell Smith y Allen Dulles realmente iban a hacerse cargo, Frank Wisner aún lo dirigió mientras intentaban saber qué se suponía que debían dirigir.

Y así, mientras nos preparábamos para la reunión, se decidió que debía presentarle mi argumento a Wisner. Sabía más que los demás. Podría anularlos.

Los demás se sentaron frente a mí en sillas de respaldo recto, con expresión preocupada y responsable. Comencé asegurándoles que me proponía no hacer nada en ningún área sin la aprobación del jefe de esa área. Cuando terminé, pensé que había presentado un buen caso. Wisner señaló al Jefe, Europa Occidental. "Frank", fue la respuesta, "esta es solo otra de esas malditas propuestas para meterse en el pelo de todos".

Uno a uno, los demás estuvieron de acuerdo. Solo Richard G. Stilwell, el jefe del Lejano Oriente, un soldado duro de civil que ahora comanda las fuerzas estadounidenses en Tailandia, dijo que no tenía objeciones. Todos esperamos escuchar lo que diría Wisner.

Increíblemente, extendió las manos con las palmas hacia abajo. "Bueno", dijo, mirándome, "escuchaste el veredicto".

Igual de increíblemente, sonrió.

Con tristeza, caminé por el largo pasillo y, con tristeza, le informé a mi personal que había perdido el día. Luego fui a la oficina del Sr. Dulles y renuncié. "Oh", dijo dulcemente el Sr. Dulles, "Frank y yo habíamos hablado de su decisión. Lo anulé". Me miró por encima de sus papeles. "Él me pidió que lo hiciera."

Así nació la División de Organización Internacional de la CIA, y así comenzó el primer esfuerzo centralizado para combatir los frentes comunistas.

Quizás "combate" no describe las fortalezas relativas llevadas a la batalla. Porque empezamos con nada más que la verdad. Sin embargo, en tres años habíamos logrado sólidos logros. Pocos de ellos habrían sido posibles sin métodos encubiertos.

Recuerdo la enorme alegría que sentí cuando la Orquesta Sinfónica de Boston ganó más elogios para los Estados Unidos en París de lo que John Foster Dulles o Dwight D. Eisenhower podrían haber comprado con cien discursos. Y luego estaba Encuentro, la revista publicada en Inglaterra y dedicada a la proposición de que los logros culturales y la libertad política eran interdependientes. El dinero tanto para la gira de la orquesta como para la publicación de la revista provenía de la CIA, y pocos fuera de la CIA lo sabían. Habíamos colocado a un agente en una organización de intelectuales con sede en Europa llamada Congreso por la Libertad Cultural. Otro agente se convirtió en editor de Encuentro. Los agentes no solo podían proponer programas anticomunistas a los líderes oficiales de las organizaciones, sino que también podían sugerir formas y medios para resolver los inevitables problemas presupuestarios. ¿Por qué no ver si el dinero necesario se puede obtener de "fundaciones estadounidenses"? Como sabían los agentes, las fundaciones financiadas por la CIA fueron bastante generosas en lo que respecta al interés nacional.

Recuerdo con gran placer el día en que llegó un agente con la noticia de que cuatro organizaciones nacionales de estudiantes se habían separado de la Unión Internacional Comunista de Estudiantes y se habían unido a nuestro grupo de estudiantes. Recuerdo cómo Eleanor Roosevelt, feliz de ayudar a nuestro nuevo Comité Internacional de Mujeres, respondió punto por punto a las acusaciones sobre guerra bacteriológica que había presentado la organización de mujeres comunistas. Recuerdo la organización de los sindicatos de marineros en la India y en los puertos del Báltico.

Por supuesto, hubo dificultades, a veces inesperadas. Uno fue la Asamblea Mundial de la Juventud.

Estábamos buscando algo para competir con la Unión Soviética en su control sobre los jóvenes cuando descubrimos esta organización con sede en Dakar. Estaba disminuyendo en número de miembros y aparentemente no estaba haciendo mucho.

Después de una cuidadosa evaluación, decidimos poner un agente en la asamblea. Llevaba un mínimo de seis meses y, a menudo, un año solo para que un hombre entrara en una organización. A partir de entonces, a excepción de los consejos y la ayuda que pudiéramos prestar, se quedó solo. Pero, en este caso, no pudimos brindar ninguna ayuda. El agente no pudo encontrar a nadie en la organización que quisiera.

El hombre finalmente resolvió el misterio en el lugar. WAY, como habíamos venido a llamarlo, era la criatura de la inteligencia francesa: el Oficina Deuxième. Dos agentes franceses ocupaban puestos clave de WAY. El Partido Comunista Francés parecía lo suficientemente fuerte como para ganar unas elecciones generales. La inteligencia francesa estaba esperando a ver qué pasaba.

No esperamos. En un año, nuestro hombre provocó la derrota de sus dos compañeros oficiales en unas elecciones. Después de eso, WAY adoptó una posición pro-occidental. Pero nuestra mayor dificultad fue el trabajo. Cuando dejé la agencia en 1954, todavía estábamos preocupados por el problema. Fue personificado por Jay Lovestone, asistente de David Dubinsky en el Sindicato Internacional de Trabajadoras de la Confección de Mujeres.

Una vez jefe del Partido Comunista en los Estados Unidos, Lovestone tenía una enorme comprensión de las operaciones de inteligencia extranjera. En 1947 el comunista Confèdèration Gènèrale du Travail lideró una huelga en París que estuvo muy cerca de paralizar la economía francesa. Se temía una toma de posesión del gobierno.

En esta crisis entraron Lovestone y su asistente, Irving Brown. Con fondos del sindicato de Dubinsky, organizaron Force Ouvrière, un sindicato no comunista. Cuando se quedaron sin dinero, apelaron a la CIA. Así comenzó el subsidio secreto de los sindicatos libres que pronto se extendió a Italia. Sin ese subsidio, la historia de la posguerra podría haber sido muy diferente.

Pero aunque Lovestone quería nuestro dinero, no quería decirnos exactamente cómo lo gastaba. Sabíamos que los sindicatos no comunistas en Francia e Italia se estaban defendiendo. Sabíamos que les estaba pagando casi dos millones de dólares anuales. En su opinión, ¿qué más necesitamos saber?

Respondimos que los sindicatos no estaban creciendo tan rápido como deseábamos y que muchos miembros no estaban pagando cuotas. Queríamos que nos consultaran sobre cómo corregir estas debilidades.

Apelé a un líder laboral alto y responsable. Seguía repitiendo: "Lovestone y su grupo hacen un buen trabajo".

Y así lo hicieron. Después de esa reunión, también lo hicimos nosotros. Recortamos el subsidio y con el dinero ahorrado creamos nuevas redes en otras organizaciones laborales internacionales. En dos años, el movimiento sindical libre, que todavía se mantenía firme en Francia e Italia, iba incluso mejor en otros lugares.

Mirando hacia atrás ahora, me parece que el argumento fue en gran parte una pérdida de tiempo. El único argumento que importaba era el de los comunistas por la lealtad de millones de trabajadores. Ese argumento, con la ayuda de Lovestone y Brown, se hizo efectivamente.

Para 1953 estábamos operando o influyendo en organizaciones internacionales en todos los campos donde los frentes comunistas se habían apoderado previamente de terreno y en algunos donde ni siquiera habían comenzado a operar. El dinero que gastamos fue muy poco para los estándares soviéticos. Pero eso se reflejó en la primera regla de nuestro plan operativo: "Limite el dinero a cantidades que las organizaciones privadas puedan gastar de manera creíble". Las otras reglas eran igualmente obvias: "Utilice organizaciones legítimas y existentes; disimule el alcance del interés estadounidense: proteja la integridad de la organización al no exigirle que apoye todos los aspectos de la política oficial estadounidense".

Tal era el estado del arma organizativa cuando dejé la CIA. Sin duda, se hizo más fuerte más adelante, a medida que los que se hicieron cargo adquirieron experiencia. ¿Fue algo bueno forjar un arma así? En mi opinión, entonces -y ahora- era fundamental.

¿Fue "inmoral", "incorrecto", "vergonzoso"? Solo en el sentido de que la guerra en sí misma es inmoral, errónea y vergonzosa.

Porque la guerra fría fue y es una guerra, se luchó con ideas en lugar de bombas. Y nuestro país ha tenido una opción clara: o ganamos la guerra o la perdemos. Esta guerra aún continúa y no quiero dar a entender que la hayamos ganado. Pero tampoco lo hemos perdido.

Han pasado ya 12 años desde que Winston Churchill definió con precisión el mundo como "dividido intelectualmente y en gran medida geográficamente entre los credos de la disciplina comunista y la libertad individual". He oído decir que esta definición ya no es precisa. Comparto la esperanza de que el llamamiento de John Kennedy a los rusos "para que nos ayuden a hacer del mundo un lugar seguro para la diversidad" refleje el espíritu de una nueva era.

Pero no estoy contando con eso y, en mi opinión, tampoco lo fue el difunto presidente. La elección entre la inocencia y el poder implica la más difícil de las decisiones. Pero cuando un adversario ataca con sus armas disfrazadas de buenas obras, elegir la inocencia es elegir la derrota. Mientras la Unión Soviética ataque de forma tortuosa, necesitaremos armas para contraatacar, y un gobierno enfrascado en una lucha por el poder no puede reconocer todos los programas que debe llevar a cabo para hacer frente a sus enemigos. Las armas que necesitamos ahora no pueden, lamentablemente, ser las mismas que usamos por primera vez en la década de 1950. Pero las nuevas armas deberían tener la misma respuesta afirmativa que las que forjamos hace 17 años, cuando parecía que los comunistas, sin control, ganarían la alianza de la mayor parte del mundo.

Nunca tuvo que dar cuenta del dinero que gastó, excepto ante el presidente si el presidente quería saber cuánto dinero estaba gastando. Pero, por lo demás, los fondos no solo eran irresponsables, sino que no estaban comprobados, por lo que realmente no había forma de verificarlos: "fondos no comprobados", es decir, gastos que no tienen que contabilizarse ... Si el director de la CIA quería extender un regalo, digamos, para alguien en Europa, un líder laborista, supongamos que solo pensaba, este hombre puede usar cincuenta mil dólares, está trabajando bien y haciendo un buen trabajo; podría dárselo y nunca tener que rendir cuentas a nadie. .. No quiero dar a entender que hubo muchos de ellos que se entregaron como regalos de Navidad. Fueron entregados por un trabajo bien realizado o para realizar un buen trabajo ... Los políticos en Europa, especialmente después de la guerra, recibieron mucho dinero de la CIA ...

Como no tenía que rendir cuentas, podía contratar a tantas personas como quisiera. Nunca tuvo que decirle a ningún comité, ningún comité le dijo: "Solo se pueden tener tantos hombres". Podría hacer exactamente lo que quisiera. Por lo tanto, hizo preparativos para todas las contingencias. Podría contratar ejércitos; podría comprar bancos. Simplemente no había límite para el dinero que podía gastar y no había límite para las personas que podía contratar y no había límite para las actividades que podía decidir que eran necesarias para llevar a cabo la guerra, la guerra secreta ... Era una multinacional. Quizás fue uno de los primeros.

