Calais, 1940

Calais, 1940

La guerra en el mar, 1939-1945, Volumen I: La defensiva, S. W. Roskill. Este primer volumen de la historia oficial británica de la guerra en el mar cubre el período desde el estallido de la guerra hasta los primeros desastres británicos en el Pacífico en diciembre de 1941. Entre otros temas, cubre la campaña noruega, la evacuación de Dunkerque y el primeros dos años de la Batalla del Atlántico. El texto está meticulosamente investigado y se basa en un estudio detallado de los registros de tiempos de guerra, tanto británicos como alemanes. [ver más]


Calais a POW

Mi padre nunca habló mucho sobre la guerra. Pero en sus últimos años me contó relatos asombrosos de la guerra que debería haber escrito en ese momento, nunca lo hice, así que este es un recuerdo vago de las cosas que me dijo.
Era un soldado profesional de la Brigada de Fusileros. La Brigada de Fusileros fue enviada a Calais en 1940 para detener el avance alemán sobre Dunkerque. La Brigada de Fusileros fue aniquilada y solo regresaron 35, mi padre fue uno de ellos. Todo esto está en un artículo de periódico que he adjuntado.
De allí pasó al 8º Ejército. Creo que estaba con Long Range Desert Force cuando fue capturado por los italianos después de que su camión sufriera un pinchazo. Recuerdo que dijo que los alemanes respetaban más a los prisioneros británicos que a los italianos, a quienes no respetaban.
Fue enviado a través del Mediterráneo en un? buque de tropas / pasajeros. El barco fue torpedeado y hubo tan pocos supervivientes que se informó que mi padre murió. Fue recogido después de estar en el agua 24 horas.
Pasó el resto de la guerra como prisionero de guerra. Contó varias historias pero son muy vagas. Uno fue un episodio en el que estaban fuera del campamento en una fiesta de trabajo y una joven judía recogió una papa aplastada de la carretera para comer. Su castigo consistía en tener que quedarse afuera en el frío y la lluvia con solo un abrigo ligero puesto. No sé qué le pasó.
Tenía otros recuerdos de Colditz que no entendí porque no era un oficial, pero al leer libros, entiendo que había un campo de prisioneros de guerra de Otros Rangos cerca de Colditz. También mencionó, pero nunca en profundidad, que fueron llevados a Dresdon después del bombardeo para ayudar a aclarar. Creo que Dresdon está cerca de Colditz.
Hacia el final de la guerra, los prisioneros eran trasladados a pie. Él y algunos amigos se escondieron detrás de un seto y finalmente terminaron en las líneas rusas.
Recuerdo que la mayoría describe su regreso a casa caminando hacia la casa y su hermana estaba en la cocina. Luego salió a buscar a su padre que estaba sentado apoyado en un árbol para aliviar su dolor de espalda.
Lamento que este sea un relato tan vago de lo que fue una historia asombrosa.
Mi padre tenía otros cinco hermanos. Uno sirvió y murió en el HMS Hood. Uno consiguió sus alas de piloto y luego desobedeció una orden de no ir de Canadá a Estados Unidos para visitar a su hermano, fue expulsado de la RAF pasó el resto de la guerra en la Guardia pero vistiendo sus alas de piloto. Otro hermano era un navegante en un bombardero, lamentablemente no sé qué bombardero. Fue derribado o estrellado por alguna razón en el canal, pero sobrevivió.
No he podido agregar recortes de periódicos a este artículo, los enviaré por correo electrónico por separado.

© Los derechos de autor del contenido aportado a este archivo pertenecen al autor. Descubre cómo puedes usar esto.

Esta historia se ha clasificado en las siguientes categorías.

La mayor parte del contenido de este sitio es creado por nuestros usuarios, que son miembros del público. Las opiniones expresadas son de ellos y, a menos que se indique específicamente, no son las de la BBC. La BBC no es responsable del contenido de los sitios externos a los que se hace referencia. En caso de que considere que algo en esta página infringe las Reglas de la casa del sitio, haga clic aquí. Para cualquier otro comentario, contáctenos.


Bienvenidos al censo de 1940

Los archivos del censo de 1940 fueron publicados por los Archivos Nacionales de EE. UU. El 2 de abril de 2012 y se pusieron en línea a través de una asociación con Archives.com. Este sitio web le permite acceso completo a las imágenes del censo de 1940, además de los mapas y descripciones del censo de 1940.

Visite Primeros pasos para determinar la mejor manera de comenzar su búsqueda.

Cómo funciona

  • Encuentre mapas y descripciones del censo para ubicar un distrito de empadronamiento.
    Para encontrar una persona en el censo, primero debe determinar el número de distrito de enumeración apropiado. Esto se puede encontrar buscando en mapas y descripciones de distritos censales.
  • Explore las imágenes del censo para ubicar a una persona en el censo de 1940.
    Las imágenes del censo están organizadas por número de distrito de enumeración. Una vez que haya localizado la correcta, puede comenzar a explorar las imágenes del censo para buscar a su antepasado.
  • Guarde, comparta y descargue imágenes para guardar su trabajo y compartir con miembros de la familia.
    Cuando localiza una imagen del censo, puede guardar, compartir o descargar fácilmente la imagen para referencia futura. ¡Esta imagen puede ser un gran recuerdo o una adición a su árbol genealógico!

La indexación de calles y la conversión ED son posibles gracias al trabajo de One-Step de Stephen Morse y Joel Weintraub.


