Castillo de Rothesay, Escocia

Castillo de Rothesay, Escocia


Castillo de Rothesay, Escocia - Historia

Construido en el siglo XII, el castillo de Rothesay en la isla de Bute estaba situado en un punto de fricción entre la expansión hacia el oeste del Reino de Escocia y el territorio propiedad del Rey de Noruega. El castillo en sí fue levantado por la familia Stewart, una familia anglo-normanda que más tarde se convertiría en Scottish Kings, y fue atacada dos veces por los noruegos.

La isla de Bute fue capturada para Escocia por Guillermo el León a mediados del siglo XII. Antes de este momento, la isla, junto con Arran y los Cumbraes, había estado bajo control nórdico, últimamente bajo Somerled, Señor de Argyll. Su muerte en 1164 condujo a una herencia dividida y esto probablemente provocó la toma de las islas en el Alto Clyde por parte de William. Le otorgó Bute a Alan, un anglo-normando cuya familia se había establecido en Escocia alrededor de 1136 por invitación de David I, quien buscó a esos inmigrantes para imponer el sistema feudal (y por lo tanto su control) sobre Escocia. Alan era el administrador del rey, un papel hereditario que había adquirido de su padre y del que la familia tomó el nombre de "Stewart". Su servicio les había traído extensas tierras y en 1200 habían construido castillos en Dundonald y Renfrew. Bute se le otorgó a Alan en esta época y el castillo de Rothesay se levantó poco después, probablemente como una fortificación de tierra y madera y posiblemente en el sitio de una fortificación nórdica anterior.

Alan (muerto en 1204) o su hijo, Walter, reconstruyeron el castillo de Rothesay en piedra. La configuración coincidía con el movimiento de tierras anterior con un muro cortina redondeado, una puerta de entrada simple hacia el norte y una puerta posterior orientada hacia el oeste. Sin duda, las mejoras se completaron en 1230 cuando Uspak, Rey del Hombre, siguiendo las instrucciones de Haakon IV de Noruega, lanzó un ataque contra el Castillo de Rothesay. El ataque se captura en la Saga de Hakon Hakonson (ver más abajo) los noruegos usaron escudos de madera para acercarse a las murallas del castillo que luego cortaron. El propio Uspak resultó mortalmente herido durante la lucha y, cuando llegó una gran flota de barcos escoceses, los noruegos se retiraron.

Se reparó el daño al castillo de Rothesay, pero se realizó otro ataque noruego en Bute en 1263 bajo la dirección personal de Haakon IV. El castillo se rindió sin luchar en esta ocasión, aunque esto no impidió que algunos de los escoceses fueran asesinados por sus atacantes. A pesar del revés en Bute, las fuerzas escocesas se movilizaron para enfrentarse a los noruegos. Bajo el mando de Alexander, hijo de Walter y propietario del castillo de Rothesay, los escoceses los derrotaron en la batalla de Largs en octubre de 1263. Haakon se retiró y murió en Kirkwell, Orkney en su viaje de regreso. Su sucesor, Magnus, abandonó su reclamo sobre Bute y las islas Clyde a cambio de un pago sustancial, un acuerdo ratificado en el Tratado de Perth (1266).

Los últimos años del siglo XIII vieron mejorado el castillo de Rothesay. Una puerta de entrada mejorada proporcionó una protección más fuerte hacia el norte, mientras que se agregaron cuatro torres redondas para permitir el fuego flanqueante a lo largo del muro cortina y proporcionar un alojamiento mejorado.

Al estallar la Primera Guerra de Independencia de Escocia, el castillo de Rothesay era propiedad de James Stewart. Cayó en manos de los ingleses a finales del siglo XIII, pero fue capturado de nuevo por Sir Robert Boyd en 1306. El castillo fue devuelto a James Stewart, quien más tarde unió a su familia por matrimonio con Robert the Bruce cuando su hijo Walter se casó con la hija del rey, Marjorie. . En 1371, su hijo se convertiría en Robert II, el primer rey Stewart que establecería la tradición de que el heredero al trono sería el duque de Rothesay.

Aunque Robert II pasó períodos importantes allí, los reyes escoceses posteriores prestaron poca atención a Rothesay, pero esto cambió a fines del siglo XV. En este momento, James IV (1488 a 1513) buscó romper el poder de John MacDonald, señor de las islas. Utilizando su incipiente armada, organizó numerosas operaciones contra las islas occidentales haciendo frecuentes visitas a Rothesay en ruta. A principios del siglo XVI encargó la construcción de la Tower House más grande, pero es poco probable que el trabajo se completara antes de su muerte en la batalla de Flodden (1513). El castillo fue atacado por fuerzas pro inglesas en 1527 y 1544.

En el siglo XVI, el castillo se convirtió en una especie de remanso sin más mejoras registradas. En 1650 fue tomado por tropas inglesas como parte de la ocupación de Escocia por Oliver Cromwell y cuando la guarnición fue retirada en 1659, el castillo fue despreciado. Se sufrieron más daños en 1685 cuando Archibald Campbell, conde de Argyll se rebeló contra James VII (II de Inglaterra) y quemó el castillo. A partir de entonces, se dejó que se arruinara, aunque la puerta de entrada se usó como almacén de pólvora durante las guerras napoleónicas.

El ataque nórdico al castillo de Rothesay en 1230 fue capturado en la Saga de Hakon Hakonson:

--Y navegaron hacia el sur, rodeando el Mull of Kintyre, y así hasta Bute. Los escoceses se sentaron allí en el castillo y cierto mayordomo era uno de los escoceses. [Los noruegos] atacaron el castillo, pero los escoceses lo defendieron y derramaron brea hirviendo. Los noruegos cavaron la pared con hachas, porque era blanda. El portador de la antorcha que se llamaba Skagi mató a tiros al mayordomo. Muchos de los noruegos cayeron antes de que ganaran el castillo. & quot

Bremner, R. L (1911). Los relatos antiguos de la batalla de Largs. Glasgow.

CANMORE (2016). Castillo de Rothesay. Comisión Real de Monumentos Antiguos e Históricos de Escocia.

Cruden, S (1960). El castillo escocés. Edimburgo.

Dargie, R.L.C (2004). Castillos y fortificaciones escocesas. Publicaciones GW, Thatcham.

Duffy, P R J (2012). Una isla, muchas voces: Bute. Arqueología y el plan de asociación Discover Bute Landscape, Donington.

Hall, M. B (1974). Largs y Society District Historical. La batalla de Largs. Sociedad histórica de Largs y del distrito, Largs.

Simpson, W D (1955). Castillo de Rothesay y el asedio nórdico de 1230. Edimburgo.

Simpson, W.D (1959). Castillos escoceses: una introducción a los castillos de Escocia. Oficina de papelería HM, Edimburgo.

