Que son las plataformas de partidos y por que son importantes - Historia

Que son las plataformas de partidos y por que son importantes - Historia

Se supone que la plataforma del partido debe presentar las aspiraciones y los objetivos del partido si es elegido. La primera plataforma presentada fue un discurso al pueblo que aprobó la convención democrática de 1835.

En las convenciones a menudo hay desacuerdos entre los "verdaderos creyentes" del partido que desean que la plataforma represente sus puntos de vista, mientras que los miembros más moderados del partido y, a menudo, las personas que representan al candidato presidencial que pronto será nominado desean moderar la plataforma para que atraiga al votante indeciso. Si el candidato del partido tiene un control cercano del partido mismo, trabajará para asegurar que la pelea por la plataforma no sea demasiado ingeniosa y no oscurezca el mensaje del candidato.


Plataformas de partidos políticos nacionales

* Horace Greeley murió el 29 de noviembre de 1872, entre la fecha en que se emitieron los votos populares y los votos electorales. 63 de sus votos electorales fueron emitidos para otros demócratas, mientras que 3 fueron emitidos póstumamente para Greeley.
** El 10 de junio de 2020, el comité ejecutivo del Comité Nacional Republicano decidió no adoptar una nueva plataforma en 2020 y dejó la plataforma de 2016 en su lugar para las elecciones de 2020. (enlace) El 24 de agosto de 2020, el Comité Nacional Republicano emitió una resolución sobre esta decisión.

El recuento de palabras incluye el preámbulo (si lo hay). Se excluye la tabla de contenido, la lista de miembros del comité y cualquier material de dedicación antes del preámbulo. Se incluye material de dedicación incluido dentro o después del preámbulo. Se utilizó Microsoft Word para calcular el recuento de palabras.

Citación: Gerhard Peters. "Plataformas de partidos políticos de partidos que reciben votos electorales". El Proyecto de la Presidencia Estadounidense. Ed. John T. Woolley y Gerhard Peters. Santa Bárbara, CA: Universidad de California. 1999-2020. www.presidency.ucsb.edu/node/324129

Medios que han citado estos datos:
• The Washington Post: "En qué han estado en desacuerdo los republicanos y los demócratas, desde 1856 hasta la actualidad" por Ted Mellnik, Chris Alcantara y Kevin Uhrmacher. 15 de julio de 2016


La plataforma republicana a lo largo de los años muestra el cambio del partido de moderado a conservador

La palabra "aborto" no aparece en una plataforma del Partido Republicano hasta 1976, cuando el partido reconoce que está profundamente dividido entre quienes apoyan el "aborto a pedido" y quienes buscan proteger la vida de los no nacidos.

La búsqueda de impuestos más bajos no define al republicanismo hasta la década de 1980, y las cuestiones de fe casi no juegan ningún papel en la plataforma del Partido Republicano hasta la década de 1990.

El Partido Republicano, visto a través de los documentos de su plataforma cuatrienal, está constantemente orientado a los negocios y comprometido con una defensa sólida, pero se ha transformado en la última mitad.
siglo de un grupo socialmente moderado, ambientalmente progresista y fiscalmente cauteloso a un partido conservador que desconfía del gobierno, aliado contra el aborto y motivado por la fe.

Influenciada por el auge de los activistas del Tea Party, la plataforma de este año, adoptada el martes en la Convención Nacional Republicana en Tampa, se ha desplazado hacia la derecha, particularmente en cuestiones fiscales. Requiere una auditoría de la Reserva Federal y una comisión para estudiar el regreso al patrón oro. Hay odas de fidelidad a la Constitución, pero también se pide enmiendas que equilibren el presupuesto federal, requieran una mayoría de dos tercios en el Congreso para aumentar los impuestos y definir el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer.

La nueva tabla insta a la transformación de Medicare de un derecho a un sistema de cuentas personales, un mayor uso del carbón para la energía y una prohibición de fondos federales a las universidades que dan tasas de matrícula estatales a los inmigrantes ilegales.

El presidente de la Cámara de Representantes, John A. Boehner (Ohio), expresó su escepticismo de que la recitación prolongada de las posiciones del partido tenga mucho significado o función.

“¿Alguien leyó la plataforma del partido? Nunca conocí a nadie ”, dijo Boehner a los periodistas. Dijo que el documento no debería tener más de una página. "De esa manera, los estadounidenses podrían leerlo".

Las plataformas de fiesta no son fáciles de digerir. Son la carne que falta en un menú de campaña dominado por comerciales de televisión agridulces. Las plataformas son listas de lavandería aspiracionales, llenas de sopas para todos los grupos de interés que componen una fiesta moderna. Pero en retrospectiva, proporcionan una buena guía de hacia dónde se dirige una fiesta.

Lo que significa ser republicano ha cambiado enormemente durante el último medio siglo. El Partido Republicano se opuso a un estado palestino en 1992, guardó silencio sobre el tema durante ocho años y luego respaldó la idea en sus dos últimos puntos. Durante el George H.W. En la presidencia de Bush, los republicanos reconocieron el calentamiento global y se jactaron de los esfuerzos para destinar miles de millones de dólares federales a la búsqueda de soluciones. Luego, el partido pasó dos ciclos electorales diciendo que había demasiada "incertidumbre científica" antes de aceptar en 2008 que los humanos tienen un papel en la alteración del clima.

El Partido Republicano, al igual que su oposición, ha respondido a los cambios ideológicos, demográficos y sociales endureciendo algunas de sus posiciones y adoptando tablas completamente nuevas, todo como parte de un esfuerzo por crear una coalición capaz de ganar las elecciones nacionales. En el caso de los republicanos, eso significó adaptarse y apelar a una nueva base en el sur desde la década de 1970 en adelante, convertirse en el partido dominante de los suburbios blancos y encontrar formas de casar su base tradicional pro-empresarial con votantes menos ricos y socialmente más conservadores. .

