Lavabo de ofrendas egipcio antiguo

Lavabo de ofrendas egipcio antiguo


Ancient Basin se compone principalmente de rocas y fósiles con raíces ocasionales esparcidas por toda la zona. Un tranvía se encuentra en la parte norte que conduce a Deepnest y Kingdom's Edge. Se puede acceder a la parte occidental del túnel del tranvía y contiene un mineral pálido raro.

Una fuente con una estatua del Rey Pálido en el área central de Cuenca Antigua otorga un Fragmento de Vasija si la suma total de 3000 se deja caer en él. Si se elimina más geo de la necesaria, la cantidad restante no se pierde.

El lado occidental de Ancient Basin es el más infectado, lleno de picos, bulbos de infección y enemigos infectados como globos infectados. El jefe Broken Vessel se puede encontrar aquí. Después de ser derrotado, las Alas de Monarca se pueden encontrar al final de esta área.

Los terrenos del palacio se encuentran en la parte este de Ancient Basin, un área a la que solo se puede acceder con las alas de monarca. Esto también contiene una estación de ciervo oculta.

Todo el camino al fondo de Ancient Basin es la puerta cerrada que conduce al Abismo.

Antigua ubicación de White Palace

Ancient Basin, un área antigua, está llena de estructuras y caminos antiguos que se formaron como si la roca misma poseyera una voluntad. & # 911 & # 93

El Rey Pálido construyó su palacio en Ancient Basin, y desde allí se extendió el reino de Hallownest. & # 912 & # 93 Gobernó Hallownest desde el Palacio Blanco, rara vez lo dejaba. & # 913 & # 93 El palacio desapareció junto con el Rey Pálido después de que reapareciera la Infección. & # 912 & # 93


Los orígenes del antiguo Egipto / Valle del Nilo de los hablantes de bantú

Contrariamente a la creencia popular de que los hablantes de bantú del sur, centro y este de África se originaron en el Camerún actual o el África occidental, la mayoría, si no todos, los hablantes de bantú y niger-congo (África occidental) tienen una tradición oral que sostiene que proceden del norte. (en el caso de los hablantes de bantú) y que procedían del este / valle del Nilo (africanos occidentales). Aquí hay un artículo interesante sobre la evidencia que sugiere esto en el caso de los hablantes de bantú:

BATU, EL BANTU

Por primera vez en la historia, el conjunto de jeroglíficos de arriba deja una huella indeleble que remonta la existencia del pueblo bantú durante la antigüedad en Sudán y Egipto. Las siguientes variaciones en la pronunciación de la palabra 'bantú'dan una idea de cómo se pudo haber pronunciado la palabra en diferentes idiomas bantúes. La lista de las diversas pronunciaciones fue proporcionada por Israel Ntangazwa. Algunas de las variaciones en la pronunciación son nuevas para mí.

ACHO, BOT, BANU, BANHU, ADU

La hipótesis Níger-Congo desarrollada por Joseph Greenberg sobre las lenguas bantú establece que los bantú se originaron en África occidental, Camerún, y emigraron a través de la cuenca del Congo hacia África meridional y oriental.
Guthrie, por otro lado, no se comprometió, pero dijo que la dispersión bantú se encuentra dentro de un área elíptica hacia el centro, en la región boscosa de Katanga.
La hipótesis Níger-Congo debe ser reexaminada más a fondo, ya que hay que tener en cuenta las tradiciones orales de los grupos de ancianos bantú kenianos de la actualidad que recuerdan una migración hacia el sur desde Egipto.
Las siguientes fuentes de relatos de las migraciones de algunos de los hablantes de bantú en Kenia provienen de:

i) Kenia un manual oficial
ii) Historia de África desde los primeros tiempos, Libro uno, A.J Willis
iii) Longman GHC, E.S Atieno Odhimbo, John N. B. N. Yo estaba
Casi todos los bantúes que viven en Kenia hablan de una migración desde el norte. Se sabe que la gente de la ubicación de Marachi proviene de Elgon, aunque otros clanes del mismo grupo vinieron de Egipto. Llegaron en canoas por el río Nilo hasta Juja, Uganda y luego se trasladaron hacia el este hacia el lago Victoria. Cambiaron de rumbo hasta Asembo y se separaron con los Luo que caminaron a lo largo de la orilla del lago, pero el resto cruzó hacia el sur de Nyanza. Luego giraron hacia el norte y llegaron a Butere y luego se trasladaron a Luanda y Ekhomo. La gente de Luo estaba detrás de ellos desde Egipto.

La literatura oral de origen Luhya sugiere una migración a sus ubicaciones actuales desde el norte. Prácticamente todos los grupos subétnicos afirman haber emigrado primero al sur desde Misri o Egipto. En uno de los dialectos de Luhya, la palabra 'Abaluhya' significa 'la gente del norte' o 'norteños'

Otras fuentes informan que los siguientes bantúes, los luhya, los baganda, los nyarwanda, los rundi de Burindi, los kikuyu y los zulúes afirman haber emigrado al sur de Egipto. Además, hay muchos grupos de hablantes de bantú de Tanzania, Mozambique, Congo, Zambia, Malawi, Sudáfrica, que atestiguan una migración hacia el sur de Egipto. Incluso hay grupos de personas de África Occidental que emigraron de Egipto a su ubicación actual.

Además de las tradiciones orales proporcionadas por los ancianos bantúes, la evidencia también se basa en estudios lingüísticos, históricos, científicos y culturales realizados por Cheikh Anta Diop.

Los siguientes mapas están tomados de Alfred M M'Imanyara 'The Restatement of Bantu Origin and Meru History' publicado por Longman Kenya, ISBN 9966 49 832 x

Según Alfred M M'Imanyra, los siguientes mapas muestran la tierra natal del pueblo bantú original en Egipto. Esta cuidadosa información se ha derivado de fuentes tradicionales proporcionadas por los ancianos bantú en el curso de su investigación. Me gustaría apoyar el trabajo de Alfred M M'Imanyara compartiendo con él el importante descubrimiento de los jeroglíficos arriba que menciona una ciudad sudanesa de situación desconocida. Claramente, la ciudad tendría que llevar el nombre de la gente que habitaba la ciudad, la 'BANTÚ' o la 'BATU', la gente.


Nota: Los asentamientos de los bantúes en África occidental pueden haber sido el resultado de dos corrientes de emigrantes bantúes: una de la cuenca del Congo y la otra directamente del valle del Nilo.

La evidencia genética también respalda esta migración:

Tenga en cuenta la migración directamente desde el valle del Nilo a África occidental que se señaló al final del artículo:

Asante

Aquí hay algunas similitudes culturales, religiosas y lingüísticas aleatorias entre los antiguos egipcios y sus descendientes esparcidos por toda África tropical:

En el extremo izquierdo, hay una muñeca egipcia antigua de "paleta", cortesía del Museo Británico en el medio, tenemos ejemplos Ashanti de la muñeca de fertilidad, y la tercera imagen es otro ejemplo de muñecas de fertilidad comunes entre los Akan.

Las muñecas de fertilidad son un tema bastante común en África, desde los grupos de habla Akan de Ghana hasta los pueblos Donguena, Evale, Hakawama, Himba, Humbe, Kwanyama, Mukubal, Mwila, Ndimba, Ngambwe, Ovambo y Zemba de las áreas semidesérticas de Angola, por ejemplo, y parece que los antiguos egipcios no eran diferentes en este aspecto.

Más Enlaces esta vez en forma de serekhs en ambos casos por un objeto o un animal y mientras los símbolos keméticos se desarrollaron en un sistema de escritura completo donde se podía leer el nombre, los reyes benineses usaron el suyo como un dispositivo de memoria.

El príncipe Gagni Xesu (1620) está simbolizado por un pájaro y un tambor.

Dyn 0 Kemet Rey Escorpión.

El rey Hwegbeadja (1645-1680) está representado por un pez y una red de fique.

Notas sobre una de las primeras civilizaciones de la Tierra (Nigeria)

Asante

Faraones del Imperio Antiguo

Menes (primer rey de Kemet / Egipto)

Asante

Veamos algunas conexiones Yoruba (el grupo étnico más grande de Nigeria):

Niño Yoruba de Obatala

El primero es una escultura de una figura yoruba llamada Niño de Obatala. Obatala es un dios Yoruba. Y el segundo es el dios egipcio Bes. el tercero es del Kongo Y los tres llevan un collar de calaveras.

El dios Bes está conectado con los Ba-Twa comúnmente conocidos como pigmeos, fueron traídos a Kush y Kemet para hacer las danzas de los dioses, esto supuso algunas conexiones ancestrales con esa área, especialmente cuando tomamos en cuenta las montañas de la luna y la fuente del Nilo

Antiguos egipcios y collares yoruba CON la misma cabeza de carnero

Aquí hay algunas palabras yoruba que tienen sus raíces en el antiguo egipcio:

EGIPTO YORUBA
1. Wu (subida) Wu (subida)
2. Ausa (Osiris, padre de los dioses) Ausa (padre)
3. Ere (pitón / serpiente) Ere (pitón / serpiente)
4. Horise (un gran dios) Orise (un gran dios)
5. Sen (grupo de adoradores) Sen (adorar)
6. Ged (para cantar0 Igede (un canto)
7. Ta (vender / ofrecer) Ta (vender / ofrecer)
8. Sueg (un tonto) Suegbe (un tonto)
9. Sobre (persona viva) Una (persona viva)
10. Kum (un club) Kumo (un club)
11. Enru (miedo / terrible) Eru (miedo / terrible
12. Kun / qun (hombre valiente) Ekun (título de un hombre valiente)
13. Ganar (ser) Wino (ser)
14. Odonit (festival) Odon (festival)
15. Ma o mi (respirar) Mi. (respirar)
16. Tebu (una ciudad) Tebu (una ciudad)
17. Adumu (un dios del agua) Adumu (un dios del agua)
18. Khu (matar) Ku (morir)
19. Rekha (conocimiento> Larikha (conocimiento)
20 Hika (malvado) Ika (malvado)
21 Mhebi (humilde) Mebi, humilde con la familia
22 Sata (perfecto) Santan (perfecto)
23 Unas (lago de fuego) Una (fuego)
24 Tan (completo) Tan (completo)
25 Beru (fuerza de la emoción) Beru (miedo)
26 Em (olor) Emi (olor)
27 Pa (abierto) Pa (romper abierto)
28 Bi (convertirse en) Bi (dar a luz, convertirse)
29 Hepi (un dios del agua) Ipi (un dios del agua)
30 Sami (dios del agua) Sami (un dios del agua)
31 Osiri (un dios del agua) Oshiri (un dios del agua)
32 Heqet & amp # 8211 Re (deidad rana) Ekere (la rana)
33 Feh (irse) Feh (volar)
34 Kot (construir) Ko (construir)
35 Kot (barco) Oko (barco)
36 Omi (agua) Omi (agua)
37 Ra (tiempo) Ira (tiempo)
38 Oni (título de Osiris) Oni (título del rey de Ife)
39 Budo (lugar de vivienda) Budo (lugar de vivienda)
40 Dudu (imagen negra de Osiris) Dudu (persona negra)
41 Un (persona viva) Una (persona viva)
42 Ra (poseer) Ra (poseer / comprar)
43 Beka (rezar / confesar) Be o ka (rezar o confesar)
44 Po (muchos) Po (muchos / barato)
45 Horuw (cabeza) egipcio medio Oruwo (cabeza) (Ijebu)
46 Min (un dios) Emin (espíritu)
47 Ash (invocación) Ashe (invocación)
48 Aru (boca) Arun (boca) Ilaje
49 Do (río) Odo (río)
50 Do (asentamiento) Udo (asentamiento)
51 Shekiri (dios del agua) Shekiri (un dios del agua)
52 Bu (un lugar) Bu, un lugar
53 Khepara (escarabajo Akpakara (escarabajo)
54 No (un dios del agua Eno (un dios del agua)
55 Ra -Shu (luz después de la oscuridad Uran-shu (la luz de la luna
56 Run-ka (nombre del espíritu) Oruko (nombre)
57 Deb / dib para perforar a Dibi (perforar)
58 Maat (diosa de la justicia Mate (diosa de la justicia)
59 Aru (levántate) Ru (levántate)
60 Fa (llevar) Fa (tirar)
61 Kaf (arrancar) Ka (arrancar)
62 Bu bi (lugar malvado) Bubi (lugar malvado)
63 In- n (negación In-n (negación)
64 Iset (un dios del agua) Ise (un dios del agua)
65 Shabu (vigilante) Ashonbo (vigilante)
66 Semati (portero) Sema (bloquear / cerrar la puerta)
67 Khenti amenti (grandes palabras de Osiris Yenti & amp # 8211 yenti (grande, muy grande)
68 Ma (saber) Ma (saber)
69 Bebi, un hijo de osiris) Ube, un dios
70 jefe Tchatcha (examinaron la muerte para ver si engañaron a tsatsa (un juego de trucos, apuestas)
71 Ren (pie de animal) Ren (caminar)
72 Ka (descanso) Ka (descanso / cansado)
73 Mu (agua) Mu (beber agua)
74 Abi (contra) Ubi (contra / impedimento)
75 Reti (suplicar) Retin (escuchar)
76 Hir (alabanza) Yiri (alabanza)
77 Ta (extendido) Ta (extendido)
78 Kurud (redondo) Kurudu (redondo)
79 Ak & amp # 8211 macho Ako (macho)
80 Se & amp # 8211 para crear Se (para crear)
81 Hoo (regocíjate) Yo (regocíjate)
82 Kamwr (negro) Kuru (extremadamente negro
83 Omitjener (aguas profundas) Omijen (aguas profundas)
84 Nen, la madre agua primigenia) Nene (madre
85 Ta (tierra) Ita (unión terrestre)
86 Horiwo (cabeza) Oriwo (cabeza)
87 Ro (hablar) Ro (pensar)
88 Kurubu (redondo) Kurubu (profundo y redondo)
89 Penka (dividir) Kpen (dividir)
90 Ma-su (moldear) Ma o su (moldear)
91 Osa (hora) Osa (hora)
92 Osa (marea) Osa (marea)
93 Tarifa (envolvente) Fari (envolvente)
94 Kom (completo) Kon (completo)
95 Edjo (cobra) Edjo (cobra)
96 Didi (frutos rojos) Diden (rojos)
97 Ba (alma) Oba (rey) alma de un pueblo
98 Ke (colina) Oke (colina
99 Anubis (deidad malvada) Onubi (persona malvada)
100 Kan (uno: egipcio medio) Okan uno)
101 Nam (dios del agua) Inama (dios del agua)


Contenido

El Nilo y la siembra en el campo Editar

La civilización del antiguo Egipto se desarrolló en el clima árido del norte de África. Esta región se distingue por los desiertos de Arabia y Libia, [3] y el río Nilo. El Nilo es el río más largo del mundo, fluye hacia el norte desde el lago Victoria y finalmente desemboca en el mar Mediterráneo. El Nilo tiene dos afluentes principales: el Nilo Azul, que se origina en Etiopía, y el Nilo Blanco, que fluye desde Uganda. Si bien se considera que el Nilo Blanco es más largo y más fácil de atravesar, el Nilo Azul en realidad transporta alrededor de dos tercios del volumen de agua del río. Los nombres de los afluentes se derivan del color del agua que transportan. Los afluentes se juntan en Jartum y se ramifican nuevamente cuando llega a Egipto, formando el delta del Nilo. [4]

Los egipcios aprovecharon el patrón natural de inundaciones cíclicas del Nilo. Debido a que esta inundación ocurrió de manera bastante predecible, los egipcios pudieron desarrollar sus prácticas agrícolas a su alrededor. Los niveles de agua del río subirían en agosto y septiembre, dejando la llanura aluvial y el delta sumergidos por 1,5 metros de agua en el pico de la inundación. Esta inundación anual del río se conoce como inundación. A medida que las aguas de la inundación retrocedieron en octubre, los agricultores se quedaron con un suelo fértil y bien regado para plantar sus cultivos. El suelo que dejó la inundación se conoce como limo y fue traído desde las tierras altas de Etiopía por el Nilo. La siembra se llevó a cabo en octubre una vez finalizada la inundación, y los cultivos se dejaron crecer con el mínimo cuidado hasta que maduraron entre los meses de marzo y mayo. Si bien la inundación del Nilo fue mucho más predecible y tranquila que la de otros ríos, como el Tigris y el Éufrates, no siempre fue perfecta. Las crecidas altas fueron destructivas y podrían destruir los canales que se hicieron para el riego. La falta de inundaciones creó un problema potencialmente mayor porque dejó a los egipcios sufriendo hambruna. [5]

Sistemas de riego Editar

Para aprovechar al máximo las aguas del río Nilo, los egipcios desarrollaron sistemas de riego. El riego permitió a los egipcios usar las aguas del Nilo para una variedad de propósitos. En particular, el riego les otorgó un mayor control sobre sus prácticas agrícolas. [1] Las aguas de inundación se desviaron de ciertas áreas, como ciudades y jardines, para evitar que se inunden. El riego también se utilizó para proporcionar agua potable a los egipcios. A pesar de que el riego fue crucial para el éxito agrícola, no existían regulaciones estatales sobre el control del agua. Más bien, el riego era responsabilidad de los agricultores locales. Sin embargo, la referencia más antigua y famosa al riego en la arqueología egipcia se ha encontrado en la cabeza de maza del Rey Escorpión, que se ha fechado aproximadamente en el 3100 a. C. La cabeza de la maza representa al rey cortando una zanja que forma parte de una red de riego por cuenca. La asociación del rey de alto rango con el riego destaca la importancia del riego y la agricultura para su sociedad. [5]

Riego por cuenca Editar

Los egipcios desarrollaron y utilizaron una forma de gestión del agua conocida como riego por cuenca. Esta práctica les permitió controlar la subida y bajada del río para adaptarse mejor a sus necesidades agrícolas. Se formó una red entrecruzada de muros de tierra en un campo de cultivos que sería inundado por el río. Cuando llegaran las inundaciones, el agua quedaría atrapada en las cuencas formadas por los muros. Esta rejilla retendría el agua por más tiempo de lo que hubiera permanecido naturalmente, lo que permitiría que la tierra se sature por completo para la siembra posterior. Una vez que el suelo estuviera completamente regado, el agua de la inundación que quedaba en la cuenca simplemente se drenaría a otra cuenca que necesitaba más agua. [5]

