Liga de Delos

Liga de Delos


Delian League - Bibliografías históricas - en estilo Harvard

Tu bibliografía: Bigissueground.com, 2016. De la Liga de Delos al Imperio ateniense. [en línea] Bigissueground.com. Disponible en: & lthttp: //www.bigissueground.com/history/ash-athenianempire.shtml> [Consultado el 10 de octubre de 2016].

Cartwright, M.

Guerra del Peloponeso

En el texto: (Cartwright, 2016)

Tu bibliografía: Cartwright, M., 2016. Guerra del Peloponeso. [en línea] Enciclopedia de Historia Antigua. Disponible en: & lthttp: //www.ancient.eu/Peloponnesian_War/> [Consultado el 10 de octubre de 2016].

Cartwright, M.

Guerras persas

En el texto: (Cartwright, 2016)

Tu bibliografía: Cartwright, M., 2016. Guerras persas. [en línea] Enciclopedia de Historia Antigua. Disponible en: & lthttp: //www.ancient.eu/Persian_Wars/> [Consultado el 10 de octubre de 2016].

Enciclopedia Británica

Liga de Delian | antigua Grecia

En el texto: (Enciclopedia Británica, 2016)

Tu bibliografía: Enciclopedia Británica, 2016. Liga de Delian | antigua Grecia. [en línea] Enciclopedia Británica. Disponible en: & lthttps: //www.britannica.com/topic/Delian-League> [Consultado el 10 de octubre de 2016].

Holanda, T.

Fuego persa

2005 - Doubleday - Nueva York

En el texto: (Holanda, 2005)

Tu bibliografía: Holanda, T., 2005. Fuego persa. Nueva York: Doubleday, págs. 150-175.


Liga de Delos

La Liga de Delos fundada en 478 a.C., fue una Asociación de ciudades-estado griegas, miembros entre 150 y 330, bajo el liderazgo de Atenas, cuyo propósito era continuar luchando contra el Imperio Persa después de la victoria griega en la batalla de Platea al final. de la segunda invasión persa de Grecia. El nombre moderno de Ligas deriva de su lugar de reunión oficial, la isla de Delos, donde se celebraban los congresos en el templo y donde se encontraba el Tesoro hasta que, en un gesto simbólico, Pericles lo trasladó a Atenas en el 454 a. C.
Poco después de sus inicios, Atenas comenzó a utilizar el dinero de las ligas para sus propios fines. Esto condujo a un conflicto entre Atenas y los miembros menos poderosos de la Liga. En 431 a. C., el control despótico de Atenas de la Alianza ateniense propuesto por el comienzo de la guerra del Peloponeso, la Liga se disolvió después del final de la guerra en 404 a. C. bajo el liderazgo de Lisandro, el comandante espartano.

1. Antecedentes. (Фон)
Las guerras greco-persas tuvieron sus raíces en la conquista de las ciudades griegas de Asia Menor, y especialmente en Jonia, durante el Imperio persa aqueménida de Ciro el Grande poco después del 550 a. C. Los persas encontraron difícil gobernar a los jonios, y finalmente se conformaron con apoyar a un tirano en cada ciudad jónica. Si bien en el pasado los Estados griegos habían sido gobernados a menudo por tiranos, esta era una forma de gobierno arbitrario que estaba en declive. Hacia el 500 a. C., aparece Jonia, ya lista para la revuelta contra los clientes persas. La tensión finalmente estalló en una revuelta abierta debido a las acciones del tirano de Mileto Aristagor. Tratando de salvarse después de una desastrosa expedición patrocinada por Persas en 499 a. C., Aristagor decidió declarar a Mileto una democracia. Esto desencadenó revoluciones similares en toda Jonia, extendiéndose a Doris y es, el comienzo de la revuelta de Jonia.
Los estados griegos de Atenas y Eretria se dejaron arrastrar a este conflicto por Aristagor, y durante su única temporada de campaña en el 498 a. C. participaron en la captura y quema de la capital persa, Sardis. Después de esto, la revuelta jónica se llevó a cabo sin ayuda externa adicional durante otros cinco años, hasta que finalmente los persas la aplastaron por completo. Sin embargo, en una decisión de gran importancia histórica, el rey persa Darío el Grande decidió que, a pesar de someter la Rebelión, quedaba pendiente un severo castigo de Atenas y Eretria por apoyar la revuelta. La revuelta jónica amenaza seriamente la estabilidad del Imperio de Dariuss, y los estados de la Grecia continental continuaron amenazando la estabilidad, si se entiende. Por lo tanto, Darío comenzó a contemplar la conquista completa de Grecia, comenzando con la destrucción de Atenas y Eretria.
En las próximas dos décadas habrá dos invasiones persas de Grecia, provocando gracias a los historiadores griegos, algunas de las batallas más famosas de la historia. Durante la primera invasión, Tracia, Macedonia y las islas del Egeo se agregaron al Imperio persa, y Eretria fue debidamente destruida. Sin embargo, la invasión terminó en 490 a. C. con la decisiva victoria ateniense en la batalla de Maratón. Después de esta invasión, Darío murió y la responsabilidad de la guerra pasó a su hijo Jerjes I.
Jerjes luego dirigió personalmente una segunda invasión persa de Grecia en 480 a. C. con una enorme, aunque a menudo exagerada, del ejército y la Armada a Grecia. Los griegos que optaron por resistir a los aliados se dividieron en dos batallas simultáneas de Termópilas en tierra y Artemisio en el mar. Toda Grecia, excepto el Peloponeso, habiendo caído así en manos de los persas, y los persas querían entonces destruir de una vez por todas, la flota sufrió una derrota decisiva en la batalla de Salamina. Al año siguiente, 479 a. C., los aliados reunieron el ejército griego más grande hasta ahora visto y derrotaron al ejército persa en la batalla de Platea, poniendo fin a la invasión y la amenaza a Grecia.
La flota aliada derrotó a los remanentes de la flota persa en la batalla de Mycale cerca de Samos el mismo día, Platea, según la tradición. Esta acción marca el final de la invasión persa y el comienzo de la siguiente fase de las guerras greco-persas, el contraataque griego. Después de Mycale, las ciudades griegas de Asia Menor se rebelaron nuevamente, y los persas ahora no tenían poder para detenerlas. La flota aliada luego se dirigió al Chersonese tracio, todavía en manos de los persas, y asedió y capturó la ciudad de Sestos. Al año siguiente, 478 a. C., los aliados enviaron tropas para capturar la ciudad de Bizancio, la actual Estambul. El asedio tuvo éxito, pero el comportamiento del general espartano Pausanias alienó a muchos aliados, y resultó en Pausaniass para recordar.

