Batalla de Tours

Batalla de Tours

En la batalla de Tours cerca de Poitiers, Francia, el líder franco Charles Martel, un cristiano, derrota a un gran ejército de moros españoles, deteniendo el avance musulmán hacia Europa occidental. Abd-ar-Rahman, el gobernador musulmán de Córdoba, murió en los combates, y los moros se retiraron de la Galia, para no volver nunca con tanta fuerza.

Charles era el hijo ilegítimo de Pepin, el poderoso alcalde del palacio de Austrasia y gobernante efectivo del reino franco. Después de la muerte de Pepin en 714 (sin hijos legítimos sobrevivientes), Charles venció a los tres nietos de Pepin en una lucha por el poder y se convirtió en alcalde de los Frank. Expandió el territorio franco bajo su control y en 732 rechazó un ataque de los musulmanes.

La victoria en Tours aseguró la dinastía gobernante de la familia de Martel, los carolingios. Su hijo Pepino se convirtió en el primer rey carolingio de los francos, y su nieto Carlomagno forjó un vasto imperio que se extendía por Europa.


Batalla de Tours



Después de Zama, el imperio de Roma se extendió por todo el mundo mediterráneo. En 200 años, Roma extendió sus fronteras desde el Nilo hasta el Támesis. El poder y la gloria romanos alcanzaron su clímax justo antes y durante la vida de Cristo bajo el primer emperador Augusto César y su hijo Tiberio. Sin embargo, la dinastía César colapsó treinta años después. Nerón, el vengativo, egocéntrico e ineficaz descendiente de Tiberio, incitó una revuelta militar en el 68 d.C.

Después de la muerte de Nerón, Roma comenzó un lento declive. De vez en cuando, emperadores fuertes como Adriano y Constantino lograban detener o incluso revertir el declive. Sin embargo, siglos de ataques bárbaros, corrupción y emperadores ineficaces finalmente culminaron en 410 d.C., cuando un ejército de godos saqueó la ciudad de Roma, los primeros invasores en hacerlo en 700 años. Aunque Roma logró aferrarse a algunas sombras de su antiguo poder y territorio hasta el 476 d.C., los 66 años intermedios fueron poco más que el estertor de la muerte del imperio más poderoso de la historia.

Después del 476 d.C., los destinos de Europa oriental y occidental se dividieron de manera importante. La mitad oriental del antiguo imperio romano, gobernada desde la enorme ciudad de Constantinopla en el Helesponto, permaneció bastante pacífica y estable durante más de un siglo. Europa occidental, sin embargo, cayó en lo que ahora se llama la Edad Oscura. Las tribus que habían derrotado a Roma comenzaron a luchar entre sí por el control de la región, y ninguna de ellas logró la supremacía. Este patrón continuó en Europa occidental durante más de 200 años.

Fuera de Europa, sin embargo, el tiempo pasó. En el año 632 d.C. Mohammad murió. Sus seguidores pronto comenzaron una sangrienta campaña militar para llevar el Islam a todos los rincones de la tierra. Se reunieron con un éxito sin precedentes desde el principio. En menos de un siglo, los árabes tomaron Egipto, Israel, Siria, Persia, África del Norte y España. Sin embargo, esto no fue suficiente, y los califas omeyas pronto comenzaron a considerar nuevas conquistas. El Imperio bizantino y la India eran demasiado fuertes para derrocarlos, pero los reinos "bárbaros" de Europa occidental parecían listos para la invasión.

En el año 721 d.C., un primer intento de invadir las tierras del norte de España fue rápidamente derrotado por el duque Odón de Aquitania. Sin embargo, los musulmanes regresaron en el año 732 d.C., con un ejército de 80.000 hombres. Odo fue aplastado y la invasión musulmana arrasó Francia, quemando, saqueando y violando. Mientras los árabes abrían una brecha sangrienta en el sur de Francia, Odo huyó a París, que era la capital de las tribus francas. Allí hizo un trato de protección con el palacio-alcalde de los francos, un hombre llamado Charles Martel.


Charles no era ajeno a la guerra. Nacido como hijo ilegítimo del anterior palacio-alcalde Pippin en 686 d.C., Carlos tuvo que luchar para asegurar su puesto. Había sido encarcelado en 714, escapó al exilio a fines de 715 y comenzó una guerra civil que culminó tres años después. Después de su victoria sobre sus rivales en la batalla de Soissons, Charles tomó el rango de Palacio-Alcalde. Este título fue importante porque, mientras los francos tenían un rey, el Palacio-Mayor era la persona con el poder político real.


Charles pasó los siguientes años expandiendo el poder de los francos y vigilando los desarrollos en la España musulmana. Se dio cuenta de que necesitaría hombres bien entrenados y fuertemente armados para repeler cualquier invasión musulmana. Sin embargo, esto sería muy caro y los Frank no tenían fondos para gastar. Para obtener el dinero, Charles dio un paso extremadamente controvertido. Se apoderó de las tierras de la Iglesia y utilizó el dinero para financiar el entrenamiento de un ejército de 30.000 hombres. Esta acción lo dejó con una fuerza más poderosa que cualquier vista en Europa occidental desde los días de los Césares. También casi lo excomulga. Sin embargo, Charles logró -apenas- evitar ese desastroso desenlace.

