Fannie Lou Hamer

Fannie Lou Hamer


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Fannie Lou Hamer, la menor de veinte hijos, nació en el condado de Montgomery, Mississippi, el 6 de octubre de 1936. Hamer, una aparcera, no sabía que los afroamericanos podían votar hasta que asistió a una reunión del Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) en un iglesia en Ruleville. Cuando Hamer intentó registrarse para votar, fue arrestada y encarcelada. Al día siguiente, el propietario le dijo que si no retiraba su solicitud para votar, la obligarían a abandonar su tierra. Hamer respondió convirtiéndose en un miembro activo del SNCC.

Después de perder su trabajo en la plantación, Hamer fue empleada como secretaria de campo del SNCC y en 1963 jugó un papel decisivo en el establecimiento del Ministerio Delta, un extenso programa de desarrollo comunitario. Durante la campaña Freedom Summer ayudó a formar el Mississippi Freedom Democratic Party. Hamer se convirtió en una figura nacional cuando en la convención nacional del Partido Demócrata pronunció un discurso apasionado desafiando los asientos de la delegación regular de Mississippi, totalmente blanca.

En 1968, Hamer fundó Freedom Farms Corporation (FFC), una empresa sin fines de lucro diseñada para ayudar a las familias campesinas pobres. También proporcionó servicios sociales y becas para la educación. Fannie Lou Hamer murió en Mound Bayou, Mississippi, el 14 de marzo de 1977.

Mi vida ha sido casi como la de mi madre, porque me casé con un aparcero. No lo teníamos fácil y la única forma de sobrevivir al invierno era porque Pap tenía un porro de jugos y preparábamos licor. Esa fue la única forma en que lo hicimos. Me casé en 1944 y permanecí en la plantación hasta 1962, cuando bajé al juzgado de Indianola para registrarme para votar. Eso sucedió porque fui a una reunión masiva una noche.

Hasta entonces nunca había oído hablar de ninguna reunión masiva y no sabía que un negro podía registrarse y votar. Bob Moses, Reggie Robinson, Jim Bevel y James Forman fueron algunos de los trabajadores de SNCC que dirigieron esa reunión. Cuando pidieron que levantaran la mano los que irían al juzgado al día siguiente, levanté la mía. Lo tenía tan alto como podía. Supongo que si hubiera tenido algún sentido, habría estado un poco asustado, pero ¿cuál era el punto de estar asustado? Lo único que podían hacerme era matarme y parecía que habían estado tratando de hacerlo poco a poco desde que tengo memoria.

Bueno, éramos dieciocho de nosotros los que fuimos al juzgado ese día y todos fuimos arrestados. La policía dijo que el autobús estaba pintado del color incorrecto, dijo que era demasiado amarillo. Después de que me rescataron volví a la plantación donde Pap y yo habíamos vivido durante dieciocho años. Mi hija mayor me conoció y me dijo que el Sr. Marlow, el dueño de la plantación, estaba loco y levantaba arena. Había oído que había intentado registrarme. Esa noche nos llamó y dijo: "No vamos a tener esto en Mississippi y tendrás que retirarte. Estoy buscando tu respuesta, ¿sí o no?". Solo miré. Él dijo: "Te daré hasta mañana por la mañana. Y si no te retiras, tendrás que irte. Si te retiras, es solo como me siento, es posible que aún tengas que irte". Así que me fui esa misma noche. Pap tuvo que quedarse hasta que terminara el trabajo en la plantación. Diez días después dispararon contra la casa de la Sra. Tucker donde yo me estaba quedando. También dispararon a dos niñas en casa del Sr. Sissel.

He trabajado en el registro de votantes aquí desde que fui a esa primera reunión masiva. En 1964, inscribimos a 63.000 negros de Mississippi en el Partido Demócrata de la Libertad. Formamos nuestro propio partido porque los blancos ni siquiera nos dejaban registrarnos. Decidimos desafiar al Partido Demócrata de Mississippi blanco en la Convención Nacional. Seguimos todas las leyes que hicieron los mismos blancos. Intentamos asistir a las reuniones del precinto y nos cerraron las puertas o cambiaron las reuniones y eso va en contra de las leyes que ellos mismos hicieron. Así que fuimos nosotros los que llevamos a cabo las reuniones de precinto reales. En todas estas reuniones en todo el estado, elegimos a nuestros representantes para asistir a la Convención Nacional Demócrata en Atlantic City. Pero aprendimos de la manera más difícil que aunque teníamos toda la ley y toda la justicia de nuestro lado, ese hombre blanco no nos va a ceder su poder.


La trágica historia de la vida real de Fannie Lou Hamer

Fannie Lou Hamer era una fuerza a tener en cuenta. Después de trabajar como aparcero durante la mayor parte de su vida, una vez que se enteró de su derecho constitucional al voto, nunca dejó de trabajar por la igualdad de derechos al voto para todos.

La vida de Hamer estuvo llena de dificultades. Cuando sus padres ganaron suficiente dinero para comprar su propio ganado, los blancos de la comunidad envenenaron a sus animales. Una cirugía menor se convirtió en una esterilización forzada. Después de un arresto por intentar integrar los mostradores de almuerzo en las estaciones de autobuses en las rutas interestatales, un acto que era legal "dada la prohibición de la ICC de 1961 sobre las instalaciones de viaje interestatales segregadas", Hamer fue golpeada a una pulgada de su vida y sufrió problemas de salud de por vida como resultado de las palizas.

Pero a pesar de todo lo que enfrentó, Hamer siguió luchando hasta sus últimos días. Y lo hizo con pasión. Ella siempre comenzaba a cantar "cuando los tiempos parecían más espantosos", ya fuera mientras la arrestaban, en una celda de la cárcel o en el DNC. Una visita a Guinea inspiró la idea de la lucha anticolonial en la que estaba involucrada, y Hamer describió el viaje como "uno de los momentos de mayor orgullo de mi vida".

Toda su vida, Hamer dijo que estaba "enferma y cansada de estar enferma y cansada". Uno solo puede esperar que haya encontrado el descanso que se merece. Esta es la trágica historia de la vida real de Fannie Lou Hamer.


Historial de discapacidad

En honor al Mes de la Historia Negra (febrero) y el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), honramos a las mujeres negras discapacitadas que han tenido un impacto poderoso.

