El Altar Maya de San Gervasio

El Altar Maya de San Gervasio


RUINAS MAYAS DE SAN GERVASIO

El sitio arqueológico maya de San Gervasio tiene una historia inusualmente larga, que comienza alrededor del año 100 a. C. y continúa hasta el siglo XVI. Ubicada en la isla de Cozumel, la isla más grande del Caribe mexicano, todavía era un sitio religioso en funcionamiento cuando llegaron los españoles en el siglo XVI.

En el corazón de la isla, en una exuberante jungla poblada de iguanas de colores brillantes y exuberantes flores y follaje, uno puede ver por qué nadie quiso abandonar este hermoso lugar. San Gervasio era un sitio dedicado a la diosa maya Ixchel (“Ella of the Rainbows ”), deidad de la partería, la fertilidad, la medicina y el tejido. Muchas mujeres de los asentamientos mayas del continente peregrinaron aquí al santuario de Ixchel en algún momento de su vida. Un arco elegante protege un altar en un sacbe (camino antiguo) que conduce al centro ceremonial. Aquí se encontraron muchas estatuas de Ixchel y todavía se están descubriendo en los más de 40 templos de la isla. Se cree que una gran imagen de cerámica de Ixchel entregó oráculos pronunciados por una sacerdotisa oculta para los peregrinos con preguntas.

Aunque el sitio arqueológico de San Gervasio no ha tenido mucha restauración, hay numerosas estructuras y el hermoso entorno natural hace que una visita valga la pena. Uno de los edificios más interesantes es el Templo de las Manos. En el interior, numerosas pequeñas huellas de manos rojas de significado desconocido están pintadas en la pared, lo que lleva a más de un turista a especular que tal vez se trataba de una guardería para mamás peregrinas. concurrida isla de Cozumel. Tómese el tiempo para disfrutar de San Gervasio y el entorno tranquilo de este fértil santuario de la jungla dedicado a la diosa maya Ixchel.


Contenido

Históricamente, el sitio más importante, Caracol ('el caracol' en español), se encuentra en el oeste de Belice, cerca de la frontera con Guatemala y dentro de la Reserva Forestal de Chiquibul. Caracol fue el centro de uno de los reinos mayas más grandes y hoy contiene los restos existentes de miles de estructuras. La ciudad fue un actor importante en las luchas políticas del período Clásico de las tierras bajas mayas del sur, y es conocida por derrotar y subyugar a Tikal (mientras estaba aliado con Calakmul, ubicado en Campeche, México).

El sitio de Cerros, ubicado en la Bahía de Corozal en el norte de Belice, es notable como uno de los primeros sitios mayas, que alcanzó su apogeo durante el Preclásico Tardío en la Bahía de Corozal, y por la presencia de un Grupo E, un complejo estructural único que se encuentra en Arquitectura maya.

Lamanai, ubicada en el río New River en el distrito de Orange Walk, es conocida por ser el sitio ocupado continuamente más largo de Mesoamérica. El asentamiento inicial de Lamanai ocurrió durante el Preclásico Temprano, y fue ocupado continuamente hasta la colonización del área y durante la misma. Durante la conquista española de Yucatán, los conquistadores establecieron una iglesia católica en Lamanai, pero una revuelta de los nativos mayas los ahuyentó. Los restos existentes de la iglesia todavía están en pie hoy.

La siguiente es una lista de otros sitios arqueológicos ubicados dentro de Belice:


¿Nefitas y lamanitas o mayas?

¿Alguna vez has oído hablar de los nefitas o los lamanitas? Si eres mormón, lo has hecho. Si no eres mormón, probablemente los conozcas por su nombre real, los mayas. Aquí está la historia de cómo se vincularon los nombres:

En 1841, un aventurero estadounidense llamado John Lloyd Stephens y un artista británico llamado Frederick Catherwood se quedaron en las ruinas de Tulum durante más de una semana durante su gira por Yucatán. Aunque la pareja encontró las ruinas cubiertas de enredaderas y árboles, también descubrieron signos de rituales y ofrendas recientes que dejaron los mayas en uno de los edificios. Stephens más tarde escribió un libro sobre el viaje, Incidentes de viaje en Yucatán, y lo publicó en 1843. En el libro se incluyeron grabados de dibujos hechos por Catherwood en Tulum. Fue un gran éxito de ventas.

Un mormón llamado John Bernhisel envió una copia del muy popular libro de Stephens al profeta José Smith, Santo de los Últimos Días (SUD), quien escribió una reseña del mismo. Las menciones de esta revisión aparecieron en los volúmenes del 15 de septiembre y del 1 de octubre de 1842 de la publicación oficial SUD Times and Seasons. En la publicación, Smith escribió sobre el libro de Stephens: "De todas las historias que se han escrito sobre las antigüedades de este país, es la más correcta, luminosa y completa, y respalda el testimonio del Libro de Mormón ”.

La interpretación de El Castillo realizada por Catherwood en 1841 que apareció en el libro de Stevens Incidentes de viajes en Yucatán.

Mientras Smith estudiaba Incidentes de viaje en Yucatán cada vez más, comenzó a leer en él la prueba que estaba buscando, a saber, que Jesucristo (encarnado como el dios maya del Posclásico Kukulcán) vivió una vez en Yucatán. Smith habló a menudo del libro de Stevens (y de su libro anterior, Incidentes de viajes en Centroamérica, Chiapas y Yucatán) a otros miembros SUD, que también quedaron cautivados por él. En 1849, cinco años después de que Smith fuera asesinado por una turba mientras esperaba el juicio en una cárcel de Carthage, Illinois por cargos de disturbios y traición, el líder SUD Orson Pratt escribió otra reseña del libro en Millennial Star. "… El Libro de Mormón nos da los nombres y ubicaciones de un gran número de ciudades en la misma región donde Catherwood y Stephens las descubrieron después. El Libro de Mormón dice que en el día 367 después de Cristo, los lamanitas, los antepasados ​​de los indios americanos, tomaron posesión de la ciudad de la Desolación, que estaba en América Central, cerca o en Yucatán… siendo los nefitas la nación que habitaba las ciudades de Yucatán ”. La iglesia SUD durante el siglo siguiente realizó varias expediciones a Yucatán en busca de ruinas que coincidieran con “La ciudad abundante del Libro de Mormón ”, un sitio que describieron como "... una importante ciudad amurallada y centro militar del siglo I a. C. y el lugar del Cristo resucitado se les apareció a los nefitas supervivientes después del cataclismo que provocó su crucifixión, un lugar de importancia clave en la geografía del Libro de Mormón.

