10 cambios culturales clave en la Gran Bretaña de los sesenta

10 cambios culturales clave en la Gran Bretaña de los sesenta

La década de 1960 fue una década de cambios en Gran Bretaña.

Los cambios en la ley, la política y los medios de comunicación reflejaron un nuevo individualismo y un creciente apetito por vivir en una "sociedad permisiva" más liberal. La gente empezó a defender sus derechos, tanto civiles como laborales, y a expresarse de nuevas formas.

Aquí hay 10 formas en que Gran Bretaña cambió en la década de 1960.

1. Afluencia

En 1957, el primer ministro británico, Harold Macmillen, comentó en un discurso:

De hecho, seamos francos al respecto: a la mayoría de nuestra gente nunca le ha ido tan bien.

Vaya por el país, vaya a las ciudades industriales, vaya a las granjas y verá un estado de prosperidad como nunca lo hemos tenido en mi vida, ni tampoco en la historia de este país.

Esta idea de "nunca haberlo tenido tan bien" marcó una era de riqueza que muchos historiadores creen que impulsó el cambio social en la próxima década. Después de las dificultades económicas de la década de 1930 y la tensión masiva causada por la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña y muchas otras grandes economías industriales estaban resurgiendo.

Con este resurgimiento llegaron importantes productos de consumo que cambiaron los estilos de vida; Si bien podríamos dar por sentados los refrigeradores, las lavadoras y los teléfonos, su introducción en el hogar a gran escala desde finales de la década de 1950 en adelante tuvo un impacto importante en la vida cotidiana de las personas.

En términos de ingresos y gastos, en general, los británicos ganaron y gastaron más.

Entre 1959 y 1967, el número de ingresos por debajo de las 600 libras esterlinas (alrededor de 13.500 libras esterlinas en la actualidad) por año se redujo en un 40%. En promedio, las personas gastaban más en automóviles, entretenimiento y vacaciones.

2. Cambios en la ley y la "sociedad permisiva"

La década de 1960 fue una década importante en la liberalización de la ley, particularmente en relación con el comportamiento sexual.

En 1960, Penguin ganó un veredicto de "no culpable" contra la Corona, que había iniciado un proceso por obscenidad contra la novela de D. H. Lawrence, Amante de Lady Chatterley.

La fotografía de pasaporte de D.H. Lawrenece, el autor de "Lady Chatterley's Lover".

Fue visto como un momento decisivo en la liberalización de las publicaciones, ya que el libro llegó a vender 3 millones de copias.

La década vio dos hitos importantes para la liberación sexual de la mujer. En 1961, la píldora anticonceptiva se puso a disposición en el NHS, y el Ley de aborto de 1967 legalizó la interrupción de los embarazos de menos de 28 semanas.

Otro cambio significativo fue el Ley de delitos sexuales (1967), que despenalizó la actividad homosexual entre dos hombres mayores de 21 años.

También hubo liberalización de las leyes que afectan a la prostitución (Ley de delitos sexuales, 1956) y divorcio (Ley de reforma del divorcio, 1956), mientras que la pena capital fue abolida en 1969.

3. Aumento de la secularización

Con un aumento de la riqueza, el tiempo libre y los hábitos de visualización de los medios, las poblaciones de la sociedad occidental comenzaron a perder su religión. Esto se puede sentir en la disminución del número de personas que practican costumbres y prácticas religiosas.

Por ejemplo, entre 1963-69, las confirmaciones anglicanas per cápita se redujeron en un 32%, mientras que las ordenaciones cayeron en un 25%. La membresía metodista también se redujo en un 24%.

Algunos historiadores han visto 1963 como un punto de inflexión cultural, apuntando hacia una "revolución sexual" alentada por la introducción de la píldora y el escándalo Profumo (ver el número 6 de esta lista).

4. El crecimiento de los medios de comunicación

La Gran Bretaña de la posguerra inmediata vio solo 25.000 casas con televisión. En 1961, este número había aumentado al 75% de todos los hogares y en 1971 era del 91%.

En 1964 la BBC lanzó su segundo canal, el mismo año en que Top of the Pops comenzó a transmitir y en 1966 más de 32 millones de personas vieron a Inglaterra ganar la Copa del Mundo de fútbol. En 1967, la BBC2 transmitió la primera transmisión en color: el torneo de tenis de Wimbledon.

La victoria de Inglaterra en la Copa Mundial de Fútbol de 1966 se vio en televisores de toda Gran Bretaña.

Durante la década, el número de licencias de televisión en color aumentó de 275.000 a 12 millones.

Además de la televisión masiva, la década de 1960 vio grandes cambios en la radio. En 1964, una estación de radio sin licencia llamada Radio Caroline comenzó a transmitir en Gran Bretaña.