Los periodistas eran un objetivo, los sindicatos un objetivo particular, esa fue una de las actividades en las que los comunistas gastaron más dinero. Establecieron un exitoso sindicato comunista en Francia justo después de la guerra. Lo contrarrestamos con Force Ouvriere. Crearon este exitoso sindicato comunista en Italia, y lo contrarrestamos con otro sindicato ... Teníamos un gran proyecto dirigido a los intelectuales: "la batalla por la mente de Picasso", por así decirlo. Los comunistas establecieron frentes a los que efectivamente atrajeron a muchos, especialmente a los intelectuales franceses, a unirse. Intentamos montar un contrafrente. (Esto se hizo mediante el financiamiento de organizaciones sociales y culturales como la Fundación Panamericana, el Instituto de Mercadeo Internacional, la Fundación para el Desarrollo Internacional, la Sociedad Estadounidense de Cultura Africana y el Congreso de Libertad Cultural). Creo que el presupuesto para el Congreso de Libertad Cultural un año que tuve a cargo de él fueron unos $ 800.000, $ 900.000, que incluía, por supuesto, el subsidio para la revista del Congreso, Encuentro. Eso no significa que todos los que trabajaron para Encuentro o todos los que escribieron para Encuentro sabía algo al respecto. La mayoría de las personas que trabajaban para Encounter y todos menos uno de los hombres que lo dirigían no tenían idea de que lo había pagado la CIA.

No inicié las actividades de la agencia con el CIO. El tipo que hizo eso fue Allen. Allen estaba muy interesado en el movimiento obrero y la potencialidad laboral, y aunque yo venía de esa esquina y era idealista a favor de los trabajadores desde los días del New Deal, no tenía el concepto que tenía Allen. El primer trabajo que me dieron cuando llegué a la agencia, incluso antes de que se creara la división que encabezaba, fue que Allen quería que me mantuviera en contacto con los trabajadores, lo cual hice. Llegué a conocer a la gente del CIO mejor que la gente de la Federación Estadounidense del Trabajo, que en diciembre de 1955 se fusionó con el CIO.

Había un tipo llamado Mike Ross que dirigía el CIO y Jay Lovestone dirigía el lado de la AFL. Irving Brown corrió por Europa organizando cosas y Jay Lovestone envió el dinero. Allen le estaba dando dinero a Lovestone mucho antes de que yo entrara en la agencia, y creo que solo estaba haciendo lo que se había hecho antes. Creo que el interés de AFL / CIO en proteger los muelles de Marsella y cosas por el estilo es anterior al establecimiento de la agencia. La financiación secreta de la AFL y el CIO por parte de la CIA siempre pensé que era anterior a la agencia. Sospecho que lo hizo la OSS, el ejército o el Departamento de Estado.

El 10 de diciembre de 1948, Matthew Woll, presidente del sindicato de fotograbadores y uno de los cuatro líderes laborales en el Comité del Sindicato Libre de la AFL, escribió a Frank Wisner, un alto funcionario de la Agencia Central de Inteligencia: "Esto es para presentar a Jay Lovestone ... Está debidamente autorizado para cooperar con usted en nombre de nuestra organización y organizar un contacto cercano y asistencia recíproca en todos los asuntos ".

Así, la AFL inició una relación con la agencia de inteligencia que iba a durar más de dos décadas. Wisner reconoció que la FTUC podría ser un activo importante para la recopilación de inteligencia y estaba dispuesto a pagar un precio sustancial por su asistencia, que se dice que ascendió a muchos millones de dólares a lo largo de los años.

Desde la perspectiva de Lovestone, el financiamiento adicional lo ayudaría a expandir sus operaciones en China, Japón, India, África y los países árabes. Aunque le irritaba tener que informar a Wisner, necesitaba la ayuda de la agencia. Si bien suministró a la CIA informes de inteligencia de sus agentes de la FTUC, también recibió información de Wisner, quien abogaba por "el apoyo a los anticomunistas en los países libres".

Lovestone no tuvo problemas para cocinar los balances de la FTUC de las miradas indiscretas de cualquier disidente. En 1949, por ejemplo, los sindicatos afiliados a la AFL contribuyeron con 56.000 dólares al comité, pero se atribuyeron 203.000 dólares adicionales a "individuos", en realidad a la CIA. En 1950, la agencia canalizó otros $ 202,000 al FTUC; en años posteriores, la financiación de la agencia a la AFL se mantuvo en secreto, y la cantidad dependía del tamaño y la naturaleza de la operación encubierta.

Las operaciones anticomunistas muy extensas y costosas de Lovestone en Europa se financiaron en gran parte con dinero extraído del Plan Marshall (oficialmente el Plan de Recuperación Europeo), que proporcionó $ 13 mil millones a las naciones de Europa Occidental entre 1948 y 1950.

Según las reglas del Plan, cada país que recibe ayuda financiera debe reembolsar el 5% del total a las fuerzas de ocupación de los EE. UU. Para gastos administrativos.Resultó ser un fondo para sobornos (conocido como el "fondo de azúcar") de más de $ 800 millones que el Comité de Sindicatos Libres pudo sacar y distribuir generosamente para subvertir una galería de líderes sindicales europeos para apoyar cualquier política estadounidense. se les exigió.

Cuando los fondos del Plan Marshall se agotaron, Lovestone se volvió más dependiente de la financiación de la CIA. Pero el nuevo director de la CIA, el general Walter Bedell Smith, que había sido el jefe de personal de Eisenhower en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, era un administrador duro que comenzó a cuestionar los gastos de las operaciones clandestinas de la AFL.

Para aclarar la relación, se llevó a cabo una reunión "cumbre" el 24 de noviembre de 1950. Asistieron a la AFL Meany, Dubinsky, Woll y Lovestone. La CIA estuvo representada por Smith, su director y su asistente principal, Frank Wisner.

Hubo acuerdo general en que la colaboración había funcionado bien y debería continuar. Pero Lovestone, si bien felicitó a la CIA por la ayuda que le había brindado a la AFL en varias situaciones de emergencia, insistió en que había que hacer mejoras en la relación. Le había dado a la CIA una lista de los fondos que necesitaba para proyectos especiales, pero la habían ignorado. Smith dijo que revisaría las propuestas.

Cuando Smith planteó la idea de incluir al CIO en las operaciones de la agencia, el grupo de AFL expresó rápidamente sus fuertes objeciones. Dijeron que el CIO no tenía experiencia en este tipo de actividad y estaba plagado de comunistas y otros elementos indeseables. Lovestone dijo que si se contrataba al CIO, todo su trabajo estaría en peligro. No se podía confiar en que el CIO mantuviera el secreto que requerían las operaciones de la AFL y la CIA.

Meany dijo que le preocupaba que el CIO consiguiera que algunos de sus amigos de la administración Truman recomendaran que compartieran por igual el financiamiento y la participación en la actividad laboral internacional. (Solo unos meses antes, el CIO había expulsado a once sindicatos internacionales con más de un millón de miembros por "seguir la línea del Partido Comunista"). Meany amenazó con retirarse del acuerdo con la CIA si el CIO entraba en la sociedad.

Pero para Smith y Wisner, parecía absurdo trabajar en estrecha colaboración con un ala del movimiento obrero ignorando por completo a la otra. Lo mejor que los invitados de la AFL pudieron sacar de ellos fue que contar con la cooperación del CIO no era inminente.

La conveniencia de que un movimiento obrero estadounidense se convirtiera en instrumento o socio de una agencia de inteligencia del gobierno era totalmente aceptable para el trío Meany-Dubinsky-Woll, siempre que estuviera al servicio de una cruzada antisoviética y la derrota de los comunistas. sindicatos. Tampoco ningún líder sindical estadounidense se atrevió a desafiar la relación clandestina de quid pro quo entre el trabajo organizado y la agencia internacional de espionaje.

Fue Thomas Braden, asistente del director de la CIA, Allan Dulles, quien se convirtió en el contacto con el CIO. Walter Reuther, el presidente de la UAW, recibió $ 50,000 en efectivo de Braden, quien voló a Detroit para entregarlo.

No hay registros públicos de cuánto dinero dio la CIA a ambas ramas del movimiento obrero. No hubo supervisión del Congreso de la agencia. Fue una de las primeras multinacionales mundiales ".

El lanzamiento del Congreso por la Libertad Cultural de Melvin Laskey en Berlín en 1950 se financió de la misma manera. El desastre amenazó a los Cold Warriors en 1950-51 cuando el Congreso se negó a renovar Marshall Aid. Como ha confirmado Thomas Braden, tuvieron que cerrar el negocio o recurrir a la CIA. Eligieron lo último. Continuaron así 17 años de financiación secreta de Estados Unidos.

Cuando, a principios de los sesenta, al Consejo de Seguridad Nacional (NSC) le pareció que la tapadera de la CIA estaba a punto de explotar, la financiación se trasladó silenciosamente a las fundaciones benéficas más grandes cuyos directores estaban al tanto de lo que estaba sucediendo. Las fundaciones Ford, Carnegie y Rockefeller se trasladaron a los asuntos internacionales a lo grande en 1950. El director internacional de Ford durante los siguientes 17 años fue Sheperd Stone bajo los miembros del NSC, George Bundy, asesor presidencial de seguridad, y Robert McNamara, secretario de Defensa. El presidente de Carnegie fue Joseph E. Johnson, quien organizó el fin estadounidense de Bilderberg. Thomas Braden era fideicomisario de Carnegie.

Los fideicomisarios de Rockefeller incluyeron a Barry Bingham - Administrador de ECA Francia 1949-50, presidente del Instituto de Prensa Internacional, director de la Fundación Asia - y Arthur Houghton, cuya Fundación para Asuntos Juveniles y Estudiantiles canalizó millones de dólares de dinero de la CIA hacia los movimientos estudiantiles de Estados Unidos y el mundo. Para aquellos que continúan protestando por la inocencia de las fundaciones estadounidenses (y algunas europeas), se pueden y se presentarán pruebas documentales masivas para demostrar que en sus asuntos internacionales actuaron como agentes del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Pero volvamos al Movimiento Europeo. Thomas Braden había estado en el gobierno militar de Estados Unidos en Alemania. De 1949 a 1951 fue director ejecutivo del Comité Americano de Europa Unida, un organismo resultante de una visita de Retinger y Duncan Sandys a Allen Dulles y otros en los Estados Unidos en julio de 1948. Sus objetivos eran financiar el Movimiento Europeo y provocar el establecimiento de un ejército europeo rearmando a los alemanes contra la URSS. También trabajó en estrecha colaboración con United World Federalists de Cord Meyer.

En una carta a Duncan Sandys, el 20 de enero de 1950, Thomas Braden escribió que el propósito de la ACUE era "no sólo influir en la opinión pública, sino vender la idea del Movimiento Europeo". y para justificar la apelación de importantes sumas de dinero ".

Según Allan Hovey, Jr., representante de ACUE en Europa, la gran mayoría de los fondos estadounidenses para Europa y casi todos para la Campaña Juvenil Europea (EYC) provienen de fondos encubiertos del Departamento de Estado. Esto, por supuesto, se mantuvo en secreto. ACUE era una organización de cobertura legal.

Braden se unió a la CIA como asistente de Dulles en 1950 mientras continuaba como director ejecutivo de ACUE. Los fondos se enviaron al representante europeo en Bruselas y los destinados al EYC se pasaron a través de un organismo de cobertura en París, el Centre d'Action Europiènne, que presentó un presupuesto mensual a Bruselas.

La financiación secreta total de los Estados Unidos al Movimiento Europeo de 1947 a 1953 fue de 440.000 libras esterlinas. (Fuente: EM Archives, FIN / P / 6 "European Movement: EYC Treasurer's Report 1949/53").