Calais: con el RAOC 1940

Esta historia fue escrita por mi difunto tío Frank Penver, quien falleció a la edad de 83 años en 2001. En sus propias palabras, cuenta su experiencia en Dunkerque. Me lo envió su hijo para mostrarlo aquí en este sitio.
Aunque han transcurrido 60 años, el préstamo por parte de Rex de un libro sobre Calais me ha despertado la memoria y el sentimiento de que debo dejar en papel mis breves vivencias para la posteridad familiar. Estuve en el R.A.S.C. con el rango y el comercio de Driver, esto probablemente se debió al hecho de que al unirme dije que podía conducir. En 1939 no todo el mundo pudo. La unidad era una unidad territorial de Birmingham a la que me enviaron como peso final. Cuando se considera que todos tenían sus asignaciones de vehículos (que eran camionetas de panadería y camiones de carbón incautados), las únicas ocupaciones que quedaban eran las letrinas o los golpes con púas. Habría estado permanentemente en uniforme de cocina si no hubieran descubierto que sabía escribir a máquina y deletrear razonablemente bien. La organización nunca atendió al personal de la Oficina de la Compañía, así que esto es en lo que me convertí mientras la unidad estaba estacionaria, pero cuando se volvió móvil, era Defensa de Pelotón, lo que significaba adquirir las habilidades de artillero Bren contra aviones mientras estaba en movimiento y artillero antitanque (niños) cuando estaba estático. . No había disparado ninguna de estas armas hasta una semana antes del 10 de mayo, cuando todos nos mudamos a Bélgica.

Nuestro trabajo como tímido de la división de gasolina era llevar gasolina en latas desechables de 4 galones hasta la infantería en un mapa de referencia predeterminado. Habíamos hecho unas 3 entregas de este tipo y en la última de ellas, a Droogenbosch, la infantería simplemente no estaba allí. Después de una espera de 2 horas, nos sorprendieron varios tanques alemanes. Fui a la zanja con los Boys y le di al tanque líder un cargador de cinco apuntando al cojinete de la torreta. Se detuvieron, pero mi fuego parecía no haber tenido efecto, pero permitió que nuestros camiones de gasolina escaparan con el camión Bren esperándome. El tanque líder me vio y abrió con su ametralladora. En una ráfaga de balas que no me alcanzaron pero que salpicaron la parte trasera de la camioneta Bren, arrojé a los muchachos y me aferré a la placa trasera mientras la camioneta despegaba detrás de los camiones de gasolina.

Totalmente asustado, después de 2 millas nos encontramos con algunos tanques más que venían por la carretera. Con los tanques detrás y antes, desmontamos y levantamos las manos para rendirnos. La tapa del tanque principal se echó hacia atrás, una cabeza apareció y una voz sarcástica nos preguntó qué demonios creíamos que estábamos haciendo.
Llenamos sus tanques e intentamos regresar a nuestra unidad que no estaba donde los habíamos dejado. Continuamos hacia el oeste y durante una gran distancia fue como conducir por un paisaje desierto, sin tropas, sin civiles y sin tráfico, aparte de nuestros 2 camiones de gasolina. No teníamos comida y no pudimos encontrar ninguna. Encontré una botella de ron en un estaminet desierto y encontramos un poco de agua en la cisterna de un inodoro. Finalmente nos topamos con un cuartel general de la RAF en creo que St. Pol. Ellos también estaban empacando y tan a oscuras como nosotros, pero nos dieron un sándwich y un poco de té, la última comida o bebida que tomamos en Francia. Seguimos el camino y llegamos a un depósito de NAAFI desierto. No había comida pero había al menos 5 cajas de cigarrillos (latas de 50) una de las cuales liberamos, (la palabra no se había inventado entonces) solo había espacio en el camión Bren. Continuamos hacia el oeste y decidimos ver si nuestra unidad había regresado a nuestros viejos alojamientos en Ballieul. No había señales, así que continuamos con la esperanza de encontrar gente del Ejército y obtener información.

En retrospectiva, ahora es obvio que estábamos viajando demasiado hacia el sur para nuestro ejército y demasiado hacia el norte para el ejército francés. La brecha entre ellos estaba llena de refugiados y era casi imposible moverse. La idea era ir al norte, a Cherburgo, pero nuestros amigos tampoco estaban allí. Mientras estábamos allí en los muelles tratando de obtener información sobre dónde estaba el ejército británico, llegó un tren hospital lleno de heridos en el que encontré la mejor manera de deshacerme de la mayor parte de la caja de cigarrillos. ¡Ahora me pregunto si alguno de los tíos se acordó de nosotros, pobres diablos! pero estaban agradecidos. Probablemente pensaban que éramos oficiales.

Aún en nuestra búsqueda, decidimos intentarlo por Calais. Descubrimos que estaba muy bombardeado con un aterrizaje al menos cada segundo. Un número, creo que 4, 10 toneladas de camiones Albion cargados con suministros fueron descargados en los muelles y varios conductores, incluido yo mismo, fueron confiscados para llevarlos a Dunkerque, donde ahora sabíamos que estaba el ejército británico, mi carga eran galletas y mermelada. Hambriento, no había tiempo para probar. En Gravelines encontramos que Jerry había cruzado la calle y, siendo el vehículo líder, recibí una bala en el motor. Sabía que no podía detenerme para reparar, así que metí un par en el tanque con mi rifle y tiré una cerilla al charco. Ojalá me hubieran dejado a mis chicos. Los demás pudieron girar y tomé un ascensor de regreso a Calais. Los camiones de gasolina se descargaron y se fueron, no sé a dónde, y después de dos días de ese bombardeo no me importaba. Algunas tropas británicas estaban cerca, pero ni rastro de nuestra Compañía. Me quedé con los Bren and Boys para defender el basurero. El bombardeo fue incesante y luego la infantería se apoderó de los Boys y los Bren, su necesidad era mayor que la mía y sobre la base de que los RASC supuestamente no eran combatientes. Así que solo con mi rifle me quedé para vigilar el basurero.

Dicen que cuando un proyectil aterriza se entierra a cierta distancia y la metralla va principalmente hacia atrás. Supongo que eso es lo que me salvó el tocino. Nunca lo escuché venir, nuevamente dicen que nunca escuchas al que te golpea. Una astilla rasgó la parte delantera de mi casco de acero y me dejó fuera durante 2 horas. Aterrizó a 2 metros de distancia, pero acribilló un coche de Estado francés a 10 metros de distancia y mató a sus dos ocupantes y le quitó el brazo a uno de ellos. El mismo pozo fue mi refugio durante el resto de mi estadía. Nunca vi a mis antiguos colegas hasta que regresé al Reino Unido y luego descubrí que no nos habían abandonado en nuestro punto de servicio. Se había ordenado la retirada y se habían ido, enviando un DR (pasajero de despacho) para informarnos. Lo había matado un Stuka en su camino, pobre diablo.

