El mapa inusual que resultó ser clave para la victoria del Día D

El mapa inusual que resultó ser clave para la victoria del Día D


200 años después de que el pueblo de Kiks.ádi se mantuviera firme contra la colonialización rusa, se ha encontrado su fuerte utilizando tecnología moderna

A principios de la década de 1900 y # 8217, los comerciantes rusos que intentaban afianzarse en Alaska se enfrentaron con los pueblos indígenas que habían vivido allí durante miles de años. Los pueblos Tlingit y Haida habían aprendido a vivir en este entorno inhóspito. Con la expansión de la empresa comercial rusa, el conflicto era inevitable.

Los comerciantes rusos ya se habían enfrentado con los aleutianos cuando cazaban lobos marinos y nutrias marinas, ya que estas pieles tenían un precio superior en el comercio de pieles. Hacia fines del siglo XVII, el zar Pablo I otorgó a The Russian American Company una licencia de monopolio para explotar el comercio de pieles de Alaska y la costa este de Alaska. En 1799 los comerciantes rusos llegaron al territorio perteneciente al pueblo tlingit.

La Russian American Company decidió que una ubicación en la bahía de Alaska sería adecuada para su puesto comercial. Se encontraron con la resistencia de la comunidad Tlingit, que valoraba su independencia. En 1802, un clan del pueblo tlingit, los Kiks.ádi, lanzó un ataque contra el puesto comercial ruso llamado Reducto Saint Michael. Sitka ordenada. El clan salió victorioso y mató a casi todos los rusos y aleutianos que vivían en el puesto de avanzada.

Un mapa del fuerte dibujado por los rusos en ese momento fue confirmado por escaneos recientes de la isla. Servicio de Parques Nacionales

El chamán del clan predijo que los rusos tomarían represalias contra el clan y que los rusos serían dirigidos por Alexander Baranov. Para defender su territorio, los Kiks.ádi construyeron un fuerte. Resistieron el asalto inicial, pero después de seis días de bombardeos y escasez de alimentos, los ancianos del clan decidieron retirarse y emprender una marcha hacia el norte para proteger a los miembros del clan. Los rusos tomaron esto como una victoria, establecieron una presencia fortificada en Sitka y declararon a Alaska como una colonia rusa. En 1867, los rusos vendieron Alaska a los estadounidenses por 7 millones de dólares.

Para conmemorar la batalla, las autoridades declararon que el área formaba parte del Parque Nacional Sitka, pero la ubicación exacta del fuerte Kiks.ádi seguía siendo un misterio. Casi 200 años después, los arqueólogos han identificado el sitio # 8217 del fuerte utilizando instrumentación electromagnética y un radar de penetración terrestre.

La isla de Baranof, donde se encontraba el fuerte, ha sido un sitio de estudio arqueológico durante mucho tiempo y, desde 1910, ha gozado de protección federal por parte del gobierno estadounidense. Cuando los rusos destruyeron el fuerte, documentaron dónde estaba. El Servicio de Parques Nacionales de EE. UU. (NPS) había indicado un claro específico como el sitio probable del fuerte, pero esto no se confirmó.

Thomas Urban, un científico investigador de la Universidad de Cornell, en asociación con Brinnen Carter del NPS, publicó el relato en la revista arqueológica Antiquity. Dijo que se habían realizado varias investigaciones sobre la ubicación del fuerte, todas las cuales produjeron pistas sobre su ubicación, pero no un lugar definitivo. La densa forestación de la isla hacía que cualquier estudio fuera una tarea tediosa y desafiante.

Urban estaba en Sitka en otro proyecto cuando el NPS le preguntó si estaría interesado en ubicar el fuerte. Investigando búsquedas anteriores, descubrió que en la década de 1950, se cavaron trincheras y se encontraron algunos trozos de madera podrida que podrían haber venido del fuerte. El NPS encontró balas de cañón y otros artefactos que indican que este podría ser el lugar de la batalla entre 2005 y 2008. Todo esto era evidencia circunstancial y no probaba definitivamente la ubicación del fuerte.

En el verano de 2019, Carter y Urban escanearon grandes áreas del parque con herramientas geofísicas y localizaron la huella del fuerte. De forma trapezoidal, 300 pies de largo y 165 pies de ancho, el perímetro rodea el claro designado por el NPS.

El diseño del fuerte, llamado Shís & # 8217gi Noow, es único en la historia de Tlingit y parece haber sido construido específicamente para repeler a los colonizadores. Traducido al inglés, el nombre del fuerte es un fuerte joven, de nuevo un cambio de la norma. Parece que la gente de Tlingit aprendió que los árboles jóvenes proporcionarían cierta protección contra las balas de cañón, ya que absorberían mejor el impacto.

Un decano de la Universidad del Sureste de Alaska, Thomas Thornton, una autoridad en la historia de los Tlingit, ha recopilado la historia oral del pueblo Tlingit. Parte de la historia oral recopilada fue un relato de la marcha de supervivencia emprendida por los Kiks.ádi. Un anciano del clan, Herb Hope, pasó una gran cantidad de tiempo en las décadas de 1980 y 1990 tratando de volver sobre la ruta de esta marcha. Estaba decidido a demostrar que no se trataba de una retirada, sino de una supervivencia.

Dos niñas Tlingit, cerca de Copper River (Alaska), 1903. Fotografía tomada por los hermanos Miles.

Hablando en una Conferencia de Tlingit celebrada en 1993, dijo que sus antepasados ​​siguieron un camino costero y que la marcha fue desde el fuerte hasta un lugar planificado. Hizo hincapié en que en ese momento, los comerciantes rusos, con su apoyo, no podían reprimir al pueblo tlingit.

La historia oral de los tlingit nos cuenta que en esta marcha participaron unas 900 personas. Se trasladaron de un campamento a otro mientras marchaban hacia el norte a lo largo de la isla Baranof hasta llegar a la isla Chichagof, donde habitaban un fuerte desierto llamado Chaatlk & # 8217aanoow. Este fuerte les dio la capacidad de bloquear Sitka Sound, lo que complicó el comercio de pieles ruso.