Así, lejos de ser una expresión espontánea del deseo de unidad de los pueblos de Europa, el movimiento europeo fue lanzado por Retinger con dinero secreto del Departamento de Estado y mantenido a flote con subvenciones masivas a través de Thomas Braden, jefe de la División de Organización Internacional de la CIA. .

Melvin Lasky, fallecido a los 84 años, fue, como editor de la revista Encuentro de 1958 a 1990, y de Der Monat (el Mes) durante 15 años, un combatiente en la lucha por mantener a los intelectuales occidentales en el campo de la guerra fría de Estados Unidos. Pero en 1967, se reveló que tanto Encuentro y Der Monat había sido financiado de forma encubierta por la Agencia Central de Inteligencia de EE. UU. y la reputación de Mel se arruinó ...

Los orígenes de Mel en la comunidad judía rusa anticomunista ayudan a explicar por qué, a los 22 años, se convirtió en editor literario de la Nuevo líder, un órgano de liberales judíos anticomunistas. Ocupó el cargo de 1942 a 1943. En 1944, Mel se inscribió tardíamente como historiador de combate del Ejército de los EE. UU. En Europa.

La posguerra, con la guerra fría, Der Monat fue lanzado en Berlín en 1948 con Mel como editor, un trabajo que hizo hasta 1958 y nuevamente de 1978 a 1983. Sus habilidades intelectuales y lingüísticas nunca estuvieron en duda, y en 1958, cuando despegó la Campaña por el Desarme Nuclear, Mel reemplazó a Irving Kristol, coeditor desde 1953 con el poeta Stephen Spender, en Encuentro. En ese momento, muchos intelectuales británicos se habían agrupado en torno al New Statesman de Kingsley Martin, que tendía hacia una neutralidad de la guerra fría. El pensamiento del gobierno de Estados Unidos era que si un gobierno laborista volvía al poder, los diputados de izquierda disidentes dificultarían que Estados Unidos retenga a Gran Bretaña como un aliado seguro.

EncuentroSu función era combatir el antiamericanismo lavando el cerebro a los inciertos con artículos pro estadounidenses. Estos fueron pagados a varias veces la tarifa pagada por el Nuevo estadista y ofreció a académicos e intelectuales británicos viajes gratuitos a Estados Unidos y giras de conferencias con los gastos pagados. En esta guerra fría no había lugar para que los objetivos de esta guerra fría capturaran a los intelectuales.

Enormemente trabajador, Mel se duplicó dirigiendo editoriales para sus maestros. La premisa era que publicaron libros pro estadounidenses sabiendo que la mayor parte de cada edición sería comprada por agencias estadounidenses para donar a bibliotecas hambrientas de libros en el tercer mundo.

Incluso en su apogeo Encuentro nunca había reclamado una tirada superior a 40.000. Su telaraña comenzó a desmoronarse en 1966-67 con la publicación de piezas en el New York Times y la revista radical Ramparts. Y Thomas Braden, anteriormente jefe de división de la CIA, confirmó en el Publicación del sábado por la noche que, durante más de 10 años, la CIA había subvencionado Encuentro a través del Congreso por la Libertad Cultural, que también financió, y que uno de su personal era un agente de la CIA. (Lasky había sido secretario ejecutivo de la CCF en algún momento). La revista también recibió de forma encubierta dinero del gobierno británico.

El coeditor de Mel, el profesor Frank Kermode, renunció, proclamando que Mel lo había engañado. "Siempre me aseguró que no había nada de cierto en las acusaciones sobre los fondos de la CIA".

Mel admitió alegremente que "probablemente debería haberle contado todos los detalles dolorosos". Spender también renunció a la mensualidad y muchos contribuyentes se retiraron.

De hecho, los fondos de la CIA habían sido reemplazados en 1964 por la Corporación Editorial Internacional de Cecil King, los entonces propietarios del Daily Mirror, que compró la revista. El ayudante de King, Hugh Cudlipp, saltó en defensa de Mel, insistiendo en que "Encuentro sin él [Mel] sería tan interesante como Hamlet sin el Príncipe ".

Desde la Segunda Guerra Mundial, el gobierno estadounidense y su rama de espionaje, la Agencia Central de Inteligencia, han trabajado sistemáticamente para garantizar que los partidos socialistas del mundo libre sigan una línea compatible con los intereses estadounidenses ... El dinero de la CIA puede rastrearse fluyendo a través del Congreso. for Cultural Freedom a revistas como Encounter, que le han dado a políticos laboristas como Anthony Crosland, Denis Healy y el difunto Hugh Gaitskell una plataforma para sus campañas para alejar al Partido Laborista de la nacionalización y el pacifismo al estilo de la CND. Los flujos de personal vinculan a este grupo de presión del Partido Laborista con la improbable figura del príncipe Bernhard de los Países Bajos, que durante 20 años ha patrocinado las misteriosas actividades del grupo anticomunista Bilderberg lanzado con fondos estadounidenses encubiertos.

No hay ninguna sugerencia de que estos prominentes políticos laboristas no hayan actuado con total inocencia y con total corrección. Pero cabe preguntarse cómo es que hombres tan perspicaces no preguntan sobre el origen de los fondos que han financiado las organizaciones y revistas que les han sido tan útiles durante tanto tiempo. Sin embargo, están ciertamente orgullosos de la influencia crucial que tuvieron sus actividades en los años posteriores a 1959, cuando desviaron al Partido Laborista británico de su compromiso de nacionalización, consagrado en la célebre Cláusula IV, y volvieron al compromiso con la OTAN desde el cual la Campaña para el Desarme Nuclear lo había desviado. Los operadores de la CIA se atribuyen el mérito de haberlos ayudado en esta intervención decisiva que cambió el curso de la historia británica moderna.

Las operaciones de capa y espada de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos son solo una pequeña parte de sus actividades totales. La mayor parte de su presupuesto de 2000 millones de dólares y 80.000 empleados están dedicados a la recopilación sistemática de información: detalles personales minuciosos sobre decenas de miles de políticos y organizaciones políticas en todos los países del mundo, incluida Gran Bretaña. Y estos datos, almacenados en el sistema de archivo más grande del mundo en la sede de la CIA en Langley, Virginia, se utilizan no solo para ayudar a la maquinaria política de Washington, sino también en la intervención política activa en el extranjero, dando forma a las políticas de los partidos políticos, haciendo y deshaciendo a sus líderes. , impulsando una facción interna contra otra y, a menudo, estableciendo partidos separatistas rivales cuando fallan otras tácticas.

De hecho, la CIA lleva a cabo, a un nivel más sofisticado, exactamente el mismo tipo de subversión organizada que la Comintern de Stalin en su apogeo. Uno de sus objetivos en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial ha sido el Partido Laborista británico.

El Partido Laborista emergió de la guerra con inmenso prestigio. Como único partido de masas de la clase trabajadora en Gran Bretaña, contaba con el apoyo de un movimiento sindical unido cuyo poder había aumentado enormemente con la guerra, y acababa de lograr una victoria electoral sin precedentes. Los partidos socialdemócratas establecidos en Europa habían sido destruidos por los dictadores, mientras que en América todo lo que quedaba del movimiento socialista era un puñado de sectas cuyos miembros se contaban por centenares. El laborismo era el jefe indiscutible de la familia socialdemócrata de Europa.

Pero a medida que la euforia se desvaneció, comenzaron a surgir viejas diferencias con la austeridad prolongada de la posguerra. La izquierda quería más socialismo y un acuerdo con los rusos, mientras que la derecha quería que la batalla contra el comunismo tuviera prioridad sobre otras reformas en casa. Y quienes adoptaron este último punto de vista se organizaron en torno a la revista Socialist Commentary, anteriormente el órgano de socialistas antimarxistas que habían huido a Gran Bretaña desde la Alemania de Hitler. La revista se reorganizó en el otoño de 1947 con Anthony Crosland, Allan Flanders y Rita Hinden, quienes habían trabajado en estrecha colaboración con los emigrados como principales contribuyentes. Y Socialist Commentary se convirtió en el portavoz del ala derecha del Partido Laborista, haciendo campaña contra izquierdistas como Aneurin Bevan, a quienes denunciaron como extremistas peligrosos. Crosland, que puso fin a la guerra como capitán del Regimiento de Paracaidistas, había sido presidente de la Oxford Union y, un año después, en 1947, se convirtió en miembro y profesor de economía en el Trinity College de Oxford. Flanders fue un ex funcionario del TUC que se convirtió en un especialista académico en relaciones laborales y luego se unió a la Junta de Precios e Ingresos creada por el gobierno de Wilson. Rita Hinden, académica sudafricana de la Universidad de Londres, era secretaria del Fabian Colonial Bureau, una sección autónoma de la Fabian Society que había creado y dirigido desde principios de los años cuarenta. En este puesto ejerció una influencia considerable con los ministros de trabajo y los funcionarios de la Oficina Colonial, manteniendo estrechos vínculos con muchos políticos extranjeros.

El nuevo Comentario Socialista se propuso inmediatamente alertar al movimiento laborista británico sobre los crecientes peligros del comunismo internacional, en particular en un artículo titulado Conformidad, escrito por Flanders durante un período que pasó en los Estados Unidos estudiando el movimiento sindical estadounidense. Las conexiones estadounidenses de la revista se ampliaron aún más por su corresponsal estadounidense, William C. Gausmann, quien pronto ingresaría al Servicio del Gobierno estadounidense, donde ascendió para hacerse cargo de la propaganda estadounidense en Vietnam del Norte, mientras que el apoyo a la posición moderada adoptada por Crosland, Flanders y Hinden procedían de David C. Williams, corresponsal en Londres del New Leader, un oscuro semanario neoyorquino especializado en anticomunismo. Williams se propuso unirse al Partido Laborista Británico y participar activamente en la Sociedad Fabiana.

Este estrecho interés estadounidense por el socialismo al otro lado del Atlántico no era nada nuevo. Durante la guerra, los sindicatos estadounidenses habían recaudado grandes sumas para rescatar a los líderes sindicales europeos de los nazis, y esto los había puesto en estrecho contacto con la inteligencia militar estadounidense y, en particular, con la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), cuyo jefe de operaciones. Suiza y Alemania de 1942 a 1945 fue Allen W. Dulles, que más tarde, por supuesto, se hizo famoso como jefe de la CIA en su apogeo.

El principal funcionario sindical en estas operaciones secretas de comando había sido Jay Lovestone, un destacado operador que había pasado de ser el líder del Partido Comunista Estadounidense a trabajar en secreto para el gobierno de los Estados Unidos. Y a medida que avanzaban los ejércitos aliados, los hombres de Lovestone siguieron a los soldados como comisarios políticos, tratando de asegurarse de que los trabajadores liberados contaran con líderes sindicales y políticos aceptables para Washington; muchos de estos líderes eran emigrantes del grupo Socialist Commentary. En Francia, Alemania, Italia y Austria, los comisarios proporcionaron un generoso apoyo financiero y material a los socialistas moderados que sacarían el aguijón de los movimientos políticos de izquierda, y los beneficiarios de esta ayuda sobreviven en la política europea hasta el día de hoy, aunque esa es otra historia. ...

En 1953, el Congreso por la Libertad Cultural lanzó Encounter, una publicación mensual en inglés que fue un éxito inmediato bajo la dirección de Irving Kristol, otro de los protegidos del Nuevo Líder de Levitas y un ex-Lovestoneite, y pronto se unió una desconcertante variedad de publicaciones en varios idiomas. el CCF estable, con Encounter convirtiéndose en una de las revistas de opinión liberal más influyentes de Occidente.

