Marion Wallace-Dunlop

Marion Wallace-Dunlop

Marion Wallace-Dunlop, hija de Robert Henry Wallace-Dunlop, del servicio civil de Bengala, nació en Leys Castle, Inverness, el 22 de diciembre de 1864. Más tarde afirmó que era descendiente directa de la madre de William Wallace.

Marion Wallace-Dunlop estudió en la Slade School of Fine Art y en 1899 ilustró en estilo art nouveau dos libros, Hadas, elfos y bebés de flores y El huerto mágico de frutas. También expuso en la Royal Academy en 1903, 1905 y 1906.

El crítico de arte Joseph Lennon ha argumentado: "El arte y los escritos de Wallace-Dunlop, junto con sus grabados, bocetos, cartas y fotografías, proporcionan una genealogía más completa de la huelga de hambre y muestran a una mujer desafiando los límites estéticos y de género de su día. Su retrato al óleo de su hermana Constanza (Señorita C. W. D., 1892) retrata a una mujer con un chal envuelto alrededor de los hombros, que se sienta erguida, alarmada, con un matiz de miedo, y mira con inquietud al espectador. Encontrando y desafiando nuestra propia mirada, su mirada angustiada nos hace sentir que hemos tropezado con un espacio privado, el propio del sujeto. Wallace-Dunlop tenía talento para crear imágenes tan inquietantes ".

Wallace-Dunlop era partidaria del sufragio femenino y en 1900 se unió a la Sociedad Central para el Sufragio Femenino. También era socialista y desde 1906 fue miembro activo del Grupo de Mujeres Fabián. En 1905 los medios de comunicación habían perdido interés en la lucha por los derechos de las mujeres. Los periódicos rara vez informaban sobre reuniones y, por lo general, se negaban a publicar artículos y cartas escritos por partidarios del sufragio femenino. Emily Pankhurst, líder de la Unión Social y Política de Mujeres (WSPU), abogó por una nueva estrategia para obtener la publicidad que pensó que sería necesaria para obtener el voto. Como señala su biógrafa, Leah Leneman, "la militancia la atrajo de inmediato".

Durante el verano de 1908, la WSPU introdujo la táctica de romper las ventanas de los edificios gubernamentales. El 30 de junio, las sufragistas marcharon hacia Downing Street y comenzaron a arrojar pequeñas piedras a través de las ventanas de la casa del Primer Ministro. Como resultado de esta manifestación, veintisiete mujeres fueron arrestadas y enviadas a la prisión de Holloway. Al mes siguiente, Wallace-Dunlop fue arrestado y acusado de "obstrucción" y fue encarcelado brevemente.

Mientras estaba en prisión, entró en contacto con dos mujeres que habían sido declaradas culpables de matar a niños. Ella escribió en su diario: "Me hizo sentir frenética al darme cuenta de lo terrible que es un sistema social donde la vida es tan dura para las niñas que tienen que venderse o morir de hambre. Luego, cuando se convierten en madres, la niña no es solo un terrible añadido. carga, pero su misma maternidad les ordena matarlo y salvarlo de una vida de hambre, abandono. Empiezo a sentir que debo estar soñando que esta vida en la prisión no puede ser real. Que es imposible que sea verdad y yo Estoy en medio de eso. Ahora sé el significado de la cocina con mosquitero en la Capilla, la pobre chica condenada se sienta allí con una guardiana ".

En su liberación, pronunció un discurso sobre la difícil situación de la clase trabajadora: "En este país cada año mueren 120.000 bebés antes de cumplir un año, y la mayoría de ellos muere debido a las condiciones en las que nacen. No es tanto los bebés que mueren que uno se compadece, pero los que sobreviven, seres pobres, mutilados, hambrientos, atrofiados ".

El 25 de junio de 1909, Wallace-Dunlop fue acusado de "dañar deliberadamente el trabajo de piedra de St. Stephen's Hall, Cámara de los Comunes, al sellarlo con un sello de goma indeleble, causando daños por valor de diez centavos". Según un informe en The Times, Wallace-Dunlop imprimió un aviso que decía: "Delegación de mujeres. 29 de junio. Declaración de derechos. Los sujetos tienen derecho a presentar una petición al Rey, y todos los compromisos y enjuiciamientos por tales peticiones son ilegales. "

Wallace-Dunlop fue declarada culpable de daño intencional y cuando se negó a pagar una multa fue enviada a prisión durante un mes. El 5 de julio de 1909 solicitó al gobernador de la prisión de Holloway: “Reclamo el derecho reconocido por todas las naciones civilizadas de que una persona encarcelada por un delito político debe recibir un trato de primera división; y como cuestión de principio, no solo por mi propio bien sino por el de otros que puedan venir después de mí, ahora estoy rechazando toda comida hasta que este asunto se resuelva a mi satisfacción ".

En su libro Desencadenado (1959) Christabel Pankhurst afirmó: "La señorita Wallace Dunlop, sin consultar con nadie y actuando enteramente por su propia iniciativa, envió al Ministro del Interior, Sr. Gladstone, tan pronto como ingresó a la prisión de Holloway, una solicitud para ser colocada en el Primera división como correspondía a una acusada de delito político. Anunció que no comería hasta que se le concediera este derecho ".

Frederick Pethick-Lawrence escribió a Wallace-Dunlop: "Nada me ha conmovido tanto, me ha conmovido hasta lo más profundo de mi ser, como su acción heroica. El poder del espíritu humano es para mí lo más sublime de la vida, que comparó con el que todas las cosas ordinarias se hunden en la insignificancia ". También la felicitó por "encontrar una nueva forma de insistir en el debido estatus de los presos políticos, y en el ingenio y la energía ante las dificultades que marcaron a la verdadera sufragista".