Muchas posiciones que los republicanos suelen promocionar como tradicionalmente conservadoras son en realidad relativamente nuevas en la ideología republicana. De hecho, aunque la postura del partido sobre los temas se ha desplazado hacia la derecha durante los últimos 20 años, los republicanos han evitado cuidadosamente el uso de la palabra "conservador" en las plataformas.

Durante décadas, el partido se presentó como "moderado" o incluso "progresista". La tabla de 1960, por ejemplo, promociona "políticas republicanas progresistas" como "sueldo liberal" y dice que el gobierno "debe ser verdaderamente progresista como empleador".

En 1972, la plataforma celebra el uso de controles de precios y salarios por parte de los republicanos para frenar la inflación, una duplicación del gasto federal en capacitación de mano de obra y una triplicación de la ayuda a las minorías.

Incluso las plataformas más conservadoras del partido evitan esa palabra, que aparece por primera vez en 1992. Desde la década de 1960 hasta 2008, las plataformas critican liberalmente a los "liberales", pero "conservador" se usa casi exclusivamente para referirse a los jueces.

Desde la década de 1960 hasta la de 1980, cada tabla se lee como una instantánea de su época, capturando las frustraciones del partido o el orgullo de los que están en el poder, a veces pinchando irónicamente a los demócratas, otras años dándoles un duro golpe. Pero desde la década de 1990 en adelante, las plataformas exhiben una uniformidad de estilo retórico, un reflejo de la realidad de cortar y pegar de la era de las computadoras, en la que oraciones completas aparecen una y otra vez en tablas sucesivas.

Incluso cuando las expresiones rituales de solidaridad con Filipinas o los llamados a abolir los impuestos a la herencia sobreviven a cada ronda de construcción de plataformas, la línea del partido cambia notablemente en muchos temas.

Durante décadas, los republicanos enfatizan la financiación federal para el transporte público. Luego, en 1980, un giro: “Los republicanos rechazan la noción elitista de que los estadounidenses deben ser obligados a salir de sus autos. En cambio, apoyamos enérgicamente el derecho a la movilidad y la libertad personal, como lo ejemplifica el automóvil ".

A lo largo de los años sesenta y setenta, la plataforma republicana incluye un vigoroso apoyo a una enmienda de igualdad de derechos para proteger a las mujeres. Luego, en 1980, el partido se estanca: "Reconocemos los esfuerzos legítimos de quienes apoyan o se oponen a la ratificación".

En las décadas de 1960 y 1970, el partido se posiciona como un firme defensor de los derechos de voto de D.C., tanto en el Senado como en la Cámara. Luego, en 1980, toda mención al derecho al voto se desvanece, el tema no ha aparecido desde entonces.

La primera aparición del problema del aborto representa un partido muy dividido entre los moderados orientados a los negocios y los conservadores religiosos: el aborto "es sin duda un tema moral y personal" en el que los republicanos no están de acuerdo, dice el plank de 1976.

Cuatro años después, la cuestión se resolvió: el Partido Republicano busca una enmienda constitucional que proteja "el derecho a la vida de los niños por nacer". Para 1992, la plataforma incluye un llamado a nombrar jueces que se opongan al aborto.

Palabras como "fe" y "herencia" rara vez aparecen hasta la década de 1980. (En 2000, la religión juega un papel aún más importante en la plataforma, ya que el partido va más allá de apoyar la oración en las escuelas públicas al buscar permitirles publicar los Diez Mandamientos).

La tabla de 1960 exige que los trabajadores del gobierno reciban "salarios que sean comparables a los ofrecidos por empleadores privados". En 1984, los trabajadores del sector público son rebautizados como "burócratas" y "élite gobernante de Washington", y se les culpa de "una epidemia de delincuencia, un aumento masivo de la dependencia y el asentamiento de nuestras ciudades". Los republicanos prometen un recorte importante en la fuerza laboral del gobierno.

La plataforma de la cuenca hidrográfica de 1980 introduce recortes de impuestos y una actitud cada vez más crítica hacia el gobierno. "El Partido Republicano declara la guerra al exceso de regulación del gobierno", dice.

La antipatía hacia los impuestos altos se fortalece, lo que resulta en 1992 en una explicación de cómo la reducción de impuestos a los ricos conduciría a la creación de empleo, agregando una simple declaración: "Nos opondremos a cualquier intento de aumentar los impuestos".

Las plataformas de 1980 y 1992 son los grandes ejes del partido, tanto en las posiciones como en la retórica. Pero las raíces del republicanismo actual quedaron claras durante el levantamiento conservador de 1964 que llevó a la nominación presidencial de Barry Goldwater.

En 1960, los republicanos dan "apoyo firme" a "el sindicato y otras formas de seguridad sindical" y dicen que "la conciencia republicana y la política republicana requieren que el número anual de inmigrantes que aceptamos sea al menos el doble". Cuatro años después, el Partido Republicano critica a los demócratas por ser "extremistas federales" casados ​​con un gobierno central cada vez más intrusivo. (Los llamamientos para limitar los beneficios para los inmigrantes ilegales y negar la ciudadanía a los niños nacidos en Estados Unidos cuyos padres llegaron aquí ilegalmente ingresaron a la plataforma en 1996).

El optimismo de 1960, rebosante de esperanza sobre nuevas naciones, armas e ideas, deja paso, cuatro años después, a la preocupación por el "declive moral y la deriva" que nace de la "indiferencia hacia los ideales nacionales redondeados en una fe religiosa devota". De repente, la fe está en el centro del republicanismo: la tabla de 1960 no dice nada sobre religión cuatro años después, "fe" es una de las palabras más utilizadas, junto con "herencia" y "libertad".

En 1960, la plataforma pide "un apoyo vigoroso de las órdenes judiciales para la eliminación de la segregación escolar" y afirma los derechos de los manifestantes por los derechos civiles. La tabla de 1964 pide "desalentar la anarquía y la violencia" y "oponerse a la" discriminación inversa "patrocinada por el gobierno federal".