Horticultura Editar

También se desarrollaron huertos y jardines además de la siembra en el campo en las llanuras aluviales. Esta horticultura generalmente se llevó a cabo más lejos de la llanura aluvial del Nilo y, como resultado, requirió mucho más trabajo. [6] El riego perenne requerido por los jardines obligó a los agricultores a llevar agua manualmente desde un pozo o desde el Nilo para regar sus cultivos. Además, mientras que el Nilo traía sedimentos que fertilizaban naturalmente el valle, los jardines tenían que ser fertilizados con estiércol de paloma. Estos jardines y huertas se utilizaban generalmente para cultivar hortalizas, enredaderas y árboles frutales. [7]

Cultivos alimentarios Editar

Los egipcios cultivaron una variedad de cultivos para el consumo, incluidos cereales, verduras y frutas. Sin embargo, sus dietas giraban en torno a varios cultivos básicos, especialmente cereales y cebada. Otros granos importantes que se cultivaron fueron el trigo einkorn y el trigo emmer, cultivados para hacer pan. Otros alimentos básicos para la mayoría de la población incluyen frijoles, lentejas y más tarde garbanzos y habas. Se cultivaron raíces, como cebollas, ajos y rábanos, junto con cultivos para ensaladas, como lechuga y perejil. [2]

Las frutas eran un motivo común de las obras de arte egipcias, lo que sugiere que su crecimiento también fue un foco importante de los esfuerzos agrícolas a medida que se desarrolló la tecnología agrícola de la civilización. A diferencia de los cereales y las legumbres, la fruta requería técnicas agrícolas más exigentes y complejas, incluido el uso de sistemas de riego, clonación, propagación y capacitación. Si bien las primeras frutas cultivadas por los egipcios eran probablemente autóctonas, como el dátil y el sorgo, se introdujeron más frutas a medida que se introdujeron otras influencias culturales. Se encontraron uvas y sandías en todos los sitios egipcios predinásticos, al igual que la higuera sicomoro, la palma dom y la espina de Cristo. La algarroba, la aceituna, la manzana y la granada se introdujeron a los egipcios durante el Imperio Nuevo. Posteriormente, durante la época grecorromana también se introdujeron los melocotones y las peras. [8]

Cultivos industriales y de fibras Editar

Los egipcios dependían de la agricultura para algo más que la producción de alimentos. Fueron creativos en el uso de las plantas, usándolas como medicina, como parte de sus prácticas religiosas y en la producción de ropa. Las hierbas quizás tenían los propósitos más variados, se usaban en la cocina, la medicina, como cosméticos y en el proceso de embalsamamiento. En las tumbas se han encontrado más de 2000 especies diferentes de plantas aromáticas o con flores. [2] El papiro era un cultivo extremadamente versátil que crecía de forma silvestre y también se cultivaba. [9] Las raíces de la planta se consumían como alimento, pero se usaba principalmente como cultivo industrial. El tallo de la planta se usó para hacer botes, esteras y papel. El lino fue otro cultivo industrial importante que tuvo varios usos. Su uso principal era la producción de cuerdas y el lino, que era el principal material de los egipcios para confeccionar su ropa.La henna se cultivó para la producción de tinte. [2]

Ganado Editar

El ganado del antiguo Egipto era de cuatro tipos diferentes principales: cuernos largos, cuernos cortos, sin cuernos y cebuinos. [10] La evidencia más antigua de ganado en Egipto es de la región de Fayoum, que se remonta al quinto milenio antes de Cristo. [10] En el Imperio Nuevo, el ganado cebuino de lomo jorobado de Siria se introdujo en Egipto y parece haber reemplazado a los tipos anteriores. [10]

Pollos Editar

Los hornos de incubación hechos por el hombre, llamados hornos de huevos egipcios, se remontan al siglo IV a. C. y se utilizaban para la producción masiva de pollos. [11]

En el antiguo Egipto, la religión era un aspecto muy importante de la vida diaria. Muchas de las prácticas religiosas de los egipcios se centraban en sus observaciones del medio ambiente, el Nilo y la agricultura. Utilizaron la religión como una forma de explicar los fenómenos naturales, como las inundaciones cíclicas del Nilo y los rendimientos agrícolas. [12]

Aunque el Nilo era directamente responsable de la buena o mala fortuna experimentada por los egipcios, no adoraban al Nilo en sí. Más bien, agradecieron a dioses específicos por cualquier buena fortuna. No tenían un nombre para el río y simplemente se referían a él como "Río". El término "Nilo" no es de origen egipcio. [9]

Dioses Editar

Los egipcios personificaron la inundación con la creación del dios llamado Hapi. A pesar de que la inundación fue crucial para su supervivencia, Hapi no fue considerado un dios importante. [9] Fue representado como una figura con sobrepeso que irónicamente hacía ofrendas de agua y otros productos en abundancia a los faraones. [6] Nunca se construyó un templo específicamente para Hapi, pero fue adorado cuando la inundación comenzó haciendo sacrificios y cantando himnos. [9]

El dios Osiris también estaba estrechamente asociado con el Nilo y la fertilidad de la tierra. Durante los festivales de inundaciones, se plantaron figuras de barro de Osiris con cebada. [9]


Cuenca de ofrendas del Antiguo Egipto - Historia

ver al dios
en el pasillo debajo de los árboles

el templo egipcio

“En el antiguo Egipto, las fiestas se celebraban (total o parcialmente) en los templos. Estos eran lugares puros y sagrados, donde (algunos) humanos podían acercarse a las deidades. Por ello, es muy importante tener claro el carácter que poseían los templos como entidades únicas separadas del mundo. Este carácter especial se adquiere en las míticas fundaciones, pues están ubicadas en las tierras que primero surgieron. ''
Serrano, 2002, p. 1.

Ninguna otra cultura antigua construyó templos en tal número. Más allá de la piedra física de estos templos, "todavía podemos sentir gran parte de la naturaleza simbólica de estas estructuras, las razones más profundas de su construcción" (Wilkinson, 2000, p. 6). Se han descrito como mansiones de las deidades, modelos de Egipto y el universo, puntos focales de adoración, portales a lo divino, islas de orden en medio del océano del caos, motores espirituales, etc.

En términos funcionales, había dos tipos de templos: (a) las casas de los dioses, al servicio de sus deidades protectoras y (b) los que servían al culto real del `` hijo de Re '' (antes -para sus Festivales Sed- y rituales secretos y después de su muerte, es decir, en su culto mortuorio). A lo largo de la historia de Egipto, se corrió una espesa cortina de silencio entre los templos sagrados y puros y el mundo exterior y profano.

& quotNunca vayas a revelar
los rituales que ves, en todo misterio, en los templos.
Chassinat, 1928, p. 361, línea 3 - templo de Edfu - Período tardío.

Los primeros vestigios son predinásticos (ca. 6000 - 6500 a. C. - Nabta Playa), mientras que el último templo (de Isis en Filae) fue cerrado por el emperador Justiniano en 535 d. C. (Teodosio en 384 d. C. había decretado el cierre de los templos de Egipto, terminando oficialmente la Era Pagana).

“Dentro de las paredes de la mayoría de estos monumentos, se pueden encontrar santuarios y tesoros, oficinas y palacios, mataderos y escuelas. No solo muchos de los complejos religiosos eran centros de gobierno, economía y comercio, sino que también dentro de estos templos la ciencia antigua y la erudición prosperaron y la naturaleza de la existencia misma fue ponderada por generaciones de sacerdotes eruditos ''.
Wilkinson, 2000, página 7.

Iniciación egipcia versus griega

Egiptólogos como Morenz, Piankoff, Mercer, Frankfort, Faulkner, Assmann, Hornung o Allen tienen buenas razones para enfatizar la diferencia entre la perspectiva griega y faraónica sobre la iniciación (del latín & quotinitio& quot, introducirse en una nueva vida). Los egipcios mantuvieron una serie de rituales encaminados a "cota la regeneración renovada constantemente" (Hornung, 2001, p.14). En el mejor de los casos, los griegos indujeron el punto de la muerte para vislumbrar su oscuridad, "ver a la diosa" y renovarse. Pero no tenían ninguna "ciencia del Hades" como en el Amduat. La continuidad activa entre la vida y la muerte encontrada en Egipto, contradice la interpretación cerrada y separada de los griegos, fomentando el & quot; capismo & quot (el & quot; cuerpo & quot como & quot; prisión & quot de la que se necesita escapar). En Egipto, no era necesaria una vida "nueva". La muerte podría traer "más" vida. Porque tanto la vida como el más allá dependían de condiciones idénticas: ofrendas ya sea directamente a las deidades a través del faraón o indirectamente al Ka del difunto. Si el dualismo encaja con los griegos, el triadismo es egipcio.

En su exclusiva interpretación funeraria de la literatura religiosa del Antiguo Egipto (Textos piramidales, Textos de ataúd, Saliendo al día, Amduat, Libro de las puertas), estos grandes eruditos evidencian un prejuicio helenocentrista. Aunque el filósofo platónico `` preparándose para la muerte y morir '' es como el iniciado de los misterios eleusinos (cf. Fedro y Fedón), y puede llegar al punto de la muerte. para ver en los mundos invisibles (espirituales), sabe que nunca encontrará la sabiduría en toda su pureza en ningún otro lugar que no sea en el siguiente mundo . Entonces, según estos autores, sosteniendo el enfoque helenístico de la egiptología contemporánea con respecto a la experiencia religiosa en el Antiguo Egipto, la iniciática, experiencias de esta vida del rey, de sus sacerdotes y de sus adoradores, que se encuentran en el texto religioso y en los monumentos de Egipto, no reflejan experiencias espirituales directas, sino que son construcciones imaginarias e ilusiones sobre el más allá. El dogma es: La religión del Antiguo Egipto era funeraria y mortuoria. Esta posición es rechazada. No es porque un texto se encuentre en una tumba que sea necesariamente funerario. En Egipto, el faraón se encontró con la deidad "cara a cara" todos los días. Era un dios en la Tierra, en la Duat y en el cielo. Su energía no tenía limitaciones y con ella sostenía la creación ofreciendo el orden correcto de la naturaleza. No se trataba de vincular la iniciación con la separación causada por la muerte física. La muerte física (de Osiris) fue la puerta a una resurrección en beneficio de los vivos (Horus). Pero el rey viviente (Horus) también podría morir ritualmente (como Osiris) para resucitar (él mismo y Egipto).

`` Como ya hemos visto, es perfectamente factible que la misma pirámide haya sido utilizada tanto para el festival Sed, 'ritos secretos' como posteriormente como la tumba del rey ''.
Naydler, 2005, pág.109.

De hecho, la validez de una interpretación funeraria exclusiva del Textos piramidales (o para el caso el completo cuerpo de textos religiosos, como el Textos de ataúd, los Libro de salir al día y el Amduat), popular en egiptología en los últimos 50 años, debe abordarse: ¿existe una dimensión mística o un contacto experiencial directo con lo divino más allá de los tres primeros estudiados por la egiptología (Assmann, 2002)? A saber:

En el contexto de la Nueva Teología Solar en general y del Atenismo en particular, la pregunta de si la religión egipcia tenía sujetos religiosos además de los muertos ya ha sido respondida afirmativamente, mientras que se abordó el papel de la iniciación osiriana (cf. el Osireon). El regreso de Akhenaton a la forma `` pura '' de adoración solar nos permite desarrollar la dinámica interna del misterios de esta vida celebrado por el faraón, el "misticismo" se define como la experiencia directa de lo Divino. El atenismo rechaza el & quothidden & quot y el & quot; oscuro & quot, por lo que no puede existir junto con Osiris y Amun. Elimina el lado & quothidden & quot de Ra, vuelve a la adoración exclusiva de las tierras de luz del horizonte tanto de Oriente como de Occidente (cf. Ra-Horakhety), y rechaza toda posible interpretación de los abismos al eliminar la Duat y traer el cielo a la Tierra, a saber en Akhetaten, la ciudad de Atón de Akhenaton. Esta es la economía solar llevada al límite. Su único puesto de amarre es el rey.

Y la gente ? Continuaron adorando en secreto a Osiris, incluso en Akhetaten, y probablemente en otros lugares. ¿Recordaron los fracasos de la realeza (es decir, al final del Reino Antiguo)? ¿No le creyeron a Akhenaton? Si es así, todavía obedecieron. ¿Quizás, para sus propios corazones, la certeza de un buen lugar en el reino de Osiris les dio mayor consuelo que el "nuevo" cielo de Akhetaten? De hecho, el segundo mejor cielo lunar de los plebeyos no había perdido su atractivo poder. Pero, tocando a Osiris, la cuestión de la dimensión mística está & quot desmotivada & quot: ¿cómo podría plebeyos experimentar directamente y "ver" las deidades? Para Moret (1922), el misterio en Egipto giraba en torno al concepto de "muerte voluntaria", experimentado antes de la muerte física real del cuerpo. Esta "postura muerta" es el preludio del renacimiento espiritual o "peret-em-heru": salir al día. Para Wente (1982), el nuevo reino Amduat y Libro de las puertas traer & quot el futuro al presente & quot, de modo que el renacimiento & quot; pudiera haber sido genuinamente experimentado en esta vida ahora & quot. Y esto, muy probablemente a través de festivales, peregrinaciones y piedad personal. En estos últimos contextos, la fe osiriana permitió que los no miembros de la realeza tuvieran acceso espiritual directo a la Duat, el mundo de la magia y de los muertos. Los Libros del Inframundo suelen ser muy explícitos sobre esto, pero la egiptología aún tiene que tomarlos en serio.

El que conozca estas palabras se acercará a los que habitan en el Inframundo. Es muy, muy útil para un hombre en la Tierra ''.
Amduat, texto final de la Segunda Hora.

& quot; La misteriosa Caverna del Oeste donde el Gran Dios y su tripulación descansan en el Inframundo. Esto se ejecuta con sus nombres similares a la imagen que se dibuja en el Este de la Cámara Oculta del Inframundo. Aquel que conozca sus nombres mientras está en la Tierra, sabrá que sus asientos en Occidente están contentos con su asiento en el Inframundo. Él estará entre el Señor de la Provisión como alguien justificado por el Consejo de Ra que reconoce las diferencias. Le será útil en la Tierra. & quot
Amduat, texto introductorio de la Novena Hora.

¿Cómo pueden estos textos no apuntar a un conocimiento oculto de esta vida ? Y una vez que reconocemos la presencia de una dimensión mística, nos planteamos la pregunta de cómo operar la magia. ¿Existe una serie particular de rituales que le permitan a uno experimentar las realidades espirituales objetivas detrás de tres mil años de espiritualidad? hoy dia ? Por supuesto, lo primero que debe hacer es levantar las restricciones funerarias impuestas a los corpora. Aunque se encuentran en tumbas, van más allá de las preocupaciones funerarias (cf. Wente, 1982), pero también nos muestran un registro iniciático y vivencial, aunque en términos anteracionales. Pero, para aclarar nuestras categorías, primero tendremos que distinguir entre psi-experiencias (parapsicología), ocultismo (conocimiento de los mundos invisibles) y misticismo (experiencia directa de lo Divino). Aunque en las formas más tempranas de experiencias meta-nominales (fuera de los reinos ordinarios de la conciencia sensorial) estos fenómenos se fusionan (cf. Chamanismo), evito adjetivos como & quotshamanic & quot o & quotshamanistic & quot (cf. Naydler, 2005), y prefiero & quotecstatic & quot, que es más neutral y desprovisto de las connotaciones históricas implicadas por el chamanismo (el arte y la ciencia del trance controlado). En el Antiguo Egipto, la variedad de la experiencia extática abarca la piedad personal (ofrendas, oraciones, festivales, obras de misterio), la magia (eventos psi), lo oculto (entrar y salir de la Duat) y el misticismo propiamente dicho (la espiritualidad del rey y su sumos sacerdotes, encontrándose con la deidad & quot; cara a cara & quot; o transformándose en una). Definitivamente no estoy de acuerdo con mi fuente de inspiración más gratificante, Erik Hornung, quien escribió sobre los egipcios:

& quot. cualquier tipo de éxtasis les parece bastante ajeno a sus actitudes.
Hornung, 1986.

En otra parte, el lector puede encontrar mi estudio epistemológico del misticismo. En el contexto de este artículo, el término & quot; cita éxtasis & quot (del griego & quot; citax & quot o & quotout & quot + & quotstasis & quot o & quot; parada & quot & quot por emoción muy fuerte y (etapas o estaciones de) trance. Uno se mueve fuera del ego & quot; nominal & quot; y & quot; cotizadores & quot; del reino de un Yo Superior, es decir, un enfoque de conciencia testigo que permite la percepción directa de realidades espirituales objetivas, ocultas de la conciencia ordinaria como el sueño sin sueños de la vigilia (hasta ahora, de hecho, para Sócrates para comparar el ex con muerte física). Este reino puede influir directamente en el contexto inmediato en el que surgen los eventos y puede clasificarse como fenómenos psíquicos (véase telequinesis fuerte y visión remota), la manipulación de reinos invisibles de la realidad (véase el ocultismo, la magia y la nigromancia) y el directo. experiencia de las realidades espirituales objetivas invocadas por las religiones de la humanidad (cf. misticismo en todas sus formas). La presencia de la magia, el estudio de la Duat, el ritual del templo y las preocupaciones funerarias destacan la naturalismo muy extático de los antiguos egipcios.

Las iniciaciones egipcias, a diferencia de las griegas, fueron no pretendía liberar al aspirante de las sólidas cadenas del mundo y de su destino, todo lo contrario. El iniciado entraba en la Duat invisible a voluntad y estaba libre como un pájaro para caminar y experimentar. También regresó, completando el ciclo estándar de espiritualidad humana. en boga desde el Cromañón. Aunque los egipcios, al igual que otras culturas contemporáneas del Egipto faraónico (como los minoicos, mesopotámicos, hititas), entendieron que sumergirse en el mundo espiritual revitalizaba la conciencia, se enfocaron particularmente sobre la regeneración tanto en esta vida como en la otra vida. Esto sucedió por un & quot; quotembrace & quot de principios espirituales objetivos proyectados sobre ciclos naturales recurrentes (como Horus y Osiris en el mito de Osiris, o el Ba de Ra y Osiris en los mitos solares).