Wallace-Dunlop se negó a comer durante varios días. Temiendo que pudiera morir y convertirse en mártir, se decidió ponerla en libertad después de un ayuno de 91 horas. Como Elizabeth Crawford, autora de El movimiento sufragista (1999), ha señalado: "Al igual que con todas las armas empleadas por la WSPU, su primer uso surgió directamente de la decisión de un único protagonista; nunca se sugirió que la huelga de hambre fuera utilizada en esta primera ocasión por dirección de La posada de Clement ".

Poco después, otras sufragistas encarceladas adoptaron la misma estrategia. No dispuestas a liberar a todas las sufragistas encarceladas, las autoridades penitenciarias alimentaron a la fuerza a estas mujeres en huelga de hambre. En un período de dieciocho meses, Emily Pankhurst, que ahora tenía cincuenta y tantos años, soportó diez de estas huelgas de hambre.

Wallace-Dunlop visitó Eagle House cerca de Batheaston en junio de 1910 con Margaret Haig Thomas. Su anfitriona fue Mary Blathwayt, miembro de la WSPU. Su padre, el coronel Linley Blathwayt, plantó un árbol, una Tsuga Mertensiana, en su honor en su arboreto sufragista en un campo adyacente a la casa. La madre de Mary, Emily Blathwayt, comentó en su diario: "La señorita Wallace Dunlop y la señorita Haig (como muchas de ellas) nunca comen carne ni mucha comida de animales ... Nos gustó mucho, era tan femenina".

Wallace-Dunlop unió fuerzas con Edith Downing para organizar una serie de procesiones espectaculares de la WSPU. La más impresionante de ellas fue la Procesión de la Coronación de la Mujer el 17 de junio de 1911. Flora Drummond partió a caballo con Charlotte Marsh como portadora de color a pie detrás de ella. Fue seguida por Marjorie Annan Bryce con armadura como Juana de Arco.

La historiadora del arte, Lisa Tickner, describió el evento en su libro. El espectáculo de las mujeres (1987): "Toda la procesión se reunió y giró a lo largo de Northumberland Avenue al son de la Marcha de las Mujeres de Ethel Smyth ... La movilización de 700 prisioneras (o sus representantes) vestidas de blanco, con pendones ondeando en sus lanzas relucientes , fue, como observó el Daily Mail, "un golpe de genialidad". Las noticias del día informó: "Los que dominan el movimiento tienen un sentido de lo dramático. Saben que mientras que la visión de una mujer luchando con policías es cómica o miserablemente patética, el encarcelamiento de decenas es un anuncio espléndido".

Wallace-Dunlop dejó de estar activa en la WSPU después de 1911. Durante la Primera Guerra Mundial, Mary Sheepshanks la visitó en su casa de Peaslake, Surrey. Sheepshanks comentó más tarde: "La encontramos en una cabaña deliciosa con una pequeña granja de pollos y cabras, un bebé adoptado de 18 meses y una niña perfectamente encantadora que bailó descalza para nosotros en el granero; terminamos con casa hecho miel ".

En 1928, Wallace-Dunlop fue portador del féretro en el funeral de Emmeline Pankhurst. Durante los años siguientes se hizo cargo de la hija adoptiva de la Sra. Pankhurst, Mary. Joseph Lennon ha señalado: "Wallace-Dunlop nunca se casó, pero no hay evidencia de relaciones sexuales ni con hombres ni con mujeres, a pesar de sus muchas amistades cercanas con estas últimas".

Marion Wallace-Dunlop murió el 12 de septiembre de 1942 en la residencia de ancianos Mount Alvernia, Guildford.

La señorita Clarkson ha estado más o menos enferma todo el tiempo, y sus nervios han sido torturados al escuchar que una joven que solía limpiar su celda por ella ha sido condenada a la horca por asesinato de un niño. También me señaló a otra chica que estaba haciendo ejercicio, una criatura de aspecto bastante delicado que está en prisión preventiva y a punto de ser juzgada por el mismo delito. Me hizo sentir frenético darme cuenta de lo terrible que es un sistema social donde la vida es tan dura para las chicas que tienen que venderse o morir de hambre. Ahora sé el significado de la cocina con mosquitero en la Capilla, la pobre chica condenada se sienta allí con una guardiana.

En este país cada año mueren 120.000 bebés antes de cumplir un año, y la mayoría de ellos mueren debido a las condiciones en las que nacen. No son tanto los bebés que mueren lo que uno se compadece, sino los que sobreviven, pequeños seres pobres, mutilados, hambrientos, atrofiados.

Reclamo el derecho reconocido por todas las naciones civilizadas a que una persona encarcelada por un delito político reciba un trato de primera división; y como una cuestión de principio, no solo por mi propio bien sino por el bien de otros que puedan venir después de mí, ahora estoy rechazando toda comida hasta que este asunto se resuelva a mi satisfacción.

La señorita Wallace Dunlop, sin consultar con nadie y actuando enteramente por iniciativa propia, envió al ministro del Interior, el señor Ella anunció que no comería nada hasta que se concediera este derecho. El señor Gladstone no respondió, pero después de haber ayunado noventa y una horas, la señorita Wallace Dunlop fue puesta en libertad. Estaba en un estado de agotamiento, habiendo rechazado todas las amenazas y apelaciones para inducirla a romper su ayuno.

En 1909 Wallace Dunlop fue a la cárcel y desafió las largas condenas que se le imponían al adoptar la huelga de hambre. "Liberación o muerte" era su lema. A partir de ese día, 5 de julio de 1909, la huelga de hambre fue el arma más poderosa que poseíamos contra el Gobierno… en poco tiempo todos los presos sufragistas estaban en huelga de hambre, por lo que la amenaza de condenarnos largas penas había fracasado. Las oraciones se hicieron más cortas.