A medida que avanzaba el año 732 d.C., los musulmanes comenzaron a adquirir una gran cantidad de tesoros robados de las ciudades y monasterios que habían devastado. Buscando aumentar este tesoro, luego se dirigieron al monasterio de Tours, considerado el más rico de Francia. Charles anticipó esto, sin embargo, y marchó con su ejército a Tours. Tomó carreteras secundarias para evitar ser detectado. La medida valió la pena cuando los árabes fueron tomados por sorpresa al encontrar al ejército franco esperándolos en una colina boscosa cerca de Tours a principios de octubre.

Durante siete días ninguno de los bandos se movió. Los musulmanes esperaban que los cristianos vinieran a atacarlos en la llanura debajo de la colina. Charles sabía que tal movimiento sería un suicidio y se mantuvo en su fuerte posición defensiva. Finalmente, el invierno rompió el callejón sin salida. Charles y sus hombres del norte estaban preparados para el frío que se avecinaba, pero el comandante musulmán Abd er Rahman sabía que sus hombres no lo estaban. La única forma de llegar a los cuarteles de invierno era a través del ejército franco, por lo que el séptimo día Rahman ordenó un ataque a gran escala. El futuro espiritual y político de Europa estaba a punto de decidirse.


Los ejércitos

Francos- El ejército franco estaba compuesto casi en su totalidad porfantry. Estos hombres eran granjeros que Charles había puesto en forma de lucha durante los meses y años anteriores. Estaban mejor blindados y armados que sus homólogos musulmanes. El arma característica de los francos era un hacha de tiro corto llamada Francisca . los Francisca tenía sólo un corto alcance, pero podía atravesar cualquier armadura del mundo. Su entrenamiento los había endurecido y su situación de vida o muerte indudablemente los conduciría a luchar aún más duro. Sin embargo, fueron superados en número casi 3 a 1 y se enfrentaron a un enemigo feroz e invicto con una caballería muy superior. El futuro del cristianismo parecía sombrío.

Moros- El ejército moro estaba compuesto por musulmanes del norte de Africa y España. En su mayoría iban desarmados y portaban lanzas y cimitarras. Las victorias de la caballería en Adrianópolis (378 d.C.) y Ad Decimum (533 d.C.) habían dejado a los jinetes como la unidad dominante de la época, y los moros tenían miles de caballería. Utilizaron este hecho con un efecto devastador, superando y destruyendo a sus enemigos de infantería en España y el sur de Francia. La excelente elección del campo de batalla de los francos había reducido algunas de las ventajas de los moros, pero Abd er Rahman todavía tenía una superioridad numérica de 50.000 hombres y sus hombres estaban inflamados por el fervor islámico. A pesar de no explorar adecuadamente al enemigo o el terreno, todavía parecía que los moros se abrirían paso y llevarían el Corán a todos los rincones de Europa a punta de espada.


La batalla- Aún se desconocen los detalles exactos de la batalla de Tours. Las dos principales fuentes de información de la Edad Media, los monjes cristianos y los escribas musulmanes, promocionaron la batalla más allá de todas las proporciones razonables o la minimizaron severamente. Por ejemplo, algunas fuentes cristianas tienen cifras de víctimas árabes de cientos de miles en el transcurso de una lucha de siete días. Por otro lado, el escaso material musulmán que existe se concentra principalmente en excusar el resultado de la batalla.


Independientemente de la escasez de pruebas sólidas, los historiadores generalmente coinciden en algunos hechos básicos sobre la batalla:


  1. Los francos fueron considerablemente superados en número por los moros.
  2. Los Frank partieron de una plaza en la cima de una colina boscosa.
  3. Los musulmanes atacaron esa plaza.
  4. Los Frank no se rompieron.
  5. Los musulmanes no dejaron de atacar.
  6. Los exploradores de Charles se infiltraron en el campo musulmán y comenzaron a liberar prisioneros y tesoros.
  7. Los moros comenzaron a escabullirse de regreso a su campamento para proteger su botín, y el goteo se convirtió rápidamente en una inundación.
  8. Abd er Rahman intentó detener la deserción / retirada masiva, pero fue rodeado y asesinado.
  9. El ejército moro nunca se reorganizó y huyó a España, abandonando todos sus tesoros y esclavos robados.

Charles fue aclamado como el salvador de la cristiandad por su asombrosa victoria en Tours. La Iglesia olvidó MUY rápidamente sus ofensas anteriores. Sus hombres lo llamaron 'El Martillo'. El Frankish Palace-Mayor se convirtió en una estrella de rock del siglo VIII.

Charles continuaría atacando las posesiones musulmanas en el sur de Francia por el resto de su vida. Bajo su gobierno, los francos ascenderían continuamente en el poder en Francia. Bajo su hijo Pippin, los Frank continuaron esa tradición. El nieto de Carlos finalmente conquistó y gobernó Francia, Alemania y el norte de Italia. El nieto se volvió tan poderoso que abandonó el título de Palacio-Alcalde y el Papa lo coronó Emperador de Roma. El nombre del nieto era Carlomagno. Llegaría a ser conocido como el gobernante más grande de la Edad Media.

Sin embargo, los efectos de la batalla de Tours no se limitaron al auge de la fortuna política de una familia. La expulsión de IsLam del norte de Europa permitió que casi todo lo bueno de la cultura occidental moderna creciera y prosperara. Sin el Islam, la ciencia, basada en la idea de un universo lógico y ordenado, renació en los monasterios occidentales. Sin el Islam, la caballerosidad, la idea que es la base del pensamiento social occidental y se basa en la igualdad de género, creció y prosperó. Los principios del Estado de derecho, la música y el arte se conservaron para prosperar más tarde. El imperio de Carlomagno, el Sacro Imperio Romano Germánico, le dio a Occidente un nivel de estabilidad que no se había visto en siglos. Esa estabilidad permitió a los pueblos de Europa comenzar a reconstruir su civilización. En resumen, Tours salvó al mundo occidental.