El 22 de mayo, un barco aterrizó algunos tanques (desde entonces descubrí que eran el 3er Regimiento de Tanques). A dos millas por la carretera de San Omer, los dispararon en pedazos. Llegó un camión cargado de heridos, pero no recuerdo haber visto ningún tanque que se escapara. Había una batería de cañones franceses de 75 mm al otro lado de la carretera cuando llegaron los tanques alemanes. Estos son la élite del ejército, equivalente a nuestros guardias y continuaron disparando hasta que fueron invadidos.

Finalmente, los alemanes penetraron hasta que me di cuenta de que estábamos a favor de la tajada o del campo de prisioneros. El fuego de armas pequeñas se sumó ahora al alboroto, pero los bombardeos en mi localidad disminuyeron, sin duda para evitar golpear a sus propios tipos. Escuché una voz que gritaba desde una de las casas: "Eso es, muchachos, denles a los cabrones para qué". El día 24, una cabeza asomó por el agujero de bala y dijo: "Si queréis volver al Reino Unido, será mejor que vayáis a los muelles". Allí, el bombardeo fue metralla en el aire y la fila de tipos que subían al Kohistan solo se unió al correr hacia él. De vez en cuando, un tipo se dejaba caer y un examen rápido decidía si lo arrastraban a un lado o lo subían por la pasarela. Un tipo herido había perdido la mandíbula inferior y gritaba horriblemente. Un CSM sacó su revólver y le disparó, pensé para sofocar cualquier pánico pero desde entonces he sentido que el pobre diablo no hubiera querido vivir. Nos quitaron los rifles y bajamos a cubierta, donde nos reunimos con temor, sobre todo porque no podíamos ver nada. Cuando salimos del puerto, el bombardeo cambió de nuevo a HE y cada ráfaga fue un fuerte Bong en el costado.

En Dover nos mantuvieron a bordo durante aproximadamente una hora, presumiblemente, mientras hacían los arreglos. Luego marchamos hacia la estación de tren entre multitudes que vitoreaban a varias personas que parecían estar esperándonos, pero luego, en la espera, debió haber corrido la voz de que los primeros tipos habían regresado de Francia. Estábamos completamente asombrados y nos sentimos muy avergonzados de nosotros mismos, pero la debacle de Dunkerque aún estaba por llegar. En la estación nos dieron un bollo y una taza de néctar llamada té. En nuestro viaje en tren a Buller Barracks en Aldershot, los muchachos se quitaron las botas y los calcetines por primera vez en quince días y la competencia por el espacio en las ventanas para pasar el rato fue bastante intensa.

Calais cayó el día 26. Se ha especulado por qué Jerry se molestó, pero no habría entrado en el asalto final a Dunkerque con un puerto abierto en la parte trasera y él también necesita reagruparse y traer suministros. Después de todo, no teníamos comida, así que él no pudo ganarnos nada.

© Los derechos de autor del contenido aportado a este archivo pertenecen al autor. Descubre cómo puedes usar esto.


Jefe Neptuno de la tribu Passamaquoddy junto al & # 8220Skutik & # 8221.

En el extremo oriental de la zona rural de Maine, un río lo serpentea hacia el norte desde su desembocadura cerca de Passamaquoddy y Cobscook Bay. Durante miles de años, el río fue llamado & # 8220Skutik & # 8221 por la gente de Passamaquoddy que vivió allí antes de que estuviera habitado por culturas robustas de sus antepasados.

En 1604, una pequeña isla dentro del río proporcionó el sitio para el primer asentamiento europeo en el norte de Florida que duró un invierno completo. Fue un invierno particularmente duro y al menos la mitad de los franceses que lo pasaron en la isla perecieron. Muchos más habrían muerto sin la ayuda de Passamaquoddy, quien en la primavera pudo traer carne de venado fresca que resolvió el escorbuto que los aquejaba. Desde ese primer asentamiento, el valle del río St. Croix ha visto el establecimiento de numerosas ciudades y puertos a lo largo de sus orillas, tanto en los Estados Unidos como en Canadá.

La ciudad de Calais es una de esas ciudades, y en los primeros años floreció rápidamente gracias a la riqueza de la industria maderera. A pesar de estar en un lugar tan remoto, los colonos acudieron en masa en botes y caballos, plantando sus raíces en el suelo sembrado de enormes rocas del paso del último glaciar hace 10.000 años.

Los muelles de Calais a menudo estaban llenos de madera.

Los colonos trabajaron para despejar los campos mientras los leñadores trabajaban para despejar los bosques de sus interminables extensiones de pinos blancos que se elevaban hasta 240 & # 8242 en el aire. Se movió tanta madera entre los molinos y los puertos que surgió la necesidad del primer ferrocarril en Maine a principios de la década de 1830. Junto a Bangor, Calais era el puerto maderero más activo del estado.

El crecimiento fue rápido y la expansión constante. Para 1900, la población había aumentado a 7.000 y el centro de la ciudad presentaba una variedad de edificios de ladrillo, granito y madera de nueva majestuosidad. Sin embargo, el colapso de la industria maderera se llevó la prosperidad de Calais y la ciudad ha estado luchando desde entonces.

Aunque muchos edificios en Calais han ido y venido, y otros se están deteriorando lentamente, una cosa permanece constante: la gente. Calais es el hogar de generaciones de Mainers, un pueblo notable por su solidaridad y sentido de comunidad, incluso frente a la pérdida.

La Sociedad Histórica de St. Croix tiene como objetivo registrar y preservar la historia de Calais, así como de nuestras comunidades vecinas. Este sitio web está dedicado a compartir el conocimiento, las fotos y los artefactos acumulados en nuestros archivos, que recopilamos y mantenemos gracias al apoyo continuo y las donaciones de los miembros de la comunidad.

