Theophilos

Theophilos

Theophilos fue emperador del Imperio Bizantino desde 829 hasta 842 EC. Fue el segundo gobernante de la dinastía Amorion fundada por su padre Miguel II. Popular durante su reinado y responsable de una lujosa reconstrucción de los palacios y fortificaciones de Constantinopla, Theophilos es recordado principalmente hoy por una gran derrota por parte del Califato árabe en 838 EC y como el último emperador que apoyó la política de iconoclastia, que es la destrucción de íconos. y su veneración es tratada como herejía.

Sucesión y popularidad

Theophilos era de Amorion, la ciudad en Frigia que dio su nombre a la dinastía iniciada por su padre Miguel II (r. 820-829 EC). El reinado de Miguel, empañado desde el principio por el brutal asesinato de su predecesor León V (r. 813-820 d.C.), continuó su espiral descendente con una seria revuelta liderada por Tomás el Eslavo y derrotas significativas a manos de los árabes en Sicilia. y Creta.

Theophilos era popular debido a su personalidad exuberante, incluso participó una vez en una carrera de carros en el Hipódromo.

Al heredar el trono en 829 EC a los 25 años, Theophilos fue visto como una nueva esperanza para que el imperio volviera a ponerse de pie. Un regreso a las glorias anteriores no iba a ser, pero al menos Theophilos era popular debido a su personalidad exuberante, incluso participando una vez en una carrera de carros en el Hipódromo de Constantinopla (que ganó, por supuesto). El emperador también disfrutó de una reputación como amante de la ciencia y la justicia, especialmente cuando introdujo la tradición del emperador yendo a la iglesia los viernes y permitiendo que cualquier plebeyo lanzara preguntas de justicia o apelaciones a su manera. El historiador J. Herrin relata uno de esos episodios:

En una de las ocasiones, una viuda se quejó a Teófilo de que el eparca de la ciudad la había defraudado con un caballo. De hecho, ella afirmó que era el gran caballo que montaba. Ordenó una investigación y descubrió que su historia era correcta: el eparca se había llevado su caballo y se lo había dado al emperador. Theophilos devolvió inmediatamente el caballo a su legítimo dueño y castigó al funcionario de muy alto rango. (75)

Otra excentricidad del emperador fue la costumbre de caminar disfrazado por las calles de su capital preguntando a la gente qué pensaba de los problemas del día y comprobando si los comerciantes vendían sus mercancías a precios justos. La reputación de aprendizaje de Theophilos se derivó no solo de su propia educación, sino también de su respaldo a la de todos los demás: aumentó las facultades de la universidad en la capital, aumentó el número de scriptoria donde se duplicaron manuscritos y se aseguró de que el estado pagara a los maestros.

Proyectos de construcción

Los otros logros domésticos de Theophilos incluyeron una espléndida restauración del palacio real y sus jardines, que, a lo largo de los siglos, se habían convertido en una especie de desastre arquitectónico. Se derribaron los edificios y se construyeron otros nuevos homogéneos con pasillos de conexión utilizando mármol blanco, mosaicos de paredes finas y columnas de mármol rosa y pórfido. Lo mejor de todo fue el salón del trono, aquí descrito por el historiador L. Brownworth:

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Ningún otro lugar del imperio, o quizás del mundo, goteaba tan extravagantemente en oro o se jactaba de una exhibición de riqueza tan magnífica. Detrás del enorme trono dorado había árboles hechos de oro y plata martillados, con pájaros mecánicos incrustados de joyas que estallarían en canto con el toque de una palanca. Heridos alrededor de la base del árbol había leones dorados y grifos que miraban amenazadoramente desde el lado de cada apoyabrazos, como si pudieran saltar en cualquier momento. En lo que debió haber sido una experiencia aterradora para los embajadores desprevenidos, el emperador daría una señal y un órgano de oro tocaría una melodía ensordecedora, los pájaros cantarían y los leones agitarían la cola y rugirían. (162)

Otros proyectos, todos probablemente financiados por el descubrimiento de minas de oro en Armenia, incluyeron la construcción del palacio de verano de Bryas en la capital, la adición de las puertas de bronce a Hagia Sophia que todavía están allí hoy, la ampliación de las fortificaciones del puerto de la ciudad y la introducción de un cobre nuevo follis moneda. La reputación de Theophilos por sus gastos extravagantes fue personificada por el espectáculo nupcial que organizó para encontrar una esposa. La ganadora fue una niña armenia llamada Teodora que recibió como premio, además del propio emperador, por supuesto, una magnífica manzana de oro tal como en el juicio de la historia de París de la antigua Grecia. Si alguna vez un emperador supo cómo venderle a su pueblo que los buenos tiempos volvían a estar aquí, ese era Theophilos.

Defendiendo el Imperio

En asuntos exteriores, Theophilos se benefició de la derrota de Leo V de los búlgaros en 814 EC y la muerte repentina de su líder, el Khan Krum. Una paz de 30 años permitió que tanto los búlgaros como los bizantinos se concentraran en otras amenazas. Theophilos reforzó las defensas del imperio, en particular la construcción de la fortaleza Sarkel en la desembocadura del río Don c. 833 EC para proteger contra la invasión de los vikingos rus que habían formado el estado de Kiev. En una línea similar, nuevas provincias o temas, se establecieron: Cherson (en Crimea, y protegida por la fortaleza Sarkel), y Paphlagonia y Chaldia (ambas destinadas a proteger mejor el área al sur del Mar Negro). Distritos militares más pequeños (Kleisoura) se crearon en Charsianon, Capadocia y Seleukeia en el centro y sureste de Asia Menor para proteger los pasos de montaña que probablemente serán utilizados por los ejércitos invasores.

En otros lugares, aunque en el este el califato árabe se había mantenido callado anteriormente por sus propios problemas internos, los bizantinos perdieron la iniciativa ante los árabes occidentales en Italia cuando Taranto cayó en 839 EC, dividiendo el territorio bizantino allí en dos. Theophilos se concentró en enfrentar la amenaza árabe más cerca de casa en Asia Menor e hizo incursiones en Cilicia en 830 y 831 EC por lo que se otorgó un triunfo. Las relaciones no siempre fueron hostiles entre los dos estados, ya que durante la mitad de su reinado, el emperador envió dos veces al culto clérigo Juan VII Grammatikos en misiones diplomáticas a los árabes, de las que trajo nuevos conocimientos e ideas científicas que influyeron en el arte y la arquitectura bizantinos.

La adquisición de Amorion, la ciudad natal del emperador, fue una dulce venganza para el califa árabe Mutasim.