2. La formación de. (Формирование)
Después de Bizancio, Esparta quiere terminar su participación en la guerra. Los espartanos creían que durante la liberación de Grecia continental y las ciudades griegas de Asia Menor, se había logrado el objetivo de la guerra. También puede existir la sensación de que habría sido imposible establecer una seguridad a largo plazo para los griegos asiáticos. Después de Mycale, el rey espartano Leotychidas había propuesto trasplantar a todos los griegos de Asia Menor a Europa como el único método para liberarlos permanentemente del dominio persa.
Xanthippus, el comandante ateniense en Mycale, había rechazado furiosamente esto, las ciudades jónicas eran colonias atenienses, y los atenienses, si nadie quiere proteger a los jonios. Este es el punto en el que el liderazgo de la Alianza griega pasó efectivamente a los atenienses. Con la retirada espartana después de Bizancio, el liderazgo de los atenienses se hizo explícito.
La suelta Alianza de ciudades-estado que lucharon contra la invasión de Xerxess dominada por Esparta y la Liga del Peloponeso. Con la retirada de estos Estados, se convocó un Congreso en la isla sagrada de Delos para instituir una nueva Alianza para continuar la lucha contra los persas, de ahí el nombre moderno de "Liga de Delos". Según Tucídides, el objetivo oficial de la Liga era "vengar los agravios que sufrieron, han caído sobre el territorio del rey".
De hecho, este objetivo se dividió en tres esfuerzos principales: prepararse para una futura invasión, buscar venganza contra Persia y organizar la posibilidad de dividir el botín. A los participantes se les dio la opción de ofrecer fuerzas armadas y el impuesto sobre las finanzas conjuntas; la mayoría de los estados eligieron el impuesto. Los miembros de la Liga prometieron no tener los mismos amigos y enemigos, y arrojaron lingotes de hierro al mar para simbolizar la permanencia de su Unión. El político ateniense Arístides pasaría el resto de su vida ocupado en los Asuntos de la Alianza, muriendo según Plutarco unos años más tarde en Ponto, y determinando cuál se suponía que era el impuesto de los nuevos miembros.

3. La composición y expansión. (Состав и расширения)
En los primeros diez años de existencia de la Liga, Cimón / Kimon obligó a Karystos en Eubea a unirse a la Liga, conquistó la isla de Skyros y envió colonos atenienses.
Con el tiempo, especialmente en la represión de rebeliones, Atenas ejerce hegemonía sobre el resto de la Liga. Tucídides describe cómo administrar Atenas a lo largo de la Liga creció:
De todas las causas de deserción, la relacionada con los atrasos de tributos y embarcaciones, y con la falta de servicio, era importante que los atenienses fueran muy severos y exigentes, y se volvían ofensivos aplicando el tornillo de la necesidad a los hombres que no estaban acostumbrados a y de hecho no dispuesto a ningún trabajo continuo. En algunos otros aspectos, los atenienses no eran los viejos gobernantes populares que habían sido al principio, y si son más de lo que les corresponde en el servicio, es, en consecuencia, fácil para ellos cortar a los que intentaron salir de la Confederación. Los atenienses también hicieron arreglos para que los demás miembros de la Liga pagaran su parte a expensas de dinero, no en barcos y hombres, y sobre el tema que las ciudades-estado tenían la culpa, les gustaría obtener de la prestación de servicios a la mayoría para salir de sus hogares. Así, mientras Atenas va aumentando su Armada con los fondos con los que aportó, siempre una revuelta, no hay suficientes recursos ni líderes experimentados para la guerra.

4.1. El levantamiento. Naxos. (Наксос)
El primer miembro de la Liga que intentó separarse fue la isla de Naxos, en el año 471 a. C. Tras ser derrotado, se considera que Naxos se basa en revueltas similares, posteriores se vieron obligados a derribar sus murallas, junto con la pérdida de su flota y voces en la Liga.

4.2. El levantamiento. Tasos. (Тасос)
En el 465 a. C., Atenas fundó la colonia de Anfípolis en el río Strymon. Tasos, miembro de la Liga, vio sus intereses en las minas de las montañas. Pangaion fue amenazado y trasladado de la Liga a Persia. Llamó a Esparta en busca de ayuda, pero se le negó, ya que Esparta se enfrentaba a la mayor revolución ilota de su historia.
Después de más de dos años de asedio, Tasos se rindió al líder ateniense Arístides y se vio obligado a regresar a la Liga. Como resultado, las murallas de la isla fueron demolidas y tuvieron que pagar tributos y multas anuales. Además, Atenas confiscó sus tierras, barcos, barcos y las minas de Tasos. El asedio de Tasos marca la transformación de la Liga de Delos de la Alianza a, en palabras de Tucídides, una hegemonía.