El cambio de sustancia viene con un notable cambio de tono. Desde la plataforma de 1960: "No queremos exagerar las diferencias entre nosotros y el Partido Demócrata". Cuatro años después: "Que se acuse al Partido Demócrata".

En política exterior, los republicanos se mantienen en su mayoría consistentes, pidiendo un mayor gasto en defensa para combatir el comunismo. Pero la tabla de 1964 presagia el escepticismo sobre las Naciones Unidas que se convertiría en un pilar del Partido Republicano a partir de la década de 1990. En 1960, el partido se compromete a "apoyar y fortalecer a la ONU". Cuatro años después, advierte que "los republicanos nunca cederán a ningún grupo internacional la responsabilidad de Estados Unidos por su soberanía".

Si la ardiente retórica de 1964 presagiaba las revoluciones de Reagan y del Tea Party, el camino no fue fácil. Los años de Richard M. Nixon trajeron un retorno, en la plataforma, si no en el enfoque más burdo revelado en las cintas de la Casa Blanca de Nixon, de un mensaje más moderado.

La plataforma de 1968 sorprendería a muchos votantes hoy como una agenda demócrata: abordar la contaminación del aire y el agua, los barrios marginales abarrotados y la discriminación contra las minorías, todo con "una nueva combinación de responsabilidad privada y participación pública en la solución de los problemas sociales".

La tabla del 68 también propone expandir el Seguro Social reduciendo la edad para la cobertura universal de 72 a 65. Las plataformas futuras siguen apoyando el mantenimiento de los beneficios hasta 2004, cuando el partido respalda la propuesta de George W. Bush de cambiar a cuentas personales de jubilación.

Pero en medio de ese republicanismo progresista, las raíces de las guerras culturales que se avecinan se asoman al suelo. La plataforma del 72 se opone a las cuotas para lograr el equilibrio racial en las admisiones y contrataciones universitarias, y se opone a la hegemonía liberal en los campus. (Ese tema se mantiene hasta 2008, cuando la plataforma dice que "el dogmatismo de izquierda domina muchas instituciones").

En 1992, los "valores familiares" se convirtieron en un tema importante. La plataforma afirma que "los medios, la industria del entretenimiento, la academia y el Partido Demócrata están librando una guerra de guerrillas contra los valores estadounidenses". (Esa versión abreviada del nombre de la otra parte, sin el sufijo "-ic", aparece por primera vez en 1976, una señal temprana de la franqueza que ha llegado a dominar la retórica interpartidaria).

La tabla de 1992, la primera en mencionar las relaciones entre personas del mismo sexo, rechaza cualquier reconocimiento del matrimonio homosexual o permitir que las parejas del mismo sexo adopten niños o se conviertan en padres adoptivos. La posición contra la adopción y el acogimiento familiar no reaparece.

El pasaje sobre el matrimonio se hace más largo y estridente cada cuatro años, culminando en el llamado de 2004, que se hizo eco en 2008, para la enmienda que define el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. Desde 1996 hasta 2008, los republicanos repiten que "la homosexualidad es incompatible con el servicio militar".

El Partido Republicano también evoluciona en el financiamiento de campañas. En 1992, pide reformas que incluyen la eliminación de “comités de acción política apoyados por corporaciones, sindicatos o asociaciones comerciales”. Para el año 2000, esa posición se transforma en una que defiende “el derecho de cada individuo y de todos los grupos a expresar sus opiniones y defender sus problemas”, una referencia velada a los esfuerzos para eliminar los límites a las contribuciones de campaña.

Y la actitud del partido sobre el equilibrio entre las libertades civiles y las medidas de seguridad agresivas cambia drásticamente después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Las plataformas de 1996 y 2000 se oponen a la decisión del presidente Bill Clinton de cerrar Pennsylvania Avenue frente a la Casa Blanca, prometiendo reabrir la calle. Pero las plataformas posteriores adoptan el énfasis de George W. Bush en la vigorosa expansión del papel del gobierno en la seguridad nacional.

Rosalind S. Helderman y Karen Tumulty en Tampa contribuyeron a este informe.


Ambigüedad ideológica

En lugar de asumir alineamientos ideológicos fuertes y polarizantes, los dos partidos principales representan los valores centrales de la cultura estadounidense que favorecen las posiciones centristas inherentes a la tradición liberal de libertad, democracia e igualdad de oportunidades (Gerring, 1998). Estos valores atraen a la mayoría de los estadounidenses, y los partidos políticos pueden defenderlos sin perder seguidores.

Al ex presidente demócrata de la Cámara, Thomas P. "Tip" O'Neill le gustaba decir: "En cualquier otro país, el Partido Demócrata sería de cinco partidos" (Clymer, 2003). O'Neill se refería al hecho de que el Partido Demócrata no tiene una identidad ideológica clara y, en cambio, se adapta a los intereses de todo el espectro liberal-conservador. Los grupos que favorecen y se oponen al control de armas pueden encontrar un hogar en el Partido Demócrata. El Partido Demócrata está vagamente asociado con una actitud liberal hacia la política, que propone que el gobierno debe asumir un papel más activo en la regulación de la economía, proporcionar una red de seguridad social y garantizar la igualdad en la sociedad a través de programas como la acción afirmativa.

Se han dicho cosas similares sobre el Partido Republicano (Pomper, 1992), aunque los republicanos tienen un mensaje más unificado que los demócratas. La agenda republicana favorece el capitalismo y la limitada intervención del gobierno en la vida de las personas. La base del Partido Republicano incluye menos grupos dispares que la base Demócrata. El Partido Republicano está asociado con una perspectiva conservadora que aboga por una intervención gubernamental limitada en la sociedad y un sistema económico de libre mercado.


Un poco a la izquierda, un poco a la derecha

En una investigación que hice con Gina Yanitell Reinhardt, descubrimos que en 2004, el Partido Demócrata escuchó el testimonio de 193 grupos que buscaban influir en el contenido de la plataforma en audiencias de redacción de plataformas que abarcaron cuatro ciudades durante seis meses.

Aspectos destacados de las audiencias de redacción de la plataforma demócrata de 2016.