Harriet Tubman (1820-1913) es conocida por su trabajo ayudando a los negros a escapar de la esclavitud en el sur hacia la libertad en el norte. Cuando era adolescente, recibió un golpe en la cabeza con un peso que le arrojó a otra esclava y desarrolló epilepsia, que le provocó convulsiones, dolores de cabeza y visiones. Algunos dicen que también tenía narcolepsia. Era muy baja (5 pies de altura) y los dueños de esclavos la consideraban discapacitada, lo que puede haberla hecho parecer una razón poco probable para que los esclavos escapen.
http://www.succeedingwithnarcolepsy.com/#!harriet-tubman/cuqy
http://www.disabilityhistory.org/people.html

Claudia Gordon actualmente se desempeña como asesora en temas de discapacidad del presidente Obama, en la Oficina de Participación Pública de la Casa Blanca. Es la primera abogada negra sorda en los Estados Unidos y la primera estudiante sorda en graduarse de la facultad de derecho de la American University. Ha abogado por las personas sordas y discapacitadas a través de su trabajo en el Consejo Nacional sobre Discapacidad, Seguridad Nacional (donde trabajó en preparación para emergencias para personas con discapacidades) y la Coalición Nacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad.
http://deafness.about.com/od/deafwomen/p/claudiagordon.htm
http://www.gallaudet.edu/board_of_trustees/board_members/board_of_trustees_list/gordon.html

Barbara Jordan (1936-1996) se convirtió en la primera afroamericana en servir en el Senado de Texas en 1967, y en 1973 se convirtió en la primera mujer afroamericana de un estado del sur en servir en el Congreso. También fue la primera mujer negra en dar el discurso de apertura en una Convención Nacional Demócrata. Tenía esclerosis múltiple (EM). Trabajó por las leyes de derecho al voto y salario mínimo, y fue considerada una líder en el movimiento de derechos civiles.
http://txsilc.org/index.php/en/communications/silc-posts/19-blog-curabitur-eu-dignissim-velit/325-disability-history-month-barbara-jordan.html
http://www.tshaonline.org/handbook/online/articles/fjoas

Sylvia Walker (1937-2004) fue Directora del Centro de Estudios sobre Discapacidad y Política Socioeconómica y del Centro de Investigación y Capacitación de la Universidad de Howard. Se desempeñó como Vicepresidenta del Comité del Presidente & # 8217s & # 8217s sobre el Empleo de Personas con Discapacidades. Ella fue una defensora de los derechos de las personas con discapacidad y su investigación ayudó a conducir a la Ley de Estadounidenses con Discapacidades.
http://old.dimenet.com/hotnews/archive.php?mode=N&id=3550
http://www.disabilityhistory.org/dwa/library_d.html

Betty Williams es ex presidenta de Self Advocates Becoming Empowered (SABE), una organización de personas con discapacidades intelectuales / del desarrollo. Se ha desempeñado como presidenta de People First of Indiana y ha coordinado la educación y capacitación del consumidor con Arc of Indiana.
http://bancroft.berkeley.edu/ROHO/collections/subjectarea/ics_movements/self_advocacy.html

Fannie Lou Hamer (1917-1977) fue una activista de derechos civiles que ayudó a los afroamericanos a registrarse para votar y cofundó el Partido Democrático por la Libertad de Mississippi. Estuvo involucrada en el Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos. Como muchos negros pobres en ese momento, fue esterilizada sin su conocimiento o consentimiento. Hamer tuvo polio cuando era niño. Ella protestó ante una fuerte oposición y fue golpeada en una cárcel de Mississippi, lo que le provocó daños en los riñones y cojera. Es conocida por decir: "¡Estoy enferma y cansada de estar enferma y cansada!"
http://www.thedailybeast.com/articles/2014/09/02/remembering-civil-rights-heroine-fannie-lou-hamer-im-sick-and-tired-of-being-sick-and-tired. html
http://www.biography.com/people/fannie-lou-hamer-205625#death-and-legacy
http://www.patheos.com/blogs/monkeymind/2013/10/the-passion-of-fannie-lou-hamer.html

Jazzie Collins (1958-2013) fue una poderosa activista transgénero negra de San Francisco que luchó por los derechos de las personas mayores, las personas con discapacidades, las personas LGBT y las personas de color. Formó parte del primer Grupo de Trabajo de Políticas sobre el Envejecimiento LGBT de San Francisco y participó activamente en nuestra propia Senior and Disability Action, y anteriormente Senior Action Network.

Audre Lorde (1934-1992) se definió a sí misma como una poeta guerrera feminista lesbiana negra. Ella escribió Hermana Forastera, The Cancer Journals y varias otras obras de poesía y prosa. Cuando se sometió a una mastectomía por cáncer de mama, se negó a usar una prótesis y dijo: & # 8220 O amo mi cuerpo con un solo pecho ahora, o sigo siendo para siempre ajena a mí misma. & # 8221
http://www.disabilityhistory.org/people.html
http://thefeministwire.com/2014/02/the-lorde-works-in-mysterious-and-magical-ways-an-introduction-to-the-audre-lorde-forum/

Lois Curtis es una artista y activista negra con una discapacidad de salud mental y una discapacidad intelectual / del desarrollo. Durante su infancia y adultez temprana, vivió en instituciones estatales, y sus solicitudes para vivir en la comunidad fueron denegadas repetidamente. Ella demandó al estado de Georgia y su caso llegó a la Corte Suprema. En el ahora famoso L.C. contra Olmstead decisión, la Corte declaró que Curtis y otras personas con discapacidad tienen derecho a vivir en la comunidad y a recibir los apoyos adecuados. El Tribunal dijo que la institucionalización innecesaria es una forma de segregación y es ilegal según la Ley de Estadounidenses con Discapacidades. Curtis ahora vive en la comunidad.
http://www.adapt.org/freeourpeople/atlanta09/lois.php

Johnnie Lacy (1937-2010) fue un líder en el movimiento de vida independiente y luchó por los derechos de las personas con discapacidades, especialmente las personas de color. Dirigió Community Resources for Independent Living, una organización sin fines de lucro en Hayward que brinda servicios y defensa. Lacy habló de haber sido excluida de la comunidad negra debido a su discapacidad y de la comunidad de discapacidades por ser una persona de color. Como mujer negra en silla de ruedas, educó a sus comunidades sobre la raza y la discapacidad y sirvió de modelo a seguir para muchas otras mujeres negras discapacitadas.
http://uaaaclub.blogspot.com/2012/02/black-disabled-activist-johnnie-lacy.html
http://disstud.blogspot.com/2006/02/black-disability-studies-in-tu-faculty.html

La Dra. Nathie Marbury (1944-2013) fue la primera mujer negra sorda en ingresar al Programa Nacional de Entrenamiento de Liderazgo para Sordos en la Universidad Estatal de California, Northridge y la primera maestra negra sorda en la Escuela Primaria de Demostración para Sordos Kendall en Washington. CORRIENTE CONTINUA. A través de la enseñanza y la defensa, compartió su pasión por el lenguaje de señas estadounidense y la cultura sorda.
http://nad.org/news/2013/4/memoriam-dr-nathie-marbury

Pat Parker (1944-1989) fue una poeta feminista lesbiana negra con cáncer de mama. Escribió sobre identidad y orgullo. Estuvo involucrada con el Partido Pantera Negra, el Colectivo de Prensa de Mujeres y la organización de gays y lesbianas.
http://inspiritual.biz/inspiritual-reflections/2011/4/18/why-i-love-pat-parker.html
http://voices.cla.umn.edu/artistpages/parkerPat.php