5. La política de la Liga. (Политика Лиги)
En el 461 a. C., Cimón fue condenado al ostracismo y tuvo éxito en su influencia sobre demócratas como Efialtes y Pericles. Esto significó un cambio completo en la política exterior ateniense, descuidando la Alianza con los espartanos y, en cambio, una Alianza con sus enemigos, Argos y Tesalia. Megara llegó a la Liga del Peloponeso liderada por los espartanos y se alió con Atenas, lo que permitió crear una línea doble a través del istmo de Corinto y defender Atenas del ataque desde ese lado. Hace unos diez años, gracias al apoyo del influyente orador Temístocles, los atenienses construyeron largos muros que conectaban el puerto del Pireo, haciéndolo prácticamente invulnerable a los ataques por tierra.
En el 454 a. C., el general ateniense Pericles trasladó el Tesoro de la Liga de Delos de Delos a Atenas, supuestamente para mantenerlo a salvo de Persia. Sin embargo, Plutarco indica que muchos de los oponentes de Pericless consideraron la transferencia a Atenas como una usurpación de recursos monetarios para financiar proyectos complejos. Atenas también pasó de aceptar barcos, hombres y armas como contribuciones de los miembros de la Liga, solo para aceptar el dinero.
El nuevo Tesoro establecido en Atenas se utilizó para muchos propósitos, no todos relacionados con la protección de los miembros de la Liga. Era de un tributo a la Liga que Pericles puso para construir el Partenón en la Acrópolis, reemplazando un templo más antiguo, como muchos otros gastos no militares. La Liga de Delos se alejó de la Alianza hacia el Imperio.

6. La guerra contra Persia. (Войны против Персии)
Continuó la guerra con los persas. En el 460 a. C., Egipto se rebeló bajo los líderes locales de los helenos llamados Inaros y Amyrtaeus, que solicitaron ayuda de Atenas. Pericles condujo 250 barcos, originalmente destinados a atacar Chipre, en su ayuda, porque esto conducirá a más problemas en Persia. Sin embargo, después de cuatro años, la rebelión egipcia fue reprimida por el general aqueménida Megabyzus, que capturó la mayoría de las fuerzas atenienses. De hecho, según Isócrates, los atenienses y sus aliados perdieron unos 20.000 hombres en la expedición, aunque las estimaciones modernas muestran que esta cifra es de 50.000 hombres y 250 barcos, incluidos los refuerzos. El resto escapó a Cyrene y de allí regresó a casa.
Fue el estado ateniense el principal motivo para trasladar el Tesoro de la Liga de Delos a Atenas, consolidando aún más su control sobre la Liga. Los persas siguieron su victoria enviando una flota para recuperar el control de Chipre, y se enviaron 200 barcos para enfrentarlos al mando de Cimón, que regresó del exilio en el 451 a. C. Murió durante el asedio de Kition, aunque la flota obtuvo una doble victoria en tierra y mar sobre los persas frente a la isla de Salamina en Chipre.
Esta batalla fue la última gran batalla contra los persas. Muchos escritores informan que fue un Tratado de paz, conocido como el mundo Cullen, formalizado en el 450 a. C., pero algunos autores creen que el Tratado fue un mito creado más tarde para inflar la situación de Atenas. Sin embargo, se alcanzó claramente lo que permitió a los atenienses centrar su atención en los acontecimientos de la propia Grecia.

7. La guerra en Grecia. (Война в Греции)
Pronto estalló la guerra con el Peloponeso. En el 458 a. C., los atenienses bloquearon la isla de Egina y simultáneamente defendieron a Megara de los corintios enviando un ejército compuesto por personas demasiado jóvenes o mayores para el servicio militar regular. Al año siguiente, Esparta envió un ejército a Beocia, reviviendo el poder de Tebas, para ayudar a mantener a raya a los atenienses. Su regreso fue bloqueado, y decidieron marchar sobre Atenas donde los largos muros aún no estaban terminados, la victoria en la batalla de Tanagra. Todo esto que se logró, sin embargo, fue permitirles regresar a casa a través del Megarid. Dos meses después, los atenienses al mando de Mirónides invadieron Beocia y la victoria en la batalla de Enofita ganó el control de todo el país excepto Tebas.
Los fracasos siguieron a la paz con Persia en el año 449 a. C. La batalla de Coronea en 447 a. C., provocó el abandono de Beocia. Eubea y Megara se rebelaron, y aunque el primero fue restituido como tributario, el segundo fue una pérdida permanente. La Liga de Delos y las ligas del Peloponeso firmaron un tratado de paz, que estaba previsto que durara treinta años. Solo duró hasta el 431 a. C., cuando estalló la guerra del Peloponeso.
Aquellos que se rebelaron sin éxito durante la guerra vieron el ejemplo de los mitilenios, el pueblo principal de la isla. Después de una revuelta fallida, los atenienses ordenaron la matanza de toda la población masculina. Después de pensarlo un poco, cancelaron la orden, y solo ejecutaron a 1000 principales instigadores de la rebelión, y la redistribución de la tierra tuvo toda la isla a los accionistas atenienses, que fueron enviados allí en la residencia permanente de Lesbos.
Este tratamiento no estaba reservado exclusivamente para los indignados. Tucídides documenta el ejemplo de Melos, la pequeña isla de neutralidad en la guerra, aunque fundada por los espartanos. En Melians se les ofreció la opción de unirse a los atenienses o ser conquistados. Eligiendo la resistencia, su ciudad fue sitiada y conquistada, los hombres fueron ejecutados y las mujeres vendidas como esclavas para ver a Melian dialogar.

8. El Imperio ateniense 454-404 a. C. (Афинская Империя 454-404 до н. Э)
Desde el 454 a. C., la Alianza de Delos puede caracterizarse bastante como un Imperio ateniense, uno de los eventos clave del 454 a. C. fue el traslado del Tesoro de la Liga de Delos de Delos a Atenas. Esto a menudo se ve como un marcador clave de la transición de la Alianza al Imperio, pero si bien es importante, es importante considerar el período como un todo al considerar el desarrollo del imperialismo ateniense, y no centrarse en un evento como una contribución importante a la esta. Al comienzo de la guerra del Peloponeso, dejó su contribución de barcos solo en las islas de Quíos y Lesbos, y estos Estados eran demasiado débiles para existir sin apoyo. Lesbos intentó primero rebelarse y fracasó por completo. Quíos, el más poderoso de los miembros originales de la Alianza ateniense salvo Atenas, fue la última rebelión, y después de la expedición a Siracusa fue un éxito durante varios años, lo que inspiró a toda Jonia a rebelarse. Atenas, sin embargo, al final, logró reprimir estas revueltas.
Con el fin de mejorar aún más el control de Atenas sobre su Imperio, Pericles en 450 a. C. comenzó a seguir una política de crear kleruchiai, cuasi-colonias, que estaban vinculadas a Atenas y que servían como guarniciones para mantener el control de leguas del vasto territorio. Además, Pericles fue utilizado por una serie de oficinas para mantener el Imperio de Atenas: proxenoi, que fomentó las buenas relaciones entre Atenas y los miembros de la Liga, episkopoi y Archons, que supervisó la recaudación de tributos, y los hellenotamiai, que recibieron el tributo en nombre de Atenas.
El Imperio de Atenas no era muy estable y después de 27 años de GUERRA, los espartanos, basados ​​en Atenas los persas y las luchas internas, lograron derrotarlo. Sin embargo, no permanece derrotado por mucho tiempo. La segunda Liga ateniense, la Liga de autodefensa marítima, fue fundada en 377 a. C. y encabezada por Atenas. Los atenienses nunca se recuperaron con toda su fuerza y ​​sus enemigos eran mucho más fuertes y diversos.