A medida que la red de CCF creció, abarcó a muchas figuras prominentes del Partido Laborista británico, entre ellas Anthony Crosland, quien comenzó a asistir a los seminarios de CCF, donde conoció a Daniel Bell, quien en este período se estaba alejando de la hostilidad periodística en el New Leader hacia respetabilidad académica. El pensamiento de Bell se resumió más tarde en su libro The End of Ideology, y formó la base de la nueva tesis política expuesta en la obra principal que Crosland estaba escribiendo ahora y que se publicó en 1956 con el título El futuro del socialismo. El libro también había sido influenciado por los argumentos presentados en la Conferencia del Congreso por la Libertad Cultural celebrada el año anterior en Milán, donde los principales participantes incluyeron a Hugh Gaitskell, Denis Healey y Rita Hinden, así como a Daniel Bell y un grupo de Políticos y académicos estadounidenses y europeos.

Expresado en su forma más simple. Bell y sus colegas argumentaron que la creciente riqueza había transformado radicalmente a la clase trabajadora en Europa - y Gran Bretaña - que ahora era virtualmente indistinguible de la clase media, y por lo tanto la teoría de la lucha de clases de Marx ya no era relevante. El progreso político futuro, pensaban, implicaría la reforma gradual del capitalismo y la expansión de la igualdad y el bienestar social como consecuencia del continuo crecimiento económico.

El libro de Crosland, aunque no original en contenido, fue un gran logro.En más de 500 páginas, vistió la fe arraigada del nuevo líder laborista Hugh Gaitskell en la respetabilidad académica de la ciencia política estadounidense y fue adoptado inmediatamente como el evangelio de la dirección del Partido. La base laborista, sin embargo, todavía se aferraba a su socialismo de base, y las obvias preferencias de Gaitskell por la pequeña camarilla de intelectuales cultos y extranjeros visitantes que se reunieron en su casa en Frognal Gardens, Hampstead, alienaron a los fieles del Partido y agregaron amargura. a las disputas intestinas que seguirían a la derrota laborista en las elecciones de 1959.

En 1957, Melvin Lasky se había hecho cargo de la dirección editorial de Encuentro que, para entonces, había acorralado a la intelectualidad occidental por su prestigio y los altos honorarios que podía pagar. Lasky era un miembro de confianza del círculo íntimo de Gaitskell y a menudo se lo veía en sus fiestas en Hampstead, mientras que Gaitskell se convirtió al mismo tiempo en un colaborador habitual de la Nuevo líder. Sol Levitas pasaba por su casa en sus giras periódicas para ver a los líderes mundiales y visitar la CCF en París.

Además, fue durante los años cincuenta cuando Anthony Crosland, Rita Hinden y los demás miembros del grupo Socialist Commentary adoptaron el argumento expuesto a la fuerza en el New Leader de que una Europa unida y fuerte era esencial para proteger a la Alianza Atlántica del ataque ruso y europeo y europeo. La unidad atlántica se convirtió en sinónimo del pensamiento oficial cuando Gaitskell y sus amigos asumieron la dirección del Partido. Recibieron apoyo transatlántico, además, de un grupo con sede en Nueva York llamado Comité Estadounidense de Europa Unida, cuyo liderazgo fue anunciado abiertamente en el New York Times incluyendo al general Donovan, jefe de OSS en tiempos de guerra. George Marshall, el secretario de Estado de los Estados Unidos, el general Lucius D. Clay y Allen Dulles de la CIA ...

Pero a principios de 1967, la revista estadounidense Murallas reveló que desde principios de los años cincuenta, la Asociación Nacional de Estudiantes de América, con la connivencia activa de sus funcionarios electos, había recibido subvenciones masivas de la CIA a través de fundaciones ficticias y que una de ellas era el Fondo para Asuntos Juveniles y Estudiantiles que suministraba la mayor parte de los presupuesto de ISC. La Conferencia Internacional de Estudiantes, al parecer, había sido establecida por la inteligencia británica y estadounidense en 1950 para contrarrestar la ofensiva de paz comunista, y la CIA había proporcionado más del 90 por ciento de sus finanzas. El Congreso por la Libertad Cultural se vio comprometido de manera similar. Michael Josselson admitió que había estado canalizando dinero de la CIA hacia la organización desde su fundación, últimamente a razón de alrededor de un millón de dólares al año, para financiar unas 20 revistas y un programa mundial de actividades políticas y culturales. Escribiendo sobre Sol Levitas en el momento de su muerte en 1961, el editor del New Leader, William Bohm dijo que "la parte más asombrosa del milagro periodístico fue el regalo del hombre para reunir los fondos necesarios para mantener nuestro papel solvente durante una semana. a semana y año a año. No puedo pretender explicar cómo se logró este milagro. Siempre trabajamos en un ambiente de seguridad despreocupada. Sabíamos que el dinero necesario vendría de algún lado y que nuestros cheques llegarían ".

El "milagro" fue resuelto por el New York Times: la Conferencia Laboral Estadounidense para Asuntos Internacionales que dirigió el Nuevo líder durante muchos años había estado recibiendo subvenciones regulares del Fondo J. M. Kaplan, un conducto de la CIA.

La CIA había tomado las lecciones enseñadas a principios de los años cincuenta por Burnham y la Nuevo líder Al corazón. Con su ejército de excomunistas y socialistas dispuestos, durante un tiempo venció a los comunistas en su propio juego, pero desafortunadamente no supo cuándo detenerse y ahora toda la estructura estaba amenazada de colapso. Al reunir el apoyo de la agencia, Thomas Braden, el funcionario responsable de su paso a organizaciones privadas y director ejecutivo del Comité Estadounidense sobre Europa Unida, explicó que Irving Brown y Lovestone habían hecho un buen trabajo en la limpieza de los sindicatos en la posguerra. Europa. Cuando se quedaron sin dinero, dijo, había persuadido a Dulles para que los respaldara, y desde este principio la operación mundial se multiplicó.

Otro exfuncionario de la CIA, Richard Bissell, que organizó la invasión de Bahía de Cochinos, explicó la actitud de la Agencia hacia los políticos extranjeros: "Sólo conociendo bien a los principales actores se tiene la posibilidad de realizar una predicción cuidadosa. área: la técnica es esencialmente la de 'penetración' Muchas de las 'penetraciones' no toman la forma de 'contratación' sino de establecer relaciones amistosas que pueden o no ser favorecidas por la provisión de dinero de vez en cuando. En algunos países, el representante de la CIA ha servido como consejero cercano ... del jefe de estado ".

Después de estas divulgaciones, la CCF cambió su nombre a Asociación Internacional para la Libertad Cultural. Michael Josselson renunció, pero fue contratado como consultor, y la Fundación Ford acordó pagar las facturas. Y el director de la nueva Asociación no es otro que Shepard Stone, el organizador de Bilderberg que canalizó dinero del gobierno de Estados Unidos a Joseph Retinger a principios de los años cincuenta para construir el Movimiento Europeo y luego se convirtió en director internacional de la Fundación Ford.

Estamos reunidos, cuatro de nosotros, jefes de división y diputados de la CIA, en la oficina del director de nuestra agencia, un hombre cortés y encantador. Está sentado en su escritorio, fumando nerviosamente su pipa y haciéndonos preguntas.

Allen W. Dulles está preocupado esta mañana de principios de los años cincuenta, como de hecho, se ha preocupado la mayoría de las mañanas. No puedes estar construyendo una enorme casa de espías, llevando agentes a Rusia y otros lugares, preocupándote por Joseph McCarthy, planeando derrocar a un gobierno en Guatemala y ayudando a elegir otro en Italia, sin preocuparte.

Pero esta mañana en particular, Dulles debe comparecer ante el Comité de Servicios Armados del senador Richard B. Russell, y la pregunta que está considerando mientras fuma su pipa es si debe decirles a los senadores lo que lo preocupa. Acaba de gastar mucho dinero en la compra de una red de inteligencia y la red ha resultado ser inútil. De hecho, es un poco peor que inútil. Todo ese dinero, sospecha Dulles ahora, fue al KGB.

Por lo tanto, las preguntas son sombrías, al igual que las respuestas. Por fin, Dulles se levanta. "Bueno", dice, "supongo que tendré que manipular un poco la verdad".

Sus ojos brillan ante la palabra dulce de azúcar, luego de repente se ponen serios. Gira sus hombros ligeramente encorvados dentro del viejo abrigo de tweed y se dirige a la puerta. Pero se da la vuelta. "Le diré la verdad a Dick (Russell), dice." Siempre lo hago ". Luego vuelve el brillo y agrega, con una sonrisa:" Eso es, si Dick quiere saber ".

La razón por la que recuerdo la escena anterior en detalle es que últimamente me he estado preguntando qué le pasa a la CIA. Dos comités del Congreso y uno del poder ejecutivo también están haciendo la pregunta. Pero preguntan por motivos de política nacional. Lo pregunto por una razón diferente. Una vez trabajé para la CIA. Considero que el tiempo que pasé allí fue un deber valioso. Miro hacia atrás a los hombres con los que trabajé como capaces y honorables. Entonces, para mí, la pregunta: "¿Qué le pasa a la CIA?" es tanto personal como conmovedor.

Viejos amigos míos han sido atrapados en evasiones o algo peor. Las personas con las que trabajé han violado la ley. Hombres cuya habilidad yo respetaba han planeado operaciones que terminaron en vergüenza o desastre. ¿Qué pasa con esta gente? ¿Qué le pasa a la CIA?

Hágase una pregunta con bastante frecuencia y, a veces, la mente responderá con un recuerdo. El recuerdo que mi mente informó es esa escena en la oficina de Allen Dulles. Parecía, a primera vista, un episodio común y sin consecuencias. Pero cuanto más se fijaba en mi mente, más me parecía que ayudaba a responder mi pregunta sobre qué le pasaba a la agencia. Dejame explicar.

Lo primero que revela esta escena es el gran poder que tenían Dulles y su agencia. Sólo un hombre con un poder extraordinario podría cometer un error que involucre gran parte del dinero de los contribuyentes y no tener que explicarlo. Allen Dulles tenía un poder extraordinario.

El poder fluía hacia él, y a través de él, hacia la CIA, en parte porque su hermano era secretario de Estado, en parte porque su reputación como el maestro espía de la Segunda Guerra Mundial se cernía sobre él como un halo misterioso, en parte porque su alta sociedad en el prestigioso El bufete de abogados Sullivan and Cromwell de Nueva York impresionó a los abogados del Congreso de pueblos pequeños.

Además, los eventos ayudaron a mantener el flujo de energía. El país estaba librando una guerra de disparos en Corea y una Guerra Fría en Europa Occidental, y la CIA era la única autoridad sobre los planes y el potencial del enemigo real. Discutir contra la CIA era argumentar contra el conocimiento. Solo Joseph McCarthy correría ese riesgo.

De hecho, McCarthy, sin saberlo, aumentó el poder de la CIA. Atacó a la agencia y cuando, en el enfrentamiento, ganó Dulles, su victoria aumentó enormemente la respetabilidad de lo que la gente entonces llamaba "la causa" del anticomunismo. "No se una a los quemadores de libros", había dicho Eisenhower. Esa era la mala forma de luchar contra el comunismo. El buen camino fue la CIA.

