Operación Rolling Thunder

Operación Rolling Thunder

Los oficiales de inteligencia militar que trabajaban en Vietnam creían que sin el apoyo del gobierno de Ho Chi Minh, el Frente de Liberación Nacional no sobreviviría. Por lo tanto, abogaron por el bombardeo de Hanoi en un intento de persuadir a Vietnam del Norte de que cortara el suministro al NLF.

Curtis LeMay, el comandante de la fuerza aérea estadounidense, argumentó que usando la última tecnología, Vietnam del Norte podría ser destruido "de regreso a la Edad de Piedra". Otros señalaron que las incursiones "terroristas" contra la población civil durante la Segunda Guerra Mundial no habían tenido éxito y afirmaron que una mejor estrategia sería bombardear objetivos seleccionados, como bases militares y depósitos de combustible.

Tres meses después de ser elegido presidente, Lyndon B. Johnson lanzó la Operación Rolling Thunder. El plan era destruir la economía de Vietnam del Norte y obligarla a dejar de ayudar a los guerrilleros del sur. El bombardeo también fue dirigido contra el territorio controlado por el NLF en Vietnam del Sur. El plan era que la Operación Rolling Thunder durara ocho semanas, pero duró los siguientes tres años. En ese tiempo, Estados Unidos arrojó 1 millón de toneladas de bombas sobre Vietnam.

La respuesta del NLF al 'Rolling Thunder' fue concentrar sus ataques en las bases aéreas estadounidenses en Vietnam del Sur. El general Westmoreland, responsable de los asesores militares en Vietnam, argumentó que sus 23.000 hombres no podían defender adecuadamente las bases aéreas estadounidenses y afirmó que sin más soldados, el NLF tomaría el control de Vietnam del Sur.

El 8 de marzo, 3.500 marines estadounidenses llegaron a Vietnam del Sur. Fueron las primeras tropas de combate estadounidenses "oficiales" que se enviaron al país. Esta dramática escalada de la guerra se presentó al público estadounidense como una medida a corto plazo y no causó muchas críticas en ese momento. Una encuesta de opinión pública realizada ese año indicó que casi el 80% del público estadounidense apoyaba los bombardeos y el envío de tropas de combate a Vietnam.

Dado que Estados Unidos es la nación industrial más avanzada del mundo, pudo aprovechar al máximo los últimos avances en tecnología en su guerra contra Vietnam del Norte. Los bombarderos B-52, que podían volar a alturas que impidieran que se los viera u oyeran, arrojaron 8 millones de toneladas de bombas sobre Vietnam entre 1965 y 1973. Esto fue más de tres veces la cantidad de bombas lanzadas durante toda la Segunda Guerra Mundial y resultó en aproximadamente 300 libras por cada hombre, mujer y niño que vive en Vietnam.

Además de las bombas explosivas, la fuerza aérea estadounidense lanzó una cantidad considerable de artefactos incendiarios. El más infame de ellos fue el napalm, una mezcla de gasolina y un espesante químico que produce un gel duro y pegajoso que se adhiere a la piel. El agente de ignición, el fósforo blanco, continúa ardiendo durante un tiempo considerable. Se informó que las tres cuartas partes de todas las víctimas del napalm en Vietnam sufrieron quemaduras en los músculos y los huesos (quemaduras de quinto grado). El dolor causado por el ardor es tan traumático que a menudo causa la muerte.

Estados Unidos también hizo un uso considerable de bombas antipersonal. La bomba de piña estaba compuesta por 250 bolitas de metal dentro de un pequeño bote. Gloria Emerson, una reportera en Vietnam, fue testigo de su uso: "Un avión estadounidense podría dejar caer mil piñas sobre un área del tamaño de cuatro campos de fútbol. En un solo ataque aéreo, se arrojaron doscientos cincuenta mil perdigones en un patrón horizontal sobre el tierra abajo, golpeando todo en el suelo ".

Estados Unidos también experimentó con el uso de plástico en lugar de agujas y perdigones de metal en sus bombas antipersonal. La ventaja del plástico era que no podían identificarse con máquinas de rayos X. Lanzadas sobre áreas densamente pobladas, las bombas antipersonal podrían interrumpir gravemente el funcionamiento de Vietnam del Norte. Se ha afirmado que el principal objetivo de los bombardeos estadounidenses sobre Vietnam del Norte no era matar a sus 17 millones de habitantes, sino mutilarlos. Como se señaló en ese momento, las lesiones graves son más perturbadoras que la muerte, ya que hay que emplear personas para cuidar a los heridos, donde solo tienen que enterrar a los muertos.

Uno de los principales problemas de las fuerzas estadounidenses fue la detección del NLF escondido en los bosques de Vietnam. En 1962, el presidente Kennedy aprobó la Operación Ranch Hand. Esto implicó la pulverización de productos químicos desde el aire en un intento de destruir los escondites del NLF. Solo en 1969, Operation Ranch Hand destruyó 1.034.300 hectáreas de bosque. El 'Agente Naranja', el químico utilizado en este programa de defoliación, no solo destruyó árboles sino que causó daño cromosómico en las personas.

También se rociaron productos químicos en los cultivos. Entre 1962 y 1969, se rociaron 688,000 acres agrícolas con un químico llamado 'Agente Azul'. El objetivo de este ejercicio era negarle comida al NLF. Sin embargo, la investigación sugiere que fue la población civil la que más sufrió por las malas cosechas de arroz que siguieron a la fumigación.

En términos económicos, el bombardeo afectó más a la economía de Estados Unidos que a Vietnam del Norte. A principios de 1968, se estimó que se habían hecho 300 millones de dólares en daños a Vietnam del Norte. Sin embargo, en el proceso, se derribaron 700 aviones estadounidenses, valorados en 900 millones de dólares. Cuando se tomaron en consideración todos los factores, se argumentó que a Estados Unidos le costaba "diez dólares por cada dólar de daño infligido".

Su objetivo es conquistar el sur, derrotar al poder estadounidense y extender la dominación asiática del comunismo ... Nuestro poder, por lo tanto, es un escudo muy vital. Si somos expulsados ​​del campo en Vietnam, entonces ninguna nación podrá volver a tener la misma confianza en la promesa o protección estadounidense. No elegimos ser los guardianes de la puerta, pero no hay nadie más.

Creemos que se puede obligar al enemigo a ser 'razonable', es decir, a comprometerse o incluso capitular, porque suponemos que quiere evitar el dolor, la muerte y la destrucción material. Suponemos que si estos le son infligidos con mayor severidad, entonces en algún momento del proceso querrá detener el sufrimiento.

La creciente furia del país más rico y poderoso se dirige hoy contra uno de los países más pequeños y pobres del mundo. El ingreso promedio de la gente de Vietnam es de aproximadamente 50 dólares al año, lo que gana el estadounidense promedio en una sola semana. La guerra de hoy le está costando a Estados Unidos tres millones de dólares la hora. ¡Qué no podrían hacer los vietnamitas por su país con lo que gastamos en un día luchando contra ellos! A Estados Unidos le cuesta 400.000 dólares matar a un guerrillero, suficiente para pagar los ingresos anuales de 8.000 vietnamitas. Estados Unidos puede arder y devastar; puede aniquilar a los vietnamitas; pero no puede conquistarlos.