La búsqueda de los mormones de pruebas de un vínculo entre la mitológica ciudad amurallada nefita y el sitio maya de Tulum ha llevado al establecimiento de una industria artesanal dedicada a promover esta conexión en sitios web y folletos impresos. En muchos de estos sitios web puede reservar excursiones a Tulum (y otros sitios mayas) donde la guía mormona señalará la "evidencia" que muestra que los mayas eran en realidad el pueblo nefita del Libro de Mormón.

Una de esas pruebas que suelen señalar estos guías mormones son los tres nichos que adornan la fachada de la habitación en lo alto de El Castillo en Tulum. El nicho central tiene una representación en yeso del Dios Descendente (a veces llamado incorrectamente el Buceo Dios), un aspecto posclásico tardío del dios Kukulcán encarnado como el planeta Venus. Se le muestra aquí en el aspecto "descendente" que emplearon los mayas para ilustrar su "descenso del cielo", la época del año en que Venus aparece por primera vez como la estrella de la mañana. Esta versión de Tulum del Dios Descendente es idéntica a otras representaciones del dios del Posclásico tardío que se encuentran en Mayapán, Coba y Sayil. El arqueólogo de la década de 1930 Ralph Roys tenía su propia opinión, que asocia esta imagen de yeso con Muzen Cab, el dios abeja, basándose principalmente en la similitud entre las representaciones de Xux ek (estrella avispa) y Muzen Cab (dios abeja).

El Dios Descendente del Posclásico que aparece como Xux Ek, la Estrella Avispa

La deidad de la abeja maya, Muzen Cab

Muchas guías y libros repiten ahora la teoría de Roy de los años 30 como un evangelio. Sin embargo, el obispo Landa registró en su libro de 1566, Relaciones de las cosas de Yucatán, que los mayas creían que después de que Kukulkán estableció Mayapán, regresó a su propia tierra y luego "subió al cielo como un dios y se convirtió en el planeta Venus". Anteriormente, el dios maya del Período Clásico al que ahora llamamos "Dios I" (llamado Tzontemoc por los aztecas) era el asociado con Venus, pero fue reemplazado por los mayas del Posclásico con este nuevo dios serpiente emplumada, Kukulkán, especialmente en Itzá. ciudades de Chichen Itzá, Tulum, Coba y Mayapán.

En Mayapán, hay un muro conectado al templo de Kukulkán que tiene una serie de murales que representan a dos hombres portando pancartas, flanqueando una imagen del "Dios Descendente". Más imágenes de este "Dios Descendente" como Xux Ek aparecen en el Códice de Dresde, donde la cabeza del dios se dibuja como "ek, ”El glifo de“ estrella ”. Además, cuando se considera que la fiesta maya de Chic Kaban, en honor a Kukulkán, se celebró en la primera aparición de Venus y el hecho de que El Castillo en Tulum fue construido para contener elementos de alineación que coinciden con este evento celestial, identificar al Dios Descendente con Kukulkán es mucho más razonable que conectarlo con la Abeja Maya. Dios, simplemente porque las dos representaciones tienen alas.

Los guías turísticos mormones, sin embargo, creen que esta imagen de yeso es en realidad una representación de Jesucristo cuando se suponía que había visitado el Nuevo Mundo después de su resurrección. También les dicen a los turistas en su recorrido que el nicho norte tiene una imagen de Dios Padre y, como no queda nada en el nicho sur vacío, dicen que representa al Espíritu Santo invisible.

Los guías de estos recorridos siguen de cerca la línea mormona en cuanto a relacionar la historia de Tulum para que encaje con la mitología mormona. Uno de los ejemplos más graves de la distorsión de la verdadera historia del sitio para adaptarse a la teología SUD es la afirmación de los mormones de que Tulum era una ciudad amurallada importante y próspera 367 días después de la crucifixión de Jesús, que se ha fechado habitualmente alrededor de 2000 años. atrás. La evidencia arqueológica prueba que Tulum no existía como ciudad y que la muralla no se construyó hasta alrededor del 1200 d.C. Otra falsedad que promocionan los guías SUD es que su profeta José Smith escribió que el nombre de la ciudad amurallada de los nefitas se llamaba Zama, el nombre de Tulum en maya posclásico. En realidad, esa afirmación solo existe en sitios web y libros SUD populares y nunca apareció en ninguna publicación relacionada con Mormón hasta finales del siglo XX. El propio Smith nunca escribió el nombre de Zama en ningún momento de su vida.

Los guías SUD también afirmarán que la imagen del "dios descendente" solo se puede encontrar en Tulum. En verdad, la imagen aparece en muchos sitios del Posclásico maya yucateco, como Cobá, Sayil y Mayapán, así como en el Códice de Dresde.

Las guías SUD hacen muchas otras interpretaciones confusas de la historia de Yucatán para que se ajuste al Libro de Mormón, pero la verdad es que Tulum era simplemente una ciudad maya del Posclásico y no tenía nada que ver con los nefitas o lamanitas mitológicos.


Cozumel & # 8211 La isla de las antiguas civilizaciones mayas y el esplendor natural

Juanita Rodríguez 22/01/2016

La isla de Cozumel, que alguna vez fue un puerto seguro para piratas infames, es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Ubicada a una hora en ferry desde Playa del Carmen, esta tranquila ciudad está rodeada por parte del Arrecife Mesoamericano, la segunda barrera de coral más grande del mundo. Por esta razón, ha atraído a los buceadores trotamundos más experimentados y se ha convertido en un importante puerto de escala para los cruceros.

