Jarrones de vidrio, Epidauro

Jarrones de vidrio, Epidauro


¿Qué es Hoosier Glass?

Hoosier Glass es vidrio artístico fabricado por Syndicate Sales, una empresa de soplado de vidrio con sede en Indiana que estuvo activa en Kokomo, Indiana, en los años 70 y 80. No debe confundirse con la actual Hoosier Glass Company, que se especializa en materiales de construcción. Hoosier Glass es un objeto de colección y se destaca por sus distintivos patrones prensados ​​y cortados en jarrones. Indiana tiene una larga historia de fabricación de vidrio artístico y cuenta con Indiana Art Glass Trail, una red de talleres y galerías que exhiben vidrio local.


Tesoros: ¿Tienen historia estos jarrones de cristal?

Estos jarrones me los pasó mi abuela. Me gustaría saber un poco de historia sobre ellos para poder pasárselos a mi hijo. Son de color naranja y negro (o azul oscuro) y miden 9 pulgadas de alto. Cualquier información sería apreciada. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

Estos jarrones me los pasó mi abuela. Me gustaría saber un poco de historia sobre ellos para poder pasárselos a mi hijo. Son de color naranja y negro (o azul oscuro) y miden 9 pulgadas de alto. Cualquier información sería apreciada. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

Creemos que este par de jarrones es realmente atractivo e interesante. Los solteros en este tipo de vidrio se encuentran con mucha más frecuencia, y este par hace una buena declaración con sus colores fuertes y formas distintivas. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

Primero, probablemente deberíamos discutir el tipo de vidrio que es. En el pasado, muchos coleccionistas llamaban a esta cristalería multicolor "vidrio de fin de día" debido a un mito que decía que al final de la jornada laboral, los sopladores de vidrio tomaban los distintos colores de vidrio con los que habían trabajado, los mezclaban, y soplé este vaso multicolor de la mezcla resultante. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

Eso es ridículo. Si un soplador de vidrio mezclara todos los colores, todo lo que obtendría es un lío fundido y fangoso, no el producto rayado y manchado en la pregunta de hoy. El término más apropiado para este tipo de artículos es "vidrio salpicado" y, aunque apareció por primera vez en el siglo XIX, todavía se fabrica ampliamente en la actualidad. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

Al principio, este vidrio a veces se llamaba "vidrio de salpicaduras", pero las salpicaduras son más aceptadas en la actualidad. Para hacer este tipo de vidrio, se extienden fragmentos de vidrio de diferentes colores sobre una superficie de trabajo similar a una mesa llamada "marver". & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

El soplador de vidrio comienza soplando una burbuja en el vidrio base y luego hace rodar la masa caliente sobre el marver. Los fragmentos se adhieren al vidrio fundido de manera aleatoria y, en este punto, toda la masa se recalienta en el horno de vidrio. Luego, el soplador de vidrio expande la burbuja y le da la forma deseada. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

La forma de estos jarrones en particular se llama "gato en el púlpito", que es una referencia al arisaema triphyllum, también llamado "cebolla de pantano", "nabo indio" o "dragón marrón". En esta planta, las hojas se envuelven para formar el "púlpito" en forma de embudo con una especie de protuberancia puntiaguda en la parte posterior. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

En el centro, hay un "espádice" que se para hacia arriba y parece una persona - este es el "gato" en el púlpito. Esta forma de vida vegetal se interpretó en la cristalería desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, y hay entusiastas que coleccionan solo jarrones tipo jack-in-the-pulpit. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

P.O.B. Debería mirar con mucho cuidado las bases de sus artículos. Allí podría encontrar la palabra "Checoslovaquia", que lo identificaría como el país de origen de este par de jarrones de alrededor de 1920. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

Checoslovaquia no existió como un país separado hasta después de la Primera Guerra Mundial. En 1918, se creó en gran parte a partir de la parte del Imperio Austro-Húngaro conocida como "Bohemia".

Bohemia, y más tarde Checoslovaquia, ha sido un importante centro de producción de vidrio durante siglos. Algunos de los mejores artículos de vidrio del mundo se fabricaban allí, pero también competían en el mercado mundial con artículos relativamente económicos, como este par de jarrones de salpicaduras en el púlpito.

Para fines de reemplazo del seguro, este par debe valorarse en el rango de $ 200 a $ 250. & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160 & # 160


Contenido

El significado de cristal versus vidrio cambia según el país. La palabra "cristal" significa, en la mayor parte del mundo occidental, vidrio de plomo, que contiene óxido de plomo. En la Unión Europea, el etiquetado de productos de "cristal" está regulado por la Directiva del Consejo 69/493 / EEC, que define cuatro categorías, según la composición química y las propiedades del material. Solo los productos de vidrio que contengan al menos un 24% de óxido de plomo pueden denominarse "cristal de plomo". Los productos con menos óxido de plomo, o los productos de vidrio con otros óxidos metálicos utilizados en lugar del óxido de plomo, deben etiquetarse como "cristalino" o "vidrio de cristal". [3] En los Estados Unidos ocurre lo contrario: el vidrio se define como "cristal" si contiene solo un 1% de plomo. Aunque en la UE, en la República Checa, el término "cristal" se usa comúnmente para cualquier vidrio exquisito y de alta calidad.

La presencia de plomo en el cristal suaviza el vidrio y lo hace más accesible para cortar y grabar. El plomo aumenta el peso del vidrio y hace que el vidrio difracte la luz. El vidrio puede contener hasta un 40% de plomo, si se desea la máxima dureza. Por otro lado, el cristal puede contener menos del 24% de plomo si tiene una alta proporción de óxido de bario, lo que asegura una difracción de luz de alta calidad. [4] El término "semicristal" se ha utilizado en la fabricación de vidrio para vidrio con un nivel relativamente bajo de plomo.

Bohemia, que actualmente forma parte de la República Checa, se hizo famosa por su hermoso y colorido vidrio durante el Renacimiento. La historia del vidrio de Bohemia comienza con los abundantes recursos naturales que se encuentran en el campo.

