¿Cuántas veces experimentó Estados Unidos antes de lanzar la bomba atómica en Japón?

¿Cuántas veces experimentó Estados Unidos antes de lanzar la bomba atómica en Japón?

Sé que es al menos una vez. Realizaron una prueba llamada Trinity.

¿Fue el único?


Sí, fue la única prueba.

El diseño de la bomba de plutonio (implosión) solo se probó una vez antes de usarse en Nagasaki. El diseño de la bomba de uranio (cañón) no se probó en absoluto (*) cuando se usó en Hiroshima.


(*): "No probado" / "probado solo una vez" se refiere a un "dispositivo" completo que conduce a una reacción en cadena descontrolada. Han estado probando a fondo los componentes individuales y han estado realizando muchas pruebas para averiguar en qué punto se produciría la reacción en cadena descontrolada para poder construir un dispositivo que no se "apagara" (iniciar la reacción en cadena demasiado pronto y seguir adelante). "pop" en lugar de "boom" porque el dispositivo se destruye a sí mismo prematuramente) ni deja de entrar en reacción en cadena en absoluto.

Se consideró que el diseño de uranio (cañón) era tan simple que la posibilidad de mal funcionamiento era mínima y no requería pruebas. Además, de todos modos, solo tenían suficiente U235 para una bomba.


De vuelta a Hiroshima: por qué el lanzamiento de la bomba salvó diez millones de vidas

La próxima visita del presidente Barack Obama a Japón ha reavivado el interés en el debate sobre la decisión de lanzar la bomba atómica sobre Hiroshima.

Para mí, el asunto es muy claro y las cuestiones morales y éticas son sencillas. La destrucción causada por esas bombas fue espantosa más allá de toda descripción, e Hiroshima debería estar siempre en la mente de los encargados de formular políticas para evitar que pesadillas como esa vuelvan a ocurrir.

Pero seamos claros. En el contexto de 1945, el uso de bombas atómicas salvó vidas, millones de ellas.

Entonces, ¿tenía razón Estados Unidos al usar las bombas? Incuestionablemente.

Lo enfatizo debido a la desinformación que a menudo circula sobre los supuestos planes japoneses de rendirse incluso sin las bombas.

En algún momento de estos debates, sin duda escuchará la siguiente gema citada, de la Encuesta sobre Bombardeos Estratégicos de los Estados Unidos (SBS):

& quot; Basado en una investigación detallada de todos los hechos, y apoyado por el testimonio de los líderes japoneses sobrevivientes involucrados, es la opinión de la Encuesta que ciertamente antes del 31 de diciembre de 1945, y con toda probabilidad antes del 1 de noviembre de 1945, Japón se habría rendido incluso si las bombas atómicas no se hubieran lanzado, incluso si Rusia no hubiera entrado en la guerra, e incluso si no se había planeado o contemplado ninguna invasión ''.

Esta afirmación es absolutamente tendenciosa. La encuesta de la SBS sí lo informó, pero totalmente por sus propias razones partidistas. Es decir, querían desesperadamente preservar la existencia de una Fuerza Aérea de los EE. UU. Separada después de la guerra, por lo que necesitaban minimizar los efectos de las bombas atómicas. Hicieron muchas afirmaciones de este tipo que, de hecho, no eran correctas.

La declaración sobre la rendición nunca fue precisa, ni cercana a ser exacta, y muchos historiadores de renombre hoy en día no la respaldarían.

Gran parte de la confusión tiene que ver con la definición de términos como "rendición". De hecho, los japoneses lanzaron varios planes para poner fin a la guerra, pero en términos que eran totalmente inaceptables para cualquier potencia aliada. Entre otras cosas, estos esquemas no implicaron ocupación, ni desmantelamiento del militarismo o imperialismo, ni castigo de los criminales de guerra. No hay represalias por los crímenes salvajes en China, las Indias Orientales y otros lugares. Luego, después de una pausa de un par de años, Japón lanzaría la próxima ola de agresión. Claramente, no estaban hablando de "rendición" en ningún sentido del término que podamos reconocer.

Déjame darte una analogía. Supongamos que a fines de 1944, la Alemania nazi hubiera sugerido términos de paz que implicaban mantener sus fronteras existentes como estaban en ese momento. El régimen permanecería en el lugar indefinidamente y presumiblemente continuarían las matanzas en masa. ¿Alguien del lado aliado habría tolerado tal resultado?

Sin bombas atómicas, sin rendición japonesa. Ahora tenemos muchos testimonios de ambas partes para dejar eso absolutamente claro. Entonces, ¿cuáles eran las alternativas? ¿Y si la guerra hubiera continuado, digamos, a fines de 1946?

La invasión era imposible. La planeada invasión estadounidense de Kyushu (Operación Olímpica) a fines de 1945 habría sido una de las mayores catástrofes en la historia militar, sobre todo porque los japoneses sabían exactamente dónde y cuándo vendría. Estaban sumamente bien preparados, con flotas de miles de terroristas suicidas. El ataque de seguimiento planeado contra Honshu en 1946 (Coronet) nunca habría ocurrido porque el ejército de los Estados Unidos habría sido efectivamente destruido. Aparte de los japoneses, el gran tifón de octubre de 1945 habría aplastado la flota de invasión estadounidense antes de que se acercara a las playas.

La estimación a veces citada de 30-40,000 muertes en Estados Unidos en tal invasión es una broma, una cifra preparada para persuadir a la administración de que se debe permitir que el general MacArthur se salga con la suya con una monstruosa estupidez.

La única respuesta realista de Estados Unidos en esta etapa habría sido bombardear la cosecha de arroz de 1946. La hambruna resultante habría matado al menos a varios millones, según estimaciones creíbles. Reforzar esa campaña habría sido más incursiones de fuego en ciudades japonesas, como la de Tokio en marzo de 1945 que mató a cien mil personas. Eso no está en la liga de la bomba atómica, pero está muy cerca.

Mientras tanto, está el punto que para mí es bastante decisivo. Cuando consideramos el peaje de no Dejando caer las bombas, recuerde siempre los miles de civiles que murieron bajo la ocupación japonesa en China e Indonesia durante 1945, y deberíamos seguir contando las muertes que habrían ocurrido a ese ritmo hasta 1946. Nada iba a detenerlo a menos que el destrucción total de la capacidad de guerra japonesa.

Añádase a esto el asesinato de todos los prisioneros de guerra aliados en manos japonesas, como habían ordenado los japoneses en caso de un ataque directo al continente. Juntando esas cifras, junto con las probables muertes japonesas, se obtienen unos diez millones de muertos, y esa es una cifra conservadora. La gran mayoría de esas muertes adicionales habrían sido de Asia oriental y sudoriental, principalmente japoneses y chinos.

Las consecuencias políticas también son horribles de contemplar. Si hubiera resultado que decenas de miles de soldados estadounidenses estaban siendo asesinados mientras Estados Unidos no usaba un arma para ganar la guerra, el Servicio Secreto probablemente habría tomado la delantera en el asesinato de Harry Truman.

Realmente comprendo por qué a las personas bien intencionadas les gustaría pensar que Japón estaba al borde de la rendición, de modo que la opción nuclear podría haberse evitado. Habría hecho el debate ético tan limpio y simple. Pero no, lo siento, esa no era una opción viable y había que tomar decisiones mucho más difíciles.

Philip Jenkins es profesor distinguido de historia en la Universidad de Baylor y codirector del Programa de Estudios Históricos de la Religión en laInstituto de Estudios de Religión. Es autor de muchos libros, entre ellosLa Gran Guerra Santa: cómo la Primera Guerra Mundial se convirtió en una cruzada religiosa.


¿Cuántas veces experimentó Estados Unidos antes de lanzar la bomba atómica en Japón? - Historia

LA PRUEBA DE LA TRINIDAD
(Trinity Test Site, 16 de julio de 1945)
Events & gt Dawn of the Atomic Era, 1945

  • La guerra entra en su fase final, 1945
  • Debate sobre cómo usar la bomba, finales de la primavera de 1945
  • The Trinity Test, 16 de julio de 1945
  • Safety and the Trinity Test, julio de 1945
  • Evaluaciones de Trinity, julio de 1945
  • Potsdam y la decisión final de bombardear, julio de 1945
  • El bombardeo atómico de Hiroshima, 6 de agosto de 1945
  • El bombardeo atómico de Nagasaki, 9 de agosto de 1945
  • Japón se rinde, 10 al 15 de agosto de 1945
  • El Proyecto Manhattan y la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945

Hasta que se pudiera probar la bomba atómica, quedarían dudas sobre su eficacia. El mundo nunca había visto una explosión nuclear antes y las estimaciones variaban mucho sobre la cantidad de energía que se liberaría. Algunos científicos a Los Alamos en privado continuó teniendo dudas de que funcionaría en absoluto. Solo había suficiente uranio apto para armas disponible para una bomba, y la confianza en el diseño tipo pistola era alto, por lo que el 14 de julio de 1945, la mayor parte de la bomba de uranio ("Little Boy") comenzó su viaje hacia el oeste hasta el Pacífico sin que su diseño hubiera sido nunca completamente probado. Sin embargo, una prueba de la bomba de plutonio parecía vital, tanto para confirmar su novedad implosión diseño y recopilación de datos sobre explosiones nucleares en general. Varias bombas de plutonio estaban ahora "en proceso" y estarían disponibles durante las próximas semanas y meses. Por lo tanto, se decidió probar uno de estos.