Estos grupos intentan atraer la plataforma hacia su ideal político y algunos grupos son muy persuasivos. Esto explica por qué a veces las plataformas incluyen ideas que parecen alejadas de la corriente principal del partido. Por ejemplo, en 1996 la plataforma republicana incluyó declaraciones sobre el aborto que estaban muy a la derecha de la preferencia del candidato Bob Dole. Lo mismo sucedió en 2008 cuando John McCain era el candidato republicano y la plataforma era más pro-vida que el candidato.

La plataforma republicana de 2016 está muy a la derecha en temas LGBTQ, que pueden no reflejar la mediana del partido. Y este año, la plataforma demócrata adoptó políticas más progresistas, incluidas algunas en respuesta al movimiento Black Lives Matter y otras impulsadas por Bernie Sanders.

Existe una fuerte evidencia de que los partidos son buenos para lograr que se promulguen la mayoría de los elementos políticos de sus plataformas.


Que son las plataformas de partidos y por que son importantes - Historia

Los agricultores, como grupo, no compartían la prosperidad general de finales del siglo XIX y creían que habían sido señalados como víctimas especiales del nuevo sistema industrial. A partir de la década de 1870, intentaron de diversas formas montar una campaña política eficaz para rectificar lo que veían como la corrupción del gobierno y el poder económico, que atribuían a las grandes empresas y los ferrocarriles. De hecho, gran parte de la difícil situación de los agricultores se debió a factores no relacionados con la industrialización, como las fluctuaciones en los mercados internacionales de maíz y trigo. Pero las percepciones son a menudo más importantes que la realidad, y los agricultores estadounidenses creían que el sistema democrático de sus antepasados ​​estaba siendo subvertido.

El más exitoso de los movimientos políticos agrarios fue el Partido Popular, o Partido Populista, que después de la campaña presidencial de 1892 pareció tener la fuerza para convertirse en una fuerza poderosa en la política estadounidense. Su fuerza radica principalmente en los estados del sur y el medio oeste, el corazón agrícola de la nación, aunque sus líderes intentaron acercarse y atraer a los trabajadores del este.

La plataforma del Partido Popular de 1896 se destaca por varias razones. Primero, resumió dos décadas de resentimiento por parte de los agricultores contra un sistema que creían ignoraba sus necesidades y las explotaba sin piedad. Pero no solo se opusieron a las grandes empresas. A los populistas les preocupaba que la alianza entre las empresas y el gobierno destruyera la democracia estadounidense, y las diversas propuestas que presentaron tenían dos objetivos. El objetivo no era solo aliviar la presión económica sobre la agricultura, sino también restaurar la democracia eliminando lo que los populistas veían como la alianza corrupta y corruptora entre las empresas y el gobierno.

Aunque se consideró radical en ese momento, muchas de estas propuestas, como la elección directa de senadores y el impuesto a la renta, pasarían a la corriente política y serían adoptadas en las próximas décadas. La plataforma marcó de muchas maneras la agenda de reformas del país durante los años previos a la Primera Guerra Mundial.

El Partido Populista desapareció después de las elecciones de 1896, absorbido en su mayor parte por el Partido Demócrata.

Para leer más: John D. Hicks, The Populist Revolt (1931) Richard Hofstadter, The Age of Reform (1955) y Lawrence Goodwyn, The Populist Movement (1978).


Tabla de contenido

Que son las plataformas de partidos y por que son importantes - Historia

Plataforma del Partido Populista
ID de historial digital 4067

Anotación: Plataforma del Partido Populista en 1896.

A finales del siglo XIX, el Partido Populista aumentó en popularidad entre los agricultores occidentales, en gran parte porque se oponían al patrón oro. No les había ido bien económicamente bajo la industrialización, y organizaron una campaña contra el gobierno y el poder económico corruptos. Afirmaron que fueron pasados ​​por alto a medida que prosperaban las grandes empresas y los ferrocarriles. En realidad, la industrialización tuvo poco que ver con la difícil situación del agricultor. Las fluctuaciones en los precios del maíz y el trigo contribuyeron más a los problemas de los agricultores.

En 1896, la Plataforma del Partido Popular significó la hostilidad del agricultor contra el gobierno. Los agricultores no solo estaban preocupados por ser ignorados y explotados, sino que había una profunda inquietud por la creencia de que cualquier colaboración entre el gobierno y las grandes empresas dañaría el tejido de la democracia estadounidense. La Plataforma del Partido Popular, por lo tanto, dirigió su atención a preservar la agricultura y detener la corrupción entre el gobierno y las grandes empresas. Dos de sus propuestas, la elección directa de senadores y el impuesto a la renta, serían aprobadas muchos años después. Después de las elecciones de 1896, el Partido Populista dejó de existir y se fusionó con el Partido Demócrata.


Documento: Adoptado en St. Louis, el 24 de julio de 1896.

El Partido Popular, reunido en Convención Nacional, reafirma su adhesión a los principios declarados por los fundadores de la República, y también a los principios fundamentales del gobierno justo enunciados en la plataforma del partido en 1892.

Reconocemos que a través de la connivencia de las Administraciones actual y precedentes el país ha llegado a una crisis en su vida Nacional, como lo pronosticamos en nuestra declaración hace cuatro años, y que la acción pronta y patriótica es el deber supremo del momento.

Nos damos cuenta de que, si bien tenemos independencia política, nuestra independencia financiera e industrial aún está por alcanzar, devolviéndole a nuestro país el control constitucional y el ejercicio de las funciones necesarias para un gobierno popular, cuyas funciones han sido cedidas vilmente por nuestros servidores públicos a monopolios corporativos. La influencia de los cambistas europeos ha sido más potente en la configuración de la legislación que la voz del pueblo estadounidense. El poder ejecutivo y el patrocinio se han utilizado para corromper nuestras legislaturas y derrotar la voluntad del pueblo, y así la plutocracia ha sido entronizada sobre las ruinas de la democracia. Para restaurar el Gobierno pretendido por los padres, y para el bienestar y la prosperidad de esta y las generaciones futuras, exigimos el establecimiento de un sistema económico y financiero que nos haga dueños de nuestros propios asuntos e independientes del control europeo, mediante la adopción de las siguientes declaraciones de principios:

1. Exigimos un dinero nacional, sano y salvo, emitido únicamente por el Gobierno General, sin la intervención de los bancos emisores, para que sea una moneda de curso legal plena para todas las deudas, públicas y privadas, un medio de distribución justo, equitativo y eficiente. , directo al pueblo, ya través de los legítimos desembolsos del Gobierno.