A finales de año, las ondas de radio estaban llenas de otras estaciones sin licencia, principalmente transmitiendo desde el mar. El público se sintió atraído por los jóvenes disc jockeys de espíritu libre que tocaron éxitos del "Top 40". Desafortunadamente para los oyentes, estas estaciones fueron prohibidas en 1967.

James Rogers visita Esbjerg en Dinamarca para explorar la historia del Muro Atlántico de Hitler.

Ver ahora

Sin embargo, el 30 de septiembre del mismo año, BBC Radio realizó algunos cambios importantes. BBC Radio 1 se lanzó como una estación de música "pop". BBC Radio 2 (rebautizada como BBC Light Program) comenzó a transmitir entretenimiento de fácil escucha. BBC Third Program y BBC Music Program se fusionaron para crear BBC Radio 3 y BBC Home Service se convirtió en BBC Radio 4.

Casi todos los hogares en Gran Bretaña poseían una radio durante la década de 1960 y con eso llegó la difusión de noticias y música.

5. La música y la invasión británica

La música británica cambió significativamente, con la introducción generalizada del rock and roll y la creación del mercado pop.

Los Beatles definieron la música británica en la década de 1960. Tanto Gran Bretaña como Estados Unidos fueron arrastrados por la "Beatlemanía". Con su formación en 1960 y su ruptura en 1970, los Beatles cierran la revolución musical de la década de 1960.

En agosto de 1964, los Beatles habían vendido alrededor de 80 millones de discos en todo el mundo.

The Beatles en el programa de Ed Sullivan, febrero de 1964.

Los Beatles eran solo una parte de la “invasión británica”: bandas como los Rolling Stones, The Kinks, The Who y The Animals se estaban volviendo populares en los Estados Unidos.

Estas bandas encabezaron las listas de éxitos a ambos lados del Atlántico y aparecieron en programas de entrevistas populares como el Ed Sullivan Show. Fue una de las primeras veces que la música británica dejó su huella en Estados Unidos.

The Kinks en 1966.

5. La decadencia de "el establecimiento"

En 1963, el ministro de Guerra, John Profumo, negó haber tenido una aventura con Christine Keeler, una joven aspirante a modelo. Aunque Profumo admitió más tarde que había mentido a la Cámara de los Comunes sobre el asunto y renunció a su cargo, el daño ya estaba hecho.

Christine Keeler acudió a los tribunales en septiembre de 1963.

Como resultado, el público perdió cierto grado de confianza en el establecimiento y, por extensión, en el gobierno. Harold Macmillan, el primer ministro conservador, renunció a su cargo en octubre de 1964.

Con el auge de los medios de comunicación y la televisión, la gente comenzó a mantener el establecimiento en un estándar más alto. La vida personal de los políticos estaba bajo escrutinio como nunca antes.

Profumo y Keeler se embarcaron en su romance ilícito después de su reunión en Cliveden House, que pertenecía a Lord Astor.

Más tarde se reveló que la esposa de Harold Macmillan estaba teniendo una aventura con Lord Robert Boothby.

La revista de noticias satírica Private Eye se publicó por primera vez en 1961, mientras que el comediante Peter Cook abrió el club de comedia The Establishment el mismo año. Ambos se dedicaron a satirizar a políticos y personas de aparente autoridad.

6. Victoria de los laboristas en las elecciones generales

En 1964, Harold Wilson se convirtió en el primer ministro más joven en 150 años, obteniendo una estrecha victoria sobre los conservadores. Este fue el primer gobierno laborista en 13 años, y con él vino una ola de cambio social.

El ministro del Interior, Roy Jenkins, introdujo una serie de cambios legales liberalizadores que redujeron el papel de los estados en la vida de las personas.. Se crearon plazas extra universitarias junto con escuelas politécnicas y técnicas. Más personas que nunca tuvieron acceso a una educación superior.

Aunque Harold Wilson trajo consigo una ola de cambio social, la economía sufrió y su gobierno fue rechazado en 1970.

El gobierno de Wilson también construyó más de un millón de casas nuevas e introdujo subsidios para personas de bajos ingresos, ayudándoles a comprar casas. Sin embargo, la economía sufrió con el gasto de Wilson y los laboristas fueron eliminados en 1970.

7. Contracultura y protesta

Con una creciente desconfianza en el establecimiento, surgió un nuevo movimiento. El término contracultura, acuñado por Theodore Roszak en 1969, se refiere al movimiento mundial que ganó impulso a medida que las cuestiones de los derechos civiles y de la mujer ocuparon un lugar central.

Dan habla con Peter Devitt del Museo de la RAF sobre los pilotos de la RAF del Caribe que lucharon en la Segunda Guerra Mundial y lo que algunos de ellos encontraron cuando regresaron a Gran Bretaña más tarde.

Escucha ahora

Las protestas se extendieron por todo el mundo durante la década de 1960 y la contracultura fue una fuerza impulsora detrás de ellas. Las protestas estudiantiles contra la guerra de Vietnam y las armas nucleares fueron especialmente populares.