Los vidrieros bohemios descubrieron que la potasa combinada con tiza creaba un vidrio transparente e incoloro que era más estable que el vidrio de Italia. En el siglo XVI, el término cristal de Bohemia se utilizó por primera vez para distinguir sus cualidades del vidrio fabricado en otros lugares. Este vidrio no contenía plomo, como se sospecha comúnmente. Este vidrio checo se puede cortar con una rueda. Además, se utilizaron recursos como la madera para encender los hornos y para reducir a cenizas para crear potasa. También había grandes cantidades de piedra caliza y sílice. En el siglo XVII, Caspar Lehmann, cortador de gemas del emperador Rodolfo II en Praga, adaptó al vidrio la técnica del grabado de gemas con ruedas de cobre y bronce. Durante la época, las tierras checas se convirtieron en el productor dominante de cristalería decorativa y la fabricación local de vidrio ganó reputación internacional en estilo barroco alto desde 1685 hasta 1750.

La cristalería checa se volvió tan prestigiosa como la joyería y fue buscada por los ricos y la aristocracia de la época. Se pueden encontrar candelabros de cristal checos en los palacios del rey francés Luis XV, María Teresa, Emperatriz de Austria e Isabel de Rusia.

Bohemia resultó ser artesanos expertos que trabajaron artísticamente con el cristal. El cristal de Bohemia se hizo famoso por su excelente tallado y grabado. Se convirtieron en hábiles maestros de fabricación de vidrio en países vecinos y distantes. A mediados del siglo XIX, se creó un sistema escolar técnico de fabricación de vidrio que fomentaba las técnicas tradicionales e innovadoras, así como una preparación técnica completa.

En la segunda mitad del siglo XIX, Bohemia miró hacia el comercio de exportación y el vidrio coloreado producido en masa que se exportaba a todo el mundo. Se produjeron pares de jarrones en un solo color de vidrio opaco o en vidrio envuelto en dos colores. Estos estaban decorados con motivos florales densamente esmaltados que se pintaban con gran rapidez. Otros estaban decorados con impresiones litográficas de colores que copiaban pinturas famosas. Estos objetos de vidrio se fabricaban en grandes cantidades en grandes fábricas y estaban disponibles por pedido por correo en toda Europa y América. Muchos de ellos no eran bellas artes, pero proporcionaban objetos decorativos económicos para alegrar las casas ordinarias. La pintura de vidrio inverso también era una especialidad checa. La imagen se pinta cuidadosamente a mano en la parte posterior de un panel de vidrio, utilizando una variedad de técnicas y materiales, después de lo cual la pintura se monta en un marco de madera biselado.

La artesanía del vidrio se mantuvo en un alto nivel incluso bajo los comunistas porque se consideraba ideológicamente inocua y ayudó a promover el buen nombre del país. Los diseñadores y fabricantes de vidrio checos gozaron de reconocimiento internacional y la cristalería checa, incluidas obras de arte como esculturas, se exhibió y premió en muchas exposiciones internacionales, sobre todo en la feria mundial Expo 58 en Bruselas y en la Expo 67 en Montreal.

Hoy en día, los candelabros de cristal checos cuelgan, por ejemplo, en La Scala de Milán, en el Teatro dell'Opera de Roma, en Versalles, en el Museo del Hermitage en San Petersburgo o en el palacio real de Riad. Varios tipos de cristalería, vidrio artístico, adornos, figurillas, bisutería, abalorios y otros también siguen siendo valorados internacionalmente.

Uno de los artículos de vidrio por los que la nación checa aún es bien conocida es la producción de cuentas "druk". Druks son pequeñas cuentas de vidrio redondas (de 3 mm a 18 mm) con pequeños orificios para roscar producidas en una amplia variedad de colores y acabados y que se utilizan principalmente como espaciadores entre los fabricantes de joyas de cuentas. [5]


A estas personas les encanta coleccionar vidrio radiactivo. ¿Son nueces?

Para muchos coleccionistas de vidrio, el único color que importa es la vaselina. Esa es la palabra general que describe el vidrio prensado, estampado y soplado en tonos que van desde el amarillo canario hasta el verde aguacate. El vidrio de vaselina obtiene su color extrañamente urinario del uranio radiactivo, que hace que brille bajo una luz negra. Todos los que recolectan vidrio de vaselina lo saben y contienen uranio, lo que significa que todos los que entran en contacto con el vidrio de vaselina comprenden que están siendo irradiados. No importa si usted es el maestro que prepara platos para pasteles con patas en una fábrica de vidrio, el conductor que carga cajas de compotas con bordes de encaje en un camión o el comerciante de tchotchkes que prepara porta palillos y vasos de vidrio de vaselina para posibles clientes. todos ustedes están siendo zapeados.

& # 8220Si la radiactividad es lo que enfría el vidrio de vaselina, no es lo que hace que el vidrio de vaselina brille. & # 8221

Supongamos que usted es el cliente del distribuidor de tchotchkes y decide comprar esos vasos porque cree que su tono irá muy bien con la mesa de la cocina de fórmica de limón. Bueno, acabas de comprarte cuatro vasos llenos de ondas beta radiactivas. Continúe y llene esos vasos con jugo de naranja o leche, luego sirva estas bebidas saludables a sus adorables niños. Ahora ha expuesto a sus inocentes corderos a aún más radiación, ya que diminutos rastros de uranio en el vidrio pueden filtrarse en lo que sea que sus hijos estén bebiendo, cubriendo sus gargantas y el revestimiento del estómago con un lavado radiactivo y frío. Después de calmar la sed de sus hijos, enjuague cuidadosamente esos vasos a mano para absorber esponja tras esponja de concentraciones aún mayores de radiactividad.

Para que conste, nada de esto importa, ni siquiera un poquito. Sí, el vidrio canario, el vidrio de uranio o el vidrio de vaselina, como se conoció a principios del siglo XX por su color similar a la vaselina, emite radiación, pero las cantidades son diminutas, infinitesimales, ridículamente pequeñas. Nuestros cuerpos están sujetos a muchas más radiaciones todos los días. Recibimos una dosis diaria de contaminación radiactiva de los rayos gamma que atraviesan nuestra atmósfera después de atravesar el espacio exterior, de los radionucleidos naturales presentes en el suelo sobre el que caminamos, de la radiación de fondo que permanece en los materiales utilizados para construir los lugares. llamamos a nuestros hogares.