2. Exigimos la acuñación libre y sin restricciones de plata y oro en la actual proporción legal de 16 a 1, sin esperar el consentimiento de naciones extranjeras.

3. Exigimos que el volumen de medio circulante se aumente rápidamente a una cantidad suficiente para satisfacer la demanda de las empresas y la población, y para restablecer el nivel justo de precios de la mano de obra y la producción.

4. Denunciamos la venta de bonos y el aumento de la deuda pública que devenga intereses hechos por la presente Administración como innecesarios y sin autoridad de ley, y exigimos que no se emitan más bonos, excepto por acto específico del Congreso.

5. Exigimos una legislación que impida la desmonetización del dinero legal de los Estados Unidos por contrato privado.

6. Exigimos que el Gobierno, en pago de su obligación, haga uso de su opción en cuanto a la clase de dinero lícito en que se pagarán, y denunciamos a las Administraciones actual y anteriores por ceder esta opción a los titulares de Gobierno. obligaciones.

7. Exigimos un impuesto sobre la renta graduado, con el fin de que la riqueza agregada cargue con su justa proporción de impuestos, y consideramos la reciente decisión de la Corte Suprema relativa al impuesto sobre la renta como una mala interpretación de la Constitución y una invasión del poderes legítimos del Congreso en materia tributaria.

8. Exigimos que el Gobierno establezca cajas de ahorro postales para el depósito seguro de los ahorros del pueblo y para facilitar el intercambio.

1. Como el transporte es un medio de intercambio y una necesidad pública, el Gobierno debe poseer y operar los ferrocarriles en el interés del pueblo y de manera no partidista, con el fin de que todos puedan recibir el mismo trato en el transporte, y que la tiranía y el poder político que ahora ejercen las grandes corporaciones ferroviarias, que resultan en el menoscabo, si no en la destrucción, de los derechos políticos y libertades personales de los ciudadanos, pueden ser destruidos. Esta apropiación debe lograrse gradualmente, de manera compatible con una política pública sólida.

2. El interés de los Estados Unidos en las carreteras públicas construidas con dinero público, y el producto de las concesiones de tierras a los ferrocarriles del Pacífico, nunca deben enajenarse, hipotecarse o venderse, sino que deben guardarse y protegerse para el bienestar general, según lo dispuesto. por las leyes que organizan tales ferrocarriles. La ejecución hipotecaria de los gravámenes existentes de los Estados Unidos sobre estas carreteras debe seguir inmediatamente al incumplimiento en el pago de los mismos por parte de las empresas deudores y, en las ventas de ejecución hipotecaria de dichas carreteras, el Gobierno deberá comprar las mismas, si es necesario para proteger sus intereses en las mismas. o si se pueden adquirir a un precio razonable y el Gobierno explotará dichos ferrocarriles como vías públicas en beneficio de todo el pueblo, y no en interés de unos pocos, bajo las disposiciones adecuadas para la protección de la vida y la propiedad, dando a todos intereses de transporte iguales privilegios y tarifas iguales para tarifas y fletes.

3. Denunciamos los infames esquemas actuales para el reembolso de estas deudas, y exigimos que las leyes que ahora les son aplicables se ejecuten y administren de acuerdo con su intención y espíritu.

4. El telégrafo, al igual que el sistema de correos, al ser una necesidad para la transmisión de noticias, debe ser propiedad del Gobierno y ser operado por él en interés del pueblo.

1. La verdadera política exige que la legislación nacional y estatal sea tal que, en última instancia, permita a todo ciudadano prudente y trabajador asegurarse un hogar y, por lo tanto, la tierra no debe ser monopolizada con fines especulativos. Todas las tierras que ahora poseen los ferrocarriles y otras corporaciones que excedan sus necesidades reales deberían ser reclamadas por medios legales por el Gobierno y mantenidas únicamente para los colonos reales, y debería prohibirse el monopolio privado de la tierra, así como la propiedad de extranjeros.

2. Condenamos los fraudes de concesión de tierras mediante los cuales las compañías ferroviarias del Pacífico, con la connivencia del Departamento del Interior, han robado a multitudes de colonos de buena fe de sus hogares y a los mineros de sus reclamos, y exigimos una legislación del Congreso que haga cumplir la exención. de tierras minerales de tales concesiones después y antes de la patente.

3. Exigimos que a los colonos de buena fe en todas las tierras públicas se les otorguen viviendas gratuitas, según lo dispuesto en la Ley Nacional de Homestead, y que no se haga ninguna excepción en el caso de las reservas indígenas cuando se abran para el asentamiento, y que todas las tierras no patentadas ahora vienen bajo esta demanda.

Favorecemos un sistema de legislación directa a través de la iniciativa y el referéndum, bajo las debidas garantías constitucionales.

Elección directa de presidente y senadores por el pueblo

Exigimos la elección de Presidente, Vicepresidente y Senadores de los Estados Unidos por voto directo del pueblo.

Favorecemos el autogobierno en los Territorios y el Distrito de Columbia, y la admisión temprana de los Territorios como Estados.

Todos los salarios públicos deben corresponder al precio de la mano de obra y sus productos.

Empleo a ser proporcionado por el gobierno

En tiempos de gran depresión industrial, la mano de obra ociosa debería emplearse en obras públicas en la medida de lo posible.

