Los descubrimientos muestran que Galilea y Jerusalén son mucho más antiguas de lo que se creía

Los descubrimientos muestran que Galilea y Jerusalén son mucho más antiguas de lo que se creía

Los descubrimientos relacionados con dos de los sitios arqueológicos más importantes de Israel, Galilea y Jerusalén, sugieren que los sitios son mucho más antiguos de lo que comúnmente se cree. Equipos de arqueólogos han encontrado una aldea gigante de hace 12.000 años en Galilea y un antiguo asentamiento de 7.000 años en Jerusalén.

Hasta ahora, se pensaba que los asentamientos más antiguos de esta parte del mundo estaban ubicados en Jericó, que datan de hace 11.000 años (c. 9.000 aC). En el caso de Jerusalén, anteriormente se creía que el asentamiento más antiguo proviene de c. 5000 antes de Cristo. En cuanto a Galilea, en 2015 los arqueólogos descubrieron semillas de habas que datan de hace entre 10.125 y 10.200 años. Los hallazgos recientemente anunciados están cambiando la historia de esta área.

Jerusalén es al menos 2000 años mayor

La Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) anunció el 17 de febrero de 2016 el descubrimiento de los restos más antiguos conocidos de un antiguo asentamiento en el sitio de la actual Jerusalén, que se remonta a unos 7.000 años. Esto significa que el inicio de una de las ciudades más importantes del mundo se remonta a la época del Calcolítico, también conocida como Edad del Cobre.

El Dr. Omri Barzilai, jefe de la Rama de Prehistoria de la IAA, declaró que este hallazgo es la prueba más antigua de asentamientos humanos en el área de Jerusalén. Se sabía antes que Galilea, Goland y Negev existieron durante el período Calcolítico, pero no se sabía que Jerusalén también era un sitio importante en ese momento. Se pensaba que existían algunos asentamientos en las colinas de Judea y Jerusalén, pero se creía que eran muy escasos.

Excavaciones arqueológicas realizadas en el sitio del norte de Jerusalén. (Autoridad de Antigüedades de Israel)

Según Newsweek Europe, las excavaciones desenterraron dos casas con restos y pisos bien conservados. Las casas contenían varias instalaciones, así como vasijas de cerámica, herramientas de pedernal y un cuenco de basalto.

  • Cueva de Sedequías: la gruta secreta de Jerusalén
  • El cincel de 2.000 años encontrado en el Muro Occidental pudo haber sido utilizado en su construcción
  • Arqueólogos encuentran tablilla de maldición mágica antigua en Jerusalén

Ronit Lupo, director de excavaciones de la IAA en el sitio, dice que el descubrimiento, que incluye estructuras arquitectónicas complicadas y una gama de herramientas diferentes, apunta a un asentamiento próspero. El sitio también arrojó huesos de animales, lo que brindará más información sobre la dieta y los hábitos económicos de las personas que vivían allí.

Hacha y hojas de pedernal pulido y una cuenta de piedra preciosa descubierta en la excavación en Jerusalén. (Assaf Peretz, Autoridad de Antigüedades de Israel )

Muchos de los artefactos descubiertos recientemente están arrojando nueva luz sobre el pasado de Jerusalén. Lupo le dijo al Times of Israel:

“Este descubrimiento representa una adición muy significativa a nuestra investigación de la ciudad y sus alrededores. Además de la cerámica, los fascinantes hallazgos de sílex dan testimonio del sustento de la población local en tiempos prehistóricos: pequeñas hojas de hoz para cosechar cereales, cinceles y hachas pulidas para la construcción, barrenadores y punzones, e incluso una cuenta hecha de cornalina (una piedra preciosa ), lo que indica que las joyas fueron hechas o importadas. Las herramientas de molienda, los morteros y las manos, como el cuenco de basalto, dan fe de las habilidades tecnológicas, así como de los tipos de artesanías que se practican en la comunidad local ”.

Cuenco de basalto que data de hace 7.000 años, encontrado durante excavaciones arqueológicas en el barrio de Shuafat, al norte de Jerusalén. (Autoridad de Antigüedades de Israel)

Un pueblo prehistórico en Galilea

La investigación publicada el 16 de febrero de 2016 sugiere que la historia de Galilea también es mucho más antigua de lo que se creía. La evidencia de un pasado más largo viene en forma de un pueblo prehistórico de tamaño impresionante que data de hace 12.000 años, que fue descubierto por el Mar de Galilea.

Ubicación del sitio Nahal Ein Gev II (NEG II) de 12.000 años de antigüedad en el Levante Sur. (Grosman y col.)

Este hallazgo tiene otras repercusiones, ya que demuestra que la teoría que afirma que las personas en el Levante habían vuelto a una existencia nómada de caza y recolección debido al estrés climático en el período natufiense tardío (12.500 a. C. - alrededor de 9.500 a. C.) es falsa.

  • Misteriosa estructura hecha por el hombre encontrada en el mar de Galilea deja perplejos a los científicos
  • Arqueólogos descubren un puesto de avanzada de la Legión Romana de 2.000 años que controlaba los levantamientos judíos
  • Los científicos descubren la evidencia más antigua conocida de cultivo de plantas en el Levante

Haaretz informa que el sitio descubierto por el equipo arqueológico de la Universidad Hebrea encabezado por Leore Grosman, desenterró la gran aldea junto al Mar de Galilea. Su descubrimiento es una prueba de que al menos algunas personas permanecieron asentadas durante ese tiempo. Además, se estima que al menos 100 personas vivían en el área de 1.200 metros cuadrados (tres acres).

El sitio NEG II en el Valle del Jordán donde arqueólogos de la Universidad Hebrea han descubierto los restos de un asentamiento de 12.000 años. (Austin (Chad) Hill / Leore Grosman)

Grosman sugiere que es posible que el frío de Dryas se haya saltado por completo esta región del Valle del Jordán (parte del Gran Valle del Rift). Esto puede explicar por qué las personas que vivían en la aldea se quedaron.

“Hay un modelo que afirma que lo que empujó a la gente a la agricultura fue la crisis climática y los académicos intentaron hacer coincidir los gráficos de lluvia con el cambio cultural. Pero al menos en el Rift africano, no parece que haya tanta angustia, y esto cambia un poco el panorama ”, dijo Grosman a Haaretz.

Algunos de los artefactos descubiertos en el sitio de NEG II: 1: Pieza perforada; 2-5: Objetos decorados; 6: espaciadores de piedra verde; 7: Cuenta de concha; 8-10: cuentas de disco; 10, 12-14: Preformas de cuentas de disco. )

En el papel, Una comunidad natufiense tardía junto al mar de Galilea publicado en la revista Plos ONE, Grosman explica que en general se pensaba que los natufianos tardíos eran una población en gran parte móvil que se enfrentaba a la reducción de recursos causada por el estrés climático. La nueva investigación proporciona otra cara de la historia.

Durante las excavaciones, los arqueólogos desenterraron un cementerio con restos humanos, que serán probados en un futuro próximo. Otros artefactos incluyen: huesos de animales, objetos de pedernal, conchas, cuentas y pequeñas piezas de arte.

Restos humanos encontrados en el sitio de NEG II por el Mar de Galilea . )

Entre los restos de animales se encuentran los huesos de un pez barra del Mar de Galilea. Grosman espera que algunos de los objetos perforados encontrados en el sitio puedan estar asociados con un conocimiento básico de la tecnología pesquera, tal vez como pesas para una red de pesca primitiva.

Imagen destacada: Excavaciones en el sitio NEG II en el valle del río Jordán ( Dr. Leore Grosman ) y el sitio en el norte de Jerusalén. ( Assaf Peretz, Autoridad de Antigüedades de Israel )


'Descubrimiento de Jesús': la arqueología de Jerusalén revela el nacimiento del cristianismo

En la mañana del martes 29 de junio de 2010, en las afueras de la Ciudad Vieja de Jerusalén, hicimos un descubrimiento arqueológico sin precedentes relacionado con Jesús y el cristianismo primitivo. Este descubrimiento aumenta significativamente nuestra comprensión de Jesús, sus primeros seguidores y el nacimiento del cristianismo. En este libro revelamos evidencia arqueológica confiable que está directamente relacionada con los primeros seguidores de Jesús, aquellos que lo conocieron personalmente y con el mismo Jesús. El descubrimiento proporciona la evidencia arqueológica más antigua de fe en la resurrección de Jesús de entre los muertos, el primer testimonio de un dicho de Jesús que es anterior incluso a la escritura de nuestros evangelios del Nuevo Testamento, y el ejemplo más antiguo de arte cristiano, todo encontrado en una tumba sellada. data del siglo I d.C.

Nos referimos a esta tumba como la tumba del Patio, ya que ahora se encuentra debajo de un patio de apartamentos, dos metros y medio debajo del sótano de un complejo de condominios. Tales yuxtaposiciones de modernidad y antigüedad no son inusuales en Jerusalén, donde la construcción a menudo debe detenerse para rescatar y excavar tumbas de la antigüedad. La tumba del Patio fue descubierta por primera vez por obras de construcción en 1981 en East Talpiot, un suburbio de Jerusalén a menos de dos millas al sur de la Ciudad Vieja.

Nuestros descubrimientos también proporcionan una nueva evidencia preciosa para evaluar la tumba de Jesús, hijo de José, descubierto un año antes, que fue noticia internacional en 2007. Nos referimos a esta tumba de 1980 como la tumba del Jardín, ya que ahora está situada debajo de un área de jardín en el mismo complejo de condominios. Estas dos tumbas, ambas que datan de la época de Jesús, están a menos de doscientos pies de distancia. Junto con una tercera tumba cercana que, lamentablemente, fue destruida por las explosiones de la construcción, estas tumbas formaron un grupo y muy probablemente pertenecían al mismo clan o familia extendida. Cualquier interpretación de una tumba debe hacerse a la luz de la otra. Como resultado, creemos que se puede argumentar de manera convincente que la tumba del Jardín es la de Jesús de Nazaret y su familia. En este libro, argumentamos que ambas tumbas probablemente estén ubicadas en la finca rural de José de Arimatea, el miembro rico del Sanedrín que, según los cuatro evangelios del Nuevo Testamento, se hizo cargo oficial del entierro de Jesús.

¿Quién era José de Arimatea y cómo entró en el cuadro histórico? El descubrimiento de Jesús explora las respuestas a esta y una serie de preguntas relacionadas. Los recientes descubrimientos en la tumba del Patio ponen la controversia sobre la tumba de la familia Jesús bajo una nueva luz. Ahora tenemos nueva evidencia arqueológica, literalmente escrita en piedra, que puede guiarnos para comprender adecuadamente lo que los primeros seguidores de Jesús querían decir con su fe en la resurrección de Jesús de entre los muertos, con sus restos terrenales, y los de su familia, enterrados pacíficamente justo. yardas de distancia. Esto puede parecer una contradicción, pero solo porque ciertas tradiciones teológicas con respecto al significado de la resurrección de los muertos han nublado nuestra comprensión de lo que Jesús y sus primeros seguidores realmente creían. Cuando juntamos los textos de los evangelios con esta evidencia arqueológica, los resultados son sorprendentemente consistentes y resisten estándares rigurosos de evidencia histórica.

Acceder a la tumba sellada del Patio fue un desafío tremendo. El desafío tecnológico por sí solo era abrumador. Nuestro único acceso a esta tumba era a través de una serie de perforaciones de veinte centímetros en el piso del sótano del condominio. Ni siquiera estábamos seguros de que estas sondas se abrirían en la tumba. Literalmente, solo nos sobraron centímetros. La investigación de la tumba requirió obtener acuerdos de los propietarios del edificio sobre la tumba, la Autoridad de Antigüedades de Israel, que controla el permiso para realizar cualquier trabajo arqueológico en Israel, la policía de Jerusalén, cuya tarea es mantener la paz y evitar incitaciones a los disturbios y los Heredim. , las autoridades ultraortodoxas cuya misión es proteger todas las tumbas judías, antiguas o modernas, de cualquier tipo de disturbio. Ninguna de estas partes tenía una motivación especial para ayudarnos y, por diversas razones, no estaban de acuerdo entre sí sobre sus propios intereses. Cualquiera de ellos podría habernos detenido en cualquier punto del camino, y hubo muchos momentos de ansiedad en los que pensamos que la exploración nunca sucedería. Al final, pudimos persuadir a cada grupo para que apoyara la excavación. Que lo hayamos logrado es más que un pequeño milagro. Al mismo tiempo, no teníamos evidencia de que nuestra exploración de esta tumba, si fuera posible, arrojaría algo de importancia. Pero ambos estuvimos de acuerdo en que era una apuesta que valía la pena correr.

En muchos puntos parecía probable que toda la operación colapsara. Seguimos adelante, sin embargo, no porque supiéramos lo que había dentro de la tumba, sino porque no podíamos soportar la idea de no saberlo nunca. Desde entonces, hemos comenzado a juntar toda la historia y está surgiendo una imagen coherente que ofrece una nueva comprensión de Jesús y sus primeros seguidores en las primeras décadas del movimiento.

Los arqueólogos que trabajan en la historia del judaísmo antiguo y el cristianismo primitivo no están de acuerdo sobre si existe alguna evidencia arqueológica confiable directamente relacionada con Jesús o sus primeros seguidores. La mayoría está convencida de que nada de este tipo ha sobrevivido, ni un solo sitio, inscripción, artefacto, dibujo o texto que mencione a Jesús o sus seguidores, o que atestigüe las creencias de los primeros cristianos judíos en Jerusalén o en Galilea.

Jesús nació, vivió y murió en la tierra de Israel. La mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que nació alrededor del año 5 a. C. y murió alrededor del 30 d. C. Tenemos abundante evidencia arqueológica de este período relacionada con Galilea, donde comenzó sus campañas de predicación y curación, y Jerusalén, donde fue crucificado. Hay evidencia relacionada con Herodes Antipas, el sumo sacerdote Caifás e incluso Poncio Pilato, quien lo crucificó, pero nada que nos conectara con el mismo Jesús, o incluso con sus primeros seguidores, hasta ahora. Nuestra esperanza es que estos nuevos y emocionantes descubrimientos puedan convertirse en el catalizador para reconsiderar otras pruebas arqueológicas que bien podrían estar relacionadas con los primeros creyentes judeocristianos.

Las copias más antiguas de los evangelios del Nuevo Testamento datan de principios del siglo IV d.C., más de doscientos años después de la vida de Jesús. Hay algunos fragmentos de papiros de escritos del Nuevo Testamento que los eruditos han fechado en el siglo II d.C., pero nada hasta ahora en el siglo I. El arte cristiano más antiguo se encuentra en las tumbas de las catacumbas en Roma, que datan de finales del siglo II o principios del III d.C. Nuestro descubrimiento hace retroceder doscientos años la fecha de la evidencia arqueológica cristiana primitiva. Más significativamente, nos lleva de regreso a la vida del mismo Jesús.

Esta ha sido la aventura más extraordinaria de nuestras carreras, y nos complace poder compartir con los lectores la sorprendente y profunda historia de El descubrimiento de Jesús.

Ver fotos de la excavación arqueológica y las primeras imágenes cristianas


¿Dónde habla la Biblia sobre Galilea?

“Lo que Jesús hizo aquí en Caná de Galilea fue el primero de los signos mediante los cuales reveló su gloria y sus discípulos creyeron en él” (Juan 2:11).

Citada 67 veces en la Biblia, Galilea aparece más predominantemente en el Nuevo Testamento (64 veces) en comparación con el Antiguo Testamento (9). 1 Crónicas documenta la tierra fértil, y su mención en Josué y 1 Reyes la describe como tierra regalada por Salomón al rey Hiram. Isaías lo incluye en una profecía cumplida en Mateo 4: 13-16: cuando Jesús ministró en Capernaum, cerca de la carretera principal de Egipto a Damasco, llamada 'el Camino del Mar' ".

Galilea, donde Jesús llamó por primera vez a sus discípulos, es el lugar de muchos eventos registrados en los primeros tres evangelios. “Los apóstoles eran todos galileos por nacimiento o por residencia”, registra el Diccionario Bíblico de Smith. Gran parte del ministerio público de Jesús ocurrió allí, incluidas diecinueve de las treinta y dos parábolas de Jesús y veinticinco de los treinta y tres milagros de Jesús, según el Diccionario Bíblico de Easton. El primer milagro registrado fue cuando Jesús convirtió el agua en vino en las bodas de Caná en Juan 2: 1-11. Allí también ocurrieron escenas bíblicas como el Sermón de la Montaña y la Transfiguración.

"Toda la provincia está rodeada de un halo de asociaciones sagradas", escribió Carl Hoffman, "conectadas con la vida, las obras y las enseñanzas de Jesús de Nazaret". Mateo 4: 23-25 ​​dice: Jesús recorrió Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando las buenas nuevas del reino y sanando enfermedades y dolencias entre el pueblo ... Lo seguían grandes multitudes de Galilea, la Decápolis, Jerusalén, Judea y la región del otro lado del Jordán ".

A menudo se hace referencia a Jesús como Jesús de Galilea o Jesús de Nazaret, porque la costumbre asociaba a las personas con ciudades en lugar de apellidos. En el Libro de los Hechos se hace referencia a la región como un factor de identificación de Sus discípulos y muchos de sus primeros seguidores. Hechos 13: 30-31 dice: "Pero Dios lo resucitó de entre los muertos y durante muchos días se apareció a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén, quienes ahora son sus testigos ante el pueblo".

Es posible La Gran Comisión (Mateo 28:16) que Jesús entregó a Sus discípulos después de que Su resurrección ocurrió en una montaña de Galilea, "dominando desde su elevada cumbre una vista de aproximadamente 80 millas en todas direcciones".


Los descubrimientos muestran que Galilea y Jerusalén son mucho más antiguas de lo que se creía: Historia

Jesús nunca nos dijo que llamáramos a nadie & # 8220RABBI & # 8221 excepto a Él, y ni Jesús ni los Apóstoles enseñaron & # 8220Cristianismo & # 8221 (es por eso que la palabra no está & # 8217t en la Santa Biblia), sino por el bien del argumento en el artículo. abajo, por ahora & # 8220Cristianismo & # 8221 significa & # 8220New Testament Faith & # 8221 pero eso & # 8217s lo gracioso ... & # 8220Christianity & # 8221 viene de Egipto alrededor de 200 años antes y la palabra & # 8220Christian & # 8221 nunca fue usada por Jesús o Pablo (tal vez porque Pablo sabía que la palabra era una denominación severa de desprecio) ya que sinceramente en el primer siglo la palabra es un insulto usado por paganos y paganos que creían que eran & # 8216dioses & # 8217 y asumieron ciegamente los Apóstoles y discípulos posteriores. se vieron a sí mismos como pequeños & # 8216dioses & # 8217 (cristianos) pero bueno, no todos son engañados por satanás que ama ir a la mujer primero para atraer a los hombres después, entonces satanás los atrapa a ambos, al igual que el jardín del Edén

& # 8220 Rabino & # 8221 Louis Finkelstein en el Volumen 1 de Los fariseos, dice el Trasfondo sociológico de su fe, & # 8220 El fariseísmo se convirtió en talmudismo, el talmudismo se convirtió en rabinismo medieval y el rabinismo medieval se convirtió en rabinismo moderno. Pero a través de estos cambios de nombre, la adaptación inevitable de la costumbre y el ajuste de la Ley, el espíritu del antiguo fariseo sobrevive inalterado. & # 8221

Los eruditos bíblicos Robert y Mary Coote muestran claramente en su libro Power, Politics and the Making of the Bible que ni el cristianismo es un judaísmo remendado, ni el judaísmo rabínico es automáticamente sinónimo de la religión de Moisés y los antiguos hebreos.

Los Cootes & # 8217 ilustran el clima religioso en Judea hace dos milenios: & # 8220 Los cultos, prácticas y escrituras de ambos grupos, rabinos y obispos, diferían de los del templo, por lo que reservamos los términos judío, judío y judaísmo para el los rabinos y los que están bajo su gobierno y usan el judío, contrariamente a la costumbre, para la fuente común del judaísmo y el cristianismo & # 8230. & # 8221

& # 8220 A pesar de la aparente fusión de judío y judío incluso en ciertos pasajes del Nuevo Testamento y por los rabinos que se convirtieron en gobernantes de Palestina en el siglo III y continuaron usando el hebreo y el arameo más que el griego, las raíces del cristianismo no eran judías. El cristianismo no se derivó del judaísmo de los fariseos, sino que emergió como el judaísmo del entorno judío más amplio del primer siglo. Tanto los cristianos como los judíos se originaron en el judeanismo anterior a los 70 como herederos de grupos que iban a asumir el papel de guardianes primarios o intérpretes de las escrituras a medida que se desarrollaban en vías paralelas entre sí. & # 8221 (Poder, Política, y la creación de la Biblia).

Los pocos & # 8216 textos a prueba & # 8217 del Nuevo Testamento utilizados por los cristianos sionistas y los defensores seculares del mito judeocristiano moderno son el producto de una mala traducción. El escritor judío mesiánico Malcolm Lowe en su artículo & # 8220 Who Are the Ioudaioi? & # 8221 concluye, como Robert y Mary Coote, que la palabra griega & # 8220Ioudaioi & # 8221 en el Nuevo Testamento debería traducirse como & # 8220Judeans & # 8221, más bien que el más habitual & # 8220Jews & # 8221. El erudito israelí David Stern también llegó a la misma conclusión al traducir el Nuevo Testamento judío.