Arriba: floreros hechos en la fábrica de Thomas Webb & amp Sons en Inglaterra. Los jarrones descansan sobre una base de vidrio vaselina. Foto a través de Dave Peterson en VaselineGlass.org Arriba: La relación entre una pieza de vidrio y la propensión a brillar # 8217 y su contenido de uranio a menudo no es predecible. La pieza de la izquierda no contiene uranio en absoluto, mientras que la pieza oscura en la parte inferior central contiene la mayor parte del grupo. Foto vía Cristalería de vaselina por Barrie Skelcher.

Las camas en las que dormimos son radiactivas, el césped en el que nos tumbamos durante los días caninos del verano también lo son. De hecho, hay más potasio-40 radiactivo dentro de todos y cada uno de nosotros de lo que nadie podría recibir al manipular, usar o simplemente mirar una pieza, una vitrina o un museo completo lleno de vidrio de vaselina. Si está realmente preocupado por las trazas de radiación en el vaso de vaselina, es mejor que deje de poner plátanos en su yogur, que elimine todas esas ensaladas saludables de espinacas y que se mantenga muy alejado de las papas horneadas, todas las cuales están repletos de potasio radioactivo que reduce la presión arterial.

Nada de esto importa tampoco, pero probablemente ya lo hayas descubierto.

Aún así, en nuestro mundo posterior a Hiroshima, Nagasaki, Chernobyl y Fukushima, la radiactividad le da al vidrio de vaselina un cierto prestigio rudo. Algunos se sienten atraídos por su amenaza percibida para que puedan darse una palmada en la espalda por no dejarse intimidar por su reputación injustamente tóxica. Otros, como Dave Peterson, quien cofundó Vaseline Glass Collectors, Inc., en 1998 y ha escrito tres libros sobre el tema, se inclinaron hacia el material por razones más prácticas. "Es el vidrio el que hace trucos", dice, tan lleno de afecto por las cosas hoy como lo estaba hace varias décadas, cuando vio su primera foto de un palillo realizando el truco más famoso del vaso de vaselina, brillando bajo una luz negra.

Durante la época victoriana, los vidrieros como Adams & amp Co. de Pittsburgh, Pensilvania, producían artículos novedosos como esta carretilla, que podrían haberse utilizado como sal o para guardar fósforos. Foto vía Dave Peterson en VaselineGlass.org

Incluso si la radiactividad es lo que enfría el vidrio de vaselina, no es lo que hace que el vidrio de vaselina brille, dice Barrie Skelcher, quien ha escrito dos libros de vidrio de vaselina. Eso puede sorprender a muchos coleccionistas de vidrio de vaselina, que asumen que la radiactividad es la razón por la que el vidrio de vaselina brilla bajo la luz ultravioleta, confundiendo la descripción de la radioactividad en dibujos animados con la ciencia.

& # 8220 ¡Vaselina fue víctima de la bombilla ordinaria! & # 8221

`` Es la química del uranio lo que hace que el vidrio de vaselina brille, no la radiactividad '', dice Skelcher por teléfono desde Inglaterra, donde vive con su esposa, Shirley, y unas 500 piezas de vidrio de vaselina en una colección que alguna vez contó con más de mil. “No habría ninguna diferencia si el vidrio contenía uranio empobrecido con el isótopo 235 eliminado o uranio natural, la química es idéntica. El uranio emite fluorescencia bajo luz ultravioleta ".

Mi hermana pequeña está de acuerdo. Normalmente, la opinión de un hermano sobre una pregunta como esta puede no ser especialmente relevante, pero Naomi Marks es una Ph.D. en geología y científica investigadora en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California, donde ella, eh, bueno, en realidad no sé qué ella lo hace, y probablemente no podría decirme si se lo preguntara. Digamos que sabe lo suficiente sobre el uranio para confirmar la afirmación de Skelcher.

No todo el vidrio de vaselina es transparente, como se ve en este cuenco decorativo opaco, cuyo contenido de uranio se insinúa bajo luz normal (izquierda) pero se revela completamente bajo los rayos UV (derecha). Foto vía Cristalería de vaselina por Barrie Skelcher.

"Claramente, no es la radiactividad lo que hace que el vidrio brille", dice Marks. “¡Si fuera tan radiactivo, definitivamente no lo querrías en tu casa! El uranio emite fluorescencia bajo la luz ultravioleta porque los rayos ultravioleta excitan los electrones por encima del estado fundamental y emite fotones a medida que los electrones regresan al estado fundamental ". Seguro, todo el mundo lo sabe. "La fluorescencia es solo una propiedad inherente del compuesto de uranilo en el vidrio". Natch.

¿Qué hay del detalle adicional de Skelcher sobre el uranio empobrecido? “En U agotada”, continúa Marks, recurriendo a la jerga de científicos de fantasía, “el 235 se elimina en su mayor parte, pero no completamente. Dado que la fluorescencia es una propiedad fundamental de la U y no tiene nada que ver con los isotópicos, no importa cuál sea el nivel radiactivo de la U. & # 8221

Este vaso de novedad de la época victoriana en forma de jarrón de elefante fue producido por Burtles, Tate & amp Co. de Manchester, Inglaterra. Foto vía Dave Peterson en VaselineGlass.org

Así que ahí lo tiene: el resplandor del vidrio de vaselina bajo una luz negra no tiene nada que ver con la radiación, como muchas personas creen erróneamente. Lo que no quiere decir que absolutamente todo el vidrio que brilla en verde bajo una luz negra contenga uranio. Otros elementos, como el manganeso, pueden producir un efecto similar y, a veces, las piezas con una cantidad relativamente grande de uranio brillarán menos que las que tengan menos, dependiendo de la composición de un lote particular de vidrio. Sin embargo, en general, si se ilumina en verde, es vaselina.

