¿Cómo funcionaba el derecho penal en el Imperio Romano?

¿Cómo funcionaba el derecho penal en el Imperio Romano?

Tengo un viejo recuerdo de cuando estaba en la escuela pequeña: durante el imperio romano, el derecho penal era muy "flexible". Podrías matar a casi cualquier persona en el Imperio, siempre que luego pudieras pagar una tarifa a la comunidad. Según recuerdo, cuanto mayor era la posición social del objetivo, mayor era la tarifa.

Bueno, mi memoria puede estar equivocada y de hecho es muy vaga. Puede que sea correcto con respecto a la ley, pero en realidad se refiere a otra sociedad y / o en otros momentos. ¿Alguien con conocimientos podría darme alguna pista o contradecir mi punto, por favor?


La ley romana funcionaba igual que la ley hoy (menos el hecho de que su castigo sería inusual hoy). Para los procesos penales, se seleccionaría como jurado un jurado de ciudadanos, compuesto por senadores y personas de "alto prestigio" de la comunidad. el acusado tenía derecho a traer testigos y otras defensas, etc. Sin embargo, un ciudadano romano solo podía obtener una sentencia de muerte por un delito, traición. Los otros castigos fueron esclavitud, golpizas, multas y represalias. Lo que mencionaste no es legal según el derecho romano, aunque existe corrupción en cualquier sistema, por lo que para los senadores probablemente podrían salirse con la suya para los ciudadanos menores de edad. Pero bajo el sistema romano, un dueño de esclavos podía matar a sus esclavos. Sin embargo, incluso los esclavos tenían protección; Podría ser multado y golpeado por matar al esclavo de otro hombre.

Editar: los propios ciudadanos romanos no podían ser juzgados por un magistrado porque solo un tribunal completo podía juzgar a un ciudadano romano por cualquier delito que pudiera justificar la pena capital o multas más elevadas; Los ciudadanos romanos también tenían derecho a ser enviados de regreso a Roma para ser juzgados e incluso los culpables de traición no podían ser crucificados hasta la muerte, sino que eran decapitados. Por el cargo de patricidio, la persona que mata a su padre no podía ser ciudadano romano, al menos no en relación con su padre. Porque bajo la ley romana, esencialmente todos los miembros de la familia eran legalmente casi esclavos del padre (no podían poseer o comprar propiedades con el consentimiento del padre, casarse o dejar la casa, y el padre tenía derecho a matarlos por cualquier castigo, encarcelarlos y venderlos como esclavos a cualquier otro, así como desterrarlos del país.). Por lo tanto, es difícil para la mayoría de las personas de conceptualizar, pero el padre o el esposo era el único en la familia que podía tener la ciudadanía, por lo general (una vez que la ciudadanía romana se expandió más allá de Roma, las provincias locales y la tradición afectaron a quienes oficialmente tenían ciudadanía o derechos romanos). ) por lo que era responsable de asegurarse de que su familia no infringiera la ley, pero era el único que tenía plena protección legalmente. Esto facilitó que las personas que consideraban que tenían más problemas fueran juzgadas ante un magistrado y ejecutadas, como las mujeres y los extranjeros.

fuentes:

Universidad Estatal de California

Castigo romano

Derechos de la ciudadanía romana


Las leyes anteriores sobre asesinatos no están claras. Aunque se sabe que en las doce tablas originales se definieron algunos tipos de asesinatos, no se sabe con certeza cuáles fueron. los Lex Cornelia de Sicariis Veneficis de Sulla en el 82 a. C. es la primera ley romana cierta sobre el asesinato que establece que dolus malus (es decir, como parte de un diseño maligno) se ejecutará.

En la práctica, los magistrados romanos tenían una amplia libertad para decidir los castigos, incluida la ejecución.


Litigio romano

La historia del Derecho Romano se puede dividir en tres sistemas de procedimiento: el de legis actiones, los sistema de formulario, y cognitio extra ordinem. Los períodos en los que estos sistemas estuvieron en uso se superpusieron entre sí y no tuvieron rupturas definitivas, pero se puede afirmar que el sistema legis actio prevaleció desde la época de las XII Tablas (c. 450 a. C.) hasta aproximadamente el final de la II. siglo a. C., que el procedimiento del formulario se utilizó principalmente desde el último siglo de la República hasta el final del período clásico (c. 200 d. C.), y el de cognitio extra ordinem se utilizó en la época posclásica.


Trabajo policial en época romana

R.W. Davies describe cómo las legiones y sus auxiliares fueron empleados por los gobernadores romanos para mantener la ley y el orden en sus provincias.

Durante los mejores días del Imperio Romano, la famosa Pax Romana se conservó con la ayuda de una eficiente fuerza policial. En las ciudades, pequeñas fuerzas de gendarmes, a menudo reclutadas entre esclavos, actuaron bajo la dirección de magistrados civiles. Pero en otros lugares era el propio ejército el que mantenía la paz y las unidades militares estaban estacionadas en puntos estratégicos como cruces de ríos y centros de carreteras. Esto está bien ilustrado por el relato de Estrabón sobre cómo se distribuyó el ejército egipcio:

“También hay tres legiones de soldados, uno de los cuales está estacionado en la ciudad y los otros dos en el campo. Aparte de estos, hay nueve batallones de infantería romanos, tres de los cuales están en la ciudad, tres en las fronteras de Etiopía en Syene como guardia para esas regiones y tres en el resto del campo. De la misma manera, tres regimientos de caballería están estacionados en puntos clave ".

Para continuar leyendo este artículo, deberá adquirir el acceso al archivo en línea.

Si ya ha comprado el acceso o es un suscriptor del archivo de impresión y amplificación, asegúrese de estar conectado.


Una tumba acuosa y llena de gente

Uno de los conceptos erróneos más generalizados sobre la justicia penal romana se refiere a la pena por parricidio. Cualquiera que matara a su padre, madre u otro familiar era sometido al "castigo del despido" (poena cullei en latín). Esto supuestamente involucró al criminal siendo cosido en un saco de cuero junto con cuatro animales: una serpiente, un mono, un gallo y un perro, y luego arrojado a un río. Pero, ¿alguna vez se llevó a cabo tal castigo?