El médico, al verla enferma a su llegada, la ingresó en la enfermería. En la mañana del 5 de julio, enmendó una petición al gobernador de Holloway para anunciar su huelga de hambre. “Reclamo el derecho reconocido por todas las naciones civilizadas a que una persona encarcelada por un delito político debe recibir un trato de primera división; y como una cuestión de principio, no solo por mi propio bien sino por el bien de otros que puedan venir después de mí, ahora estoy rechazando toda comida hasta que este asunto se resuelva a mi satisfacción ". Al referirse a quienes “pueden venir después de mí”, llamó la atención sobre las 108 sufragistas detenidas el 29 de junio (en la manifestación que había anunciado). Catorce mujeres arrestadas por romper ventanas fueron enviadas a Holloway más tarde esa semana ...

Cuando los médicos se dieron cuenta de que no saldría de la huelga y su salud empeoró, la Comisión de Prisiones ordenó al Gobernador que la "liberara de inmediato". La noticia de su huelga de hambre y su liberación se extendió rápidamente por Londres y el mundo. Los catorce rompe ventanas escucharon por primera vez cuando los llevaban de la cancha a una María Negra. En el camino resolvieron intentar la huelga de hambre ellos mismos, esta vez en oleadas sucesivas para prolongar su notoriedad. A las pocas semanas, y tras decenas de reportajes en los periódicos, también ellos fueron difundidos y la campaña por el sufragio había descubierto que, en palabras de Annie Kenney, “la huelga de hambre era la mayor arma que poseíamos contra el Gobierno”.

Como usted dice, tiene opiniones muy exageradas sobre los resultados de las tácticas militantes para influir en la opinión pública. Me dijo, con gran regocijo, la noche de su recepción aquí, que la venta de su periódico había aumentado muchos miles desde la última escena en Westminster. Su idea de que si ella muriera en prisión, ayudaría mucho a su causa, probablemente sea genuina.

Las mujeres han llegado a darse cuenta de su responsabilidad no solo como individuos sino también como miembros de una gran comunidad ... de hecho, finalmente han reconocido que son parte integral de lo que podemos llamar la conciencia pública.


Marion Wallace-Dunlop - Historia

Pase el cursor sobre la pintura para ampliar (puede haber un retraso inicial mientras se carga la imagen ampliada)

Marion Wallace Dunlop (1864-1942) :
Un fauno, 1906
Passe-partout (ref: 9589)
Firmado con monograma, titulado al revés

Procedencia: Colección particular

Los rugientes y sonrientes Devils in Divers Shapes de Marion Wallace-Dunlop surgieron de una imaginación que concibió protestas atrevidas e innovadoras para el movimiento del sufragio femenino, incluida la primera campaña de huelga de hambre. En julio de 1909, Wallace-Dunlop organizó una huelga de hambre y siguió con entrevistas en los periódicos. Anteriormente, encabezó otras protestas, incluidas las diputaciones de mujeres al Parlamento y estampando mensajes con tinta violeta en las paredes de Westminster (se la conmemora en las vidrieras del porche de San Esteban) y, más tarde, procesiones masivas en las calles, cada una concebida para capturar titulares y suscitar emociones.

Sus raros grabados de 1905 evocan igualmente indignación, humor y picardía. Devoto de la tradición de las hadas, el crepúsculo celta y las bellas artes, Wallace-Dunlop creció cerca de Inverness y descendió de la familia rebelde de William of Wallace. Formada en bellas artes, Wallace-Dunlop instaló su estudio en el Londres de la década de 1890, en el que pintó retratos y acuarelas, ilustró libros para niños y publicó dibujos animados en Punch y en otros lugares. Después de 1906, sin embargo, puso su formación clásica en pintura y grabado al servicio del movimiento militante del sufragio femenino. Junto con los Pankhurst de la Unión Social y Política de Mujeres, dirigió la creación de tapices, pancartas y grabados.

Estos diminutos demonios fascinan porque parecen encarnar emociones plenas, desde una profunda indignación hasta un leve malestar, una sorpresa salvaje y una autoestima alegre y orgullosa, con una medida de inocencia. Estas criaturas “buceadoras”, andróginas ya veces anfibias, nunca son tímidas y están en pleno dominio de sus momentos. Su emotividad los distingue de las ilustraciones urbanas y decadentes de sus contemporáneos William Strang y Aubrey Beardsley. Como ellos, la imaginación de Wallace-Dunlop no vendía moralidad sobre pasión, pero a diferencia de sus obras, Devils in Divers Shapes se deleita sin disculpas tanto con la tontería conmovedora como con la energía emotiva.

Comentario de Joseph Lennon, decano asociado, Emily C. Riley, directora de estudios irlandeses y profesora de inglés en la Universidad de Villanova. Ha escrito dos libros: Orientalismo irlandés: una historia literaria e intelectual (2008) y Fell Hunger (2011). Su proyecto actual se centra en los orígenes de la huelga de hambre moderna.




Biografía

Marion Wallace-Dunlop fue retratista, artista figurativa, ilustradora y feminista ardiente. Mientras estudiaba en la Slade School of Fine Art, el reconocimiento de su talento resultó en el encargo, (en 1899), de dos libros ilustrados: Hadas, elfos y bebés de flores y El huerto mágico de frutas. Expuso con el Salón de París, la RA (1903, 1905, 1906) y la RGI (1903).

Ferozmente dedicada a la lucha por los derechos de la mujer, dedicó gran parte de su carrera y de su vida al movimiento por el sufragio. Después de unirse a la Unión Social y Política de Mujeres en 1908, pronto fue arrestada por 'obstrucción' y fue la primera sufragista en hacer una huelga de hambre mientras estaba encarcelada en 1909. También dirigió la creación de pancartas, tapices y grabados para reclamar los derechos de las mujeres. para votar, en particular la 'Procesión de Coronación de Mujeres' en 1911.