9. Bibliografía. (Библиография)
Ryan Lugin: libertad para gobernar: imperialismo ateniense y masculinidad democrática. En: David Edward Tabachnik - Toivo Koivukoski EDS .: Enduring Empire. Lecciones antiguas para la política global. Londres, 2009, págs. 54-68.
P. J. Rhodes: El Imperio ateniense. Oxford, 1985.
Wolfgang Schuler: die Cantonal Der Athener im Ersten Attischen Seebund. Berlín - Nueva York, 1974.
Christian Meyer: Alejandro. Ein Neubeginn Der Weltgeschichte. Munich, 1995.
Jack Martin Balcer ed .: Studien Seebund Attischen zoom. Constanza 1984.
Russell Meiggs: el Imperio ateniense. Repr., Con el Rev. Oxford, 1979.


Liga de Delos

Liga de Delos, antes de la Guerra del Peloponeso en 431 a. C.

los Liga de Delos, fundada en el 477 a.C., era una asociación de ciudades-estado griegas, miembros entre 150 173 y 330 bajo el liderazgo de Atenas, cuyo propósito era continuar luchando contra el Imperio Persa después de la victoria griega en la Batalla de Platea al final de la Segunda invasión persa de Grecia. El nombre moderno de la Liga deriva de su lugar de reunión oficial, la isla de Delos, donde se celebraban los congresos en el templo y donde se encontraba la tesorería hasta que, en un gesto simbólico, Pericles la trasladó a Atenas en el 454 a. C.

Poco después de su creación, Atenas comenzó a utilizar la armada de la Liga para sus propios fines. Este comportamiento condujo con frecuencia a conflictos entre Atenas y los miembros menos poderosos de la Liga. Hacia el 431 a. C., el duro control de Atenas sobre el Liga de Delos Tras el estallido de la Guerra del Peloponeso, la Liga se disolvió al concluir la guerra en el 404 a. C. bajo la dirección de Lisandro, el comandante espartano.


Liga de Delos

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Liga de Delos, confederación de los antiguos estados griegos bajo el liderazgo de Atenas, con sede en Delos, fundada en 478 a. C. durante las guerras greco-persas. La organización original de la liga, esbozada por Tucídides, indica que todos los griegos fueron invitados a unirse para protegerse de la Persia aqueménica. De hecho, Atenas estaba interesada en seguir apoyando a los jonios en Anatolia y exigir represalias de los persas, mientras que Esparta se mostraba reacia a comprometerse fuertemente en el extranjero. Los atenienses debían proporcionar a los comandantes en jefe y decidir qué estados debían proporcionar barcos o dinero, el dinero debía ser recibido y controlado por 10 tesoreros atenienses (hellēnotamiai). Los representantes de todos los estados miembros, cada uno con el mismo voto, se reunieron anualmente en Delos, donde se guardaba la tesorería de la liga en el templo de Apolo. La membresía original probablemente incluía la mayoría de las islas del Egeo, excepto Egina, Melos y Thera, la mayoría de las ciudades de Chalcidice, las costas del Hellespont y el Bósforo, algunas de Aeolia, la mayor parte de Jonia y algunas del este de Dorian y no- Ciudades carias griegas.

Las acciones tomadas contra Persia en los primeros 10 años fueron dispersas: la guarnición persa fue expulsada de Eion, Tracia, un asentamiento ateniense (cleruchy) enviado a ese distrito fue destruido por los nativos, pero uno enviado a la isla de Scyros tuvo éxito en las ciudades de la costa tracia fue conquistada y Doriscus, atacado sin éxito, siguió siendo la única guarnición persa que quedaba en Europa. Se logró una gran victoria C. 467–466 cuando el comandante ateniense, Cimón, al frente de una gran flota confederada a lo largo de la costa sur de Anatolia, expulsó las guarniciones persas y llevó las ciudades costeras a la liga. Luego derrotó a la flota persa en el Eurymedon en Panfilia, saqueó el campamento de su ejército y derrotó a sus refuerzos chipriotas.

La política de la Liga entró en una nueva fase cuando las relaciones entre Atenas y Esparta se rompieron en 461. Los atenienses se comprometieron a la guerra con la Liga del Peloponeso (460-446), al mismo tiempo que lanzaron una ofensiva oriental a gran escala que intentó asegurar el control de Chipre, Egipto y el Mediterráneo oriental. Mientras los atenienses y los aliados hacían campaña con éxito contra los espartanos, subyugando a Egina, Beocia y Grecia central, se detuvo una mayor expansión cuando la flota de la liga quedó prácticamente destruida en Egipto. Temiendo que los persas montaran una ofensiva después de tal derrota naval, los atenienses transfirieron el tesoro de la liga a Atenas (454). Dentro de los próximos cinco años, con la resolución de las dificultades con Esparta (tregua de cinco años, 451) y Persia (Paz de Callias, C. 449/448), la liga se convirtió en un imperio ateniense reconocido.