Historia

Los primeros registros muestran que los Turones, un pueblo galo prerromano, se asentaron en la margen derecha del río Loira. Los romanos trasladaron el asentamiento al otro lado del río y lo llamaron Caesarodunum, pero desde el siglo V se conoció como Civitas Turonorum. El asentamiento fue evangelizado a mediados del siglo III por el misionero y eclesiástico cristiano primitivo Gatien, quien fundó el obispado. La comunidad cristiana permaneció pequeña, sin embargo, hasta la segunda mitad del siglo IV, cuando San Martín, el gran apóstol de los galos, fue persuadido para convertirse en su obispo. Una magnífica basílica se levantó sobre su tumba a finales del siglo V y durante cientos de años atrajo a los peregrinos a Tours.

Cuando la ciudad pasó a formar parte del dominio franco bajo Clovis I (reinó 481 / 482-511), Clovis aceptó para él y sus sucesores el título de canónigo de San Martín. A finales del siglo VI, el obispado estaba en manos de San Gregorio de Tours, que hizo construir una abadía alrededor de la basílica de San Martín. La abadía se hizo inmensamente rica. El emperador Carlomagno (reinó 768–814) restableció la disciplina en el monasterio y desarrolló la vida intelectual bajo el erudito inglés Alcuin. Después de los saqueos de los normandos, se construyó un muro de protección alrededor del distrito de St. Martin, que 400 años más tarde se unió al distrito de Tours, cuando se construyó un muro común alrededor de Tours y Châteauneuf (originalmente distrito de St. Martin y conocido como Martinopolis).

En un punto entre Tours y Poitiers se encuentra el sitio de la Batalla de Tours. Allí, en 732, Charles Martel, amo del reino franco, derrotó a los invasores moros de España en una batalla que resultó ser el punto de inflexión en el avance del Islam en Europa occidental. Algunos historiadores creen que la batalla se libró en Moussais-la-Bataille, a 10 km al suroeste de Châtellerault.

Tours continuó manteniendo su prosperidad en la Edad Media a pesar de su participación en las luchas entre los reyes franceses e ingleses en el siglo XII y más tarde durante la Guerra de los Cien Años (1337-1453). En 1462, Luis XI estableció un consejo cívico y una industria de la seda que prosperó durante más de un siglo. La emigración de los hugonotes (un grupo protestante) tras la revocación del Edicto de Nantes (1685) provocó el declive industrial. Durante la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII, la ciudad fue una base de operaciones contra los rebeldes realistas de Vendée. Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno francés tuvo su sede en Tours del 13 al 15 de junio de 1940, y el estadista británico Winston Churchill se reunió allí con el primer ministro francés Paul Reynaud en un vano intento de disuadir a Francia de negociar un armisticio con Alemania. En los bombardeos de 1944 que precedieron a la retirada alemana y la liberación, una cuarta parte de la ciudad fue destruida.


El martillo entra en la pelea

Charles Martel era un gobernante experimentado y un veterano curtido en la batalla. Sus tropas tenían la misma experiencia habiendo estado en constantes enfrentamientos a lo largo de las fronteras orientales de su reino, luchando contra tribus vecinas.

Charles también entendió lo importante que era la situación y comenzó a recaudar sus impuestos de todo el norte. Y mostraría su astucia como comandante de batalla, cuando entendía cuidadosamente las intenciones de su enemigo.

Mientras tanto, las fuerzas omeyas se movían lentamente a través de las tierras francas, sus fuerzas se dispersaron en partidas de guerra que devastaron el campo y acumularon una enorme cantidad de botín. Este enfoque "codicioso" en el botín de guerra influiría en gran medida en su futura ruina. Tuvieron que tomarse su tiempo, ya que dependían en gran medida de la temporada de cosecha para su fuente de alimento.

Pero su destino estaba claro para Charles Martel. Era la rica ciudad de Tours, prominente y rica, llena de abadías de gran importancia. Por lo tanto, Carlos colocó a sus fuerzas francas directamente en el camino de los omeyas venideros. Ubicó a su ejército aproximadamente entre la ciudad de Tours y la ciudad devastada de Poitiers, más al sur.

Los francos se ubicaron cerca de la confluencia de los ríos Clain y Vienne, en una colina ligeramente elevada y boscosa. Charles Martel eligió deliberada y astutamente esta posición. En primer lugar, lo superaban en número y lo sabía.

Mapa de la batalla de Tours con la posición del ejército de Charles Martel. (Evzen M / Dominio publico )

Por lo tanto, eligió la cobertura del bosque para desplazar a sus tropas y ocultar su número con la esperanza de no revelar su desventaja. En segundo lugar, eligió un lugar donde los omeyas tendrían que entrar en batalla, ya que el único cruce de los ríos estaba detrás de las fuerzas francas. En tercer lugar, el bosque protegía a sus tropas, principalmente a las segundas líneas, de la peor parte de una carga de caballería, y de alguna manera protegía sus lados de los ataques de flanqueo.

Cuando los omeyas se acercaron al ejército cristiano reunido, su líder Abdul Rahman al Ghafiqi, también un comandante experimentado, supo que Charles Martel tomó la delantera al elegir su lugar de batalla preferido. Aun así, al Ghafiqi confió en su fuerza y ​​se desplegó para la batalla.