Marion Wallace-Dunlop - Historia


ARTE DE CALIDAD DE MUSEO ASEQUIBLE

Pase el cursor sobre la pintura para ampliar (puede haber un retraso inicial mientras se carga la imagen ampliada)

Marion Wallace Dunlop (1864-1942) :
Un demonio dormido, de Devils in Diverse Shapes, circa 1906
Enmarcado (ref: 11169)

Firmado con monograma, titulado al revés

Xilografía con color añadido

Dimensiones del papel 211 mm x 164 mm

Procedencia: Colección particular

Los rugientes y sonrientes Devils in Divers Shapes de Marion Wallace-Dunlop surgieron de una imaginación que concibió protestas atrevidas e innovadoras para el movimiento del sufragio femenino, incluida la primera campaña de huelga de hambre. En julio de 1909, Wallace-Dunlop organizó una huelga de hambre y siguió con entrevistas en los periódicos. Anteriormente, encabezó otras protestas, incluidas las diputaciones de mujeres al Parlamento y estampando mensajes con tinta violeta en las paredes de Westminster (se la conmemora en las vidrieras del porche de San Esteban) y, más tarde, procesiones masivas en las calles, cada una concebida para capturar titulares y suscitar emociones.

Sus raros grabados de 1905 evocan igualmente indignación, humor y picardía. Devoto de la tradición de las hadas, el crepúsculo celta y las bellas artes, Wallace-Dunlop creció cerca de Inverness y descendió de la familia rebelde de William of Wallace. Formada en bellas artes, Wallace-Dunlop instaló su estudio en el Londres de la década de 1890, en el que pintó retratos y acuarelas, ilustró libros para niños y publicó dibujos animados en Punch y en otros lugares. Después de 1906, sin embargo, puso su formación clásica en pintura y grabado al servicio del movimiento militante del sufragio femenino. Junto con los Pankhurst de la Unión Social y Política de Mujeres, dirigió la creación de tapices, pancartas y grabados.

Estos diminutos demonios fascinan porque parecen encarnar emociones plenas, desde una profunda indignación hasta un leve malestar, una sorpresa salvaje y una autoestima alegre y orgullosa, con una medida de inocencia. Estas criaturas “buceadoras”, andróginas ya veces anfibias, nunca son tímidas y están en pleno dominio de sus momentos. Su emotividad los distingue de las ilustraciones urbanas y decadentes de sus contemporáneos William Strang y Aubrey Beardsley. Como ellos, la imaginación de Wallace-Dunlop no vendía moralidad sobre pasión, pero a diferencia de sus obras, Devils in Divers Shapes se deleita sin disculpas tanto con la tontería conmovedora como con la energía emotiva.

Comentario de Joseph Lennon, decano asociado, Emily C. Riley, directora de estudios irlandeses y profesora de inglés en la Universidad de Villanova. Ha escrito dos libros: Orientalismo irlandés: una historia literaria e intelectual (2008) y Fell Hunger (2011). Su proyecto actual se centra en los orígenes de la huelga de hambre moderna.

Biografía

Marion Wallace-Dunlop fue retratista, artista figurativa, ilustradora y feminista ardiente. Mientras estudiaba en la Slade School of Fine Art, el reconocimiento de su talento resultó en el encargo, (en 1899), de dos libros ilustrados: Hadas, elfos y bebés de flores y El huerto mágico de frutas. Expuso con el Salón de París, la RA (1903, 1905, 1906) y la RGI (1903).

Ferozmente dedicada a la lucha por los derechos de la mujer, dedicó gran parte de su carrera y de su vida al movimiento por el sufragio. Después de unirse a la Unión Social y Política de Mujeres en 1908, pronto fue arrestada por 'obstrucción' y fue la primera sufragista en hacer una huelga de hambre mientras estaba encarcelada en 1909. También dirigió la creación de pancartas, tapices y grabados para reclamar los derechos de las mujeres. para votar, en particular la 'Procesión de Coronación de Mujeres' en 1911.


Dunlop Nació en Leys Castle, Inverness, Escocia, el 22 d'avientu de 1864, fía de Robert Henry Wallace Dunlop y la so segunda muyer, Lucy Wallace Dunlop (née Dowson 1836-1914). [3]

Darréu camudóse a Inglaterra y estudió n'el Slade School of Fine Art. En 1899 ilustró n'estilu art nouveau dos llibros, Hadas, elfos y bebés de flores y El huerto mágico de las frutas. Tamién esibió na Real Academia en 1903, 1095 y 1906. [4]

Dunlop convertir nuna miembra bien activa de la Unión Social y Política de les Muyeres (WSPU), de fechu foi arrestada dos veces en 1908. La primer vegada por "obstrucción" y la segunda por liderar una marcha de muyeres. En 1909 foi arrestada una tercer vegada, nesti casu por pintar na paré de la Camara de los common parte de la Declaración de Derechos Británica (Bill of rights), que dicía: "Ye derechu de los súbditos faer un pidimientu al rei, y toa reclusión y persecución por tal pidimientu ye ilegal "Marion ayudó a planiar munches de les manifestaciones de la WSPU pol derechu al votu de les muyeres, incluyendo la del 17 de xunu de 1911.