El verbo & quotbs & quot (& quotbes & quot) tiene dos matices: inductivo y secreto:

Lo que se revela nunca debe decirse. Es un secreto, o & quotbs & quot; de nuevo, pero con un determinante más añadido (el de un rollo de papiro, indicativo de palabras relacionadas con la escritura y el pensamiento). El & quotsecreto de los secretos & quot era la imagen secreta de la deidad o & quotbsw & quot (& quotbesu & quot).

`` Soy un sacerdote conocedor del misterio,
¡El pecho de quién nunca deja ir lo que ha visto! & quot
Chassinat, 1966, págs. 11-12.

Con el verbo & quotbes & quot, el egipcio medio señala al iniciado egipcio como alguien que había visto la imagen oculta de la deidad & quot; cara a cara & quot; desencadenando una experiencia secreta. Transformado, había recibido más poder vital y se había vuelto más completo. El iniciado egipcio estaba preparado para la otra vida. Había enfrentado el juicio, había sido regenerado y transformado en la Tierra como lo sería en la otra vida.

Claramente, entonces, los `` iniciados '' eran ante todo el rey divino y los sacerdotes egipcios que pertenecían al mayor sacerdocio. Solo a ellos se les permitió entrar al santuario del templo y realizar rituales allí (la sala de ofrendas, el deambulatorio, el santuario interior). Solo un miembro de este sacerdocio superior vio a la deidad "cara a cara", entronizada en su naos en la parte trasera del santuario interior. Este sumo sacerdote era el representante del faraón, el divino "hijo de Re" y el "señor de las dos tierras".

Otra palabra para "secreto" es "StA" ("Shtah"), que también significa: "secreto, misterioso, inexplicable, escondido, escondido". "Shtahu", en epítetos de seres divinos, se refiere a los misteriosos secretos en sí. En griego, la palabra & quotmustikoi & quot (raíz de & quot místico, místico, misticismo & quot) también significa & quothidden & quot.

En los misterios griegos, el más allá se describía como un reino de sombras y cualquier esperanza de supervivencia individual se consideró efímera. Nadie escapó al destino, excepto las deidades y los pocos afortunados elegidos. Este último & quot; cita & quot; del mundo y su sórdido destino entrópico, miseria y posible & quot; cotizacioneschaton & quot: un fuego mundial invocado por estas mismas deidades iracundas, que no perdonan los pecados tragicómicos del hombre, ¡pero capaces de recrear el mundo en un capricho! El escape de esta comedia predestinada se ofreció a través de los misterios. Borrarían la causa de la pesadez del alma y su apego a la Tierra, y terminarían con el ciclo de la metempsicosis, el regreso sucesivo del alma a otros cuerpos físicos.

& quot. lo que aparece en el siglo V no es una doctrina completa y consistente de la metempsicosis, sino especulaciones experimentales con principios contradictorios del ritual y la moral, y un tanteo de leyes naturales: el alma viene de los dioses y después de repetidos ensayos vuelve a ellos, o de lo contrario, corre para siempre en un círculo a través de todas las esferas del cosmos, la pura casualidad decide la reencarnación, o de lo contrario, un juicio de los muertos es una conducta moralmente inocente que garantiza la mejor suerte o si no, el simple hecho de la iniciación ritual que libera de la culpa.
Burkert, 1985, p. 300, cursiva mía.

La experiencia espiritual griega fue racional (descontextual). Con el fin de los Estados Polis, se había apoderado de un gran temor. El helenismo tardío se vio inundado por el fatalismo astral y los misterios orientales adaptados a los estándares grecorromanos. Se invocaron demonios o deidades para borrar un destino preasignado. Si el iniciado griego fue considerado "liberado" del mundo, entonces el iniciado egipcio fue "divinizado" por el mundo.

El iniciado egipcio no fue presentado para deshacerse de la culpa, romper con el ciclo de la reencarnación o dejar la Tierra sin volver jamás. Tampoco entró al santuario con un concepto confuso sobre la muerte. No creía que la vida en la Tierra fuera mejor que la otra vida, y aunque podría haber temido la `` segunda muerte '' (aniquilación de su alma en la otra vida), el iniciado egipcio tenía una larga tradición de preceptos y rituales morales para asegurar que esto sucedería. no sucede.De hecho, sus rituales iniciáticos pretendían prepararlo para lo que estaba destinado a suceder en la otra vida. Gracias a un "ensayo general" de lo que sucedería, el adepto no tendría sorpresas en la otra vida. De hecho, las leyes de la vida (las deidades) estaban operativas tanto en la otra vida como en la Tierra, y los espíritus de los difuntos existían junto con los vivos, aunque en otro plano de existencia (cf. hilemorfismo).

En la & quotholy of holies & quot, el más alto iniciado egipcio (el sumo sacerdote del templo) se encontró & quot; cara a cara & quot; con una de las hipóstasis divinas de los elementos y fuerzas de la naturaleza, a saber, la deidad del templo en su santuario central.

Solo el Faraón o su representante directo podrían ofrecer Maat a la deidad y así devolver la vida dada a su fuente (para recibir nueva vida). Este ritual clave en la religión monárquica egipcia no se centra en la recepción y el receptor (cf. "recibir para otorgar" en la Cábala), sino en la fuente de ambos (cf. "presentar para recibir"). A nivel individual, esta fue una experiencia transformadora en la medida en que la persona fue elegida del sacerdocio superior. En ese caso, el enfrentamiento "cara a cara" dejó una huella tremenda en el corazón del individuo.

Las palabras de Ra están ante ti, (---) de mi augusto padre,
quien me enseñó su , (. ) ellos a mi. (.)
Fue conocido en mi corazón
abierto a mi cara, entendí (---)

`` Tus monumentos permanecerán como los cielos, porque tu duración será como Atón en ellos. La existencia de tus monumentos es como la existencia de los cielos, eres el Único de , en posesión de sus diseños. ''

Breasted, 2001, §§ 945-946 - tumba del visir Ramose - original perdido - Akhenaton justifica el Atenismo a Ramose refiriéndose a su experiencia mística personal y exclusiva - Notas de Bestia: & quotEstas inscripciones adjuntas están directamente debajo de la fila superior, representando la decoración , y pertenecen a una banda inferior relacionada con el mismo incidente. Están solo en tinta y muy descoloridos. Creo que mi copia es la primera que se hace. Nunca se han publicado '' (p. 389).

Como ritualista del templo, el iniciado egipcio, con el fin de ser transformado y "ver" directamente a la deidad, nunca dejó su cuerpo físico en un estado pasivo similar al trance (compare esto con lo que sucede en el Poimandres o en Yoga Clásico). Totalmente despierto, entra en una capa más profunda, más profunda, misteriosa de la realidad y contacta con este plano directamente, solo y sin intermediarios, excepto los dobles y las almas. Sus acciones rituales hicieron que su cuerpo participara plenamente en esta experiencia.

El contraste con la mentalidad griega es marcado: los griegos habían asimilado una distinción racional entre las condiciones del devenir y las del ser, entre potencialidad y actualidad (cf. Platón y Aristóteles). En general, la materia se percibía como "cruda" y más en sintonía con el mundo del devenir. Los conceptos, las ideas y su contemplación se consideraron de un orden & quothigher & quot, lo que significa que se hacen por sí mismos. El orden lineal era el estándar del realismo conceptual griego y el más allá se concibió como una tierra lúgubre sin retorno, ajena a los vivos.

"Los vivos no están a merced de los muertos, las sombras están sin fuerza y ​​sin conciencia. No hay terrores fantasmales, ni imaginaciones de descomposición, ni estrépito de huesos muertos, pero tampoco hay consuelo ni esperanza. El difunto Archilles hace a un lado las palabras de alabanza de Ulises, diciendo: 'No trates de burlarme de la muerte, antes estaría atado a la tierra por el salario de otro hombre, un hombre sin suerte y sin mucho de qué vivir, que gobernante de todos los muertos muertos. En la lúgubre monotonía, todo se vuelve indiferente.
Burkert, 1985, p. 197, cursiva mía.

Los movimientos regulares de los planetas siguieron condiciones geométricas precisas. Éstos sugerían las "formas perfectas" del mundo de las ideas (o las percibidas por el "intelecto quotactivo"). Por lo tanto, en los misterios griegos, la astrología se usaba para adivinar el destino y el destino (& quotheimarmene & quot y & quotananke & quot). Se abordó la magia como un medio para superar el destino preasignado, eliminar la mala suerte, etc. Finalmente, surgió la teurgia. Una liberación decisiva de las fuerzas del destino y la mortalidad fue invisible al trabajar directamente con las Deidades. En el gnosticismo, que tenía muchas ramas, se apuntaba a un & quot; conocimiento especial & quot. Una vez más, el mundo material apareció en términos negativos y depreciativos (cf. el mal como & quotprivatio boni& quot en neoplatonismo y catolicismo romano sobre el pecado original y la causa del mal).

`` Y cuando, basándose en tradiciones reprimidas o no griegas, los misterios comenzaron a alimentarse de las esperanzas de individuos con especulaciones universales y buscaron superar el escalofriante aislamiento del hombre en la muerte, esto fue durante mucho tiempo más un complemento que un peligroso rival. al sistema griego. & quot
Burkert, 1985, página 203.

En la concepción egipcia, los plebeyos buscaban una vida feliz para satisfacer sus almas (cf. el Discurso de un hombre con su Ba), mientras que los sacerdotes eran consagrados en rituales de inducción (locales) (dejando la experiencia & quot última & quot al sumo sacerdote). ¿Es posible que el mayor sacerdocio también participó en los misterios osirianos de muerte y resurrección, que se llevan a cabo en los principales templos de Egipto, como los de Abydos, Busiris y Karnak? ¿Tal actividad ritual los prepararía para la otra vida y los transformaría en "iniciados" en la Tierra (adeptos "justificados" en vida)?

`` Sigue al dios hasta su lugar,
en su tumba que se encuentra a la entrada de la caverna.
Anubis santifica el misterio oculto de Osiris,
(en) el valle sagrado del Señor de la Vida.
¡La misteriosa iniciación del Señor de Abydos! & Quot
Griffith, tombe I, 238, líneas 238-239, ca. XIII Dinastía.

Pero las iniciaciones egipcia y griega tenían esto en común: ambas implicaban una confrontación con una muerte simbólica, seguida de un nuevo estado de vida.

& quot; morir, eso es ser iniciado & quot
Platón

Aunque los primeros corpora mortuorios (Textos piramidales, Textos de ataúd &erio Libro de los Muertos) tienen características literarias distintas, estas expresiones o hechizos tienen su recitación acompañado de rituales. Algunos egiptólogos conjeturan que durante el funeral se celebraban rituales en las distintas cámaras, pasillos y patios por los que pasaba la procesión en su camino hacia la pirámide (Schott, 1950).

De hecho, la tumba de Unis muestra este cuidado por la espacialización rítmica, similar a una procesión, que -si podemos creer en la evidencia del Período Tardío- continuó siendo una parte esencial del ceremonialismo del templo de Egipto (cf. las paredes del Templo de Horus en Edfu). La noción dinámica evocada por una procesión, es simbólica en muchos niveles: es el Nilo, el movimiento eterno de Ra en el cielo, la sucesión dinástica, la secuencia ordenada de la existencia y el principio del probable adyacente (cada figura enfocada en el uno adelante).

El templo de Horus en Edfu

En el Textos de ataúd, así como en el llamado Libro de los Muertos, se pueden encontrar restos de la actividad ritual de "esta vida". los Libro de la salida al día, como se nombró a este último corpus, se le ha llamado la "Biblia egipcia". No por ningún parecido literario con el histórico Biblia (casi no hay ninguno), sino porque era tan dominante en la arqueología funeraria, la literatura, la antropología y la teología de Osiris.

En la frase "prt m hrw", la palabra crucial "prt", "salir" o "salir", también implica una procesión ritual, una aparición de la deidad (como el levantamiento helíaco de Sothis - Sirio) durante el día ("hrw").

Capítulo 17, una sinopsis del conjunto Peret em Heru, comienza con las siguientes palabras enigmáticas:

`` Aquí comienzan las alabanzas y glorificaciones,
saliendo y en el dominio de dios,
teniendo beneficio en el bello Oeste,
viniendo nuestro por dia,
tomando cualquier forma que le guste,
jugando en Senet, sentado en una cabina,
y saliendo como un alma viviente.
Después de su llegada al puerto,
Osiris, el escriba Ani, dijo:
Es beneficioso para el
quién lo hace en la Tierra ''.
Libro de los Muertos
Capítulo 17 (Ani & amp Nebseni), cursiva mía.

Ya durante su vida el arquetípico Ani alabó y glorificó a dios y su compañía. Parece poco probable que algunos de estos textos no se han utilizado en ciertos rituales sacerdotales (cf. la "gran mezcla" de cognición anteracional), aunque la mayoría de los hechizos parecen tener el propósito de proporcionar y proteger al difunto (¿o del faraón durante el Festival Sed?). Quizás se representaron algunas escenas (en la memorización anteracional, cf. las viñetas que acompañan a ciertos hechizos). Sin embargo, es obvio que algunos hechizos también estaban destinados a los vivos:

En cuanto a quien conoce este capítulo, será un espíritu digno en el dominio de dios, y no volverá a morir en el reino de los muertos, y comerá en presencia de Osiris. En cuanto a quien lo conoce en la Tierra, será como Thoth, será adorado por los vivos, no caerá ante el poder del rey o la furia ardiente de Bastet, y procederá a una vejez muy feliz. . & quot
Libro de los Muertos, capítulo 135.

inducción versus iniciación

La admisión al oficio sacerdotal se basaba en los derechos hereditarios, la cooptación, la compra, el nombramiento real y la inducción. Los rituales de inducción, desconocidos en detalles, parecen haber implicado una presentación en el templo, purificación, unción de las manos y contemplación de la deidad.

`` Fui presentado ante el dios, siendo un excelente joven mientras me introducían en el horizonte del cielo (.) Salí de Nun, y me purifiqué de lo que había estado en mí, me quité la ropa y los ungüentos, como Horus y Seth se purificó. Avancé ante el dios en el lugar santísimo, lleno de miedo ante su poder. ''
Sauneron, 2000, p.48 - estatua - Museo de El Cairo 42230.

Porque la inducción implicó la asunción de un cargo en un templo en particular, era una forma de iniciación, ya que implicaba ser introducido a un nuevo tipo de actividad religiosa. Sin embargo, ¿tenía como objetivo transformar la conciencia? ¿Fue esta iniciación también soteriológica además de consagracional?

Está claro que la inducción debe haber tenido un impacto en la persona consagrada. ¿Quizás la mayor proximidad a la deidad confería automáticamente ciertos nuevos estados de conciencia, una comprensión más profunda del fundamento divino de la existencia? De hecho, después de la consagración, el nuevo sacerdote tendría acceso a las áreas más remotas, secretas y oscuras del templo y, en ocasiones, presenciaría la presencia de la deidad desde muy cerca. Es imposible que esta experiencia no afectar la conciencia espiritual de los instalados. Por lo tanto, en cada `` nivel '' de la jerarquía del templo, es justo asumir que iniciaciones consagracionales tuvo lugar.

Pero la inducción tenía como objetivo principal asegurar la continuidad del servicio prestado a la deidad (o al difunto). Que haya tenido un impacto en el sacerdote consagrado no parece haber sido el objetivo principal, aunque seguramente debe haber sido un efecto secundario bienvenido. ¿Desarrolló la religión egipcia `` misterios '' que tenían un fin soteriológico, es decir, que tenían como único fin -después de haber sido realizados- transformar la conciencia del sacerdote de forma permanente?

Sabemos que & quot; ver & quot; y & quot; estar cerca & quot; de la estatua de la deidad fue también el evento principal cuando se organizaron festivales populares. Durante estas manifestaciones populares, la estatua de la deidad se movía, ya sea en el templo o para visitar a otra deidad (cf. la fiesta de Opet). Durante estas procesiones, los plebeyos alabaron, adoraron y rezaron. Estar cerca de su deidad les permitió hacer que sus preocupaciones fueran escuchadas y resueltas. (cf. como el trance de los entusiastas que vislumbran su ídolo, ya sea una estrella del pop o el Papa).

--Estas procesiones eran todo menos raras. Los calendarios religiosos conservados en varios templos demuestran que según la temporada, cada mes contenía de cinco a diez salidas de este tipo, dedicado a una u otra de las deidades del lugar. La ruta variaría según el destino de la procesión y el templo donde se pasaría la noche ''.
Sauneron, 2000, p. 95, cursiva mía.

el Osireion (el techo se ha ido)
Abydos - XIX Dinastía

Se destruye el templo original de Osiris en Abydos. Se ha sugerido que la construcción erigida por el faraón Seti I (ca. 1290 - 1279 a. C.) en la XIX Dinastía es una copia de este original y se ha llamado "el Osireion". Aunque supuestamente es un cenotafio de Seti I, los grafitis posteriores sugieren que estaba dedicado al culto de Osiris (cf. "El lugar secreto del inframundo", "¡Salud a ti, Isis, en el lugar de nacimiento!"). Su arquitectura e inscripciones lo subrayan.

Osireon
(según Wilkinson, 2000, p. 36)

La construcción fue originalmente completamente subterránea (debajo de una colina con árboles) y se accede a través de un pasillo largo (128 m) (decorado por el faraón Merneptah en la pared izquierda). Libro de las Cavernas y a la derecha el Libro de las puertas), que daba acceso a un gran salón lleno de agua. En medio de esta cuenca emerge una isla rectangular bordeada por pesados ​​pilares de granito, a la que dan acceso dos escalinatas (mientras que no hay escalera para ingresar a la cuenca).

Osireon
(después de Frankfort, 1933, lámina II)

¿Las dos cavidades rectangulares contenían la "imagen sagrada" de Osiris, su corteza, su cabeza y su lecho funerario? En el lado este de la construcción hay una gran sala rectangular vacía (como las que se encuentran como capillas en las tumbas del Antiguo Reino de Saqqara).