En Londres, el metro del Reino Unido se originó en Ladbroke Grove y Notting Hill.

A menudo conectado con los estilos de vida "hippie" y "bohemio", el underground fue influenciado por escritores beatnik como William Burroughs y realizó conciertos benéficos donde tocaron bandas como Pink Floyd.

Carnaby Street hacia finales de la década. Era un centro de moda de los "Swinging Sesenta".

El underground también produjo sus propios periódicos, en particular Tiempos internacionales. El movimiento de la contracultura a menudo está relacionado con un consumo de drogas más abierto, en particular el cannabis y el LSD. Esto, a su vez, condujo a un auge de la música y la moda psicodélicas.

8. Moda

A lo largo de la década, la gente fue encontrando nuevas formas de expresarse.

Diseñadores como Mary Quant popularizaron nuevos estilos. Quant es famoso por "inventar" la minifalda y llevar la producción en masa de moda asequible al público.

Mary Quant en 1966. (Fuente de la imagen: Jac. De Nijs / CC0).

Los diseños más simples de Quant del "Ginger Group" estaban disponibles en 75 puntos de venta en el Reino Unido para aquellos con un salario más modesto. El 4 de febrero de 1962, sus diseños adornaron la portada del primer color Revista Sunday Times cubrir.

Además del auge de la minifalda, la década de 1960 vio a las mujeres vistiendo pantalones por primera vez.

Carnaby Street fue un centro de moda en la década de 1960.

Estilos como los jeans de tubo de drenaje y los pantalones capri fueron popularizados por figuras influyentes como Audrey Hepburn y Twiggy. Las mujeres se sintieron cada vez más cómodas afirmando su igualdad con los hombres.

10. Aumento de la inmigración

El 20 de abril de 1968, el diputado británico Enoch Powell pronunció un discurso en una reunión del Centro Político Conservador en Birmingham. El discurso criticó la inmigración masiva que Gran Bretaña había visto en los últimos años.

Enoch Powell pronunció su discurso "Ríos de sangre" en 1968. Fuente de la imagen: Allan warren / CC BY-SA 3.0.

Powell dijo:

Al mirar hacia adelante, me invade un presentimiento; como el romano, me parece ver "el río Tíber espumoso con mucha sangre".

El discurso de Powell refleja cómo tanto los políticos como el público consideraban la raza en la década de 1960.

El censo de 1961 encontró que el 5% de la población nació fuera del Reino Unido. Alrededor de 75.000 inmigrantes al año llegaban a Gran Bretaña a mediados de la década de 1960 y el hacinamiento se convirtió en un problema en muchas áreas. Los incidentes racistas eran parte de la vida cotidiana: las tiendas colocaban carteles que negaban la entrada a los inmigrantes.

Un suave agente secreto y personaje de ficción convertido en un nombre familiar y una franquicia multimillonaria: todos conocemos a James Bond. Pero, ¿qué pasa con el hombre detrás de él? En este episodio, escuche sobre las personas y los lugares que inspiraron a Ian Fleming mientras escribía las historias de 007. El profesor Klaus Dodds investiga geopolítica y seguridad, estudios sobre el hielo y la gobernanza internacional de la Antártida y el Ártico en Royal Holloway, pero también un experto en Fleming y Bond. Escuche mientras habla de la influencia de la infancia de Fleming, de sus experiencias durante la Segunda Guerra Mundial y de las hazañas de su familia.

Escucha ahora

Sin embargo, en parte debido a la introducción de la Ley de Relaciones Raciales de 1968, los inmigrantes de posguerra tenían más derechos que antes. La ley convirtió en ilegal negar vivienda, empleo o servicios públicos a una persona por motivos de color, raza u origen étnico.

La inmigración aumentó constantemente durante las próximas décadas y experimentó un auge en la década de 1990, creando la sociedad multicultural en la que vivimos hoy.


1. Alianzas estratégicas

Para los primeros grupos tribales anglosajones y británicos, el matrimonio se trataba de relaciones, pero no en el sentido moderno. Los anglosajones vieron el matrimonio como una herramienta estratégica para establecer lazos diplomáticos y comerciales, dice Stephanie Coontz, autora de Marriage, A History: How Love Conquered Marriage. "Usted estableció relaciones pacíficas, relaciones comerciales, obligaciones mutuas con otros al casarse con ellos", dice Coontz.

Todo esto cambió con la diferenciación de la riqueza. Los padres ya no se contentaban con casar a sus hijos solo con "cualquier persona de un grupo vecino". Querían casarlos con alguien tan rico y poderoso como ellos, dice Coontz. "Ese es el período en el que el matrimonio cambia y se convierte en un centro de intriga y traición".