Cuando los comerciantes estadounidenses se enteraron del movimiento Tlingit y su bloqueo, rápidamente se movilizaron para aprovechar las dificultades rusas. Establecieron un puesto comercial en la isla Catherine, cerca del fuerte Tlingit. Personas de todo el sureste de Alaska vinieron a comerciar con los estadounidenses en este puesto. Hoy en día, esta bahía todavía se conoce como Traders Bay.

El pueblo Tlingit regresó a Sitka en 1821 pero nunca recuperaría la soberanía sobre su tierra.


"¡TORA, TORA, TORA!": Estrategia japonesa en Pearl Harbor desplegada

Liderando la primera ola sobre Pearl Harbor estaba el teniente comandante Mitsuo Fuchida, el aviador principal de Akagi. Volando como observador en un bombardero horizontal Nakajima B5N, emitió la orden de proceder con el ataque, como se describe en sus memorias:

Una hora y cuarenta minutos después de dejar los transportistas supe que deberíamos estar acercándonos a nuestra meta. Pequeñas aberturas en la espesa capa de nubes permitían vislumbres ocasionales del océano. . . . De repente, una larga línea blanca de olas rompientes apareció directamente debajo de mi avión. Era la costa norte de Oahu.

Girando a la derecha hacia la costa oeste de la isla, pudimos ver que el cielo sobre Pearl Harbor estaba despejado. En ese momento, el puerto en sí se hizo visible a través de la llanura central de Oahu, una película de niebla matutina se cernió sobre él. Miré fijamente a través de mis binoculares a los barcos que navegaban pacíficamente anclados. Uno a uno los conté. Sí, los acorazados estaban allí, ¡ocho de ellos! Pero nuestra última esperanza de encontrar algún transportista presente se había esfumado. No se veía ni uno.

Eran las 0749 cuando ordené el ataque. [El operador de radio] inmediatamente comenzó a marcar la señal de código preestablecida: “TO, TO, TO. . . "

Liderando a todo el grupo, los torpederos del teniente comandante Murata se dirigieron hacia abajo para lanzar sus torpedos, mientras que los cazas del teniente comandante Itaya corrieron hacia adelante para barrer a los combatientes enemigos desde el aire. El grupo de bombarderos en picado de Takahashi había subido en altura y estaba fuera de la vista. Mientras tanto, mis bombarderos hicieron un circuito hacia Barbers Point para seguir el ritmo del programa de ataque. No había cazas enemigos en el aire, ni hubo disparos de armas desde el suelo.

La efectividad de nuestro ataque ahora era segura, y un mensaje, "¡Ataque sorpresa exitoso!" en consecuencia, fue enviado a Akagi en 0753. El mensaje fue recibido por el transportista y transmitido a la patria.

Mitsuo Fuchida terminó la guerra como capitán. Posteriormente se convirtió en evangelista cristiano y pasó mucho tiempo en los Estados Unidos. Murió en 1976.

Una vez que Fuchida señaló "Tora, tora, tora", la estrategia japonesa en Pearl Harbor procedió en gran medida según lo planeado. Los primeros B5N sobre el objetivo fueron dieciséis de Soryu e Hiryu. Instruidos para atacar a los portaaviones en la costa noroeste de la isla Ford, fueron por objetivos alternativos, destruyendo el barco objetivo USS Utah (de soltera BB-31, re-designado AG-16) y dañando un crucero.

El escuadrón de torpedos de Akagi lideró un ataque devastador. Los Nakajimas llegaron desde la costa norte del puerto, rozando bajo entre Hickam Field y la granja de tanques de combustible, y luego empujando hacia abajo sobre el agua. Haciendo cien millas por hora a sesenta y cinco pies, se desplegaron según las instrucciones individuales y se dirigieron a sus encabezados de ataque. Un cuarto de milla más adelante yacían los monolitos grises a lo largo de Battleship Row.

De los treinta y seis torpedos lanzados, probablemente diecinueve encontraron sus objetivos. Los más afectados fueron West Virginia (BB-48) y Oklahoma (BB-37) amarrados fuera de borda en la cabecera de Battleship Row. California (BB-44), que se encontraba más adelante que los demás, llamó más la atención, recibió dos golpes y se posó lentamente en el barro.

Cinco aviones torpederos fueron derribados, todos de oleadas sucesivas cuando los defensores respondieron y se defendieron. Los informes posteriores a la acción mostraron que la mayoría de los barcos comenzaron a devolver el fuego en dos a siete minutos.

Los B5N de alto nivel llevaban cada uno una bomba perforante de 800 kg, diseñada para penetrar el grueso blindaje de un acorazado. Los diez aviones que apuntaban a Arizona (BB-39) anotaron cuatro impactos y tres cuasi accidentes. Uno de ellos encontró el punto óptimo y se estrelló contra el cargador avanzado de Arizona. El arma de 1,760 libras encendió toneladas de pólvora, destruyendo el barco en segundos con tres cuartas partes de la tripulación.

A las 8:40, casi media hora después del primer ataque, 167 aviones de la segunda oleada fueron dirigidos por el aviador principal de Zuikaku, el teniente comandante Shigekazu Shimazaki. No participaron aviones torpederos, pero cincuenta y cuatro bombarderos de nivel Nakajima atacaron tres bases aéreas. A los setenta y ocho bombarderos en picado de Aichi se les asignó cualquier portaaviones en el puerto con cruceros como objetivos secundarios. Casi tres docenas de cazas Zero establecieron una superioridad aérea sobre los campos Hickam y Bellows más la estación aérea naval de Kaneohe.