Nunca hubo nenguna suxerencia o encamientu per parte d'otres persones a Marion, por qu'empezara la fuelga de fame. Toles informaciones suxuren que foi la so propia idea. Sicasí, poco tiempu dempués, la fuelga de fame convertir nel estandarte de la llucha sufraxista. Christabel Pankhurst darréu declaró: "La señorita Wallace Dunlop, ensin ser aconseyada por naide y actuando dafechu so la so propia iniciativa, namás entrar na cárcel de Holloway, mandó al secretariu d'estáu, el señor Gladstone, una solicitú pa ser como presa de primer división por un cargu de delitu políticu. Anunció que nun diba inxerir nengún alimentu hasta qu'esta esixencia fuera concedida "[5] La señora Pethick-Lawrence destacó que Wallace-Dunlop había atopáu preses políticas, y tuvo l'habilidá y enerxía d'enfrentase a les dificultaes a les que s'enfrenta una verdadera sufraxista ".

Marion soportó 91 hores d'ayunu hasta que foi lliberada pol so estáu de salú. La fuelga de fame foi la so idea y dempués del ésitu llográu convertir en política oficial de la WSPU. [6] En respuesta a esto, en setiembre de 1909, el Gobierno británicu introdució l'alimentación forzada de les prisioneres. [7]

Wallace-Dunlop foi portadora del féretro d'Emmeline Pankhurst cuando morrió en 1928. A partir d'entós fíxose cargu de Mary, la fía adoptiva de Emmeline. Wallace Dunlop morrió'l 12 de setiembre de 1942 en Monte Alvernia Nursing Home, Guildford.


Puntadas sufragistas, Marion Wallace Dunlop

La exposición Treasures of the Smith, que estará abierta hasta el 4 de octubre, tiene una nueva adquisición de cierta importancia. Es una pantalla de fuego bordada por la famosa activista y artista sufragista Marion Wallace Dunlop (1864-1942). El tema es Primavera y presenta a una mujer con largas túnicas de color púrpura rodeada de pájaros azules, campanillas y otras flores primaverales.


Marion Wallace Dunlop, que se formó en Slade School of Art, era una artista de considerable talento, pero hasta ahora, ninguna de sus obras ha aparecido en la colección de un museo o galería pública.

Aunque vivió la mayor parte de su vida en Inglaterra, estaba tremendamente orgullosa de su nacimiento y herencia escoceses. Afirmó ser descendiente de la madre de William Wallace (al igual que toda la familia Wallace Dunlop) y trató de emular a Wallace en su lucha por los votos de las mujeres. Encarcelada en julio de 1909, se preguntó qué haría William Wallace y dejó de comer, iniciando así la táctica de la huelga de hambre, que desde entonces ha sido un arma poderosa en manos de los presos políticos de todo el mundo. George Bernard Shaw escribió que sus acciones "tocaron una fibra sensible que vibrará hasta el fin de los tiempos, cuando estemos muertos y olvidados, cuando este gran movimiento se haya agotado y haya sido coronado por la victoria".

Marion todavía tiene parientes en Kippen y es bueno tener su arte en Stirling.


Marion Wallace-Dunlop - Historia

A fines de la década de 1880, la creencia en el castigo y la disuasión como los principales objetos del encarcelamiento y la confianza en el sistema separado como un medio deseable y eficaz para tratar con los prisioneros se cuestionaron cada vez más, especialmente a raíz de una rabiosa campaña en el país. Crónica diaria. [1] El resultado fue el comité departamental presidido por Herbert Gladstone en 1894 y 1895 que refleja cambios en las actitudes hacia los prisioneros. [2] "Partimos", dijo el Comité, "del principio de que el tratamiento penitenciario debe tener como objetivos primarios y concurrentes la disuasión y la reforma" [3]. El Comité recomendó que se aboliera el trabajo improductivo, en particular la manivela y la rueda dentada, y que el principio del trabajo en asociación, practicado durante muchos años en el servicio de los presos, se extendiera a las cárceles locales. Argumentaron que, en condiciones adecuadas, la asociación de trabajadores industriales aliviaba el aislamiento era más saludable, facilitaba la tarea de proporcionar trabajo industrial en prisión y, si se consideraba un privilegio que podía retirarse, no pondría en peligro el control [4]. El Comité también recomendó que se hicieran más esfuerzos para clasificar a los reclusos, que los libros se difundieran más ampliamente y que se ampliaran las instalaciones educativas. Instaron a que las normas sobre visitas se apliquen con discreción y no con rigidez, especialmente en circunstancias en las que serían beneficiosas para el recluso. En el caso de los condenados, el período inicial de reclusión en régimen de aislamiento debería reducirse, ya que su propósito reformatorio original se había deteriorado hacía mucho tiempo y se había convertido en uno de pura disuasión. Debería establecerse un reformatorio de menores para acoger a los delincuentes hasta los 23 años por un período de entre uno y tres años, con énfasis en el tratamiento individual y los arreglos especiales para el cuidado posterior. En el caso del "delito habitual", se introdujo la prisión preventiva para que los tribunales pudieran imponer una sentencia adicional de 5 a 10 años como medida disuasoria. De manera más general, el Comité hizo hincapié en la necesidad urgente de que los reclusos dispongan de ayuda y cuidados posteriores cuando sean puestos en libertad y de que los organismos voluntarios interesados ​​tengan la oportunidad de establecer contacto con los reclusos antes de su alta.

Tras la publicación del informe, Sir Edmund Du Cane, presidente de los Comisionados Penitenciarios, renunció a su cargo, algo que la prensa recibió con agrado como "el final inevitable de un sistema desacreditado". [5] El informe se utiliza con frecuencia para marcar un cambio en la política penal desde un enfoque rígidamente disuasorio y una condena del trabajo `` inútil '' a uno basado en un sistema de encarcelamiento más `` reformador '' y esto le ha dado la apariencia de un prospecto para la radicalización. cambiar. [6] Sin embargo, sus recomendaciones se implementaron de manera lenta y gradual. [7] Hubo importantes deficiencias en el informe que se debieron en gran parte a que no abordó la cuestión de la administración penitenciaria, así como las condiciones de los presos y su indecisión, un reflejo de la debilidad y el carácter aficionado del comité desde el principio [8]. El hecho de que la publicación del informe se produjera menos de dos meses antes de la dimisión del gobierno liberal de Rosebery y su derrota en unas elecciones generales significó que su impacto fuera aún más limitado. El resultado fue que algunas de sus recomendaciones se diluyeron mientras que otras simplemente se ignoraron. El impulso para el cambio en la política penal se disipó y no fue hasta 1898 que se aprobó la legislación [9].