El Palladian Block (en ladrillo) fue construido después del gran incendio de 1870. El incendio comenzó en el callejón en la parte trasera de este bloque. En ese momento, todos los edificios en esta parte de la ciudad eran de madera, lo que contribuyó a la magnitud del desastre. El Palladian Block permanece en pie hoy.


En mayo de 1940, el ejército británico logró muchas hazañas de armas y resistencia a pesar de la Wehrmacht& # 8216s superioridad abrumadora en el norte de Francia. Y quizás ninguna de estas hazañas fue igual en patetismo, drama y pura futilidad a la batalla por Calais. Aquí, mientras la Fuerza de Expedición Británica estaba siendo evacuada apresuradamente a través del Canal de la Mancha hacia Inglaterra, los soldados británicos fueron enviados por el otro lado para fortificar Calais, el más importante de los Puertos del Canal, a fin de retrasar el avance alemán desde el sur. Este mini BEF debía defender la ciudad francesa "a toda costa", incluso hasta la muerte, una orden poco común de un ejército democrático, una orden casi única en la historia del ejército británico.

Dio la casualidad de que la defensa fue un desastre. La gran mayoría de los soldados británicos en Calais se rindieron a la Primera División Panzer, entre ellos Airey Neave, luego un destacado político conservador y unionista y Sam Kydd, que más tarde se convertiría en un célebre actor cómico.

Y fue mejor que no volvieran a promulgar el Álamo: su sacrificio habría sido en vano ya que no podrían haber retenido al ejército alemán, que, en su mayor parte, dio la vuelta a la ciudad, e incluso en El nivel de elevación de la moral, el 'milagro' de Dunkerque pronto exigió la atención de todo el mundo.

Sin embargo, varios soldados británicos en Calais lucharon desde el veinticuatro de mayo hasta el veintisiete de ese mes, en circunstancias cada vez más desesperadas, retrocediendo de un perímetro a otro mientras los tanques alemanes atravesaban los restos de la ciudad. Al final, todos eran independientes a los que se les había dicho "estás por tu cuenta", ya que los grupos se disolvieron bajo el peso del ataque alemán. Pero en la larga lista de tragedias de esos días hay una historia de guerra extraña más feliz que merece ser más conocida.

En la noche del 26/27, cuarenta y siete soldados británicos se habían retirado al último trozo de tierra de Calais, a través del puerto hasta el final del rompeolas oriental: `` Algunos no tenían ropa ni armas, ninguno tenía municiones y muchos estaban en las últimas etapas del agotamiento '. Bajaron con el agua lamiendo a su alrededor y se mantuvieron firmes. Era una posición desesperada y no había nada que hacer salvo rendirse.

Aproximadamente a las 2.00 AM, estos hombres desesperados vieron un barco alemán navegar hacia el puerto y se prepararon para huir hacia las olas o levantar las manos. En su lugar, para su desconcierto (en su estado de entumecimiento, probablemente no figuraba la alegría), pudieron ver mejor y se dieron cuenta de que no se trataba de un barco alemán, sino de un pequeño barco de la Royal Navy, el HMS Gulzar.

Gulzar entró alegremente en el puerto de Calais, que fue encendido por los incendios que ardían en toda la ciudad destruida, amarrado en el muelle central y, naturalmente, fue recibido por disparos alemanes.

Los británicos ya habían arrojado suministros esa noche por aire sin darse cuenta de que los alemanes controlaban Calais y que el Gulzar había sido enviado para evacuar a los heridos, la Marina evidentemente tenía la impresión de que los británicos todavía mantenían el frente marítimo.

El Gulzar hizo una retirada apresurada y sensata y, mientras salían del puerto, las tropas británicas en el rompeolas, con los alemanes en este punto caminando por las rocas, lograron llamar la atención del barco.

Encima de Beachcombing ponga el "milagro" de Dunkerque entre comillas. "Milagro", después de todo, es una palabra usada en exceso. Sin embargo, la evacuación del último fragmento de la guarnición de Calais se acerca afortunadamente.

El Gulzar tiró a lo largo del rompeolas y, mientras los cañones alemanes de los alrededores del puerto se abrieron contra ella, todos los cuarenta y siete "exhaustos" lograron saltar a bordo sin sufrir lesiones. Gulzar, que había disminuido la velocidad, no se detuvo para llevarse a los hombres, luego aceleró y se dirigió a casa. Estaba en Gran Bretaña al amanecer.

Caminar por la playa está interesado en cualquier otro escape curioso o milagroso en la guerra: drbeachcombing en yahoo DOT com

Iliaci cineres et flamma extrema meorum,
testor, en occasu uestro nec tela nec ullas
uitauisse uices, Danaum et, si fata fuissent
ut caderem, meruisse manu

& # 8216Cenizas de Ilium, llamas de muerte de mi pueblo, testimonia que, en tu destrucción, no eludí las armas griegas, ni ningún riesgo, y, si hubiera sido mi destino morir, me lo gané con mi espada. & # 8216 # 8217 A. II

18 de julio de 2011: Rayg escribe con información específica sobre el barco involucrado & # 8216La lectura de los antecedentes de esta historia me introdujo a un término que nunca había encontrado: el Gulzar era un yate. Los Danlayers eran embarcaciones pequeñas & # 8211 a menudo convertidas en embarcaciones civiles como los arrastreros & # 8211 que acompañaban a los dragaminas a colocar & # 8216dans & # 8217 (boyas marcadoras).& # 8216 SWRA mientras tanto invoca, como un escape notable, sin duda fue uno importante, la fuga de Nathan Forrest de Fort Donelson en 1862 en la Guerra Civil Americana.