& quot (el ritual), lo sé,
porque he sido iniciado en él por el Sem-sacerdote,
y no he hablado con nadie,
ni se lo repitió al dios (es). & quot
Textos de ataúd, hechizo 156.

Conjeturamos (junto con Stricker y Guilmot) que entre la "visita" popular, festiva y la "deificación" sacerdotal (del sumo sacerdote "cara a cara" con su deidad), existía una iniciación soteriológica (salvica) osiriana. En él, el mayor sacerdocio se enfrentó a la pasión, restauración y resurrección de Osiris, el popular egipcio extático. por excelencia : asesinado, resucitado y señor de los muertos y la magia de la noche. Al representar las etapas de este mito, el iniciado "consagraría" su propio estado sacerdotal y estaría mejor preparado para la otra vida, además de realizar una transformación personal en la conciencia en esta vida.

el arquitecto Amenhotep - XVIII Dinastía

& quot (.), pero en el libro divino,
Me han iniciado.
De Thoth, he visto la gloria,
y entre misterio, me presenté ''.
Estatua de Amenhotep, hijo de Hapu

Esta iniciación osiriana era accesible, ex hypothesi, al sacerdocio superior permanente, como una "consagración" de su tarea de servir a la luz de la deidad ofreciendo Maat. Por lo tanto, esta iniciación tuvo intenciones salvicas e involucró misterios iniciáticos realizados en conjunto con festivales populares en honor a Osiris e Isis, populares en todos los períodos históricos. Se erigieron capillas especiales para estos misterios en Denderah, Esna, Edfu & amp Philae y Osirian se celebraron misterios en Busiris, Karnak y, por supuesto, Abydos, "la tierra de la justicia, isla de los justos, exenta de mentiras". Permitieron que los sacerdotes experimentaran las diferentes fases del drama de Osiris por sí mismos, incluida la restauración y resurrección del dios. De esta manera, habían estado preparados en la Tierra para lo que les iba a pasar en la otra vida.

`` (.) en cuanto a la isla de Maat, ¡es Abydos! ''
Libro de los Muertos, capítulo 17.

Un elemento esencial en esta iniciación fue la justificación y la declaración de que esto había sucedido, por lo que el adepto fue llamado un & quotmaakheru & quot o & quot; verdadero de voz & quot, un título que normalmente solo se le da al difunto después de un juicio favorable del saldo (en el & quot; Salón de Maat & quot).

& quot (Anubis): Numerosas son (tus) buenas acciones,
(sí) numerosas son (tus) buenas acciones,
que se colocan en la balanza! & quot
Muro este del salón central de Osireon

Que este fue un título otorgado a iniciados, solo puede ser confirmado por fragmentos y pruebas circunstanciales. Reinaba el voto de silencio. Pero no sería sorprendente, si ese fuera el caso. Si es así, el llamado & quotcenotafio & quot de Seti I puede entenderse como el escenario del inframundo para el & quot gran final & quot de los misterios anuales de Osirian, así como un servicio permanente pagado a Osiris, ambos eventos visitados por el mayor sacerdocio de Egipto. Pero nada es seguro.

`` Le dirás a Horus
que me alegré
a su 'voz-se-convierte-en-verdad.' & quot
Estela C 10 del Louvre - Gardiner, § 329.

Se encontraron varios papiros en la tumba de Horsiesis, un sacerdote de Amón-Ra y "Conductor de los Misterios", que tenía cincuenta años cuando Jesús fue crucificado. El papiro Leiden T 32 contiene su catálogo de iniciaciones osirianas o proclamaciones de piedad. En él, se utiliza un lenguaje estándar (que también se encuentra en las primeras estelas y papiros) para transmitir, aunque en una "autobiografía idealizada", las iniciaciones que él mismo podría haber experimentado durante su vida en Abydos, Busiris y Karnak. Los egiptólogos han argumentado que estas experiencias son ficciones literarias. Sin embargo, la correlación entre el texto y ciertas características espaciales del Osireion en Abydos, así como fragmentos dispersos sobre tales iniciaciones, permiten una duda razonable.

Llegas al vestíbulo central bajo los árboles.
Cerca del dios (Osiris) llegas
(el dios) que duerme en su tumba.

Su venerable imagen
descansa en su lecho funerario.
(Entonces), en el lugar santo,
se le concede (el título):
¡Maakheru!

Tu cuerpo esta purificado
en Ra-Anedjeti
toda tu carne está purificada
en la cuenca de Heket. & quot
Papiro Leiden 32 T - IV

Un papiro tardíoPapiro Leiden 32 T) deja claro que se llevaron a cabo tres hechos fundamentales: la justificación (Juicio del Equilibrio), el rejuvenecimiento (Lago Sagrado) y la iluminación (Abriendo las Puertas del Cielo).

ritual continuo

La vida era la piedra angular de la teología y la filosofía del Antiguo Egipto. Se consideró que la vida era el origen del orden y no viceversa. El creador se desarrolló a sí mismo debido a la actividad de su vida en el huevo primordial escondido en las aguas ilimitadas. La vida es la polaridad activa de la inercia, la oscuridad y el caos ilimitados. Es un caos revertido por lo que albergaba como complemento absoluto de sí mismo. Cuando el huevo cósmico eclosiona, Shu, el dios de la vida, surge junto con el orden, su esposa. Light (Atum), Life (Shu) y Order / Moist (Tefnut) fueron las primeras generaciones de dioses.

& quot; Adoro su majestad con expresiones y oraciones escogidas,
que engrandecen tu prestigio en todos tus grandes nombres
y en todas las santas formas de manifestación,
en el que te revelaste en el primer momento & quot.
la invocación matutina en los quaters del templo de Edfu

El culto a Ra es fundamentalmente un culto diurno a la vida, mientras que Osiris es el ciclo nocturno (el poder regenerador del inframundo, del sueño, los sueños y la muerte). La vida y el orden estuvieron en compañía del creador antes de que naciera cualquier otra cosa, pero la vida fue primero, más activa, aireada y verbal.

Distingamos entre diferentes ciclos de rituales:

Parece poco probable una construcción procesional y ritual, ya que el Osireon no se habría utilizado para un drama de misterio osiriano del inframundo. Como no se ha encontrado (todavía) ninguna otra evidencia del tipo de papiro Leiden 32 T, no hay conclusiones finales a la mano. Pero incluso si estos rituales de iniciación egipcios son históricos (lo que me parece probable), difieren de la intención de los misterios griegos y no deben confundirse con rituales herméticos y otros altamente sincréticos (como el culto a Serapis). En estas últimas ceremonias, el pensamiento egipcio nativo fue helenizado y modificado para satisfacer la mentalidad griega "noética".

iniciado: 04 VII 2003 - última actualización: 28 VI 2016

© Wim van den Dungen


Cuenca de ofrendas del Antiguo Egipto - Historia

"Capítulo 6: La literatura y la religión del Antiguo Egipto". por Amelia Ann Blanford Edwards (1831-1892)
Publicación: Pharaohs Fellahs and Explorers. por Amelia Edwards. Nueva York: Harper & Brothers, 1891. (Primera edición) págs. 193-233.

LA LITERATURA Y RELIGIÓN DEL ANTIGUO EGIPTO.

QUE las primeras personas que poseyeron letras en el sentido literal deberían ser también las primeras personas en poseer letras en el sentido literario, no es más de lo que deberíamos esperar. No es, en verdad, que la posesión de un alfabeto implique necesariamente actividad literaria por parte de quienes lo poseen. Los romanos grabaron sus códigos en tablas de piedra y bronce, y esculpieron inscripciones en sus edificios públicos, durante siglos antes de que escribieran historias y dramas, odas y sátiras. Los oscos, los etruscos y otras naciones primitivas de Italia nunca, hasta donde sabemos, pasaron de meras inscripciones. Incluso los griegos de la Ilíada, como estamos empezando a descubrir, poseían el alfabeto de Cadm y Aeligan unos cinco o seis siglos antes de la época de Homero y, sin embargo, no tenemos pruebas de que la Ilíada se comprometiera a escribir antes que algunos. cuatrocientos años después de la muerte del poeta. La literatura es, de hecho, fruto del ocio. Las naciones que atraviesan la lucha por la existencia piden soldados, no escribas. El bardo, el rapsodista, el cantor extemporáneo de cánticos bélicos y cantos fúnebres, es el único representante de la literatura en esa etapa temprana de la historia de un pueblo y no es hasta que las artes de la paz hayan ocupado su lugar junto a la artes de guerra, que los poemas se escriben, no se cantan & # 8211que las historias se registran con la pluma, no se esculpen con la espada. [Página 194]

Pero cuando nos ocupamos del origen y la evolución de las literaturas nacionales, hay otro factor que debe tenerse en cuenta, a saber, la posesión de un material barato y conveniente sobre el que escribir. Esta es una necesidad muy común y vulgar, pero de suma importancia. Siempre que la piedra y el metal sean las únicas sustancias disponibles, se utilizarán únicamente para inscripciones y documentos estatales. No es hasta que el papiro, el pergamino y finalmente el papel se convierten en artículos de comercio corrientes que la escritura como carrera o recreación es posible. Sin papiro o pergamino, nunca deberíamos haber tenido una literatura de Egipto, Grecia o Roma. Sin papel, nunca podríamos haber tenido la magnífica floración literaria del Renacimiento. ¡Imagínense Anacreonte y Safo, Martial y Horacio, grabando laboriosamente sus poemas en tablas de piedra caliza o planchas de bronce! ¡Cómo se hubieran evaporado el perfume de las rosas y el escozor de los epigramas y el aroma del vino de Sabina bajo tal proceso!

Hasta donde sabemos, la gente del antiguo Egipto no tuvo que luchar por la existencia al comienzo de su carrera. Rodeado entre dos vastos desiertos sin caminos, su fértil valle estaba tan fuertemente fortificado por la propia naturaleza que tenían pocos motivos para temer el peligro del exterior. De hecho, no es hasta que trece dinastías reales, que comprenden alrededor de doscientos reyes, han pasado en oscura sucesión a través del escenario de la historia egipcia, que oímos hablar de la invasión de los hics y ocircos.

Los egipcios de las primeras doce dinastías, y, de hecho, la mayor parte de la nación en todo momento, eran un pueblo pastoral y pacífico, bien contentos con su suerte en esta vida y muy ocupados con los preparativos para la próxima. Naturalmente, eran reacios a ser soldados, y los ejércitos de los grandes faraones militares de las dinastías XIX y XX estaban compuestos en gran parte por auxiliares extranjeros. Lo que más le gustaba al egipcio nativo era cultivar sus acres paternos, meditar sobre la moral y la religión y preparar una espléndida tumba para su momia cuando llegara la inevitable llamada. [Página 195]

Y no solo amaba la meditación, sino que le encantaba registrar sus meditaciones por escrito, para beneficio de la posteridad.

Es imposible decir qué tan temprano los egipcios comenzaron a cortar y presionar los tallos de la planta de papiro para hacer un material para el uso del escriba. Pero sabemos que ese material ya se empleó con fines literarios en la época de la Tercera Dinastía, es decir, unos tres mil ochocientos años antes de la era cristiana. En la actualidad existe, en los archivos de la Biblioth & egraveque Nationale de París, un papiro escrito por un escriba de la XI Dinastía, que contiene copias de dos documentos mucho más antiguos, uno que data de la III y otro de la Sexta Dinastía. . Este documento más precioso (conocido como el Papiro Prisse) es el único papiro de la Undécima Dinastía descubierto hasta ahora. Ha sido bien calificado como "el libro más antiguo del mundo" (49) y es, en todo caso, el papiro más antiguo que se conoce.

Cuando digo que es el papiro más antiguo que se conoce, no se puede inferir que el Papiro Prisse sea el espécimen más antiguo de escritura egipcia descubierto hasta ahora. Si nos dirigimos a las inscripciones grabadas en piedra, como, por ejemplo, las tumbas de la Cuarta Dinastía de Ghizeh, que son contemporáneas de la Gran Pirámide, o la famosa tablilla de la Segunda Dinastía del Ashmolean Museum de Oxford, podemos señalar inscripciones que datan de 4000 AC y 4200 a.C. Pero las inscripciones talladas en piedra, incluso cuando tienen una longitud considerable, no son lo que clasificamos naturalmente bajo el título de literatura. Cuando hablamos de la literatura de una nación, no pensamos en inscripciones grabadas en obeliscos y arcos de triunfo. Nos referimos a la literatura que pueda estar almacenada en una biblioteca y poseída por individuos. En una palabra, nos referimos a libros & # 8211libros, ya sea en forma de cilindros de arcilla, rollos de papiro o cualquier otro material portátil.

Los egipcios fueron las primeras personas del mundo antiguo que tenían una literatura de este tipo: escribían libros y leían libros, poseían libros y los amaban. Y su literatura, que creció, floreció y decayó con [Página 196] el idioma en que fue escrita, fue de los más variados caracteres, científicos, seculares y religiosos. Se componía de tratados morales y educativos, documentos estatales sobre geometría, medicina, astronomía y viajes mágicos, cuentos, fábulas, poemas heroicos, canciones de amor y ensayos en forma de letras, himnos, cantos fúnebres, rituales y, por último, no menos importante, esa extraordinaria colección de oraciones, invocaciones y fórmulas religiosas conocidas como El Libro de los Muertos. Algunos de estos escritos son más antiguos que las pirámides, algunos son tan recientes como la época en que Egipto cayó de su alto estado y se convirtió en una provincia romana. Entre estos dos extremos hay más de cinco mil años. De este inmenso cuerpo de literatura solo poseemos los restos esparcidos y # 8211 meros "restos flotantes y naufragios", abandonados en las orillas del Tiempo. Incluso estas membranas disjecta, aunque representan una proporción tan pequeña del total, exceden con mucho en mera masa todo lo que nos queda de la literatura griega. Cada año, además, se suma a nuestra riqueza. El Sr. Petrie encontró no menos de una docena de papiros del remoto período de la Duodécima Dinastía en la temporada de 1888-1889 entre las ruinas de una pequeña ciudad oscura en Fay & ucircm. Lo valiosos que son estos documentos se puede juzgar por el hecho de que solo se conocían previamente tres o cuatro papiros de ese período y que se cree que la visita de Abraham a Egipto tuvo lugar durante el reinado de un faraón de esta línea. En el transcurso de la misma temporada, y de la temporada anterior, el Sr. Petrie descubrió al menos la misma cantidad de papiros de dinastías posteriores, además de cientos de fragmentos de papiros griegos de la época ptolemaica y romana. Estos consisten principalmente en relatos, escrituras, edictos reales y similares, sin olvidar un magnífico fragmento que contiene casi la totalidad del Libro Segundo de la Ilíada. Tampoco es la primera vez que se encuentra a Homero en Egipto. Los tres textos homéricos más antiguos que se conocían proceden de la tierra de los faraones. A esos tres, el Sr. Petrie ahora ha agregado un cuarto. (50) Otros papiros encontrados en el presente siglo contienen fragmentos de Safo, Anacreonte, Tespis, Píndaro, Alc & aeligus y Timoteo y todos, sin excepción, [Página 197] proceden de tumbas. El gran Papiro de Homero de 1889 fue enrollado como almohada para la cabeza de su antiguo dueño y su antiguo dueño era una mujer joven y aparentemente hermosa, con pequeños dientes de marfil y cabello negro largo y sedoso. La inscripción en su ataúd era ilegible, y también ignoramos su nombre, su nacionalidad y su historia. Puede que fuera egipcia, pero lo más probable es que fuera griega. Solo sabemos que era joven y hermosa, y que amaba tanto a su Homero que quienes la pusieron en su último lugar de descanso enterraron su precioso papiro en su tumba. Ese papiro se encuentra ahora entre los tesoros de la Biblioteca Bodleian en Oxford, y todo lo que se conserva de su poseedor, su cráneo y su hermoso cabello, se encuentra ahora en el Museo de South Kensington, Londres.

Pero ahora no nos preocupan las transcripciones de clásicos extranjeros que se han encontrado en suelo egipcio. Nuestro tema es la literatura nativa de ese pueblo antiguo y maravilloso cuyo hogar inmemorial fue el Valle del Nilo.

Los dos temas más importantes en la literatura de una nación son, sin duda, su historia y su religión y hasta el momento no se ha encontrado nada en forma de historia egipcia de Egipto. Tenemos tablillas históricas, poemas históricos, crónicas de campañas, listas de ciudades conquistadas y registros de obras públicas esculpidas en stel & aelig, escritas en papiro y talladas en las paredes de templos y tumbas. Pero estos son los materiales de la historia & # 8211 los ladrillos y bloques y vigas con los que el historiador construye su estructura. Brugsch, en su Geschichte Aegyptens Unter Den Pharaonen, ha reunido todos los documentos que se conocían en el momento en que lo escribió, pero nadie puede leer esa excelente obra sin percibir que no es más que una colección de inscripciones y no una narración consecutiva. . Los reinados completos a veces se representan solo con un nombre o una fecha, en ocasiones dinastías enteras están en blanco. Esto no es culpa del autor erudito. Simplemente significa que no se han descubierto monumentos de esa época. Sin embargo, no podemos dudar de que las historias de Egipto fueron escritas en varios períodos por eruditos calificados. Sabemos de uno solo: el trabajo de Manetón, quien fue Sumo [Página 198] Sacerdote de Ra, y Guardián de los Archivos en el Gran Templo de Heliópolis, en la época de Ptolomeo Filadelfo, unos doscientos cincuenta años antes de nuestra era. . Manetón, aunque un verdadero egipcio, escribió su historia en griego, que era la lengua nativa de los Ptolomeos y la lengua de la corte. Lo escribió, además, por orden real. Ahora, el Sagrado Colegio de Heliópolis era el hogar de aprendizaje más antiguo de Egipto. Su fundación se remonta a épocas anteriores a la historia, siendo los fragmentos más antiguos incrustados en El Libro de los Muertos de origen heliopolitano. Manetón tenía, por tanto, la biblioteca más venerable y probablemente la más grande de Egipto a su disposición y, independientemente de las historias que se hayan escrito antes de su tiempo, podemos estar muy seguros de que la suya era la más reciente y la mejor. Pero de ese precioso trabajo, ni una sola copia ha llegado a nuestro tiempo. Algunos fragmentos invaluables se conservan en forma de citas de escritores posteriores, de Josefo, por ejemplo, en sus Antigüedades de los judíos, de Jorge el Sincilo, de Eusebio y de varios cronólogos, pero la obra en sí ha perecido con las bibliotecas de que fue atesorado y los eruditos que lo estudiaron.