Sin embargo, el califa Mutasim (r. 833-842 d. C.) era ambicioso y envió un gran ejército al territorio bizantino en el 838 d. C. A pesar de tener los dos generales dotados de Theophobos y Manuel, los bizantinos no pudieron evitar la derrota en la batalla de Dazimon en Pontos (norte de Asia Menor) el 22 de julio de 838 EC. El ejército árabe victorioso, dirigido por el propio general estrella del Califa, Afshin, pudo saquear y tomar las ciudades estratégicamente importantes de Ankara y Amorion. La adquisición de Amorion, la ciudad natal del emperador, fue una dulce venganza para Mutasim, cuya ciudad paterna de Zapetra había sido saqueada por Theophilos solo el año anterior. Este hecho también puede explicar la reubicación forzosa por parte del Califa de toda la población civil y la infame ejecución de los llamados 42 Mártires de Amorion, quienes se habían negado a convertirse al Islam después de siete años de prisión.

Iconoclasia

Los asuntos domésticos del emperador se centraban en gran medida en la batalla dentro de la iglesia sobre si la veneración de iconos era aceptable o no como práctica ortodoxa. León V había comenzado una segunda ola de iconoclastia en la Iglesia Bizantina (la primera ocurrió entre 726 y 787 EC), por la cual todos los íconos religiosos prominentes fueron destruidos y quienes los veneraban fueron perseguidos como herejes. Después de una pausa durante el reinado del sucesor de Leo, Miguel II, Theophilos aceleró el paso de nuevo y atacó con vehemencia a los iconófilos. En esta campaña fue ayudado por el acérrimo iconoclasta Juan VII Grammatikos que había servido bajo León V y que fue nombrado Patriarca (Obispo) de Constantinopla c. 837 CE. Una fuerza importante detrás de las políticas de iconoclastia de Leo V, el hecho de que John fuera el tutor y consejero de Theophilos, tal vez como era de esperar, condujo a una nueva ola de ataques contra los iconos y sus seguidores.

Figuras importantes que sufrieron por sus creencias pro-íconos fueron los hermanos Theodore y Theophanes Graptos y el pintor de íconos Lazaros. Los hermanos Graptos adquirieron su nombre después de que ambos se marcaran la frente (graptos). Theophilos ordenó que se tatuaran doce pentámetros yámbicos en la pareja como una advertencia de todos los peligros de la superstición y la desobediencia a la ley. El castigo de Lázaro fue diferente pero no menos doloroso, ya que lo azotaron y le quemaron las manos con uñas al rojo vivo. Sin embargo, al pintor se le permitió salir de Constantinopla y buscó refugio en el Monasterio Phoberou en el extremo norte del Bósforo.

Theophilos pudo haber sido bueno para convencer al clero de su forma de pensar, pero más cerca de casa tuvo bastante menos éxito. La consorte del emperador, Teodora, seguía siendo una veneradora habitual de iconos en secreto, incluso dentro del palacio real. Después de la muerte de Theophilos, John VII Grammatikos fue exiliado en 843 EC y en marzo del mismo año Theodora rápidamente terminó con la iconoclasia en un movimiento ampliamente conocido como la "Restauración de la Ortodoxia" o incluso el "Triunfo de la Ortodoxia", que se celebró en un nuevo estallido del arte religioso.

Muerte y sucesores

Cuando Theophilos, de 38 años, murió de disentería en enero de 842 EC, fue sucedido por su hijo Michael III, pero como aún era menor de edad, Theodora gobernó como su regente hasta 855 EC. Además de poner fin a la iconoclastia, por la que más tarde se convirtió en santa, también se aseguró de que la Iglesia no condenara la memoria de su marido, persuadiendo con éxito a los obispos de que Teófilo se había arrepentido de su celo iconoclasta en su lecho de muerte. Theophilos ganó la inmortalidad literaria ya que es uno de los jueces en el infierno en la famosa sátira de mediados del siglo XII d. C. Timarion - ilustrar la reputación de justicia del emperador fue realmente duradero. Su hijo Michael sería el último gobernante de la dinastía Amorion, ya que imprudentemente se hizo amigo y promovió a Basilio el armenio que mató a su patrocinador y tomó el trono para sí mismo en 867 EC como Basilio I, fundando la perdurable dinastía macedonia.


Teófilo

amante de Dios, cristiano, probablemente romano, a quien Lucas dedicó tanto su Evangelio (Lucas 1: 3) como los Hechos de los Apóstoles (1: 1). No se sabe nada de él más allá de esto. Por el hecho de que Lucas le aplica el título de "el más excelente", el mismo título que Pablo usa para dirigirse a Félix (Hch. 23:26, 24: 3) y Festo (26:25), se ha concluido que Teófilo era una persona de rango, tal vez un oficial romano.

Estos temas del diccionario son de
M.G. Easton M.A., D.D., Diccionario Bíblico Ilustrado, Tercera Edición,
publicado por Thomas Nelson, 1897. Dominio público, copiar libremente. [N] indica que esta entrada también se encontró en la Biblia temática de Nave.
[H] indica que esta entrada también se encontró en Nombres bíblicos de Hitchcock
[S] indica que esta entrada también se encontró en el Diccionario Bíblico de Smith.
Información bibliográfica

Easton, Matthew George. "Entrada para Teófilo". "Diccionario de la Biblia de Easton". .

Hitchcock, Roswell D. "Entrada para 'Theophilus'". "Un diccionario de interpretación de nombres propios de las Escrituras". . Nueva York, N.Y., 1869.

(amigo de Dios) la persona a quien San Lucas inscribe su Evangelio y los Hechos de los Apóstoles. (Lucas 1: 3 Hechos 1: 1) A partir del epíteto honorable que se le aplica en (Lucas 1: 3) se ha argumentado con mucha probabilidad que era una persona en un alto cargo oficial. Todo lo que se puede conjeturar con algún grado de seguridad acerca de él viene a esto, que fue un gentil de rango y consideración que estuvo bajo la influencia de San Lucas o de San Pablo en Roma, y ​​se convirtió al cristiano. fe. [N] indica que esta entrada también se encontró en la Biblia temática de Nave.
[E] indica que esta entrada también se encontró en el Diccionario Bíblico de Easton.
[H] indica que esta entrada también se encontró en Nombres bíblicos de Hitchcock.
Información bibliográfica

Smith, William, Dr. "Entrada para 'Theophilus'". "Diccionario de la Biblia de Smith". . 1901.

the-of'-i-lus (Theophilos, "amado de Dios"):

Aquel a quien Lucas dirigió su Evangelio y el Ac de los Apóstoles (compárese con Lucas 1: 3 con Hechos 1: 1). Se ha sugerido que Teófilo es simplemente un término genérico para todos los cristianos, pero el epíteto "más excelente" implica que Lucas lo aplicó a una persona determinada, probablemente un funcionario romano, a quien tenía en gran respeto. Teófilo pudo haber sido el presbítero que participó en el envío de la carta de los corintios a Pablo, que figura en el "Acta Pauli" (compárese con Hennecke, Neutestamentliche Apokryphen, 378). También hay un magistrado Teófilo mencionado en el "Ac de Santiago" como convertido por Santiago en su camino a la India (compárese Budge, The Contendings of the Apostles, II, 299), pero estas y otras identificaciones, junto con otros intentos de trazar la historia posterior del Theophilus original, no tienen evidencia suficiente para su establecimiento (compárese también Knowling en The Expositor Greek Testament, II, 49-51).