Fundada originalmente hace aproximadamente 2000 años por los mayas, Cozumel fue una meca para las mujeres mayas en particular. Al menos una vez en su vida, harían el traicionero viaje desde el continente en canoas de madera para adorar a Ix Chel, la diosa de la fertilidad, la medicina, la partería y el tejido. Restos de su altar aún permanecen hoy en el sitio arqueológico de San Gervasio, ubicado en el centro de la isla.

A principios de los años 1500 & # 8217, Cozumel era una zona urbana bulliciosa con alrededor de 40.000 habitantes. En 1519, el conquistador español Hernán Cortés llegó a la isla y trajo consigo destrucción masiva y viruela. La población se redujo a unas escasas 30 personas, dejando a la antigua civilización maya en ruinas. Hacia 1600, estos habitantes restantes huyeron, dejando la isla desierta hasta el siglo XVII, cuando fue descubierta por piratas.

El notorio Henry Morgan y su sórdida tripulación usaron la isla como un refugio seguro y se dice que escondieron sus tesoros saqueados dentro y alrededor de la laguna en el centro de la isla. En su mayor parte, la isla permaneció desocupada hasta 1847. En este momento, algunas familias que escaparon de las represalias españolas causadas por el levantamiento maya durante la Guerra de Castas, vinieron a residir allí.

Hoy, la ciudad emprendedora cuenta con una población de más de 100,000 habitantes y tiene tanta historia como belleza natural para ofrecer a sus visitantes. Fue una tarde de sábado especialmente soleada cuando nuestra familia decidió explorar el encanto de este espléndido santuario. Al llegar a Cozumel, optamos por alquilar un jeep descapotable y conducir por la carretera panorámica que bordea la isla y la costa.

Con el viento azotando nuestro cabello en un lío frenético, nos deleitamos con el ambiente mexicano / caribeño infundido mientras nos embarcamos en nuestro caprichoso viaje de placer. El mar turquesa nos llamó la atención, así que decidimos hacer una parada para darnos un chapuzón y tomar un cóctel fresco en un animado restaurante junto a la playa. Los camareros sirvieron margaritas heladas de 2 pies de altura. ¡Los silbatos sonaban, la música latía y el personal parecía divertirse tanto como los clientes! Después de probar el ceviche fresco y descubrir conchas y corales secos (o mini tirachinas como los llamaba mi hijo) a lo largo de la costa poco profunda, continuamos nuestro viaje por la costa.

Detenerse para caminar a través del sitio de ruinas sagradas donde los antiguos mayas habían vagado una vez fue una experiencia conmovedora. Las estructuras que quedan hoy continúan asombrando a los espectadores con sus fascinantes marcas y artesanía. Después de ver los restos, sin duda uno puede tener una mejor idea de las costumbres y creencias de la sociedad indígena que una vez había llamado hogar a esta región mística.

El siguiente tramo de nuestra aventura nos llevó a la escarpada costa oriental. Las vistas de las olas rompiendo contra la costa rocosa hicieron una foto perfecta. Mientras un par de nosotros posábamos para la cámara, los demás tropezamos con un hombre debajo de una cabaña en medio de la nada. A la sombra del techo de paja de su palapa, este alegre compañero cantaba mientras tejía hojas de palmera en saltamontes y sombreros de safari. Nos ofreció unas piñas coladas vírgenes frías hechas con agua de coco fresca y servidas en cáscaras de coco. Descansamos en las hamacas detrás de la cabaña y bebimos los refrescantes brebajes. Mientras caminábamos de regreso al jeep, nuestro jovial amigo sopló su concha y nos gritó una afectuosa despedida.

¡Un viaje mágico lleno de belleza sublime, aspectos culturales enriquecedores y piñas coladas frescas! Solo otro día en el paraíso & # 8230


La deidad maya Ixchel estaba asociada con la fertilidad, la salud, la vegetación y el agua. También se le conocía como Ixchebelyax, Ix Hunic e Ix Huinieta, además de tener varias representaciones como las fases y ciclos lunares.

Los antiguos mayas consideraban al Mar Caribe un lugar destacado ya que era una fuente de alimento y una forma de viajar, además de señalar la entrada a Xibalbá o inframundo maya (al igual que los cenotes). El Viaje Sagrado Maya es una representación de la transición más allá, dentro de su cosmogenia.


Contenido

Tierras bajas del sur, hoy en día: Guatemala

Piedras Negras se ubica a lo largo de la ribera oriental del río Usumacinta. [2] El asentamiento está orientado alrededor de plazas, sin sistema de cuadrícula. [2] El sistema de gobierno está construido en una serie de colinas, ofreciendo una estructura defensiva natural, y actualmente está muy boscoso.

El nombre Piedras Negras significa "piedras negras" en español. Su nombre en el idioma de los mayas clásicos se ha leído en las inscripciones mayas como Yo'k'ib ' ([ˈJoʔkʼib]), que significa "gran puerta" o "entrada", [3] se considera una posible referencia a un sumidero grande y ahora seco cercano. [4] También puede ser una referencia a su ubicación como intermediario prominente a lo largo de las rutas comerciales que conducen a la llanura aluvial de Tabasco. [1] Algunos autores piensan que el nombre es Paw Stone, pero es más probable que sea el nombre del fundador, como muestran los jeroglíficos en el Trono 1 y el altar 4.