Una cosa que debe haber notado es la diferencia en las tropas: los omeyas dependían en gran medida de la caballería, mientras que los francos eran en su mayoría lacayos. Pero no tuvo en cuenta varias cosas.

La caballería musulmana estaba ligeramente blindada: preferían adornarse con cota de malla y no mucho más en términos de armadura. Las riquezas y las baratijas eran mucho más de su agrado.

También montaban voluntariosos caballos árabes, que eran difíciles de dominar y, por lo tanto, no eran las monturas de caballería verdaderamente perfectas. Algunos historiadores también mencionan que esta caballería estaba en gran parte armada con lanzas, que no estaban sazonadas y se romperían con el primer impacto.

La caballería musulmana montó voluntariosos caballos árabes durante la Batalla de Tours. (Trzęsacz / Dominio publico )

Por otro lado, la infantería franca estaba completamente experimentada. La mayor parte del ejército eran veteranos, con solo una pequeña parte de los nuevos reclutas reservados en las segundas líneas. Estaban bien armados para la época y también bien armados. Estaban apiñados en filas apretadas y listos para una carga de caballería.

Pero la batalla no comenzó de inmediato. Las fuerzas opuestas "probaron las aguas", con pequeñas escaramuzas esporádicas durante siete días.

Esto fue en verdad un estancamiento deliberado de al Ghafiqi, quien esperó a que todo su ejército se reuniera por completo. Al final, con los omeyas temiendo el invierno que se acercaba, comenzaron la batalla el séptimo día, el 10 de octubre de 732 d.C.


Ramificaciones

Los historiadores todavía discuten si los árabes entraron en la Galia como un grupo de asalto o como una invasión en toda regla. Si hay que creer en lo último, no sería exagerado decir que las acciones de Charles cambiaron todo el destino de la historia europea. Si los musulmanes se hubieran abierto paso y conquistado el reino franco, habrían tenido acceso por tierra a la península italiana y al papado si hubieran podido atravesar a los lombardos. No solo eso, sino que si lograban someter a las tribus germánicas, existía la posibilidad de que el califato omeya rodeara el Imperio bizantino en ambos lados, cortando gran parte de sus rutas comerciales terrestres.

Más allá de eso está la religión de la región, como con España, es probable que la región se haya vuelto islámica bajo el dominio de los musulmanes, y con la región sometida, habría habido menos potencias importantes para reconquistar el área y convertirlas en al cristianismo, como a la Reconquista. Esto conduciría a un cambio completo en la historia europea tal como la conocemos.


732 d.C., Batalla de Tours: Charles Martel el & # 8216Hammer & # 8217 preserva el cristianismo occidental

Pocos imperios surgieron tan rápidamente como el de los califatos musulmanes. Surgiendo de lo que hoy es Arabia Saudita a mediados del siglo VII, el Califato Islámico se expandió hacia afuera en todas direcciones.

Al principio obtuvieron una aplastante victoria sobre el Imperio Bizantino establecido desde hace mucho tiempo en la Batalla de Yarmouk y barrieron hacia el oeste a través del norte de África. Finalmente, cruzarían el Estrecho de Gibraltar, derrotarían a los visigodos y tomarían España.

Las conquistas musulmanas no fueron intrínsecamente sobre religión, especialmente porque los conquistadores permitieron la libertad de religión en los territorios conquistados, pero su presencia y cultura era una amenaza directa para el cristianismo occidental.

La rápida expansión del Imperio

De manera similar a cómo los vikingos atacaron iglesias para saquear, también lo hicieron los musulmanes conquistadores. Además, con el tiempo, muchas de las personas conquistadas por los musulmanes adoptaron su religión.

Los musulmanes en España comenzaron a amenazar a la Francia moderna, a principios del siglo VIII.

España había estado bajo el dominio de los visigodos, los descendientes de los hombres que saquearon Roma, pero no pudieron resistir mucho y el califato islámico no tuvo retrocesos hasta que conoció a Odón de Aquitania. Obtuvo una victoria en la Batalla de Toulouse que detuvo temporalmente la fuerza previamente imparable, y a veces se considera tan importante como la batalla posterior de Tours.

Aunque Toulouse fue un revés para la conquista musulmana de Francia, todavía realizarían redadas durante la próxima década. Mientras que los musulmanes se centraron en las redadas, Charles Martel se centró en la construcción de un ejército para unificar y fortalecer al pueblo franco.

Los francos usaban hachas y espadas pesadas, pero también empuñaban lanzas para contrarrestar eficazmente a la caballería.

Odón de Aquitania había sufrido recientemente derrotas y suplicó a Carlos que le ayudara contra los musulmanes invasores. Charles estuvo de acuerdo con la estipulación de que Odo se sometiera a la autoridad franca. Un poder franco se hacía cada vez más fuerte bajo Carlos, y el Califato no tenía una idea real de lo que encontrarían cuando decidieran aventurarse hacia el norte con un ejército más fuerte.

Los francos y los musulmanes bajo el califato omeya se reunirían en el noreste de Francia en octubre de 732. Charles Martel, comandante de los francos, que eran en su mayoría de infantería y probablemente iguales en número al ejército musulmán, lucharía contra el general Abdul Rahman Al Ghafiqi. , quien comandaba el ejército omeya que contaba con una gran cantidad de caballería.