Theophilos & # 187 ¿Quién era

Definición y orígenes

Autor:Mark Cartwright

Theophilos fue emperador de la imperio Bizantinode 829 a 842 CE. Fue el segundo gobernante de la dinastía Amorion fundada por su padre. Miguel II. Popular durante su reinado y responsable de una fastuosa reconstrucción de Constantinopla& # 8217s palacios y fortificaciones, Theophilos es recordado principalmente hoy por una gran derrota por el califato árabe en 838 EC y como el último emperador que apoyó la política de iconoclastia, que es la destrucción de iconos y su veneración siendo tratados como herejía.

SUCESIÓN Y POPULARIDAD

Theophilos era de Amorion, el ciudad en frigia que dio su nombre a la dinastía iniciada por su padre Miguel II (r. 820-829 EC). El reinado de Michael, empañado desde el principio por el brutal asesinato de su predecesor Leo V (r. 813-820 d.C.), continuó su espiral descendente con una seria revuelta liderada por Tomás el Eslavo y derrotas significativas a manos de los árabes. en Sicilia y Creta.

THEOPHILOS FUE POPULAR POR SU EXUBERANTE PERSONALIDAD, INCLUSO PARTICIPANDO UNA VEZ EN UNA CARRERA DE CARROS EN EL HIPODROMO.

Heredero del trono en 829 EC a los 25 años, Theophilos fue visto como una nueva esperanza para el imperio para volver a ponerse de pie. Un regreso a las glorias anteriores no iba a ser, pero al menos Theophilos era popular debido a su personalidad exuberante, incluso participando una vez en una carrera de carros en el Hipódromo de Constantinopla (que ganó, por supuesto). El emperador también disfrutó de una reputación como amante de la ciencia y la justicia, especialmente cuando introdujo la tradición del emperador yendo a la iglesia los viernes y permitiendo que cualquier plebeyo lanzara preguntas de justicia o apelaciones a su manera. El historiador J. Herrin relata uno de esos episodios:

En una de las ocasiones, una viuda se quejó a Teófilo de que el eparca de la ciudad la había defraudado con un caballo. De hecho, ella afirmó que era el gran caballo que montaba. Ordenó una investigación y descubrió que su historia era correcta: el eparca se había llevado su caballo y se lo había dado al emperador. Theophilos devolvió inmediatamente el caballo a su legítimo dueño y castigó al funcionario de muy alto rango. (75)

Otra excentricidad del emperador fue la costumbre de caminar disfrazado por las calles de su capital preguntando a la gente qué pensaba de los problemas del día y comprobando si los comerciantes vendían sus mercancías a precios justos. Theophilos & # 8217 & # 8217; la reputación de aprender no solo se derivó de su propia educación, sino también de su respaldo a todos los demás & # 8217s: aumentó las facultades de la universidad en la capital, aumentó el número de scriptoria donde se duplicaron los manuscritos y se aseguró de que los maestros fueran pagados por el estado.

Moneda Follis de Theophilos

PROYECTOS DE CONSTRUCCIÓN

Theophilos & # 8217 otros logros domésticos incluyeron una lujosa restauración del palacio real y sus jardines, que, a lo largo de los siglos, se habían convertido en una especie de desastre arquitectónico. Se derribaron los edificios y se construyeron otros nuevos homogéneos con pasillos de conexión utilizando mármol blanco, fino pared mosaicos y columnas en mármol rosa y pórfido. Lo mejor de todo fue el salón del trono, aquí descrito por el historiador L. Brownworth:

Ningún otro lugar del imperio, o tal vez del mundo, goteaba tan extravagantemente en oro o se jactó de una exhibición de riqueza tan magnífica. Detrás del enorme trono dorado había árboles hechos de oro martillado y plata, con pájaros mecánicos incrustados de joyas que estallarían en canto con el toque de una palanca. Heridos alrededor de la base del árbol había leones dorados y grifos que miraban amenazadoramente desde el lado de cada apoyabrazos, como si pudieran saltar en cualquier momento. En lo que debió haber sido una experiencia aterradora para los embajadores desprevenidos, el emperador daría una señal y un órgano de oro tocaría una melodía ensordecedora, los pájaros cantarían y los leones agitarían la cola y rugirían. (162)

Otros proyectos, todos probablemente financiados por el descubrimiento de minas de oro en Armenia, incluyeron la construcción del palacio de verano de Bryas en la capital, agregando las puertas de bronce al Santa Sofía que todavía están allí hoy, ampliando las fortificaciones del puerto de la ciudad y # 8217, e introduciendo un nuevo cobre follis moneda. La reputación de Theophilos & # 8217 por sus gastos extravagantes fue personificada por el espectáculo nupcial que organizó para encontrar una esposa. La ganadora fue una niña armenia llamada Teodora que recibió como premio, además del propio emperador, por supuesto, una magnífica manzana de oro tal como en el juicio de París historia de la antigüedad Grecia. Si alguna vez un emperador supo cómo venderle a su pueblo que los buenos tiempos volvían a estar aquí, ese era Theophilos.

DEFENDIENDO EL IMPERIO

En asuntos exteriores, Theophilos se benefició de la derrota de Leo V & # 8217 sobre los búlgaros en 814 EC y la muerte repentina de su líder, el Khan Krum. Una paz de 30 años permitió que tanto los búlgaros como los bizantinos se concentraran en otras amenazas. Theophilos fortaleció las defensas del imperio, en particular la construcción de la fortaleza Sarkel en la desembocadura del río Don c. 833 EC para proteger contra la invasión de los vikingos rus que habían formado el estado de Kiev. En una línea similar, nuevas provincias o temas, se establecieron: Cherson (en Crimea, y protegida por la fortaleza Sarkel), y Paphlagonia y Chaldia (ambas destinadas a proteger mejor el área al sur del Mar Negro). Distritos militares más pequeños (Kleisoura) fueron creados en Charsianon, Capadocia y Seleukeia en el centro y sureste Asia Menor para proteger los pasos de montaña que probablemente serán utilizados por los ejércitos invasores.

El Imperio Bizantino a mediados del siglo IX d.C.