Pocos cristianos son conscientes de que los traductores de las Escrituras a menudo tradujeron mal la palabra & # 8220Jew & # 8221 de palabras como & # 8220Ioudaioi & # 8221 (que significa de, o siendo de: como área geográfica, Judea). La palabra Judea, mal traducida como & # 8220Jew & # 8221 en el Nuevo Testamento, nunca poseyó una connotación religiosa válida, sino que simplemente se usó para identificar a los miembros de la población nativa del área geográfica conocida como Judea.

También es importante entender que en las Escrituras, los términos & # 8220Israel & # 8221, & # 8220Judah & # 8221 y & # 8220Jew & # 8221 no son sinónimos, ni la Casa de Israel es sinónimo de la Casa de Judá. El curso de la historia es muy divergente para los pueblos debidamente clasificados bajo cada uno de estos títulos. En consecuencia, el autorizado Almanaque judío de 1980 dice: * & # 8221 Estrictamente hablando, es incorrecto llamar judío a un antiguo israelita o llamar a un judío contemporáneo israelita o hebreo. & # 8221 *

Un escritor de The Dearborn Independent, publicado en Michigan en 1922, resumió el problema así: & # 8220 El púlpito también tiene la misión de liberar a la Iglesia del error de que Judá e Israel son sinónimos. La lectura de las Escrituras que confunden a la tribu de Judá con Israel, y que interpretan cada mención de Israel como significando a los judíos, está en la raíz de más de la mitad de la confusión y división que se puede rastrear en las declaraciones doctrinales cristianas. & # 8221
—-

* & # 8221 Ya hemos visto evidencia sustancial de que cualquier noción del fariseísmo (o más tarde del judaísmo rabínico) como descendientes verdaderos y directos del Antiguo Testamento se contradice con las suposiciones más fundamentales de un tratado de Mishná tras otro. ¡Estos están completamente separados del Código Sacerdotal & # 8230 y generalmente lo contradicen! & # 8221 * & # 8211Jacob Neusner _A History of the Mishnaic Law of Purities_ (Brill Academic, 1974), p. 7. & # 8211 ISBN-10: 9004038973

La Enciclopedia Judía Universal confirma que el judaísmo se basa en las enseñanzas de los fariseos y no en la Ley de Moisés: * “La religión judía, tal como es hoy, traza su descendencia, sin interrupción, a través de todos los siglos, de los fariseos. Sus ideas y métodos principales encontraron expresión en una literatura de enorme extensión, de la que todavía existe una gran cantidad. El Talmud es el miembro más grande e importante de esa literatura ”. * & # 8211 Vol. VIII, pág. 474 (1942).

Este artículo debería usar la palabra & # 8220Israelites & # 8221 y / o & # 8220Judahites & # 8221 no esta reciente corrupción apocopada de & # 8220Jew & # 8221 que muestra claramente arriba incluso el & # 8220Jew & # 8217ish & # 8221 Almanac, dejando claro, correcto de la boca del caballo.


Los descubrimientos muestran que Galilea y Jerusalén son mucho más antiguas de lo que se creía: Historia

El melancólico grupo de leprosos, con el que nos encontramos en una de las aldeas de los límites de Samaria y Galilea, estaba formado por samaritanos y judíos, en qué proporción no sabemos. La miseria común los unió, a pesar del odio racial, ya que, en una inundación, los lobos y las ovejas se apiñan en un poco de terreno elevado. Quizás se habían reunido para apelar a Jesús, pensando en conmoverlo por su miseria agregada o posiblemente estaban permanentemente segregados de los demás y unidos en una comunión espantosa.

I. Notamos el llanto de los leprosos y la extraña respuesta del Señor.

Por supuesto, tuvieron que mantenerse alejados, y la distancia prescrita por la ley los obligó a gritar en voz alta, aunque debió haber sido un esfuerzo, porque un síntoma de la lepra es un susurro ronco. La necesidad dolorosa puede dar momentáneamente un poder físico extraño. Su grito indica algún conocimiento. Conocían el nombre del Señor y tenían una vaga noción de su autoridad, porque se le llama Jesús y Maestro. Sabían que tenía poder para sanar y esperaban que tuviera "misericordia", que podrían ganar para sí mismos con súplicas. Estaba el germen de la confianza en el grito que les fue forzado por una necesidad desesperada. Pero la concepción que tenían de Él y la conciencia de sus propias necesidades no se elevaban por encima de la región puramente física, y Él no era más que un sanador para ellos.

Aun así, por más bajas y groseras que fueran sus nociones, sí presentaron un punto de contacto para la "misericordia" de Cristo, que siempre está lista para fluir en cada corazón humilde, como el agua lo hará en todos los niveles bajos. Jesús parece haberse acercado a los leprosos, porque fue "cuando vio", no cuando oyó, a los que habló. No le convenía 'llorar, ni hacer oír su voz en la calle', ni curar como desde lejos, sino que se acerca a aquellos a quienes sana para que vean su rostro y aprendan por él su compasión. y amor. Su mandato reconoció y honró la ley, pero su principal propósito, sin duda, fue poner a prueba y, por lo tanto, fortalecer la confianza del leproso. Salir al sacerdote mientras se sienten leprosos les parecería absurdo, a menos que creyeran que Jesús podría curarlos y los curaría. No promete curar, pero pide confiar en una promesa implícita. No tiene una sílaba de simpatía. Su tierna compasión está cuidadosamente encubierta. Apaga, por así decirlo, la corredera de la linterna y no pasa ni un rayo. Pero la luz estuvo detrás de la pantalla todo el tiempo. Nosotros también tenemos que actuar a veces sobre la base de que Jesús ha concedido nuestros deseos, incluso cuando no somos conscientes de que es así. Nosotros también tenemos que partir a veces, por así decirlo, hacia los sacerdotes, mientras todavía sentimos la lepra.

II. Notamos la curación otorgada a la fe obediente.

Los diez partieron a la vez. Habían recibido todo lo que querían del Señor y ya no pensaban en Él. Entonces le dieron la espalda. ¡Qué extraño debe haber sido sentir, a medida que avanzaban, el gradual arrastre de la solidez en sus huesos! ¡Con cuánta más confianza debieron haber salido, a medida que el resplandor de la salud recuperada se afirmaba cada vez más! La curación es una manifestación trascendente, aunque velada, del poder de Cristo porque se realiza a distancia, sin siquiera una palabra y sin vehículo. Es simplemente la manifestación silenciosa de Su poder. "Él habló, y fue hecho" es mucho, porque sólo una palabra que es divina puede afectar la materia. Pero "Él quiso, y se hizo", es aún más.

III. Notamos el ejemplo solitario de agradecimiento.

Los nueve podrían haber dicho: "Estamos haciendo lo que el Sanador nos ordenó que hiciéramos para volver a Él sería desobediencia". Pero un corazón agradecido sabe que expresar su gratitud es el deber más alto y es necesario para su propio alivio. ¡Cuán propio de todos nosotros es apresurarnos aferrarnos a nuestras bendiciones y no echar nunca un pensamiento al dador! La voz de este leproso había vuelto a Él, y sus reconocimientos "en voz alta" eran muy diferentes del croar de su petición de curación. Sabía que tenía que agradecer a dos, a Dios ya Jesús, no sabía que estos dos eran uno. Su curación lo ha acercado mucho más a Jesús que antes, y ahora puede caer a Sus pies. El agradecimiento nos une a Jesús con un vínculo bendito. Nada es tan dulce para un corazón amoroso como derramarse en gracias a Él.

"Y él era un samaritano". Esa puede ser la razón principal de Lucas para contar la historia, ya que corresponde a la tendencia universalista de su Evangelio. Pero, ¿no podemos aprender la lección de que las virtudes humanas comunes se encuentran a menudo en abundancia en naciones e individuos contra quienes podemos tener profundos prejuicios? ¿Y no podemos aprender otra lección: que los herejes y los paganos a menudo pueden enseñar a los creyentes ortodoxos lecciones, no solo de cortesía y gratitud, sino de cosas más elevadas? No es raro que un pagano sea más sensible a la belleza de Cristo y más conmovido por la historia de su sacrificio que nosotros, que hemos oído hablar de él todos nuestros días.

IV. Observamos el triste asombro de Cristo ante la ingratitud del hombre y el gozoso reconocimiento del agradecimiento de "este extraño".

En las patéticas preguntas dobles se puede detectar tanto un tono de sorpresa como de tristeza. ¿No estaban limpios los diez, todos ellos, los diez que estaban allí hace un minuto? pero ¿dónde están los nueve? Se fueron con su regalo y sin una chispa de agradecimiento en sus corazones egoístas. "¿No se encontró ninguno que regresara para dar gloria a Dios, salvo este extraño?" El número de los ingratos supera con creces a los de los agradecidos. La escasez de estos últimos sorprende y entristece todavía a Jesús. Incluso un perro sabe y lamerá la mano que lo alimenta, pero "Israel no sabe, mi pueblo no considera". Aumentamos la dulzura de nuestros dones al agradecerles. Los probamos dos veces cuando pensamos en ellos con gratitud. Viven después de su muerte cuando bendecimos a Dios y agradecemos a Jesús por todos ellos. Nos empobrecemos aún más de lo que lo deshonramos con la ingratitud que es tan clamorosa falta. Un dolor esconde muchas alegrías. Una sola hoja de rosa arrugada hizo que la cama de la princesa de las hadas se sintiera incómoda. Algunos de nosotros no podemos ver ningún azul en nuestro cielo si hay una pequeña nube allí. Tanto en lo que respecta a las bendiciones terrenales como espirituales, todos somos pecadores por falta de agradecimiento, y todos perdemos mucho por ello.

Jesús se regocijó por "este extraño", y finalmente le dio un regalo más grande que el que había recibido cuando la lepra desapareció de su carne. El hecho de que Cristo lo resucitó y lo envió en su camino para reanudar su viaje interrumpido hacia el sacerdote, fue solo un preludio de 'Tu fe te ha sanado' o, como dice el margen de la Versión Revisada, 'te salvó'. podemos tomar esa palabra en su significado más profundo, y creer que una lepra más fatal se derritió del espíritu de este hombre, y que la fe que había comenzado con la confianza de que Jesús podía sanar, y había sido aumentada por la obediencia al mandamiento que probó y se había vuelto más asombrado e iluminado por la experiencia de la curación corporal, y se había profundizado al encontrar una lengua para expresarse en agradecimiento, finalmente se elevó a tal aprehensión de Jesús, y tal aferrarse a Él con amor agradecido, que sirvió para salvar 'este forastero' con una salvación que sanó su espíritu, y fue perfeccionado cuando el cuerpo una vez leproso quedó atrás, para desmoronarse en polvo.

Lucas 17: 11-14. Pasó por el medio de Samaria y Galilea - Como Samaria estaba entre Galilea y Judea, y por lo tanto nuestro Señor, al emprender su viaje a Jerusalén, debe pasar primero por Galilea y luego por Samaria, se pregunta por qué se dice aquí que él pasó por en medio de Samaria y Galilea. A esto Grotius, Whitby, Campbell y algunos otros responden que la expresión original, δια μεσου Σαμαριας και Γαλιλαιας, significa, entre Samaria y Galilea, o a través de aquellas partes en las que los dos países limitaban entre sí oa través de los confines de ellos. Le salieron al encuentro diez hombres leprosos, que estaban lejos. Como los leprosos eran expulsados ​​de las ciudades, también estaban obligados a mantenerse a distancia de los caminos que conducían a ellos. Sin embargo, la curiosidad de ver a los viajeros que pasaban, o, puede ser, una inclinación a mendigar, habiendo traído a estos diez a la vía pública tan cerca de la vía pública como se les permitió llegar, vieron a Jesús y le gritaron, suplicándole. compadecerse de ellos y curarlos. Habían oído hablar de algunos de los grandes milagros que había realizado, y lo conocían personalmente, habiéndolo visto antes, o adivinaban que podría ser él por las multitudes que lo seguían. Y él dijo: Id, mostraos a los sacerdotes, dando a entender que la curación que deseaban se hiciera por el camino. Y mientras avanzaban, obedeciendo su palabra, fueron limpiados, es decir, por su poder de obrar maravillas, cuya eficacia a menudo se ejercía sobre los objetos distantes, así como sobre los que estaban cerca.

11-13. a través de Samaria y Galilea & # 8212 probablemente en los confines de ambos.

Ver. 11-13. El camino más cercano de Cristo de Galilea a Jerusalén era a través de Samaria. En cierto pueblo se reunieron con él diez leprosos, porque aunque la ley les prohibía cualquier otra sociedad, sin embargo, no les impedía la sociedad entre sí, probablemente se juntaron para poder acudir de inmediato a este gran Médico. La lepra era una enfermedad dolorosa, poco conocida en nuestros países. Observaremos que fue la enfermedad que Dios hizo que cayera sobre algunas personas, para dar testimonio de su disgusto por algún pecado cometido por ellas. Fue amenazada como la marca de Dios sobre los hombres por el pecado, Deuteronomio 28:27, con la sarna, de la cual no puedes ser curado. Dios la envió sobre Miriam, Números 12:10, por su desprecio por Moisés. David maldice con ella la casa de Joab, 2 Samuel 3:29. Giezi sufre por ello, por mentir y perseguir a Naamán por soborno, 2 Reyes 5:27. El rey Uzías, por usurpar el oficio del sacerdote, 2 Reyes 15: 5. Estos diez leprosos claman a Cristo misericordia, misericordia con respecto a sus aflicciones.

que pasó por en medio de Samaria y Galilea o "entre Samaria y Galilea", como lo traducen las versiones siríaca y árabe, siguió su curso a través de las fronteras de estos dos países y, al pasar, Samaria estaba a su diestra y Galilea. a la izquierda.

(6) Cristo hace bien incluso a los ingratos, pero los beneficios de Dios para la salvación solo benefician a los agradecidos.

Lucas 17: 11-19. Ahora concluye la gran discusión desde Lucas 15: 1 en adelante. Ahora, antes de continuar con su narración, Lucas primero entrega nuevamente a las manos del lector el hilo del relato del viaje (comp. Lucas 9:51, Lucas 13:22). Según de Wette, de hecho, se trata de una reminiscencia confusa del viaje y, según Schleiermacher, una fórmula introductoria original dejada en pie por el compilador.

καὶ αὐτός] En cuanto a καί, ver com. Lucas 5:12. αὐτός: él ​​por su parte, independientemente de otros viajeros al festival que solían viajar directamente a través de Samaria, Joseph. Antt. xx. 6. 1.

διὰ μέσου Σαμαρ. κ. Γαλιλ.] Según el uso de μέσον (con o sin un artículo, ver Sturz, Lex. Xen. III. P. 120) con un genitivo, esto puede significar a través de Samaria y Galilea (Lucas 4:30 Jeremías 37: 4 Amós 5:17 Bornemann, ad Xen. Anab. I. 2. 23), oa través de la franja de territorio que forma el límite común de Samaria y Galilea, es decir, entre los dos países en las fronteras. Entonces Xen., Anab. I. 4. 4: διὰ μέσου (en medio de entre las dos paredes) δὲ ῥεῖ τούτων ποταμός Plat. Pierna . vii. pag. 805 E. Comp. ἀνὰ μέσον, Ezequiel 22:26 Jue 15: 4 1 Reyes 5:12. El primero (Vulg. Y muchos otros, incluido de Wette) se opone al contexto, ya que Samaria se nombra primero, pero el πορεύεσθαι εἰς Ἱερουσαλήμ condujo primero a través de Galilea. [216] No según Lucas, Jesús mismo viajó en medio, entre ("in confinio", Bengel), a través de los dos países, de modo que se mantuvo en el límite, teniendo delante de Él en el sur de Samaria, en el norte de Galilea. Véase también Wetstein, Schleiermacher, Bleek, Hofmann, Weissag. u. Erfüll. II. pag. 113 Lange, L. J. II. 2, pág. 1065. Su dirección debe considerarse de oeste a este, como en Lucas 18:35 llega a las cercanías de Jericó. Ahora bien, como Jericó está situado no lejos del Jordán, pero Lucas no dice nada de ningún paso a Peraea (sin embargo, Wetstein asume este cruce, que se dice que ocurrió en Escitópolis, también Lichtenstein, p. 318), es así , según Lucas, debe suponerse que Jesús viajó a través del límite de Samaria y Galilea hacia el este hasta el Jordán, y luego pasó hacia abajo por el Jordán y llegó a Jericó. Un desacuerdo con Mateo y Marcos, quienes lo hacen viajar por Perea. Ver Mateo 19: 1.

Que Σαμαρείας sea nombrado primero, tiene su razón natural en el enunciado anterior de la dirección εἰς Ἱερους., De acuerdo con lo cual, al mencionar las fronteras, Lucas tiene en primer lugar a la vista el movimiento de avance correspondiente a esta dirección. La narración contenida en Lucas 17:12 y sigs. Luke no ha "construido a partir de la tradición" (Holtzmann), pero lo ha tomado prestado de la fuente del viaje.

δέκα] οἱ ἐννέα μὲν Ἰουδαῖοι ἦσαν, ὁ δὲ εἷς Σαμαρείτης · ἡ κοινωνία δὲ τῆς νόσου τότε συνήθροισου τότε συνήθροισου τότε συνήθροιστ τότε συνήθροιστατα συνήθροισταταια, συνήθροιστοτοχια,

πόῤῥωθεν] μὴ τολμῶντες ἐγγίσαι (Teofilacto), es decir, como inmundo, a quien se les prohibió tener relaciones más cercanas con los demás (Levítico 13:46 Números 5: 2 y sig.). Ver Marcos 1:43 y las regulaciones rabínicas relativas en Lightfoot, Schoettgen y Wetstein.

Lucas 17:13. αὐτοί] ellos por su parte tomaron la iniciativa.

Lucas 17:14. ἰδών] cuando los miró, su atención se dirigió primero a ellos por medio de su clamor de ayuda.

πορευθέντες κ. τ. λ.] porque en el camino su lepra iba a desaparecer, mira lo que sigue, donde de hecho Paulus, a pesar del ἐν τῷ ὑπάγειν (que se hace que signifique: ¡cuando aceptaron ir!), interpreta ἐκαθαρίσθ. ¡No seas contagioso!

τοῖς ἱερεῦσι] el samaritano para ser inspeccionado y declarado limpio debe ir a un sacerdote samaritano.

Lucas 17:15. ἰδών, ὅτι ἰάθη] incluso antes de su llegada al sacerdote, [217] quien, por lo tanto, no le había comunicado ningún remedio (en oposición a Paulus).

Lucas 17:16. κ. αὐτὸς ἦν Σαμαρείτ.] y en cuanto a él, era un samaritano (a modo de distinción del resto). Esto se usa (Strauss, II. P. 53 y sig.) Para la opinión de que toda la narración está entretejida a partir de las tradiciones de las curaciones de la lepra y de las parábolas que registran ejemplos samaritanos. Este audaz escepticismo es emulado por Eichthal, II. pag. 285 f.

Lucas 17:17. οἱ δέκα] los diez οἱ ἐννέα, los nueve restantes. Ver Kühner, II. pag. 135 f.

Lucas 17:18. οὐχ εὑρέθ. κ. τ. λ.] tienenno se ha encontrado como regresando, etc. Comp. sobre Mateo 1:18.

τῷ θεῷ] quien a través de mí ha logrado su curación. Comp. Lucas 17:15. La debida gratitud a Dios no le quita mérito a quien es el medio del beneficio. Comp. Lucas 17:16.

ὁ ἀλλογενής] aumenta la culpabilidad de los nueve. La palabra no aparece en el griego clásico a menudo en la LXX. y los apócrifos, especialmente de los gentiles. Los griegos usan ἀλλόφυλος, ἀλλοεθνής. Los samaritanos eran de ascendencia extranjera, debido a su sangre cuthaica. Comp. sobre Mateo 10: 5 2 Reyes 17:24.

Lucas 17:19. Jesús despide al agradecido, dándole, sin embargo, entender cuál fue la causa de su liberación: ¡un germen para el desarrollo posterior de su vida interior! Tu fe (en mi poder divino, Lucas 17:15) te ha librado. Esta fe aún no tenía la sustancia mesiánica específica, Jesús para él era solo un maestro divino y milagrosamente poderoso. Ver Lucas 17:13.

[216] Según este entendimiento, Jesús debe haber viajado, no hacia el sur, sino hacia el norte, lo que Paulus y Olshausen suponen en realidad, entendiéndolo como un viaje subordinado desde Efraín (Juan 11:54). Pero esto es totalmente opuesto a la dirección (εἰς Ἱερουσ.) Especificada en el contexto, con respecto a la cual Jesús fue transferido erróneamente ya en Lucas 10:38 a Betania. Ver Lucas 9:51. La visión de Schleiermacher de este pasaje es totalmente insostenible, así como la de de Wette, según quien (comp. Strauss, II. P. 202) el aviso solo tiene la intención de explicar la presencia de un samaritano, y por lo tanto Σαμαρείας se pone en primer lugar. . ¡Como si Luke hubiera escrito de una manera tan mecánica irreflexiva!