El poder fue lo primero que salió mal con la CIA. Había demasiada información y era demasiado fácil de influir en el Departamento de Estado, en otras agencias gubernamentales, en los patriotas empresarios de Nueva York y en las fundaciones cuyas direcciones ocupaban. El poder de la agencia abrumaba al Congreso, a la prensa y, por tanto, al pueblo.

No estoy diciendo que este poder no ayudó a ganar la Guerra Fría, y creo que la Guerra Fría fue una buena guerra para ganar. Pero el poder permitió a la CIA continuar las operaciones de la Guerra Fría 10 y 15 años después de que se ganó la Guerra Fría. Bajo Allen Dulles, el poder era incuestionable y, después de su partida, se mantuvo el hábito de no cuestionar.

Recuerdo la vez que me acerqué al Departamento de Estado para obtener la aprobación formal de un proyecto de la CIA que involucraba unos cientos de miles de dólares y una publicación en Europa. El recepcionista del Departamento de Estado se resistió. Imagina. Se resistió, y en una operación diseñada para combatir lo que sabía con certeza era una operación soviética similar. Estaba sorprendido. Pero no discutí. Sabía lo que pasaría. Le reportaría al director, quien llamaría a su hermano por teléfono: "Foster, uno de los suyos parece ser un poco menos que cooperativo". Eso es poder.

La segunda cosa que está mal con la CIA es la arrogancia, y la escena que mencioné anteriormente también lo muestra. La broma privada de Allen Dulles sobre "engañar" era arrogante, al igual que la sugerencia de que "Dick" tal vez no quisiera saberlo. Una organización que no tiene que responder por los errores seguramente se volverá arrogante.

No es un pecado cardinal, esta falta, y a veces se inclina hacia la virtud. Se podría argumentar, por ejemplo, que solo los hombres arrogantes insistirían en construir el avión espía U-2 dentro de un plazo que, según los expertos militares, no podría cumplirse. Sin embargo, en los días previos a la vigilancia por satélite, el avión espía U-2 era el medio más útil para mantener la paz. Aseguró a los líderes de este país que Rusia no estaba planeando un ataque. Pero si la arrogancia construyó el avión rápidamente, también lo destruyó. Seguramente fue arrogante mantenerlo volando a través del espacio aéreo soviético después de que se sospechaba que los rusos estaban literalmente concentrados en los U-2 que sobrevolaban.

Me pregunto si es posible que la arrogancia de la CIA no haya estado relacionada con el campo de batalla, un vestigio del machismo de la Segunda Guerra Mundial y de las extravagancias. Los líderes de la agencia eran, casi hasta un hombre, veteranos de OSS, el predecesor de la CIA en tiempos de guerra. Tomemos, por ejemplo, a los hombres cuyas caras ahora recuerdo, parados allí en la oficina del director.

Uno había puesto en funcionamiento una red de espionaje y operaciones en alemán desde el territorio ocupado por los alemanes. Otro se había ofrecido a lanzarse en paracaídas al terreno del cuartel general del mariscal de campo Kesselring con condiciones para su rendición. Un tercero había tenido un aterrizaje forzoso en Noruega y, habiendo perdido a la mitad de sus hombres, subió, sin embargo, volando puentes.

Los hombres de OSS que se convirtieron en hombres de la CIA eran personas inusuales que se habían ofrecido como voluntarios para llevar a cabo órdenes inusuales y correr riesgos inusuales. Más aún, quedaron impresionados, más de lo que la mayoría de los soldados pueden estar impresionados, con la absoluta necesidad de mantener el secreto y la pena sin duda que aguardaba su incumplimiento.

Pero tenían otra cualidad que los diferenciaba. Por alguna razón que los psicólogos podrían explicar, es probable que un hombre que se ofrece como voluntario para emprender una misión extremadamente peligrosa, solo o con dos o tres ayudantes, no solo sea valiente e ingenioso, sino también algo vanidoso. Relativamente pocos hombres se ofrecieron como voluntarios para saltar al territorio alemán o japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Aquellos que se ofrecieron como voluntarios eran conscientes de que eran, en una palabra, "diferentes".

Una vez que estos hombres aterrizaron detrás de las líneas, la diferencia adquirió símbolos externos. Estaban solos, estadounidenses en un país lleno de franceses, griegos, italianos o chinos. A menudo fueron tratados con gran respeto. A veces, como meros tenientes, comandaban a miles de hombres. A una palabra de ellos, aviones estadounidenses o británicos se acercaron para entregar suministros a estos hombres. Se ganaron el amor y el respeto que la gente conquistada sentía por la gran democracia llamada América. Inevitablemente, empezaron a pensar en sí mismos individual y colectivamente como representantes del honor nacional.

¿No es posible que los hombres que han aprendido a hacer todo en secreto, que están acostumbrados a asignaciones extrañas y que se creen encarnando a su país, sean particularmente susceptibles a presidencias imperiales como las de Lyndon Johnson y Richard Nixon? ¿No se han entrenado de hecho para comportarse como una élite de poder?

Al poder y la arrogancia se suma la mística del síndrome de adentro hacia afuera. Esa escena en la oficina del director define el problema. Dulles estaba nivelando con sus asistentes, y ellos estaban nivelando con él. Un agente o un jefe de estación o un funcionario de la CIA que no nivelaba, que se apartaba en lo más mínimo de un relato fiel de lo que sabía o de lo que había hecho, era un peligro para las operaciones y para la vida. Un hombre así no podría durar un día en la CIA.

Pero la verdad estaba reservada para el interior. Para el forastero, los hombres de la CIA aprendieron a mentir, a mentir consciente y deliberadamente sin la más mínima punzada de culpa que la mayoría de los hombres sienten cuando dicen una mentira deliberada.

El síndrome de adentro hacia afuera es inevitable en una agencia de inteligencia secreta. Usted reúne a un grupo de personas, las une con un juramento, prueba su lealtad periódicamente con máquinas, las espía para asegurarse de que no se reúnen en secreto con alguien de la Embajada de la República Checa, las protege del resto del mundo con un falsa historia de portada, enséñeles a mentir porque mentir es de interés nacional y no se comportan como los demás hombres.

No vuelven a casa del trabajo y responden con sinceridad a la pregunta: "¿Qué hiciste hoy, cariño?" Cuando conversan con sus vecinos, mienten sobre sus trabajos. En sus trabajos compartimentados, que necesitan saber, es perfectamente excusable que un hombre de la CIA quiera a otro si el otro no necesita saberlo.

Por lo tanto, era un ritual que Allen Dulles "hiciera trampas" y, a menudo, no tenía que hacerlo. El senador Russell podría decir: "El presidente ha consultado con el director sobre esta cuestión, que toca un asunto muy delicado". Se retiraría la pregunta.

Otra técnica para tratar con un extraño fue la verdadera falta de respuesta. Considere el siguiente intercambio entre el senador Claiborne Pell (D. R.I.) y Richard Helms. (La Bolsa estaba preocupada por espiar a los estadounidenses, un acto ilegal según los términos de la ley que creó la CIA).

Senador Pell (refiriéndose a espiar manifestaciones pacifistas):

"Pero todo eso ocurrió dentro de las costas continentales de los Estados Unidos y por esa razón tenías una razón justificable para declinar [mudarte] allí porque los eventos estaban fuera de tu ámbito".

Sr. Helms: "Absolutamente, y nunca me ha faltado claridad mental desde que fui director, esto simplemente no es aceptable no solo para el Congreso sino para el público de los Estados Unidos".

Sin duda esa respuesta fue veraz. Sin duda Helms pensaba que el espionaje doméstico no era aceptable. Pero lo estaba haciendo y no dijo que no.

Finalmente, por supuesto, está la mentira directa. Aquí hay otro extracto del testimonio de 1973 de Helms:

Senador Symington (D. Mo.): "¿Intentó, en la Agencia Central de Inteligencia, derrocar al gobierno de Chile?"

Helms: "No, señor".

Symington: "¿Se le pasó dinero a los oponentes de Allende?"

Helms: "No, señor".

Helms estaba bajo juramento. Por lo tanto, debe haber considerado su respuesta cuidadosamente. Obviamente, llegó a la conclusión de los de adentro: que su deber de proteger el interior pesaba más que el juramento de los de afuera. O para decirlo de otra manera, la ley del interior es lo primero.

Allen Dulles comentó una vez que, de ser necesario, le gustaría a todo el mundo de la CIA excepto al presidente. "Nunca tuve el menor escrúpulo en mentirle a un extraño", comentó recientemente un veterano de la CIA. "¿Por qué un forastero necesita saberlo?"

Hasta aquí las lecciones de memoria. El poder, la arrogancia y el síndrome de adentro hacia afuera son los problemas de la CIA y, hasta cierto punto, las fallas son ocupacionales e incluso herramientas necesarias para el trabajo.

Pero los acontecimientos de la Guerra Fría y la coincidencia de que Allen Dulles tuviera poderes discrecionales tan enormes aumentaron los riesgos laborales hasta que se convirtieron en fallas, y las fallas crearon una monstruosidad.

El poder construyó una vasta burocracia y un ridículo monumento en Langley, Virginia. La arrogancia fomentó la creencia de que unos pocos cientos de exiliados podrían desembarcar en una playa y mantener a raya al ejército de Castro.

El síndrome de adentro hacia afuera ocultó la verdad a Adlai Stevenson por lo que se vio obligado a hacer un espectáculo de sí mismo en el piso de las Naciones Unidas al negar que Estados Unidos tuviera algo que ver con la invasión de Cuba. El mismo síndrome ha convertido a Richard Helms en un hombre triste y preocupado.

Es una pena lo que le pasó a la CIA. Podría haber consistido en unos pocos cientos de eruditos para analizar la inteligencia, algunos cientos de espías en posiciones clave y algunos cientos de operadores listos para llevar a cabo tareas raras de derring-do.

En cambio, se convirtió en un monstruo gigantesco, poseyendo adecuadamente todo el mundo, manejando aviones y periódicos y estaciones de radio y bancos y ejércitos y armadas, ofreciendo tentación a los sucesivos Secretarios de Estado, y dando al menos a un Presidente una idea brillante; Dado que existía la maquinaria del engaño, ¿por qué no utilizarla?

Richard Helms debería haberle dicho que no a Richard Nixon. Pero como víctima del síndrome de adentro hacia afuera, Helms solo pudo hacer la pregunta más lastimera de Watergate: "¿Quién hubiera pensado que algún día sería juzgado un crimen cumplir las órdenes del presidente de los Estados Unidos?"

Una vergüenza, y una vergüenza peculiarmente estadounidense. Porque este es el único país del mundo que no reconoce el hecho de que algunas cosas son mejores si son pequeñas.

Necesitaremos inteligencia en el futuro. Y de vez en cuando, de vez en cuando, es posible que también necesitemos una acción de cobertura. Pero, por el momento, no tenemos nada. Las revelaciones de Watergate y las investigaciones que han seguido han hecho su trabajo. El poder de la CIA se ha ido. Su arrogancia se ha convertido en miedo. El síndrome de adentro hacia afuera se ha roto. Los ex agentes escriben libros nombrando a otros agentes. El director William Colby acude al Departamento de Justicia con pruebas de que su predecesor violó la ley. La casa que construyó Allen Dulles está dividida y desgarrada.