Gran parte del esfuerzo se desperdició, ya que muchos pilotos de bombarderos en picado probablemente identificaron erróneamente los tipos de barcos, quizás veintiocho Aichis se sumergieron en destructores o embarcaciones auxiliares. La peor parte del segundo bombardeo en picado fue Nevada (BB-36), el único acorazado que se puso en marcha. Ya agujereada por un torpedo, tomó seis bombas en pocos minutos y elaboró ​​una lista. Para evitar hundirse, fue varada cerca de la entrada del puerto.

Cuando la segunda ola partió hacia el norte, todo el ataque no había durado ni dos horas, desde las 7:55 a las 9:45. En su estela, los japoneses dejaron a Oahu aturdidos, tanto física como emocionalmente. El ataque mató a 2.335 militares estadounidenses y 68 civiles.

Las pérdidas de aeronaves combinadas del Ejército, la Armada y la Marina fueron aproximadamente 175 evaluadas inmediatamente como destruidas más veinticinco dañadas sin posibilidad de reparación. Unos 150 sufrieron daños menores.

Los japoneses perdieron veintinueve aviones y sesenta y cinco hombres, en su mayoría tripulación aérea, pero incluidos diez marineros en cinco submarinos en miniatura.

Lejos en el mar, a las 11:15 Kido Butai comenzó a aterrizar la segunda ola, completada una hora después. Los aviadores estaban jubilosos. Sabían que habían infligido un daño severo y estaban ansiosos por completar la tarea. Pero Nagumo optó por la prudencia. Más de cien aviones que regresaban sufrieron daños en diferentes grados y, lo más crítico, necesitaba conservar el combustible. La Armada Imperial tenía muy pocos petroleros de flota en 1941 y nunca los alcanzó. Nagumo se dirigió a casa, y la Segunda División de Transportes se desvió para atacar la Isla Wake.

Pearl Harbor fue una rareza en la historia, un día claramente definido en el que el antiguo orden terminó de manera abrupta, violenta y permanente. Kido Butai no solo había iniciado una nueva forma de guerra, sino que también trastornó la sabiduría convencional de que el poderío aéreo naval no podía competir con los aviones terrestres. La estrategia japonesa en Pearl Harbor fue una interrupción total del combate aéreo. El historiador John Lundstrom no exageró cuando describió a Kido Butai como "una bomba atómica de 1941". Pero se acercaba la retribución.

De los veintinueve barcos que habían partido de Japón, uno escapó de la destrucción durante los siguientes cuatro años. El destructor Ushio, entre los desviados en ruta para bombardear Midway, sobrevivió al derramamiento de sangre de las Islas Salomón y al golfo de Leyte y se rindió en Yokosuka en 1945.

Para entonces, los portaaviones estadounidenses habían convertido el mayor océano del mundo en un lago estadounidense.

Este artículo es parte de nuestra selección más amplia de publicaciones sobre el ataque a Pearl Harbor. Para obtener más información, haga clic aquí para obtener nuestra guía completa de Pearl Harbor.

También puede comprar el libro haciendo clic en los botones de la izquierda.


Preparación y planificación

La planificación de la Operación Overlord y su implementación el 6 de junio de 1944 involucró muchos componentes diferentes. Una de esas partes vitales fue la presencia de un liderazgo capaz. A estos hombres se les encargó decisiones tales como cuántos hombres desembarcarían en cada playa y qué barcos usarían para cruzar el Canal de la Mancha. Sin embargo, desembarcar soldados en las playas de Normandía no fue el final de su planificación. El liderazgo aliado tuvo que dedicar una atención considerable a cuestiones como la logística de suministro para garantizar una cantidad suficiente de alimentos y medicamentos y establecer líneas de comunicación seguras. Todo tenía que estar preparado antes de desembarcar en Normandía, incluso antes de que los barcos salieran de Gran Bretaña para cruzar el Canal de la Mancha. Tener el liderazgo adecuado en su lugar fue esencial para el éxito de Operation Overlord.

Después de que los aliados decidieran sobre Normandía como punto de invasión a fines de 1943 y fijaran una fecha para mayo de 1944, nombraron a Dwight Eisenhower como comandante supremo aliado de la fuerza expedicionaria aliada para la invasión de Europa. El resuelto general se enfrentó a una tarea enorme y solo tuvo unos meses para planificar la operación en la que muchos depositaron sus esperanzas para poner fin de manera decisiva a la Segunda Guerra Mundial. Trabajar con las diversas personalidades en el liderazgo aliado hizo que su tarea fuera más difícil. Eisenhower y el presidente Franklin D. Roosevelt no siempre estuvieron de acuerdo, y Eisenhower incluso tuvo dificultades en ocasiones en su relación con Winston Churchill. A medida que se acercaba el Día D, Eisenhower finalmente convenció al primer ministro británico de que no podía acompañar a la fuerza invasora a través del Canal de la Mancha hasta Normandía el 6 de junio.

Eisenhower trató con otras personalidades difíciles además de Roosevelt y Churchill. Debido a que una sola persona no podía planificar una operación tan grande, varias otras figuras militares recibieron nombramientos como comandantes navales, aéreos y terrestres. Trafford Leigh-Mallory fue designado para comandar las Fuerzas Aéreas de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas. Mientras planeaba la invasión, abogó por el Plan de Transporte en el que los aviones aliados se centrarían en destruir el sistema ferroviario en toda la Francia ocupada para arruinar las líneas de suministro y comunicación alemanas. Aunque Eisenhower aprobó este plan, Leigh-Mallory chocó con otros líderes aliados sobre su estrategia y tácticas.

Tanto Arthur William Tedder como Carl Spaatz no estaban de acuerdo con Leigh-Mallory. Tedder se había desempeñado como comandante aéreo en el norte de África y fue nombrado comandante supremo adjunto de la invasión de Normandía a principios de 1944. Sus esfuerzos por tener el poder aéreo dominante en Francia entraron en conflicto con Leigh-Mallory debido a una superposición de funciones. Spaatz comandó la Fuerza Aérea Estratégica de EE. UU. En Europa y abogó por una estrategia aérea diferente para Francia que Leigh-Mallory. Contrariamente al Plan de Transporte, Spaatz quería apuntar a la producción y la industria del petróleo alemanas para paralizarlas. La aprobación de Eisenhower del Plan de Transporte sobre el Plan de Petróleo probablemente no elevó a Leigh-Mallory en opinión de Spaatz.