Prefiero el término 'maternalismo' para la política estadounidense en países como Vietnam, porque me recuerda la historia de un elefante que, mientras paseaba benignamente por la jungla, pisó a una perdiz madre y la mató. Cuando vio a los hermanos huérfanos, las lágrimas llenaron los ojos del amable elefante. —Ah, yo también tengo instintos maternales —dijo, volviéndose hacia los huérfanos y se sentó sobre ellos.

En la sala de niños del hospital provincial de Qui Nhon vi por primera vez lo que hace el Napalm. Un niño de siete años, del tamaño de nuestros niños de cuatro, yacía en el catre junto a la puerta. El napalm le había quemado la cara, la espalda y una mano. La piel quemada parecía carne roja hinchada; los dedos de su mano estaban estirados, quemados y rígidos. Lo cubría un trozo de gasa, porque el peso es intolerable, pero también lo es el aire.

Había escuchado y leído que el napalm derrite la carne, y pensé que eso es una tontería, porque puedo poner un asado en el horno y la grasa se derrite pero la carne se queda ahí. Bueno, fui y vi a estos niños quemados por napalm, y es absolutamente cierto. La reacción química de este napalm derrite la carne, y la carne les corre por la cara hasta el pecho y se queda allí y crece allí ... Estos niños no pueden girar la cabeza, estaban tan espesos de carne ... Y cuando aparece la gangrena, se cortan las manos, los dedos o los pies.

El tonelaje total de bombas lanzadas entre 1964 y finales de 1971 fue de 6,2 millones. Esto significa que Estados Unidos ha lanzado 300 libras de bombas por cada hombre, mujer y niño en Indochina, y 22 toneladas de bombas por cada milla cuadrada. Enormes cráteres salpican el paisaje en muchas regiones que cubren decenas de millas cuadradas. Cientos de aldeas fueron totalmente destruidas por las bombas y el napalm, los bosques de vastas áreas fueron defoliados, lo que hizo que la tierra fuera infértil durante años y los cultivos se destruyeron, con poca o ninguna consideración por las necesidades de la gente, simplemente por la sospecha de que parte de la cosecha podría beneficiarse. el enemigo ... El número total de personas refugiadas es de más de 5 millones ... El aumento de la población de refugiados en Vietnam del Sur se debió en parte también a la pasada política estadounidense de retirar de innumerables aldeas, por razones estratégicas, todo población, y de poner a estas personas desafortunadas en lo que se llamó campos de refugiados o centros de reubicación.

Algo muy triste sucedió mientras estábamos allí, para todos. Sucedió lenta y gradualmente para que nadie se diera cuenta de cuándo sucedió. Comenzamos lentamente con cada muerte y cada víctima hasta que hubo tantas muertes y tantos heridos, comenzamos a tratar la muerte y la pérdida de miembros con insensibilidad, y sucede porque la mente humana no puede soportar tanto sufrimiento y sobrevivir.


Operación Rolling Thunder: la historia del bombardeo estadounidense de Vietnam del Norte al comienzo de la guerra de Vietnam

“La selección de objetivos se parecía poco a la realidad en el sentido de que la secuencia de ataques no estaba coordinada y los objetivos se aprobaron al azar, incluso de forma ilógica. Los aeródromos de North & Aposs, que, de acuerdo con cualquier política de focalización racional, deberían haber sido los primeros en ser atacados en la campaña, fueron todos * Incluye imágenes
* Incluye bibliografía para lectura adicional
* Incluye una tabla de contenido

“La selección de objetivos se parecía poco a la realidad en el sentido de que la secuencia de ataques no estaba coordinada y los objetivos se aprobaron al azar, incluso de forma ilógica. Los aeródromos del Norte, que, de acuerdo con cualquier política de focalización racional, deberían haber sido atacados primero en la campaña, también estaban fuera de los límites ". - Earl Tilford, historiador de la Fuerza Aérea de EE. UU.

La guerra de Vietnam podría haberse llamado una comedia de errores si las consecuencias no fueran tan mortales y trágicas. En 1951, mientras la guerra se desataba en Corea, Estados Unidos comenzó a firmar pactos de defensa con las naciones del Pacífico, con la intención de crear alianzas que contuvieran la expansión del comunismo. A medida que la Guerra de Corea estaba terminando, Estados Unidos se unió a la Organización del Tratado del Sudeste Asiático, comprometiéndose a defender a varias naciones de la región de la agresión comunista. Una de esas naciones fue Vietnam del Sur.

Las semillas de la Operación Rolling Thunder, la elaboradamente restringida guerra aérea de Estados Unidos contra Vietnam del Norte, aparecieron casi desde el primer momento en que Estados Unidos heredó el conflicto de los franceses. Los rebeldes del Viet Minh, mitad comunistas y mitad nacionalistas de Ho Chi Minh, desalojaron a los franceses en 1954, pero no antes de que estos últimos crearan parcialmente un estado anticomunista, Vietnam del Sur, en la mitad inferior de la nación. Hogar de muchos vietnamitas que podrían perder propiedades y potencialmente sus vidas en el caso de la reunificación del país, el nuevo estado luchó tanto con las guerrillas del Viet Cong suministradas por el norte como con su propia corrupción interna y faccionalismo. Muchos miles de norvietnamitas huyeron allí para escapar de la represión de Ho Chi Minh y también de las ocasionales ejecuciones masivas.

Frente a un oponente tan decidido, hábil en la guerra asimétrica y con un apoyo popular considerable, los estadounidenses finalmente optarían por librar una guerra de desgaste. Si bien los estadounidenses emplearon aldeas estratégicas, programas de pacificación y otras operaciones cinéticas de contrainsurgencia, se basaron en gran medida en una ventaja masiva en el poder de fuego para abrumar y aplastar al Viet Cong y al NVA en Vietnam del Sur. El objetivo era simple: llegar a un "punto de cruce" en el que los combatientes comunistas fueran asesinados más rápidamente de lo que podían ser reemplazados. Las fuerzas terrestres estadounidenses atraerían al enemigo al campo abierto, donde serían destruidos por una combinación de artillería y ataques aéreos.

Naturalmente, si los soldados estadounidenses en tierra a menudo tenían problemas para distinguir a los combatientes de los civiles, los bombarderos B-52 que volaban a hasta 30.000 pies eran totalmente indiscriminados cuando apuntaban a pueblos enteros. A fines de 1966, los bombarderos y cazabombarderos estadounidenses en Vietnam arrojaron alrededor de 825 toneladas de explosivo todos los días, más que todas las bombas lanzadas sobre Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Como escribió el secretario de Defensa Robert McNamara al presidente Johnson en mayo de 1967: “La imagen de la superpotencia más grande del mundo matando o hiriendo gravemente a 1.000 no combatientes a la semana, mientras trataba de someter a una pequeña nación atrasada a un tema cuyos méritos se disputan acaloradamente. , no es bonito ". (Sheehan, 685).