Si pudiera llevarme todas mis partes cuando voy a algún lado, y no tener que decirle a uno de ellos: 'No, te quedas en casa esta noche, no serás bienvenida', & # 8221 porque voy a ir a un fiesta de blancos donde puedo ser gay, pero no negro. O estoy yendo a una lectura de poesía negra y la mitad de los poetas son antihomosexuales, o miles de situaciones en las que algo de lo que soy no puede acompañarme. El día en que todas las diferentes partes de mí puedan llegar, tendríamos lo que yo llamaría una revolución. - Movimiento en negro, de Pat Parker


América & # 8217s Historia olvidada de esterilización forzada

A principios de septiembre, una enfermera que trabajaba en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Georgia presentó impactantes acusaciones de negligencia médica y abuso, alegando que se realizaron numerosas histerectomías involuntarias (cirugías de extirpación del útero) en mujeres inmigrantes detenidas. Esta acusación provocó comprensiblemente furia e indignación entre el público en general, y numerosas personas la denunciaron como una violación de los derechos humanos y otro ejemplo más de la crueldad de la administración actual hacia las mujeres y los inmigrantes. Mucha gente, incluidos destacados políticos liberales y figuras públicas, lo veía como algo claramente antiestadounidense y en desacuerdo con los valores de nuestro país; . & # 8221 Hubo innumerables comparaciones con la Alemania nazi y otros regímenes totalitarios que abusaban de los derechos humanos, así como una sensación generalizada de que Estados Unidos estaba participando en un acto singularmente cruel y sin precedentes. Desafortunadamente, esta es una impresión engañosa.

Si bien las acusaciones contra ICE son indudablemente horribles y deben ser investigadas, no carecen de precedentes ni son antiamericanas; de hecho, son muy Americano. Estados Unidos tiene una historia larga, atroz y en gran parte desconocida de eugenesia y esterilización forzada, dirigida principalmente hacia mujeres pobres, mujeres discapacitadas y mujeres de color.

El movimiento eugenésico estadounidense se originó a fines del siglo XIX y siempre se ha basado sin lugar a dudas en el racismo y el nativismo. La palabra & # 8220eugenics & # 8221 originalmente se refería a la mejora biológica de los genes humanos, pero se usó como una pseudociencia para justificar actos discriminatorios y destructivos contra personas supuestamente indeseables, como leyes de inmigración extremadamente restrictivas, leyes contra el mestizaje y esterilización forzada. El objetivo final del movimiento eugenésico era & # 8220engendrar & # 8221 rasgos indeseables para crear una sociedad con una estructura genética & # 8220superior & # 8221, que esencialmente significaba reducir la población de no blancos y enfermos mentales. El movimiento eugenésico fue ampliamente aceptado en la sociedad estadounidense hasta bien entrado el siglo XX, y no fue relegado en absoluto a los márgenes de la sociedad como cabría esperar. De hecho, la mayoría de los estados tenían juntas de eugenesia financiadas por el gobierno federal y la esterilización ordenada por el estado era algo común. La esterilización se consideraba una de las formas más efectivas de detener el crecimiento de una población & # 8220 indeseable & # 8221, ya que acabar con la capacidad reproductiva de una mujer significaba que ya no podría contribuir a la población.

El caso de la Corte Suprema Buck contra Bell (1927) decidió que una ley de Virginia que autorizaba la esterilización obligatoria de los reclusos en instituciones mentales era constitucional. Carrie Buck, una & # 8220 mujer de mente débil & # 8221 cuya enfermedad mental había estado en su familia durante las últimas tres generaciones, fue internada en una institución mental estatal y se sometió a un procedimiento de esterilización que requirió una audiencia. La Corte Suprema determinó que la ley de Virginia era valiosa y no violaba la Constitución, y evitaría que Estados Unidos & # 8220 se vea inundado por la incompetencia & # 8230; tres generaciones de imbéciles son suficientes & # 8221. & # 8221 La Corte nunca ha revocado explícitamente Buck contra Bell .

California & # 8217s & # 8220Asexualization Acts & # 8221 en las décadas de 1910 y 1920 llevaron a la esterilización de 20.000 personas, desproporcionadamente negras y mexicanas, que se consideraban enfermos mentales. Según los informes, Hitler y los nazis se inspiraron en las leyes de California cuando formularon sus propias políticas de eugenesia genocida en la década de 1930. Al discutir las Leyes de Asexualización de California, Hitler escribió: & # 8220Hoy hay un estado en el que se notan al menos los comienzos débiles hacia una mejor concepción [de la ciudadanía]. Por supuesto, no es nuestro modelo de República Alemana, sino los Estados Unidos. & # 8221

A lo largo del siglo XX, casi 70,0000 personas (en su mayoría mujeres de color de la clase trabajadora) fueron esterilizadas en más de 30 estados. Las mujeres negras, latinas y nativas americanas fueron el objetivo específico. Desde la década de 1930 hasta la de 1970, casi un tercio de las mujeres en Puerto Rico, un territorio de los Estados Unidos, fueron obligadas a esterilizarse cuando los funcionarios del gobierno afirmaron que la economía de Puerto Rico se beneficiaría de una población reducida. La esterilización era tan común que se conoció como & # 8220 La Operación (La Operación) & # 8221 entre los puertorriqueños.

Las mujeres negras también fueron esterilizadas de manera desproporcionada y forzada y sometidas a abusos reproductivos. En Carolina del Norte en la década de 1960, las mujeres negras constituían el 65 por ciento de todas las esterilizaciones de mujeres, aunque eran solo el 25 por ciento de la población. Una mujer negra que fue sometida a una histerectomía forzada durante este tiempo fue Fannie Lou Hamer, una reconocida activista de derechos civiles. Hamer describió cómo las esterilizaciones no consensuales de mujeres negras de clase trabajadora en el sur eran tan comunes que se las conocía coloquialmente como & # 8220Mississippi apendicectomy & # 8221.

Además, muchas mujeres nativas americanas fueron esterilizadas en contra de su voluntad. Según un informe de la historiadora Jane Lawrence, el Servicio de Salud Indígena fue acusado de esterilizar a casi el 25% de las mujeres indígenas durante las décadas de 1960 y 1970. En 1973, el año en que Roe contra Wade fue decidido por la Corte Suprema, supuestamente asegurando los derechos reproductivos para todas las mujeres estadounidenses, los derechos reproductivos de miles de mujeres indígenas fueron completamente ignorados ya que fueron esterilizados por la fuerza.