Skelcher aprendió a buscar ese brillo revelador cuando estaba acumulando su colección durante la investigación que realizó para sus libros. “A veces compraba en ferias de antigüedades al aire libre en campos abiertos”, recuerda. "Cuando el sol comenzaba a ponerse y llegaba el crepúsculo, las piezas reales de vaselina brillaron durante ese pequeño intervalo de tiempo, ese & # 8217s cuando miraba alrededor del campo para ver qué soportes tenían vidrio de uranio". Aunque llega menos luz ultravioleta a la superficie de la Tierra durante el crepúsculo, su efecto es más pronunciado ya que también hay menos luz visible a esa hora. Por lo tanto, el material con uranio, a diferencia del vidrio verde de Depresión, sin uranio, común y corriente, se convirtió en un faro para este cazador de vidrio de vaselina de ojos agudos.

Taza y platillo de expreso bohemio producido entre 1850 y 1860 para el mercado persa. Luz natural a la izquierda, luz ultravioleta a la derecha. Fotos a través de Dave Peterson en VaselineGlass.org

La gente del siglo XIX probablemente también notó ese brillo crepuscular. "No estamos realmente seguros", admite Skelcher, "pero creemos que ese brillo se consideraba bastante atractivo en esos días. Las casas de la gente no tenían luz eléctrica hace tantos años. La mayoría habría tenido velas o quizás una luz de gas. Si pusieran su vaso de uranio en el alféizar de una ventana, el cristal brillaría cuando se pusiera el sol ".

El nombre de la persona que usó por primera vez uranio en vidrio se ha perdido en la historia, pero el mito de la creación de vidrio de uranio generalmente invoca al vidriero bohemio Josef Riedel, cuya fábrica en lo que ahora es la República Checa produjo las primeras cantidades de producción de vidrio. vidrio de uranio en la década de 1830 en dos colores: Annagrun (verde) y Annagelb (amarillo). La compañía de vidrio James Powell & # 8217s Whitefriars en Londres casi con certeza venció a Riedel en el mercado por un año más o menos, y Skelcher dice que incluso ha encontrado evidencia de vidrio de uranio fabricado en Inglaterra en la década de 1820 utilizando roca radiactiva extraída en Cornualles.

Nenúfares de John Walsh Walsh de Birmingham, Inglaterra, alrededor de 1903. Cortesía de Bob Harry / Robert Leal foto a través de Dave Peterson en VaselineGlass.org

Independientemente de quién hizo qué primero, sabemos que el mineral en sí fue identificado en 1789, cuando el químico alemán Martin Heinrich Klaproth lo nombró en honor al planeta descubierto más recientemente en nuestro sistema solar. En aquel entonces, el uranio era visto como un mineral más para colorear el dióxido de silicio transparente, el componente principal del vidrio de arena. Los químicos como Klaproth sabían que el cadmio se volvía amarillo como el vidrio, el cobalto lo hacía azul, el manganeso producía tonos violetas y ciertos compuestos de oro se volvían rojos cuando se calentaban, soplaban y enfriaban.

"Cuando encontraron uranio", dice Skelcher, "probablemente pensaron: 'Oh, esto hace una solución de color, ¿qué pasaría si lo ponemos en vidrio?'"

A lo largo de los años, los sucesivos fabricantes de vidrio de Europa y Estados Unidos derritieron mucha arena para averiguarlo. En la República Checa, Harrach Glassworks usó uranio en decantadores, copas y bandejas, mientras que Riedel puso a Annagelb y Annagrun a trabajar en jarrones y tazas con mango de intrincados cortes y capas. En Inglaterra, uno de los vidrieros favoritos de Skelcher, Thomas Webb & amp Sons, comenzó a agregar uranio a sus lotes de vidrio en la década de 1840, casi medio siglo después, una receta de Webb para un color Topacio de la década de 1880 requería un enorme 7.3 por ciento de uranio en peso.

Este barril de vaselina y juego de vasos fue fabricado a principios del siglo XX por Cambridge Glass Co. de Cambridge, Ohio. Foto vía Dave Peterson en VaselineGlass.org

En los Estados Unidos, las empresas de Pensilvania, desde McKee hasta Adams y Westmoreland, fabricaban lámparas de hadas de vidrio de vaselina, recipientes para dulces y tarros con tapa. Hobbs, Brockunier & amp Co. y Northwood of West Virginia eran conocidos a fines del siglo XIX por sus piezas de uñas llenas de baches, mientras que uno de los mayores productores de vidrio de vaselina del estado (y del país), Fenton, llegó en 1907. Otro gigante de West Virginia, Fostoria, no entró en Vaseline hasta la década de 1920, que se comercializó brevemente como Canary.

Y luego estaba Ohio, hogar de la muy influyente Cambridge Glass Company, cuyo contenido de uranio en sus recetas de vidrio de vaselina variaba desde niveles de Thomas Webb & amp Sons del 7 por ciento hasta tan solo 1/10 del 1 por ciento. En general, las recetas de Cambridge Vaseline se ubicaron en el extremo inferior de ese continuo, aunque un lote de un color opaco llamado Primrose requería un 2,9 por ciento de uranio en peso, lo que significaba que un lote de Primrose con 1,000 libras de arena incluía casi 60 libras de uranio. Más típica fue la receta para un tono claro también llamado Topacio, como el de Webb, que contenía 7/10 de 1 por ciento de uranio en peso, o aproximadamente 12 1/2 libras por lote.

Esta sal para pollos de vidrio de vaselina de Boyd & # 8217s Crystal Art Glass mide solo 2 1/2 pulgadas de ancho.