Robert Oppenheimer optó por nombrar esto la prueba "Trinity", un nombre inspirado en los poemas de John Donne. los sitio elegido era un rincón remoto en la Cordillera de Bombardeo de Alamagordo conocido como la "Jornada del Muerto" o "Viaje de la Muerte", 210 millas al sur de Los Alamos. La elaborada instrumentación que rodea el sitio fue probada con una explosión de una gran cantidad de explosivos convencionales el 7 de mayo. Los preparativos continuaron durante mayo y junio y se completaron a principios de julio. Tres búnkeres de observación ubicados a 10,000 yardas al norte, oeste y sur (derecha) de la torre de disparo en la zona cero intentarían medir aspectos clave de la reacción. Específicamente, los científicos intentarían determinar la simetría de la implosión y la cantidad de energía liberada. Se tomarían medidas adicionales para determinar las estimaciones de daños, y el equipo registraría el comportamiento de la bola de fuego. La mayor preocupación fue control de la radiactividad que liberaría el dispositivo de prueba. No completamente satisfecho con confiar en condiciones meteorológicas favorables para llevar la radiactividad a la atmósfera superior, el Ejército estaba listo para evacuar a las personas en las áreas circundantes.

El 12 de julio, el núcleo de plutonio fue llevado al área de prueba en un sedán del ejército (izquierda). Los componentes no nucleares partieron hacia el sitio de prueba a las 12:01 a.m. del viernes 13. Durante el día 13, se llevó a cabo el montaje final del "Gadget" (como fue apodado) en la casa del rancho McDonald. A las 5:00 p.m. el día 15, el dispositivo había sido ensamblado y izado sobre la torre de disparo de 100 pies. Leslie Groves, Vannevar Bush, James Conant, Ernest Lawrence, Thomas Farrell, James Chadwick, y otros llegaron al área de prueba, donde estaba lloviendo a cántaros. Groves y Oppenheimer, de pie en el búnker de control S-10,000, discutieron qué hacer si el clima no rompía a tiempo para la prueba programada para las 4:00 a.m. Para romper la tensión, Fermi comenzó a ofrecer a cualquiera que escuchara una apuesta sobre "si la bomba encendería o no la atmósfera y, de ser así, si simplemente destruiría Nuevo México o destruiría el mundo". El propio Oppenheimer había apostado diez dólares contra la paga de todo el mes de George Kistiakowsky a que la bomba no funcionaría en absoluto. Mientras tanto, Edward Teller estaba poniendo nerviosos a todos al aplicar cantidades generosas de protector solar en la oscuridad previa al amanecer y ofreciéndose a distribuirlo. A las 3:30, Groves y Oppenheimer retrasaron la hora a las 5:30. A las 4:00, dejó de llover. Kistiakowsky y su equipo armaron el dispositivo poco después de las 5:00 y se retiraron a S-10,000. De acuerdo con su política de que cada uno observe desde diferentes lugares en caso de accidente, Groves dejó Oppenheimer y se unió a Bush y Conant en el campo base. Aquellos en los refugios escucharon la cuenta regresiva por el sistema de megafonía, mientras que los observadores en el campamento base la captaron en una señal de radio FM.

Durante los segundos finales, la mayoría de los observadores se tumbaron en el suelo con los pies mirando hacia el sitio de Trinity y simplemente esperaron. Cuando la cuenta regresiva se acercaba a un minuto, Isidore Rabi le dijo al hombre que estaba a su lado, Kenneth Griesen: "¿No estás nervioso?" "No" fue la respuesta de Griesen. Como Groves escribió más tarde: "Mientras estaba acostado en los últimos segundos, solo pensaba en lo que haría si la cuenta regresiva llegara a cero y no pasaba nada". Conant dijo que nunca supo que los segundos pudieran ser tan largos. Cuando la cuenta regresiva llegó a los 10 segundos, Griesen repentinamente le espetó a su vecino Rabi: "Ahora tengo miedo". Tres, dos, uno y Sam Allison gritó: "¡Ahora!"

Precisamente a las 5:30 a.m. del lunes 16 de julio de 1945, comenzó la era nuclear. Mientras los miembros del personal del Proyecto Manhattan miraban ansiosos, el dispositivo explotó sobre el desierto de Nuevo México, vaporizando la torre y convirtiendo el asfalto alrededor de la base de la torre en arena verde. Segundos después de la explosión se produjo una enorme explosión ola y calor ardiendo a través del desierto. Nadie pudo ver el radiación generado por la explosión, pero todos sabían que estaba allí. El contenedor de acero "Jumbo", que pesaba más de 200 toneladas y fue transportado al desierto solo para ser eliminado de la prueba, se abrió de golpe a pesar de que se encontraba a media milla de la zona cero. A medida que la bola de fuego naranja y amarilla se extendía y se extendía, una segunda columna, más estrecha que la primera, se elevó y se aplanó en forma de hongo, proporcionando así a la era atómica una imagen visual que se ha impreso en la conciencia humana como símbolo de poder. y espantosa destrucción.

Las reacciones inmediatas más comunes a la explosión fueron sorpresa, alegría y alivio. Lawrence estaba saliendo de su coche cuando, en sus palabras, todo pasó "de la oscuridad a un sol brillante en un instante", quedó "momentáneamente aturdido por la sorpresa". (Haga clic aquí para leer los pensamientos de Lawrence sobre la prueba Trinity.) Se escuchó a un militar exclamar: "¡Los melenudos se lo han dejado escapar!" Hans Bethe, que había estado mirando directamente a la explosión, quedó completamente cegado durante casi medio minuto. Norris Bradbury informó que "la bomba atómica no encajaba en ninguna idea preconcebida de nadie". La onda expansiva tiró al suelo a Kistiakowsky (que estaba a más de cinco millas de distancia). Rápidamente se puso de pie y le dio una palmada en la espalda a Oppenheimer, diciendo: "Oppie, me debes diez dólares". El físico Victor Weisskopf informó que "nuestro primer sentimiento fue de júbilo". La palabra que usó Isidor Rabi fue "jubiloso". En cuestión de minutos, Rabi estaba repartiendo una botella de whisky. En el campamento base, Bush, Conant y Groves se dieron la mano. Rabi informó que vio a Oppenheimer llegar al campo base después de la prueba:

Cuando se conocieron, Groves le dijo a Oppenheimer: "Estoy orgulloso de ti". El asistente de Groves, Thomas Farrell, le comentó a su jefe que "la guerra ha terminado", a lo que Groves respondió: "Sí, después de que arrojemos dos bombas sobre Japón". (Haga clic aquí para leer las observaciones de Groves de la prueba Trinity [pdf].) Probablemente la respuesta más mundana de todas fue la de Fermi: había calculado de antemano hasta qué punto la onda expansiva podría desplazar pequeños trozos de papel liberados en ella. Aproximadamente 40 segundos después de la explosión, Fermi se puso de pie, roció sus tiras de papel preparadas previamente en el viento atómico y estimó a partir de su desviación que la prueba había liberado energía equivalente a 10,000 toneladas de TNT. El resultado real, tal como se calculó finalmente, 21.000 toneladas (21 kilotones), fue más del doble de lo que Fermi había estimado con este experimento y cuatro veces tanto como había sido predicho por la mayoría en Los Alamos.

Pronto la conmoción y la euforia dieron paso a reflexiones más sobrias. Rabi informó que después de la euforia inicial, un escalofrío pronto se apoderó de los presentes. El director de la prueba, Kenneth Bainbridge, calificó la explosión como un "despliegue horrible y terrible" y le comentó a Oppenheimer: "Ahora todos somos unos hijos de puta". Las expresiones de horror y remordimiento son especialmente comunes en los escritos posteriores de los presentes. Oppenheimer escribió que la experiencia le recordó la leyenda de Prometeo, castigado por Zeus por darle fuego al hombre, y dijo también que pensó fugazmente en la vana esperanza de Alfred Nobel de que la dinamita acabaría con las guerras. Lo más famoso es que Oppenheimer recordó más tarde que la explosión le había recordado una línea del texto sagrado hindú, el Bhagavad Gita: "Ahora me he convertido en la Muerte, el destructor de mundos". El aterrador poder destructivo de las armas atómicas y los usos que podrían darles acechaban a muchos de los Científicos del Proyecto Manhattan por el resto de sus vidas.