Operation Rolling Thunder: The History of the American Bombardment of North Vietnam at the Start of the Vietnam War narra una de las campañas más controvertidas de la guerra y los efectos que tuvo en ambos lados. Junto con imágenes de personas, lugares y eventos importantes, aprenderá sobre la Operación Rolling Thunder como nunca antes. . más


Ataque al campamento Holloway

Durante las primeras horas del 7 de febrero de 1965, una base de helicópteros del ejército de los Estados Unidos cerca de Pleiku llamada Camp Holloway fue atacada.

Más tarde esa mañana, el Viet Cong reclamó la victoria, habiendo causado la muerte de ocho soldados estadounidenses y otros 126 heridos. Además, diez aviones fueron destruidos y 15 más resultaron dañados.

Cuando la noticia del ataque a Camp Holloway llegó a Saigón en la mañana del 7 de febrero de 1965, el general William Westmoreland, McGeorge Bundy y el embajador Maxwell Taylor volaron a Pleiku para inspeccionar los daños.

Bundy luego llamó al presidente Johnson para presentar la solicitud del MACV de ataques aéreos de represalia contra Vietnam del Norte.

En respuesta a la solicitud de Bundy, el presidente Johnson convocó apresuradamente una sesión del Consejo de Seguridad Nacional, en la que participaron el presidente de la Cámara de Representantes y el líder de la mayoría del Senado, para discutir la necesidad de represalias contra los comunistas en Vietnam.

Apenas 12 horas después del ataque, el presidente Johnson ordenó una misión de represalia contra objetivos norvietnamitas.


Operación Rolling Thunder

Después de un ataque del Viet Cong en febrero de 1965 en los cuarteles del ejército de Estados Unidos en Pleiku, Estados Unidos comenzó la Operación Rolling Thunder, una campaña de bombardeo restringida pero masiva contra Vietnam del Norte. La protección de las bases aéreas proporcionó entonces el fundamento para la introducción de 50.000 fuerzas de combate terrestres estadounidenses, que pronto se incrementaron.

El 2 de marzo de 1965 comenzó la Operación Rolling Thunder, una campaña de bombardeos sostenida destinada a presionar cada vez más a los líderes norvietnamitas para negociar una solución pacífica a la guerra. La idea era atacar objetivos justo por encima de la DMZ y luego alcanzar objetivos más al norte a medida que avanzaba la campaña.

Los F-105D del 67º TFS bombardearon un depósito de municiones en Xom Bong, 20 millas al norte de la DMZ. Después de una serie de despliegues TDY en Korat y Tahkli, se instalaron dos grandes alas del F-105D en Tailandia: el 355o TFW que se trasladó de McConnell AFB a Tahkli en agosto de 1965 y el 388o TFW que se trasladó a Korat en abril de 1966 para Reemplace el TFW temporal 6234th. Las alas de combate tácticas 355 y 388 con sede en Tailandia utilizaron el F-105D para llevar la peor parte de la guerra aérea a Vietnam del Norte.

La mayoría de las misiones de la Operación Rolling Thunder fueron realizadas por aviones de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Con base en Tailandia y por escuadrones de la Armada que volaban desde la Estación Yankee, el nombre en clave de los portaaviones con base en el Mar de China Meridional. Una línea justo debajo de Vinh, Vietnam del Norte, formaba el límite norte por encima del cual los ataques aéreos estaban inicialmente prohibidos. La mayoría de las bases de combate y los misiles tierra-aire de Vietnam del Norte cayeron dentro de estas áreas restringidas.

Las reglas de enfrentamiento imponían muchas restricciones a las fuerzas armadas. Se prohibió el bombardeo dentro de las 25 millas de la frontera con China, dentro de las 10 millas de Hanoi y dentro de las 4 millas de Haiphong. Al colocar la capital, Haiphong y las áreas circundantes fuera de los límites, se impidió que la Fuerza Aérea de los Estados Unidos atacara casi todos los objetivos militares cruciales para el esfuerzo de guerra del enemigo. Además, para gran disgusto de los generales de la Fuerza Aérea, ninguna base aérea enemiga podía ser atacada por miedo a matar a técnicos soviéticos. Durante la primera parte de Rolling Thunder, incluso los mortíferos emplazamientos de misiles de superficie a aire no podían ser atacados hasta que estuvieran en pleno funcionamiento disparando misiles SA-2 a aviones estadounidenses.

El 24 de diciembre de 1965, el presidente Johnson declaró el fin de los bombardeos sobre Vietnam del Norte para tratar de persuadir a Hanoi de que discutiera un acuerdo político. Duró hasta el 30 de enero de 1966. Esta interrupción siguió a uno de los seis días del mes de mayo anterior. Hanoi no respondió a ninguna de las dos, pero utilizó el tiempo para reconstruir su fuerza, reparar daños anteriores y enviar más tropas y suministros hacia el sur. Entonces, Rolling Thunder comenzó de nuevo y las tripulaciones aéreas de EE. UU. No solo tuvieron que atacar los nuevos objetivos, sino también los que ya habían destruido y que habían sido reconstruidos o reparados.

El 3 de septiembre de 1966, Vietnam del Norte envió sus MiG-21 en vigor por primera vez desde cinco bases aéreas que no habían sido atacadas anteriormente debido a la política estadounidense. A finales de año, Rolling Thunder había progresado hacia el norte, llegando al área de Hanoi.

Rolling Thunder continuó desde 1965 hasta 1968. En total, Estados Unidos realiza 304.000 salidas de cazabombarderos y 2.380 salidas de B-52 sobre Vietnam del Norte, perdiendo 922 aviones y lanzando 634.000 toneladas de bombas.

En un día como hoy. 1815: USS Peacock toma el HMS Nautilus, última acción de la Guerra de 1812.

1834: El Congreso colocó a la Infantería de Marina bajo la jurisdicción de la Armada.

1862: Las batallas de los siete días continúan en Glendale (White Oak Swamp), Virginia, cuando Robert E. Lee tiene la oportunidad de asestar un golpe decisivo contra el Ejército del Potomac de George B. McClellan.

1863: Las caballerías de la Unión y la Confederación se enfrentaron en Hanover, Pensilvania.

1943: El general Douglas MacArthur lanza la Operación Cartwheel, un asalto de múltiples frentes en Rabaul y varias islas en el Mar de Salomón en el Pacífico Sur.

1943: Las fuerzas estadounidenses aterrizan en varias islas del grupo Nueva Georgia. La isla de Rendova es el objetivo, en particular.

1943: Una unidad mixta australiana y estadounidense conocida como McKechnie Force aterriza en Nassau Bay cerca de Salamaua desde Morobe. Hay una fuerte resistencia japonesa al desembarco.

1944: Termina la resistencia alemana en la península de Cotentin.

1944: Elementos del 5.º Ejército de EE. UU. Están muy comprometidos con Cecina. El avance principal hacia el interior se ve frenado por una nueva línea defensiva alemana al sur de Siena y Arezzo.

