Conquistadores del Imperio Romano - Los vándalos, Simon MacDowall

Conquistadores del Imperio Romano - Los vándalos, Simon MacDowall

Conquistadores del Imperio Romano - Los vándalos, Simon MacDowall

Conquistadores del Imperio Romano - Los vándalos, Simon MacDowall

Los vándalos son más conocidos por su saqueo de Roma y por dar su nombre a actos de destrucción sin sentido, pero como esta historia deja en claro, en realidad fueron uno de los invasores más exitosos durante los últimos días del Imperio Romano Occidental, y jugaron un papel importante. gran parte en la caída de Roma. Era perfectamente posible que un solo vándalo hubiera participado en el cruce del Rin en 406, las campañas en la Galia, el exitoso asentamiento en España y la invasión de África en 429. Los vándalos lograron entonces mantener un poderoso reino en África. durante un siglo, derrotando a una de las últimas grandes expediciones militares de los Imperios occidentales e incluso saqueando Roma en el 455, pero finalmente fueron conquistados por el gran general Belisario del Imperio de Oriente y desaparecieron rápidamente.

Comenzamos con una mirada a los orígenes oscuros de los vándalos, incluido un examen de quiénes eran en realidad, con quién se aliaron antes de cruzar el Rin y cómo lucharon originalmente. La travesía del Rin de 406 se pone en contexto con más firmeza de lo que suele ser el caso, teniendo lugar durante una de las muchas guerras civiles romanas, y aprovechándose de una debilidad temporal de las defensas del Rin. Después de eso, España fue un blanco fácil, pero cruzar al norte de África fue una apuesta importante, y una que debilitó fatalmente al Imperio Occidental, primero al despojar a algunas de sus provincias más ricas y luego al derrotar a uno de los últimos grandes esfuerzos militares de los Estados Unidos. Oeste en una gran batalla naval frente a la costa africana.

MacDowall ha hecho un buen trabajo al producir un relato coherente a partir de algunas fuentes a menudo bastante difíciles. Los vándalos no produjeron un historiador propio, por lo que su historia solo puede contarse utilizando fuentes escritas por sus enemigos, romanos o bárbaros, y por supuesto, estos no siempre coinciden en los eventos. El resultado es un estudio útil de uno de los conquistadores más oscuros pero importantes del Imperio Occidental.

Capítulos
1 - Germania
2 - En el sombrío invierno
3 - Un interludio español
4 - En África
5 - Mare Nostrum
6 - La próxima generación
7 - El Imperio Contraataca
8 - Moros y amotinados

Autor: Simon MacDowall
Edición: tapa dura
Páginas: 208
Editorial: Pen & Sword Military
Año: 2016



Conquistadores del Imperio Romano: los godos

A finales del siglo IV, la presión de los hunos obligó a los godos a cruzar el Danubio hacia el Imperio Romano. La resultante batalla de Adrianópolis en 378 fue una de las mayores derrotas de Roma. Tanto las ramas occidentales (visigodas) como las orientales (ostrogodas) de los godos tenían una relación compleja con los romanos, a veces luchando como sus aliados contra otros intrusos "bárbaros", pero forjando sus propios reinos en el proceso. Bajo Alarico, los visigodos saquearon la propia Roma en 410 y establecieron un reino en Galia (Francia). Ayudaron a los romanos a derrotar la invasión huna de la Galia en Chalons en 451, pero continuaron expandiéndose a expensas de los romanos. Derrotado por los francos, arrebataron España a los vándalos. Los ostrogodos tenían una relación similar con el Imperio Romano de Oriente antes de conquistar finalmente Italia. Adrianópolis, los eventos de 410 y la larga guerra de los ostrogodos con Belisario, incluido el Asedio de Roma, se encuentran entre las campañas y batallas que Simon MacDowall narra en detalle. Analiza las armas y los estilos de lucha contrastantes de los ostro y visi-godos y evalúa su eficacia contra los romanos.


Conquistadores del Imperio Romano - Los vándalos, Simon MacDowall - Historia

Simon MacDowall examina cómo este grupo relativamente pequeño de alemanes llegó a ser señores supremos de toda la antigua provincia romana de Galia, dando su nombre a Francia en el proceso. Desde sus primeras incursiones en el Imperio, hasta la Batalla de Casilinum (554), su última batalla contra los romanos, estudia la forma de guerra franca y evalúa su eficacia. Se discute el tamaño y composición de sus ejércitos, sus armas (incluida la característica hacha Francisca), equipo y tácticas.

En este tumultuoso período, los francos tenían una relación compleja con los romanos, siendo por turnos invasores, reclutas de las legiones y aliados independientes. En consecuencia, este libro también cubre el papel de los francos en la defensa de la frontera del Rin contra las posteriores invasiones de los vándalos, los alanos, los suevos y los hunos. Su éxito en la defensa de su nueva patria contra todos los que llegaron les permitió, bajo el liderazgo de la dinastía merovingia de Clovis, establecer el reino franco como uno de los sucesores más perdurables de los y lsquobarbarian y rsquo del poder de Roma.

Sobre el Autor

Simon MacDowall nació en Inglaterra pero desde los 10 años creció en Canadá. Se unió al ejército canadiense, fue comisionado en los Royal Canadian Dragoons y estuvo en servicio activo con la ONU en Honduras y Nicuragua y con la OTAN en Croacia, Bosnia y Kosovo. En 1994 fue portavoz de la ONU en Sarajevo. Más tarde trabajó para la OTAN como civil antes de unirse a la administración pública del Reino Unido, donde fue Director de Comunicaciones de varios departamentos, incluido el Ministerio de Defensa y los Ingresos y Aduanas de Su Majestad. En su tiempo libre es un entusiasta wargamer e historiador militar, con ocho libros anteriores a su nombre, incluidos dos volúmenes anteriores de esta serie: The Vandals y The Goths.

