Derechos Humanos de la República Checa - Historia

Derechos Humanos de la República Checa - Historia

Una. Libertad de asociación y derecho a la negociación colectiva

La ley establece el derecho de los trabajadores a formar y afiliarse a sindicatos independientes de su elección sin autorización o requisitos excesivos. Les permite realizar sus actividades sin interferencias. El derecho a asociarse libremente cubre tanto a los ciudadanos como a los trabajadores extranjeros, pero estos últimos generalmente no se afiliaron a sindicatos debido a la naturaleza a menudo de corto plazo de su empleo o la falta de interacción social con los empleados que eran ciudadanos.

La ley prevé la negociación colectiva. Prohíbe la discriminación antisindical y no reconoce la actividad sindical como una razón válida para el despido. Los trabajadores en la mayoría de las ocupaciones tienen el derecho legal de huelga si fracasan los esfuerzos de mediación, y generalmente ejercieron este derecho.

Las huelgas pueden restringirse o prohibirse en los sectores de servicios esenciales, incluidos los hospitales, los servicios de suministro de agua y electricidad, el control del tráfico aéreo, la energía nuclear y el sector del petróleo y el gas natural. Los miembros de las fuerzas armadas, los fiscales y los jueces no pueden formar sindicatos ni afiliarse a ellos ni hacer huelga. El alcance de la negociación colectiva era limitado para los funcionarios públicos, cuyos salarios estaban regulados por ley. Solo los sindicatos pueden representar legalmente a los trabajadores, incluidos los no miembros. Al planificar una huelga, los sindicatos deben informar a los empleadores por escrito del número de huelguistas y proporcionar una lista de los miembros del comité de huelga o personas de contacto para la negociación. Deben anunciar la huelga con al menos tres días de antelación. Si bien las regulaciones dan derecho a los miembros del sindicato a realizar algunas actividades sindicales durante las horas de trabajo, no especifican cuánto tiempo pueden emplear los trabajadores para este propósito, dejando espacio para diversas interpretaciones por parte de los empleadores.

La ley protege a los dirigentes sindicales del despido por parte de un empleador durante su mandato sindical y durante los 12 meses posteriores a su finalización. Para despedir a un dirigente sindical, el empleador debe obtener el consentimiento previo de la unidad del empleado dentro del sindicato. Si el sindicato no da su consentimiento, la notificación de despido no es válida.

El gobierno trabajó para hacer cumplir esas leyes de manera efectiva y permitió que los sindicatos llevaran a cabo sus actividades sin interferencia. Los recursos gubernamentales para inspecciones y remediación eran suficientes, y las sanciones legales en forma de multas eran suficientes para disuadir las infracciones.

La Federación Checo-Morava de Sindicatos (CMKOS) se quejó de que, según la ley, los empleadores no están obligados a consultar con los sindicatos sobre asuntos relacionados con los empleados individuales o buscar un acuerdo mutuo sobre algunos problemas en el lugar de trabajo, lo que perjudica la capacidad de los empleados de las pequeñas empresas. para mantener los derechos sindicales.

Según CMKOS, las violaciones por parte de los empleadores de la legislación laboral y las normas sindicales continuaron durante el año, siguiendo la tendencia de los años anteriores. CMKOS informó sobre una serie de violaciones y casos de discriminación y trato desigual, incluidos los empleadores que plantean obstáculos administrativos a la negociación colectiva; realizar cambios salariales unilaterales no autorizados; y amenazas con despedir a los empleados que hicieron valer sus derechos sindicales, se negaron a poner fin a las actividades sindicales o intentaron formar sindicatos. A veces, los empleadores formaban sindicatos "amarillos" dominados por los empleadores para frustrar la negociación colectiva al dividir la unidad y la capacidad de acción de los empleados.

Según CMKOS, algunos empleadores obligaron a los empleados a trabajar sin un contrato de trabajo regular durante un "período de prueba", pagándoles solo un salario mínimo y la cantidad restante proporcionada "debajo de la mesa" o no pagando los salarios a tiempo en violación de la ley laboral. . Sin embargo, probar una violación de la ley fue difícil. Los empleados, tanto sindicalizados como no sindicalizados, a menudo no estaban dispuestos a presentar denuncias formales o testificar contra sus empleadores por temor a perder sus puestos de trabajo, a que se les redujera el salario o a ser trasladados a puestos con peores condiciones laborales, independientemente de la situación macroeconómica positiva que se presentara. incluye bajo desempleo y escasez de mano de obra. Los empleados generalmente presentaban quejas solo si el empleador dejaba de pagar los salarios, sus trabajos se veían inmediatamente amenazados o después de la pérdida del trabajo.

La CMKOS todavía informó de casos de empleadores que no permitían a los miembros del sindicato suficiente tiempo libre remunerado para cumplir con sus responsabilidades sindicales o presionando a los miembros del sindicato para que renunciaran a su empleo para debilitar la unidad sindical local. Hubo casos de intimidación de dirigentes sindicales, incluidos criterios de evaluación de desempeño irrazonables, monitoreo excesivo del desempeño laboral y ser blanco de acciones disciplinarias o compensación financiera reducida basada únicamente en la participación sindical.

Durante el año, los sindicatos utilizaron con mayor frecuencia alertas de huelga y huelgas para promover sus objetivos. Huelgas y alertas de huelga, salarios específicos, obstáculos en la negociación colectiva, horas extra excesivas, pago de primas por horas extra, preocupaciones sobre el cierre de una empresa sin un programa social de seguimiento, incluida una compensación razonable para los empleados desfavorecidos, como los empleados monoparentales, o despidos previstos. .

B. Prohibición del trabajo forzoso u obligatorio

La ley prohíbe todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio, y el gobierno hizo cumplir efectivamente estas prohibiciones. En los últimos años, las inspecciones fueron más numerosas y la aplicación de la ley fue más eficaz.

El gobierno implementó una legislación que endureció la regulación de las agencias laborales potencialmente abusivas al aumentar los requisitos para ingresar al negocio de las agencias laborales, imponer multas por el empleo ilegal y establecer límites al empleo temporal de ciudadanos extranjeros. Los recursos, las inspecciones y la remediación fueron adecuados. Las sanciones por infracciones eran suficientes para disuadir las infracciones.

Hubo informes de que hombres y mujeres, incluidos los trabajadores migrantes, fueron objeto de trata para realizar trabajos forzados, generalmente a través de la servidumbre por deudas. El Ministerio del Interior reportó siete víctimas de trabajo forzoso en los primeros ocho meses del año. Las agencias laborales privadas a menudo utilizaron prácticas engañosas para contratar trabajadores tanto del exterior como del interior del país.

Consulte también el Departamento de Estado Informe sobre trata de personas en www.state.gov/j/tip/rls/tiprpt/.

C. Prohibición del trabajo infantil y edad mínima para el empleo

La edad mínima para trabajar es de 15 años. El empleo de niños de entre 15 y 18 años está sujeto a estrictas normas de seguridad, limitaciones en las horas de trabajo y el requisito de que el trabajo no interfiera con la educación.

La ley permite que los niños menores de 15 años (o hasta completar la educación primaria obligatoria) trabajen solo en ciertas áreas: actividades culturales y artísticas, publicidad, promoción de productos y ciertas actividades de modelaje y deportivas. Un niño menor de 15 años puede trabajar solo si obtiene una evaluación de salud positiva de un pediatra y la aprobación previa de la Oficina de Trabajo. Los permisos de trabajo para niños se expiden por 12 meses. La Oficina Estatal de Inspecciones Laborales (SBLI) hizo cumplir efectivamente estas regulaciones. Las sanciones por infracción de estas leyes y reglamentos fueron suficientes para disuadir las infracciones. Durante el año, la SBLI no denunció ninguna infracción a la legislación sobre trabajo infantil.

D. Discriminación con respecto al empleo y la ocupación

Las leyes y reglamentos laborales prohíben cualquier tipo de discriminación por motivos de nacionalidad, raza, color, religión, opinión política, origen nacional, sexo, orientación sexual o identidad de género, edad, discapacidad, estado seropositivo o presencia de otras enfermedades transmisibles, estado social. o afiliación sindical. Según el análisis de 2015 de localidades socialmente excluidas en el país realizado por Gabal Analysis Company, el desempleo dentro de la comunidad romaní era alto, especialmente en localidades socialmente excluidas donde ascendía al 80-85 por ciento. En el resto del país, el desempleo romaní fue del 39 por ciento, mientras que entre los no romaníes la tasa fue del 3,3 por ciento.

En 2016, la SBLI realizó verificaciones por trato desigual y discriminación e impuso sanciones por violaciones a las leyes de discriminación, en su mayoría por incumplimiento del requisito de emplear a un número específico de personas con discapacidad, discriminación basada en el género y la edad, o la publicación de anuncios de trabajo discriminatorios que fueron suficiente para disuadir las infracciones. Según CMKOS, los casos de discriminación laboral generalmente involucraban brechas salariales de género.

En 2016, las mujeres constituían el 44 por ciento de la fuerza laboral no agrícola. Los salarios de las mujeres quedaron a la zaga de los de los hombres en aproximadamente un 24 por ciento.

Las asociaciones que apoyan a las personas seropositivas denunciaron casos de discriminación. Las personas VIH positivas no están legalmente obligadas a informar sus diagnósticos a su empleador a menos que el diagnóstico les impida cumplir con sus deberes. Algunos empleadores despidieron a empleados seropositivos debido a los prejuicios de otros empleados. Para evitar acusaciones de discriminación, los empleadores justificaron dichos despidos por motivos administrativos, como el despido.

En general, el gobierno hizo cumplir las leyes contra la discriminación relacionadas con el empleo de manera eficaz. Según el informe del Defensor del Pueblo, se producía discriminación en los anuncios de empleo, que mencionaban criterios como la edad, el sexo, la discapacidad física y la nacionalidad. Los empleados a menudo no estaban dispuestos a presentar denuncias formales o testificar contra sus empleadores por temor a perder sus puestos de trabajo, a que se les redujera el salario o a ser transferidos a puestos con peores condiciones laborales.

Mi. Condiciones de trabajo aceptables

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales establece y hace cumplir las normas de salario mínimo. El salario mínimo está por encima del “costo mínimo de subsistencia”, que se define como la cantidad mínima necesaria para satisfacer las necesidades básicas de un adulto en edad laboral durante un mes. La aplicación del salario mínimo fue uno de los principales objetivos de las inspecciones del SBLI.

La ley establece una semana laboral de 40 horas, dos días de descanso por semana y un descanso de al menos 30 minutos durante la jornada laboral estándar de ocho horas. Los empleados tienen derecho a al menos 20 días de vacaciones anuales retribuidas. Los empleadores pueden requerir hasta ocho horas por semana de horas extra para satisfacer el aumento de la demanda, pero no más de 150 horas extra en un año calendario. Las horas extraordinarias adicionales están sujetas al consentimiento del empleado. El código laboral exige el pago de una prima por las horas extraordinarias que equivale al menos al 125 por ciento de las ganancias promedio.

El gobierno estableció normas de seguridad y salud ocupacional adecuadas para las principales industrias del país. El código laboral obliga al empleador a brindar protección de seguridad y salud en el lugar de trabajo, mantener un ambiente de trabajo seguro y saludable y prevenir riesgos de salud y seguridad.

Los inspectores de SBLI realizaron verificaciones para verificar el cumplimiento del código laboral e impusieron sanciones que fueron suficientes para disuadir las violaciones. El plan de inspección del trabajo de SBLI se centró en sectores en los que normalmente existían condiciones laborales de alto riesgo, como la construcción, la agricultura y la silvicultura.

La SBLI es responsable de combatir el empleo ilegal. Los inspectores de trabajo priorizaron las inspecciones para el empleo ilícito en aquellos sectores que eran especialmente vulnerables al empleo ilegal, como el alojamiento / restauración, el comercio minorista, los centros de almacenamiento y logística, las industrias agrícola, forestal y de la construcción. Los inspectores llevaron a cabo numerosas inspecciones en negocios de temporada seleccionados, incluidos parques para nadar al aire libre, estaciones de esquí, estaciones de servicio y estaciones de servicio. Para fortalecer la efectividad de las inspecciones, los inspectores del SBLI actuaron en conjunto con la Oficina de Trabajo, la Oficina de Seguro Social, la Oficina de Licencias, la policía extranjera, la Oficina de Aduanas y la policía.

Los empleadores a veces ignoran los requisitos de las condiciones de trabajo estándar en situaciones que involucran a trabajadores migrantes. Más del 90 por ciento de los trabajadores migrantes eran ucranianos, seguidos de moldavos y vietnamitas. Los trabajadores migrantes se emplearon con mayor frecuencia en la industria de la construcción y la silvicultura. Muchos trabajaron en la llamada economía sumergida sin permisos de trabajo y, a menudo, se enfrentaron a condiciones laborales peligrosas y de explotación. Los trabajadores extranjeros relativamente no calificados de países menos desarrollados dependían a veces de agencias de empleo temporal para encontrar y conservar un trabajo. Los migrantes a veces trabajaban en condiciones deficientes y eran sometidos a un trato indigno por parte de estos organismos. Por lo general, los salarios se pagaban a las agencias, que luego los embargaban, lo que provocaba que los trabajadores recibieran salarios inferiores al mínimo, trabajaran horas extra sin la compensación adecuada o trabajaran sin compensación. Dado que los trabajadores migrantes rara vez presentan denuncias formales de tales abusos, las autoridades tuvieron pocas oportunidades de intervenir.

El SBLI hizo cumplir eficazmente los estándares de salud y seguridad. Las leyes que exigen condiciones de trabajo aceptables cubren a todos los trabajadores por igual en todos los sectores. Durante el año, la SBLI realizó verificaciones enfocadas en los estándares de salud y seguridad, principalmente en las industrias de construcción, manufactura, transporte, agricultura, silvicultura y maquinaria pesada. Las inspecciones se realizaron de forma proactiva y en respuesta a las quejas. Las autoridades impusieron sanciones que fueron suficientes para disuadir las violaciones.

En 2016, el número de lesiones registradas en el lugar de trabajo aumentó en un 1 por ciento con respecto a 2015. Los accidentes fatales disminuyeron en un 0,8 por ciento durante 2016. La gran mayoría de las lesiones y muertes en el lugar de trabajo ocurrieron en las industrias de minería, transporte, construcción, almacenamiento y procesamiento. Según el SBLI, las causas más comunes de lesiones o incidentes fatales incluyeron riesgo subestimado, caídas de altura, aplicación irresponsable de procedimientos y técnicas de trabajo peligrosas, conducta no autorizada y / o permanencia en zonas peligrosas y incumplimiento de las prohibiciones. Los empleados de las pequeñas y medianas empresas a menudo se negaron a usar equipo de protección a pesar de que su empleador se lo proporcionó.

Los trabajadores pueden alejarse de situaciones que pongan en peligro su salud o seguridad sin poner en peligro su empleo, y el SBLI tenía como objetivo hacer cumplir esta norma de manera consistente.


Derechos humanos en la República Checa


La situación de los derechos humanos en la República Checa es, en su mayor parte, favorable. El gobierno checo asume un papel activo en la protección de los derechos de sus ciudadanos y parece abierto a cambios positivos.

El principal problema al que se enfrenta la República Checa es la falta de aceptación de los inmigrantes y las minorías, junto con un aumento del discurso de odio. Si bien la nación cumplió con el acuerdo de reasentamiento de refugiados turcos y de Oriente Medio de la Unión Europea (UE), Amnistía Internacional informa sobre varias manifestaciones contra el pueblo romaní y los solicitantes de asilo. La aversión generalizada hacia los refugiados y la opinión de que representan una amenaza para la República Checa fue perpetuada por algunos líderes políticos, incluido el presidente.

Varias encuestas reflejaron la desaprobación general de los romaníes, incluida una en la que el 82 por ciento de los participantes consideraba a los romaníes & # 8220 desagradable & # 8221 o & # 8220 muy desagradable & # 8221, según el Departamento de Estado de EE. UU. (DOS). Además, un tercio de los romaníes vivían en guetos o condiciones similares, y muchos niños romaníes iban a escuelas especiales, lo que los colocaba en una situación de desventaja educativa.

La mayoría de los crímenes de odio denunciados contra romaníes y musulmanes han dado lugar a condenas, lo que revela un compromiso con la mejora de los derechos humanos en la República Checa. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, así como el ministro de Derechos Humanos de la República Checa, también apoyaron una legislación que beneficiaría a las minorías y los grupos desfavorecidos.

El gobierno checo no obstaculiza en gran medida la libertad de expresión y de expresión, con la excepción del discurso de odio y de quienes niegan el Holocausto. La censura ilegal de Internet no es un problema y la mayoría de los hogares tienen acceso a Internet de alta velocidad.

La corrupción gubernamental todavía afecta a la República Checa, como lo demuestra el aumento de delitos cometidos por trabajadores penitenciarios y agentes del orden entre 2014 y 2015. A pesar de esto, el gobierno se aseguró de que estos delincuentes fueran sujetos a las multas y penas de prisión correspondientes. Los legisladores y similares deben informar públicamente sobre sus activos y, en general, cumplen con las normas, incluso si la información a veces es de difícil acceso.

La tasa de desempleo entre las personas discapacitadas sigue siendo alta, pero las condiciones de educación de las personas discapacitadas han mejorado. El Departamento de Seguridad de los Estados Unidos documenta que recientemente se aprobó una legislación que aumentó la tasa de asistencia de los niños discapacitados en las & # 8220 escuelas ordinarias & # 8221. Esto es indicativo de un enfoque en la mejora de los derechos humanos en la República Checa.

Aunque las prisiones luchan con el saneamiento y el hacinamiento, están abiertas a realizar los cambios sugeridos en las fuerzas de investigación, como las ONG, que supervisan las condiciones de las prisiones.

Los derechos humanos en la República Checa podrían mejorar en algunas áreas, pero gracias a que el gobierno checo está atento a las necesidades y derechos de sus ciudadanos, no se necesitan muchas mejoras.


Discriminación

La discriminación contra los romaníes siguió siendo generalizada, aunque el nuevo Defensor Público de Derechos afirmó que se trataba solo de un problema marginal.

Se tomaron algunas medidas para implementar un mecanismo de compensación a las mujeres romaníes que fueron víctimas de esterilización forzada. En septiembre, el Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa pidió a la cámara baja del parlamento que aprobara un proyecto de ley que ofreciera una indemnización única a las víctimas. El proyecto de ley estaba a la espera de su primera lectura a finales de año.

El Comité de Ministros del Consejo de Europa llevó a cabo una revisión periódica en diciembre de las medidas adoptadas para abordar la segregación discriminatoria de los romaníes en las escuelas y clases para alumnos con discapacidades mentales (tras el continuo incumplimiento de la sentencia en D.H. y otros contra República Checa). El Comité observó algunas tendencias positivas, pero seguía preocupado por el hecho de que la mayoría de los alumnos romaníes a los que se consideraba que necesitaban planes educativos individuales todavía tenían una educación fuera de la educación general.

Mujeres

El Parlamento no ratificó el Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra la mujer (Convenio de Estambul), aunque estaba previsto que se presentara para su ratificación en 2018. Según un grupo de ONG checas, la Coalición contra la Violencia, anualmente unas 168.000 víctimas de La violencia doméstica ha buscado ayuda médica en los últimos años. Los proveedores de servicios notaron un aumento en el número de incidentes de violencia doméstica durante las restricciones impuestas como resultado de la pandemia.

En junio, el Comité Europeo de Derechos Sociales hizo pública su decisión (en el caso de Mujeres universitarias de Europa contra la República Checa) que no ha habido avances suficientes en el derecho a la igualdad de remuneración y la representación equilibrada de las mujeres en los órganos de decisión de las empresas privadas. En respuesta, el Comisionado de Derechos Humanos del Gobierno checo presentó al gobierno un nuevo proyecto de estrategia sobre igualdad de género 2020-2030.

Personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI)

El parlamento nuevamente no votó sobre un proyecto de ley, originalmente aprobado por el gobierno en 2018, que reconocería plenamente el matrimonio igualitario para las parejas del mismo sexo. Estas parejas habían podido registrar sus parejas desde 2006, pero esto no permitía la adopción conjunta.


Informe de país de la República Checa sobre prácticas de derechos humanos de 1997

Publicado por la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo el 30 de enero de 1998.

La República Checa es una democracia parlamentaria. A finales de año, se estaba llevando a cabo una transición ordenada para formar un nuevo gobierno tras la dimisión en noviembre del gobierno de coalición minoritario encabezado por el primer ministro Vaclav Klaus, que se formó tras las elecciones parlamentarias de junio de 1996. A mediados de diciembre, Josef Tosovsky fue nombrado Primer Ministro interino y en enero de 1998 prestó juramento. El Parlamento bicameral elige al Presidente por un período de cinco años. Básicamente, el país ha completado la reforma de las estructuras políticas y económicas iniciada después de la "revolución de terciopelo" de 1989. El presidente Vaclav Havel es un defensor de los derechos humanos y la justicia social reconocido internacionalmente; fue elegido para un segundo mandato de cinco años en enero de 1998. El poder judicial es independiente.

El Ministerio del Interior supervisa a la policía. El servicio de seguridad interna civil, conocido como Servicio de Información y Seguridad (BIS), es independiente del control del ministerio, pero depende del Parlamento y de la oficina del Primer Ministro. Las autoridades policiales y del BIS generalmente observan la protección constitucional y legal de los derechos individuales en el desempeño de sus responsabilidades. Sin embargo, hubo informes ocasionales de abusos por parte de algunos miembros de la policía.

La República Checa tiene una economía de mercado, con más de dos tercios del producto interno bruto (PIB) producido por el sector privado. Las devastadoras inundaciones de julio pueden reducir el crecimiento, pero podrían forzar una mayor inversión y una reestructuración industrial. Aunque los desequilibrios externos provocaron una depreciación del 10% de la moneda en mayo, los indicadores macroeconómicos siguen siendo favorables: deuda nacional baja, déficit presupuestario bajo, fuertes reservas de divisas, inflación relativamente baja y desempleo bajo pero creciente. El empeoramiento de los déficit comerciales y por cuenta corriente se financió con fuertes entradas de capital. La fuerza laboral se empleó principalmente en la industria, el comercio minorista y la construcción. Las principales exportaciones fueron los productos manufacturados intermedios y la maquinaria y equipo de transporte. El PIB per cápita alcanzó aproximadamente $ 5,100.

El gobierno en general respetó los derechos humanos de sus ciudadanos. Los prejuicios populares y la violencia de los cabezas rapadas contra los romaníes siguen siendo un problema. El impacto discriminatorio de la ley de ciudadanía de 1993 fue mitigado por la implementación constructiva de una enmienda de 1996, aunque persisten otros problemas con la ciudadanía. Hay algo de violencia contra las mujeres. La ley de depuración (revisión) prohíbe a ciertos funcionarios comunistas anteriores a 1989 y colaboradores de la policía secreta ocupar ciertos cargos. Se abolió una ley que penalizaba la difamación de la presidencia.

Sección 1 Respeto por la integridad de la persona, incluido el estar libre de:

una. Ejecución política y otras ejecuciones extrajudiciales

No hubo informes de ejecuciones políticas o extrajudiciales.

No hubo informes de desapariciones por motivos políticos.

C. Tortura y otros tratos o castigos crueles, inhumanos o degradantes

La tortura está prohibida por la Constitución y no hubo informes de tales prácticas.

La policía ha experimentado una reestructuración significativa y muchos nuevos oficiales se han unido a la fuerza desde la revolución de 1989. Sin embargo, los índices de aprobación de la policía se mantuvieron bastante bajos en las encuestas de opinión pública. Los incidentes de delitos registrados por la policía han aumentado en los últimos años. Ha habido informes de persecuciones policiales, abusos físicos y actos ilícitos, a menudo dirigidos a extranjeros y romaníes.

En marzo, el tribunal de distrito de Praga 1 desestimó un cargo de abuso de cargo público contra el líder de una acción policial de 1996 en un club de rock de Praga, durante la cual unos 60 agentes hirieron a varios asistentes al concierto con porras. El tribunal lo consideró simplemente insubordinado y dejó que la administración policial manejara el asunto internamente.

La investigación continúa en el caso de 1996 de un policía acusado de abuso de cargo público en relación con una acción policial en 1995, cuando la policía de Brno presuntamente hizo un uso excesivo de la fuerza para disolver una fiesta nocturna fuera de un teatro.

Algunos casos de tortura de la era comunista han llegado a los tribunales gracias a los esfuerzos de la Oficina de Documentación e Investigación de los Crímenes del Comunismo (UDV - ver Sección 1.e.). En la primera condena de este tipo desde 1989, un tribunal de Brno condenó en mayo a Jaroslav Daniel, ex agente de la policía secreta y guardia de la prisión de 85 años de edad, a 5 años de prisión por su brutalidad hacia los prisioneros en el período de 1948 a 1967. Además, , tres ex investigadores de la policía secreta, incluido el padre del actual presidente del Partido Comunista, han sido acusados ​​de abuso de cargo público en un caso similar.

Las condiciones penitenciarias cumplen con los estándares internacionales mínimos. Hay hacinamiento en algunas cárceles. Según la autoridad penitenciaria, a junio el sistema penitenciario estaba al 112 por ciento de su capacidad, y 8 de las 33 cárceles del país tenían un exceso de capacidad del 25 por ciento o más.