En otras partes, aunque en el este el califato árabe se había mantenido en silencio anteriormente por sus propios problemas internos, los bizantinos perdieron la iniciativa ante los árabes occidentales en Italia cuando Taranto cayó en 839 EC, dividiendo el territorio bizantino allí en dos. Theophilos se concentró en enfrentar la amenaza árabe más cerca de casa en Asia Menor e hizo incursiones en Cilicia en 830 y 831 CE por lo que se otorgó un triunfo. Las relaciones no siempre fueron hostiles entre los dos estados, ya que durante la mitad de su reinado, el emperador envió dos veces al culto clérigo Juan VII Grammatikos en misiones diplomáticas a los árabes, de las que trajo nuevos conocimientos e ideas científicas que influyeron en el arte y la arquitectura bizantinos.

LA ADQUISICIÓN DE AMORION - EL EMPERADOR & # 8217S HOMETOWN - FUE DULCE VENGANZA PARA EL CALIFA MUTASIMA ÁRABE.

Sin embargo, el califa Mutasim (r. 833-842 d. C.) era ambicioso y envió un gran ejército al territorio bizantino en el 838 d. C. A pesar de tener los dos generales dotados de Theophobos y Manuel, los bizantinos no pudieron evitar la derrota en el batalla de Dazimon en Pontos (norte de Asia Menor) el 22 de julio de 838 EC. El ejército árabe victorioso, liderado por el propio general estrella del Califa y # 8217, Afshin, pudo saquear y tomar lo estratégicamente importante. ciudades de Ankara y Amorion. La adquisición de Amorion, la ciudad natal del emperador, fue una dulce venganza para Mutasim, cuyo padre, la ciudad de Zapetra, había sido saqueada por Theophilos solo el año anterior. Este hecho también puede explicar la reubicación forzosa por parte del Califa de toda la población civil y la infame ejecución de los llamados 42 Mártires de Amorion, quienes se habían negado a convertirse al Islam después de siete años de encarcelamiento.

ICONOCLASMO

Los asuntos domésticos del emperador se centraron en gran medida en la batalla dentro de la iglesia sobre si la veneración de iconos era aceptable o no como práctica ortodoxa. León V había comenzado una segunda ola de iconoclastia en la Iglesia Bizantina (la primera ocurrió entre 726 y 787 EC), por la cual todos los íconos religiosos prominentes fueron destruidos y quienes los veneraban fueron perseguidos como herejes. Después de una pausa durante el reinado del sucesor de Leo y # 8217, Miguel II, Theophilos aceleró el paso de nuevo y atacó con vehemencia a los iconófilos. En esta campaña fue ayudado por el acérrimo iconoclasta Juan VII Grammatikos que había servido bajo León V y que fue nombrado Patriarca (Obispo) de Constantinopla c. 837 CE. Una fuerza importante detrás de las políticas de iconoclastia de Leo V, el hecho de que John fuera Theophilos & # 8217 tutor y asesor, tal vez como era de esperar, condujo a una nueva ola de ataques contra los iconos y sus seguidores.

Iconoclasia bizantina

Figuras importantes que sufrieron por sus creencias pro-íconos fueron los hermanos Theodore y Theophanes Graptos y el pintor de íconos Lazaros. Los hermanos Graptos adquirieron su nombre después de que ambos se marcaran la frente (graptos). Theophilos ordenó que se tatuaran doce pentámetros yámbicos en la pareja como una advertencia de todos los peligros de la superstición y la desobediencia a la ley. El castigo de Lázaro fue diferente pero no menos doloroso, ya que lo azotaron y le quemaron las manos con uñas al rojo vivo. Sin embargo, al pintor se le permitió salir de Constantinopla y buscó refugio en el Monasterio Phoberou en el extremo norte del Bósforo.

Theophilos pudo haber sido bueno para convencer al clero de su forma de pensar, pero más cerca de casa tuvo bastante menos éxito. Theodora, la consorte del emperador, seguía siendo un venerador habitual de iconos en secreto, incluso dentro del palacio real. Después de la muerte de Theophilos & # 8217, John VII Grammatikos fue exiliado en 843 EC y en marzo del mismo año Theodora terminó rápidamente con la iconoclasia en un movimiento ampliamente conocido como la & # 8220 Restauración de la Ortodoxia & # 8217 o incluso el & # 8220 Triunfo de la Ortodoxia & # 8221, que se celebró en un nuevo estallido de arte religioso.

MUERTE Y SUCESORES

Cuando Theophilos, de 38 años, murió de disentería en enero de 842 EC, fue sucedido por su hijo Miguel III pero como todavía era menor de edad, Teodora gobernó como su regente hasta 855 EC. Además de acabar con la iconoclastia, por la que más tarde se convirtió en santa, también se aseguró de que la Iglesia no condenara la memoria de su marido, persuadiendo con éxito a los obispos de que Teófilo se había arrepentido de su celo iconoclasta en su lecho de muerte. Theophilos ganó la inmortalidad literaria ya que es uno de los jueces en el infierno en la famosa sátira de mediados del siglo XII d. C. Timarion - ilustrar la reputación de justicia del emperador fue realmente duradera. Su hijo Michael sería el último gobernante de la dinastía Amorion ya que imprudentemente se hizo amigo y promovió a Basilio el armenio, quien mató a su patrocinador y tomó el trono para sí mismo en 867 EC como Albahaca yo, fundando la perdurable dinastía macedonia.


Theophilos - Historia

Revista Internacional de Artes

p-ISSN: 2168-4995 e-ISSN: 2168-5002

Estudio de investigación en dos obras inéditas del importante artista griego Theofilos Hadjimichael (1870-1934)

Stella Mouzakiotou 1 , Nikolaos Laskaris 2 , Theodore Ganetsos 2

1 Universidad Abierta Helénica y Universidad de West Attica, Atenas, Grecia

2 Departamento de Diseño Industrial e Ingeniería de Producción, Universidad de West Attica, Atenas, Grecia

Correspondencia a: Stella Mouzakiotou, Hellenic Open University & University of West Attica, Atenas, Grecia.

Correo electrónico:

Copyright © 2020 El autor (es). Publicado por Scientific & Academic Publishing.