Sin embargo, siempre hay lugar para la esperanza en Egipto y aún puede estar reservado para algún explorador afortunado el descubrir la tumba de un escriba olvidado hace mucho tiempo cuya cabeza estará apoyada, no en una transcripción de Homero, sino en una copia del libro perdido. Historia de Manetho.

De los numerosos documentos históricos que nos quedan, los tres más interesantes son quizás el célebre "Canto de la victoria" del rey Thothmes III., La "Epopeya del Pentauro" y el gran tratado internacional entre Ramsés II. y los príncipes aliados de Siria.

El primero de ellos está grabado en una gran tablilla de granito negro que se encuentra en el Gran Templo de Karnak, en Tebas. Registra las conquistas de Thothmes III. y Thothmes III. fue el Alejandro del antiguo Egipto. Estaba poseído por la misma sed insaciable de conquista, por la misma inquietud impulsada por la tormenta. Siempre en marcha y siempre victorioso, [Página 199] conquistó el mundo conocido de su tiempo. Fue su magnífica jactancia que plantó las fronteras de Egipto donde quiso y lo hizo. Hacia el sur, tan lejos, aparentemente, como los grandes lagos ecuatoriales que han sido redescubiertos en nuestro tiempo hacia el norte hasta las islas del Eliggean y las aguas superiores del Éufrates sobre Siria y Sinaí, Mesopotamia y Arabia en el este sobre Libia y la costa norteafricana. hasta Scherschell, en Argelia, al oeste, llevaba fuego y espada, y el terror del nombre egipcio. Fue, con mucho, el rey guerrero más grande de la historia de Egipto, y su "Canto de la victoria", aunque rapsódico y de estilo oriental, no exagera los hechos. Este canto, escrito por el laureado del día, es uno de los mejores ejemplos que existen de la poesía del antiguo Egipto. Porque los egipcios, a pesar de la pobreza de su gramática y la engorrosa estructura de su idioma, tenían poesía y poesía de muy alto nivel. No era como nuestra poesía. No tenía rima ni métrica pero tenía ritmo. Como los cánticos de los Trovadores y Trouv & egraveres, era en gran parte aliterado, cadenciado, simétrico. Abundaba en imágenes, en antítesis, en paralelismos. La misma palabra, o la misma frase, se repitió a intervalos medidos. En resumen, tenía estilo y música y, aunque la antigua lengua egipcia está mucho más literalmente muerta que las lenguas de Grecia y Roma, esa música todavía es débilmente audible para los oídos de quienes se preocupan por escuchar su eco distante.

Un grupo de bajorrelieve de dos pliegues en la parte superior de la tableta de Thothmes III. representa al Rey en adoración ante Amen-Ra y el contexto muestra que el poema fue compuesto en conmemoración de la apertura del Salón de las Columnas agregado por este Faraón al Templo de Amén en Karnak. Es el dios quien habla. Comienza con unas pocas líneas de prosa así:

EL DISCURSO DE AMEN-RA,
SEÑOR DE TRONOS.

"1. ¡Vine! Te di poder para derribar a los príncipes de Taha. & Daga [Página 201] Los arrojé bajo tus pies, marchando a través de sus territorios. Les hice contemplar a Tu Majestad como un Señor de la Luz, brillando en sus rostros, incluso a mi propia semejanza!

"2. ¡Vine! Te di poder para derribar las naciones de Asia. Has reducido al cautiverio a los jefes del Rotennu. * Los hice contemplar a Tu Majestad en el esplendor de tu panoplia de guerra, empuñando tus armas y combatiendo en tu carro de guerra.

"3. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar a la gente del Lejano Oriente! Has atravesado las provincias de la Tierra de los Dioses. Y las hice para verte como la Estrella de la Mañana, derramando resplandor y lloviendo rocío. !

"4. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar las naciones de Occidente! Fenicia y Chipre te tienen aterrorizado. ¡Los hice para contemplar tu Majestad como un toro joven, valiente de corazón, con cuernos e invencible!

"5. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar a los habitantes de los puertos de las tierras costeras! Las costas de Maten & Dagger tiemblan ante ti. Les hice contemplar a Tu Majestad como el Cocodrilo, el Señor del Terror de los agua, que nadie se atreve a encontrar.

"6. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar a los que habitan en sus islas! Los que viven en medio del gran abismo escuchan tu grito de guerra y tiemblan. Les hice contemplar a Tu Majestad como un vengador que cabalga sobre el espalda de su víctima.

"7. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar al pueblo de Libia! Las islas de los Dan & aeligans están bajo el poder de tu voluntad. Les hice contemplar a Tu Majestad como un León furioso, agachado sobre sus cadáveres y acechando a través de sus valles.

8. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar a los que están más allá de los límites del mar! El circuito de las grandes aguas está al alcance [Página 202] de tus manos. Los hice para contemplar a Tu Majestad como el Halcón que se cierne en lo alto, contemplando todas las cosas a su gusto.

9. ¡Vine! Te di poder para derribar las tribus de las tierras pantanosas, * y para atar en cautiverio a los Herusha, y señores de las dagas de las arenas del desierto. Los hice para contemplar a Tu Majestad como el Chacal del Sur, Señor de la rapidez, que recorre las llanuras de las tierras altas y bajas.

"10. ¡Vine! ¡Te di poder para derribar las naciones de Nubia, incluso a los bárbaros de Pat! ¡Los hice para contemplar a tu Majestad como a tus dos hermanos, Horus y Set, cuyos brazos he unido para darte poder! y fuerza ".

El poema concluye con unas pocas líneas de perorata en prosa mesurada, en las que el dios aprueba las adiciones que Thothmes había hecho a su templo. "Es más larga y más ancha", dice, "de lo que ha sido hasta ahora. Grande es su puerta de entrada. Te ordené que la hicieras, y tú la has hecho. Estoy contento".

Mariette escribió que este antiguo Himno de alabanza estaba "impregnado del perfume de la poesía oriental", mientras que Brugsch lo clasifica con el heroico poema del Pentauro y algunas otras composiciones similares, como destinadas a seguir siendo para siempre uno de los especímenes representativos del antiguo Egipto. literatura en su mejor momento.

El poema del Pentauro, que a veces se llama Ilíada egipcia, tiene un estilo bastante diferente. Es mucho más largo que el canto de Thothmes.Está lleno de incidentes y diálogos, y recita, no un mero catálogo de victorias, sino los eventos de una sola campaña y las hazañas de un solo héroe. Ese héroe es Ramsés II, y la campaña así celebrada se emprendió en el quinto año de su reinado, contra las fuerzas aliadas de Siria y Asia Menor. La coalición así formada incluía a los príncipes vasallos de Karkhemish, Kadesh, [Página 203] Aradus y Kati, todos tributarios de Egipto, encabezados por el Príncipe de los Kheta, o hititas, con un gran ejército hitita, y un inmenso seguimiento de los tribus grecoasiáticas depredadoras y belicosas de Misia, Lidia, Pedasos y Troad.


CAMPAMENTO DE RAMESES II. EN SHABT & UcircN.
Desde el Gran Tableau en el Templo de Ab & ucirc-Simbel.
El espacio rectangular delimitado por tres lados por una hilera de escudos representa el campamento real. La estructura oblonga a la derecha del centro es el pabellón de Ramsés, cinco asistentes se arrodillan ante la entrada de un apartamento interior, coronado por un óvalo real vigilado por genios alados. Esto representa el lugar para dormir del Rey. El pabellón parece ser una estructura móvil levantada sobre arcos, probablemente de madera, y fue construida de tal manera que se puede desmontar fácilmente y volver a montar. A la izquierda, los caballos de los aurigas se alimentan en pesebres y son atendidos por mozos de cuadra. Los fardos de forraje yacen en el suelo. Un herrero con su brasero se prepara para herrar un caballo cerca del centro del campamento. En otra parte, vemos a los aurigas arrastrando carros vacíos, a un soldado que remenda una azada, a un hombre que lleva un par de cubos de agua suspendidos en cada extremo de un poste sobre sus hombros a la infantería y a los aurigas que llegan al campamento soldados en cuclillas alrededor de un cuenco a sus oficiales de la cena regañando subordinados perezosos o recalcitrantes, y cosas por el estilo. Cerca arriba y detrás del pabellón real hay una pelea entre los oficiales del rey, uno de los cuales está en el acto de ser apuñalado. Justo debajo de este grupo, un caballo se prepara para acostarse, doblando las patas delanteras con una acción notablemente natural, mientras que en primer plano a la derecha, vemos a los dos espías sirios siendo profundamente bastinado para forzarles la verdad. Toda la ajetreada vida de un gran campamento está representada en esta maravillosa sección del tema de batalla más grande de la historia del arte.

Ramsés tomó el campo en persona con la flor del ejército egipcio, atravesó la tierra de Canaán, que aún permanecía leal, y estableció su cuartel general sirio en Shabt & ucircn, una ciudad fortificada en un pequeño valle a poca distancia al suroeste de Kadesh. . Allí permaneció inmóvil durante unos días, reconociendo el territorio circundante y [Página 204] esforzándose, pero sin éxito, por conocer el paradero del enemigo. Estos últimos, mientras tanto, tenían sus espías en todas direcciones y conocían cada movimiento de la hueste egipcia. Dos de estos espías, previamente instruidos, se dejaron capturar por los exploradores del Rey. Introducidos en la presencia real, se postraron ante el faraón, declarando que eran mensajeros de algunos de los jefes sirios, sus hermanos, que deseaban romper su pacto con Kheta y servir al gran rey de Egipto. Añadieron además que la hueste de Khetan, temiendo la aproximación del ejército egipcio, se había retirado más allá de Alepo, cuarenta leguas hacia el norte. Ramsés, creyendo su historia, siguió adelante con confianza, escoltado sólo por su guardaespaldas. El grueso de sus fuerzas, que consistía en la brigada de Amen, la brigada de Ptah y la brigada de Ra, seguía a cierta distancia a la brigada de Sutekh, que al parecer formaba la reserva, quedando muy atrás en la frontera amorrea.


ESPÍAS SIRIOS BASTINADOS POR FUNCIONARIOS EGIPCIOS.
Desde el Gran Tableau en el Templo de Ab & ucirc-Simbel.

Mientras tanto, se apresaron a dos espías más y se despertaron las sospechas de los oficiales egipcios. Bien bastinado, los sirios confesaron a la vecindad cercana de los ejércitos aliados, y Ramsés, convocando un consejo de guerra apresurado, envió un mensajero para apresurar la brigada de Amén. En esta coyuntura crítica, el enemigo salió de su emboscada y, mediante un movimiento de flanco bien ejecutado, se interpuso entre el faraón y su ejército. Rodeado así, [Página 205] Ramsés, con justo valor real y desesperado, cargó contra los carros de guerra hititas. Seis veces, con solo las tropas de su casa a sus espaldas, rompió sus líneas, sembrando el desorden y el terror y arrojando a muchos al río. Entonces, justo en el momento adecuado, una de sus tardías brigadas llegó apresuradamente y obligó al enemigo a retirarse. Al día siguiente se libró una batalla campal, que los egipcios reclamaron como una gran victoria.

Tales parecen ser los hechos sencillos y sin adornos. El poeta, sin embargo, se toma algunas libertades con los hechos, como suelen hacer los poetas incluso ahora. Elimina las tropas domésticas y deja a Ramsés para que luche solo en todo el campo. El Deus ex machina tampoco quiere ese dispositivo original que los dramaturgos griegos tomaron prestado de los modelos egipcios. El propio Amén acude en ayuda del faraón, justo cuando los dioses del Olimpo luchan por sus héroes favoritos en el campo de Troya.

Este poema es sin duda la obra maestra más célebre de la literatura egipcia. Por lo tanto, no me disculpo por citar con cierta extensión el original. Retomaremos la narrativa en ese punto crítico donde los hititas están a punto de ejecutar su movimiento de flanco, y así aislar a Ramsés de su ejército.

Ahora el vil príncipe de Queta y las muchas naciones que estaban aliadas con él se escondieron al noroeste de la ciudad de Cades. Su Majestad estaba solo y no había nadie más a su lado. La brigada de Amén avanzaba detrás. La brigada de Ra siguió el curso de agua que se encuentra al oeste de la ciudad de Shabt & ucircn. La brigada de Ptah marchó por el centro, y la brigada de Sutekh tomó el camino que bordea la tierra de los amorreos. *

"Entonces el vil príncipe de Kheta envió sus arqueros y su gente de a caballo y sus carros, y eran tantos como los [Página 206] granos de arena en la orilla del mar. Tres hombres iban en cada carro y con ellos todos el más valiente de los combatientes de Kheta, bien armado con todas las armas para el combate.

“Marcharon hacia el lado del sur de Cades, y cargaron contra la brigada de Ra y el pie y el caballo del rey Ramsés cedieron ante ellos.

"Entonces llegaron mensajeros a Su Majestad con noticias de la derrota. Y el Rey se levantó, tomó sus armas y se puso su armadura, como Baal, el dios de la guerra, en su hora de ira. Y los grandes caballos de Su Majestad salieron de sus establos, y los puso a su velocidad, y se abalanzó sobre las filas de los Kheta.


EL CARRO REAL Y LOS GRANDES CABALLOS DE RAMESES SON TRATADOS DE LAS ESTABLAS.
Cuatro de los lanceros del rey y dos de su guardaespaldas sardos aguardan su llegada. Desde el Gran Templo de Ab & ucirc-Simbel.

"Solo fue y nadie más estaba a su lado. Y he aquí que estaba rodeado por dos mil quinientos carros su retirada cortada por todos los guerreros de Aradus, de Misia, de Alepo, de Caria, de Cades y de Licia. Eran tres en cada carro, y se agruparon en una sólida falange ".

Aquí la forma cambia, y Ramsés irrumpe en una apelación apasionada a Amén.

"Ninguno de mis príncipes está conmigo", grita. "Ninguno de mis generales & # 8211 ni uno de mis capitanes de arqueros o carros. Mis soldados me han abandonado & # 8211 mis jinetes han [Página 207] huido & # 8211 ¡no hay nadie para combatir fuera de mí! ¿Dónde estás tú, oh Amén, padre mío? ¿Se ha olvidado el padre de su hijo? ¡Mira! ¿No he hecho algo sin ti? ¿No anduve en tus caminos, y esperé en tus palabras? ¿No te edifiqué templos de piedra duradera? ¿No te dediqué sacrificios de decenas de miles de bueyes, y de toda madera rara y fragante? ¿No te he dado el mundo entero en tributo? ¡Te invoco, oh Amén, padre mío! ¡Te invoco! He aquí, estoy solo, y todas las naciones. de la tierra se aliaron contra mí; mis soldados de infantería y mis carros me abandonaron; llamo, y nadie oye mi voz; ¡pero amén es más que millones de arqueros y # 8211 más que cientos de miles de caballería! de los hombres es como nada & # 8211 ¡Amén es más grande que todos! "

Entonces, de repente, Ramsés se da cuenta de que Amén ha escuchado su grito & # 8211 está cerca de él & # 8211 que lo lleva a la victoria.


RAMESES II. MATAR A LOS ASIÁTICOS ANTES DE RA, LA DEIDAD TUTELARIA DEL GRAN TEMPLO DE AB & Ucirc-SIMBEL ..

"¡He aquí! ¡Mi voz ha resonado hasta Hermonthis! ¡Amén llega a mi llamada. Me da la mano & # 8211! ¡Grito de alegría al oír su voz detrás de mí!"

"¡Oh, Ramsés, estoy aquí! ¡Soy yo, tu padre! Mi mano está contigo, y soy más para ti que cientos de miles. Soy el Señor del Poder, que ama el valor. Conozco tu corazón intrépido, y estoy contento contigo. Ahora que se cumpla mi voluntad ".

Entonces Ramsés, inspirado por la fuerza de un dios, dobla su terrible arco y se lanza sobre el enemigo. Su petición de ayuda divina se convierte en un grito de triunfo.

"¡Como Menthu, dejo volar mis flechas a derecha e izquierda, y mis enemigos caen! ¡Soy como Baal en su ira! Los dos mil quinientos carros que me rodean están hechos pedazos bajo los cascos de mis caballos. Ni uno solo. de sus guerreros ha levantado su mano para herirme. Sus corazones mueren en sus pechos & # 8211 sus miembros fallan & # 8211 no pueden ni lanzar la jabalina, ni blandir la lanza. ¡De cabeza los conduzco a la orilla del agua! ¡Cocodrilo! ¡Se caen de bruces, uno encima del otro, y yo los mato en masa! ¡No tienen tiempo de volver atrás y # 8211 no tienen tiempo de mirar atrás! ¡El que cae, cae para no volver a levantarse! "

Entonces los jetas, los cadesitas, los guerreros de Karjemish y Alepo, los príncipes de Misia, de Ilion, de Licia y de Dardania se volvieron y huyeron, gritando en voz alta:

"¡No es ningún hombre el que está en medio de nosotros! ¡Es Sutekh el glorioso! ¡Es Baal en la carne! ¡Solo & # 8211 solo, mata a cientos de miles! ¡Volemos por nuestras vidas!"

"¡Y ellos huyeron y el Rey los persiguió, como si fuera una llama de fuego!"