El epítome de la Historia de Livy de la Fundación de la Ciudad registra que en el 101 a.C .:

Publicius Malleolus, que había matado a su madre, fue el primero en ser cosido en un saco y arrojado al mar.

En la práctica, la sanción por parricidio a menudo implicaba dar de comer al delincuente a las bestias salvajes. Creative Commons, CC BY-SA

Aquí no se menciona ningún animal en el saco, ni aparecen en la evidencia contemporánea para el procedimiento legal en la República romana tardía. En el 80 a. C., Cicerón defendió a un joven llamado Sextus Roscius por un cargo de parricidio, pero la colección de animales asesinos está notoriamente ausente en su discurso de defensa.

Los animales están atestiguados en un pasaje de los escritos del jurista Modestino, quien vivió a mediados del siglo III d.C. Este extracto sobrevive porque fue citado posteriormente en el Digest compilado a instancias del emperador Justiniano en el siglo VI d.C.

La pena del parricidio, según lo prescrito por nuestros antepasados, es que el culpable será golpeado con varas manchadas con su sangre, y luego será cosido en un saco con un perro, un gallo, una serpiente y un mono, y el saco arrojado a la profundidad del mar, es decir, si el mar está cerca de lo contrario, será arrojado a las fieras, de acuerdo con la constitución del Adriano deificado.

La serpiente y el mono aparecen en los poemas satíricos de Juvenal (escritos durante la época de Adriano), quien sugirió que el emperador Nerón merecía ser “saqueado” con múltiples animales por asesinar a su madre Agrippina. Pero el perro y el gallo no aparecen hasta el siglo III d.C., cuando Modestino escribía.


Derecho romano

Entre el 753 a.C. y a.d. En 1453, los principios legales, los procedimientos y las instituciones del derecho romano dominaron la civilización occidental y partes de la oriental. Los sistemas legales de Europa occidental, con la excepción de Gran Bretaña, se basan en el derecho romano y se denominan sistemas de derecho civil. Incluso la tradición del derecho consuetudinario que se encuentra en el mundo de habla inglesa ha sido influenciada por él. En los Estados Unidos, el Common Law ha sido primordial, pero el derecho romano ha influido en el derecho del estado de Luisiana, un antiguo territorio francés que adoptó un código de derecho civil francés.

El derecho romano comenzó como un intento de codificar un conjunto de principios legales para todos los ciudadanos. En 450 a.C. las Doce Tablas se erigieron en el Foro Romano. Expuesta en tablas de madera o bronce, la ley se exhibía públicamente, donde podían invocarla las personas que buscaban remedios para sus problemas. Aunque los textos de las tablillas no han sobrevivido, los historiadores creen que se ocuparon de procedimientos legales, agravios y cuestiones de derecho de familia.

Del 753 al 31 a.C. , la república romana desarrolló el jus civile, o Derecho Civil. Esta ley se basaba tanto en la costumbre como en la legislación y se aplicaba únicamente a los ciudadanos romanos. Hacia el siglo III a.C. , los romanos desarrollaron el jus gentium, reglas de Derecho Internacional que se aplicaron a las interacciones entre romanos y extranjeros. Con el tiempo el jus gentium se convirtió en un compendio masivo de leyes elaborado por magistrados y gobernadores.

Los romanos dividieron la ley en jus scriptum, ley escrita, y jus non scriptum, ley no escrita. La ley no escrita se basaba en la costumbre y el uso, mientras que la ley escrita provenía de la legislación y muchos tipos de fuentes escritas, incluidos edictos y proclamas emitidos por magistrados, resoluciones del Senado romano, leyes emitidas por el emperador y disquisiciones legales de abogados prominentes. . El derecho romano se ocupaba de todo tipo de cuestiones legales, incluidos los contratos, la herencia de bienes, el derecho de familia, las organizaciones empresariales y los actos delictivos.

El derecho romano se acumuló constantemente durante el curso del imperio y, con el tiempo, se volvió contradictorio y confuso. A principios del siglo VI d.C. , el emperador bizantino Justiniano I, nombró una comisión para examinar el cuerpo de la ley y determinar qué debe mantenerse y qué debe descartarse. De este esfuerzo vino el Corpus Juris Civilis, una codificación del derecho romano que se convirtió en el principal libro de leyes de lo que quedaba del Imperio Romano.

La decadencia del Imperio Romano también condujo a la disminución del interés por el derecho romano en Europa occidental. los Cuerpo fue desconocido para los eruditos occidentales durante siglos. Durante el siglo XII, sin embargo, los estudios de derecho romano revivieron en Europa occidental. A finales del siglo XI, un manuscrito que contenía parte del Cuerpo fue descubierto en Pisa, Italia. El resto de la compilación se recuperó pronto, y se establecieron escuelas donde se podía estudiar derecho romano en Bolonia, Italia, y luego en otras partes de Europa. Hacia el siglo XII, los comentarios sobre el Corpus Juris Civilis apareció, y con el tiempo hombres formados en derecho romano encontraron puestos en las burocracias seculares y eclesiásticas de toda Europa.

Como resultado, los sistemas legales de la Iglesia Católica y de casi todos los países de Europa fueron influenciados por la ley romana. Alrededor del año 1140, el erudito Graciano preparó el Concordancia de cánones discordantes, o Decretum. los Decretum fue el compendio más grande y mejor organizado de derecho canónico (eclesiástico) hasta ese momento. Graciano usó el Corpus Juris Civilis como su modelo, y canonistas posteriores que estudiaron el Decretum utilizó los mismos métodos que los abogados romanos aplicaron a la Corpus Juris Civilis. Muchos eruditos se convirtieron en maestros tanto del derecho romano como del derecho canónico.