Este trabajo tiene la licencia Creative Commons Attribution International License (CC BY).
http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

El propósito de esta investigación es resaltar, estudiar y publicar dos obras firmadas muy importantes del pintor popular griego - hagiógrafo del arte griego moderno, Theofilos Hatzimichael (1870-1934), que pertenecen a una colección privada. Estas son las obras: 1. Nuevo tipo de Mitilene rural con su convivencia que se teje en cohete, pintura en madera, tiempo: 1931. 2. El joven Hércules Panais Koutalianos en Inglaterra, pintura en madera, tiempo: 1932. El elemento dominante en Theofilos ' el trabajo es griego y la ilustración de la tradición y la historia populares griegas. Pasó la mayor parte de su vida en Pelion, mientras que en 1927 regresó a Mitilene. En Mitilene, a pesar de las burlas y burlas de la gente, continúa pintando, haciendo varios murales en los pueblos, por una tarifa, generalmente por un plato de comida y un poco de vino. Muchas de las obras de este período se han perdido, ya sea por daños físicos o destrucción por parte de sus propietarios. En Mitilene, se encontró con el reconocido crítico de arte y editor Stratis Eleftheriadis (Tériade), que vivía en París. Eleftheriadis debe mucho al reconocimiento del valor del trabajo de Theophilos y su promoción internacional, que, sin embargo, tuvo lugar después de su muerte. A través del presente estudio de las obras mencionadas, destacaremos aspectos desconocidos de la última fase de la creación artística de Theophilos, un período particularmente importante para el conocimiento profundo y caleidoscópico de su obra, ya que es el período que se percibe a través de su paleta de colores. y Sus elecciones estilísticas son el optimismo y la seguridad que le transmite el conocimiento y el apoyo que recibe de Eleftheriadis. Finalmente, el presente trabajo para el estudio de los dos trabajos inéditos de Theophilos se fortalecerá científicamente utilizando los logros de la tecnología. En concreto, en el contexto del estudio actual, se utilizarán las técnicas portátiles no destructivas del Laboratorio de Técnicas No Destructivas de la Universidad de West Attica. En particular, se utilizarán las técnicas: 1) espectroscopia Raman portátil, para la prueba de autenticidad de las pinturas 2) espectroscopia XRF portátil, para el análisis cualitativo de los datos referentes a la paleta de colores del creador, en comparación con otras pinturas identificadas por NTUA .

Palabras clave: Theofilos Hatzimichael, paleta de colores, espectroscopia XRF, espectroscopia Raman


El emperador Teófilo y Oriente, 829-842: corte y frontera en Bizancio durante la última fase de la iconoclasia. Estudios bizantinos y otomanos de Birmingham, 13

En opinión de Signes Codoñer, los historiadores modernos han retratado positivamente al emperador Teófilo (829-842) al aceptar su condición legendaria de “gobernante justo y erudito” y atribuir sus “fracasos militares contra los musulmanes” a la mala suerte (p. 1). El autor postula que la ausencia de un éxito militar significativo no habría permitido que sus contemporáneos mantuvieran una visión positiva de Theophilos y que los avances recientes en las fuentes del siglo IX permiten una visión más positiva del historial militar del emperador.

Signes Codoñer indica que el volumen y la organización mucho mayores de los materiales originales hacen posible un uso más preciso de la evidencia, pero complican su presentación y requieren temas enfocados más específicamente. Por lo tanto, elige limitar su estudio a "la relación del imperio bajo Teófilo con sus vecinos orientales" (p. 8). Sus fuentes primarias son Theophanes Continuatus, Genesios, el Anales de Tabari, el Crónica de Miguel el Sirio, y el Carta a Theophilos de los patriarcas melquitas también se emplean muchos otros. Su enfoque no es crear una “narrativa coherente” (p. 7) mientras se relega el material fuente a notas al pie, sino incluir material fuente citado y una discusión sobre el mismo en el texto principal, seguido de sus conclusiones. Reconoce que esto hará que la lectura sea más difícil, pero argumenta que, “el lector puede así verificar fácilmente los argumentos en juego para cada pasaje y eventualmente refutarlos si no son convincentes” (p. 7).

El libro está organizado en siete secciones principales seguidas de un epílogo y cronología del reinado de Theophilos. La sección I ("Prolegómenos de un reinado: conflicto interno en el imperio bajo León V y Miguel II") examina el resurgimiento de la iconoclastia y la "guerra civil" de Tomás el Eslavo como trasfondo esencial para comprender muchos aspectos del reinado de Teófilo. La sección II ("La corte armenia") ve en la influencia de los armenios el vínculo de Teófilo con León V el armenio y con el interés de Teófilo en el este. La sección III ("Apoyo al levantamiento persa contra los abasíes") considera el reclutamiento de persas en el ejército como un freno a las campañas abasíes en Anatolia, pero con consecuencias en la declaración del ejército del persa Theophobos como emperador. La sección IV ("Guerra contra los árabes") revisa y evalúa las fuentes de las campañas militares de los abasíes y de la campaña personal de Theophilos más allá de las fronteras orientales de Anatolia, "proporcionando una secuencia de eventos mejorada y más detallada" (p. 8) . La sección V ("El flanco jázaro") redacta la renovación del interés bizantino en una alianza con los jázaros (debido a sus lazos comerciales con el califato) al comienzo del reinado de Theophilos, y coloca el cambio a la Rus "sólo hacia 838 ”(pág. 8). La sección VI ("Los melquitas") sostiene que el Carta a Theophilos de los patriarcas melquitas no prueba que los melquitas se opusieran a Teófilo en su política iconoclasta. La sección VII (“Intercambio cultural con los árabes”) ve en el filhelenismo abasí uno de los factores del origen del renacimiento bizantino del siglo IX. El volumen concluye con un Epílogo (y Cronología) en el que Signes Codoñer busca "equilibrar la política oriental de Theophilos con su imagen de gobernante justo como se avanza en fuentes contemporáneas o posteriores" (p. 9).

Tres ejemplos dan una idea del enfoque de Signes Codoñer. Todos tratan de un tema relativamente específico y circunscrito y, por lo tanto, se prestan a alguna descripción de la naturaleza de la argumentación, pero incluso aquí el profundo nivel de detalle impide una presentación completa. Nasr, un comandante khurramita, se menciona en varias fuentes: huyó del califato, llegó a Teófilo y se convirtió al cristianismo. H. Grégoire propuso identificarlo con Theophobos, también khurramita y uno de los socios de mayor confianza de Theophilos. En el capítulo 10, Signes Codoñer presenta y examina minuciosamente todas las fuentes (por ejemplo, Miguel el sirio, Tabari, el Prados dorados de Masʿudi, la poesía de Abu Tamman, y un sello bizantino de [Α] ΛΝΑΣΙΡ) que mencionan a Nasr. Entre ellos destaca el informe de Michael el sirio de que el califa Muʿtaṣim, tras su victoria en Amorion, exigió que "Nasr el Khourdanaya, su hijo y Manuel le fueran entregados". Signes Codoñer then argues by process of elimination that the only likely reason the caliph demanded the son was that the latter must have been a man who was himself of some military accomplishment. In chapter 11 Signes Codoñer likewise considers the sources (primarily the conflicting accounts of Theophanes Continuatus and Genesios) on the birth and education of Theophobos, concluding he must have been a child when taken into the palace by Theophilos, then suggesting that Theophobos was a child hostage to insure Persian loyalty in the combined effort against the caliphate. He postulates that the child’s unnamed father must have been a prominent Persian, and suggests Nasr. 1 He concludes that Grégoire’s identification of Nasr as Theophobos, “accepted until now by all scholars . . . must be discarded” (p. 162).