El resto del poema es necesariamente un anteclímax. Cuenta cómo las brigadas egipcias suben al anochecer y se llenan de asombro al vadear la sangre de los muertos y contemplar el campo sembrado de muertos [Página 209]


LA BATALLA DE KADESH.
Desde el Gran Templo de Ab & ucirc-Simbel.
Este cuadro esculpido está dividido horizontalmente por el río Orontes, representado por las líneas en zigzag. La ciudad fortificada de Kadesh ocupa una lengua de tierra saliente, casi rodeada por el gran recodo del río. A la derecha, donde aparentemente hay un vado, algunos carros egipcios corren en persecución de un carro de Khetan, en el que se ven tres guerreros. Los carros egipcios se distinguen de los de Kheta por contener solo dos. En el registro superior, a la derecha, un ayudante de campo a caballo galopa con órdenes para la retaguardia tardía, y vemos un caballo huyendo con la silla vacía. A la izquierda, Ramsés (representado de tamaño colosal) persigue al enemigo volador hasta la orilla del agua. Algunos yacen pisoteados bajo las ruedas de su carro y otros se están ahogando en el río. Un soldado de la guarnición arrastra a un jefe que se está ahogando a la orilla. Formando un friso alrededor del final del cuadro a la izquierda hay un escuadrón de carros egipcios en una sola fila.

"¿Qué dirá el mundo entero", pregunta, "cuando se sepa que dejaste a tu rey solo, sin nadie que lo secundara? & # 8211, que ni un príncipe, ni un auriga, ni un arquero estaba allí para unir su mano. ¡Luché solo! ¡Solo, derroté a millones! Fueron solo mis buenos caballos los que obedecieron mi mano, cuando me encontré solo en medio del enemigo. palacio, porque ellos solos estuvieron conmigo en la hora del peligro ".


BRIGADA DE INFANTERÍA EN MARZO, PROTEGIDA POR CABALLERÍA.
Del gran cuadro de Ab & ucirc-Simbel.

Al día siguiente, al amanecer, Ramsés reúne sus fuerzas y, según el cronista, logra una victoria destacada, seguida de la sumisión del Príncipe de Kheta y la celebración de un tratado de paz. Este tratado fue confirmado pronto por el matrimonio de Ramsés con una princesa de Khetan y la amistad así cimentada continuó inquebrantable durante el resto de su largo reinado.

Los pasajes anteriores están muy abreviados, pero representan fielmente la dicción ferviente y la acción dramática de este célebre poema. El estilo es singularmente caprichoso, la narrativa y el diálogo se suceden según las exigencias de la situación. Estos cambios no están marcados por ninguno de esos dispositivos mediante los cuales el escritor moderno ayuda a su lector; por lo tanto, deben haber sido enfatizados por el recitador.


ATAQUE EGIPCIO AL CARRO HITTITE.
Del gran cuadro de Ab & ucirc-Simbel.

Para usar una palabra muy moderna en relación con una composición muy antigua, se podría decir que Ramsés "publicó" este poema de la manera más costosa, con magníficas ilustraciones. Y lo hizo a una escala que avergüenza a nuestras editoriales modernas. Su edición imperial se publicó en piedra esculpida e ilustrada con temas en bajorrelieve magníficamente coloreados a mano. Cuatro copias más o menos perfectas de esta edición han sobrevivido al naufragio de las edades, y no sabemos cuántas han perecido. Estos cuatro están tallados en las paredes de los pilones de los Grandes Templos de Luxor y el Ramesseum en Tebas, en una pared del Gran Templo de Abydos y en la sala principal del gran Templo de Ab & ucirc-Simbel excavado en la roca en Nubia. Uno de los cuadros de esta sala tiene quince metros de largo por unos doce de alto y contiene muchos miles de figuras. Una quinta copia también está esculpida [Página 212] sin ilustraciones en una pared lateral del Gran Templo de Karnak y algunos restos de una gran escena de batalla con inscripciones desfiguradas parecen pertenecer a otra copia, en una de las paredes del Templo. de Derr, en Nubia. En estas copias del templo, el poema está esculpido en jeroglíficos.

Pero también hubo ediciones populares de este poema inmortal & # 8211 copias escritas en papiro por escribas profesionales y una de estas copias está en el Museo Británico, un fragmento del comienzo de la misma copia está en el Museo del Louvre. El documento del Museo Británico contiene ciento doce líneas de escritura hierática muy fina, y la última página termina con una declaración formal de que fue "escrito en el año VII., El mes de Payni, en el reinado del rey Rameses Mer-Amen, Dador de Vida eterna como Ra, su padre. Para el bibliotecario jefe de los archivos reales ... por el Escriba Real, Pentauro ".


FAC-SIMIL DE LAS LÍNEAS DE APERTURA DEL POEMA DE PENTAURO.
Del papiro hierático original del Museo Británico.

Si este Pentauro fue, como generalmente se supone, el autor [Página 213] del poema, o sólo un copista en el empleo del bibliotecario principal del Rey, es quizás una pregunta abierta. Sin embargo, como el colofón es inconfundiblemente claro en cuanto a la fecha, y como esa fecha es sólo dos años posterior a los eventos narrados en el poema, al menos podemos suponer que el papiro es un documento contemporáneo. (51)

Es de la enorme pieza de batalla esculpida en la pared norte del gran salón de Ab & ucirc-Simbel de donde derivamos muchos detalles menores no registrados por el poeta. En esta elaborada composición, los eventos del primer y segundo compromiso se combinan en un solo tema. En un lugar vemos a Ramsés, solo, corriendo sobre el enemigo en su carro, y conduciéndolo de cabeza al río; en otro, contemplamos la batalla campal de la mañana siguiente. Cada circunstancia de esa trascendental lucha se muestra con la más minuciosa fidelidad. Los carros comienzan primero, un oficial de arqueros lidera el camino a pie.


CARROS DE GUERRA SE PONEN EN MARCHA.
Del gran cuadro de Ab & ucirc-Simbel.

Luego siga a la infantería, marchando en un cuadrado sólido, y protegida, van, flanco y retaguardia, por una fuerza de carros. La infantería está armada solo con lanza y escudo. Esta es una sección muy interesante del gran cuadro, ya que nos muestra el orden de batalla egipcio.

Luego viene el encuentro con el enemigo & # 8211 el impacto de los carros & # 8211 el derrocamiento de los guerreros hititas. Parte de esta lucha se introduce arbitrariamente en esa sección del tema donde Ramsés está realizando su gran hazaña de armas el día anterior pero simplemente para llenar los espacios con figuras. En algunos de estos episodios menores vemos a los guerreros egipcios descendiendo de sus carros y atacando al enemigo a pie. Los carros hititas están construidos con torpeza, las ruedas se cortan de un bloque sólido de madera, como piedras de molino, y funcionan sobre un pivote central. Los soldados de Khetan usan un candado en el cuero cabelludo y son tres en un carro.


DESPUÉS DE LA BATALLA.
Del gran cuadro de Ab & ucirc-Simbel. En esta sección del gran cuadro, el artista egipcio describe los incidentes del campo de batalla después de que se gana la victoria. Vemos a los aurigas y la infantería regresando en orden, y el ganado del enemigo siendo conducido al campamento. Se llevan largas filas de prisioneros, algunos atados por el cuello, otros con los brazos atados a la espalda. En el registro más bajo, un capitán de arqueros trae una serie de ocho cautivos y es recibido por sus compañeros con aclamaciones. En el segundo registro, a la derecha, Ramsés se sienta en su carro de espaldas a los caballos y presencia el conteo de las manos de los muertos, mientras tres escribas anotan los números en sus tablas.

Finalmente, se pelea el campo & # 8211 se gana la batalla, y el Rey, sentado en su carro de espaldas a los caballos, presencia la entrada de los prisioneros y el recuento de las manos de los muertos. Tres oficiales arrojan las manos cortadas en un montón ante los pies del conquistador, mientras que los cautivos, atados por el cuello, son llevados a su presencia con los brazos fuertemente atados a la espalda.

En la última escena de todas, Ramsés, representado de tamaño colosal, se sienta en el trono y recibe las felicitaciones de sus grandes oficiales de estado. Su abanico y su arco están detrás de su silla, y su carro y sus caballos son llevados con honor a los establos reales.


RAMESES, ENTRONADO, RECIBIENDO LAS FELICITACIONES DE SUS FUNCIONARIOS TRAS LA VICTORIA.
Del gran cuadro de Ab & ucirc-Simbel.

Es evidente que los artistas que diseñaron las ilustraciones esculpidas en Ab & ucirc [Página 216] Simbel y Tebas no dependían únicamente del texto del poema para el tema de sus escenas de batalla. Conocían incidentes de los que el poeta no toma nota y de los que no podríamos saber nada si no hubieran sido registrados por el cincel del escultor y el pincel del pintor.En esa animada escena en la que Ramsés, parecido a Febo, está erguido en su carro, doblando su gran arco y persiguiendo al enemigo en el agua (página 209), vemos, por ejemplo, un cacique medio ahogado que es arrastrado a tierra por un de la guarnición hitita, y nos enteramos de que no era menos personaje que el Príncipe de Alepo. Una inscripción jeroglífica grabada sobre la cabeza del hombre rescatado en el cuadro de Ab & ucirc-Simbel dice así: "El Grande de Alepo. Sus guerreros lo levantan después de que el Rey lo arroja al agua". Ahora bien, es cierto que esto no es meramente fantasioso.


EL PRÍNCIPE DE ALEPPO SE LLEVÓ AL ARRIBO DESPUÉS DE AHOGARSE.
Desde el pilón del Ramesseum, Tebas. Fotografiado por el Sr. W. M. F. Petrie.

La literatura científica de los egipcios es sumamente interesante, en la medida en que ilustra ese ansioso espíritu de investigación que es la fuente principal del esfuerzo intelectual y sin el cual no puede haber progreso intelectual. Pero su valor para nosotros es, por supuesto, puramente arqueológico y ecológico. No tenemos nada que aprender de estos primeros pioneros de la astronomía, las matemáticas o la medicina. Sonreímos ante sus especulaciones infantiles y fantasiosas, pero a veces nos sorprende descubrir cuán cerca estaban de comprender muchas verdades que hemos tenido la costumbre de considerar como los premios ganados con esfuerzo de la investigación moderna.

Esto es especialmente cierto en la astronomía del antiguo Egipto. Sus observaciones fueron singularmente exactas. Entendieron perfectamente bien la diferencia entre las estrellas fijas y los planetas, siendo el primero "los genios que nunca se mueven" y el último "los genios que nunca descansan". Incluso sabían que nuestra propia tierra forma parte del sistema planetario y está sujeta a la misma ley de movimiento. En una inscripción hierática del [Página 218] el Período de las Pirámides, por ejemplo, se dice que "la tierra navega por el océano celestial de la misma manera que el sol y las estrellas". (53) De nuevo, en un pasaje notable del Gran Papiro Harris, leemos cómo Ptah, el dios primordial, "moldeó al hombre, creó los dioses, hizo el cielo y formó la tierra girando en el espacio". Lamentablemente, ningún papiro trata de la astronomía aún se ha descubierto, pero los zodiacos, los calendarios y las tablas astronómicas, que muestran las divisiones del año, las fases de la luna y las fechas y horas de salida y puesta de ciertos planetas, abundan en las paredes de los templos y tumbas.

Se han encontrado dos papiros matemáticos. Uno fue descubierto por el Sr. Petrie en las ruinas de una casa enterrada en Tanis. Este papiro es propiedad del Egypt Exploration Fund, y el profesor Eug & egravene Revillout, del Departamento Egipcio del Louvre, se ha comprometido a traducirlo. El otro papiro matemático fue encontrado por el Sr. Rhind en Tebas. Pertenece al Museo Británico y ha sido traducido por el Dr. August Eisenlohr, de Heidelberg. Este curioso documento trata de la trigonometría plana y la medición de sólidos y contiene no solo un sistema de cómputo por decimales, sino una serie de problemas para que los solucione el alumno. De la geometría práctica de los egipcios, tenemos un magnífico ejemplo en las pirámides, que nunca podrían haber sido erigidas por constructores que no estuvieran completamente familiarizados con el arte de medir superficies y calcular el volumen y el peso de los materiales.

Las obras de medicina abundaban en Egipto desde los tiempos más remotos, y la gran biblioteca médica de Menfis, que era de una antigüedad inmemorial, aún existía en el siglo II antes de nuestra era, cuando Galeno visitó el Valle del Nilo. De hecho, parece que los egipcios se enorgullecían especialmente de su habilidad como médicos, y el arte de curar se tenía en tan alta estima que incluso los reyes lo estudiaban. Ateta, tercer rey de la Primera Dinastía, es el reputado autor de un tratado de anatomía. También se cubrió de gloria con la invención de un lavador de cabello infalible, [Página 219] que, como un hijo obediente, se dice que preparó especialmente para el beneficio de su madre.

No menos de cinco papiros médicos han llegado hasta nuestro tiempo, el más fino es el célebre papiro de Ebers, comprado en Tebas por el Dr. Ebers en 1874. Este papiro contiene ciento diez páginas, cada una de las cuales consta de unas veintidós líneas de escritura hierática audaz. Puede describirse como una enciclopedia de la medicina conocida y practicada por los egipcios de la dinastía XVIII y contiene recetas para todo tipo de enfermedades, algunas tomadas de la tradición médica siria, y otras de una antigüedad tan grande que se atribuyen a la mitología. edades, cuando los dioses aún reinaban personalmente sobre la tierra. Entre otros, se nos da la receta de una aplicación mediante la cual Osiris curó a Ra del dolor de cabeza.

Los egipcios otorgaron gran importancia a estas antiguas obras médicas, que se consideraron definitivas. El médico que seguía fielmente sus reglas de tratamiento podía matar o curar impunemente, pero si se atrevía a tratar al paciente de acuerdo con sus propias nociones, y si ese paciente moría, pagaba el experimento con su vida. Sin embargo, viendo cuáles eran los remedios canónicos, la maravilla es que alguien se haya recuperado de algo. Carne cruda, mezclas horribles de salitre, cerveza, leche y sangre, hirvió y tragó caliente la bilis de ciertos peces y los huesos, grasas y pieles de todo tipo de criaturas desagradables, como buitres, murciélagos, lagartijas y cocodrilos. estaban entre sus mejores remedios. Lo que sufrimos a manos de la facultad en este siglo XIX es bastante malo, pero podemos regocijarnos de haber escapado de los eruditos practicantes de Menfis y Tebas.

La filosofía moral de los antiguos egipcios es particularmente interesante para nosotros de una época posterior. No es una filosofía profunda. Al contrario, es simple, práctico y muy al grano. Tenemos varios papiros que contienen colecciones de preceptos morales, y la mayoría de ellos están escritos en forma de aforismos sobre la conducta de la vida, [Página 220] dirigidos por un padre a su hijo. Tales son las Máximas del Escriba Ani, las Máximas de Ptah-hotep y otras. Las Máximas de Ptah-hotep están contenidas en el famoso Papiro Prisse, que ha sido titulado "El libro más antiguo del mundo". Este papiro data de la Duodécima Dinastía y está copiado de un documento aún más antiguo de la Quinta Dinastía, escrito unos tres mil ochocientos años antes de nuestra era. Es uno de los tesoros de la Biblioth & egraveque Nationale, en París.

"No te enorgullezcas de tu conocimiento", dice Ptah-hotep. "Conversa con el ignorante tan libremente como con el erudito, porque las puertas del conocimiento nunca deben cerrarse".

"Si eres exaltado después de haber sido abatido, si eres rico después de haber estado necesitado, no endurezcas tu corazón a causa de tu elevación. Sólo te has convertido en administrador de las cosas buenas que pertenecen a los dioses".

"Si quieres ser de buena conducta y vivir apartado del mal, ten cuidado con el mal genio porque contiene los gérmenes de toda maldad. Cuando un hombre toma a la Justicia por guía y camina en sus caminos, no hay lugar en su alma para el mal templar."

"Si eres un líder que hace las cosas que están de acuerdo con tu voluntad, haz lo mejor, que será recordado en el futuro, de modo que la palabra que adula, o alimenta el orgullo, o hace la vanagloria, no pese con El e."

"Trata bien a tu pueblo, como te conviene, este es el deber de aquellos a quienes los dioses favorecen".

"No molestes a un gran hombre, no distraigas la atención del hombre ocupado. Su cuidado es realizar su tarea. El amor por el trabajo que tiene que hacer acerca a los hombres a los dioses".

"No repitas las palabras violentas [de los demás]. No las escuches. Se han escapado de un alma acalorada. Si se repiten en tu oído, mira al suelo y guarda silencio".

"Cuida a los que te son fieles, incluso cuando tu propio estado sea malo. Así será tu mérito mayor que los honores que se te han hecho". (54)

Estas, tomadas al azar, son algunas de las sabias palabras escritas por Ptah-hotep cuando, como él mismo nos cuenta, había alcanzado la edad patriarcal de ciento diez años.

El Escriba Ani, que vivió unos mil años después, predica el mismo evangelio justo y amable. Él dice:

"Guárdate de dar dolor con las palabras de tu boca, y no seas temido".

"El que habla mal, cosecha el mal".

"Trabaja para ti mismo. No cuentes con la riqueza de otros, no entrará en tu morada".

"No comas pan en presencia de alguien que está de pie y espera, sin extender tu mano hacia el pan para él".

"No entres en una multitud si estás allí al comienzo de una pelea".

Los buenos modales son la moralidad menor de la vida, y Ani no solo era un sabio, sino un hombre de mundo. Tiene algo que decir sobre el tema de la etiqueta:

"No seas descortés con el extraño que está en tu casa. Es tu huésped".

"No te quedes sentado cuando tu mayor o tu superior está de pie".

"Si hay un sordo presente, no multipliques palabras, es mejor que guardes silencio"

Un papiro demótico (55) de fecha relativamente reciente (en la colección del Louvre) contiene una serie de máximas de carácter muy similar a las propuestas por Ptah-hotep en la época del Antiguo Imperio, y por el Escriba Ani bajo el Nuevo Imperio. probando así que el código moral de los egipcios permaneció igual en todos los puntos esenciales, desde el capítulo más antiguo hasta el último de su historia nacional.

"No te asocies con el malhechor", dice este último moralista. "No maltrates a tu inferior con respecto a los ancianos".

"No maltrates a tu esposa, cuya fuerza es menor que la tuya. Sé tú su protector".