OPINIONES

& quot; Mapas y una sección de 16 páginas de fotografías en color de artefactos, lugares y personas vestidas de época ilustran esta historia de Frank & quot ;.

- Soldado de juguete y figura modelo

Los vándalos

El 31 de diciembre de 406 d.C., un grupo de tribus alemanas cruzó el Rin, atravesó las líneas defensivas romanas y comenzó un alboroto en la Galia romana, saqueando ciudades como Metz, Arras y Estrasburgo. Los más importantes entre ellos fueron los vándalos, y su búsqueda de una nueva patria los llevó a la odisea más notable. Los romanos fueron incapaces de detenerlos a ellos y a sus aliados más cercanos, los alanos, que marcharon a lo largo de la Galia, cruzaron los Pirineos y se hicieron dueños de España.

Sin embargo, este reino de los vándalos y los alanos pronto se vio sometido a una intensa presión por parte de los aliados visigodos de Roma. En 429, bajo su nuevo rey, Gaiseric, cruzaron el estrecho de Gibraltar hacia el norte de África. Rápidamente invadieron esta rica provincia romana y establecieron un reino estable. Al hacerse a la mar, pronto dominaron el Mediterráneo occidental e hicieron incursiones en Italia, con el famoso saqueo de la propia Roma en el 455. Con el tiempo, sin embargo, Belisario los conquistó por completo en el 533 y desaparecieron de la historia. Simon MacDowall narra y analiza estos eventos, con especial énfasis en la evolución de los ejércitos y la guerra vándalos.


CONQUISTADORES DEL IMPERIO ROMANO: LOS FRANCOS

Simon MacDowall examina cómo este grupo relativamente pequeño de alemanes llegó a ser señores supremos de toda la antigua provincia romana de Galia, dando su nombre a Francia en el proceso. Desde sus primeras incursiones en el Imperio, hasta la Batalla de Casilinum (554), su última batalla contra los romanos, estudia la forma de guerra franca y evalúa su eficacia. Se discute el tamaño y composición de sus ejércitos, sus armas (incluida la característica hacha Francisca), equipo y tácticas.

En este tumultuoso período, los francos tenían una relación compleja con los romanos, siendo por turnos invasores, reclutas de las legiones y aliados independientes. En consecuencia, este libro también cubre el papel de los francos en la defensa de la frontera del Rin contra las posteriores invasiones de los vándalos, los alanos, los suevos y los hunos. Su éxito en la defensa de su nueva patria contra todos los que llegaron les permitió, bajo el liderazgo de la dinastía merovingia de Clovis, establecer el reino franco como uno de los sucesores más perdurables de los y lsquobarbarian y rsquo del poder de Roma.


Conquistadores del Imperio Romano: los francos

Simon MacDowall examina cómo este grupo relativamente pequeño de alemanes llegó a ser señores supremos de toda la antigua provincia romana de Galia, dando su nombre a Francia en el proceso. Desde sus primeras incursiones en el Imperio, hasta la Batalla de Casilinum (554), su última batalla contra los romanos, estudia la forma de guerra franca y evalúa su eficacia. El s Simon MacDowall examina cómo este grupo relativamente pequeño de alemanes llegó a ser señores supremos de toda la antigua provincia romana de Galia, dando su nombre a Francia en el proceso. Desde sus primeras incursiones en el Imperio, hasta la Batalla de Casilinum (554), su última batalla contra los romanos, estudia la forma de guerra franca y evalúa su eficacia. Se discute el tamaño y composición de sus ejércitos, sus armas (incluida la característica hacha Francisca), equipo y tácticas.

En este tumultuoso período, los francos tenían una relación compleja con los romanos, siendo por turnos invasores, reclutas de las legiones y aliados independientes. En consecuencia, este libro también cubre el papel de los francos en la defensa de la frontera del Rin contra las posteriores invasiones de los vándalos, los alanos, los suevos y los hunos. Su éxito en la defensa de su nueva patria contra todos los que llegaron les permitió, bajo el liderazgo de la dinastía merovingia de Clovis, establecer el reino franco como uno de los sucesores más duraderos de los "bárbaros" del poder de Roma. . más


Conquistadores del Imperio Romano - Los vándalos, Simon MacDowall - Historia

Use espacios para separar las etiquetas. Utilice comillas simples (') para las frases.

Visión general

A finales del siglo IV, la presión de los hunos obligó a los godos a cruzar el Danubio hacia el Imperio Romano. La resultante batalla de Adrianópolis en 378 fue una de las mayores derrotas de Roma y Rusia. Tanto las ramas occidentales (visigodas) como las orientales (ostrogodos) de los godos tenían una relación compleja con los romanos, a veces luchando como sus aliados contra otros intrusos "lsquobarbarian", pero forjando sus propios reinos en el proceso. Bajo Alarico, los visigodos saquearon la propia Roma en 410 y establecieron un reino en Galia (Francia). Ayudaron a los romanos a derrotar la invasión huna de la Galia en Chalons en 451, pero continuaron expandiéndose a expensas de los romanos. Derrotado por los francos, arrebataron España a los vándalos. Los ostrogodos tenían una relación similar con el Imperio Romano de Oriente antes de conquistar finalmente Italia. Adrianópolis, los eventos de 410 y la larga guerra de los ostrogodos con Belisario, incluido el Asedio de Roma, se encuentran entre las campañas y batallas que Simon MacDowall narra en detalle. Analiza las armas y los estilos de lucha contrastantes de los ostro y visi-godos y evalúa su eficacia contra los romanos.