El Gobierno permite las visitas de observadores de derechos humanos.

D. Arresto, detención o exilio arbitrarios

La ley prohíbe el arresto y la detención arbitrarios, y el Gobierno observa esta prohibición en la práctica. La policía puede retener a las personas sin cargos durante un máximo de 24 horas, durante las cuales tienen derecho a un abogado. La regla de las 24 horas, consagrada en la Carta de Derechos y Libertades Básicos, fue reafirmada por una decisión del Tribunal Constitucional a principios de año. Anteriormente, la policía y muchos tribunales habían interpretado dos estatutos separados para permitirle a la policía un total de 48 horas para entregar a un sospechoso a un tribunal para que comparezca.

La falta de investigadores policiales con experiencia, combinada con un entorno legal aún en evolución, ha contribuido a la acumulación de casos judiciales. Según la ley, la prisión preventiva puede durar hasta 4 años, con revisión judicial periódica, para cargos penales. Si el tribunal no aprueba la detención continua en cualquiera de las fechas de revisión exigidas por la ley, el sospechoso debe ser puesto en libertad. En la práctica, pocos sospechosos permanecen detenidos durante más de dos años. Un posible precedente fue establecido a fines de 1996 por la Corte Constitucional, que dictaminó que cualquier período de tiempo en el que el acusado utilizó tácticas dilatorias para evitar que su caso llegara a juicio no contaría para el límite de 4 años. En el caso que nos ocupa, el acusado cambió repetidamente de abogado a medida que se acercaba el límite de 4 años. La ley no permite la fianza por ciertos delitos graves. Un sospechoso puede solicitar a las autoridades investigadoras correspondientes en cualquier momento que lo pongan en libertad. Desde 1989, la duración media de la prisión preventiva ha aumentado de 89 a 212 días en 1997, aunque esa cifra ha disminuido ligeramente desde 1995. Según el servicio penitenciario, aproximadamente el 35 por ciento de los presos se encuentran actualmente en espera de juicio o sentencia, frente al 39 por ciento. en 1996. Se permiten visitas de abogados y familiares. Las autoridades siguen estas pautas en la práctica.

La ley prohíbe el exilio y el Gobierno observa esta prohibición en la práctica. Sin embargo, la policía puede expulsar y expulsa a Eslovaquia a los "eslovacos" sin los documentos de ciudadanía o residencia adecuados.

mi. Denegación de un juicio público justo

La Constitución establece un poder judicial independiente y es imparcial e independiente en la práctica. Los jueces no son despedidos ni transferidos por motivos políticos.

El sistema judicial consta de tribunales de distrito, regionales y superiores. El Tribunal Supremo es el tribunal de apelación más alto. Además, un Tribunal Constitucional dictamina por separado sobre la constitucionalidad de la legislación. La escasez de jueces calificados se ha superado en gran medida mediante la contratación de nuevo personal.

La ley estipula que las personas acusadas de delitos penales tienen derecho a juicios públicos abiertos y justos. Tienen derecho a ser informados de sus derechos legales y de los cargos que se les imputan, a consultar con un abogado y a presentar una defensa. El Estado proporciona abogados a los acusados ​​indigentes en casos penales y algunos civiles a través del colegio de abogados. Según el Comité Internacional de Helsinki, muchas partes elegibles no completan el proceso de solicitud de dicha representación porque es exigente. Los acusados ​​gozan de una presunción de inocencia y tienen derecho a negarse a testificar contra sí mismos. Pueden apelar cualquier sentencia en su contra. Las autoridades respetan estos derechos en la práctica.

En junio, un estudiante ganó un caso judicial contra el Ministerio del Interior relacionado con la presunción de inocencia. El Ministerio estaba investigando al estudiante como sospechoso de un atentado en 1992 contra el presidente del Partido Comunista por un asaltante enmascarado. Al hablar con la prensa sobre el caso, la policía se refirió al estudiante como el perpetrador y no como un sospechoso. El tribunal ordenó al Ministerio que se disculpara con el estudiante y le pague una indemnización por daños y perjuicios de unos 4.440 dólares (150.000 Kcs). El Ministerio puede apelar ante el Tribunal Superior competente.

La ley de depuración de 1991 prohibió a muchos exfuncionarios del Partido Comunista, miembros de la milicia popular y presuntos colaboradores de la policía secreta ocupar una amplia gama de cargos electivos y de designación, incluidos cargos de designación en empresas estatales, el mundo académico y los medios de comunicación durante un período. de 5 años. En 1995, el Parlamento amplió la ley hasta el año 2000, anulando un veto del presidente Havel. Algunos otros empleadores también han exigido a los solicitantes que presenten certificados de depuración que demuestren la falta de colaboración.

Según el Ministerio del Interior, en 1997 se recibieron unas 15.000 solicitudes de certificados de depuración, lo que eleva el total desde 1991 a 316.000. Aproximadamente el 3,3 por ciento de los solicitantes fueron rechazados por sospecha de colaboración. Quienes hayan sido denegados pueden presentar una demanda civil contra el Ministerio del Interior por un cargo similar a la calumnia. En el período comprendido entre mediados de octubre de 1996 y septiembre de 1997, se entablaron 31 demandas de ese tipo. De estos 31 juicios, aproximadamente la mitad de los que se decidieron hasta la fecha fueron & quot; completamente exitosos & quot; y otra cuarta parte ha sido & quot; parcialmente exitosos & quot.

Los defensores de la ley de depuración argumentan que los individuos que destruyeron sistemáticamente la vida de otros para obtener ventajas para sí mismos dentro del sistema comunista no deberían tener altas responsabilidades estatales. Sin embargo, el proceso de selección ha sido criticado porque se basa en los registros de la policía secreta comunista, registros que muchos sospechan eran incompletos o poco fiables. La ley también ha sido criticada por violar los principios de derechos humanos que prohíben la discriminación en el empleo y condena la culpa colectiva. Muchos de los acusados ​​injustamente de colaboración creen que sus perspectivas profesionales han disminuido y su reputación personal ha sido dañada. En agosto, el informe de la Agenda 2000 de la Unión Europea señaló con preocupación la persistencia de la ley, al igual que una delegación de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en septiembre.

Una ley de 1993 que definía al régimen comunista anterior a 1989 como criminal y levantaba el plazo de prescripción para los delitos cometidos por el Partido Comunista de Checoslovaquia durante sus 40 años de gobierno siguió en vigor, aunque ha dado lugar a pocas condenas. La oficina del gobierno responsable de procesar los casos bajo esta ley describe su carga de trabajo como que consiste principalmente en casos de: Tortura (ver Sección 1.c.) tiroteos fronterizos, traición relacionada con la invasión de Checoslovaquia por el Pacto de Varsovia de 1968 y persecución estatal de opositores al régimen comunista. . La ley anticomunista fue ratificada por el Tribunal Constitucional en 1993.

No hubo informes de presos políticos.

F. Interferencia arbitraria con la privacidad, la familia, el hogar o la correspondencia

La vigilancia electrónica, las escuchas telefónicas y la interceptación del correo requieren una orden judicial. El Gobierno cumplió con este requisito en la práctica.

En enero, el Comité de Supervisión de Inteligencia de la Cámara de Diputados secundó el rechazo del presidente Havel a las acusaciones del presidente de ese organismo (y líder del principal partido de oposición) de que: había connivencia entre el BPI y el Ministerio del Interior, los servicios secretos seguían a políticos y (por lo tanto) hubo tendencias hacia un estado policial en la República Checa. El orador basó sus cargos en supuestos documentos internos de la agencia de inteligencia, que luego se descubrió que eran falsificaciones. Ni el Presidente ni el Parlamento encontraron pruebas de infracciones graves por parte de agentes del BIS. Los comentarios de prensa generalmente descartaron los cargos por tener motivaciones políticas.

Sección 2 Respeto por las libertades civiles, que incluye:

una. Libertad de expresión y prensa

La ley establece la libertad de expresión y de prensa, y el Gobierno respeta este derecho en la práctica. Las personas pueden hablar y lo hacen sobre cuestiones políticas y criticar libremente al Gobierno y a las figuras públicas.

En septiembre, el presidente promulgó una medida por la que se revocaba una estatua de 36 años sobre la "difamación" del presidente, que entró en vigor en enero de 1998. Dicha acción se había castigado con penas de prisión de hasta dos años. En la práctica, las pocas personas condenadas recibieron penas condicional. El presidente Havel perdonaba habitualmente a los condenados por ley cuando lo solicitaban o cuando su oficina se enteraba de sus casos. Sigue en vigor una ley separada sobre difamación de la república, y tres personas fueron condenadas por este cargo en 1996 (el último año del que se dispone de estadísticas).

Una amplia variedad de periódicos, revistas y diarios se publican sin interferencia del gobierno. La capital, Praga, alberga al menos una docena de periódicos diarios de distribución nacional, así como una variedad de periódicos y revistas de entretenimiento y de interés especial. Estas publicaciones pertenecen a diversos inversores checos y extranjeros.

Los medios electrónicos son independientes. Hay 4 estaciones de televisión, 2 públicas y 2 privadas, y más de 60 estaciones de radio privadas además de la Radio Pública Checa. El canal de televisión líder, Nova, es de propiedad privada, en parte de inversores extranjeros. Además, muchos espectadores tienen acceso a transmisiones extranjeras a través de satélite y cable.

Una comisión parlamentaria tiene una amplia supervisión y poder para aprobar o rechazar candidatos para el Consejo de Radio y Televisión. El Consejo tiene una responsabilidad reguladora limitada para la formulación de políticas y responde al comité parlamentario de medios. El Ayuntamiento puede expedir y revocar licencias de radio y televisión y la programación de monitores. A finales de año, el Parlamento aún no había votado sobre dos leyes de medios de comunicación demoradas: una para los medios impresos y otra para los medios de difusión. La ley de medios impresos de la era comunista no afirma el derecho de los periodistas a proteger sus fuentes ni a garantizar la libertad de información, y la ley de radiodifusión de 1991 no contemplaba los medios privados.

En abril, a un periodista acreditado y defensor de la independencia tibetana se le negó el acceso a una conferencia de prensa ofrecida por el viceprimer ministro chino y organizada en el Ministerio de Industria y Comercio. En respuesta, el Comité Checo de Helsinki pidió una reforma de la ley de prensa de 1966 para garantizar el acceso sin trabas de los periodistas a la información. No hay evidencia de un patrón de tales exclusiones por parte de las autoridades.

La ley establece la libertad académica, pero también prohíbe las actividades de los partidos políticos establecidos en las universidades.

B. Libertad de reunión y asociación pacífica

La ley establece el derecho de las personas a reunirse pacíficamente. La ley exige permisos para algunas manifestaciones públicas, pero rara vez se rechazan. Sin embargo, la ley prohíbe la actividad de partidos políticos en las universidades (ver Sección 2.a.). Por lo general, la policía no interfiere en manifestaciones espontáneas y pacíficas para las que los organizadores carecen de permiso.

El derecho de las personas a asociarse libremente ya formar partidos y movimientos políticos está previsto por la ley, y el Gobierno respetó este derecho en la práctica. El Gobierno o el Presidente pueden presentar una propuesta a la Corte Suprema pidiendo la disolución de un partido político, pero no ha habido casos de este tipo desde 1989. Las organizaciones, asociaciones, fundaciones y partidos políticos deben registrarse ante los funcionarios locales o en el Ministerio del Interior, pero no hay pruebas de que este registro sea coercitivo o denegado arbitrariamente. En septiembre, un proyecto de informe presentado al Gabinete por el Ministro sin Cartera pidió al Ministerio del Interior que volviera a examinar los registros oficiales de las organizaciones que propagan el odio racial o el fascismo, pero hasta la fecha no se ha tomado ninguna medida. El Partido Comunista está representado en el Parlamento y en el gobierno local.

La ley establece la libertad religiosa y el Gobierno respeta este derecho en la práctica. El Estado proporciona financiación a todas las religiones registradas en el Ministerio de Cultura. Actualmente hay 21 iglesias registradas. Según una ley de 1991, una iglesia que desee registrarse por primera vez debe tener al menos 10,000 miembros adultos, aunque las iglesias registradas antes de esta fecha no estaban obligadas a cumplir con esta condición. Los grupos religiosos no registrados, como la pequeña minoría musulmana, son legalmente incapaces de poseer bienes comunitarios, aunque por lo demás son libres de reunirse y adorar de la manera que elijan. Sus miembros pueden publicar y emiten publicaciones sin interferencias.

Un partido político cristiano, la Unión Demócrata Cristiana-Partido Popular Checoslovaco (KDU-CSL), es miembro de la coalición gobernante.

En julio, el gobierno prometió aproximadamente $ 600,000 a una nueva fundación checo-eslovaco-israelí para compensar el oro tomado de judíos eslovacos durante la Segunda Guerra Mundial. La cantidad representa la parte checa de oro que terminó como parte de las reservas de oro de la antigua Checoslovaquia y se dividió junto con otras propiedades federales en una base de 2: 1 durante la división de 1992-93 de la federación checoslovaca.

D. Libertad de movimiento dentro del país, viajes al extranjero, emigración y repatriación

No existen restricciones para viajes nacionales o extranjeros, emigración y repatriación. Los checos que emigraron durante el período del gobierno comunista con frecuencia regresan para visitar, o incluso para establecerse, y pueden recuperar la ciudadanía checa si lo desean, aunque para hacerlo deben renunciar a su reclamo de ciudadanía extranjera. La ciudadanía no se revoca por motivos políticos. No obstante, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha expresado su preocupación al Gobierno de que su ley de ciudadanía de 1993 ha creado un problema de apatridia, especialmente entre los romaníes (ver Sección 5).

El Gobierno proporciona el primer asilo y coopera con el ACNUR y otras organizaciones humanitarias para ayudar a los refugiados. La mayoría de los migrantes utilizaron la República Checa como ruta de tránsito hacia Occidente; sin embargo, el país se está convirtiendo en el destino final de un número cada vez mayor.Hay cuatro centros de recepción para solicitantes de asilo, seis centros de integración para refugiados reconocidos y un centro humanitario para bosnios bajo protección temporal, que se cerró en septiembre. Las organizaciones no gubernamentales (ONG) trabajan en estrecha colaboración con el Ministerio del Interior para facilitar la transición de los refugiados a la sociedad.

Los solicitantes de asilo presentaron 1.198 solicitudes de asilo en los primeros ocho meses de 1997 (últimas estadísticas disponibles), en comparación con 1.033 para los mismos períodos en 1996. Los países de origen más numerosos durante el período más reciente de ocho meses fueron Bulgaria, el Iraq y el Afganistán. y Rumania. La tasa de aceptación se mantuvo estable en 4.7 por ciento. En los últimos años, los búlgaros y rumanos fueron los solicitantes de asilo más frecuentes.

El Gobierno suspendió la protección temporal para los refugiados bosnios el 30 de septiembre. Después de esa fecha, los bosnios aún podrían permanecer en el país con una residencia permanente o de largo plazo o con un estatuto de refugiado reconocido oficialmente. Según el Ministerio del Interior, hasta junio, 1.122 bosnios habían obtenido la residencia permanente o a largo plazo. En septiembre, había oficialmente 193 bosnios bajo protección temporal en centros humanitarios y aproximadamente 300 vivían bajo otros arreglos. Un número desconocido permanece ilegalmente en el país.

La repatriación voluntaria de refugiados bosnios comenzó en julio de 1996. Aproximadamente 190 bosnios regresaron a su tierra natal en dos vuelos fletados especialmente por el Gobierno en agosto y septiembre. De febrero a agosto, el Ministerio del Interior operó un centro de información para los refugiados bosnios que buscaban información sobre la repatriación voluntaria. El Gobierno otorga a cada repatriado un estipendio de reasentamiento y subvenciona a las organizaciones no gubernamentales (ONG) que construyen viviendas en Bosnia-Herzegovina para los refugiados que regresan.

El Gobierno siguió prestando mayor atención a la inmigración ilegal al país y tomó medidas con sus vecinos para controlar el movimiento de personas a través de sus fronteras. La República Checa ha firmado acuerdos de readmisión con todos los vecinos del país y con Hungría, Rumania y Canadá. No hubo informes de retorno forzoso de personas a un país donde temían persecución.

Sección 3 Respeto por los derechos políticos: el derecho de los ciudadanos a cambiar de gobierno

La Constitución otorga a los ciudadanos el derecho a cambiar de gobierno por medios democráticos, y los ciudadanos ejercen este derecho en la práctica. Los ciudadanos mayores de 18 años tienen derecho a votar mediante voto secreto en las elecciones locales y en toda la república. Los grupos de oposición, incluidos los partidos políticos, funcionan abiertamente y participan sin obstáculos en el proceso político. Los ex checoslovacos que eligieron representantes en la Asamblea Nacional Checa en 1992 y cuyo estatus de ciudadanía actual no está claro, especialmente los romaníes, continúan sin derecho a voto (ver Sección 5).

El gobierno minoritario del primer ministro Vaclav Klaus dimitió en noviembre y se estaba formando un nuevo gobierno a finales de año. Además de los dos partidos de derecha y uno de centro que formaron la coalición saliente, también hay dos partidos de oposición de centroizquierda y un partido de derecha radical. La Constitución ordena elecciones al Parlamento al menos cada 4 años, sobre la base de la representación proporcional en ocho grandes distritos electorales. Hay un umbral del 5 por ciento para que los partidos ingresen al Parlamento. El presidente, elegido por el Parlamento, tiene un mandato de cinco años. El presidente tiene poderes constitucionales limitados, pero puede utilizar un veto en suspenso para devolver la legislación al Parlamento, que luego puede anular ese veto por mayoría simple.

No existen restricciones, ni en la ley ni en la práctica, a la participación de las mujeres en la política. Sin embargo, son relativamente pocas las mujeres que ocupan altos cargos públicos. Uno de los 16 ministros del gabinete en el gobierno anterior a noviembre y dos en el gobierno nombrados en enero de 1998 eran mujeres. El Parlamento de 200 miembros incluye 29 diputadas, incluida una vicepresidenta. Nueve mujeres son senadoras en el Senado de 81 miembros. 1 de los 4 vicepresidentes del Senado es una mujer.

No se reservan asientos en ninguna de las cámaras para las minorías étnicas. Los eslovacos, de los cuales se estima que hay 300.000, son casi todos "checoslovacos" que eligieron vivir en la República Checa después de la división. Muchos ocupan altos cargos en la administración pública. En su mayor parte, estos eslovacos definen sus intereses en el contexto de la política checa, no por motivos étnicos. No hay ningún partido eslovaco en el Parlamento.

Por el contrario, muchos de los 200.000 a 250.000 romaníes estimados no se han integrado plenamente en la sociedad (véase la sección 5). La cultura política generalmente define a los romaníes como forasteros. Los propios romaníes no se han unido para respaldar un programa o un conjunto de ideales que les permitan promover sus intereses en las estructuras democráticas del país. Algunos romaníes sirven en estructuras de gobierno local y algunos han sido nombrados para puestos de asesoramiento en ministerios gubernamentales. Actualmente no hay representantes romaníes en el Parlamento, no se reservan escaños para las minorías étnicas.

Sección 4 Actitud gubernamental con respecto a la investigación internacional y no gubernamental de presuntas violaciones de los derechos humanos

Los grupos de derechos humanos operan sin restricciones del gobierno, y los funcionarios del gobierno generalmente cooperan y responden de alguna manera a sus puntos de vista. Los grupos de derechos humanos más conocidos son la Federación Checa de Helsinki y la Fundación Tolerancia (en realidad una organización coordinadora), pero hay muchos grupos de un solo tema que realizan un trabajo igualmente importante. La presidencia del ex disidente y monitor de derechos humanos Vaclav Havel sirve como un símbolo importante para estos grupos.

En cada cámara del Parlamento hay un comité de peticiones de derechos humanos y nacionalidades, que incluye un subcomité de nacionalidades. Un Consejo de Nacionalidades patrocinado por el gobierno asesora al Gabinete sobre asuntos de las minorías. En este organismo, eslovacos y romaníes tienen tres representantes cada uno, polacos y alemanes, dos cada uno y húngaros y ucranianos, uno cada uno. También hay una comisión gubernamental compuesta por miembros de las comunidades de ONG y periodistas que monitorea la violencia interétnica. En septiembre, el Gobierno acordó crear una nueva comisión de asuntos romaníes, que asesorará al Gobierno. Los observadores creen que la comisión ofrece una oportunidad significativa para mejorar el diálogo entre el gobierno y la comunidad romaní.

Sección 5 Discriminación basada en raza, sexo, religión, discapacidad, idioma o condición social

La ley establece la igualdad de los ciudadanos y prohíbe la discriminación. La atención médica, la educación, la jubilación y otros servicios sociales generalmente se brindan sin distinción de raza, sexo, religión, discapacidad o condición social. En la práctica, los romaníes enfrentan discriminación en áreas como la educación, las oportunidades laborales y la vivienda.

Se desconoce el verdadero alcance de la violencia contra las mujeres, y el debate público al respecto es poco común, a pesar de los esfuerzos de un puñado de grupos de mujeres para llamar la atención del público sobre el problema. La prensa informaba ocasionalmente sobre el problema de la violencia contra la mujer y la trata de prostitutas. Los estudios disponibles indican que entre el 11 y el 19 por ciento de las mujeres checas informan que han sufrido violencia sexual a manos de sus maridos o parejas. Según algunos expertos legales, existe un entendimiento tácito en el sistema judicial de que el abuso conyugal debe ser procesado como un delito solo si un médico determina que la condición de la víctima amerita tratamiento médico durante 7 días o más. Desde 1989, las estadísticas oficiales de la policía han registrado de 500 a 800 casos de violación por año, y aproximadamente el 80 por ciento de los casos están resueltos. Un estudio del Instituto de Sexología encontró que solo el 3 por ciento de las víctimas de violación denuncian el crimen. Los expertos en estudios de género dicen que a las mujeres les da vergüenza hablar de violación y que la policía no está preparada para ayudar, ni por actitud ni por entrenamiento. Hay refugios apoyados por el estado que aceptan mujeres en la mayoría de las ciudades y pueblos importantes. Según ONG's, la situación ha mejorado en los últimos años, pero aún no hay suficientes espacios para atender la demanda.

La prostitución es legal, aunque una enmienda de 1995 a la ley de comunidades prevé su regulación por parte de las autoridades locales. Según el Código Penal, la trata de prostitutas se castiga con una pena de prisión de hasta 8 años (hasta 12 años si la víctima es menor de 15 años). Según la unidad de policía responsable de la lucha contra la delincuencia organizada, la República Checa también es un país de tránsito para los traficantes de mujeres. En febrero, un ciudadano checo conocido como traficante de mujeres fue detenido en Austria. En marzo, la policía detuvo a una ucraniana que traficaba con mujeres ucranianas en un burdel en Bohemia occidental. Una ONG creíble que sigue este problema ha llegado a la conclusión de que el país se está convirtiendo cada vez más en un destino para muchas prostitutas del lejano este.

Las mujeres son iguales ante la ley y, en principio, reciben el mismo salario por el mismo trabajo. Las mujeres tuvieron relativamente éxito en aprovechar la transformación posterior a 1989, debido a la ausencia de agitación social y al bajo desempleo. Las mujeres han hecho grandes avances en el sector privado desde 1989, y el número de trabajadores agrícolas se ha reducido en un 50 por ciento durante la última década. Las mujeres han representado de manera constante aproximadamente la mitad de la fuerza laboral durante el mismo período, aunque se concentran en profesiones en las que el salario medio es bajo. Según una encuesta de empleadores realizada en 1996 por el Ministerio de Trabajo, los salarios medios de las mujeres estaban a la zaga de los de los hombres en aproximadamente un 25 por ciento en 1996 (una encuesta privada arrojó resultados comparables), aunque la brecha se está reduciendo. Las mujeres disfrutan de la misma propiedad, herencia y otros derechos que los hombres.

El Gobierno está comprometido con el bienestar de los niños mediante programas de atención de la salud, educación obligatoria hasta los 15 años (hasta los 14 años en las escuelas especiales) y nutrición básica. Las niñas y los niños disfrutan de igualdad de acceso a la atención médica y la educación en todos los niveles.

El abuso infantil y la trata de niños siguieron recibiendo atención ocasional de la prensa en 1997. Desde 1990, el número de casos denunciados de abuso infantil se ha duplicado aproximadamente. Este aumento parece ser el resultado de una mayor conciencia del problema. Según un enviado especial de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que lo visitó en 1996, no hay evidencia de un patrón social de abuso infantil. Un centro de crisis para niños fue fundado en 1995 y cuenta con el 70 por ciento de apoyo estatal. Según su director, alrededor del 1 por ciento de los niños son abandonados, maltratados o abusados ​​sexualmente, pero la policía solo registra una décima parte de todos los casos. En noviembre, la policía arrestó a varias personas sospechosas de utilizar a menores para producir pornografía.

Los niños romaníes a menudo son relegados a "escuelas especiales" para discapacitados mentales y socialmente inadaptados. Existen tanto un programa gubernamental como varias iniciativas privadas para preparar a los niños romaníes para las escuelas ordinarias (véase la sección sobre minorías nacionales / raciales / étnicas más adelante).