26 de julio de 2011: Más de Rayg en Segalbooks, & # 8216Un poco de referencias cruzadas entre Google y Google Books (el nombre me llamó la atención como un nombre de barco inusual). Una mirada a la vista de fragmentos de Google Books (búsqueda en el yate Gulzar) encuentra que el Gulzar era un 'yate de motor de 202 toneladas de doble tornillo' # 8230 que fue construido por los señores John I. Thornycroft and Co., Ltd., Southampton, en 1934 '. Y: 'Gulzar & # 8230 Goleta de doble tornillo construida JI Thornycroft, Southampton, 1934 & # 8211115 & # 82179 & # 8243 X 21 & # 82171 & # 8243 & # 8211 propulsada por motores diesel MAN: Propiedad de Z Couyoumdjian de París. Preparado para tareas de limpieza de minas. Fue en ayuda del lanzamiento de Marlborough, que fue remolcado a Dover. Se hundió en Dover durante un ataque aéreo el 29 de julio de 1940 '. Los barcos que salvaron a un ejército: un registro completo de los 1.300 & # 8220 barcos pequeños & # 8221 de Dunkerque. Russell Plummer. Pub. P Stephens, 1990. En sus días civiles, fue un barco de lujo: el archivo del Times del 13 de julio de 1938 menciona que el duque y la duquesa de Windsor se embarcaron en Antibes para un crucero por el Mediterráneo en el Gulzar. El Times del 16 de mayo de 1934 informó anteriormente sobre su lanzamiento como un tercer yate construido por Thorneycroft para propietarios extranjeros esa temporada, y dice que fue diseñado para cruceros por el Mediterráneo (calado de aproximadamente 9 pies, velocidad de 11,5 nudos). No he podido encontrar una imagen (o de las embarcaciones hermanas Gulzar & # 8217s Thorneycroft, Tadorna y Amazone). Pero la apariencia general habría sido como los yates a motor aquí.& # 8216. ¡Gracias de nuevo Rayg!

27 de julio de 2011: Tim Clayton, un destacado experto en asuntos navales británicos y coautor de Finest Hour, ha escrito muy amablemente. Primero, una fuente del Imperial War Museum: "IWM MSS 4029 Henry Paddison Granlund: relato Ts / ms (ilustración 17pp y 1p, fotocopias) escrito en 1940, de su servicio como subteniente en el yate a motor GULZAR mientras el barco actuaba como enlace de telegrafía inalámbrica frente a Calais entre los BEF y el vicealmirante, Dover (20 & # 8211 24 de mayo de 1940) durante los viajes a Ambleteuse (25 & # 8211 26 de mayo de 1940) en un intento fallido de evacuar tropas, y a Calais (27 & # 8211 28 de mayo de 1940) como un buque hospital que lleva a cabo las evacuaciones finales de tropas. El relato brinda detalles de las condiciones en la costa y describe las dificultades de operar bajo fuego de ametralladoras y proyectiles pesados ​​en tierra, con un apéndice posterior que resume las operaciones militares en Francia en ese momento y una carta ts (fotocopias 2pp 1967) a un antiguo propietario. del GULZAR describiendo el barco y la historia de guerra # 8217s. "Luego también está"Entrevista de IWM Sound Henry Paddison Granlund Oficial británico sirvió con el HMS Gulzar durante la evacuación de Calais 1940 sirvió a bordo del HMS Obedient durante los convoyes rusos 1943-1945 REEL 1 Antecedentes familiares y educativos. Reacciones al estallido de la guerra, 9/3/1939. Reclutamiento para la Real Reserva de Voluntarios Navales, 112/1939. Período como oficial a bordo del HMS Gulzar durante la evacuación de Calais, Francia, 5 / 1940-6 / 1940: descripción de la función del barco en el Canal de la Mancha, vida en el extranjero, misiones del barco a Dunkerque función del barco como enlace inalámbrico con el vicealmirante, daños en el puerto de Dover llegada de refugiados a Calais caso de presunto quinto columnista llegada del grupo de demolición naval. CARRETE 2 Continúa: Refugio en tierra Bombardeo alemán del puerto Fuego de retorno desde fuertes Regreso a Dover Viaje para recoger tropas británicas del Cabo Griz Nez Órdenes contradictorias al oficial de la Marina Real Historia de experiencias del yate a motor HMS Conidaw ordena actuar como buque hospital frente a Calais Alemán disparando al barco de rescate de las tropas británicas desde el muelle. Recuerdos de participar en convoyes rusos a bordo del HMS Obedient, 1943: naturaleza del papel del barco como organización de tenientes de convoyes. CARRETE 3 Continúa: peligros encontrados contacto con fuerzas soviéticas contacto con rusos en Polyarnoe efecto de las condiciones climáticas en edificios de hormigón vista de icebergs & # 8216Arcticizing & # 8217 of barcos desafío planteado por convoyes condiciones de mar pesado provisión en líneas de vida de cubierta U Boat alemán ataca ensamblaje de carga de convoyes. "¿Qué histórico hay detrás de" el quinto columnista "? Tim luego escribe: "La fotografía 4008-02 es aparentemente una foto del yate de patrulla auxiliar HMS Gulzar, aunque la imagen parece no haber sido publicada en línea. El barco fue hundido por un ataque aéreo alemán en el puerto de Dover en julio de 1940.. 'Pobre viejo Gulzar ... Que descanse en paz. ¡Gracias Tim, Beachcombing te lo debe!

17 de agosto de 2014: Neil H escribe con este enlace a Gulzar y sus restos. los bastardos lo consiguieron al final.

31 de octubre de 2017: Grandes noticias aquí, un miembro de la familia Captain & # 8217s se puso en contacto. Espero que puedan seguir más y algunos recuerdos personales & # 8230.


Big Guns llamados "Winnie" y "Pooh" batieron a duelo los cañones nazis en todo el Canal de la Mancha

Cuando los Panzers alemanes entraron en la región costera francesa alrededor de Calais a fines de mayo de 1940, sus tripulaciones pudieron mirar a través del Canal de la Mancha hacia los Acantilados Blancos de Dover, a solo 20 millas de distancia.

El Reino Unido no se había enfrentado a un enemigo hostil al otro lado del Canal desde las Guerras Napoleónicas. En ese intervalo, el alcance máximo de la artillería pesada había aumentado dramáticamente. Hitler estaba atento a la oportunidad que esto le brindaba para su planeada invasión de Gran Bretaña, denominada Operación Sea Lion.