El éxito de la prueba Trinity significó que ambos tipos de bombas, el diseño de uranio, no probado pero que se creía confiable, y el diseño de plutonio, que acababa de ser probado con éxito, ahora estaban disponibles para su uso en la guerra contra Japón. Little Boy, la bomba de uranio, fue lanzada primero en Hiroshima el 6 de agosto, mientras que el arma de plutonio, Fat Man, siguió tres días después en Nagasaki el 9 de agosto. En unos días, Japón se ofreció a rendirse.

  • La guerra entra en su fase final, 1945
  • Debate sobre cómo usar la bomba, finales de la primavera de 1945
  • The Trinity Test, 16 de julio de 1945
  • Safety and the Trinity Test, julio de 1945
  • Evaluaciones de Trinity, julio de 1945
  • Potsdam y la decisión final de bombardear, julio de 1945
  • El bombardeo atómico de Hiroshima, 6 de agosto de 1945
  • El bombardeo atómico de Nagasaki, 9 de agosto de 1945
  • Japón se rinde, 10 al 15 de agosto de 1945
  • El Proyecto Manhattan y la Segunda Guerra Mundial, 1939-1945

Anterior próximo


21 hechos sorprendentes sobre los ataques con bombas atómicas en Japón

Setenta años después, los ataques con bombas atómicas estadounidenses en Hiroshima y Nagasaki siguen siendo, afortunadamente, la única vez que se han utilizado armas nucleares en una guerra activa. Algo de lo que sucedió te sorprenderá, incluido el hombre que sobrevivió a ambos ataques.

21. El Enola Gay recibió su nombre de la madre del piloto.

El Enola Gay fue el avión bombardero Boeing B-29 Superfortress que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Fue pilotado por el coronel Paul Tibbets, un coronel de 30 años de Illinois. Llamó al avión en homenaje a su madre, Enola Gay Tibbets.

20. El primer objetivo se decidió una hora antes de la caída

Las buenas condiciones meteorológicas sobre Hiroshima sellaron el destino de la ciudad, determinado por un avión meteorológico que sobrevoló Hiroshima. En el suelo, suena una alerta amarilla durante 22 minutos. Muchos civiles lo ignoran, imperturbables ante la vista familiar de un solo avión B-29 sobrevolando la ciudad. El avión meteorológico envía un mensaje codificado a Enola Gay, advirtiendo que Hiroshima será el objetivo principal. Tibbets notifica a su tripulación por el intercomunicador y el avión pone rumbo.

19. 60 millones de grados

Esa era la temperatura Fahrenheit en Hiroshima en la zona cero al momento de la detonación.

18. Hasta 246.000 muertos

Hasta 166.000 murieron en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki murieron como resultado de las dos bombas atómicas. Aproximadamente la mitad murió el primer día, el resto murió de horribles heridas causadas por envenenamiento por radiación en los días, semanas y meses siguientes.

17. "Dios mío, ¿qué hemos hecho?"

Eso es lo que dijo el capitán Robert A. Lewis, tripulante de Enola Gay, y que luego anotó en su cuaderno, después de que se lanzara la bomba.

El operador de radar Joe Stiborik recordó a la tripulación sentada en un silencio atónito durante el vuelo de regreso. Las únicas palabras que recordó haber escuchado fueron las de Lewis: "Dios mío, ¿qué hemos hecho?". Explicó: "Me quedé estupefacto". Recuerde, nadie había visto antes lo que podía hacer una bomba atómica. Aquí había una maldita ciudad casi tan grande como Dallas, un minuto todo en buena forma y al minuto siguiente desapareció y se cubrió de fuego y humo. . Casi no hubo conversación que pueda recordar en nuestro viaje de regreso a la base. Supongo que era demasiado para expresarlo con palabras. Todos estábamos en una especie de estado de shock. Creo que lo más importante en nuestras mentes era que esto iba a poner fin a la guerra y tratamos de verlo de esa manera ".

16. La bomba fue armada en el aire

En el hangar de la isla de Tinian, donde el USS Indianapolis entregó la bomba, se saca con cuidado a Little Boy de su percha y se dirige hacia el Enola Gay. Pero el capitán William "Deak" Parsons, un experto en balística atómica, está preocupado.

Dos aviones B-29 explotaron al despegar en las últimas 24 horas. Si el B-29 que lleva a Little Boy explota, las consecuencias podrían ser catastróficas. Toma una decisión radical: tanto él como su colega, el teniente Morris Jeppson, armarán la bomba en el aire. Es una hazaña que no se intenta fuera de un laboratorio.

15. Nagasaki era un objetivo secundario

El Enola Gay participó en el segundo ataque atómico como avión de reconocimiento meteorológico para el objetivo principal de Kokura. Las nubes y el humo a la deriva provocaron que Nagasaki fuera bombardeada.

14. El avión que arrojó la segunda bomba se llamaba 'Bockscar'

El B-29 que lanzó la bomba "Fat Man" sobre Nagasaki estaba bajo el mando del Capitán Frederick C. Bock. El nombre & quotBockscar & quot es un juego de palabras con su nombre.

13. La mayoría de los hombres que lanzaron la bomba ya estaban muertos cuando se lanzó la bomba

Las piezas de la bomba atómica fueron entregadas a la isla de Tinian por el USS Indianapolis, un crucero pesado que recogió las piezas en San Francisco, se detuvo en Pearl Harbor y avanzó hacia Tinian. Pero después de dejar las piezas, el Indianápolis fue hundido por torpedos de un submarino japonés el 30 de julio. Debido a que su misión era secreta, la pérdida del Indianápolis no se descubrió durante casi cuatro días. De los 1.196 tripulantes, unos 300 se hundieron con el barco y unos 575 murieron mientras estaban en el agua, muchos por ataques de tiburones. Se cree que es el mayor ataque de tiburones a humanos en la historia. Solo 317 sobrevivieron para enterarse de los atentados.

12. Una luna de miel ayudó a Kioto a escapar de la destrucción

La hermosa ciudad japonesa de Kioto se consideró inicialmente para la segunda bomba, pero, como cuenta la leyenda, el secretario de Guerra Henry Stimson pidió que se eliminara de la lista de objetivos porque había estado allí en su luna de miel.

11. La tripulación de Enola Gay tenía tabletas de cianuro

Si la misión fallaba, no debían ser capturados con vida.

10. Las 2 bombas eran completamente diferentes

La bomba del 6 de agosto que se arrojó sobre Hiroshima se llamó & ldquoLittle Boy & rdquo y estaba basada en uranio. La bomba del 9 de agosto que fue lanzada sobre Nagasaki fue nombrada & ldquoFat Man & rdquo y estaba basada en plutonio. Little Boy & rdquo medía unos 10 pies de largo y pesaba más de cuatro toneladas métricas. & ldquoFat Man & rdquo era aún más grande, con aproximadamente 11.5 pies de largo y 4.5 toneladas.

9. Este hombre sobrevivió a ambos ataques con bombas

Tsutomu Yamaguchi era un hombre de negocios de 39 años que vivía en Nagasaki. Yamaguchi estaba en Hiroshima por negocios para su empleador Mitsubishi Heavy Industries cuando la ciudad fue bombardeada a las 8:15 am, el 6 de agosto de 1945. La explosión le rompió los tímpanos, lo cegó temporalmente y lo dejó con quemaduras graves en el lado izquierdo de la la mitad superior de su cuerpo.

Regresó a Nagasaki al día siguiente y, a pesar de sus heridas, volvió a trabajar el 9 de agosto, día del segundo bombardeo atómico. Esa mañana le estaba contando a su supervisor cómo una bomba había destruido la ciudad, a lo que su supervisor le dijo que estaba loco, y en ese momento detonó la bomba de Nagasaki. No resultó herido en esa explosión.

Yamaguchi murió de cáncer de estómago el 4 de enero de 2010, a la edad de 93 años.

8. El padre de la campaña de bombas contra la proliferación nuclear

J. Robert Oppenheimer, la figura clave del Proyecto Manhattan, que desarrolló la bomba en el desierto de Nuevo México, dijo que la detonación de las bombas le recordó las palabras del Bhagavad Gita: "Ahora me he convertido en la Muerte, el destructor de mundos". Después de la guerra, se convirtió en asesor principal de la recién creada Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos y utilizó ese puesto para presionar por el control internacional de la energía nuclear para evitar la proliferación nuclear y una carrera armamentista con la Unión Soviética. Después de provocar la ira de muchos políticos con sus opiniones abiertas durante el Segundo Susto Rojo, le revocaron su autorización de seguridad. Continuó su trabajo antinuclear hasta su muerte en 1967 de cáncer de garganta a los 62 años.