Tabraham, C (2000). Castillos y fortificaciones escocesas. Escocia histórica, Haddington.


Castillo de Rothesay, Escocia - Historia

Como el condado de Kinross, uno de los más pequeños en el área de las divisiones de Escocia, contiene dentro de su espacio limitado una variedad de paisajes y una riqueza de asociación histórica inigualable por los condados más grandes, Bute, una de las islas menos considerables del oeste. , aparece al observador inteligente como un milagro de belleza, lleno de hechos y fantasías de tiempos antiguos. El río Clyde, que desemboca aquí en el Océano Atlántico, rodea las islas de Bute, Arran y Cumbraes, cada una de las cuales presenta un tipo de belleza diferente de las demás y reclama diversas praderas de alabanza. El paisaje de Arran, cuyo audaz contorno de escarpados picos alpinos en árida grandeza se proyecta contra el cielo, contrasta con la elevación común de Cumbraes, cuyas suaves y onduladas eminencias son demasiado fructíferas y bien cultivadas para convertirse en el hogar del romance. Para Bute está reservada esa combinación de naturaleza salvaje, sencilla y civilización extrema que encierra el mayor encanto para el turista de los tiempos modernos. Desde las alturas insignificantes que ofrece esta isla, puede pasar por alto la amplia extensión de agua que se extiende entre Bute y la costa de Ayrshire, cuyo contorno continuo se reduce hacia la costa, hasta que termina en el punto distante de Port Crawford o, mirando hacia el norte, el sombrío La desolación de la costa de Cowal presenta una escena diferente. Allí, las montañas superiores de Argyll se desvanecen en la oscuridad, llenando el fondo distante con un Ben lejano, que nadie, salvo un experto, se atreverá a nombrar. No hay muchos lugares en Escocia donde, en algún momento, podamos encontrarnos

`` Lejos, solo amang las colinas de Hieland
`` La grandeza más salvaje de la naturaleza ''

y en el siguiente puede girar para ver

`` Las torres cubiertas de nubes, los hermosos palacios,
Los templos solemnes & quot

de una civilización muy avanzada. Sin embargo, estos son puntos en la isla de Bute desde los cuales el espectador puede elegir entre deleitarse con sus ojos

--¿Las colinas cubiertas de helechos? oro oxidado,
Y la campana-brezo & quot

hablando de los escasos pastos y las tierras baldías que producen los hombres de guerra o para volver su mirada sobre el ...

`` Campos ondulantes profundos y verdes pastos,
Con suaves pendientes y arboledas entre, & quot

de una tierra altamente civilizada, que exhibe las bendiciones de la paz.

Desde una ligera elevación, el ojo puede ver de un vistazo la antigua ciudad de Rothesay, que se extiende alrededor de la orilla de su bahía en forma de media luna, y eleva sus torres y torres de múltiples formas sobre el estruendo y el tumulto del tráfico constante y al mismo tiempo puede descansar sobre las plácidas aguas de Loch Ascog o Loch Fad, en relieve en medio de las tierras altas de la isla, y descansando tan tranquilamente como si estuvieran situadas en las colinas menos frecuentadas de las Tierras Altas del Norte.

La cumbre de la escarpada colina de Barone Hill permite ver una gran extensión de territorio y los topógrafos de un giro aritmético pueden calcular doce condados que quedan así dentro del campo de visión. La costa en retroceso de Ayrshire permite que una amplia capa de agua se extienda hacia el sur hasta el horizonte y la costa de Argyll, que repentinamente tiende hacia el oeste y termina en la península alargada de Cantyre, deja a Bute solo en medio del elemento circundante

"Una joya de valor incalculable, engastada en un mar plateado".

La misma minuciosidad de las partes separadas de la escena le da una especie de encanto de hadas. Porque parece como si uno estuviera contemplando algún modelo exquisito de paisaje escocés, en el que podría verse, a escala reducida, el lago, la ladera y el río, con todas las características distintivas que pertenecen a `` la tierra de la montaña y el inundaciones. '' Y así, este hermoso islote no es más que un microcosrn, un modelo de juguete del paisaje escocés. Uno no se sorprende, por lo tanto, al encontrar que Bute tiene algunas ruinas prehistóricas de un establecimiento religioso, cuya historia no escrita debe ser de una fecha remota.

Los restos de la antigua Capilla de St Blane todavía se pueden ver enclavados en un dell aislado en la parte sur de la isla y aquí, si se puede creer en la tradición, el santo Blane ha reposado pacíficamente durante estos últimos trece siglos. La arquitectura de la Capilla ciertamente pertenece a una era de antigüedad comparativa, aunque las fechas de algunos de los primeros cronistas de los santos no son más confiables que la cronología de los historiadores chinos. La historia de San Blanes, tal como se conserva ahora en las tradiciones de la isla, debe tomarse con & quot; pizca de sal & quot; como solían decir los romanos. Un cierto obispo de Irlanda (estos irlandeses encontraron temprano el camino a Caledonia), llamado St Chattan, había elegido esta parte de Bute como su residencia, y aquí se instaló con su hermana Erca, resolvió efectuar la conversión de los paganos de Escocia. a la fe verdadera y universal. Cualquiera que sea el efecto que los ministerios del santo hombre puedan haber tenido sobre los nativos, ahora se desconoce, pero se registra que aunque no pudo ganarse al rey de los escoceses para su religión, la belleza de su hermana atrajo a ese soberano del camino de la rectitud. . La infeliz Erca, cuando su crimen ya no pudo ocultarse, recibió el castigo que luego se consideró el mejor correctivo para los errores de juicio. La colocaron en una barcaza, o bote de pieles, y la dejaron a la deriva en el seno del Clyde, una Elaine viva en busca de su desleal Lancelot. El viento y la marea la llevaron muy lejos hacia el sur y la arrojaron, con su bebé indefenso, a la hospitalaria costa de Irlanda.

Aquí fue rescatada por dos generosos monjes Hiberthan, que bautizaron al pequeño extraño con el nombre de "Blaan" y lo atendieron y cuidaron durante algún tiempo. Finalmente fue enviado a su tío, Chattan, en Bute, quien lo adoptó y educó para el sacerdocio, y poco después de su ordenación viajó a Roma, y ​​fue consagrado obispo por el ocupante de la cátedra de San Pedro. De regreso a Escocia se instaló en Perthshire, fundando la casa sagrada de Dunblane, de la que See fue el primer obispo y tras su fallecimiento sus restos fueron trasladados a la bahía de Kilchattan, en Bute, escenario de sus primeros años de vida, para descansar cerca de las reliquias. de su tío y benefactor.