[217] Si el samaritano hubiera estado primero con el sacerdote (Calvino, Schleiermacher), Jesús no podría haber planteado la pregunta que hace en el ver. 17 f., Ya que los nueve judíos tenían un viaje mucho más largo hasta los sacerdotes. El regreso del samaritano debe concebirse tan pronto después de la partida, de modo que toda la escena tuvo lugar mientras aún estaba en el pueblo.

11-19. Los diez purificados, los nueve ingratos.

11. cuando iba a Jerusalén] más bien, mientras iban de camino. El lugar más natural cronológicamente, porque este incidente habría sido después de Lucas 9:56. San Lucas lo coloca aquí para contrastar la falta de gratitud del hombre hacia Dios con el tipo de reclamo de gracias de Dios que afirma el orgullo espiritual.

pasó por en medio de Samaria y Galilea] El significado más natural de estas palabras es que nuestro Señor, cuando fue rechazado en la aldea fronteriza de En Gannim (ver com. Lucas 9:52 Lucas 9:56), alteró Su ruta y determinó para pasar hacia Jerusalén por Peraea. Para llegar a Perea tendría que pasar por el Wady de Bethshean, que se encuentra entre las fronteras de Galilea y Samaria, y allí cruzar el puente sobre el Jordán.

Lucas 17:11. Διὰ μέσου, a través del medio) En los confines de Samaria y Galilea. [El recuerdo del Salvador en Su viaje de Galilea a través de Samaria a Judea quedó profundamente grabado en la mente de los hombres por el siguiente milagro: Daño. , pag. 416.]

También puede significar entre o en las fronteras de. El Am. Rev. insiste en esto último.


¿Han encontrado los arqueólogos la ciudad perdida de los apóstoles?

Después de que los titulares recientes anunciaran que los arqueólogos en Israel habían descubierto la Iglesia de los Apóstoles, surgieron preguntas. ¿Qué iglesia es esta? ¿Y qué nos dicen estos hallazgos sobre los días de Jesús y sus primeros seguidores?

La atención del mundo se ha centrado en una pequeña excavación en la costa norte del Mar de Galilea, un proyecto en el que he estado involucrado como director académico desde el principio. Nuestros hallazgos han reavivado el debate sobre la ubicación de Betsaida, la casa de Pedro, Andrés y Felipe a la que se hace referencia en Juan 1:44.

Cada año, millones de cristianos viajan a Tierra Santa en su deseo de visitar los lugares mencionados en la Biblia. Viajan de Dan a Beersheba con Biblias en una mano y cámaras en la otra. No hace mucho, nadie conocía estos lugares. Sin embargo, hoy en día las señales indican cada lugar a los peregrinos: Cesarea, Meguido, Capernaum y más. ¿Cómo sucedió todo esto?

El redescubrimiento de la tierra de la Biblia ha sido un proceso lento que comenzó en serio a mediados del siglo XIX, una vez que los viajeros europeos y estadounidenses pudieron hacer el viaje. Mark Twain registró su visita a Tierra Santa en Inocentes en el extranjero (1869). Sus impresiones no fueron del todo favorables:

Atravesamos algunas millas de un país desolado cuyo suelo es lo suficientemente rico, pero está entregado por completo a las malas hierbas y mdasha, una extensión silenciosa y lúgubre. & hellip Hay aquí una desolación que ni siquiera la imaginación puede adornar con la pompa de la vida y la acción. & hellip Nunca vimos a un ser humano en toda la ruta. & hellip Apenas había un árbol o un arbusto en ninguna parte. Incluso el olivo y el cactus, esos rápidos amigos de una tierra sin valor, casi habían abandonado el país.

Edward Robinson, un erudito del Union Theological Seminary en la ciudad de Nueva York, fue uno de los primeros en intentar localizar las ciudades perdidas de la Biblia. Ahora considerado el padre de la geografía histórica moderna en Tierra Santa, viajó por la región a caballo en las décadas de 1830 y 1850, acompañado por Eli Smith, un experto en lenguas semíticas. Robinson y Smith descubrieron que los nombres de lugares hebreos de hace mucho tiempo a menudo se recordaban en sus equivalentes árabes. (Por ejemplo, la ciudad de Jesús en Capernaum, Kfar Nahum en hebreo, se recordaba en árabe como Tel Hum).

La geografía de lo sagrado

Cuando llegué a Israel por primera vez en 1983 como candidato a un doctorado en la Universidad Hebrea de Jerusalén, aprendí y, como muchos eruditos y peregrinos lo hacen, cómo estar en la tierra de la Biblia cambia su perspectiva. Te atraen los contornos geográficos de la narrativa sagrada. Ves cómo el escenario de estos personajes antiguos, dónde vivieron y viajaron, moldeó cómo veían el mundo y, a veces, cómo veían a Dios.

Estas primeras reflexiones sobre la tierra y las Escrituras se profundizaron cuando me convertí en profesor graduado. Quería que mis alumnos entendieran la interacción entre la tierra, el idioma y la literatura antigua, y cómo debería informar nuestra lectura de las Escrituras, particularmente los Evangelios. Si uno de los principios centrales del cristianismo histórico es la encarnación, ¿no deberían los aspectos de la historia, la cultura material y la geografía ser cruciales para nuestra comprensión de la vida y el mensaje del Jesús histórico?

Tomemos a Betsaida, por ejemplo. Es una de las ciudades mencionadas con más frecuencia en los Evangelios, hogar de al menos tres de los discípulos de Jesús (Juan 1:44) y un lugar para su ministerio (Marcos 8:22). Jesús viajó repetidamente allí en bote (Lucas 9:10), y según Lucas, el campo cerca de Betsaida era el lugar para la alimentación de las multitudes (Lucas 9: 12 & ndash17). Y, sin embargo, no hubo un fuerte consenso arqueológico sobre dónde se encontraba este pueblo junto al lago.

Tuve la oportunidad de pasar tiempo con el difunto Mendel Nun, miembro del kibutz Ein Gev (una comuna agrícola) y pescador en el Mar de Galilea durante más de 50 años. Caminar por sus orillas con Nun fue esclarecedor. Conocía el área como la palma de su mano. Fue en una visita a El Araj cuando me presentó la cuestión de la Betsaida del siglo primero.


Los descubrimientos muestran que Galilea y Jerusalén son mucho más antiguas de lo que se creía: Historia

Nueva evidencia notable descubierta por el Dr. Douglas Petrovich puede cambiar la forma en que el mundo entiende los orígenes del alfabeto y quién escribió la Biblia por primera vez. Como era de esperar, sus polémicas propuestas han encendido un polémico debate.

En esta primera de una serie de tres partes, se explorarán los antecedentes y la importancia de este tema antes de que se cubran algunos de los detalles específicos de los nuevos hallazgos y el rechazo de otros académicos en la segunda parte.

Una enseñanza común en las escuelas durante muchas décadas ha sido que los fenicios desarrollaron el primer alfabeto del mundo alrededor del 1050 a. C. Se creía que este alfabeto se había extendido a los hebreos y otras culturas en el área de Canaán durante los siguientes siglos, y finalmente fue recogido por los griegos y romanos y transmitido a los alfabetos modernos de hoy. Sin embargo, muchos pueden haber pasado por alto las implicaciones de este punto de vista para el entendimiento tradicional de que Moisés escribió los primeros libros de la Biblia.

Si bien la escritura había sido utilizada durante mucho tiempo por los egipcios y la gente de Mesopotamia, usaron sistemas de escritura complicados (jeroglíficos y cuneiformes) que eran limitados porque empleaban casi mil símbolos con muchas más variantes que representan no solo sonidos, sino también sílabas y todo palabras. Los mensajes que transmitieron fueron bastante simples, mientras que la Biblia usa formas complejas de lenguaje. La genialidad del primer alfabeto fue reducir todo a unas dos docenas de letras que originalmente representaban solo los sonidos de consonantes. A partir de estas pocas letras, se puede representar fácilmente cada palabra de un idioma.


Un ejemplo de escritura cuneiforme en forma de cuña que tenía cientos de símbolos diferentes, algunos con 30 o más variantes (de wikimedia commons)

Para una obra tan sofisticada como la Biblia, necesita la flexibilidad de un alfabeto. Si el alfabeto no se inventó hasta alrededor del 1050 a. C., entonces Moisés no podría haber escrito los primeros cinco libros de la Biblia cuatro siglos antes.

Ahora, el Dr. Douglas Petrovich, arqueólogo, epigrafista y profesor de estudios del Antiguo Egipto en la Universidad Wilfrid Laurier en Waterloo, Canadá, ha anunciado nuevas pruebas que pueden cambiar todo. La epigrafía es el estudio de las inscripciones, haciendo clasificaciones y buscando los más mínimos distintivos entre los sistemas de escritura mientras se definen sus significados y los contextos culturales en los que fueron escritos. Después de muchos años de estudio cuidadoso, Petrovich cree que ha reunido evidencia suficiente para establecer la afirmación de que el alfabeto no solo se usó siglos antes de lo que algunos creen, sino que estaba en forma de hebreo temprano, algo que casi nadie había aceptado previamente.


Tres gigantes en los campos de la egiptología, la lingüística y la arqueología. Sir Flinders Petrie 1853-1942 (de wikimedia commons), Sir Alan Gardiner 1879-1963 (películas con copyright Thinking Man) y William Foxwell Albright 1891-1971 (de wikimedia commons)

La presentación estándar de que el fenicio es el primer alfabeto es curiosa, ya que los eruditos conocen desde hace mucho tiempo inscripciones alfabéticas mucho más antiguas. En 1904-1905, Sir Flinders Petrie, el padre de la arqueología egipcia, y su esposa Hilda descubrieron varias inscripciones alfabéticas rudimentarias en las minas de cobre y turquesa que estaban controladas por los antiguos egipcios en la península del Sinaí. Sir Alan Gardiner, el principal lingüista de su época, descifró algunos de los escritos y proclamó que eran una forma de alfabeto primitivo y que usaban un idioma semítico. La escritura se conoció como "Proto-Sinaitic" y se remonta a finales de la Edad del Bronce Medio en el siglo XVII o principios del siglo XVI a. C. W. F. Albright, el estadounidense conocido como el padre de la arqueología bíblica, popularizó la idea de que estos eran escritos semíticos y muchos asumieron la idea de que los esclavos israelitas eran los responsables de estas inscripciones. El hebreo, como el alfabeto más antiguo del mundo, fue reivindicado por primera vez en la década de 1920 por el erudito alemán Hubert Grimme. "Aunque Grimme identificó algunas de las inscripciones egipcias como hebreas, no pudo identificar todo el alfabeto correctamente", explicó Roni Segal, asesor académico del Instituto de Estudios Bíblicos de Israel, una academia de idiomas en línea especializada en hebreo bíblico, quien habló con Últimas noticias de Israel.

A medida que el escepticismo moderno sobre el relato bíblico del período del Éxodo se afianzó a fines del siglo XX, los estudiosos generalmente se han retirado de la idea de que las inscripciones proto-sinaíticas fueron producto de mineros israelitas. Además, el descubrimiento de muchas otras inscripciones alfabéticas en el área de Canaán que datan del período comprendido entre 1200 y 1050 a. C. provocó la necesidad de una nueva categoría. Estos, y algunos fragmentos anteriores de esa área que eran todos similares a las construcciones proto-sinaíticas, fueron etiquetados como "proto-cananeos".


Una comparación entre las letras mayúsculas hebreas que se utilizaron después del cautiverio babilónico (que comenzó alrededor del 586 a. C.), el alfabeto original propuesto de "protohebreo" y los jeroglíficos egipcios que pueden haber sido la base de muchas de las letras. (de Douglas Petrovich)

El sistema para todas estas formas parece haber sido desarrollado a partir de los jeroglíficos egipcios, que se utilizó como base para crear 22 letras alfabéticas que representan sonidos consonánticos que expresan el lenguaje semítico de las escrituras. Los primeros escritos aceptados por los eruditos que utilizan la escritura "hebrea" son todos posteriores al año 1000 a. C. y se clasifican como que utilizan el alfabeto "paleo-hebreo".

Lo irónico es que estos escritos paleo-hebreos son a menudo imposibles de distinguir de los fenicios y fueron igualmente un desarrollo natural de los primeros ejemplos proto-sinaíticos y proto-cananeos. Sin embargo, la mayoría de las fuentes continúan comunicando el paradigma estándar. En su artículo sobre el alfabeto fenicio, Wikipedia afirma: "El alfabeto fenicio, llamado por convención el alfabeto protocananita para inscripciones anteriores al 1050 a. C., es el alfabeto verificado más antiguo". Este punto de vista se mantiene a pesar de que los ejemplos más antiguos no provienen de Fenicia y son anteriores a la existencia de la cultura fenicia. ¿Podrían conservar convenientemente esta práctica aquellos que no quieren que se considere a Moisés como un posible autor de la Torá?

Por tanto, esfuérzate mucho por guardar y hacer todo lo que está escrito en el Libro de la Ley de Moisés, sin apartarte de él ni a la derecha ni a la izquierda. - Josué 23: 6 (ESV)

Entonces, ¿el alfabeto hebreo se desarrolló a partir del fenicio o fue al revés? ¿Podrían las primeras formas del alfabeto (proto-sinaítico y proto-cananeo) ser consideradas con la misma facilidad como "proto-hebreo", y fue esta forma temprana del hebreo la que fue el primer alfabeto verdadero del mundo? Esta primera forma de hebreo podría haberse extendido por toda la región y convertirse en lo que ahora se llama fenicio y paleohebreo. La corriente principal de la erudición no ha ido en esa dirección, insistiendo en que lo más preciso que podemos ser con estas escrituras alfabéticas es decir que son semíticas, y el hebreo es solo una variedad de muchas lenguas semíticas de esa época.

Las cosas se pusieron más interesantes cuando John y Deborah Darnell hicieron un descubrimiento en 1999 en el Medio Egipto de inscripciones alfabéticas en un lugar llamado Wadi el-Hol. Estos parecían ser un híbrido entre símbolos jeroglíficos y símbolos alfabéticos que una vez más encajan en el escenario del esquema de escritura jeroglífica a semítica. Lo sorprendente fue que estaban fechados en la XII Dinastía, que en términos convencionales equivalía a alrededor de 1850 a. C.


Un dibujo lineal de algunas de las inscripciones alfabéticas más antiguas del mundo de Wadi el-Hol en el Reino Medio de Egipto (XVIII Dinastía) alrededor de la época de José. - BRUCE ZUCKERMAN EN COLABORACIÓN CON LYNN SWARTZ DODD Ollas y alfabetos: refracciones de reflexiones sobre el método tipológico (MAARAV, Una revista para el estudio de las lenguas y las literatura semíticas del noroeste, vol. 10, p. 89) (de wikimedia commons)

Estas realidades llevaron a más eruditos a volver a la posibilidad de que estos primeros guiones estuvieran conectados con la estadía de los israelitas en Egipto. El egiptólogo David Rohl teorizó que el avance inicial pudo haber venido de José durante su tiempo en el poder en Egipto, y que este sistema fue desarrollado más tarde por Moisés a tiempo para que él comenzara a escribir lo que se convertiría en los primeros libros de la Biblia en el Monte Sinaí. Rohl escribió lo siguiente:

". Se necesitaron las habilidades multilingües de un príncipe hebreo educado de Egipto para convertir estos simples primeros rasguños en un guión funcional, capaz de transmitir ideas complejas y una narrativa fluida. Los Diez Mandamientos y las Leyes de Moisés fueron escritos en Proto-Sinaítico. El profeta de Yahvé, maestro de la literatura épica egipcia y mesopotámica, no solo fue el padre fundador del judaísmo, el cristianismo y, a través de las tradiciones coránicas, el Islam, sino también el progenitor del hebreo, cananeo, fenicio, griego y, por lo tanto, moderno. escrituras alfabéticas occidentales ". David Rohl (2002), El testamento perdido, página 221.

Sin embargo, estas afirmaciones no han cambiado la posición de la mayoría de los estudiosos. Simplemente no había suficiente evidencia específica para mover estos primeros escritos alfabéticos de la categoría de "semita" a la de "hebreo". Ingrese Douglas Petrovich y sus afirmaciones de ejemplos nuevos y múltiples de evidencia tan específica. Exactamente lo que ha encontrado y cuál ha sido parte de la reacción inicial será el tema de la Parte 2 de este artículo en Thinker Update de la próxima semana.


Sinai 361, parte de una losa de piedra de Egipto, que propone el Dr. Douglas Petrovich contiene el nombre Moisés.

Y Moisés escribió todas las palabras del SEÑOR. - Éxodo 24: 4 (ESV)

En la segunda de una serie de tres partes, veremos las afirmaciones controvertidas y la nueva y sorprendente evidencia del Dr. Douglas Petrovich que sugiere que el alfabeto más antiguo del mundo era en realidad una forma temprana del hebreo.

Recuerdo bien el bullicio en los pasillos y lugares de reunión en la reunión de la Sociedad Teológica Evangélica celebrada en el otoño de 2015 en Atlanta. Patterns of Evidence estuvo allí para promover su nueva película y libro. La reunión anual contó con cientos de sesiones de trabajo en las que destacados académicos cristianos de todo el mundo presentaron sus últimos hallazgos y propuestas en sus áreas de especialización a varios miles de asistentes. Con docenas de oradores para elegir durante una hora determinada, decidir a qué sesión asistir fue difícil. Pero el título de una presentación fue fuente de especial interés y entusiasmo: "El alfabeto más antiguo del mundo - Textos hebreos del siglo XIX antes de Cristo".

Los grupos con los que me involucré ya habían estado hablando sobre esta presentación y mientras pasaba por los pasillos llenos de gente entre presentaciones, escuché "No puedo perderme esa", de varias conversaciones apresuradas. Sabía que tendría que llegar temprano para asegurar un asiento. Era la fecha en el título de la presentación que había capturado la imaginación de tantos. Los textos hebreos que al principio de la historia estaban tan lejos del alcance normal del pensamiento (alrededor de 1000 años) que solo tenían que ver qué había detrás de estas fantásticas afirmaciones.


Profesor Douglas N. Petrovich.

La presentación dada a esa sala desbordada no defraudó. Se mostraron numerosos ejemplos de inscripciones que no solo apuntaban al hebreo como el primer alfabeto, sino que también validaban el relato bíblico de los israelitas en Egipto.El profesor Petrovich había estado estudiando las inscripciones en una serie de marcadores de losa de piedra de 9 pies de altura llamados estela, que registraban las expediciones anuales de un alto funcionario de Egipto hasta las minas de turquesas del suroeste del Sinaí llamadas Serabit el-Khadim. Esto está justo al oeste de la ubicación tradicional del Monte Sinaí. El funcionario había grabado imágenes de sí mismo en la parte inferior de la estela donde estaba representado en un burro en el medio, con un asistente egipcio caminando detrás de él y un niño caminando al frente. La inscripción de cada año mostraría a este niño creciendo más alto. Lo que le llamó la atención fue que una estela no usaba jeroglíficos egipcios, sino una forma rudimentaria del alfabeto en un idioma semítico. Si la interpretación de Petrovich es correcta, habla del hijo de José, Manasés, y de su hijo, Siquem (Jos. 17: 2).


La inscripción de Manasés. (Crédito: Douglas Petrovich)

La inscripción incluía la fecha del año 18 de Amenemhat III, el gobernante de la XII Dinastía alrededor de la época de José, tanto en la vista de una Edad del Bronce Medio / Éxodo del Reino Medio alrededor de 1450 a. C. (representado en la película Patrones de evidencia: El Éxodo de David Rohl y John Bimson) y en la vista de un Éxodo de la Edad del Bronce Tardía / Nuevo Reino en 1446 a. en poder de Douglas Petrovich). Esto se debe a que hay dos puntos de vista principales sobre la duración del tiempo que los israelitas pasaron en Egipto, tal vez más sobre ese debate en una futura Actualización del Pensador. Independientemente, esta fecha es más evidencia de que la Teoría del Éxodo de Ramsés sostenida por la mayoría de los eruditos puede estar causando que pierdan evidencia del Éxodo que en realidad existe siglos antes de donde están mirando.

Si su interpretación es correcta, también establecería al hebreo como el primer alfabeto del mundo. Según Petrovich, la inscripción dice que esta expedición incluyó a un grupo con conexiones significativas con los primeros israelitas. Lee la inscripción como "Seis levantinos, hebreos de Betel el amado". El Levante es el área de Canaán y sus alrededores. En el relato bíblico, Betel era una de las oficinas centrales de Jacob y su familia antes de que se mudaran a Egipto, era su ciudad natal.

Dios le dijo a Jacob: Levántate, sube a Betel y habita allí. Haz allí un altar al Dios que se te apareció cuando huías de tu hermano Esaú. Y Jacob llegó a Luz (es decir, Betel), que está en la tierra de Canaán, él y toda la gente que estaba con él "- Génesis 35: 1,6 (ESV)

El profesor Petrovich dijo que el segundo de sus próximos libros mostrará pruebas claras de que el personaje destacado no puede ser otro que Manasés, el hijo de José. Esto, junto con sus otros hallazgos, fueron presentados nuevamente en noviembre pasado en la reunión anual de las Escuelas Estadounidenses de Investigación Oriental (ASOR), esta vez atrayendo la atención (y las críticas) de una audiencia más amplia.