El imperialismo ateniense había sido evidente ya C. 472, cuando Carystus, en Eubea, fue forzado a entrar en la liga, y Naxos, que deseaba separarse, fue reducido y subyugado. Una revuelta de Tasia fue aplastada en 463, y durante la década de 450 hubo movimientos anti-atenienses en Mileto, Erythrae y Colofón. La independencia de los aliados se vio socavada progresivamente, ya que los atenienses interfirieron en su política interna (imponiendo democracias y guarniciones) y en sus jurisdicciones legales. Las reuniones del consejo de la liga finalmente cesaron, y los atenienses procedieron a utilizar las reservas de la liga para reconstruir los templos atenienses destruidos por los persas. La participación ateniense en la guerra del Peloponeso (431–404) supuso más tensiones para los aliados: se exigió un mayor tributo para financiar la guerra y un mayor apoyo militar para reemplazar las pérdidas atenienses. Pero a pesar de las revueltas de Mitilene (428–427) y Calcídica (424) y de los levantamientos generalizados que siguieron a la derrota de Atenas en Sicilia (413), Atenas aún contaba con el apoyo de los partidos democráticos en la mayoría de las ciudades. Después de derrotar a los atenienses en Aegospotomi (405), Esparta impuso términos de paz que disolvieron la liga en 404.

La gestión espartana ineficaz del antiguo imperio después de 404 ayudó al resurgimiento de la influencia ateniense. Hacia 377 Atenas, con Cos, Mitilene, Methymna, Rodas y Bizancio, formaron el núcleo de una nueva liga naval, cuyo objetivo era preservar la paz y prevenir la agresión espartana. La membresía había crecido a al menos 50 estados en el momento de la derrota de los espartanos por los beocios en 371, pero con la eliminación del miedo común a Esparta que había mantenido unidos a los aliados, la liga declinó. Fue efectivamente aplastado por Felipe II de Macedonia en Chaeronea en 338.

Este artículo fue revisado y actualizado más recientemente por Kathleen Kuiper, editora principal.


Atenas en guerra y paz

Pericles también elevó el papel de Atenas dentro de la Liga de Delos, una alianza naval de ciudades-estado griegas unidas para luchar contra los persas. Manipuló a Atenas para que prevaleciera sobre otros miembros de la liga, primero transfiriendo el tesoro de la liga a Atenas en el 454 a. C. y luego imponiendo pesos y medidas atenienses a todos los miembros de la liga tres años después. La Liga de Delos se convirtió efectivamente en un imperio ateniense.

Alrededor del 449 a. C., la Liga de Delos firmó la Paz de Calias, que puso fin a casi 50 años de lucha con los persas y marcó el comienzo de dos décadas de paz. Para honrar a los dioses por la victoria y glorificar a Atenas, Pericles propuso utilizar el tesoro de la Liga de Delos para montar una campaña de construcción sin precedentes.

El trabajo comenzó en 447 a. C. para convertir la colina rocosa conocida como la Acrópolis en un impresionante complejo de templos. Se utilizaron más de 20.000 toneladas de mármol, produciendo el icónico Partenón y la imponente columnata de los Propileos, la puerta de entrada. Las artes y la filosofía también florecieron durante el reinado de Pericles, cuando Sócrates y los dramaturgos Sófocles, Eurípides y Aristófanes produjeron algunas de sus mejores obras.

Pero la paz de Atenas no iba a durar. En 431 a.C., Pericles instó a la asamblea popular a declarar la guerra a Esparta. “Es de los mayores peligros de donde se ganan las mayores glorias”, afirmó ante la asamblea. Desafortunadamente, la Guerra del Peloponeso de 27 años resultó en grandes pérdidas para Atenas. Cuando estalló una plaga, se estima que murieron 20.000 personas, incluidos Pericles y sus dos hijos legítimos. Atenas perdió a su "primer ciudadano", pero su legado perdura en el horizonte de Atenas y en las instituciones democráticas de todo el mundo.

Atenas: poder y gloria

Atenas fue una de las ciudades más importantes y poderosas del mundo antiguo. La bulliciosa vía principal era la Vía Panatenaica. Para la celebración anual del cumpleaños de verano de Atenea (la diosa griega de la sabiduría que da nombre a la ciudad), una procesión comenzó en la Puerta de Dipylon, la más grande de las 15 puertas de la ciudad, y marchó más de una milla hasta el Altar de Atenea. en la Acrópolis. Los hombres se reunían con frecuencia en tres gimnasios públicos para prepararse para las competencias atléticas (desnudas) en el Estadio Panatenaico.

Los miles de ciudadanos que participaron en la incipiente democracia de Atenas asistieron a la asamblea popular en el Pnyx, un levantamiento en el centro de la ciudad. Pero el corazón de la vida diaria era el ágora, o mercado, un extenso complejo de más de 200,000 pies cuadrados que presentaba el comercio de artículos cotidianos, pero también burdeles deportivos, bares y baños.

Herodoto, el historiador

Muchos consideran al griego antiguo Herodoto como "el padre de la historia". Es de su trabajo pionero, el Historia, que nuestro significado moderno de la palabra fue transmitido a través del tiempo. También legó su enfoque innovador de realizar un examen ordenado y minucioso del pasado para explicar las causas y los resultados de los eventos pasados. Viajó por los confines del Imperio Persa, registrando sus propias indagaciones personales (a las que llamó “autopsias”), así como la multitud de mitos y leyendas locales que escuchó en el camino.

Mientras que el tema de la Historia Fueron las Guerras Greco-Persas, el propósito de Herodoto fue mucho más amplio y duradero: “para que las obras de los hombres no sean borradas por el tiempo, y que las obras grandes y milagrosas. no quedar sin grabar ".


Antigua Grecia, parte 3 - Pericles y el Imperio ateniense

Con la derrota final de los persas, la Grecia continental estaba a salvo de la invasión.

Pero ahora sucedió algo extraordinario.

En el invierno de 478/7 se celebró una reunión en la isla de Delos. Aquí, un grupo de ciudades-estado griegas independientes, incluida Atenas, decidió formar una organización voluntaria llamada Liga de Delos. La Liga se llamó así porque su tesoro se encontraba originalmente en la isla del mismo nombre.

El objetivo de esta liga era "compensarse por las pérdidas devastando el territorio del rey de Persia".