No lejos de la Capilla de San Blanes se encuentra un fuerte romano vitrificado, que muestra que estos conquistadores omnipresentes habían penetrado incluso aquí y dejaron las huellas de sus influencias civilizadoras detrás de ellos. De hecho, algunos filólogos dicen que el nombre "Bonito" es una corrupción del latín "buda", el nombre aplicado por los historiadores romanos a las islas occidentales de Escocia. La geografía defectuosa de la época probablemente los llevó a imaginar que toda la costa oeste estaba protegida por una cadena continua de islas, que se extendía desde Orkney (& quotUltima Thule & quot) hasta Arran, habitada por un pueblo salvaje e irrecuperable, sobre quien las artes de Italia no pudo ejercer ningún poder humanizador. Bute, por tanto, parece haber sido el lugar elegido por ellos como límite extremo de la civilización del oeste de Escocia, y aquí terminaron su línea de defensa.

Todas las teorías sobre el origen del fuerte de Dunna-Goil, sobre las cuales no existen registros auténticos, se basan únicamente en conjeturas y se basan únicamente en pruebas circunstanciales. La antigüedad del castillo de Rothesay, aunque envuelta en cierta oscuridad, no está tan alejada de la historia escrita y como el interés que se le atribuye surge de su conexión con eventos conocidos en los anales de Escocia, la influencia del romance inventivo no es tan evidente.

El antiguo castillo de Rothesay tiene una ubicación peculiar. La bahía toma un gigantesco avance hacia el interior desde la punta de Bogany hasta la de Ardbeg y en el mismo centro de este hemisferio, a solo unos pocos metros de la costa, se ha erigido este venerable montón. A diferencia de la mayoría de los castillos antiguos, está construido sobre un terreno bajo y se puede dominar fácilmente desde las alturas. Sin embargo, su posición ha sido elegida sin duda por ofrecer una vista amplia del Firth of Clyde, aunque las viviendas agrupadas que ahora lo rodean interrumpen efectivamente la perspectiva. El edificio tiene una extensión considerable, aunque los diversos estilos de arquitectura y los métodos de mampostería empleados muestran que la estructura original se ha ampliado mucho. Posiblemente el núcleo alrededor del cual se han realizado estos añadidos fue la torre circular en el lado este, que guarda mayor semejanza con las antiguas fortalezas de épocas remotas. Y la derivación del nombre de Rothesay, que según las autoridades está compuesto del gaélico Roth, un circulo, y Suidh un asiento, da algo de apoyo a la teoría de que el torreón circular fue la parte más antigua del edificio. Los frontones flamencos escalonados en forma de cuervo y las ventanas circulares de otras partes pertenecen a un período mucho más cercano a nuestro tiempo.

El Castillo ha tenido la brújula suficiente para contener entre sus muros un amplio patio y una capilla privada. Aunque ahora completamente sin techo, quedan muchos rastros de cimientos y muros arrasados ​​que indican suficientemente la importancia y extensión del Castillo. En muchas partes de los edificios, las paredes miden más de dos metros de espesor y están compuestas principalmente de piedras cuadradas con mampostería tosca. El edificio está rodeado por un foso de quince pies de profundidad por unos nueve pies de ancho, que se abastece de agua del lago Fad, aunque probablemente en los primeros días del castillo las aguas de la bahía han bañado sus paredes.

La entrada principal es la parte menos imponente de la estructura, aunque los brazos esculpidos sobre ella y la ranura de rastrillo en los dinteles aún desafían la atención del anticuario. La hiedra agrupada que se deleita en cada parte del castillo, vistiendo su frente accidentado con vestiduras de verde perenne, sirve para realzar el efecto romántico de toda la escena y para despertar esos recuerdos del pasado que siempre se asocian con esta & quot delicada planta que se arrastra sobre ruinas antiguas. '' Y el pasado del castillo de Rothesay no transcurre sin incidentes.

Se supone que el edificio original fue erigido por Magnus Barefoot, rey de Noruega, hacia fines del siglo XI. Este temible rey marino había conquistado las islas Hébridas y, descendiendo tan al sur como Bute, estableció allí un puesto desde el que podría amenazar el continente de Escocia. Y si esta tradición es correcta, es curioso notar que este Castillo Real de Rothesay fue erigido por un extraterrestre y un invasor, y debió haber permanecido durante muchos años como signo del sometimiento de los nativos a un yugo extranjero. Sin embargo, esos joviales noruegos de cabello rubio no eran ascetas, sino audaces, libres y francos, como correspondía a los guerreros cuya `` marcha estaba sobre las olas de la montaña '', cuya `` quothome estaba en las profundidades ''. Y estos viejos muros, en en sus primeros días, debió haber presenciado muchas escenas de "gamina y alegría" y resonó en ocasiones festivas con "alegría y alegría juvenil". Porque conocemos el método de vida del rover noruego de la saga del rey Olaf.

`` Los invitados eran ruidosos, la cerveza estaba fuerte,
El rey Olaf festejó tarde y largo
Los canosos Scalds cantaron juntos,
Arriba sonaron las vigas humeantes.

Y con algunos ritos como estos se logró el bautismo del castillo de Rothesay en aquellos tiempos lejanos.

Algunos teóricos románticos afirman que el verdadero significado de Rothesay en gaélico es "Rueda de la fortuna", y afirman que este nombre le fue otorgado como consecuencia de los rápidos cambios que tuvieron lugar en la posesión de esta antigua fortaleza. La denominación original que le dieron sus fundadores noruegos se desconoce ahora, pero el estudio de su historia justifica suficientemente este título fantasioso, como se relatará a continuación.

La posición topográfica de muchos de nuestros castillos escoceses los hizo históricos, aunque no tenían ningún derecho intrínseco sobre el historiador. Los nombres de muchos de ellos se conservan, no tanto por su importancia como porque ocuparon tierras discutibles, sobre las cuales los ejércitos opuestos se reunían continuamente para decidir sus contiendas. Tal posición ocupaba el castillo de Rothesay. Situado a la entrada del estuario del Clyde, y con un puerto bien protegido y un buen puesto de observación, fue naturalmente uno de los lugares codiciados que atrajeron la atención de los invasores del norte. Los noruegos y daneses, que invadieron sucesivamente las costas de Escocia, no ignoraban las ventajas que poseía el dominio de este fuerte, y así sucedió que bajo sus murallas se produjeron muchas riñas sangrientas. Y así, durante ciento cincuenta años después de su erección, el castillo cambió de manos con frecuencia, hasta que finalmente llegó al poder de los noruegos después de un prolongado asedio.