Los discapacitados sufren de manera desproporcionada el desempleo y los discapacitados físicos tienen un acceso desigual a la educación, especialmente en las zonas rurales. Esto es menos el resultado de la política del gobierno que de la falta de acceso sin barreras a las escuelas públicas. La mayoría de los edificios y el transporte público son inaccesibles para las personas en sillas de ruedas. Sin embargo, un reglamento del Ministerio de Economía de 1994 exige que los arquitectos garanticen un acceso adecuado para los discapacitados en los nuevos proyectos de construcción, y este reglamento se aplica en la práctica. Las empresas en las que el 60 por ciento o más de los empleados están discapacitados califican para exenciones fiscales especiales. Se están racionalizando los beneficios gubernamentales para los discapacitados. Numerosas ONG están trabajando activamente para disminuir las desventajas que enfrentan los discapacitados. La integración de los discapacitados en la sociedad no ha sido objeto de un debate público o político significativo. Hay un miembro del Parlamento discapacitado.

Los grupos religiosos con 10,000 o más miembros adultos pueden registrarse en el Ministerio de Cultura. Solo las religiones registradas son elegibles para subsidios estatales. La comunidad judía constituye una excepción, ya que fue reconocida por el Estado antes de 1989. Los grupos más pequeños carecen de un mecanismo legal mediante el cual puedan poseer bienes comunitarios (ver Sección 2.c.).

La comunidad judía cuenta con unos pocos miles. Solo hubo incidentes aislados de vandalismo contra la propiedad judía. La policía confirmó la existencia de más de 20 revistas clandestinas de pequeña circulación que propagaban el fascismo, el racismo y el antisemitismo.

El tribunal de distrito de Pilsen-norte condenó a los participantes en una reunión internacional de cabezas rapadas en 1996 que conmemoraba el aniversario de la Kristallnacht, una serie de ataques de turbas de inspiración nazi contra judíos alemanes y sus propiedades en 1938. Unas 700 personas se reunieron en Kozolupy, cerca de Pilsen, en noviembre de 1996 para Escuche tocar a las bandas de cabezas rapadas. Ocho personas fueron acusadas en virtud de una ley que penaliza la expresión pública de intolerancia religiosa y obligadas a pagar multas que van desde aproximadamente $ 255 a $ 1.275 (8.000 a 40.000 Kcs). Un ciudadano checo también fue condenado a trabajo comunitario.

Después de los eslovacos étnicos, la minoría más grande es la población romaní, estimada oficialmente en aproximadamente 200.000. Los romaníes viven en todo el país, pero se concentran en las ciudades industriales del norte de Bohemia, donde se alentó a muchos romaníes del este de Eslovaquia a establecerse en las casas de los alemanes de los Sudetes trasladados al oeste hace más de 40 años.

Los romaníes sufren de manera desproporcionada la pobreza, el desempleo, la violencia interétnica, la discriminación, el analfabetismo y las enfermedades. Están sujetos a un prejuicio popular profundamente arraigado, como se afirma repetidamente en las encuestas de opinión pública. El Estado financia programas de radio y televisión para romaníes en emisoras públicas, además de apoyar las publicaciones de prensa romaníes, y en 1997 había más y mejor información disponible sobre romaníes en la prensa general y otras fuentes. Sin embargo, los esfuerzos de fundaciones e individuos en los campos de la educación y la salud para mejorar sus condiciones de vida han tenido un impacto mínimo. Hasta ahora, los líderes romaníes han tenido un éxito limitado en la organización de sus comunidades locales, que a menudo están desunidas y donde muchos se muestran reacios a fomentar los contactos con la mayoría.

La violencia interétnica suele ser perpetrada por cabezas rapadas, según un informe de mayo sobre seguridad del Ministerio del Interior. Un informe de marzo de 1996 sobre delitos por motivos raciales de la Fiscalía General concluyó que los romaníes eran las víctimas más probables de esos delitos y que el número de incidentes seguía aumentando. Esto puede ser el resultado de una mayor vigilancia contra esos delitos por parte del personal de las fuerzas del orden y la justicia desde mediados de 1995. No obstante, los jueces y los agentes de policía se han mostrado reacios a atribuir un motivo racial a la violencia contra los romaníes, incluso cuando se trata de cabezas rapadas. Por ejemplo, en junio, un juez de Hradec Kralove se negó a aplicar las leyes relativas a los motivos raciales y dictaminó que no podía haber tales motivos en los conflictos checo-romaníes porque ambos pertenecen a la misma raza indoeuropea. Posteriormente, el Ministerio de Justicia presentó una denuncia procesal ante la Corte Suprema relacionada con esta sentencia. Tras la denuncia, la Corte Suprema anuló esta interpretación de la ley en octubre y devolvió el caso para una nueva sentencia.

Se produjeron numerosos incidentes de violencia o intimidación contra los romaníes. En septiembre, una banda de borrachos de entre 18 y 24 años disparó pistolas, rompió ventanas y gritó "gitanos a las cámaras de gas" frente a una casa habitada por romaníes en Domazlice. Durante ese incidente, una mujer romaní de 36 años murió asfixiada durante un ataque epiléptico aparentemente provocado por un susto agudo. La policía preparó cargos contra 11 sospechosos. En febrero, el tribunal regional de Ostrava confirmó una sentencia anterior que afectaba a ocho jóvenes que habían agredido y golpeado brutalmente a tres niñas romaníes en Karvina en 1995. En marzo, el tribunal regional de Ceske Budejovice declaró a cuatro jóvenes culpables de negligencia en la muerte de Tibor Danihel, un joven de 18 años. Rom, de un año de edad, que se ahogó después de que una banda de cabezas rapadas lo obligara a tirar al río Otava en Pisek en septiembre de 1993. El tribunal determinó que el crimen tenía motivaciones raciales. Dos de los jóvenes recibieron sentencias de 31 meses, un tercero 22 meses y el cuarto una sentencia suspendida de 2 años. En relación con este caso, un ministro del gobierno criticó el trabajo generalmente descuidado de la administración estatal en la investigación y el enjuiciamiento de los delitos de motivación racial, y un destacado activista de derechos humanos denunció que tales demoras, como las observadas en el caso Danihel, contribuyeron a la sensación de impunidad de otros delincuentes. . En diciembre, el ministro de Justicia presentó una denuncia ante el Tribunal Supremo cuestionando si los acusados ​​eran culpables simplemente de negligencia en la muerte de Danihel.

También se invocaron contra los romaníes leyes que prohibían los ataques racistas (normalmente destinados a proteger a las minorías). En marzo, en Louny, cinco romaníes que, según dijeron, estaban celebrando la liberación de un familiar de la prisión, atacaron y gritaron insultos relacionados con la raza a un grupo de agentes de policía que habían acudido a investigar los disturbios. El fiscal del estado local los acusó de difamación de una nación / raza / credo además de otros dos cargos. En abril, un investigador de la policía de Breclav presentó el mismo cargo contra tres romaníes que atacaron a dos cabezas rapadas. Ese cargo conlleva una pena de hasta 3 años de prisión.

Los ataques verbales contra los romaníes se repiten con frecuencia en publicaciones marginales. Se presentaron cargos penales contra los editores de una revista perteneciente a la Asociación por la República-Partido Republicano de Checoslovaquia (SPR-RSC), un partido político extremista de extrema derecha representado en el Parlamento pero rechazado por los partidos democráticos, por publicar contenido ofensivo. declaraciones sobre los romaníes. En un número de la revista, los romaníes fueron comparados con la basura que debe reciclarse o incinerarse. Continúa la investigación. Algunos miembros de la cultura política dominante condenaron sistemáticamente esas declaraciones cuando se hicieron en un foro público.

En un contexto más amplio, los romaníes que deseen integrarse se enfrentan a dificultades prácticas en los ámbitos del empleo y la educación. El desempleo romaní se estimó en un 70 por ciento en un informe preparado a solicitud del Gobierno. Según el mismo informe, muchos romaníes desempleados subsisten con el apoyo del gobierno o con sus ingresos de actividades ilegales. Algunos empleadores se niegan a contratar romaníes y piden explícitamente a las oficinas laborales locales que se abstengan de enviar candidatos romaníes para los puestos anunciados. La mayoría de los romaníes están calificados solo para trabajos mal remunerados como trabajadores manuales, ya que muy pocos completan la educación secundaria.

La integración de los niños romaníes en las escuelas ordinarias se ve frecuentemente obstaculizada por barreras lingüísticas y culturales. Algunos padres romaníes no envían a sus hijos a la escuela con regularidad por diversas razones, incluida la discriminación sutil o abierta del gasto de libros, útiles y actividades, y porque algunos padres romaníes dudan de la importancia de la educación.Según un estudio de 1991 (el único estudio de este tipo disponible después de 1989) menos del 20 por ciento de la población romaní autoidentificada en las tierras checas había completado la escuela primaria y menos del 5 por ciento había terminado la secundaria. Sin embargo, estas estadísticas solo ofrecen una imagen aproximada de la situación real, ya que una gran mayoría de los romaníes no se identifican como tales para los censistas.

Un número significativo de niños romaníes son sacados de las escuelas ordinarias a una edad temprana y enviados a estudiar en & quotsescuelas especiales & quot para discapacitados mentales y socialmente inadaptados. Según estimaciones no oficiales de los empleados del Ministerio de Educación y las ONG, los niños romaníes constituyen el 60 por ciento o más de los alumnos asignados a estas escuelas especiales, aunque se estima que los romaníes comprenden solo del 2 al 3 por ciento de la población.

En 1993, el Gobierno creó el marco para una serie de programas de un año (los llamados grados cero) para preparar a los jóvenes desfavorecidos para su primer año en la escuela. Muchos distritos con una alta concentración de romaníes participan en el programa, que está financiado únicamente por las autoridades locales. La participación de los estudiantes en los grados cero es voluntaria, lo que muchos observadores consideran que limita la efectividad del programa. Aproximadamente la mitad de los grados cero existentes están organizados por escuelas especiales para discapacitados mentales y socialmente inadaptados. Los alumnos de estas clases con frecuencia pasan directamente al plan de estudios de la escuela especial y, por lo tanto, nunca tienen la oportunidad de asistir a una escuela ordinaria. No obstante, existe evidencia anecdótica de que algunos grados cero están preparando con éxito a los niños romaníes desfavorecidos para las escuelas ordinarias. En los últimos años también han surgido varias iniciativas privadas para preparar a los niños romaníes para las escuelas ordinarias, como las de Rokycany, Ostrava y otros lugares.

Los romaníes también sufren discriminación en la vivienda y en otras áreas de la vida cotidiana. En julio, un senador, también alcalde del distrito de Praga 4, elogió los esfuerzos de un propietario para trasladar a los "inquilinos con problemas" (que se entiende generalmente como romaníes) a una zona periférica de la ciudad. Muchos periodistas y políticos criticaron estos comentarios por parecer que abogan por una política de segregación. Algunos restaurantes, pubs y otros lugares en todo el país se negaron rutinariamente a prestar servicios a los romaníes y colocaron carteles que prohibían su entrada. En algunos casos, las autoridades locales intervinieron para que se retiraran esos letreros.

En febrero, en el primer caso destacado contra la discriminación, el tribunal regional de Pilsen anuló una decisión de 1996 que declaró al propietario del bar Ivo Blahout no culpable de discriminar a los clientes romaníes, a pesar de las pruebas grabadas en video y el testimonio incriminatorio de dos policías. El caso se devolvió a un tribunal inferior para un nuevo juicio.

En diciembre, el tribunal de distrito de Kladno declaró al teniente de alcalde local culpable de incitación al odio nacional / racial por cerrar la piscina municipal a los niños romaníes en julio de 1996, y le impuso una multa de 445 dólares (14.000 Kcs). En ese momento, una epidemia de hepatitis se estaba extendiendo por la ciudad y era particularmente frecuente entre los romaníes, pero los funcionarios de salud locales declararon que la medida no sería eficaz para contener el brote.

Los romaníes checos que reclamaron persecución en la República Checa y solicitaron el estatus de refugiado en Canadá y Europa Occidental generaron un debate significativo. En agosto, una estación de televisión privada transmitió un programa sobre los romaníes que solicitaban el estatuto de refugiado en Canadá, retratando a ese país como una cálida bienvenida a los asilados. La transmisión estimuló a cientos de romaníes a vender sus posesiones para comprar boletos de avión a Canadá, y muchos más intentaron recaudar dinero para el pasaje aéreo. Aparecieron carteles en Usti Nad Labem instando a los romaníes a partir hacia Canadá y ofreciendo asistencia material. Un alcalde de distrito de la ciudad de Ostrava se ofreció a pagar dos tercios del pasaje aéreo a Canadá para los romaníes que vivieran en su jurisdicción si renunciaban a los arrendamientos de sus pisos municipales. Esa funcionaria fue duramente criticada en los comentarios de prensa y por algunos parlamentarios y levemente reprendida por su partido. En octubre, más de 1.200 romaníes habían solicitado el estatuto de refugiado en Canadá. Decenas de otras familias romaníes checas solicitaron el estatuto de refugiado en el Reino Unido, Francia y otros lugares de Europa Occidental.

Ante este & quotexodus & quot de los romaníes checos, el Gobierno deliberó sobre la integración de los romaníes con un renovado sentido de urgencia. El Primer Ministro se reunió con representantes romaníes y un grupo ad hoc convocado por la Oficina del Gobierno preparó un informe sobre la minoría romaní para el Gabinete. En septiembre, el Gobierno aprobó la creación de una nueva comisión de asuntos romaníes. Los ministerios gubernamentales también adoptaron numerosas tareas relacionadas en un esfuerzo por fomentar la integración romaní, como la ampliación del programa de & quot cero grado & quot, la formación de asistentes de enseñanza de etnia romaní para las escuelas públicas, el intento de inducir a los empleadores a contratar más romaníes y la aplicación más estricta de las leyes de protección del consumidor donde las empresas se niegan a servir a los romaníes. El presidente y algunos políticos instaron a los romaníes a no abandonar el país.

La Ley de ciudadanía de 1993 ha sido criticada por el ACNUR y el Consejo de Europa, aunque su impacto discriminatorio fue mitigado por la implementación constructiva de una enmienda en abril de 1996. Según la ley de 1993, creada en el momento de la división checo-eslovaca, Checoslovacos de nacionalidad eslovaca ("eslovacos") pudieron optar por la ciudadanía checa hasta diciembre de 1993 (luego prorrogada hasta junio de 1994) en condiciones más favorables que las que enfrentan los no checoslovacos en el proceso normal de naturalización. No obstante, "Eslovacos" tuvo que presentar prueba de antecedentes penales limpios durante los 5 años anteriores y residencia en lo que ahora es la República Checa durante 2 años. Los líderes romaníes y los grupos de derechos humanos protestaron porque estas disposiciones estaban diseñadas para discriminar a los romaníes, la mayoría de los cuales fueron designados como de nacionalidad eslovaca por una ley de 1969. Después de junio de 1994, los "eslovacos" sólo podían solicitar la naturalización, un proceso más estricto.

El resultado práctico de la ley fue que un número indeterminado de "eslovacos" que residían en la República Checa en el momento de la división, muchos de ellos romaníes, se encontraron sin la ciudadanía checa. Algunos no cumplieron con los requisitos de la ley, otros nunca los aplicaron, ya sea por negligencia o por ignorancia de las consecuencias. Muchos de estos romaníes eran residentes de larga data o habían nacido en la República Checa. Sin ciudadanía o residencia, estas personas no tienen derecho a trabajar, a un seguro médico ni a ninguno de los beneficios sociales de los que disfrutan casi todos los ciudadanos y residentes. Los "eslovacos" con una identificación válida pueden reclamar la ciudadanía eslovaca en cualquier momento, aunque muchos no tienen familiares, propiedades u otros vínculos en Eslovaquia.

La mayoría, aunque no todos, los ex checoslovacos que viven en la República Checa parecen haber resuelto su ciudadanía actual. El Ministerio del Interior nunca ha proporcionado una estimación oficial del número de personas sin ciudadanía, pero actualmente hay aproximadamente 3.500 solicitudes pendientes, la mayoría de ellas hasta que se presente una prueba de la liberación de la ciudadanía eslovaca. El Proyecto de Ciudadanía, una ONG patrocinada por el Comité de Helsinki Checa que ayuda activamente a los ex checoslovacos a través del proceso de solicitud de ciudadanía, y que ha registrado alrededor de 3.000 solicitudes de asistencia de & quot eslovacos & quot que solicitan la ciudadanía checa, afirma que muchos más no han solicitado la ciudadanía checa y que solo el El gobierno está en condiciones de evaluar el alcance del problema.

En respuesta a las críticas nacionales e internacionales, el Gobierno enmendó la ley en 1996, permitiendo al Ministerio del Interior renunciar al requisito de antecedentes penales limpios para los "eslovacos" individuales que residen en lo que ahora es la República Checa desde antes de la división de 1993. A mediados de septiembre, 2.077 'eslovacos' habían solicitado la exención de estos, 2.043 (98,4 por ciento) tuvieron éxito y 34 (1,6 por ciento) se les negó una decisión negativa que se podía apelar ante el Ministro del Interior y luego ante los tribunales. La política del Ministerio del Interior era negar solo a quienes habían cometido delitos graves. En noviembre, el Ministerio del Interior se comprometió a otorgar la exención a todos los nuevos solicitantes calificados, así como a los solicitantes de exención previamente no aceptados, así como a los solicitantes de exención previamente no aprobados que apelaron, sin embargo, seis personas a quienes se les negó la exención y posteriormente deportadas no pueden apelar. la decisión del ministerio a menos que un tribunal revoque su sentencia de expulsión. En dos de esos seis casos, el Ministerio de Justicia emitió una denuncia procesal contra la sentencia de expulsión. El Gobierno no ha tomado medidas para dar a conocer su nueva política.

Se han abordado algunos otros problemas prácticos. Por ejemplo, en marzo, el Ministerio del Interior acordó no exigir a los presos registros de antecedentes penales adicionales (que tienen una validez de solo 6 meses) mientras sus solicitudes de ciudadanía estén pendientes, aunque siguió exigiéndolas a los que se encuentran en prisión preventiva. Sin embargo, persisten otros problemas. El hecho de que un miembro de la familia no obtenga la residencia o la ciudadanía impide que toda la familia reciba ciertos subsidios sociales. Los solicitantes "eslovacos" que nunca hayan puesto un pie en Eslovaquia, ni siquiera los niños en edad escolar, deben obtener una autorización oficial de la ciudadanía eslovaca. La policía que se cruza con "eslovacos" sin la ciudadanía o los documentos de residencia adecuados puede expulsarlos a Eslovaquia. Un total de 122 ciudadanos eslovacos (un número indeterminado de los cuales tenían vínculos a largo plazo con la República Checa) fueron expulsados ​​y 189 fueron condenados a "prohibición de estancia" en la primera mitad del año.

El Proyecto de Ciudadanía patrocinado por el Comité de Helsinki Checa documentó más de 500 casos de menores en hogares de niños y arreglos de acogida que carecen de ciudadanía checa o residencia permanente y cree que hay varios cientos más. Por lo general, los niños son de etnia romaní que fueron formalmente considerados ciudadanos eslovacos tras la división checo-eslovaca. Todos los niños no ciudadanos en cuidado de crianza pueden reclamar la residencia permanente, pero esto se cancela al ser liberados. Aquellos que son liberados del cuidado de crianza a los 18 años sin ciudadanía o residencia carecen del derecho a trabajar, registrarse como solicitantes de empleo en las oficinas laborales locales, reclamar beneficios sociales o votar, y se cree que es más probable que se involucren en un crimen y enfrenten la deportación. Incluso en los hogares de niños donde los directores tienen un interés activo en resolver el problema, los gastos legales y la intransigencia burocrática local presentan barreras importantes. En 1997, el Ministerio del Interior cooperó con el Comité de Helsinki checo para informar a los directores de las instituciones estatales sobre el tema.

El racismo y la discriminación en la sociedad fueron objeto de mayor atención durante el año. El asesinato en noviembre de un estudiante sudanés en Praga por un cabeza rapada fue seguido de importantes manifestaciones antirracistas en todo el país y dio lugar a una considerable discusión pública sobre el racismo en la sociedad checa. Dos sospechosos fueron detenidos a finales de año. Los extranjeros que no eran de raza blanca continuaron corriendo el riesgo de sufrir violencia física y acoso, y la policía y los tribunales en general respondieron de manera adecuada. El tribunal de distrito 4 de Praga declaró a un joven local culpable de agredir a un científico japonés visitante, pero no pudo establecer un motivo racial: el agresor supuestamente había confundido a la víctima con un vietnamita. En junio, el tribunal municipal de Brno declaró a un joven culpable de agredir a un profesor universitario residente desde hace mucho tiempo de Benin y atribuyó un motivo racial al ataque; el joven agredió verbalmente a la víctima en un tranvía y le propinó patadas en la cara con botas con púas. A finales de noviembre de 1996, tres jóvenes de Olomouc que habían agredido a un estudiante paquistaní fueron declarados culpables y condenados a penas de prisión condicional. En marzo, un profesor universitario visitante de origen indio fue acosado y agredido por jóvenes que luego abandonó el país sin presentar cargos, según sus amigos, por temor a represalias.

Aproximadamente 50.000 alemanes étnicos viven en el país, la mayoría de ellos ancianos. En julio, el tribunal de distrito de Litomerice condenó a cinco miembros de la extrema derecha SPR-RSC, incluido un miembro del Parlamento, a multas de alrededor de $ 65 a 160 (2000 a 5000 Kcs) por intimidación. Cuatro de los acusados ​​apelaron sus sentencias. En 1994 interrumpieron una ceremonia conjunta checo-alemana en Terezin para honrar a los que murieron durante el traslado de los alemanes étnicos fuera de Checoslovaquia después de la Segunda Guerra Mundial, arrojando huevos a los participantes y pateando coronas de flores de las tumbas.

También en julio, el líder del partido SPR-RSC fue acusado de incitar al odio nacional y racial por declaraciones anti-alemanas hechas en una manifestación de protesta por la firma de la Declaración Checo-Alemana en enero. El acusado prendió fuego a una bandera alemana y dijo que lamentaba que muy pocos alemanes hubieran muerto durante la Segunda Guerra Mundial.

En diciembre, el Parlamento ratificó el Convenio marco del Consejo de Europa para la protección de las minorías nacionales, que entrará en vigor en abril de 1998.

una. El derecho de asociación

La ley otorga a los trabajadores el derecho a formar y afiliarse a sindicatos de su elección sin autorización previa, y el gobierno respeta este derecho en la práctica. La membresía sindical continuó disminuyendo en 1997.

La mayoría de los trabajadores son miembros de sindicatos afiliados a la cámara de sindicatos checo-morava (CMKOS). La CMKOS es una organización general republicana de orientación democrática para sindicatos sectoriales. No está afiliado a ningún partido político y mantiene cuidadosamente su independencia.

Los trabajadores tienen derecho a la huelga, excepto aquellos cuyo papel en el orden público o la seguridad pública se considere crucial. La ley requiere que los conflictos laborales estén sujetos primero a mediación y que las huelgas se lleven a cabo solo después de que fracasen los esfuerzos de mediación.

En febrero, los trabajadores ferroviarios realizaron una huelga de 48 horas, que luego se extendió por 24 horas adicionales, para protestar contra los planes de reestructuración que habrían resultado en despidos significativos. El tribunal municipal de Praga dictaminó que la huelga era ilegal y esa decisión fue apelada. Un viceministro de Transportes fue derrocado durante la huelga.

En abril, 65.000 maestros realizaron una huelga continua pidiendo salarios más altos. El Gobierno y los profesores en huelga acordaron un ligero aumento de sueldo y una semana laboral más larga.

En noviembre, unos 100.000 sindicalistas y simpatizantes organizaron una manifestación ordenada contra la política económica y social del Gobierno en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga.

Los sindicatos son libres de formar o unirse a federaciones y confederaciones y afiliarse y participar en organismos internacionales. Esta libertad se ejerció plenamente.

B. El derecho a organizarse y negociar colectivamente

La ley prevé la negociación colectiva, que generalmente la llevan a cabo los sindicatos y los empleadores a nivel de empresa. El alcance de la negociación colectiva es más limitado en el sector gubernamental, donde los salarios están regulados por ley.

Hay 11 zonas francas. Sus trabajadores tienen y practican el mismo derecho a organizarse y negociar colectivamente que los demás trabajadores del país.

C. Prohibición del trabajo forzoso u obligatorio

La ley prohíbe el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el realizado por niños, y no se practica.