Pocas de las recomendaciones de Gladstone requerían legislación, dado que ya se habían delegado poderes al Ministro del Interior para enmarcar y revisar las reglas de la prisión y esto puede explicar por qué la Ley de Prisiones de 1898 tuvo un desarrollo tan prolongado. Además, hubo poca presión parlamentaria para una revisión legislativa de la política penal y, aunque los proyectos de ley se redactaron en 1896 y 1897, no se consideraron una prioridad.La Ley de Prisiones de 1898 se ocupó principalmente de los cambios en la naturaleza del trabajo penitenciario, al proporcionar para la asociación en la mano de obra si esto fuera posible, para la eliminación gradual de la manivela y la rueda dentada y para el uso de la púa de roble sólo como último recurso. La ley también preveía que los tribunales clasificaran en una de tres divisiones a los condenados a prisión sin trabajos forzados. Este novedoso desarrollo reflejó la visión contemporánea de que era más apropiado que el tribunal de sentencia, en lugar del ejecutivo, decidiera las condiciones bajo las cuales un delincuente debería cumplir su condena. En la práctica, los tribunales rara vez utilizaron otra clasificación que no fuera la tercera, la más severa, pero la disposición no fue derogada hasta 1948. La legislación introdujo importantes cambios estructurales al fusionar a los Comisionados de Prisiones y los Directores de Prisiones de Convictos y al establecer el principio de participación de los laicos en seguimiento de las cárceles a través de Juntas de Visitantes.

& # 8230 era un mundo de hombres hecho para hombres, por hombres. Las mujeres en prisión eran consideradas de alguna manera anómalas: no previstas ni legisladas. Fueron proporcionados con cuartos separados y personal femenino se ocuparon de todo eso por razones de modestia y buen orden & # 8211 pero no de otra manera diferente.[10]

Los delitos más comunes cometidos por mujeres estaban vinculados a la prostitución y eran, fundamentalmente, delitos sin víctimas como la prostitución, la embriaguez, la borrachera y el desorden y la vagancia, que tendían a ser tratados por los tribunales mediante multas o breves períodos de prisión. Hasta que Holloway se convirtió en una prisión solo para mujeres en 1903, las mujeres estaban recluidas en secciones separadas de cárceles mixtas. Sin embargo, las actividades ilegales de las sufragistas predominantemente de clase media plantearon un problema importante para las autoridades penitenciarias, especialmente cuando comenzaron a hacer huelgas de hambre. Lo que distinguió a la campaña de huelga de hambre de las sufragistas fue el uso calculado de la prensa, especialmente después de que el gobierno comenzó a forzar a las sufragistas. Al informar historias de mujeres prisioneras decididas, los periódicos presentaron un desafío, para millones de votantes, a imágenes más dóciles de mujeres [11].

El 24 de junio de 1909, la artista Marion Wallace Dunlop fue arrestada y encarcelada después de pintar un extracto de la Declaración de Derechos de 1689 en la pared de la Cámara de los Comunes. Al igual que otras presas sufragistas, se negó a aceptar el estatus político en prisión y, el 5 de julio, inició una huelga de hambre en protesta. Después de noventa y una horas de ayuno, fue liberada. Otras sufragistas siguieron su ejemplo y también fueron liberadas. Desde septiembre de 1909, Herbert Gladstone, ministro del Interior (1905-1910), introdujo la alimentación forzada [12]. Los historiadores están divididos sobre la importancia de la alimentación forzada. Algunos lo justifican simplemente con el argumento de que salvó la vida de los huelguistas de hambre. Por otro lado, la propaganda sufragista lo describió como una violación oral y muchas historiadoras feministas han estado de acuerdo con esta perspectiva. Más de mil mujeres soportaron lo que Jane Marcus llamó 'la violación pública de sus cuerpos' y un médico contemporáneo dijo que 'usar el término' tratamiento médico 'como un manto, comete un acto que sería una agresión si lo hiciera un médico ordinario' . [13] También hubo una dimensión de clase. Mujeres influyentes como Lady Constance Lytton [14] fueron liberadas, mientras que las mujeres de la clase trabajadora fueron tratadas brutalmente [15]. A medida que aumentaba el número de presos sufragistas y la propaganda sufragista continuaba haciendo capital de la alimentación forzada, el gobierno cambió su estrategia. En abril de 1913, se aprobó la Ley de exención temporal de presos por mala salud. This allowed the temporary discharge of prisoners on hunger strike combined with their re-arrest later once they had recovered and was soon described as the ‘Cat and Mouse Act’.

Although there were several attempts before 1914 to define and improve the nature of convict life and changes in the ways that young offenders were treated, much of the structures of imprisonment followed the foundations laid down by Carnarvon and Du Cane and remained largely undisturbed by reformers, administrators and politicians for much of the following century.[16]

[1] Forsythe, W.J., Penal discipline, reformatory projects and the English Prison Commission, 1895-1939, (Exeter University Press), 1990 and Harding Christopher, ‘’The Inevitable End of a Discredited System’? The Origins of the Gladstone Committee Report on Prisons, 1895’, Historical Journal , Vol. 31, (3), (1988), pp. 591-608 and Hannum, E. Brown, ‘The Debate on Penal Goals: Carnarvon, Gladstone and the harnessing of Nineteenth Century ‘Truth’, 1865-1895’, New England Journal on Prison Law, Vol. 7, (1981), pp. 97-103.