Los escoceses nativos no tenían la fuerza suficiente para desalojarlos de este reino de posición ventajosa, y cuando Hako, el danés, condujo su gran Armada al Firth of Clyde, encontró en Rothesay un puerto seguro para su flota y una fuerte fortaleza para su proteccion. Extendiendo con cautela sus conquistas, tomó posesión de Arran y Cumbraes, preparándose para hacer un descenso sobre el continente y reunir las fuerzas combinadas de Noruega y Dinamarca, aterrizó en la costa de Ayrshire inmediatamente enfrente de Bute. Pero el joven rey Alejandro III ya había despertado a los pueblos escoceses a la resistencia y, marchando él mismo a la cabeza de su ejército, se encontró con los invasores en Largs, pero a poca distancia de su punto de desembarco.

La suerte de la guerra no se decidió pronto, ya que ninguna de las partes obtuvo una ventaja palpable sobre la otra y, por lo tanto, la batalla se reanudó en tres días consecutivos. Pero, Neptuno y Oolo, los dioses del Mar y el Viento, acudieron en ayuda de Gran Bretaña, como lo hicieron tres siglos después contra la Armada Española de Felipe II. El salvaje viento del nordeste que barría el Firth y azotaba con furia las turbulentas aguas, hizo que los barcos daneses se alejaran de su fondeadero y los arrojó impotentes contra la hostil costa. Los nobles ladridos, que habían resistido los vendavales de muchos años, estaban impotentes en los estrechos y desconocidos canales por los que iban a la deriva y los daneses encontraron en su melancólica experiencia que ni los vientos ni las olas los obedecerían.

Los escoceses aprovecharon activamente esta ocasión y expulsaron ignominiosamente a los invasores demasiado confiados de sus costas. Hako se retiró con dificultad, llevando el resto de su ejército a Orkney y allí, lamentando la flor de sus guerreros y sus propios parientes cercanos asesinados en este desastroso conflicto, finalmente murió, víctima del dolor y la desesperación. Así terminó la Batalla de Largs, la última contienda entre escoceses y daneses en nuestra tierra natal. Casi seis siglos después, los descendientes de esos guerreros se conocieron en circunstancias muy diversas. Luego, el "poderoso Nelson" condujo su flota a través de las aguas del Báltico hasta las mismas murallas de Copenhague, y demostró a los sucesores de los vikingos de antaño que su dominio sobre el océano había llegado a su fin. Y si Hako lamentó la derrota del valiente ejército que dejó destrozado y destruido en las costas del Clyde, no menos, incluso cuando fue coronado con la victoria, deberíamos ...

`` Piensa en los que duermen
Lleno de muchas brazas de profundidad,
Por tu escarpada y tormentosa pendiente,
Elsinore. & Quot

Después de la Batalla de Largs, el castillo de Rothesay fue guarnecido por las tropas del rey Alejandro, y los escoceses permanecieron en posesión de él hasta que el pusilánime John Baliol se lo rindió a Eduardo de Inglaterra, como expiación por su atroz crimen de independencia. . Pero el valor del rey Robert the Bruce liberó a Escocia de la presencia de los soldados ingleses durante un tiempo y recuperó el castillo. La política escocesa se volvió confusa después de su muerte y cuando Randolph, el regente, murió, los asuntos entraron en crisis. Edward Baliol, reuniendo un ejército de scratch en Inglaterra, se aprovechó de la confusión reinante e hizo un rápido descenso sobre Escocia. Sus intentos se vieron coronados por el éxito, aunque inmerecidos, y como el joven rey, David Bruce, había sido trasladado apresuradamente al castillo de Dumbarton, como lugar de seguridad, el invasor lo siguió de cerca y tomó el castillo de Rothesay con facilidad. Su ejército, sin embargo, no tenía la fuerza suficiente para permitirle guarnecer esta fortaleza, y pronto se sometió a los partidarios del rey. Y cuando, unos cincuenta años después, el turbulento estado de Escocia se apaciguó un poco, la belleza del país circundante y la salubridad del clima, que no se había advertido en tiempos de guerra, llamaron la atención. Robert II., El primero de la larga lista de Stewart Kings, visitó el castillo en varias ocasiones y más tarde lo eligió como su residencia.

Después de su muerte, su hijo John, que ascendió al trono bajo el título de Robert III., Continuó manteniendo a Rothesay en tal grado que le confirió el título de duque de Rothesay a su hijo mayor, convirtiéndolo en un título hereditario para el heredero. -aparente. De ahí que el Príncipe de Gales, duque de Cornualles y conde de Dublín en Irlanda, sea duque de Rothesay y barón Renfrew en Escocia. El destino del primer duque de Rothesay no podía ser considerado un buen augurio por sus contemporáneos. El apacible rey Roberto III, incapacitado por un accidente en su juventud por mezclarse en los trabajos bélicos de la época, poseía una mente más inclinada a la melancolía religiosa y la austeridad que a la valentía caballeresca. Por tanto, con profundo pesar y dolor se enteró del carácter salvaje y licencioso de su hijo, el nuevo duque de Rothesay. La contención impuesta a este infeliz joven por la influencia de su madre se había retirado a su muerte y él había dado rienda suelta a sus pasiones, y no toleraba ninguna reprimenda. El rey, su padre, era lo suficientemente débil como para permitir que su propio hermano, el astuto duque de Albany, envenenara su mente contra Rothesay. Albany ganó una influencia tan grande sobre el rey que finalmente obtuvo permiso para confinar a Rothesay en una sala cercana.

El duque de Albany no perdió tiempo en poner en práctica este poder con la ayuda de un sirviente sin principios, se apoderó de su sobrino y lo llevó a su propio Castillo de Falkland, donde Rothesay fue encerrado en una de las mazmorras más oscuras y rechazó las necesidades ordinarias. de vida. Se cuentan muchas historias extrañas sobre este trato inhumano. Se dice que una de las sirvientas ayudó a mantenerlo con vida arrojando comida en la cámara de su prisión a través de las grietas del piso de arriba, mientras que otra le otorgó una parte de la provisión que la naturaleza había hecho para el sustento de los suyos. niños. El tío antinatural de Rothesay, habiendo descubierto las fuentes de este socorro, mató sin piedad a estos dos ángeles ministradores. Cuando la vida se volvió insoportable, el infeliz joven se vio aliviado de su miseria con la bienvenida muerte, después de soportar la tortura más terrible de la que es capaz el cuerpo humano. Su cuerpo fue transportado en silencio a la abadía de Lindores y enterrado allí, y su ambicioso tío se encontró, gracias a sus maquinaciones, un paso más cerca del trono. El título de duque de Rothesay fue transferido a su hermano James, quien luego ascendió al trono como el primero de ese nombre, y cerró una vida infeliz con una muerte violenta.