Entre las naciones de Europa occidental, Inglaterra, que ya había establecido una tradición viable de derecho consuetudinario y un sistema de tribunales reales para cuando el derecho romano se hizo accesible, fue el que menos sintió el impacto del resurgimiento del derecho romano. Sin embargo, el derecho inglés se basó en el derecho del almirantazgo romano, y los delitos de falsificación y difamación se basaron en modelos romanos. Los tribunales eclesiásticos ingleses aplicaron el derecho canónico, que se basaba en el derecho romano, y las universidades de Oxford y Cambridge enseñaron derecho canónico y romano. Los eruditos han notado las similitudes entre las acciones romanas e inglesas de Trespass, y el método equitativo de la orden judicial puede haberse derivado del derecho canónico. Gran parte del derecho comercial de Europa occidental, que contenía el derecho romano, se convirtió en parte del derecho inglés sin muchos cambios.

Los sistemas legales de la mayoría de las naciones de la Europa continental deben sus estructuras y categorías básicas al derecho romano. Los estudiosos señalan varias razones para esta "recepción" del derecho romano. En algunas áreas como el sur de Francia, donde los restos del derecho romano habían sobrevivido al colapso del Imperio Romano, el Corpus Juris Civilis ayudó a explicar las instituciones que ya existían. Más importantes para asegurar la recepción del derecho romano fueron los principios políticos que contenía. La ley que se había producido en un estado centralizado bajo un emperador soberano podría usarse para apuntalar los argumentos de los gobernantes europeos mientras luchaban por afirmar su soberanía sobre la nobleza feudal.

Al mismo tiempo que muchos de estos gobernantes estaban consolidando su poder, también estaban expandiendo la administración real. Esto creó nuevos puestos en el gobierno que a menudo eran ocupados por hombres con formación en derecho romano. Tales hombres compilaron colecciones de costumbres no escritas, redactaron estatutos y presidieron los tribunales, todo lo cual brindó oportunidades para la penetración del derecho romano.

El derecho romano no desplazó las costumbres locales. En cambio, su influencia fue sutil y selectiva. Un compilador de costumbres alemanas no escritas podría organizar la colección de acuerdo con los principios de organización romanos. Un juez real enfrentado a una cuestión sobre la que las costumbres de diferentes regiones del reino no estaban de acuerdo podría recurrir a la ley romana, la única ley en muchos casos que era común a todo el reino. Del mismo modo, el derecho romano podría utilizarse cuando las costumbres locales no ofrecieran soluciones. Por ejemplo, el derecho de los contratos romano fue particularmente influyente porque el derecho consuetudinario europeo se había desarrollado en una economía agraria y, a menudo, era inadecuado para una economía en la que el comercio desempeñaba un papel cada vez más importante.

Después de 1600, la recepción del derecho romano se desaceleró en la mayoría de los países, pero no desapareció por completo. En la Europa del siglo XIX, la Corpus Juris Civilis sirvió de inspiración para varias codificaciones del derecho, en particular el Código francés Napol & # xE9on de 1804, el código austríaco de 1811, el código alemán de 1889 y los códigos suizos de 1889 y 1907. A través de estos códigos, elementos del derecho romano se extendieron más allá de Europa . El Código Napol & # xE9on sirvió como modelo para los códigos en Luisiana, Qu & # xE9bec, Canadá y la mayoría de los países de América Latina. La ley alemana influyó en la ley húngara, brasileña, japonesa y griega, y Turquía tomó prestada la ley suiza. Además, el derecho tanto de Escocia como de la República de Sudáfrica se deriva del derecho romano.

Los comentaristas, aunque señalan las diferencias entre el derecho consuetudinario y el derecho civil, que se basa en el derecho romano, también señalan que estas diferencias pueden exagerarse. Los países de derecho consuetudinario, como los Estados Unidos, promulgan leyes e incluso códigos integrales, como el Código Comercial Uniforme, mientras que los países de derecho civil tienen leyes que han sido desarrolladas por los tribunales y no promulgadas mediante legislación. El propio derecho romano contenía estos impulsos conflictivos de codificación e interpretación judicial.

Lecturas adicionales

Appel, Peter A. 2002. & quot; Intervención en el derecho romano: un estudio de caso sobre los peligros de la beca jurídica & quot. Revista de Derecho Internacional y Comparado de Georgia 31 (otoño).

Astorino, Samuel J. 2002. "El derecho romano en el derecho estadounidense: casos de la Corte Suprema del siglo XX". Revisión de la ley de Duquesne 40 (verano).


Poena cullei: el extraño castigo romano antiguo reservado al parricidio

Los antiguos romanos tenían una inclinación por repartir castigos de una manera bastante teatral, con un ejemplo pertinente relacionado con la noxii, los criminales que fueron principalmente acusados ​​de robo, asesinato y violación. A veces, el noxii fueron simplemente utilizados como accesorios vivientes que estaban desarmados (o, a veces, vestidos con armadura de "espectáculo"), y luego declarados como oponentes contra los postulati adepto, gladiadores veteranos armados con mazas. En consecuencia, estos experimentados gladiadores hicieron una demostración sangrienta de despachar lentamente a los criminales rezagados derramando su sangre sobre las arenas de la arena. Pero esta "fusión" casi sádica de teatralidad y carnicería fue llevada incluso a niveles extraños en pocas ocasiones, como se pudo comprender a partir de poena cullei, una pena de muerte reservada para los delincuentes que habían cometido el acto de parricidio (matar al padre) o parricidio (que se refiere al asesinato de los padres o parientes cercanos).

Poena cullei, que se traduce aproximadamente como "pena del saco" en latín, implicaba que la parte culpable fuera cosida en un saco o bolsa de cuero, junto con otros animales vivos, y luego arrojada al río. Ahora, históricamente, los primeros castigos reservados para delitos como parricidio (el término latino general que cubría el asesinato de un padre o pariente cercano), documentado alrededor del año 100 a.C., probablemente solo involucró al criminal para ser empujado en un saco, mientras sus pies eran abrumados por zuecos de madera y luego arrojados al agua. . Sin embargo, en la primera fase del Imperio Romano, se inició la práctica de incluir animales vivos en el ámbito grotesco. Uno de los ejemplos famosos se remonta a la época del emperador Adriano (alrededor del siglo II d.C.), cuando el acusado estaba atado en un saco con una variedad de animales, incluidos un gallo, un perro, un mono y una víbora.