Piedras Negras había estado poblada desde el siglo VII a. C. Su población parece haber alcanzado su punto máximo dos veces. El primer pico de población ocurrió en el período Preclásico Tardío, alrededor del 200 a. C., y fue seguido por una disminución. [5] El segundo pico poblacional de Piedras Negras ocurrió en el período Clásico Tardío, alrededor de la segunda mitad del siglo VIII, durante el cual se estima que la población máxima del asentamiento principal fue de alrededor de 2.600. Al mismo tiempo, Piedras Negras también era la entidad política más grande de esta región con una población total estimada en alrededor de 50.000. [2]

Piedras Negras fue una ciudad-estado independiente durante la mayor parte de los períodos Clásico Temprano y Tardío, aunque a veces estaba en alianza con otros estados de la región y en ocasiones pudo haber rendido tributo a otros. Tenía una alianza con Yaxchilán, en lo que hoy es Chiapas, México, a unos 40 km río arriba por el río Usumacinta. Las cerámicas muestran que el sitio estuvo ocupado desde mediados del siglo VII a. C. hasta el 850 d. C. Su período de escultura y arquitectura más impresionante data aproximadamente del 608 al 810, aunque hay alguna evidencia de que Piedras Negras ya era una ciudad de cierta importancia desde el 400 d.C.

El panel 12 de Piedras Negras muestra a tres gobernantes vecinos como cautivos del gobernante C.Uno de los cautivos podría ser el noveno rey de Yaxchilán, Joy B'alam (también conocido como Knot-Eye Jaguar I), quien continuó reinando después de que el panel fue hecha. Como los gobernantes subordinados a menudo se representaban como cautivos atados incluso mientras continuaban gobernando sus propios reinos, el panel sugiere que Piedras Negras pudo haber establecido su autoridad sobre el drenaje medio de Usumacinta alrededor del 9.4.0.0.0 (514 d.C.). [6] [7]

El arte de la escultura del período Clásico Tardío de Piedras Negras se considera particularmente fino. El sitio tiene dos canchas de pelota y varias plazas, hay palacios abovedados y pirámides de templos, incluido uno que está conectado a una de las muchas cuevas del sitio. A lo largo de las orillas del río hay una gran roca con el glifo emblema de Yo'ki'b tallado en ella, mirando hacia el cielo.

Una característica única de los monumentos de Piedras Negras es la frecuente aparición de las llamadas "firmas de artistas". Los artistas individuales han sido identificados por el uso de glifos recurrentes en estelas y otros relieves.

El gobernante 7 (¿reinó 781-808?) De Piedras Negras fue capturado por K'inich Tatbu Skull IV de Yaxchilán. Este hecho se registró en el dintel 10 de Yaxchilán. [8] Piedras Negras podría haber sido abandonada varios años después de este evento. [9]

Antes de que el sitio fuera abandonado, algunos monumentos fueron dañados deliberadamente, incluidas imágenes y glifos de gobernantes desfigurados, mientras que otros se dejaron intactos, lo que sugiere una revuelta o conquista por parte de personas alfabetizadas en la escritura maya.

Reglas del Preclásico Tardío / Clásico Temprano Editar

Se sabe relativamente poco de los gobernantes del Preclásico Tardío / Clásico Temprano, pero las excavaciones de la Plaza del Grupo Oeste encontraron mampostería que data del Clásico Temprano, y el altar 1 está dedicado al gobernante A, que data del 297 d.C.

K'an Ahk I: [10] AD 297-?, Inducción Fecha de conteo largo: 8.13.0.0.0 [1]

K'an Ahk II: [10] AD ca 460-ca 478

Yat Ahk I (o Diente de tortuga): 510-514. [1] El Panel 2 lo menciona y afirma que Diente de Tortuga tenía un señor supremo en una cita desconocida. [11] Se desconoce el nombre de los antiguos mayas, pero algunos eruditos creen que su nombre es Yah Ahk 1 [12]

Gobernante C: 514-53, inducción Fecha de conteo largo: 9.4.0.0.0. [1] El dintel 12 muestra al gobernante C recibiendo a 4 cautivos, incluido el jaguar nudoso de Yaxchilán. [1] La estela 30, cuenta larga 9.5.0.0.0 (534 d. C.), es posiblemente una celebración de un final k'atun. [1] La estela 29, cuenta larga 9.5.5.0.0 (539 d. C.), está en celebración de un hotun (un período de cinco años)terminando durante el reinado del gobernante C. [1] Ambos habrían sido motivo de celebración en la antigüedad.

Gobernantes del Clásico Tardío Editar

K’inich Yo’nal Ahk I: 603-639, recuento largo de inducción: 9.8.10.6.16. [1] K’inich Yo’nal Ahk I dirigió una serie de conquistas militares en toda el área de Usumacinta y derrotó a Palenque en el año 628 d. C., tomando cautivo a Ch’ok Balum, uno de los señores de Palenque. [2] La estela 25 conmemora su adhesión. [1] Después de la adhesión de K'inich Yo'nal Ahk I, arrasó los monumentos del Clásico Temprano y algunos de los edificios, en un esfuerzo por desacreditar los símbolos de los reyes anteriores y, además, comenzó a construir y renovar la arquitectura más antigua en el sur. Grupo para establecer su dinastía y linaje. [1]

Itzam K'an Ahk I: 639-686, inducción de cuenta larga: 9.10.6.5.9. [1] El hijo de K'inich Yo'nal Ahk I, Gobernante 2 continuó las conquistas militares de su padre, y en 662, venció a Santa Elena, que se conmemora en la Estela 35. [1] El panel 15 celebra la captura de un gobierno desconocido y un cautivo desconocido, que fue emitido por el hijo del Gobernante 2 después de su muerte. [11] Este acto de encargar a un artista que recuerde a su predecesor no es raro y se puede ver de nuevo en el encargo del Panel 2 del Gobernante 2, que celebra la k’atun aniversario de la muerte de K'inich Yo'nal Ahk I. También recuerda que Diente de Tortuga recibió 6 cautivos después de la batalla y menciona a su señor desconocido en otro sitio. Más adelante en su reinado se colocaron dos estelas en el Grupo Oeste, mientras que las primeras estelas se levantaron en el Grupo Sur. [1]