Después del asesinato del primer duque de Rothesay, su padre, el rey Robert, temeroso de que un destino similar pudiera sucederle al único hijo que le quedaba, decidió enviarlo a Francia en busca de seguridad. Pero el barco en el que navegaba el duque fue capturado por un barco inglés y el príncipe fue enviado al cautiverio a Londres. La noticia de esta nueva calamidad cayó con un peso aplastante sobre el viejo rey, y lo llevó, con el corazón roto, a su tumba porque, como el Israel de antaño, pudo haber dicho: `` Si estoy privado de mis hijos, soy desconsolado. '' Y cuando la noche del dolor se cerró a su alrededor en su castillo de Rothesay, y pensó en un hijo asesinado y otro en cautiverio sin esperanza, mientras que el hermano, en quien había confiado todo, había demostrado ser infiel y falso, la muerte debe le han parecido una liberación feliz de los problemas que había soportado durante toda su vida.

No debe imaginarse que no hay episodios agradables relacionados con el castillo de Rothesay. Se cuenta la historia de una visita involuntaria que le hizo James V., lo cual no es poco divertido. Aquel alegre monarca, cuando todavía era el `` Guidman de Ballengeich '', había ido a menudo en busca de aventuras amorosas, pero al final decidió establecerse en un matrimonio serio y partió, como Célebs, en busca de una esposa. Siempre se había mantenido una conexión íntima entre Escocia y Francia, y como una unión con ese país era lo más deseable, James naturalmente dirigió sus pensamientos en esa dirección. Pero las doctrinas reformadas habían hecho muchos conversos en Escocia, y los nobles veían con desdén un proyecto que pudiera ponerlos a merced de la corte ultrarromana de Francia. Sin embargo, James era obstinado y no se desviaría de su propósito. Zarpó de Leith, por tanto, con la intención declarada de casarse con una princesa francesa, a pesar de las protestas de sus consejeros.

El tiempo era propicio, y con "los jóvenes a la proa y el placer al timón", su noble barca navegaba hacia adelante. Pero los sombríos barones escoceses realizaron el viaje de la manera más contraria posible y, al final, uniendo sus cabezas, resolvieron engañar al rey para que no cumpliera su propósito.

Una noche, mientras dormía, persuadieron al capitán de zarpar y volver corriendo a Escocia. Mientras su víctima inconsciente soñaba pacíficamente con amor y alegría en Francia, su barco se dirigía rápidamente a casa y colocaba el mar ondulante entre él y sus esperanzas. Juzgue entonces de su sorpresa e indignación cuando se despertó y descubrió que la distancia entre él y el amor estaba aumentando en lugar de disminuir, y que el poder sobre sus acciones había sido usurpado por sus consejeros oficiosos. Se enfureció y se enfureció, y lo más probable es que jurara (porque en ese momento `` jurar como un escocés '' era un dicho en el continente), y juró castigar a todo el cuerpo de traidores que se habían atrevido a coaccionarlo. Especialmente contra el capitán se volvió su ira, ya que el historiador del incidente relata que `` no había recibido la más sincera soledad de dinero en sus favores, había ahorcado al capitán incontinente ''.

Para reivindicar su poder, les ordenó de nuevo que cambiaran de rumbo y, eligiendo a Bute como su lugar de descanso, permaneció algún tiempo en el Castillo de Rothesay, hasta que se hicieron los preparativos para trasladarlo a Stirling. Como toda su raza, este príncipe testarudo se volvió violento ante la oposición y, como influenciado irresistiblemente por el imán del amor, no descansó hasta que se dispuso de nuevo a casarse con una damisela a la que nunca había visto. La infeliz reina Magdalena, hija del rey de Francia, a quien trajo de regreso a Escocia, sobrevivió a sus nupcias solo cuarenta días y poco después James viajó de nuevo a Francia con un encargo similar, regresando con María de Guisa como su esposa, la madre de la infortunada María, reina de Escocia.

Durante el perturbado reinado de Carlos I, el castillo de Rothesay fue guarnecido en interés del rey por su custodio hereditario, Sir James Stewart de Bute, pero no hubo ningún compromiso serio allí, y las tropas fueron enviadas para ayudar a la causa real en otras partes del reino. Cuando Cromwell entró en Escocia, hizo que los soldados de la Commonwealth tomaran posesión del castillo de Rothesay, probablemente anticipando que la resistencia de los Highland Clans se concentraría allí y como no le importaba dejar una guarnición tan lejos de su ejército principal, instruyó sus hombres para destruir las partes más fuertes del edificio. La orden fue obedecida fielmente por los Independientes, para quienes la demolición de la Catedral o el Castillo parece haber sido igualmente aceptable. Y Rothesay, que había sido una torre de fuerza durante casi seis siglos, nunca volvió a alzar la cabeza en un desafío orgulloso.

El viejo dicho de que "el tiempo lo intenta todo" se aplica al castillo de Rothesay, que ahora estaba llegando al final de su existencia como residencia real. La línea Stewart, cuyos miembros habían sido sus primeros patrocinadores, había caído en días malos. Carlos I. fue decapitado Carlos II. murió sin heredero legítimo y el turbulento reinado del duque de York (James VII) había extendido la consternación entre la mayoría de la nación escocesa. Muchos de los nobles del Pacto habían encontrado refugio en la Corte de Guillermo de Orange, y el principal de ellos era el desafortunado conde de Argyll, quien, por una sentencia sumamente inicua, había sido atacado y proscrito. Los complots de Guillermo de Orange contra su suegro, luego llamado & quot; James II. and VII.," afforded opportunity for the malcontents. The growing feeling of dissatisfaction encouraged the expatriated noblemen to attempt a rising against the Government and the joint-expeditions of the Duke of Monmouth and the Earl of Argyll were organised. It was proposed that the former should land on the southern shores of England while the latter made a diversion by invading the northern part of the kingdom. In June 1685, Monmouth landed in Dorset, and speedily drew a formidable following to his standard but the rash encounter which he dared at Sedgemoor finally overthrew him, and awoke the vengeance of a ruthless government.

Argyll s expedition had no more fortunate issue. The leaders had disputed as to the proper point of attack and in the multitude of counsellors there is danger. Argyll insisted upon landing in his own country, while some of the Lowland nobles more reasonably proposed to win over the landed proprietors in the south of Scotland by force or persuasion. A compromise was finally adopted whereby the first landing was arranged to take place m Argyll, but the attack to be directed against the rich counties bordering upon the Clyde. Landing in Cantyre, the little army was soon increased by the Campbell Clan and, taking possession of Rothesay Castle, they fortified it, storing the ammunition upon one of the small islands in the Kyles of Bute. But the irresolution of the Earl proved the destruction of the army. Urged by the confederated leaders to advance and give battle, he at last consented to move the troops into the Lennox country, but here, when in the presence of the enemy, his courage forsook him, and he declined to risk an encounter. There is often as much skill in avoiding a contest as in daring it but Argyll could neither lead an assault nor conduct a retreat, and his army was soon dispersed without having endured an engagement. He was himself taken as a fugitive, and as he had been sentenced to death in 1681, he was executed in 1685 without another trial, though he had again been a rebel an instance of the vindictive rigour of the time.