En la Parte 1 de la serie se mostró que la mayoría de los medios académicos han presentado durante mucho tiempo al fenicio como el primer alfabeto del mundo, que se desarrolló después del Éxodo y se convirtió en la base de todos los alfabetos modernos. Este pensamiento se ha propagado a pesar de que ha habido una clara evidencia de que los ejemplos más antiguos del alfabeto no provienen de Fenicia y son anteriores a la existencia de la cultura fenicia. Los líderes en el campo tendrían cuidado de no atribuir el nombre de "fenicio" al primer alfabeto, pero ese mensaje no ha llegado a la miríada de aulas y medios de comunicación que continúan enseñándolo.

Este tema es fundamental para comprender las raíces de la Biblia, ya que la sofisticación de la narrativa bíblica requiere que haya un alfabeto en su lugar para poder escribirla. Si el alfabeto fue desarrollado por primera vez por los fenicios en el 1050 a.C. (o incluso alrededor del 1200 a.C.), eso significaría que Moisés no podría haber sido el autor de escritos que terminaron convirtiéndose en los primeros libros de la Biblia, según la tradición y la propia Biblia. Sin embargo, si el alfabeto se desarrolló siglos antes, en la misma área donde se dice que los israelitas estuvieron activos en los años anteriores y durante el Éxodo, entonces esto encajaría muy bien con las afirmaciones de la Biblia.

Muchos expertos en el área de las lenguas antiguas han reconocido que las escrituras alfabéticas más antiguas se desarrollaron a partir de jeroglíficos egipcios y estaban en un idioma semítico (el amplio grupo cultural del que formaban parte los israelitas), pero pocos han considerado la idea de que este idioma puede haber ha sido la categoría más específica de "hebreo", el idioma de los israelitas.

Como se vio en una entrevista de una hora en Israel News Live, comenzó hace varios años cuando Petrovich (arqueólogo y epigrafista de la Universidad Wilfrid Laurier en Waterloo, Canadá) estaba estudiando inscripciones egipcias y "accidentalmente" se encontró con la inscripción que mencionaba a Manasés. Según Petrovich, esto llevó a encontrar "una mina de oro tras otra" en inscripciones adicionales. "Nunca en mis sueños más locos pensé que me encontraría con tres figuras bíblicas importantes en tres inscripciones diferentes que datan de mediados del siglo XV más o menos antes de Cristo", dijo Petrovich.

Fue solo después de definir cada una de las 22 letras en disputa de esta escritura alfabética temprana y a qué letra hebrea correspondía cada signo temprano que Petrovich pudo interpretar las inscripciones semíticas. Esto lo llevó a proponer finalmente que los israelitas fueron los que transformaron los jeroglíficos egipcios en el primer alfabeto del mundo. Estos textos se originaron principalmente en las ubicaciones de Serabit el-Khadim y Wadi el-Hol en Egipto.

Otra inscripción, esta catalogada como Sinaí 376 de la XIII Dinastía, Petrovich interpreta que dice: "La casa del viñedo de Asenath y su habitación más interior fueron grabadas, han cobrado vida". Esta oración tiene tres palabras (casa, cuarto interior, grabado) en común con el capítulo 8 de 1 Reyes, donde habla de la construcción del templo en Jerusalén por parte del rey Salomón. Asenath era la esposa de José y ciertamente una de las mujeres más famosas de Egipto en ese momento.

. Y le dio en matrimonio a Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On. - Génesis 41:45 (ESV)

Y a José, en la tierra de Egipto, le nacieron Manasés y Efraín, los cuales le dio a luz Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On. - Génesis 46:20 (ESV)

Dos inscripciones de la época del Éxodo añaden combustible al argumento. En el Sinaí 375a (ver más abajo) Petrovich lee el nombre "Ahisamach" y su título, "supervisor de minerales". Petrovich no conoce ningún otro ejemplo de este nombre en ningún otro idioma semítico que no sea el hebreo. En la Biblia, Ahisamac era el padre de Aholiab, quien junto con Bezalel fue uno de los principales artesanos designados para construir el Tabernáculo y su mobiliario.


Sinai 375a con los grabados resaltados en negro y los equivalentes hebreos propuestos agregados en verde que contienen el nombre "Ahisamach, supervisor de minerales". (crédito: Douglas Petrovich)

y con él estaba Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan, grabador, diseñador y bordado en azul, púrpura, escarlata y lino fino torcido. - Éxodo 38:23 (ESV)

La segunda de las inscripciones de la era del Éxodo es la referencia más específica al evento del Éxodo. Naturalmente, también es el más controvertido de todos. Pero esa inscripción, junto con el debate que siguió, tendrá que esperar a la entrega final de nuestra serie de 3 partes sobre el alfabeto más antiguo del mundo.


Sinai 361 (también foto de abajo), con grabados resaltados en negro y los equivalentes hebreos propuestos agregados en verde, que contienen el nombre "Moisés" en la esquina inferior derecha. (crédito: Douglas Petrovich)

Entonces los siervos de Faraón le dijeron: ¿Hasta cuándo este hombre será una trampa para nosotros? Deja ir a esos hombres para que sirvan al SEÑOR su Dios. ¿No entiendes todavía que Egipto está arruinado? Entonces Moisés y Aarón fueron devueltos al faraón. Y él les dijo: "Id, servid al SEÑOR vuestro Dios". Éxodo 10: 7-8.

En este tercio de una serie de tres partes, veremos quizás la interpretación más profunda y controvertida propuesta por el Dr. Douglas Petrovich, y el debate que siguió a sus anuncios. Como se ve en las Partes 1 y 2, Petrovich ha propuesto que ahora hay suficiente evidencia para establecer al hebreo como el alfabeto más antiguo del mundo. Si se verifica, esto impulsaría la primera instancia de escritura hebrea casi mil años antes de lo que se pensaba anteriormente, lo que permitiría la posibilidad de que Moisés realmente fuera el autor de los primeros escritos de la Biblia a los ojos de la academia. Esta serie de inscripciones egipcias también puede validar gran parte de la historia registrada en la Biblia durante el período del Éxodo.

De los controvertidos textos que se originaron en Serabit el-Khadim, las minas de turquesas controladas por los egipcios al oeste del tradicional Monte Sinaí, uno en particular eleva la temperatura de este debate. El Sinaí 361 (dibujo a mano arriba y foto abajo) puede contener el nombre "Moisés" y en realidad se refiere al año en que las plagas y la devastación llegaron a Egipto. La inscripción está dispuesta en columnas verticales de derecha a izquierda con Moisés (en realidad, el hebreo "Moshe") se menciona en la parte inferior de la primera columna a la derecha. Petrovich lee esta inscripción de la siguiente manera:

"Nuestra esclavitud se había demorado, Moisés entonces provocó asombro, es el año del asombro, a causa de la dama".

El "asombro" podría pertenecer al paso del Juicio visto en la película Patrones de evidencia: El éxodo cuando Egipto fue devastado. El tiempo presente usado en la inscripción podría significar que el mensaje incluso fue escrito mientras las plagas estaban en proceso de desarrollarse.

Pero yo endureceré el corazón de Faraón, y aunque multiplique mis señales y prodigios en la tierra de Egipto, Faraón no te escuchará. Entonces pondré mi mano sobre Egipto y haré que mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, salgan de la tierra de Egipto con grandes juicios. - Éxodo 7: 3-4 (ESV)

Las referencias a la esclavitud, un año de asombro, y que esto fue provocado por "Moisés", todo encaja notablemente con el relato del Éxodo de las plagas y el éxodo de la esclavitud en Egipto como se describe en la Biblia. Petrovich cree que "la Dama" de la que se habla se refiere a la diosa egipcia Hathor, que a menudo se representaba como una vaca con cuernos. La Biblia registra la tendencia de los israelitas a reverenciar a los dioses de Egipto, como se ve en el incidente del becerro de oro en el monte Sinaí. Una referencia a esta rebelión y lo que puede ser el año del asombro aparece en el Salmo 78.

¡Cuántas veces se rebelaron contra él en el desierto y lo afligieron en el desierto!

Probaron a Dios una y otra vez y provocaron al Santo de Israel.

No se acordaron de su poder ni del día en que los redimió del enemigo,

cuando hizo sus señales en Egipto y sus maravillas en los campos de Zoán.

Convirtió sus ríos en sangre, para que no pudieran beber de sus arroyos.

Envió entre ellos enjambres de moscas que los devoraban y ranas que los destruían.

Dio sus cosechas a la langosta destructora y el fruto de su trabajo a la langosta.

Destruyó sus viñas con granizo y sus sicomoros con escarcha.

Entregó su ganado al granizo y sus rebaños a los rayos.

Él soltó sobre ellos su ardiente ira, ira, indignación y angustia, una compañía de ángeles destructores.

Abrió un camino para su ira; no los libró de la muerte, sino que entregó sus vidas a la plaga.

Derribó a todo primogénito en Egipto, las primicias de su fuerza en las tiendas de Cam.

Luego sacó a su pueblo como ovejas y los guió por el desierto como a un rebaño. - Salmo 78: 40-52 (ESV)


Foto del Sinaí 361, parte de una losa de piedra de Egipto, que propone el Dr. Douglas Petrovich que contiene el nombre Moisés.

Esta inscripción (junto con la inscripción Sinai 375a que nombra a Ahisamach) no incluye fecha, pero el profesor Petrovich asigna una fecha en la XVIII Dinastía alrededor de 1446 a. C., basada en restos de cerámica de ese período encontrados en las cuevas. David Rohl, que favorece el Éxodo que se produjo al final de la dinastía XIII, responde que la cerámica solo se puede usar para fechar elementos que se encuentran en la misma capa que la cerámica cuando se trata de restos estratificados en el suelo. Por lo tanto, una inscripción separada en una pared de roca o estela encontrada sobre el suelo no se puede vincular a ningún hallazgo de cerámica, especialmente en sitios en un área que se sabe que tiene una larga historia como esta.

Petrovich respondió que el principio al que se refería Rohl no se aplica a una mina tallada, sino solo a sitios donde la arquitectura experimentó varias fases de construcción / reconstrucción con nuevos niveles de piso que limpiaban el material viejo con regularidad. En contraste, Petrovich señaló que estos pozos mineros solo fueron utilizados por un grupo de hombres que visitaron este sitio remoto no más de una vez al año para la actividad minera estacional / anual. No habría habido mucamas, servicios de limpieza o renovaciones dentro de los pozos de la mina. Si las minas que produjeron inscripciones del Imperio Nuevo se hubieran utilizado en períodos anteriores, habría evidencia visible de que se conservan en estos pozos. Sin embargo, no existe ninguno.

Si bien el profesor Petrovich admite que la evidencia de cerámica datable no es garantía del primer uso de las minas, cree que hay suficiente evidencia a lo largo de varias líneas para asegurar que estas minas en particular no se usaron durante el Reino Medio. Y así continúa el debate. Petrovich cree que su reconstrucción del desarrollo de la escritura hebrea más antigua también apoya firmemente su opinión de que estas inscripciones posteriores son del Reino Nuevo. Una vez más, ya sea a finales de la XIII Dinastía o principios de la XVIII, estas inscripciones parecen ser anteriores al Éxodo de Ramsés en siglos.

En un artículo de Breaking Israel News, Petrovich señala otras declaraciones "bíblicas" que ha descifrado. Una declaración que decía: "El vino es más abundante que la luz del día, que el panadero, que un hombre libre", se encontró en una inscripción de finales de la XII Dinastía. Otra inscripción (esta del Sinaí 375a, y más cercana al tiempo del Éxodo) dice: "El que ha sido elevado está cansado de olvidar". Si bien el profesor Petrovich no ha afirmado este vínculo, encuentro la redacción asombrosamente similar al relato de que José fue elevado a segundo al mando después de ser expulsado por sus hermanos. Esta acción hizo que fuera esclavizado en Egipto y luego encarcelado durante varios años antes de ser elevado.

Entonces el faraón dijo a José: Ya que Dios te ha mostrado todo esto, no hay nadie tan perspicaz y sabio como tú. Tú estarás al frente de mi casa, y todo mi pueblo se ordenará como tú mandes. Solo en lo que respecta al trono ser más grande que tú ". Y el faraón dijo a José: Mira, te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. - Génesis 41: 39-41 (ESV)

José llamó el nombre del primogénito Manasés. "Porque", dijo, "Dios me ha hecho olvidar todas mis penurias y toda la casa de mi padre". - Génesis 41:51 (ESV) [Manasés suena como la frase hebrea para hacer olvidar]

Petrovich explica que otros lenguajes semíticos no dan como resultado interpretaciones sensibles para estas inscripciones, razón por la cual nunca antes se han interpretado. Y pocos han pensado que los israelitas eran tan tempranos, por lo que el hebreo no se consideró una opción. Esta primera versión del hebreo podría considerarse como "hebreo 1.0" y, según Petrovich, solo sirve para traducir las inscripciones egipcias. "Hubo muchos '¡A-ha!' momentos en el camino ", dijo," porque me estaba tropezando con figuras bíblicas nunca antes atestiguadas en el registro epigráfico, o viendo conexiones que no había entendido antes ".

Petrovich continuó: "Mis descubrimientos son tan controvertidos porque, si son correctos, reescribirán los libros de historia y socavarán muchas de las suposiciones y conceptos erróneos sobre el antiguo pueblo hebreo y la Biblia que se han aceptado comúnmente en el mundo académico y se enseñan como hechos en el mundo. universidades líderes en el mundo ".

Como era de esperar, las críticas siguieron rápidamente a la presentación de Petrovich en ASOR. La crítica principal hasta ahora ha venido del Dr. Christopher Rollston de la Universidad George Washington, uno de los principales académicos estadounidenses en el campo de la epigrafía y las inscripciones antiguas del área del Levante. El 10 de diciembre de 2016, escribió un artículo en su sitio web titulado: Las inscripciones proto-sinaíticas 2.0: lengua cananea y escritura cananea, no hebreo. En él afirmó lo siguiente:

"En cuanto a la escritura de estas inscripciones de Serabit el-Khadem y Wadi el-Hol, los mejores términos son" Alfabético temprano "o" Cananeo ". Algunos prefieren el término" Escritura proto-Sinaítica ". Cualquiera de estos términos es aceptable. Pero es absoluta y empíricamente incorrecto sugerir que la escritura de las inscripciones de Serabit el-Khadem y Wadi el-Hol es la escritura hebrea, o la escritura fenicia, o la escritura aramea, o la escritura moabita, o la escritura amonita , o la escritura edomita. La escritura de estas inscripciones. no es una de las escrituras nacionales distintivas (como fenicia o hebreo o arameo, etc.), sino que es el antepasado temprano de todas estas escrituras y lo denominamos temprano antepasado: Alfabético temprano ".

El profesor Rollston está argumentando que estas inscripciones no se pueden llamar hebreas porque son claramente "alfabéticos tempranos" o "cananeos" (lo que muchos llaman protocananita o proto-sinaítico), y no se puede decir que canaanita esté en ningún particular. idioma, por lo tanto, no puede ser hebreo. Pero Petrovich está argumentando en contra de la premisa misma y el pensamiento convencional de que no se puede pensar que la escritura alfabética temprana esté en un idioma nacional en particular. Obviamente, algún grupo de semitas que hablaba un idioma en particular lo desarrolló, y ¿por qué no los hebreos? Los desarrolladores de la escritura alfabética temprana tenían que ser los hebreos o los fenicios o los arameos o los moabitas o los amonitas o los edomitas o los madianitas, etc. Uno de ellos tenía que haber sido el primero. Y da la casualidad de que los hebreos estaban en Egipto justo en el momento en que esta escritura semítica se desarrolló de jeroglíficos a símbolos alfabéticos, y estas primeras inscripciones simplemente presentan los nombres únicos de personajes de la historia bíblica de los israelitas en Egipto y más tarde. durante el Éxodo.

Es cierto que existe una escritura llamada "hebreo" (o paleo-hebreo) que se puede ver en inscripciones de alrededor de 1000 o 900 aC, y esta escritura "hebrea" es diferente a la escritura alfabética más antigua. Pero nadie discute ese punto. La pregunta es si hay un precursor de esa escritura, una forma anterior de hebreo (lo que a Petrovich le gusta llamar "hebreo protoconsonante"), que fue el primer alfabeto del mundo y se ha llamado alfabético temprano (o protocananita) hasta hasta ahora.Esta escritura se habría desarrollado en varias ramas utilizadas por los diferentes grupos de la región, incluido un desarrollo gradual en formas posteriores de hebreo como la que se llama hoy paleohebreo. El nuevo libro de Petrovich analiza ampliamente este proceso. Señala evidencia que muestra que las letras hebreas evolucionaron continuamente, volviéndose menos pictográficas con el tiempo, hasta que finalmente se convirtieron en letras mayúsculas.


El desarrollo del hebreo proto-consonántico propuesto por Douglas Petrovich

Rollston centra la mayor parte de su crítica en la interpretación de Petrovich de algunas palabras como "hebreas" cuando, de hecho, aparecen en otras lenguas semíticas y pueden tener varios significados posibles. Pero una gran parte del argumento de Petrovich se basa en el contexto de estas inscripciones usando nombres bíblicos únicos en los períodos de tiempo correctos cuando esas figuras estaban activas. Además, su caso se basa en la afirmación de que algunas de estas inscripciones solo pueden tener sentido cuando se proporcionan los términos hebreos en lugar de las otras opciones. Para evaluar la fuerza de ese argumento, los académicos deberán leer la propuesta completa que figura en el nuevo libro de Petrovich, algo que nadie ha podido hacer todavía. Petrovich expondrá sus hallazgos en su totalidad en el primero de sus próximos volúmenes El alfabeto más antiguo del mundo, disponible ahora para preordenar a través de Carta fuera de Jerusalén.

En un intercambio en Facebook, David Rohl dijo que era válido que Rallston clasificara estos primeros escritos como semíticos. Pero Rohl señaló que las razones de Rollston para no considerar "hebreo" como el tipo de semítico involucrado, dependían de su opinión de que los israelitas solo existieron en los siglos inmediatamente anteriores a Ramsés II, y no tan temprano como estas inscripciones. Si la opinión de Rohl (o Petrovich) era correcta, los israelitas existían en la XII Dinastía y el hebreo debería considerarse un candidato legítimo para estas primeras inscripciones alfabéticas. Rollston respondió: "Oh, David, estás tan completamente equivocado en tantas cosas. No servirá de nada para mí tratar de señalarte esas cosas nuevamente. No serviría para nada útil. Lo siento. Mi análisis se basa en inscripciones reales, elementos de diagnóstico del lenguaje y la escritura. Bendice tu corazón. Esté bien y prospere. Atentamente, Chris "

La falta de voluntad para participar en este importante aspecto del debate hizo que Rohl levantara las manos y dijera que no hay forma de obligar a los académicos a cuestionar sus tradiciones arraigadas: la inercia académica es difícil de superar. Esperamos continuar el debate en nuestra próxima serie de películas Patterns of Evidence, con la participación de Douglas Petrovich y Christopher Rollston.

El profesor Petrovich resumió: "La verdad no se puede matar, así que si estoy en lo cierto, mis hallazgos durarán más que el escrutinio académico. No tengo ninguna duda de que el hebreo es el alfabeto más antiguo del mundo".



Reciba notificaciones sobre material nuevo y obtenga un libro electrónico gratis.


Páginas relacionadas de Jeff A. Benner


Los descubrimientos muestran que Galilea y Jerusalén son mucho más antiguas de lo que se creía: Historia

Mar de Galilea desde el Monte de las Bienaventuranzas (James Emery)

Entre los sitios de Tierra Santa, el Mar de Galilea ha cambiado relativamente poco desde Jesús caminó por sus orillas y reclutó a cuatro pescadores como sus primeros discípulos.

Un pintoresco, en forma de corazón lago Ubicado entre colinas en el norte de Israel, es uno de los cuerpos de agua más bajos de la tierra (unos 210 metros bajo el nivel del mar).

Este "mar" de agua dulce tiene 21 km de largo y 13 km de ancho en su punto más ancho, con una profundidad máxima de 43 metros. Es otro nombres incluyen el Mar de Tiberíades, el Lago de Gennesaret y (en hebreo) el Lago Chinnereth o Kinneret.

Alimentado principalmente por el río Jordán y drenado por él, el lago ha servido como la principal fuente de agua de Israel. reservorio, pero su utilidad se ha visto limitada por la caída del nivel del agua.

En los tiempos modernos, el turismo se ha convertido en la principal industria local. En la época de Jesús fue pesca, con 230 barcos trabajando regularmente en el lago y sus capturas secadas y exportadas a todo el mundo romano.

Jesús hizo del pueblo pesquero de Capernaum el centro de su itinerante ministerio en Galilea, utilizando el lago, sus barcas y sus orillas para difundir su Buena Nueva. Calmó una tormenta, caminó sobre el agua y probablemente incluso nadó en el lago.

Milagros en la orilla

Fue alrededor de las aguas usualmente serenas del Mar de Galilea donde Jesús comenzó su ministerio público, enseñando en las sinagogas y curando a los enfermos. Las multitudes acudieron a él, “porque enseñaba como quien tiene autoridad, y no como sus escribas” (Mateo 7:29).