El final no está a la vista. Sin duda, varios comités que investigan la agencia encontrarán errores. Recomendarán cambios, reorganizarán, se ajustarán. Pero dejarán al monstruo intacto, e incluso si el monstruo nunca comete otro error, nunca más se excede a sí mismo, incluso, de hecho, si, como otras agencias gubernamentales, nunca hace nada en absoluto, al existir, desaparecerá. justo en crear y perpetuar los mitos que siempre acompañaron la presencia del monstruo.

Conocemos los mitos. Circulan por todo el país dondequiera que haya bares y boleras: que la CIA mató a John Kennedy; que la CIA paralizó a George Wallace; que un inexplicable accidente de avión, un gran atraco de oro, eran obra de la CIA.

Estos mitos son ridículos, pero existirán mientras exista el monstruo.

El hecho de que millones crean los mitos plantea una vez más la vieja pregunta que los hombres de OSS solían discutir después de la guerra: ¿Puede una sociedad libre y abierta participar en operaciones encubiertas?

Después de casi 30 años de juicio, la evidencia debería estar lista. La evidencia demuestra, me parece, que una sociedad libre y abierta no puede participar en operaciones encubiertas, al menos no en el tipo de operaciones encubiertas grandes e intrincadas de lo que la CIA ha sido capaz.

No discuto únicamente sobre la base de la puntuación de la caja. Pero echemos un vistazo a la puntuación de la caja. Revela muchos fracasos famosos. Con demasiada facilidad, prueban el punto. Considere lo que la CIA considera éxitos conocidos: ¿Alguien recuerda a Arbenz en Guatemala? ¿Qué bien se logró con el derrocamiento de Arbenz? ¿Realmente habría significado alguna diferencia para este país si no hubiéramos derrocado a Arbenz?

¿Y Allende? ¿De qué le sirvió al pueblo estadounidense derrocar a Allende? ¿Qué tan malo?

¿Era esencial, incluso concedida la delicada cuestión de la sucesión, mantener a esos coroneles griegos en el poder durante tanto tiempo?

Solíamos pensar que fue un gran triunfo que la CIA mantuviera al Sha de Irán en su trono contra el ataque de Mossadegh. ¿Seguimos agradecidos?

Los levantamientos durante la última fase de la Guerra Fría y esos cadáveres en las calles de Polonia, Alemania Oriental y Hungría: ¿de qué sirven?

Pero el cuadro de puntuación no cuenta toda la historia. Pagamos un alto precio por esa puntuación de caja. ¿La vergüenza y la vergüenza tienen un precio alto? La duda, la desconfianza y el miedo tienen un precio muy alto. Los mitos públicos tienen un precio alto, y también lo es el conocimiento culpable de que somos dueños de un establecimiento dedicado a oponerse a los ideales que profesamos.

Entre nosotros, hemos mantenido un instrumento secreto erigido en contradicción con el mandato de James Madison: "Un gobierno popular sin los medios para la información popular es una farsa o una tragedia, quizás ambas".

Como digo, los comités de investigación apuntalarán al monstruo. Sugeriría una acción más radical. Lo apagaría. Entregaría las funciones de inteligencia abierta al Departamento de Estado. Los académicos, científicos y personas que entienden cómo funcionan los ferrocarriles en Sri Lanka no necesitan pertenecer a la CIA para hacer bien su valioso trabajo.

Entregaría a los paracaidistas al Ejército. Si, en algún momento, resulta esencial para nuestra supervivencia montar un ataque secreto contra un enemigo, el ejército es capaz de hacerlo y, con algunos cambios en la estructura de mando para eludir la burocracia, el ejército podría hacerlo con la misma rapidez. y en secreto como la CIA. Bajo la estructura de mando del Departamento de Defensa, sería posible la supervisión del Congreso. Entonces, si atrapaban al ejército desplegando una división secreta en Laos, y si el pueblo estadounidense no quería una división secreta en Laos, el pueblo estadounidense sabría a dónde acudir.

Entregaría a los guerreros psicológicos y propagandistas a la Voz de América. Los guerreros psicológicos y los propagandistas probablemente nunca pertenecieron a una agencia secreta.

Y, por último, elegiría a muy pocos hombres para dirigir espías y operaciones encubiertas como el paso de dinero a aquellos en otras tierras que no pueden permitirse el lujo de aceptar abiertamente el apoyo estadounidense. Pero limitaría las operaciones encubiertas a pasar dinero a "amistosos".

Alojaría a estos maestros espías y traficantes de dinero en algún oscuro cobertizo de herramientas, y prohibiría, por ley, que cualquiera de ellos se llamara a sí mismo "director". No trabajarían para la CIA. Porque aboliría el nombre de CIA.

Como jefe, el presidente debería elegir un mandato de seis años a algún civil que haya demostrado firmeza de carácter e independencia de espíritu. Lo haría responsable ante un comité conjunto del Congreso, así como ante el presidente, y no le permitiría servir más de un mandato.

Por lo tanto, podríamos deshacernos del poder. Sin poder, la arrogancia no sería peligrosa. Así, también, podríamos evitar que el síndrome de adentro hacia afuera, tan esencial para el secreto, se burle del gobierno representativo.

En cuanto a la casa que Allen Dulles construyó en Langley, podríamos dejarla vacía, nuestro único monumento nacional al valor que la democracia otorga al reconocimiento y corrección de un error.

Durante dos décadas, he estado preocupado por un tema por encima de todos los demás: que ambos extremos del espectro político tengan voz en los medios. Una de las razones (entre muchas) por las que trabajé tan duro para retirar a George W. Bush en 2004 fue mi pesadilla de que las noticias por cable contrataran a un derrotado John Kerry para representar a "la izquierda" día tras día en un programa de debate de televisión.

A menudo se culpa a Fox News Channel por el formato estándar que enfrenta a los derechistas enérgicos y articulados contra los liberales débiles y vacilantes. El emparejamiento de Fox del rompecorazones derechista Sean Hannity con el pedaleo hacia atrás, apenas a la izquierda del centro, Alan Colmes es un excelente ejemplo de este formato desequilibrado, una falta de coincidencia representada en un libro de Al Franken como "Hannity & Colmes".

Pero está mal culpar a Fox por el espectro de centro-derecha de la televisión, GE-a-GM. Ese formato estaba firmemente establecido años antes de que existiera Fox News. Los verdaderos culpables: CNN y PBS.

Llevar Fuego cruzado, iniciado por CNN en 1982 como el único foro nocturno en la televisión nacional que pretende ofrecer una batalla ideológica entre coanfitriones de izquierda y derecha. El coanfitrión de Crossfire "a la izquierda" durante los primeros siete años fue un centrista infelizmente ineficaz, Tom Braden, un tipo que hace que Alan Colmes parezca un fanático de la ultraizquierda.

A los ojos de CNN, Braden aparentemente se ganó sus credenciales izquierdistas por haber sido un funcionario de alto nivel de la CIA, irónicamente, a cargo de operaciones encubiertas contra la izquierda política de Europa Occidental. Braden fue emparejado en Crossfire con el ultraderechista Pat Buchanan. Durante los años de Braden-Buchanan, el gurú del LSD, Timothy Leary, le dijo a un periodista que ver Crossfire era como ver "el ala izquierda" de la CIA debatiendo el ala derecha de la CIA. "Puede haber sido la observación más sobria de Leary.

Adiviné varias veces en Crossfire con el cansado 70 y tantos como mi supuesto aliado. Una vez, cuando me senté en el set y vi a Braden totalmente cubierto de maquillaje, mi primer impulso fue extender la mano para tomarme el pulso. Mi segundo impulso: huir del estudio.

En una aparición en 1988 en Crossfire, cuando critiqué la inclinación conservadora de los expertos televisivos y los debates restringidos a la derecha frente al centro, Buchanan sólo pudo montar una débil defensa de Braden: "¿Qué crees que está sentado a mi lado? ¿Qué piensas de esto? es, una planta en maceta? "


Thomas Braden - Historia

Teniente Coronel Thomas Bearden (retirado) M.Sc.
(cumplió 90 años el 17 de diciembre de 2020)

Tom Bearden ofrece lo REAL NUEVA OFERTA VERDE

Primero encontré el sitio web mientras buscaba información sobre energía gratis. La información que he encontrado aquí ha sido la mejor y más fiable que he encontrado. Gracias por hacer esto disponible.

Richard C., Flagstaff, Arizona, 21 de mayo de 2014

Hay suficiente energía dentro del espacio en esta taza vacía para hervir todos los océanos del mundo. Este es un hecho bien conocido por la comunidad científica y fue, por ejemplo, una de las citas favoritas del físico ganador del Premio Nobel Richard Feynman.

En 1957 se otorgaron dos premios Nobel a Lee y Yang por corroborar el proceso de extracción de esta energía.

. Algunas predicciones son solo escenarios, mientras que otras son ambiciosas y propuestas por defensores de las políticas de cambio climático. Casi todos involucran varios supuestos que no están bien respaldados por el comportamiento del mundo real.

. La gasolina tiene 40 veces la densidad de energía de las baterías y los tiempos de repostaje de 3 a 4 minutos son superiores a los 20 a 40 minutos que requiere incluso una estación de carga rápida para una carga parcial de un vehículo eléctrico alimentado por batería

La única alternativa viable a todos los sistemas de generación de energía actuales es la energía ilimitada, no contaminante y gratuita del Vacuum TM

Prueba de banco e informes de Tom Bearden, Tom Herold y Eike Muller
1984 y 1985 del laboratorio John Bedini en el convertidor Kromrey y el interruptor Tesla

Cuanto mayor sea la carga extraída por el generador, más rápido y más fácil funcionará el generador y menos potencia de accionamiento se consume.

El precursor de su libro seminal
Energía del vacío

Los resultados de las pruebas indican que el diseño del propulsor de cavidad resonante de RF, que es único como dispositivo de propulsión eléctrica, está produciendo una fuerza que no es atribuible a ningún fenómeno electromagnético clásico y, por lo tanto, está demostrando potencialmente una interacción con el plasma virtual de vacío cuántico NASA

Varias pruebas revisadas por pares confirman los resultados


Tom Bearden explica cómo el proceso Kanzius quema el agua y cómo la ingeniería precursora puede diseñar la realidad misma. DVD de 90 minutos.

El problema de la carga de la fuente el problema más difícil de la electrodinámica clásica y cuántica * resuelto por Tom Bearden.

* Prof. Emérito Dipak K. Sen,
Departamento de Matemáticas,
U. de Toronto


Primeros asentamientos del condado de Wilson

El primer asentamiento del condado de Wilson se hizo en el año 1797 en Drake's Lick, cerca de la desembocadura del arroyo Spencer Lick en el río Cumberland, que luego fue la esquina noreste del condado de Davidson, por William McClain y John Foster.

Dos años más tarde, John Foster, William Donnell y Alexander Barkley establecieron un asentamiento en Spring Creek, siete millas al sureste de la actual ciudad de Líbano.

Durante el mismo año, John K. Wynn y Charles Kavanaugh, quienes vinieron de Carolina del Norte, hicieron asentamientos en Hickory Ridge, cinco millas al oeste del Líbano, y en las aguas de Round Lick Creek, por William Harris y William McSpadden. de Carolina del Norte, y James Wrather y Samuel King, de Virginia, y también en las aguas de Spring Creek, a unas ocho millas al sur del Líbano, por John Doak, John Foster, David Magathey, Alexander Braden, los Donnell y probablemente otros. En el momento de estos asentamientos, la tierra estaba cubierta de vastos bosques y tupidos cañaverales, y existía en abundancia la caza de todas las especies, desde el oso, la pantera y el ciervo hasta la ardilla y el conejo. Varios años antes, sin embargo, los indios como tribu habían sido rechazados, y los colonos solo se encontraban con los amistosos como clase.