"No salves tu propia vida a expensas de la vida de otro". [Página 222]

Son dichos breves y sencillos como estos los que nos acercan más al corazón del antiguo pueblo egipcio. Los vemos "como en un espejo", y los vemos en su mejor momento: una raza gentil, bondadosa y respetuosa de la ley, ansiosa por cultivar la paz y la buena voluntad, e inculcar las reglas de buena conducta por las cuales sus propias vidas habían sido guiado. Su filosofía no era profunda. No estaban atormentados por "la carga y el misterio de todo este mundo ininteligible". No hicieron ningún intento por formular o resolver esos problemas más profundos que han dejado perplejos a los estudiosos de la humanidad desde su época. Vivir felizmente, vivir mucho tiempo, merecer el favor de sus superiores, educar a sus hijos en el pensamiento sano y el hacer el bien, ser respetados en la vida y recordados con honor por la posteridad, representaba la suma de sus deseos. Es una filosofía de utilidad y buena voluntad, en la que el ideal no tiene parte.

Los antiguos egipcios habrían sido diferentes a todos los demás orientales si no hubieran amado las historias y las canciones; sin embargo, no fue hasta que se descubrió el primer romance del antiguo Egipto que alguien soñó con una literatura popular de los días de los faraones. Supongo que estábamos tan acostumbrados a pensar en los antiguos egipcios como momias que apenas recordamos que eran hombres. Es cierto que esas momias habían estado vivas una vez de una manera solemne, curtida y poco comprensiva, cuando se convirtieron en un pueblo que estaba destinado a ser condimentado, vendado y, en última instancia, consignado en vitrinas en los museos modernos. Pero en cuanto a un antiguo egipcio enamorado, cantando un soneto a la ceja de su ama y acompañándose con el laúd ... ¡deberíamos habernos sonrojado al pensar en él en relación con una ocupación tan trivial!

Y, sin embargo, en los últimos treinta y cinco años, han salido a la luz no menos de quince o dieciséis historias románticas y casi la misma cantidad de canciones de amor. (56) Algunos yacían sin ser descifrados en el polvo erudito de varios museos. Otros fueron encontrados en tumbas & # 8211 enterrados, por extraño que parezca, con las momias de sus antiguos dueños. Algunos son tan antiguos como la XII Dinastía, otros son tan recientes como la época de Alejandro [Página 223] ander y los Ptolomeos. En algunos, reconocemos historias que nos son familiares desde la infancia como viejos cuentos infantiles, y como historias leídas por primera vez en Arabian Nights Entertainment, en otros descubrimos los originales de las leyendas que Herodoto, con una credulidad peculiar de los eruditos, aceptó para la historia. Incluso algunas de las fábulas atribuidas a & AEligsop están extraídas de fuentes egipcias más antiguas en ochocientos años que el famoso enano que se supone que las inventó. La fábula de "El león y el ratón" fue descubierta por el Dr. Brugsch en un papiro egipcio hace unos años. "La disputa del estómago y los miembros" ha sido identificada más recientemente por el profesor Maspero con un antiguo original egipcio. (57) Sin embargo, cuando recordamos que la tradición asocia el nombre de & AEligsop con el de Rhodopis, que vivió en Naukratis en la época de Amasis, parece que estamos al tanto de la conexión real entre & AEligsop y Egipto.

De este mismo Rhodopis se dice, en una antigua historia egipcia repetida por Herodoto, que un águila voló con su sandalia mientras se bañaba, y la dejó caer a los pies del rey egipcio, en Menfis. Impresionado por su belleza, envió a sus mensajeros en todas direcciones para encontrar a la dueña de esta pequeña sandalia y cuando la encontraron, la convirtió en su reina. En otra historia egipcia, llamada "La historia de los dos hermanos", un mechón de cabello de la cabeza de una hermosa damisela es llevado a Egipto por el río, y su perfume es tan deslumbrante que el rey envía a sus exploradores a lo largo y ancho. ancho de la tierra, para que le traigan al dueño de este mechón de cabello. La encuentran, por supuesto, y se convierte en su esposa. En estos cuentos aparentemente tenemos el germen de Cenicienta.

En otra historia, llamada "La toma de Jope", nos encontramos con lo que es sin duda la fuente original del incidente principal en la conocida historia de "Ali Baba y los cuarenta ladrones". Un Tahuti, un general de Thothmes III., Que es enviado a sitiar la ciudad de Jope, esconde a doscientos de sus soldados en doscientos tinajas grandes, llena otras trescientas tinajas con cuerdas y grilletes, carga a otros quinientos soldados con estas quinientas tinajas y las envía a la ciudad en forma de cautivos. Una vez dentro de las puertas, los porteadores liberan y arman a sus compañeros, toman el lugar y hacen prisioneros a todos los habitantes. Ahora bien, aunque el rey y el general son personajes históricos, y aunque Jope figura en las listas de ciudades conquistadas por Thothmes III, la historia en sí es evidentemente un romance puro. En cuanto a las grandes tinajas con sus cargamentos humanos, son claramente los antepasados ​​de las tinajas que albergaban a los "cuarenta ladrones".

Pasamos a otra historia, llamada "El príncipe condenado", e inmediatamente recordamos la historia del "Príncipe Agib y la montaña Lodestone". Después de años de esperanza diferida, un rey y una reina son bendecidos con un hermoso hijo. Los siete Hathors, que interpretan el papel de hadas madrinas en estas antiguas historias egipcias, predicen que el príncipe morirá por la mordedura de un cocodrilo, una serpiente o un perro. En consecuencia, el rey construye un castillo en la cima de una montaña elevada, y allí convierte a su hijo en un prisionero estatal. Sus precauciones son, por supuesto, en vano. El joven se escapa de la durance vile, y se convierte en el marido de una princesa encantadora y el amo de un perro fiel. La princesa mata a la serpiente el perro mata al cocodrilo y, aunque lamentablemente el final de la historia se pierde, es evidente que el perro, por algún fatal accidente, cumplirá la condenación de su amo, así como la condenación de Agib se cumple con su amigo.

Otro relato de extrema antigüedad, titulado "El marinero naufragado", cuenta la historia de un marinero arrojado a las costas de una isla desolada que abunda en deliciosas frutas y está habitada por una población limitada de setenta y cinco serpientes amables e inteligentes. El jefe de esta encantadora familia tenía treinta codos de largo. Su cuerpo estaba incrustado de oro y lapislázuli, y la naturaleza lo había adornado con una magnífica barba. Habla como un libro trata al marinero con distinguida hospitalidad y cuando un barco llega por allí, despide a su huésped con obsequios de perfumes, incienso, maderas raras, colmillos de elefante, mandriles y todo tipo de cosas preciosas. Este es probablemente el punto de partida de nuestro querido y viejo amigo, "Sindbad el marinero", quien también fue lanzado entre una población de serpientes.

En otras de estas antiguas ficciones, el rey Keops, el constructor de la Gran Pirámide, el príncipe Kha-em-uas, el hijo predilecto de Ramsés el gran rey Amasis, quien entregó Naukratis a los griegos e incluso al gran Alejandro mismo, figura entre los dramaturgos. persona y aelig.

De la poesía popular de aquellos tiempos lejanos sólo tomaremos dos ejemplares, uno una canción de amor, de un papiro en el Museo Británico y el otro una cancioncilla rústica, supuestamente cantada por el conductor de un par de bueyes, mientras trillan el trigo en la era.

La canción de amor la canta una chica a su amante. Cada estrofa comienza con una invocación a una flor, por lo que curiosamente se asemeja al stornelli del campesinado toscano, del cual cada verso comienza y termina con una invocación similar a alguna flor o árbol familiar:

"¡Oh, flor de henna!
Mi corazón se detiene en tu presencia.
He hecho brillar mis ojos para ti con kohl.
Cuando te contemplo, vuelo hacia ti, ¡oh amado mío!
Oh, Señor de mi corazón, dulce es esta hora. ¡Una hora pasada contigo vale una hora de eternidad!

"¡Oh, flor de mejorana!
¡Quisiera ser para ti como el jardín en el que planté flores y arbustos perfumados! el jardín regado por agradables riachuelos y refrescado por la brisa del norte.
¡Caminemos aquí, oh amado mío, de la mano, con el corazón lleno de alegría!
Mejor que la comida, mejor que la bebida, es contemplarte.
¡Contemplarte y verte de nuevo! "

Esta es literalmente "la vieja, vieja historia" y esta vez la historia es aún más antigua que la canción. (58) [Página 226]

Nuestro cántico de trilla data aproximadamente del 1650 a. C. Está tallado en las paredes de la tumba de un Pahiri, en El Kab, en el Alto Egipto, y pertenece a los primeros años de la Dinastía XVIII. En el mural que ilustra el texto, vemos a los bueyes trabajando, como en el Egipto de hoy, pisando un círculo mesurado, con el conductor sentado en su taburete giratorio en el medio.

Es un canto simple de cuatro líneas repetido muchas veces. (59) No conocemos el aire al que se cantó, pero nadie que haya escuchado los cantos monótonos de los obreros egipcios mientras manejan el shad & ucircf o la rueda hidráulica, puede dejar de sorprenderse por su evidente antigüedad. Sin duda, el cántico cadenciado entonado en la antigüedad por los trabajadores de Pahiri sobrevive hasta el día de hoy entre los que tan a menudo escucha el viajero moderno, mientras su bote se desliza a lo largo de las amplias aguas del río sagrado. Estas son las palabras:

¡Trillad el maíz, oh bueyes!
¡Trillaos para vosotros, oh bueyes!
El forraje para comer,
¡El grano para tu amo! "

Así lo ha parafraseado el Sr. Gliddon:

"Hie junto a los bueyes,
¡Pisa el maíz más rápido!
La paja para vosotros
¡El grano para tu amo! "

La religión del antiguo Egipto todavía se comprende de manera muy imperfecta. Todos los años, casi todos los días, nos vemos obligados a abandonar alguna teoría arraigada que, hasta ese momento, creíamos tan evidente como las pirámides y tan bien comprendida como la ley de la gravitación. La apertura de una tumba, el descubrimiento de un papiro, puede en cualquier momento ponernos en posesión de textos religiosos más antiguos que los más antiguos que se conocen, y subversivos, quizás, de nuestras suposiciones mejor fundadas. [Página 227]

Esto es precisamente lo que sucedió cuando las pirámides de Unas, Teta y otros reyes muy tempranos fueron excavadas en 1881 y 1882. Debido a que las Grandes Pirámides de Ghizeh carecen de inscripciones, se llegó a la conclusión precipitada de que todas las pirámides deben estar en blanco. Grande, por lo tanto, fue la estupefacción de quienes depositaron su fe en esa teoría, cuando se descubrió que las cámaras sepulcrales y los pasajes de este grupo estaban llenos de oraciones e invocaciones grabadas, algunas de las cuales son más antiguas que cualquier texto religioso conocido anteriormente. Una vez más, se había establecido como uno de los hechos fundamentales de la religión egipcia que ciertos dioses, cuyo renombre fue grande en un período posterior, aún no habían nacido, por así decirlo, en la época de los Reyes de las Pirámides. Tebas no fue fundada hasta el comienzo de la XI dinastía, y Amén era el Gran Dios de Tebas. En consecuencia, Amén no existía cuando se construyeron las pirámides de Unas, Teta y Pepi, de las Dinastías V y VI. Pero cuando esas pirámides se abrieron, Amén se encontró allí como miembro del ciclo de las grandes deidades.

De hecho, no podemos tener demasiada cautela al formular reglas generales o al hacer uso de definiciones elásticas. Hablamos, por ejemplo, de "la religión egipcia", pero difícilmente puede haber una frase mucho más engañosa. Así como el profesor Revillout ha dicho sobre el idioma egipcio que "no es un solo idioma, sino toda una familia de idiomas", yo diría de la religión egipcia que no es una religión, sino toda una familia de religiones. Esta familia surge, es cierto, de un linaje muy antiguo, pero se ramifica en innumerables variedades. No es exagerado decir que hubo en Egipto una religión del período de las pirámides, una religión del período tebano, una religión de los sajones, una religión de la época ptolemaica, una religión popular, una religión sacerdotal, una religión del politeísmo. , una religión del panteísmo, una religión del monoteísmo y una religión de la filosofía platónica. Y estas religiones no fueron revolucionarias. Lo nuevo no expulsó a lo viejo, ya que el brote empuja la hoja muerta en otoño. Por el contrario, los egipcios, que no eran nada [Página 228] sino conservadores, se aferraron con la más estricta fidelidad a lo viejo, incluso mientras abrazaban ardientemente lo nuevo. No importaba lo más mínimo, si los dogmas de una escuela eran diametralmente opuestos a los dogmas de media docena de otras escuelas, seguían creyéndolos a todos. (60)

La única gran y crucial pregunta, # 8211, la pregunta que más nos interesa resolver, es si los antiguos egipcios creían en un Dios o en muchos dioses. En Ra, la deidad solar suprema, ¿debemos reconocer el sinónimo egipcio de "Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y la Tierra, y de todo lo que hay en ellos?" ¿Son las otras deidades del Panteón egipcio meras personificaciones de sus atributos divinos? ¿Knum representa su poder creativo? ¿Significa Amén, el Oculto, su misterio inescrutable? ¿Thoth, el dios de las letras con cabeza de ibis, tipifica su sabiduría, y el toro Apis su fuerza, y el chacal Anubis su rapidez? ¿Son estas formas con cabeza de animal, de pájaro y de reptil meros jeroglíficos, cuyo significado secreto es la unidad y omnipresencia de Dios?

Esta teoría fue elaborada en primera instancia por M. Pierret, en su Essai sur la Mythologie Egyptienne y ha sido desarrollada aún más por el Dr. Brugsch en su reciente trabajo sobre La religión y la mitología de los antiguos egipcios. Como es la exposición más atractiva del Panteón egipcio, sin duda es la más popular y, por lo tanto, lamento doblemente no poder seguir a M. Pierret y al Dr. Brugsch en su propuesta de solución de este problema profundamente interesante. Esta solución se basa en el supuesto de que la religión de los egipcios era, desde el principio hasta el final, absolutamente homogénea y que en todos sus complejos desarrollos simplemente presentaba aspectos variables de una verdad simple, fundamental y dada por Dios. En este sentido, todos los dioses de Egipto son uno y el mismo, el nombre simplemente cambia con el asiento del culto. La adoración a los animales se convierte en un mero simbolismo y Knum, Sebek, Horus, Thoth, Anubis y el resto no son más que reflejos de una Deidad omnipresente. [Página 229]

Los egipcios fueron, sin duda, las personas más maravillosas de la antigüedad, pero habrían sido infinitamente más maravillosos si hubieran comenzado en la vida con nociones tan justas, tan filosóficas, tan exaltadas como estas. Los primeros monumentos egipcios a los que podemos asignar una fecha son los monumentos de un pueblo ya muy civilizado y en posesión de un sistema alfabético de escritura, una gramática, un gobierno y una religión. Debieron de haberles tomado muchas edades para llegar a esta etapa avanzada de su desarrollo nacional y de esas edades solo han sobrevivido algunas tradiciones vagas y los nombres de tres dinastías de reyes. Sin embargo, debe haber habido un tiempo en que estas personas eran meros bárbaros iletrados, como los antepasados ​​de otras naciones. No surgieron completamente civilizados del barro de la inundación, como Atenea de la cabeza de Zeus. De hecho, el origen bárbaro de los egipcios es más claramente rastreable que el origen bárbaro de cualquier otra nación de la antigüedad altamente civilizada. Es rastreable en sus leyes, en sus costumbres e incluso en sus disfraces. Sobre todo, se puede rastrear en su religión.

No tenemos más que volver nuestros ojos hacia el lejano oeste de América para descubrir la solución viva de algunos de nuestros problemas egipcios más desconcertantes. Así como la mitad norte de ese gran continente estaba originalmente poseída por tribus de indios, así la tierra de Egipto, en las épocas anteriores a la historia, estaba dividida en muchos pequeños territorios, cada territorio poblado por un clan independiente. El hombre rojo tenía, y tiene, sus "tótems" o crestas de clan, siendo estos "tótems" a veces animales, como el oso, el lobo, el castor, el venado y, a veces, los pájaros, como la agachadiza, el halcón, la garza. Así, de la misma manera, las tribus prehistóricas del antiguo Egipto habrán tenido sus "tótems", tomados de las bestias, pájaros y reptiles familiares del valle del Nilo: el chacal, el cocodrilo, el ibis, etc.

Ahora bien, una denominación distintiva es una de las primeras necesidades de la vida, ya sea salvaje o civilizada, y en una época en la que los nombres propios, y las ocupaciones de las que se derivan en gran medida los nombres propios [Página 230], aún se desconocen, el nombre tribal es de extrema importancia. Para este nombre tribal, el salvaje adopta naturalmente el de alguna criatura cuya fuerza, sutileza, rapidez o valentía pueden simbolizar tales cualidades en sí mismo. Estos hechos se aplican a las razas bárbaras y semicivilizadas de todas partes del mundo. Los Bechuanas de Sudáfrica, los Kols de Khota Nagpar en Asia, los Yakats de Siberia en el norte de Europa, los aborígenes de Australia, están todos divididos en clanes, cada clan está afiliado a alguna bestia, pájaro, pez o reptil. Todos consideran sagrado al animal "tótem". Se abstienen de comerlo y si se ven obligados a matarlo en defensa propia, le piden perdón por el acto.

Aquí, entonces, tenemos el origen del culto a los animales y el culto a los animales es el resultado directo del totemismo.

Ahora bien, lo que es cierto para estas tribus americanas, sudafricanas, asiáticas, europeas y australianas, seguramente también debe ser cierto para los egipcios prehistóricos. Comenzaron con el totemismo: el clan Toro en Memphis, el clan Cocodrilo en Fay & ucircm, el clan Ibis en Hermópolis, y así sucesivamente. (61) A medida que pasaba el tiempo y la civilización avanzaba, explicaron las características más burdas de este credo al representar al animal totémico como el símbolo, o encarnación, de una deidad invisible y no hay prueba más clara de la extrema antigüedad de su civilización que el hecho de que ya habían llegado a este punto en su carrera espiritual cuando Mena, el primer rey de la Primera Dinastía, colocó la primera piedra del Templo de Ptah, en Menfis.

Pero, habiendo comenzado desde el totemismo, el culto a los animales y el politeísmo, ¿no se elevaron finalmente a cosas más elevadas & # 8211 al monoteísmo, puro y simple?