También se necesitaban líderes para las fuerzas terrestres y navales. Bertram Ramsay fue nombrado Comandante en Jefe Naval de la Fuerza Expedicionaria Naval Aliada. Supervisó la Operación Neptuno, el desembarco anfibio de la Operación Overlord. Su puesto como comandante naval adjunto en el norte de África y la Operación Husky en Sicilia le proporcionaron la experiencia para planificar un asalto anfibio en las playas de Normandía. Bernard Montgomery fue puesto a cargo de las fuerzas terrestres aliadas para el Día D. La preferencia de Eisenhower era el general Harold Alexander para ese puesto, pero diplomáticamente le dio el nombramiento a Montgomery e incluso aprobó su plan para expandir la fuerza de invasión y el área de aterrizaje. Montgomery también comandó el 21º Grupo de Ejércitos británico y canadiense.

Otros líderes militares prominentes involucrados en la planificación de la Operación Overlord fueron Omar Nelson Bradley, Miles Dempsey e incluso George Patton. Bradley fue designado para comandar el 1er ejército de los EE. UU. En la invasión, y Montgomery seleccionó a Dempsey para comandar el 2º ejército mixto británico y canadiense. Debido a que los alemanes consideraban a Patton central en cualquier plan para invadir Europa, los aliados lo convirtieron en una figura prominente en la engañosa Operación Fortaleza. A través de Fortitude, alimentaron con éxito a los alemanes con inteligencia falsa, incluido el nombre de Patton, para desviarlos de la verdadera preparación de la Operación Overlord.

Incluso con un liderazgo excepcional, la planificación y la práctica para una invasión tan grande no siempre son fáciles. Eisenhower y los líderes aliados pospusieron el Día D desde principios de mayo hasta el 5 de junio. Posteriormente pospusieron la invasión por última vez solo unos días antes de la implementación debido al mal tiempo. La falta de lanchas de desembarco y suministros acabó con la esperanza de lanzar una invasión del sur de Francia, la Operación Dragón, al mismo tiempo que la Operación Overlord. Dragoon se pospuso hasta más tarde en el verano. Incluso el ensayo de la invasión encontró problemas. El 28 de abril de 1944, el Ejercicio Tiger tuvo lugar frente a la costa británica en Slapton Sands. Los barcos eléctricos alemanes interceptaron el gran convoy y atacaron tres barcos con torpedos. Casi 1.000 hombres murieron al hundirse o dañarse los tres LST. En medio de la trágica pérdida de vidas en el ensayo, a los líderes aliados les preocupaba que los soldados aliados pudieran haber caído en manos alemanas durante el ataque, y casi cambiaron detalles importantes de la operación. El secreto era tan vital que las familias ni siquiera sabían cómo murieron sus seres queridos. Una madre británica no se enteró de cómo murió realmente su hijo hasta cuarenta años después, mientras veía un documental sobre el Ejercicio Tiger y establecía una conexión entre las fechas. La Operación Overlord siguió siendo un secreto a pesar del desastre.

A pesar de la abrumadora tarea que enfrentaban los aliados, el liderazgo militar logró planificar y prepararse para el eventual éxito de la invasión de Normandía. Eisenhower navegó hábilmente por los diversos tipos de personalidad de los comandantes militares y políticos, y aprobó los planes necesarios para la operación. Montgomery, Tedder, Spaatz, Leigh-Mallory y otros llevaron a cabo sus partes de la operación como esperaba su líder. El liderazgo mantuvo el secreto de la Operación Overlord, y los alemanes permanecieron ajenos al verdadero sitio de la invasión.

Elegido de Normandía

La necesidad de una invasión a través del canal para liberar Francia se reconoció a principios de la guerra. Aunque se comprendió esta necesidad, encontrar una ruta adecuada requirió una gran preparación. Mientras los aliados estaban considerando los sitios de invasión, la BBC transmitió un llamado a cualquier información sobre geografía, defensas enemigas y presencia a lo largo de la costa. La respuesta del público fue asombrosa por su abundancia. Millones de postales y fotografías proporcionaron datos que ayudaron a influir en la elección de un sitio de invasión. Geográficamente, las playas de Normandía parecían ser los mejores lugares para desembarcar. Normandía permitió una puerta de entrada al continente europeo y una salida del continente a las Islas Británicas.

Se eligió Normandía como lugar de la invasión, pero se evaluaron muchas consideraciones estratégicas y geográficas. Entre ellos se encontraban la naturaleza de las playas, las fases lunares y la amplitud de las mareas, los sitios de los aeródromos, las distancias de navegación desde los puertos del canal y la selección de los puertos a capturar. Otra característica importante de la investigación fue la fuerza de las defensas alemanas en ciertos puntos vitales. Una defensa alemana dominante a lo largo de las playas de Francia fue el Muro Atlántico. El Muro Atlántico era una serie de fortificaciones de hormigón que Hitler había ordenado construir a lo largo de la costa. Aunque el muro estaba incompleto en 1944, seguía siendo una feroz estructura defensiva. Normandía fue favorable al considerar el Muro Atlántico porque tenía muchas secciones débiles.

Otra razón geográfica para elegir Normandía fue su ubicación cerca de la Isla de Wight. La Isla de Wight tenía puertos navales y ferrocarriles en el sur de Inglaterra que estaban lejos de las principales poblaciones civiles. Esto permitió una ruta más fácil para el movimiento de tropas y suministros mientras se planificaba la invasión. Las vías fluviales de la zona también proporcionaron una cobertura adecuada para ocultar las embarcaciones invasoras. Las playas de Normandía también estaban geográficamente próximas al puerto de Cherburgo. Esta ciudad se consideró esencial para capturar rutas de suministro que podrían ayudar a promover la invasión una vez que las playas fueran tomadas.