7. Truman estaba preparado para lanzar más bombas

El presidente de Estados Unidos, Harry Truman, sabía que una invasión de Tokio causaría bajas masivas en Estados Unidos. Con la nueva tecnología nuclear, estaba preparado para usarla. "Es un aprovechamiento del poder básico del universo. La fuerza de la que el sol extrae su poder se ha desatado contra quienes llevaron la guerra al Lejano Oriente '', dijo en un comunicado de prensa tras el bombardeo de Hiroshima. "Si ahora no aceptan nuestros términos, pueden esperar una lluvia de ruinas del aire, como nunca se ha visto en esta tierra".

6. La rendición del emperador Hirohito en la radio fue la primera vez que su voz se escuchó públicamente

Así es, en el poder desde 1926, Hirohito permitió que una grabación de su discurso de rendición fuera transmitida por la radio el 15 de agosto de 1945 (la primera vez que el pueblo japonés escuchó al Emperador en la radio). Hablaba en japonés clásico, lo que dificulta que algunos ciudadanos comprendan completamente lo que está diciendo. A pesar de dos devastadores ataques contra el país, muchas personas están conmocionadas y ndash, el Imperio japonés ha sostenido que sería más noble soportar la aniquilación que rendirse al enemigo. El ministro de guerra de Japón y rsquos había intentado suicidarse y muere al día siguiente. Muchos pensaron que el emperador ordenaría el suicidio masivo de todos los ciudadanos en lugar de rendirse. No lo hizo.

5. Nagasaki e Hiroshima no son radiactivos en la actualidad

Eso es porque las bombas explotaron a un par de miles de pies sobre las ciudades en lugar de detonar en el suelo.

4. Un testigo del ataque a Hiroshima ganó el maratón de Boston

Shigeki Tanaka tenía 13 años y vivía a 20 millas de Hiroshima cuando vio el bombardeo. Seis años después, se convirtió en el primer japonés en ganar el Maratón de Boston. La victoria de 1951 fue un momento histórico en la restauración de la dignidad y el honor del país destrozado por la guerra. Después de la Segunda Guerra Mundial, los atletas japoneses fueron excluidos de los Juegos Olímpicos de Verano de 1948 en Londres y de las principales competiciones internacionales de todo el mundo.

3. Un árbol bonsai plantado en 1626 sobrevivió al ataque de Hiroshima

El vivero que albergaba el árbol estaba a menos de dos millas del lugar de la explosión de la bomba. Ahora reside en Washington, D.C. en el National Arboretum.

2. El Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima es uno de los lugares más conmovedores del mundo

Ubicado en el Parque Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, en el centro de Hiroshima, no solo se dedica a documentar el bombardeo atómico de la Segunda Guerra Mundial, sino que tiene el objetivo adicional de promover la paz mundial. Visitada por un millón de personas al año, sorprendentemente es un lugar de esperanza y bien vale la pena el largo viaje en tren desde Tokio.

1. Las linternas de papel representan el más allá

Los miles de coloridos faroles de papel lanzados en el río Motoyasu de la ciudad simbolizan el viaje espiritual de los muertos por la bomba.


Experiencia americana

Hace dieciséis horas, un avión estadounidense lanzó una bomba sobre Hiroshima y destruyó su utilidad para el enemigo. Esa bomba tenía más potencia que 20.000 toneladas de TNT. Tenía más de dos mil veces la potencia explosiva del "Grand Slam" británico, que es la bomba más grande jamás utilizada en la historia de la guerra.

Los japoneses comenzaron la guerra desde el aire en Pearl Harbor. Han sido reembolsados ​​muchas veces. Y el final aún no ha llegado. Con esta bomba, ahora hemos agregado un nuevo y revolucionario aumento en la destrucción para complementar el creciente poder de nuestras fuerzas armadas. En su forma actual, estas bombas están ahora en producción y se están desarrollando formas aún más poderosas.

Es una bomba atómica. Es un aprovechamiento del poder básico del universo. La fuerza de la que el sol extrae su poder se ha desatado contra aquellos que llevaron la guerra al Lejano Oriente.

Antes de 1939, los científicos aceptaban la creencia de que, en teoría, era posible liberar energía atómica. Pero nadie conocía ningún método práctico para hacerlo. En 1942, sin embargo, sabíamos que los alemanes estaban trabajando febrilmente para encontrar una manera de agregar energía atómica a los otros motores de guerra con los que esperaban esclavizar al mundo. Pero fallaron. Podemos estar agradecidos a Providence porque los alemanes obtuvieron los V-1 y V-2 tarde y en cantidades limitadas y aún más agradecidos de que no obtuvieron la bomba atómica en absoluto.

La batalla de los laboratorios representaba riesgos fatídicos para nosotros, así como las batallas del aire, la tierra y el mar, y ahora hemos ganado la batalla de los laboratorios como hemos ganado las otras batallas.

A partir de 1940, antes de Pearl Harbor, el conocimiento científico útil se unió entre los Estados Unidos y Gran Bretaña, y muchas ayudas invaluables para nuestras victorias provienen de ese arreglo. Bajo esa política general se inició la investigación sobre la bomba atómica. Con científicos estadounidenses y británicos trabajando juntos, entramos en la carrera de los descubrimientos contra los alemanes.

Estados Unidos disponía de un gran número de científicos distinguidos en las muchas áreas de conocimiento necesarias. Tenía los enormes recursos industriales y financieros necesarios para el proyecto y podían dedicarse a él sin menoscabo indebido de otros trabajos de guerra vitales. En los Estados Unidos, el trabajo de laboratorio y las plantas de producción, en las que ya se había hecho un comienzo sustancial, estarían fuera del alcance de los bombardeos enemigos, mientras que en ese momento Gran Bretaña estaba expuesta a ataques aéreos constantes y todavía estaba amenazada con la posibilidad de invasión. Por estas razones, el primer ministro Churchill y el presidente Roosevelt estuvieron de acuerdo en que era prudente llevar a cabo el proyecto aquí. Ahora tenemos dos grandes plantas y muchas obras menores dedicadas a la producción de energía atómica. El empleo durante el pico de construcción ascendió a 125,000 y más de 65,000 personas incluso ahora están involucradas en la operación de las plantas. Muchos han trabajado allí durante dos años y medio. Pocos saben lo que han estado produciendo. Ven grandes cantidades de material entrando y no ven nada saliendo de estas plantas, porque el tamaño físico de la carga explosiva es excesivamente pequeño. Hemos gastado dos mil millones de dólares en la mayor apuesta científica de la historia, y ganamos.

Pero la mayor maravilla no es el tamaño de la empresa, su secreto ni su costo, sino el logro de cerebros científicos al reunir piezas de conocimiento infinitamente complejas que poseen muchos hombres en diferentes campos de la ciencia en un plan viable. Y no menos maravillosa ha sido la capacidad de la industria para diseñar y del trabajo para operar, las máquinas y los métodos para hacer cosas nunca antes hechas, de modo que la creación de muchas mentes surgió en forma física y funcionó como se suponía que debía hacer. Tanto la ciencia como la industria trabajaron bajo la dirección del Ejército de los Estados Unidos, que logró un éxito único en el manejo de un problema tan diverso en el avance del conocimiento en un tiempo asombrosamente corto. Es dudoso que en el mundo se pueda lograr una combinación semejante. Lo que se ha hecho es el mayor logro de la ciencia organizada en la historia. Se hizo bajo presión y sin fallas.

Ahora estamos preparados para aniquilar más rápida y completamente todas las empresas productivas que los japoneses tienen sobre la tierra en cualquier ciudad. Destruiremos sus muelles, sus fábricas y sus comunicaciones. Que no haya ningún error, destruiremos completamente el poder de Japón para hacer la guerra.

Para evitar que el pueblo japonés sufriera una destrucción total, se emitió en Potsdam el ultimátum del 26 de julio. Sus líderes rechazaron rápidamente ese ultimátum. Si no aceptan ahora nuestros términos, pueden esperar una lluvia de ruinas del aire, como nunca se ha visto en esta tierra. Detrás de este ataque aéreo seguirán fuerzas marinas y terrestres en tal número y poder como aún no han visto y con la habilidad de combate de la que ya son muy conscientes.

El Secretario de Guerra, que se ha mantenido en contacto personal con todas las fases del proyecto, hará público de inmediato un comunicado con más detalles.

Su declaración proporcionará datos sobre los sitios en Oak Ridge cerca de Knoxville, Tennessee, y en Richland, cerca de Pasco, Washington, y una instalación cerca de Santa Fe, Nuevo México. Aunque los trabajadores en los sitios han estado fabricando materiales para ser utilizados y produciendo la mayor fuerza destructiva de la historia, ellos mismos no han estado en peligro más allá del de muchas otras ocupaciones, por lo que se ha tenido el mayor cuidado en su seguridad.

El hecho de que podamos liberar energía atómica marca el comienzo de una nueva era en la comprensión del hombre de las fuerzas de la naturaleza. La energía atómica puede complementar en el futuro la energía que ahora proviene del carbón, el petróleo y el agua que cae, pero en la actualidad no puede producirse sobre bases para competir comercialmente con ellos. Antes de que eso suceda, debe haber un largo período de investigación intensiva. Nunca ha sido el hábito de los científicos de este país o la política de este gobierno ocultar al conocimiento científico mundial. Normalmente, por tanto, todo lo relacionado con el trabajo con energía atómica se haría público.