Estelas: 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39

K’inich Yo’nal Ahk II: 687-729, conteo largo de ascensión: 9.12.14.13.1. [1] Las ocho estelas, ubicadas en el Grupo Oeste, lo que indica que K’inich Yo’nal Ahk II abandonó el Grupo Sur que había sido utilizado por sus antepasados. [1] El hijo del Gobernante 2, K’inich Yo’nal Ahk II es más conocido por su alianza matrimonial y defensa militar. Se casó con Lady K’atun Ajaw de Namaan en 686 d.C. [1] Si bien el sitio de Namaan no está identificado actualmente, este matrimonio muestra que Piedras Negras y Namaan eran importantes el uno para el otro, y ambos se habrían beneficiado del matrimonio. Si bien Ahk II sufrió algunas bajas militares, destacando la pérdida de La Mar y en 725 la captura de uno de sus sajal (un señor menor) por Palenque, el gobernante triunfó sobre Yaxchilán en 727, capturando un sajal, como se conmemora en la Estela 8. [1] La tumba de K’inich Yo’nal Ahk II ha sido identificada como Entierro 5, debajo del Patio 1 frente a J-3. [1]

Itzam K'an Ahk II: 729-757, recuento largo de inducción: 9.14.18.3.13. [1] Estela de la Ascensión: Estela 11. Hijo de K’inich Yo’nal Ahk II. La mayoría de sus estelas estaban en West Group. Usando el Panel 3, emitido por Gobernante 7, se colocó frente a O-13, en el Grupo Este. Excavado en 1997 por Héctor Escobedo y Tomás Barrientos, se encontró un entierro real, Entierro 13. [1] El entierro fue similar al del Entierro 5, con la excepción de que había sido reingresado más tarde, indicado por huesos ausentes o quemados. La reentrada de la tumba fue culturalmente significativa para los mayas e indica que el Gobernante 4 era muy respetado tanto en vida como en muerte. [2]

Yo'nal Ahk III: 758-767, recuento largo de inducción: 9.16.6.17.1. [1] Hijo del Gobernante 4, estela de ascensión: Estela 14. Las estelas se colocaron en el Grupo Este, lo que indica un movimiento de los Grupos Sur y Oeste previamente utilizados por los gobernantes. [2]

Ha ’K’in Xook: 767-780, recuento largo de inducción: 9.16.16.0.4. [1] Estela de adhesión: Estela 23. Hermano de Yo'nal Ahk III, hijo del Gobernante 4, abdicó en 780, según el Trono 1. [11]

K'inich Yat Ahk II: 781-808, recuento largo de inducción: 9.17.10.9.4. [1] Hijo del Gobernante 4, hermano de Yo’nal Ahk III y Ha ’K’in Xook, el gobernante 7 continuó usando el Grupo Este, específicamente O-13, como el área para colocar sus estelas. [1] En 785, encargó el Trono 1, colocándolo en str. J-6, una de las mejores piezas escultóricas de Piedras Negras. [1] El gobernante 7 participó en numerosas conquistas militares, incluida la derrota de Santa Elena en 787 y guerras con Pomoná. La estela 12 muestra al gobernante 7 con La Mar Ajaw, Parrot Chaak, juzgando a los cautivos de Pomoná, acusando una estrecha lealtad militar entre los dos. [1] Las campañas del gobernante 7 terminaron en 808 cuando fue capturado por K’inich Tatb’u Skull III, gobernante de Yaxchilán, representado en el Dintel 10. [11]

Decadencia de Piedras Negras Editar

Gobernante 7 es el último conocido del rey de Piedras Negras. Con su captura, la dinastía que había gobernado Piedras Negras desde el 603 d. C. terminó efectivamente. Sin embargo, incluso antes de su captura, la política parecía estar en declive. Cuando se desenterró el Trono 1 en 1930, se hizo añicos. Después de excavaciones adicionales en la década de 1990, se hizo evidente que había otros signos de quema y destrucción en todo el sitio, pero más notablemente en el palacio real. La disputa interna entre Piedras Negras y Yaxchilán, que comenzó en el siglo V d.C., jugó un papel importante en la inestabilidad del sistema de gobierno. El conflicto entre los dos no se limitó a la lucha y la guerra, las dos organizaciones políticas son conocidas por su producción artística, que ofreció una forma adicional de validar y hacer cumplir el poder respectivo de la política. Aunque la construcción y la dedicación del monumento no continuaron hasta el siglo IX, la ocupación del sitio sí lo hizo. El sitio fue abandonado en el año 930 d. C. [13] No es posible determinar por completo si la ocupación limitada continuó, ya que aún no se ha descubierto ninguna evidencia arqueológica de que la ocupación continúe después del 930 d. C.

Usando la abundante cantidad de estelas recuperadas de Piedras Negras, Tatiana Proskouriakoff revolucionó la comprensión actual de los jeroglíficos mayas. Proskouriakoff se dio cuenta de que las estelas que representaban a una persona dentro de un nicho y los textos glíficos en ellas eran de hecho la cuenta larga que relata eventos importantes en la vida de un gobernante, como su fecha de nacimiento y acceso al trono. [1] La contribución de Proskouriakoff a la epigrafía maya cambió la idea de los antiguos mayas de un pueblo de paz y cosmología a un pueblo que participa activamente y registra historias políticas y sociales.

  • Panel 12 [14]
  • Estelas 25, 26, 31 [16] [1]
  • Pirámide R-5 [16]
  • Estelas 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39 [18] [17]
  • Paneles 2, 4, 7 [18] [17]
  • Trono 2 [18] [17]
  • Estelas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 [1] [19]
  • Patio de la pirámide J-5 [1] [19]
  • Altar 1 [1] [19]
  • Panel 15 [1]
  • Estelas 9, 10, 11, 22, 40 [1] [21]
  • Pirámide O-13 [1] [21]
  • Altar 2 [1] [21]
  • Estelas 14, 16 [1] [23]
  • Estelas 13, 18, 23 [1] [23]
  • Estelas 12, 15 [1] [24]
  • Altar 4 [1] [24]
  • Panel 1 ?, 3 [1] [24]
  • Trono 1 [1] [24]

El sitio fue explorado, mapeado y sus monumentos fotografiados por Teoberto Maler a fines del siglo XIX.