Iconos de la moda de principios de los 60 y aposs

Emilio Pucci

El diseñador de la posguerra, Emilio Pucci, presentó los pantalones capri ajustados y la nueva ropa liviana que era perfecta para viajar. Su jersey de seda sin arrugas confeccionado en colores llamativos y combinaciones de colores vibrantes crearon un nuevo estilo informal con un atractivo juvenil.

Jackie Kennedy

La joven primera dama se presentó con un estilo natural pero sofisticado de una manera clásicamente simple. Mezclando la alta costura parisina y un estilo americano atlético y ventoso, Jackie Kennedy prefería las blusas con cuello barco, los pantalones y los vestidos sin mangas. Su atuendo formal perdió el aspecto quisquilloso del pasado, inclinándose hacia líneas limpias y colores brillantes.

Audrey Hepburn

Audrey Hepburn, la musa de Herbert de Givenchy, se convirtió en un ícono de la moda influyente hasta el día de hoy. Era alta y delgada, siguiendo una época en la que el ideal femenino era curvilíneo y robusto. Con sus zapatos planos y su postura de bailarina y apostal, creó una nueva apariencia juvenil sin ornamentos llamativos que se basaba en una gracia natural como se muestra en sus películas. Sabrina y Desayuno en Tiffany & aposs.

Captura de pantalla de & quot; Vacaciones en Roma & quot; dominio público de wikimedia commons

Twiggy

Twiggy, modelo de moda y musa de Mary Quant, se convirtió en una figura enormemente famosa a principios y mediados de los años sesenta. Delgada hasta el punto de la emaciación, su atractivo andrógino se convirtió en el retrato desgarbado y de ojos grandes de una chica moderna. Su cabello corto y juvenil y su maquillaje de ojos exagerado le dieron un aspecto único reconocible hasta el día de hoy.

Jean Shrimpton

Shrimpton fue nombrado Modelo del Año por Glamour revista en 1963 y era conocida por sus piernas largas, labios carnosos y cabello lacio con flequillo.


Diez cambios sociales importantes en los 50 años transcurridos desde Woodstock

Los jóvenes que se reunieron en el festival de música de Woodstock en agosto de 1969 personificaron los movimientos y cambios contraculturales que estaban ocurriendo en la sociedad estadounidense en ese momento. Un comentarista describió el evento de tres días como "una sociedad abierta y sin clases de música, sexo, drogas, amor y paz".

La exhibición & quotopen & quot de estas actividades en Woodstock fue un desafío directo a las opiniones sociales relativamente conservadoras de la época. Cincuenta años después, Gallup ofrece un resumen de las principales formas en que han cambiado las normas estadounidenses.

1. Ha disminuido el apego religioso

El apego de los estadounidenses a la religión se mantuvo estable en un alto nivel desde la década de 1950 hasta mediados de la de 1960, medido por el porcentaje de estadounidenses que decían que la religión era muy importante para ellos. Pero esto fue seguido por una fuerte caída en la religiosidad que abarca la era de Woodstock.

Gallup no midió la religiosidad en 1969, pero sus dos medidas que ponen entre paréntesis a Woodstock, tomadas en 1965 y 1978, muestran que este fue un período de fuerte declive. El porcentaje que describe la religión como muy importante para ellos cayó del 70% al 52%.

La membresía y la asistencia a la iglesia reportadas disminuyeron más gradualmente entre las décadas de 1960 y 1970, pero ambas cifras han caído vertiginosamente en los últimos 15 años.

2. La legalización de la marihuana ha ganado apoyo

A pesar del uso abierto de drogas en Woodstock, pasarían varias décadas antes de que los estadounidenses apoyaran la legalización de la marihuana. La cifra era del 12% en 1969, aumentando a solo el 16% en 1973 y al 28% en 1977. Sin embargo, el apoyo repuntó en la década de 2000, pasando del 31% en 2000 al 66% en 2018.

3. El matrimonio interracial ha ganado aceptación

Algunos de los cambios más transformadores desde la era de Woodstock se relacionan con la tolerancia racial, en particular el matrimonio interracial.

En 1968, el 20% de los estadounidenses dijeron que aprobaban el matrimonio entre negros y blancos. Esa cifra aumentó al 87% en 2013, la medida más reciente de Gallup. Sin embargo, como Gallup ha discutido anteriormente, la aceptación generalizada del matrimonio interracial tardó en llegar, y la aprobación de la mayoría se registró por primera vez en 1997.

4. La mayoría ahora piensa que los abortos en el primer trimestre deberían ser legales

En 1969, ante el hito de 1973 de la Corte Suprema Roe contra Wade decisión, que anuló las restricciones estatales sobre el aborto en el primer trimestre: el 40% de los estadounidenses estaba a favor de que fuera legal para las mujeres tener un aborto en cualquier momento durante los primeros tres meses ''. En 2018, el 60% de los estadounidenses pensaba que los abortos en Los primeros tres meses deberían ser legales.