[2] ‘Report from the departmental committee on prisons’, Parliamentary Papers, Vol. lvi, 1895 or the Gladstone Committee.

[3] Gladstone Committee, para 25.

[4] In 1900, as part of the Gladstone reforms, prison were instructed to allow conversation between prisoners at exercise but the reactions of prison governors was almost entirely unfavourable. ‘Conservation, the Prison Commissioners’ Annual Report in 1900 stated, ‘at exercise is not sought after prisoners prefer to exercise in the usual way.’

[5] Crónica diaria, 15 April 1895.

[6] See, for example, Loucks, Nancy and Haines, Kevin, ‘Crises in British Prisons: A Critical Review Essay’, International Criminal Justice Review, Vol. 3, (1993), pp. 77-93 that stated at pp. 77-78 ‘The Gladstone Committee (1895) laid the framework for the aims of the modern prison service in England and Wales.’

[7] For contemporary criticism see, Morrison, W.D., ‘The Progress of Prison Reform’, Law Magazine and Review, Vol. 32, (1902-1903), pp. 32-33.

[8] McConville, Sean, English Local Prisons, 1860-1900: Next only to Death, pp. 615-696 discusses the Gladstone report and its aftermath.

[9] Ibid, McConville, Sean, English Local Prisons, 1860-1900, pp. 697-757 examines the tortuous passage of legislation.

[10] Ibid, Priestley, Philip, Victorian Prison Lives, pp. 69-70

[11] Purvis, June, ‘The prison experiences of the Suffragettes’, Women’s History Review, Vol. 4, (1), (1995), pp. 103-133.

[12] This was maintained Reginald McKenna (Home Secretary, 23 October 1911-25 May 1915). Winston Churchill was Home Secretary during the truce in 1910-1911 and it is interesting to speculate what he would have done about force-feeding, as he was a supporter of women’s suffrage. On the attitude of the Home Office from 1906 to 1914 see, Crawford, Elizabeth, ‘Police, Prisons and Prisoners: the view from the Home Office’, Women’s History Review, Vol. 14, (3 & 4), (2005), pp. 487-505.

[13] Revista médica británica, 5 October 1915, p. 908.

[14] Constance Lytton, the daughter of the Earl of Lytton who had once served as Viceroy of India, joined the Suffragettes in 1909 and was arrested on several occasions for militant actions. However, on each occasion, she was released without being force-fed. Believing that she was getting special treatment because of his upper class background, she decided to test her theory. In 1911, she dressed as a working-class woman and was arrested in a protest outside Liverpool’s Walton Gaol under the name ‘Jane Wharton’. She underwent a cursory medical inspection and was passed fit. She was forcibly fed and became so ill she suffered a stroke that partially paralysed her. After her release, her story generated a great deal of publicity for the movement. See, Mulvey-Roberts, Marie, ‘Militancy, masochism or martyrdom? The public and private prisons of Constance Lytton’ in Purvis, June and Holton, Sandra Stanley, (eds.), Votes for Women, (Routledge), 2000, pp. 159-180.

[15] Geddes, J.F., ‘Culpable Complicity: the medical profession and the forcible feeding of suffragettes, 1909-1914’, Women’s History Review, Vol. 17, (1), (2008), pp. 79-94. The forcible feeding of suffragettes in prisons in Edwardian Britain was an abuse that had serious physical and psychological consequences for those fed, and one in which the medical profession was complicit, by failing as a body to condemn the practice as both medically unnecessary and dangerous. Sir Victor Horsley, an eminent but controversial figure, led opposition to forcible feeding, but, with relatively few male colleagues backing him, it continued unchecked. Undeterred, Horsley worked tirelessly to make his profession aware of the realities of the practice and recognise that, as the militant campaign had escalated, the Home Office had used the doctors administering it to punish, rather than treat, the hunger strikers.

[16] Ibid, McConville, Sean, English Local Prisons, 1860-1900, pag. 549.


Talk:Marion Wallace Dunlop

  1. Referencing and citation: not checked
  2. Coverage and accuracy: not checked
  3. Structure: not checked
  4. Grammar and style: not checked
  5. Supporting materials: not checked
  6. Accessibility: not checked

To fill out this checklist, please add the following code to the template call:

I have just modified one external link on Marion Wallace Dunlop. Tómese un momento para revisar mi edición. Si tiene alguna pregunta, o necesita que el bot ignore los enlaces, o la página por completo, visite este sencillo FaQ para obtener información adicional. Hice los siguientes cambios:

Cuando haya terminado de revisar mis cambios, puede seguir las instrucciones de la plantilla a continuación para solucionar cualquier problema con las URL.

A partir de febrero de 2018, las secciones de la página de discusión "Enlaces externos modificados" ya no son generadas ni supervisadas por InternetArchiveBot . No se requiere ninguna acción especial con respecto a estos avisos de la página de discusión, aparte de la verificación regular utilizando las instrucciones de la herramienta de archivo a continuación. Los editores tienen permiso para eliminar estas secciones de la página de discusión "Enlaces externos modificados" si quieren despejar las páginas de discusión, pero consulte el RfC antes de realizar eliminaciones sistemáticas masivas. Este mensaje se actualiza dinámicamente a través de la plantilla <> (última actualización: 15 de julio de 2018).