1944: El 5º Cuerpo Anfibio de Estados Unidos ha capturado más de la mitad de Saipán. Continúa la lucha al norte del monte Tipo Pale y el monte Tapotchau. Death Valley y Purple Heart Ridge están despejados.


Debates sobre la estrategia de bombardeo

Para muchos de los asesores civiles superiores de Johnson, especialmente Robert McNamara, secretario de Defensa, el propósito de Rolling Thunder era enviar un mensaje a Vietnam del Norte. Con la esperanza de una solución diplomática, McNamara prefirió aumentar gradualmente la presión sobre Vietnam del Norte para dejar en claro a los líderes norvietnamitas que Estados Unidos estaba dispuesto a tener un acuerdo negociado en lugar de una creciente destrucción aérea. Esta solución también surgió de la preocupación de que un bombardeo masivo contra Vietnam del Norte pudiera provocar que China y la Unión Soviética, sus aliados comunistas, intervinieran directamente en Vietnam.

No obstante, muchos comandantes militares estaban en total desacuerdo con esta estrategia. Creían que las nociones de escalada gradual de McNamara estaban divorciadas de la realidad. En su opinión, Estados Unidos no debería llevar a cabo una campaña larga e indecisa que daría tiempo a los comunistas del Norte para construir un sistema de defensa aérea que responda.. Argumentaron que el poder aéreo debería usarse como una fuerza abrumadora para cortar el refuerzo y el reabastecimiento en el sur al instante.. Cuando se detuviera el suministro del Norte, la guerra en Vietnam del Sur se extinguiría rápidamente.


Operación Rolling Thunder

La Operación Rolling Thunder fue una campaña de bombardeo frecuentemente interrumpida que comenzó el 24 de febrero de 1965 y duró hasta finales de octubre de 1968, la campaña de bombardeo aéreo más larga en la historia del poder aéreo estadounidense. Durante este período, los aviones de la Fuerza Aérea y la Armada de los EE. UU. Participaron en una campaña de bombardeos diseñada para obligar a Ho Chi Minh a abandonar su ambición de apoderarse de Vietnam del Sur. La operación comenzó principalmente como una señal diplomática para impresionar a Hanoi con la determinación de Estados Unidos, esencialmente una advertencia de que la violencia se intensificaría hasta que Ho Chi Minh "parpadeara" y, en segundo lugar, tenía la intención de reforzar la decaída moral de los vietnamitas del sur. La administración Johnson también impuso límites estrictos a los objetivos que podían ser atacados, ya que China y la Unión Soviética eran vistos como defensores del comunismo que podrían intervenir si los norvietnamitas enfrentaban la derrota. En consecuencia, la administración trató de castigar al Norte sin provocar a las dos naciones consideradas protectoras.

A principios de 1965, la situación en Vietnam del Sur estaba alcanzando rápidamente proporciones de crisis. Las tres opciones básicas disponibles para los Estados Unidos no eran particularmente agradables. Estados Unidos podría continuar con un papel esencialmente limitado a la acción de ayuda y asesoramiento y arriesgarse a la humillación si la situación continuara deteriorándose y la resistencia de Vietnam del Sur colapsara. Alternativamente, Estados Unidos podría reconocer que la situación era irrecuperable y dejar de apoyar a los vietnamitas del sur. Muchos creían que tal estrategia de `` cortar y correr '' podría poner en duda otros compromisos de defensa colectiva estadounidenses y socavar importantes acuerdos de alianza. Finalmente, Estados Unidos podría involucrarse más profundamente y utilizar su poderío militar contra el enemigo para salvar la situación.

El poder aéreo parecía ofrecer un término medio entre la continuación de la ayuda de los esfuerzos de asesoramiento, por un lado, y la participación militar a gran escala, por el otro. El uso del poder aéreo contra Vietnam del Norte llevaría la guerra a casa a los norvietnamitas, atacaría más al corazón del problema y, sin embargo, evitaría la ruina de todos los expertos militares occidentales: la participación en una guerra terrestre en el continente asiático. El poder aéreo parecía ofrecer la posibilidad de una guerra a distancia y a bajo precio, aunque la mayoría de los legisladores se dieron cuenta de que el uso del poder aéreo sería barato solo en comparación con una guerra terrestre intensiva en mano de obra.

Una campaña de presión graduada destinada a señalar la `` resolución '' a los norvietnamitas, Rolling Thunder no logró persuadir a los norvietnamitas y no logró destruir su capacidad para llevar adelante su guerra en Vietnam del Sur. En opinión de la dirección de la Fuerza Aérea, la campaña no tenía un objetivo claro ni sus autores tenían una estimación real del costo de vidas y aviones. El general LeMay y otros argumentaron que los objetivos militares, en lugar de la resolución del enemigo, deberían ser atacados y que los golpes deberían ser rápidos y agudos, con un impacto inmediato en el campo de batalla, así como por el liderazgo político en Hanoi.

El fracaso del ejército estadounidense en desarrollar una doctrina de poder aéreo consistente con las limitaciones que no pueden evitarse en guerras libradas por objetivos limitados precipitó el paralizante choque entre doctrina y percepciones. Como resultado, al poder aéreo se le asignó de mala gana la tarea de realizar una misión para la que estaba mal equipado y doctrinalmente no preparado.

Cuando Rolling Thunder no pudo debilitar la voluntad del enemigo después de las primeras semanas, el propósito de la campaña comenzó a cambiar. A fines de 1965, la administración Johnson todavía usaba el poder aéreo como un intento de cambiar la política de Vietnam del Norte, pero los bombardeos tendían a estar dirigidos contra el flujo de hombres y suministros del Norte, dañando así al enemigo militarmente y advirtiéndole del peligro. de mayor destrucción si mantenía el actual curso agresivo.

Para persuadir a los norvietnamitas de negociar, el presidente Johnson restringió el bombardeo de Vietnam del Norte a la parte sur del país el 31 de marzo de 1968, poniendo fin a la Operación Rolling Thunder. Las discusiones preliminares comenzaron en París en mayo, pero se estancaron por cuestiones triviales. En noviembre, Johnson hizo otra concesión, poniendo fin al bombardeo en todo el norte, y en enero de 1969 comenzaron negociaciones serias.

Algunos han argumentado que si el poder aéreo se hubiera `` liberado '' en 1965 como lo fue en 1972 durante las campañas de Linebacker, el conflicto podría haber terminado rápidamente. Esta línea de razonamiento puede ser una pista falsa, ya que hubo diferencias significativas en la situación. En 1972, el conflicto tenía la parafernalia familiar de una guerra convencional que involucraba a un gran número de unidades del ejército regular del norte de Vietamese blandiendo los implementos de la guerra mecanizada, todas exigiendo un apoyo logístico considerable de Vietnam del Norte y todas presentando objetivos atractivos para el poder aéreo. En 1965, por el contrario, la participación directa de los norvietnamitas en el sur era mucho más limitada y el Viet Cong indígena comprendía la mayor parte de las fuerzas hostiles (y continuaría haciéndolo hasta la Ofensiva Tet en 1968).