Las opiniones de los estadounidenses sobre el aborto en determinadas circunstancias específicas no han cambiado tanto. Tanto en 1969 como en 2018, la mayoría de los adultos estadounidenses apoyaron el aborto legalizado cuando la salud de la madre estaría en peligro o cuando el niño nacería con problemas médicos graves.

5. Los estadounidenses están dispuestos a votar por una mujer para presidente

Las mujeres estaban comenzando a romper el techo de cristal de la educación superior en 1969, cuando Princeton y Yale admitieron mujeres por primera vez. Varias otras escuelas de la Ivy League no siguieron su ejemplo durante años.

Este es el contexto cultural dentro del cual apenas la mitad de los estadounidenses en 1969 dijeron que apoyarían al candidato de su partido para ser una "persona generalmente bien calificada para presidente" si ese candidato fuera una mujer, aunque eso en sí mismo fue una mejora del 33% en 1937. Hoy en día, los estadounidenses expresaron que su disposición a apoyar a una mujer para la presidencia es casi universal, con un 94%.

6. Ha aumentado la voluntad de votar por un presidente negro

Dos tercios de los estadounidenses en 1969 (66%) dijeron que estaban dispuestos a votar por un candidato presidencial negro, más en ese momento de los que dijeron que votarían por una mujer. Hoy, una década después de que el primer presidente negro asumiera el cargo en los EE. UU. Y dos décadas después de que la cifra superó por primera vez el 90%, el sentimiento es casi universal, con un 96%.

7. Los estadounidenses ahora prefieren un tamaño de familia más pequeño

Varios movimientos políticos de la década de 1960 (la demanda de derechos reproductivos, la demanda de igualdad de las mujeres y la preocupación por el crecimiento de la población mundial) pueden haber contribuido a una disminución de la preferencia de los estadounidenses por las familias numerosas entre finales de la década de 1960 y principios de la de 1970. , que abarca Woodstock.

En 1967, siete de cada 10 estadounidenses dijeron que lo ideal era tener tres o más hijos por familia. En la siguiente medida de Gallup en 1971, esa cifra había caído al 52%, y en 1977 estaba en el 36%. Después de tocar fondo en el 28% en años posteriores, la preferencia de los estadounidenses por las familias numerosas ha aumentado desde entonces al 41%, pero aún no está en el nivel que tenía antes de Woodstock.

8. El sexo prematrimonial ya no es un tabú

La expectativa de que las parejas esperen hasta el matrimonio para consumar su relación puede haber estado tan arraigada en las normas sociales de EE. UU. Que Gallup no realizó una encuesta sobre el tema hasta 1973. Incluso entonces, menos de la mitad de los estadounidenses (43%) apoyaba el sexo prematrimonial, diciendo que era no Está mal que la gente tenga "relaciones sexuales antes del matrimonio". Hoy en día, esa cifra es del 71%.

9. Las tareas domésticas ya no son la vocación preferida de las mujeres

En 1974, cinco años después de Woodstock, la mayoría de las mujeres estadounidenses (60%) dijo en una encuesta realizada por la Organización Roper que, si se les diera una opción, preferirían "quedarse en casa y cuidar de la casa y de la familia" que "tener un trabajo fuera de casa". el hogar ''. Las actualizaciones de Roper a finales de esa década encontraron que las mujeres estaban más divididas sobre la cuestión. Hace tres años, Gallup descubrió que una ligera mayoría de mujeres prefería trabajar fuera de casa.

10. El apoyo a los derechos de los homosexuales se generaliza

Gallup no tiene medidas de apoyo a los derechos de los homosexuales desde la década de 1960; la primera medida fue en 1977. Pero desde entonces, ha habido un cambio radical en las opiniones de los estadounidenses sobre el tema, lo que sin duda refleja un cambio aún mayor desde el caso de Woodstock. era.

El porcentaje de estadounidenses que dicen que las relaciones de homosexuales o lesbianas entre adultos que consientan deberían ser legales ha aumentado del 43% en 1977 al 73% en la actualidad.

Línea de fondo

Woodstock no fue tanto un catalizador del cambio como una señal de que se avecinaba. La guerra de Vietnam, los movimientos de mujeres y derechos civiles, el movimiento ambientalista, los avances médicos en el control de la natalidad y la proliferación de la televisión doméstica son solo algunos de los factores que contribuyeron al cambio social en la década de 1960. Woodstock fue, sin embargo, sintomático de grandes cambios sociales bajo los pies.

Las tendencias de Gallup indican que en 1969 la mayoría de los estadounidenses eran muy religiosos, desaprobaban el sexo prematrimonial y desaprobaban el matrimonio interracial. La mitad se opuso a los abortos en el primer trimestre, y muchos probablemente pensaron que las relaciones homosexuales deberían ser ilegales. Además, el prejuicio contra las mujeres y los negros que podrían postularse para la presidencia era generalizado, y la mayoría de las mujeres preferían ser amas de casa en lugar de trabajar fuera del hogar.