La fuerza de Charles estaba bien entrenada y luchó con el equipo y el estilo de orden cerrado que se hacía eco de las formaciones hoplitas de los antiguos griegos. Ocupó una posición elevada y usó los árboles y el terreno accidentado frente a su infantería para protegerlos de las cargas de la caballería.

Un caballero occidental luchando contra un jinete árabe. Ilustración del siglo XIX.

Los primeros días resultaron en varias escaramuzas sin un ganador claro. Charles había adoptado una posición defensiva, mientras que Abdul Rahman Al Ghafiqi estaba francamente (juego de palabras) sorprendido por la presencia de una fuerza tan grande.

Llegaron refuerzos para los musulmanes, pero Charles tenía posiblemente mejores refuerzos. Muchos de sus veteranos, que habían luchado personalmente bajo su mando, llegaron en gran número. Estos luchadores profesionales habrían estado entre los mejores y más experimentados de toda Europa. Su llegada significó que la batalla principal estaba próxima después de una semana de escaramuzas.

Los musulmanes tenían un método probado y verdadero de desgastar al enemigo con ataques ligeros de caballería y repetidas cargas de caballería pesada. Sin ninguna razón real para intentar algo diferente, la caballería de & # 8216Abd-al-Raḥmân se estrelló contra las formaciones francas que se mantuvieron firmes como "Un baluarte de hielo", según relatos musulmanes posteriores. Las tropas francas resistieron los ataques y arremetieron con fuerza cada vez que las tropas experimentadas vieron una oportunidad.

En lo profundo de la lucha (tal vez en un segundo día según algunas fuentes), la caballería se dividió en una formación franca y se dirigió a Carlos. Su guardia, y tal vez el propio Charles, entraron en la refriega. Varios exploradores francos fueron enviados al mismo tiempo para asaltar el campo enemigo, causando estragos y liberando prisioneros.

Los musulmanes temían por la seguridad de su botín, obtenido durante la campaña y muchos se apresuraron a regresar al campamento. Esto fue visto como una retirada total por muchos otros miembros del ejército musulmán y pronto siguió una retirada total real. & # 8216Abd-al-Raḥmân intentó valientemente reunir a sus tropas, pero murió en la lucha cuando los victoriosos francos se abalanzaron sobre sus enemigos en retirada.

Una pintura ficticia que muestra a ambos comandantes montados en Charles a la izquierda y & # 8216Abdul Al-Rahman a la derecha.

El grado en que los musulmanes fueron derrotados puede inferirse de los siguientes eventos. Los supervivientes se retiraron a su campamento donde huyeron en medio de la noche, llevando sobre todo su preciado botín. A la mañana siguiente, Charles estaba profundamente preocupado porque sus enemigos estaban preparando una emboscada, tratando de que marchara cuesta abajo hacia campos más abiertos.

Después de una extensa exploración, se descubrió que el enemigo había huido. Esto indicaría que la batalla seguramente será una gran victoria, pero no aplastante, ya que Charles aún tenía que temer una posible emboscada. Además, la mayoría de las bajas en la batalla se producen después de que un lado comienza a retirarse, pero en este caso, fue un ejército de infantería victorioso persiguiendo a un ejército basado en gran parte en la caballería, por lo que probablemente hubo muchos sobrevivientes musulmanes.

Se estima que los musulmanes perdieron alrededor de 8-10,000 en comparación con aproximadamente 1,000 para los francos. Aunque no fue una victoria aplastante, fue un punto de inflexión definitivo para el empuje del Islam en Europa. La batalla se perdió inequívocamente, y los omeyas perdieron a un gran general.

Se habían extendido demasiado y finalmente se verían obligados a retirarse a España. A Charles se le otorgó el apodo de Charles "el Martillo" por aplastar a sus enemigos y tanto él como Odo, que había obtenido la primera gran victoria y sirvió en Tours, serían considerados héroes del cristianismo.

Charles continuaría estableciendo el reino franco, y su línea familiar produciría grandes como Carlomagno.


Ensayo sobre la historia de anuncios de The Battle Of Tours 732

La Batalla de Tours (Batalla de Poitiers) ocurrió el 10 de octubre de 732, fue librada por el líder franco Charles Martel y el otro lado estaba formado por fuerzas terrestres musulmanas cuyo líder era el Emir Abdul Rahman AI Ghafiqi Abd Al Rahman.

Ocurrió cerca de la metrópoli de Tours, Francia.

Escribiremos un ensayo personalizado específicamente
¡Para ti por solo $ 13,90 / página!

Los francos habían derrotado a las fuerzas terrestres islámicas y, además, fue asesinado el emir Abd er Rahman. El conflicto había detenido el avance hacia el norte del Islam desde la Península Ibérica.

En un clip, el islámico estaba infestando los restos antiguos de los imperios romano e iraní. Se estima que una de las fuerzas terrestres francas apoyaba a la Galia de diferente tamaño.

Dicen que los fallecidos fueron 15.000 y 75.000. En San Denis eran aproximadamente 1.500. Los musulmanes perdieron entre 60.000 y 400.000 caballos.

Las fuerzas terrestres islámicas son realmente difíciles de medir en tamaño, porque normalmente estaban divididas en grupos de represión, todas las fuerzas terrestres musulmanas estaban en Tours y Abd er Rahman esperó seis años para resolver el conflicto.

El día siete veinticuatro horas comenzó el conflicto y ambas fuerzas terrestres tuvieron la fuerza, los musulmanes en el norte de España invadieron Septimania, e hicieron una capital en Narbona la llamaron Arbuna.