¿Simplemente extraño o profundamente simbólico?

Ahora, prácticas tan antiguas naturalmente plantean la pregunta: ¿por qué los romanos se empeñaron en idear castigos extraños? Bueno, una parte de la respuesta tiene que ver con el acto de parricidio y cómo se percibía en el mundo romano contemporáneo. A tal efecto, los romanos consideraban gravemente deplorable el acto de derramar la sangre de quien dio la vida, tanto que se asociaba con el descarrilamiento mismo del orden social. En el punto, vieron parricidio como una forma de corrupción social que podría incluso manchar la sangre de los animales salvajes que se deleitaban con el cadáver ejecutado de tal criminal. Esta intensa noción quedó perfectamente plasmada en uno de los discursos de Marco Tulio Cicerón, considerado a menudo como uno de los más grandes oradores romanos y estilistas de la prosa de su época, quien también fue filósofo, político, abogado y teórico de la política. El discurso completo fue irónicamente preparado para defender a su cliente Sextus Roscius acusado de parricidio, alrededor del 80 a. C., y uno de sus pasajes se cita aquí:

Por lo tanto, [las generaciones romanas anteriores] estipularon que los parricidas debían coserse en un saco mientras aún estaban vivos y arrojarse a un río. ¡Qué notable sabiduría demostraron, señores! ¿No parece que cortaron el parricidio y lo separaron de todo el reino de la naturaleza, privándolo de un golpe de cielo, sol, agua y tierra, y asegurando así que el que había matado al hombre que le dio la vida debería hacerlo él mismo? ¿Se les negarán los elementos de los que, se dice, deriva toda la vida? No querían que su cuerpo estuviera expuesto a animales salvajes, en caso de que los animales se volvieran más salvajes después de entrar en contacto con tal monstruosidad. Tampoco quisieron arrojarlo desnudo a un río, por temor a que su cuerpo, llevado al mar, pudiera contaminar ese mismo elemento por el cual se cree que se purifican todas las demás impurezas. En resumen, no hay nada tan barato o tan comúnmente disponible que permitieran a los parricidas compartirlo. Porque, ¿qué es tan libre como el aire para los vivos, la tierra para los muertos, el mar para los que son sacudidos por las olas, o la tierra para los que son arrojados a las costas? Sin embargo, estos hombres viven, mientras puedan, sin poder respirar del aire libre, mueren sin que la tierra toque sus huesos, son arrojados por las olas sin nunca ser limpiados y al final son arrojados a tierra sin que se les conceda, incluso en las rocas, un lugar de descanso en la muerte.

El lado ritual de los asuntos -

Como se puede comprender a partir de una idea tan elaborada detrás del castigo de poena cullei, los romanos percibieron el pecado del parricidio con elementos simbólicos. En consecuencia, la naturaleza del castigo también tomó una ruta ritual. Con ese fin, según las interpretaciones del historiador del siglo XIX Theodor Mommsen (basadas en compilaciones de varias fuentes), primero se azotó a la persona con virgis sanguinis (un término vago que podría haber significado "varas de color rojo") y luego le cubrieron la cabeza con una bolsa de piel de lobo. Luego le colocaron zuecos de madera en las piernas y empujaron al culpable dentro del homónimo. cullei (posiblemente un saco de cuero de buey), junto con otras criaturas vivas. Luego se selló el saco y finalmente se transportó al criminal en un carro conducido por bueyes negros al arroyo más cercano o incluso al mar.

Ahora, en alusión a la practicidad de un alcance tan extravagante, muchos historiadores posteriores han hablado de cómo el "ritual" probablemente no se siguió al pie de la letra de la ley caprichosa. En ese sentido, los captores podrían haber optado por una simple bolsa de cuero en lugar de una piel de lobo o usar un saco de vino común en lugar de sacos especiales de cuero de buey. También hay confusiones con respecto al término virgis sanguinis, con hipótesis que van desde la persona que fue azotada hasta que sangró hasta el uso de arbustos pintados de rojo que se creía purificaban su alma (en lugar de sangrarlo). Además, puede haber casos en los que el poena cullei se inició sólo cuando dicha persona confesó su delito o fue sorprendida en el acto (en contraposición a un meticuloso proceso judicial).

La ocurrencia de poena cullei –

Cabe señalar que al igual que fustuario (que requería que un soldado rebelde fuera apedreado o golpeado hasta la muerte por sus camaradas), el castigo de poena cullei estaba reservado solo para raras ocasiones. El historiador romano Suetonio habló sobre cómo los emperadores poderosos (como Augusto) incluso vacilaron en autorizar penas tan espantosas. Curiosamente, en la época del emperador Adriano, alrededor del siglo II d.C., el castigo posiblemente se hizo opcional, y el otro resultado poco envidiable para los culpables estaba relacionado con ser arrojados a la arena con bestias.

Y mientras que el castigo cayó gradualmente en el olvido hacia el siglo III d.C., emperadores posteriores como Constantino y Justiniano revivieron el temor de poena cullei, en un intento por reforzar su legado romano en lo que respecta a las instituciones legales. Por ejemplo, uno de los textos de Corpus Juris Civilis, una colección masiva de leyes emitidas por el emperador Justiniano, alrededor del 530 d.C. en adelante, menciona:

Una nueva pena ha sido ideada para un crimen más odioso por otra ley, llamada la Lex Pompeia sobre el parricidio, que dispone que toda persona que por maquinación secreta o acto abierto apresure la muerte de su progenitor, hijo u otro pariente cuyo homicidio equivalga en derecho a parricidio, o que sea instigador o cómplice de dicho delito, aunque un extraño, sufrirá la pena de parricidio. Esto no es ejecución por espada o por fuego, ni por ninguna forma ordinaria de castigo, sino que se envuelve al criminal en un saco con un perro, un gallo, una víbora y un simio, y en esta lúgubre prisión es arrojado a la cárcel. mar o un río, según la naturaleza de la localidad, a fin de que incluso antes de la muerte pueda comenzar a ser privado del disfrute de los elementos, negándosele el aire en vida y entierro en la tierra cuando esté muerto. Quienes maten a personas emparentadas con ellos por parentesco o afinidad, pero cuyo asesinato no sea parricidio, sufrirán las penas del Lex Cornelia sobre el asesinato.