Una vez que se decidió el sitio geográfico, la fecha de la invasión fue la siguiente decisión importante que se tomó. La fecha se basaría en las fases lunares y el clima. Se eligió a los meteorólogos más hábiles para ayudar a decidir la fecha de invasión apropiada. El problema predominante serían las limitaciones de los pronósticos a largo plazo, que entraron en juego por primera vez durante los desembarcos del norte de África en 1942. El ejército aliado quería una marea alta para acortar la cantidad de arena expuesta cuando los soldados irrumpieron en la playa. La armada aliada deseaba que el agua estuviera baja, de modo que los elementos, como las minas, pudieran identificarse y limpiarse. Los aliados determinaron que se necesitaría luna llena para una operación exitosa. Los meteorólogos decidieron que las condiciones deseadas solo estaban disponibles durante unos seis días al mes. En base a toda la información recopilada por los equipos de meteorólogos y geólogos, inicialmente se seleccionó la fecha del 5 de junio.

Sin embargo, muy pronto, el clima durante el aterrizaje proyectado para el 5 de junio pareció mostrar que el apoyo aéreo sería inútil y que los aterrizajes de los barcos serían difíciles. Los meteorólogos decidieron que la ventana meteorológica posterior al 5 de junio permitiría un período de treinta y seis horas de tiempo adecuado. El clima aún no era perfecto el día de la Operación Overlord, pero permitió a los Aliados ganar el equilibrio que necesitaban en el continente europeo.

Operación Fortaleza

Los Aliados querían darle a Overlord la mejor oportunidad de éxito posible. Los planificadores pensaron que sería útil establecer operaciones de señuelo para engañar o confundir a los alemanes. El nombre en clave de este engaño era Operación Fortaleza y la operación constaba de muchas partes diferentes. El objetivo principal de Fortitude era convencer a los alemanes de que la invasión a través del canal tenía como objetivo Noruega o Pas de Calais en el norte de Francia. Esta no fue la primera vez que los aliados usaron el engaño para ayudar en las operaciones militares, pero sería uno de los usos más exitosos del engaño militar durante la Segunda Guerra Mundial.
La Operación Fortaleza Sur se creó para convencer a los alemanes de que la fuerza de aterrizaje era más grande de lo que realmente era. Fortitude South creó un grupo de ejército estadounidense falso, el Primer Grupo de Ejército. Este grupo estaba "basado" en el sureste de Gran Bretaña. Los aliados proporcionaron a este grupo equipos falsos como tanques inflables y dieron señales de radio falsas y comandos de movimiento para hacer creer a los alemanes que habría una gran invasión en Pas de Calais, en el norte de Francia. Por la noche, los hombres reproducían grabaciones de motores de aviones encendidos por un altavoz. Las luces de los automóviles también estaban unidas a los carros y los hombres corrían arriba y abajo de pistas falsas para que pareciera que los aviones despegaban y aterrizaban. Durante el día, los "aviones" en sí mismos no eran más que lonas y tubos. Fortitude South también quería contener información sobre la concentración real de tropas aliadas en el sur de Gran Bretaña que se preparaban para la verdadera invasión. Los aliados tuvieron que crear once divisiones falsas, es decir, 40.000 a 60.000 hombres imaginarios. Los espías jugaron un papel clave al compartir esta información con el comando nazi. Dos agentes llamados Garbo y Brutus jugaron un papel clave en la entrega de información convincente a Hitler y su liderazgo.

Asimismo, el objetivo de Fortitude South era convencer a los líderes alemanes de los planes aliados de invadir Noruega. Los planes falsos de invadir Noruega y luego entrar en Alemania tenían que parecer oficiales y convincentes. El general británico Sir Andrew Thorne fue seleccionado para la tarea de "comandar la invasión a Noruega". Luego, los aliados recurrieron al uso de agentes dobles, hombres que afirmaban trabajar como espías para Alemania cuando realmente eran empleados por los aliados, para difundir la falsa inteligencia. Los dos espías que harían la mayor parte del trabajo para Fortitude North recibieron los nombres en clave de Jeff y Mutt.

Fortitude South también contó con el conocido general George Patton. Patton fue seleccionado en gran parte debido a la reputación que tenía entre los líderes estadounidenses y alemanes. Patton, quien en el momento en que se estaba planificando Fortitude South, estaba a cargo del Tercer Ejército de los EE. UU. Para que el plan pareciera fluido, Patton fue "removido" del mando y un general reemplazante fue reemplazado en su lugar. El carácter extravagante y la filosofía de la guerra de Patton le valieron un gran respeto entre el ejército alemán y contribuyeron enormemente al éxito de la Operación Fortaleza.

El impacto de la Operación Fortaleza jugó un papel clave en el éxito de los desembarcos del Día D. Hitler envió tropas de Francia a Noruega, convencido de que la invasión aliada tendría lugar allí. Hitler todavía mantendría esta creencia el 12 de junio, estaba seguro de que la principal invasión provendría de Noruega. Fortitude continuaría funcionando hasta 1945. Sin embargo, cuanto más avanzaban las tropas aliadas hacia Alemania, menos necesitaban los aliados del engaño para permanecer en su lugar. La Operación Fortaleza demostró la dedicación que tenían los comandantes aliados para dar a la verdadera invasión de Normandía la mejor oportunidad posible. Operation Fortitude ayuda a ilustrar la vasta dinámica de Operation Overlord y el costo de una invasión exitosa.


Eisenhower y el día D: su papel en Operation Overlord

Nacido en Texas y criado en Kansas, Eisenhower se graduó sexagésimo quinto en la clase de West Point de 1915. Se llamó "la clase en la que cayeron las estrellas", incluidos Eisenhower y Omar Bradley, sesenta y uno de los 164 subtenientes de la clase lograron rango de oficial general durante sus carreras, una asombrosa proporción de 37.2 por ciento.