A partir de 1799 el asentamiento del condado fue rápido. Las tierras que se encuentran en las aguas de los diversos arroyos, que son las más ricas y fáciles de cultivar, fueron naturalmente las primeras en asentarse y, por lo tanto, al dar la siguiente lista de nombres de los primeros pobladores, se han agrupado en vecindarios de arroyos.


Thomas J. Braden

Thomas J. Braden es presidente y director ejecutivo de Rodda Paint Co.

Presidente de Perkins & amp Co. PC

Probabilidad de relación: Fuerte

Director de Friends of the Children - Portland

Probabilidad de relación: Fuerte

Vicepresidente sénior de Robert W. Baird & amp Co., Inc. (banca privada)

Probabilidad de relación: Fuerte

Miembro de la comunidad empresarial y de amp en Oregon Independent College Foundation

Probabilidad de relación: Fuerte

Miembro de la Junta Directiva de Thrive Foundation for Youth

Probabilidad de relación: Fuerte

Director de Friends of the Children - Portland

Probabilidad de relación: Fuerte

Director de Friends of the Children - Portland

Probabilidad de relación: Fuerte

Vicepresidente de Recursos Humanos de SCL Health - Front Range, Inc.

Probabilidad de relación: Fuerte

Fundador, Director Ejecutivo de eROI, Inc.

Probabilidad de relación: Fuerte

Copresidente del Grupo de Fusiones y Adquisiciones de Schwabe, Williamson & amp Wyatt PC

Probabilidad de relación: Fuerte

Revele conocimientos más profundos sobre las relaciones de su organización
con RelSci Contact Aggregator.

Potencie sus aplicaciones comerciales con productos líderes en la industria
Datos de relación de la API RelSci.

Obtenga información de contacto en el
Los tomadores de decisiones más influyentes del mundo.

Descubra el poder de su red con
Productos RelSci Premium.

Vladimir Vladimirovich Putin

Vladimir Vladimirovich Putin

Exsenador de Oregon

Exsenador de Oregon

Manténgase informado y actualizado en su red con el servicio de alertas comerciales y noticias de RelSci. Fomente su red y promueva sus objetivos comerciales con inteligencia inteligente sobre las personas y empresas que más le importan.

Explore perfiles detallados de 12 millones de personas y organizaciones influyentes. Encuentre relaciones RelSci, historial de empleo, membresías en juntas, donaciones, premios y más.

Explore ex alumnos notables de las mejores universidades y organizaciones. Amplíe su grupo de recaudación de fondos y realice una cálida presentación de posibles nuevas conexiones comerciales.

Aproveche el poder de sus relaciones con RelSci Pro, la poderosa plataforma para identificar oportunidades comerciales impulsadas por relaciones y conexiones que pueden impulsar su carrera hacia adelante.

Manténgase informado y actualizado en su red con el servicio de alertas comerciales y noticias de RelSci. Fomente su red y promueva sus objetivos comerciales con inteligencia inteligente sobre las personas y empresas que más le importan.

Explore perfiles detallados de 12 millones de personas y organizaciones influyentes. Encuentre relaciones RelSci, historial de empleo, membresías en juntas, donaciones, premios y más.

Explore ex alumnos notables de las mejores universidades y organizaciones. Amplíe su grupo de recaudación de fondos y realice una cálida presentación de posibles nuevas conexiones comerciales.

Aproveche el poder de sus relaciones con RelSci Pro, la poderosa plataforma para identificar oportunidades comerciales impulsadas por relaciones y conexiones que pueden impulsar su carrera hacia adelante.


Todos los logotipos son marca registrada y propiedad de sus dueños y no Sports Reference LLC. Los presentamos aquí con fines puramente educativos. Nuestro razonamiento para presentar logotipos ofensivos.

Los logotipos fueron compilados por el increíble SportsLogos.net.

Copyright y copia 2000-2021 Sports Reference LLC. Reservados todos los derechos.

Gran parte de la información jugada por jugada, los resultados del juego y la información de transacciones que se muestran y se usan para crear ciertos conjuntos de datos se obtuvieron de forma gratuita y están protegidos por derechos de autor de RetroSheet.

Cálculos de Expectativa de victoria, Expectativa de carrera e Índice de apalancamiento proporcionados por Tom Tango de InsideTheBook.com, y coautor de The Book: Playing the Percentages in Baseball.

Calificación total de la zona y marco inicial para las ganancias por encima de los cálculos de reemplazo proporcionados por Sean Smith.

Estadísticas históricas de Grandes Ligas de todo el año proporcionadas por Pete Palmer y Gary Gillette de Hidden Game Sports.

Algunas estadísticas defensivas Copyright & copy Baseball Info Solutions, 2010-2021.

Algunos datos de la escuela secundaria son cortesía de David McWater.

Muchos tiros a la cabeza de jugadores históricos cortesía de David Davis. Muchas gracias a el. Todas las imágenes son propiedad del titular de los derechos de autor y se muestran aquí solo con fines informativos.


Hace dos semanas, el experto en Draft de ESPN MLB, Kiley McDaniel, nunca había oído hablar de Thomas Saggese.

Ahora, el campocorto de Carlsbad High es uno de los nombres más populares con el draft que se avecina el miércoles y jueves.

"Los cazatalentos lo conocen, pero no era un nombre que se pateara", dijo McDaniel. “Ahora se habla de que podría llegar hasta la tercera ronda. Mi sensación es que probablemente irá a la escuela, pero los cazatalentos dicen que es muy susceptible. Así que es un nombre muy interesante ".

Saggese, que mide 6 pies y pesa 170 libras, se ha comprometido a jugar en Pepperdine.

Estaba teniendo una gran primavera en Carlsbad, bateando .440 con tres jonrones, tres triples, nueve carreras impulsadas y 10 carreras en siete juegos.

"Ha habido algunas discusiones con los equipos, y consideraría la pelota profesional si me toman", dijo Saggese. “Pero todo está en el aire. He podido hacer ejercicio en casa y por Skype con mi entrenador. Tengo acceso a pesas y he podido correr y golpear con una máquina. Así que estoy más fuerte ahora que cuando terminó la temporada.

“La charla es halagadora. Los equipos han estado hablando con mi padre y mis representantes ”.

Se habla de que varios clubes han hecho grandes ofertas a Saggese. Pero McDaniel advierte que este draft, que se ha reducido a cinco rondas, será pesado para la universidad ya que los clubes profesionales intentan ahorrar dinero. Entonces, hay una pregunta si los equipos pagarán el precio de los jugadores de la escuela secundaria.

San Diego es un semillero del béisbol de la escuela secundaria, con miles de jugadores de preparación elegidos a lo largo de los años y cientos que llegan a las grandes ligas.

El draft, sin embargo, fue de 90 rondas a la vez, y ha sido de 40 rondas en los últimos años.

En un año normal, se habrían reclutado docenas de jugadores en el condado, pero con la pandemia de COVID-19 cortando la temporada a menos de 10 juegos para los preparativos, los cazatalentos apenas pudieron ver a los mejores jugadores del condado.

"Hay muchos niños que comenzaron la temporada en el rango de draft de siete a 10 rondas", dijo un cazatalentos. “Cuando llegamos a mirarlos, algunos suben, otros bajan.

“Esta temporada, no obtuvimos esos looks. No hubo Torneo de Leones, ni carreras de liga, ni partidos de playoffs para ver a los niños bajo presión.Así que puede que no sea el año más importante para los niños de San Diego ".

Desde que comenzó el draft en 1966, ha habido solo cuatro casos en los que un jugador de San Diego no fue seleccionado en las primeras cinco rondas.

El entrenador de Helix, Cole Holland, está seguro de que el campocorto Jordan Thompson habría sido un jugador de primera ronda si la temporada se hubiera terminado, pero Thompson estuvo limitado por un tirón en el tendón de la corva y probablemente no será tomado.

Tiene una beca para jugar en LSU.

Entonces, Saggese podría ser la mejor oportunidad del condado de tener un jugador de preparación en el draft.

El tercera base de Torrey Pines Kevin Sim se ha comprometido con USD. Venía de una temporada junior regular y necesitaba tener una gran temporada senior para ser reclutado.

"Y él estaba haciendo eso", dijo el entrenador de Torrey Pines, Matt Livingston. “Kevin es un defensor de élite. Y tiene un gran poder.

“Pero los cazatalentos necesitaban verlo jugar. Simplemente no tuvieron esa oportunidad ".

El zurdo de San Marcos, Kyle Carr, quien también se comprometió con USD, necesitaba esta temporada para demostrar su valía. Él tampoco tuvo la oportunidad.

"Kyle es un zurdo más bien pequeño, con cosas realmente buenas", dijo Kyle Glaser de Baseball America. “Necesitaba ser visto.

“El Torneo de Leones realmente habría ayudado a los chicos de secundaria. Con el Torneo de Leones y los eventos en el condado de Orange y Los Ángeles, todo tipo de cazatalentos suele estar en el sur de California.

"Pero esos torneos nunca se jugaron, por lo que no se vio a los niños".

Los expertos en reclutamiento dicen que este será un reclutamiento con mucho peso universitario, con quizás el 75-80 por ciento de los 160 reclutas provenientes de las filas universitarias.

Un jugador que ha escalado en las listas de draft es el derecho Braden Olthoff, quien jugó en El Camino High y Palomar College antes de transferirse a Tulane.

Varios cazatalentos lo entregaron como séptimo asaltante la temporada pasada, pero no fue reclutado. Entonces fue a Tulane.

Antes de que la temporada se interrumpiera, registró un récord de 4-0 con una efectividad de 0.32. No permitió una carrera limpia en sus últimas 24 entradas.

El inicio característico de Olthoff fue en Cal State Fullerton cuando lanzó una blanqueada de tres hits en un juego completo en la que caminó a un bateador y ponchó a 16.

"Olthoff definitivamente está en el radar ahora, y no lo estaba antes de que comenzara la temporada", dijo McDaniel de ESPN. “Tuvo un gran comienzo y estaba obteniendo excelentes resultados. Puedo verlo yendo tan alto como en la tercera ronda ".

Olthoff comenzó la temporada en el puesto 493 en el Top 500 de Baseball America y ahora es el número 201, que queda justo fuera del draft de cinco rondas de 160 jugadores.

"La gente me sigue diciendo que estoy ampliando la lista de draft y no he lanzado un lanzamiento en dos meses", dijo Olthoff. "La gente dice que podría llegar tan alto como en la segunda ronda y no debería deslizarme fuera de la quinta ronda".

Olthoff dijo que si lo reclutan, firmará. Si no está reclutado, les ha dicho a los entrenadores de Tulane que volverá a la escuela.

"Los chicos de la universidad están en una situación mucho mejor que los chicos de la escuela secundaria", dijo Olthoff. “La mayoría de las universidades tenían 15-20 juegos en su temporada, por lo que los cazatalentos tuvieron la oportunidad de vernos.

“Además, la mayoría de los juegos universitarios están grabados en algún tipo de video, por lo que los cazatalentos pueden volver atrás y ver los juegos que se perdieron.

“Estoy seguro de que el partido de Fullerton me ayudó. Los cazatalentos de la costa oeste me vieron en contra de un programa de alto nivel ".

McDaniel dijo que el video de alta velocidad es un gran énfasis para los lanzadores universitarios.