Contenido

El etnónimo está atestiguado como Wandali y Wendilenses por Saxo, como Vendill en nórdico antiguo, y como Wend (e) las en inglés antiguo, todos volviendo a una forma proto-germánica reconstruida como *Wanđilaz. [9] [10] La etimología del nombre sigue sin estar clara. Según el lingüista Vladimir Orel, puede provenir del adjetivo *wanđaz ('torcido, torcido'), derivado del verbo *wenđanan o winđanan, que significa 'enrollar'. [10] Alternativamente, se ha derivado de una raíz *wanđ-, que significa "agua", basado en la idea de que la tribu se encontraba originalmente cerca del Limfjord (una entrada del mar en Dinamarca). [9] El nombre también se puede encontrar en alto alemán antiguo. fueilsēo e inglés antiguo wendelsǣ ('Mar Mediterráneo'), ambos significan literalmente 'Mar de vandalismo'. [9] [11]

La figura mitológica germánica de Aurvandill Rudolf Much ha interpretado que significa "Shining Vandal". Mucho transmitió la teoría de que el nombre tribal Vándalo refleja la adoración de Aurvandil o los Divine Twins, posiblemente involucrando un mito de origen de que los reyes Vandalic descendían de Aurvandil (comparable al caso de muchos otros nombres tribales germánicos). [12]

Algunos autores medievales equipararon dos etnónimos clásicos, "Vándalos" y Veneti, y aplicaron ambos a los eslavos occidentales, lo que dio lugar al término Wends, que se ha utilizado para varios grupos de habla eslava y todavía se utiliza para los Lusacianos. Sin embargo, los eruditos modernos derivan "Wend" de "Veneti", y no equiparan a los Veneti y los Vándalos. [13] [14] [15] [16]

El nombre de los vándalos se ha relacionado con el de Vendel, el nombre de una provincia en Uppland, Suecia, que también es epónimo del Período Vendel de la prehistoria sueca, correspondiente a la Edad del Hierro germánica tardía que conduce a la Edad Vikinga. La conexión sería que Vendel es la patria original de los Vándalos antes del Período de Migración, y conserva su nombre tribal como topónimo. Otras posibles patrias de los vándalos en Escandinavia son Vendsyssel en Dinamarca y Hallingdal en Noruega. [ cita necesaria ]

Como los vándalos finalmente vinieron a vivir fuera de Germania, no fueron considerados Germani por autores romanos antiguos. Ni otro grupo de habla germánica oriental, los godos, ni los escandinavos (primeros escandinavos), fueron contados entre los Germani por los romanos. [17]

Dado que los vándalos hablaban un idioma germánico y pertenecían a la cultura germánica temprana, los eruditos modernos los clasifican como un pueblo germánico. [18]

Orígenes

Fuentes clásicas tempranas

La primera mención de los vándalos es de Plinio el Viejo, quien usó el término Vandili de una manera amplia para definir una de las principales agrupaciones de todos los pueblos germánicos. Las tribus dentro de esta categoría que menciona son los Burgundion, Varini, Carini (por lo demás desconocidos) y los Gutones. [19]

Tácito mencionó el Vandilii, pero solo en un pasaje que explica las leyendas sobre los orígenes de los pueblos germánicos. Los nombra como uno de los grupos que a veces se cree que son una de las divisiones más antiguas de estos pueblos, junto con los Marsi, Gambrivii y Suebi, pero no dice dónde viven ni qué pueblos pertenecen a esta categoría. Por otro lado, Tácito y Ptolomeo dan información sobre la posición de Varini, Borgoñones y Gutones en este período, y estos indicios sugieren que los vándalos en este período vivieron entre los ríos Oder y Vístula. [20]

Ptolomeo mencionó además a los silingi, que más tarde se contaron como vándalos, que vivían al sur de los semnones, que eran suevos que vivían en el Elba y se extendían hasta el Oder. [21]

Los Hasdingi, que más tarde encabezaron la invasión de Cartago, no aparecen en los registros escritos hasta el siglo II y la época de las guerras marcomanas. [22] Los Lacringi aparecen en registros del siglo III. [23]

Lugii

Es probable que los Lugii, que también fueron mencionados en fuentes clásicas tempranas en la misma región, hayan sido las mismas personas que los Vándalos. [5] [24] [25] [26] Los Lugii son mencionados por Estrabón, Tácito y Ptolomeo como un gran grupo de tribus entre el Vístula y el Oder. Estrabón y Ptolomeo no mencionan en absoluto a los Vándalos, solo a los Lugios, Tácito los menciona en un pasaje sobre la ascendencia de los pueblos germánicos sin decir dónde vivían, y Plinio el Viejo en contraste menciona a los Vándalos pero no a los Lugios. [20] Herwig Wolfram señala que "Con toda probabilidad, los Lugianos y los Vándalos eran una comunidad de culto que vivía en la misma región del Oder en Silesia, donde primero estuvo bajo la dominación celta y luego bajo la dominación germánica". [25]

Walter Pohl y Walter Goffart han notado que Ptolomeo parece distinguir a los Silingi de los Lugii, y en el siglo II los Hasding, cuando aparecen en el registro romano, también se distinguen de los Lugii. [27]

Cultura de Przeworsk

En arqueología, los vándalos están asociados con la cultura Przeworsk, pero la cultura probablemente se extendió a varios pueblos de Europa central y oriental. Su origen, etnia y afiliación lingüística son objeto de un intenso debate. [5] [28] [29] [30] Los portadores de la cultura Przeworsk practicaban principalmente la cremación y ocasionalmente la inhumación. [30]

Idioma

Se sabe muy poco sobre la lengua vandalica en sí, pero se cree que pertenece a la rama lingüística germánica oriental, como el gótico. Los godos han dejado atrás el único corpus de texto del tipo de lengua germánica oriental, especialmente una traducción de los Evangelios del siglo IV. [31]

Introducción al Imperio Romano

En el siglo II, dos o tres pueblos vándalos distintos llamaron la atención de los autores romanos, los silingi, los hasdingi y posiblemente los lacringi, que aparecen junto con los hasdingi. Solo el silingi se había mencionado en las primeras obras romanas y se asocia con Silesia.