El teniente Eisenhower fue asignado a San Antonio, Texas, donde conoció a Mamie Doud, con quien se casó en 1916. Durante la Primera Guerra Mundial, Eisenhower participó principalmente en el entrenamiento de unidades del incipiente cuerpo de tanques del Ejército de los Estados Unidos. Sin embargo, pronto se notaron sus considerables habilidades administrativas y políticas, y fue ascendido a comandante en 1920, un rango que mantuvo hasta 1936. '' Ike '' fue el primero en su clase de la Escuela de Comando y Estado Mayor, y fue uno de los primeros seleccionados para la Escuela de Guerra del Ejército. Sus seguidores y contemporáneos incluyeron líderes como Douglas MacArthur, George C. Marshall, Leonard T. Gerow y George S. Patton.

Las asignaciones de entreguerras incluyeron servicio en la Zona del Canal de Panamá y Francia antes de unirse al personal de MacArthur en Washington y Filipinas, donde el ex petrolero e infante aprendió a volar. MacArthur dijo del teniente coronel Eisenhower: "Este es el mejor oficial del ejército" y predijo grandes cosas para él. Tales elogios del megalómano jefe de estado mayor del ejército no tenían precedentes.

En 1940-41, Eisenhower comandó un batallón de la Tercera División de Infantería y sirvió como oficial de estado mayor de división y cuerpo. Fue ascendido a coronel en marzo de 1941 y, como jefe de estado mayor del Tercer Ejército, mejoró su reputación durante extensas maniobras en las que participaron casi medio millón de soldados en Luisiana. A finales de año era general de brigada, un progreso excepcional, teniendo en cuenta que había sido mayor durante dieciséis años. En la División de Planes de Guerra, Eisenhower renovó su relación con Marshall, entonces jefe de personal, y le informó sobre planes y operaciones. A los pocos meses, Eisenhower fijó su segunda estrella y estaba abordando operaciones conjuntas con la marina y otras fuerzas aliadas. Se estaban sentando las bases para el eventual nombramiento de Eisenhower como comandante supremo de la invasión de Francia.

Mientras tanto, Eisenhower representó a los Estados Unidos durante la planificación británica para llevar fuerzas estadounidenses al Reino Unido. En junio de 1942, Eisenhower fue designado para comandar las fuerzas del ejército de EE. UU. En el teatro de operaciones europeo, pero casi de inmediato se trasladó al Mediterráneo para realizar ofensivas en el norte de África y Sicilia durante 1942-1943. Allí obtuvo un mayor conocimiento de las fuerzas y personalidades estadounidenses y aliadas, incluido el mariscal jefe del aire Arthur Tedder, el almirante Bertram Ramsay y el teniente general Bernard Montgomery.

Como teniente general, Eisenhower comandó la invasión aliada del Marruecos francés en noviembre de 1942, y prosiguió la campaña hasta su finalización seis meses después. Para entonces ya era un general de cuatro estrellas, dirigiendo la conquista de Sicilia en el verano de 1943 y los desembarcos en el continente italiano ese verano y otoño. Fue nombrado comandante supremo aliado de Neptune-Overlord en la víspera de Navidad de 1943 y, después de extensas reuniones informativas en Washington, reemplazó al teniente general británico Frederick Morgan en la COSSAC, estableciendo la sede de SHAEF en Londres en enero de 1944. Muchos de los estadounidenses y británicos Los comandantes que había conocido en el Mediterráneo asumieron roles cruciales en SHAEF, mejorando la coordinación angloamericana.

Aun así, no fue una tarea fácil. Aparte de Marshall (a quien el presidente Roosevelt le había prometido el puesto), Eisenhower pudo haber sido el único estadounidense que podría haber operado tan bien la coalición, a veces irritable. (Las afirmaciones de que los aliados podrían haber peleado si no fuera por la perspicacia de Eisenhower son grandes exageraciones que Gran Bretaña no estaba en posición de conducir la guerra sola). Las relaciones con Montgomery fueron particularmente tensas en ocasiones, pero el dominio estadounidense en mano de obra y material requería un estadounidense como comandante de teatro. . Aunque se criticaron a Eisenhower por su falta de experiencia en combate y su orientación altamente política, los resultados demostraron la sabiduría de su selección. Después de todo, él era el gerente de quizás la coalición más política de todos los tiempos, involucrando relaciones militares y diplomáticas con la Unión Soviética.

La fecha original para el Día D fue el 5 de junio de 1944 (consulte la cronología del Día D), pero un clima inusualmente duro obligó a reconsiderarlo. Eisenhower aceptó la evaluación optimista del capitán de grupo J. M. Stagg, el meteorólogo jefe, que pidió unas treinta y seis horas de tiempo decente durante la sexta. Aunque le preocupaba que las primeras olas de desembarco quedaran aisladas en tierra con una fuerza insuficiente para repeler los contraataques alemanes, Eisenhower se sintió justificado en proceder con Overlord. La orden se emitió a las 04.15 horas del 5 de junio, momento en el que el proceso se volvió irrevocable. ‘‘No one present disagreed,’’ Eisenhower recalled, ‘‘and there was a definite brightening of faces as, without a further word, each went off to his respective post to flash out to his command the messages that would set the whole host in motion.’’

También puede comprar el libro haciendo clic en los botones de la izquierda.