Desde entonces, las posturas de los estadounidenses han cambiado sobre todos estos asuntos, en algunos casos de manera notable. Sin embargo, a excepción de la disminución de la religiosidad y la preferencia por familias más pequeñas, estos cambios no ocurrieron abruptamente después de Woodstock, sino que evolucionaron durante varias décadas.

En retrospectiva, el cambio social puede haber sido inevitable desde una perspectiva generacional, ya que los jóvenes de Woodstock son ahora la cohorte más joven de personas mayores, lo que significa que la mayor parte de la sociedad estadounidense actual está compuesta por la generación de Woodstock y su progenie.


La historia del vino en Gran Bretaña es la historia de las bebedoras

“Los espacios para beber siempre excluían a las mujeres, hasta hace relativamente poco tiempo”, me dijo Clare Herrick, geógrafa del King's College de Londres. También existía la idea de que "las mujeres deberían beber jerez dulce, o tomar media pinta, no una pinta". Esto, sostiene, se debió al temor de que las mujeres se volvieran más masculinas que los hombres, compitieran con los hombres y bebieran las mismas bebidas que los hombres. Recuerdo haber experimentado el final de esta cultura cuando pedía cervezas cuando era estudiante. El camarero sacó una pinta para mi amigo y luego alcanzó, sin preguntar, media pinta para mí.

"Se necesita una chica atrevida para pedir una Guinness", dice este anuncio de la década de 1970 (Crédito: Heritage Image Partnership Ltd / Alamy Stock Photo)

Hoy en día, se da por sentado que una mujer puede entrar en un pub y pedir lo que quiera. Es en gran parte el resultado del profundo cambio en la situación económica y social de la mujer durante el último medio siglo. También es una gran parte de por qué mi generación bebía tanto. El consumo de alcohol por parte de las mujeres casi se duplicó en las tres décadas previas al Peak Booze, un cambio que fue uno de los "impulsores clave" del aumento del consumo en el Reino Unido.

La ola rave

La década de 1980 fue una época inusual para la industria de las bebidas. Después de 30 años de aumentos casi continuos, el consumo de alcohol en los británicos prácticamente se estabilizó entre 1980 y 1995; la sed de la nación fue frenada, quizás, por el alto desempleo que se apoderó del país. Pero la industria del alcohol no había hecho una pausa. Se estaba preparando para apuntar a una nueva generación de bebedores y continuaría transformando los lugares en los que bebían los británicos. Estos cambios prepararían el escenario para uno de los aumentos más rápidos en el consumo de alcohol observados en el último siglo.

Una de las iniciativas de la industria fue la introducción de una nueva categoría de bebida: una bebida con orígenes en una cultura que alguna vez representó una amenaza para las empresas de bebidas alcohólicas.

A medida que las discotecas se hicieron populares en la década de 1980, la asistencia a los bares disminuyó y el consumo de alcohol se estabilizó (Crédito: Maciej Dakowicz / Alamy Stock Photo)

La cultura rave fue parte de la adolescencia de mi generación, incluso si lo más cerca que estuvimos algunos de nosotros fue comprar brazaletes que brillan en la oscuridad y camisetas con caritas sonrientes. Todavía recuerdo el éxito número uno de Shamen, con su coro "Es are good". Mis amigos y yo cantamos juntos, aunque no lo supiéramos por nosotros mismos.

Pero no habría habido muchos emoticonos en las salas de juntas de las compañías de alcohol: los ravers no querían cerveza cuando tenían éxtasis. Esa es probablemente una de las razones por las que la asistencia a los bares cayó un 11% entre 1987 y 1992. Sin embargo, la solución de la industria no tardó en llegar. Comenzó cuando el gobierno utilizó una nueva legislación para obligar a los emprendedores delirantes a adoptar lo que el consultor de políticas de alcohol Phil Hadfield llama una opción dura: "trabajar dentro del sistema ... o ser cerrado". Algunos eligieron la última opción, pero los más exitosos comenzaron en lugares de baile bajo techo con licencia, como el Ministerio de Sonido en Londres.


Hechos sobre Liverpool en la década de 1960 3: John Lennon

Uno de los famosos nacidos en Liverpool es John Lennon. Fue el miembro de The Beatles que saltó a la fama a principios de la década de 1960. Lennon nació el 9 de octubre de 1940 durante un ataque aéreo.

Hechos sobre Liverpool en la década de 1960 4: el proyecto de restauración

El proyecto de restauración se llevó a cabo en la década de 1960 después de la guerra. La gente comenzó a reconstruir el Seaforth Dock. El proyecto fue considerado como el más grande del país. Además, las urbanizaciones se construyeron masivamente en Liverpool.

Liverpool en la década de 1960 Hechos


Moda en 1964

Coco Chanel con un lazo para el pelo

Los fabricantes de vestidos se subieron rápidamente al tren y crearon vestidos de noche con la parte superior transparente con solo la capa más endeble de red de color carne utilizada para un corpiño.