Sí, se elevaron al monoteísmo pero no, creo, al monoteísmo puro y simple. Su monoteísmo no era exactamente nuestro monoteísmo: era un monoteísmo basado y desarrollado a partir del politeísmo de épocas anteriores. Si pudiéramos interrogar a un sumo sacerdote de Tebas de la época de la dinastía XIX o XX sobre el tema de su fe, deberíamos sorprendernos por la amplitud y grandeza de sus puntos de vista sobre la Deidad. Él nos diría que Ra era el Gran Todo, que solo con su palabra llamó a todas las cosas a la existencia que, por lo tanto, todas las cosas no son más que reflejos de él mismo y de su voluntad, que él es el creador del día y la noche, de las esferas celestiales, del infinito. espacio que él es la esencia eterna, invisible, omnipresente, omnisciente en una palabra, que es Dios Todopoderoso.

Si, después de esto, pudiéramos plantear las mismas preguntas a un sumo sacerdote de Menfis, recibiríamos una respuesta muy similar, solo que ahora se nos diría que esta gran divinidad era Ptah. Y si pudiéramos hacer el recorrido por Egipto, visitando cada gran ciudad y cuestionando a los sacerdotes de cada gran templo por turno, encontraríamos que cada uno reclamaba estos atributos de unidad y universalidad para su propio dios local. Todos, sin embargo, admitirían la identidad de estas diversas deidades. Admitirían que aquel a quien adoraban en Heliópolis como Ra era el mismo a quien adoraban en Menfis como Ptah y en Tebas como Amén. Tenemos prueba de su catolicidad a este respecto. Ptah y Apis eran, por supuesto, lo mismo, pero Apis también fue reconocida como "El alma de Osiris y la vida de Tum". Una vez más, Amen, Knum y Sebek se hicieron uno con Ra, y se convirtieron en Amen-Ra, Knum-Ra y Sebek-Ra. Sin embargo, esto no fue más que un compromiso y nunca lo superaron. No se puede poner en duda que los teólogos individuales se elevaron a la altura del monoteísmo puro. Aquellos que concibieron y formularon el exaltado panteísmo del culto a Ra no pueden haber dejado de dar ese paso más allá, pero ese paso más sería una herejía, y no era probable que la herejía dejara registros para futuros historiadores en una tierra donde las clases gobernantes eran todas miembros del sacerdocio. En una palabra, es seguro & # 8211 absolutamente seguro & # 8211 que cada gran deidad local era adorada como el "Dios único" de su propia ciudad o provincia y también es cierto que, en cualquier medida que estos dioses se identificaran entre sí, los egipcios nunca accedió a abolir su Panteón en favor de una, y sólo una, deidad suprema. (62) [Página 232]

Sin embargo, hay un hecho central que nunca debe pasarse por alto en ninguna discusión sobre la religión del antiguo pueblo egipcio. Fueron los primeros en la historia del mundo que reconocieron y se aferraron a la doctrina de la inmortalidad del alma. Miremos hacia atrás todo lo que queramos en la oscuridad de su pasado, cuestionemos tan de cerca como podamos el más antiguo de sus monumentos y, sin embargo, los encontramos esperando un futuro eterno.

Sus nociones del Hombre, el microcosmos, eran más complejas que las nuestras. Lo concibieron para consistir en un Cuerpo, un Alma, un Espíritu, un Nombre, una Sombra y un Ka & # 8211 que Ka que me he aventurado a interpretar como la Vida * y sostuvieron que el perfecto reencuentro de todas estas partes era un condición necesaria de la vida por venir. De ahí el cuidado con que embalsamaban el Cuerpo, de ahí las ofrendas de comida y bebida con las que alimentaban al Ka, de ahí los textos funerarios con los que revestían la tumba y los papiros funerarios que enterraban con la momia para instrucción del Alma. Pero ninguna de estas precauciones valió la pena, a menos que el hombre hubiera vivido una vida pura y santa en este mundo y hubiera comparecido ante el tribunal de Osiris con las manos limpias, el corazón limpio y la conciencia limpia.

"¡Gloria a ti, oh gran Dios, Señor de la verdad y la justicia!" dice el muerto, cuando es llevado ante la presencia del Juez eterno. "¡He aquí! No he defraudado a ningún hombre en sus cuotas. No he oprimido a la viuda. No he dado falso testimonio. No he sido holgazán. No he quebrantado la fe con ningún hombre. No he matado de hambre a ningún hombre. No he matado a nadie. hombre. No me he enriquecido con ganancias ilícitas. No he dado poco grano de maíz. No he manipulado la balanza. No he invadido el campo de mi vecino. No he cortado el agua corriente de su cauce legítimo. No aparté la comida de la boca de los huérfanos. ¡He aquí! ¡Soy puro! ¡Soy puro! "

Esto es de la Confesión Negativa en el capítulo 125 [Página 233] del libro religioso más famoso de los antiguos egipcios & # 8211 El Libro de los Muertos. Da la medida de su estándar de moralidad. Los maestros que establecieron ese estándar, y las personas que se esforzaron fielmente por vivir de acuerdo con él, pueden haber tenido nociones muy infantiles y fantásticas sobre muchos puntos.Pueden en un solo lugar haber puesto anillos de oro en las orejas de sus cocodrilos sagrados que pueden haber afeitado. sus cejas cuando murieron sus gatos, pero en lo que respecta a la rectitud, la caridad, la justicia y la misericordia, creo que no tendrían mucho que aprender de nosotros si vivieran hasta el día de hoy junto a las agradables aguas del Nilo.


Comida y bebida del Antiguo Egipto

A continuación, se le dio forma a la masa amasada en panes redondos y planos y se hornearon sobre piedras calientes. El pan con levadura que incorpora levadura llegó alrededor del 1500 a.C.

En el Reino Antiguo, los investigadores descubrieron referencias a 15 formas de pan. El repertorio del panadero había aumentado a más de 40 tipos de pan en el Reino Nuevo. Los ricos comían pan endulzado con miel, especias y frutas. El pan venía en muchas formas y tamaños. Las ofrendas de pan del templo a menudo se rociaban con comino. El pan utilizado en rituales sagrados o mágicos se le dio forma a un animal o una forma humana.

Verduras y frutas

Las verduras del antiguo Egipto nos habrían sido familiares hoy. Formas de frijoles, zanahorias, lechugas, espinacas, rábanos, nabos, cebollas, puerros, ajos, lentejas y garbanzos, todos figuran en su dieta diaria. Melones, calabazas y pepinos crecían abundantemente en las orillas del Nilo.

Hoy en día, menos familiares para nosotros eran los bulbos de loto y los rizomas de papiro, que también formaban parte de la dieta egipcia. Algunas verduras se secaron al sol y se almacenaron para el invierno. Las verduras se convertían en ensaladas y se servían con aderezos de aceite, vinagre y sal.

Las frutas comúnmente consumidas incluían ciruelas, higos, dátiles, uvas, fruta persea, azufaifa y la fruta del árbol sicómoro, mientras que los cocos de palma eran un lujo preciado.

Las manzanas, las granadas, los guisantes y las aceitunas aparecieron en el Reino Nuevo. Los cítricos no se introdujeron hasta después de la época grecorromana.

La carne de vaca de bueyes salvajes era la carne más popular. La cabra, el cordero y el antílope también se comían con regularidad, mientras que la cabra montés, la gacela y el orix eran opciones de carne más exóticas. Los despojos, en particular el hígado y el bazo, eran muy deseables.

Las aves de corral fueron ampliamente consumidas por los antiguos egipcios, particularmente patos y gansos domesticados. Los gansos salvajes junto con codornices salvajes, palomas, grullas y pelícanos fueron capturados en grandes cantidades en las marismas del delta del Nilo. La era romana tardía vio a los pollos añadidos a la dieta egipcia. Los huevos eran abundantes.

El pescado formaba parte de la dieta campesina. Los que no se consumían frescos se secaban o salaban. Las especies típicas de la mesa de pescado incluían salmonetes, bagres, esturiones, carpas, barbi, tilapia y anguilas.

Productos lácteos

A pesar de la falta de refrigeración, la leche, la mantequilla y el queso estaban ampliamente disponibles. Se procesó una variedad de quesos con leche de vaca, cabra y oveja. El queso se batió en pieles de animales y se meció. En tumbas de Abydos se han encontrado leche y queso que se remontan a la Primera Dinastía.

Especias y condimentos

Para cocinar, los antiguos egipcios usaban tanto sal roja como sal del norte. También utilizaron sésamo, linaza, aceite de nuez y aceite de oliva. La fritura se realizó con grasa de oca y ternera. Había miel clara y oscura. Las especias incluían cilantro, comino, hinojo, bayas de enebro, semillas de amapola y anís.

Tanto los ricos como los pobres bebían cerveza. La cerveza era la bebida preferida de los antiguos egipcios. Los registros indican que había cinco estilos comunes de cerveza en el Reino Antiguo, incluidos el rojo, el dulce y el negro. La cerveza producida en Qede fue popular durante el Imperio Nuevo.

La cebada se utilizó principalmente en la elaboración de cerveza. Combinada con levadura, la cebada se hizo a mano en una masa. Esta masa se colocó en ollas de barro y se horneó parcialmente en un horno. Luego, la masa horneada se desmenuzó en una tina grande, luego se agregó agua y la mezcla se dejó fermentar antes de aromatizarla con miel, jugo de granada o dátiles.

El vino se elaboraba con uvas, dátiles, granadas o higos. A menudo se usaba miel, granada y jugo de dátil para condimentar el vino. Los sitios de excavación de la Primera Dinastía han revelado tinajas de vino aún selladas con arcilla. El vino tinto era popular en el Reino Antiguo, mientras que el vino blanco los había superado en la época del nuevo Reino.

Palestina, Siria y Grecia exportaron vino a Egipto. Debido a su costo, el vino era más popular entre las clases altas.

Reflexionando sobre el pasado

Con la abundancia de alimentos disponibles para ellos, ¿comían los antiguos egipcios mejor que muchos de nuestros niños con las dietas altas en azúcar, grasas y sal de la actualidad?

Imagen de encabezado cortesía: Artista (s) anónimo de la tumba egipcia [dominio público], a través de Wikimedia Commons


Gatito momificado servido como ofrenda egipcia

Hace dos mil años, un egipcio compró un gatito momificado a un criador para ofrecerlo como sacrificio a la diosa Bastet, sugiere una nueva investigación.

Aproximadamente entre el 332 a. C. y 30 a.C. en Egipto, los gatos se crían cerca de los templos específicamente para ser momificados y utilizados como ofrendas.

La momia del gato proviene de la Colección Egipcia del Museo Arqueológico Nacional de Parma, Italia. Fue comprada por el museo en el siglo XVIII a un coleccionista. Debido a cómo la adquirió el museo, no hay documentación sobre el origen de la momia.

Las momias de gatos de este período son comunes, especialmente los gatitos. "Los gatitos, de 2 a 4 meses de edad, fueron sacrificados en grandes cantidades, porque eran más adecuados para la momificación", escriben los autores en el artículo, publicado en la edición de abril de 2012 de la revista Journal of Feline Medicine and Surgery.

Los investigadores hicieron una radiografía y mdash similar a una radiografía de la momia, para ver debajo de las envolturas, y encontraron que el pequeño gato era en realidad un gatito, de solo unos 5 o 6 meses de edad.

"El hecho de que el gato fuera joven sugiere que fue uno de los criados específicamente para la momificación", dijo en un comunicado el investigador del estudio Giacomo Gnudi, profesor de la Universidad de Parma.

El gato estaba envuelto lo más apretado posible y había sido colocado en una posición sentada antes de la momificación, similar a los gatos sentados representados en los jeroglíficos de la misma época. Para que el gato ocupe el menor espacio posible, los embalsamadores fracturaron algunos de los huesos del gato, incluida una columna vertebral en la base de la columna vertebral para colocar la cola lo más cerca posible del cuerpo y las costillas para hacer que las extremidades delanteras se asienten. más cerca del cuerpo.

Un agujero en el cráneo del gato puede haber sido la causa de la muerte, o podría haberse creado durante el proceso de momificación para drenar el contenido del cráneo.

"La disposición de las envolturas de la momia es intrincada, con varios patrones geométricos. Los ojos están representados con tinta negra en pequeñas piezas redondas de vendaje de lino", escriben los investigadores. "El esqueleto de gato también está completo, lo que significa que es uno de los tipos más valiosos".

Puede seguir a la escritora del personal de LiveScience Jennifer Welsh en Gorjeo, sobre Google+ o en Facebook. Siga LiveScience para conocer las últimas noticias y descubrimientos científicos en Gorjeo y en Facebook.


Una mesa de ofrenda rectangular de piedra caliza con una sección cuadrada profundamente empotrada en el centro para las ofrendas, borde plano a los lados grabado con jeroglíficos borde en relieve en el borde grabado con jeroglíficos en el registro superior superior decorado con tres recipientes de ofrenda con rastros de pigmento rojo y negro en el jeroglíficos borde biselado con deslizamientos profundamente inclinados a una base plana. 5,01 kilogramos

Las ofrendas de comida eran básicas para la existencia continua de los dioses y de los muertos por igual. A menudo se les presentaban en mesas especiales. En las casas, estos podían estar en nichos en una habitación utilizada como santuario doméstico, en templos en salas dedicadas a las ofrendas y en capillas funerarias sobre la tumba, de lo contrario, se colocaba en el suelo encima de la tumba. Las mesas de ofrendas estaban decoradas con alimentos e inscritas con las oraciones de ofrenda, que nutrirían al difunto a través de su magia, si no se proporcionaran alimentos reales. En las representaciones, las mesas de ofrendas están cargadas de una gran variedad de exquisitos alimentos, y muy posiblemente esa era la calidad y cantidad de las ofrendas habituales entre los ricos.

Los antiguos egipcios celebraban fiestas en una variedad de ocasiones, la mayoría de las cuales estaban relacionadas con prácticas religiosas o conmemoraciones de los muertos. Estos banquetes presentaban idealmente grandes reuniones de miembros de la familia y asociados cercanos, música y baile, y grandes cantidades de comida.


El río Nilo en la antigua civilización egipcia

No se puede subestimar la importancia del río Nilo en la antigua civilización egipcia. Al historiador griego Herodoto se le atribuye a menudo el mérito de afirmar que Egipto era "el regalo del Nilo". Fluyendo hacia Egipto desde una elevación de 6.000 pies sobre el nivel del mar, las aguas del Nilo depositaron limo, fertilizante natural, a lo largo de sus orillas en el Bajo Egipto, volviendo la tierra verde y agrícolamente próspera. Las aguas sagradas del Nilo caracterizaron todos los aspectos importantes de la civilización egipcia.

los Nilo río y agricultura egipcia

Fluyendo hacia el mar Mediterráneo, el río más largo de África se convierte en una gran fuente de agua en la antigua ciudad de Jartum, donde se fusionan el Nilo Azul y el Nilo Blanco. El Nilo Azul comienza en el lago Tana en Etiopía, donde las lluvias anuales producen las aguas que inundarían Egipto al comienzo de su calendario de 365 días que marca el día en que Sirio se levantó al amanecer. El Nilo Blanco se origina en África subtropical en el lago Victoria.

Los egipcios desarrollaron métodos para predecir el impacto de las inundaciones anuales, registrando los niveles de agua anuales. La historia del Antiguo Testamento de José en Egipto, muy probablemente como un visir del faraón, ilustra las preocupaciones egipcias con respecto al flujo del Nilo y su impacto en las cosechas futuras. Aunque la historia no está corroborada por otras fuentes históricas, hubo períodos documentados en los que Egipto, a través de una planificación cuidadosa, tenía suficiente trigo y cebada, mientras que otras áreas del mundo antiguo experimentaban condiciones de hambruna.

Durante el período o temporada de "inundaciones", cuando Egipto se convirtió en un mar virtual, los egipcios utilizaron su tiempo para trabajar en proyectos de construcción del estado. Durante el Reino Antiguo, las pirámides se construyeron gracias al trabajo de los egipcios, generalmente durante los períodos en que el Nilo inundó sus orillas. En el Reino Medio, los períodos de inundaciones produjeron canales, templos y otros edificios oficiales que sirvieron a toda la comunidad.

Santidad del Nilo

Según Rundle Clark, “la cosecha es propiedad peculiar de Osiris. El Mandato Divino, el Logos que determina el principio de vida en el mundo se reafirma anualmente en el diluvio ". Osiris era el dios que enseñó agricultura a los egipcios. El desbordamiento de las orillas de Egipto por el Nilo también recreó la historia de la creación egipcia que recordó a todos los egipcios que las aguas del Nilo estaban vinculadas a la vida.

Según uno de los Textos de las Pirámides, el Espíritu del Nilo declara: "Canal de la felicidad será el nombre de este canal, ya que inunda los campos con abundancia". Curiosamente, en la historia del Éxodo del Antiguo Testamento, una de las "plagas" sobre Egipto fue la transformación de las aguas del Nilo en sangre. El simbolismo del Antiguo Testamento no debe perderse. Si bien el Nilo era sagrado para los egipcios, la sangre, asociada con la remisión de los pecados, era una parte vital de la creencia hebrea.

Interrupción de la Nilo

La presa alta de Asuán se completó en 1971, poniendo fin de manera efectiva a las inundaciones que durante siglos habían proporcionado a Egipto una tierra fértil y fertilizada naturalmente. La presa se construyó para controlar las inundaciones, que se habían convertido en un problema en El Cairo, así como para satisfacer las necesidades energéticas. Desafortunadamente, la ruptura del Nilo llevó al uso de fertilizantes químicos que, a lo largo de los años, ha tenido repercusiones tóxicas.

Fuentes:

Nicolás Grimal, Una historia del antiguo Egipto (Nueva York: Barnes and Noble, 1994).

Sigrid Hodel-Hoenes, Vida y muerte en el antiguo Egipto (Ithaca: Cornell University Press, 2000), traducido por David Warburton.

Johr Ray, Reflexiones de Osiris: Vive desde el Antiguo Egipto (Prensa de la Universidad de Oxford, 2002).

R. T. Rundle Clark, Mito y simbolismo en el antiguo Egipto (Londres: Thames y Hudson, 1995) p. 84.


Ver el vídeo: AROMATERAPIA EGIPCIA