El duque Odón de Auqitaine, además de llamado Eudes el Grande, había ganado una pequeña batalla en 721 en la Batalla de Toulouse, pero los árabes siguieron fracasando.

En el 725 llegaron hasta la metrópoli de Autun en Borgoña, los musulmanes fueron atacados por los árabes y los francos, en el 730 Eudes se alió con Uthman ibn Naissa, a quien los francos llamaban Munuza.

Uthman recibió a Eudes & # 8216's girl Lampade como matrimonio para hacer un armisticio, pero los doce meses siguientes Uthman se rebeló contra el gobernador de al-Andalus.

El duque Eudes (fue llamado monarca masculino por algunos), trajo sus fuerzas terrestres en Burdeos, pero las fuerzas terrestres habían perdido, cuando perdieron, los cristianos fueron masacrados en el río Garrone.

Los jinetes musulmanes fueron destruidos, el duque Eudes pidió ayuda a los francos, en 732 los árabes trasladaron sus fuerzas y se dirigían hacia el norte hasta el río Loira.

La oposición de la Galia se quedó sin suministros por lo que fueron destruidos, las divisiones árabes en partidos de ruptura porque se estaban quedando sin suministros saquearon la Galia.

Charles Martel fue un significante defensivo en el conflicto.

El conflicto de Tourss # 6

Los francos tenían buena vestimenta para el frío y eso les daba ventaja, los árabes no estaban preparados para el frío y no tenían ganas de atacar.

Los árabes querían salir al paso y los francos estaban haciendo una fuerte defensa, por lo que la guerra se convirtió en un conflicto en espera y Charles Martel había ganado.

El día siete, veinticuatro horas, comenzó la batalla, debido a que Abd er Rahman no deseaba trasladar el conflicto a otro clip, Abd er Rahman pensó que su alta calidad del caballo era bastante buena.

El conflicto de Tourss # 7

Las fuerzas terrestres musulmanas confiaban en que el caballo daría una ventaja, el caballo había ganado en viejos conflictos, el pie medieval peleaba con el caballo.

El caballo se rompió pero los francos no interrumpieron, el conflicto podría haber sido diferente pero los musulmanes todavía estaban bajo control.

Algunas personas dijeron que el 2 de veinticuatro horas los vigías francos asaltaron el acantonamiento y el suministro, una gran parte de las fuerzas terrestres regresaron al acantonamiento para rescatar sus suministros y parecía ser como una retirada, así que después de eso se convirtió en un retirada.

El conflicto de Tourss # 8

Cuando Abd er Rahman buscaba recuperar el orden de sus fuerzas de trabajo, que habían podido interrumpir el interior de la defensa, Abd er Rahman fue asesinado al quedar rodeado por las fuerzas terrestres francas.

Además de que las fuerzas terrestres árabes fueron empujadas hacia el sur sobre los Pirineos, Charles recibió su apodo de Martel, Martel significaba gallo, Charles Martels pudo expulsar a los musulmanes de Francia.

Cuando las fuerzas terrestres musulmanas confiaban en los jinetes / caballería que darían una ventaja, tendrían idea de que en otros conflictos ganarían.

Después del conflicto de Tourss

DESPUÉS del conflicto de Tourss

736, el Cailiphate intentó ocupar una vez más, pero este clip lo probaron por mar, fue ordenado por Abdul Rahman & # 8216s boy, comenzaron en Narbonne en 736 y así tomaron Arles.

En 736, Carlos recuperó Montfrin y Aviñón, y Arles y Aix-en-Provence, con la ayuda de Liutprand, rey de los lombardos, Nimes, Agde y Béziers, aplastó una fuerza musulmana en el río Berre.

Fueron a enfrentar la invasión principal en Narbona, derrotó a una poderosa hueste, fue el primer cargador para él en utilizar un caballo pesado, derrotó a las fuerzas terrestres musulmanas pero no pudo recuperar la metrópoli que además estaba superado en número cuando lo acariciaba.

Después del conflicto de Tourss # 2

Carlos era un general estratégico excelente, en el 736-737 destruyó las bases musulmanas en la Galia, Carlos no pudo recuperar Narbona en el 737.

El Cit fue defendido por ciudadanos musulmanes, árabes y cristianos visigodos, Pippin el corto consiguió el poder y necesitaba adquirir la metrópoli para rendirse, en 759, por lo que buscaría hacer retroceder a los árabes a Iberia, y llevar a Narbona de regreso a la península ibérica. Franco.

Su nieto, Carlomagno, se convirtió así en el primer cristiano como influyente, en el este de la Península los emperadores francos los Pirineos donde hoy es Cataluña, reconquistaron Girona en 785 y además de Barcelona en 801.

Los árabes difundieron el Islam en el Medio Oriente, el norte de África y además de Iberia, y lo hicieron en un clip realmente corto, por lo que comenzaron a distribuirse por el oeste hasta España y Portugal y por el este en Asia central y además del Pacífico suroeste.

Mohammed murió en 632 y murió con un conflicto realmente interesante en la historia, el pueblo árabe se extendió apresuradamente por lo que se convirtió en una fe importante del universo y la más común desde el norte de África hasta Asia central.

El Islam se extendió a espada, los árabes fueron atacados por dos imperios fuertes, el bizantino y el persa sasánida, los árabes necesitaron 8 edades para reprimir a Siria y además de 7 edades para reprimir a Irak.