El traje de baño en topless creó todo tipo de problemas. Una mujer en Chicago fue arrestada por usarlo en público. Durante todo el verano, se publicaron comentarios sobre el controvertido diseño en todo el mundo.

& # 8220Feminine & # 8221 fue quizás la palabra con más exceso de trabajo en la moda vernácula de 1964 & # 8217. Se refirió a faldas colgantes hasta la rodilla, corpiños ajustados, volantes, pliegues, un renacimiento del encaje y el regreso del lazo para el cabello como el accesorio de peinado para mujeres de todas las edades. & # 8220Coco & # 8221 Chanel fue responsable del resurgimiento del moño.

La industria cosmética reflejaba el aspecto frágil y femenino que se había puesto de moda. Los lápices labiales pálidos y el esmalte de uñas reemplazaron los tonos vívidos por el buscado look natural. El cabello ya no era rizado, sino simplemente ondulado para seguir el contorno de la cabeza. Los flequillos de cepillado de cejas se convirtieron en la marca registrada de los jóvenes, junto con los lazos para el cabello que trabajan adelante, atrás y fuera del centro. Las chicas con el pelo demasiado rizado asediaron a las peluquerías conocidas por las técnicas de alisado & # 8212 una sesión química que costaba alrededor de 40 dólares.

Las medias texturizadas fueron muy populares en 1964. El invierno también vio el resurgimiento de faldas más amplias, cabezas más pequeñas y peinadas bajo sombreros ajustados y el regreso del vestido de fiesta.

Para los hombres, el acento estaba en la apariencia juvenil. Los colores de los trajes eran más claros y brillantes. Los abrigos de traje y las chaquetas deportivas eran más cortos, con solapas más anchas. Los pantalones a menudo se desabrocharon. Apareció una raya más ancha en las camisas y las rayas eran populares en los suéteres.


Historia de la clase trabajadora

Emma Griffin traza el surgimiento de la posguerra de la historia de la clase trabajadora como una disciplina académica y argumenta que, gracias a los portadores de la antorcha, la razón fundamental para ello se ha desvanecido.

Cuando la historia surgió como una disciplina académica en las universidades británicas a finales del siglo XIX, rara vez se centró en la gente de la clase trabajadora. La historia trataba de lo grande y lo bueno, de reyes, reinas, arzobispos y diplomáticos. Los historiadores estudiaron reinados, constituciones, parlamentos, guerras y religión. Aunque algunos historiadores se desviaron inevitablemente de la corriente principal, rara vez organizaron sus ideas en torno al concepto de "clase trabajadora". Por ejemplo, Ivy Pinchbeck's Las trabajadoras y la revolución industrial, 1750-1850 (1930) y, con Margaret Hewitt, Niños en la sociedad inglesa (1969) ciertamente presagió las preocupaciones de una generación posterior de historiadores sociales, pero tomó como tema a las "mujeres" y los "niños", en lugar de la "clase trabajadora".

Esto cambió con el surgimiento del movimiento de historia social en la segunda mitad del siglo XX. Al final de la Segunda Guerra Mundial y, más o menos una década después, a medida que las universidades se expandieron, la competencia del historiador se amplió enormemente. Los sujetos pobres y marginados, como las mujeres trabajadoras y los niños huérfanos que había estudiado Pinchbeck, se movieron rápidamente de los márgenes intelectuales a la corriente principal. El movimiento de historia social recién formado se dividió en numerosas ramas: historia negra, estudios subalternos, historia de la mujer, historia urbana, historia rural, etc. Pronto, la historia de la clase trabajadora también emergió como una especialidad histórica distinta. El Grupo de Historia del Partido Comunista (fundado en 1946) y la Sociedad para el Estudio de la Historia del Trabajo (1960) consolidaron juntos su lugar en las universidades. El movimiento del Taller de Historia, establecido a fines de la década de 1960 con un mandato un poco más amplio, proporcionó una plataforma importante para el estudio de la gente común. Ahora los historiadores de la clase trabajadora disfrutaban de todas las trampas de una subdisciplina académica moderna, con sus propias sociedades, conferencias anuales y revistas.

La causa de esta incipiente hebra histórica avanzó enormemente a través de la asociación con algunos de los principales eruditos de la época, incluidos los miembros del Grupo de Historia del Partido Comunista Christopher Hill, Eric Hobsbawm, Raphael Samuel y E. P. Thompson. Estos cuatro también formaron parte del grupo que fundó la revista. Pasado y presente, ahora ampliamente considerado como una de las revistas históricas más importantes que se publican en Gran Bretaña en la actualidad. Monumental de Thompson La formación de la clase trabajadora inglesa (1963) fue posiblemente la contribución más significativa a la historia de la clase trabajadora, pero es fácil olvidar que él era solo una parte de una comunidad más grande de académicos con un interés compartido en el surgimiento y las experiencias de la clase trabajadora en ese momento. de la Revolución Industrial Británica.