Los espartanos decidieron no unirse a la Liga de Delos, en parte porque no estaban interesados ​​en librar una guerra continua contra el Imperio Persa, y en parte por la sospecha de que esto era solo parte de un plan mayor para establecer un área de influencia ateniense en la zona del mar Egeo.

Con los espartanos fuera de escena, el liderazgo de la liga naturalmente recayó en los atenienses.

La Liga de Delos prosiguió el conflicto contra el Imperio Persa en Asia Menor y más tarde en toda la zona del Mediterráneo Oriental.

El líder ateniense más influyente inmediatamente después de las guerras persas fue el hijo de Milcíades, Cimón.

Plutarco nos dice que "ningún hombre hizo más que Cimón para humillar el orgullo del Gran Rey". Plutarch en realidad escribió su biografía de Cimón más de seiscientos años después de los hechos reales, y debemos tomar sus comentarios con cierta cautela. Sin embargo, no hay ninguna buena razón para dudar de que haya algo de verdad en lo que dice.

En 476 a. C., Cimón llevó a las fuerzas de la Liga de Delos a una gran victoria al capturar Eion, el último gran bastión persa en el Helesponto.

Luego, algunos años más tarde, logró su éxito más espectacular en la Batalla de Eurymedon, donde derrotó a los persas tanto en el mar como en tierra el mismo día.

En 459, los egipcios se rebelaron contra sus amos persas. La Liga de Delos envió una fuerza de 200 barcos para ayudar a los rebeldes egipcios. Inicialmente, las fuerzas conjuntas greco-egipcias lograron obtener algunos éxitos, pero esto no duró mucho.

Finalmente, en el 454 a. C., los persas lograron destruir toda la flota griega.

Después de esto, no parece que se hayan librado más batallas importantes entre las fuerzas de la Liga de Delos y el Imperio Persa. Algunos académicos han sugerido que en realidad puede haber habido un Tratado de Paz acordado por ambas partes.

Pericles

Pericles nació alrededor del 490 a. C.

Era miembro de la tribu Acamantis. Su padre era un tal Xanthippus, un general ateniense que había estado al mando en la batalla de Mycale al final de las guerras persas. Su madre, Agariste, era sobrina del gran Clístenes, el hombre que estableció por primera vez el sistema democrático en Atenas.

Plutarco nos dice que, con la excepción de una cabeza desproporcionadamente larga, Pericles tenía rasgos físicos "casi perfectos".

Hay otra historia interesante sobre Pericles que conocemos de Plutarco. Una vez, se dice que había sido "abusado y vilipendiado" durante todo un día por un "hooligan ocioso" mientras atendía sus propios asuntos en el Ágora ateniense. Incluso cuando regresaba a casa, su abusador continuó siguiéndolo y insultándolo. Cuando, finalmente, llegó a su propia casa, Pericles supuestamente instruyó a uno de sus propios esclavos, ahora estaba oscuro, para encender una antorcha y escoltar al hooligan a casa.

(Stories from Plutarch should not be taken at face value, as he lived several centuries after the events that he was writing about. Nevertheless, it is an indication of the measure of admiration with which Pericles was regarded by the ancients)

In his youth, Pericles became associated with the philosopher Anaxagoras. It was mainly because of this association that Pericles, unlike most of his contemporaries, developed a non-superstitious mindset.

Pheidias, the great sculptor who created the famous gold and chryselephantine statue of Athena that was eventually to be housed in the Parthenon, was also closely associated with Pericles.

From the beginning of his career, Pericles became associated with the ‘democratic’ party in the Athenian Assembly.

The leader of the ‘democratic’ party in the first half of the fifth century was one Ephialtes.

Ephialtes was most famous for his successful reform of the Athenian political system, which stripped the old aristocratic governing council, the Areopagus, of most of its authority and left power in the hands of the people’s Assembly, the Ekklesia.

Ephialtes was assassinated for his pains in 462 BC.

After the death of Ephialtes, it was Pericles who became the leader of the ‘democratic’ party.

His main political opponents were the stalwarts of the ‘aristocratic’ party – first, Cimon the son of Miltiades, and later Thucydides the son of Melesias (not to be confused with Thucydides the historian!)

The achievement for which Pericles is most well-known is the construction of most of the buildings on the Athenian Acropolis, including the Parthenon. These projects were financed by money from the tribute payments made by the member states of the Delian League.

Pericles was also responsible for the construction of the Odeon.

From League to Empire

From as early as 470 BC, there had already been a certain amount of disaffection within the League of Delos. In that year, the island of Naxos, which was now no longer willing to provide money and ships for the use of the League, tried to withdraw from the League.

This did not go down well with the Athenians.

Naxos was forcibly re-incorporated into the League. It had to give up its fleet, and its defensive walls were pulled down. What was more, the Naxians now were obliged to contribute a fixed sum of money to the League instead of making a military contribution.

Then, in 465 BC, it was the turn of the island-state of Thasos to try and withdraw from the League. This attempt also met with a violent response from Athens and the other members of the League.

Thasos was besieged, and, after a prolonged defence, eventually capitulated. Like Naxos, Thasos was stripped of its defensive walls and its fleet, and had to pay an indemnity to the League.

There is no precise date from which we can consider the Delian League to have been transformed into an Athenian ’empire’. This never actually happened in an overt sense. Instead, the Athenians continued to maintain the fiction of a ‘voluntary league’ throughout.

However, most historians consider that from about the time at which the League’s treasury was moved from the island of Delos to the Athenian Acropolis (454 BC), the nature of the League can be considered to have changed into an ‘imperial’ structure in which Athenian hegemony was paramount.

Rivalry with Sparta

Right from the beginning, the Spartans had always regarded the Delian League with a certain amount of suspicion.

Sparta was at the centre of her own network of alliances, known as the Peloponnesian League, and she had always considered herself to be the “paramount power” among the Greek city-states.

The rise of Athenian power in the years after the Persian Wars was therefore a direct threat to Sparta’s position.

Initially, Sparta’s ability to respond to the Athenian challenge was hampered by major domestic problems.