D. Situación de las prácticas de trabajo infantil y edad mínima para el empleo

El Código del Trabajo estipula una edad mínima para trabajar de 15 años, aunque los niños que hayan completado cursos en escuelas especiales (escuelas para discapacitados mentales y socialmente inadaptados) pueden trabajar a la edad de 14 años. Estas prohibiciones se aplican en la práctica. La ley prohíbe el trabajo forzado o en régimen de servidumbre por parte de los niños, y el Gobierno hace cumplir esta prohibición de manera efectiva (ver Sección 6.c.).

mi. Condiciones de trabajo aceptables

El gobierno establece estándares de salario mínimo. El salario mínimo es de aproximadamente $ 80 (2500 Kcs) al mes. El salario mínimo proporciona un nivel de vida escaso para un trabajador individual, aunque cuando se combina con las asignaciones disponibles para las familias con niños, proporciona un nivel de vida adecuado para un trabajador y una familia. Los esfuerzos de reentrenamiento, llevados a cabo por las oficinas de trabajo del distrito, buscan brindar movilidad laboral a quienes se encuentran en el extremo inferior de la escala salarial. Debido a un mercado laboral muy ajustado en la mayor parte del país, la aplicación de los estándares de salario mínimo no fue un problema durante el año.

La ley exige una semana laboral estándar de 42 horas y media. También requiere un descanso remunerado de al menos 30 minutos durante la jornada laboral estándar de 8 a 8 1/2 horas, así como vacaciones anuales de 3 a 4 semanas. Las horas extraordinarias ordenadas por el empleador no pueden exceder las 150 horas por año u 8 horas por semana como práctica estándar. La oficina de empleo local puede permitir horas extraordinarias por encima de este límite. El Ministerio de Trabajo hace cumplir las normas relativas a las horas de trabajo, los períodos de descanso y las vacaciones anuales.

El gobierno, los sindicatos y los empleadores promueven la seguridad y la salud de los trabajadores, pero las condiciones en algunos sectores de la industria pesada son problemáticas, especialmente en aquellos que esperan la privatización. Las tasas de accidentes industriales no son inusualmente altas. La Oficina de Seguridad Laboral es responsable de hacer cumplir las normas de salud y seguridad. Los trabajadores tienen derecho a rechazar un trabajo que ponga en peligro su vida o su salud sin riesgo de perder el empleo.


Contenido

El historial del gobierno checo en la aplicación de la ley relacionada con la trata de personas es desigual. [1] La República Checa prohíbe la trata con fines de explotación sexual comercial y explotación laboral a través de los artículos 232a y 204 de su código penal, y las penas prescritas en estos estatutos van de dos a 15 años de prisión, proporcionales a las prescritas para otros delitos graves, como como violación. [1] En enero de 2010, entró en vigor una nueva sección del código penal, la Sección 166, que aumentó la pena máxima prescrita para la trata a 16 años. Esta Sección incluye algunos elementos que no son considerados como trata de personas por todas las jurisdicciones, como el servicio militar forzoso. [1] En 2009, la policía llevó a cabo 47 investigaciones, incluidas tres investigaciones sobre trata laboral, una disminución de las 81 investigaciones en 2008. El mismo año, las autoridades procesaron a 115 personas por delitos de trata (en comparación con 110 en 2008), lo que dio lugar a 83 condenas, un aumento de 64 en 2008. De los condenados en 2009, sólo los condenados en virtud de la Sección 204, relacionado con proxenetismo, fueron condenados a prisión, y el número de traficantes condenados con pena de prisión disminuyó en comparación con el año anterior. En 2009, solo el 23 por ciento (19 de 83) de los delincuentes por trata de personas condenados cumplieron condena en prisión, frente al 28 por ciento en 2008 (18 de 64). En 2009, dos traficantes fueron condenados a entre 15 y 25 años de prisión, 16 fueron condenados a entre uno y cinco años y uno de los condenados fue encarcelado por menos de un año. En 2009, la policía brindó 12 seminarios de capacitación a 431 oficiales y cadetes experimentados, enfocados en técnicas de investigación, así como en la identificación de víctimas de delitos de trata sexual y laboral. [1]

Según el Departamento de Estado de EE. UU., El gobierno checo hace grandes esfuerzos para proteger y ayudar a las víctimas de la trata de personas, utilizando procedimientos formales de identificación de víctimas y un mecanismo para remitir a las víctimas a las ONG en busca de asistencia. El gobierno financia un "Programa de apoyo y protección a las víctimas de la trata de seres humanos", disponible tanto para las víctimas extranjeras como para las checas, y proporciona asistencia tanto a corto como a largo plazo. A las víctimas extranjeras y checas se les ofrece un período automático de reflexión de 60 días, durante el cual reciben asistencia financiada por el gobierno a través de proveedores de ONG mientras deciden si cooperan con las fuerzas del orden en la investigación penal. [1] Se anima a las víctimas a ayudar en las investigaciones y enjuiciamientos. A las víctimas extranjeras que cooperan con los investigadores después del período de reflexión inicial de 60 días se les conceden visas de residencia temporal y de trabajo durante la duración de los procedimientos legales pertinentes. Una vez concluido el proceso judicial, las víctimas que califiquen tienen la oportunidad de solicitar la residencia permanente. Las víctimas no son multadas ni sancionadas de otro modo por actos ilícitos cometidos como resultado de la trata. [1]

Según el Departamento de Estado de EE. UU., El gobierno "demuestra esfuerzos sostenidos y fuertes para prevenir el tráfico a nivel nacional y continúa dedicando importantes recursos para prevenir el tráfico en países extranjeros designados". [1] Trabajando junto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Ministerio de Relaciones Exteriores asigna fondos (alrededor de $ 132.500 entre enero de 2008 y abril de 2010) a ONG para crear conciencia sobre la trata entre los trabajadores migrantes mongoles y proteger a las víctimas mongoles de ambos explotación sexual y trabajo forzoso en la República Checa y de los repatriados a Mongolia. A nivel nacional, el Ministerio del Interior financia a una ONG para que lleve a cabo una campaña de concienciación sobre el trabajo forzoso entre los trabajadores extranjeros en las fábricas, especialmente entre la comunidad vietnamita. El gobierno también financia a ONG para que lleven a cabo campañas generales de concienciación sobre la trata en las escuelas y en los centros de asilo y migración. El gobierno financia una campaña llamada "Dígalo por ella", destinada a reducir la demanda de prostitución entre los turistas extranjeros que visitan la República Checa. La República Checa se convirtió en parte del Protocolo TIP de la ONU de 2000 en 2014. [3]


Derechos Humanos de la República Checa - Historia

ROMA EN LA REPÚBLICA CHECA
Extranjeros en su propia tierra

En mayo de 1995, Tibor Berki pasaba la noche en casa con su esposa y sus cinco hijos cuando cuatro desconocidos irrumpieron en su cocina. Berki, de cuarenta y tres años, intentó defender a su familia y su hogar, pero fue golpeado con un bate de béisbol. Murió horas después en el hospital por heridas en la cabeza.

La muerte de Berki elevó el número de romaníes (gitanos) asesinados en la República Checa desde 1989 a un estimado de veintisiete. Solo en 1995, hubo al menos 181 ataques denunciados contra romaníes o extranjeros en el país. Muchas otras agresiones no se denuncian.

El asesinato de Berki provocó un debate público sobre el racismo en la República Checa y llevó al gobierno a tomar medidas más contundentes contra la violencia racista, que ha ido en aumento desde la caída del sistema comunista en 1989. El gobierno condenó el ataque, propuso más rígido sanciones por delitos de motivación racial y se introdujo un departamento especial dentro de la policía para tratar con los "cabezas rapadas" y otros grupos extremistas.

Si bien estos cambios son pasos en la dirección correcta, no van lo suficientemente lejos para combatir el grave problema de la violencia racista y la discriminación contra los aproximadamente 200.000-300.000 romaníes en la República Checa. Desde 1989, las autoridades checas no han protegido adecuadamente a los romaníes del peligro cada vez mayor de ataques racistas. Cuando se producen ataques, a los romaníes a menudo se les niega la igualdad de trato ante la ley, una violación directa tanto del derecho checo como del derecho internacional.

El mayor problema proviene de la policía local, que a veces muestra una abierta simpatía por los "cabezas rapadas", lo que les permite realizar marchas no autorizadas y amenazar a los checos no étnicos. La policía suele tardar en responder a las llamadas de auxilio de los romaníes y vacila en realizar arrestos, incluso después de un ataque violento. En algunos casos, la propia policía ha hecho un uso excesivo de la fuerza contra los romaníes, provocando en ocasiones la muerte.

A pesar de las notables mejoras en el último año, el sistema judicial todavía no siempre castiga a los perpetradores de violencia por motivos raciales en la mayor medida de la ley. Cuando los casos llegan a los tribunales, el ataque se considera a menudo como una "pelea personal" más que como un acto de violencia premeditado contra un individuo debido a su raza, origen étnico o color. Las sentencias suelen ser leves, lo que envía el mensaje de que tales ataques no se consideran graves.

Los ataques racistas, y la falta de respuesta del gobierno, son la preocupación más grave de los romaníes en el país en la actualidad. Pero los romaníes también se enfrentan a la discriminación estatal en otras áreas de la vida diaria, como la educación, la vivienda y el empleo. A menudo se les segrega en "escuelas especiales", se les niega el permiso de residencia y se les niega el trabajo, únicamente por su raza o etnia.

Sin embargo, el tema que ha recibido la mayor atención internacional es la controvertida ley de ciudadanía del país, que entró en vigor después de la división de Checoslovaquia en enero de 1993. La mayoría de los romaníes de la República Checa son originarios de Eslovaquia y, de acuerdo con la ley, eran deben solicitar la ciudadanía checa por naturalización, incluso si han nacido en el territorio de la República Checa y han vivido allí toda su vida. Aunque la ley no se refiere específicamente a los romaníes, sus requisitos de residencia, ascendencia y criminalidad tuvieron un impacto claramente desproporcionado en los romaníes y, como tales, son discriminatorios. Además, los funcionarios locales denegaron arbitrariamente la ciudadanía a muchos romaníes que cumplían todos los requisitos de la ley.

Como resultado, muchos romaníes que viven en la República Checa no tienen la ciudadanía checa a pesar de que son residentes de la República desde hace mucho tiempo o de por vida. Aquellos a quienes se les niega la ciudadanía no pueden votar, postularse para cargos públicos, participar en el proceso de privatización o buscar reparación por los agravios cometidos contra ellos durante el régimen comunista. Algunos no ciudadanos tienen dificultades para recibir la residencia permanente, que es necesaria para recibir beneficios sociales del estado. Un número indeterminado de personas han sido deportadas a Eslovaquia, mientras que otras son totalmente apátridas. Aunque es difícil de probar con certeza, la evidencia sugiere que la ley se redactó con la intención específica de obstaculizar la ciudadanía de los romaníes y facilitar su expulsión de las tierras checas.

El Parlamento aprobó una enmienda a la ley en abril de 1996 después de críticas sustanciales del Consejo de Europa, ACNUR, la Comisión de Helsinki de Estados Unidos y organizaciones no gubernamentales. Según la enmienda, el Ministerio del Interior puede ahora renunciar al requisito de antecedentes penales limpios de cinco años, que es la cláusula que había impedido a muchos romaníes obtener la ciudadanía. Sin embargo, queda por ver si el ministerio ejercerá este derecho. Incluso en su forma enmendada, la ley sigue siendo incompatible con los compromisos internacionales de la República Checa.

En general, el historial checo en materia de derechos humanos ha sido admirable desde que la "revolución de terciopelo" de 1989 derrocó al gobierno comunista. Pero las, por lo demás, loables reformas de la democracia checa no han logrado garantizar muchos derechos humanos básicos a la minoría romaní. Los efectos de la ley de ciudadanía y la falta de voluntad del estado para combatir la violencia racista revelan un patrón innegable de discriminación por motivos étnicos.

Human Rights Watch / Helsinki insta al gobierno checo a cumplir con sus obligaciones bajo el derecho internacional de respetar y promover los derechos humanos y específicamente a:

* Garantizar la seguridad de todas las personas frente a la violencia o los daños corporales, ya sean infligidos por funcionarios del gobierno o por cualquier individuo o grupo.

* Llevar a cabo una investigación criminal sobre cada incidencia de violencia contra personas romaníes o la comunidad y enjuiciar con toda la extensión de la ley aquellos casos en los que exista evidencia de culpabilidad.

* Investigar las denuncias de que, en determinadas zonas, las autoridades checas no intervinieron para proteger a los romaníes de los ataques o no investigaron adecuadamente la violencia contra los romaníes, y tomaron todas las medidas adecuadas, incluido el enjuiciamiento penal.

* Garantizar recursos administrativos y judiciales efectivos para los romaníes que son objeto de discriminación, incluido el acoso y la intimidación por parte de funcionarios gubernamentales.

* Garantizar que los romaníes no sean tratados de forma discriminatoria en lo que respecta al acceso a la educación.

* Garantizar que los romaníes no sean tratados de forma discriminatoria con respecto al acceso a la vivienda.

* Garantizar la igualdad de los romaníes en el lugar de trabajo y realizar una investigación completa sobre las denuncias de prácticas de contratación discriminatorias.

* Garantizar que los romaníes no sean tratados de manera discriminatoria con respecto al acceso a los servicios y alojamientos públicos, incluidos los restaurantes, discotecas y bares públicos y privados.

* Implementar la llamada "opción cero" al otorgar la ciudadanía a todos los solicitantes que eran ciudadanos de Checoslovaquia con residencia permanente o de largo plazo en la República Checa antes de la división del país el 1 de enero de 1993.

* Adoptar medidas adicionales para promover el entendimiento mutuo y la tolerancia entre los checos étnicos, los romaníes y los extranjeros que viven en la República Checa.

Roma en la República Checa

Los romaníes1 llegaron por primera vez al territorio de la República Checa durante la Edad Media, probablemente alrededor de 1400. Desde entonces, han sido sometidos a diversas formas de políticas discriminatorias, que van desde la asimilación hasta el exterminio2.

En varios momentos de los siglos XVI y XVII, las autoridades checas prohibieron la entrada de romaníes en partes de la región. Se colocaron carteles con romaníes colgando de la horca en las fronteras a los infractores les cortaron las orejas o fueron ejecutados. En 1761, María Teresa pasó del destierro a la asimilación forzada como un medio para abordar el "problema gitano" percibido: los romaníes fueron declarados "nuevos ciudadanos" y se les prohibió usar la vestimenta o el idioma romaní. Los niños romaníes fueron sacados de sus hogares y colocados con familias de campesinos no romaníes para ser "educados".

El trato más brutal a los romaníes ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los alemanes ocuparon Bohemia y Moravia. En 1944, entre 6.000 y 8.000 romaníes checos habían muerto en campos de concentración, predominantemente Auschwitz. En total, aproximadamente el 95 por ciento de todos los romaníes que viven en tierras checas perdieron la vida durante la guerra3.

El gobierno comunista de Checoslovaquia, que llegó al poder en 1948, veía a los romaníes como un grupo socialmente atrasado que requería una integración y asimilación enérgicas en la sociedad en general. El gobierno prohibió el comportamiento nómada y dispersó los asentamientos romaníes, lo que obligó a los romaníes a vivir en bloques de apartamentos recién construidos proporcionados por el estado. Se suprimieron el idioma y las tradiciones romaníes, y se llevaron a cabo procedimientos de esterilización en algunos romaníes eslovacos para reducir lo que se consideraba una tasa de natalidad alta e insalubre.

Desde la caída del comunismo en 1989, la situación de los romaníes ha mejorado en algunas zonas y se ha deteriorado en otras. Por un lado, los romaníes disfrutan ahora de los nuevos beneficios de la libertad política y económica, al igual que otros en las Repúblicas Checa y Eslovaca. En ambas repúblicas, son reconocidos como minoría y han formado organizaciones políticas, culturales y educativas.

Por otro lado, los romaníes han sufrido de manera desproporcionada la difícil transición a una economía de mercado. A menudo son los primeros en ser despedidos de empresas estatales y los últimos en ser contratados por empresas privadas. El desempleo entre los romaníes se ha disparado desde 1989 en un país donde antes se desconocía el desempleo.

En su informe de 1992, Luchando por la identidad étnica: los gitanos en peligro de Checoslovaquia, Human Rights Watch / Helsinki concluyó:

Según los informes, la discriminación contra los romaníes ha aumentado en la vivienda, el empleo y el acceso a los servicios públicos y privados desde los cambios democráticos de 1989. La percepción común de que los romaníes destruyeron las mejores viviendas que recibieron durante la era comunista ha llevado a una grave discriminación contra los romaníes que ahora buscan vivienda en barrios no romaníes. La alta tasa de desempleo de los romaníes se ha visto agravada por la aparición de prácticas de contratación discriminatorias en ambas repúblicas que quedan impunes por las oficinas gubernamentales de empleo responsables de hacer cumplir una ley laboral que prohíbe la discriminación. Los restaurantes, pubs y discotecas de propiedad estatal y privada de todo el país niegan cada vez más la entrada y el servicio de los romaníes.

Sin embargo, la mayor amenaza para los romaníes en la Checoslovaquia poscomunista fue el aumento espectacular de las amenazas y la violencia por motivos raciales contra los checos no étnicos. Los grafitis comenzaron a aparecer en lugares públicos de todo el país a partir de 1989 que decían "¡Gitanos a la Cámara de Gas!" o "¡Fuera los extranjeros!" Organizaciones de derecha y extremistas como la Liga Blanca (Bila Liga) y el Ku Klux Klan comenzaron a realizar manifestaciones y a publicar revistas clandestinas. Los ataques físicos, a veces con resultado de muerte, comenzaron a ocurrir con mayor frecuencia.

Esta tendencia ha continuado desde la escisión pacífica de Checoslovaquia el 1 de enero de 1993. A pesar de algunas acciones gubernamentales, el número de delitos por motivos raciales tanto en la República Checa como en la República Eslovaca sigue aumentando. Además, a un gran número de antiguos romaníes checoslovacos se les negó la ciudadanía en la República Checa a pesar de que tenían vínculos genuinos con la República. Algunos de ellos ahora son apátridas.

En su informe de 1995 sobre el estado de los derechos humanos en la República Checa, el Comité Checo de Helsinki dijo:

Se puede hablar de una mayor segregación racial dentro de la sociedad checa en 1995 en lo que respecta a los romaníes. La segregación es el resultado del rápido empeoramiento de las oportunidades de los romaníes en el mercado laboral, del relativo empeoramiento de su participación en los sistemas educativo, sanitario y de vivienda, con un impacto excepcionalmente negativo y a gran escala en el desempleo extremadamente alto. tasa de los gitanos, sobre la reproducción de la falta de al menos educación primaria, su privación social y verse más afectados que la media por la delincuencia e incluso formas graves de delincuencia organizada4.

Aunque ya no es legal mantener estadísticas criminales según criterios étnicos, los funcionarios del gobierno, los medios de comunicación y la opinión pública todavía hablan sobre la alta tasa de delincuencia romaní. Si bien reconocen que existe un problema, los líderes romaníes señalan que la participación de los romaníes en el crimen es el resultado de su estatus económico y social más bajo, más que una predisposición a la actividad ilegal, como a menudo se sugiere. Además, dicen, los medios de comunicación checos suelen retratar a los gitanos unilateralmente como ladrones, mendigos o mercaderes negros.

Como resultado, el prejuicio popular contra los romaníes está aumentando. Según el Comité Checo de Helsinki, siete de cada diez checos no quieren vivir junto a una familia romaní, uno de cada diez apoya a los "cabezas rapadas" y otros grupos extremistas.5 En las elecciones parlamentarias de junio de 1996, el Partido Republicano de extrema derecha capturó dieciséis escaños (un aumento de cuatro escaños) con un programa tajantemente anti-romaní.6

Un movimiento político romaní desarticulado no ha podido proporcionar mucha ayuda. Varios romaníes participaron en los primeros parlamentos federales y nacionales elegidos democráticamente después de 1989, pero solo un romaní estaba en el parlamento checo elegido en 1992. En abril de 1996, no hay romaníes en el parlamento checo.

VIOLENCIA POR ACTORES PRIVADOS

Según todos los informes, los ataques violentos contra los romaníes por parte de particulares están aumentando. Según la Oficina de Policía Criminal, de 1990 a 1993 hubo 121 ataques por motivos raciales en la República Checa. Desde 1993, sin embargo, se han registrado 181 ataques, cuarenta y dos de los cuales ocurrieron en los dos primeros meses de 1996.7

Sin embargo, las organizaciones de derechos humanos y romaníes afirman que el número es mucho mayor ya que muchos incidentes no se denuncian. Según el Movimiento Ciudadano por la Solidaridad y la Tolerancia (HOST), una organización checa que monitorea la violencia racista y el trabajo de la policía, hubo 181 ataques racistas solo en 1995.

Una mujer romaní de Praga dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Rara vez dejo salir a mis hijos solos y nunca de noche. Bajo el comunismo era mejor. Al menos teníamos trabajos y no teníamos que preocuparnos de que los cabezas rapadas nos atacaran en cualquier momento. Tengo miedo de enviar a mis hijos a la escuela.8

Muchos romaníes dijeron a Human Rights Watch / Helsinki que no denunciaron incidentes a la policía porque no creían que sirvieran de nada. Algunos habían tenido malas experiencias con la policía en el pasado, como presenciar o ser víctimas de la violencia policial, lo que les hizo dudar en pedir su ayuda.

Ond & Iacute ej Gi & Aacute a, presidente de la organización romaní The Fund for Hope and Understanding y representante en el Consejo de Nacionalidades del gobierno, repitió un sentimiento común entre los romaníes cuando dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Muchos casos no se informan. Los gitanos que son golpeados por la policía o por las pieles no se quejan ni van al médico porque tienen miedo9.

El sobrino de diecisiete años de Gi & Aacute a, Dezider, fue atacado dos veces por cabezas rapadas en Plzen, donde solía ir a la escuela. Contó a Human Rights Watch / Helsinki lo que sucedió después del segundo ataque en otoño de 1994:

La policía vino e investigó. Me llevaron a la estación. Expliqué lo que pasó, pero dijeron que no pueden hacer nada porque no conocen los nombres de los atacantes. "Skinhead" es un término amplio. Le dije que conocía al chico que me golpeó y dijeron que harían algo.

Fuimos juntos a un grupo de pieles y él [un policía] me dijo que le mostrara cuál era. Pero era un grupo diferente. Entonces me dijo que me subiera al tren y me fuera a casa. La policía no pidió nada a las pieles. Sólo "¿a dónde vas?" En la estación no llenaron ningún documento. No tengo nada. Una semana después fui con mi abuelo y obtuvimos un documento, pero desde entonces no ha habido nada. Ahora no voy a la escuela en Plzen porque tengo miedo.

Algunos romaníes informaron de que, cuando llamaron a la policía, no acudieron o llegaron demasiado tarde. Cuando llegaban, a menudo tardaban en actuar. Muy rara vez la policía interferiría antes de tiempo para disipar una situación potencialmente explosiva.11

La Sra. Holemek, una activista romaní en Brno, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Por mi experiencia, si hay alguna manifestación de gitanos o anarquistas o, por otro lado, de skinheads, entonces ellos [la policía] intentan separar a los grupos. Eso es todo. Pero si los cabezas rapadas corren por la ciudad gritando "¡Heil Hitler!" luego la policía no hace nada. . . . Si hay un ataque, la policía dice que no fue un ataque racista, sino un ataque normal. La policía tiene la misma opinión que la mayoría de la gente de que los romaníes son malos para la sociedad.12

Peter Uhl, ex disidente y miembro fundador de HOST, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

La policía ha tolerado o incluso fomentado las pieles. No abiertamente, porque saben que es ilegal. Pero a menudo se revelaron simpatizantes de las pieles. Ante esta situación, fundamos HOST, para que podamos hacer algo en lugar del estado. Debemos informar a los órganos estatales que los órganos locales están operando en conflicto con la ley13.

Algunos representantes gubernamentales reconocen que hay problemas con la policía. Hana Fri_tensk & aacute, directora de la secretaría del Consejo de Nacionalidades, mencionó los cambios positivos en la policía, pero también dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

No decimos que todo esté bien con la policía. La policía debe ocuparse del equipaje del pasado. Muchos son de épocas anteriores en las que trataron con indeseables de diferente tipo, como personas que no querían trabajar.14

Un estudio interno del Ministerio del Interior realizado en 1995 determinó que el racismo era un problema grave dentro de la fuerza policial. Human Rights Watch / Helsinki escuchó de varias fuentes que vieron el informe que, según el estudio, aproximadamente el 60 por ciento de la fuerza policial simpatizaba con los cabezas rapadas.

Petr & eth el & aacutesko, que está a cargo de rastrear a los grupos extremistas en la sede de la policía criminal en Praga, dijo que estaba al tanto del estudio del Ministerio del Interior, pero refutó sus resultados. Dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

No hay racismo en la policía. Es solo una cuestión de sus experiencias personales [de los agentes de policía]. Y muchos de ellos han tenido malas experiencias con la Roma. Y alguien que se ocupe de ellos día a día podría incluso decir que todos los romaníes son ladrones. Es un asunto individual.15

& Eth el & aacutesko describió los cambios que la policía ha realizado en los últimos años para combatir el creciente problema de la violencia por motivos raciales. Desde enero de 1996, un departamento especial ha estado trabajando dentro de la policía criminal para tratar específicamente con los grupos extremistas. Se ha invitado a especialistas de las distintas ramas de la policía, representantes de la comunidad judía, jueces y fiscales a impartir formación al nuevo departamento, aunque hasta el momento no ha participado ningún romaní. También se ha intentado reclutar más romaníes para la fuerza16.