Pero en las circunstancias actuales no se pretende divulgar los procesos técnicos de producción ni todas las aplicaciones militares. En espera de un examen más detenido de los posibles métodos para protegernos a nosotros y al resto del mundo del peligro de una destrucción repentina.

Recomendaré que el Congreso de los Estados Unidos considere sin demora el establecimiento de una comisión apropiada para controlar la producción y el uso de energía atómica dentro de los Estados Unidos. Daré más consideración y haré más recomendaciones al Congreso sobre cómo la energía atómica puede convertirse en una influencia poderosa y contundente para el mantenimiento de la paz mundial.

Fuente: Biblioteca Harry S. Truman, "Notas de prensa del ejército", recuadro 4, Documentos de Eben A. Ayers.


DEJANDO LA BOMBA ATÓMICA

Todos los beligerantes de la Segunda Guerra Mundial buscaron desarrollar armas poderosas y devastadoras. Ya en 1939, los científicos alemanes habían descubierto cómo dividir los átomos de uranio, la tecnología que finalmente permitiría la creación de la bomba atómica. Albert Einstein, que había emigrado a los Estados Unidos en 1933 para escapar de los nazis, instó al presidente Roosevelt a lanzar un proyecto de investigación atómica estadounidense, y Roosevelt acordó hacerlo, con reservas. A finales de 1941, el programa recibió su nombre en clave: Proyecto Manhattan. Ubicado en Los Alamos, Nuevo México, el Proyecto Manhattan finalmente empleó a 150.000 personas y costó unos $ 2 mil millones. En julio de 1945, los científicos del proyecto probaron con éxito la primera bomba atómica.

En la primavera de 1945, los militares comenzaron a prepararse para el posible uso de una bomba atómica eligiendo objetivos apropiados. Ante la sospecha de que la explosión inmediata de la bomba se extendería más de una milla y los efectos secundarios incluirían daños por incendio, una ciudad compacta de valor militar significativo con edificios de estructura densa parecía ser el mejor objetivo. Finalmente, se eligió la ciudad de Hiroshima, el cuartel general del Segundo Ejército Japonés y el centro de comunicaciones y suministro de todo el sur de Japón. La ciudad de Kokura fue elegida como el objetivo principal de la segunda bomba, y Nagasaki, un centro industrial que produce material de guerra y el puerto marítimo más grande del sur de Japón, fue seleccionado como un objetivo secundario.

los Enola Gay , un bombardero B-29 que lleva el nombre de la madre de su piloto, lanzó una bomba atómica conocida como "Little Boy" en Hiroshima a las 8:15 a.m. Una enorme nube en forma de hongo se elevó sobre la ciudad. Los sobrevivientes que se sentaron a desayunar o se prepararon para ir a la escuela recordaron haber visto una luz brillante y luego haber sido arrastrados por la habitación. El inmenso calor de la explosión derritió piedra y metal y encendió incendios en toda la ciudad. Más tarde, un hombre recordó haber visto a su madre y a su hermano quemarse hasta morir cuando el fuego consumía su casa. Una sobreviviente, una niña en el momento del ataque, recordó haber encontrado el cuerpo de su madre, que había sido reducido a cenizas y se desmoronó cuando lo tocó. Dos tercios de los edificios de Hiroshima fueron destruidos. Una hora después del bombardeo, comenzó a caer una "lluvia negra" radiactiva. Aproximadamente setenta mil personas murieron en la explosión original. El mismo número moriría más tarde por envenenamiento por radiación. Cuando Japón se negó a rendirse, una segunda bomba atómica, llamada Fat Man, fue lanzada sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945. Al menos sesenta mil personas murieron en Nagasaki. Kokura, el objetivo principal, había estado envuelto en nubes esa mañana y, por lo tanto, había escapado de la destrucción. Es imposible decir con certeza cuántos murieron en los dos ataques. El calor de las explosiones de las bombas incineró o vaporizó a muchas de las víctimas.

Según las estimaciones, las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki (a) juntas mataron entre 125.000 y más de 250.000 personas. El llamado domo de Genbaku (bomba atómica), ahora el Monumento a la Paz de Hiroshima, fue el único edificio que quedó en pie cerca del hipocentro de la bomba de Hiroshima (b).

La decisión de utilizar armas nucleares es objeto de un amplio debate. ¿Por qué exactamente Estados Unidos desplegó una bomba atómica? La feroz resistencia que las fuerzas japonesas montaron durante sus primeras campañas llevó a los planificadores estadounidenses a creer que cualquier invasión de las islas de origen japonés sería extremadamente sangrienta. Según algunas estimaciones, hasta 250.000 estadounidenses podrían morir para conseguir una victoria final. Indudablemente, estas consideraciones influyeron en la decisión del presidente Truman. Truman, que no sabía nada del Proyecto Manhattan hasta la muerte de Roosevelt, tampoco se dio cuenta de lo verdaderamente destructivo que era. De hecho, algunos de los científicos que habían construido la bomba se sorprendieron por su poder. Una pregunta que no ha sido completamente respondida es por qué Estados Unidos lanzó la segunda bomba sobre Nagasaki. Como han señalado algunos estudiosos, si la intención de Truman era eliminar la necesidad de una invasión de la isla de origen, podría haberle dado a Japón más tiempo para responder después del bombardeo de Hiroshima. Sin embargo, no lo hizo. El segundo bombardeo pudo haber tenido la intención de enviar un mensaje a Stalin, que se estaba volviendo intransigente con respecto a la Europa de posguerra. Si es cierto que Truman tenía motivaciones políticas para usar las bombas, entonces la destrucción de Nagasaki podría haber sido la primera salva de la Guerra Fría con la Unión Soviética. Y, sin embargo, otros historiadores han señalado que la guerra había desencadenado atrocidades tan masivas contra la población civil por parte de todos los beligerantes, incluido Estados Unidos, que para el verano de 1945, el presidente ya no necesitaba ninguna razón en particular para utilizar todo su arsenal nuclear.


Exclusivo del New York Times

En agradecimiento por los servicios de Laurence, el Ejército informó a la alta dirección del Times el 2 de agosto sobre el inminente uso de la bomba contra Japón, para que el periódico pudiera prepararse.

El 6 de agosto de 1945, el mundo se enteró por primera vez de la bomba atómica cuando Estados Unidos la arrojó sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días después, el Cuerpo Aéreo del Ejército atacó de nuevo, esta vez en Nagasaki. A bordo de uno de los aviones el 9 de agosto estaba Laurence.

William Laurence (izquierda) en el Pacífico en vísperas de los bombardeos. Fuerza Aérea de EE. UU.

Como testigo periodístico oficial del Proyecto Manhattan, ahora era el primer civil estadounidense en observar el uso de la nueva y terrible arma en la guerra. Su narrativa poética y detallada (que apareció en el Times un mes después) comenzó simplemente: "Estamos en camino de bombardear el continente de Japón".

A medida que pasaban las horas en el camino hacia el objetivo, Laurence reflexionó sobre la moralidad de emprender la búsqueda de borrar una ciudad entera del mapa.

Se preguntó si sentía lástima por los “pobres diablos” que serían destruidos por la bomba. Su respuesta: "No cuando uno piensa en Pearl Harbor y en la Marcha de la Muerte en Bataan". En otras palabras, pensó, al igual que muchos estadounidenses, que los "japoneses" se lo habían merecido.

Luego, sobre Nagasaki, Laurence y la tripulación contemplaron el caos existencial desatado al dividir el átomo:

“Asombrados, lo vimos dispararse hacia arriba como un meteoro proveniente de la tierra en lugar de desde el espacio exterior, volviéndose cada vez más vivo a medida que ascendía hacia el cielo a través de las nubes blancas. Ya no era humo, ni polvo, ni siquiera una nube de fuego. Era un ser vivo, una nueva especie de ser, nacido justo ante nuestros ojos incrédulos.

En una etapa de su evolución, que abarca millones de años en términos de segundos, la entidad asumió la forma de un tótem cuadrado gigante, con su base de aproximadamente tres millas de largo, disminuyendo hasta aproximadamente una milla en la parte superior. Su parte inferior era marrón, su centro era ámbar, su parte superior blanca. Pero era un tótem viviente, tallado con muchas máscaras grotescas que hacían muecas hacia la tierra ...

Siguió luchando con una furia elemental, como una criatura en el acto de romper las ataduras que lo sujetaban. En unos pocos segundos se liberó de su gigantesco tallo y flotó hacia arriba con tremenda velocidad, su impulso llevándose a la estratosfera a una altura de unos 60.000 pies ...