Rothesay Castle

Once a bulwark against invading Viking forces, the magnificent ruins of Rothesay Castle boast a long and close connection to the Stewart dynasty.

This site is currently closed as a precautionary measure while we undertake site inspections. We apologise for any inconvenience. Find out more about our conservation work.

Situated on the Isle of Bute, Rothesay Castles dates back to the early 13th century and is remarkably well preserved in spite of its age. Built by the Stewart family to defend against invading Norwegian fleets, Rothesay’s immense circular curtain wall makes it unique in Scotland.

In 1230 it survived a three-day siege by King Haakon IV of Norway which precipitated the castle’s fortification with four round towers. It became a royal residence soon after and was later occupied by Robert the Bruce during the Wars of Scottish Independence and served as a base for Cromwell’s troops in the late 17th century.

The grandiose great hall in the gatehouse was restored by a Marquess of Bute in 1900 which now contains informative interpretive display which illuminate the history of the castle and its inhabitants. The 15th century St Michael’s Chapel in the courtyard is another of the castle’s impressive surviving features.


Plate LXV., Rothesay Castle, pp.129-130.

THE grand antiquity, and chief architectural object of Rothesay, the thriving capital of the isle of Bute, is its castle. The tall ruin of this structure stands close upon the town and has the historical associations mingledly of a royal palace and a military fortalice. The building consists of a circular court, about 140 feet in diameter, formed by high and thick walls four round towers upon the flanks and an erection which is ascribed to King Robert II., and which projects, on the north-east side, between two of the towers. Round the outside is a wide and deep ditch and between this and the wall is a terraced walk. The walls are very richly overgrown with ivy and have been noted for their similarity to some “rifted rocks” among the romantic cascade scenes of the Highlands, in producing remarkable trees. “Here,” says Miss Sinclair in her gossipping tour-book, “an ash tree recently contrived to grow on the summit of a stone arch, till the trunk attained to a circumference of nine feet, when it fell to the ground and, after so long setting an example of frugality in living without nourishment, it became a means of overfeeding others, having been cut into a dining-table for George the Fourth. Within the castle, we admired a fine old thorn, six feet in circumference, and forty-five feet high, which fell prostrate on the ground last November, but still [in 1840] puts out a mass of leaves, as if the roots yet had nourishment from the ground, instead of empty air in which they are upraised, preserving its foliage ‘green and fresh without, but worn and bare within.'” Several years ago, the Marquis of Bute, at considerable expense, caused to be cleared away, from within and around the castle, the accumulated rubbish of ages, – consisting, to a large amount, of beef and mutton bones! and, in consequence, the presumed royal apartments, the reputed additional palace of Robert II., the towers, the terraces, the chapel, and the dungeon, are now all easily accessible by even the feeblest and most fastidious. Yet the building, with all the accompaniments proper to itself, and whatever additional aids it may derive from the fanciful embellishments of a cicerone, will grievously disappoint every visitor who expects to see wither beauty or picturesqueness in its ruin, or indications of military strength in its structure or position. In spite of the very fine and imposing embellishment of some tall ash trees, which still rise up among the ruins, the edifice strikes the eye as only a ponderous, lumpish, dull mass of masonry, quite doleful in the dingy red colour of its stones, and destitute to sheer nakedness of every attribute which the fancy associates with the ideas of either castle or palace. “As a piece of fortification, even on the ancient principles,” says a contemporary, “it is wretchedly deficient, and argues very little in favour of the military knowledge that erected it. Even the gate is neither flanked nor machicolated and it might have been mined or assaulted at almost any point.” Yet it figures in history quite as conspicuously as many a place of great strength, and possesses a very fair proportion of antiquarian interest.

The original structure – for the aggregate building is evidently of various dates – was probably one of the fortalices erected in 1098, by Magnus Barefoot, King of Norway, to secure his conquest of the western islands of Scotland. It may have been raised, however, in greatly more obscure circumstances and it is said to have belonged, before the time of Alexander III., to a family of the name of McRoderick. It first comes into historical notice in 1228 when it was attacked by Olave, King of Man, and Husbac, a Norwegian chieftain, with eighty ships, and, after a siege, was taken by a sap and assault, with the loss of 390 men. After the battle of Largs, it was retaken by the Scots. During the inglorious reign of John Baliol, it was occupied by the English but, in 1311, it submitted to Robert Bruce. In 1334, it was again seized in the unpatriotic cause of a dependent crown, and was fortified by Edward Baliol but, not long afterwards, it was captured by Bruce the Steward of Scotland. Robert II. visited the castle in 1376, and again in 1381 Robert III. died in it from grief on account of his son, afterwards James I., having been captured. Oliver Cromwell’s troops burst rudely against it, like the surges of a desolating flood and, in 1685, the brother of the Earl of Argyle seized it, set fire to it, and irretrievably converted it into an utter ruin. – The castle of Rothesay gave title to the first dukedom which existed in the Scottish peerage, and continues the title to the king’s eldest son as a collateral for Scotland to that of Prince of Wales for England. The dukedom of Rothesay was created in a solemn council held at Scone in 1398, and conferred on David, Earl of Carrick, Prince and Steward of Scotland, and eldest son of Robert III. and when David, in 1402, fell a victim to the ambition of his uncle, the Duke of Albany, it was transferred to his brother James, afterwards James I. of Scotland. An act of Parliament, passed in 1409, declared “that the lordship of Bute, with the castle of Rothesay, the lordship of Cowal, with the castle of Dunoon, the earldom of Carrick, the lands of Dundonald, with the castle of the same, the barony of Renfrew, with the lands and tenandries of the same, the lordship of Stewarton, the lordship of Kilmarnock, with the castle of the same, the lordship of Dalry the lands of Nodisdale, Kilbryde, Narristoun, and Cairtoun also the lands of Frarynzan, Drumcall, Trebrauch, with the fortalice of the same, ‘principibus primogenitis Regum Scotiæ successorum nostrorum, perpetuis futuris temporibus, uniantur, incorporentur, et annexantur.'” Since that period, the dukedom of Rothesay, in common with the principality and stewartry of Scotland, the earldom of Carrick, the lordship of the Isles, and the barony of Renfrew, has been vested in the eldest son and heir-apparent of the sovereign.


Rothesay Castle

If you are a Member your ticket will be free, but you must book in advance.

Before booking please visit the Scottish Government travel guidance for any current restrictions in place.