First, in 464 BC, there was an earthquake which had devastating consequences on Sparta.

Then, the helots, who were the subject peoples of Sparta, rose in revolt, causing even more disruption to the Spartan state.

In 460 BC, the Athenians formed an alliance with the city-state of Argos. As Argos was one of Sparta’s traditional enemies, this act was bound to lead to open conflict.

Open warfare did indeed break out, culminating in the Battle of Tanagra in 457 BC. Although the Spartans did win a military victory in this battle, they were unable to follow through on their initial success.

Athens managed to recuperate and continued with the struggle.

Sporadic fighting continued throughout the 450s until in 446 BC, the two powers came to an understanding. A “thirty year peace” was signed, each power recognising the status quo and agreeing not to interfere in the other’s interests.

The Peloponnesian War

The peace between Athens and Sparta did not last very long.

Both sides continued to regard the other with suspicion.

Matters eventually came to a head in 433 BC, when Athens entered into a dispute with Corinth over a small city-state in north-eastern Greece called Potidaea.

Corinth was an important member state of the Peloponnesian League, and an important ally of the Spartans.

Although the Spartan king Archidamus argued in favour of a peaceful solution, there was so much animosity towards the Athenians among the Spartans that they voted for war by a huge majority.

The ensuing conflict was long and protracted.

Thucydides, the historian who has recorded the events of the first twenty years of the war, characterised it as ‘the greatest disturbance in the history of the Greeks’.

In the end, it was only with the aid of the Persian Empire that the Spartans and their allies managed to defeat the Athenians.

In 404 BC, peace was finally made.

Athens lost her ’empire’, her defensive walls were pulled down, and her navy was limited to only 12 ships.

Although Athens continued as an important state throughout the 4th century, her period of greatness came to an end with this war.


Delian League - History


HISTORY OF ATHENS


The confederation of Greek city-states under the leadership of Athens was called the Delian League. The name is used to designate two distinct periods of alliance, the first 478� BC, the second 378� BC. The first alliance was made between Athens and a number of Ionian states, mainly maritime, for the purpose of prosecuting the war against Persia. All the members were given equal vote in a council established in the temple of Apollo in Delos, a politically neutral island, where the league's treasury was kept. The assessments to be levied on the members were originally fixed by Athens and the fairness with which these were apportioned contributed much toward maintaining the initial enthusiasm. States contributed funds, troops and ships to the league. After Persia suffered a decisive defeat at Eurymedon (468 BC), many members supported dissolution of the league. Athens however, which had profited greatly from the league, argued that the danger from Persia was not over.

The first action of the Delian League, under the command of Cimon, was the capture of Eion, a Persian fortification that guarded a river crossing on the way to Asia. Following this victory, the League acted against several pirate islands in the Aegean Sea, most notably against Scyros where they turned the Dolopian inhabitants into slaves and Athens set up a settler-colony (known as a cleruchy). A few years later they sailed against Caria and Lycia, defeating both the Persian army and navy in the battle of the Eurymedon.

These actions were most likely very popular with the League's members. However, the League, particularly the Athenians, were willing to force cities to join or stay in the League. Carystus, a city on the southern tip of Euboea, was forced to join the League by the military actions of the Athenians. The justification for this was that Carystus was enjoying the advantages of the League (protection from pirates and the Persians) without taking on any of the responsibilities. Furthermore, Carystus was a traditional base for Persian occupations. Athenian politicians had to justify these acts to Athenian voters in order to get votes. Naxos, a member of the Delian League, attempted to secede and was enslaved Naxos is believed to have been forced to tear down her walls, lose her fleet, and her vote in the League.

Soon Thasos attempted the same manoeuvre and was likewise subdued by the Athenian general Cimon. The Athenians were so successful in their aims, using both force and persuasion, that by 454 BC, the league had grown to about 140 members. An invasion by the league's enemies, Sparta and its supporters, was averted in 457 BC and Thebes, the traditional enemy of Athens, was subjected. In 454 BC, because of the real or pretended danger of Persian attack, the treasury was transported from Delos to the Athenian Acropolis.

Plutarch indicates that many of Pericles' rivals viewed the transfer to Athens as usurping monetary resources to fund elaborate building projects. Athens also switched from accepting ships, men and weapons, to only accepting money. The new treasury established in Athens was used for many purposes, not all relating to the defence of members of the league. It was from tribute paid to the league that Athenians built the Acropolis and the Parthenon as well as many other non-defence related expenditures. It was during this time that some claim that the Athenian Empire arose, as the technical definition of empire is a group of cities paying taxes to a central, dominant city, while keeping local governments intact.

In 461 BC, Cimon was ostracized and was succeeded in his influence by democrats like Ephialtes and Pericles. This signalled a complete change in Athenian foreign policy, neglecting the alliance with the Spartans and instead allying with her enemies, Argos and Thessaly. Megara deserted the Peloponnesian league and allied herself with Athens, allowing construction of a double line of walls across the isthmus of Corinth, protecting Athens from attack from that quarter. Around the same time, due to encouragement from influential speaker Thermistocles, they also constructed the Long Walls connecting their city to the port of Piraeus, making it effectively invulnerable to attack by land.

War with the Persians continued, however. In 460 BC, Egypt had revolted under Inarus and Amyrtaeus, who requested aid from Athens. Pericles led 200 ships, originally intended to attack Cyprus, to their aid because it would hurt Persia. Persia's image had already been hurt when it failed to conquer the Greeks and Pericles wanted to further this. After four years, however, the rebellion was defeated by the general Megabyzus, who captured the greater part of the Athenian forces. The remainder escaped to Cyrene and then returned home.

This was Athenians' main (public) reason for moving the treasury of the League from Delos to Athens, further consolidating their control over the League. The Persians followed up their victory by sending a fleet to re-establish their control over Cyprus and 200 ships were sent out to counter them under Cimon, who returned from ostracism in 451 BC. He died during the blockade of Citium, though the fleet won a double victory by land and sea over the Persians off Salamis.