A medida que el hongo flotaba en el azul, cambió su forma a una forma de flor, su pétalo gigante se curvó hacia abajo, de color blanco cremoso por fuera y de color rosa por dentro. Todavía conservaba esa forma la última vez que lo miramos desde una distancia de unas 200 millas ".


¿Cuántas veces experimentó Estados Unidos antes de lanzar la bomba atómica en Japón? - Historia

¿El lanzamiento de bombas atómicas fue éticamente permisible o no? A public spiritual message from Master Ryuho Okawa, the CEO and founder of Happy Science, shed light on the ethical controversy concerning World War II, a debate that continues to this day. Former U.S. President Truman was the man who decided to drop the atomic bombs on Japan. Former U.S. President Franklin Roosevelt was the one who launched the Manhattan Project to develop the A-bomb in the first place.

In this shocking spiritual message, the spirits of both former presidents truthfully speak about WWII. It offers important lessons for reconsidering the Japanese and American historical viewpoints as well as for jointly creating world peace.

Giving a Fresh Look at Modern History in Order to Create Strong U.S. – Japan Relations That Will Foster World Peace.

In the United States, students learn at school: one million American soldiers would have died without the use of the atomic bombs. The war against Japan was a victory for freedom and democracy, which justified the use of the atomic bombs.

However, did this explanation really justify the use of the atomic bombs? Right before the atomic bombs were dropped in Hiroshima and Nagasaki, the U.S. had conducted indiscriminate bombings on more than 200 Japanese cities, and it had already claimed the lives of 330,000 civilians, even though Japan had already communicated via the Soviet Union its intention to surrender and the end of war was just a matter of time. Even U.S. Generals MacArthur and Eisenhower opposed the idea of using the atomic bombs, and they claimed there was no military benefit.

Furthermore, why did the U.S. target Japan first? In a spiritual message, former President Truman said, “I dropped two atomic bombs as an ‘experiment,’” which ended up claiming the lives of as many as 200,000 civilians. His spirit indicated that since he did not consider the Japanese were human beings, his actions did not constitute war crimes.

In his comments, one can see that there was racism based on the idea of white supremacy. One of the causes of the war that Japan fought for was “liberating Asia from Western colonialism and abolishing racial discrimination.” Before the East Asian War, the world had only 69 independent countries, but now there are nearly 200. Although Japan lost the war, the liberation of colonies and the abolishment of racial discrimination were successfully realized.

In the U.S., the war between America and Japan has been explained as “a war to overthrow Japanese fascism.” But that is not actually true. As you can see from the excerpts of the chief editor’s column“,

“Japan was forced to fight a “war of self-defence” against looming white supremacist colonial rule and communist expansion.
After the Russo-Japanese War, Japan and America came into direct conflict over their interests on the continent of China. In the Second Sino-Japanese War from 1937, America supported the Kuomintang and in actuality entered a “war by proxy” against Japan. Japan was driven into a corner by such things as the post-Great Depression change to bloc economies, the formation of the anti-Japanese ABCD encirclement, and American oil embargoes, and this led to the outbreak of war between Japan and the U.S. in 1941.”

In the United States, some media labels Mr. Abe as “a right-wing nationalist”. Reporters criticize his revisionist views, and discuss the outrage in China as well as South Korea.

However, in order to stop China’s hegemonic ambitions, the U.S. now stands at a crossroad. Will it accept a strong Japan or not?

While the winners always write history, that type of perception of history does not necessarily satisfy the standards of God’s justice.

Through series upon series of spiritual messages, Master Okawa has revealed justice throughout world history by discovering where great past figures are now, and what they have been doing since their deaths.

In order to create truly constructive U.S. – Japanese relations that will serve to create world peace, we see it is necessary to re-examine history up until the Second World War with a fresh perspective. The spiritual messages from Truman show a way to overcome the past conflict between the U.S. and Japan, and give us the opportunity to create strong relations that will serve for the realization of world peace.

Extracts from this public, spiritual message follow (note 1).

Note 1: These spiritual messages were channelled through Ryuho Okawa. However, please note that because of his high level of enlightenment, his way of receiving spiritual messages is fundamentally different from other psychic mediums who undergo trances and are completely taken over by the spirits they are channeling.

Each human soul is made up of six soul siblings, one of whom acts as the guardian spirit of the person living on earth. People living on earth are connected to their guardian spirits at the innermost subconscious level. They are a part of people’s very souls, and therefore, exact reflections of their thoughts and philosophies.

However, please note that these spiritual messages are opinions of the individual spirits and may contradict the ideas or teachings of the Happy Science Group.

Read more on this>>

Answers to questions on spiritual messages part 1

Answers to questions on spiritual messages part 2

Let’s Explore Who Is “Responsible for Dropping the A-bombs”!

Today’s theme is whether the atomic bombings were a crime against humanity. No one has ever investigated this subject, and there may well be no moralist, religious leader, or thinker with the responsibility enough to answer this question.

After the A-bombs were dropped, I believe that Einstein and many other scientists who were involved in building the atomic bombs threw themselves into the peace movement. The scientists, who actually built the bomb, became opposed to it, because its use generated political problems.

Harry S. Truman gave the order to drop the A-bombs. He was the vice-president who succeeded to the presidency when Franklin Roosevelt died in April, 1945. I’d first like to clarify the issue of whether he bears some form of responsibility for actually ordering the attacks, and whether his actions were wrong.

However, I think that the droppings of the A-bombs were actually decided during the time of Franklin Roosevelt. Therefore, an assessment of Roosevelt is necessary for this underlying issue. It would seem that he fundamentally created the direction for post-WWII American history and the new world order.

That should be effective, but as someone who likes to inspect history, I feel obliged to check whether America’s actions were “fair”.

Was the Last World War One Between “Gods” and “Demons”?

In the final count, Japan was defeated in the war, but was it a war between “gods” and “demons” as the West likes to portray? To put this gently, was it a battle between “democracy” and “fascism”? In other words, was it a conflict between “the West” and “the Fascist Axis of Japan, Germany, and Italy”?

It’s true to say that this is the approach often taken in the field of political science in the U.S., and people who have studied in the U.S. would probably have come across it. I don’t think anyone other then me has the ability to reveal the truth any more, but it does have tremendous, historical importance.

Master Okawa Summons the Spirit of the Former U.S. President Harry S. Truman.

I’ll try to invite Truman here.

At present, he’s the last U.S. president to have graduated from high school only. He must have been a very able man. He apparently had a long life, because he lived until the age of 88.

Oh, President Harry S. Truman, issuer of the order to drop the atomic bombs as 33rd President of the United States, please come down to the Hall of Great Awakening. Tell us the true significance of the war!

We’ve already investigated the Japanese side, and now I ask you to tell us about the American point of view and circumstances.

Oh spirit of Harry S. Truman, please come down to the Hall of Great Awakening, and tell us your opinions concerning the situation at the end of the war.

(A silence of about 20 seconds)

Truman Apologized, “They Shouldn’t Have Been Dropped.”

- Are you Harry Truman, the 33rd President of the United States?

Truman: (Sighs deeply) Ah…. What did I do? I did something unforgivable.

- What did you say just now?

Truman: You’re asking me about the A-bomb, aren’t you?

Truman: They should have never been used.

- You shouldn’t have dropped them? Did you realize that after you died?

Truman: Well, yes, I guess so. Mind you, I had a long life, and I gradually came to see it that way as the relationship between Japan and the U.S. improved after the war and we became friends.

During the war, I regarded Japan as a hateful enemy, and I was ready to use anything to defeat Japan. I lived a long life after the war, and when I returned to the Real World, I felt strongly that there might not have been any reason to use them after all.

As Soon As Atomic Bombs Came Into Existence, Japan Was the Target.

- Can you tell us the reason you ordered nuclear attacks when you were the American President?

Truman: Well, they’d been developed. Discussions about the actual use of the atomic weapons started even before the Japan-U.S. war began. In fact, ‘research’ got underway about 20 years before I dropped them, and I knew for a long time that scientists could theoretically develop them. When I was looking at how much longer it would take to complete them, the tests were finally successful.

I wanted to try the bombs in actual warfare, but of course, I couldn’t bear to use them in Europe since Germany and Italy were Christian countries like America.

Even though Hitler existed, it was still a Christian Protestant country. Therefore, I allowed the Soviet Union to invade, and we ultimately won the land war. I was unable to use the weapons there. In fact, they could have been dropped.

Berlin was practically in ruins from the air raids, but of course, it was easier to drop the bombs on Japan, which was not a Christian country. Maybe I should say that it was easier to win over public opinion for my decision.

- Chronologically speaking, Germany surrendered in May of 1945, and, to be precise, Trinity (mankind’s first nuclear test) was successfully staged in New Mexico on July 16th.

- It means the final A-bomb test was not completed before Germany’s surrender. For argument’s sake, would you have hesitated to use the A-bomb had Germany’s surrender been delayed?

Truman: I probably wouldn’t have used it. It wasn’t in the original plan, you see. The target was Japan right from the very start.