La Universidad de Pennsylvania llevó a cabo un proyecto arqueológico en Piedras Negras de 1931 a 1939 bajo la dirección de J. Alden Mason y Linton Satterthwaite. El trabajo arqueológico adicional se llevó a cabo aquí de 1997 a 2000, dirigido por Stephen Houston de la Universidad Brigham Young y Héctor Escobedo de la Universidad del Valle de Guatemala, con permiso del Instituto de Antropología e Historia de Guatemala (IDAEH).

La maya Tatiana Proskouriakoff fue la primera en descifrar los nombres y las fechas de una dinastía maya a partir de su trabajo con los monumentos de este sitio, un gran avance en el desciframiento de la escritura maya. Prouskourikoff fue enterrada aquí en el Grupo F después de su muerte en 1985.

En 2002, el Fondo Mundial de Monumentos destinó 100.000 dólares estadounidenses a la conservación de Piedras Negras. Hoy es parte del parque nacional Sierra del Lacandón de Guatemala.


Royal Caribbean Cruises: ruinas mayas en San Gervasio

Soy un fanático de la historia. Siempre he sido. No en un & # 8220Puede & # 8217t repetir el pasado? ¿Por qué, por supuesto, puede & # 8221 una especie de Gran Gatsby camino. Yo, más bien, voy a aprender todo sobre el pasado para que podamos aprender de él y también mantener viva una parte de él, una especie de niña. Cuando era niño y fuimos a DC, estaba hipnotizado por el Ford & # 8217s Theatre y más tarde por Gettysburg, a pesar de que soy profundamente anti-violencia y anti-guerra. Incluso de adulto, cuando me encontré visitando a un amigo en DC y me di cuenta de que vivía a pocas cuadras del Ford & # 8217s Theatre, arrastré a mi mejor amigo que estaba de visita conmigo para una gira.

Entonces, cuando estábamos considerando excursiones en tierra en nuestro crucero Royal Caribbean más reciente, tenía muchas ganas de visitar las ruinas mayas durante nuestro tiempo en Cozumel. Visité diferentes ruinas mayas en mi crucero de luna de miel y las encontré hermosas y fascinantes. Cuando descubrí que podíamos explorar los de San Gervasio en este viaje, definitivamente quería que mis hijos pudieran verlos. No le dolió que el viaje a las ruinas se combinara con una parada en Mayan Cacao Company.

Bajamos del barco y nos dirigimos hacia abajo para encontrar a nuestro guía. ¡Su nombre era Edwin y estaba espectacular! Dado que no solo vive en Cozumel sino que también trabaja en el departamento de arqueología de una de las universidades, estaba lleno de gran información. ¡También era divertido y tan agradable! Todos lo amamos, lo cual fue bueno ya que pasamos cerca de 3 horas con él.

Para llegar a las ruinas hicimos un recorrido panorámico que duró unos 20 minutos. No estoy seguro de si fue el camino más directo para llegar allí, pero le permitió a Edwin contarnos un poco sobre la vida en Cozumel. No tenía idea de que básicamente todo en Cozumel tiene que ser enviado desde el continente y que el turismo es básicamente la única industria en la isla. También me sorprendió que una isla tan pequeña (se puede conducir de punta a punta en aproximadamente una hora) tenga tres universidades / colegios. Aún más sorprendente es cuánto de la isla está deshabitada porque está cubierta por exuberantes bosques de manglares. Hay partes de la isla en las que los humanos no están permitidos y eso es muy bueno.

Llegamos a San Gervasio, que inicialmente no parecía gran cosa. Edwin nos dio nuestros boletos y entramos. Hay un pequeño patio muy bonito en la entrada. Hay algunas fuentes, un pequeño restaurante y algunas tiendas que venden principalmente joyas y artesanías autóctonas. Edwin estaba dirigiendo nuestra gira y quería que pudiéramos entrar antes de que llegaran los grupos de turistas más grandes, por lo que realmente no había oportunidad de mirar a nuestro alrededor. Señaló a las personas que se ofrecían a rociar a los visitantes con repelente de insectos por $ 1 cada uno. Pensé que esto era un poco extraño & # 8230 hasta que entré en las ruinas y obtuve más de las picaduras de insectos. Fuimos en diciembre cuando Edwin dijo que los errores no eran & # 8217t demasiado malos. ¡No puedo imaginar cómo habría sido si hubiera sido junio! Si alguna vez visita las ruinas, lleve repelente de insectos O pague $ 1. Habría sido dinero bien gastado y es lo único que lamento de mi día en Cozumel.

Las ruinas mismas son interesantes. No son tan completas o elaboradas como las otras ruinas que visité en México, pero este era un asentamiento maya mucho más pequeño, así que tiene sentido. Vimos lo que habría sido el palacio del rey, el pozo de donde venía el agua, el altar, la plaza, la casa grande, el arco, la casa pequeña y la casa alta. Por supuesto, solo pudimos ver una parte de las ruinas reales. There are actually four “districts” that the ruins are in and only portions of one of the districts is open to the public. The ruins are also part of a wildlife sanctuary and full of iguanas and other lizards. We saw tons of small lizards roaming around the ruins.

You can watch a video of our exploration here.

My favorite part of the ruins was a structure that I think is referred to as the Murals because it used to have murals decorating its walls. Although these are no longer visible , what I liked was the really cool tree that is growing up through the stone and has burst through the thatched roof overhead. There is just something so beautiful about nature reclaiming something man made.

I also really like the Las Manitas, which was the residence of the Mayan ruler. It gets its name from the red handprints that are visible on the back wall of the structure. Originally it was an outer room that served as the ruler’s home and an inner sanctum reserved for his personal shrine. Visitors can still make out the two different areas and it’s pretty cool.