Estos pueblos aparecieron durante las Guerras Marcomanas, que resultaron en una destrucción generalizada y la primera invasión de Italia en el período del Imperio Romano. [32] Durante las Guerras Marcomannicas (166-180) los Hasdingi (o Astingi), liderados por los reyes Raus y Rapt (o Rhaus y Raptus) se trasladaron al sur, entrando en Dacia como aliados de Roma. [33] Sin embargo, finalmente causaron problemas en Dacia y se trasladaron más al sur, hacia la zona del bajo Danubio. Junto con los Hasdingi estaban los Lacringi, que posiblemente también fueran Vándalos. [34] [35]

Aproximadamente en el 271 d.C., el emperador romano Aureliano se vio obligado a proteger el curso medio del Danubio contra los vándalos. Hicieron las paces y se quedaron en la orilla oriental del Danubio. [33]

En 278, Zosimus (1,67) informó que el emperador Probus derrotó a los vándalos y borgoñones cerca de un río (a veces propuso ser el Lech, y envió a muchos de ellos a Gran Bretaña. Durante este mismo período, el undécimo panegírico a Maximiano entregado en 291, informó dos diferentes conflictos fuera del imperio en los que los borgoñones estaban asociados con los alamanes, y otros vándalos, probablemente Hasdingi en la región de los Cárpatos, estaban asociados con los gépidos.

Según Jordanes Getica, Hasdingi entró en conflicto con los godos en la época de Constantino el Grande. En ese momento, estos vándalos vivían en tierras habitadas más tarde por los gépidos, donde fueron rodeados "al este [por] los godos, al oeste [por] los marcomanos, al norte [por] los Hermanduri y en el al sur [por] el Hister (Danubio) ". Los vándalos fueron atacados por el rey gótico Geberic, y su rey Visimar fue asesinado. [36] Los vándalos luego emigraron a la vecina Panonia, donde, después de que Constantino el Grande (alrededor de 330) les concediera tierras en la margen derecha del Danubio, vivieron durante los siguientes sesenta años. [36] [37]

A finales del siglo IV y principios del V, el famoso magister militum Estilicón (fallecido en 408), el primer ministro del emperador Honorio, fue descrito como descendiente de vándalos. Los vándalos asaltaron la provincia romana de Raetia en el invierno de 401/402. A partir de esto, el historiador Peter Heather concluye que en este momento los vándalos estaban ubicados en la región alrededor del Danubio Medio y Alto. [38] Es posible que tales vándalos del Danubio Medio fueran parte de la invasión de Italia por parte del rey gótico Radagaisus en 405-406 d. C. [39]

Si bien los vándalos hasdingianos ya estaban establecidos en el Danubio medio durante siglos, no está tan claro dónde habían estado viviendo los vándalos silingianos. [40]

En Galia

En 405 los vándalos avanzaron desde Panonia viajando hacia el oeste a lo largo del Danubio sin mucha dificultad, pero cuando llegaron al Rin, encontraron la resistencia de los francos, que poblaban y controlaban las regiones romanizadas del norte de la Galia. Veinte mil vándalos, incluido el propio Godigisel, murieron en la batalla resultante, pero luego, con la ayuda de los alanos, lograron derrotar a los francos, y el 31 de diciembre de 405 [41] los vándalos cruzaron el Rin, probablemente mientras estaba congelado. para invadir la Galia, que devastaron terriblemente. Bajo el mando del hijo de Godigisel, Gunderic, los vándalos se abrieron camino hacia el oeste y el sur a través de Aquitania. Una o más de las oraciones anteriores incorporan texto de una publicación que ahora es de dominio público: Chisholm, Hugh, ed. (1911). "Vándalos". Encyclopædia Britannica (11a ed.). Prensa de la Universidad de Cambridge.

En Hispania

El 13 de octubre de 409 cruzaron los Pirineos hacia la península Ibérica. Allí, los hasdingi recibieron tierras de los romanos, como foederati, en Asturias (noroeste) y los silingi en Hispania Baetica (sur), mientras que los alanos obtuvieron tierras en Lusitania (oeste) y la región alrededor de Carthago Nova. [42] Los suevos también controlaban parte de Gallaecia. Los visigodos, que invadieron Iberia por orden de los romanos antes de recibir tierras en Septimania (sur de Francia), aplastaron a los vándalos silingi en 417 y a los alanos en 418, matando al rey alan occidental Attaces. [43] El resto de su pueblo y los restos de los silingi, que casi fueron aniquilados, posteriormente apelaron al rey vándalo Gunderic para que aceptara la corona de Alan. Posteriormente, los reyes vándalos del norte de África se autodenominaron Rex Wandalorum y Alanorum ("Rey de los vándalos y los alanos"). En el 419 d.C., los vándalos Hasdingi fueron derrotados por una coalición conjunta entre romanos y suevos. Gunderic huyó a Bética, donde también fue proclamado rey de los Vándalos Silingi. [5] En 422 Gunderic derrotó decisivamente a una coalición romano-suebo-gótica liderada por el patricio romano Castinus en la batalla de Tarraco. [44] [45] Es probable que muchas tropas romanas y góticas desertaran a Gunderic después de la batalla. [45] Durante los siguientes cinco años, según Hydatius, Gunderic creó un caos generalizado en el Mediterráneo occidental. [45] En 425, los vándalos saquearon las Islas Baleares, Hispania y Mauritania, saqueando Carthago Spartaria (Cartagena) e Hispalis (Sevilla) en 425. [45] La captura de la ciudad marítima de Carthago Spartaria permitió a los vándalos participar en actividades navales. [45] En 428 Gunderic capturó Hispalis por segunda vez, pero murió mientras asediaba la iglesia de la ciudad. [45] Fue sucedido por su medio hermano Genserico, quien aunque era ilegítimo (su madre era una esclava) había ocupado un puesto destacado en la corte de los vándalos, subiendo al trono sin oposición. [46] En 429 los vándalos abandonaron España, que permaneció casi totalmente en manos romanas hasta 439, cuando los suevos, confinados en Gallaecia, se trasladaron al sur y capturaron Emerita Augusta (Mérida), la sede de la administración romana para toda la península. [47]