Los cambios en la policía han tenido algún efecto: los líderes romaníes afirman que la policía se ha vuelto un poco más sensible a sus necesidades en el último año. Aún así, el número de ataques sigue aumentando, e incluso la policía admite que es probable que la tendencia continúe. Al final, la policía todavía no ha realizado un esfuerzo serio para proteger a la población romaní de los ataques físicos.

La respuesta del sistema legal

El sistema legal modificó su enfoque de los delitos de motivación racial en la segunda mitad de 1995, después del brutal asesinato de Tibor Berki (ver descripción más abajo). El gobierno introdujo penas más severas para los delitos de motivación racial y se ordenó a los fiscales estatales que buscaran la pena más alta posible en los delitos en los que la raza era un factor.17 Los activistas romaníes y de derechos humanos informan de una mejora notable en el trabajo de los tribunales desde entonces.

A pesar de estos cambios positivos, los tribunales siguen sin aplicar la ley por igual. Con demasiada frecuencia, los ataques que están claramente motivados por la raza se consideran un asalto normal o una pelea personal entre individuos. En algunos casos, los jueces han mostrado una abierta simpatía por los cabezas rapadas y otros extremistas que han cometido ataques racistas.18

Jana Chalupov & aacute, defensora del pueblo en la oficina del presidente V & aacuteclav Havel, dijeron a Human Rights Watch / Helsinki:

No creo en los cambios al código penal. No se utilizan. O muy raramente. Estoy seguro de que no pueden resolver el problema. Jueces, fiscales y policías nos han dicho que los cabezas rapadas provienen de buenas familias, que simplemente se dedicaban a un juego de niños. Pero si tienen un niño romaní que robó algo, entonces no es un buen niño.

Quizás el ejemplo más revelador sea el caso de Tibor Berki, cuyo asesinato inspiró los cambios en la ley. Berki, un rom de cuarenta y tres años, fue asesinado en su casa de Moravia del Sur en mayo de 1995 cuando cuatro jóvenes irrumpieron en su casa y lo golpearon con un bate de béisbol. Los atacantes, que no conocían a Berki personalmente, fueron escuchados en un pub antes del ataque diciendo que "conseguirían un gitano".

El gobierno condenó públicamente el ataque y el fiscal solicitó el mayor castigo posible por asesinato por motivos raciales. A pesar de esto, el 12 de diciembre el tribunal dictaminó que no había habido motivación racial ya que los atacantes no profirieron ningún insulto racial al cometer el asesinato. El líder del grupo, Zdenek Podrazsky, fue condenado a doce años de prisión por asesinato, mientras que su principal cómplice, Martin Komar, recibió dieciocho meses. Otros dos que participaron recibieron sentencias suspendidas de dos años y seis meses. El juez presidente, Jan Engelman, justificó la ausencia de motivación racial diciendo:

No se demostró que Podrazsky atacó con el bate de béisbol con la intención de matar a Berki como gitano. Actuó inconscientemente porque Berki tenía un hacha en sus manos. Además, durante todo el ataque permaneció en silencio y no gritó palabras abusivas de las que se pudiera discernir un motivo racista20.

Los líderes romaníes y los activistas de derechos humanos estaban indignados por la decisión del tribunal y argumentaron que sentaba un mal precedente para casos similares. Ond & Iacute ej Gi & Aacute a dijeron a Human Rights Watch / Helsinki:

El tribunal dijo que no fue un asesinato por motivos raciales. Si el tribunal no puede probar la motivación racial en un caso tan brutal, entonces, en un caso normal, cuando alguien es atacado en la calle por una piel, simplemente se le acusa de un asalto normal.21

El primer ministro Klaus también protestó contra el fallo del tribunal y el fiscal solicitó una apelación. El 23 de mayo de 1996, el tribunal de apelaciones de Olomouc anuló la decisión del tribunal inferior y dictaminó que la motivación racial había sido un factor. La sentencia de Podrazsky se incrementó a trece años22.

A pesar de esta evolución positiva, Human Rights Watch / Helsinki se enteró de muchos otros casos en los que los tribunales no procesaron los ataques por motivos raciales con todo el peso de la ley. Quizás el ejemplo más flagrante ocurrió en Pisek en diciembre de 1994. Un año antes, un gran grupo de cabezas rapadas había llegado a la ciudad desde el área vecina para asistir a un partido de fútbol. El 24 de septiembre, encontraron a cuatro niños romaníes en una isla en medio del río Otava y los atacaron con palos y piedras, obligándolos a meterse en el agua. Uno de los niños, Tibor Danihel, de diecisiete años, se ahogó.

Dos de los cabezas rapadas fueron condenados por "dañar la salud con resultado de muerte", sin ninguna mención de motivación racial, y recibieron sentencias condicional de un año. La policía examinó la sangre de los jóvenes romaníes y determinó que habían estado inhalando pegamento, lo que, según afirmaron, contribuyó al ahogamiento de Danihel. No se realizaron análisis de sangre a los atacantes.

Durante todo el juicio, el juez mostró una abierta simpatía por los cabezas rapadas. Ladislav Zamboj, un trabajador social que observó el juicio, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

El juez demostró claramente que estaba del lado de las pieles. Toda la sala del tribunal estaba llena de pieles. Los periodistas y observadores de derechos humanos no pudieron entrar porque estaba muy lleno. Y el juez fue suave con las pieles que se alborotaron y gritaron a los testigos. Simplemente dijo, "vamos chicos, cálmate".

Vaclav Trojan supervisó el juicio para el comité checo de la Asamblea de Ciudadanos de Helsinki (HCA), una organización no gubernamental local, y Amnistía Internacional. Dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

La sala del tribunal estaba llena de cabezas rapadas. Ni siquiera pude entrar. La policía dijo que no podía entrar. Les dije que era de la HCA para monitorear, y luego tuve que colarse. Después del veredicto, la madre del Rom asesinado lloró emocionalmente y le dijo al juez: "Estás tratando a mi hijo como si fuera un animal. " El juez le dijo a la policía que la escoltara y la acusó de desacato al tribunal24.

Según Trojan, el último día del juicio, algunas casas romaníes cercanas al palacio de justicia fueron pintadas con aerosol con el lema "Zigani Raus" (en alemán, "Gypsies Out"). Dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Vi eso y fui a la policía. Dije que quería denunciar un delito racial. Después de una larga discusión me preguntaron qué quería. ¿Debería eliminarse el lema? Pero están obligados a investigar. No entendieron y ni siquiera hicieron un registro escrito.25

Al igual que en el caso Berki, el fiscal apeló por una pena más severa. El juicio del caso estaba programado para fines de junio de 1996.

Otro problema al que se enfrentan los romaníes en los tribunales se debe a su escasa comprensión de la ley. El nivel de educación generalmente más bajo y el analfabetismo ocasional entre la población romaní los deja expuestos a abusos por parte del sistema legal. Además, pocos abogados están dispuestos a aceptar sus casos, a menudo por motivos económicos. Algunos abogados dijeron a Human Rights Watch / Helsinki que trabajar con romaníes conlleva un estigma: tener un cliente romaní podría traer problemas con la policía y los tribunales, o disuadir a otros clientes.

La respuesta del gobierno

El asesinato de Tibor Berki finalmente provocó una respuesta del gobierno. El primer ministro Klaus condenó el ataque y convocó una reunión ministerial para abordar el problema de la violencia racista, lo que provocó cambios en el código penal y una directiva para que los fiscales busquen las condenas más altas en delitos de motivación racial. Se abrió una nueva sección dentro de la policía criminal para seguir a los grupos extremistas en el país. En un comentario titulado "Cómo solucionar el problema del racismo" publicado en el principal diario checo Mlada Fronta Dnes, El ministro de Justicia Ji & Iacute i Novak dijo:

El papel del estado en la solución de este problema es claramente importante y no puede ser reemplazado. Este es un estado democrático y sus instituciones deben asegurar a los ciudadanos la igualdad de posición y protección frente a quienes desafían a las instituciones y, por otro lado, actuar contra todos aquellos que no respeten este principio. . . . Sin duda, el gobierno de esta república hará todo lo posible para que la palabra racismo desaparezca de nuestro vocabulario cotidiano.26

Los líderes romaníes y los activistas de derechos humanos acogieron con satisfacción la aparente resolución del gobierno, pero se quejaron de que llegó demasiado tarde y no fue lo suficientemente lejos. Ond & Iacute ej Gi & Aacute a dijeron a Human Rights Watch / Helsinki:

Fue una reacción al caso racista más brutal que había tenido lugar en la República Checa. Pero Klaus ignoró los otros casos antes de este. Solo respondió después de este caso. El resultado fue que tomaron algunas medidas administrativas, pero solo para mejorar el trabajo de la policía, los fiscales y los tribunales. La declaración no se trataba de mejorar la situación en general, solo las instituciones.

Algo solo sucede cuando alguien muere. Pero hay muchos otros problemas que se ignoran. Esta es una gran tragedia porque nuestros niños están perdiendo la oportunidad de ir a la escuela. Tanto la policía como la sociedad son pasivos27.

En su informe anual sobre derechos humanos de 1995, el Comité de Helsinki checo escribió:

La República Checa aún no ha logrado proteger a los romaníes de los actos violentos de racismo y discriminación, cuyo número ha aumentado claramente en los últimos años y ha provocado muertes y lesiones graves. La obligación de proteger a las minorías de la violencia racial no se ha cumplido ni con medidas represivas ni de prevención, ya sean medidas de seguridad o educación. El gobierno tiende a reaccionar una vez que se han cometido actos violentos de racismo, generalmente mediante declaraciones verbales y enjuiciamiento, no mediante una prevención política activa28.

Hana Fri_tensk & aacute, del Consejo de Nacionalidades del gobierno, enfatizó las medidas adoptadas por el gobierno tras el asesinato de Berki. Aún así, sintió que el gobierno podría hacer más para combatir el racismo en la sociedad checa. Ella le dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

El gobierno debe empezar a pensar de manera diferente sobre el racismo. No se trata de las víctimas del racismo, sino del racismo como fenómeno. Hasta ahora, no ha hecho tanto para prevenir el racismo. En esta sociedad, en público y en el estado, nadie dice que no es bueno ser racista.29

Karel Holemek, miembro del primer parlamento checoslovaco poscomunista y destacado activista romaní, pensó que el problema residía más en los funcionarios locales. Dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Debo decir objetivamente que el gobierno no es racista. Está intentando hacer lo que puede. Pero no siempre es perfecto y hay muchos obstáculos en la sociedad. Por ejemplo, el gobierno presentó algunas leyes al parlamento sobre la violencia racista que se juzga con más severidad que los ataques normales. Pero los veredictos de los jueces no siempre coinciden30.

En general, Human Rights Watch / Helsinki encontró lo mismo. Muchos de los abusos específicos contra los romaníes tienen lugar a nivel local: en las comisarías de policía, los tribunales y las oficinas administrativas. Sin embargo, el gobierno está obligado por el derecho internacional a "aplicar por todos los medios apropiados y sin demora una política de eliminación de la discriminación racial en todas sus formas ..." 31. En última instancia, el Ministerio del Interior es responsable de la acción de cada policía, la Justicia Ministerio para cada juez. No combatir agresivamente la discriminación en todos los niveles equivale a una aprobación tácita del comportamiento racista.

VIOLENCIA POLICIAL CONTRA ROMA

Aunque ha mejorado mucho desde la era comunista, la violencia policial sigue siendo una preocupación, especialmente para los romaníes. Muchos romaníes denuncian el acoso policial y, en ocasiones, el uso innecesario de la fuerza, solo porque no son "checos blancos". En su informe anual sobre derechos humanos, el Departamento de Estado de EE. UU. Concluyó:

En 1995 ellos [la policía] seguían teniendo una mala reputación entre el público, en parte una herencia de la era comunista. Se han recibido informes de persecuciones policiales e historias anecdóticas de maltrato físico y malversación, a menudo dirigidas a extranjeros y romaníes32.

Human Rights Watch / Helsinki confirmó dos casos en los últimos años en los que un Rom murió como resultado del maltrato policial. Ninguno de los agentes de policía responsables rindió cuentas.

La muerte de Martin ,, erve & Aacute & aacutek

El 8 de junio de 1994, Martin ,, erve & Aacute & aacutek estaba trabajando fuera de su casa con sus tres hermanos en el pueblo de Jen & iacutekovice cerca del pueblo de Hor_ovsk & yacute T & yacuten. Según la familia ,, erve & Aacute & aacutek, tres policías llegaron a su casa alrededor de las 10 de la mañana y dijeron que tenían que llevar a Martin a la comisaría, aunque no explicaron el motivo33. Más tarde se enteraron de que había sido sospechoso de robar un radio de coche.

La policía le dijo a la familia que Martin volvería pronto. Pero a las 3:30 p.m. una amiga les llamó por teléfono para decirles que había visto a Martin ser transportado desde la comisaría de policía en Hor_ovsk & yacute T & yacuten en ambulancia. Según Ladislav ,, erve & Aacute & aacutek, hermano de Martin:

Llamamos a la policía y le dieron el teléfono al Dr. Luka_ Re & ntilde ek en Hor_ovsk & yacute T & yacuten. . . . El médico dijo que [Martin] se cayó sobre una roca, por eso tenía un agujero en la cabeza. Llamamos de nuevo y un policía dijo que se había caído sobre un calentador.

Luego, la familia fue al hospital donde descubrieron que Martin estaba en cuidados intensivos y probablemente no sobreviviría. Murió poco después de una herida de bala en la cabeza.

El informe oficial de la policía, emitido el 30 de septiembre de 1994, afirmaba que ,, erve & Aacute & aacutek había agredido a tres policías, los agentes Hor & aacutek, Marek y B & aacuterta, quienes realizaban la investigación inicial en la comisaría. Durante la lucha que siguió, según el informe, una de las pistolas del oficial se disparó accidentalmente, golpeando a ,, erve & Aacute & aacutek en la cabeza. El informe concluyó que "no hay sospecha de delito" por parte de la policía35.

El padre de Martin, Matej, protestó por las conclusiones del investigador. La policía recomendó a un abogado local, Vlastimil Kaplan, para que lo ayudara en su caso. Según el Sr. ,, erve & Aacute & aacutek, el abogado fue amigable con la policía, cobró dinero a la familia y nunca los ayudó genuinamente con su caso. Human Rights Watch / Helsinki vio una carta que Matej ,, erve & Aacute & aacutek escribió a la policía protestando por la decisión del investigador y solicitando más información sobre la muerte de su hijo. Recibió una carta de V & aacuteclav Kr & aacutelovec del gobierno regional de Plzen que decía:

No he encontrado nada inapropiado con el informe del investigador. Lo único que te queda es que ceses con esta irrazonable iniciativa. También debo informarle que, si presenta otra solicitud similar, no responderemos ni confirmaremos su recepción.

Los oficiales Hor & aacutek, Marek y B & aacuterta todavía están trabajando para la policía en la cercana ciudad de Doma & ntilde lice.

El 22 de noviembre de 1991, un hombre romaní, V & aacuteclav Bal & aacute & ntilde, salió de un pub en su ciudad natal de B & Iacute ezlav con tres amigos. Al parecer, el grupo estaba ebrio cuando bloquearon el paso del automóvil del capitán Petr Bar & aacutenek, un policía fuera de servicio. Siguió una discusión que rápidamente se volvió violenta. Bar & aacutenek disparó su arma, matando a Bal & aacute & ntilde e hiriendo a dos de los otros hombres.

El inspector del Ministerio del Interior abrió una investigación, pero determinó que Bar & aacutenek había sido atacado primero y disparó accidentalmente su arma cuando los hombres intentaron quitarle el arma. El informe oficial concluyó que Bar & aacutenek se había "comportado de acuerdo con la ley con respecto al comportamiento de la policía" 37.

Los activistas romaníes, sin embargo, afirman que Bal & aacute & ntilde fue asesinado. Los testigos dijeron a los líderes romaníes que Bar & aacutenek claramente había disparado su arma contra los hombres, matando a Bal & aacute & ntilde de dieciocho años. Numerosos pedidos al Ministerio del Interior y a la fiscalía para que presentaran cargos contra Bar & aacutenek no dieron resultado.

Karel Holelmek, que era miembro del parlamento checoslovaco en el momento en que tuvo lugar el ataque, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Hice una interpelación en el parlamento sobre ese policía Bar & aacutenek que disparó contra un grupo de gitanos borrachos. Simplemente tocaron su auto, salió y disparó. El policía fue expulsado de la policía, pero nada más.

Human Rights Watch / Helsinki descubrió que Petr Bar & aacutenek ahora trabaja como capitán de policía en B & Iacute ezlav.

Estos y otros incidentes de maltrato policial han contribuido a erosionar la poca confianza que los romaníes tenían en la policía. Como dijeron Ond & Iacute ej Gi & Aacute a a Human Rights Watch / Helsinki:

Si las instituciones como la policía, los tribunales y los investigadores oficiales no pueden encontrar la verdad cuando la policía está involucrada, ¿cómo pueden proteger a las personas de individuos como los cabezas rapadas? 39

DENEGACIÓN DE ACCESO A ESTABLECIMIENTOS PÚBLICOS

En toda la República Checa, a los romaníes a menudo se les niega el acceso a pubs, discotecas, restaurantes, piscinas y otros establecimientos públicos gestionados por particulares o por el Estado. Según el informe de 1995 del Comité checo de Helsinki:

Se registraron [en 1995] casos de discriminación abierta y no violenta de minorías, en particular de romaníes, en servicios al consumidor, tiendas, restaurantes, etc., donde los empleados se negaron a atender a los romaníes o dejarlos entrar. Estos actos de discriminación, en algunos casos incluso declarados abiertamente (avisos como "No atendemos a los gitanos"), quedan sin enjuiciar ya que no existe un instrumento legal directo para su sanción y no se utilizan los llamados instrumentos indirectos40.

La organización HOST, con sede en Praga, está llevando a cabo un estudio de este tipo de discriminación en toda la República Checa mediante el envío intencional de clientes romaníes a establecimientos que se sabe que no sirven a los romaníes. La Sra. Holemek, que dirige el proyecto en Brno, dijo a Human Rights Watch / Helsinki que seis de los veinte restaurantes de su ciudad habían rechazado el servicio romaní.

Su padre, Karel Holemek, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Tengo algo de experiencia de esta semana. Dos de mis empleados romaníes fueron a un restaurante y no les dejaron entrar. Dijeron directamente: "No te atenderemos aquí". 41

Human Rights Watch / Helsinki también se enteró de un restaurante en Rokycany, N / A & eth elezn & eacute , que se negó a servir a Roma. Luego, un investigador de Human Rights Watch / Helsinki observó a los camareros negarse a atender a una mujer que, erróneamente, pensaron que era una Rom.42

En marzo de 1996, estalló una controversia en la ciudad de B & Iacute ezlav, en el sur de Moravia, cuando un candidato al parlamento, Rudolf Bar & aacutenek, colocó un cartel fuera de su hotel que decía: "Debido a los robos repetidos, el acceso está prohibido a los de origen romaní. " Después de la protesta pública, se eliminó el letrero y Baranek se colocó mucho más abajo en la lista de su partido, los Demócratas Libres - Partido Nacional Social Liberal. Ladislav Bod & yacute, el único Rom en el parlamento en ese momento, posteriormente presentó una demanda contra Baranek por fomentar el racismo. En junio de 1996, el caso aún se encontraba bajo investigación.

DISCRIMINACIÓN EN VIVIENDA, EDUCACIÓN Y EMPLEO

Aunque no es el tema central de este informe, debe decirse que los romaníes se enfrentan a diario a la discriminación en materia de vivienda, educación y empleo. La situación fue resumida acertadamente por Vaclav Trojan de la HCA cuando dijo:

Los romaníes son un grupo marginado de la sociedad y no pueden defenderse. Y esto es abusado por individuos y, a veces, por funcionarios locales.43

Por ejemplo, hay algunas iniciativas nuevas para los romaníes en las escuelas, como un programa Head Start y actividades extraescolares. Pero un número desproporcionado de romaníes sigue asistiendo a escuelas especiales para niños discapacitados. Varios romaníes dijeron a Human Rights Watch / Helsinki que los niños romaníes a menudo son colocados en esas escuelas, incluso si son buenos estudiantes. Como señaló el informe de 1992 de Human Rights Watch / Helsinki sobre los romaníes en Checoslovaquia: "Estas escuelas ofrecen una educación inferior y restringen significativamente las opciones de estudios posteriores y oportunidades laborales" 44. En las escuelas normales, los niños romaníes a menudo se colocan en el fondo de la sala o ridiculizado por estudiantes e incluso profesores.

En mayo de 1996, la organización HOST publicó un informe de 80 páginas sobre las desigualdades en el sistema educativo. Se centró en siete áreas, entre las que se incluyen: la segregación de facto en las escuelas especiales donde los romaníes son etiquetados como retrasados, la violencia contra los niños romaníes, la falta de respuesta de los profesores al racismo en el aula, la falta de financiación para la educación romaní, la falta de acceso de los romaníes a la educación superior, la ausencia de maestros romaníes y la falta de resolución estatal para abordar la situación45.

La falta de una educación adecuada limita claramente las posibilidades de un empleo fructífero. Pero incluso los romaníes bien educados se enfrentan a la discriminación en el mercado laboral. Z.M. de Usti nad Labem contó a Human Rights Watch / Helsinki sobre una experiencia común para los romaníes:

Llamé por un trabajo en un sitio de construcción. El gerente dijo que baje. Pero cuando llegué, vio que yo era gitana y me dijo que todos los trabajos estaban ocupados.

De hecho, Usti nad Labem tiene una oficina de empleo especial para romaníes que ofrece reciclaje. Pero la discriminación en esta ciudad y en otras de la República Checa parece generalizada.

La libertad de circulación está garantizada en la Carta de Derechos y Libertades Fundamentales, pero los romaníes enfrentan constantes dificultades para encontrar y registrarse para una vivienda en muchas áreas del país. Como señala el informe de 1992 de Human Rights Watch / Helsinki, "los no romaníes a menudo impiden que los romaníes obtengan una vivienda porque no quieren que 'arruinen el barrio'" 47.

El 1 de enero de 1993, Checoslovaquia dejó de existir. El país se dividió pacíficamente en dos partes, las Repúblicas Checa y Eslovaca, las cuales adoptaron nuevas leyes de ciudadanía para determinar quién obtendría y quién no obtendría la ciudadanía en los dos estados más nuevos de Europa.48

Eslovaquia decidió que todos los ex ciudadanos checoslovacos podían recibir la ciudadanía eslovaca si lo deseaban, independientemente de dónde hubieran estado viviendo el día de la separación. Los documentos checoslovacos simplemente se cambiaron por el equivalente eslovaco.

La República Checa, sin embargo, eligió una ruta más restrictiva. De acuerdo con la Ley sobre la adquisición y pérdida de la ciudadanía checa (Ley No. 40/1993), aprobada el 29 de diciembre de 1992, todos aquellos con ciudadanía estatal checa de la ex Checoslovaquia recibieron automáticamente la ciudadanía nacional checa49. incluso si hubieran estado viviendo en la República Checa, tuvieron que solicitar la ciudadanía checa por naturalización y cumplir una serie de requisitos estrictos.50

Por tanto, la ley creó una distinción entre la ciudadanía estatal checa y eslovaca que no existía antes. En la ex Checoslovaquia, la ciudadanía estatal carecía en gran medida de sentido: denotaba el lugar de residencia de una persona, pero no tenía relevancia para los impuestos, los derechos de voto o cualquier otro derecho u obligación normalmente relacionado con la ciudadanía. Muchas personas no estaban preocupadas por su "identidad administrativa" y se mudaron de una república a otra sin solicitar un cambio.

Sin embargo, cuando entró en vigor la nueva ley de ciudadanía checa, quedó claro que la distinción entre la ciudadanía estatal checa y eslovaca era muy relevante para un determinado sector de la población. Aproximadamente el 95 por ciento de la población romaní de la República Checa se había mudado a la República Checa desde Eslovaquia después de la Segunda Guerra Mundial.51 Muy pocos de ellos se habían molestado en cambiar su ciudadanía estatal a lo largo de los años y, por lo tanto, eran considerados ciudadanos eslovacos según la nueva ley. incluso si habían estado viviendo en el territorio de la República Checa desde la década de 1950. Los hijos de esas personas también se consideran eslovacos, a pesar de que nacieron en el territorio de la República Checa, han vivido toda su vida allí y no tienen conexiones con Eslovaquia.

Como eslovacos, estas personas se vieron obligadas a pasar por un riguroso proceso administrativo para obtener la ciudadanía en el mismo país en el que habían pasado la mayor parte o toda su vida. Muchos romaníes no pudieron cumplir los requisitos de la ley, como cinco años con antecedentes penales limpios o prueba de residencia permanente. También hubo muchos casos en los que los funcionarios locales denegaron arbitrariamente la ciudadanía a los romaníes que cumplían todos los requisitos de la ley. Ocasionalmente, se proporcionó información errónea, ya sea por accidente o intencionalmente, para evitar que los romaníes obtengan la ciudadanía.