"Fuertes fuerzas de artillería costera deben comandar y proteger la zona costera avanzada", escribió Hitler en un plan de invasión del 16 de julio. Quería las baterías no solo para proteger su fuerza de invasión de la Royal Navy, sino también para bombardear a los defensores británicos en la orilla opuesta.

Los grandes cañones empezaron a llegar una semana después, acompañados de cuadrillas de trabajo para construir marcos de hormigón gigantes para protegerlos del contra bombardeo. Los mejores fueron los cañones navales con torretas originalmente diseñados para su uso en acorazados que podían rastrear y disparar rápidamente para golpear a los barcos en movimiento.

En Cabo Gris Nez, los alemanes montaron cuatro intimidantes cañones navales SK34 de 380 milímetros de Battery Todt en enormes casamatas de hormigón. Cerca estaban los cuatro cañones de 280 milímetros de la batería Grosser Kurfurst.

En Cape Blanc Nez, la playa inmediatamente al oeste de Calais, se instalaron tres “Adolf Cannons” de 406 milímetros en casamatas protegidas por 13 pies de hormigón. Estos podrían lanzar proyectiles de una tonelada hasta una distancia de 34 millas.

El cañón "Adolf" de 40,6 centímetros de la batería Lindemann en el cabo Blanc Nez. Foto de dominio público

Se instalaron cuatro cañones costeros con torretas más alrededor de Calais, y se desplegaron tres cañones navales de 305 milímetros con un alcance de 32 millas cerca de la ciudad de Boulogne, al sur.

La Wehrmacht también trajo ocho cañones de ferrocarril y 40 cañones de asedio del ejército a la región de Calais. Estos tenían un calibre de 21 a 28 centímetros. Sin embargo, carecían de la capacidad de ajustar rápidamente el fuego para atacar objetivos marítimos en movimiento.

A las 11 a.m. del 12 de agosto de 1940, un proyectil explotó en Dover, dañando cuatro casas. Fue el primero de miles de enormes proyectiles de asedio que aterrizarían en la ciudad costera durante los próximos cuatro años.

Después de dar su discurso de "Lucharemos en las playas" en junio, Churchill tuvo que reconocer el hecho de que el ejército británico inicialmente no tenía cañones costeros pesados. defendiendo la playa de Dover.

El 10 de julio, comenzó la construcción de un emplazamiento de hormigón detrás del pueblo de Saint Margaret's-at-Cliffe, al noreste de Dover. Seis días después llegó una montura de acorazado blindado de 60 toneladas, así como un cañón Mark VII de 14 pulgadas de repuesto del stock reservado para Rey Jorge V-Clase de acorazados.

A medida que avanzaba la construcción, los Spitfires y Hurricanes de la Royal Air Force lucharon diariamente en batallas aéreas contra enjambres de bombarderos de la Luftwaffe en la Batalla de Gran Bretaña. A mediados de agosto, los Ju-87 Stukas alemanes lanzaron 30 bombas en el sitio de construcción, pero no causaron mucho daño. El fuego antiaéreo de los cañones Bofors de 40 milímetros y las ametralladoras Lewis derribaron dos a cambio.

Un nuevo Regimiento de Asedio de la Marina Real tripulaba el emplazamiento, apodado Winnie después del primer ministro británico. Winnie estaba conectado por un túnel ferroviario a un depósito de municiones subterráneo, y tenía una sala de trazado separada y sus propias instalaciones médicas.

El emplazamiento estaba envuelto en redes de camuflaje, y existían dos baterías simuladas adicionales con un camuflaje inferior para atraer el fuego alemán. Su cañón de 14 pulgadas podría propulsar un proyectil de 1,590 libras hasta 27 millas con carga adicional.

Winnie disparó el primer proyectil que cruzó de Inglaterra a Francia el 22 de agosto de 1940. Al apuntar a una de las baterías de armas alemanas, causó daños menores e hirió a un cabo.

Los cañones alemanes, mucho más numerosos, pronto respondieron con un bombardeo fulminante. Según los registros alemanes, Winnie disparó 25 proyectiles en septiembre, con poco efecto además de herir a un agricultor francés. Cuatro proyectiles disparados en octubre hicieron que un mecánico de la Luftwaffe perdiera un brazo.

Con el tiempo, cada vez que los cañones de un bando disparaban a los barcos que pasaban, el otro tomaba represalias. El área alrededor de Dover y la cercana ciudad de Folkestone se conoció como Hellfire Corner, con los habitantes civiles de Dover como principales víctimas.

Los cañones alemanes a menudo apuntaban deliberadamente a zonas civiles de la ciudad para desalentar el fuego de contrabatería británico. La población de Dover se redujo a la mitad del nivel de antes de la guerra. Los bombardeos inspiraron un temor aún mayor que los ataques aéreos porque los proyectiles entrantes no se podían escuchar hasta después de que habían alcanzado sus objetivos.

En el transcurso de cuatro años, los bombardeos alemanes mataron a 216 civiles y dañaron más de 10.000 hogares en Dover.

En febrero de 1941, Winnie se unió a su arma hermana menos confiable Pooh, situado ligeramente al este de St. Margaret. Las armas se hicieron populares entre los dignatarios visitantes y los carretes de propaganda en tiempos de guerra. Sin embargo, eran tan lentos para disparar que solo podían alcanzar objetivos inmóviles.

Al carecer de cualquier forma de orientación por radar, las tripulaciones confiaban en aviones de combate para detectar el impacto de los proyectiles y corregir su objetivo. Las cargas pesadas necesarias para disparar a larga distancia también se desgastaron rápidamente a través de los cañones, degradando el alcance y la precisión, y requiriendo frecuentes cambios para las reparaciones.

Un informe de 1943 observó: "Como puede ver, no hay motivos reales para retener este Regimiento en las condiciones actuales, aparte del afecto personal del Primer Ministro por estas piezas".