Genseric es a menudo considerado por los historiadores como el líder bárbaro más capaz del Período de Migración. [48] ​​Michael Frassetto escribe que probablemente contribuyó más a la destrucción de Roma que cualquiera de sus contemporáneos. [48] ​​Aunque los bárbaros controlaban Hispania, todavía constituían una pequeña minoría entre una población hispano-romana mucho mayor, aproximadamente 200.000 de 6.000.000. [42] Poco después de tomar el trono, Genseric fue atacado por la retaguardia por una gran fuerza de suevos al mando de Heremigarius que había logrado tomar Lusitania. [49] Este ejército suevo fue derrotado cerca de Mérida y su líder Hermigarius se ahogó en el río Guadiana mientras intentaba huir. [49]

Es posible que el nombre Al-Andalus (y su derivado Andalucía) se deriva de la adopción árabe del nombre de los vándalos. [50] [51]

Reino en el norte de África

Establecimiento

Los vándalos bajo el mando de Genseric (también conocido como Geiseric) cruzaron a África en 429. [53] Aunque se desconocen los números y algunos historiadores debaten la validez de las estimaciones, según la afirmación de Procopio de que los vándalos y los alanos eran 80.000 cuando se trasladaron al norte de África. , [54] Peter Heather estima que podrían haber desplegado un ejército de alrededor de 15.000-20.000. [55]

Según Procopio, los vándalos llegaron a África a petición de Bonifacius, el gobernante militar de la región. [56] Buscando establecerse como un gobernante independiente en África o incluso convertirse en emperador romano, Bonifacius había derrotado varios intentos romanos de someterlo, hasta que fue dominado por el recién nombrado conde gótico de África, Sigisvult, quien capturó tanto a Hippo Regius como a Cartago. [48] ​​Es posible que Bonifacius hubiera buscado a Genseric como aliado contra Sigisvult, prometiéndole a cambio una parte de África. [48]

Avanzando hacia el este a lo largo de la costa, los vándalos se enfrentaron en la frontera númida en mayo-junio de 430 por Bonifacius. Las negociaciones fracasaron y Bonifacius fue derrotado rotundamente. [57] [58] Bonifacius posteriormente se atrincheró dentro de Hippo Regius con los vándalos sitiando la ciudad. [53] En el interior, San Agustín y sus sacerdotes rezaban por alivio de los invasores, sabiendo muy bien que la caída de la ciudad significaría la conversión o la muerte de muchos cristianos romanos. [ cita necesaria ]

El 28 de agosto de 430, tres meses después del asedio, San Agustín (que tenía 75 años) murió, [59] quizás de hambre o estrés, ya que los campos de trigo fuera de la ciudad estaban inactivos y sin cosechar. La muerte de Agustín conmocionó a la regente del Imperio Romano de Occidente, Galla Placidia, que temía las consecuencias si su reino perdía su fuente más importante de cereales. [58] Formó un nuevo ejército en Italia y convenció a su sobrino en Constantinopla, el emperador romano oriental Teodosio II, para que enviara un ejército al norte de África dirigido por Aspar. [58]

Alrededor de julio-agosto de 431, Genseric levantó el sitio de Hippo Regius, [57] que permitió a Bonifacius retirarse de Hippo Regius a Carthage, donde se unió al ejército de Aspar. En algún momento del verano de 432, Genseric derrotó a las fuerzas conjuntas de Bonifacius y Aspar, lo que le permitió apoderarse de Hippo Regius sin oposición. [58] Genseric y Aspar negociaron posteriormente un tratado de paz de algún tipo. [57] Tras apoderarse de Hippo Regius, Genseric la convirtió en la primera capital del reino vándalo. [60]

Los romanos y los vándalos concluyeron un tratado en 435 dando a los vándalos el control de Mauritania y la mitad occidental de Numidia. Genseric eligió romper el tratado en 439 cuando invadió la provincia de África Proconsularis y se apoderó de Cartago el 19 de octubre. [61] La ciudad fue capturada sin luchar, los vándalos entraron en la ciudad mientras la mayoría de los habitantes asistían a las carreras en el hipódromo. . Genseric la convirtió en su capital y se autodenominó Rey de los Vándalos y los Alans, para denotar la inclusión de los Alans del norte de África en su alianza. [ cita necesaria ] Sus fuerzas ocuparon Cerdeña, Córcega y las Islas Baleares, convirtió su reino en un estado poderoso. Su sitio de Palermo en 440 fue un fracaso, al igual que el segundo intento de invadir Sicilia cerca de Agrigento en 442 (los vándalos ocuparon la isla de 468 a 476 cuando fue cedida a Odovacer). [62] El historiador Cameron sugiere que la nueva regla de los vándalos puede no haber sido mal recibida por la población del norte de África, ya que los grandes terratenientes eran en general impopulares. [63]