Sin embargo, con el tiempo el castigo de poena cullei fue relegado y finalmente abolido a finales del siglo IX d.C. Pero el parricidio todavía se percibía como un pecado severamente deplorable en el posterior Imperio Romano de Oriente (Imperio Bizantino), tanto que la "pena del saqueo" fue reemplazada por una cruel inmolación, como se menciona en Sinopsis Basilicorum, una versión abreviada del código de derecho bizantino Basilika, publicado en 892 d.C. bajo las órdenes del emperador León VI el Sabio. Pero algunas formas de castigo pueden haber persistido en Europa (posiblemente en partes de Alemania) hasta finales del período medieval.

El emperador Justiniano representado en el medio, de un mosaico en la Basílica de San Vitale, Ravenna. Crédito: Wikimedia Commons

Referencias de libros: Contaminación y religión en la antigua Roma (por Jack J. Lennon) / Crimen y castigo en la antigua Roma (por Richard A. Bauman)


Adopción en el Imperio Romano

¿Qué dicen Augusto, Tiberio y Marco Aurelio,
tres de los más grandes emperadores romanos,
¿tener en común?

Augusto (Gaius Julius Caesar Octavianus), Tiberius Julius Caesar y Marcus Aurelius

La motivación para adoptar era muy diferente en la época romana que en la actualidad. Mientras que la adopción contemporánea tiene como objetivo colocar a un niño en una familia amorosa, la adopción romana tenía como objetivo proporcionar un heredero varón adecuado para convertirse en el nuevo pater familias cuando murió el patriarca de la familia. Si un hombre no tenía hijos, la adopción era una solución común entre las órdenes nobles de senadores y jinetes. Es más difícil determinar qué tan común fue entre las clases bajas. Las mujeres rara vez eran adoptadas, independientemente de su clase.

Las familias con hijos sobrantes a menudo estaban dispuestas a tener uno o más hijos adoptados para establecer conexiones familiares deseables y mejorar las oportunidades de sus hijos. El hijo adoptivo era generalmente un hijo mayor que había sobrevivido a la infancia y mostró rasgos deseables cuando era adulto. Dado que se requería un patrimonio neto mínimo para permanecer en las órdenes nobles (1,000,000 de sestercios para senadores y 400,000 sestercios para jinetes), una familia noble de medios moderados podría no ser lo suficientemente rica tras la muerte del padre para proporcionar a todos los hijos lo suficiente para manténgase por encima del mínimo. La adopción en otra familia noble resolvió simultáneamente los problemas de no tener heredero para uno y demasiados herederos para el otro.

Las adopciones de hombres de entre veinte y treinta años para aumentar las oportunidades basadas en el dinero o las conexiones políticas eran bastante comunes, y no había ningún estigma social involucrado para ninguna de las familias. Ni siquiera era necesario que la persona adoptada fuera más joven que la persona adoptada.

Leyes de adopción romanas
La siguiente discusión se refiere a la adopción de un ciudadano romano por otro. Según el derecho romano, un ciudadano no puede adoptar a un no ciudadano libre (peregrino). Un esclavo podía ser liberado para convertirse en ciudadano romano; el liberto, que ahora era ciudadano romano, podía entonces ser adoptado.

En el sistema romano, la transferencia de un hijo de una familia a otra se clasificaba en dos categorías diferentes: 1) el hombre o niño adoptado era alieni iuris, es decir, todavía bajo el control de un pater familias, el patriarca o cabeza de familia, o 2) él mismo se había convertido en cabeza de familia (sui iuris) por la muerte del ex patriarca.

En el primer caso, el hijo que no es su propio amo (alieni iuris) cambió del control de su propio pater familias al control de su adoptivo pater familias. Este proceso se llamó adopción. Dado que el adoptado no poseía ninguna propiedad (todo pertenecía al pater famlias), no trajo ninguna propiedad con él. Si era mayor y tenía hijos, los dejó atrás en su familia original.

En el segundo caso, el hombre que fue sui iuris podría ser un pater familias él mismo, incluso si todavía era un niño. Cuando fue adoptado, trajo todas sus propiedades y sus descendientes a la nueva familia. Este proceso se llamó adrogación. Debido a que su antigua familia esencialmente dejó de existir cuando él se convirtió en miembro de la nueva familia, se requería permiso público para la expropiación.

Rara vez se adoptaban hembras. El propósito de la adopción de cualquier tipo era asegurar la continuidad en la autoridad patriarcal (patria potestas) de una familia. Como las mujeres no tenían autoridad patriarcal, no podían ni adoptar ni adrogar. Como estaban bajo el control de un patriarca de la familia, no estaban sui iuris y no podía ser derogado. Podían ser adoptados, aunque esto era poco común.

La adopción como una forma de legitimar a los niños naturales
Si un ciudadano tenía hijos naturales de una mujer distinta de su esposa legalmente reconocida, podía legitimar a los niños mediante adrogación. Si ya estaban libres, simplemente podría adrogar. Si fueran esclavos, podría liberarlos, convertirlos en ciudadanos y luego adrogarlos. Si el niño no era ciudadano, no podía ser destituido ni adoptado. Ciudadanas o no, las niñas no podían ser adrogadas por lo que su padre no podía legitimar a sus hijas naturales.

Cómo Judah ben Hur pudo convertirse en el hijo de Quintus Arrius
En la novela de Lew Wallace, Ben Hur: Una historia de Cristo, Judah ben Hur es adoptado por el almirante romano Quintus Arrius, después de salvarlo de ahogarse. Si Judá era un hombre libre, Arrius no podría adoptarlo ya que no era ciudadano romano. Si era un esclavo, Arrius podría comprarlo. Entonces podría liberarlo, convirtiendo a Judá en ciudadano. Una vez que Judá fuera ciudadano, Arrius podría adrogarlo. Judah luego tomaría el nombre de su nuevo padre, convirtiéndose en Quintus Arrius.