Estados Unidos había estructurado, entrenado y equipado su poder aéreo para llevar a cabo guerras importantes e ilimitadas contra enemigos industrializados y para hacerlo confiando en las armas nucleares. La doctrina comenzó a cambiar a principios de la década de 1960, pero no en un grado significativo ni en el grado en que los supuestos fundamentales fueron seriamente cuestionados. Como resultado, los militares tenían pocas alternativas de poder aéreo para ofrecer en Vietnam, excepto aquellas basadas en su doctrina existente, y esas alternativas eran políticamente inaceptables.


Operación Rolling Thunder - Historia

APO SF 96273

Takhli Royal Thai Air Force Base (RTAFB) se encuentra a unas 150 millas al norte / noroeste de Bangkok y lo suficientemente cerca como para que muchos de nosotros estacionados allí a veces pudiéramos tomar el tren de cercanías local a Bangkok para un día de turismo, compras o lo que sea. Saliendo a primera hora de la mañana, podríamos pasar un día bastante completo y tomar un tren de regreso para llegar antes de que la puerta principal se cerrara por la noche. Takhli era una ciudad de aproximadamente 12.000 habitantes, en la provincia de Nakhon Sawan, cerca de la ciudad más grande de Nakhon Sawan (en sí misma una interesante excursión de un día desde Takhli). Los residentes del área cultivaban (arroz), trabajaban en trabajos de baja categoría en la base o vendían bienes y servicios a los aviadores y entre ellos en la ciudad.

Operación Sawbuck
Takhli realmente fue originalmente una base aérea tailandesa, pero fue utilizada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos como base de combate de primera línea para la Guerra de Vietnam. Las consideraciones políticas limitaron la voluntad de Estados Unidos y rsquos de construir nuevas bases, pero comenzamos a actualizar cinco bases tailandesas para satisfacer las necesidades de la USAF en 1961. Inicialmente, este despliegue se debió a los temores de que la guerra civil en Laos se extendiera a Tailandia. Takhli fue la primera de estas bases en apoyar misiones de reconocimiento orientadas al combate en la primavera de 1961, y ese mismo año obtuvo algunos F-100 Super Sabres del 524th Tactical Fighter Squadron (TFS) de la 27th Tactical Fighter Wing (TFW) en Cannon AFB, Nuevo México. Más F-100 vinieron del 510 ° TFS del 405 ° TFW en Clark AFB en las Filipinas en mayo de 1962 en respuesta a las amenazas a lo largo de la frontera de Tailandia y rsquos con Laos.

MACV y MACT
En 1962, el Grupo de Asistencia Militar de EE. UU. En Vietnam del Sur fue ascendido a Comando de Asistencia Militar de EE. UU., Vietnam (el famoso & ldquoMACV & rdquo>, una promoción que le dio autoridad para comandar tropas de combate. Poco después, el Comando de Asistencia Militar, Tailandia (MACT) fue establecido con un nivel similar de autoridad a fin de ayudar a Tailandia, aliado (de América) y amigo histórico a resistir la agresión y la subversión comunistas. Humo y espejos organizacionales. El componente de la Fuerza Aérea del Comando del Pacífico de los EE. UU. eran las Fuerzas Aéreas del Pacífico (PACAF). La Decimotercera Fuerza Aérea tenía su sede en Filipinas y la Séptima Fuerza Aérea tenía su sede en Vietnam del Sur, aunque la Séptima controlaba muchas unidades con base en Tailandia. Según se informa, la sensibilidad tailandesa sobre las unidades con base en Tailandia que reportaban a un cuartel general en Vietnam del Sur provocó un cambio en el que La Séptima Fuerza Aérea estaba ostensiblemente subordinada a la Decimotercera Fuerza Aérea para asuntos administrativos (y por lo tanto mineral conocido como 7/13 Air Force). El comandante, Séptima Fuerza Aérea, desempeñó un doble papel como diputado de MACV & rsquos para las operaciones aéreas.

Ruidos sordos
Los primeros F-105 Thunderchiefs y ndash cariñosamente conocidos como & ldquoThuds & rdquo para la mayoría de nosotros - llegaron a Takhli desde el octavo TFW en la Base Aérea de Itazuke en Japón, en mayo de 1964. Más Thuds llegaron por un tiempo en 1965 desde el 35to TFS del 6441st TFW y el 80º TFS del 8º TFW en Yakota, Japón.

Takhli era de lo que se trataba cuando llegué allí en mayo de 1970. Eran grandes cazabombarderos pesados ​​y, de hecho, eran el monoplaza más grande jamás empleado por la USAF. Combinaron la capacidad de transportar enormes cargas de bombas (hasta tres veces la carga de bombas de los bombarderos B-17 y B-24 de cuatro motores y diez miembros de la tripulación de la Segunda Guerra Mundial) con una velocidad tremenda, especialmente a alturas extremadamente bajas. Los ruidos sordos eran capaces de llegar a más de 900 mph a nivel del mar ya 2. 15 veces la velocidad del sonido a gran altura. Eran más rápidos que un MiG-17 incluso cuando estaban cargados de bombas, y un Thud estableció un récord mundial de velocidad de 100 kilómetros en circuito cerrado de 1,216 mph en 1959.

El Thud también demostró ser lo suficientemente fuerte como para absorber un tremendo castigo en combate y aun así llegar a casa (aunque según el Boston Sunday Globe, & ldquoLos ​​restos de 166 F-105 de Takhli están esparcidos por Vietnam del Norte y Laos & rdquo). fueron fabricados y casi la mitad de ellos fueron víctimas de la Guerra de Vietnam.

Los Thuds no estaban solos en Takhli. En ocho meses de 1965, los elegantes cazas estelares F-104 del 476 ° TFS del 479 ° TFW en George AFB California volaron cerca de 3.000 misiones de combate desde Takhli. Más Thuds de McConnell AFB Kansas iban y venían, hasta que el 357th TFS de McConnell fue asignado permanentemente a Takhli cuando el 355th TFW se convirtió en el ala anfitriona en noviembre de 1965.

El 355o fue asignado a la 13a Fuerza Aérea, y su avión participó en todos los principales ataques contra Vietnam del Norte, incluidos aquellos contra las famosas áreas logísticas peligrosas en Hanoi y sus alrededores. El 355o recibió su primera Citación de Unidad Presidencial (PUC) para el período de enero a octubre de 1965, cuando realizó casi 12.000 salidas, mató a dos MiG y dañó a ocho más.

Todos los vuelos requirieron el despliegue de los petroleros KC-135 & ldquoKing Cobra & rdquo en Takhli, desde finales de 1965 hasta 1967.