This battle was the last major one fought against the Persians. Many writers report that a formal peace treaty, known as the Peace of Callias, was formalized in 450 BC but some writers believe that the treaty was a myth created later to inflate the stature of Athens. However, an understanding was definitely reached, enabling the Athenians to focus their attention on events in Greece proper.

The peace with Persia, however, was followed by further reverses. The Battle of Cheronia, between the Athenians and the Boeotians in 447 BC, led to the abandonment of Boeotia. Euboea and Megara both revolted and, while the former was restored to its status as a tributary ally, the latter was a permanent loss. The Delian and Peloponnesian Leagues signed a peace treaty, which was set to endure for thirty years. It only lasted until 431 BC, when the Peloponnesian War broke out.

Those who revolted unsuccessfully during the war saw the example made of the Mytilenians, the principal people on Lesbos. After an unsuccessful revolt, the Athenians ordered the death of the entire male population. After some thought, they rescinded this order and only put to death the leading 1000 ringleaders of the revolt. The land of the entire island was redistributed to Athenian shareholders who were sent out to reside on Lesbos.

This type of treatment was not reserved solely for those who revolted. Thucydides documents the example of Melos, a small island, neutral in the war, though originally founded by Spartans. The Melians were offered a choice to join the Athenians, or be conquered. Choosing to resist, their town was besieged and conquered the males were put to death and the women sold into slavery.

The Delian League was never formally turned into the Athenian Empire but, by the start of the Peloponnesian War, only Chios and Lesbos were left to contribute ships and these states were by now far too weak to secede without support. Lesbos tried to revolt first and failed completely. Chios, the greatest and most powerful of the original members of the Delian League, was the last to revolt and in the aftermath of the Syracusan Expedition enjoyed a success of several years, inspiring all of Ionia to revolt. Athens was, however, still able to eventually suppress these revolts.

The Athenian Empire was very stable, and only 27 years of war, aided by the Persians and internal strife, were able to defeat it. The Athenian Empire did not stay defeated for long. The Second Athenian Empire, a maritime self-defence league, was founded in 377 BC and was led by Athens but Athens would never recover the full extent of her power and her enemies were now far stronger and more varied.

During the time of Pericles (443� BC), Athens reached the height of its cultural and imperial achievement. This was the time of Socrates, Aeschylus, Sophocles, Aristophanes, Herodotus, Thucydides, Pheidias, Euripides and many more. The incomparable Parthenon was built and sculpture and painting flourished. Athens became a center of intellectual life. However, the rivalry with Sparta had not ended and in 431 BC the Peloponnesian War between Sparta and Athens began.

For typical words, please consult our Greek Glossary


Medieval period

In 325 AD, Christianity appeared on Skiathos and the first church dedicated to the Holy Trinity was built in 530. During the Byzantine period, Skiathos was part of the province of Thessaly and its bishop belonged to the Metropolis of Larissa. In the 7th century, Saracen pirates devastated the Island of the Aegean Sea, and Skiathos did not escape the massacre. In 1204, Crusaders took the territories of the Byzantine Empire as well as the Aegean Islands and Skiathos which they gave to the Venetians. The Venetian built a castle on Skiathos known today as Bourtzi, located in the main port. The Ghisi remained rulers of Skiathos until 1276. Then other Venetians took the island that remained under their authority until the fall of Constantinople in 1453.

The Ottomans dominated Skiathos in 1538 AD. During the early years of the 19th century, the inhabitants of Skiathos started to develop in shipbuilding. The War of Independence found them well prepared and the locals took part in many revolutionary actions against the Turks. Many fighters of the Greek Revolution sought refuge in Skiathos, among them was also the famous revolutionary hero Kolokotronis.


Historia

Founding

During the Greco-Persian Wars, Greece acted for the first time as a cohesive polity. However, following the capture of Byzantion, Sparta was eager to end its involvement in the war. The Spartans were of the view that, with the liberation of mainland Greece, and the Greek cities of Asia Minor, the war's purpose had already been reached. There was also perhaps a feeling that establishing long-term security for the Asian Greeks would prove impossible. In the aftermath of Mycale, the Spartan king Leotychides had proposed transplanting all the Greeks from Asia Minor to Europe as the only method of permanently freeing them from Persian dominion. Xanthippus, the Athenian commander at Mycale, had furiously rejected this the Ionian cities were originally Athenian colonies, and the Athenians, if no-one else, would protect the Ionians. This marked the point at which the leadership of the Greek alliance effectively passed to the Athenians. With the Spartan withdrawal after Byzantion, the leadership of the Athenians became explicit.

The loose alliance of city states which had fought against Xerxes's invasion had been dominated by Sparta and the Peloponnesian league. With the withdrawal of these states, a congress was called on the holy island of Delos to institute a new alliance to continue the fight against the Persians hence the modern designation "Delian League". According to Thucydides, the official aim of the League was to "avenge the wrongs they suffered by ravaging the territory of the king." In reality, this goal was divided into three main efforts— to prepare for future invasion, to seek revenge against Persia, and to organize a means of dividing spoils of war.

Athenian Hegemony

The League intermittantly warred with Persia until 450, when a formalized treaty established a lasting peace in Asia Minor. However, this warring gave the Athenians justification to move the treasury of the League from Delos to Athens.

This, in addition to Athens role in putting down rebellions by other city states, solidified its position as head of the league. The majority of the Leagues funds went towards furthering Athenian power. Following the ostracism of Cimon in 461 BC, the League neglected its alliance with Sparta, and began allying with Spartas enemies. This sparked an emnity between Sparta and Athens, which would eventually culminate in the Peloponnesian War.

Post-War Situation

Following the defeat of the Spartans, the League grew to incorporate most of Arcadia and the majority of the democratic cities on the Peloponnesian peninsula. Athens, and hence the League, was now the single largest military power in Greece, rivaled only by the de facto Boetian Alliance.

Following the Boetian War, Athens was effectively the capital of Greece, with nearly all city-states being forced to pay tribute or provide military assistance. Eventually, this would be formalized by the reforms of Alkaios, marking the begining of the Athenian Empire.


Ver el vídeo: Coerción Persa - Liga de Delos de AoEO