La impresión que dieron fuentes antiguas como Víctor de Vita, Quodvultdeus y Fulgentius de Ruspe fue que la toma de posesión de Cartago y el norte de África por parte de los vándalos condujo a una destrucción generalizada. Sin embargo, investigaciones arqueológicas recientes han desafiado esta afirmación. Aunque el Odeón de Carthage fue destruido, el patrón de las calles se mantuvo igual y se renovaron algunos edificios públicos. El centro político de Cartago fue Byrsa Hill. Surgieron nuevos centros industriales dentro de las ciudades durante este período. [64] El historiador Andy Merrills utiliza las grandes cantidades de cerámica de deslizamiento rojo africano descubiertas en el Mediterráneo que datan del período vándalo del norte de África para desafiar la suposición de que el gobierno vándalo del norte de África fue una época de inestabilidad económica. [65] Cuando los vándalos asaltaron Sicilia en 440, el Imperio Romano Occidental estaba demasiado preocupado por la guerra con la Galia para reaccionar. Teodosio II, emperador del Imperio Romano de Oriente, envió una expedición para hacer frente a los vándalos en 441, sin embargo, solo progresó hasta Sicilia. El Imperio Occidental bajo Valentiniano III aseguró la paz con los Vándalos en 442. [66] Bajo el tratado, los Vándalos ganaron Bizacena, Tripolitania y la mitad oriental de Numidia, y se confirmó en el control de África Proconsular [67], así como el Vándalo. Kingdom como el primer estado bárbaro reconocido oficialmente como un reino independiente en el antiguo territorio romano en lugar de foederati. [68] El Imperio retuvo el oeste de Numidia y las dos provincias de Mauritania hasta el 455.

Saqueo de Roma

Durante los siguientes treinta y cinco años, con una gran flota, Genseric saqueó las costas de los Imperios Oriental y Occidental. La actividad vandálica en el Mediterráneo era tan importante que el nombre del mar en inglés antiguo era Wendelsæ (es decir, el mar de los vándalos). [69] Sin embargo, después de la muerte de Atila el huno, los romanos pudieron darse el lujo de volver su atención a los vándalos, que controlaban algunas de las tierras más ricas de su antiguo imperio.

En un esfuerzo por traer a los vándalos al redil del Imperio, Valentiniano III ofreció la mano de su hija en matrimonio al hijo de Genseric. Antes de que este tratado pudiera llevarse a cabo, sin embargo, la política volvió a jugar un papel crucial en los errores de Roma. Petronio Máximo mató a Valentiniano III y reclamó el trono occidental. La diplomacia entre las dos facciones se rompió, y en 455 con una carta de la emperatriz Licinia Eudoxia, rogando al hijo de Genseric que la rescatara, los vándalos tomaron Roma, junto con la emperatriz y sus hijas Eudocia y Placidia.

El cronista Prosper de Aquitania [70] ofrece el único informe del siglo V de que, el 2 de junio de 455, el Papa León el Grande recibió a Genserico y le imploró que se abstuviera de asesinar y destruir por fuego, y que se satisficiera con el pillaje. Sin embargo, se cuestiona si la influencia del Papa salvó a Roma. Los vándalos partieron con innumerables objetos de valor. Eudoxia y su hija Eudocia fueron llevadas al norte de África. [67]

Consolidación

En 456, una flota de vándalos de 60 barcos que amenazaban tanto a la Galia como a Italia fue emboscada y derrotada en Agrigentum y Córcega por el general romano occidental Ricimer. [71] En 457, un ejército mixto vándalo-bereber que regresaba con el botín de una incursión en Campania fue derrotado en un ataque sorpresa por el emperador occidental Majorian en la desembocadura del río Garigliano. [72]

Como resultado del saqueo vándalo de Roma y la piratería en el Mediterráneo, se volvió importante para el Imperio Romano destruir el reino vándalo. En 460, Majorian lanzó una expedición contra los vándalos, pero fue derrotado en la batalla de Cartagena. En 468, los imperios romanos de Oriente y Occidente lanzaron una enorme expedición contra los vándalos bajo el mando de Basiliscus, que al parecer estaba compuesta por 100.000 soldados y 1.000 barcos. Los vándalos derrotaron a los invasores en la batalla de Cap Bon, capturaron la flota occidental y destruyeron la oriental mediante el uso de barcos de fuego. [66] Tras el ataque, los vándalos intentaron invadir el Peloponeso, pero fueron rechazados por los maniotas en Kenipolis con grandes pérdidas. [73] En represalia, los vándalos tomaron 500 rehenes en Zakynthos, los cortaron en pedazos y arrojaron los pedazos por la borda en el camino a Cartago. [73] En 469, los vándalos ganaron el control de Sicilia, pero Odoacro los obligó a cederla en 447, excepto el puerto occidental de Lilybaeum (perdido en 491 después de un intento fallido de su parte de volver a tomar la isla). [74]

En la década de 470, los romanos abandonaron su política de guerra contra los vándalos. El general occidental Ricimer llegó a un tratado con ellos, [66] y en 476 Genseric pudo concluir una "paz perpetua" con Constantinopla. Las relaciones entre los dos estados asumieron un barniz de normalidad. [75] A partir de 477 en adelante, los vándalos produjeron su propia moneda, restringida a monedas de bronce y plata de baja denominación. Se retuvo el dinero imperial de alta denominación, demostrando en palabras de Merrills "renuencia a usurpar la prerrogativa imperial". [76]