Cambios de nombre cuando se adoptan o derogan
El nombre de un ciudadano romano masculino constaba de tres partes: prenombre (nombre de pila), no hombre (clan o gens), y nombre (apellido). Era costumbre que un varón adoptado reemplazara su clan y apellidos originales por los de su padre adoptivo. Su nombre de clan original fue agregado después de que el cognomen con la terminación –us cambiara a –anus. Por ejemplo, si Cayo Cornelio Léntulo fue adoptado por Tito Livio Druso, se convertiría en Cayo Livio Druso Corneliano.

Romanos adoptados famosos
Uno de los adoptados más conocidos durante la República fue Publius Cornelius Scipio Aemilianus, comandante del ejército romano en la Tercera Guerra Púnica, cuando Cartago fue destruida en el 146 a. C. Su padre biológico fue Lucius Aemilius Paullus, de ahí el cuarto nombre Aemilianus. Su abuelo adoptivo fue Publius Cornelius Scipio Africanus Maior, quien derrotó a Aníbal en la batalla de Zama en 202 a. C. para poner fin a la Segunda Guerra Púnica.

Los adoptados más famosos del período imperial fueron adoptados por los emperadores para proporcionar un heredero varón, que luego se convirtió en el próximo emperador.

Augusto (Cayo Julio César Octavio)

Augusto César nació Gaius Octavius ​​Thurinus. Era el sobrino nieto de Cayo Julio César. En su testamento, Julio César adoptó a Octavio, convirtiéndolo en Gayo Julio César Octaviano. Tenía 18 años en ese momento.

A su vez, Augusto resolvió el problema de la sucesión por adopción. Cuando se casó con Livia Drusilla después de su divorcio de Tiberius Claudius Nero, su hijo, también llamado Tiberius Claudius Nero, se convirtió en el hijastro de Octavio. (Esto fue en el 38 a. C., antes de que Octavio recibiera el título de Augusto en el 27 a. C.) Muchos años más tarde, después de la muerte de los nietos de Augusto, adoptó formalmente a Tiberio para convertirlo en Tiberio Julio César Claudianus, aunque normalmente se omite el Claudianus. Como su hijo y único heredero varón, Tiberio se convertiría en el próximo emperador (oficialmente el próximo princeps civitatis (primer ciudadano), pero un emperador con cualquier otro nombre sigue siendo un emperador). El nombre dinástico julio-claudio refleja el estado de adopción de Tiberio.

Durante los primeros 200 años del Imperio, la adopción se convirtió en una práctica común cuando el emperador no tenía un hijo adecuado para sucederlo. Un emperador que se acercaba al final de su vida adoptó a un hombre que esperaba gobernaría bien. Este patrón fue iniciado por Nerva y continuado por Trajano, Adriano, Antonio Pío y Marco Aurelio. No es sorprendente que estos hombres, que fueron seleccionados por méritos en lugar de linaje, sean considerados como cuatro de los mejores emperadores.

Adkins, Lesley y Roy A. Adkins. Manual de la vida en la antigua Roma. Nueva York: Oxford University Press, 1998.

Crook, J. A. Ley y vida de Roma, 90 a. C. - 212 d.C.. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press, 1967.

Los bustos de Augusto, Tiberio y Marco Aurelio se encuentran en el Museo de Arte Walters, Baltimore, MD


Los 'tribunales' supremos del Imperio Romano: el papel judicial de Constantino para los obispos

Constantine, the Roman Emperor from 312-337, was a law-giver who first put the Christian Church in the place of primacy in the organization of the state that it only lost as recently as the seventeenth century as such, he is very important to legal and social history in the Western experience. This thesis explores the degree to which the Emperor Constantine’s adoption and adaptation of the Christian religion’s bureaucratic structure affected the social and legal order of the Roman state bureaucracy in the fourth century: I do this by examining both the question of his legislation pertaining to making bishops judges and the legal nature of his relationship with the bishops which developed as they appealed their own decisions to his imperial court, specifically in both the Donatist and Arian crises. Constantine’s two pieces of legislation that most directly bear on this question come from 318 and 333: Codex Theodosianus (CTh) 1.27.1 and Sirmondian Constitution (Sirm.) 1, respectively. In the first, an edict, Constantine allows that any litigant may have their case transferred to a bishop’s court if they so choose, but he is careful to emphasize the right of the presiding judge to make this transfer official. In the second, a rescript, Constantine significantly expands the powers of the bishop’s as judges, and indicates that, among other things, just as with decision of the praetorian prefects, any decision of a bishop is not subject to appeal. In this way, the bishop’s court seemed to be positioned by Constantine as an appeal court of kinds, but in practice and according to the small amount of evidence we have on the subject, these courts, the episcopalis audentia, heard most legal matters as a working court of first instance, like that of any other local magistrate. The uniqueness of the court is evident not so much in their powers as judges, but in the fact that they began to hear matters between litigants applying Roman law to enforce their rights. The focus of my research is the seeming expansion of powers that Constantine gives to the bishops from the first to the second piece of legislation. The 333 rescript was actually a reply to the Prefect of Rome, Ablavius, who was questioning the use of the Edict of 318, and because of this, perhaps, we learn a great deal more about what Constantine wanted that earlier law to mean in 333, but whether he initially had this in mind is unknown since the first piece of legislation was very brief. I argue that he did not have this in mind, and that only after his relationship with the bishops grew in the intervening years, highlighted jointly by his blatant adoption of the Christian religion and subsequently assuming state responsibility for their protection and dispute settlement mechanism at the Council of Nicaea in 325, would such expansion of judicial authority make any reasonable sense. The emperor was in some ways compelled into a relationship with the Church because of the internecine conflicts within it which threatened the stability of his Empire, the two most important being the Donatist and Arian crises.


World history- module one

It controlled most of the Western European coast.

It controlled land bordering the Red Sea.

It controlled most of the land bordering the Mediterranean Sea.

It protected some individual rights.

It has no influence on modern laws.

Separation of church and state

The Western Empire had lost most of its political, religious, and economic power.