La esterilización forzada, especialmente a cambio de una reducción de la pena, ocurre a menudo en el sistema legal penal de hoy. Los esfuerzos sancionados por el gobierno para evitar que las personas encarceladas se reproduzcan fueron generalizados en el siglo XX y aún continúan hoy. En 2017, un juez de Tennessee ofreció reducir las sentencias de cárcel de las personas condenadas que comparecieron ante él en el tribunal si & # 8220 se ofrecieron & # 8221 a someterse a la esterilización. En 2009, una mujer de 21 años de Virginia Occidental condenada por posesión de marihuana se sometió a esterilización como parte de su libertad condicional. En 2018, una mujer de Oklahoma condenada por cobrar un cheque falso recibió una sentencia reducida después de someterse a una esterilización por sugerencia del juez. Según un informe del Center for Investigative Reporting, casi 150 mujeres que se consideraba probable que regresaran a prisión fueron esterilizadas en las cárceles de California entre 2004 y 2003. Aunque tuvieron que firmar formularios de & # 8220consent & # 8221, el procedimiento, cuando se planteó como un incentivo para una pena reducida, genera un debate permanente sobre si existe o no consentimiento en estas situaciones. Los defensores de la esterilización de las personas encarceladas a menudo citan la falta de & # 8220 responsabilidad personal & # 8221 cuando, en realidad, muchas de estas personas se enfrentan a una falta de apoyo y recursos. Incluso si el encarcelamiento fuera de alguna manera el determinante singular de la moral y el carácter de uno, la esterilización como parte de una sentencia de prisión sigue siendo una violación fundamental del derecho a la autonomía reproductiva, algo que los jueces y los funcionarios penitenciarios eligen ignorar.

Como se evidencia, las esterilizaciones forzadas en los Estados Unidos, lamentablemente, no son nada nuevo ni tampoco del pasado. Sin embargo, a juzgar por las reacciones a las recientes acusaciones de histerectomías involuntarias realizadas en los centros de detención de ICE, muchas personas tienen la impresión de que se trata de atrocidades sin precedentes que son exclusivas de la administración Trump. Por supuesto, no es culpa personal de ningún individuo por desconocer la historia de Estados Unidos con la eugenesia y la esterilización forzada, sino que es un reflejo de nuestro sistema educativo y la historia que priorizamos. Personalmente, la única vez que aprendí sobre eugenesia y esterilización en mi escuela secundaria pública estadounidense fue cuando aprendimos sobre la Alemania nazi, y estos temas nunca se mencionaron en mis clases de historia de Estados Unidos. Me sentí tan perturbado cuando me enteré por mi cuenta por primera vez y también me sentí frustrado cuando pensé en la pregunta: si no sabía nada de esto, ¿qué otras atrocidades históricas desconozco? Nuestro plan de estudios de educación histórica sobre enfatiza ciertos aspectos positivos de la historia de Estados Unidos mientras pasa por alto por completo otros: pasamos un semestre entero aprendiendo sobre la Revolución Estadounidense, solo para estar completamente desinformados sobre los Estados Unidos y las políticas históricas sistémicas e integrales diseñadas para reducir las poblaciones de ciertos grupos. La ausencia de educación histórica sobre la eugenesia estadounidense y la esterilización forzada en nuestros planes de estudios de educación es una de las razones por las que el presidente Trump & # 8217s propuso & # 8220 1776 Comisión & # 8220, que supuestamente promoverá & # 8220 educación patriótica & # 8221 es tan preocupante . Nuestro sistema educativo ya ignora muchas de las peores partes de la historia estadounidense, y si el patriotismo se convierte en un factor decisivo para determinar un plan de estudios, la clase de & # 8220historia & # 8221 muy bien puede convertirse únicamente en un relato de las victorias de Estados Unidos & # 8217 y no abordar absolutamente ninguna de sus fallas.

Es completamente comprensible que muchas personas se apresuren a describir las acusaciones contra ICE como & # 8220un-American & # 8221 e incompatibles con la visión de Estados Unidos que conocen. Ciertamente es incómodo aprender sobre las cosas vergonzosas que Estados Unidos ha hecho, especialmente porque parece irreconciliable con el concepto de & # 8220American excepcionalismo & # 8221 que muchos de nosotros nos han enseñado. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta la historia y comprender el contexto en el que tienen lugar los acontecimientos actuales. Creer de manera inequívoca en el excepcionalismo estadounidense ha llevado con frecuencia a un doble rasero cuando se trata de evaluar las prácticas de otros países. Si se alegara que funcionarios de otro país estaban realizando histerectomías involuntarias a mujeres detenidas, Estados Unidos indudablemente (con razón) lo llamaría una violación de los derechos humanos. Aunque a veces pueda parecer así, Estados Unidos no está por encima del derecho internacional (las Naciones Unidas consideran la esterilización forzada una forma de tortura) y debe rendir cuentas de acuerdo con los estándares que establece.

Ver las acusaciones contra ICE como & # 8220un-American & # 8221 y pensar en las esterilizaciones forzadas como algo inventado por la administración Trump también fomenta la idea errónea de que expulsar a Donald Trump de su cargo solucionará de alguna manera todo lo que está mal en nuestro país. Para aclarar, absolutamente debería ser votado, y su administración es especialmente peligrosa y cruel con los inmigrantes detenidos. Probablemente no estaríamos escuchando estas acusaciones si Trump hubiera perdido las elecciones de 2016. Parece que algunas personas creen que todo estará bien y que podremos volver a & # 8220normalcy & # 8221 tan pronto como Trump deje de ser presidente. Sin embargo, el actual presidente es, en realidad, un síntoma de un problema mucho mayor que no se solucionará. solo votándolo fuera de la oficina. En realidad, Donald Trump y su administración no inventaron los conceptos de eugenesia y esterilización forzada, ni fueron los primeros en implementar estos conceptos en Estados Unidos. Las esterilizaciones y otros abusos de los derechos humanos en los centros de detención y las cárceles no terminarán repentinamente justo cuando Donald Trump deje el cargo; requerirá una defensa y activismo sostenidos.

Si bien es razonable comparar las supuestas acciones de ICE con las de la Alemania nazi u otros regímenes totalitarios, no es necesario mirar tan lejos en todo el mundo para encontrar una comparación relevante, debido a la larga y vergonzosa historia de esterilización forzada de Estados Unidos. de mujeres de color pobres y discapacitadas. Si estas acusaciones son ciertas, ICE absolutamente debe rendir cuentas y enfrentar la indignación pública. Sin embargo, en su indignación, el público debería ser consciente del hecho de que la eugenesia y la esterilización forzada no son en absoluto & # 8220 antiamericanas & # 8221. Si realmente queremos creer en la idea de & # 8220American excepcionalismo & # 8221 en una (con suerte) en el mundo posterior a Trump, necesitamos reimaginar lo que realmente significa ser excepcional. Estados Unidos no es excepcional porque nunca ha hecho nada malo o tiene mejores valores morales o valores que otros países, pero puede avanzar hacia convertirse en excepcional si asume la responsabilidad, comprende y reconoce las partes más vergonzosas de nuestra historia y promete no repetirlas nunca. .