- Why was the bombing of Japan with a nuclear weapon your goal?

Truman: Because, after all, the American people couldn’t understand the Japanese. Before the war, many people were even calling for Japanese immigrants to be expelled.

As well as that, from the American point of view, that tiny country had entered Manchuria, occupied Mainland China, and invaded a succession of Asian countries that European countries had previously colonized. Japan had beaten Britain, France, and the Netherlands, and it was establishing a string of Japanese colonies. Well, as far as the people of America were concerned, despite the fact that my next remark might seem rather rude and insulting to the people of Japan, we felt as if there was no way we could let you Japs get away with it.

Truman Continues to Talk About the “Japanese Menace”.

- I believe that Japan didn’t attack civilians.

- However, America planned indiscriminate slaughters, such as the Great Tokyo Air Raid, right from the start, didn’t it? What were your opinions at the time?

Truman: It would be true to say that I regarded Japan as a totalitarian state. In terms of Japan, a totalitarian state meant that the Emperor alone was the “queen bee” or “queen ant”, and everyone else was in the same position as a “worker bee” or “soldier ant”. To me, all Japanese shared the same values, whether they were military or civilians. I regarded Japan as a kind of totalitarian state.

I Dropped Two A-bombs as an “Experiment”.

- Why did you use two bombs?

Truman: Well, it was to test two slightly different kinds of incendiaries.

Truman: Uh-huh. The Nagasaki and Hiroshima versions were slightly different types of the same bomb. We checked to see how much offensive power each of them had.

Truman Didn’t Want to Accept the Japanese as Being Equal Members of the Human Race

- There was that side of it, but even so, I can’t imagine that you could justify the slaughter of around 350,000 Japanese in two bombings. I wonder whether your racist views influenced your use of the nuclear weapons.

- You were aware that the Japanese were suing for peace after the Tojo government collapsed, weren’t you?

- How do you define a crime against humanity?

- What would you say is a crime against peace?

Truman: That’s what it would have been had I accepted the Japanese as being equal members of human race. During the war, I didn’t recognize the Japanese as being equivalent to other human beings the way that Caucasians were.

“The Nanking Massacre” Was Necessary to Balance “America’s Actions”.

- Class A war criminals are “guilty of killing many people”, aren’t they?

- The fabrication of the Nanking Massacre…

Truman: That was the hardest thing about the time when the war ended. America’s actions could have been labelled in a damaging way. We had to balance it out like that. We would have been in trouble unless the Japanese were seen as even more vicious than us.

America Boosted Its Fighting Spirit Through a Campaign to “Dehumanize the Japanese”.

- What do you think about the people who died in the atomic bombings? About the feelings of those who were burnt to death?

Truman: We aimed to boost our fighting spirit during the war. In America, we enthusiastically waged a campaign to convince people that the Japanese were inhuman.

The Democrats are a political party that emphasizes human rights, but there wasn’t the same doctrine of human rights as there is now. When it comes to American “human rights”, Lincoln said, “All men are created equal.” However, the word “men” referred white men it didn’t include blacks or women.

The liberation movements for blacks and women occurred in the 1960s, which was after I exploded the atomic bombs. From the perspective of those prejudicial times, it’d be true to admit that I didn’t see the Japanese in any regard as similar to us.

Was It Really Fascism Versus Democracy?

- It’s just that, looking back now, doesn’t it seem at least like there was a clear distinction along the lines of fascism and democracy?

Truman: We, Americans, created that idea to justify our actions.

There Is Some Truth in “the Greater East Asian War to Release European Karma”.

- Then, can you clearly state whether Japan’s war was right or wrong?

Truman: Um, I don’t know. If you say the Great Depression that started in the US caused it, I couldn’t say that I didn’t share some responsibility.

Japan certainly used the words “the Greater East Asian War” as an act to release the karma that Europe had accumulated in the centuries since the Age of Discovery, and I think in fact there’s some truth to it.

The Tokyo Trials, in Which “the Victorious Nations Judged the Defeated” Were Not Without Fear or Favor.

- Did the International Military Tribunal for the Far East really provide a fair trial? What was your opinion, Mr. Truman?

Truman: Well, it was obviously not fair, because the victors judged the losers. That’s why the United Nations itself isn’t neutral since the countries that won the war created the U.N. It’s an organization created to keep the losers permanently contained.

Truman: It’s an organization created after the war for the systems of the victorious nations to continue, and the U.N. isn’t even-handed.

Just as individuals have wants, as fellow citizens, we want to protect our own interests in order to maintain our advantage.

Thinking about it now, from the American point of view, I really didn’t want to include the Soviet Union and Communist China as permanent members in the Security Council. To be perfectly frank, it’s a bit of a shame they were as it would have been a much better set-up if they weren’t.

To be perfectly honest, if it were today, I would have wanted to include Japan and Germany instead of Russia and Communist China.

The Imposition of the Pacifist Constitution Was the Same As “the Subjugation of the Indians”.

- This is a question about the Japanese Constitution, and of course, the issue of Article 9.

- The Japanese Constitution was drafted in your day. And in that constitution Article 9 stipulates that the Japanese people forever renounce war and will not maintain war potential. What was your thinking on this issue at the time, Mr. Truman?

In addition, with the extension of China’s current hegemony, please give us your opinion on today’s international situation.

Truman: Well, it’s a really lousy constitution. America recognized its mistake when the Korean War started. America knew that it was a constitution that shouldn’t be imposed upon an independent country, and we abandoned it. However, the Japanese clung to it, you know.

It was awful matter, which we handled exactly in the same manner as the way we treated the Native Americans. We overcame them with our cavalry, and then we disarmed them. Article 9 should never have been imposed had we recognized Japan’s sanctity as a sovereign state.

- Are you saying that “war potential will never be maintained”, having been written into the Constitution, is in itself strange?

Truman: The Japanese have probably been brainwashed by it, haven’t they? Doesn’t it mean that they’ve vowed to be annihilated rather than to have an army and to kill foreign nationals? How do you interpret it?

- Mr. Truman, it’s no exaggeration to state that you decided the Japanese should be brainwashed.

Truman: Me… Was it me? Well, I don’t remember, but anyway, I only kept that opinion for five years. When the Korean War began, I already changed my mind. I did previously believe that Japan was a bad country. However, when I actually started interacting with the Japanese after the war, I saw first-hand that they were actually a rather advanced society and had long enjoyed a splendid culture. None of us in America knew that democracy had existed in pre-war Japan.

Truman: Americans didn’t really know about the Taisho period democracy or the greatness of the Meiji Restoration. We weren’t aware that Japan was a country with a history.

A Tearful Truman Utters Words of Self-Reflection.

- Well, this is my last question. Today, when politicians in Japan pay their respects at Yasukuni Shrine, other countries criticize them. What do you think about the people who fought in such wars?

Truman: They should pay their respects there. Mmm. Of course, they should. Nationality is not an issue in this business. Whatever enemies they fought against, they were people who didn’t fight out of self-interest they were people who fought to defend, and died for their country. It’s only natural that their successors should pray for them.

- There’s a way of looking at it in the media that says, “Class A war criminals have been enshrined there, and people mustn’t go and pay their respects”.

Truman: That’s wrong, isn’t it? I think that’s mistaken. If we’d been defeated, Americans would find it unforgivable if other countries were to tell them, “You mustn’t pay your respects.” From the perspective of human equality, people shouldn’t say that. I think they’re incorrect to comment on it.

Now, when I impartially look back on the military history of the world, I think that the Japanese army was truly excellent.

I’m sorry (suddenly bursting into tears).

The people of this tiny country with no natural resources really put up a brave fight… Excuse me. I really feel so sorry for them.

Even though they had no natural resources…I’d like you to ask Roosevelt about that. Anyway, they kept on fighting even though the oil, coal, and iron ore supplies had been cut off. I feel so sorry for them. Oh, they really put up a brave fight.

People must forgive the Japanese soldiers. They really tried hard. Oh, the poor things. I really feel so sorry for them. I have to reflect upon it now, I think. I’m sorry.

The president, who’s currently in office, probably can’t make an apology. As the person responsible for the atomic bombings, I must state that I would have probably started a war, too, had I been in Tojo’s position. I would have certainly waged war. Oh….. I am very sorry…

- President Truman, thank you very much for coming here today.

Master Okawa (to Truman): Thank you very much.

Ah…He seems to be suffering rather a lot, doesn’t he?

Master Okawa: He may almost never be able to forget that he’s the person who’s ultimately responsible for the atomic bombings.

- I think that’s the way of it.

Master Okawa: He might not be able to forget even after a thousand years because there are people who hate him, aren’t there?


Little Boy: The First Atomic Bomb

Two American atomic bombs ended World War II in August 1945, and the devastation will be forever remembered. In an instant when the first bomb was dropped, tens of thousands of residents of Hiroshima, Japan were killed by “Little Boy,” the code name for the first atomic bomb used in warfare in world history.