Sin embargo, vendrían armas más grandes y efectivas, que incluían Ayunarse y Jane, el primero lleva el nombre del político - y más tarde primer ministro - Clement Atlee, y el segundo después de una ingenua picante en un Espejo diario tira cómica. These larger, turreted 15-inch guns of the Wanstone Battery were on a reverse slope just inland of the White Cliffs of Dover, and could maintain a higher rate of fire to hit German ships.

Minefields and supplies of small arms were also deployed around the gun in event of an invasion.

Three World War I-era 13.5-inch railway guns named Piece Maker, Scene Shifter y Gladiador also contributed their firepower, popping out of the Guston railway tunnel near Martin Mill station to unleash their shots then ducking back inside to avoid retaliation. Counter-battery fire was a real threat, as shell splinters mortally wounded a crew member on Piece Maker.

A fourth railway gun, Boche Buster, mounted a massive 18-inch gun. Deployed in case of a German invasion, it lacked the range to reach France and thus never fired a shot in anger.

The most effective British coastal guns, however, were four Mark IX 9.2-inch guns deployed to the South Foreland battery which became active in July 1941. These 11-meter long pieces, which relied more on camouflage than concrete for defense, had a shorter maximum range of 21 miles, but benefited from newly installed K-Band coastal defense radars capable of tracking and targeting ships.

Smaller six-inch anti-shipping batteries and eight-inch dual-purpose guns were also installed at Fan Bay in the Port of Dover, and at Lydden-Spout and Hougham in the direction of Folkstone.

The prize target of any coastal gun is an enemy capital ship. The German guns in Calais never had a decent shot at one — but the Dover guns received their one and only chance during the infamous Channel Dash on Feb. 12, 1942.

The Kriegsmarine in World War II could not shift its surface warships between the Mediterranean and the North Sea without passing either through the straits of Dover or taking the long way around England. Both routes exposed its surface ships to detection and overwhelming attack.

Fearing a British invasion of Norway, however, Hitler decided to rush the battleships Scharnhorst y Gneisenau y el crucero pesado Prinz Eugen at maximum speed northward through the Channel.

British radar detected the German warships at noon, but poor weather obscured them from view. Only the radar-guided South Foreland battery had any means of targeting the warships. The 9.2-inch guns unleashed 33 shells in six minutes of rapid fire, attempting to use the radar returns of their shells splashing in the water to correct their aim.

The guns in Calais responded with counter-battery fire even as the German capital ships slipped out of range. Afterward, the South Foreland battery estimated it had made four hits — but in reality, the shots had literally missed by a mile. The German capital ships proceeded to blast their way through a hasty air and sea attack that went miserably for British forces.

But hitting alguna type of ship was rare for the guns on both sides. This was not for lack of trying — the Calais guns regularly sniped at British coastal convoys, and Dover guns fruitlessly attempted to swat German motor torpedo boats. However, the great range and the fact that the boats were moving targets caused the vast majority of shells to miss.

The Fan Bay Battery’s moment of glory came on August 1942 when its six-inch Mark VII guns sank an R-Boat — a 134-foot German minesweeper. Heavier British guns managed to sink two small transports in 1943, and two larger vessels and a torpedo boat in 1944, totaling 17,000 tons.

The German guns didn’t claim their first victim until June 6, 1944, D-Day, striking the Lend-Lease Liberty ship SS Sambut loaded with tanks, ammunition and trucks. The onboard vehicles, preloaded with gasoline and gelignite, caught fire, forcing the crew and passengers to abandon ship.

One hundred thirty-six people out of 625 aboard Sambut murió.

The Royal Navy sank the flaming wreck with a torpedo. Then on July 24, the German guns damaged the freighter Gurden Gates y golpea el Empire Lough, killing the captain and a second crew member, and forcing the ship to ground itself on Dover. The Third Reich’s monster guns failed to sink another ship.

Hitler also screwed up. Even after D-Day, he believed the real Allied invasion force would land at a Calais, not Normandy, causing the heavy guns to remain in place there. Had the Germans got wind of the Allies’ real plans, history might’ve been quite different.

Diagram of the Mimoyecques V-3 site. The cannon barrels lay against the slope of a hill. British government illustration

Germany actually continued to strengthen its Calais gun batteries. Engineers began construction of a new underground fortified complex in the village of Mimoyecques, south of Calais. This was to house 25 V-3 Cannons firing from behind sliding armored doors to bombard the city of London 100 miles away.

Fortunately, Allied bombing gravely delayed construction, and the underground lair and its super weapons were never completed.

In late July 1944, American troops broke through German lines in Normandy in Operation Cobra, routing the Wehrmacht field army in Northern France. By the beginning of September, the German garrison around Calais was surrounded.

Most of the Calais guns were incapable of swiveling around to fire inland, so they instead unleashed everything they had at Dover, trying to expend their remaining ammunition on the only target within reach. On Sept. 3, a protracted gun duel hammered the Wanstone Battery, leaving the British guns untouched but leveling many of the surrounding buildings.

The town was getting hit harder than at any earlier time in the war.

The Grosser Kurfurst Battery was the only heavy battery able to fire at the Allied troops in France — which it did to some affect — so it was accorded special attention by over 400 British heavy bombers as well as the British coastal guns.

Then on Sept. 25, the 3rd Canadian Infantry Division launched Operation Undergo to subdue the German garrison around Calais. Though most gun batteries were incapable of firing, they were still defended by machine gun nests, barbed wire and minefields, making their capture no simple matter.

The Canadian 8th Brigade roared toward the batteries at Cape Blanc Nez in armored Kangaroo vehicles, accompanied by the unconventional “Funny” tanks of the British 79th Armored Division.

Crocodile flamethrower tanks set German entrenchments on fire, while Sherman Crabs equipped with chain-flails blasted paths through minefields. The Allied troops breached the batteries’ defenses by nightfall, causing them to surrender the following morning.