Los principales organismos nacionales e internacionales, como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Consejo de Europa y la Comisión de Seguridad y Cooperación en Europa de los Estados Unidos (Comisión de Helsinki), declararon públicamente que la ley no se ajustaba a la normativa internacional. principios. Un informe sobre la ley elaborado por el ACNUR concluyó:

. . . los que residían permanentemente en la República Checa no deberían haber sido clasificados como ciudadanos eslovacos en enero de 1993. Las personas a las que se refiere este documento no eran residentes en Eslovaquia y tenían un vínculo genuino y efectivo con el territorio checo. Esta atribución de la ciudadanía eslovaca a los no residentes que no tienen un vínculo efectivo y han indicado, de hecho, que su vínculo está en otro lugar no se ajusta a las normas del derecho internacional generalmente aceptadas52.

Max van der Stoel, alto comisionado de la OSCE para las minorías nacionales, también expresó su preocupación en una reunión de la OSCE sobre los romaníes celebrada en 1994 y dijo:

En ningún caso deberían redactarse e implementarse nuevas leyes de ciudadanía de tal manera que discriminen a los solicitantes legítimos de ciudadanía, o incluso para negar la ciudadanía a posiblemente decenas de miles de habitantes del estado de por vida y a largo plazo, la mayoría de los cuales son romaníes. Como resultado, la condición de estas personas es esencialmente la de "extranjeros" en su propio país. Esto socavaría en gran medida lo que yo consideraría en el interés a largo plazo del estado. Insto encarecidamente a que se considere el impacto claramente negativo de dicha legislación y a que se realicen los cambios apropiados.53

Varias organizaciones no gubernamentales checas llevaron a cabo una investigación detallada para documentar el impacto discriminatorio de la ley en la población romaní. La Fundación Tolerancia, que elaboró ​​cinco informes sobre la ley de ciudadanía basados ​​en entrevistas con cientos de gitanos, determinó:

La ley tenía como objetivo limitar la posibilidad de que la población gitana adquiriera la ciudadanía checa porque imponía una serie de requisitos que son particularmente difíciles de cumplir para este grupo étnico54.

Durante su misión de investigación en la República Checa, Human Rights Watch / Helsinki entrevistó a numerosas personas que habían supervisado la ley de ciudadanía o se habían visto afectadas por ella. Aunque es difícil de probar con certeza, con base en esta investigación, hay evidencia sustancial que sugiere que la ley fue redactada con la intención específica de restringir la ciudadanía para la población romaní. En cualquier caso, no hay duda de que la ley ha tenido un impacto muy discriminatorio sobre los romaníes que viven en la República Checa.

A pesar de esto, el gobierno checo sigue defendiendo la ley. Aunque el presidente Havel ha criticado la aplicación discriminatoria de la ley, también sostiene que la propia legislación es sólida. En una carta escrita a la Comisión de Helsinki de Estados Unidos, el director de política exterior del presidente escribió:

El presidente Havel cree que la ley de ciudadanía checa puede compararse con la legislación análoga de otras naciones. Los requisitos estipulados por la ley son obligatorios para todos los habitantes de la antigua Checoslovaquia, sin discriminar en modo alguno a ninguna nacionalidad o grupo étnico55.

Con respecto a la ciudadanía en los estados recién formados, Human Rights Watch apoya la "opción cero", es decir, la concesión de la ciudadanía por igual a todos los que eran residentes permanentes en el momento de la creación del nuevo estado y que eran ciudadanos del estado predecesor. Cualquier otra opción presenta la posibilidad de que se niegue la ciudadanía a personas que tuvieran vínculos significativos con el territorio del estado en cuestión, en este caso la República Checa. Los excluidos son personas que, mientras Checoslovaquia era un estado unido, emigraron de Eslovaquia a la República Checa. Sin embargo, creemos que la mayoría de las personas que migraron dentro del país no podrían haber previsto el cambio en el estatus político de Checoslovaquia y que vivían en la República Checa con la expectativa de que su residencia no se vería interrumpida por el tema de su ciudadanía. Estas personas deben considerarse por separado de los nuevos inmigrantes, es decir, las personas sin vínculos genuinos con la República Checa que solicitaron la ciudadanía después de la disolución de Checoslovaquia.

Nuestra preocupación con respecto al derecho a la ciudadanía es doble: primero, la ciudadanía otorga a las personas derechos básicos como el voto y la residencia. Por lo tanto, negar la ciudadanía a personas que la merezcan violaría sus derechos de voto garantizados en el artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el párrafo 7 del Documento de Copenhague de 1990 de la OSCE. En segundo lugar, la asignación de propiedad y otros derechos sociales y económicos a menudo depende de la ciudadanía. Las leyes de ciudadanía que excluyen a personas que de otro modo lo merecen crearían categorías de personas que serían víctimas de discriminación sistemática, prohibida por el artículo 27 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.56

No hay duda de que la ley de ciudadanía ha dejado a algunos residentes de la República Checa de largo plazo o de por vida sin la ciudadanía checa, casi todos romaníes. Según el Ministerio del Interior, solo a 200 ex ciudadanos checoslovacos se les había negado la ciudadanía checa al 31 de diciembre de 1995.57 Pero la investigación de las ONG checas sugiere que el número de solicitantes rechazados es mucho mayor. En un solo estudio, por ejemplo, la Tolerance Foundation interrogó a 255 romaníes de ocho ciudades a quienes se les había negado la ciudadanía. Descubrieron que el 52 por ciento de estas personas nacieron en la República Checa, el 26 por ciento había vivido allí durante más de veinte años.58 Las estimaciones difieren, pero las ONG afirman que entre 10.000 y 25.000 ex ciudadanos checoslovacos con vínculos genuinos con la República Checa no han obtenido checoslovacos. ciudadanía.

Algunas de estas personas se han convertido en apátridas por completo. Otros han sido deportados a Eslovaquia. Los que permanecen en la República Checa no pueden votar ni participar en programas de privatización y tienen dificultades para obtener apoyo social.

Antecedentes de la ley

Los debates sobre el control del "problema de los gitanos" comenzaron en el verano de 1992. En parte, fue una respuesta al creciente problema de la delincuencia en Checoslovaquia, gran parte del cual se atribuyó a los romaníes. Además, los funcionarios locales de la República Checa expresaron su temor de una afluencia de romaníes de la Eslovaquia más pobre y menos desarrollada, especialmente cuando se hizo más claro que Checoslovaquia se dividiría.

Las quejas más ruidosas procedían de las ciudades industriales del norte de Bohemia, donde vivían muchos romaníes y aumentaban los niveles de desempleo. Ya en 1991 y 1992 se produjeron varios incidentes violentos entre los romaníes y la población local.

Alrededor de este tiempo, el gobierno formuló un documento interno, conocido como el "Escenario catastrófico", que abordó muchos aspectos de la escisión pendiente de la federación. Las secciones filtradas a la prensa hicieron referencias claras a la "cuestión romaní", incluida una sección que decía:

Debemos utilizar el proceso para la salida de las fábricas de personas innecesarias, especialmente por motivos de cambios estructurales, y para la salida de personas de nacionalidad romaní a la República Eslovaca.59

El ministro del Interior, Jan Ruml, negó en televisión que el documento mencionara la deportación de romaníes, pero luego fue citado en Mlada Fronta Dnes como diciendo: "La cuestión de la deportación de los romaníes está en el material discutido solo como una nota al pie de página además del texto mismo". 60

En octubre de 1992, la ciudad norteña de Jirkov aprobó una ordenanza local como respuesta a la supuesta afluencia de romaníes de Eslovaquia.61 El decreto, que el ayuntamiento admitió estaba dirigido a los romaníes, hablaba de zonas en peligro de migración y otorgaba a las autoridades locales el poder de desalojar a las personas de los apartamentos que se consideraban superpoblados o sucios.62 El ayuntamiento tenía que aprobar las visitas a Jirkov de cualquier persona sin permiso de residencia en la zona. Se permitían visitas dos veces al año durante una semana, y la policía tenía derecho a entrar en un apartamento que sospechaban que albergaba invitados. Los invitados no registrados podrían costarle al anfitrión hasta 5,000 coronas (aproximadamente US $ 185) o encarcelamiento.

El fiscal general afirmó que el decreto violaba la Carta de Derechos y Libertades Fundamentales, pero no tomó ninguna medida contra las autoridades locales. Poco después, otras cinco ciudades de Bohemia comenzaron a adoptar puntos del decreto de Jirkov. En total, aproximadamente veinte familias fueron expulsadas de sus hogares como resultado, según activistas romaníes locales. Algunos recibieron billetes de tren a Eslovaquia.

En noviembre, los alcaldes de las ciudades del norte de Bohemia de Louny, Teplice, Chomutov, Litomerice, Most, Usti nad Labem y De. en formuló una serie de demandas para el parlamento y el Ministerio del Interior en relación con los romaníes y la afluencia de migrantes. Entre otras cosas, propusieron que se concediera la ciudadanía checa únicamente a aquellas personas sin antecedentes penales y que hubieran sido aprobadas por las autoridades locales donde vivían.

Un mes después, el fiscal general checo, Ji & Iacute i Setina, propuso una Ley de Medidas Extraordinarias para ser utilizada en áreas "amenazadas por la migración". Según la propuesta, las personas que no tenían permiso de residencia en un determinado municipio necesitaban el permiso de la autoridad local para permanecer allí. Las visitas eran limitadas y los infractores podían ser multados con 1.000 coronas (aproximadamente 36 dólares estadounidenses) por día de estancia ilegal. La policía también tendría derecho a controlar quién se alojaba en cualquier apartamento, excepto entre la medianoche y las 6:00 a.m. El informe que acompañaba al proyecto de ley se refería a la gran concentración de romaníes en determinadas zonas del norte de Bohemia63.

Organizaciones romaníes y de derechos humanos, así como algunos diputados del parlamento, condenaron la propuesta como una violación de la Carta de Derechos y Libertades Fundamentales y pidieron la dimisión del fiscal general. En enero, el ministro de Justicia, Ji & Iacute i Novak, dijo que el proyecto de ley contravenía la constitución, pero se negó a destituir al fiscal general.

Mientras estos debates se desarrollaban, el parlamento checo revisó en silencio la ley de ciudadanía. El 29 de diciembre de 1992 fue aprobado por 155 votos contra trece.

Claramente, la ley se redactó en una atmósfera de temor a que los inmigrantes romaníes inundarían la República Checa desde Eslovaquia. Algunos funcionarios del gobierno admiten esto y critican la ley por afectar de manera desproporcionada a la población romaní, aunque niegan rotundamente que la ley se redactó con la intención de discriminar a los romaníes.

Sin embargo, muchos romaníes y activistas de derechos humanos creen que la ley se redactó específicamente para obstaculizar el proceso de solicitud de los romaníes y expulsar a las personas "indeseables" del país. Human Rights Watch / Helsinki cree que hay pruebas contundentes que sugieren que este es el caso.

De hecho, la República Checa podría haber elaborado una ley que hubiera prohibido la inmigración desde Eslovaquia al mismo tiempo que hubiera otorgado la ciudadanía a los residentes de la República Checa a largo plazo que también habían sido ciudadanos checoslovacos. Una propuesta de este tipo se presentó durante las negociaciones de separación con Eslovaquia en 1992, pero los funcionarios checos la abandonaron cuando los eslovacos pidieron un acuerdo de doble ciudadanía.

Aspectos discriminatorios de la ley

A lo largo del proceso, la ley de ciudadanía presenta barreras formidables para que los romaníes obtengan la ciudadanía. En primer lugar, los solicitantes deben obtener una prueba de su ciudadanía eslovaca de las autoridades eslovacas.Una vez obtenida la prueba de ciudadanía eslovaca, el solicitante debe solicitar la liberación de esta ciudadanía, un procedimiento que originalmente costó 3.000 coronas eslovacas (aproximadamente 120 dólares estadounidenses). Solo entonces se podía solicitar la ciudadanía checa a las autoridades checas, un procedimiento que originalmente costaba 5.000 coronas checas (aproximadamente 180 dólares estadounidenses) .64

Incluso para las personas educadas, el proceso fue obtuso y confuso. Pero para muchos romaníes, que sufren de manera desproporcionada los bajos niveles de educación y alfabetización, en ocasiones resulta incomprensible. Muchos romaníes no podían entender por qué tenían que solicitar la ciudadanía en un país, renunciar a ella y luego solicitarla en otro país, solo para seguir viviendo en el lugar donde habían estado viviendo la mayor parte o toda su vida. Para muchos, la noción misma de ciudadanía resultaba confusa.

Eva Bajgerov & aacute, trabajadora social romaní en Usti nad Labem, dijeron a Human Rights Watch / Helsinki:

Mucha gente me pedía ayuda con su ciudadanía. Pero el mayor problema era que muchos de ellos habían cometido un delito en los últimos cinco años. El segundo problema era que no podían entender por qué debían solicitar la ciudadanía cuando nacieron aquí.65

Marta Miklu_akov & aacute, quien entrevistó a entre treinta y cuarenta romaníes para su tesis de maestría sobre la ley de ciudadanía y trabajó con numerosas organizaciones internacionales sobre el tema, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Nadie vio la ley y no entendió la terminología básica. Muchos [romaníes] son ​​incluso analfabetos. Lo que das por sentado, no lo pueden hacer. Son impotentes contra las instituciones.66

Además, el gobierno no proporcionó información sustantiva sobre la ley ni explicó el procedimiento de solicitud. Con algunas excepciones, el gobierno no cooperó con los grupos romaníes locales, que tienen un buen contacto con las comunidades romaníes. En cambio, la campaña de información se convirtió en tarea de organizaciones no gubernamentales, que imprimieron folletos y colocaron anuncios en periódicos locales. Algunos de estos grupos, como la Fundación Tolerancia y la Asamblea de Ciudadanos de Helsinki, dijeron a Human Rights Watch / Helsinki que las autoridades checas a menudo se mostraban poco cooperativas. En su informe sobre las leyes de ciudadanía checa y eslovaca, el ACNUR también se quejó de la escasa cooperación con el gobierno, afirmando:

El ACNUR también se ha encontrado con serios obstáculos para acceder a personas y registros. En varias ocasiones, las autoridades se han comprometido a proporcionar a la Oficina acceso a los datos, así como a las personas. A pesar de los recordatorios, siguen existiendo obstáculos importantes. Con la cooperación de las autoridades, estos problemas podrían resolverse67.

Muchos romaníes tampoco podían pagar las tasas administrativas necesarias para presentar la solicitud. La Fundación Tolerancia gastó US $ 10,000 en dos meses para ayudar a 212 personas de Praga y Usti nad Labem a obtener la ciudadanía. Otros $ 15,000 se gastaron en Teplice. Según Ladislav Zamboj, quien ayudó a administrar el proyecto:

Hubo un grave problema financiero para muchas personas. Muchos no tenían el dinero para obtener los documentos necesarios. Pero no es su culpa, deberían tener la posibilidad de obtener la ciudadanía sin dificultad. No deben pagar nada.68

Para aquellos que entendieron y pudieron pagar la solicitud, las dificultades no habían terminado. Según la ley, los "ciudadanos eslovacos" tenían que cumplir una serie de requisitos estrictos para obtener la ciudadanía checa. Significativamente, otras categorías de ex checoslovacos que eran predominantemente checos étnicos no estaban obligadas a cumplir estas condiciones en absoluto.

Requisito de antecedentes penales limpios

Conocida como la "cláusula gitana", el artículo 7 de la ley requería que los solicitantes no hubieran cometido un delito intencional dentro de los cinco años posteriores a su solicitud. Sin embargo, negar la ciudadanía a criminales previamente condenados agrega efectivamente un adicional, ex post facto castigo a la persona que cometió un delito. La imposición de penas más severas que las que se aplicaban en el momento en que se cometió un crimen viola el artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Además, el requisito de antecedentes penales limpios no toma en consideración la gravedad del delito y, por lo tanto, viola el principio internacional aceptado de proporcionalidad. Como tal, a las personas se les negó la ciudadanía tanto por robo como por asesinato.

Esto es especialmente relevante ya que, según el Ministerio del Interior, los delitos más comunes cometidos por los romaníes son el robo y el hurto simple.69 En un informe de agosto de 1995, la Fundación Tolerancia también determinó que, de 114 personas a las que se les había negado la ciudadanía porque habían cometieron un delito, setenta y cuatro de ellos habían cometido un robo u otro delito menor.70

Otro factor es que los romaníes tienen más probabilidades que los checos étnicos de encontrar dificultades con el sistema legal. En parte, esto se debe a su situación económica más baja. Pero el racismo en la aplicación de la ley y los sistemas legales también aumenta las probabilidades de que los gitanos sean arrestados, condenados y encarcelados. Jana Chalupov & aacute, defensora del pueblo del presidente Havel, dijo a Human Rights Watch / Helsinki que aproximadamente un tercio de las amnistías emitidas por el presidente eran para romaníes, especialmente mujeres con niños. Ella dijo:

Está relacionado con el problema de que ellos [los romaníes] están más criminalizados. Más a menudo están en prisión. Si tiene un niño checo y un niño romaní que cometen el mismo crimen, puede apostar que el niño romaní irá a prisión y el niño checo recibirá una sentencia suspendida.71

En cuanto a la proporcionalidad, el informe del Consejo de Europa sobre la ley de ciudadanía concluyó:

. . . [E] l es cuestionable si se cumple el requisito de proporcionalidad, como elemento del concepto de Estado de Derecho. La condición abarca todos los delitos, excepto los muy menores, y su aplicación práctica podría considerarse extremadamente severa, en particular hacia las personas que han vivido en el territorio de la República Checa durante mucho tiempo o incluso han nacido allí. . . . En opinión de los expertos, el requisito de antecedentes penales limpios no es proporcional y podría considerarse discriminatorio para este segmento de la población que ya está socialmente marginado72.

Según la ley de ciudadanía, los ciudadanos eslovacos deben demostrar dos años de residencia permanente en la República Checa para adquirir la ciudadanía. Pero muchos romaníes que habían vivido en la República Checa durante más tiempo no tenían los documentos para demostrar que tenían la residencia permanente durante los últimos dos años. Un informe de Human Rights Watch / Helsinki sobre los romaníes en Checoslovaquia, publicado en agosto de 1992, señaló algunos de los problemas y señaló:

La situación de la vivienda para los romaníes en la República Checa ha sido cada vez más difícil en los últimos años, especialmente en el norte de Bohemia y Moravia. Ante una escasez general de viviendas, en la que las personas deben esperar entre dos y diez años por un apartamento (del estado), las familias romaníes a veces viven en condiciones extremadamente antihigiénicas, a veces hasta quince o veinte personas en un apartamento de dos habitaciones. apartamento sin ducha. Esta situación se ha visto agravada por el proceso de restitución y privatización, en el que los gitanos, que en el pasado rara vez tenían propiedades y actualmente se encuentran en los estratos sociales más pobres, tienen pocas posibilidades.73

El resultado es que muchos romaníes no pueden presentar documentos que demuestren su residencia permanente. Un informe de 1994 de la Tolerance Foundation sobre la ley de ciudadanía examinó 1.000 casos individuales en cinco ciudades checas. Concluyó:

Muchas familias romaníes vivían en pisos superpoblados con, por ejemplo, entre 18 y 20 personas en tres habitaciones. Sus solicitudes de habitaciones o pisos adicionales nunca fueron resueltas por las autoridades locales. Al mismo tiempo, los funcionarios de la administración se negaban a registrar como residentes permanentes en una dirección específica, más de tres o cuatro miembros de la familia (que invariablemente excedían ese número) porque no contaban con la cantidad de metros cuadrados por persona legalmente requeridos. 74 Como resultado, muchos romaníes no han podido demostrar su residencia permanente y, en consecuencia, no han podido adquirir la ciudadanía checa.75

A finales de 1994, el Tribunal Constitucional checo reconoció que probar la residencia permanente con un documento era difícil para algunas personas que, de hecho, habían estado viviendo permanentemente en la República Checa. El 13 de septiembre, el tribunal dictaminó:

. . . Residencia permanente significa residencia real y no una que se refleje solo en archivos oficiales. . . En este sentido, debe entenderse por residencia permanente que la persona vive en su lugar de residencia continua, es generalmente en el lugar donde tiene a su familia, padres, apartamento o empleo y también el lugar donde vive con la intención de permanecer. allí permanentemente. . .76

A pesar de esto, las organizaciones romaníes y de derechos humanos informan que los funcionarios locales del Ministerio del Interior todavía requieren a menudo el documento de residencia permanente. ACNUR ha concluido:

En estas circunstancias, muchos de los romaníes no pueden cumplir la condición de la ley que exige la residencia permanente, a pesar de que han residido en la República Checa y sus hijos han nacido en territorio checo.77

Huérfanos y presos

La ley de ciudadanía establece que todos los niños menores de quince años están incluidos en las solicitudes de sus padres. Además, ambos padres deben estar de acuerdo en que el niño solicite la ciudadanía.78

Esta condición tiene graves consecuencias para los cientos de niños en los 180 orfanatos de la República Checa, la mayoría de los cuales son romaníes de origen eslovaco79. Muy pocos de estos niños tienen contacto con sus padres, lo que los deja como extranjeros en una institución checa, aunque nacieron en la República Checa. Un observador extranjero muy familiarizado con la cuestión de la ciudadanía creía que más de 1.000 niños se encontraban en esa situación.

Lo mismo ocurre con los reclusos que no han podido regular su ciudadanía durante su período de encarcelamiento. Según Zdenek Trojan, un miembro del parlamento, entre 1.500 y 2.000 personas en prisión no saben si son checas o eslovacas.80 Las organizaciones de derechos humanos informan de una muy mala cooperación con las autoridades penitenciarias para determinar si estas personas tienen el derecho legal de obtener Ciudadanía checa.

Aplicación discriminatoria de la ley

Aparte de los aspectos intrínsecamente discriminatorios de la ley, también hay muchos casos denunciados en los que las autoridades locales denegaron arbitrariamente la ciudadanía a los romaníes que cumplían con todos los requisitos de la ley. El Ministerio del Interior emitió la directiva núm. 1/1993 para instruir a las autoridades locales sobre cómo procesar a los solicitantes. Pero los activistas romaníes y de derechos humanos, así como los romaníes a quienes se les negó la ciudadanía, dijeron a Human Rights Watch / Helsinki que los funcionarios locales a veces proporcionaban información errónea, tanto intencionalmente como por accidente. En parte, esto se debió a que el Ministerio del Interior no siempre brindó información lo suficientemente clara a los responsables del proceso de solicitud. En otros casos, las autoridades locales negaron la ciudadanía únicamente porque el solicitante era un Rom.

El presidente Havel reconoció la aplicación discriminatoria de la ley. En una carta a la Comisión de Helsinki de Estados Unidos, el director de política exterior del presidente escribió:

El presidente es consciente de ciertos problemas en la aplicación de la ley de ciudadanía a nivel ejecutivo. De muchas formas, ha buscado promover la correcta aplicación de la ley con miras a prevenir injusticias. En repetidas ocasiones ha subrayado la necesidad de que las autoridades competentes en todos los niveles proporcionen a los solicitantes información correcta y un trato considerado81.

`Marta Miklu_akov & aacute se hizo eco de esta opinión y dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Vi a tantos [romaníes] que cumplían con todas las condiciones y se les negó [la ciudadanía] porque el trabajador social les dijo que no cumplían con los requisitos. Lo principal fue la condición de cinco años [antecedentes penales limpios] porque los trabajadores sociales no entendieron que la ley diferenciaba entre el comienzo y el final de la pena de prisión.82

Según la ley, el requisito de antecedentes penales limpios de cinco años se refiere a la fecha de la sentencia. A pesar de esto, a algunas personas se les dijo que no calificaban para la ciudadanía porque habían sido liberadas de prisión en los últimos cinco años. La Fundación Tolerancia también informó de casos en los que a los romaníes se les negó la ciudadanía a pesar de haber sido arrestados o detenidos, pero no condenados. Por último, los funcionarios a veces no explicaron que una persona que no era elegible debido a un delito sería elegible después de que hubieran transcurrido cinco años desde la fecha de la sentencia.83 El informe del ACNUR también indicó que las autoridades regionales habían "rechazado erróneamente algunas solicitudes por motivos de antecedentes penales ", indicando:

Por ejemplo, a las personas arrestadas pero nunca procesadas se les dijo que no cumplían con el requisito de un expediente limpio. Para otros, que fueron amnistiados, las autoridades se negaron a tener esto en cuenta. A las personas condenadas hace más de cinco años se les ha dicho que no cumplían con el requisito84.

Human Rights Watch / Helsinki también se enteró del caso de M.S., una mujer romaní que vive en Karlovy Vary. Los trabajadores sociales le dijeron falsamente que sus dos hijos, Simona y Zdenek, se incluirían automáticamente en su solicitud de ciudadanía. Siguiendo sus consejos, pidió que se los incluyera en su solicitud y no obtuvieron la ciudadanía, a pesar de que ambos habían nacido en la República Checa.85

Sin embargo, cabe señalar que algunas de las autoridades locales desempeñaron sus funciones de buena fe. El nivel de educación generalmente más bajo entre los romaníes, incluidos los casos de analfabetismo, y la menor comprensión de los procedimientos administrativos, agravaron el problema.