The conquests of Justinian had succeeded in making the Romans allies of the Byzantines.

The Eastern Empire had been influenced by the linguistic changes taking place in "barbarian" lands.

With the aid of God governing Our Empire, which was delivered to Us by His Celestial Majesty, We carry on war successfully. We adorn peace and maintain the Constitution of the State, and have such confidence in the protection of Almighty God that We do not depend upon Our arms, or upon Our soldiers, or upon those who conduct Our Wars, or upon Our own genius, but We solely, place Our reliance upon the providence of the Holy Trinity, from which are derived the elements of the entire world and their disposition throughout the globe.
—Public Domain

From this excerpt of the prologue of the Corpus Iuris Civilis, what departure from older Roman traditions is clear? (5 points)

The laws show that the empire has developed a bureaucracy that makes normal soldiering unnecessary.

The law now honors Christianity as a central part of the empire's existence.

The law explains that the Roman Empire is using war to spread Roman ideas.


Praise / Awards

"In Law and the Rural Economy , Kehoe brings to life the workings of the ancient economy and the Roman legal system. By analyzing interactions between the imperial government, landlords, and tenant farmers in provinces across the Empire, Kehoe opens insights into imperial economic policy. He handles a variety of challenging sources with mastery and wit, and his knowledge of scholarship is extensive and thorough, covering ancient history, textual problems in the sources, legal history and, perhaps most impressively, the modern fields of economic theory and 'law and economics.' Kehoe’s innovative and sophisticated methodology sets his work apart. The book will make an important contribution to our understanding of access to the law and the effectiveness of the legal system, important topics for scholars of law, ancient and modern."
—Cynthia J. Bannon, Associate Professor of Classical Studies, Indiana University

"Kehoe brings his deep expertise in Roman land tenure systems and his broad knowledge of the methodologies of New Institutional Economics to bear on questions of fundamental importance regarding the relationship of Roman law and society. Was governmental policy on agriculture designed to benefit large landowners or small farmers? What impact did it have on the rural economy? The fascinating answers Kehoe provides in this pathbreaking work should occasion a major reassessment of such problems by social and legal historians."
—Thomas McGinn, Associate Professor of Classical Studies at Vanderbilt University, and author of The Economy of Prostitution in the Roman World:  A Study of  Social History and the Brothel and Prostitution, Sexuality, and the Law in Ancient Rome

"A ground-breaking study using the principles of New Institutional Economics to analyze the impact of legal policy in balancing the interests of Roman tenant-farmers and landowners in the 2-4 centuries C.E. Kehoe’s book will be essential reading for historians of the Roman Empire, demonstrating how the government overcame challenges and contradictions as it sought to regulate this enormous sector of the economy."
—Susan D. Martin, Professor of Classics, University of Tennessee

"The author must be praised for having written the first monograph which studies a large sector of the Roman economy from an institutionalist perspective. Using the analytical tool-box developed by this school of thought, the author offers many penetrating analyses of the nature, aims, and effects of legal intervention in the rural economy."
—Luuk De Ligt, The Journal of Roman Studies


Roman Law

Roman laws covered all facets of daily life. They were concerned with crime and punishment, land and property ownership, commerce, the maritime and agricultural industries, citizenship, sexuality and prostitution, slavery and manumission, politics, liability and damage to property, and preservation of the peace. We can study these laws today thanks to ancient legal texts, literature, papyri, wax tablets and inscriptions.

Roman Law was established through a variety of means, for example, via statutes, magisterial decisions, emperor's edicts, senatorial decrees, assembly votes, plebiscites and the deliberations of expert legal counsel and so became multi-faceted and flexible enough to deal with the changing circumstances of the Roman world, from republican to imperial politics, local to national trade, and state to inter-state politics.

Anuncio publicitario

Historical Sources

One of the most important sources on Roman law is the Corpus Iuris Civilis, compiled under the auspices of Justinian I and covering, as its name suggests, civil law. One of its four books, the massive Digerir, covers all aspects of public and private law. los Digerir was produced in 533 CE under the supervision of Tribonian and is an overview of some 2000 separate legal volumes. These original sources were written by noted jurists or legal experts such as Gaius, Ulpian and Paul and they make the Digerir one of the richest texts surviving from antiquity, as within there is a treasure trove of incidental historical information used to illustrate the various points of law, ranging from life expectancy to tax figures.

Other collections of laws include the Codex Gregorianus (issued c. 292 CE) and the Codex Hermogenianus (issued 295 CE), both named after prominent jurists in the reign of Diocletian and collectively including over 2,500 texts. También está el Theodosian Code, a collection of over 2,700 laws compiled in the 430s CE and added to in subsequent years and, finally, the Codex Iustinianus (528-534 CE) which summarised and extended the older codexes.

Anuncio publicitario

Then, there are also specific types of legal documents which have survived from antiquity such as negotia documents which disclose business transactions of all kinds from rents and lease agreements to contracts outlining the transfer of property. Inscriptions too, can reveal laws and their implications, as placed on public monuments they publicised new laws or gave thanks for court victories to those who had aided the party involved.

Sources of Law

Roman law was cumulative in nature, i.e. a new law could be added to the legal corpus or supersede a previous law. Statutes (leges), plebiscites, senatorial decrees (decreta), decided cases (res iudicatae), custom, edicts (senatusconsulta) from the Emperor, magistrates or other higher officials such as praetors and aediles could all be sources of Roman law.

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

In tradition, the first source of Roman law was the Twelve Tables, which survives only as citations in later sources. Following an initiative to collect in one place the civil laws (ius civile) of the early Republic and end the exclusive domination of matters of law by the priestly and patrician class, laws governing relationships between citizens were codified and separated from sacred law (ius sacrum). This document was actually a collection of sentences concerning the rights of citizens only as all other parties came under the legal jurisdiction of the male head of the family (padre familias), who had considerable freedom in his treatment of those in his care, both free and unfree.

los Twelve Tables became of limited use when legal issues arose which they did not cover, for example, as commercial activity spread it became necessary to provide legal coverage of transactions and business deals between citizens and non-citizens and have laws which considered the behaviour and intent of the parties involved. These relationships became the focus of contracts and provisions such as a stipulatio and, from c. 242 BCE, disputes were presided over by a special magistrate (praetor peregrinus) specifically concerned with legal disputes involving foreigners and relations between Rome and foreign states, i.e. international law (ius gentium).