Acción judicial arbitraria

El proceder arbitrario de los tribunales al asumir el encarcelamiento de ciudadanos por desacato indirecto y dictaminar mediante mandatos judiciales debe evitarse mediante una legislación adecuada.

Favorecemos las pensiones para nuestros soldados de la Unión discapacitados.

Creyendo que el sufragio electivo y un voto sin trabas son esenciales para un gobierno de, para y por el pueblo, el Partido Popular condena el sistema generalizado de privación del derecho al voto adoptado en algunos Estados como no republicano y antidemocrático, y lo declaramos deber de las diversas legislaturas estatales a tomar medidas que aseguren un voto completo, libre y justo y un recuento honesto.

La cuestión financiera "La cuestión apremiante"

Si bien las proposiciones anteriores constituyen la plataforma sobre la que se erige nuestro partido, y para cuya reivindicación se mantendrá su organización, reconocemos que el gran y apremiante asunto de la campaña pendiente, sobre la que girará la presente elección, es la cuestión financiera. , y sobre este gran y específico tema entre las partes invitamos cordialmente la ayuda y cooperación de todas las organizaciones y ciudadanos que están de acuerdo con nosotros en esta cuestión vital.

Información adicional: National Party Platforms, 1840-1972 (Johnson y Porter, eds., 1973), 104.


Que son las plataformas de partidos y por que son importantes - Historia

Aunque los historiadores a menudo hablan de un "movimiento populista" en la década de 1880, no fue hasta 1892 cuando se organizó formalmente el Partido Popular o Populista. La Plataforma de Omaha, adoptada por la convención fundacional del partido el 4 de julio de 1892, estableció los principios básicos del movimiento populista. El movimiento había surgido de la cruzada cooperativa organizada por la Farmer & # 8217s Alliance en la década de 1880. El preámbulo fue escrito por el abogado, agricultor, político y novelista de Minnesota Ignatius Donnelly. Los delegados a la convención abrazaron la plataforma con gran entusiasmo. Muchas de las propuestas específicas impulsadas por la Plataforma Omaha: el impuesto sobre la renta graduado, el voto secreto, la elección directa de los senadores, la jornada de ocho horas y la promulgación ganaron en las eras progresista y del New Deal del próximo siglo. Sin embargo, al menos un historiador ha argumentado que el espíritu cooperativo y democrático fundamental de los radicales agrarios se perdió en el camino.

PUEBLO NACIONAL Y PLATAFORMA DE FIESTA # 8217S

Reunidos con motivo del 116 aniversario de la Declaración de Independencia, el Partido Popular de América, en su primera convención nacional, invocando sobre su acción la bendición de Dios Todopoderoso, proclamada en nombre y en nombre del pueblo de este país, el siguiente preámbulo y declaración de principios:

The conditions which surround us best justify our co-operation we meet in the midst of a nation brought to the verge of moral, political, and material ruin. Corruption dominates the ballot-box, the Legislatures, the Congress, and touches even the ermine of the bench. The people are demoralized most of the States have been compelled to isolate the voters at the polling places to prevent universal intimidation and bribery. The newspapers are largely subsidized or muzzled, public opinion silenced, business prostrated, homes covered with mortgages, labor impoverished, and the land concentrating in the hands of capitalists. The urban workmen are denied the right to organize for self-protection, imported pauperized labor beats down their wages, a hireling standing army, unrecognized by our laws, is established to shoot them down, and they are rapidly degenerating into European conditions. The fruits of the toil of millions are boldly stolen to build up colossal fortunes for a few, unprecedented in the history of mankind and the possessors of those, in turn, despise the republic and endanger liberty. From the same prolific womb of governmental injustice we breed the two great classes—tramps and millionaires.

The national power to create money is appropriated to enrich bondholders a vast public debt payable in legal tender currency has been funded into gold-bearing bonds, thereby adding millions to the burdens of the people.

Silver, which has been accepted as coin since the dawn of history, has been demonetized to add to the purchasing power of gold by decreasing the value of all forms of property as well as human labor, and the supply of currency is purposely abridged to fatten usurers, bankrupt enterprise, and enslave industry. A vast conspiracy against mankind has been organized on two continents, and it is rapidly taking possession of the world. If not met and overthrown at once it forebodes terrible social convulsions, the destruction of civilization, or the establishment of an absolute despotism.

We have witnessed for more than a quarter of a century the struggles of the two great political parties for power and plunder, while grievous wrongs have been inflicted upon the suffering people. We charge that the controlling influences dominating both these parties have permitted the existing dreadful conditions to develop without serious effort to prevent or restrain them. Neither do they now promise us any substantial reform. They have agreed together to ignore, in the coming campaign, every issue but one. They propose to drown the outcries of a plundered people with the uproar of a sham battle over the tariff, so that capitalists, corporations, national banks, rings, trusts, watered stock, the demonetization of silver and the oppressions of the usurers may all be lost sight of. They propose to sacrifice our homes, lives, and children on the altar of mammon to destroy the multitude in order to secure corruption funds from the millionaires.

Assembled on the anniversary of the birthday of the nation, and filled with the spirit of the grand general and chief who established our independence, we seek to restore the government of the Republic to the hands of “the plain people,” with which class it originated. We assert our purposes to be identical with the purposes of the National Constitution to form a more perfect union and establish justice, insure domestic tranquillity, provide for the common defence, promote the general welfare, and secure the blessings of liberty for ourselves and our posterity.

We declare that this Republic can only endure as a free government while built upon the love of the whole people for each other and for the nation that it cannot be pinned together by bayonets that the civil war is over, and that every passion and resentment which grew out of it must die with it, and that we must be in fact, as we are in name, one united brotherhood of free men.

Our country finds itself confronted by conditions for which there is no precedent in the history of the world our annual agricultural productions amount to billions of dollars in value, which must, within a few weeks or months, be exchanged for billions of dollars' worth of commodities consumed in their production the existing currency supply is wholly inadequate to make this exchange the results are falling prices, the formation of combines and rings, the impoverishment of the producing class. We pledge ourselves that if given power we will labor to correct these evils by wise and reasonable legislation, in accordance with the terms of our platform.