Fannie Lou Hamer & # 8217s Dauntless Fight for Black Americans & # 8217 Right to Vote

Como muchos afroamericanos que viven en Jim Crow South, Fannie Lou Hamer no sabía que tenía derecho a voto. & # 8220 Nunca había escuchado, hasta 1962, que los negros podían registrarse y votar, & # 8221, explicó una vez. Nieta de negros esclavizados, Hamer nació en el condado de Montgomery, Mississippi, en 1917. Como la más joven de 20 hijos en una familia de aparceros, se vio obligada a dejar la escuela durante el sexto grado para ayudar en la plantación. En 1925, cuando Hamer tenía solo 8 años, fue testigo del linchamiento de un aparcero local llamado Joe Pullam que se había atrevido a hablar por sí mismo cuando los blancos locales se negaron a pagarle por su trabajo. & # 8220 Lo recuerdo hasta el día de hoy, y no lo olvidaré & # 8221, admitió en una entrevista de 1965. En ese momento, Hamer se había convertido en un activista de derechos civiles reconocido a nivel nacional, que defendía audazmente el derecho a la participación política que a los estadounidenses negros se les había negado durante mucho tiempo.

El linchamiento de Pullam & # 8217 reveló las estrictas condiciones del Jim Crow South. Se esperaba que los afroamericanos estuvieran subordinados a los blancos, poco valorados por su trabajo y ciertamente no por su intelecto. Diariamente, los sureños blancos les decían a los estadounidenses negros dónde vivir, dónde trabajar y cómo actuar. Las transgresiones pueden tener consecuencias devastadoras.

Los sureños blancos también excluyeron por completo a los negros del proceso político formal. A raíz de la Guerra Civil, la aprobación de las Enmiendas 14 y 15 confirmó que las personas anteriormente esclavizadas eran ciudadanos y hombres negros con derecho a voto. Durante la era de la Reconstrucción, los hombres negros hicieron uso de este derecho, y las mujeres negras para votar y postularse para cargos públicos no tenían ese derecho. Tras la disolución de la Reconstrucción, los sureños blancos utilizaron una serie de medidas legales y extralegales & # 8212 que incluyen impuestos electorales, cláusulas del abuelo y violencia de la mafia & # 8212 para hacer casi imposible que los hombres afroamericanos votaran.

Cuando la 19ª Enmienda extendió el voto a las mujeres en 1920, estas tácticas de supresión de votantes significaron que los derechos por los que habían luchado las sufragistas negras eran inaccesibles en la práctica. En la década de 1960, sólo el 5 por ciento de los 450.000 residentes negros de Mississippi estaban registrados para votar.

En 1962, Hamer asistió a una reunión organizada por el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC), un grupo interracial de derechos civiles que desempeñó un papel central en la organización y el fomento de que los residentes negros en el sur se registraran para votar. & # 8220Ellos estaban hablando sobre [cómo] podríamos Votar para sacar a personas que no & # 8217t queríamos en el cargo & # 8221, recordó. & # 8220 Eso me sonó lo suficientemente interesante como para querer probarlo. & # 8221 Lo que Hamer se dio cuenta en ese momento fue su capacidad para transformar la sociedad estadounidense. A pesar de sus humildes comienzos y una educación formal limitada, el acceso a la boleta significaba que estaría empoderada para dar forma a la política local, estatal y nacional.

Ese año, a la edad de 44 años, Hamer se unió a SNCC y prometió intentar registrarse para votar.

En agosto, viajó en un autobús alquilado con otros 17 activistas de derechos civiles desde su ciudad natal de Ruleville, Mississippi, a Indianola, aproximadamente a 42 kilómetros de distancia, para que su nombre figurara en las listas de votantes. Hamer y sus colegas anticiparon encontrar obstáculos en su viaje, conocían los peligros de desafiar la supremacía blanca.

Después de atravesar la puerta del juzgado, se les informó que tenían que pasar pruebas de alfabetización para poder registrarse para votar. La prueba implicó leer e interpretar una sección de la constitución estatal. Hamer hizo lo mejor que pudo y se fue, mirando nerviosamente a los policías armados que habían rodeado su autobús. Si bien logró irse sin incidentes, ella y sus colegas fueron detenidos más tarde por la policía y multados por conducir un autobús que supuestamente era & # 8220 demasiado amarillo & # 8221.

Cuando Hamer llegó a casa más tarde esa noche, el dueño blanco de la plantación en la que ella y su esposo, Perry, trabajaban como aparceros, la enfrentó. Le dio un ultimátum, recordó Hamer: & # 8220Si no & # 8217t baja y retira su registro, tendrá que irse. & # 8221 Su jefe agregó, & # 8220 No estamos listos para eso en Mississippi. & # 8221

Hamer se fue esa noche y nunca regresó, dejando a su familia temporalmente atrás después de que el terrateniente amenazó con quedarse con sus posesiones si Perry no terminaba de ayudar con la cosecha. Varios días después, los supremacistas blancos rociaron 16 balas en la casa donde se alojaba Hamer. Hamer sabía que las balas, que no habían herido a nadie, estaban destinadas a ella, pero no se dejó intimidar. & # 8220 Lo único que podían hacerme era matarme, & # 8221 dijo más tarde en una historia oral, & # 8220, y parecía que & # 8217 habían estado tratando de hacer eso poco a poco desde que pude. recuerda. & # 8221

Un cartel de 1979 hecho de Hamer, cuyo activismo por el derecho al voto transformó la nación. En la cita impresa en la esquina superior derecha, la abogada de derechos civiles Eleanor Holmes Norton compara a Hamer con Martin Luther King Jr. (TABS / Museo Nacional de Historia Estadounidense)

Casi un año después, en junio de 1963, Hamer (ahora secretario de campo del SNCC), hablando sobre los derechos de voto en docenas de ciudades de todo el país, viajaba de regreso a casa con otros activistas a Mississippi después de asistir a un taller para votantes en Carolina del Sur. Decidieron detenerse en Winona, Mississippi, para comer algo. What was supposed to be a quick rest stop became one of the most harrowing experiences of Hamer’s life.

First, the owners of the restaurant refused to serve black patrons. Then, from the bus, Hamer noticed police officers shoving her friends into their patrol cars. Within minutes, an officer grabbed Hamer and violently kicked her.

The beating only intensified when Hamer and other members of the group arrived at the Winona jailhouse, where the police’s line of questioning focused on the workshop they had attended. They prodded for information about SNCC’s voter-registration project in Greenwood, Mississippi. The officers were incensed—offended even—at the very idea that Hamer and her colleagues would defy segregation laws at the restaurant and play an active role in bolstering the political rights of black people in Mississippi.

The beating Hamer endured over four days in Winona left her physically disabled and with permanent scars. As she later explained, “They beat me till my body was hard, till I couldn’t bend my fingers or get up when they told me to. That’s how I got this blood clot in my left eye—the sight’s nearly gone now. And my kidney was injured from the blows they gave me in the back.”