Comadreja salvaje
El primer avión de & ldquoWild Weasel & rdquo llegó a Takhli en 1966. Este apodo se refiere a una misión que fue llevada a cabo por varios tipos de aviones diferentes a lo largo de los años. Los primeros en Takhli fueron los F-100 Super Sabres, que como todos los Wild Weasels tenían el trabajo único de cebar los sitios de misiles tierra-aire (SAM) para dispararles. Then &ldquoall&rdquo they had to do was evade the missile and lead an attack on the radar facility that guided the SAMs. Sometimes they, or the strike aircraft with them, would fire a radar-seeking AGM-45 Shrike missile which followed the SAM site&rsquos radar beam right back down to the transmitting antenna. When these relatively early-technology missiles missed - as often happened - or when the aircraft ran out of missiles, Wild Weasels would attack SAM sites with bombs or their M-61A1 20mm Vulcan guns.

&ldquoSoowies&rdquo
Different variants of the B-66 &ldquoDestroyer&rdquo bomber - the RB-66C and WB-66 - came to Takhli in 1966, taking on electronic warfare missions and photo reconnaissance missions. These old planes were originally medium-range nuclear bombers derived from the Navy A-3 Skywarrior. They came to Takhli from the 42nd Electronic Countermeasures Squadron (ECS) in France and the 41st and 42d Tactical Electronic Warfare Squadrons (TEWS) from Shaw AFB South Carolina. They were fully mission-capable, with up to twice the radar-jamming punch of a B-52 &ldquoBUFF. &rdquo They were very helpful to F-105 strike missions. The &ldquoC&rdquo models were listeners &ndash electronic intelligence (ELINT) and reconnaissance gatherers rather than active jammers. Soowies (their unofficial nickname) were said to be something of a maintenance headache, with idiosyncrasies that included having to burglarize aircraft museums to find spare engine parts.

Operation Rolling Thunder
Under Operation Rolling Thunder IV in 1966, Thuds from Takhli took a big role in bombing closer than ever before to downtown Hanoi, in an attack on a petroleum-oil-lubricants (POL) storage facility four miles from the center of Downtown. Ninety-five percent of the tank farm was destroyed, and the smoke column from burning fuel rose to 35,000 feet. As icing on a successful mission, 18 trucks were destroyed by 20mm Vulcan gun strafing after the bombing, and one MiG was shot down.

In late 1967, the first F-105G Wild Weasels arrived and were assigned to the 357th TFS. Their aircraft were specially modified two-seat variants of the Thud, which took over the Wild Weasel job from the F-100s. The Electronic Warfare Officer (EWO) in an F-105G (also known as the &ldquoback-seater&rdquo &ldquoGIB,&rdquo for guy-in-back or &ldquoBear,&rdquo for trained bear) ran all the new electronic equipment for locating SAM or anti-aircraft artillery (AAA) radars, warning of SAM launches, and sending Shrike missiles down the radar beams. MiG Killers
Although the F-105 was not designed to be primarily a dogfighter, the aircraft was successful in killing at least 27 confirmed North Vietnamese MiGs in aerial combat. Air Force Captain Max C. Brestel, piloting a Thud from Takhli, shot down the first MiG &ldquodouble&rdquo of the Vietnam War on 10 March 1967. He was the only Thud pilot ever to do that.

Medal of Honor
On the very same day that Captain Brestel got his double, Captain Merlyn H. Dethlefsen won the Medal of Honor for actions including taking out two SAM sites during a mission from Takhli. His flight leader was shot down, his wingman was shot up and had to abort, and his own aircraft was severely damaged by AAA on a mission to bomb the Thai Nguyễn steel works north of Hanoi. Major Dethlefsen took over command of the flight and attacked the defensive positions around the target. He evaded several MiG fighters and successfully destroyed two missile sites. His back-seater was awarded the Air Force Cross for this mission. On 19 April 1967, Major Leo K. Thorsness won the Medal of Honor on another F-105 mission out of Takhli. The Major killed one SAM site with a missile, bombed another, shot down a MiG, damaged another, and repeatedly chased or lured other MiGs away from an ongoing rescue mission for his wingman, who had been shot down by AAA fire. Thorsness&rsquo back-seater Captain Harold E. Johnson was awarded the Air Force Cross for the mission. Less than two weeks after this mission, the two were shot down by an Atoll missile from a MiG-21, and became prisoners of war. They were not released until 1973.

TET
The TET Offensive of January 1968 started a nine-month campaign of battles in South Vietnam, ultimately resulting in serious losses for the North Vietnamese (estimates are that more than 85,000 NVA were killed and nearly twice that number wounded). Despite very limited experience in using big fast F-105s for close air support of ground troops up until this time, Takhli pilots took their Thuds into the thick of it, participating in most of the counteroffensive campaigns.

Operation Combat Lancer
In 1968, the first F-111 &ldquoAardvarks&rdquo (an unofficial nickname, since the F-111 never was graced with an official one) arrived at Takhli from the 428th Tactical Fighter Squadron at Nellis AFB. These huge, brand new, very expensive swing-wing all-weather day-or-night fighter-bombers were to get their first combat test and evaluation to see if they could actually replace the aging Thuds. Unfortunately, three of them were lost within the first month &ndash two to unknown causes and one to a manufacturing defect. The three surviving F-111s returned to Nellis in November, having proven that only a few aspects of the new aircraft worked as they were designed to. When 50 F-111s returned to Thailand in 1972, however, they proved much more successful.

In 1969 the 44th Tactical Fighter Squadron moved from Korat RTAFB in central Thailand, to Takhli. This move put all the Thuds in Southeast Asia at Takhli, where they stayed until December 1970.

Earlier that year, the 355th TFW got its second PUC, for action in 1967 in and near Hanoi, as well as the attack later that year which took out the largest MiG base in North Vietnam. The wing&rsquos third PUC was awarded in 1970 for action in 1969, during which the 355th flew 17,000 combat sorties and dropped 32,000 tons of ordnance on 2,100 targets. I wrote home one day in 1970 about the Thai Air Force 43rd Tactical Fighter Wing pilot who got the undivided attention of every last man on the base. It was lunchtime, and the chow hall was busy, but when that pilot pulled the trigger on the six fifty-cal machine guns in the nose of his F-86 Sabre as he lined up for takeoff &hellip everybody froze. He must have emptied the guns, because it was a very, very long burst. Lucky for everybody, he was pointed toward empty jungle when he let loose, and not any part of the base.

The Son Tay Raid
In the middle of the night on 18 November 1970 those of us in the 355th Security Police Squadron (SPS) suddenly found ourselves guarding a large closed-off area of the flight line containing some newly arrived equipment and personnel. We were told nothing about what was in there or why rather it was strongly suggested that we ignore what we saw and not speculate (&ldquoThe Air Force doesn&rsquot pay you to THINK, Sergeant!&rdquo). As it turns out, this was the staging area for the raiders who were about to try to rescue 90 American prisoners of war (POWs) from the Son Tay prison camp in North Vietnam.

The raiders traveled in closed vans from a sealed hangar to their barracks in an old CIA compound in a remote corner of the base. On Thursday, 19 November, they rode in those vans to our firing range to test-fire all their weapons one last time - 65 men, and 111 weapons including M16s, CAR-15s, . 45s, M-79s, M60s and 12-gauge shotguns.