A second example concerns Muʿtaṣim’s motive for attacking Amorion in 838. In his campaign of 837 Theophilos had taken and destroyed Sozopetra. The Greek sources, Theophanes Continuatus and Genesios, report that Sozopetra was where the caliph Muʿtaṣim was born, information that must have been derived from two of their sources. The Logothete, drawing on yet another now lost source, apparently makes a similar attribution. Yet no Arab source makes the same attribution, and other scholars have argued that the Greek sources invented the claim to parallel Muʿtaṣim’s taking of Amorion. Signes Codoñer questions this explanation. While noting that according to Tabari Muʿtaṣim was born in Baghdad, Signes Codoñer suggests that Muʿtaṣim’s relatives may have established themselves in Sozopetra. He notes a reference in a hagiographical text that Theophilos took “illustrious cities of the Agarenes, where the γένος [Signes Codoñer translates the term as “family,” but allows that “race” or “nation” is possible”] of the ruler of the Ismaelites was living” (p. 281). Signes Codoñer finds support for this interpretation in a story reported by later Arabic sources of Muʿtaṣim’s immediate response — attacking Amorion — to the plea of a Hashemite woman (origin and exact kinship unspecified) captured by Theophilos’ troops in the campaign against Sozopetra, a story less specifically paralleled in Tabari. Signes Codoñer suggests that the reference to Hashim connects the Abbasids to the family of the Prophet and indicates the woman’s relation to Muʿtaṣim. He adds as further evidence a version of the story in the Arab epic the Dhat al-Himma in which an enslaved Hashemite girl in ‘Ammuriya cried out that she was related to the caliph and that Muʿtaṣim on being told of the incident marched on that city (pp. 279-282). 2

A third example concerns the actions of Theophilos during the siege of Amorion in 838. Signes Codoñer cites Tabari’s comment at the end of his narrative of the siege, “The king of the Byzantines had sent an envoy [i.e. to negotiate peace] when Muʿtaṣim first besieged ‘Ammuriyya . . . . ” (p. 293). Signes Codoñer notes that the purpose of this embassy is not specifically stated by Tabari, but added by the modern translator, and suggests that this does not necessarily mean that Theophilos was ready to capitulate, but may have been trying to “win some time” (p. 298) to strike back. Tabari further describes Muʿtaṣim’s concern with Byzantine attacks during his withdrawal from Amorion, a fact in which the Signes Codoñer sees no indication that Theophilos “had given up the war against the invading Muslim army” (p. 299). Genesios provides a somewhat similar account of an embassy to Muʿtaṣim with no mention of its purpose, while Theophanes Continuatus also mentions an embassy whose stated purpose was “with gifts to make the other depart from thence and return to his own country” (p. 300). Signes Codoñer dismisses this as an “addition of the Continuator who liked to amplify the narrative of his sources” and comments that “no offer of peace is mentioned” (p. 300). Finally we have the comment of Yaʿqūbī in his Historia that when Theophilos learned of the attack on Amorion he campaigned with a large army, was defeated and put to flight by an Arab force, and sent an embassy to Muʿtaṣim offering to rebuild Sozopetra, restore prisoners and surrender those (= Persian Khurramites) who committed atrocities there. Other modern historians have seen in this last embassy the same one as that mentioned in the earlier sources. Signes Codoñer, however, notes chronological difficulties in this identification and a number of other inaccuracies in Yaʿqūbī leading to his conclusion that Yaʿqūbī has compressed details from an otherwise known second embassy from Theophilos to Muʿtaṣim that followed the campaign of 838. 3 He concludes that there is no evidence that Theophilos “made a humiliating offer of peace to the caliph when the latter began his siege of Amorion” (p. 302).

In chapter 17.5 Signes Codoñer describes the year 838 as the “annus horribilis” of Theophilos’ reign, noting the defeat at Anzes, the personal danger to the emperor himself, the loss of Ankyra, the rumors of usurpation which caused him to return to the capital, the loss of Amorion with the capture of important commanders, and the rebellion of the Persian allies. He argues, however, that despite modern views that the events left Theophilos ill and depressed, the sources indicate otherwise. He cites Tabari for Muʿtaṣim’s decision to use a secondary and problematic desert route for his withdrawal in order to avoid Byzantine harassment and the caliph’s resulting difficulties necessitating the execution of valuable prisoners. He also notes the absence of any subsequent large scale campaign against Byzantium by the caliph, Theophilos’ apparent involvement in the conspiracy of ‘Abbas to overthrow Muʿtaṣim, and the fact that the 42 martyrs of Amorion were executed three years after Theophilos’ death, and suggests that the emperor deserves a “more charitable verdict than he has received” (p. 312). In chapter 18.2 he analyzes Theophilos’ diplomatic efforts post Amorion to secure Frankish military assistance against the Muslims and in 18.3 details two Byzantine military successes in 841, the first into Cilicia, the second taking Adata and Germanikeia and raiding the outskirts of Melitene. He concludes that, “The military balance of the reign of Theophilos was not negative,” but merits a “moderately positive assessment” (p. 333). In the Epilogue Signes Codoñer offers “a provisional picture of the emperor as a ruler as he is portrayed through the Byzantine sources” (p. 448). He argues that Theophilos’ military prestige was not seriously damaged by the fall of Amorion. The caliph had his own difficulties, and Theophilos subsequently took effective action to counter the consequences of the defeat. He likewise suggests that Theophilos’ use of Persian and Rus’ mercenaries, despite aristocratic opposition, proved an effective strategy.

The volume is a tour de force in its integrated provision of a vast amount of relevant source material and detailed analysis of it. Numerous conclusions of other modern historians are subjected to detailed scrutiny and evidentiary tests. The results are provocative, but in some instances seem to rest on a significant degree of supposition and conjecture and are not always persuasive. Be that as it may, the volume is a fascinating methodological achievement and provides a valuable, if occasionally tendentious, reappraisal of Theophilos’ eastern policy and military accomplishments.

1. The argument here (p. 161) includes such phrases as “It could also be that,” “He could have been sent,” “It would have been quite strange,” “Nasr was probably,” and “If we suppose.”

2. The argument here includes such phrases as: “seems to draw from another source,” “This reference may appear as an error for Arsamosata,” “may be alluding to,” “is apparently corroborated,” “was apparently,” “the possibility remains,” “seems to be alluded to,” ”may perhaps lend some support,” “it thus appears,” “we may surmise,” “We can therefore hypothesize,” “may explain why,” “in fact, Theophilos seems.”