Hamer could not be thrown off her mission. She recounted her experience in Winona on numerous occasions—most notably at the 1964 Democratic National Convention. At the time, the Democratic Party dominated Southern politics. Hamer showed up at the convention as a representative of the Mississippi Freedom Democratic Party (MFDP), an organization she had helped establish to challenge the segregated, all-white Mississippi delegation at the DNC. As Hamer and her colleagues pointed out, a “whites-only” Democratic Party representing a state in which one out of five residents were black undermined the very notion of representative democracy. In their eyes, those who supported a “whites-only” party were no different than white mobs who employed extralegal methods to block African Americans from voting.

In her televised DNC speech, Hamer called out American hypocrisy. “Is this America,” she asked, as tears welled up in her eyes, “the land of the free and the home of the brave, where we have to sleep with our telephones off of the hooks because our lives be threatened daily, because we want to live as decent human beings, in America?”

Hamer had pulled back the curtain. The United States could not claim to be a democracy while withholding voting rights from millions of its citizens. Although the MFDP delegation did not secure its intended seats at the convention, Hamer’s passionate speech set in motion a series of events that led to the 1965 passage of the landmark Voting Rights Act (VRA). Her address, combined with the nationwide protests led by black activists, compelled President Lyndon B. Johnson—who had interrupted Hamer’s speech with a press conference of his own—to introduce federal legislation that banned local laws, like literacy tests, that blocked African Americans from the ballot box. The act also put in place (recently curtailed) restrictions on how certain states could implement new election laws new election laws.

The VRA significantly bolstered black political participation in the South. In Mississippi alone, the number of African Americans registered to vote dramatically increased from 28,000 to approximately 280,000 following its passage. In the aftermath of the VRA, the number of black elected officials in the South more than doubled—from 72 to 159—following the 1966 elections.

Hamer not only helped to register voters but empowered others by entering the realm of electoral politics herself. In 1964, one year after she succeeded in registering herself to vote for the first time, Hamer ran for a seat in the U.S. House of Representatives to challenge white Mississippi Democrat Jamie Whitten, who was seeking a 13th term. Although her chances of winning were slim, she explained to a reporter, “I’m showing people that a Negro can run for office.” Despite a limited budget, Hamer ran a spirited campaign backed by a coalition of civil rights organizations, promising to tackle the issues of poverty and hunger. The Democratic Party refused to allow Hamer’s name on the official ballot, but the MFDP organized mock election events and brought black Mississippi voters out in record numbers. An estimated 60,000 African Americans participated and cast a symbolic vote for Hamer in what the MFDP termed a “Freedom Ballot.”

A ballot for the 1964 "Freedom Vote" mock election. (Zwerling (Matthew) Freedom Summer Collection, University of Southern Mississippi Libraries)

Unsuccessful in her first bid for Congress, Hamer went on to run for office twice more. In 1967, her second attempt was disqualified by election officials, and four years later, she yet again encountered defeat, this time vying for a state senate seat. Her motivation, she explained in a 1971 speech, was that “We plan to bring some changes in the South. And as we bring changes in the South, the northern white politician won’t have any excuse and nowhere to hide.”

In the latter years of her life, Hamer remained at the forefront of the fight for black political rights. She established Freedom Farms, a community-based rural and economic development project, in 1969. While the initiative was a direct response to the high rates of poverty and hunger in the Mississippi Delta, Freedom Farms was also a means of political empowerment. “Where a couple of years ago, white people were shooting at Negroes trying to register,” she explained in 1968, “now they say, ‘go ahead and register—then you’ll starve.’” In the late 1960s and 1970s, she called out white Southerners who threatened to evict sharecroppers who registered to vote. And as a founding member of the National Women’s Political Caucus, which still promotes women politicians today, Hamer worked to expand women’s political participation during the 1970s.

For Hamer, who died in 1977, all of these efforts were grounded in the recognition that the act of casting a ballot was a fundamental right of every American citizen. She had grasped its power and was determined never to let it go.

About Keisha N. Blain

Keisha N. Blain is an associate professor of history at the University of Pittsburgh and President of the African American Intellectual History Society. Ella es la autora de Pon el mundo en llamas: las mujeres negras nacionalistas y la lucha mundial por la libertad y Until I Am Free: Fannie Lou Hamer’s Vision of America, which will be published by Beacon Press in 2021.


Black History Month should be a time of celebration of achievement and honest reflection on the impediments to freedom for all. Civil rights leader Fannie Lou Hamer is one of many who broke through the generational shackles of poverty to live a life devoted to helping free others from the same bondage.

Hamer was born into poverty in 1917 (the youngest of 20 children), which according to Planned Parenthood’s philosophy, was a circumstance worthy of eliminating her. Since the age of 6, she worked in the cotton fields with her sharecropping family and was forced to leave school at the age of 12.
But Fannie Lou Hamer, like many other remarkable figures in American history, defied the disproven narrative that poverty cannot birth greatness. She and her husband, Perry “Pap” Hamer, tirelessly toiled on a Mississippi plantation. He worked in the fields (basically as a slave, just in a different legal form) while she, armed with the ability to read and write, worked in the big House. In 1962, her life took an even more drastic turn.

She was diagnosed with a small uterine tumor, but instead of simply removing it, the doctor performed a hysterectomy without her consent. Pro-abortion activists often refer to Hamer’s ordeal as “Mississippi Appendectomies”, a term which Hamer coined. These unjust acts were done to thousands of women across the country, like North Carolinian Elaine Riddick. Abortion activists won’t mention those sterilizations were heavily promoted by Planned Parenthood or that Fannie Lou Hamer was, actually, passionately pro-life. This traumatic experience was the catalyst for her social activism, to fight the incredible injustice that black Americans faced, daily, in America.

She fought for the right of black Americans to vote, risking her very life as she survived violent attacks for her public crusade for rights guaranteed by the Constitution. She never gave up. Hamer wanted to provide a better world for black children who were constantly the target of racist efforts that forced birth control and other eugenic social policies masquerading as anti-poverty measures. In fact, Hamer was quoted as saying, during a White House Conference on Hunger (renamed the Conference on Food, Nutrition, and Health): “I didn’t come to talk about birth control. I came here to get some food to feed poor, hungry people. Why are they carrying on that kind of talk?”

Hamer is famous (among many things) for her quote: “I’m sick and tired of being sick and tired.”

Ethyl Payne, a journalist for the Afro American, described Hamer as a “passionate believer in the right to life” in a March 1980 column. Payne reported that the freedom fighter “spoke out strongly against abortion as a means of genocide of blacks.”

Si. Genocide. Did you catch that “safe-space” seeking, #BlackLivesMatter activists? Across the country, this hashtag movement decries the estimated 100 tragic “unarmed” black deaths each year from police “brutality” (in quotes because “unarmed” doesn’t always mean unable to inflict harm), but celebrate an industry’s slaughter of over 360,000 unarmed black lives in the womb as “reproductive justice.” A flier campaign by Purdue University Students For Life has generated surreal hostility and vitriolic social media posts because they dared to, as The Radiance Foundation has done many times, call out the contradiction.