At 2030 hours Friday night, 20 November, they took off in a C-130 bound for Udorn RTAFB. There they boarded CH-53 helicopters for the actual mission. Everything about this daring, complex and innovative mission worked, except that when they hit the prison camp the prisoners had already been moved elsewhere. The discussion of why the prisoners were moved continues even today. After reading the details of this amazing operation, I&rsquom very proud to have played even my unnoticeable small part in it.

Shutting Down
Takhli began closing down in late 1970, as a part of a general withdrawal of American forces from Southeast Asia. First, the B-66 squadrons were transferred to Korat. In September, the F-105G Wild Weasels followed. The wing&rsquos last combat mission, a strike in Laos, flew in October. The next day there was a ceremony to retire the wing&rsquos colors, and a flyover of F-105s that I photographed.

I noted as many as four C-141s, seven C-130s and two C-47s hauling stuff out of Takhli every day toward the end.

With the departure of all the combat aircraft, the Security Police and K-9 mission shifted to guarding the remaining equipment and supplies, base infrastructure, personnel and our own personal possessions from marauding locals. We K-9s were taken off the perimeter and spent our nights guarding the supply compound, hooches, salvage yard, clubs, bank, BX and so on. The more we packed up and shipped off, the bolder the local area resident thieves became. Plumbing fixtures, wire in the walls of buildings, virtually anything unguarded was fair game. It got to the point that one of our own K-9 troops had to defend himself with his bayonet in his own hooch on his night off, resulting in the bleeding suspect being tracked down and apprehended by another dog team.

A week after that incident, I wrote in a 14 December letter home: &ldquoOne of the guys caught a Thai stealing from the barracks just last night &ndash actually he caught three, but 97-pound Dante ate one while the other two disappeared.

&rdquoThe departing F-105 squadrons went to McConnell AFB, Kansas Davis-Monthan AFB, Arizona, and Kadena AB, Okinawa. The 355th TFW was inactivated, then in 1971 reactivated at Davis-Monthan AFB.

The last USAF personnel left Takhli RTAFB by April 1971.

Reopening
On 30 March 1972, the North Vietnamese Army sent 120,000 NVA regular troops into South Vietnam. They brought three different kinds of Soviet-built tanks, long-range artillery, radar-controlled AAA, mobile SAM sites and shoulder-launched SAMs with them. It was the first time they had deployed some of this stuff anywhere besides Hanoi. The attack has been called the &ldquoSpring &rsquo72 Invasion,&rdquo &ldquoEaster Offensive,&rdquo or &ldquoSpring Offensive. & rdquo

The USAF reacted to the invasion quickly and with many resources. One of these was Operation Constant Guard III, the largest movement that the Tactical Air Command (TAC) had ever pulled off. In nine days, they deployed 72 F-4Ds of the 49th TFW from Holloman AFB, New Mexico, to Takhli. The move included more than 3,000 personnel and 1,600 tons of cargo.

Airmen arriving from Holloman reported that Takhli was a mess, with missing or broken plumbing fixtures, no hot water, and no drinking water - that had to be trucked in from Korat every day. Bed frames had been thrown out of the hooches into the high snake-infested grass, and mattresses or bedding consisted of whatever you had brought with you. Sorry, guys, we left it in better condition than that. Honest.

The squadrons from Holloman were the 7th TFS, 8th TFS, 9th TFS [and 417th TFS (John Lieberherr). It&rsquos notable that during this deployment the 49th TFW flew more than 21,000 combat hours over five months without losing any aircraft or personnel. The 49th TFW was awarded an Air Force Outstanding Unit Award with Combat "V" Device for this tour.

Other units deployed to Takhli at this time included:

        • The 11th Air Refueling Squadron&rsquos KC-135's from Altus AFB, Oklahoma.
        • The 366th TFW&rsquos 4th TFS of F-4Es from Đà Nàng South Vietnam.
        • The 8th TFW&rsquos AC-130 &ldquoSpectre&rdquo gunships from Ubon RTAFB, which became the DET-1, 16th Special Operations Squadron.

        The &ldquo6499th Provisional&rdquo was the first unit number given to the Security Police assigned to the newly reopened base, followed by at least &ldquotwo or three additional designations,&rdquo according to one of the first dog handlers to arrive. About 20 sentry dog teams came to Takhli&rsquos grand reopening from Clark AFB.

        In September the squadrons of the 49th TFW returned home. The 366th TFW remained until 30 October when it was deactivated, and its 4th TFS was reassigned to the 432nd Tactical Reconnaissance Wing (TRW) at Ubon RTAFB. The 366th was reactivated at Mountain Home AFB, Idaho.

        When the F-4s left, the F-111s came back. The 474th TFW came on TDY from Nellis AFB, Nevada, with its 428th, 429th and 430th squadrons. Their first combat mission, started only hours after their arrival at Takhli, resulted in the disappearance of one of the aircraft and another temporary cancellation of F-111 missions. Despite this bad start, F-111s gave a good account of themselves over the next few months, especially in conditions when other aircraft types could not strike. They finally racked up more than 4,000 sorties with a loss of only six aircraft.

        The USAF left Takhli under Operation Palace Lightning in 1975. Takhli&rsquos F-111s were sent to Korat, which did not send home the last of its aircraft until December of that year.

        Vietnam War Honors

        355th SPS at Takhli, Campaign Streamers

        Air Force Outstanding Unit Awards with Combat "V" Device:

        Air Force Outstanding Unit Awards:

              • 1 October 1976 &ndash 31 May 1978
              • 1 July 1978 &ndash 31 December 1979
              • 1 June 1980 &ndash 31 May 1981
              • 15 December 1991 &ndash 1 August 1993.

              Republic of Vietnam Gallantry Cross, with Palm:

              366th SPS at Takhli
              Campaign Streamers

              Republic of Vietnam Gallantry Cross, with Palm:

              Today&rsquos War on Terrorism
              The Thai government claimed neutrality on the war in Iraq, but U-Tapao Royal Thai Navy Air Field (RTNAF) was used by American combat aircraft flying into Afghanistan and Iraq. In addition, retired American intelligence officials have stated that U-Tapao was among the locations where Al Qaeda operatives have been interrogated.

              Referencias


              President Trump Said He Rescued the Rolling Thunder Tribute to POWs. It's Not That Simple

              R olling Thunder has held its motorcycle demonstration ride every Memorial Day Weekend in Washington, D.C., for more than three decades&mdashwhich is why the nonprofit veteran advocacy group’s announcement last fall that 2019 would be the ride’s last year concerned many.

              The news made it all the way to President Donald Trump, who tweeted from Japan on Saturday with a pledge to help. On Sunday, he weighed in again&ndash&ndashthis time declaring that Rolling Thunder would continue in Washington next year, implying he had fixed the problem.

              “The Great Patriots of Rolling Thunder WILL be coming back to Washington, D.C. next year, & hopefully for many years to come,” he said. “It is where they want to be, & where they should be.”

              Rolling Thunder has organized an annual rally in Washington for 32 years, inviting veterans and bikers to ride together to voice support of veterans missing in action and kept as prisoners of war.