Another really cool part of the ruins is the original stone road that runs through it. Edwin told us that the road actually many miles not only through all of the ruins, but out into the city itself. Apparently it is about 12 miles long and there are people who try to follow it (and sometimes get lost) every year.

We also learned some cool information about why the steps on the altar are so skinny. It’s not that people’s feet used to be smaller. You were not meant to walk up the steps the way we walk up them–forward facing the top of the altar and our back toward the space we left. Instead, you were supposed to walk up them sideways (and at an angle) so that you would always be facing where you were going as well as never turning your back on where you’d been. For the Mayans, it was a sign of respect. When walked the correct way, one foot perfectly fits the steps.

Despite visiting during the “cold” season, it was still in the mid-80’s and since the ruins are largely unshaded, it was hot! We were all withering a bit by the end. Thankfully we got a bit of time at the end to explore the shops. The older I get, the less I want to fill my house with little objects de art, so I don’t really buy souvenirs much. I skipped the stores and went straight for the small restaurant. I needed some more bottled water (we’d exhausted the two bottles we brought in with us). On our arrival, Edwin had mentioned that if we were looking for some authentic Mexican tacos that the restaurant’s were great.

Now, it wasn’t much of a restaurant. It was open-air with a roof to shade the five or six tables, cooler with drinks, and small counter to order from. There were only two people working. One took orders and one made tacos on a small griddle-like cooking service right behind the counter. The choice was chicken, pork, or the special. I figured I had to go for the special. It turned out to be a combo of egg and pork with some pico-like veggies on top. You could get one taco or three. My son and I were the only adventurous ones in our group. I added some of the green tomatillo sauce to mine and he ate his two just the way they came. They were absolutely delicious and if you get a chance to visit San Gervasio, I suggest you try them.

Heat and bugs aside, this was a great excursion and I cannot recommend it enough. My family learned so much, we got some wonderful pictures, and got to try some truly delicious food.

Oh, and while I was in the restroom, the rest of my family ran into a man with a GIANT bird who was offering to let people take pictures with it for a small fee. Both of my kids had to do it, so my husband paid the fee and our kids got to play with the bird. I am not really a bird fan, but my kids adored it and love to talk about their friend the parrot.

If you are looking for a truly fantastic shore excursion in Cozumel, I highly recommend the Mayan ruins and Mayan Cacao Company combination.


Tracing Mayan Tradition and Culture

It is believed that the Maya people settled in Cozumel toward the early part of the first millennium AD. Many of these indigenous people still live in Central America and Mexico today, however, Classic Maya civilization the likes of which dominated this land back in ancient times disappeared toward 900 AD. The exact reasons for this demise are not clearly known although it appears that it was due to a significant environmental change such as a drought. The Mayan culture is fascinating: Not only did they devise a complex calendar, but they were the only people from the Stone Age that developed a writing system from their spoken language. They also excelled in mathematics, skills that surely helped them in building their distinctive, stepped pyramids, palaces and plazas. And as you may have heard, the Maya practiced human sacrifice, rituals that thankfully died out (couldn’t help that pun) along ages ago. (Thank God for that!)

You can learn much about the Mayan culture inland on Cozumel. Some of the best Mayan ruins on the island are at San Gervasio, an archeological site located within the interior of the northern part of the island. A visit here is worthwhile for those interested in finding out more about the Mayan culture and traditions and also for those that want to visit an altar used in the sacrificial ceremonies. (Yikes!) Run by the National Institute of Anthropology and History, this National Monument also serves as a wildlife refuge. Inhabited by many types of endemic birds and lizards, the iguana are among the friendliest. As you can imagine, they go well with the landscape.

For an exhilarating visit to Mayan vestiges, take an excursion with Wild Tour Adventures. They’ll lead you through the mangroves and into the heart of the jungle in a cutting-edge ROV or ATV. This is a great way to experience the richness of the Cozumel interior or shore while finding out more about the island’s history.

Highly revered within the Mayan culture, bees were treaty as deity. Honey possesses a swarm of special properties, most of which promote healing and good nutrition. The Mayan beekeeping tradition of meliponiculture is thriving in Cozumel and especially at the Mayan Bee Sanctuary where you can learn all about it. Best of all: These bees do not have stingers, so they are very special buzzing beings. One of the best parts of this place is its gift shop. Here, you can delight in many different kinds of honey as well as a a variety of other gift ideas relating to bees and their hives.

Apparently the Maya indulged as much as possible in the good stuff, including chocolate. In fact the origins of our beloved chocolate of today may be traced directly back to the Mayan culture. This is the part of the world where cacao beans flourish and the Maya found out quickly what an intoxicating drink chocolate could be. Yes, that’s right during the Maya civilization, chocolate was often consumed as a fiery drink. It was reserved for the elite–mostly priests and emperors-some of whom downed this spicy elixir before heading out to battle, or at least before venturing into the harem (for some). At one point, cacao beans were even used as currency. Find out all about this rich history of chocolate at The Mayan Cacao Factory, a colorful place to visit that showcases many interactive exhibits and the possibility to taste and buy chocolate in a variety of forms. You can also do a chocolate tour at Kaokao Chocolate Factory.

A visit to Punta Sur Eco Beach is a great way to combine outdoor activities with history. Also known as the Faro Celerain Eco Park, this sprawling eco park in south Cozumel is home to all kinds of exotic birds, sea turtles, crocodiles and more. It’s a must for wildlife lovers as well as those curious about the pirate and corsair doings in these parts throughout the centuries. These tales are told in a museum within the park that also traces the history of the Maya people. It’s a great way to combine nature and culture. There’s even a tall lighthouse with an amazing view. And guess what? You can take a catamaran tour here as well. Cool beans. Cool cacao beans that would be.