Contenido

By 1944, American victories in the Southwest and Central Pacific had brought the war closer to Japan, with American bombers able to strike at the Japanese main islands from air bases secured during the Mariana Islands campaign (June–August 1944). There was disagreement among the U.S. Joint Chiefs over two proposed strategies to defeat the Japanese Empire. The strategy proposed by General Douglas MacArthur called for the recapture of the Philippines, followed by the capture of Okinawa, then an attack on the Japanese mainland. Admiral Chester Nimitz favored a more direct strategy of bypassing the Philippines, but seizing Okinawa and Taiwan as staging areas to an attack on the Japanese mainland, followed by the future invasion of Japan's southernmost islands. Both strategies included the invasion of Peleliu, but for different reasons. [9]

The 1st Marine Division had already been chosen to make the assault. President Franklin D. Roosevelt traveled to Pearl Harbor to personally meet both commanders and hear their arguments. MacArthur's strategy was chosen. However, before MacArthur could retake the Philippines, the Palau Islands, specifically Peleliu and Angaur, were to be neutralized and an airfield built to protect MacArthur's left flank.

Japanese Edit

By 1944, Peleliu Island was occupied by about 11,000 Japanese of the 14th Infantry Division with Korean and Okinawan labourers. Colonel Kunio Nakagawa, commander of the division's 2nd Regiment, led the preparations for the island's defense.

After their losses in the Solomons, Gilberts, Marshalls, and Marianas, the Imperial Army assembled a research team to develop new island-defense tactics. They chose to abandon the old strategy of trying to stop the enemy on the beaches, where they would be exposed to naval gunfire. The new tactics would only disrupt the landings at the water's edge and depend on an in-depth defense further inland. Colonel Nakagawa used the rough terrain to his advantage, by constructing a system of heavily fortified bunkers, caves, and underground positions, all interlocked in a "honeycomb" system. The traditional "banzai charge" attack was also discontinued as being both wasteful of men and ineffective. These changes would force the Americans into a war of attrition, requiring more resources.

Nakagawa's defenses were centered on Peleliu's highest point, Umurbrogol Mountain, a collection of hills and steep ridges located at the center of Peleliu overlooking a large portion of the island, including the crucial airfield. The Umurbrogol contained some 500 limestone caves, connected by tunnels. Many of these were former mine shafts that were turned into defensive positions. Engineers added sliding armored steel doors with multiple openings to serve both artillery and machine guns. Cave entrances were opened or altered to be slanted as a defense against grenade and flamethrower attacks. The caves and bunkers were connected to a vast tunnel and trench system throughout central Peleliu, which allowed the Japanese to evacuate or reoccupy positions as needed, and to take advantage of shrinking interior lines.

The Japanese were well armed with 81 mm (3.19 in) and 150 mm (5.9 in) mortars and 20 mm (0.79 in) anti-aircraft cannons, backed by a light tank unit and an anti-aircraft detachment.

The Japanese also used the beach terrain to their advantage. The northern end of the landing beaches faced a 30-foot (9.1 m) coral promontory that overlooked the beaches from a small peninsula, a spot later known to the Marines who assaulted it simply as "The Point". Holes were blasted into the ridge to accommodate a 47 mm (1.85 in) gun, and six 20 mm cannons. The positions were then sealed shut, leaving just a small slit to fire on the beaches. Similar positions were crafted along the 2-mile (3.2 km) stretch of landing beaches.

The beaches were also filled with thousands of obstacles for the landing craft, principally mines and a large number of heavy artillery shells buried with the fuses exposed to explode when they were run over. A battalion was placed along the beach to defend against the landing, but they were meant to merely delay the inevitable American advance inland.

American Edit

Unlike the Japanese, who drastically altered their tactics for the upcoming battle, the American invasion plan was unchanged from that of previous amphibious landings, even after suffering 3,000 casualties and enduring two months of delaying tactics against the entrenched Japanese defenders at the Battle of Biak. [10] On Peleliu, American planners chose to land on the southwest beaches because of their proximity to the airfield on south Peleliu. The 1st Marine Regiment, commanded by Colonel Lewis B. "Chesty" Puller, was to land on the northern end of the beaches. The 5th Marine Regiment, under Colonel Harold Harris, would land in the center, and the 7th Marine Regiment, under Colonel Herman Hanneken, would land at the southern end.

The division's artillery regiment, the 11th Marines under Colonel William Harrison, would land after the infantry regiments. The plan was for the 1st and 7th Marines to push inland, guarding the 5th Marines' flanks, and allowing them to capture the airfield located directly to the center of the landing beaches. The 5th Marines were to push to the eastern shore, cutting the island in half. The 1st Marines would push north into the Umurbrogol, while the 7th Marines would clear the southern end of the island. Only one battalion was left behind in reserve, with the U.S. Army's 81st Infantry Division available for support from Angaur, just south of Peleliu.

On September 4, the Marines shipped off from their station on Pavuvu, just north of Guadalcanal, a 2,100-mile (3,400 km) trip across the Pacific to Peleliu. A Navy Underwater Demolition Team went in first to clear the beaches of obstacles, while warships began their pre-invasion bombardment of Peleliu on September 12.

The battleships Pensilvania, Maryland, Misisipí, Tennesse y Idaho, cruceros pesados Indianapolis, Louisville, Minneapolis y Portlandy cruceros ligeros Cleveland, Denver y Honolulu, [1] : 29 led by the command ship Mount McKinley, subjected the tiny island, only 6 sq mi (16 km 2 ) in size, to a massive three-day bombardment, pausing only to permit air strikes from the three aircraft carriers, five light aircraft carriers, and eleven escort carriers with the attack force. [11] A total of 519 rounds of 16 in (410 mm) shells, 1,845 rounds of 14 in (360 mm) shells and 1,793 500 lb (230 kg) bombs pounded the islands during this period.

The Americans believed the bombardment to be successful, as Rear Admiral Jesse Oldendorf claimed that the Navy had run out of targets. [11] In reality, the majority of Japanese positions were completely unharmed. Even the battalion left to defend the beaches was virtually unscathed. During the assault, the island's defenders exercised unusual firing discipline to avoid giving away their positions. The bombardment managed only to destroy Japan's aircraft on the island, as well as the buildings surrounding the airfield. The Japanese remained in their fortified positions, ready to attack the American landing troops.