On Sept. 29, the 9th Canadian Brigade assaulted batteries at Cape Gris Nez. As they approached, the doomed coastal guns fired 50 shells on Dover in a last blaze of destruction, killing five. A 63-year-old woman in a shelter 38 feet underground was the last victim of the Calais guns when a massive shell pierced through a tombstone, collapsing on top of her.

The British guns responded with a counter bombardment greater than any that had come before. The high tempo of fire wore down the barrels of both side’s guns, and British spotter planes had to provide correction for each successive shot.

Finally, the 15-inch Clem landed a killing blow against the №2 gun at the Calais emplacement.

By then, Canadian troops had smashed their way into Cape Blanc Nez. Churchill AVRE tanks flung enormous 290-millimeter demolition charges at concrete casemates, but could not penetrate them. However, the concussions so rattled the gun crews that many eventually surrendered.

One casemate gun swiveled around to fire a final three shots towards Dover before the Highland Light Infantry of Canada swarming on top of it blew the gun up with hand-placed charges.

Those were the last shells fired at Dover in World War II. Afterward, the 3rd Division’s commander sent the German flag from Todt Battery to the mayor of Dover.

With the liberation of the region around Calais, the Dover coastal guns ceased to have much purpose. Winnie y Pooh were dismantled in October and their gun barrels dispatched for use in the Pacific, and the Royal Marine Siege Regiment disbanded.

Jane y Clem lingered on into the 1950s before the British military dissolved its Coast Artillery branch, rendered obsolete by advances in missile technology.


Historia

The Great Depression continued into the early part of the forties decade.

We were getting close to war anyway, but it was the December 7th, 1941 attack on Pearl Harbor that hurried us to war, abandoning our isolationism.

Only when our government began rationing, recruited 6 million defense workers, drafted 6 million soldiers, and ran massive deficits to fight World War II, did the Great Depression finally end.

War production pulled us out. The historic high for unemployment was 21.2 percent during the Great Depression the historic low was 1.2 percent in 1944, during World War II.

Pent-up consumer demand fueled exceptionally strong economic growth in the post war period. The automobile industry successfully converted back to producing cars, and new industries such as aviation and electronics grew by leaps and bounds. A housing boom, stimulated in part by easily affordable mortgages for returning members of the military, added to the expansion. The nation’s gross national product rose from about $200,000 million in 1940 to $300,000 million in 1950 and to more than $500,000 million in 1960. At the same time, the jump in postwar births, known as the “baby boom,” increased the number of consumers. More and more Americans joined the middle class.

Economic aid flowed to war-ravaged European countries under the Marshall Plan, which also helped maintain markets for numerous U.S. goods. And the government itself recognized its central role in economic affairs. The Employment Act of 1946 stated as government policy “to promote maximum employment, production, and purchasing power.”

Be sure to visit the 1940s timeline: AQUÍ A brief history of World War II: AQUÍ


Boulogne and Calais

Aside from the main battles involving the British Expeditionary Force, two other battle took place in May 1940 that illustrate the confusion of that period, yet the fighting ability of the British soldier. These took place at two of the Channel ports, namely Boulogne and Calais.

DOCUMENTOS DESCARGABLES (pdf)

At Boulogne, the 20 Guards Brigade was landed on 22 May 1940 under the command of Brigadier (Temporary) William Augustus Fitzgerald Lane FIX-PITT, M.V.O., M.C.. The brigade fought at Boulogne for twenty-four hours before being evacuated back to the United Kingdom.

An interview conducted by the Imperial War Museum with Brigadier (later Major General) FOX-PITT can be found at: http://www.iwm.org.uk/collections/item/object/80009741

The Battle for Calais took place from 22 May until 26 May, when the garrison surrendered. Troops from an anti-aircraft searchlight unit were in the Calais area, where they were joined by the 3 Royal Tank Regiment and the 1 Battalion, The Queen Victoria’s Rifles (a Territorial Army unit). The headquarters of the 30 Infantry Brigade under Brigadier NICHOLSON landed on 22 May, with the 2 Bn. The King’s Royal Rifle Corps and the 1 Bn. The Rifle Brigade (Prince Consort’s Own) under command. These were pre-war Regular Army battalions.

A series of fierce encounters took place over the next few days as the German armoured units pressed their attack in order to capture Calais. Controversially, the Prime Minister Winston CHURCHILL, decided not to evacuate the men from Calais, so they fought on valiantly until exhausted and out of ammunition, the survivors surrendered on 26 May 1940. The troops then had to endure five years in captivity as described well in Carole McENTEE-TAYLOR’s excellent book entitled ‘The Weekend Trippers – A Rifleman’s Diary Calais 1940’.

British Military History is the online resource covering British Army, British Indian Army and Britain’s Allies.

TELEPHONE
+44 (0)1271 371187

ADDRESS
British Military History
68, Lower Cross Road
Bickington
BARNSTAPLE
Devon EX31 2PJ
Reino Unido


Represión

Faced with this dire situation, the occupation authorities began to ramp up the repression.

The first arrests were made on 28 May from lists provided by the mining companies from reports made by engineers and mine guards.

However this was insufficient to halt the spread of the strike, so army reinforcements were brought in.

On June 3, General Niehoff ordered the putting up posters containing two notices: the first requiring miners to return to work, the second announcing the sentencing of eleven strikers to five years of forced labour and two women and two to three years of hard labour.

Still, the strike continued, so German troops occupied the pits. Public places, cafes and cinemas were all closed and gatherings of people banned. Payment of wages was suspended and ration cards were no longer distributed. Arrests multiplied.

Men and women were taken to the prisons of Loos, Bethune, Douai and Arras. The Kleber barracks in Lille and Valenciennes Vincent barracks were transformed into internment camps.

The toll was heavy: hundreds of people were arrested. 270 minus were deported in July in Germany 130 died. Others were shot later in the year. Many of those who avoid arrest chose to go underground.

Michel Brulé (pictured), for example, was a miner at pit 7 Dourges, where he played a key role in initiating the strike, and he also committed numerous acts of sabotage. He was arrested and shot April 14, 1942 in Marquette-Lez-Lille.