En agosto de 1994, la prensa checa comenzó a publicar historias sobre un empleado de oficina en Karvina, una ciudad de Moravia del Norte con una gran población romaní, que fue acusado de aceptar sobornos a cambio de otorgarle la ciudadanía. Las autoridades locales iniciaron una investigación y verificaron los documentos de ciudadanía de las personas que tenían sus papeles firmados por la trabajadora en cuestión, la Sra. ,, echov & aacute. Según la Tolerance Foundation, en mayo de 1995 se habían verificado 10.500 tarjetas de identificación. En 360 casos, se determinó que el sello de ciudadanía era ilegal y se canceló. La Sra., Echov & aacute; no fue procesada, pero perdió su trabajo.86

Si bien algunos de esos 360 sellos pueden haber sido adquiridos ilegalmente, surgieron problemas porque las cancelaciones de ciudadanía se llevaron a cabo sin una orden judicial. Las autoridades simplemente examinaron los archivos de aquellas personas que habían recibido la ciudadanía con la aprobación de la Sra. Echov & aacute; aacute, y revocaron la ciudadanía si faltaba o no estaba en regla alguno de los documentos necesarios. Según activistas de derechos humanos y algunos miembros del gobierno familiarizados con el caso, las autoridades revocaron la ciudadanía de algunas personas que cumplían legalmente con todos los requisitos. Dado que muchas de estas personas habían obtenido una exención de la ciudadanía eslovaca, se convirtieron en dejurar apátrida. En su informe sobre la ley de ciudadanía checa, el Consejo de Europa declaró que el procedimiento en Karvina "claramente no cumple con las normas legales europeas" 87.

Después de 1992, hubo un interés particular en los checos étnicos que vivían fuera de la República Checa. De especial preocupación fueron los checos Volnya que viven en Ucrania.

El 28 de junio de 1995, el parlamento aprobó una enmienda a la ley de ciudadanía que otorgó al Ministerio del Interior el derecho de renunciar al requisito de residencia permanente de cinco años para extranjeros a aquellas personas que habían sido reasentadas en la República Checa por el gobierno checo antes del 31 de diciembre. 1994. La enmienda tenía la intención de otorgar la ciudadanía a un par de cientos de checos Volnya que habían sido reasentados por el gobierno checo el año anterior. Después de la enmienda, se estima que 200-300 checos Volnya recibieron la ciudadanía.

Los activistas de derechos humanos señalaron la hipocresía en la acción del gobierno: el estado había facilitado la ciudadanía para los checos étnicos que vivían en el extranjero, mientras hacía muy poco para ayudar a los checos no étnicos a obtener la ciudadanía en el país donde habían vivido toda o la mayor parte de sus vidas. Para muchas personas, esto ilustró las intenciones étnicas de la ley de ciudadanía. Irónicamente, señalaron algunos, era más fácil para un checo étnico en Ucrania que había cometido un asesinato obtener la ciudadanía checa que para un rom respetuoso de la ley que nació y vivió toda su vida en la República Checa.

Consecuencias de la ciudadanía perdida

Es difícil estimar el número exacto de personas con vínculos genuinos con la República Checa que no han obtenido la ciudadanía. Los activistas romaníes y de derechos humanos estiman que la cifra oscila entre 10.000 y 25.000. Sin lugar a dudas, la mayoría de estas personas son romaníes. Los funcionarios checos se han negado a proporcionar documentación creíble y coherente sobre la cuestión de los números.

La consecuencia más obvia de la ciudadanía perdida es la imposibilidad de votar, un derecho fundamental en cualquier democracia. Además, los no ciudadanos no pueden participar en el proceso de privatización de la República Checa ni ocupar cargos públicos.

Según la Ley de estancia y residencia de extranjeros, existen tres formas de estancia legal para los no ciudadanos en la República Checa: corta duración (hasta 180 días), larga duración (hasta un año) y residencia permanente. Para obtener este último, una persona debe demostrar la ciudadanía extranjera, un lugar de residencia, medios económicos adecuados y una salud adecuada. Muchos de estos son difíciles de probar para los romaníes. En un estudio, la Tolerance Foundation interrogó a noventa y nueve personas a las que se les había negado la ciudadanía checa. De este grupo, ninguno tenía permiso de residencia permanente.88

Sin residencia permanente, una persona no tiene derecho a beneficios del estado, como compensación por desempleo y seguro médico. Además, si el padre del hogar no tiene residencia permanente, toda la familia no recibe nada del estado. Aquellos sin residencia permanente están sujetos a deportación por parte de la policía de extranjeros.

Incluso aquellos que obtienen la residencia permanente a veces son discriminados porque no tienen la ciudadanía. Human Rights Watch / Helsinki se enteró de algunos casos en los que personas fueron retiradas de las listas de trabajo en las oficinas de empleo locales, aunque no es necesario ser ciudadano para estar en esa lista.

El gobierno checo ha declarado continuamente que, con algunas excepciones aleatorias, nadie se convirtió en apátrida como resultado de la ley de ciudadanía. En un documento de posición emitido en respuesta al informe del ACNUR sobre las leyes de ciudadanía checa y eslovaca, el gobierno dice:

Tras el establecimiento de la República Checa como un nuevo sujeto en el derecho internacional, se hizo necesario definir su ciudadanía por ley.La nueva ley de ciudadanía determina que las personas que hayan tenido la ciudadanía checa antes de la disolución de la federación deben convertirse en ciudadanos de la República Checa. Una transformación similar tuvo lugar en la República Eslovaca. Como resultado, los ex ciudadanos checoslovacos se convirtieron automáticamente en ciudadanos de cualquiera de los Estados sucesores. Por lo tanto, la legislación anterior no pudo haber causado situaciones de apatridia89.

A pesar de esto, las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que monitorean la ley de ciudadanía han documentado casos en los que claramente ha ocurrido la apatridia.90 Según el ACNUR, "un número significativo de de facto la apatridia se debe al hecho de que ciertos grupos e individuos no estaban física y / o legalmente en condiciones de tomar las medidas necesarias para ejercer la ciudadanía checa o eslovaca "91.

La forma principal en que puede ocurrir la apatridia es en la transición entre la liberación de la ciudadanía eslovaca y la obtención de la ciudadanía checa. Las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales encontraron personas que habían obtenido la liberación de su ciudadanía eslovaca y luego, por diversas razones, no obtuvieron la ciudadanía checa y ahora son apátridas. El problema se redujo después de que las autoridades checas y eslovacas acordaron coordinar sus procedimientos administrativos en 1994, pero aún ocurren incidentes de apatridia de este período de transición.

En su investigación de noventa y nueve romaníes a quienes se les negó la ciudadanía checa, por ejemplo, la Fundación Tolerancia encontró que solo seis de las noventa y nueve personas tenían pasaporte eslovaco92. El resto no tenía ningún documento de identificación eslovaco y, por lo tanto, de facto apátrida. Ocho de las noventa y nueve personas eran de jure apátridas, ya que tenían certificados de exención de la ciudadanía eslovaca pero aún no habían adquirido la ciudadanía checa.

Según el artículo 16 del código penal checo, la policía puede expulsar a cualquier extranjero que cometa un delito menor o menor. Aquellos que cometan delitos más graves pueden ser expulsados ​​por decisión judicial.93 Según la Policía de Fronteras y Extranjeros de la República Checa, en 1995 hubo 881 expulsiones de la República Checa, un aumento del 14 por ciento con respecto al año anterior. De estos, 244 personas eran ciudadanos eslovacos.94

Claramente, algunos de los deportados eran auténticamente extranjeros que cometieron un delito en la República Checa. Pero hay razones para creer que muchos de los deportados a Eslovaquia eran romaníes a quienes, por una razón u otra, se les negó la ciudadanía checa a pesar de tener vínculos genuinos con la República Checa. En tales casos, a estas personas no solo se les negó la ciudadanía en el país donde han establecido su vida, sino que fueron enviadas a un país donde no tienen una conexión legítima. En algunos casos, las familias se han dividido.

Un ejemplo es el de Edmond Billy, un Rom de diecinueve años que nació en Ko_ice, Eslovaquia, pero se mudó a la República Checa cuando tenía cuatro años. Su madre y una hermana viven en la República Checa y tienen la ciudadanía checa, pero Edmond y su hermano no. Según Ladislav Zamboj, un trabajador social que trabajó en estrecha colaboración con el caso, Billy fue arrestado en diciembre de 1994 por robar en una tienda Kmart en Praga. Por tratarse de un delito menor, fue condenado a un año de prisión y ordenó su deportación del país por decisión administrativa. Billy inició su condena en enero de 1995 y fue expulsado de la República Checa el 13 de enero de 1996.95

Un activista checo de derechos humanos que tuvo contacto con Billy antes de su deportación pero que quería permanecer en el anonimato, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Él [Billy] dijo que pensó que lo enviarían a la dirección permanente de su padre [en Eslovaquia], pero sabía que su padre había vendido su casa. No sabía dónde estaba su padre. Dijo que no tenía familia allí. Nació en Eslovaquia y pasó un año allí a los dieciséis años. Pero me dijo que allí no conocía a nadie.96

Human Rights Watch / Helsinki encontró otro caso en Trmice, una ciudad en las afueras de Usti nad Labem. El Sr. y la Sra. Demeter llegaron a la República Checa desde Eslovaquia en 1975 y obtuvieron la ciudadanía checa en 1993.97 Tienen cuatro hijos, de entre quince y veinticuatro años, tres de los cuales tampoco tuvieron problemas para obtener la ciudadanía checa. Sin embargo, su cuarto hijo, Josef, de veintiún años, no solicitó la ciudadanía de inmediato a principios de 1993, cometió un delito y luego se le negó la ciudadanía. Fue declarado culpable y comenzó a cumplir condena en la prisión de Str & aacute & ntilde pod Ralskem el 3 de junio de 1995. Su deportación a Eslovaquia está programada actualmente para julio de 1996. El Sr. Demeter dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

No tenemos familia en Eslovaquia. Nuestro hogar está aquí. Nuestro hijo tenía tres meses cuando nos mudamos aquí. No sabemos dónde vivirá.98

Los romaníes deportados a Eslovaquia se enfrentan a condiciones económicas más duras que en la República Checa. La gran población romaní en Eslovaquia es más pobre y más aislada, muchas personas viven en asentamientos superpoblados, parecidos a guetos, en la parte oriental del país. Un monitor de derechos humanos de la Federación Internacional de Helsinki en Bratislava, que ha supervisado cuidadosamente los derechos de los romaníes en Eslovaquia, dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Si los envías [romaníes] de regreso a Eslovaquia, se fueron hace años y las conexiones se rompen. No tienen un grupo de familiares que los cuide y ayude. Y son mucho más pobres aquí. Los deportados realmente lo tienen difícil.99

Otro problema es que los beneficios estatales eslovacos se distribuyen a través de las autoridades locales, lo que significa que las personas pueden estar registradas en un lugar de residencia permanente. Al igual que en la República Checa, los romaníes de Eslovaquia a menudo se enfrentan a la resistencia de las autoridades locales cuando intentan obtener un permiso de este tipo.

Milan Kropuch, alcalde de Javornice en el este de Eslovaquia, dijo a Human Rights Watch / Helsinki que muchos romaníes checos habían llegado a su ciudad desde la división de Checoslovaquia, pero que a muy pocos se les concedió la residencia. Él dijo:

En los últimos dos años, desde la división, vinieron aquí cerca de cien gitanos checos y querían registrarse. Pero tenemos nuestras leyes. ¿Dónde puedo registrarlos? Dónde, cuando en algunas casas hay treinta personas. Debemos obligarlos a cuidarse a sí mismos.

Está mezclado. Algunos de ellos son gitanos checos. Nacieron aquí pero vivieron mucho tiempo allí y tuvieron hijos allí. Luego no obtuvieron la ciudadanía debido al requisito penal de cinco años. Otros son eslovacos.

Deben solicitar [los permisos de residencia eslovacos] por escrito. Luego, el ayuntamiento debe encontrar dónde quiere registrarse. Entonces deciden. De cien, dos se registraron, creo.

Enmiendas a la Ley de ciudadanía

Desde su promulgación, la ley de ciudadanía ha sido enmendada tres veces. La primera enmienda, del 12 de octubre de 1993, tenía por objeto permitir que los niños adquirieran la ciudadanía por adopción y permitir que las personas de la tercera edad optaran por la ciudadanía en condiciones un poco más liberales. El parlamento rechazó una propuesta para eliminar el requisito de antecedentes penales limpios.

La segunda enmienda fue aprobada por el parlamento el 28 de junio de 1995. Otorgaba al Ministerio del Interior el derecho de renunciar al requisito de residencia permanente de dos años para aquellas personas que habían sido "reasentadas en la República Checa antes del 31 de diciembre de 1994, por invitación del gobierno. . "101 La enmienda tenía por objeto facilitar la concesión de la ciudadanía a los checos de Volnya de Ucrania (véase la sección sobre checos de Volnya).

La enmienda más reciente, aprobada por el parlamento el 26 de abril de 1996, otorga al Ministerio del Interior el poder de renunciar al requisito de antecedentes penales limpios. Si bien este cambio es un paso en la dirección correcta, aún no elimina todos los aspectos discriminatorios de la ley. También queda por ver si el ministerio utilizará su poder recién adquirido para ayudar a quienes tienen vínculos genuinos con la República Checa a obtener la ciudadanía. Human Rights Watch / Helsinki cuestiona si el órgano gubernamental que, en ocasiones, aplicó la ley de manera discriminatoria, ahora trabajará activamente para rectificar los problemas.

Además, el gobierno no ha intentado informar a las personas que ahora se puede renunciar al requisito de antecedentes penales limpios. Sin difundir esta información ampliamente en toda la comunidad romaní, es poco probable que muchas personas vuelvan a presentar sus solicitudes para su consideración. Muchos activistas romaníes y de derechos humanos creen que la enmienda se aprobó para consolar al Consejo de Europa y al ACNUR, después de que ambas organizaciones publicaron informes críticos sobre la ley.

Estándares internacionales

La siguiente sección se refiere a la ley checa y los instrumentos legales internacionales en los que la República Checa es parte, así como a los documentos políticamente vinculantes adoptados por la República Checa a través de la OSCE.

El derecho internacional prohíbe a los estados discriminar por motivos de identidad étnica o nacional:

Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley. A este respecto, la ley prohibirá toda discriminación y garantizará a todas las personas una protección igual y efectiva contra la discriminación por cualquier motivo, como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o otro estado.102

Los Estados Partes condenan la discriminación racial y se comprometen a aplicar por todos los medios apropiados y sin demora una política de eliminación de la discriminación racial en todas sus formas y promoción del entendimiento entre todas las razas y, con este fin:

a) Cada Estado Parte se compromete a no realizar ningún acto o práctica de discriminación racial. . .

b) Cada Estado Parte se compromete a no patrocinar, defender o apoyar la discriminación racial. . .

Cada Estado Parte tomará medidas efectivas para revisar las políticas gubernamentales, nacionales y locales y para enmendar, derogar o anular cualquier ley y reglamento que tenga el efecto de crear o perpetuar la discriminación racial dondequiera que exista. . .103

El artículo 14 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales también establece:

El disfrute de los derechos y libertades enunciados en la presente Convención se garantizará sin discriminación por motivos tales como sexo, raza, color, idioma, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, asociación con una minoría nacional, propiedad, nacimiento u otro estado.

Según la Reunión de expertos de la OSCE sobre minorías nacionales, los estados participantes:

. . . Adoptará las medidas necesarias para evitar la discriminación de las personas, en particular en materia de empleo, vivienda y educación, por motivos de pertenencia o no pertenencia a una minoría nacional. En ese contexto, preverán, si aún no lo han hecho, un recurso efectivo a la reparación de las personas que hayan sufrido un trato discriminatorio por pertenecer o no a una minoría nacional, incluso poniendo a disposición de las víctimas individuales de discriminación una amplia gama de recursos administrativos y judiciales.104

La República Checa también tiene la obligación internacional de proteger a todos los habitantes de la violencia, incluida la obligación específica de proteger a las minorías de la violencia debido a su identidad racial o étnica:

Los Estados Partes se comprometen a prohibir y eliminar la discriminación racial en todas sus formas y a garantizar el derecho de toda persona, sin distinción de raza, color u origen nacional, a la igualdad ante la ley, en particular en el disfrute de. . .

B. El derecho a la seguridad de la persona y la protección del Estado contra la violencia o los daños corporales, ya sean infligidos por funcionarios gubernamentales o por cualquier individuo, grupo o institución. . .105

Los Estados participantes. . . comprometerse a tomar medidas apropiadas y proporcionadas para proteger a las personas o grupos que puedan ser objeto de amenazas o actos de discriminación, hostilidad o violencia como resultado de su identidad racial, étnica, cultural, lingüística o religiosa, y proteger sus bienes. . .106

Cuando se violan los derechos fundamentales, el estado está obligado a proporcionar un recurso efectivo.

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley107.

Los Estados Partes aseguran a todas las personas dentro de su jurisdicción protección y recursos efectivos, a través de los tribunales nacionales competentes y otras instituciones del Estado, contra cualquier acto de discriminación racial que viole sus derechos humanos y libertades fundamentales contrarios a esta Convención, así como el derecho a solicitar tales tribunales reparación o satisfacción justa y adecuada por cualquier daño sufrido como resultado de dicha discriminación108.

La conducta de los agentes de policía está prescrita por las normas internacionales:

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deberán cumplir en todo momento el deber que les impone la ley, sirviendo a la comunidad y protegiendo a todas las personas contra actos ilícitos, en consonancia con el alto grado de responsabilidad que exige su profesión109.

En el desempeño de su deber, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley respetarán y protegerán la dignidad humana y mantendrán y defenderán los derechos humanos de todas las personas.110

Los estándares internacionales también establecen que:

Ningún funcionario encargado de hacer cumplir la ley puede infligir, instigar o tolerar ningún acto de tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. . .111

El gobierno tiene la responsabilidad de garantizar que los agentes de policía tengan la capacitación y el equipo adecuados para cumplir con sus obligaciones. Específicamente, el gobierno tiene la obligación de aclarar a los oficiales de policía qué medios pueden usarse para prevenir la comisión de un crimen y las circunstancias bajo las cuales los medios particulares son apropiados. En un esfuerzo por evitar el uso de fuerza letal:

Los gobiernos y los organismos encargados de hacer cumplir la ley deberían desarrollar una gama de medios lo más amplia posible y equipar a los agentes del orden con varios tipos de armas y municiones que permitan un uso diferenciado de la fuerza y ​​las armas de fuego. Estos deberían incluir el desarrollo de armas incapacitantes no letales para su uso en situaciones apropiadas. . . También debería ser posible que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley estén equipados con equipos de autodefensa como escudos, cascos, chalecos antibalas y medios de transporte antibalas, a fin de disminuir la necesidad de utilizar armas de cualquier tipo.112

Los gobiernos deben hacer que la capacitación en derechos humanos y derechos civiles sea parte de cualquier programa de capacitación policial:

En la formación de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, los gobiernos y los organismos encargados de hacer cumplir la ley prestarán especial atención a las cuestiones de la ética policial y los derechos humanos, especialmente en el proceso de investigación, a las alternativas al uso de la fuerza y ​​las armas de fuego, incluida la solución pacífica de los conflictos. comprensión del comportamiento de las multitudes y de los métodos de persuasión, negociación y mediación, así como de los medios técnicos, con miras a limitar el uso de la fuerza y ​​las armas de fuego. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley deben revisar sus programas de capacitación y procedimientos operativos a la luz de incidentes particulares.113

En los casos en que se denuncien faltas policiales, es deber de las autoridades responsables realizar una investigación y aplicar las medidas disciplinarias correspondientes.

Cada agencia de aplicación de la ley. . . debe tener el deber de disciplinarse a sí mismo. . . y las acciones de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley deben responder al escrutinio público.114

El derecho internacional prohíbe a los estados discriminar por motivos de identidad étnica o nacional, y exige que los estados tomen medidas positivas para prevenir la discriminación por estos motivos:

Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley. A este respecto, la ley prohibirá toda discriminación y garantizará a todas las personas una protección igual y efectiva contra la discriminación por cualquier motivo, como raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otro tipo, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o otro estado.115

Los Estados participantes adoptarán, cuando sea necesario, medidas especiales con el fin de garantizar a las personas pertenecientes a minorías nacionales la plena igualdad con los demás ciudadanos en el ejercicio y disfrute de los derechos humanos y libertades fundamentales116.

La República Checa ha acordado tomar medidas adicionales para promover el entendimiento mutuo y la tolerancia:

Todo Estado participante promoverá un clima de respeto mutuo, comprensión, cooperación y solidaridad entre todas las personas que habitan en su territorio, sin distinción de origen étnico, nacional o religión, y fomentará la solución de los problemas a través del diálogo basado en los principios. del estado de derecho.117

Los Estados participantes [lo harán]. . . tomar medidas efectivas, de conformidad con sus sistemas constitucionales, a nivel nacional, regional y local para promover el entendimiento y la tolerancia, particularmente en los campos de la educación, la cultura y la información. . . .118

El derecho internacional permite a los Estados tomar medidas especiales (es decir, "acción afirmativa"), durante un período de tiempo limitado, para garantizar a los miembros de todos los grupos étnicos el disfrute y el ejercicio por igual de los derechos humanos y las libertades fundamentales:

No se considerarán discriminación racial las medidas especiales que se adopten con el único propósito de asegurar el adelanto adecuado de determinados grupos raciales o étnicos o de personas que requieran la protección que sea necesaria para garantizar que esos grupos o personas disfruten o ejerzan en pie de igualdad los derechos humanos y las libertades fundamentales. , siempre que, sin embargo, tales medidas no conduzcan, como consecuencia, al mantenimiento de derechos separados para los diferentes grupos raciales y que no continuarán después de que se hayan alcanzado los objetivos para los que fueron tomadas119.

La constitución checa incorpora las obligaciones internacionales mencionadas en el derecho interno. La Carta Checa de Derechos y Libertades Fundamentales establece:

Los derechos humanos y las libertades fundamentales están garantizados para todos, independientemente de su sexo, raza, color de piel, idioma, fe, religión, convicciones políticas o de otro tipo, origen étnico o social, pertenencia a una minoría nacional o étnica, propiedad, nacimiento u otra condición. .120

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes121.

Toda persona tiene derecho a la libertad e inviolabilidad personales122.

El hogar será inviolable123.

Con respecto a las minorías, la Carta Checa de Derechos y Libertades Fundamentales establece:

La identidad nacional o étnica de cualquier individuo no se utilizará en su detrimento124.

(1) Los ciudadanos que constituyen minorías nacionales o étnicas tienen garantizado el desarrollo integral, en particular el derecho a desarrollar con otros miembros de la minoría su propia cultura, el derecho a difundir y recibir información en su idioma, y ​​el derecho a asociarse en asociaciones étnicas. La ley establecerá disposiciones detalladas a este respecto.

(2) Los ciudadanos que constituyen minorías nacionales y étnicas también están garantizados en las condiciones establecidas por la ley:

a) el derecho a la educación en su idioma,

b) el derecho a utilizar su idioma en contactos oficiales,

c) el derecho a participar en la resolución de asuntos relacionados con las minorías nacionales y étnicas125.

Finalmente, la Carta de Derechos y Libertades Fundamentales extiende los derechos básicos a todas las personas, independientemente de su ciudadanía. El artículo 42 (3) de la ley establece:

Dondequiera que las regulaciones existentes utilicen el término "ciudadano", se entenderá que significa cada individuo con respecto a los derechos y libertades fundamentales que la Carta extiende a todos, independientemente de su ciudadanía.

Este informe se basa en una misión de investigación realizada en las Repúblicas Checa y Eslovaca del 19 de febrero al 11 de marzo de 1996 por Fred Abrahams, consultor de Human Rights Watch / Helsinki. Algunas de las entrevistas se realizaron junto con un representante del European Roma Rights Center, un grupo con sede en Budapest que trabaja sobre los derechos de los romaníes. El informe fue escrito por el Sr. Abrahams y editado por Holly Cartner, directora ejecutiva de Human Rights Watch / Helsinki. Anne Kuper, asociada de Human Rights Watch / Helsinki, brindó asistencia en la producción.

Este informe no hubiera sido posible sin el excelente trabajo de las organizaciones no gubernamentales checas que trabajan en temas romaníes. Un agradecimiento especial para la Fundación Tolerancia, la Asamblea de Ciudadanos de Helsinki, HOST y el Comité Checo de Helsinki. Varias personas también brindaron una asistencia invaluable, entre ellas: Marta Miklu_akov & aacute, Vaclav Trojan, Alena Slamov & aacute, Vera Havlov & aacute, Ond & Iacute ej Gi & Aacute a, Karel Holemek, Erika Schlager, Andrea Souklov & aacute, Ina Zoon, Rachel Tritt, Eva Bajge_acute & Sicute , Vaclav Novotn & yacute y Nidhi Trehan.