Key Facts:

Fecha: 29th March, 1461

Localización: Near Towton, Yorkshire

Beligerantes: Lancastrians and Yorkists

Victors: Yorkists

Numbers: Lancastrians 30,000 – 35,000, Royalists 25,000 – 30,000

Casualties: A total of around 28,000 dead, unknown wounded or captured

Comandantes: Henry Beaufort (Lancastrians), King Edward IV of England (Yorkists)


A defining moment for a young nation

With all four divisions in action, the Vimy Ridge saw men from every part of Canada going into battle at the same time. Canada was a young nation that had heavily relied on immigration.

At the beginning of the Great War, 70 per cent of the men who served in the Canadian Army were born in Britain and would have probably identified themselves as British first.

Vimy Ridge was the beginning of a budding Canadian consciousness.

Until then the Canadian Corps had been used in a piecemeal fashion, division after division, and the reputation of the Canadian soldier had steadily grown. At Vimy that reputation was confirmed.

Vimy Ridge was a dominant position that had had proved incredibly hard to capture. The French had suffered somewhere in the region of a quarter of a million casualties trying to take the position in 1915 while the British had never had a go at it – they’d held the line there simply because it wasn’t on their radar at that point.

The Canadian Corps stormed the ridge, utilising the experience the whole army had developed throughout the previous year and in five days it was captured. It was a great victory for the Canadians, but a victory, as with so many World War One battles, that came at a heavy price – more than 10,000 Canadian casualties.


Pistols

Luger P.08

One of the icons of the German military was the Luger pistol, adopted by the navy in 1904 and the army in 1908. Ironically, its distinctive togglelink system was devised by a Connecticut inventor, Hugo Borchardt, who had been hired by Georg Luger of the Lowe factory near Berlin. Chambered in the then-new 9 mm Parabellum cartridge, the Luger became the most widely issued sidearm of its era, serving in many countries besides Germany. It was even evaluated in the United States. Recoil operated with an action inherited from the 1893 Borchardt design it fed from an eight-round magazine inserted in the grip. Light and handy, the P.08 had a standardlength 4.5-inch barrel, but much longer ‘‘artillery’’ models were produced with detachable shoulder stocks.

Though susceptible to dirt and debris, which could cause malfunctions, the Luger was revived as a military weapon before World War II. In most European armies, sidearms were as much a badge of authority as serious fighting tools, and the fact that the Luger needed to be kept clean was not perceived as a serious problem.

In the 1930s Mauser was contracted to begin producing Lugers based on the 1914 design with a four-inch barrel. Mauser production was placed at some 413,000 from 1938 until the Walther P.38 replaced the Luger in 1942.

Walther P.38

The first double-action autopistol accepted for military use, the 9 mm P.38 set the precedent for many sidearms entering the twenty-first century. When the safety was applied the external hammer fell but the firing pin locked, permitting the weapon to be carried safely while loaded. When needed, the safety was disengaged and the chambered round was fired merely by pressing the trigger. However, the first round’s trigger pull was always heaviest, whereas subsequent rounds from the eight-round magazine were essentially fired in single-action mode. The difference in strength required for cycling the trigger was not conducive to accuracy.

A user-friendly feature of the P.38 was a pin that protruded from the rear of the slide when a round was chambered. The shooter thus could tell by look or by feel whether his pistol was ready to fire.

Records vary, but Walther and other companies probably built about 1.2 million P.38s. The type was revived as the P.1 when the West German Bundeswehr was formed.

This article is part of our larger selection of posts about the Normandy Invasion. To learn more, click here for our comprehensive guide to D-Day.

También puede comprar el libro haciendo clic en los botones de la izquierda.


Pickett's Charge

Pickett's Charge was an infantry assault ordered by Confederate Gen. Robert E. Lee against Maj. Gen. George G. Meade's Union positions on July 3, 1863, the last day of the Battle of Gettysburg in the state of Pennsylvania during the American Civil War.

  • George G. Meade
  • Winfield S. Hancock
  • John Gibbon
  • William Harrow
  • Alexander S. Webb
  • Norman J. Hall
  • Robert E. Lee
  • A.P. Hill
  • James Longstreet
  • George Pickett
  • Isaac R. Trimble
  • J. Johnston Pettigrew

Its futility was predicted by the charge's commander, Lt. Gen. James Longstreet, and it was arguably an avoidable mistake from which the Southern war effort never fully recovered militarily or psychologically. The farthest point reached by the attack has been referred to as the high-water mark of the Confederacy. The charge is named after Maj. Gen. George Pickett, one of three Confederate generals who led the assault under Longstreet.

Pickett's Charge was part of Lee's "general plan" [1] to take Cemetery Hill and the network of roads it commanded. His military secretary, Armistead Lindsay Long, described Lee's thinking:

There was . a weak point . where [Cemetery Ridge], sloping westward, formed the depression through which the Emmitsburg road passes. Perceiving that by forcing the Federal lines at that point and turning toward Cemetery Hill [Hays' Division] would be taken in flank and the remainder would be neutralized. . Lee determined to attack at that point, and the execution was assigned to Longstreet. [2]

On the night of July 2, Meade correctly predicted to General Gibbon, after a council of war, that Lee would attack the center of his lines the following morning.

The infantry assault was preceded by a massive artillery bombardment that was meant to soften up the Union defense and silence its artillery, but was largely ineffective. Approximately 12,500 men in nine infantry brigades advanced over open fields for three-quarters of a mile under heavy Union artillery and rifle fire. Although some Confederates were able to breach the low stone wall that shielded many of the Union defenders, they could not maintain their hold and were repelled with over 50% casualties, a decisive defeat that ended the three-day battle and Lee's campaign into Pennsylvania. [3] Years later, when asked why his charge at Gettysburg failed, Pickett reportedly replied, "I've always thought the Yankees had something to do with it." [4] [5]


Ver el vídeo: La victoria fue de Inglaterra y la derrota fue Argentina