Hamer would hammer away at uninformed student activists who blindly support the most institutionalized form of racism—population control.

According to black journalist, Samuel F. Yette (who was fired by Newsweek for penning his book, “The Choice” which detailed Nixon’s eugenics and population control tactics): “Mrs. Hamer is a symbol of what was good about the 1960s. She symbolized the will of many not merely to illuminate the society’s worst contradictions, but also to erase them.”

Fannie Lou Hamer was a prolife feminist who spoke with passion born of a life of hardships. She connected with people, black and white. As a victim of eugenic sterilization, racial discrimination, and a Democrat party that refused to racially integrate (hence her speech at the 1964 DNC Credentials Committee to demand black representation at the Convention), she spoke out against injustice leaving an indelible mark on the conscience of a nation. She was truly fearless.

She used to sing “This Little Light of Mine” often. It was her anthem. She let her light shine outside and inside her home. Fannie Lou and “Pap” Hamer were adoptive parents who, due to the tragic loss of their adopted daughter Dorothy Jean and injuries sustained in war by their son-in-law, adopted their own grandchildren. After her passing, Yette wrote that “Fannie Lou Hamer tried to feed and educate the children, to guard life and enhance its nobility.”

1980 article from the Afro American newspaper praising the pro-life, anti-poverty, pro-family work of Fannie Lou Hamer.

Pro-life activism is a continuum. Forget the favorite pro-abortion baseless mantra that we “don’t care about children once they’re born.” We care about life, no matter the stage, from conception until (what should be) natural death. We may not agree with everyone on how that help is given, but all the evidence shows the extensive nature of how pro-life, pro-family, pro-restoration organizations and the Church care for the poor, the broken and those in need. History reminds us that when we fail to care for the least of these and deem them as “unwanted” or a “burden” (whether born or unborn), only violence and destruction follow.

Forty-three years of Roe have eliminated over 58 million possibilities. They’re gone. These are millions who could’ve helped breathe Life into the hopelessness and despair that still shackles urban communities. More than 16 million black lives, possible freedom fighters like Hamer, have been erased by abortion from the annals of history. But we will not forget them.

As Hamer once proclaimed: “Nobody’s free until everyone’s free.” Here’s to a pro-life generation that is rising up, realizing that the best way to celebrate Black History American History is to fight to protect our very future—our Posterity.

Thanks for a great and truthful article. As a black male I have personally witnessed the victimization tactics of various groups, and not surprisingly many from ‘polished’ blacks against other blacks for profiteering purposes, quiet as it’s kept. Often unseen are those groups such as PP who are underhanded and sinister and continue with the sick efforts of their founder and hero, the Sanger woman—quiet as that’s also kept. None of those involved in these heinous operations believe that any life is valuable, unless of course there is a something-something in it for them and their grasping hands.

[…] Martin Luther King Jr. debasing himself by dressing up as a penis to prove I AM A MAN. Imagine Fannie Lou Hamer reciting lines from “The Vagina Monologues”, a pro-statutory rape play, as she demanded […]

February 11th, 2014 03:08 PM

[…] freedom fighter, Fannie Lou Hamer (“I’m sick and tired of being sick and tired!”), is known for her courageous efforts to fight […]

February 9th, 2015 02:11 AM

[…] parody belongs to none other than famed, pro-life, civil rights activist, Fannie Lou Hamer. She apparently was sick and tired of being sick and tired of the NAACP’s elitist focus. [& # 8230]

[…] parody belongs to none other than famed, pro-life, civil rights activist, Fannie Lou Hamer. She apparently was sick and tired of being sick and tired of the NAACP’s elitist focus. [& # 8230]

[…] anti-poverty and voting rights activist, Fannie Lou Hamer was unashamedly prolife and “spoke out strongly against abortion as a means of genocide of […]

November 10th, 2015 09:39 AM

[…] anti-poverty and voting rights activist, Fannie Lou Hamer was unashamedly prolife and &ldquospoke out strongly against abortion as a means of genocide of […]

November 11th, 2015 07:13 PM

[…] black babies are aborted than born alive. Planned Parenthood calls this “reproductive justice”. Fannie Lou Hamer called abortion a “genocide” among blacks. For the nation’s largest abortion and […]

December 7th, 2015 11:36 AM

[…] black babies are aborted than born alive. Planned Parenthood calls this “reproductive justice”.Fannie Lou Hamer, famed anti-poverty and voting rights activist, called abortion a “genocide” among blacks. We […]

December 8th, 2015 07:13 PM

[…] anti-poverty and voting rights activist, Fannie Lou Hamer was unashamedly prolife and “spoke out strongly against abortion as a means of genocide of […]

January 12th, 2016 03:33 PM

[…] honorary PhD’s and surviving being shot at by the Ku Klux Klan which you can learn about here and […]

February 3rd, 2016 06:07 PM


Driving While Black: Race, Space and Mobility in America

Driving While Black: Race, Space and Mobility in America

Discover how the advent of the car brought African Americans new freedom but also dangers.

Victor Hugo Green wrote "The Green Book," a guide for Black motorists, because to this day getting behind the wheel presents a different set of possibilities for Black drivers than it does for others. Driving While Black is a documentary that explores the dynamics that led Victor Hugo Green to write his now-famous guide book.


The teacher will ask the students to name Mississippi women who have made contributions to not only state history, but to national history. The teacher will record student responses on the board. The teacher will ask the students which Mississippi women have been inducted into the National Women’s History Hall of Fame (Order of induction - Ida B. Wells, Fannie Lou Hamer, Oprah Winfrey, and Eudora Welty). Students may or may not be able to suggest these names during the opener. If not, the teacher will guide the students to generate this list in the class discussion. The teacher will tell the students that they are going to have an opportunity to study Mississippian Fannie Lou Hamer in class over the next several days. Also, in honor of Women’s History Month they will create a program to honor Mrs. Hamer.

Instruct students to read the Mississippi History Now article about Fannie Lou Hamer. As students read the article, have them list what they feel are Hamer’s six strongest leadership characteristics. The characteristics should be listed on a chart similar to the one found at the end of this lesson plan. Students can also be creative in the type of format they use to chart Fannie Lou Hamer’s leadership qualities. Students should list one example from Hamer’s life where she displayed each characteristic. Students can work individually or with a partner for this portion of the lesson.

Once the students complete the leadership chart, ask for student volunteers to share examples from their charts with the class. The teacher can place a chart on an overhead transparency or the chalkboard in order to record student responses. A class discussion can be led as the responses are shared with the class.

After the class discussion, the teacher will inform students that they will be in charge of planning a Women’s History Month celebration for their class (this program can be planned for the entire grade-level or school as well). The celebration can focus on native Mississippian Mrs. Fannie Lou Hamer.