What to expect from your visit

  • Our staff have been trained in hygiene and social distancing and have been provided with the necessary PPE
  • Signage is on site to guide visitors, including one way systems and marked areas that are currently closed to visitors
  • We have introduced enhanced cleaning measures to make visitors feel comfortable while visiting
  • In line with Scottish Government legislation and guidance, face coverings are mandatory if you are visiting any indoor/enclosed spaces at our sites including retail and catering areas (subject to some exceptions).
  • Masks will not be provided, so make sure you bring one with you
  • Face shields (e.g. visors) no longer count as face coverings on their own. They can only be worn in conjunction with other face covering
  • Face coverings are not required while visiting external areas of the sites
  • If you feel wearing a face covering at all times during your visit (including in external areas) will make you more comfortable, then please wear one, as we want you to enjoy your visit as much as possible

Didn't find everything you need?

Opening times

This site is currently closed as a precautionary measure while we undertake site inspections. We apologise for any inconvenience.


Rothesay (Scotland)

Party per pale: dexter, Argent, a castle Sable, in the dexter chief a crescent, and in the sinister an estoile of five points, [both] Tenny, and in base a lymphad, sails furled, of the Second, flagged Gules and on the sinister, Or, a fess chequy Azure and Argent.

Above the Shield is placed a Burghal coronet.

Origin/meaning

The arms were granted on March 11, 1925.

Rothesay, on the Island of Bute, was made a Royal Burgh in 1400-1 by King Robert III.

The arms are based on the original Burgh seal from 1401.

The right side shows Rothesay Castle, rebuilt about the time the Charter was granted. Above are the sun and the moon, both coloured tenny (a dull orange), which was a livery colour of the House of Stewart but which is very unusual in Scots heraldry the ship below stands for the fishing and shipping interests of the Burgh.

On the left side are the arms of the House of Stewart which has a long connection with Rothesay: both King Robert II and King Robert III were frequent visitors and in 1398, the latter created his son Duke of Rothesay, which title has ever since been borne by the heir to the Scottish throne.


Undiscovered Scotland

Bute is only 15 miles long by 5 miles wide, yet has much to offer the visitor. Its main town, Rothesay, is a Victorian resort linked to the mainland by ferry from Wemyss Bay. What makes it particularly attractive is that it has not succumbed to the sense of faded splendour that so often afflicts such towns. As a result you get a feel for what its builders really had in mind.

Rothesay, also boasts, right in the heart of the town, its very own castle. This is unusual, being circular in plan and surrounded by a moat, and is well worth a visit. Other attractions include Victorian toilets, declared a national treasure Bute Museum, whose collection includes exhibits covering the natural history, archaeology and geology of the island and St Mary's Church.

A little down the coast from Rothesay is the attractive residential village of Ascog, complete with the Ascog Hall Fernery, while a little south again is Bute's premier visitor attraction, Mount Stuart. This is a fantasy Gothic house built by the 3rd Marquess of Bute and set in 300 acres of woodland and gardens. Completing a tour of the east side of Bute brings you to Kilchattan Bay, another village which shows its origins as a Victorian resort.

Close to the island's southern-most tip, in an attractive setting, are the substantial ruins of the medieval St Blane's Church. This was built in the 1200s on the site of an dark age monastery founded by St Catan, who was active in establishing Christianity on the island.

The west side of the Isle of Bute is in stark contrast to the very Victorian east side. Here you will find a much more typically Hebridean feel to the countryside, with lonely shorelines and windswept headlands.

Some four miles up the coast, beyond the fine sandy beach of Scalpsie Bay, is St Ninian's Point and the ruins of another 6th Century chapel. This is an area of outstanding natural beauty, a place to pause and take in the stunning views out to the uninhabited island of Inchmarnock, a place where, according to tradition, alcoholics were banished in the 1700s.

The Highland-Lowland dividing line passes through the middle of Bute, where the freshwater Loch Fad almost splits the island in two. The southern half is made up of farmland, typical of the Scottish Lowlands. The north, by contrast, is hilly and mostly uninhabited. The two highest peaks on the island are Windy Hill at 913ft and Torran Turach, a diminutive 745ft. Torran Turach repays the effort taken to climb it with spectacular views over the Kyles of Bute.

A tour around the island will eventually bring you to Ettrick Bay, the most popular of Bute's (admittedly not large) collection of beaches, which comes complete with a tea room and a wrecked fishing vessel. From here the road crosses the island to rejoin the east coast at Port Bannatyne, from where a road leads north to the terminus for the short ferry crossing to the Cowal peninsula.

The Isle of Bute certainly rewards its visitors with variety all of it easily accessible. There are traditional Highland Games on the last weekend in August and, for the musically inclined, Bute offers jazz and folk festivals.


Rothesay Castle, Scotland - History

Heritage, History, Archaeology & Genealogy

Bute is an archaeological and heritage paradise. It's human occupation goes back over 5,500 years as evidenced by the presence of Iron Age defence systems, numerous examples of standing stones, cists, chambered cairns, and cup markings. The island also boasts an impressive array of early Christian sites, with St Blane's Chapel (named after St Blane who was born on Bute in the 6th century) dating back to the 12th century.

Bute is the ancestral home of the Stuart Kings of Scotland. Built over 800 years ago by a hereditary High Steward of Scotland named Stewart (later Stuart), Rothesay Castle, with its circular design and perimeter moat is unique in Scotland. It withstood many onslaughts including a Viking invasion, was captured by the English during the wars of independence, was retaken by Robert the Bruce in 1311, was partially destroyed in 1659 by Cromwell's troops, and was finally burned and sacked by the Duke of Argyll in 1685. Substantial restoration work has been undertaken over the past 120 odd years. In the 18th century the Stuart family moved to Mount Stuart House and estate located 7 miles to the south of Rothesay. Partially destroyed by fire in 1877, the house was rebuilt by the 3rd Marquess of Bute whose artistic, religious and astrological interests are reflected throughout this unrivalled Victorian Gothic architectural masterpiece. Mount Stuart House boasts the following technological firsts: the first house in Scotland to be lit by electricity, the first in Britain to have a heated indoor swimming pool, and a telephone cable only a year after the telephone was in vented.

The legacy of this long, varied and fascinating past is a multitude of tourist attractions that cause visitors to keep coming back.


Rothesay Castle, Scotland - History

ISLE OF BUTE -TRANQUIL & STUNNING

This work embodies the results of some studies of the history of the Isle of Bute, suggested to me here by visible relics of the olden time. It is the product of the few leisure hours which could be gathered up for several years out of a busy clerical life. As a labour of love it has been executed with much difficulty, since so important a subject demanded much research among authorities, manuscript and printed, in the National Record Offices and great libraries, access to which is not easy to students in the country, who have a limited time at their disposal to ransack rare and expensive works.