Esas recetas de Cambridge son de las décadas de 1920 y 1930, mucho después de que el físico francés Henri Becquerel descubriera que el uranio era radiactivo en 1896 (compartió el Premio Nobel por su conocimiento con Marie y Pierre Curie en 1903), pero mucho antes de que los científicos comprendieran lo dañino que es. Los materiales radiactivos pueden afectar la salud de las personas. Sin embargo, la preocupación por la seguridad pública, incluso fuera de lugar, no fue la razón por la que la popularidad del vidrio de vaselina ya estaba disminuyendo a fines del siglo XIX y la primera mitad del XX. Según Jay Glickman y Terry Fedosky, cuyo 1998 Vaselina amarillo-verde! sigue siendo una de las mejores cartillas sobre el tema, el declive del vidrio de vaselina tuvo mucho que ver con la imagen que Skelcher pinta de esos domicilios victorianos llenos de sombras iluminados en el crepúsculo por estantes de vidrio de vaselina resplandeciente. Con el advenimiento de la electricidad, esos momentos sublimes se vieron inundados por el resplandor de la luz artificial de espectro completo. "¡El vidrio de vaselina fue una víctima de la bombilla ordinaria!" exclaman los autores.

A mediados de siglo, el uranio se consideró fundamental para el esfuerzo de guerra (en los Estados Unidos, eso significaba el Proyecto Manhattan), que eliminó el uranio del uso civil desde 1942 hasta 1958. Los trucos de radiación, sin embargo, todavía eran comunes en muchos lugares. “Recuerdo cuando era niño a fines de la década de 1940”, recuerda Skelcher. “Podrías ir a una zapatería y hacerte una radiografía del pie en una bota para ver si te queda. Nadie se dio cuenta en ese entonces de que la radiación te estaba haciendo daño ".

El diseño drapeado de este jarrón de Thomas Webb & amp Sons se llama Filomentosa. Alrededor de 1900, con luz normal (izquierda) y UV (derecha). Foto vía Dave Peterson en VaselineGlass.org

Los rayos X son mucho más poderosos y peligrosos que los rayos alfa y beta comparativamente insignificantes que se encuentran en el vidrio de vaselina. “Cada casa tiene ondas alfa porque cada casa tiene un detector de humo”, señala Peterson, refiriéndose a las fracciones de microgramos de americio-241 que se pueden encontrar en cada dispositivo. Los rayos alfa son débiles, por lo que el humo debe entrar en contacto con el detector para activar la alarma, y ​​pueden bloquearse con una hoja de papel endeble. Las ondas beta son más fuertes, aunque un solo panel de vidrio es todo lo que se necesita para desviarlas, y de todos modos se disipan en 18 pulgadas. En contraste, lo único que los rayos X no pueden penetrar es el plomo, razón por la cual tomaron tan buenas fotografías de huesos, incluso aquellos envueltos en piel y cuero de botas.

Después de que se suavizaron las restricciones sobre los usos civiles del uranio en la década de 1950, el vidrio de vaselina regresó. En los Estados Unidos, Fenton fue uno de los mayores productores hasta que dejó de operar en 2011. Mosser Glass, también con sede en Cambridge, Ohio, fue fundada en 1964 y todavía está presionando vaselina, fabricando soportes para pasteles de vidrio moldeado, tazones para mezclar, cremas, saleros y pimenteros, compotas, vasos, candelabros, lámparas de aceite, poncheras, jarras de agua, gatitos, gallinas y pollitos. Para Mosser, la vaselina es un color más de su extenso catálogo, como Amber o Aqua, Passion Pink o Hunter Green.

Un plato de mantequilla de vidrio de vaselina y tapa en forma de herradura y gorra de jockey & # 8217s. Atribuido al Rey Glass de Pittsburgh, a finales del siglo XIX. Foto vía Dave Peterson en VaselineGlass.org

El vecino de Mosser en Cambridge, Boyd's Crystal Art Glass, que ha estado presionando vidrio desde 1978, fabricó su última pieza de vidrio de vaselina hace aproximadamente un año, cuando finaliza sus operaciones después de una ejecución de 36 años. Hasta hace poco, John Boyd, quien obtuvo una maestría en botánica y es nieto e hijo del padre e hijo fundadores de la empresa, era el responsable de agregar uranio a los lotes de vidrio Boyd. En los primeros días, dice, Boyd's pudo comprar cantidades crudas de U-308, que dice que “parecían posos de café. Ya no puedes conseguir eso. Tuvimos que cambiar a dióxido de uranio, que parece limaduras de hierro. El color es un poco diferente, un poco más verde ".

Boyd's usó sus asignaciones de 15 libras (la cantidad máxima de uranio que la compañía podía tener a mano en un momento dado) para fabricar un tipo de vidrio de uranio al que llamó Firefly. Pero, dice John, puedes usar uranio para hacer colores distintos a la vaselina. “Hicimos un color llamado Golden Delight, que es una especie de ámbar. Emitirá fluorescencia bajo una luz negra como cualquier vidrio que contenga uranio. Estoy bastante seguro de que usamos menos de la mitad del 1 por ciento de uranio en un lote. Cambridge Glass ”, agrega,“ tenía un color llamado Aguacate, que contenía un 3 por ciento de uranio. Ya no puedes hacer eso. Simplemente no puedes reproducir ese color. Hay demasiadas restricciones sobre el uso de uranio ".

Este pisapapeles de color ámbar o topacio contemporáneo de Inglaterra se vuelve verde fluorescente cuando se expone a la luz ultravioleta (derecha). Foto vía Cristalería de vaselina por Barrie Skelcher.

La principal restricción es ese límite de 15 libras, que, si se usa todo a la vez en un lote de vidrio de 1,000 libras, solo aumentaría el contenido de uranio hasta el 1 1/2 por ciento. Eso habría sido mucho uranio para un trozo de vaso de vaselina de Boyd, como muestra una receta típica de Boyd. “Alguien más sacaría las 400 libras de arena, las 150 libras de refresco”, dice John, recitando los ingredientes principales en un lote típico, “y luego haría la delicadeza, pesando las 12 onzas de dióxido de uranio. " Mientras manejaba el material, John tomaba el tipo de precauciones que uno esperaría que tomara un trabajador de una fábrica de vidrio para protegerse, pero no era como si estuviera andando pesadamente con un traje forrado de plomo cubierto con etiquetas de advertencia radiactiva. "Usaría overoles, un respirador y un ventilador en funcionamiento, así que estoy en contra del viento por el polvo. Solo traté de ser consciente de los peligros a mi alrededor, el riesgo de silicosis por inhalar la sílice en la arena o el daño a sus pulmones por respirar el cobalto. Estábamos tratando con algunos materiales bastante cáusticos, por lo que los overoles se quedaron en la fábrica, no los trajiste a casa ".