3. The argument here includes such phrases as: “We could equally surmise,” “he might have been,” “is perhaps evidenced,” “It could be that,” “He could have written,” “could have found it more expedient,” “It seems that.”


Little is known of the personal life of Theophilus. According to his 'apology to Autolycus' he was apparently born to pagan parents, about the year 120. He became a convert to Christianity after he had studied the Holy Scriptures. Ώ] Theophilus became the bishop of Antioch in the sixth year of the reign of Marcus Aurelius, which is the year 168. ΐ]

Eusebius and Jerome, among others, noted that Theophilus wrote a number of works against the heresies that prevailed in his day. Jerome also credited Theophilus with the works Commentaries on the Gospels and on the Book of Proverbs. The only work of his that has come down to us, however, is the Apologia ad Autolycum, in three volumes that apparently were written at different times. This work is addressed to his friend Autolycus as a rebuttal apparently of disparaging comments about Christianity by Autolycus.

In his Apologia, we have the first direct reference to the Trinity in a manner that its use is not new. & # 913 & # 93


Fuentes

In addition to the sources already mentioned, consult: THEODORET, Historia de la Iglesia V.22 SULPICIUS SEVERUS, Dial., I, 6-7, in P.L., XX, 187-8 TILLEMONT, Mémoires, XI (Paris, 1698-1712), 441-99, 633-8 CEILLIER, Hist. generale, VII (Paris, 1729-63), 438-47 PRAT, Origene (Paris, 1907), xlviii sq. VINCENZI, Historia critica quaestiones inter Theophilum Epiphanium, Hieronymum, adversarios Origenis et inter Origenis patronos Joh. Chrysostomum, Rufinum et monachos Nitricenses (Rome, 1865) CAVALLERA, Le schisme d'Antioche (Paris, 1905), 283-4 KOCH, Synesius von Cyrene bei seiner Wahl u. Weihe zum Bischof in Histor. Jahrb., XXIII (1902), 751-74.


Who is Theophilus

The evangelist Luke begins his Gospel with a reference to a person named Theophilus, “I too have decided, after investigating everything accurately anew, to write it down in an orderly sequence for you, most excellent Theophilus. …” (Lk 1:3-4). A few weeks ago on the feast of the Ascension, we hear this name again as our reading was taken from the beginning of the Acts of the Apostles, “In the first book, Theophilus, I dealt with all that Jesus did and taught until the day he was taken up” (Acts 1:1-2). So who is this Theophilus and what being does he have on the Truth & Love blog?

St. Jerome in his On Illustrious Men (De Viris Illustribus), tells us that Luke was a non-Jewish physician from Antioch (Col 4:10-14) and a companion to St. Paul (Acts 9, 11, 13-28). Elsewhere we learn that he also served as a scribe to Peter (Acts 1-6, 9-12) and Philip the Evangelist (Acts 8). At the beginning of his gospel, he notes that his account comes from eyewitnesses and ministers of the word (Luke 1:1-3). Given the detail of the Annunciation, the Infancy Narrative, and information about the Hidden Life of Christ one of his eyewitnesses would have included the Mother of God Mary (Luke 2). Was Theophilus a disciple who had been an eyewitness from the beginning? A newcomer that Luke was trying to convince? Or merely a creative everyman to convince all of us who stand in need of the Gospel’s message?

The Greek name Theophilus [theo-God & philia-love] may be translated as a lover of God or friend of God. So the name could refer to Christ calling us his friend friends (Jn 15:15). This would fit with the Old Testament types of Christ who were also called friends of God: David “a man after his own heart” (1 Sam 13:14), Moses who spoke to God “face to face, as one man speaks to another” (Ex 33:11), Or Abraham who is called a friend of God by James (Ja 2:23). Then again, Theophilus was also a common name at the time, as well as an honorary title among the learned Romans and Jews of the era. While there are a number of prime candidates, the fact is we will never know for sure until we stand before God and ask Him.

“We cannot know for sure who Theophilus was, but we can know what Luke’s intentions for writing were. His stated reason for writing to Theophilus was “that you may have certainty concerning the things you have been taught” (Luke 1:3-4). Luke wrote a historical account of the life, death, and resurrection of Jesus Christ and detailed the spread of Christianity throughout the Roman Empire. His intention was to give Theophilus certainty that the “things he had been taught” were indeed true and trustworthy. Whoever Theophilus is, or in whatever generation he lives, Luke uses history to show him the Lord of History.” (In Search of Theophilus, 2013)

The pseudonym — Theophilus — allows for a contributor to share his or her personal experience — give a personal historical account of Christ’s work in his or her life as regards a particular topic — without the social and emotional risk of being identified or persecuted with past actions and present realities. At Truth & Love, we have members and contributors in many different walks of life who are comfortable with different levels of public knowledge about who they are, where they work, and what they believe. As we go forward you will note that the second post each month will often come from Theophilus. This post will usually respond or reflect upon earlier posts and will be a contribution from a member of Courage or EnCourage.

A good example of the use of a pseudonym would be J. Budsiszewski’s, Professor Theophilus. Although he is identified as the author, the original intent was to interact with students without either party feeling pressure within the academic world for their dialogue. I have enjoyed reading his Theophilos Unbound, which is a collection of some three hundred letters and questions posed to professor Theophilos by students of the decades.

As a side note: Michael O’Brien wrote a wonderful fictional narrative titled Theophilos, “in which Theophilus, Luke’s adoptive father — a Greek physician and an agnostic — embarks on a journey across ancient civilizations and through the heart of the Gospel for his adoptive son Luke. His journey will take him into the tension between good and evil, truth and myth, and the unexplored dimensions of his very self. It is a story about the mysterious interaction of faith and reason, the psychology of perception, and the power of love over death.” (Ignatius Press, Theophilos) I highly recommend Theophilos and Michael O’Brien’s other books, all of which are allegorical novels of the spiritual life and the end times.


Theophilos I, Eastern Roman Emperor

-https://en.wikipedia.org/wiki/Theophilos_(emperor)_ Theophilos was the son of the later Emperor Michael II and his wife of Armenian descent Thekla, and the godson of Emperor Leo V the Armenian. Michael II crowned Theophilos co-emperor in 822, shortly after his own accession. Unlike his father, Theophilos received an extensive education, and showed interest in the arts. On October 2, 829, Theophilos succeeded his father as sole emperor.

Unlike his father Michael II, Theophilos showed himself a fervent iconoclast. In 832 he issued an edict strictly forbidding the veneration of icons but the stories of his cruel treatment of recalcitrants are so extreme that some think they are exaggerated. Theophilos also saw himself as the champion of justice, which he served most ostentatiously by executing his father's co-conspirators against Leo V immediately after his accession. His reputation as a judge endured, and in the literary composition Timarion Theophilos features as one of the judges in the Netherworld.