Barquero demuestra técnica de pesca en el Mar de Galilea (Seetheholyland.net)

Quizás su discurso más conocido, el Sermón sobre el monte, se cree que fue entregado en el Monte de las Bienaventuranzas (también conocido como Monte Eremos). Esta pequeña colina se encuentra en la orilla noroeste del lago, entre Capernaum y Tabgha.

Tabgha es también el sitio tradicional donde Jesús alimentado una multitud de 5000 con cinco panes y dos pescados. Más tarde, al otro lado del lago cerca de Kursi, realizó una segunda alimentación milagrosa.

El caladero de pesca Heptapegon ("Seven Springs") frente a Tabgha fue también el escenario de un memorable post-resurrección apariencia.

Los apóstoles habían pescado toda la noche con las redes vacías. Justo después del amanecer, Jesús apareció y les dijo dónde encontrar un milagroso captura. Cuando los apóstoles llegaron a tierra, encontraron que el Señor resucitado les había preparado el desayuno.

Parábola con ayuda de la acústica

Los visitantes miran hacia abajo en Sower & # 8217s Cove (© BiblePlaces.com)

Aproximadamente 1 km al noreste de Tabgha hay una pequeña bahía con excepcionales acústico Cualidades Aquí se cree que Jesús enseñó la Parábola del Sembrador (Marcos 4: 1-9) desde un barco amarrado en la bahía.

La bahía semicircular, al pie del Monte de las Bienaventuranzas, es uno de los lugares más atractivos del litoral. Se llama Cala del sembrador o la Bahía de las Parábolas.

La pendiente del cerro forma un anfiteatro, más bien como un teatro romano. La investigación acústica ha demostrado que hasta 7000 personas podían escuchar a una persona hablando desde un barco en la bahía.

Peregrinos Quienes prueban la acústica, generalmente leyendo el relato del Evangelio, se sorprenden de lo lejos que llega la voz.

Esta ubicación también era una apropiada configuración por la historia del sembrador y sus semillas. Hay tierra negra fértil, suelo rocoso y abundantes espinas y cardos.

Las tormentas repentinas son comunes

Olas en el mar de Galilea (David Niblack)

Debido a que se encuentra bajo en el Gran Valle del Rift, rodeado de colinas, el Mar de Galilea es propenso a turbulencia. Las tormentas del tipo que Jesús calmó (Marcos 4: 35-41) son un peligro bien conocido para los pescadores de Galilea.

Con poca advertencia, poderoso borrascas puede barrer los wadis (valles) alrededor del lago, batiendo su tranquila superficie en olas traicioneras.

Tales tormentas a menudo llegan a media tarde, cuando el calor del valle del rift (con un promedio de 30 grados Celsius en la sombra) absorbe el aire fresco de las alturas.

Después de media hora, el viento amaina y las olas amainan, restaurando calma al lago.

En 1986, durante una severa sequía cuando bajó el nivel del agua, los restos de un antiguo pesca barco fueron encontrados en el lecho del lago. Tenía la edad suficiente para haber estado en el agua en la época de Jesús y sus discípulos. Apodado el Barco de Jesús, ahora está en exhibición permanente en el Kibbutz Ginosar junto al lago.

Un pez con una moneda en la boca.

Los tiempos modernos todavía han visto pescadores de pie en las aguas poco profundas cerca de las orillas del Mar de Galilea, echando sus redes de la manera tradicional, mientras que otros parten en botes al atardecer para pescar durante la noche. Debido a la caída de las poblaciones de peces, el gobierno de Israel iba a imponer una prohibición de pesca de dos años a partir de marzo de 2011, pero esto se redujo a una prohibición anual de cuatro meses (del 15 de abril al 15 de agosto).

San Pedro y los peces # 8217 del mar de Galilea (© David Q. Hall)

De las 27 especies de peces del lago, la más conocida es apodada Pez de San Pedro. Esta especie (Sarotherodon galilaeus galilaeus) pertenece al género tilapia. Su nombre árabe de musht (peine) se refiere a su cola en forma de peine.

El apodo se refiere al pasaje del Evangelio en el que los recolectores del templo le preguntan a Pedro si Jesús paga el Impuesto del templo.

Cuando Pedro regresa a casa, Jesús le dice que vaya a pescar - “Ve al mar y echa un anzuelo, toma el primer pez que salga y cuando abras su boca, encontrarás un moneda tómalo y dáselo por ti y por mí ”. (Mateo 17: 24-27)

Una peculiaridad de esta especie de tilapia es que es una incubadora bucal. La hembra tiene sus huevos en su boca hasta que eclosionan, luego, por un tiempo, los alevines inmaduros nadan de regreso a su boca cuando el peligro amenaza. También se sabe que el pez recoge pequeños piedras o tapas de botellas en la boca.

Pero no todo el mundo está de acuerdo en que St Peter's Fish era una papilla. Mendel Nun, una autoridad en el mar de Galilea y un veterano pescador, dice que los hongos se alimentan de plancton y, por lo tanto, son capturados con redes, no con anzuelos. El pez que pescó Peter, cree, era un barbo.

Incluso Mark Twain quedó impresionado

Salida del sol sobre el mar de Galilea (© Tom Callinan / Seetheholyland.net)

El historiador romano del siglo I Flavio Josefo quedó tan impresionado por la belleza del Mar de Galilea y el Fertilidad de su entorno que escribió, "Uno puede llamar a este lugar la ambición de la naturaleza".

Incluso el satírico Mark Twain, que visitó Galilea a caballo en 1867, se sintió conmovido por la significado del lugar. En Los inocentes en el extranjero el escribio:

"En el luz de las estrellas, Galilea no tiene fronteras más que la amplia brújula de los cielos, y es un teatro que se reúne para los grandes eventos que se reúnen para el nacimiento de una religión capaz de salvar un mundo y se reúne para la figura majestuosa designada para pararse en su escenario y proclamar sus altos decretos. .

"Pero en el luz del sol, uno dice: ¿Es por los hechos que se hicieron y las palabras que se dijeron en este pequeño acre de rocas y arena hace dieciocho siglos, que las campanas suenan hoy en las remotas islas del mar y en todas partes continentes que abrazan la circunferencia del enorme globo? "

Sitios relacionados:

En las Escrituras:

Jesús llama a sus discípulos: Mateo 4: 18-22 9: 9 Marcos 1: 16-20

La pesca milagrosa: Lucas 5: 1-11

Jesús calma la tormenta: Marcos 4: 35-41 Mateo 8: 23-27 Lucas 8: 22-25

Jesús camina sobre el agua: Mateo 14: 22-33 Marcos 6: 45-52

El Sermón del Monte: Mateo 5: 1-7: 28

La parábola del sembrador: Marcos 4: 1-9

La alimentación de las multitudes: Mateo 14: 13-21 15: 32-39 Marcos 6: 30-44 8: 1-9 Lucas 9: 10-17 Juan 6: 1-14

Pagando el impuesto del templo: Mateo 17: 24-27

Mar de Galilea desde el Monte de las Bienaventuranzas (James Emery) Mar de Galilea en forma de arpa desde arriba (NASA) Borde del Mar de Galilea (© Ministerio de Turismo de Israel)
Tabgha del Mar de Galilea (Seetheholyland.net) Grupo de peregrinos en el Mar de Galilea (Seetheholyland.net) Pueblo de Kinneret, el lago y los Altos del Golán (© Ministerio de Turismo de Israel)
Mar de Galilea mirando hacia los Altos del Golán (© Ministerio de Turismo de Israel) Monumento en la cresta de la colina de Eremos, citando a Jesús & # 8217 palabras & # 8220 Ir a enseñar a todas las naciones & # 8221 (© Don Schwager) Barco de pesca antiguo conocido como el Barco de Jesús (Seetheholyland.net)
Modelo del Barco de Jesús como habría sido (Seetheholyland.net) Equivalente moderno del barco de Jesús en el mar de Galilea (Seetheholyland.net) Barquero demuestra técnica de pesca en el Mar de Galilea (Seetheholyland.net)
Red de pesca golpea el agua del Mar de Galilea (Seetheholyland.net) San Pedro y peces del mar de Galilea (© David Q. Hall) St Peter & # 8217s pescado en el plato (Seetheholyland.net)
Peregrinos remar en el Mar de Galilea (Seetheholyland.net) Tierra fértil junto al mar de Galilea (David Niblack) Sembrador & # 8217s Cove o Bahía de las Parábolas (© Don Schwager)
Sembrador & # 8217s Cove desde el aire (© BiblePlaces.com) Los visitantes miran hacia abajo en Sower & # 8217s Cove (© BiblePlaces.com) Sower & # 8217s Cove en 2009, con nivel de agua más bajo que en el tiempo de Jesús & # 8217 (Seetheholyland.net)
Luz de luna sobre el mar de Galilea (© Tom Callinan / Seetheholyland.net) Barco de pesca moderno en el Mar de Galilea (© David Q. Hall) Eucaristía junto al mar de Galilea (Seetheholyland.net)
Mar de Galilea al amanecer (Brett Wagner) Cristo en la tormenta en el mar de Galilea, por Ludolf Bakhuysen (© Indianapolis Museum of Art) Mar de Galilea desde la cueva de Eremos (© Don Schwager)
Nadando en el Mar de Galilea (© Ministerio de Turismo de Israel) Salida del sol sobre el mar de Galilea (© Tom Callinan / Seetheholyland.net) Trigo silvestre junto al mar de Galilea (Seetheholyland.net)
Iglesia ortodoxa griega en Capernaum en el mar de Galilea (Seetheholyland.net)
Ashkenazi, Eli: "La prohibición de pesca de dos años se redujo a una pausa anual de cuatro meses", Haaretz, 16 de febrero de 2011
Charlesworth, James H .: La Guía del Milenio para los peregrinos a Tierra Santa (Prensa BIBAL, 2000)
Freeman-Grenville, G. S. P .: Tierra Santa: una guía para el peregrino Israel, Jordania y el Sinaí (Continuum Publishing, 1996)
Gonen, Rivka: Lugares sagrados bíblicos: una guía ilustrada (Collier Macmillan, 1987)
Holmes, Oliver: & # 8220Donde Jesús predicó una vez, las aguas sagradas se están escurriendo ”(guardián, 23 de febrero de 2019)
Jeffay, Nathan y Singh, Anita: "La pesca está prohibida en el mar de Galilea", El Telégrafo, 3 de abril de 2010
Murphy-O’Connor, Jerome: Tierra Santa: una guía arqueológica de Oxford desde los primeros tiempos hasta 1700 (Prensa de la Universidad de Oxford, 2005)
Nun, Mendel: "Echa tu red sobre las aguas: peces y pescadores en el tiempo de Jesús", Revisión de arqueología bíblica, Noviembre / diciembre de 1993
Pixner, Bargil: Con Jesús por Galilea según el quinto evangelio (Corazin Publishing, 1992)
Walker, Peter: En los pasos de Jesús (Zondervan, 2006)
Wareham, Norman y Gill, Jill: Cada guía del peregrino al tierra Santa (Canterbury Press, 1996)

enlaces externos

Mar de Galilea (BiblePlaces)
Mar de Galilea (Wikipedia)
Mar de Tiberias (Enciclopedia Católica)
Ensenada del Sembrador (Lugares de la Biblia)

Todo el contenido & # 169 2021, Ver Tierra Santa | Sitio de Ravlich Consulting & amp Mustard Seed
Puede promocionar el contenido y las imágenes del sitio a través de su propio
sitio web o blog, pero consulte nuestros Términos de servicio | Acceso


El descubrimiento de la ciudad perdida de Aten

El descubrimiento fue anunciado por el Dr. Zahi Hawass, el arqueólogo más conocido de Egipto que nunca está lejos de dar las últimas noticias arqueológicas en el país. “Muchas misiones extranjeras buscaron esta ciudad y nunca la encontraron”, dijo Hawass, un ex ministro de antigüedades, en un comunicado. "Comenzamos nuestro trabajo buscando el templo mortuorio de Tutankamón porque los templos de Horemheb y Ay se encontraron en esta área".

Betsy Brian, profesora de Egiptología en la Universidad John Hopkins, dijo: "El descubrimiento de esta ciudad perdida es el segundo descubrimiento arqueológico más importante desde la tumba de Tutankamón". Continuó: & # 8220El descubrimiento de la Ciudad Perdida & # 8230 nos dará un vistazo poco común a la vida de los antiguos egipcios en el momento en que el imperio era más rico ... "

Esta ciudad de Amenhotep III era conocida por los relatos históricos egipcios, pero nadie la había localizado hasta ahora. La excavación comenzó en septiembre de 2020 y, en pocas semanas, el equipo se sorprendió al ver formaciones de adobe emergiendo de la arena y corriendo en todas direcciones. Las habitaciones dentro de la ciudad estaban llenas de herramientas de la vida cotidiana que no habían sido tocadas durante miles de años.

Los restos de algunas de las paredes de adobe todavía se encuentran a nueve pies de altura en algunas áreas. (crédito: Zahi Hawass & # 8211 el Centro de Egiptología)

El sitio se encuentra entre el templo de Ramsés III y # 8217 en Medinet Habu y el templo de Amenhotep III y # 8217 en Memnon. En las colinas del oeste se encuentra el Valle de los Reyes. “Las calles de la ciudad están flanqueadas por casas, algunas de las cuales tienen muros de hasta tres metros de altura”, afirmó Hawass. "Podemos revelar que la ciudad se extiende hacia el oeste, hasta la famosa Deir el-Medina". Él cree que fue el asentamiento administrativo e industrial más grande de la era del imperio egipcio en la orilla occidental de Luxor. (Vea la historia sobre 800 tumbas egipcias descubiertas).


Jesús en Jerusalén

Cada uno de los evangelios da un relato de Jesús a lo largo de su vida y ministerio. Cada relato difiere en extensión y ofrece una descripción única de los eventos que rodearon a Cristo en Galilea y en la ciudad de Dios. El Evangelio de Juan da los relatos más detallados sobre las diferentes apariciones de Cristo en Jerusalén. Juan también describe el ministerio de Jesús en Jerusalén más que cualquier otro evangelio.

Es imposible saber con certeza la cantidad de veces que Jesús viajó a Jerusalén y la cantidad total de tiempo que pasó allí a lo largo de su vida.

A pesar de los diferentes relatos y detalles que retrata cada evangelio, es evidente que pasó tiempo allí y viajó a Jerusalén para muchas de las fiestas judías. Las Escrituras dejan en claro que Él enseñó en los recintos del Templo, difundiendo Su evangelio a todos los que quisieran escuchar. Jesús aparecía con frecuencia en Jerusalén durante las celebraciones y fiestas donde una multitud de personas habría estado presente para escuchar su mensaje. Estos tiempos también habrían estado bajo la vigilancia de las autoridades judías y romanas.

El libro de Juan detalla la mayoría de los relatos de Jesús en Jerusalén. En Juan se le representa asistiendo a las 3 fiestas de la Pascua, la más significativa de las fiestas judías, así como a la Fiesta de los Tabernáculos y la Fiesta de la Dedicación. Este relato coloca a Jesús en Jerusalén al menos cinco veces solo en los tres años de Su ministerio. También hizo varias apariciones cerca de Jerusalén, como el lugar donde Juan estaba bautizando, y los suburbios cercanos de Betania y Betfagé.

JESÚS EN JERUSALÉN - CONTEXTO HISTÓRICO

Jesús también habría visitado Jerusalén en numerosas ocasiones mientras crecía. La Biblia registra a Jesús en Jerusalén cuando era un bebé. Sus padres, María y José, lo habían llevado al templo para cumplir con su obligación de presentar al niño a Dios. Se registra otro caso en el que un Jesús de doce años visita el templo durante la Pascua con su familia, y probablemente un gran grupo de parientes y amigos extendidos. Sus padres se dan cuenta de que Jesús falta un día en el viaje de regreso, momento en el que una pareja presa del pánico se apresuró a regresar a Jerusalén. Lo encontraron tres días después, sentado en el templo hablando y haciendo preguntas con los sacerdotes.

Todos los evangelios también son consistentes con la narración de Jesús viajando cerca de Jerusalén para ser bautizado por Juan el Bautista. En el libro Jerusalén por Simon Sebag Montefiore, afirma que el bautismo de Jesús tuvo lugar alrededor del 28-29 d.C., según los primeros capítulos de Lucas. Jesús tenía treinta años cuando Juan lo bautizó en el Jordán.

Aunque Jesús no estaba en Jerusalén propiamente dicho, el Bautista estaba predicando lo suficientemente cerca de la ciudad como para atraer a muchos ciudadanos a escuchar su mensaje y ser bautizados. La Biblia nos informa que grandes multitudes acudieron en masa a la ubicación de Juan, que se discutirá con más detalle más adelante. Los sacerdotes y escribas del templo acudieron en masa para escuchar su mensaje, así como muchos otros de las aldeas circundantes. Jesús probablemente era solo otro rostro entre la multitud en este momento. El Bautista sabía quién era, pero Jesús aún no había comenzado Su ministerio público. Este bautismo, de hecho, marcó el comienzo del ministerio de Cristo en la tierra. En una ocurrencia posterior de Jesús en Jerusalén, se retiró a esta área para escapar de las autoridades.

La Pascua se celebraba una vez al año y atraía a decenas de miles de peregrinos al templo y a Jerusalén. Los Evangelios describen a Jesús en Jerusalén durante cada una de las tres Pascuas de Su ministerio de tres años, así como viajando hacia ella cuando era joven. La ciudad de Jerusalén aumentó muchas veces su población normal durante la Pascua. Peregrinos de todo el mundo partían para la Pascua. Un escenario comparable sería la Meca hoy durante los grandes festivales islámicos que atraen a cientos de miles de musulmanes.

CONTENIDO DE LA PÁGINA DE JESÚS EN JERUSALÉN

Haga clic en un enlace para ver esa sección de Jesús en Jerusalén.

La Pascua recordó la liberación de Dios de sus antepasados ​​de la agonía del Faraón y la esclavitud en Egipto. La liberación milagrosa de Dios, dirigida por Moisés, incluyó la muerte de cada primogénito varón de Egipto. Sin embargo, pasó por alto a los hebreos debido a la sangre marcada en los postes de las puertas de cada casa israelita. La gente viajó de todo el mundo antiguo para cumplir con su obligación piadosa de recordar la Pascua y santificarla. Josefo declaró en una fiesta en particular que un millón de personas acudieron a Jerusalén para la celebración de la Pascua.

ESTE ES UN MODELO DE CASAS EN LA CIUDAD BAJA DE JERUSALÉN DURANTE EL TIEMPO DE JESÚS. LA ELITE DOMINANTE Y LOS RICOS VIVÍAN EN LA ALTA JERUSALÉN, INCLUYENDO EL SUMO SACERDOTE Y OTROS SACERDOTES Y FUNCIONARIOS DEL TEMPLO DE ALTO RANGO.

Jerusalén del siglo I d.C., específicamente los años del 1 d.C. al 33 d.C., fue testigo de una era dorada de la ciudad antigua. Herodes el Grande transformó a Jerusalén en una de las grandes ciudades del mundo antiguo. Sus logros arquitectónicos incluyeron el Templo, un teatro de estilo romano, una extensión de la ciudad al oeste del Monte del Templo y un palacio grandioso para él mismo lejos de la sección judía de la antigua Jerusalén. La Ciudad Alta estaba adornada con opulentas casas para los ricos. El Sumo Sacerdote y otras élites habrían tenido sus hogares en la Ciudad Alta. Era el lujoso barrio de Herodes y la clase y élite gobernante de Jerusalén.

Herodes transformó a Jerusalén de una fortaleza de montaña aislada en una metropolitana romanizada de maravilla y genio arquitectónico. Al mismo tiempo, su comportamiento psicótico, en un momento dado que asesinó a 45 de los 71 miembros del Sanedrín, arrojó un temor reprimido sobre Jerusalén. La ciudad había crecido hasta cubrir más de 400 acres. Las estimaciones de población lo sitúan entre 20.000 y 50.000 personas. Josefo estimó que la circunferencia de la ciudad era de 33 estadios, o 3 millas y media.

En la época de Jesús, el nombre de Jerusalén no solo incluía la ciudad y los suburbios, pueblos y aldeas circundantes, sino que también llegó a representar un distrito de Judea. Los enormes proyectos de construcción de Herodes se habrían llevado a cabo en toda la ciudad, aumentando el ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana. Los peregrinos, judíos, romanos, festivales, el Templo y Jesús en Jerusalén habrían creado una atmósfera muy tensa, emocionante y cargada.

EL MONTE DEL TEMPLO SE PUEDE VER EN EL CENTRO DERECHO. LA ESTRECHA ESTRECHO DE TIERRA INMEDIATAMENTE AL SUR DEL TEMPL Y CURVANDO AL SUR A LO LARGO DEL PASEO ES LA CIUDAD DE DAVID. LA ALTA JERUSALÉN SE SIENTA SOBRE LA BAJA JERUSALÉN, AL OESTE DEL TEMPLO.