De hecho, el uranio a menudo no era lo peor en un lote de vidrio de vaselina Boyd & # 8217s. "Usamos arsénico como agente de refinación", dice John casualmente sobre el elemento tóxico más infame del mundo. "El arsénico en realidad pasará de As2O3 a como2O5, lo que significa que recoge los átomos de oxígeno del vaso, que aparecen como burbujas; por lo general, no desea que haya muchas burbujas en el vaso. Entonces, puede haber cosas como el arsénico en un lote de vidrio que en realidad son un poco más ásperos que el uranio. Tienes que estar muy atento para manejar todo de forma segura ".

El patrón Somerset de George Davidson & amp Co. de Inglaterra se produjo por primera vez en 1895. Foto a través de Dave Peterson en VaselineGlass.org

El plomo, por supuesto, es otro ingrediente tradicional en el vidrio, como en el cristal con plomo. Nuevamente, refiriéndose a una receta de Cambridge, un lote de la primera mitad del siglo XX requirió 850 libras de arena, 330 libras de soda, 100 libras de feldespato, 42 libras de cal, 50 libras de nitrato, 36 libras de plomo, 10 libras de arsénico, 43 onzas de uranio y 13 onzas de óxido de cobre. El plomo se eliminó de la pintura doméstica en 1978 porque es muy dañino para los niños, lo que hace que 36 libras de este material parezcan mucho más amenazantes que solo 2 1/2 libras de uranio. Afortunadamente, el plomo de un vaso de cristal tarda varias horas en filtrarse en, por ejemplo, el vino que contiene el vaso, lo que significa que el plomo está bien para la cristalería, pero probablemente no sea una gran idea para los decantadores si no planeas beber lo que sea. adentro en un corto período de tiempo.

Sin embargo, con el plomo, existe al menos un caso de uso en el que el veneno puede entrar en el torrente sanguíneo. Introducir uranio en su sistema, dice Skelcher, en realidad requeriría una gran cantidad de esfuerzo. Cuando se le pidió que fuera más específico, sobre el escenario en el que Skelcher podría pensar para hacer que la pequeña cantidad de uranio en el vidrio de vaselina sea dañina para la salud sería triturar un trozo hasta que se convierta en un polvo fino y tragarlo, lo cual, fue rápido para señalar "sería una tontería". Pero en ese ridículo escenario, la radiactividad del uranio ahora estaría en su cuerpo, y esos rayos alfa y beta no tendrían ningún otro lugar adonde ir.

Una taza de vidrio de vaselina de Adams & amp Co. para ayudar a los niños a aprender el abecedario, alrededor de la década de 1880. Foto vía Dave Peterson en VaselineGlass.org

La mayoría de la gente probablemente podrá resistir su impulso de poner a prueba la sugerencia hiperbólica de Skelcher, pero eso no quiere decir que los fanáticos del vidrio de vaselina estén completamente fuera de peligro todavía. Vuelve a ese truco, ese fluorescente, ese resplandor de luz negra que la gente como Dave Peterson, Barrie Skelcher y John Boyd disfrutan tanto. Las luces negras, por definición, no emiten más que rayos ultravioleta, que se sabe que causan cáncer de piel (es por eso que nos ponemos protector solar cuando salimos, aunque ahora se supone que eso también es malo para nosotros). Dependiendo de su longitud de onda (las más cortas son las peores), la luz ultravioleta también puede dañar la retina y la córnea del ojo, lo que significa que lo único verdaderamente peligroso del vidrio de vaselina es hacer que realice su truco. For his part, Dave Peterson plays it safe by making sure the black lights he uses emit the relatively safer, long UVA waves rather than the more harmful shorter waves that characterize UVBs or UVCs. “I’m more concerned about what black light I use than how much uranium I have in my house,” he says.

(For more information about Vaseline glass, check out Vaseline Glass Collectors, Inc., or Barrie Skelcher’s site. Peterson’s books, including Vaseline Glass: Canary to Contemporary, are available via amazon and other online sellers Skelcher’s are available via Schiffer Books. To purchase new Vaseline glass, visit Boyd’s Crystal Art Glass or Mosser Glass.)


Indiana Glass Company

In 1896, James Beatty and George Brady purchased an unused Pennsylvania Railroad locomotive and car repair building in Dunkirk, Indiana, and refitted it as a glassworks. Beatty-Brady produced household glass, lamps, lamp chimneys, and vases. In the early 1900s, Beatty-Brady Glass became part of the National Glass Combine. The combine changed the name to the Indiana Glass Company.

When the National Glass Combine failed in 1907, a group of investors led by Frank Merry and Harold Phillips bought the Indiana Glass Company. The company’s letterhead noted the company was founded in 1907. The company continued production of pressed glass.

Although the company made iridescent (carnival) glass, the number of patterns was minimal. Indiana Glass’s principal products consisted of barware, berry sets, goblets, jellies, novelties, tableware, tumblers, stemware, and water sets. Many of the novelty items were miniatures meant for use by children. A soda fountain line was added in 1919. Indiana Glass also produced the A & W root beer mugs.

In 1923, Indiana Glass introduced Avocado, its first Depression glass pattern. Additional Depression glass patterns such as Pyramid, Tea Room, and Indiana Sandwich followed. By the late 1930s, over a dozen Depression Glass patterns were being manufactured. The 1930s also witnessed the introduction of a line of hen on nest novelties. In production for over 70 years, these hen on nest novelties were made in over 75 colors.

During World War II, Indiana Glass made headlights, lenses, and other industrial products. Milk glass was introduced in the 1950s. New patterns such as Christmas Candy and Orange Blossom were introduced. Production of barware, restaurant, and soda fountain ware continued.