Tomaron Egipto 2 edades, los moros obtuvieron España y Portugal en 5 edades, los árabes fueron a Asia Central y el subcontinente indio, el Islam se extendió a Medio Oriente y fue logrado por el Imperio Bizantino que ganó los árabes.

Los árabes pasaron por la tierra del santuario y Mesopotamia, al hacer retroceder a los bizantinos, los ejércitos árabes se debilitaron por la contienda del Imperio bizantino.

Los árabes destruyeron el acceso a la tierra iraní más grande, los árabes primero tomaron el control de Mesopotamia por lo que tomaron el control de Persia, por lo que los árabes introdujeron el Islam en Egipto, los árabes conquistaron la mayor parte de Egipto, Mahoma le dio una oferta al general árabe Amr ibn Al Aas, él trajo un Fuerzas terrestres de 4.000 jinetes.

Todos iban armados con lanzas, espadas y, además de arcos, la misión de Amr era asaltar la fortaleza de Babilonia (Bab al Yun).

Babilonia era el antónimo de la isla de Rawdah en el río Nilo en el punto más alto del Delta hasta Alejandría, era peligroso, pero los apoyos de las fuerzas terrestres árabes llegaron e hicieron que las fuerzas terrestres árabes tuvieran más fuerzas de trabajo.

Las fuerzas terrestres bizantinas y # 8216 podrían retirarse, Amr llevó sus fuerzas terrestres a Alejandría, pero el gobernador decidió rendirse y no atacar a las fuerzas terrestres.

Luego, las fuerzas de tierra árabes se dirigieron al norte de África, y volvieron a tener éxito. El emperador de Bizantino (León III) en 718, hizo que los árabes perdieran un conflicto y perdieran un distrito.

Moors got most of the Iberian Peninsula but so after he was defeated by a Frankish ground forces and Charles Martel in bid near Tours in 732.

Then Moors gave up South of the Pyrenees.

The Muslim ground forcess after they got Persia went to Central Asia, ( 651 ) the Arab ground forces fought against Turkic Tribes in Central Asia, Islam got the Indus vale in the eighth century.

Islam so went to India Sub-continent in India there was no conquest ground forcess and India was already established good with spiritual beliefs.

Islam was brought to Coastal India so began to make Malaysia and Indonesia. The Arabs did n’t command coastal India, because India was a unfastened society.

The Arab bargainers were non allowed to work in India, Arab bargainers made markets more to the E, really they merely went east to merchandise but it turned into sharing faith.

They built merchandising ports in Malaysia, trading happened at that place because Chinese points came from North, East Asian ships to Arab or Indian ships possibly Europe to.

Traders at that clip needed to hold arms and armour.

Islam Spreading and Battles

Islam Spreading and Battles

Islam spread truly fast and truly far, in the yesteryear, the Battle of Tours in 732, the Battle of Tours Islam leader Abd er Rahman was really considered a bad general/leader.

The map of all the conquered topographic points by Islam

Islam Spreading and Battles

It was besides astonishing how Charles Martel got back so many metropoliss with his ground forces and so finally defeated the Arab and Islam ground forcess.

The Islam and Arab were defeated

by Abd Er Rahman acquiring

Islam Spreading and Battles

Islam was spread quickly in a short clip so it sort of seemed like the Islamic people and Arabs were sort of like the “ Strongest at the clip when they conquered all the metropoliss, states, etc.


Recent Posts

What is a shame about this what if, is that it is so unknown outside of historical circles that it needs an adequate introduction before it can be explained.

The year is 732, and for decades the Umayyad Islamic conquerors have been marauding across Spain and Portugal. Their expansion has been ferocious and they have met little resistance from the local populations. With every passing day, another city, town and village falls to the Arab invaders, with only a pocket of Christian resistance on the Northern Coast of Spain. Since they landed in Gibralter in 711, the Umayyads had been content on conquering Hispania, however they now turn their attention to the fertile lands of France.

Charles Martel (Leader of the Franks) has summoned warriors from across the continent, in an attempt to make a final stand. His calls are well answered and thousands of christian men now stand shoulder to shoulder in a muddy field in Southern France ready to fight and die for their religion and their continent.

Historically, that day was won by Charles Martel (later known as ‘The Hammer’) and his Christian army, comprising of Spaniards, French, English, German and Italian warriors.This is often considered to be first major defeat that the Umayyad army suffered since their invasion of Hispania began. What is more interesting however is that this is the battle that halted their advances. Which of course brings me to my question…

What if Charles Martel had lost the battle of Tours?

Had Charles Martel last at the battle of Tours, Europe would be an altogether very different place than it is now. The Umayyad army would have continued its ferocious march northwards and would very likely have made their deep into the French heartlands. What must be remembered about the Middle Ages is that their belief in the intervention of God was very real and very frequent. Therefore it stands to reason that (as in Spain) the Christian population of conquered France would have seen their defeat as a sign God no longer favoured the Christians and would have converted en mass to Islam. The successes of the Umayyad invasion of France would have no doubt led to more Arab fortune seekers and settlers immigrating to the regions taken and thus the very demographics of the areas would have changed. I have reason to believe this is likely thanks again to what took place in Spain during their occupation. The southern region of Spain (the region under Arab rule the longest) developed a unique culture about it unseen in Northern Spain. This culture, Andalusian, is a result of cultural exchange between the native Visigoth people and the Arab/Berber invaders.