Aunque los vándalos habían rechazado los ataques de los romanos y establecido la hegemonía sobre las islas del Mediterráneo occidental, tuvieron menos éxito en su conflicto con los bereberes. Situado al sur del reino de los vándalos, los bereberes infligieron dos derrotas importantes a los vándalos en el período 496-530. [66]

Domestic religious tensions

Differences between the Arian Vandals and their Trinitarian subjects (including both Catholics and Donatists) were a constant source of tension in their African state. Catholic bishops were exiled or killed by Genseric and laymen were excluded from office and frequently suffered confiscation of their property. [77] He protected his Catholic subjects when his relations with Rome and Constantinople were friendly, as during the years 454–57, when the Catholic community at Carthage, being without a head, elected Deogratias bishop. The same was also the case during the years 476–477 when Bishop Victor of Cartenna sent him, during a period of peace, a sharp refutation of Arianism and suffered no punishment. [ cita necesaria ] Huneric, Genseric's successor, issued edicts against Catholics in 483 and 484 in an effort to marginalise them and make Arianism the primary religion in North Africa. [78] Generally most Vandal kings, except Hilderic, persecuted Trinitarian Christians to a greater or lesser extent, banning conversion for Vandals, exiling bishops and generally making life difficult for Trinitarians. [ cita necesaria ]

Disminución

According to the 1913 Enciclopedia católica: "Genseric, one of the most powerful personalities of the "era of the Migrations", died on 25 January 477, at the great age of around 88 years. According to the law of succession which he had promulgated, the oldest male member of the royal house was to succeed. Thus he was succeeded by his son Huneric (477–484), who at first tolerated Catholics, owing to his fear of Constantinople, but after 482 began to persecute Manichaeans and Catholics." [79]

Gunthamund (484–496), his cousin and successor, sought internal peace with the Catholics and ceased persecution once more. Externally, the Vandal power had been declining since Genseric's death, and Gunthamund lost early in his reign all but a small wedge of western Sicily to the Ostrogoths which was lost in 491 and had to withstand increasing pressure from the autochthonous Moors.

According to the 1913 Enciclopedia católica: "While Thrasamund (496–523), owing to his religious fanaticism, was hostile to Catholics, he contented himself with bloodless persecutions". [79]

Turbulent end

Hilderic (523–530) was the Vandal king most tolerant towards the Catholic Church. He granted it religious freedom consequently Catholic synods were once more held in North Africa. However, he had little interest in war, and left it to a family member, Hoamer. When Hoamer suffered a defeat against the Moors, the Arian faction within the royal family led a revolt, raising the banner of national Arianism, and his cousin Gelimer (530–533) became king. Hilderic, Hoamer and their relatives were thrown into prison. [80]

Byzantine Emperor Justinian I declared war, with the stated intention of restoring Hilderic to the Vandal throne. The deposed Hilderic was murdered in 533 on Gelimer's orders. [80] While an expedition was en route, a large part of the Vandal army and navy was led by Tzazo, Gelimer's brother, to Sardinia to deal with a rebellion. As a result, the armies of the Byzantine Empire commanded by Belisarius were able to land unopposed 10 miles (16 km) from Carthage. Gelimer quickly assembled an army, [81] and met Belisarius at the Battle of Ad Decimum the Vandals were winning the battle until Gelimer's brother Ammatas and nephew Gibamund fell in battle. Gelimer then lost heart and fled. Belisarius quickly took Carthage while the surviving Vandals fought on. [82]

On December 15, 533, Gelimer and Belisarius clashed again at the Battle of Tricamarum, some 20 miles (32 km) from Carthage. Again, the Vandals fought well but broke, this time when Gelimer's brother Tzazo fell in battle. Belisarius quickly advanced to Hippo, second city of the Vandal Kingdom, and in 534 Gelimer surrendered to the Byzantine conqueror, ending the Kingdom of the Vandals.

North Africa, comprising north Tunisia and eastern Algeria in the Vandal period, became a Roman province again, from which the Vandals were expelled. Many Vandals went to Saldae (today called Béjaïa in north Algeria) where they integrated themselves with the Berbers. Many others were put into imperial service or fled to the two Gothic kingdoms (Ostrogothic Kingdom and Visigothic Kingdom). Some Vandal women married Byzantine soldiers and settled in north Algeria and Tunisia. The choicest Vandal warriors were formed into five cavalry regiments, known as Vandali Iustiniani, stationed on the Persian frontier. Some entered the private service of Belisarius. [83] The 1913 Enciclopedia católica states that "Gelimer was honourably treated and received large estates in Galatia. He was also offered the rank of a patrician but had to refuse it because he was not willing to change his Arian faith". [79] In the words of historian Roger Collins: "The remaining Vandals were then shipped back to Constantinople to be absorbed into the imperial army. As a distinct ethnic unit they disappeared". [81] Some of the few Vandals remained at North Africa while more migrated back to Spain. [6] In 546 the Vandalic Dux of Numidia, Guntarith, defected from the Byzantines and raised a rebellion with Moorish support. He was able to capture Carthage, but was assassinated by the Byzantines shortly afterwards.

The 6th-century Byzantine historian Procopius wrote that the Vandals were tall with light hair:

For they all have white bodies and fair hair, and are tall and handsome to look upon. [84]


Conquerors of the Roman Empire - The Vandals, Simon MacDowall - History

+£4.50 UK Delivery or free UK delivery if order is over £35
(click here for international delivery rates)

Order within the next 6 hours, 37 minutes to get your order processed the next working day!