In 1957, Lancaster Glass Corporation purchased Indiana Glass Company, keeping the plant and brand name in operation. Colony Glass turned to Indiana Glass to help produce its Harvest pattern milk glass. A brief period of prosperity occurred in the early and mid-1960s. In 1962, Lancaster Glass became part of the Lancaster Colony Corporation. New lines, patterns such as King’s Crown and Ruby Band Diamond Point, and colors, like ruby flash glass, were added. Carnival patterns were reissued.

In 1983, Lancaster Colony purchased Fostoria Glass. Several of the Fostoria molds were sent to Indiana Glass. Indiana Glass also acquired old Duncan & Miller, Federal Glass, and Imperial Glass molds. Reproductions made from these molds were marketed as “Tiara Reproductions.” In the 1990s, Indiana Glass made glasses for Budweiser and Coca Cola and a variety of household glass accessories under contract to Wal-Mart.

By the end of the 1990s, Indiana Glass and its parent company Lancaster Colony began experiencing financial difficulties. A disastrous strike occurred in 2001. The workers returned to work in January 2002. In November 2002, Lancaster Colony announced it was ending glass production in Dunkirk. The factory closed on November 256, 2002.

Although Indiana Glass production ceased in Dunkirk in 2002, the Indiana Glass name survives. Since 2002, Indiana Glass is being produced at Bartlett & Collins, a factory owned by Lancaster Colony.


Treasures: Do these glass vases have a history?

These vases were passed down to me from my grandmother. I would like to know a little history about them so I can pass them on to my son. They are orange and black (or dark blue), and 9 inches tall. Cualquier información sería apreciada.        

These vases were passed down to me from my grandmother. I would like to know a little history about them so I can pass them on to my son. They are orange and black (or dark blue), and 9 inches tall. Cualquier información sería apreciada.         

We think this pair of vases is really attractive and interesting. Singles in this type of glass are much more commonly found, and this pair makes a nice statement with their strong colors and distinctive shapes.         

First, we should probably discuss the type of glass this is. In the past, many collectors have called this multicolored glassware "end-of-day" glass because of a myth that said that at the end of the work day, glassblowers took the various colors of glass they had worked with, mixed them up, and blew this multicolored glass from the resulting mixture.         

That is just ridiculous. If a glassblower mixed all the colors together, all he or she would get is a muddy molten mess -- not the streaked and spotted product in today's question. The more proper term for this sort of ware is "spatter glass," and although it first appeared in the 19th century, it is still widely made today.         

Early on, this glass was sometimes called "splash glass," but spatter is more accepted today. To make this type of glass, shards of different colored glass are spread over a table-like work surface called a "marver."          

The glass blower begins by blowing a bubble into the base glass and then rolls the hot mass over the marver. The shards stick to the molten glass in a random fashion, and at this point the whole mass is reheated in the glass furnace. The glass blower then expands the bubble and shapes it into the desired form.         

The shape of these particular vases is called "jack-in-the-pulpit," which is a reference to the arisaema triphyllum - also called "bog onion," "Indian turnip" or "brown dragon." In this plant, the leaves wrap around to form the funnel shaped "pulpit" with a kind of pointed protrusion at the back.          

In the center, there is a "spadix" that stands straight up and looks like a person -- this is the "jack" in the pulpit. This form of plant life was interpreted in glassware from the late 19th century through the current day, and there are enthusiasts who collect only jack-in-the-pulpit vases.         

P.O.B. should look very carefully at the bases of her items. There she might find the word "Czechoslovakia," which would identify this as the country of origin for this circa 1920 pair of vases.         

Czechoslovakia did not exist as a separate country until after World War I. In 1918, it was created largely from the part of the Austro-Hungarian Empire known as "Bohemia."

Bohemia -- and later Czechoslovakia -- has been a major center for glass production for centuries. Some of the finest glassware in the world was made there, but they also competed on the world market with relatively inexpensive wares -- such as this pair of spatter jack-in-the-pulpit vases.

For insurance replacement purposes, this pair should be valued in the $200 to $250 range.         


Bohemian Glass Reproductions of Old Designs

Defining "reproduction," "replica" and "vintage" glass is a challenge in itself. Identifying it is even more difficult. We use the term "replica" to describe glass that is a copy of an older design, with no intent to deceive the buyer&ndashusually there is some small difference between them. But an uninformed or dishonest seller can pass replicas off as vintage. As Ronald Reagan used to say: "Trust, but verify."

We have said many times that the Bohemian glass industry keeps one eye on the past and one eye on the future. Glass school students are well grounded in 18 th and 19 th century techniques, as well as those that are the most advanced. Research facilities constantly produce new formulas and techniques for the entire spectrum of the glass industry: industrial, laboratory, architectural and hollow glass.

If you visit any large showroom in the Czech Republic today, you will find designs by such avant-garde artists as Vladimir Klein (Crystalex), Erika Houserova and JíYí Suhajek (Moser), and Paval Hlava (Egermann Company). Art glass galleries also include products designed by top glass artists but produced in smaller glass houses, such as that of Beranek or Ajeto.

Czech glass companies keep glass products in production for many years. Some of the Egermann-style, red-stained engraved glass has changed very little in the past 100 or more years. Nor has the white, high enamel technique depicting human, animal and floral motifs (painters call this high enamel "plastic"). Another example of classic Bohemian glass technology is overlay glass, cut to reveal the underlying color(s). This form of art glass has been in continuous production since the early 1830s.

Bohemian glass made between 1750 and 1940 can compete favorably with the glass industry of any country. Even so, Friedrich Egermann&ndashone of the foremost glass innovators of his time&ndashproduced painted glass in the style of his predecessors Kothgasser and Mohn, who decorated glass in Vienna. The swartzlot (black) paintings of Ignatz Preissler have been replicated by every generation of painters for 200 years. There can be no doubt that the Art Nouveau and Art Deco glass made by Harrach and Loetz will serve as models for glass makers for many years to come.

Sometimes replicas occur as the whim of one particular person to challenge the past, but it also happens that a particular style will come back into fashion after 75 or 100 years: neo-classicism, neo-rococo and Second Biedermeier are all fashions that have had a successful revival.