I feel comfortable asserting that had Charles Martel lost at Tours in 732, Southern France at the very least and the entire French region at the most would have been under Islamic rule. For how long? It is impossible to say, as the further one delves into alternative history, the more variables need to be considered. Would the Frankish population risen up and resisted Arab rule? Would the rest of Christian Europe unite and again attempt to push the Umayyads out of France? Perhaps the momentum of the invasions would have continued and led to the Islamification of Western Europe?

Charles Martel’s victory halted Islamic expansion in Western Europe and it is often argued allowed for the beginning of the Reconquista (the Christians of North Spain retaking the land to the South). His victory (and Survival) also allowed for one of Europe’s most renowned leaders to take his place in history, Martel’s own grandson Charlemagne.

That Europe’s cultural, religious and linguistic heritage potentially lay in the result of one battle over a thousand years ago that the majority of people haven’t even heard of is a terrific way to show just how interesting historical What ifs can be.


Battle Of Tours Essay

The first wave of Muslim expansion into Iberia, present-day Spain and Portugal, began in 711 during the reign of the Umayyad caliph Abd al-Malik. Led by a Berber commander, Tariq ibn al-Ziyad, this expedition landed in Gibraltar and was followed by further Muslim expansion and the foundation of an Umayyad dominion in Iberia, centered in the city of Córdoba. The Muslims were able to overcome the small states that existed in Iberia because of the fractured nature of Iberian Christendom. In 730 the Umayyad caliph Hisham ibn Abd al-Malik appointed a new governor, Abd al-Rahman al-Ghafiqi, of the Iberian Muslim state, known in Arabic as al-Andalus.

Despite their religious differences, some Muslim and Christian rulers signed treaties with one another and formed alliances in order to further their political goals. In 721 the army of Eudes, Christian duke of Aquitaine, defeated an Umayyad invasion force at Toulouse. However Muslim incursions into France continued, reaching as far north as the province of Burgundy by the mid-720s. Eudes formed an alliance with Uthman ibn Naissa, the Berber ruler of Catalonia, and when Uthman rebelled against Abd al-Rahman, he was dragged into a conflict with the Umayyads. After defeating Uthman’s forces, Abd alRahman began to campaign against Eudes, defeating him in a fierce battle near the city of Bordeaux and the Garonne River.

Desperate for aid, Eudes turned toward the Carolingian Frankish ruler Charles Martel, agreeing to submit to his authority. Charles, son of Pippin the Middle and mayor of the Palace and ruler of the Frankish realms of Austrasia, moved his infantry army south to intercept Abd al-Rahman and tens of thousands of Muslim cavalrymen heading toward the monastery of St. Martin in Tours.

In October 732 Charles positioned the Frankish army, which was made up entirely of armored infantrymen equipped with heavy shields and long spears, between the Muslim invasion force and the monastery of St. Martin. Abd al-Rahman’s army, which was made up entirely of Arab and Berber cavalry, met the Franks near Tours and the two sides scouted one another’s positions and skirmished for nearly a week before commencing battle on the seventh day. Abd al-Rahman’s army was the larger of the two. The Frankish infantry formed into a tightly grouped phalanx and managed to repel successive Muslim cavalry charges throughout the day. Late in the battle Abd al-Rahman was killed while trying to rally waning Muslim forces and his army halted their attacks. With a substantial amount of captured treasure from their campaign in southern France, the Muslims decided to withdraw south back toward Iberia. In later campaigns, Charles continued to push the Iberian Muslims back across the Pyrenees Mountains and out of France.

Scholars, including the 18th century English historian Edward Gibbon, saw Charles’s victory as a landmark moment in history when a Christian ruler halted Muslim forces from advancing farther into western Europe and establishing an Islamic state there. Because of his defeat of a much larger Muslim force, Charles was given the nickname Martel or “The Hammer” and continued to expand Carolingian power throughout France and Germany. His grandson Charlemagne would rule over a Frankish empire as one of the most powerful Christian rulers in Europe.


The Battle of Tours, 732

norteear the river Owar [Loire], the two great hosts of the two languages and the two creeds were set in array against each other. The hearts of [Muslim leader] Abderrahman, his captains and his men were filled with wrath and pride, and they were the first to begin to fight. The Moslem horsemen dashed fierce and frequent forward against the battalions of the Franks, who resisted manfully, and many fell dead on either side, until the going down of the sun.

Night parted the two armies, but in the gray of the morning the Muslims returned to the battle. Their cavaliers had soon hewn their way into the center of the Christian host. But many of the Moslems were fearful for the safety of the spoil which they had stored in their tents, and a false cry arose in their ranks that some of the enemy were plundering the camp whereupon several squadrons of the Moslem horsemen rode off to protect their tents. But it seemed as if they fled and all the host was troubled.

And while Abderrahman strove to check their tumult, and to lead them back to battle, the warriors of the Franks came around him, and he was pierced through with many spears, so that he died. Then all the host fled before the enemy, and many died in the flight.

METROusa being returned to Damascus, the Caliph Abd-el Melek asked of him about his conquests, saying "Now tell me about these Franks—what is their nature?"

"They," replied Musa, "are a folk right numerous, and full of might: brave and impetuous in the attack, but cowardly and craven in event of defeat."

"And how has passed the war betwixt them and thyself? Favorably or the reverse?"

"The reverse? No, by Allah and the prophet!" spoke Musa. "Never has a company from my army been beaten. And never have the Moslems hesitated .

Para seguir leyendo, suscríbete ahora. Los suscriptores tienen acceso digital completo.


Ver el vídeo: Batalla de Poitiers