Lot 139: Dunlop (Marion Wallace, 1864-1942). Fairies and

Dunlop (Marion Wallace, 1864-1942). Fairies and hop flowers, oil on canvas, of a fairy in a diaphanous blue dress seated amongst hop flowers, and surrounded by four baby elves, initialled in right-hand corner MWD and dated 1902, 245 x 195 mm (9.75 x 7.75 ins), framed Marion Wallace Dunlop was a portrait painter, figure artist and illustrator. She worked in London from 1871, and exhibited at the Royal Academy and the Society of Women Artists, amongst other places. She illustrated Fairies, Elves and Flower Babies and The Magic Fruit Garden (both published 1899). Dunlop is also famous for her involvement in the Suffragette Movement. She was the first female suffragette to go on hunger strike, in 1909, after being arrested and sentenced to a month s imprisonment for painting a clause from the Bill of Rights on the House of Commons. She was committed to Holloway on the 1st July and began refusing food on the 5th July. She maintained her fast for 91 hours of fasting before she was released on the grounds of ill health. (1)


Marion Wallace-Dunlop - History

Marion Wallace Dunlop (1864-1942) :
A Nymph, circa 1906
Passe-partout (ref: 10126)

Signed with monogram, titled to reverse

Provenance: Private collection


This hand-coloured woodcut was conceived at the same time as Marion Wallace-Dunlop’s series Devils in Divers Shapes. During the same period she was one of the key figures in the women’s suffrage movement, responsible for the first hunger strike campaign (July of 1909). Previously, she led other protests, including women’s deputations to Parliament and stamping messages in violet ink on the walls of Westminster (she is memorialised in the stained glass in St. Stephen’s Porch), and, later, massive street processions – each conceived to capture headlines and stir emotions.

Her rare 1905 prints similarly evoke outrage, humour and impishness. A devotee of faery lore, the Celtic twilight and fine art, Wallace-Dunlop grew up near Inverness and descended from the rebel family of William of Wallace. Trained in fine art, Wallace-Dunlop set up her studio in 1890s London, out of which she painted portraits and watercolours, illustrated children’s books and published cartoons in Punch and elsewhere. After 1906, however, she turned her classical training in painting and printmaking to the service of the militant women’s suffrage movement. Along with the Pankhursts in the Women’s Social and Political Union, she directed the creation of tapestries, banners and prints.

These diminutive devils fascinate because they seem to embody full emotions – from deep outrage to mild distemper, wild surprise to joyful and proud self-regard – with a measure of innocence. These “divers”, androgynous, and sometimes amphibious creatures are never bashful and are in full command of their moments. Their emotionality distinguishes them from the urbane and decadent illustrations of her contemporaries William Strang and Aubrey Beardsley. Like them, Wallace-Dunlop’s imagination did not peddle morality over passion, but unlike their works, Devils in Divers Shapes unapologetically revels in both soulful silliness and emotive energy.

Commentary by Joseph Lennon, Associate Dean, Emily C. Riley Director of Irish Studies and Professor of English at Villanova University. He has written two books – Irish Orientalism: A Literary and Intellectual History (2008) and Fell Hunger (2011). His current project focuses on the origins of the modern hunger strike.




Biografía

Marion Wallace-Dunlop was a portrait painter, figurative artist, illustrator and ardent feminist. While studying at the Slade School of Fine Art, recognition of her talent resulted in the commissioning, (in 1899), of two illustrated books: Fairies, Elves and Flower Babies y The Magic Fruit Garden. She exhibited with the Paris Salon, the RA (1903, 1905, 1906) and the RGI (1903).

Fiercely devoted to the fight for women’s rights, she dedicated much of her career, and life, to the suffrage movement. After joining the Women’s Social and Political Union in 1908 she was soon arrested for ‘obstruction’, and was the first suffragette to go on hunger strike while imprisoned in 1909. She also directed the creation of banners, tapestries and prints to call for women’s right to vote, particularly the ‘Women’s Coronation Procession’ in 1911.


All roads lead to PHM

29 May 2021

The boom in cycling last year saw more people than ever hopping on the saddle. We asked avid cyclist and People’s History Museum’s (PHM) Senior Visitor Services’ Callum White to share six tried and tested routes to PHM from around Greater Manchester.

Subscribe for email alerts

If you'd like to receive an email whenever we publish a new blog, just click below to subscribe.

Ideas Worth Exploring from People's History Museum

5 May 2020

Here’s a selection of events, activities, and resources to keep you connected with the museum – at home and online.

Marion Wallace Dunlop: History inspires success in Burnley

5 July 2019

#OnThisDay in 1909 suffragette Marion Wallace Dunlop went on hunger strike whilst imprisoned for militancy. She became one of the first and most well known to do so and her tactics were to inspire the likes of Ghandi.

We asked Lynne Blackburn, Director & Project Manager at Participation Works NW to share a recent project which saw a group of girls from Burnley inspired for their futures by struggles that women in the past faced.

The women of Peterloo

4 March 2019

To celebrate International Women’s Day, we’ve invited our former colleague and the National Trust’s new Programme Curator of National Public Programmes Helen Antrobus to blog for us.

Helen is a specialist in the history and collections relating to 20th century radical women from the women who marched at Peterloo, to the female Chartists those involved with the women’s suffrage movement, to the first female MPs, and shares with us her insight into the women at Peterloo.

Suffragette tea set on display at People’s History Museum

18 December 2018

To complement the public display of a suffragette tea set designed by Sylvia Pankhurst we asked Dr Alexandra Hughes-Johnson, suffrage historian and Women in the Humanities Research Co-ordinator at the University of Oxford, for the story of its former owner, suffragette Rose Lamartine Yates (1875-1954).

Until recently Rose Lamartine Yates has remained a relatively unknown figure in the history of the women’s suffrage movement and despite attempts by historians Elizabeth Crawford, Gillian Hawtin and Gail Cameron to shed light onto Rose’s suffrage career, she is often still remembered for her friendship with the Emily Wilding Davison and her role as the first guard of honour to her coffin at Emily’s funeral on the 14 June 1913.

Subscribe for email alerts

If you'd like to receive an email whenever we publish a new blog, just click below to subscribe.