Human Rights Watch / Helsinki

Human Rights Watch es una organización no gubernamental establecida en 1978 para monitorear y promover la observancia de los derechos humanos reconocidos internacionalmente en África, América, Asia, Medio Oriente y entre los signatarios de los acuerdos de Helsinki. Está respaldado por contribuciones de particulares y fundaciones de todo el mundo. No acepta fondos del gobierno, directa o indirectamente. El personal incluye a Kenneth Roth, la directora ejecutiva Cynthia Brown, la directora del programa Holly J. Burkhalter, la directora de defensa Barbara Guglielmo, el director de finanzas y administración Robert Kimzey, el director de publicaciones Jeri Laber, la asesora especial Lotte Leicht, el director de la oficina de Bruselas Juan M & eacutendez, la asesora general Susan Osnos , directora de comunicaciones Jemera Rone, abogada y Joanna Weschler, representante de las Naciones Unidas. Robert L. Bernstein es el presidente de la junta y Adrian W. DeWind es el vicepresidente. Su división de Helsinki se estableció en 1978 para supervisar y promover el cumplimiento nacional e internacional de las disposiciones de derechos humanos de los Acuerdos de Helsinki de 1975. Está afiliada a la Federación Internacional de Helsinki de Derechos Humanos, que tiene su sede en Viena, Austria. Holly Cartner es la directora ejecutiva Erika Dailey, Rachel Denber, Christopher Panico y Diane Paul son investigadores asociados. Ivan Lupis y Maxine Marcus son asistentes de investigación. Malcolm Hawkes, Anne Kuper, Alexander Petrov y Shira Robinson son asociados. Jonathan Fanton es el presidente del comité asesor y Alice Henkin es la vicepresidenta.

1 "Roma" es el término común para los gitanos, ya que este último término ahora se considera peryorativo. El singular utilizado en este informe es "Rom", el adjetivo es "Romani".

2 Para obtener una descripción histórica completa, consulte Helsinki Watch, Luchando por la identidad étnica: los gitanos en peligro de Checoslovaquia (Nueva York: Human Rights Watch, agosto de 1992), págs. 5-10.

3 En mayo de 1995, el gobierno checo inauguró un monumento en la ciudad de Lety en el lugar de un campo de concentración utilizado para albergar a romaníes durante la Segunda Guerra Mundial. El Museo Conmemorativo del Holocausto de EE. UU. Está actualmente buscando del gobierno checo material de archivo único del campamento. Los funcionarios checos han prometido, pero aún no han proporcionado, copias en microfilm de los archivos.

4 Informe sobre el estado de los derechos humanos en la República Checa en 1995, Comité Checo de Helsinki, enero de 1996, p. 36.

6 Miroslav Sladek, jefe del Partido Republicano, ha pedido abiertamente la deportación de los romaníes. Jan Vik, secretario del partido, ha sido citado diciendo: "Los grupos romaníes y romaníes asesinan, violan y roban a personas decentes. Ya es hora de detener resueltamente el delirio de estos racistas negros que actúan como parásitos en detrimento de la toda la sociedad ". ,, TK, 9 de enero de 1996.

7 Fax enviado a Human Rights Watch / Helsinki por el Presidium de la Policía Checa, ,, .j .: PPR-599 / RKP-OOK-96, Praga 5 de marzo de 1996.

8 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki, Praga, 21 de febrero de 1996.

9 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ond & Iacute ej Gi & Aacute a, Rokycany, 26 de febrero de 1996.

10 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Dezider Gi & Aacute a, Rokycany, 2 de marzo de 1996.

11 Los romaníes no son los únicos que se quejan de la inacción de la policía ante los ataques racistas. Por ejemplo, Uyen Pham Huu, un informático vietnamita que ha vivido en la República Checa durante dieciséis años, fue atacado dos veces por cabezas rapadas en Praga, pero no denunció los incidentes a la policía. Dijo a Human Rights Watch / Helsinki:

Fui una víctima, pero no llamé a la policía. ¿Qué haría la policía? Eran las diez de la mañana en un metro lleno de gente. Y nadie dijo nada. Ellos [los atacantes] eran solo niños, de catorce o quince años. En ese momento, tuve la sensación de que no era un ser humano.

Mi amigo resultó gravemente herido por las pieles. Pasó cuatro días en el hospital y un mes en casa. Lo denunció a la policía y le dijeron: "No podemos hacer nada porque los atacantes son desconocidos". Los vietnamitas tienen serios problemas con la policía. En algún lugar profundo de todas las mentes vietnamitas existe el miedo a la policía. Y la policía usa esto para extraer dinero. Y no son solo los vietnamitas, sino los negros o cualquier persona que se vea diferente.

12 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con la Sra. Holemek, Brno, 28 de febrero de 1996.

13 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Peter Uhl, Praga, 6 de marzo de 1996.

14 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Hana Fri_tensk & aacute, Praga, 6 de marzo de 1996.

15 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con JUDr. Petr & eth el & aacutesko, Praga, 4 de marzo de 1996.

16 En enero de 1996, las organizaciones romaníes se quejaron ante el ministro del Interior, Jan Ruml, y la Inspección de Policía de Bohemia del Sur, por un jefe de policía local que envió al único oficial romaní de la fuerza a patrullar un combate de boxeo romaní, diciendo: "Si los negros lo están organizando, que el los negros lo vigilan ". Su solicitud de destitución del jefe fue denegada. OMRI Daily Report, 4 de febrero de 1996.

17 Se modificaron cuatro artículos del código penal, aumentando las penas por delitos de motivación racial en uno o dos años.

18 Cabe señalar que muchos de los problemas en el sistema legal checo son heredados del pasado comunista, como la falta de jueces y fiscales calificados. Además, el sistema judicial está sobrecargado por el dramático aumento de casos.

19 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Jana Chalupov & aacute, Praga, 5 de marzo de 1996.

20 Mlada Fronta Dnes, 14 de diciembre de 1996.

21 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ond & Iacute ej Gi & Aacute a, Rokycany, 26 de febrero de 1996.

22 Los acusados ​​no pudieron ser condenados de acuerdo con las penas más severas ya que las enmiendas se introdujeron después del ataque de Berki. Según la nueva ley, Podranzsky podría haber sido encarcelado hasta por veinticinco años.

23 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ladislav Zamboj, Praga, 30 de febrero de 1996.

24 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Vaclav Trojan, Praga, 30 de febrero de 1996.

26 Mlada Fronta Dnes, 25 de mayo de 1996.

27 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ond & Iacute ej Gi & Aacute a, Rokycany, 26 de febrero de 1996.

28 Informe sobre el estado de los derechos humanos en la República Checa en 1995, Comité Checo de Helsinki, enero de 1996, p.41.

29 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Hana Fri_tensk & aacute, Praga, 6 de marzo de 1996.

30 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Karel Holemek, Brno, 28 de febrero de 1996.

31 Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, 1966, artículo 2.

32 Prácticas de derechos humanos en la República Checa para 1995, Departamento de Estado de EE. UU., Washington: 1995.

33 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con la familia ,, erve & Aacute & aacutek, Jen & iacutekovice, 26 de febrero de 1996.

35 Policía de la República Checa, VS: KVV-52 / 22-94, Plzen, 30 de septiembre de 1994.

36 Carta de V & aacuteclav Kr & aacutelovec a Matej ,, erve & Aacute ak, Krajsk & eacute st & aacutetn & iacute zastupitelstv & iacute v Plzni, Kzv 52 / 94-28, Plzen 17 de marzo de 1995.

37 Inspectoría del Ministerio del Interior - Brno, ,, VS: IM ,, / B-228/91, 27 de enero de 1992.

38 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Karel Holemek, Brno, 28 de febrero de 1996.

39 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ond & Iacute ej Gi & Aacute a, Rokycany, 26 de febrero de 1996.

40 Informe sobre el estado de los derechos humanos en la República Checa en 1995, Comité Checo de Helsinki, enero de 1996, pág. 37.

De acuerdo con la Ley n. ° 634 del código civil checo, todos los clientes deben recibir el mismo trato. Además, los convenios y declaraciones internacionales ratificados por el gobierno checo prohíben la discriminación y la negación del "acceso a cualquier lugar o servicio destinado al uso del público en general, como transporte, hoteles, restaurantes, cafés, teatros, parques". Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, artículo 5.

41 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Karel Holemek, Brno, 28 de febrero de 1996.

42 La mujer era en realidad una estadounidense de ascendencia india.

43 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Vaclav Trojan, Praga, 26 de febrero de 1996.

44 Reloj Helsinki Luchando por la identidad étnica: los gitanos en peligro de Checoslovaquia (Nueva York: Human Rights Watch, agosto de 1992), pág. 39. El informe cita estadísticas de 1990/91 que dicen que 12.444 alumnos de 41.383 niños en escuelas especiales son de "origen gitano". Human Rights Watch / Helsinki no obtuvo cifras actualizadas, pero activistas romaníes, trabajadores sociales y un funcionario del Ministerio de Educación le dijeron que la situación de las escuelas especiales no ha mejorado mucho en los últimos años.

45 OMRI Daily Report, 18 de mayo de 1996.

46 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki, Usti nad Labem, 1 de marzo de 1996.

47 Helsinki Watch, Luchando por la identidad étnica: los gitanos en peligro de Checoslovaquia (Nueva York: Human Rights Watch, agosto de 1992), pág. 58.

48 Antes de la disolución de la federación, cualquier ciudadano checoslovaco podía cambiar su ciudadanía interna de eslovaco a checo, o viceversa, sin restricciones. Antes del 1 de enero de 1993, aproximadamente 60.000 eslovacos adquirieron la ciudadanía checa. Carta a Human Rights Watch / Helsinki por Vojt & eumlch Wagner, Director del Departamento de Relaciones Internacionales del Ministerio del Interior, 31 de octubre de 1994.

49 Sobre la base de una ley de 1968, Nº 165/1968, los ciudadanos checoslovacos también tenían la ciudadanía en las Repúblicas Checa o Eslovaca. Sin embargo, esta ciudadanía interna carecía de sentido en la práctica. El lugar de residencia permanente de una persona, y no su ciudadanía interna, aparecía en los documentos de identidad.

50 Los requisitos para los eslovacos fueron ligeramente más indulgentes que para otros solicitantes durante los primeros seis meses después de la entrada en vigor de la ley. A diferencia de otros posibles ciudadanos, por ejemplo, los eslovacos solo tenían que demostrar dos años de residencia permanente en la República Checa. Ese período de gracia se prorrogó posteriormente hasta junio de 1994.

51 Después de la guerra, el gobierno checoslovaco ofreció incentivos para que las personas se trasladaran a las zonas industriales de los Sudetes para ocupar puestos de trabajo abandonados por los alemanes étnicos que fueron expulsados ​​del país por su presunta colaboración con los nazis. Miles de romaníes de Eslovaquia se trasladaron a la región para trabajar en las fábricas y minas del norte de Bohemia.

52 Las leyes de ciudadanía checa y eslovaca y el problema de la apatridia, Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, febrero de 1996, pág. 27.

53 Declaración de Max van der Stoel, alto comisionado de la OSCE para las minorías nacionales, seminario sobre la dimensión humana sobre los romaníes en la región de la OSCE, organizado por la Oficina para las Instituciones Democráticas y los Derechos Humanos y el Alto Comisionado para las Minorías Nacionales, en cooperación con el Consejo de Europa , Varsovia, 20-23 de septiembre de 1994.

54 Informe sobre la Ley de ciudadanía checa: El efecto de la Ley de ciudadanía en la comunidad romaní de la República Checa, Tolerance Foundation, Praga, 25 de mayo de 1994, p. 40.

55 Carta escrita a la Comisión de Helsinki de los Estados Unidos por Pavel Seifter, Director del Departamento de Política Exterior, 23 de noviembre de 1995.

56 Esto se basa en la Declaración de política de Helsinki Watch sobre la legislación sobre ciudadanía adoptada o en estudio en las antiguas repúblicas soviéticas.

57 Según el ministerio, 311.000 personas obtuvieron la ciudadanía checa entre el 1 de enero de 1993 y el 31 de diciembre de 1995.

58 Los checos no checos, The Tolerance Foundation, agosto de 1995, Praga, p. 4.

59 Prostor, 21 de julio de 1992.

60 Mlada Fronta Dnes, 23 de julio de 1992.

61 Jirkov tiene aproximadamente 2.000 romaníes de un total de 19.500 habitantes.

62 "La ley sobre romaníes causa alboroto en la República Checa", Informe de investigación de RFE / RL, 12 de febrero de 1993.

64 Ambas tasas se redujeron posteriormente a 200 coronas eslovacas y 500 coronas checas, respectivamente.

65 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Eva Bajgerov & aacute, Usti nad Labem, 1 de marzo de 1996.

66 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Marta Miklu_akov & aacute, Nueva York, 16 de marzo de 1996.

68 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ladislav Zamboj, Praga, 30 de febrero de 1996.

69 Un informe realizado por el Ministerio del Interior en 1993 sobre la juventud romaní determinó que, "a partir de los datos disponibles, es obvio que es más probable que los romaníes cometan un delito contra la propiedad ... El tema principal de su interés es el dinero, la electrónica, bicicletas, motos y cualquier parte de ellas. Al mismo tiempo, los niños y jóvenes se interesan por el alcohol y los cigarrillos ". Análisis de la situación de los niños y jóvenes romaníes, Ministerio del Interior checo, Praga, septiembre de 1993. [Anal & yacuteza stavu situace romsk & yacutech d _ ti mladistv & yacutech.]

70 Los checos no checos, The Tolerance Foundation, Praga, 7 de agosto de 1995, págs. 13-15.

71 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Jana Chalupov & aacute, Praga, 5 de marzo de 1996.

72 "Informe de los expertos del Consejo de Europa sobre las leyes de ciudadanía de la República Checa y Eslovaquia y su aplicación", Estrasburgo, 2 de abril de 1996, pág. 25.

73 Helsinki Watch, Luchando por la identidad étnica: los gitanos en peligro de Checoslovaquia, (Nueva York: Human Rights Watch, agosto de 1992).

74 La normativa de vivienda requiere aproximadamente ocho metros cuadrados por persona.

75 Informe sobre la ley de ciudadanía checa, The Tolerance Foundation, Praga, 25 de mayo de 1994, p. 17.

76 Sentencia del Tribunal Constitucional 207/1994, 13 de septiembre de 1994.

78 Aparte de la obvia dificultad para encontrar a ambos padres para los huérfanos, los activistas romaníes dijeron a Human Rights Watch / Helsinki que hay muchas ocasiones en las que la madre de niños menores de quince años no sabe cómo encontrar al padre.

79 La Fundación Tolerancia visitó el orfanato de Bielec y encontró a treinta y un niños de entre seis y dieciocho años, el 80 por ciento de los cuales eran romaníes de origen eslovaco.

80 Trojan hizo sus comentarios en una conferencia de prensa celebrada por la HCA checa el 29 de febrero de 1996, para presentar su opinión sobre una enmienda propuesta por el gobierno a la ley de ciudadanía.

81 Carta a la Comisión de Helsinki de Estados Unidos de Pavel Seifert, director, Departamento de Política Exterior, 23 de noviembre de 1995.

82 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Marta Miklu_akov & aacute, Nueva York, 16 de marzo de 1996.

83 Informe sobre la ley de ciudadanía checa, Tolerance Foundation, págs. 14-15.

85 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con Ladislav Zamboj, Praga, 30 de febrero de 1996.

86 Los checos no checos, Tolerance Foundation, Praga, 7 de agosto de 1995.

87 "Informe de los expertos del Consejo de Europa sobre las leyes de ciudadanía de la República Checa y Eslovaquia y su aplicación", Estrasburgo, 2 de abril de 1996, pág. 36.

88 Necesidad de un cambio en la ley de ciudadanía checa: análisis de 99 casos individuales, Tolerance Foundation, 21 de noviembre de 1994.

89 Posición de la República Checa en la Oficina Regional del ACNUR para Europa Documento Las leyes de ciudadanía checas y eslovacas y el problema de la apatridia, Praga, febrero de 1996.

90 La República Checa está obligada en virtud del Documento de Helsinki de la OSCE 1992, párrafo 56, a no aumentar la apatridia.

92 Necesidad de un cambio en la ley de ciudadanía checa: análisis de 99 casos individuales, Tolerance Foundation, Praga, 21 de noviembre de 1994, pág. 17.

93 El artículo 57 del código penal establece que las expulsiones por decisión judicial solo pueden ordenarse para ciudadanos no checos. Pero la ley no exige que la persona tenga la ciudadanía de otro país.

94 Estas cifras también coinciden con las proporcionadas por el Ministerio del Interior a las ONG checas.

95 Decisión policial PSP 141 / CPPS C95.

96 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki, Praga.

97 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con el Sr. y la Sra. Demeter, Trmice, 1 de marzo de 1996.

99 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki, Bratislava, Eslovaquia, 7 de marzo de 1996.

100 Entrevista de Human Rights Watch / Helsinki con el alcalde Milan Kropuch, Jarovnice, Eslovaquia, 9 de marzo de 1996.

101 Ley No 140/1995 Recop., Art. 1.

102 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR), 1966, artículo 26.

103 Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, 1966, artículo 2.

104 Informe de la reunión de expertos de la CSCE sobre minorías nacionales, artículo 4, Ginebra, julio de 1991.

105 Ibídem., Artículo 5. Ver también el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Artículos 2 y 9.

106 Documento de la Reunión de Copenhague sobre la Conferencia sobre la Dimensión Humana de la CSCE (1990), párrafo 40.2.Aunque los documentos de la CSCE no tienen la fuerza vinculante de un tratado, Bulgaria se ha comprometido solemnemente a cumplir las normas establecidas en ellos.

107 Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 8. Véase también ICCPR, artículo 3.

108 Convención sobre la Eliminación de la Discriminación, artículo 6. Véase también ICCPR, artículo 26.

109 Código de conducta de las Naciones Unidas para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, artículo 1. Este documento y el Código de conducta de las Naciones Unidas y los Principios básicos de las Naciones Unidas sobre el uso de la fuerza y ​​las armas de fuego por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, citados en la nota 100, no son tratados y, por lo tanto, , sus obligaciones no son legalmente vinculantes. Sin embargo, constituyen interpretaciones y explicaciones autorizadas de normas más generales que son en sí mismas vinculantes, ya sea porque se encuentran en el derecho de los tratados o porque son derecho internacional consuetudinario.

112 Principios básicos de las Naciones Unidas sobre el uso de la fuerza y ​​de armas de fuego por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, Principio 2.

113 Ibídem., Principio 20.

114 Preámbulo del Código de conducta de las Naciones Unidas para funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

115 Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículo 26.

116 Documento de la Reunión de Copenhague de la Conferencia sobre la Dimensión Humana de la CSCE, párrafo 31.

117 Ibídem, Párrafo 36.

118 Ibídem, Párrafo 40.3.

119 Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (1969), artículo 1.

120 Carta Checa de Derechos y Libertades Fundamentales, artículo 3 (1).

123 Ibídem., Artículo 12.

124 Ibídem, Artículo 24.

125 Ibídem, Artículo 25.

126 Al momento de redactarse esta carta, la propuesta era que el Ministerio del Interior pudiera renunciar al requisito de antecedentes penales limpios para quienes fueran sancionados con una pena de prisión menor a dos años. La enmienda final otorgó al Ministerio el derecho a renunciar al requisito independientemente de la duración de la sentencia.


República Checa - Índice de libertades civiles

Fuente: Freedom House. 1 - el mayor grado de libertad.

¿Qué es el índice de libertades civiles de la República Checa?

Fecha Valor Cambio, %
2018 1.00 0.00%
2017 1.00 0.00%
2016 1.00 0.00%
2015 1.00 0.00%
2014 1.00 0.00%
2013 1.00 0.00%
2012 1.00 0.00%
2011 1.00 0.00%
2010 1.00 0.00%
2009 1.00 0.00%
2008 1.00 0.00%
2007 1.00

Ver también

& copiar 2011-2021 Knoema. Reservados todos los derechos.

Nuestra declaración de privacidad y política de cookies de amp

Está bien continuar Nuestro sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia en línea. Se colocaron en su computadora cuando lanzó este sitio web. Puede cambiar su configuración personal de cookies a través de la configuración de su navegador de Internet.


Capitulo seis

Disposiciones conjuntas


(1) Los derechos enumerados en el Artículo 26, el Artículo 27, párrafo 4, los Artículos 28 a 31, el Artículo 32, párrafos 1 y 3, y los Artículos 33 y 35 de la Carta sólo pueden reclamarse dentro del alcance de las leyes de implementación. estas disposiciones.


(2) Dondequiera que la Carta hable de una ley, ésta debe entenderse como una ley promulgada por la Asamblea Federal, a menos que de la división constitucional de la jurisdicción legislativa se derive de que el reglamento respectivo pertenece a las leyes promulgadas por los Consejos Nacionales.

(1) Siempre que la Carta utilice el término "ciudadano", debe entenderse como ciudadano de la República Federal Checa y Eslovaca.


(2) Los ciudadanos de otros países disfrutarán en la República Federal Checa y Eslovaca de los derechos humanos y los derechos y libertades fundamentales que la Carta extiende a todos, independientemente de su ciudadanía.


La República Federal Checa y Eslovaca concederá asilo a los ciudadanos de otros países perseguidos por hacer valer sus derechos y libertades políticas. Se puede denegar el asilo a una persona que actuó en contra de los derechos humanos y las libertades fundamentales.


Una ley puede limitar el ejercicio por jueces y fiscales del derecho a la empresa comercial y otra actividad económica y del derecho enumerado en el artículo 20, párr. 2 podrá además limitar el ejercicio por los miembros de los cuerpos de seguridad y miembros de las fuerzas armadas de los derechos enumerados en los artículos 18, 19 y 27 párrs. 1 a 3, en la medida en que guarden relación con el desempeño de las funciones de dichos miembros. La ley puede limitar el derecho de huelga de las personas que ejercen profesiones que son directamente esenciales para la protección de la vida y la salud humanas.


¿Cómo convertirse en ciudadano checo?

La ley de ciudadanía en la República Checa es muy complicada. Para convertirse en ciudadano checo, debe tener al menos uno de los padres que sea ciudadano checo o que tenga un permiso de residencia. Si este no es el caso, puede solicitar la naturalización, bajo las siguientes condiciones.

  • Debe haber tenido un permiso de residencia durante al menos cinco años y haber pasado la mayor parte de ese tiempo en la República Checa.
  • Debe demostrar que va a renunciar a su ciudadanía actual.
  • También debe demostrar que domina el idioma checo, lo que se puede hacer mediante una entrevista en la oficina de solicitud local.
  • Debe proporcionar un registro de antecedentes penales que indique que no ha habido una sentencia por ningún acto delictivo en los últimos cinco años.

La solicitud debe presentarse en una oficina local del Ministerio del Interior en la República Checa.

Se aplican reglas especiales para los casos que se enumeran a continuación. También tendrán que perder su ciudadanía actual, demostrar su dominio del checo y proporcionar antecedentes penales limpios. Sin embargo, no necesitan tener un permiso de residencia. Estos casos incluyen personas


Vacunas checas: el tribunal europeo de derechos respalda las inyecciones preescolares obligatorias

El caso fue presentado por familias que fueron multadas o cuyos hijos se les negó la entrada a los centros preescolares porque no habían sido vacunados.

En un fallo histórico, el tribunal determinó que, si bien la política checa interfería con el derecho a la vida privada, era necesario proteger la salud pública.

Todos los casos son anteriores a la pandemia.

Sin embargo, el tema de las vacunas infantiles de rutina ha sido objeto de un escrutinio cada vez mayor debido a la propagación del Covid-19.

Esta es la primera sentencia del CEDH sobre la vacunación obligatoria contra las enfermedades infantiles.

Los jueces respaldaron la legislación checa por 16 a 1.

--El. Las medidas podrían considerarse & # x27necesarias en una sociedad democrática & # x27 & quot ;, dijo el tribunal, y agregó: & quot; El objetivo tiene que ser que todos los niños estén protegidos contra enfermedades graves, mediante la vacunación o en virtud de la inmunidad colectiva & quot.

Según las normas checas, los padres están obligados legalmente a vacunar a sus hijos contra una serie de enfermedades infantiles, a menos que esto no sea posible por motivos de salud.

Sin embargo, los pinchazos no se pueden aplicar a la fuerza y ​​los niños no vacunados no pueden ser excluidos sobre esta base una vez que alcanzan la edad de asistir a la escuela primaria.

En uno de los cinco casos que involucran exclusiones preescolares, una familia se negó a permitir que su hija recibiera la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR).

La niña ingresó a la escuela en 2006, pero su lugar fue retirado dos años después cuando el médico de familia informó al director que la niña no había recibido la vacuna. Posteriormente, un tribunal checo respaldó la decisión de la escuela con el argumento de que permitir que el niño continúe asistiendo a la escuela preescolar podría poner en peligro a otros.

A otros padres se les habían negado plazas en la educación preescolar, mientras que a un padre se le impuso una multa por no vacunar completamente a sus hijos.

La República Checa no es el único país de la UE con vacunas infantiles obligatorias.

El año pasado, entró en vigor una ley en Alemania que obliga a todos los padres a vacunar a sus hijos contra el sarampión o enfrentar una multa de hasta € 2.500 ($ 3.000 £ 2.160).

Francia e Italia también han cambiado sus reglas de vacunación luego de un brote de sarampión en los últimos años, mientras que se hicieron sugerencias similares en Inglaterra en medio de la caída en la adopción de la vacuna MMR en Inglaterra en 2018-19.