              The rally has drawn hundreds of thousands of attendees in years passed, WAMU reports. The group uses the Pentagon’s parking lot and facilities as its staging area.

              The President referenced a rift between the Pentagon and the nonprofit that organizes the event. “Thank you to our great men and women of the Pentagon for working it out,” he said.

              Despite Trump’s tweet, Rolling Thunder’s founder and executive director Artie Muller affirmed again on Sunday this was the last year for the event in the nation’s capital.

              In reference to the President’s comments, Muller said on C-Span that nothing had changed. “I know he means well, but I don’t know what the story is with them working it out with us,” Muller, a Vietnam War veteran, said. “There’d have to be a lot of discussion and a lot of changes for everybody that comes here and our organization that helps put this together.”

              Though the organization’s 90 chapters will be continuing local rallies in 2020 and beyond, Muller said the group has no plans to continue its annual ride in the U.S. capital.

              en un Stars and Stripes article last December, Mueller said a lack of cooperation from the Pentagon &mdash in addition to rising costs and similar struggles with local police &mdash caused the rally’s demise. The annual “Ride for Freedom” in Washington costs the organization around $200,000 in 2018, Muller told C-Span on Sunday.

              Muller told Stars and Stripes that not only was the organization unable to recoup the costs of 2018’s rally, it was also unable to find a new sponsor. &ldquoWe&rsquore collecting money to help veterans, troops and their families, and spending $200,000 on a run? I can&rsquot justify that,&rdquo he told the newspaper.

              A large portion of that $200,000 goes directly to the Pentagon for access to their parking lots, which serve as staging areas for the ride, as well as bathrooms and security detail, WTOP reported. &ldquoWe&rsquore tired of the harassment,” Muller told the Washington TV station. “We&rsquore tired of the aggravation there.”

              In a statement to WTOP, Pentagon spokeswoman Sue Gough said that the Pentagon has “worked closely with Rolling Thunder representatives to achieve a safe and successful event,” and denied that reserved areas weren’t accessible to guests.

              &ldquoAll outside events pay fees to use the Pentagon Reservation. The fee includes costs for overtime for security and reimbursement for clean up after an event. Rolling Thunder, Inc. pays only a portion of the total costs incurred by the Pentagon to support the event,” the statement said.

              The Metropolitan Police Department said in a statement that it “welcomes those who come here to exercise their First Amendment rights in a safe and peaceful manner,” and that all decisions related to the event’s planning are up to the Pentagon Force Protection and the Department of Defense.

              Rolling Thunder, Inc. and the Pentagon did not immediately respond to requests for comment.

              The first run was held in 1988, to raise awareness for those still missing after the Vietnam War. It drew 2,500 riders to Washington who demanded that the government account for everyone missing in the war, according to a history on Rolling Thunder’s website.

              Operation Rolling Thunder, a 1965 bombing on North Vietnam, was the inspiration for the group’s name. As the motorcycles gear up, their collective roar is a sound “not unlike” that of the bombing, according to their website.

              In his C-Span interview, Muller said there’s still a great deal of work to be done in protecting missing soldiers and prisoners of war. “Our government says we leave no man behind, no woman behind, in the military. But they have,” he said.

              He also referenced recent U.S. efforts to retrieve bodies of those killed in World War II, but said Congress must work together with Trump to bring home more prisoners of war.

              Trump’s advocacy for Rolling Thunder’s issues comes in the wake of his years of commentary on the late Sen. John McCain’s POW status. &ldquoHe was captured &hellip Does being captured make you a hero? I don&rsquot know. I&rsquom not sure,&rdquo he said in a 60 Minutes interview in 1999.

              Trump continued that point during his campaign for the Republican presidential nomination and well into his presidency. &ldquo[McCain’s] not a war hero,&rdquo he said at an event in Iowa in July of 2015. &ldquoHe was a war hero because he was captured. I like people who weren&rsquot captured.&rdquo


              Operation Rolling Thunder

              After a Viet Cong attack in February 1965 on U.S. Army barracks in Pleiku, the United States commenced Operation Rolling Thunder, a restricted but massive bombing campaign against North Vietnam. Protection of air bases then provided the rationale for introduction of 50,000 U.S. ground combat forces, which were soon increased.

              On March 2, 1965 Operation Rolling Thunder commenced, a sustained bombing campaign intended to place increasing pressure on the North Vietnamese leadership to negotiate a peaceful settlement to the war. The idea was to strike targets just above the DMZ and then progressively hit targets further north as the campaign went on.

              F-105Ds from the 67th TFS bombed an ammunition depot at Xom Bong, 20 miles north of the DMZ. After a series of TDY deployments to Korat and Tahkli, two large F-105D wings were set up in Thailand--the 355th TFW which moved from McConnell AFB to Tahkli in August 1965 and the 388th TFW which moved to Korat in April of 1966 to replace the temporary 6234th TFW. The 355th and 388th Tactical Fighter Wings based in Thailand used the F-105D to carry the brunt of the air war to North Vietnam.

              The majority of missions for Operation Rolling Thunder were carried out by U.S. Air Force planes based in Thailand and by Navy squadrons flying from Yankee Station, the code name for carriers based in the South China Sea. A line just below Vinh, North Vietnam formed the northern boundary above which air attacks were initially forbidden. Most North Vietnamese fighter bases and surface-to-air missiles fell within these restricted areas.

              The rules of engagement placed many restrictions on the armed forces. Bombing was prohibited within 25 miles of the Chinese border, within 10 miles of Hanoi and within 4 miles of Haiphong. By placing the capital, Haiphong and surrounding areas off limits the U.S. Air Force was prevented from attacking nearly all military targets crucial to the war effort of the enemy. Additionally, much to the annoyance of Air Force generals, no enemy air bases could be attacked for fear of killing Soviet technicians. During the early part of Rolling Thunder even the deadly surface to air missile sites could not be attacked until they were fully operational firing SA-2 missiles at U.S. planes.

              On Dec. 24, 1965, President Johnson declared a bombing halt over North Vietnam to try to persuade Hanoi to discuss a political settlement. It lasted until Jan. 30, 1966. This halt followed one of six days the preceding May. Hanoi no respondió a ninguna de las dos, pero utilizó el tiempo para reconstruir su fuerza, reparar daños anteriores y enviar más tropas y suministros hacia el sur. Entonces, Rolling Thunder comenzó de nuevo y las tripulaciones aéreas de EE. UU. No solo tuvieron que atacar los nuevos objetivos, sino también los que ya habían destruido y que habían sido reconstruidos o reparados.

              On Sep. 3, 1966, North Vietnam sent up its MiG-21s in force for the first time from five air bases which had not previously been attacked because of U.S. policy. By the end of the year, Rolling Thunder had progressed northward, reaching the Hanoi area.

              Rolling Thunder continued from 1965 to 1968. In all, the US flies 304,000 fighter-bomber sorties and 2,380 B-52 sorties over North Vietnam, losing 922 aircraft and dropping 634,000 tons of bombs.


              Ver el vídeo: Netherlands Apache strike in Afghanistan