We believe that the power of government—in other words, of the people—should be expanded (as in the case of the postal service) as rapidly and as far as the good sense of an intelligent people and the teachings of experience shall justify, to the end that oppression, injustice, and poverty shall eventually cease in the land.

While our sympathies as a party of reform are naturally upon the side of every proposition which will tend to make men intelligent, virtuous, and temperate, we nevertheless regard these questions, important as they are, as secondary to the great issues now pressing for solution, and upon which not only our individual prosperity but the very existence of free institutions depend and we ask all men to first help us to determine whether we are to have a republic to administer before we differ as to the conditions upon which it is to be administered, believing that the forces of reform this day organized will never cease to move forward until every wrong is remedied and equal rights and equal privileges securely established for all the men and women of this country.

First.—That the union of the labor forces of the United States this day consummated shall be permanent and perpetual may its spirit enter into all hearts for the salvation of the Republic and the uplifting of mankind.

Second.—Wealth belongs to him who creates it, and every dollar taken from industry without an equivalent is robbery. “If any will not work, neither shall he eat.” The interests of rural and civic labor are the same their enemies are identical.

Third.—We believe that the time has come when the railroad corporations will either own the people or the people must own the railroads, and should the government enter upon the work of owning and managing all railroads, we should favor an amendment to the Constitution by which all persons engaged in the government service shall be placed under a civil-service regulation of the most rigid character, so as to prevent the increase of the power of the national administration by the use of such additional government employes.

FINANCE.—We demand a national currency, safe, sound, and flexible, issued by the general government only, a full legal tender for all debts, public and private, and that without the use of banking corporations, a just, equitable, and efficient means of distribution direct to the people, at a tax not to exceed 2 per cent. per annum, to be provided as set forth in the sub-treasury plan of the Farmers' Alliance, or a better system also by payments in discharge of its obligations for public improvements.

1. We demand free and unlimited coinage of silver and gold at the present legal ratio of l6 to 1.

2. We demand that the amount of circulating medium be speedily increased to not less than $50 per capita.

3. We demand a graduated income tax.

4. We believe that the money of the country should be kept as much as possible in the hands of the people, and hence we demand that all State and national revenues shall be limited to the necessary expenses of the government, economically and honestly administered.

5. We demand that postal savings banks be established by the government for the safe deposit of the earnings of the people and to facilitate exchange.

TRANSPORTATION—Transportation being a means of exchange and a public necessity, the government should own and operate the railroads in the interest of the people. The telegraph, telephone, like the post-office system, being a necessity for the transmission of news, should be owned and operated by the government in the interest of the people.

LAND.—The land, including all the natural sources of wealth, is the heritage of the people, and should not be monopolized for speculative purposes, and alien ownership of land should be prohibited. All land now held by railroads and other corporations in excess of their actual needs, and all lands now owned by aliens should be reclaimed by the government and held for actual settlers only.

EXPRESSION OF SENTIMENTS

Your Committee on Platform and Resolutions beg leave unanimously to report the following:

Whereas, Other questions have been presented for our consideration, we hereby submit the following, not as a part of the Platform of the People’s Party, but as resolutions expressive of the sentiment of this Convention.

1. RESOLVED, That we demand a free ballot and a fair count in all elections and pledge ourselves to secure it to every legal voter without Federal Intervention, through the adoption by the States of the unperverted Australian or secret ballot system.

2. RESOLVED, That the revenue derived from a graduated income tax should be applied to the reduction of the burden of taxation now levied upon the domestic industries of this country.

3. RESOLVED, That we pledge our support to fair and liberal pensions to ex-Union soldiers and sailors.

4. RESOLVED, That we condemn the fallacy of protecting American labor under the present system, which opens our ports to the pauper and criminal classes of the world and crowds out our wage-earners and we denounce the present ineffective laws against contract labor, and demand the further restriction of undesirable emigration.

5. RESOLVED, That we cordially sympathize with the efforts of organized workingmen to shorten the hours of labor, and demand a rigid enforcement of the existing eight-hour law on Government work, and ask that a penalty clause be added to the said law.

6. RESOLVED, That we regard the maintenance of a large standing army of mercenaries, known as the Pinkerton system, as a menace to our liberties, and we demand its abolition. . . .

7. RESOLVED, That we commend to the favorable consideration of the people and the reform press the legislative system known as the initiative and referendum.

8. RESOLVED, That we favor a constitutional provision limiting the office of President and Vice-President to one term, and providing for the election of Senators of the United States by a direct vote of the people.

9. RESOLVED, That we oppose any subsidy or national aid to any private corporation for any purpose.

10. RESOLVED, That this convention sympathizes with the Knights of Labor and their righteous contest with the tyrannical combine of clothing manufacturers of Rochester, and declare it to be a duty of all who hate tyranny and oppression to refuse to purchase the goods made by the said manufacturers, or to patronize any merchants who sell such goods.

Fuente: The World Almanac, 1893 (New York: 1893), 83󈟁. Reprinted in George Brown Tindall, ed., A Populist Reader, Selections from the Works of American Populist Leaders (New York: Harper & Row, 1966), 90󈟌.


Differences Between Democrats and Republicans

Tax Policy

Both parties favor tax cuts, but each party takes a different view on where those tax cuts should be applied. The Democrats believe there should only be cuts for middle and low income families, but believe they should be higher on corporations and wealthy individuals. The Republicans believe there should be tax cuts for everyone, both corporations and people of all income levels.

Social Issues

One of the differences lies in their views towards social issues. The Republicans tend to be conservative on social issues. They tend to oppose gay marriage and promote marriage being between a man and a woman. They also oppose abortion and promote the right of gun ownership. Democrats tend to be more progressive in their views, favoring abortion and gay marriage, but are strongly for strict gun control laws that limit ownership.