One of the most accomplished painters in the Czech Republic is JiYi Hortensky. Hortensky (of Novy Bor and Kamenicky Senov) has worked closely with the Glass Museum in Novy Bor and others to produce replicas of Biedermeier and Rococo beakers. He faithfully copies the original with only the slightest change to set his work apart. His work is nearly always signed. Museums and collectors often use his work as substitutes for vintage examples that cannot otherwise be obtained.

The glassware produced by Heinrich Hoffmann and Henry Schlevogt in the 1930s is still immensely popular. Today it is being produced by Ornela under the Desna label. The Moser firm in Karlovy Vary produces innumerable designs dating back to 1900 and occasionally even earlier. The Exbor Studios had its beginning as the Lobmeyr workshop in Kamenicky Senov it moved to Novy Bor and was incorporated into Egermann-Exbor in 1962. The 1950s saw an explosion of artists who either specialized in glass only or provided designs for glassmakers on an occasional free-lance basis. Legends such as Vera LiSkova, Ludvika Smrckova, Stanislav Libensky and Pavel Hlava created designs that will still be in production 100 years from now. Over and over glass has proven that grand designs are timeless.

Whether a new piece is called a replica or reproduction is a matter to be discussed by philosophers and crooks. As one politician said: "I can't define it, but I know it when I see it." Like it or not, new glass is in the American market and often described as vintage. While new glass can be a great source of enjoyment when honestly represented, fraudulent marketing can be painful for the victim.

Cameo Glass: Sandblasted or Acid Etched?

Even a casual examination of cameo glass will reveal two distinct characteristics. First, the modern sandblasting technique produces an extremely sharp edge, while acid-etching produces a slightly irregular edge. Second, a sandblasted surface is very smooth, while acid produces a rough tapioca-type surface.

See more new glass with old designs at the following web sites


Glass Vases, Epidaurus - History

The Museum of American Glass in West Virginia.

Imagine a museum dedicated to the region and nation's rich glass heritage. A place where examples of thousands of products can be viewed and compared and where the stories of people and processes come to life! The MAGWV provides this and much, much more.

The Museum of American Glass in West Virginia was established in Weston, West Virginia, in 1993 as a non-profit organization with a goal to discover, publish and preserve whatever may relate to the glass industry in West Virginia, the United States of America or where ever else glass has been manufactured.

The Museum is located at
230 Main Ave.
Weston, West Virginia 26452
Phone: 304-269-5006

Some GPS units will take you the wrong way on Main Street so here are the
latitude & longitude coordinates for the museum to use in your GPS unit:
N 39 deg 02.326', W 80 deg 28.001'

We are open to the public

Monday - Saturday 9:30 A.M. - 5:00 P.M. Sundays 1:00 P.M. - 5:00 P.M.

MAGWV Auction Going on now

Bidding Notice: Place absentee bids online here if you can not attend the auction

MAGWV Collections are Online

MAGWV Given Custody of American Flint Glass Workers Union Archives!

We now have a climate-controlled archival storage area on the second floor

MAGWV has an Ebay Store!

Purchase memberships to the Museum, monographs, books, original catalogs, Back issues of All About Glass and more! Click Here to visit.
Back issues of the Early American Pattern Glass Society News Journal
are also available now.

The Museum has a Gift Shop.

Books and Monographs for sale as well as hundreds of pieces of glass offered by a selection of vendors. And we now accept credit cards!

The Voice of the Glass Collecting Community

The magazine is one of the privileges of membership to the Museum.
To learn how YOU can receive it Click Here

Interested in glass research?

Click on Museum Store to order catalog reprints, monographs and original catalogs many containing never-before published glass company information.
Also pursue our Catalog Holdings and find out how to order copies!


A Brief History of Italian and Scandinavian Mid Century Glassware

Mid century glassware is special, the sculptural and organic forms create an amazing effect capturing the light and decorating the room all alone. It often had a sculptural look, even if designed for a daily-use as table-wares, paperweights, platters and so on.

From the late 20s and across all mid century, designers began to replace craftsmen becoming real glass artists while manufacturers created series of functional vases, as wine glasses and tumblers, establishing dedicated art glass departments. Specially in the 50s the distinction between art and daily-use products became subtle as swirling colours and more organic forms were adopted for functional designs.

(Tapio Wirkkala vases – found here)

The Italian Glass Market Throughout the Mid Century

In Murano(Italy) the glass-maker Paolo Venini -that began to experiment with new glass designs already in the early 20s- became the Italian glass manufacturer market leader across the mid century, encouraging the cooperation between designers and artists to create original products.

Venini contributed to re-invent the Murano glass business using sculptural and asymmetrical forms for his works: a revolution. Together with Venini, also Dino Martens and Aldo Nason contributed to bring the Murano market back to success after the crisis.

Martens liked to re-imagine daily use designs making sculptural and abstract objects, while Nason was more known for his organic forms and candy-coloured motifs inspired by natural elements and contrasting with the classic, and subdued, pre-war Murano glass style.

(Murano vase – found in the book Mid Century Modern)

Mid Century Glass Design in Scandinavia

Even if they never used a particularly bright colour palette like the Italians, also Scandinavian designers experimented with new and original colour mixes, using basic pigments and different additives.

Sven Palmqvist, for example, was inspired by the Byzantine mosaics while designing the Ravenna glass series.
The designers Tapio Wirkkala and Timo Sarpaneva won international prizes and contributed to the success of the brand Iittala, creating modern and elegant products.

(Sven Palmqvist – Ravenna series glass – found here)

(Sven Palmqvist vases – found here)

(Tapio Wirkkala vases – found here)

Wirkkala designed a range of products based on jagged ice blocks, lichen vessels and mushroom shapes while the Tapio series captured air’s lightness and transparency trapping a bubble within each dense stem.

Sarpaneva’s work was more eclectic, going from functionality to luxury.
Specially during the 50s, he adopted a sculptural approach with his i-Glass series. The colours he used -smoky with a subtle metallic tint- inspired many designers and created one of the most recognisable mid century colour palette.

SEE MORE
[one_third]


Ver el vídeo: Glass Blowing Craftsman Professional at High Level is Awesome, Im Very Satisfying After Watching