Olthoff, de 6 pies 4 pulgadas, ha agregado 2 millas a su recta y ahora se ubica en 88-93 con un máximo de 94 mph. Tiene un buen cambio, una curva de 11 a 5 y un control deslizante de swing-and-miss, que es su mejor lanzamiento.

Con solo cinco rondas de draft esta temporada, probablemente solo 20 la próxima temporada y cientos de jugadores que regresarán a la universidad esta temporada que habrían sido reclutados y firmados esta temporada, el draft del próximo año será un desastre.

"Es importante ser reclutado esta temporada, entrar en una organización porque la próxima temporada podría ser complicada", dijo Olthoff.

La campocorto de Arizona State, Alika Williams, quien jugó en Rancho Bernardo High, parece ser la primera jugadora de San Diego reclutada. Podría llegar tarde en la primera ronda.

El antesalista de San Diego State Casey Schmitt, quien jugó en Eastlake High, podría ir a la segunda ronda, mientras que el ex destacado de Madison, Kevin Abel, quien está en Oregon State, podría ir a la tercera ronda.

Abel fue el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial Universitaria en 2018 como estudiante de primer año, pero se sometió a una cirugía reconstructiva del codo de Tommy John a principios de la temporada pasada y no ha lanzado en más de un año.

"Abel es un lanzador pulido con buenas cosas y una actitud de bulldog", dijo un cazatalentos. "Pero no ha lanzado por un tiempo.

"Será muy interesante ver si alguien se arriesga con él".

Un par de jugadores de la USC, el derecho Kyle Hurt de Torrey Pines High, y el campocorto Ben Ramirez de Eastlake, podrían ver sus nombres en el draft de este año. Pero será tarde.


Historia de nuestra iglesia

En 2001, Ketoctin Baptist no había tenido una congregación durante más de 60 años. Su historia intrigó al pastor Joe O'Connell y lo inspiró a tener uno en su lugar para el 250 aniversario. “Quería construir una congregación en el área de Purcellville que proporcionara un estilo de adoración más tradicional”, dijo David Sweet, quien vino con O'Connell para desarrollar el programa de música. 3

“No es un tradicionalismo atascado en el barro sin sentido”, dijo Sweet. "Todo apunta hacia un mensaje, la única idea con la que nos vamos al final del servicio". Aproximadamente 38 personas compartieron esa visión y se unieron a O'Connell y Sweet para formar la congregación en el Día del Padre de 2001.

Sin embargo, después de un año, la congregación comenzó a disminuir nuevamente. “Mientras hablábamos de establecernos como una iglesia en toda regla y no una misión y discutíamos lo que esto implicaría, la congregación comenzó a decaer”, explicó Sweet. “Parecía haber menos compromiso a largo plazo entre ellos. Sospecho que simplemente querían ayudar a fundar la pequeña misión y luego seguir adelante; al final, muchos de ellos hicieron precisamente eso ".

Bits y piezas de amplificador

John Marks (1759-1838) llegó al condado de Loudoun con su esposa Uriah e hijos en la década de 1760 del condado de Montgomery, PA. Como pastor de la Iglesia Bautista Ketoctin durante la Revolución Estadounidense, fue un firme partidario de la Independencia Estadounidense. Cinco de sus hijos, John Jr. Thomas Abel, Eliseo e Isaías, sirvieron como soldados durante la guerra. De sus 3 hijas - María se casó Thomas Humphrey(también soldado en la Revolución y una presencia destacada en Ketoctin), Martha se casó con William Howell y Uriah se casó con Jenkin Williams. El reverendo John Marks está enterrado en el cementerio de la Iglesia Ketoctin. Su tumba fue marcada por el Capítulo de Cetoctina DAR en junio de 1977.


Senderos de genealogía

Nuestro objetivo en Genealogy Trails es ayudarlo a rastrear a sus antepasados ​​a través del tiempo transcribiendo datos genealógicos e históricos y colocándolos en línea para el uso gratuito de todos los investigadores. Agradecemos sus comentarios, comentarios y contribuciones de datos.

Si le encanta la historia, desea ayudar a los demás y tiene habilidades básicas de autoría web, ¡considere unirse a nosotros! Obtenga los detalles en nuestra página de voluntariado.
[Se requiere un deseo de transcribir datos y conocimiento de cómo hacer una página web básica.]

Si el alojamiento no es para usted, podemos utilizar su ayuda de otras formas. Puede encontrar más información en la página de voluntarios.

Lamentamos no poder realizar una investigación personal para la gente. Todos los datos que encontremos se agregarán a este sitio.
Le agradecemos su visita y esperamos que vuelva de nuevo para ver las actualizaciones que realizamos en este sitio.

Testamentos Actualizaciones recientes
Abril 2020
Biografía: Ralph Baker, Charles I. Conway, John Henderson, Lycurgus Hill, George Keck, Jeremiah Milton Martin
Testamentos: Robert McEldowney
- transcrito por el equipo de transcripción de Genealogy Trails

Febrero de 2019
Testamentos: Peter Ball
Militar: Soldados revolucionarios en Tyler Co, Wv
Biografía: R. E. Billingsley, John Johnson Haddox, William Martin, John McHenry, Caleb Perkins, Richard Stealey, Jesse White

Julio de 2018
Noticias misceláneas de agosto de 1902

El condado de Tyler fue creado por una ley de la Asamblea General de Virginia el 16 de diciembre de 1814 en partes del condado de Ohio. El condado fue nombrado en honor a John Tyler (1747-1813).

John Tyler nació en el condado de James City, Virginia el 28 de febrero de 1747. Graduado de William and Mary College, estudió derecho y fue nombrado juez del almirantazgo en 1776. Fue miembro de la Asamblea General de Virginia (1778- 1788), sirviendo como portavoz en 1781 y en 1783. Fue elegido juez de la corte general de Virginia (1789-1808) y más tarde se desempeñó como gobernador de Virginia (1808 a 1811). Después de que expiró su mandato, fue designado por el presidente James Madison Juez del Tribunal de Distrito de Virginia para Virginia en 1811. El juez Tyler ocupó ese cargo hasta su muerte el 6 de enero de 1813. Su hijo, John Tyler, fue el décimo presidente de los Estados Unidos.

Middlebourne, el asiento de condado actual, reemplazó a Sistersville como asiento de condado en 1815, principalmente porque tenía una ubicación más céntrica y tenía una población más grande (entonces alrededor de 100). Se había establecido como ciudad mediante promulgación legislativa el 27 de enero de 1813 en las tierras de Robert Gorrell. Se había establecido en el área en 1798. La ciudad se llamó Middlebourne porque estaba a medio camino entre Pensilvania y los antiguos Salt Wells en el río Kanawha sobre Charleston. El tribunal del condado se reunió en varias residencias en Middlebourne hasta 1854, cuando finalmente se construyó un palacio de justicia. La ciudad fue incorporada el 3 de febrero de 1871.

El condado de Tyler es el sitio del pozo de gas más grande del mundo, "Big Moses". Produce aproximadamente 100 millones de pies cúbicos de gas cada día y fue perforado en 1894.

CIUDADES, PUEBLOS Y OTRAS AREAS
Adonis * Akron * Atwood * Bearsville * Bens Run * Bert * Big Moses * Azul
Booher * Braden * Bridgeway * Centerville * Conaway * Dale * Deep Valley
Everett * Falls Mills * Frew * Friendly * Luka * Kidwell * Link * Little * Little Pittsburg Locke * Lone Tree * Long Reach * Luzón * McKim * Meadville * Meeker
Middlebourne * Paden * Plum Run * Polard * Pursley * Sandusky * Shiloh * Shirley * Sistersville * Stringtown * Sunnyside * Tyler * Watkins * Wick * Wilbur

Únase a nuestra lista de correo de los estados de Genealogy Trails & quotNortheastern & quot

para recibir avisos por correo electrónico cuando se actualicen los sitios de nuestro condado.



Palacio de justicia del condado de Tyler
P. O. Box 66
Middlebourne, WV 26149
(ubicado en la esquina de Main y Court)
Horas de operación:
Lunes a viernes de 8:00 a. M. A 4:00 p. M.

Biblioteca pública del condado de Tyler
Calles principales y amplias
Apartado de correos 124
Middlebourne, WV 26149-0124
Teléfono y fax: (304) 758-4304

Biblioteca Pública de Sistersville
518 Wells Street
Sistersville, WV 26175-1408


Notas de clarion

El artículo anterior fue tomado por Clarion directamente de la revista impresa.

En la parte inferior de la página 10 hay una nota al pie: "Una medida de la fuerza de una democracia es la libertad de sus ciudadanos para expresarse, para disentir de la opinión popular. Aunque los editores a menudo no están de acuerdo con las opiniones expresadas en Speaking Out, dedican la serie a esa libertad ".

El artículo anterior está fechado unos meses después de un artículo de la revista Ramparts que informa sobre la financiación y el control de la CIA de la Asociación Nacional Estadounidense de Estudiantes (NSA) y la Conferencia Internacional de Estudiantes (ISC). Hay un enlace al artículo completo de Ramparts a continuación.


Interesante fincas del condado de Halifax

En Virginia, el inventario de un patrimonio usualmente seguía la última voluntad y testamento y contenía datos interesantes sobre la vida de la persona fallecida. El inventario de la finca de Francis Lawson en agosto de 1785 reveló que su cultivo principal era el tabaco y en el momento de su muerte estaba en deuda con John Lawson por 2 galones de ron, la construcción de una casa de tabaco, llevando tabaco a Petersburgh, 14 yardas de osnaburg y otras telas. A John Lawson se le pagó cuatro veces, dos veces con 23 tonterías de tabaco y dos veces con 21 tonterías de tabaco. Un hogshead es un barril grande de tabaco o líquido, como vino, cerveza o sidra.

La cabeza de cerdo de tabaco era un gran barril de madera utilizado en la época colonial británica y estadounidense para transportar y almacenar tabaco. Medía unas 48 pulgadas por 30 pulgadas de diámetro y pesaba alrededor de 1,000 libras cuando estaba completamente empaquetado. El tabaco creció bien en Virginia, se usó como dinero (localmente y en el extranjero) desde que los primeros colonos llegaron a Jamestown. A la muerte de Thomas Haskins, tuvo ocho hijos, uno de los cuales era una hija que se casó con Miles Finney. Por lo tanto, Finney, como esposo de Fanny, recibió un legado de un terreno en el condado de Mecklenburg que colindaba con Blue Stone Creek. De mayor interés es el hecho de que mencionó la tierra de su hermano fallecido, Creed Haskins. Esta última voluntad y testamento proporciona otro condado para investigar para las familias Haskins (Mecklenburg) y uno puede tener una idea de dónde estaba ubicada esta tierra mediante el estudio de mapas locales.

Por el contrario, cuando uno, Thomas Lawson, murió en 1788, el inventario de su propiedad reveló que estaba en posesión de 32 cabezas de oveja, 7 cerdos y 14 gallinas. Su viuda, Hannah Lawson, recibió su dote un año después.

Consejos de genealogía de Jeannette Holland Austin

El condado de Halifax se formó en 1752 a partir del condado de Lunenburg y limita con el condado de Edgecombe, Carolina del Norte, que debe tenerse en cuenta al investigar los registros antiguos. Los registros del condado de Northampton, Virginia también deben investigarse en relación con los antepasados ​​de Halifax.


Ver el vídeo: Τόμας το τρενάκι 16 - Ο Γκόρντον δεν έχει νερό νέα επεισόδια