Herodes molestó a muchos de sus compañeros judíos con la construcción de edificios romanos como el teatro y el hipódromo. Era una figura polarizadora, pero mantenía amistades en lugares elevados. Muchos de los proyectos de Herodes estaban dedicados a sus benefactores romanos. Fue aceptado como amigo de Octavio, también conocido como el emperador Augusto, y también amigo de Marco Antonio. Herodes era un maestro jugando en ambos lados, cubriendo sus apuestas y manejándose a sí mismo en posiciones favorables. Intercambió intrigas políticas con la siempre astuta y mortal Cleopatra.

Herodes construyó una enorme plataforma, la primera de su tipo, sobre la cual extender el templo. Las ruinas de la plataforma son visibles hoy. El templo de Herodes tardó ochenta años en construirse de principio a fin. Jesús en Jerusalén se habría encontrado con esta construcción y con el ruido y la confusión que la acompañaron. Numerosos baños para la purificación ritual y pequeñas tiendas rodeaban el Templo.

Algunas de estas tiendas todavía tienen puestos de enganche para animales visibles hoy entre las ruinas. El Segundo Templo de Herodes se completó por completo poco después de la muerte y resurrección de Jesús. Irónicamente, la finalización total se produjo pocos años antes de la destrucción romana de este mismo Segundo Templo y el incendio y saqueo de Jerusalén en el 70 d.C. Eran tiempos turbulentos en Judá.

En la época de Jesús, Jerusalén estaba en su decimoquinta generación de influencia grecorromana (http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,999673-6,00.html). Las familias judías dieron nombres griegos y romanos a sus hijos. Gran parte de la arquitectura de la ciudad era de estilo grecorromano, gracias a Herodes, incluido el Templo de Jerusalén. Mientras Jesús enseñaba en el recinto del Templo y los sacerdotes realizaban los ritos sagrados y los rituales dentro del recinto del Templo, entre dos y tres mil soldados romanos habrían mirado desde la contigua Fortaleza Antonia, otra adición herodiana a Jerusalén. La religión judía era muy peculiar de los romanos, que adoraban a muchos dioses. De hecho, las dos culturas, aunque similares en muchos aspectos, variaron ampliamente en el ámbito del pensamiento y las creencias religiosas.

Las caravanas de Samaria, Siria, Egipto, Nabatea, Arabia y Persia eran vistas comunes dentro de las murallas de la ciudad, especialmente durante las épocas de festivales y celebraciones religiosas. La ciudad salió disparada de sus muros hacia el campo circundante. Es probable que corrientes constantes de tráfico entraran y salieran de las muchas puertas de Jerusalén. Jerusalén era una verdadera metrópoli antigua, que incorporaba todas las facetas de la sociedad de muchas culturas e influencias diferentes. En los años que van desde el 28 al 34 d.C., la noticia de Jesús en Jerusalén habría electrificado esta antigua fortaleza en la cima de una colina.

EL EVANGELIO DE MATEO

El libro de Mateo describe a Jesús en Jerusalén solo dos veces. Mateo, junto con los otros evangelios, habla de Jesús cerca de Jerusalén siendo bautizado por Juan el Bautista. La ubicación de este sitio sigue siendo un tema de debate y controversia hasta el día de hoy. Algunos lo colocan al oeste del Jordán, mientras que otros dicen que está en "Betania más allá del Jordán", es decir, en el lado este del río Jordán. Independientemente, la ubicación del Bautista estaba como mucho a un día de caminata desde Jerusalén, una distancia corta para los estándares antiguos.

Mateo 3 declara que Juan estaba bautizando en el desierto de Judea. Cualquiera que sea la ubicación, estaba lo suficientemente cerca de Jerusalén que en el versículo cinco las Escrituras dicen

"Entonces salía a él Jerusalén, y toda Judea, y todos los distritos alrededor del Jordán",

Jesús apareció y fue bautizado por Juan el Bautista, quien fue el único que reconoció a Jesús por quien era. Como se mencionó anteriormente, Jesús aún no había comenzado a predicar públicamente, por lo que probablemente era un desconocido. La Escritura, sin embargo, guarda silencio con respecto a tales detalles. El Espíritu de Dios descendió sobre Jesús en forma de paloma cuando se levantó de las aguas.

Mateo 3:17 registra un "voz de los cielos" se escuchó proclamar a Jesús hijo de Dios. Aunque la Biblia no da más detalles, los presentes deben haber estado confundidos en cuanto a la voz y el significado. No se registra la reacción exacta de los que estaban cerca, aunque ciertamente es un pensamiento interesante.

La primera aparición real de Jesús en Jerusalén según Mateo adquiere un carácter sorprendente. Inmediatamente después de ser bautizado, se representa a Jesús dirigiéndose al desierto para estar solo. Con frecuencia, los evangelios describen a Jesús retirándose solo, o con un pequeño número de discípulos selectos. En este caso, Mateo 4: 1 estados:

"Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo".

El mapa muestra la ruta de Jesús a Juan el Bautista. Los judíos evitaban viajar a través de Samaria en su camino a Jerusalén desde Galilea. Por lo tanto, cruzarían el río Jordán dos veces durante el viaje, evitando Samaria al este. La ubicación del Bautista, aunque incierta, se describe como en el lado este del Jordán, justo en el punto que Jesús habría cruzado por segunda vez en su viaje.

A VECES JESÚS VIAJÓ AL ESTE DEL JORDÁN ANTES DE VOLVER A JERICÓ. OTRAS VECES JESÚS VIAJÓ A TRAVÉS DE SAMARIA, LA RUTA MÁS DIRECTA & # xa0, SIN EMBARGO, LOS JUDÍOS MIRARON A LOS SAMARIANOS.

Desde este punto de cruce, la mayoría continuaría hacia el oeste hasta Jerusalén. Varias rutas salían de Jericó, una conducía a Jerusalén y otra al desierto. Es una teoría que Jesús tomó el camino que conduce al noreste, hacia el desierto de Judea.

El diablo se apareció a Jesús en el desierto, probándolo a través de una serie de tentaciones y debilidades carnales. Mateo 4: 5 relata una de estas pruebas. "Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa y lo puso en el pináculo del templo",

Desde aquí el diablo tentó a Jesús para que se lanzara desde lo alto y los ángeles lo rescataran. Jesús respondió con el versículo clásico

"Por otra parte está escrito 'NO PONERÁS A PRUEBA AL SEÑOR TU DIOS".

Esta es una ocurrencia sobrenatural de Jesús en Jerusalén. Atlas de Holman afirma que el templo de Herodes se elevó a alturas de más de 180 pies en algunos lugares desde el lecho de roca hasta la cima de ciertas torres. No sabemos en qué forma apareció, o si fue una manifestación física o espiritual. Uno no puede presumir de conocer más detalles sobre este hecho que los que están registrados en las Escrituras, por lo que es mejor dejarlo solo.

La tercera y última mención que hace Mateo de Jesús en Jerusalén es la Entrada Triunfal a Jerusalén. Mateo 21-28 narra la última semana de Jesús en Jerusalén antes de Su muerte y resurrección, así como Sus apariciones resucitadas en toda Jerusalén. Los cuatro evangelios tratan con gran detalle la última semana de Jesús en Jerusalén. La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén como Mesías fue seguida por arresto, negación, juicio, golpiza, crucifixión y muerte. Los seguidores de Jesús se dispersaron, ya que sus apóstoles se representan huyendo al Cenáculo por temor a "los judios".

EL EVANGELIO DE LA MARCA

El Evangelio de Marcos es similar en muchos aspectos a Mateo. Marcos registra dos casos de Jesús en Jerusalén, y solo uno sucedió realmente dentro de las murallas de la ciudad. Marcos también brinda muchos detalles sobre la última semana de Jesús en Jerusalén. Sin embargo, una diferencia significativa es que Marcos describe a Jesús en Jerusalén viviendo entre sus discípulos. después Su muerte. Mientras que Mateo solo mencionó dos apariciones resucitadas, Marcos pone a Jesús en Jerusalén tres veces en forma resucitada.

San Marcos 1: 9 relata el bautismo de Jesús por Juan el Bautista de la misma manera que lo hace Mateo. Cuando Jesús se levantó del agua, una paloma descendió sobre él acompañada de una voz del cielo. Jesús es llevado al desierto, como en Mateo, aunque se dan muchos menos detalles sobre las pruebas específicas. Después de que Jesús venció al diablo, Marcos declara que procede a Galilea. Cristo comenzó Su ministerio fuera de Jerusalén, y estos relatos también se dan con gran detalle a lo largo de los Evangelios.

Jesús es representado viajando a Capernaum en Marca 1. Esto comienza Su ministerio, y el libro de Marcos pasa la mayor parte de los primeros diez capítulos en Galilea. Marcos no menciona a Jesús en Jerusalén hasta el capítulo once. San Marcos 11-15 representan la última semana de Jesús en Jerusalén. El capítulo dieciséis habla de sus apariciones resucitadas.

CRISTO CONVERTIÓ EL AGUA EN VINO EN UNA BODA EN CANA. A LO LARGO DE LAS ORILLAS DEL MAR DE GALILEE LLAMÓ A SUS DISCÍPULOS. LOS SERMONES MÁS GRANDES EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD FUERON ENSEÑADOS EN LAS CIMAS DE GALILEE Y EN LAS AGUAS DEL MAR DE GALILEE.

Se hace evidente que con Jesús se llevaron a cabo dos ministerios distintos. Un ministerio se llevó a cabo alrededor del mar de Galilea. Jesús pasó un tiempo valioso en el camino con sus discípulos entre pueblos y ciudades de Galilea. Estas ocasiones permitieron un tiempo a solas con los apóstoles. Su otro ministerio estaba en el ajetreo y el bullicio de la gran ciudad de Dios. Jerusalén era una atmósfera completamente diferente a la de los pueblos pesqueros de Galilea.

Cuando los discípulos estaban con Jesús en Jerusalén, pasaban mucho tiempo en el recinto del templo y en los suburbios, donde se quedaba con amigos como Marta, María y Lázaro. En la ciudad, Jesús llegó a multitudes más diversas, mientras que al mismo tiempo provocó la ira y eventual ira de las autoridades. Independientemente de la ciudad o el campo, Jesucristo atrajo a una multitud durante Su ministerio público.

La segunda instancia de Marcos de Jesús en Jerusalén tiene lugar en San Marcos 11: 1, la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Jesús había viajado a Jerusalén a través de Jericó en el capítulo diez.

Jesús se habría acercado a Jerusalén desde el este, en dirección a Betfagé y Betania. Betania era un suburbio de Jerusalén a unas 1.8 millas al este. El pueblo estaba en las laderas del Monte de los Olivos, por lo que Jesús habría viajado por el Monte de los Olivos todos los días. Lázaro vivía aquí, y fue aquí donde Jesús se quedó durante su última semana.

Jesús había enviado a dos de sus discípulos a Jerusalén. En el versículo dos se les instruyó que buscaran un pollino y se lo trajeran. Los discípulos hallaron las cosas como Jesús había predicho y le llevaron el pollino. Mateo 11: 7-9 detalla la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

"Y llevaron el pollino a Jesús y le pusieron sus mantos y él se sentó sobre él. Y muchos extendieron sus mantos en el camino, y otros extendieron ramas frondosas que habían cortado de los campos. Y los que iban antes, y aquellos los que lo siguieron gritaron: "¡Hosanna! Bendito el que viene en el nombre del Señor".

Este caso registrado de Jesús en Jerusalén, sin embargo, es breve. Porque inmediatamente después de entrar en la ciudad, el versículo once dice que entró en el templo, "y después de mirar alrededor, partió para Betania". Jesús parece estar inspeccionando el campo de batalla en este caso. Probablemente se dio cuenta de los prestamistas apostados por todas partes. El comercio y el comercio llenaron el templo. Quizás Jesús comenzó a formular su ataque a los prestamistas que tendría lugar al día siguiente. Quizás solo quería contemplar la casa de su Padre.

El resto de Marcos se dedica a relatar la última semana de Jesús. San Marcos 16Sin embargo, relata tres apariciones específicas de Jesús en Jerusalén. Estos son importantes porque tienen lugar después de Su muerte. Marcos enumera tres apariciones del Jesús resucitado en Jerusalén. El primero de estos ocurre en San Marcos 16: 9.

"El primer día de la semana, después de haberse levantado de mañana, se apareció por primera vez a María Magdalena, de la cual había expulsado siete demonios".

María, por supuesto, corrió a contárselo a los discípulos que se negaron a creerle. Inmediatamente antes de este versículo hay otra aparición de Jesús en Jerusalén. Esta aparición tiene lugar en una carretera no identificada. El momento en las Escrituras implica que uno sucede inmediatamente después del otro. En el versículo nueve es a María Jesús aparece, y tres versículos más tarde en San Marcos 16: 12-13 Aparece de nuevo.

"Y después de eso, se les apareció en forma diferente a dos de ellos mientras caminaban camino al campo. Y se fueron y lo informaron a los demás, pero tampoco les creyeron."

La tercera aparición resucitada de Jesús en Jerusalén tiene lugar solo dos versículos después. San Marcos 16:14 registra un encuentro interesante entre Jesús y sus discípulos. Este incidente es presumiblemente una de las apariciones de Jesús en el Cenáculo. Los Evangelios de Lucas y Juan también mencionan al menos una aparición de Jesús en el Cenáculo. Juan da más conocimiento que cualquier otro, ya que tiende a enfocarse más en el ministerio de Jesús en Jerusalén.

Con Jesús en Jerusalén, las autoridades estaban en alerta máxima y los ocupantes romanos miraron nerviosos a la multitud. Lo que Juan nos dice arroja información valiosa sobre la situación política en la Jerusalén del primer siglo inmediatamente después de la muerte de Jesús. Juan nos informa que los discípulos se habían reunido en una habitación.

"cuando las puertas estaban cerradas. por miedo a los judíos".

La atmósfera en las veinticuatro horas que siguieron a la muerte de Jesús en Jerusalén fue de intensa ansiedad para sus seguidores. También temían por sus vidas. Si las autoridades podían dar muerte a su líder, seguramente ellos también estaban en peligro. Se habían encerrado en un Aposento Alto. Aunque aparentemente algunos de ellos se movieron, ya que Tomás estuvo ausente durante una aparición y Jesús se apareció a dos en un camino rural, lo hicieron de manera discreta y probablemente solo cuando fuera absolutamente necesario.

El resto del tiempo estuvieron encerrados, fuera de la vista, bajo tierra. Tal era el estado de ánimo de los discípulos que condujeron a San Marcos 16:14.

"Y después se apareció a los once mismos que estaban reclinados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto después de que él resucitó". Aunque este pasaje de Marcos no da una fecha en cuanto a cuándo ocurrió, parece probable que fue una de las primeras apariciones del Jesús resucitado en Jerusalén. La razón es que menciona solo once presentes, lo que significa que Tomás era el discípulo que faltaba como se menciona en otros evangelios. Sin embargo, la próxima aparición de Jesús ocurre con Su ascensión.

La cronología en Marcos parece indicar que la ascensión tuvo lugar después de la primera aparición de Jesús en el Cenáculo. Sin embargo, no se debe suponer que esto indica tal, ya que los detalles no se mencionan en Mark. Al combinar los otros relatos, se puede formular un relato más detallado de las apariciones resucitadas de Jesús en Jerusalén y Galilea que conducen a Su gloriosa ascensión.

San Marcos 16:19 da un breve relato de la ascensión de Jesús.

"Entonces, cuando el Señor Jesús les habló, fue recibido arriba en el cielo y se sentó a la diestra de Dios".

Esto fue todo lo que Mark mencionó sobre la ascensión. Marcos coloca a Jesús a la diestra de Dios, donde se sienta hoy en anticipación del eventual juicio de la humanidad.

EL EVANGELIO DE LUCAS

Lucas describe el relato más antiguo de Jesús en Jerusalén. Lucas 2: 21-22 declara que Jesús fue llevado a Jerusalén por María y José cuando tenía ocho días de edad, como la ley prescribe para todos los recién nacidos. Debía ser consagrado en el templo y circuncidado.

"Y cuando se cumplieron ocho días antes de su circuncisión, su nombre fue llamado Jesús, el nombre dado por el ángel antes de que fuera concebido en el útero. Y cuando se cumplieron los días de su purificación según la ley de Moisés, trajeron Él sube a Jerusalén para presentarlo al Señor ".

Algunos eruditos indican que este versículo parece implicar que Jesús tenía más de cuarenta días, ya que este habría sido el tiempo necesario para la purificación de María después del nacimiento de Jesús. Independientemente, era un bebé y cumplía con su obligación con la ley. Nacido bajo la ley, cumplió perfectamente toda la ley. Incluso esta primera aparición de Jesús en Jerusalén cuando era un bebé atrajo cierta atención.

Los versículos veinticinco al treinta y ocho cuentan la historia de dos personas justas que ven a Jesús el bebé e inmediatamente lo reconocen por quién es. Uno era un anciano llamado Simeón y el otro una profetisa, Ana, la hija de Fanuel de la tribu de Aser. Simeón, que se dice que fue un hombre justo y devoto, alabó a Dios por permitirle ver "Tu salvación" en el niño Jesús.

Uno solo puede imaginar los pensamientos de María y José cuando Simón los miró y dijo, como se indica en los versículos 34-35.

"He aquí, este Niño está designado para la caída y el levantamiento de muchos en Israel, y para una señal a la que oponerse, y una espada traspasará incluso tu propia alma, para que se revelen los pensamientos de muchos corazones".

El versículo treinta y seis también habla de una profetisa llamada Ana que reconoció al niño Jesús. Las Escrituras registran que Anna continuó hablando de él. "a todos los que esperaban la redención de Jerusalén". Así, desde el principio, Jesús en Jerusalén llamó la atención como una ocasión especial.

La segunda aparición en Lucas de Jesús en Jerusalén ocurre en Lucas 2: 41-52. En esta narración, Jesús tiene doce años y nuevamente visita Jerusalén con sus padres para una fiesta de Pascua. Jesús y su familia habrían viajado con un gran grupo de parientes extendidos y amigos de Nazaret. Tales grupos de peregrinaje se unirían a otros a lo largo del camino, porque en números había seguridad. Viajar durante el siglo I d.C. podría resultar peligroso.

La distancia de norte a sur de Jerusalén a Nazaret era de aproximadamente 70 millas. Sin embargo, esta ruta directa pasaba por Samaria. Los judíos consideraban que los samaritanos eran impuros, por lo que se evitaba viajar por su tierra. Esto significaba que el viaje habría cubierto aproximadamente 100 millas, ya que esta ruta los llevó al este del río Jordán. Este habría sido un viaje de aproximadamente diez días, a un promedio de once millas por día.

"Y sus padres solían ir a Jerusalén todos los años en la fiesta de la Pascua. Y cuando cumplió los doce, subieron allí según la costumbre de la fiesta"

Probablemente esta no era la segunda vez que Jesús estaba en Jerusalén. Las Escrituras implican que el niño Jesús había sido antes de este viaje, asistiendo a las Pascuas anteriores con Sus padres. Por lo tanto, la segunda instancia de Lucas de Jesús en Jerusalén no necesariamente indica que esta fue solo la segunda visita de Jesús a la ciudad. Lucas nos dice que la familia pasó una semana en Jerusalén en esta visita, como era costumbre en la Fiesta de los Panes sin Levadura. Probablemente se quedaron en los suburbios de la ciudad, donde pasaría su última semana en la tierra con amigos aproximadamente veinte años después.

No se dan detalles sobre la semana que pasaron en Jerusalén. La narración comienza en el versículo 43, donde se dice que María y José partieron de la ciudad después de la Pascua, sin saber que habían dejado a Jesús en Jerusalén. Esto parece mucho más descuidado en nuestro contexto actual de lo que hubiera sido durante la Jerusalén del primer siglo.

El grupo de viaje de María y José incluyó a muchos parientes y amigos cercanos de la familia. Jesús naturalmente habría pensado que estaba a salvo con cualquier número de personas en su grupo de viaje. Por lo tanto, cuando el grupo partió de Jerusalén, se suponía que todos estaban presentes. Las Escrituras relatan tales cosas, diciendo que María y José "suponía que estaba en la caravana".

Después de un día de viaje, María y José se dieron cuenta de que habían dejado a Jesús en Jerusalén. Una madre y un padre aterrorizados se apresuraron a regresar a Jerusalén y pasaron tres días buscando a Jesús en la ciudad. Uno solo puede imaginar el sentimiento que debieron haber tenido María y José al ver a Jesús sentado en el Templo. La Escritura describe a una María enojada, o al menos perturbada, en el versículo cuarenta y ocho.

"Hijo, ¿por qué nos has tratado de esta manera?"

La respuesta de Jesús indica que tenía una clara conciencia de quién era a la edad de doce años.

"¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tenía que estar en la casa de mi Padre?"

El joven Jesús estaba desafiando las mentes de los sacerdotes ancianos a los doce años. Él era "ambos escuchándolos y haciéndoles preguntas". Qué fascinante imagen de un joven Jesús, sondeando las mentes de los "expertos" en la ley, formando Sus creencias y pensamientos, en comunión con Su Padre. El grado de conciencia de Jesús de quién era Él es, por supuesto, una especulación, ya que las Escrituras guardan silencio sobre estos asuntos. Sin embargo, es un tema que invita a la reflexión y que se menciona brevemente en las Escrituras. Este ejemplo de Jesús en Jerusalén fue solo un presagio de lo que vendría. Jesús se sentaría nuevamente en el templo y se enfrentaría a estos mismos sacerdotes.