The teacher will place the students into groups of four for the Women’s History Month program. Each group can complete the following tasks or each group can be assigned one of the following tasks. If each group completes the following tasks, a contest can be conducted to determine which item from each category will be used for the celebration. The students can use the Mississippi History Now article as well as other resources to create the assignments listed below.

An invitation to the Women’s History Month celebration honoring Mrs. Fannie Lou Hamer

A poster commemorating Mrs. Fannie Lou Hamer’s contributions to history

A speech about Mrs. Hamer contributions to history that will be read at the program

Song selections that will be performed at the event that honor Mrs. Hamer’s musical talent and love of music

Decorations for the event

A poem to be read in honor of Mrs. Hamer

Allow the students to carry out this Women’s History Month program.


Fannie Lou Hamer - History

Fannie Lou Townsend was born October 6, 1917 in the Mississippi Delta on
a plantation where sharecropping was the norm. She was tricked into picking cotton
at the age of six in exchange for a few items from the "Boss Man's" Store. Por el
time she reached age ten, Fannie was picking as much cotton as some adults. Ella
earned the position of Timekeeper. To help calm her people down after a lynching,
shooting or KKK riot, Mrs. Hamer would sing like “ain't no tomorrow”. Fannie Lou
casado Perry “Pap” Hamer in 1942.

In 1962, Mrs. Hamer decided she wanted to try to register to vote
after attending a SNCC voter registration meeting at William Chapel Church en
Ruleville, MS pastored by the late Rev. J. D. Story. It would turn out to be just
another way of asking to die.

After returning home, Mrs. Hamer was ordered to go and take her name off the
registrar’s book. If she refused to do so, she would have to move. Refuse she did
and move she did.

I didn't go register for you sir, I did it for myself”, replied Fannie Lou to her boss. Mr.
W. D. Marlowe. She was kicked off the plantation where she had lived for the past
eighteen years.

Sixteen shots were fired into The Tuckers home over the bed Mrs.
Hamer slept where she had fled for safety. “God had already told me
to move on, so I wasn’t there that night,” Fannie said.

Fannie Lou Hamer, June E. Johnson, James West, Euvester Simpson, Annelle
Ponder and others were jailed in Winona, Mississippi. Two black prisoners were
ordered to beat Mrs. Hamer. She was beaten so badly she no longer had feelings in
her legs.

Mrs. Hamer’s passion for her people and her interest and understanding of how
powerful the political process was in America led her and others to create the
Mississippi Freedom Democratic Party to challenge the Credential Committee in
Atlantic City, New Jersey in 1964 to be seated rather than the regular Democrats
who they exclaimed were "illegally elected" based on discriminatory practices against
blacks statewide. “We Will Not Accept The Compromise” , stated Mrs. Hamer.
She had consulted with Bob Moses and Mrs. Unita Blackwell and others prior. Mr.
Lawrence Guyot (Chairman MFDP) was in jail and couldn't make the trip.

President Johnson interrupted the nationally televised convention in
order to keep Fannie Lou and her views from spreading like wildfire.
All of the major networks later ran her speech in its entirety and the
whole country was spellbound to hear such convictions coming from a
Southerner who felt she had nothing left to fear but fear itself.

"If the Freedom Democratic Party isn't seated today, I Question America ", Fannie
told the Credentials Committee. "Is this America where we have to sleep with our
phones off the hooks because we be threatened daily just cause we want to register
to vote to become first class citizens".

Mrs. Hamer’s efforts did not stop there. She challenged Black
Educators to “teach our children more about our history since school
books left it out”. She started a daycare center with the assistance of
los National Council of Negro Women (NCNW) under the leadership of Dr.
Dorothy Irene Height (President). Mrs. Hamer also, organized
approximately, 640 acres of Freedom Farm land.

June E. Johnson gets very emotional when speaking about Mrs.
Hamer. "I gave BLOOD with this lady, do you understand me?" I love
Mrs. Hamer and she discussed with me her "Unfinished Business"
while she lay on her death bed, continues Johnson. June was beaten
in jail with Fannie Lou for voter registration activities as a teenager.

Fannie Lou Hamer's labor ceased at 5:15 p.m. on March 14, 1977 in Mound Bayou,
Mississippi due to Breast Cancer and complications from her jail house beating.

Fannie Lou Hamer worked with and sought assistance from Student Non Violent
Coordinating Committee (SNCC), Southern Christian Leadership Conference
(SCLC), National Council of Negro Women (NCNW), National Association of Colored
People (NAACP), The Delta Ministry and numerous others. She was co- founder of
the Mississippi Freedom Democratic Party (MFDP). It was the Delta Ministry under
the leadership of Mr. Owen H. Brooks along with Mr. Charles McLaurin and June E.
Johnson that assured Mrs. Hamer a proper burial.

Mrs. Hamer was the recipient of many awards and honors. She received an
Honorary Degree of Doctor of Humanities from Tougaloo College and Shaw
University. She, also, received honorary degrees from Columbia College and
Howard University. Fannie was honored with the National Sojourner Truth
Meritorious Service Award, The Paul Robeson Award from Alpha Kappa Alpha
Sorority and The Mary Terrell Award from Delta Sigma Theta, Inc. Delta Sigma
Theta made Mrs. Hamer an Honorary member of their sorority.

Fannie Lou was inducted into the National Women Hall of Fame. On February
18,1995, The United States Post Office in Ruleville, Mississipp i was named in Fannie
Lou Hamer's honor thanks to Congressman Bennie Thompson.

There is a Fannie Lou Hamer Day Care Center in Ruleville, Mississippi that Mrs.
Hamer started, a Fannie Lou Hamer Library located in Jackson, MS, a Fannie Lou
Hamer Freedom High School in Bronx, New York, The Fannie Lou Hamer Political
Institute founded by Dr. Leslie McLemore at Jackson State University in Jackson,
Mississippi and The Fannie Lou Hamer "Women of Faith" Learning & Cultural
Center. Mrs. Hamer's speech from the 1964 Democratic Convention is inscribed on
column 10 in the Civil Rights Garden in Atlantic City, New Jersey. Several people
do dramatic shows re-enacting "The Life & Times of Fannie Lou Hamer" and many
books and documentaries are written and produced on her.


Further Reading

There are several biographies of Hamer, including Kay Mills, This Little Light of Mine:the Life of Fannie Lou Hamer (1993), and a children's book, Fannie Lou Hamer:From Sharecropping to Politics, by David Rubel with an introduction by Andrew Young (1990). Many histories of the civil rights movement in the South include information about Hamer. These include Vicki Crawford, Jacqueline Rouse, and Barbara Woods, Women in the Civil Rights Movement:Trailblazers and Torchbearers, 1941-1965 (1990) Juan Williams, Eyes on the Prize:America's Civil Rights Years, 1954-1965 (1987) and various histories of SNCC and its leaders. A collection of Fannie Lou Hamer papers is available on microfilm from the Amistad Research Center, Tulane University, New Orleans, Louisiana. □


Ver el vídeo: The Tragic Real-Life Story Of Fannie Lou Hamer