Hiroshima after atomic bombing, 1946. (National Archives Identifier 148728174)

The Project

Scientists developed the technology for the atomic weapon during the highly classified project code-named “The Manhattan Project.” U.S. Army Col. Leslie R. Groves oversaw the military’s participation, while civilian scientist Robert Oppenheimer was in charge of the team designing the core details of Little Boy. Facilities for the research were set up in Manhattan, Washington State, Tennessee, and New Mexico. Scientists on the project drew from the earlier work done by physicists Enrico Fermi and Leo Szilard, both of whom received funding from the U.S. Government in the late 1930s to study enriched uranium in nuclear chain reactions. The enriched uranium-235 was the critical element in creating an explosive fission reaction in nuclear bombs.

The Manhattan Project team agreed on two distinct designs for the atomic bombs. In Little Boy, the first atomic weapon, the fission reaction occurred when two masses of uranium collided together using a gun-type device to form a critical mass that initiated the reaction. In effect, one slug of uranium hit another after firing through a smooth-bore gun barrel. The target was in the shape of a solid spike measuring seven inches long and four inches in diameter. The cylinder fit precisely over the spike as the two collided together creating the highly explosive fission reaction. While the theory of the gun firing concept was not fully tested until the actual bomb dropped on Hiroshima, scientists conducted successful lab tests on a smaller scale that gave them confidence the method would be successful.

The final construction of Little Boy occurred in stages. Various components of the bomb were transported by train from Los Alamos, New Mexico, to San Francisco, California. There, the heavy cruiser USS Indianapolis shipped the collection of parts to Tinian Island in the Pacific Ocean south of Japan, where it arrived on July 26. In order to prevent a catastrophic accident, the target piece of enriched uranium flew separately aboard three C-54 Skymaster transport planes to Tinian Island, where it also arrived on July 26. Upon final assembly, Little Boy weighed 9,700 pounds and measured 10 feet in length and 28 inches in diameter.

Atomic bomb preparations at Tinian Island, 1945. (National Archives Identifier 76048771)

Once on Tinian, the officer in charge of Little Boy’s assembly, U.S. Navy Capt. William S. Parsons, decided to forestall the final segment of assembly until the very last moment. He did this in order to prevent a catastrophic accidental detonation caused by an electrical short or crash.

The Mission

In the early morning hours of August 6, 1945, a B-29 bomber named Enola Gay took off from Tinian and proceeded north by northwest toward Japan. The bomber’s primary target was the city of Hiroshima, located on the deltas of southwestern Honshu Island facing the Inland Sea. Hiroshima had a civilian population of almost 300,000 and was a critical military center that included 43,000 soldiers.

Topographical map, Hiroshima. (National Archives Identifier 166126365)

The aircraft, piloted by the commander of the 509th Composite Group, Col. Paul Tibbets, flew at low altitude on automatic pilot before climbing to 31,000 feet as it closed in on the target area. At approximately 8:15 a.m. Hiroshima time, the Enola Gay released “Little Boy” over the city. Forty-three seconds later, a massive explosion lit the morning sky as the bomb detonated 1,900 feet above the city, directly over a parade field where soldiers of the Japanese Second Army were doing calisthenics.

A pesar de Enola Gay had already flown 11 and a half miles away from the target after dropping its payload, it was rocked by the blast. After the initial shock wave hit the plane, the crew looked back at Hiroshima, and Tibbets recalled that “The city was hidden by that awful cloud . . . boiling up, mushrooming, terrible and incredibly tall.” [1] The force of the explosion was later estimated at 15 kilotons (the equivalent of 15,000 tons of TNT).

Col. Paul W. Tibbets, Jr., pilot of the Enola Gay, waves from the cockpit before takeoff, August 6, 1945. (National Archives Identifier 535737)

Many Americans viewed the bombing as a necessary means toward an end to the conflict with Japan. When Dr. J. Robert Oppenheimer was briefed on the bombing, he expressed guarded satisfaction. He, more than any other, understood the power of the weapon he helped produce and the destruction that was unleashed on humanity.

Enola Gay returns after strike at Hiroshima, 1945. (National Archives Identifier 76048622)

We will never definitively know how many died as a result of the bombing of Hiroshima. Some 70,000 people are estimated to have perished as a result of the initial blast, heat, and radiation effects. This included about 20 American airmen who were held as prisoners in the city. By the end of 1945, because of the continuing effects of radioactive fallout and other after effects, including radiation poisoning, the Hiroshima death toll was likely over 100,000. The five-year death total may have even exceeded 200,000, as cancer and other long-term effects are considered.

Read the blog post Harry Truman and the Bomb and the notes of Captain Robert Lewis, co-pilot of the Enola Gay, to learn more about the first atomic aomb.


Hiroshima: Before and After the Atomic Bombing

Later this month, Barack Obama will become the first U.S. president to visit Hiroshima, Japan, 71 years after the United States dropped the first atomic weapon used in warfare on the city in 1945, killing tens of thousands. President Obama plans to tour the site with Japan's Prime Minister Shinzo Abe, but will reportedly not be offering any apologies or revisiting the decision by the U.S. to drop the bomb. On my last visit to the National Archives, I found a number of pre-war and post-war images of Hiroshima, and have gathered them here, a stark reminder of what happened when a nuclear weapon was detonated over a densely-populated area.

A pre-war photograph of Hiroshima’s vibrant downtown shopping district near the center of town, facing east. Only rubble and a few utility poles remained after the nuclear explosion and resultant fires. #

Looking upstream on the Motoyasugawa, toward the Product Exhibition Hall building (dome) in Hiroshima, before the bombing. The domed building was almost directly below the detonation, which occurred in mid-air, about 2,000 feet (600 meters) above this spot. Today, much of the building remains standing, and is known as the Atomic Bomb Dome, or the Hiroshima Peace Memorial. #

Looking northeast along Teramachi, the Street of Temples, in pre-war Hiroshima. This district was completely ruined. #

Looking north from the vicinity of the Aioi Bridge (the central T-shaped bridge targeted by the bomb). Wooden houses line the bank of the Otagawa, with traditional Japanese river boats in the foreground. #

Aerial view of the densely built-up area of Hiroshima along the Motoyasugawa, looking upstream. Except for the very heavy masonry structures, the entire area was devastated. Ground zero of the atomic bomb was upper right in the photo. #

Hiroshima Station, between 1912 and 1945. #

A pre-war photo of Ujina Harbor. This relatively small harbor was developed as the port for Hiroshima and was one of the principal embarkation depots for the Japanese Army during World War II. #

On August 6, 1945, a mushroom cloud billows into the sky about one hour after an atomic bomb was dropped by American B-29 bomber, the Enola Gay, detonating above Hiroshima, Japan. Nearly 80,000 people are believed to have been killed immediately, with possibly another 60,000 survivors dying of injuries and radiation exposure by 1950. #

Survivors of the first atomic bomb ever used in warfare await emergency medical treatment in Hiroshima, Japan, on August 6, 1945. #

Shortly after the atomic bomb was dropped over the Japanese city of Hiroshima, survivors receive emergency treatment from military medics on August 6, 1945. #

Civilians gather in front of the ruined Hiroshima Station, months after the bombing. #

Japanese troops rest in the Hiroshima railway station after the atomic bomb explosion. #

Streetcars, bicyclists, and pedestrians make their way through the wreckage of Hiroshima. #

One of several Japanese fire engines transferred to Hiroshima shortly after the bombing. #

Hiroshima after the bombing. #

A Japanese woman and her child, casualties in the atomic bombing of Hiroshima, lie on a blanket on the floor of a damaged bank building converted into a hospital and located near the center of the devastated town, on October 6, 1945. #

The devastated landscape of Hiroshima, months after the bombing. #

𠇍irection of blast” chalk marks and outlines of the feet of a victim caught in the explosion. The intense heat of the initial flash of the detonation seared every nearby surface, leaving inverted “shadows,” like those seen on this bridge left by the railings and by a person who had been standing in this place. #

Post office savings bank, Hiroshima. Shadow of window frame left on fiberboard walls made by the flash of the detonation. October 4, 1945. #

In Hiroshima, gas tanks showing shadowing effects of the flash on asphalt paint. #

Two Japanese men sit in a makeshift office set up in a ruined building in Hiroshima. #

The shattered Nagarekawa Methodist Church stands amid the ruins of Hiroshima. #

A huge expanse of ruins left after the explosion of the atomic bomb in Hiroshima. #

An aerial view of Hiroshima, some time after the atom bomb was dropped on this Japanese city. Compare this with pre-war photo number 5 above. #

A Japanese soldier walks through a completely leveled area of Hiroshima in September 1945. #

Queremos escuchar lo que piensa sobre este artículo. Envíe una carta al editor o escriba a [email protected]


Ver el vídeo: Por qué tiró Estados Unidos la BOMBA ATÓMICA sobre Japón en 1945?