La próxima aparición de Lucas de Jesús en Jerusalén tiene lugar algunos años más tarde, cuando Jesús se dirige a Jerusalén por última vez. Lucas 19 comienza con Jesús entrando en Jericó. Por este relato parecería que Jesús había viajado al sur desde Galilea, por el lado oriental del río Jordán y había cruzado en Jericó en su camino a Jerusalén.

Fue en este viaje de Jericó a Jerusalén que Jesús se detuvo y contó a la multitud la parábola de los prestamistas, que se encuentra en Lucas 19: 11-27. El relato de esta parábola tuvo lugar cerca de Jerusalén. Después de terminar la parábola, Jesús continuó su camino hacia el oeste desde Jericó hacia Sion. Viniendo de Jericó, habría entrado en las aldeas de los suburbios de Betfagé y Betania, en las laderas del monte de los Olivos.

Lucas nos dice desde Betania que envió a dos discípulos por delante para asegurar el pollino en el que entraría en Jerusalén. Lucas comienza así su relato de la Entrada Triunfal y la última semana de Jesús en Jerusalén. Durante esta semana se quedó en las afueras de Betania con sus amigos Lázaro, Marta y María. Lucas continúa lidiando con la última semana de Jesús hasta el capítulo 23. Lucas 24 trata sobre el Jesús resucitado en Jerusalén.

Lucas describe tres apariciones totales del Jesús resucitado en Jerusalén. A diferencia de los dos evangelios anteriores, Lucas no describe la aparición de Jesús a María en las primeras horas de la mañana después de Su resurrección. La primera aparición de Jesús en Jerusalén registrada por Lucas ocurre en el camino a Emaús. Emaús estaba a siete millas al oeste de Jerusalén. Lucas 9: 13-15 describe la apariencia.

"Y he aquí, dos de ellos iban ese mismo día a un pueblo llamado Emaús, que estaba a unas siete millas de Jerusalén. Y sucedió que mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se acercó y comenzó a viajar con ellos. Pero sus ojos se les impidió reconocerlo ".

Uno de estos hombres se llamaba Cleofás. No sabemos cuánto tiempo permaneció Jesús con estos hombres, pero viajó con ellos hasta Emaús, explicándoles las Escrituras a medida que avanzaban, según el versículo veintisiete. Jesús incluso se sentó a comer con los hombres, pero cuando partió el pan y se lo dio, las Escrituras relatan

"Se les abrieron los ojos y lo reconocieron y Él desapareció de su vista".

Tan conmocionados y sorprendidos estaban estos hombres que "se levantó en esa misma hora y volvió a Jerusalén". ¡Qué electrizantes deben haber sido estos momentos! El Jesús resucitado en Jerusalén otorgó poder a un grupo de pequeños seguidores que de otro modo habían sido derrotados. A continuación, Lucas retrata a Jesús apareciéndose a sus discípulos cuando estaban reunidos, presumiblemente en el Aposento Alto.

Aunque la cronología del Jesús resucitado en Jerusalén es difícil de determinar, está claro que las cosas estaban sucediendo rápidamente. Lucas 24:36 hablar de otra aparición del Jesús resucitado.

"Y mientras ellos contaban estas cosas, él mismo estaba en medio de ellos".

Aunque la Biblia guarda silencio en cuanto a dónde tiene lugar esta aparición, cuando se toma en contexto con los otros relatos de los evangelios, parece plausible sugerir que esto tuvo lugar en el Aposento Alto. Si este era el Aposento Alto, entonces los discípulos seguramente se encontraban en un estado de máxima alerta y ansiedad. El versículo treinta y seis deja en claro que los viajeros en el camino a Emaús habían regresado y estaban "contando estas cosas" a los discípulos restantes. Un tema común en todas partes es la incredulidad que acompañó a los discípulos de Cristo al enterarse por primera vez de Su resurrección.

Lucas nos dice cuando Jesús se les apareció, "se asustaron y asustaron y pensaron que estaban viendo un espíritu". Su mundo se había puesto patas arriba. El que pensaban que era su rey había muerto sin ceremonias en una cruz de madera hecha por los romanos. Las cosas no fueron como habían previsto, y ciertamente no esperaban ver a Jesús de pie frente a ellos.

"¿Por qué estáis turbados y por qué surgen dudas en vuestros corazones?"

Las preguntas parecen naturales para Jesús, excepto por el hecho de que acababa de resucitar de entre los muertos. Como les había enseñado sobre lo que estaba por venir, las Escrituras indican que no comprendieron completamente lo que les estaba diciendo. Ahora, sus preguntas eran invitaciones a un nuevo nivel de fe.

"Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo, tócame y ve, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo".

Entonces, como si esto fuera poco, los discípulos "le dio un trozo de pescado asado, y él lo tomó y se lo comió delante de ellos". Esta escena recuerda cuando Dios visitó a Abraham con dos de sus siervos en Génesis 18. Dios y su misteriosa compañía se sentaron y comieron con Abraham tal como Jesús comió con sus discípulos. Este acto simbolizó su completa victoria sobre la muerte.

La narrativa de Luke vuelve a moverse rápidamente de un episodio a otro. En el versículo cincuenta, Jesús dirige "hasta Betania", donde los bendice. Lucas luego simplemente declara en el versículo cincuenta y uno

"Y sucedió que mientras los estaba bendiciendo, se separó de ellos".

La transformación de sus discípulos se ve en los dos últimos versículos del relato de Lucas. John nos dice que se habían encerrado en el Aposento Alto, temiendo por sus vidas. Habían pasado a la clandestinidad. Ahora, según Lucas, después de la Ascensión de Cristo ellos "volvían a Jerusalén con gran gozo, y estaban continuamente en el templo alabando a Dios". Sus discípulos habían recibido el poder de las apariciones resucitadas de Jesús en Jerusalén.

EL EVANGELIO DE JUAN

De los cuatro evangelios, ninguno da un relato más detallado de Jesús en Jerusalén que Juan. Mientras que Mateo, Marcos y Lucas le dieron mucho enfoque a Jesús en Galilea, el Evangelio de Juan se enfoca en Su ministerio en Jerusalén. Juan menciona a Jesús en Jerusalén al menos en seis ocasiones. Registra tres fiestas de Pascua (Juan 2:13 6: 4 11:55), una fiesta de cabañas o tabernáculos (Juan 7: 2), una fiesta sin nombre (Juan 5: 1), y un Festival de Dedicación, o Hanukkah (Juan 10:22).

El libro de Juan comienza con Jesús aventurándose a ver a Juan el Bautista cerca de Jerusalén. Hay que tener en cuenta que este encuentro tuvo lugar antes de que Jesús comenzara su ministerio público. La Biblia guarda un silencio misterioso en cuanto a lo que sucedió en la vida de Jesús antes de Su ministerio público en los Evangelios. Así, las palabras de Juan el Bautista en Juan 1:29 Hubiera parecido extraño a los espectadores, ya que Jesús probablemente era solo otro rostro en la multitud en este momento.

"Al día siguiente, vio a Jesús que se le acercaba y dijo:" He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo ".

Con este acto, Jesús comenzó su ministerio en la tierra, como lo registran los evangelios y otros relatos no bíblicos. Mateo nos dice que desde aquí Jesús, guiado por el Espíritu, viaja al desierto para enfrentarse a Satanás. Mateo informa que Satanás y Jesús en Jerusalén, de pie en el pináculo del Templo, el diablo intenta frustrar la misión divinamente designada de Jesús. Juan, sin embargo, no ahonda en la tentación de Jesús.

Más bien, Juan se mueve rápidamente para representar a Jesús en Jerusalén nuevamente, esta vez para la Pascua en Juan 2:13. El período de tiempo involucrado con esta aparición ha generado cierto debate.

"Y estaba cerca la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén".

La Pascua fue acompañada con la fiesta de los Panes sin Levadura. Levítico 23: 5 describe los dos.

"En el primer mes, el día catorce del mes entre las dos tardes es la Pascua del Señor. Y el día quince del mismo mes es la fiesta de los panes sin levadura para el Señor, siete días comeréis panes sin levadura. El primer día tendréis santa convocación, no haréis ningún tipo de trabajo servil. Y traeréis una ofrenda encendida al señor siete días; el séptimo día es santa convocación; no haréis ningún tipo de trabajo servil ".

La Pascua celebró el éxodo de Egipto. Levítico afirma que los israelitas debían comer pan sin levadura solo durante la duración de la Pascua, por lo que la fiesta de los Panes sin Levadura acompaña a la Pascua de siete días. Jesús en Jerusalén durante la Pascua habría incluido una estadía de siete días en la ciudad superpoblada. Jerusalén aumentó a muchas veces su tamaño durante estas ocasiones especiales. Muchas personas se vieron obligadas a permanecer en los suburbios y el campo circundantes. Jesús tenía algunos amigos en Betania, por lo que a menudo se quedaba con ellos. Lázaro, Marta y María lo alojaron durante la semana previa a Su crucifixión y resurrección.

El debate tiene que ver con lo que sucede a continuación. Jesús entra en el templo donde se realizaba mucho comercio y comercio. Se vendieron y se intercambiaron animales de sacrificio, así como prestamistas que cambiaron cualquier moneda que se les diera por las monedas del Templo, por supuesto a diferentes tasas para su beneficio. Juan 2:15 relata las acciones de Jesús.

"E hizo un látigo de cuerdas, y los echó a todos fuera del templo, con las ovejas y los bueyes, y derramó las monedas de los cambistas y volcó sus mesas".

Cada uno de los otros tres evangelios describe esto sucediendo durante la última semana de Jesús en Jerusalén. Sin embargo, Juan lo ubica al comienzo de su ministerio. Esto puede o no ser una contradicción y no debe usarse como evidencia de discrepancias en los Evangelios. La razón de esto es simple. Jesús pudo haber hecho algo similar antes, registrado en la tradición que explica Juan. ¿Es imposible que Él pudiera haberlo hecho dos veces en el transcurso de tres años?

Por supuesto, esto tampoco puede probarse de una manera u otra, y no debe tomarse como una verdad absoluta. Sin embargo, es muy posible concebir que Jesucristo pudo haber limpiado el Templo dos veces en el transcurso de tres fiestas de Pascua separadas en tres años. Tal parecería ser el caso cuando se tiene en cuenta el Evangelio de Juan con los otros tres Evangelios.

A partir de este punto, la segunda aparición de Jesús en Jerusalén según Juan llega a su fin, porque en 3:22 Jesús y los discípulos vienen "a la tierra de Judea", la implicación es que se habían ido antes de Jerusalén en el capítulo anterior. Al rastrear los movimientos de Jesús en los Evangelios, queda claro que estaba en constante movimiento. Posiblemente en numerosas ocasiones viajó por Jerusalén sin detenerse. Él tenía un itinerario que solo Él conocía cuando Él y Sus discípulos se mudaron de un pueblo a otro, de un lado del Jordán al otro, y de un extremo de Canaán a otro.

El tercer relato de Juan sobre Jesús en Jerusalén tiene lugar en Juan 5: 1-9. Esta fiesta permanece sin nombre a lo largo de la narración. Algunas versiones indican por nota al pie que esta fiesta es probablemente otra Pascua, aunque Juan no la nombra específicamente.

"Después de estas cosas, hubo una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén".

El versículo dos incluso da una ubicación exacta de Jesús en Jerusalén. Juan describe a Jesús como si estuviera en el estanque de Betesda, cerca de la puerta de las ovejas que conduce al templo desde el norte. Pool se alineaba en las diferentes puertas que conducían al templo. La purificación ritual era esencial para la adoración en el templo, por lo que había estanques en toda la antigua Jerusalén. La piscina de Bethesda se encuentra en el lado norte del Monte del Templo. Sus ruinas son evidentes hoy. La Fortaleza de Antonia se encontraba de manera prominente cerca.

La gente se habría detenido para bañarse y limpiarse antes de entrar al recinto del Templo por la Puerta de las Ovejas. Por lo tanto, grandes multitudes se reunían típicamente en las piscinas, especialmente durante festivales y banquetes. El Nuevo Testamento habla de una tradición que los judíos del siglo I se asociaron con el estanque de Bethesda. Se creía que en determinadas épocas del año "un ángel del Señor descendió" y removió las aguas del estanque.

Las Escrituras relatan que después de que se agitaran las aguas, el primero en entrar en el estanque sería sanado de cualquier aflicción que sufriera. John describe a un hombre que yacía cerca del agua en un jergón. Este hombre había sufrido de una enfermedad sin nombre durante 38 años, y no había podido entrar primero en las aguas, en ocasiones el ángel agitó el estanque. Fue a personas como ésta a las que Jesús se sintió atraído.

Las Escrituras parecen implicar que Jesús vio al hombre de inmediato, sabiendo que había sufrido durante mucho tiempo en su condición actual. Jesús le preguntó al hombre si deseaba ser curado, a lo que el hombre respondió que no tenía ayuda para ponerlo en las aguas cuando se agitaban, por lo que siguió sufriendo. Los versículos ocho y nueve registran las palabras de Jesús.

"Jesús le dijo: 'Levántate, toma tu camilla y anda".

Hay ciertas cosas y detalles que la Biblia omite que podrían ser una lectura intrigante. Estos detalles son a menudo los asociados con las reacciones de las personas lo suficientemente afortunadas de presenciar tales milagros de Jesús. El enfermo probablemente era muy conocido por los frecuentadores de la piscina. Sabían de su estado, tal vez se habían acostumbrado a verlo allí día tras día. Verlo de repente saltar y comenzar a correr habría sido impactante.

Lo que es especialmente revelador en el relato de Juan sobre esto es la reacción de "los judios" en el versículo diez. De hecho, acusan al hombre de cargar su jergón, porque era sábado y eso no estaba permitido. Ellos no reconocen el milagro dado al hombre, ¡solo su "violación" de la ley! Jesús luego ve al hombre en el templo y lo anima a "no peques más". El establecimiento judío, sin embargo, se molestó porque Jesús sanaba a la gente en sábado.

Después de esta fiesta, Jesús sale de Jerusalén y regresa a Galilea. (Juan 6: 1). Juan luego coloca a Jesús en Jerusalén (Juan 7) asistiendo a otra fiesta, La Fiesta de las Cabañas. Levítico 23: 41-44 describir el propósito y la función de la Fiesta de las Cabañas.

"'Así lo celebrarás como una fiesta al Señor durante siete días al año.Será estatuto perpetuo por vuestras generaciones; lo celebraréis en el mes séptimo. Siete días vivirás en cabañas, todos los nativos de Israel habitarán en cabañas, para que vuestras generaciones sepan que yo tenía a los hijos de Israel viviendo en cabañas cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo soy el Señor tu Dios '. Entonces Moisés declaró a los hijos de Israel los tiempos señalados por el Señor ".

Este fue el momento decisivo de la historia hebrea. Dios interactuó en nombre de los antiguos hebreos esclavizados como lo había hecho con ninguna otra nación en la tierra antes, y quizás desde entonces. Como tal, instruyó las celebraciones como recordatorios de lo que hizo por su pueblo y de lo que hará en el futuro. Dios nunca ha dejado de trabajar desde aquellos tiempos antiguos. Los eruditos e historiadores, por supuesto, descartan la narración como mero mito. No existe ninguna prueba, nada de la evidencia arqueológica, y así sucesivamente.

Juan también arroja una luz importante sobre Jesús en el versículo tres. La Escritura menciona a sus hermanos, lo que arroja algo de luz sobre la infancia de Jesús. Creció con hermanos, varios hermanos. Curiosamente, el tono de Sus hermanos en este versículo es de burla.

Entonces le dijeron sus hermanos: "Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que estás haciendo".

Desafiaron a Jesús a que se aventurara a Jerusalén, donde sabían que las autoridades lo estaban buscando. Jesús rechaza su invitación de viajar a Jerusalén para la fiesta. Sin embargo, Juan 7:10 revela que fue a Jerusalén de todos modos, "no públicamente, por así decirlo, sino en secreto".

Las Escrituras nos informan que los judíos estaban buscando a Jesús en Jerusalén. Probablemente habían colocado vigías en cada una de las puertas que conducían a la ciudad y habían escondido espías entre la multitud. Uno debe recordar que habría habido muchos peregrinos y tráfico entrando en la ciudad para la Fiesta de las Cabañas. Jerusalén era una ciudad viva y vibrante en torno a estas celebraciones nacionales. Juan también relata que la gente estaba dividida por Jesús.

Algunos afirmaron que era un buen hombre, otros que llevó a la gente por mal camino. John brinda detalles fascinantes sobre la situación en Jerusalén. La gente hablaba de Él abiertamente, pero en voz baja, "por miedo a los judíos". Es probable que esto ocurra en el segundo año del ministerio de Jesús, por lo que ya era bien conocido y ya estaba en desacuerdo con las autoridades judías. Las cosas estaban mejorando y las tensiones aumentaban sobre este plebeyo de Nazaret. Realizó milagros y debatió con las autoridades académicas con argumentos hábiles y precisos. Jesús en Jerusalén no pasaría desapercibido por mucho tiempo.

"Pero cuando era la mitad de la fiesta, Jesús subió al templo y comenzó a enseñar. Los judíos, por tanto, estaban maravillados, diciendo:" ¿Cómo ha llegado a ser este hombre sabio, sin haber sido nunca instruido? "

Juan brinda hermosos detalles en este relato de Jesús en Jerusalén: los hermanos que se burlan, la multitud dividida, los judíos paranoicos, los sacerdotes y eruditos asombrados. La duración de la estancia de Jesús esta vez no está clara. Las Escrituras indican que se quedó al menos dos días. La duración probable sería de siete días, ya que la Fiesta de las Cabañas era una celebración de siete días.

El último día de la fiesta, que relata la Escritura fue "el gran día de la fiesta", Jesús se puso de pie en el templo y lloró en el versículo 32

"Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, 'De su interior correrán ríos de agua viva'".

Este episodio de Jesús en Jerusalén lo incluyó perdonando a la mujer adúltera en Juan 8, Él enseñando en el tesoro del templo, y Jesús huyendo del templo mientras las autoridades recogían piedras para apedrearlo. Mientras Jesús huía del templo, él y sus discípulos se cruzaron con un ciego al costado del camino. Juan 9 describe a Jesús haciendo barro con su saliva y restaurando la visión del ciego.

Sin embargo, el marco de tiempo de Jesús en Jerusalén para esta fiesta es un poco incierto. En el próximo capítulo (Juan 10)Se dice que Jesús viajó a Jerusalén para la Fiesta de la Dedicación. Esta fiesta también se conoce como el Festival de las Luces o Hannukah. El Antiguo Testamento no da detalles sobre esta Fiesta porque su establecimiento ocurrió durante el Período Intertestamental, o el período de tiempo que se extiende desde el último del Antiguo Testamento hasta el comienzo del Nuevo Testamento señalado por el nacimiento de Cristo.

Celebra la revuelta macabea, la victoria milagrosa sobre Antíoco Epífanes y la nueva dedicación del Templo. Epífanes había perseguido a Jerusalén ca. 168 a.C. Se había atrevido a entrar en el Lugar Santísimo como presagio de otra abominación desoladora que ocurriría en los últimos días. En 165 a. C. Judas Macabeo instituyó este festival después de su exitosa rebelión. Juan también nos dice que esta fiesta tuvo lugar en invierno.

Juan 10:22 ilustra a Jesús en Jerusalén una vez más en el Templo. Fue atraído a la Casa de Su Padre por una buena razón. Predicó en todo el templo, en sus patios, en la tesorería, y ahora Juan representa a Jesús en el pórtico de Salomón. Peter daría más tarde un sermón en este lugar en Hechos 3. Jesús estaba una vez más siendo interrogado por los fariseos, escribas y maestros de la ley.

Aunque estaban envueltos en inocencia, sus inquisiciones tenían intenciones maliciosas. Con Jesús en Jerusalén, trataron de atraparlo con sus preguntas. Buscaban pruebas de que pensaba que era Dios, por lo que cada vez que declaraba algo similar a ese sentimiento, buscaban apedrearlo, agarrarlo, golpearlo, etc. etc. Lo acusaron de blasfemia al afirmar que era el hijo de Dios. Así, en el versículo treinta y ocho cuando Jesús dice "el Padre está en mí, y yo en el Padre", los judíos se indignan y tratan de apoderarse de él.

Sin embargo, como solía hacer, Jesús eludió sus intentos y huyó de la ciudad. Sin Jesús en Jerusalén, los fariseos y la compañía eran libres de continuar con sus excesos sin acusación. La realeza y la élite judías eran mundanas en su búsqueda de ganancias políticas y deseos carnales. Los Herodes eran excesivamente malvados y asesinos, y a menudo mataban a su propia familia. Jesús atacó el estilo de vida del establecimiento, a menudo despertando a la multitud de espectadores con sus milagros y sermones. Además de la atmósfera religiosa, los romanos ocupantes siempre vigilaban de cerca a Jerusalén, especialmente durante las fiestas. Cualquier tipo de agitación pública se resolvió rápidamente. La fuerza romana siempre fue rápida en ser enviada.