Anuncio publicitario

In the Republic the emphasis was more on the adaptation of existing laws by magistrates (ius honorarium) rather than the creation of whole new legislation. This was done particularly in the annual Praetor's Edict (codified from 131 CE) when the types of permissible cases, defence and exceptions were outlined and an assessment made of the previous year's legal policy, making any needed legal alterations accordingly. In this way it was the application of laws which could be adapted whilst the law itself remained unchanged and so a series of case formulae accumulated to give greater legal coverage for the ever-changing situation of Roman society. For example, an increase in the value of a fine could be made in order to keep pace with inflation but the legal principle of a fine for a particular offence remained unchanged. So too, other officials such as governors and military courts could 'interpret' the law and apply it on a case by case basis according to the particular individual circumstance.

In Imperial times the Emperor took an active role in legal matters, especially in response to private petitions (libelli), but he typically acted on the advice of those best qualified to judge legal matters, namely, the jurists (see below). Perhaps the most famous example of an emperor creating a new law was Caracalla's edict of 212 CE which granted Roman citizenship to all free inhabitants of the empire. The emperor also acted as a judge when there were conflicts between Roman law and the local law of the provinces, which was generally kept intact and, at least theoretically, the problem was eliminated with Caracalla's edict. In practice local laws survived as customs and were generally not overruled unless they offended Roman sensitivities, for example those concerning incest and polygamy.

Anuncio publicitario

From the reign of Hadrian the emperor's judgements and pronouncements were collected into the constitutions of the emperor or constitutiones princips. In addition, the Senate could also issue regulatory provisions (consulta senatus), for example, regarding public games or the inheritance rights of women. Statute law established by the people via public assemblies (comitia), although rare, might also contribute to the legal corpus but was generally limited to ceremonial matters such as deciding on the posthumous honours to be given to the children of emperors who died prematurely.

During the reign of Constantine I the imperial pronouncements often came via the emperor's quaestor and the language used within these became increasingly less technical, an argument often cited as the beginning of the 'vulgarisation' of Roman law. However, in fact law schools actually flourished and legal experts were still on hand both for the quaestor and the public to deliberate on the finer points of law left ambiguous by this new, less technical approach to the wording of legislation.

An important element of Roman law was the jurists (iurisprudentes), legal experts who subjected written laws, rules and institutions to intellectual scrutiny and discussion in order to extract from them the fundamental legal principles they contained and then applied and tested those principles on hypothetical specific cases in order to then apply them to new legislation. The jurists were an elite body as there were probably fewer than 20 at any one time and their qualification for the role was their extensive knowledge of the law and its history. In imperial times they were incorporated within the general bureaucracy which served the emperor. Jurists also had something of a monopoly on legal knowledge as the opportunity to study law as part of the usual educational curriculum was not possible before the mid-2nd century CE. Jurists also wrote legal treatises, one of the most influential was On the Civil Law (De Iure Civili) by Q. Mucius Scaevola in the 1st century BCE.

Anuncio publicitario

Whilst jurists often came from the upper echelons of society and they were, perhaps inevitably, concerned with matters of most relevance to that elite, they were also concerned with two basic social principles in their deliberations: fairness (aequitas) and practicality (utilitas). Also, because of their intellectual monopoly, jurists had much more independence from politics and religion than was usually the case in ancient societies. From the 3rd century CE, though, the jurist system was replaced by a more direct intervention by those who governed, especially by the emperor himself. Gradually the number of legal experts proliferated and jurists came to resemble more closely modern lawyers, to be consulted by anyone who needed legal advice. Unlike modern lawyers, though, and at least in principle, they offered their services for free.

Practicalities

In practice litigation was very often avoided by the counter parties swearing an oath or insiurandum but, failing to reach a settlement of this kind, legal proceedings would follow by the plaintiff summoning the defendant to court (civil cases: iudicia publica or for cases in criminal law: quaestiones). The first stage of most legal cases was when the parties involved went before a magistrate who determined the legal issue at hand and either rejected the case as a matter for legal intervention (denegatio actiomis) or nominated an official (iudex datus) to hear and judge the case. When both parties agreed to the magistrate's assessment, the case was heard before the iudex, who made a decision on behalf of the state. Defendant and plaintiff had to represent themselves at the hearing as their was no system of legal representation. If the defendant lost a civil case, there was a condemnatio and they would have to pay a sum of money (litis aestimatio), typically decided by the iudex, which might cover the original value of goods or damages incurred to the claimant.

Penalties for crimes were designed as deterrents rather than corrective measures and could include fines (multae), prison, castigation, confiscation of property, loss of citizenship, exile, forced labour or the death penalty (poena capitis). Penalties might also differ depending on the status of the defendant and if they were male, female, or a slave. Perhaps unsurprisingly, males of higher social status usually received more lenient penalties. The severity of the penalty could also depend on such factors as premeditation, provocation, frequency, and the influence of alcohol.

In many cases, especially civil ones, if a defendant died before proceedings were completed then their heir could be required to stand in the original defendant's place. In the republic there was no real means of appeal in Roman law but in the imperial period dissatisfied parties could appeal to the emperor or high official and the original decision could be quashed or reversed. However, any appeals lacking good grounds could incur a penalty.

Conclusión

Perhaps one of the greatest benefits of Roman law was that, as the empire grew and populations grew more diverse, the law and its protection of citizens acted as a binding force on communities and fostered an expectation that a citizen's rights (and in time even a non-citizen's rights) would be upheld and a system was in place whereby wrongs could be redressed. In addition, the Romans have handed down to us not only many legal terms still-used today in the field of law but also their passion and expertise for precise and exact legal terminology in order to avoid ambiguity or even misinterpretation of the law, once again, an approach that all modern legal documents attempt to emulate.


Ver el vídeo: Derecho Procesal Romano