¿Necesita un conversor de divisas? Consulte XE.com para conocer las tarifas en vivo

Other formats available - ¡Compre el libro de tapa dura y obtenga el libro electrónico por & pound1.99! Precio
Conquerors of the Roman Empire:… ePub (12.2 MB) Añadir al carrito & libra4,99
Conquerors of the Roman Empire:… Kindle (26.3 MB) Añadir al carrito & libra4,99

Simon MacDowall examines how this relatively small group of Germans came to be overlords of all of the former Roman province of Gaul, giving their name to France in the process. From their earliest incursions into the Empire, down to the Battle of Casilinum (554), their last battle against Romans, he studies the Frankish way of warfare and assesses its effectiveness. The size and composition of their armies, their weapons (including the characteristic Francisca axe), equipment and tactics are discussed.

In this tumultuous period, the Franks had a complex relationship with the Romans, being by turns invaders, recruits to the legions and independent allies. Accordingly, this book also covers the Franks&rsquo role in defending the Rhine frontier against subsequent invasions by the Vandals, Alans, Suebi and the Huns. Their success in defending their new homeland against all comers allowed them, under the leadership of the Merovingian dynasty of Clovis, to establish the Frankish kingdom as one of the most enduring of the &lsquobarbarian&rsquo successors to the power of Rome.

As featured by

Toy Soldier & Model Figure magazine issue 240

For anyone is interested in the late Roman, early medieval period, this book is a great read, I found it is easy but very informative read. The maps and chronologies where fantastic and I can see myself referring to them again and again.

Lee el artículo completo aquí

Medieval Sword School, Jason Hulott

Not one for the casual readers but for students of Rome an interesting look at how the Franks filled the power vacuum that Rome left behind.

The Armourer, January 2018

As featured by

VaeVictis, November/December 2018

NOTE: set cursor to 2:06:58

BBC Radio Suffolk, 6th September 2018 with presenter Graham Barnard

About Simon Macdowall

Simon MacDowall was born in England but from the age of 10 grew up in Canada. He joined the Canadian army, was commissioned into the Royal Canadian Dragoons and saw active service with the UN in Honduras and Nicuragua and with NATO in Croatia, Bosnia and Kosovo. In 1994 he was the UN spokesman in Sarajevo. He later worked for NATO as a civilian before joining the UK civil service, where he was the Communications Director for several departments, including the MOD and HMRC. In his spare time he is a keen wargamer and military historian, with six previous books to his name.


Conquerors of the Roman Empire - The Vandals, Simon MacDowall - History

+£4.50 UK Delivery or free UK delivery if order is over £35
(click here for international delivery rates)

Order within the next 6 hours, 37 minutes to get your order processed the next working day!

¿Necesita un conversor de divisas? Consulte XE.com para conocer las tarifas en vivo

Other formats available - ¡Compre el libro de tapa dura y obtenga el libro electrónico por & pound1.99! Precio
Conquerors of the Roman Empire:… ePub (20.7 MB) Añadir al carrito & libra4,99
Conquerors of the Roman Empire:… Kindle (46.7 MB) Añadir al carrito & libra4,99

In the late 4th century, pressure from the Huns forced the Goths to cross the Danube into the Roman Empire. The resultant Battle of Adrianople in 378 was one of Rome&rsquos greatest defeats. Both western (Visigoth) and eastern (Ostrogoth) branches of the Goths had a complex relationship with the Romans, sometimes fighting as their allies against other &lsquobarbarian&rsquo interlopers but carving out their own kingdoms in the process. Under Alaric the Visigoths sacked Rome itself in 410 and went on to establish a kingdom in Gaul (France). They helped the Romans defeat the Hunnic invasion of Gaul at Chalons in 451 but continued to expand at Roman expense. Defeated by the Franks they then took Spain from the Vandals. The Ostrogoths had a similar relationship with the Eastern Roman Empire before eventually conquering Italy. Adrianople, the events of 410 and the Ostrogoths&rsquo long war with Belisarius, including the Siege of Rome, are among the campaigns and battles Simon MacDowall narrates in detail. He analyses the arms and contrasting fighting styles of the Ostro- and Visi- Goths and evaluates their effectiveness against the Romans.

Author article on 'Goths amd Romans' as featured by

Wargames Illustrated, February 2020

Author article 'Wargaming Adrianople AD 378 as featured by

Wargames Illustrated, May 2018

The author tells this story with hindsight and in depth while analyzing the origins of this people and the differences that will gradually appear between Visigoths and Ostrogoths. This book is a good complement to the Vandals book by the same author.

VaeVictis, January – February 2018

Adrianople, the events of 410AD and the Ostrogoths' long war with Belisarius, are among the campaigns and battles Simon MacDowall narrates in detail.

The Armourer, February 2018

At the time, the Roman empire and its army must have seemed invincible. The Goths were a race that simply would not accept defeat, and in this fascinating account of their history, author Simon MacDowall opens our eyes to their strengths and weaknesses, and looks at the various campaigns that built them into the fearsome fighting machine they ultimately became.

Books Monthly

About Simon Macdowall

Simon MacDowall was born in England but from the age of 10 grew up in Canada. He joined the Canadian army, was commissioned into the Royal Canadian Dragoons and saw active service with the UN in Honduras and Nicuragua and with NATO in Croatia, Bosnia and Kosovo. In 1994 he was the UN spokesman in Sarajevo. He later worked for NATO as a civilian before joining the UK civil service, where he was the Communications Director for several departments, including the MOD and HMRC. In his spare time he is a keen wargamer and military historian, with six previous books to his name.


Ver el vídeo: Ben Hur. Marcha de la Entrada Triunfal en Roma de Quinto Arrio.