At the time of his accession, Theophilos was obliged to wage wars against the Arabs on two fronts. Sicily was once again invaded by the Arabs, who took Palermo after a year-long siege in 831, established the Emirate of Sicily and gradually continued to expand across the island. The invasion of Anatolia by the Abbasid Caliph Al-Ma'mun in 830 was faced by the emperor himself, but the Byzantines were defeated and lost several fortresses. In 831 Theophilos retaliated by leading a large army into Cilicia and capturing Tarsus. The emperor returned to Constantinople in triumph, but in the Autumn was defeated by the enemy in Cappadocia. Another defeat in the same province in 833 forced Theophilos to sue for peace, which he obtained the next year, after the death of Al-Ma'mun.

During the respite from the war against the Abbasids, Theophilos arranged for the abduction of the Byzantine captives settled north of the Danube by Krum of Bulgaria. The rescue operation was carried out with success in c. 836, and the peace between Bulgaria and the Byzantine Empire was quickly restored. However, it proved impossible to maintain peace in the East. Theophilos had given asylum to a number of refugees from the east in 834, including Nasr (who was Kurdish [1]), baptized Theophobos, who married the emperor's aunt Irene, and became one of his generals. With relations with the Abbasids deteriorating, Theophilos prepared for a new war.

In 837 Theophilos led a vast army towards Mesopotamia, and captured Melitene and Samosata. The emperor also took Zapetra (Zibatra, Sozopetra), the birthplace of the Caliph al-Mu'tasim, destroying it. Theophilos returned to Constantinople in triumph. Eager for revenge, al-Mu'tasim assembled a vast army and launched a two prong invasion of Anatolia in 838. Theophilos decided to strike one division of the caliph's army before they could combine. On July 21, 838 at Dazimon Theophilos personally led the Byzantine army against the troops commanded by al-Afshin. That outstanding general bore the full force of the Byzantine attack. He then counter attacked, and soundly defeated Theophilos. The emperor barely escaped with his life thanks to Theophobos. The Byzantine survivors fell back in disorder and did not interfere in the caliph's continuing campaign.

Al-Mu'tasim took Ankyra. Al-Afshin joined him there. The full Abbasid army advanced against Amorion, the cradle of the dynasty. Initially there was determined resistance. Then a Muslim captive escaped and informed the caliph where there was a section of the wall that had only a front facade. Al-Mu'tasim concentrated his bombardment on this section. The wall was breached. Having heroically held for fifty-five days, the city now fell to al-Mu'tasim on September 23, 838. Thirty thousand of the inhabitants were slain, the rest sold as slaves. The city was razed to the ground.

During this campaign some of Al-Mu'tasim's top generals were plotting against the caliph. He uncovered this. Many of these leading commanders were arrested, some executed, before he arrived home. Al-Afshin seems not to have been involved in this, but he was detected in other intrigues and died in prison in the spring of 841. Caliph al-Mu'tasim fell sick in October, 841 and passed away on January 5, 842.

TeophilosTheophilos never recovered from the blow his health gradually failed, and he died on January 20, 842. His character has been the subject of considerable discussion, some regarding him as one of the ablest of the Byzantine emperors, others as an ordinary oriental despot, an overrated and insignificant ruler. There is no doubt that he did his best to check corruption and oppression on the part of his officials, and administered justice with strict impartiality, although his punishments did not always fit the crime.

In spite of the drain of the war in Asia and the large sums spent by Theophilos on building, commerce, industry, and the finances of the empire were in a most flourishing condition, the credit of which was in great measure due to the highly efficient administration of the department. Theophilos, who had received an excellent education from John Hylilas, the grammarian, was a great admirer of music and a lover of art, although his taste was not of the highest. He strengthened the Walls of Constantinople, and built a hospital, which continued in existence till the latest times of the Byzantine Empire.

By his marriage with Theodora, Theophilos had several children, including:

Constantine, co-emperor from c. 833 to c. 835.

Michael III, who succeeded as emperor.

Maria, who married the Caesar Alexios Mouseles.

Thekla, who was a mistress of Emperor Basil I the Macedonian.

Muhammad ibn Jarir al-Tabari History v. 33 "Storm and Stress along the Northern frontiers of the Abbasid Caliphate, transl. C. E. Bosworth, SUNY, Albany, 1991

John Bagot Glubb The Empire of the Arabs, Hodder and Stoughton, London, 1963

The Oxford Dictionary of Byzantium, Oxford University Press, 1991.

This article incorporates text from the Encyclop๭ia Britannica Eleventh Edition, a publication now in the public domain.


Theophilus III (Giannopoulos) of Jerusalem

His Beatitude Patriarch Theophilus III (Giannopoulos) of Jerusalem (b. 1952) is the current patriarch of the Church of Jerusalem.

Theophilus (also spelled Theofilos y Theophilos né Ηλίας Γιαννόπουλος [Ilias Giannopoulos]) was elected the 141st primate of the Church of Jerusalem on August 22, 2005, and enthroned on November 22 of that year. Formerly the Archbishop of Tabor, Theophilus was elected unanimously by Jerusalem's Holy Synod to succeed the deposed Irenaios I. Theophilus is regarded as having been more favorable to his deposed predecessor, which may assist him in bringing stability to the troubled patriarchate as Irenaios' supporters may thus unite around him and make peace with the synod. Upon his election, Theophilus said, "In the last few months we have had a lot of problems but with the help of God we will overcome them."[1]

Before becoming patriarch, Theophilus served for a short time as the Archbishop of Tabor, consecrated to the episcopacy by Irenaios in February of 2005. Prior to his return to Jerusalem and ordination as a bishop, Theophilus served as Exarch of the Holy Sepulchre in the country of Qatar for some years.

Since his enthronement, Theophilus has taken a major step forward in the pastorate of his primarily Palestinian flock by appointing Palestinians to the episcopacy and even to the Holy Synod of Jerusalem.[2]

Patriarch Theophilus, a native of the Peloponnese in Greece, is a cousin of former US CIA director George Tenet and also has met with American Secretary of State Condoleeza Rice. Theophilus studied theology at the University in Athens and went on to complete a master's degree in London.

Besides his native Greek, he also speaks English and Arabic.

In May 2007, the Government of Jordan revoked its previous recognition of Patriarch Theophilus III, [3] who is still also not recognized by the Israeli Government. Metropolitan Theodosios (Attallah Hanna) of Sebastia, Greek Orthodox Church of Jerusalem, has also called for a boycott of Patriarch Theophilus III. [4] But on Tuesday 12 June 2007 the Jordanian cabinet reversed its decision over the Patriarch of Jerusalem and announced that it is once again officially recognising Theophilos as Patriarch. [5]


Ver el vídeo: theophilos