Juan relata en el capítulo once que Jesús huyó "más allá del Jordán" al lugar donde predicó Juan el Bautista. Esta área no estaba muy lejos de Jerusalén, ya que Jericó se encuentra a trece millas al este. Juan 11 es la narración sobre la muerte y resurrección de Lázaro. Poco después de estos eventos, Jesús fue informado de la muerte de Lázaro. Como se mencionó anteriormente, Lázaro vivía con Marta y María en el pueblo de Betania. Betania estaba a menos de dos millas de Jerusalén.

Jesús, que estaba cerca, fue llamado rápidamente a la casa de Lázaro. Sin embargo, decidió quedarse dos días antes de partir. Cuando llegó Jesús, Lázaro llevaba cuatro días muerto. Las Escrituras informan que muchos judíos de Jerusalén se habían aventurado a la casa de María y Marta debido a la proximidad de Betania. En consecuencia, cuando Jesús resucitó a Lázaro de entre los muertos, la noticia del milagro se extendió rápidamente a Jerusalén.

El ministerio de Jesús en Jerusalén se había extendido a todos los campos, pueblos y aldeas circundantes. De hecho, Cristo era conocido en toda la tierra, desde Galilea en el norte, hasta los desiertos al sur de Jerusalén, desde el Mediterráneo hasta el este del río Jordán, todos conocían al humilde carpintero de Nazaret. La Escritura deja en claro que algunos creyeron y otros no. Aquellos que no informaron a los fariseos sobre su resurrección de Lázaro de entre los muertos. Fue este milagro el que selló Su sentencia de muerte, porque en Juan 11:53 las autoridades judías llegaron a un consenso.

"Así que desde ese día planearon juntos matarlo".

Las cosas se intensifican rápidamente a partir de este punto en el Evangelio de Juan. Juan 12 comienza la última semana de Jesús en Jerusalén, donde está asistiendo a su tercera y última Pascua en Juan. Las Escrituras revelan que Jesús se aventuró primero a Betania, donde se quedaría con sus amigos Lázaro, Marta y María. Fue en esta visita que María ungió los pies de Jesús con perfume, para disgusto de Judas Iscariote en el versículo cuatro. Los capítulos restantes de Juan están dedicados a los días previos a la muerte y resurrección de Cristo.

LA ÚLTIMA SEMANA DE JESÚS EN JERUSALÉN

De los registros del Nuevo Testamento de Jesús en Jerusalén, los más detallados son los relacionados con Su última semana en Jerusalén, la ciudad de Dios. Cuando Judas Iscariote y las autoridades judías de la época arrestaron a Jesús y lo sentenciaron a muerte, poco sabían que sus acciones definirían una época y darían forma a las religiones más grandes del mundo. Cada uno de los evangelios registra los eventos con varios detalles. Una gran parte de cada Evangelio está dedicada a la última semana de Jesús en Jerusalén, y con razón, ya que dio origen al cristianismo.

El viaje de Nazaret a Jerusalén fue de unas 70 millas. Betania estaba a menos de dos millas de Jerusalén. Jesús llega a Betania, donde se aloja en la casa de Lázaro, a quien resucitó de entre los muertos, y Marta y María. (Juan 12: 1). Marta les sirve una cena en honor de Jesús y María unge a Jesús con un perfume costoso, prediciendo la muerte y el entierro de Jesús. Judas Iscariote la reprende por desperdiciar un perfume tan caro en lugar de venderlo y dárselo a los pobres. Juan da a entender los verdaderos motivos de Judas en el versículo seis, relatando que fue Judas quien poseyó la caja de dinero y fue culpable de tomar de ella.

Jesús le dice a Judas que la deje en paz, diciendo "Siempre tendrás a los pobres entre ustedes, pero no siempre me tendrán a mí". Otros descubren que Jesús se está quedando en la casa, y una gran multitud se reúne para verlo a Él y a Lázaro. Los principales sacerdotes hacen planes para matar no solo a Jesús, sino también a Lázaro. Lázaro había estado proclamando el nombre de Cristo con fervor. La Escritura dice que muchos creyeron en Jesús debido a los esfuerzos de Lázaro, por lo que las autoridades debatieron deshacerse de él también.

DOMINGO - La entrada triunfal

Jesús se aventuró a salir de Betania en un burro para el viaje de casi dos millas hasta Jerusalén. Juan registra una gran multitud reunida en la calle que conduce a Jerusalén desde Betania. Mientras descendía por las laderas del Monte de los Olivos, la multitud gritó "Hosanna"y siguió a Jesús a Jerusalén. Fue en este acercamiento que Jesús vio a Jerusalén tendida debajo de él y "Lloré por eso" (Lc 19,41). La Entrada Triunfal a Jerusalén señaló la admisión pública de Jesús de ser el Mesías. Cada vez que las Escrituras describen a Jesús en Jerusalén, se dice que visitó el Templo. Lo vuelve a hacer en Juan. Después de entrar al templo, se retiró a Betania por la noche para pasar un rato con Lázaro y sus amigos y discípulos.

Cuando Jesús y sus discípulos salieron de Betania el lunes por la mañana, Jesús tenía hambre mientras caminaba hacia Jerusalén. Observando una higuera (Marcos 11:12) Jesús se acercó a él para ver si tenía algún fruto. El árbol estaba sin fruto, y Jesús lo maldijo por no producir fruto como debería. Al entrar en Jerusalén, Jesús entró en el templo. Fue en este día que Jesús limpió el Templo de los cambistas y prestamistas. (Mc 11: 15-18 / Lc 19: 45-48 / Mt 21: 12-13). Esta acción provocó aún más a las autoridades de Jerusalén a planear su muerte. (Mc 11:18). Una delegación de griegos se acercó a Felipe pidiendo ver a Jesús (Juan 12, 20-50). Jesús predijo su muerte, y la gente que escuchaba hablar a Jesús escuchó una voz del cielo. Este no era un lunes cualquiera con Jesús en Jerusalén. Después de esto, se retiró a Betania para pasar la noche.

Jesús regresó a Jerusalén y pasó la mayor parte del día en el templo respondiendo a las preguntas que le hicieron los fariseos, saduceos, sumos sacerdotes y líderes. Estas autoridades religiosas intentaron atraparlo con sus preguntas. (Mt 21: 15-17,23-46 / Mt 22: 15-46) sobre Juan el Bautista, el pago de tributo (“Dad al César lo que es César”) y la resurrección. Mientras Jesús estaba sentado en el templo viendo a la gente depositar sus ofrendas en el tesoro del templo, presenció una ofrenda sencilla de una viuda pobre, descrita en San Marcos 12: 41-44.

A pesar de su ofrenda de la moneda de cobre más pequeña que se usaba en ese momento, Jesús comentó que su ofrenda era más que todos los que habían dado, porque ellos habían dado de la riqueza, pero ella había dado todo lo que tenía para vivir por fe. Más tarde ese mismo día, después de que Jesús y sus discípulos dejaron el templo, estaban sentados en el monte de los Olivos. Fue aquí donde Jesús dio su sermón sobre el fin de los tiempos a sus discípulos mientras miraba a Jerusalén. (Mt 24 / Mc 13). Meras décadas después, en el 70 d.C., los romanos destruirían Jerusalén y quemarían el Templo hasta los cimientos. No ha sido reconstruido desde entonces.

Según las interpretaciones tradicionales, los Evangelios no registran eventos el miércoles. Sin embargo, Jesús recibió una segunda unción de una mujer anónima en Betania en la casa de un hombre llamado Simón el Leproso. (Mt 26: 6-13 / Mc 14: 3-9). Este incidente es casi idéntico a la unción de María a principios de semana. Fue en este día que Judas Iscariote selló su trato con las autoridades judías para traicionar a Jesús por dinero. (Mateo 26: 14-16). Judas se ahorcaría al final de la semana.

JUEVES - Día de los Panes sin Levadura

Jesús pasó el día con sus discípulos esperando compartir la comida pascual con ellos. Envió a Pedro y a Juan a Jerusalén para hacer los preparativos finales. (Lc 22, 8-12). La tercera Pascua de Jesús en Jerusalén se pasó con aquellos a quienes estaba preparando para difundir Su palabra. Jesús se reclinó con ellos esa noche, les dio el vino y el pan y relacionó a cada uno con su sangre y su cuerpo. (Lc 22, 14-20). Después de la cena, Jesús llevó a sus discípulos al monte de los Olivos y a un lugar llamado Getsemaní. Fue aquí donde la sangre goteó de su frente mientras estaba en intensa y ferviente oración. (Mt 26: 36-45 / Mc 14: 32-42). En Getsemaní, Judas traicionó a Jesús y las autoridades lo arrestaron (Lc 22: 47-53 / Jn 18: 2-12).

El juicio de Jesús comenzó a última hora de la noche del jueves y continuó hasta la madrugada del viernes. Desde Getsemaní, la turba llevó a Jesús a la casa del Sumo Sacerdote, José Caifás. Esta casa estaba en la Ciudad Alta, donde vivían la realeza y la élite de Jerusalén. Fue aquí, ante el Sumo Sacerdote y su suegro Anás, el ex Sumo Sacerdote, donde se llevó a cabo una audiencia preliminar en circunstancias apresuradas y silenciosas. (Mt 26: 57-75 / Jn 18: 12-23). Pedro negó a Jesús tres veces mientras seguía a la turba por toda la ciudad.

DAYBREAK - El Sanedrín se reúne

El Sanedrín le preguntó a Jesús si era el Hijo de Dios. Él les responde: "Tienes razón al decir que lo soy".

Fue después de esta declaración que el Sanedrín condenó formalmente a muerte a Jesús por blasfemia. (Lc 22, 70-71). Luego llevaron a Jesús ante Pilato. (Mc 15: 1-5 / Lc 23: 1-5), buscando su aprobación de su veredicto de Jesús. El Romano Pilato, al darse cuenta de que Jesús era galileo, lo envió a Herodes Antipas, un hijo de Herodes el Grande a quien su padre le dio Galilea para gobernar, y que también estaba en Jerusalén celebrando la Pascua. (Lucas 23: 6-12). Jesús, por tanto, era el problema de Antipas. Jesús ya había llamado zorra a Antipas y Herodes estaba ansioso por ver un milagro.

Jesús se negó a entretener al malvado y necio Herodes Antipas, quien luego envió a Jesús de regreso a Pilato. Pilato, ansioso por mantener los disturbios al mínimo, cedió a las demandas judías, liberó al asesino Barrabás y sentenció a Cristo a morir por crucifixión. Muchos eruditos y críticos tienden a descartar la narrativa en este punto, afirmando que no se ha descubierto ninguna evidencia de tal ceremonia. Sin embargo, tampoco ha habido quien lo descarte. Pilato entregó a Jesús a los soldados romanos para que lo azotaran y finalmente lo crucificaran (Mt 27: 27-31 / Lc 23: 13-25).

Fue el viernes por la mañana cuando Jesús fue crucificado en el Gólgota. Los fariseos habían impuesto su plan a Jesús en Jerusalén, la ciudad capital, durante la Pascua. Antipas y Pilato habían tratado de deshacerse de Jesús empeñándolo, pero las autoridades religiosas habían instado a Su muerte y al final ganaron. Uno solo puede imaginar el sentimiento de sus discípulos y seguidores. El miedo y el pánico deben haberse extendido por todas partes. Los seguidores de Jesús temían sus vidas, porque si su líder había sido asesinado, nadie estaba a salvo.

Jesús descansa en la tumba. Es probable que la ciudad de Dios esté en estado de shock, aunque las Escrituras no dicen nada al respecto. Se podría especular que los seguidores de Jesús estaban en un gran estado de duelo y miedo. María, la madre de Jesús, y María Magdalena habían sido testigos de Su último aliento y probablemente estaban inconsolables en su dolor. Fue un día triste para los involucrados. Poco sabían del milagro que les esperaba.

ESTA ES UNA TUMBA EN UNA ROCA SIMILAR A LA QUE JESÚS FUE ENTERRADO. UNA ROCA FUE RODADA SOBRE LA ENTRADA DE LA TUMBA PARA ENCERRAR EL CUERPO DENTRO.

El domingo fue testigo de la resurrección de Jesús. Era "muy temprano en la mañana" cuando las mujeres vinieron a ver su cuerpo (Lc 24 / Mt 28 / Mc 16), solo para encontrar la tumba vacía y sin Jesús. Un ángel les informó que había resucitado y ya no estaba muerto. Los evangelios registran varias apariciones de Jesús después de la resurrección en Jerusalén.

Jesús resucitado en Jerusalén

Hay varias apariciones en Jerusalén ( Mt 28: 9-10 / Mc 16: 14-18 / Jn 20: 19-29 ), una aparición a dos discípulos en el camino a Emaús ( Lucas 24: 13-35 ), y varias apariciones en Galilea ( Jn 21 / Mt 28: 16-20 ). La última aparición de Jesús a sus discípulos y otras personas tuvo lugar en el monte de los Olivos, cerca de Betania. Es interesante notar que recientemente se descubrió en Galilea una ciudad también llamada Betania, que anteriormente era desconocida. Fue aquí donde Jesús fue llevado al cielo ( Lc 28: 50-51 / Hechos 1: 9-12 ). El documental El verdadero rostro de Jesús, transmitido por The History Channel, es un excelente relato de la muerte y resurrección de Jesús, y la fuente de mucha información a continuación. (http://www.history.com/shows/the-real-face-of-jesus)

Describe una combinación de fuentes bíblicas y extrabíblicas que dan fe de un período de 40 días después de la crucifixión de Cristo durante el cual se apareció a sus discípulos y a otras personas. Seis apariciones del Jesús resucitado en Jerusalén ocurrieron antes de Su gloriosa ascensión. La primera aparición de Jesús en Jerusalén apareció en la Tumba, a María Magdalena y las otras mujeres. Los cristianos veneran este día como la resurrección de su Salvador, el triunfo de la vida sobre la muerte por el Hijo de Dios, Jesucristo. Hoy conmemoramos este evento con la Semana Santa.

Su segunda aparición fue a sus discípulos en el camino a Emaús.Estos hombres sin nombre lo reconocieron solo después de que partió el pan antes de comer, luego desapareció repentinamente de su vista, como informa Lucas. Estos hombres habían pasado todo el día viajando por el camino escuchando a Jesús explicar las Escrituras, "comenzando con Moisés y con todos los profetas". Nunca antes habían escuchado las Escrituras explicadas de esa manera, declarando "¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras hablaba?".

Su tercera aparición tuvo lugar frente a algunos de sus seguidores más cercanos. El Aposento Alto de Jerusalén fue visto a esta apariencia. Las tensiones políticas se apoderaron de la ciudad, como lo habían hecho en las ocasiones anteriores de Jesús en Jerusalén. Obviamente, la situación se había agravado ahora, ya que las autoridades habían dado muerte a Jesús. La noticia se había extendido por toda la tierra.

Los Apóstoles se escondieron por sus vidas en el Cenáculo. La vida estaba en juego y estos hombres se enfrentan a una muerte inminente. El fracaso, la confusión, la ira, la frustración y su propia culpa por abandonar a Jesús se apoderaron de sus corazones y mentes. La crueldad romana se combinó con el nuevo celo de las autoridades judías por la persecución de los seguidores de este falso profeta blasfemo, Jesús. El miedo de los discípulos llegó hasta sus propias almas.

Habían pasado a la clandestinidad ya la clandestinidad. Jesús había enseñado públicamente contra la corrupción de las autoridades, tanto judías como romanas. Se dice que Poncio Pilato se lavó las manos sobre Jesús, según los Evangelios. Muchos señalan esto como otra indicación de un informe fabricado de la muerte de Jesús en los Evangelios. Su razonamiento es que Poncio Pilato era un hombre muy sádico. Era poco probable que se hubiera lavado las manos sobre Jesús, y lo más probable es que hubiera sido el que autorizó Su muerte.

Más tarde, Poncio fue destituido de su cargo por excesiva brutalidad, una acusación asombrosa y extraordinaria dados los estándares romanos. Sin embargo, tampoco existe evidencia para esta teoría, por lo que las Escrituras no deben ser desacreditadas simplemente por esta razón. ¿No es imposible que Poncio trató de evitar la violencia durante esta ocasión, a pesar de su reputación de lo contrario? ¿No podría haber sentido algo diferente en Jesús, algo que lo perturbaba y molestaba?

Esta aparición de Jesús en Jerusalén después de Su muerte a los discípulos cambió el curso de la historia. Al emerger de la pared se paró ante ellos milagrosamente, el Cristo resucitado, diciendo "La paz sea con vosotros." Él dominó su miedo con Su presencia, dándoles poder ahora para proclamar Su nombre sin temor. Thomas, sin embargo, no estuvo presente en el Aposento Alto.

La narración de Tomás que duda es la cuarta aparición de Jesús en Jerusalén. Ocho días después de la tercera aparición, los discípulos permanecen escondidos. Thomas, esta vez, está presente. Sin duda, los discípulos habían intentado en numerosas ocasiones convencer a Tomás de la vida de Jesús. Thomas se mantuvo escéptico. Quería pruebas, pruebas empíricas de la resurrección de Jesús.

El Jesús resucitado hizo un esfuerzo decidido para acercarse a Tomás. Cuando se apareció a los discípulos una vez más, invitó a Tomás a abrazar sus heridas, a probarlo a fin de convencer a Tomás de que Él era real. Jesús acogió el desafío de Tomás, invitó a la prueba y luego pronunció con gracia una bendición sobre aquellos que han creído sin tocar. Los cuarenta días de Jesús en Jerusalén después de su muerte dieron poder a sus creyentes para establecerse sin miedo, envalentonados por sus apariciones y seguridades. Después de la cuarta aparición, Tomás estaba completamente convencido de la existencia de Jesús.

A sesenta y ocho millas al norte de Jerusalén, a orillas del mar de Galilea, Jesús aparece por quinta vez. Un número incalculable de días después de Su muerte, la Biblia registra que los discípulos están pescando, de regreso al trabajo, de regreso a sus vidas mundanas. Toda la noche pescaron sin suerte. Luchaban con la tarea de seguir adelante con sus vidas, y una larga noche sin peces no ayudaba en nada. Al amanecer, una figura apareció en la costa, les hizo señas para que entraran y les preguntara por su éxito.

Les ordenó que echaran las redes al otro lado de la barca, momento en el que los peces de repente llenaron las redes, 153 para ser precisos según los Evangelios. Pedro, en ese momento, reconoce a Jesús como el hombre de la orilla. Jesús ya estaba presente con un fuego en las costas de Galilea, tal vez como lo había hecho muchas veces antes. Una vez más son pescadores simplemente pescando, y Jesús les sirvió en las costas de Galilea.

Jesús en Jerusalén estaba ocupado con grandes multitudes y reuniones, festivales de la fe judía. Estaba predicando en el templo y esquivando a los judíos que intentaban apoderarse de él. Jesús en Galilea estaba preocupado por el desarrollo individual, en un sitio donde vivían y trabajaban, donde comenzó el ministerio, donde crecieron y vivieron. La aparición de Jesús en su hogar es una declaración de que no necesitamos dejar nuestros hogares para experimentarlo. La quinta aparición de Jesús fue una para asegurar a sus discípulos que Él estaría con ellos siempre y dondequiera que fueran. Los estaba fortaleciendo, empoderándolos y, sin duda, instruyéndolos hasta el final.

El evento más espectacular, quizás, registrado por la humanidad acompaña la sexta y última aparición de Jesús después de Su crucifixión. Esto tampoco ocurre con Jesús en Jerusalén, sino en la cima de una montaña. La ascensión de Jesús desafía la comprensión. Este relato es el clímax de los cuarenta días posteriores a Su muerte. Sus apóstoles fueron los únicos testigos de este evento, ya que las Escrituras registran que Jesús partió a las nubes.

Los relatos bíblicos son vagos y no descriptivos, dejando mucho espacio para la imaginación. Lucas atestigua la ascensión como un evento físico, lo que significa que el cuerpo de Jesús ascendió físicamente al cielo, elevándose sobre la superficie de la tierra hasta el reino misterioso de arriba. Es difícil para los humanos imaginar una escena así. Ninguna historia sobre Jesús se puede comparar con su momento final en la tierra. La ascensión trasciende nuestra mente racional, al igual que la resurrección. La ascensión tuvo lugar en las colinas a las afueras de Jerusalén, en la cima del Monte de los Olivos.

Los apóstoles se reunieron con Él, convocados por Él para presenciar un evento que nunca olvidarían. En el momento de la ascensión, los apóstoles habían fortalecido su voluntad de vivir para Cristo, proclamando Su nombre hasta el punto de la muerte. Su fe y fuerza impulsaron el movimiento inicial a través de horribles persecuciones. Fue lo que vieron el cuadragésimo día después de la crucifixión, con Jesús en Jerusalén en la cima del Monte de los Olivos, lo que viviría para siempre en la memoria de cada apóstol, motivando su feroz devoción a Jesús, llevando la fe al frente de los romanos. Imperio en el siglo IV d.C.

Jesucristo vivió, aún vive, por lo tanto, el cristianismo sobrevivirá y sobrevivirá, independientemente de los esfuerzos realizados de otra manera.

Vea este recurso en línea sobre Jesús y Jerusalén


Ver el vídeo: VEREDICTO CIENTIFICO SOBRE LA SABANA SANTA