Tag Archives: Mayan ruins

I’m a sucker for history. I always have been. Not in a “Can’t repeat the past? Why of course you can” sort of Great Gatsby camino. I’m more of a let’s learn all about the past so that we can actually learn from it and also keep a portion of it alive sort of girl. When I was a kid and we went to DC, I was mesmerized by Ford’s Theater and later Gettysburg, even though I am profoundly anti-violence and anti-war. Even as an adult when I found myself visiting a friend in DC and realized he lived a few blocks from Ford’s Theater, I dragged my best friend who was visiting with me over for a tour.

So when we were considering shore excursions on our most recent Royal Caribbean Cruise, I really wanted to visit Mayan ruins during our time in Cozumel. I visited different Mayan ruins on my honeymoon cruise and found them beautiful and fascinating. When I found out that we could explore the ones at San Gervasio on this trip, I definitely wanted my kids to be able to see them. It didn’t hurt that the trip to the ruins was combined with a stop at the Mayan Cacao Company.

We got off the ship and headed down to find our guide. His name was Edwin and he was spectacular! Since not only lives in Cozumel but also works in the archeology department at one of the colleges, he was full of great information. He was also funny and just so nice! We all loved him, which was good since we spent about 3 hours with him.

To get to the ruins we went on a scenic drive which took about 20 minutes. I’m not sure if it was the most direct path to get there, but it did allow Edwin to tell us quite a bit about life in Cozumel. I had no idea that basically everything in Cozumel has to be shipped in from the mainland and that tourism is basically the only industry on the island. I was also amazed that such a small island (you can drive from tip to tail in about an hour) has three universities/colleges. Even more amazing is how much of the island is uninhabited because it is covered by lush mangrove forests. There are parts of the island that humans aren’t allowed on and that is pretty cool.

We arrived at San Gervasio, which didn’t initially look like much. Edwin gave us our tickets and we headed in. There is a very pretty little courtyard at the entrance. There are some fountains, a small restaurant and a few shops selling mostly jewelry and native crafts. Edwin was leading our tour and wanted to get us in before larger tour groups came through, so there wasn’t really a chance to look around. He did point out the people offering to spray visitors with bug spray for $1 each. I thought this was a bit strange…until I got into the ruins and got more than my share of bug bites. We went in December when Edwin said the bugs weren’t too bad. I cannot imagine what it would have been like had it been June! If you ever visit the ruins, either bring bug spray OR pay the $1. It would have been money well spent and it is my only regret from my day in Cozumel.

The ruins themselves are interesting. They aren’t as complete or elaborate as the other ruins I visited in Mexico, but this was a much smaller Mayan settlement, so that makes sense. We did see what would have been the king’s palace, the well where their water came from, the altar, the plaza, the big house, the arch, the small house, and the tall house. Of course, we only got to see a portion of the actual ruins. There are actually four “districts” that the ruins are in and only portions of one of the districts is open to the public. The ruins are also part of a wildlife sanctuary and full of iguanas and other lizards. We saw tons of small lizards roaming around the ruins.

You can watch a video of our exploration here.

My favorite part of the ruins was a structure that I think is referred to as the Murals because it used to have murals decorating its walls. Although these are no longer visible , what I liked was the really cool tree that is growing up through the stone and has burst through the thatched roof overhead. There is just something so beautiful about nature reclaiming something man made.

I also really like the Las Manitas, which was the residence of the Mayan ruler. It gets its name from the red handprints that are visible on the back wall of the structure. Originally it was an outer room that served as the ruler’s home and an inner sanctum reserved for his personal shrine. Visitors can still make out the two different areas and it’s pretty cool.

Another really cool part of the ruins is the original stone road that runs through it. Edwin told us that the road actually many miles not only through all of the ruins, but out into the city itself. Apparently it is about 12 miles long and there are people who try to follow it (and sometimes get lost) every year.

We also learned some cool information about why the steps on the altar are so skinny. It’s not that people’s feet used to be smaller. You were not meant to walk up the steps the way we walk up them–forward facing the top of the altar and our back toward the space we left. Instead, you were supposed to walk up them sideways (and at an angle) so that you would always be facing where you were going as well as never turning your back on where you’d been. For the Mayans, it was a sign of respect. When walked the correct way, one foot perfectly fits the steps.

Despite visiting during the “cold” season, it was still in the mid-80’s and since the ruins are largely unshaded, it was hot! We were all withering a bit by the end. Thankfully we got a bit of time at the end to explore the shops. The older I get, the less I want to fill my house with little objects de art, so I don’t really buy souvenirs much. I skipped the stores and went straight for the small restaurant. I needed some more bottled water (we’d exhausted the two bottles we brought in with us). On our arrival, Edwin had mentioned that if we were looking for some authentic Mexican tacos that the restaurant’s were great.

Now, it wasn’t much of a restaurant. It was open-air with a roof to shade the five or six tables, cooler with drinks, and small counter to order from. There were only two people working. One took orders and one made tacos on a small griddle-like cooking service right behind the counter. The choice was chicken, pork, or the special. I figured I had to go for the special. It turned out to be a combo of egg and pork with some pico-like veggies on top. You could get one taco or three. My son and I were the only adventurous ones in our group. I added some of the green tomatillo sauce to mine and he ate his two just the way they came. They were absolutely delicious and if you get a chance to visit San Gervasio, I suggest you try them.

Heat and bugs aside, this was a great excursion and I cannot recommend it enough. My family learned so much, we got some wonderful pictures, and got to try some truly delicious food.

Oh, and while I was in the restroom, the rest of my family ran into a man with a GIANT bird who was offering to let people take pictures with it for a small fee. Both of my kids had to do it, so my husband paid the fee and our kids got to play with the bird. I am not really a bird fan, but my kids adored it and love to talk about their friend the parrot.

If you are looking for a truly fantastic shore excursion in Cozumel, I highly recommend the Mayan ruins and Mayan Cacao Company combination.


Ver el vídeo: Cozumel, Mexico San Gervasio Mayan Ruins