In writing I have kept in view the purpose of producing a readable book, as much as possible free from technical phraseology, so that the ordinary reader may not be wearied with multitudinous details which the pure antiquary considers imperative and I have endeavoured to strike the golden mean without defrauding the subject of its primary demand for definite accuracy.

It will have fulfilled my design if it causes those who are privileged to breathe the fragrant air of Bute to take a protective interest in those fascinating fragments preserved here, and if it draws upon these relics the attention of others who love antiquities.

Bute has already been fortunate in having local historians who have made good use of the scanty materials available for the more modern epochs of history. Their labours will be more fitly acknowledged, and a bibliography of their works given, in the second volume. Recent research, however, has opened up richer treasure-houses to the chronicler, and invested the decaying memorials of old with a new romantic interest.

Merit I venture to claim for this new work in respect of the exquisite architectural illustrations of St Blaan’s Church prepared by Mr William Galloway, architect, who has laid me under deepest obligation by permitting reduced copies to be taken of his drawings of that interesting edifice, and of the similarly fine work of Mr James Walker, architect, Paisley. I have to thank the Society of Antiquaries of Scotland for the use of several engravings of objects found in Bute. The minor illustrations have been prepared from drawings by my own pen.

I have also to acknowledge obligations to the Rev. J. B. Johnstone, B.D., Falkirk, author of ‘ Place-Names of Scotland’ the Rev. John Dewar, B.D., Kilmartin and the Rev. D. Dewar, Applecross, who have kindly given me valuable aid in reference to the “Appendix on Place-Names,” for which, as it stands, I am entirely responsible : as well as to Mr James Kay, forester, Bute the Rev. John Saunders, B.D., Kingarth and the Rev. Peter Dewar, M.A., North Bute, who have kindly assisted me in my inquiries.

The second volume will contain chapters on the Homes and Haunts of the Stewarts, the Roman and Reformed Churches, the Burgh of Rothesay, the Brandanes, the Barons of Bute, and the House of Stuart, and will be illustrated.

J. KING HEWISON.
The Manse, Rothesay, September 1893.

Exploring The Isle of Bute, Scotland

Island stories - The Isle of Bute, Argyll, Scotland

Chapter I. What’s in a name?
Chapter II. Prehistoric Inhabitants
Chapter III. Monuments of Unrecorded Times
Chapter IV. The Introduction of Christinity - The British Church
Chapter V. The Irish Church
Chapter VI. The Hermits
Chapter VII. The Christian Odyssey
Chapter VIII. Belted King and Royal Abbot
Chapter IX. “Blaan the Mild f Cenngarad"
Chapter X. The Consecrated Colony
Chapter XI. The Seven Sleepers
Chapter XII. Moss-Grown Relics of the Celtic Church
Chapter XIII. The Northmen and Vikings
Chapter XIV. The Bishops of Sodor and Man

Appendix I. The Isles of Cumbrae
Appendix II. Charter Disponing the Church of Kingarth to Paisley
Appendix III. Extracts from Dean Munro's Description of the Western Isles
Appendix IV. Extracts from Martin's Description of the Western Islands
Appendix V. Place Names in Bute

PREFACE TO THE SECOND VOLUME

In this volume I have carried out my intention of providing an account of the Stewards of Scotland, and a history of ‘Bute in the Olden Time,’ from the thirteenth down to the eighteenth century, to which I have added a few of the more important facts which link the last two centuries to the present time.

Having no special brief to furnish, in fullest detail, the romantic history of the Royal Stewards, I have been hampered in the effort to condense, within the straitened framework of language attractive to the reader, many important unpublished results of researches which should add a new interest to the mystery of the origin of the Stewarts who occupied the throne of Scotland.

To find “the root of many kings” among the Celts of Scotland, I have ransacked every likely place for facts, with such success, chronicled herein, as may possibly provoke some other zealous investigator to follow up the clues through those unpublished MSS., which are the treasures of the Royal Irish Academy in Dublin, and which my examination did not exhaust. By their means the ghost of Banquo may yet become more vocal than he was to King Macbeth.

To ensure reliable investigation into the connection of Alan—the progenitor of the Stewards—with Brittany, I visited that ancient province, and in the Public Library at Rennes, as well as in the British Museum, verified the supposition that the Fitz Alans were also Bretons. On my return, I had the honour and good fortune to receive from the Right Honourable the Earl of Crawford and Balcarres the use of a large collection of MSS. referring to the Fitz Alans and their Breton contemporaries, which were gathered during a lifetime by the late learned peer, his father, who had given much attention to the early history of his ancestry. Many of these documents are extracts from the chartularies of French monasteries and records of Brittany, made by distinguished French scholars, notably Monsieur Francisque Michel.

I have to thank the Earl of Crawford and Bal-carres for his kindness in intrusting this valuable collection to me.

I have also to thank the Most Noble the Marquess of Bute, K.T., for his courtesy in permitting me to study in Mountstuart Library, to have access to his charters, and to publish the Report on Rothesay Castle, drawn up by Mr Burges, architect.

To the many friends who have assisted me in the production of this work, including those artistic helpers whose names are associated with the beautiful plates throughout this volume, and are mentioned in the descriptive Index, I tender my thanks.

For ten years I have, in imagination, listened to the voices of the saintly and patriotic makers of our Fatherland, and have followed throughout these western regions our immortal heroes,—Aidan from Erin to Iona—Wallace from Lanark to London— Bruce from Carrick to Cardross—the Brandanes from Bute to Bannockburn and many another field but now the accomplishment of this work brings the regret that I must forbear their “pastyme and gud companie,” and let the sword of freedom descend, darkling, into its rusty scabbard,—the sweet chant of St Blaan turn into the wind-gusts whistling through his still roofless fane—the countenance of Walter, gallant companion of the Bruce, “ seemly to sycht,” find base presentment in the mutilated effigy that memorialises his fame in the Lady Kirk—and communion in the brave days of old become exchanged for association in the diurnal conflicts of a more flexible, and therefore a meaner age, wherein too many consider patriotism to be a restrictive prejudice.

J. KING HEWISON.
The Manse, Rothesay, March 1895.

Isle of Bute

CONTENTS OF THE SECOND VOLUME.

Chapter I. The Prigin of the Royal Stewarts
Chapter II. The Stewards of Scotland
Chapter III. The Brandanes
Chapter IV. The Home of the Stewarts
Chapter V. The Barons of Bute
Chapter VI. The Royal Burgh
Chapter VII. The Roman Church
Chapter VIII. The Reformed Church
Chapter IX. Three Centuries of Civil Life in Bute


Ver el vídeo: Castillo de Dunnottar Stonehaven Escocia