Gran parte de los primeros trabajos de Hobsbawm se dedicó a explicar la ausencia de una revolución obrera en Gran Bretaña. Hizo su entrada en el mundo académico con los influyentes ensayos "General Labor Unions in Britain, 1889-1914" (1949) y "The Tramping Artisan" (1951) en el Revisión de la historia económica "Los rompe-máquinas" en Pasado y presente (1952) y "La aristocracia laboral en la Gran Bretaña del siglo XIX", que apareció en John Saville, Democracia y movimiento obrero: ensayos en honor a Doña Torr (1954). Al igual que Thompson, era parte de una comunidad mucho más grande de académicos interesados ​​en la clase trabajadora. Las intervenciones de Hobsbawm sobre el "debate sobre el nivel de vida" en Revisión de la historia económica a finales de los años cincuenta y sesenta sólo alcanzó tal prominencia porque la cuestión de qué le sucedió a la clase trabajadora durante la Revolución Industrial fue una cuestión de enorme interés académico en esos años.

La historia de la clase trabajadora no despierta las pasiones que alguna vez lo hizo y, aunque los historiadores continúan cuestionando qué pasó con los trabajadores durante la Revolución Industrial, en su mayor parte lo hacen sin la virulencia que caracterizó el debate en la década de 1960. Hay un número de razones para esto. An important essay by Gareth Stedman Jones, ‘Rethinking Chartism’, published in his Languages of Class: Studies in English Working-Class History, 1832-1982 (1983), caused scholars to question a core working assumption of historians of the working class, namely whether such a thing as a ‘working class’ actually existed. Stedman Jones asked, what if the emergence of this term was a linguistic and rhetorical development rather than a reflection of a new social reality? This incendiary suggestion struck at the core of the Marxist account of class that had long underpinned working-class history. For a number of years afterwards, historians were distracted by debating whether or not the working class actually existed, rather than thinking about what happened to those working people during the Industrial Revolution (a debate played out at length in the pages of the journal Social History in the 1990s). At the same time, the 1980s saw a waning of the initial energy and enthusiasm of the social history movement and a shift towards a much more apolitical style of writing. Impassioned, angry scholarship and the figure of the activist-cum-scholar were becoming increasingly rare across the profession.

Working-class history as originally established has not disappeared completely. The Society for the Study of Labour History and History Workshop movement still exist, as does the successor to the Communist Party History Group, the Socialist History Society. All three publish journals and remain committed to the study of the working class broadly conceived. Nonetheless, most historians studying working people in 19th- and 20th-century Britain do not publish under the working-class history banner. Much of the work published today with working people as its focus takes a quantitative form and comes from practitioners who consider themselves to be economic historians rather than working-class ones. Others find an intellectual home in the broader traditions of social and cultural history, which illustrate the diverse interests of historians of the working class today, such as Andrew August’s The British Working Class, 1832-1940 (2007) Julie-Marie Strange’s Fatherhood, Attachment and the British Working Class, c.1871-1914 (2013) and Selina Todd’s The People: The Rise and Fall of the Working Class, 1910-2010 (2014). My own Liberty’s Dawn: A People’s History of the Industrial Revolution (2013) looked at hundreds of autobiographies written by working people to reconsider the question of what happened to them during the Industrial Revolution, but framed the research around questions of experience, family and culture rather than ‘class’. In this respect, ‘working-class history’ has shared the fate of many of the other branches that splintered from the social history tree in the 1960s. Thanks to their efforts, we no longer need to justify our interest in marginalised groups. Now that the working class has been firmly established as a legitimate topic for serious academic enquiry, the rationale for being a separate sub-discipline has simply ebbed away.

Emma Griffin is Professor of History at the University of East Anglia. She is writing a history of working-class life during the Industrial Revolution for Yale.


Cost of Living 1960

1960 The cold war continued to become colder as the two sides distrusted the other more and tried to influence other parts of the world. John Kennedy and Lyndon Johnson won the Presidency with one of the smallest margins in history ( 113,000 votes ) out of 68.3 million. The sexual revolution of the 60's had begun with the use of birth control pills and Hugh Hefner opening the first of his Playboy clubs in Chicago. The "Flintstones" is shown on television for the first time and movies this year include "The Magnificent Seven" and "Psycho" . Notable technical achievements include the invention of the Laser and a Heart Pacemaker. France tests its first atomic bomb and joins those countries with nuclear bomb technology. Notable names that appear in the limelight that year include "Cassius Clay" and "Sir Francis Chichester" . The US sends the first troops to Vietnam following the French withdrawal in 1954 in the fight against communist North Vietnam.


Ver el vídeo: La Segunda Guerra Mundial en 17 minutos