Labor and Free Trade

Republicans and Democrats have very different ideas when it comes to the business environment. Republicans tend to oppose increases to the minimum wage, citing the need for business to keep costs low so they can prosper and all Americans can have access to products and services. The Democrats favor increasing the minimum wage so that Americans have more money with which to purchase goods. They also favor trade restrictions to protect American jobs while Republicans favor free trade in order to keep costs low for consumers and make businesses more profitable so they can grow.

Health Care

Democrats generally prefer a lot of government regulation and oversight of the health care system, including the passage of the Affordable Care Act, because it makes the health care system accessible to everyone. Republicans, who opposed the Affordable Care Act, believe too much government involvement in the industry will drive up costs and have a negative impact on the quality of care that consumers receive.

Social Programs

Democrats across the board believe that government should run such social programs as welfare, unemployment benefits, food stamps, and Medicaid that support people in need. They believe more tax dollars should be funneled into these programs. Republicans acknowledge a need for these social programs, but favor less funding and tighter control. Republicans favor supporting private organizations that support people in need.

Foreign Policy

When it comes to differences between democrats and republicans, the foreign policy can not be missed. Each party has had differing stances in relation to foreign policy over the years depending on the situation. Generally speaking, when military involvement may be required, the Democrats favor more targeted strikes and limited use of manpower while Republicans favor a full military effort to displace regimes that are totalitarian and detrimental to their own people and who are threatening others. Both parties typically agree that sending aid to other countries is a good thing, but disagree on the nature of that aid and who should be receiving it.

Energy Issues and the Environment

There have always been clashes between the parties on the issues of energy and the environment. Democrats believe in restricting drilling for oil or other avenues of fossil fuels to protect the environment while Republicans favor expanded drilling to produce more energy at a lower cost to consumers. Democrats will push and support with tax dollars alternative energy solutions while the Republicans favor allowing the market to decide which forms of energy are practical.

Educación

The parties have different views on the education system of the country, but both agree there needs a change. Democrats favor more progressive approaches to education, such as implementing the Common Core System, while Republicans tend to favor more conservative changes such as longer hours and more focused programs. They are also divided on student loans for college, with Democrats favoring giving students more money in the form of loans and grants while Republicans favor promoting the private sector giving loans and not the government.

Crime and Capital Punishment

Republicans generally believe in harsher penalties when someone has committed a crime, including for selling illegal drugs. They also generally favor capital punishment and back a system with many layers to ensure the proper punishment has been meted out. Democrats are more progressive in their views, believing that crimes do not involve violence, such as selling drugs, should have lighter penalties and rehabilitation. They are also against capital punishment in any form.

Individual Liberty

Individual liberty has been sore differences between democrats and republicans. Political correctness is on the rise and many people believe that people need to be protected against themselves. Democrats have tended toward favoring legislation that restricts some freedoms, including foods we may have access to. Republicans favor personal responsibility, in that individuals should be able to choose for themselves what they do and what they do not do if it doesn’t break existing laws.


Ideological Third Parties and Splinter Parties

Third party politicians tend to be more ideological than Republicans or Democrats because they do not have to play to the American middle.

Objetivos de aprendizaje

Describe the largest and most significant third parties in American electoral politics

Conclusiones clave

Puntos clave

  • American elections are held between two main political candidates, one a Democrat and one a Republican.
  • Third parties are any party other than the Democratic and Republican parties.
  • Third parties tend to be much more ideological than their counterparts from the Democratic or Republican parties.

Términos clave

  • two-party system: When two major political parties dominate in most elections and consequently dominate elected office
  • third party: A political party in opposition to the main parties in a two-party system.

America’s democratic system is predominantly a two party system. This means that two major political parties dominate in most elections and consequently dominate elected office. Currently, the two major American parties are the Democratic and Republican parties, although the top two parties change over time. A third party is any party that supports a candidate for election other than the two major political parties at the current moment, a third party would be any party other than the Democratic and Republican parties. Though third parties represent a very small fraction of Americans participating in politics, they do influence elections by drawing votes away from either of the two main parties. Third parties tend to be more ideological and extremist than the Democrats or Republicans. Since third party candidates do not have a legitimate chance of winning national election given the structure of the current system, most third parties do not tend to try to pursue moderate voters and instead stay close to their ideological roots.

Third Party Candidates: Ralph Nader, the Green Party candidate, is accused of “stealing” votes away from Al Gore, a Democrat, in the 2000 election.

The three main third parties are the Libertarian Party, the Green Party, and the Constitution Party. All have over 100,000 registered voters. However, even as these parties are the largest of the third parties, they represent only a fraction of American voters and are more ideologically oriented than Democrats or Republicans. The Libertarian Party supports laissez-faire policies, small government, and is characterized by being socially liberal and fiscally conservative. The Green Party is a progressive party that emphasizes eco-socialism. The Constitution Party is a socially and fiscally conservative party backed by the religious right.Beyond the Libertarian, Green, and Constitution Parties, third parties in American politics tend even farther towards the fringe, emphasizing ideology and avoiding speaking to a broad base. An example of a small right-wing third party would be the America First Party. The AFP is characterized as paleoconservative because they are socially and fiscally conservative. The AFP seeks to enact a smaller government by eliminating federal programs, such as the Department of Education. The AFP further seeks to cut taxes and allow for more robust integration of church and state.

An example of an extreme left wing party is the Peace and Freedom Party. The PFP was created in 1968 as a way to protest participation in the Vietnam War. Today, the PFP advocates to protect the environment. It seeks to advance personal liberties and universal, high quality and free access to education and health care. The PFP seeks to enact a more socialist economy.

Some third parties are organized entirely around one issue, rather than seeking to enact a broad, fringe ideology. For example, the United States Marijuana Party seeks to end the war on drugs and legalize marijuana. Though it is unlikely that anyone from the United States Marijuana Party will ever be elected to national office, they seek to raise attention to the issues that they find important and put these issues on the national stage.


Ver el vídeo: ΣΥΡΙΖΑ: Δεν παραιτούνται από βουλευτές τα μέλη της Αριστερής πλατφόρμας - MEGA ΓΕΓΟΝΟΤΑ